Está en la página 1de 6

ACCIONES DE MEJORA EN LA PRESTACIÓN DE SERVICIOS DE SALUD EN

EL SISTEMA PENITENCIARIO Y CARCELARIO

DIANA CAROLINA VALENCIA MARTINEZ

PRESENTADO A

HEIDY ANDREA ARCHILA REYES

INSTRUCTORA

SENA

PROGRAMA SALUD PENITENCIARIO

2021
ACCIONES DE MEJORA EN LA PRESTACIÓN DE SERVICIOS DE SALUD EN E

EL SISTEMA PENITENCIARIO Y CARCELARIO

PALABRAS CLAVES

Prisioneros, prisiones, cárceles, reclusos, derechos humanos, recluso, capacitar.

PPL (población privada de la libertad)

CONCEPTOS

SOBREPOBLACION: fenómeno demográfico que se produce cuando la elevada densidad


de la población provoca consecuencias negativas en el entorno.

ENFERMEDADES: Se le llama a un estado físico y mental por el que pueden atravesar las
personas durante su vida, caracterizado por la pérdida de salud debido a la presencia de
patógenos (bacterias o virus), accidentes, fallas en los procesos orgánicos normales u otras
cusas.

SALUD PUBLICA: se entiende el cuidado y la promoción de la salud aplicados a toda la


población o a un grupo preciso de la población.

DIGNIDAD: se basa en el reconocimiento de la persona de ser merecedora de respeto, es


decir que todos merecemos respeto sin importar cómo seamos. ... Se trata de una cualidad
totalmente individual, de la persona concreta. Se considera innata a cada persona.

PROMOVER: significa impulsar, estimular o favorecer el desarrollo o la realización de


algo.

CARCELES: por lo general, una institución autorizada por el gobierno donde son
encarceladas las personas consideradas por la ley como autores de un determinado delito.
PRICIONEROS: Persona que está privada de libertad por haber sido capturada por un
ejército enemigo, por haber sido secuestrada o por otros motivos que no constituyen delito.

EFICACIA: Eficacia es la capacidad de realizar un efecto deseado, esperado o anhelado.

TESIS

PROBLEMÁTICA

Las cárceles constituyen un campo de cultivo para las infecciones. La sobrepoblación, el


encierro prolongado en espacios cerrados, con poca luz, mal calefaccionados, y en
consecuencia mal ventilados, y casi siempre húmedos son todas condiciones que se asocian
con frecuencia a la reclusión y que contribuyen a propagar las enfermedades y a la mala
salud. Cuando estos factores se combinan con una mala higiene, una alimentación
inadecuada y un acceso limitado a una atención médica adecuada, las cárceles pueden
representar un desafío mayor para la salud pública. Mantener a los detenidos en
condiciones que los exponen a importantes riesgos médicos constituye un desafío
humanitario. Un recluso infectado no sólo es un riesgo para la población carcelaria, sino
que también para el personal de la cárcel, los parientes de los presos, otras visitas y toda la
comunidad cuando el recluso es dejado en libertad. La manera más eficaz y eficiente de
disminuir la transmisión de enfermedades es mejorar el ambiente carcelario y fijar como
primer objetivo la aplicación de medidas urgentes en estas comunidades sobrepobladas.

Los reclusos manifiestan que los centros penitenciarios no cuentan con el personal,
médicos, estructuras y mucho menos elementos necesarios para cumplir con sus
necesidades de salud.
MEDIDAS NECESARIAS

Seria de mucha importancia formar centros de investigación para promover, financiar y


ejecutar investigaciones en esta población para tener más conocimientos acerca de esta
problemática y así dar soluciones más accesibles y aunque existen muchas limitaciones , el
sistema judicial, penitenciario y de salud en Colombia tienen el reto científico, técnico y
ético de abordar con rigurosidad y humanidad los problemas de salud que se presentan en
los establecimientos carcelarios del país, con el propósito de proteger la salud y la vida de
las PPL, trabajadores y la comunidad en general con dignidad e integridad.

El compromiso que deben tener los profesionales en salud que laboren con las personas
privadas de la libertad es tener claro sus conocimientos acerca del marco normativo, el
modelo de atención, manuales técnicos administrativos (salud pública, prestación de
servicios y calidad) y fuera de las políticas de centro carcelario es su deber inclinarse por
mejorar sus cuidados al interior de los establecimientos penitenciarios y carcelarios, con el
fin de contribuir a un retorno en mejores condiciones, psicológicas y físicas a la sociedad y
a su núcleo familiar, al fin de al cabo ese es el objetivo de la resocialización.

Pienso que deberían empezar por organizar y capacitar a los internos sobre los cuidados
preventivos de la salud, incluyendo sanidad básica e higiene personal. Implementar
oportunidades de actividades como ejercicio, deportes, actividades culturales y religiosos
clasificándolos según su nivel de riesgo o peligrosidad.

Las cárceles sobrepobladas son más difíciles de administrar de modo humano y efectivo
pues a medida que aumenta la necesidad de espacio para vivir queda poco espacio para
disponible para actividades educativas, recreativas, culturales y religiosas. Sería bueno
tener voluntarios capacitados para brindar programas valiosos a los reclusos pues ellos
aportarían a un mejor ánimo y reduciría la agresividad y estrés a los internos.

Y por último capacitar a los miembros del personal en aptitudes relacionales básicas,
incluyendo comunicación efectiva, desarrollo de relaciones respetuosas y humanas, manejo
del enojo y mediación de conflictos. Esto mejorara el ánimo del personal y los internos.
CONCLUCIONES

 Los presos tienen derecho a recibir un trato humano y atención médica apropiada.
Las reglas que rigen el trato de los detenidos están establecidas en varias
declaraciones y recomendaciones adoptadas por diversos organismos de las
Naciones Unidas.

 Las relaciones entre el médico y el detenido están regidas por los mismos principios
éticos que en las del médico y cualquier otro paciente.

 Existen buenas razones de salud pública que respaldan la importancia de estas


reglas. Los recientes informes del aumento de casos de tuberculosis en los presos en
varios países, confirma la necesidad de tomar en cuenta los problemas de salud
pública en la planificación de nuevos regímenes penitenciarios y de insistir en las
reformas de los actuales sistemas penales y carcelarios.

 La eficacia, la necesidad y la justificación de mecanismos de salud pública, que en


los casos más raros y excepcionales pueden incluir la detención obligatoria de las
personas que presentan un serio riesgo de infección para toda la comunidad. Estas
medidas deben ser excepcionales y será necesario plantearse cuidadosa críticamente
la necesidad de estas restricciones y la ausencia de alternativas eficaces. En estas
circunstancias, la detención debe ser lo más breve y con las mínimas restricciones
posibles. También debe existir un sistema de evaluación independiente y de revisión
periódica de estas medidas, con un mecanismo de apelación de parte de los
pacientes. Cuando sea posible, se deben utilizar alternativas a esa detención.
BIBLIOGRAFIA

 SITUACIÓN DEL SERVICIO DE SALUD EN LAS CARCELES DE


COLOMBIA.

 INFORME SOBRE PRESTACIÓN DE SERVICIOS DE SALUD EN


CENTROS PENITENCIARIOS Y CARCELARIOS DCOLOMBIA
Defensoría Delegada para la Política Criminal y Penitenciaria
Defensoría del Pueblo Colombia 2005.

También podría gustarte