Está en la página 1de 5

UNIVERSIDAD ADVENTISTA DOMINICANA

FACULTAD DE TEOLOGÍA

Resumen editado de la Unidad 3


Reglamentos de la Iglesia

3.1 El manual y los documentos administrativos de la iglesia

El Manual
El Manual de la Iglesia Adventista del Séptimo Día describe la gobernanza, las operaciones y
las funciones de las iglesias locales. Es muy útil para todos los miembros y líderes de la
Iglesia Adventista del Séptimo Día y otras personas que desean saber más acerca de Jesús y
de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.
Póliza
Es el conjunto normas y reglamentos que rigen la administración y los deberes y derechos de
la obra y los obreros empleados de la IASD. Dicha póliza es revisada cada quinquenio con el
fin de ser más justo en relación a los cambios que va generando la vida administrativa de la
institución.
Declaraciones, Orientaciones y Otros Documentos.
Este documento contiene la posición de la Iglesia con respecto a los temas actuales. Es decir,
aquí podemos encontrar qué piensa la iglesia y sus dirigentes con respecto como por ejemplo,
la homosexualidad, el SIDA, el calentamiento global, entre otros tópicos actuales.

3.2 Pastores Ordenados y Pastores con licencia ministerial


Pastores ordenados:
Los pastores ordenados nombrados por la junta de la asociación para que actúen como
pastores o dirigentes de distrito, no ocupan el lugar del presidente en su respectivo campo
local. No se hallan investidos de potestades administrativas como el presidente, pero
colaboran con él en el desarrollo de los planes y las decisiones de la asociación. Al ser
asignado a una iglesia local, el pastor ordenado es ayudado por los ancianos locales. En
virtud de su ordenación, el pastor está capacitado para oficiar en todos los ritos y las
ceremonias. El pastor debe ser el líder espiritual y el consejero de la iglesia. Los pastores
deben instruir a los dirigentes de la iglesia en sus deberes, y planear junto a ellos todos los
aspectos de las labores y de las actividades que se han de llevar a cabo. El pastor es miembro
de la junta de iglesia y actúa como presidente de la misma. Si el pastor desea ser relevado de
la responsabilidad de presidente de la junta, un anciano ejercerá la función de presidente en
cooperación con el pastor. Se espera que, con la ayuda de los ancianos, planifique y dirija
todos los servicios espirituales, como el culto de
adoración del sábado por la mañana y la reunión de oración, y debe oficiar en el servicio de
comunión y en los bautismos. Los pastores no han de rodearse de un grupo especial de
consejeros de su propia elección, sino que deben cooperar siempre con los dirigentes que la
iglesia haya elegido. Cuando se solicita a un evangelista que lleve a cabo una campaña de
evangelización donde existe una iglesia, la asociación invitará al pastor a colaborar con el
evangelista, dando así al pastor la oportunidad de que se familiarice con los miembros en
perspectiva. Los pastores y los pastores asociados no son nombrados ni elegidos para tales
puestos por la iglesia. Su relación con la iglesia es consecuencia de su nombramiento por
parte de la junta de la asociación, y tales nombramientos pueden alterarse en cualquier
momento.
Un pastor puede ser destituido de su cargo por una resolución de la junta directiva de la
asociación sin que eso afecte su condición como miembro de iglesia. Sin embargo, si un
pastor ha sido excluido de la membresía de la iglesia y más tarde es admitido a la misma
como laico, no por ello recupera su condición ministerial.

Pastores con licencia ministerial:


