Está en la página 1de 15

Los Marcos de Referencia

Objetivos

 Definir el concepto y el tratamiento de los marcos de referencias


 Determinar las funciones de los organismos educativos intervinientes en el
proceso formativo
 Establecer el circuito del proceso de homologación de títulos y/o certificados.

¡Comenzamos el cuarto encuentro!


Estamos en la mitad de este primer módulo y llegó la hora de trabajar con los
Marcos de Referencia. Los perfiles profesionales de las y los instructoras/s como
de las y los estudiantes, junto a los criterios curriculares que hemos abordado e
incorporado en los encuentros anteriores nos ofrecen el marco que, bajo
determinados lineamientos técnico-metodológicos, nos permite desarrollar nuestra
tarea formativa.
Como hemos mencionado en otras oportunidades, es de suma importancia
conocerlos, adquirirlos y conocer de qué se tratan para poder responder a las
demandas provenientes del sector socio productivo y las necesidades de las y los
estudiantes de la Formación Profesional. Una vez concluído el trayecto formativo,
estamos en condiciones de poder desarrollar el proceso de acreditación de
nuestros programas y/u ofertas educativas.
De este modo, conocer y comprender los marcos de referencia es uno de los
aspectos cruciales de nuestra formación. Su dominio será clave en la medida que
establecen cuáles son las condiciones necesarias y estructurales referidas a las
instituciones, al currículum en tanto de definición y concreción, como así también
en el ingreso en la carrera docente, el acceso a recursos y materiales que
enriquecen, potencian y fortalecen el binomio enseñanza-aprendizaje.

5.1 Definamos qué son los Marcos de Referencia


Para comenzar les dejamos la definición desarrollada por el INET en su sitio web:

(...) son un instrumento, que asume la forma de un documento donde se enuncian el


conjunto de los criterios básicos y estándares que definen y caracterizan los aspectos
sustantivos a ser considerados en el proceso de homologación de los títulos o
certificados y sus correspondientes ofertas formativas. Estos criterios y estándares están
asociados al perfil profesional y a los componentes de la trayectoria formativa de cada
oferta de ETP.

En otras palabras, las ofertas formativas de la Educación Técnico Profesional se


organizan usando como punto de referencia los perfiles y familias profesionales,
dictaminadas por el INET una vez concluída la etapa de consultas y definiciones que
resulten adecuadas a nivel nacional y jurisdiccional
Para que esto suceda, las autoridades educativas de cada jurisdicción tomarán los
criterios básicos decretados en la Ley 26.058 de ETP, proyectarán sus planes de
estudios y la organización curricular, estableciendo los requisitos de ingreso,
aprobación, carga horaria, entre otros.
Es el Ministerio de Educación, a través del INET y con la participación de las
jurisdicciones quienes garantizan el buen tratamiento de los marcos de referencia y el
proceso de homologación que requieren los títulos y/o certificaciones profesionales
para ser aprobados por el Consejo Federal de Cultura y Educación.
Por tanto, es el mismo Consejo Federal de Cultura y Educación el que aprobará la
oferta curricular de la Educación Técnico Profesional del nivel medio y superior no
universitario y para la formación profesional, los criterios básicos correspondientes.
Repasemos cuáles son:

 El perfil profesional
 El alcance de los títulos y certificaciones
 Las estructuras curriculares

Estos criterios básicos conformaron el marco de referencia para los procesos de


homologación de la configuración de las ofertas formativas, planes de estudios y de
los títulos y certificaciones de la ETP que se cotejará a posteriori a través del
reconocimiento de validez nacional emitido por el Ministerio de Educación.
Les dejamos el link del Ministerio de Educación de la Nación para que puedan
navegar e interiorizarse más sobre la Validez Nacional.
Fuente: elaboración de Equipo del CFP 429, La Plata AMET.
 
Antes de continuar, les proponemos a modo de reflexión que respondan a las
siguientes preguntas:

 ¿Conocen lo que ocurre en sus jurisdicciones con respecto a este proceso?


 ¿Tienen algún ejemplo en el que esta dinámica se vea concretada?

Los procesos de homologación.


