Está en la página 1de 5

Los criterios curriculares

Objetivos

 Determinar las funciones y tareas que toda/o instructora/or posee.


 Describir y detallar los criterios curriculares.
 Identificar los propósitos de los criterios curriculares.
 Definir las fuentes, el ordenamiento y la planificación para la elaboración de un plan
educativo.

¡Damos comienzo al tercer encuentro!

Bien es sabido que la trayectoria formativa de las y los instructoras/es en la


Formación Profesional es sumamente importante. Por este motivo, en los primeros
encuentros hemos trabajado con los perfiles profesionales, abordando sus
funciones, alcances y áreas ocupacionales. Recorrimos los caminos constructivos
de las y los formadoras/es y de las y los estudiantes que transitan nuestros
espacios educativos, formativos y laborales.

En esta oportunidad nos ocuparemos de los criterios curriculares.

A partir de determinados lineamientos, bases y propuestas establecidas desde los


organismos centralizados, la planificación y elaboración del diseño
curricular es concebida como una de las funciones que las y los instructoras/es
debemos llevar a cabo en la formación para el trabajo.

Nos resulta importante destacar, que las decisiones y normativas curriculares que
organizan la actividad formativa y establecen los límites de acción de las
instituciones, están concatenadas con las necesidades educativas y laborales de
las personas que se acercan a nuestros establecimientos.
4.1 ¿A qué nos referimos con criterios curriculares?

A la hora de producir y confeccionar el diseño curricular, nuestro compromiso como


instructoras e instructores será proyectar una estructura curricular que permita la
realización del trayecto formativo de las y los perfiles profesional que egresan,
atendiendo al contexto, a las características de cada situación, la adecuación a
nuestro entorno y, claro está, a las particularidades del mercado de trabajo y del
sector socio productivo.

Ya lo veremos más adelante, pero aquí es necesario recalcar que tomaremos


decisiones y seleccionaremos contenidos, propondremos actividades, recursos
bibliográficos y materiales aptos para nuestro trabajo. Nuestro horizonte siempre será
garantizar que las y los jóvenes y adultas/os que formemos logren su permanencia y
posterior egreso, que desarrollen las capacidades y habilidades profesionales y
laborales, y que tengan mayores oportunidades de aprendizaje y acceso al mundo
laboral.

A modo de síntesis de lo que venimos trabajando:

El Diseño Curricular es el documento en el cual se estructura el plan educativo. Allí se organiza


la práctica formativa, se garantiza la calidad de la formación profesional y la pertinencia de los
contenidos de cada curso.

¡Avancemos!

¿Cuáles son los propósitos de los criterios


curriculares?

Los criterios curriculares para el diseño curricular de la Formación Profesional se


expresan a través de los módulos y los trayectos. Por módulo nos referimos a las
unidades curriculares mientras que los trayectos aluden a los criterios
organizacionales de los planes formativos.

La organización y selección de los contenidos y las actividades relacionadas a las


capacidades laborales y profesionales quedarán encuadradas en los módulos. En
esta instancia optaremos por criterios didáctico-pedagógicos que nos permitirán
delimitar las estrategias de enseñanza-aprendizaje más adecuadas. Esto significa que
podremos integrar contenidos teóricos y prácticos que devengan en diversas
actividades del saber - hacer.

Por otro lado, el trayecto educativo para la formación para el trabajo equivale a la
planificación de la formación. En otras palabras, la planificación estará compuesta por
el conjunto de módulos organizados a partir de una secuencia criteriosa y
preestablecida.

Dependiendo de los trayectos de la Formación Profesional los módulos varían según


características de la institución, demanda del sector socio productivo y mercado
laboral y necesidades de las personas comprometidas en la formación.

En resumen los trayectos formativos están conformados de la siguiente manera:

 Módulos de enseñanza asociados a las familias profesionales


 Módulos de enseñanza relacionados al perfil profesional y laboral específicos.

Cuando diagramamos, también lo hacemos proyectando las posibilidades educativas


y laborales de las personas con las que compartimos los espacios formativos, es decir
las y los futuras/os egresadas/os. Los criterios curriculares nos ayudarán a mejorar la
calidad educativa, las condiciones para acceder a las herramientas de las prácticas
situadas que potenciar la expertis en el campo laboral.

Es sabido, que el diseño curricular, por sí mismo, no resuelve la acreditación de


saberes, como así tampoco las y los instructoras/es tiene la sola tarea de impartir los
conocimientos. Sin embargo, el avance y la acreditación de cada uno de los módulos
impulsa a que el proceso de apropiación y aprobación de lo mediado entre
instructoras/es y estudiantes se logre de manera exitosa.
De este modo, el certificado de Formación Profesional expresa la aprobación del plan
formativo organizado a partir de una cantidad determinada de módulos y que está
organizado a partir de criterios curriculares seleccionados y concatenados al perfil y a
la familia profesional específica.

4.1.1 Guía para el ordenamiento y la planificación del


plan educativo.

El ordenamiento y la planificación del plan educativo son parte vertebral de la


estrategia que debemos desarrollar como Instructoras e Instructores y para ello
debemos guiarnos a partir de ciertos propósitos que a continuación detallamos:

 Delimitar la normativa y homologarla a la certificación circundante a la


trayectoria de formación.
 Generar las condiciones necesarias y suficientes para fortalecer la capacidad
técnica de gestión y regulación del ámbito de la FP.
 Articular el trayecto formativo de la FP con el Nivel Secundario, en línea con el
desarrollo de la formación profesional continua.
 Diseñar las trayectorias formativas desde el conocimiento científico-
tecnológico junto con la adquisición de las capacidades y conocimiento
potenciando la valoración social de la FP.
 Desarrollar recorridos formativos que articulen con la complejidad creciente y
diversa que presenta una familia profesional.
 Identificar y especificar capacidades profesionales ligadas a cada certificación
profesional, como instrumento para potenciar los procesos de orientación
profesional vocacional de los actores sociales.

Cabe destacar que el análisis previo, la definición de objetivos y fines educacionales


de la Institución y del proyecto formativo, la puesta en práctica del diseño curricular y
la posterior evaluación de su eficacia, son algunas de las etapas que como
Instructoras e Instructores debemos realizar, comprendiendo que la currícula es uno
de los componentes que orientan la práctica educativa, y en nuestro caso se suman la
práctica social y laboral.

¡Continuemos!

Las fuentes del diseño curricular

En relación con la política de fortalecimiento de la Formación Profesional, junto a los


propósitos antes mencionados que nos acompañarán a lo largo de nuestro trayecto
formativo, debemos aunar las principales fuentes para el desarrollo de nuestro diseño
curricular.  

Pero ¿cuáles son las fuentes? A continuación les dejamos un listado de ellas:

 Un diagnóstico elaborado por el organismo jurisdiccional que identifique los


aspectos de cada oferta curricular vigente que requieren ser revisados y
modificados.
 Las regulaciones federales vigentes para el ámbito de la formación profesional
inicial y continua.
 La figura o perfil profesional correspondiente a cada oferta curricular del
ámbito de la formación profesional.
 Las políticas públicas orientadas al desarrollo socio productivo del área
jurisdiccional correspondiente.  
 Las innovaciones tecno productivas y las necesidades de calificación
profesional en los sectores profesionales de referencia.
 Los intereses y necesidades educativas de las/os jóvenes y adultas/os.
 Las características y problemas de la práctica pedagógica específica de la
formación profesional.
 Las innovaciones conceptuales y cambios en las disciplinas que componen el
currículum.

También podría gustarte