La asociación concede a los candidatos en perspectiva una licencia ministerial a fin de darles
la oportunidad de demostrar su vocación al ministerio, especialmente en lo que atañe a la
ganancia de almas. La concesión de esta licencia les confiere la oportunidad de desarrollar el
don ministerial. Los pastores con licencia ministerial están autorizados para predicar, para
dedicarse a la evangelización, para dirigir la obra misionera y para colaborar en todas las
actividades de la iglesia. Sin embargo, hay circunstancias en las que es necesario que la
asociación nombre a un pastor con licencia para que se ocupe, como pastor o pastor asociado,
de una iglesia o de una agrupación de iglesias. A fin de preparar el camino para que un pastor
con licencia desempeñe ciertas funciones pastorales, la iglesia o la agrupación de iglesias
objeto de servicio debe elegir al pastor como anciano local. Después, dado que el derecho a
permitir la ampliación de la autoridad de un pastor con licencia reside en primer lugar en la
junta directiva de la división, esta deberá aprobar la ampliación definiendo de manera clara y
específica las funciones adicionales que el pastor con licencia puede llevar a cabo. Las
funciones objeto de ampliación se limitan únicamente a la iglesia o a la agrupación de
iglesias a las que el pastor está asignado y de las que es anciano. Una vez que la junta de la
división haya tomado su acuerdo, puede hacerlo la junta de la asociación. La junta de la
asociación no ampliará las funciones de un pastor con licencia más allá de lo que haya sido
autorizado por la junta de la división. Tampoco autorizará a un pastor con licencia ninguna
ampliación de funciones en una iglesia ajena al ámbito al que el pastor haya sido asignado y
del que sea anciano. Un acuerdo de la junta de la asociación no puede ser reemplazado por un
nombramiento o una ordenación al ministerio evangélico votado por una iglesia.

3.3Credenciales y Licencias

La credencial ministerial es un documento oficial otorgado a los pastores ordenados y le


vale en el mundo entero.
La credencial de ministro comisionado se otorga a los siguientes empleados, a menos que
porten credencial ministerial: obreros asociados en el cuidado pastoral, instructores bíblicos;
tesoreros y directores de departamento de División, Unión, Asociación o Misión, incluyendo
directores asociados y asistentes; capellanes de institución; presidentes y vicepresidentes de
instituciones grandes.
La licencia ministerial es otorgada por la asociación a pastores no ordenados y le vale solo
en su campo local. Anteriormente el pastor con licencia debía ser nombrado como anciano en
la iglesia local para poder oficiar en los ritos y actividades especiales de liderazgo acorde con
los lineamientos y permisos de su asociación. Pero, en la actualidad el pastor con licencia
puede oficiar en el distrito asignado con la autorización de la asociación simplemente sin
necesidad de ser nombrado.
Los empleados no ministeriales reciben credenciales y licencias misioneras.

3.4 El Pastor y su récord de servicio (Sistema ERS)

En el momento en que se emplea formalmente a un obrero y este empieza a devengar un


sueldo y que se toma un voto por la junta directiva de la institución empleadora se abre su
hoja de servicio. No obstante, los obreros de la iglesia que han tenido cierta cantidad de años
sirviendo con sus respectivas licencias o credenciales y pasan a ejercer el ministerio pastoral,
reciben el beneficio de los años trabajados en la otra línea de servicio.

El sistema ERS se constituye en un elemento fundamental para la seguridad laboral del


pastor, debido a la vigencia del record de servicio aplicado por un formulario oficial de la
División, el cual consiste en un registro minucioso de los datos de cada empleado, lo cual
favorece a la respuesta efectiva del seguro de vida que otorga la iglesia, el cual funciona
enlazado o superpuesto al seguro estatal de salud, completando las posibles deficiencias del
otro. En otras palabras, el seguro de la división se activa si el seguro nacional falla.
Existen diversas categorías de dicho seguro: Seguro de colisión, de vida, de
desmembramiento

La hoja de servicio es de vital importancia debido a que es el único registro de los años de
servicios, de los distritos en los que se ha trabajado, del perfil académico, los datos personales
y familiares, del rendimiento en el cumplimiento los blancos, entre otros, a los cuales tiene
acceso la División con la finalidad de actuar con justicia de acuerdo a todo lo estipulado en el
reglamento operativo en cuanto a la seguridad laboral.

