Está en la página 1de 4

La Ley de Educación Técnico Profesional N.

º
26.058
Objetivos

 Determinar la importancia de la sanción de la Ley de Educación Técnico


Profesional
 Identificar el marco regulatorio de la Ley de Educación Técnico Profesional.
 Analizar el rol de Estado en materia de políticas públicas
 Problematizar la participación del Estado dentro de la Formación Profesional

Nos encontramos nuevamente en este espacio para abordar uno de los temas
más significativos de este módulo: ¡La Ley de ETP!
Anteriormente estuvimos trabajando con el CONETyP, órgano consultivo creado
dentro del marco de la Ley de Educación Técnico Profesional, y con el Registro
Federal de Instituciones de la Educación Técnico Profesional y el Catálogo
Nacional de Títulos y Certificaciones.
Además, observamos el video del homenaje al cumplirse 15 años de la sanción de
la ley de la ETP y reflexionamos sobre su importancia en la recuperación del rol
preponderante que posee y sobre las palabras del, por aquel entonces, ministro de
Educación, Ciencias y Tecnología de la Nación, Daniel Filmus.
¿Recuerdan qué dijo?
Aquí les dejamos la frase nuevamente: “lo que hay que recuperar es haber
tenido, en aquel momento, respuestas originales para un momento muy difícil”
(Daniel Filmus, 7 de septiembre de. 2020).

7.1 La Sanción de la Ley de Educación Técnico Profesional


La Ley de Educación Nacional (26.206) ha sido sancionada por el Congreso de la
Nación en el año 2006 con el objetivo de “regular el ejercicio del derecho de enseñar
y aprender”. Nuestro Estado Nacional, las provincias y la Ciudad Autónoma de
Buenos Aires tienen el compromiso y la responsabilidad de garantizar y proveer una
educación integral y de calidad para todas y todos los habitantes de nuestro territorio.
La Educación Técnico Profesional forma parte de una modalidad específica de
nuestro sistema educativo y se enmarca bajo los lineamientos de la Ley 26.058,
aprobada en el año 2005, como parte de una política pública sólida y con el propósito
de hacer efectivo, entre otras cosas, el servicio educativo profesionalizante que
comprende la formación ética, ciudadana, humanístico general, científica, técnica y
tecnológica (INET). Esta ley se aplica a toda la Nación, respetando los criterios
federales, la heterogeneidad regional y articulando con la educación formal y no
formal, la profesional dentro de una educación permanente y continua.
Destacamos el Artículo 52, el cual fuera punta de lanza en materia de financiamiento
e inversión educativa que emparentado a un proyecto de país, produjo que la
educación, el trabajo y la producción sean prioridad.

Artículo 52 - Créase el Fondo Nacional para la Educación Técnico Profesional que será
financiado con un monto anual que no podrá ser inferior al CERO COMA DOS POR
CIENTO (0,2%) del total de los Ingresos Corrientes previstos en el Presupuesto Anual
Consolidado para el Sector Público Nacional, que se computarán en forma adicional a
los recursos que el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología tiene asignados a
otros programas de inversión en escuelas. Este Fondo podrá incorporar aportes de
personas físicas y jurídicas, así como de otras fuentes de financiamiento de origen
nacional o internacional.

Para ahondar más sobre la relevancia de la sanción de la Ley y su posterior


aplicación, les proponemos leer la nota, elaborada por el INET: “A 15 años de la
sanción de la ley de Educación Técnico Profesional: Es tiempo de tomar
responsabilidades”
En ella se realiza un recorrido histórico por la Educación Técnica en el sistema
educativo, establece sus objetivos y propósitos, y nos invita a pensar en el futuro de la
ETP.
Es por todo esto que nos resulta de suma importancia analizar la normativa vigente y
ponerla en juego con el trayecto educativo de la Formación Profesional.

Los Planes de Mejora

“Al respecto, cabe señalar que si bien este artículo se centra en específicamente en el
nivel medio de la modalidad el análisis de las dinámicas institucionales del mismo,
desde el enfoque metodológico planteado, exige necesariamente tomar en cuenta no
sólo a las otras instituciones contempladas por la Ley sino también a aquellas del
nivel superior universitario puesto que una de las notas distintivas del nivel medio es
la preparación para los estudios de nivel superior (universitario y no universitario)”
Esta cita pertenece al artículo “La Educación Técnico Profesional como factor de
desarrollo estratégico. Panorama actual y balances frente a nuevos escenarios”,
desarrollado por Elisa Zabala y publicado en la Revista Cuestiones de Población y
Sociedad en el año 2015. Este artículo nos convoca a analizar las políticas de la
educación técnico-profesional, a reconocer su carácter estratégico en el plano
educativo como un factor clave para el crecimiento económico sostenido y sustentable
de nuestra Nación, y para el incremento en los niveles de inclusión y equidad social.
Sin embargo queremos hacer hincapié en los planes de mejora. Los PMI, son la
expresión de la síntesis y la materialización de las políticas que giran en torno a la
ETP. A través de los PMI las instituciones educativas reciben fondos que serán
destinados a la ejecución de las acciones y actividades propuestas
Aquí, es interesante que puedan reflexionar sobre sus propias experiencias en la
elaboración de los proyectos institucionales. ¿Recuerdan qué insumos, equipamientos
solicitaron?
Para acceder al financiamiento, las instituciones redactan y presentan el PMI en la
dependencia que corresponde a su jurisdicción y ésta hace lo propio con el INET. En
caso de ser aprobado, se envían los fondos solicitados y un equipo técnico-
pedagógico de la jurisdicción solicitante es el responsable del seguimiento y la
concreción del proyecto. Al mismo tiempo, es el INET quien también envía su equipos
para realizar las supervisiones correspondientes.
En esta línea, destacamos que es el Documento para la Mejora Continua de la
Educación Técnico Profesional el que establece los criterios para que las autoridades
de las jurisdicciones a partir de sus propios programas y estrategias sean los
responsables de la selección y el aval de los PMI.
A continuación, transcribimos los criterios que se encuentran en dicho documento,
establecido por la resolución 62/08 del Consejo Federal de Educación:

 Los distintos niveles y tipos de la ETP, de modo de facilitar la participación


equitativa de las instituciones que forman técnicos en los niveles secundario y
superior de educación y que brindan formación profesional.
 Las características de profesionalidad de las trayectorias formativas, de modo
de priorizar la incorporación de aquellas instituciones que brinden formación
relativa a profesiones que pudieran poner en riesgo de modo directo la salud,
la seguridad, los derechos o los bienes de los habitantes.
 La complejidad de las instituciones de ETP, de modo de atender, en particular,
a aquellas instituciones que cuentan con un número importante de
matriculados, contemplan diversos niveles de titulación y/o certificación, así
como variedad de orientaciones y/o especialidades.
 Los diversos contextos de las instituciones de ETP, de modo de atender y dar
respuesta a problemáticas vinculadas a condiciones socio-culturales,
geográfico territoriales, económico-productivas, entre otras.
 La pertinencia de la oferta formativa y de la calificación que brinda en relación
con el mundo del trabajo.

También podría gustarte