Está en la página 1de 3

Desarrollo Humano un factor necesario para Venezuela

Inicio mi ensayo con lo planteado por el Papa Francisco durante la misa


celebrada el jueves 19 de diciembre de 2013 en la capilla de la Casa Santa Marta:
“El hombre no se salva por sí mismo, y quien ha tenido la soberbia de intentarlo,
incluso entre los cristianos, ha fracasado. Porque sólo Dios puede dar vida y
salvación.”
En la actualidad alcanzar el Desarrollo Humano en Venezuela es uno de los
componentes para el fortalecimiento sistemático del proceso evolutivo del país,
por cuanto, la unión de esfuerzos mancomunados permitirá establecer líneas de
acción conjuntas en beneficio del crecimiento de la sociedad. En este orden de
ideas, el desarrollo humano se constituye en un factor invaluable teniendo en
cuenta que todos pertenecemos a un mismo país, lo necesario aquí es que todos
rememos hacia el mismo rumbo, brindando esperanza, y sobre todo valores que
fortalezcan el camino de fe hacia el progreso.
Bajo este enfoque, el desarrollo humano debe llamarnos a la reflexión
permanente para establecer un conjunto de acciones cooperativas, de orientación
para promover efectivamente la integración de la sociedad al trabajo productivo,
pues, para los habitantes de esta hermosa tierra sentirse acompañados por sus
familiares, vecinos y coterráneos es un indicador para verse importante, lo que
indica que todos somos necesarios para generar el crecimiento personal y
académico. Así, lo afirmaba Bolívar cuando en 1830 manifestaba: “Si un hombre
fuese necesario para sostener el Estado, ese Estado no debería existir; y al fin no
existiría.”
Se puede decir entonces, que el desarrollo humano va adquiriendo
significado positivo dentro del trabajo diario debido a que la lucha diaria ha
conllevado la existencia persistente de extremos en una lucha sin cuartel por
el poder que no ha beneficiado a todos los ciudadanos, sino a unos cuantos
en la cual la mayoría ha tenido que perder. El poder ha priorizado el
dominio, la riqueza material, la sobreexplotación de los recursos naturales, la
explotación de los recursos humanos, el despojo de la cultura. Ha priorizado el
tener sobre el ser, implica generar espacios sociales de interacción para que se
sistematicen acciones transformadoras las cuales trasciendan las barreras de lo
cotidiano que nos han venido separando de la historia que nos correspondió vivir.
Es definitivo señalar, en Venezuela el desarrollo humano es prioritario generar
comunicación de los ciudadanos es allí donde se dictan las pautas para vivir bien
consigo mismo y con los demás.
Desde esta perspectiva, es preciso que las instituciones educativas, políticas,
sociales y porque no gubernamentales propicien procesos reales de
transformación que permitan operativizar la integración de todos con el fin de dar
cumplimiento a los postulados de nuestros padres fundadores, de la constitución
nacional 1999, la cual está referida a la corresponsabilidad de todas las entidades
sociales en el desarrollo pleno y armónico del venezolano como ser humano,
entendiendo que los ciudadanos somos el capital social de la nación. El valor
agregado del país.
Visto de esta manera, escuela – familia - comunidad comparten una
corresponsabilidad invaluable en el proceso formativo de la generación de relevo,
por ello, el desarrollo humano debe ser considerado un punto determinante en el
avance social venezolano, pues, tributa al acercamiento real a la solución de los
problemas en comunidad para abrir el diálogo, analizar situaciones, tomar de
decisiones, en la medida de las dificultades optimizando la realidad del país.
Bajo este enfoque, el desarrollo humano viabiliza necesariamente un proceso
reformativo indispensable, caracterizado por la unión como punto de partida,
sustentado en valores históricos en la cual todos nos sintamos plenamente
identificados con ello, para avanzar en el trabajo en equipo, corresponsabilidad y
colaboración, pues los discursos desintegracionistas han hecho mucho daño,
confundiendo a la población, implicando posturas radicales que han mantenido en
vilo la visión compartida del país que requiere la nación para enfrentar los retos
sociales, políticos, económicos, tecnológicos, científicos que exigen la sociedad
actual. Sólo nadie puede.
Dicho de este modo, no se debe seguir perdiendo tiempo en discusiones
estériles, que nos hacen perder de vista el verdadero horizonte, la integración al
desarrollo humano constituye el punto central para avanzar como sociedad. Por
tanto, creo firmemente que educar con valores requiere de instituciones sociales
fuertes, recuperar el estado de derecho, que sean realmente comprometidas no
con grupos aislados, sino con el país con su historia atendiendo a los elementos
que nos den estrecha alianza con los valores históricos para apoyar el desarrollo
humano desde el hogar, la escuela y la comunidad. En tal sentido, el país unido
es una fortaleza para el progreso, al desarrollo humano debido a esto es preciso
mantener las alianzas sociales siempre en favor de la formación integral del país.
Continuando con lo señalado, como miembro importante de la sociedad en
pleno debemos integrarnos; a partir de actividades comunitarias programadas con
anticipación considerando el contexto real que vivimos, puesto que, la integración
debe convertirse en un proceso consciente agradable de participación activa, de
conversación constante para fijar puntos de vista comunes que consoliden la labor
educativa del ciudadano.
En concordancia con ello, la unión de voluntades sin mezquindad de ningún
tipo debe conducir al país hacia senderos de inspiración, prosperidad donde cada
uno de nosotros podamos ejercer la labor diaria con entusiasmo, la familia sea
parte integrante para apoyar al desarrollo, asimismo, los ciudadanos se sientan
acompañados por sus instituciones.
Es evidente entonces que, la integración de todas las instituciones, escuela –
familia y comunidad representan la trascendencia del desarrollo humano hacia el
entorno social que le circunda simbolizando la vinculación real con todos los
elementos incidentes en la formación del ciudadano, permitiendo entender en toda
la dimensión humana al ser que se encuentra en las calles, las oficinas
gubernamentales, las aulas de clase, las iglesias, etc. para reactivar a toda la
población, brindar acciones educativas cónsonas las cuales contribuyan con el
desarrollo de potencialidades, habilidades y destrezas consolidando una
educación para lo humano. Venezuela cuenta con recursos que bien manejados
logrará revertir la situación que estamos viviendo, apoyado por el granito de arena
que cada uno de sus miembros pueda contribuir.

También podría gustarte