3.5 La Iglesia Local: sus dirigentes y sus funciones


La iglesia adventista es una institución organizada y dirigida por Dios; él usa como
instrumentos a hombres y mujeres llenos del Espíritu Santo y temerosos de su palabra.
Éxodo 18:21 “Además escoge tú de entre todo el pueblo varones de virtud, temerosos de
Dios, varones de verdad, que aborrezcan la avaricia; y ponlos sobre el pueblo por jefes de
millares, de centenas, de cincuenta y de diez.”
La elección de dirigentes:
Estos deben tener las debidas cualidades, ya que es de vital importancia para el progreso de la
iglesia, la cual debe ejercer el máximo cuidado al llamar a hombres y a mujeres a posiciones
de solemne responsabilidad.
3.6 La junta directiva de la iglesia
Toda iglesia debe tener en funcionamiento una Junta Directiva, cuyos miembros sean
elegidos durante una Reunión Administrativa de la iglesia. Su principal preocupación es tener
un plan activo de discipulado, que incluya tanto la alimentación espiritual de la iglesia como
la planificación y el fomento del evangelismo.
Deberá ser presidida por el pastor distrital o, en su ausencia o en caso de que el pastor
prefiera ser liberado de esa responsabilidad, por el anciano, debidamente autorizado por el
pastor para los asuntos previstos en el Manual de la iglesia (ver ibid.., pp. 71, 127).
La junta directiva debe ser dirigida por el pastor, los ancianos y un secretario de la iglesia.
La junta debe reunirse por lo menos una vez por mes.

3.7Organización, fusión y disolución de iglesias y grupos


Una iglesia para ser organizada debe:
1. Ser organizada por un pastor ordenado (el presidente de la asociación debe ser
invitado)
2. Debe ser aprobado por la Junta de la Asociación
3. Se debe presentar una breve reseña de las Creencias Fundamentales de la
Iglesia
4. Se les hace un llamado a las personas a que, si están de acuerdo y se registra el
nombre de cada uno, si alguno tiene su feligresía en otro lugar se debe hacer el
traslado.
5. Se eligen 3 miembros para construir el núcleo de la iglesia.
6. Luego se les hacen las 4 preguntas sugerida por el Manual de Iglesia
7. Se toma los demás nombres que fueron anotados y se les hacen las mismas
preguntas y luego el que preside la reunión le pedirá a los que forman el núcleo que
por votación aceptan la incorporación a la hermandad de la iglesia a cada persona
interrogada.
8. Luego esta comisión deberá elegir los nombramientos con la ayuda de quien
preside la ceremonia en este caso el pastor.
9. Se debe ordenar a los ancianos.
10. Antes de terminar se le debe enviar una solicitud a la asociación para que reciba
a la iglesia recién organizada. (Para posibilitar el éxito de la nueva congregación los
dirigentes de la asociación y los locales deberían asegurarse de que los dirigentes
elegidos reciban una buena instrucción cabal respecto a sus deberes. Y es un requisito
indispensable que la iglesia disponga de los utensilios necesarios para realizar el
servicio de comunión. Se le debe entregar al tesorero, el secretario y los demás
dirigentes todos los registros y materiales para que ejerzan su oficio con eficiencia).

Organización de Grupo: cuando hay un grupo distante y desean formar un grupo para la
comunión, el culto y la misión con el objetivo de desarrollarse para constituir una iglesia
organizada.
La junta de la asociación es quien aprueba mediante votación el estatus del grupo, también la
misma junta puede disolver el grupo. Los miembros que deseen ser parte de este grupo deben
tener su feligresía en la asociación o iglesia madre.

El pastor del distrito junto con la asociación son los responsables de que ese grupo funcione.

Fusión de Iglesia:

Cuando sea aconsejable unir dos iglesias, la junta directiva de la asociación tendrá que tomar
el acuerdo, luego esta reunión debidamente convocada, dirigida por el presidente de la
asociación, o por su pastor u otro ordenado cada una de las iglesias, mediante votación, tiene
que aceptar o rechazar la proyectada fusión.

Disolución o expulsión de Iglesias

Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola
purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una
iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin
mancha. Porque nadie aborreció jamás a su propia sangre, sino que la sustenta y la cuida,
como también Cristo a la iglesia, porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus
huesos. Efe. 5:25-30

La condición de iglesia no es de por sí inamovible. Una iglesia puede ser disuelta o expulsada
de la hermandad de iglesias por las siguientes razones:
1. Pérdida de miembros
2. Disciplina

También podría gustarte