Está en la página 1de 3

LA WHIPALA

Lejos de lo que sostienen versiones difundidas mediante redes sociales, la wiphala es un


símbolo de los pueblos originarios cuyo origen no se remonta al Tawantinsuyu, más
conocido como “cultura inca”, sino a periodos
anteriores, según coinciden tres investigadores
potosinos.
Marco Antonio Flores Peca, profesor universitario y
vicepresidente de la Sociedad de Investigación
Histórica de Potosí (SIHP), recuerda que fue el cronista
Bernabé Cobo quien escribió que los incas tenían una
especie de estandartes que identificaban a sus ejércitos
pero “en cuanto al diseño de la wiphala, en especial los
cuadros multicolores, se encuentran en textiles de la
cultura nazca y tiwanacota” y estas son anteriores al
incario. “En muchos de estos diseños, la wiphala se encuentra relacionada con la Chacana o
cruz andina”, agrega.
La artista y antropóloga Juliane Müller Seborga, por su lado, escribió que la wiphala es “un
símbolo andino, fundamentalmente, aimara”, y agregó que “reprocho su quema y ofensa
debido a la mala interpretación de un símbolo indígena como apropiación o asociación a un
partido político específico”.
En esa misma línea, Flores apuntó que “el grueso de la población, que desconoce de la
historia de este símbolo, simplemente lo identifica con este partido político (el MAS), es así
que, si el MAS es un partido corrupto, la wiphala será vista como un símbolo de esa
corrupción”.
Pero otros investigadores señalan que la wiphala no es enteramente indígena sino que sufrió
un proceso de mestizaje, como todo elemento cultural de Bolivia. El presidente de la SIHP,
Juan José Toro Montoya, hace notar que existen por lo menos dos rastros visibles de la
wiphala en cuadros coloniales. Una está en uno de los cuadros de la serie “Ángeles de
Calamarca”, en el templo del mismo nombre, en el Departamento de La Paz, y otra en la más
famosa pintura de Melchor Pérez de Holguín que se conserva en el Museo de América, en
Madrid.
“En estos dos cuadros hay banderas, mástil incluido, que son claramente wiphalas”, dice y
pone su atención en el cuadro de Holguín porque este fue pintado en Potosí, en 1716. “El
cuadro muestra cómo fue la entrada del arzobispo virrey Morcillo a Potosí y allí aparece el
templo de San Martín en cuya torre ondean wiphalas. La pregunta que hay que hacerse es
por qué las pintó Holguín. ¿Fue simbólico o real? Si fue real, y tomando en cuenta que el
templo de San Martín era de los lupacas, habría que interpretar que, en pleno periodo
colonial, en Potosí ondearon wiphalas para la llegada de una autoridad doblemente colonial”
EL PATUJÙ

Llamada también “patujú bandera” esta flor tiene los colores de la


bandera nacional es consagrada como símbolo nacional.

Descripción: Flor que tiene los tres colores de los emblemas


nacionales: rojo, amarillo y verde.  Es flor de las regiones tropicales
que junto a la kantuta, simboliza la hermandad de todos los
pueblos bolivianos.

Por Decreto Supremo 22482 del 27 de Abril de 1990, durante la


presidencia del Lic. Jaime Paz Zamora, el patujú es símbolo para
reforzar la unión de todas las regiones, etnias, pueblos, culturas y
riquezas naturales de la República.

También podría gustarte