Está en la página 1de 4

EL PERFIL IDEAL DEL TUTOR EN E-LEARNING: FUNCIONES Y COMPETENCIAS

INTRODUCCIÓN

Aunque con mayor lentitud que en otros sectores, las nuevas tecnologías de la información han propiciado
importantes cambios en la formación empresarial, provocando un giro incuestionable en la gestión, los procesos y
los recursos de enseñanza, hasta el punto de poder afirmar que la educación que no se adapte a esos cambios irá
camino del fracaso.

La formación presencial no siempre permite atender satisfactoriamente las recientes demandas de capacitación y
reciclaje permanente de los trabajadores, debido a la rigidez de sus programas, a los condicionantes de tiempo y
espacio, a las estrategias pedagógicas utilizadas, etc. Los sistemas digitales de enseñanza vienen a satisfacer
estas nuevas necesidades de formación continua, que requieren regular individualmente el ritmo de aprendizaje,
conciliando el tiempo de trabajo con el tiempo de estudio, pudiendo seleccionar por uno mismo los temas de
interés de acuerdo con las propias necesidades, utilizando los diferentes medios de auto-instrucción y
comunicación que ofrece el mundo moderno, etc.

Sin embargo, este tipo de formación precisa de un conjunto de condiciones para su óptimo funcionamiento,
estrechamente relacionadas con el comportamiento y actitud de las organizaciones, docentes, usuarios y demás
integrantes de un proceso de e-learning. En este contexto, la figura del docente emerge como un pilar de
indiscutible valor, cuyo rol cambia notablemente, incorporando funciones de liderazgo al proponer ideas, teorías y
métodos colaborativos para lograr aprendizajes significativos. Los formadores se transformarán en guías del
aprendizaje, tutores y consejeros, que también aprenderán durante la interacción con todos los miembros del
grupo.

¿QUÉ TAREAS DOCENTES DEBEN DESEMPEÑARSE EN UN PROGRAMA DE E-LEARNING?

Los roles del docente, que aparecen unificados en la formación presencial, se presentan en la formación on-line
diversificados en un equipo interdisciplinar de profesionales (docentes, investigadores, comunicadores, técnicos,
etc.). Los miembros del equipo de un programa de e-learning corporativo deberán desempeñar diferentes tareas
relativas a:

• La planificación y diseño de programas, cursos, materiales y medios.


• a creación de contenidos del curso en cuestión.
• El desarrollo de materiales adaptados a un entorno virtual de aprendizaje.
• La búsqueda de soluciones tecnológicas que permitan ajustar los materiales a los nuevos formatos
digitales.
• La planificación y coordinación de las diversas acciones formativas.
• La orientación y dinamización del grupo.
• La evaluación de los aprendizajes.

Este equipo podrá variar en función de las tecnologías multimedia que se considere incorporar en los productos e-
learning. Entre sus integrantes, destaca la figura del tutor, profesional que asume funciones orientadoras,
académicas y de nexo.

INFOVA S.L. C/Rosa de Lima, 1 Bis. Edificio Alba – Oficina 212 (28290) – Las Matas – Madrid. Tel: 91 636 97 16 - Fax: 91 636 97 17 www.infova.es
¿QUIÉN DEBE SER EL FORMADOR DE UN PROGRAMA DE E-LEARNING?

La tutoría adquiere un protagonismo singular en todo el proceso de enseñanza on-line, como punto de enlace
permanente entre el participante y la empresa en la que realiza su capacitación. Sin lugar a dudas, la tutoría, junto
con la existencia de materiales adecuadamente diseñados, son ejes sobre los cuales el alumno podrá construir su
aprendizaje y mejorar, en último término, su desempeño profesional.

En un modelo de formación corporativa centrado en el propio usuario, el tutor será el encargado de orientarle en
la materia, motivar su aprendizaje, y guiarle en temas relacionados con cómo estudiar o aprovechar mejor los
materiales disponibles para su práctica profesional diaria.

