Está en la página 1de 7

Universidad Tecnológica De Santiago

(UTESA).

Presentado a:

Temis de gracia espiritusanto.

Por:

Rocío Mercedes González.

Matricula:

2-18-4216.

Asignatura:

Cultura y civismo.

Tema para tratar:

Los procesos democráticos del caribe.

Fecha de entrega:
26 de noviembre del año 2021.
Introducción
La democracia queda justificada moral y políticamente y también por ser el
régimen de más conveniencia. Sus condiciones son: Libertad, soberanía
popular e igualdad. Primero que nada, tiene que, a ver libertad plena,
verificada objetivamente por el respeto del Estado a los derechos civiles y
políticos de los ciudadanos. La democracia en Latinoamérica se inicia y se
desarrolla a partir de los procesos de emancipación del sistema colonial
español en los diferentes países. Indica una trayectoria donde la sociedad
civil se consolida mediante un proceso de organización política que se inicia
con el nacionalismo de los años 40 y la independencia de los años 60. La
democracia política del caribe presenta una historia de estabilidad social y
duración llamativa en relación con otras regiones del mundo en desarrollo.

La permanente influencia del parlamentarismo británico y su pluralismo


político se ha plasmado en el desarrollo de un sistema de ideas y estructuras
institucionales que han favorecido un modelo de democracia electoral y han
contrarrestado posibles tendencias autoritarias. La dinámica
democratizadora de la descolonización británica en el caribe angloparlante
reafirma el proceso reformista de autonomía política, de alrededor de 30
años, y que paso por varios modelos de relación política entre gran Bretaña y
sus colonias.
Desarrollo
La tendencia política en las Antillas del «Commonwealth Caribbean» ha
reflejado una clara hegemonía de procesos políticos democráticos estables y
legítimos fomentados por relaciones de clase favorables a las elites
profesionales y clases medias y a un proceso de descolonización
constitucional. Esto ha contribuido sustancialmente al desarrollo de una
sociedad civil con relativa fuerza frente al aparato estatal y capaz de crear
entre la sociedad altos niveles de confianza y legitimidad hacia el sistema
político establecido. Sindicatos, asociaciones profesionales, iglesias y
partidos políticos se organizaron como fuerzas sociales independientes del
Estado y han servido de contrapeso a su poder. Finalmente, la débil o
limitada existencia de aparatos militares nacionales significó que el Estado
carecía de poder represivo para usar efectivamente contra una sociedad civil
fuerte y coherente. En este contexto de procesos democráticos en el Caribe se
hará referencia a los siguientes países: Cuba, Jamaica, Puerto Rico, Haití, y
Republica Dominicana.
 República Dominicana

La República Dominicana, como otros países de la región que habían sido


colonias, comienza su nueva condición como Republica en medio de grandes
dificultades. Durante el periodo 1844-1861, conocido como Primera
República, el presidente del joven Estado pretende regresar a la antigua
situación colonial. En 1861 se logra que España acepte anexarse, poniendo
bajo su dominio de nuevo, la recién proclamada Republica, pero las protestas
y rebeliones crecientes consiguen restablecer la independencia cuatro años
más tarde. Desde ese momento, se reproducen las condiciones de
inestabilidad y conflictos ya conocidas en otros países liberados de la tutela
colonial. Con la salida de las tropas de ocupación, y tras un periodo de
transición, se iniciará una larga etapa de férrea y sangrienta dictadura.
Durante treinta y un años, la Republica Dominicana conocería el contraste
de un notable progreso material, impulsado por el dictador Trujillo, y lo más
absoluta carencia de condiciones democráticas.
 Cuba

La República de Cuba consiguió su independencia a finales del siglo XIX, con


el apoyo de los Estados Unidos. El tratado de Paris expresaba la renuncia de
España a su soberanía sobre la isla. Tras algunos periodos de inestabilidad y
varios gobiernos democráticos, Cuba, vivió una etapa de violencia política,
bajo el régimen de Fulgencio Batista. En 1952 al iniciarse un segundo
gobierno Batista, con el apoyo de ejército, se produjo un fuerte movimiento
armado revolucionario que terminaría por imponerse sobre Batista y su
ejército. En 1959 el líder de ese movimiento, Fidel Castro, se convierte en
primer ministro del gobierno revolucionario. Desde esa fecha, Cuba ha
logrado sobrevivir, en medio de grandes dificultades, como una República
Socialista.
 Jamaica