Habrán notado que, en la definición sobre los marcos de referencia, que leímos
anteriormente, aparecen los procesos de homologación, pero veamos de qué se
trata. 
De acuerdo a la definición del INET: El proceso de homologación consiste en el
análisis de planes de estudio jurisdiccionales relativos a titulaciones técnicas o
certificados de Formación Profesional, y su evaluación comparativa con el conjunto de
criterios básicos y estándares acordados federalmente.
Es la Ley de Educación Técnico Profesional N° 26.058 la cual instituye el proceso de
homologación de títulos de la ETP de Nivel Secundario y de Nivel Superior y de
certificaciones de Formación Profesional. Establece las instancias de intervención y
criterios generales sobre cómo seguir los pasos para desarrollar dicho proceso.
Ahora, analicemos cuáles son los propósitos que asume el proceso de homologación
para la mejora y el perfeccionamiento continuo de la Educación Técnico Profesional
que el INET nos informa:

 Dar unidad nacional y organicidad a la Educación Técnico Profesional, respetando la diversidad


federal de las propuestas formativas.
 Garantizar el derecho de los estudiantes y de los egresados a que sus estudios, certificados y
títulos acrediten calidad equivalente y sean reconocidos en todo el territorio nacional.
 Promover la calidad, la pertinencia y la actualización permanente de las ofertas formativas de
Educación Técnico Profesional.
 Facilitar el reconocimiento de los estudios de los egresados por los respectivos Colegios, Consejos
Profesionales y organismos de control del ejercicio profesional.

5.1.1 Las políticas para la Educación Técnico Profesional


¡Veamos algo más!
Hemos observado cómo el Ministerio de Educación, el INET y las autoridades
educativas de las jurisdicciones trabajan en permanente diálogo y articulación. En
este apartado nos resulta pertinente mencionar que los lineamientos, estrategias y
programas llevados a cabo por estos organismos están orientados a:

 Fortalecer la ETP para favorecer los procesos de inclusión social y facilitar la


incorporación de las y los jóvenes al mundo del trabajo y la formación
continua, respondiendo de este modo a las nuevas exigencias y requerimiento
de la innovación tecnológica, la ciencia, la economía, el ambiente y la
reactivación de los sistemas productivos, entre otros.
 Desarrollar un sistema integrado de educación técnico-profesional que articule
entre los niveles de educación secundaria, y educación superior y estos con
las instituciones y programas que impulsen la formación y capacitación en y
para el trabajo.
 Otorgar y poner el valor a la ETP dentro del sistema educativo, resignificar su
identidad y carácter estratégico en términos de desarrollo social y económico.

Es la Ley de ETP 26.058, sancionada en el año 2005, expresa estas políticas a través
de la creación de los instrumentos de regulación y de un fondo de inversión propio
que conecta los criterios federales en todo el territorio nacional.

Fuente: Elaboración del Equipo CFP 429 La Plata AMET.


Procesos de Homologación
Preguntas Frecuentes
¿En qué consiste el proceso de homologación?

Es el análisis de planes de estudio relativos a titulaciones técnicas o certificados


de formación profesional y su evaluación comparativa con un conjunto de
criterios básicos y estándares indicados como referencia para cada uno de ellos,
a efectos de establecer su correspondencia. 

¿Qué se utiliza para llevar a cabo ese análisis y evaluación?

El Marco de Referencia vinculado con la titulación o certificación que se


presenta a homologar y que ha sido aprobado por el Consejo Federal de
Educación, en tanto brindan los elementos necesarios para llevar a cabo las
acciones de análisis y de evaluación comparativa antes señaladas.

Por ello, cuando no existe un Marco de Referencia de este tipo, no es posible


iniciar el proceso de homologación de un título o certificación, aunque cuente
con validez nacional.

¿Qué es un Marco de Referencia?

Es un instrumento, que asume la forma de un documento dónde se enuncian el


conjunto de los criterios básicos y estándares que definen y caracterizan los
aspectos sustantivos a ser considerados en el proceso de homologación de los
títulos o certificados y sus correspondientes ofertas formativas.
Estos criterios y estándares están asociados al perfil profesional y a los
componentes de la trayectoria formativa de cada oferta de ETP.