En definitiva, la labor tutorial, como núcleo estratégico del diálogo mediatizado y pedagógico característico de
esta metodología didáctica, pretende dar respuesta a las necesidades, dificultades e inquietudes del participante
surgidas durante el estudio y la aplicación de los materiales didácticos.
Dependiendo de la organización de cada empresa, los modelos tutoriales varían entre individuales o colectivos,
presenciales o a distancia, y obligatorios u optativos, y se ofrecen al alumno con distintas combinaciones de tales
variables.

Las tareas y funciones tutoriales serán, por lo tanto, múltiples y variadas. Para los usuarios, el tutor será el
vehículo en esta modalidad de aprendizaje flexible y desescolarizada. Para la compañía, el nexo entre todos los
integrantes de la comunidad de estudio, y la cara visible de la empresa.

¿CUÁLES SON LOS PRINCIPALES OBJETIVOS Y FUNCIONES DE LA ACCIÓN TUTORIAL?

Las funciones del formador cambian cuando éste desarrolla su actividad en un entorno tecnológico que deja de
tener limitaciones espacio-temporales, y que tiende a dar respuesta a grupos de participantes con necesidades
profesionales cada vez más heterogéneas.

La aparición de nuevos escenarios y formas de educar en las organizaciones exigirá nuevas funciones y
estrategias docentes que el tutor deberá asumir para asegurar la calidad y eficacia del aprendizaje. A esta
redefinición de la tarea profesional del tutor se corresponde la necesidad de realizar las funciones de orientación,
asesoramiento y gestión de sus grupos de estudiantes.

Siguiendo el planteamiento de García Aretio (2001), podemos agrupar todas las funciones que deben desarrollar
los tutores en tres dimensiones globales: la académica, la de orientación y la de nexo.

1. La dimensión académica.

Hablamos de labor de consultoría para referirnos a la función que desempeña el formador en el apoyo del
proceso de autoaprendizaje del participante, guía de las actividades y refuerzo de los conceptos básicos.

2. La dimensión de orientación.

Las principales funciones orientadoras o movilizadoras del tutor de un programa de e-learning se centran en el
ámbito afectivo, de las actitudes y de las emociones.

A modo de coaching, el tutor debe orientar continuamente a cada alumno en la búsqueda de una formación
integral, y acompañarlo en la construcción de una comunicación abierta y flexible con todo el grupo de trabajo.

INFOVA S.L. C/Rosa de Lima, 1 Bis. Edificio Alba – Oficina 212 (28290) – Las Matas – Madrid. Tel: 91 636 97 16 - Fax: 91 636 97 17 www.infova.es
3. La dimensión de nexo.

Las funciones anteriores deberán complementarse con las que hagan referencia a la formación como
tutor, a las de enlace entre los diferentes miembros de la comunidad educativa, y las de carácter
institucional y burocrático. El tutor deberá mantenerse en contacto permanente con el alumno y orientarlo
en todos los trámites administrativos necesarios.

Por otra parte, el tutor es quien debe conocer los fundamentos, estructuras, posibilidades y metodología
de e-learning y del programa en cuestión, y mantenerse permanentemente actualizado.

¿CUÁLES DEBEN SER LAS ACTUACIONES DE UN BUEN TUTOR?

Considerando todo lo expuesto hasta ahora, podríamos resumir las actuaciones de un buen tutor en torno a las
siguientes estrategias de enseñanza:

• Planificar y organizar cuidadosamente la información y contactos con los participantes.


• Explicitar los objetivos que se pretenden alcanzar con la realización del curso.
• Motivar para iniciar y mantener el interés por aprender.
• Presentar y clarificar contenidos didácticos significativos y funcionales.
• Solicitar la participación de los alumnos a través de los distintos medios disponibles en el entorno virtual
de aprendizaje.
• Estimular el aprendizaje activo e interactivo.
• Incentivar la autoformación, integrando apoyos motivadores al aprendizaje para el logro de altas metas.
• Potenciar el trabajo colaborativo en grupos de aprendizaje.
• Facilitar el feedback personalizado como primordial fuente de refuerzo.
• Promover la transferibilidad de los aprendizajes al contexto profesional.
• Reforzar el autoconcepto y respetar la diversidad de los grupos de aprendizaje.
• Evaluar formativamente el progreso de los alumnos.