Jamaica era una colonia británica cuando se unió a la llamada Federación


de las Indias Occidentales. Sin embargo, su presencia en esta Federación dio
lugar a diferentes desacuerdos, que producirían la desintegración de esta, y,
como consecuencia, Jamaica obtendría su independencia el 6 de agosto de
1962, en el marco de la Commonwealth. Ese mismo año se celebran
elecciones y se inicia el proceso democrático, logrando un notable
grado de estabilidad hasta la fecha, con la alterabilidad en el gobierno de los
partidos mayoristas, el JLP y el PNT.
 Haití

Haití, compartiendo el territorio de la isla La Española con la Republica


Dominicana, se desliga del dominio colonial francés bajo el liderazgo del
general Jean- Jacques Dessalines. El nuevo país, por decisión de Dessalines,
comienza a denominarse Haití. La situación política paso por periodos de
inestabilidad, con periodos de gobiernos de personajes autocráticos.
La inestabilidad política en Haití fue constante, como consecuencia de las
luchas por el poder entre negros y mulatos. Esta situación condujo a la
intervención de los Estados Unidos, que logra estabilizar el orden
manteniendo el control del país hasta 1934. Los desórdenes y la inestabilidad
volverían tras la retirada de las tropas estadounidenses.
 Puerto Rico

Puerto Rico, desde el momento de su independencia de España, el 10 de


diciembre de 1898, ha mantenido una condición política especial. Estados
Unidos lo tomo como territorio propio, creando estatus especial para la isla.
No es un Estado de la Unión, y sus autoridades, pero las aduanas y los
servicios de inmigración se han mantenido bajo estricto control de los
Estados Unidos. Las primeras elecciones, celebradas bajo las condiciones de
la nueva Constitución, en noviembre de 1952, le dieron el triunfo a Luis
Muñoz Marín, fundador y presidente del Partido Popular Democrático.
Desde ese momento, en puerto Rico se han celebrado periódicamente
elecciones democráticas, con la alternabilidad en el poder de los dos partidos
mayoristas, el PPD, y el PNP.
Conclusión
Durante los últimos quince años, los sistemas políticos en el Caribe han
sufrido el deterioro de sus estructuras tradicionales de poder, especialmente
en términos de la creciente debilidad de los partidos y los movimientos
sindicales, baluartes históricos de la estructura política tradicional. Esta
situación se ha visto complicada por la forma como la crisis económica
regional ha erosionado un sinnúmero de gobiernos, creando vacíos de
legitimidad política en el nivel nacional y regional. La incapacidad de
organizaciones tradicionales como partidos políticos, sindicatos e iglesias
para responder a las necesidades actuales e inmediatas de la sociedad civil
caribeña ha generado el desarrollo de nuevas formas de organización,
gestión y participación política a nivel local, ajenas y al margen muchas
veces del sistema político formal.
El resultado ha sido el surgimiento de experiencias alternativas de poder y
participación local que han operado, en ocasiones, en forma complementaria
al sistema tradicional de poder político y, en otras, en franca divergencia y
oposición. El resultado y balance de las iniciativas de las ONG y el resto de
la sociedad civil muestra una serie de alternativas de transformación
económica en el nivel micro de la sociedad. Se destacan los niveles de
sostenibilidad y autosuficiencia de las poblaciones marginadas, pero que a su
vez también están vinculadas a iniciativas de participación a nivel
comunitario, así
como nacional y regional, enfocando el debate en torno a las estrategias de
desarrollo para el Caribe. Con este tipo de visión alternativa se hace posible
evaluar los procesos de desarrollo mediante un concepto mucho más
abarcador como es el de los recursos sociales: democracia, comunidad,
tecnología, educación, justicia, equidad social, etc., permitiendo así una
visión integradora y sostenible del proceso de desarrollo, conjugando lo
netamente economicista con los valores sociales y comunitarios aquí
discutidos.

Bibliografía
•https://aula.utesa.edu/pluginfile.php/35574/mod_resource/content/3/Proceso
s%20de%20Integraci%C3%B3n%20en%20el%20Caribe.pdf
• https://prezi.com/osjpwkrm5c42/proceso-democratico-en-el-caribe/
• https://www.clubensayos.com/Historia-Americana/Losprocesosdemocr
%C3%A1ticos-del-caribe/3040648.html

También podría gustarte