 ¿Qué contiene un Marco de Referencia?

Todos los Marcos de Referencia están compuestos por tres partes. Una primera
parte contiene la información que permite identificar el sector de la actividad
socioproductiva y familia profesional con el que se vincula el título o
certificación y su denominación, así como el nivel y ámbito de la trayectoria
formativa a la que pertenece.

La segunda parte contiene los elementos que conforman el Referencial al Perfil


Profesional: alcance del perfil profesional, funciones que ejerce el profesional,
área ocupacional y habilitaciones profesionales.

La tercera parte refiere a los aspectos que definen los distintos campos de la
trayectoria formativa asociada a la titulación o certificación en cuestión y su
carga horaria mínima. 

¿Porqué los Marcos de Referencia tienen como finalidad ser


operativos y sintéticos?

Un Marco de referencia es un instrumento específicamente diseñado para


operar y ser utilizado en función del proceso de homologación de un título o
certificación de ETP.

Por tanto, su naturaleza y características de cada uno de sus componentes se


han definido en función del papel que juegan en ese proceso de homologación.

En este sentido, es importante enfatizar que un Marco de referencia no define


cómo debe ser la ETP ni todas las dimensiones que la conforman, sino que solo
expresan los criterios básicos y estándares acordados federalmente que sirven
de base para el análisis y evaluación de las ofertas de ETP y sus propuestas
formativas que se han sido definidas en otras instancias y que pretenden su
homologación.

La entidad propia que asumen y que es la de operar como instrumentos en el


marco del proceso de homologación hace que necesariamente deben ser
operativos y sintéticos. 

¿Qué es un perfil profesional?

Es la expresión ordenada y sistemática, verificable y comparable, de un


conjunto de funciones, actividades y habilidades que un profesional puede
desempeñar en el mundo del trabajo y la producción.

Permite definir su profesionalidad al describir el conjunto de actividades que


puede desarrollar, su campo de aplicación y sus requerimientos.  El perfil
profesional se refiere, pues, al conjunto de realizaciones profesionales que una
persona puede demostrar en las diversas situaciones de trabajo propias de su
área ocupacional.

El perfil profesional también indica a los distintos actores del mundo del trabajo
y la producción, cuáles son los desempeños competentes que se esperan de un
determinado profesional, constituyendo un código de comunicación entre el
sistema educativo y el productivo.

No obstante, si bien el perfil profesional es un importante referente para el


diseño y organización de propuestas formativas de ETP, en estos procesos el
mismo sería insuficiente si no se acompaña de decisiones de  índole
pedagógica. 

¿Por qué los Marcos de Referencia hablan de “referencial” al perfil


profesional?
Porque en los distintos Marcos de Referencia sólo se presenta un compendio,
una síntesis de los aspectos más relevantes de los perfiles profesionales que han
sido aprobados en distintos momentos por el Consejo Federal de Educación y
que plantean un desarrollo mucho más amplio que el  se sintetiza en el Marco.

Por ello, si bien este compendio es más que suficiente para proceder al análisis y
evaluación de las propuestas a homologar, en el caso del diseño y desarrollo de
ofertas de ETP es imprescindible recurrir a sus versiones completas.

Nuevamente esta es elemento que nos permite señalar que los elementos
contenidos en un Marco de Referencia serían insuficientes para el diseño,
revisión o modificación de una propuesta formativa o un plan de estudios. 

¿El perfil profesional es lo mismo que el perfil del egresado en una


oferta que se presente a homologar?

No, son dos distintos tipos de perfiles.

El perfil profesional es una referencia fundamental, pero no la única, para la


definición de las propuestas formativas.

