Está en la página 1de 3

SECRETARÍA DE EDUCACIÓN PÚBLICA DE HIDALGO

SUBSECRETARÍA DE EDUCACIÓN MEDIA SUPERIOR Y


SUPERIORDIRECCIÓN GENERAL DE FORMACIÓN Y
SUPERACIÓN DOCENTEUNIVERSIDAD PEDAGÓGICA
NACIONAL-HIDALGO COORDINACIÓN DE POSGRADO

MAESTRÍA EN EDUCACIÓN CAMPO PRÁCTICA EDUCATIVA

LÍNEA: PRÁCTICA EDUCATIVA

PROMOCIÓN 2022-2024

TEORÍA PEDAGÓGICA CURSO PROPEDEUTICO

PRESENTA: PROFR. JULI ENRIQUE ORTIZ SAN AGUSTÍN

DOCENTE: MTRO. ROGELIO HIDALGO HERNÁNDEZ

ACTIVIDAD 4. REPORTE DE COMENTARIO L “DEWEY, J. (1916). “Los


fines de la educación” pp. 92-
100, en Democracia y Educación. Morata: Madrid”

FECHA: 29/OCTUBRE/2021.
En el capítulo VIII fines de la educación de la obra de Dewey sobre “Democracia y
educación”, en este artículo se intenta dar una aproximación a partir de la pedagogía
de Dewey analizando el concepto de educación y el fin educativo.

La naturaleza de un fin

Un fin implica una actividad ordenada, en la cual el orden consiste en la progresiva


terminación de un proceso. Dada una actividad que tiene un espacio de tiempo y un
desarrollo acumulativo, dentro de la sucesión temporal, el fin significa previsión
anticipada de la terminación posible.

El autor menciona tres fases para la previsión que direcciona una actividad para
lograr un fin:

En primer lugar, supone una observación cuidadosa de las condiciones dadas para
ver cuáles son los medios disponibles para alcanzar el fin y para descubrir los
obstáculos del camino.

En segundo lugar, sugiere el orden o sucesión más adecuados en el uso de los


medios.

En tercer lugar, hace posible una elección de alternativas.

Cuando prevemos estos pasos tenemos más alternativas o probabilidades de que


nuestro fin se logre, Dewey menciona que seguir esta serie de pasos es tener un
“espíritu” para hacer las cosas, “El espíritu es la capacidad de referir las condiciones
presentes a los resultados futuros, y las consecuencias futuras a las condiciones
presentes.” (p.94), menciona que tener un espíritu es tener un plan de acción, hace
referencia a que el hombre carente de espíritu, es un hombre estúpido es aquel que
no sabe lo que ocurre un hombre “inconsciente”.

Ser consiente es darse cuenta de lo que sucede, cuando tenemos un fin, es


detenernos a observar, escuchar planear, etc. Actuar con sentido y tiene un
propósito de algo.
Criterios de los buenos fines

Dewey plantea 3 criterios para establecer correctamente un fin.

1) El fin establecido: debe ser una consecuencia de las condiciones existentes.


fines que proceden de alguna fuente exterior.
2) Tener un bosquejo aproximado del fin: establecer de antemano un objetivo,
se tiene que legitimar el fin para tener las condiciones deseadas.
3) fin activo "actividad liberadora”: El fin es hacer algo con la cosa, no la cosa
aisladamente, continuar la actividad con éxito.

Aplicaciones a la educación

Dewey hace mención de que la educación no tiene fines, sino más bien son
sugestiones para los educadores y que sólo las personas, los padres y maestros,
etc., tienen fines, no una idea abstracta como la educación.

Que la educación es literalmente y siempre su propia recompensa significa que


ningún estudio o disciplina alegados son educativos si no tienen valor propio
inmediato. Cuanta más plena sea la concepción de las posibles actuaciones futuras,
menos sometida estará la actividad presente a un pequeño número de alternativas.
Si se conoce bastante, se puede partir casi de todas partes y mantener esta
actividad de un modo continuo y fructífero.

Comentario

Tener un fin es seguir un proceso ordenado donde preveamos el resultado de la


acción, contrastando la lectura de este capítulo de la obra de Dewey, lo traspolo a
mi ejercicio docente haciendo alusión de que si nosotros como docentes tenemos
un propósito y nos fijamos una meta, siguiendo la sucesión en base a una
observación exhaustiva y una planificación de nuestro ejercicio, podemos lograrlo,
es importante mantener ese espíritu como lo menciona el autor, generar un plan de
acción sobre el cual se determinara nuestro objetivo, para ello es indispensable que
como docentes realicemos una reflexión de nuestra práctica, conscientes de lo que
ocurre en nuestras aulas, es imprescindible que en el ejercicio preveamos los
posibles resultados para considerar los obstáculos y las alternativas, es como tener
un plan B, si algo no me da resultado, busco otra alternativa.