Está en la página 1de 3

T6.

CORTESÍA VERBAL

— Tiene que ver con convenciones, normas sociales. Hay lingüística y no lingüística (son gestos que
están marcados en las normas, no nos interesan en este caso)

— Ponemos en marcha mecanismos lingüísticos para trabajar la relación, como objetivo lubrificar las
relaciones. Somos corteses porque queremos mantener una imagen social y una relación con otras
personas. No es porque seamos buenas personas, sino porque somos estratégicos, no nos interesa
romper la relación social con otras personas. La cortesía no es natural, se aprende.

— Parece ir en contra de la máxima de cantidad, ya que se tienen que usar más palabras. Sin embargo
ese coste lingüístico tiene un beneficio relacional. Violamos ostensivamente. La sociedad valora mejor la
cortesía que la brevedad lingüística. Las formas de conducta descorteses están sancionadas
socialmente.

—Algunas normas corteses tienen moduladores culturales. Compartir una lengua no tiene que ver con
compartir una pragmática intercultural. Es decir, hablantes del español no tienen por qué tener la misma
pragmática intercultural.

— La cortesía se estudiaba en términos de eufemismos. Se entendía que mejor que “morir” había que
decir “fallecer”, orillar las palabras que podrían resultar malsonantes.

— Las culturas tienen mecanismos para suavizar las relaciones. Tiene que ver con las interacciones,
mantener una harmonía relacional. Se pone en marcha en actos de habla que comprometen al
destinatario, como peticiones o similares.

— Es más directo, claro y breve decir algo como ”Estás gordísimo” que “Sin duda, a todos nos convendría
hacer un poco más de ejercicio y perder algo de peso”. La indiscreción va de la mano de la cortesía.

(2) a. Te equivocas / Sí, HOMBRE, pero ¿QUÉ DICES!

b. No estoy seguro, pero diría que en el libro decía algo diferente, ¿no?

(3) a. Ponga a hervir agua y eche las patatas. Luego...

b. # Si es tan amable, sería conveniente poner a hervir el agua y después, si no le molesta, echar las
patatas. Luego...

Aquí no son necesarios los mecanismos de cortesía. Son instrucciones de algo que el
destinatario ha pedido y le beneficia. Estos imperativos forman parte de una instrucción a
petición del destinatario

(4) a. Apártate, que viene un coche.

b. # Si no le molesta, ¿serías tan amable de hacerte a un lado? Parece ser que viene un coche que
podría atropellarte.

Aquí nadie espera cortesía, en una situación de urgencia lo importante es advertir del
peligro.

— Una teoría de la cortesía estratégica debe tener en cuenta los siguientes factores:

1. Tipos de discursos (conversaciones): interaccionales (prioridad: mantener las relaciones


sociales) más importancia de la cortesía vs. transaccionales (prioridad: transmitir información
eficazmente) menos importancia de la cortesía

1. Lingüística funcional o sistémica

2. Tipos de actos de habla en relación con la cortesía (actos que favorecen la cortesía, actos
neutros, actos que ponen en peligro la cortesía, actos que atacan la cortesía)

3. Tipos de relaciones sociales relevantes

4. Tipos de estrategias y condiciones sobre su uso

En algunos tipos de relación ponemos en marcha más o menos cortesía. 


1
El principio de cortesía de Leech (1983)

— Parte y acepta el PC de Grice. En esta línea presenta una serie de máximas de cortesía. Maneja el
concepto de coste y beneficio. Para analizar un acto cortés o analizar en una situación hasta qué punto es
necesaria la cortesía o no, uno de los elementos que debemos tener en cuenta es para quién es el coste y
para quién es el beneficio. Podemos entender de manera más sistemática los enunciados corteses.

Tipos
I. Acciones que apoyan la cortesía: beneficio para el destinatario, coste para el emisor (actos
expresivos y comisivos: agradecer, saludar, ofrecer, invitar, disculparse...). El que habla tiene el trabajo y
el destinatario tiene el beneficio. Son acciones muy empáticas.

II. Acciones indiferentes a la cortesía: no hay un desequilibrio entre coste y beneficio, son neutros.
(actos asertivos: afirmar, anunciar, informar...)

III. Acciones en conflicto con la cortesía: coste para el destinatario que necesitan compensación
mitigadora. El destinatario debe hacer algo, necesitamos poner en marcha mecanismos de cortesía.
(actos directivos: pedir, ordenar, preguntar...)