En el caso de la ETP es muy fácil dar cuenta de esta distinción si consideramos,


por ejemplo, en el caso de los títulos técnicos de nivel secundario. El perfil de
egreso debe contemplar no sólo a las capacidades profesionales adquiridas (y
que se referencian a un determinado perfil profesional) sino también a las
capacidades vinculadas a la formación que es común a cualquier escuela
secundaria. Por eso el título del técnico que otorgan este tipo de instituciones da
fe pública de ese perfil de egreso que excede al perfil profesional de referencia
con que se vincula la modalidad. Es decir, el perfil de egreso refiere a la
formación integral del técnico.
Esta distinción es fundamental para el diseño curricular de las propuestas
formativas. Por ello, en el proceso de análisis y evaluación de las propuestas
presentadas a ser homologadas, aunque no se analizar el campo de la formación
general, deberán señalarse los espacios formativos y cargas horarias de la
misma, a fin de contar con elementos que permitan enmarcar los campos de la
formación científico tecnológica, especializada y de prácticas
profesionalizantes. 

¿Los Marcos de Referencia contienen todos los elementos que son


necesarios para desarrollar un plan de estudios?

De ninguna manera.

Por su naturaleza y finalidades que persigue, un Marco de Referencia no da


cuenta de todos los elementos que deberían ser considerados en un plan de
estudios, ni su función es presentar orientaciones para desarrollarlos.

Recordemos que es un instrumento opera sobre una oferta formativa -y


correspondiente plan de estudio- que ha diseñado a nivel jurisdiccional y sobre
las cuáles se solicita su homologación.

De esta forma, si bien un Marco de Referencia puede ser un insumo útil en un


proceso de proceso de diseño, revisión, modificación, actualización  de una
oferta formativa, en cuanto da cuenta de  criterios básicos y estándares que
deben estar presentes en todas las ofertas vinculadas a un mismo título de
referencia, no es suficiente recurrir a este instrumento para lograr este
propósito.

¿Qué situaciones ejemplificarían que un Marco de Referencia no


puede definir ciertos componentes de una oferta formativa?
Los Marcos de Referencia remiten a un acuerdo federal en torno a los criterios y
estándares mínimos a los debe responder una propuesta formativa. Es decir,
señalan aquello que no puede estar ausente en los procesos formativos
asociados al título de referencia y que es válido para todas las ofertas vinculadas
a ese título, independientemente del contexto socioproductivo y condiciones
institucionales en que se desarrollen dichas ofertas.

Podemos ejemplificar esta situación señalando que justamente todo plan de


estudios debe enfatizar en su diseño aspectos tales como la contextualización
del perfil profesional a formar y orientaciones para el desarrollo de los
contenidos en función de los entornos formativos extra e institucionales. Como
esto variará según los lugares en donde se desarrollen los planes de estudio,  es
evidente que esto no puede estar contemplado en un Marco de referencia.

Lo mismo sucede en cuanto a los criterios de organización curricular que debe


presentar todo plan de estudios. Como existen distintos criterios para dicha
organización (algunos incluso de definición jurisdiccional), el Marco de
Referencia no avanza en describir ninguno en particular, aunque si señala los
aspectos formativos y contenidos que no pueden estar ausentes en la propuesta
de desarrollo curricular.

Estos dos ejemplos bastan para señalar la importancia de elementos que debe
contener un plan de estudios que se presente a homologar y que por su
naturaleza no están definidos en el Marco de Referencia. Si no se da cuenta de
ellos, difícilmente quienes realicen el proceso de análisis y evaluación de las
propuestas presentadas cuenten con elementos para llevar a cabo dicho
proceso.

¿Una oferta formativa a homologar puede contemplar sólo los


contenidos que se expresan para los distintos campos de formación
en el Marco de Referencia? 
No sería recomendable.

En primer lugar porque los Marcos solo son orientativos respecto a los
contenidos mínimos que no pueden estar ausentes en el tratamiento de un
aspecto formativo, de forma tal que si sólo se contemplarán estos en un plan de
estudios se estaría apostando al tratamiento del menor número de contenidos
posible.

En segundo lugar porque tal como están expresados en el Marco de Referencia


no expresan sus niveles de complejidad ni posibles formas de tratamiento
curricular contextualizado, así como tampoco refieren a los espacios formativos
específicos en que se desarrollarán y el momento de la formación en que
deberán ser tratados.