Todo este proceso requiere una serie de cualidades en el formador, que deberán considerarse seriamente antes
de afrontar la puesta en marcha de un proyecto de e-learning corporativo.

¿QUÉ CUALIDADES DEBEMOS EXIGIRLE AL TUTOR?

Estamos convencidos de que una buena labor de tutoría, además de los conocimientos exhaustivos de la materia,
depende de dos condiciones fundamentales:

1) Las características personales de quien asume esta labor. Los tutores que participen en un programa de
e-learning deberán esforzarse por mostrar cordialidad, aceptación del participante, autenticidad, empatía
y capacidad de análisis, en todos los contactos que mantengan con el estudiante.

2) La capacitación del tutor en los procesos pedagógicos específicos del e-learning corporativo.

INFOVA S.L. C/Rosa de Lima, 1 Bis. Edificio Alba – Oficina 212 (28290) – Las Matas – Madrid. Tel: 91 636 97 16 - Fax: 91 636 97 17 www.infova.es
CONCLUSIONES

El papel del tutor como figura emblemática de los programas de e-learning corporativo es, hoy por hoy, materia
de discusión encendida. Además de su papel central en el proceso formativo, debemos tomar conciencia de la
necesidad de redefinir su figura y sus responsabilidades docentes con respecto a los parámetros propios de la
educación presencial.

Es evidente que el tutor es quien debe asumir las funciones orientadoras, cognoscitivas, motivadoras y de nexo
dentro del espacio de instrucción de un programa de e-learning. Los tutores abandonan así el rol de meros
transmisores de información, para convertirse en agentes dinamizadores, que intentan satisfacer las necesidades
de aprendizaje independiente de los participantes, y que prácticamente mantienen en funcionamiento el sistema
de formación a distancia.

Para el desarrollo óptimo de su acción docente, el tutor debe planificar y desarrollar, de forma muy cuidadosa, las
diferentes tareas y estrategias de enseñanza que hemos expuesto anteriormente, y cuyo propósito final es
orientar, aclarar, explicar y evaluar.

Llegados a este punto, debemos reconocer que las estrategias docentes todavía se encuentran en fase de
desarrollo. Aún tenemos que avanzar en el análisis del discurso utilizado y encontrar los factores de apoyo,
orientación, motivación y nexo que manejan los tutores y alumnos que aprenden y trabajan en estos nuevos
contextos.

Las nuevas tecnologías poseen potencial para lograr una mayor interacción y motivación, pero requieren que se
desarrollen estructuras organizativas y metodológicas que faciliten el aprendizaje colaborativo al mismo tiempo
que el individual. Todos los actores del proceso virtual son responsables de construir nuevos métodos de
aprendizaje que complementen los que ofrece la formación presencial tradicional. El tutor deberá estar entrenado
en el dominio de las herramientas tecnológicas que el entorno virtual integre, para garantizar la eficacia del
proceso educativo.

En resumen, aunque con la misma trayectoria profesional que la del formador en modalidad presencial, el asesor a
distancia requiere de habilidades adicionales a las conocer la materia y saber enseñar o transmitir información
eficazmente. Entre otras cosas, debe haber sido él mismo un alumno de un programa de educación electrónica
para entender las necesidades del alumnado, y formarse permanentemente en e-learning, los modelos de
aprendizaje de los adultos, la organización y utilización de recursos, las técnicas de evaluación y las estrategias
tutoriales.

BIBLIOGRAFÍA
García Aretio, L. (2001) La educación a distancia. De la teoría a la práctica. Barcelona: Ariel.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Autor: Cristina Centeno Soriano


Consultora
Departamento e-learning INFOVA

INFOVA S.L. C/Rosa de Lima, 1 Bis. Edificio Alba – Oficina 212 (28290) – Las Matas – Madrid. Tel: 91 636 97 16 - Fax: 91 636 97 17 www.infova.es