IV. Acciones que atentan contra el mantenimiento de la relación entre los interlocutores: dirigidas a
aumentar la distancia social o destruir la relación; la cortesía relativa no tiene lugar (amenazar, insultar,
acusar...). Son amenazantes para la imagen del interlocutor y la relación, la cortesía ha desaparecido.

— Ya no se trata de eufemismos, es más complejo y sutil. Tiene que ver con quien invierte un coste y
quien obtiene el beneficio.

— Otro binomio es el de distancia y cercanía. Procedimientos mediante los cuales nos acercamos o
alejamos de alguien. También se puede expresar como solidaridad y jerarquía o simetría y asimetría. Se
trata de relaciones entre iguales o una relación de distancia, tratos de tuteo o usted, etc.

Cortesía positiva: son los mecanismos cuya función es maximizar la cortesía de los actos que ya
son corteses (intensificación). Tipo I

Cortesía negativa: Aquellos mecanismos cuya función es minimizar la descortesía potencial de los
actos descorteses (indirección o atenuación). Especialmente Tipo III

Secuestros emocionales: cuando otros atacan nuestra imagen, por ejemplo, cuando no nos dan las
gracias, no nos dan los buenos días o no nos piden las cosas “por favor”. Trabajamos con el lenguaje para
mantener relaciones. Cuando alguien no nos trata lingüísticamente bien nos sentimos muy ofendidos.

— Hay actos (potencialmente) amenazantes para la imagen del otro. Por ejemplo pisar a alguien y no
disculparse. Para solventar este tipo de actos ponemos en marcha cortesía negativa, no debemos
minusvalorar la amenaza hacia el otro. El grado de cortesía tiene que ir en relación del grado de amenaza
que hemos cometido. Cuando tenemos una queja o reclamación hacia un servicio del que somos clientes,
utilizamos mecanismos de cortesía. No pretendemos atacar la imagen del otro, somos estratégicos con tal
de conseguir un beneficio. Si además la relación no es simétrica, debemos calibrar la relación. Los
mecanismos de cortesía que nos permiten conseguir un beneficio deben ser conocidos y aplicados en
cada situación. Esto también es cortesía negativa, minimizamos la fuerza amenazante de un
determinado acto de habla.

Máximas de cortesía por Leech

I. Máxima de tacto: supón que tú eres autorizado y tu interlocutor, quien autoriza. = pedir permiso. (sobre
todo en peticiones o actos directivos en general).

II. Máxima de generosidad: minimiza tu propio beneficio; maximiza el de tu interlocutor.

III. Máxima de aprobación: minimiza el desprecio hacia el otro, maximiza tu aprecio hacia el otro. =alabar
(los cumplidos hacen felices a los demás)

IV. Máxima de modestia: minimiza el aprecio hacia ti mismo, maximiza el aprecio hacia tu interlocutor. =
autodenigración para no ofender al otro. “Ay, que tonta soy, me lo he dejado en casa.”

V. Máxima de acuerdo: minimiza el desacuerdo, maximiza el acuerdo. = no oponernos a todas las


propuestas

VI. Máxima de empatía: minimiza la antipatía, maximiza la simpatía. Más bien empatía. (sobre todo en
actos asertivos).

2
— Las máximas presentan una doble vertiente: la negativa (más importante y auténticamente necesaria) y
positiva (secundaria).

— No hablamos en términos binarios de cortesía, sino en grados de cortesía. Gradación de las máximas
en función del tipo de acto (de la amenaza que suponga): tacto (directivos; cortesía negativa); acuerdo y
simpatía (asertivos; cortesía positiva); aprobación, modestia y acuerdo (más generales, expresivos y
asertivos).

— En función de los AH invertimos más o menos grado de cortesía. Hay AH que necesitan más cortesía
para no atacar la imagen del otro.

Modelo de Brown y Levinson (1987)


Cortesía e imagen social

- La cortesía como principio de regulación social

- Racionalidad (Principio de Cooperación) (opuesto a buenismo)

- Imagen pública (fase = imagen), tiene dos facetas:

• positiva: deseo de ser aceptado y aprobado por los demás. (el cumplido, el acuerdo...) > filiación

• negativa: deseo de mantener el derecho individual a ser independiente, no sufrir imposiciones, ser
respetado (territorio). (que nuestra imagen no sea amenazada) > autonomía

— La necesidad de salvaguardar la imagen pública de los interlocutores presiona sobre la manera en que
se usa el lenguaje, modificando la forma de las actos de habla. Queremos recibir cortesía positiva y
negativa.

También podría gustarte