¿Porqué es importante la descripción que se hace en los Marcos de


Referencia de los aspectos formativos relacionados con el campo de
formación especializada?

Porque están muy relacionados con las capacidades profesionales en las que se
debe formar a los alumnos.

Recordemos que la capacidad remite a los saberes complejos que posibilitan la


articulación de conceptos, información, técnicas, métodos, valores para actuar e
interactuar en situaciones determinadas en diversos contextos.

Refiere a saberes (acceso y uso del conocimiento y la información, dominio de


procedimientos y aplicación de criterios de responsabilidad social) que se ponen
en juego interrelacionadamente en las actividades y situaciones de trabajo
identificadas en el perfil profesional.

En este sentido,
¿Quiénes utilizan los Marcos de Referencia?

Los Marcos de Referencia son documentos públicos en tanto Resoluciones del


Consejo Federal de Educación, por lo que cualquier actor social de la ETP puede
tener acceso a la información que contienen.

No obstante, dado que son instrumentos diseñados con la finalidad específica


de operar en el proceso de análisis y evaluación de ofertas formativas, solo
podrán ser considerados como tales y utilizados por los técnicos del INET
encargados de llevar a cabo dicho proceso.

Esto es muy importante de destacar, ya que no es función de una institución ni


de una jurisdicción desarrollar por sí misma un Marco de Referencia de una
oferta formativa, sino el plan de estudios o la propuesta formativa de dicha
oferta.

¿Las ofertas formativas a homologar pueden usar el mismo formato


e índice del Marco de Referencia en su presentación?

En realidad no sería conveniente ni aconsejable ya que el Marco, como hemos


reiterado, es un instrumento que sirve para cotejar que las ofertas a homologar
respondan a los criterios básicos y estándares acordados federalmente.  Si el
documento que se presenta contiene la misma información que el Marco,
entonces no sería necesario el proceso de homologación.

La propuesta que se presente justamente tiene que enfatizar aquellos aspectos


propios de cada ofertas y de los que el Marco no podría jamás dar cuenta
(aunque si analizar y evaluar con los parámetros en él definidos).

Nos referimos, por ejemplo, a una  fundamentación de la importancia de formar


el perfil profesional en el contexto específico en que se desarrolla la oferta
formativa. Pero también a la explicitación de los criterios y decisiones
considerados para la organización curricular, estructura curricular, descripción
de los espacios formativos que conforman dicha estructura y los contenidos que
se desarrollan en cada una de ellas, estrategias formativas, etc. Es decir, la
propuesta formativa, el plan de estudios de la oferta que se presenta a
homologar.

¿Los Marcos de Referencia tienen alguna utilidad fuera de su


función en el proceso de formación?

De ninguna manera se les podría pedir a los marcos ser únicos orientadores
para la organización y desarrollo de la ETP ya que, afortunadamente, la realidad
en la que se inscribe cada oferta formativa adquiere una complejidad de la que
no podría dar cuenta ningún documento y mucho menos un instrumento como
es un Marco de referencia.

No obstante, al establecer acuerdos básicos sobre aspectos que no pueden estar


ausentes en una oferta y titulaciones técnicas, son un excelente referente para
los procesos de mejora de las instituciones de ETP.

¿Cuál es la normativa básica a considerar para definir los criterios


que sustentan el desarrollo de un plan de estudios que se presenta a
homologar?

Al respecto cabe recordar que en el proceso de diseño o revisión de planes de


estudios vinculados con la ETP, además de las normativas propias de cada
jurisdicción, la normativa federal fundamental que debe ser considerada en la
47/08. La misma refiere a los Lineamientos y Criterios para la Organización
Institucional y Curricular de la ETP, en este caso, correspondiente a la
educación secundaria y a la educación superior.
¿Cómo opera el proceso de análisis y evaluación de las propuestas
elevadas para su homologación?

Una vez que se ha presentado y aceptado formalmente la solicitud para iniciar el


proceso de homologación de un plan de estudios, el equipo técnico del INET
designado para su análisis y evaluación coteja que la propuesta presentada
contemple los criterios básicos y estándares que se estipulan en el Marco de
Referencia.

También podría gustarte