Está en la página 1de 7

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

DEFENSA PÚBLICA
DEFENSA PÚBLICA PENAL NONAGÉSIMA QUINTA
DEL AREA METROPOLITANA DE CARACAS

Caracas, 22 de Febrero de 2010


199º y 149º

CIUDADANO (s):
Magistrados Miembros de la Corte de Apelaciones
Del Área Metropolitana de Caracas
Su Despacho.-

Yo, Abg. MARIZAI ROJAS GUTIERREZ, Defensora Público Penal


Nonagésima Quinta (95º), adscrita a la Unidad de Defensa Pública Penal
de esta misma Circunscripción Judicial, asistiendo en este acto al
ciudadano ALIS ALFREDO RODRIGUEZ OLLARTE, titular de la Cédula
de Identidad No 19.400.195, a quien se le sigue causa distinguida con
el Nro. 7ºC-14800/10, nomenclatura del Tribunal Séptimo (7º) de Primera
Instancia en lo Penal en Funciones de Control, procediendo en este acto en
estricto apego al contenido del artículo 257 Constitucional, y dando
cumplimiento a lo preceptuado en el artículo 447 del Código Orgánico
Procesal Penal, procedo en beneficio de la igualdad de las partes y el
derecho a la defensa, a dar contestación al recurso de apelación
interpuesto contra la decisión proferida en fecha 28/02/10, donde se
Decretó Medida Cautelar Sustitutiva de la Libertad conforme a lo estatuido
en el artículo 256 numerales 3º y 8º del CÓDIGO ORGÁNICO PROCESAL
PENAL. En tal sentido, procedo a contestar en los siguientes términos:

INTRÓITO

La representante del Ministerio Público alude en su escrito y alega


Capitulo I “IMPUGANABILIDAD OBJETIVA” Tal como lo establece el
artículo 432 del Código Orgánico Procesal Penal, es necesario ampararnos
en los medios y casos expresamente establecidos en nuestra legislación a
los efectos de ejercer el presente recurso, por ejercicio de la acción penal
que nos corresponde en mi condición de representante del Ministerio
Público, dentro de las condiciones y lapsos contemplados para su ejercicio;
en el entendido de encontrarnos frente a una decisión desfavorable,
debido a que se hace nugatoria las pretensiones del estado, al procurar la
impunidad en los delitos de droga considerados de lesa humanidad por la
máxima interprete de la constitución, considero que la presente apelación
encuadra dentro del precepto legal que corresponde a lo previsto en el
artículo 447 numeral 4 del Código Orgánico Procesal Penal...(sic)”.
Sigue explanando el Ministerio Público, por otro lado, CAPITULO II
DE LOS HECHOS POR LOS QUE SE RECURRE “Ciudadanos
Magistrados de la Corte de Apelaciones, en fecha 28 de Enero de 2010,
tuvo lugar el acto de audiencia de presentación convocada de conformidad
con lo establecido en el artículo 373 del Código Orgánico Procesal Penal,
allí el Ministerio Público imputo al ciudadano ALVYS ALFREDO
RODRIGUEZ OLLARVES, quién resultó ser aprehendidos por funcionarios
adscritos a la Subdelegación el Llanito del Cuerpo de Investigaciones
Científicas Penales y Criminalísticas, elñ 27 de Enero a las 5:00 horas de
la tarde, cuando se encontraban cumpliendo labores de investigaciones,
específicamente en el barrio 19 de Abril Callejón los Cardenales Petare
Municipio Sucre, Estado Miranda, allí observaron a varios sujetos en
actitud sospechosa en el callejón los cardenales, luego de identificarse
como funcionarios y darles la voz de alto, estos ciudadanos deciden huir
del sitio, sim embargo la comisión policial logro aprehender a uno de ellos,
de inmediato el detective Balza Itamar procedió a realizarle la inspección
corporal amparados en el artículo 205 del CODIGO ORGANICO
PROCESAL PENAL, antes solicito la presencia de dos testigos plenamente
identificados, el funcionario revisor logro incautarle al sujeto un bolso de
color negro con un estampado desde se lee Meiren, en su interior se
localizo dos envases de un color blanco, una etiqueta de color naranja,
donde se puede leer la siguientes inscripción Linomega aceite de Linaza.
Contentivo de cinco (5) envoltorios de material sintético, tres (3) de color
gris atado en su único extremo con un hilo de color blanco, uno (01) de
color marrón atados a su único extremo, contentivo en su interior con un
polvo de color blanco de presunta Droga (cocaína), un (1) envoltorio de
material sintético de color negro con restos de semillas vegetales de
presunta Droga Marihuana y otro envase en forma cilíndrico de color gris
sellado en ambos extremos con una etiqueta de color negro donde se
puede leer las siguientes inscripción TAR Gas Cs (Granada Fragmentaria),
con una cinta de material sintético de color negra en el medio del envase y
dos caserinas de color negro las cuales son utilizadas para aprovisionar
las armas de fuego...”

Sigue manifestando la Representante Fiscal… Estos hechos fueron


sometidos al conocimiento del Juez 7 de Primera Instancia en funciones
de Control de este circuito Judicial Penal… en la cual se solicito acogiera
la precalificación del Delito previsto y sancionado en el artículo 31 de la
Ley Orgánica Contra el Tráfico de Sustancias Estupefacientes y
Psicotrópicas y el delito de porte ilícito de arma de guerra previsto y
sancionado en el artículo 274 del Código Penal en concordancia con el
artículo 3 de la Ley Sobre Armas y Explosivos, que se dictara Medida
Privativa de Libertad y se calificara como flagrante la aprehensión de este
ciudadano, El Juez aquo se pronuncio al respecto, no acogiendo la
precalificación Fiscal con respecto al delito de droga e indicando que los
hechos se subsumían en el delito de Tráfico en la Modalidad de
Distribución pero en el tercer aparte de dicho artículo , aquel que establece
cualquiera de las modalidades de Tráfico, para cantidades menores de
droga, pese a que no existía mediante prueba de orientación o de certeza
para esos momento incipiente de la investigación, donde se refleja la
cantidad y tipo de sustancia incautada, aunado a ello consideró, que lo
procedente era otorgar una Medida Cautelar sustitutiva de Libertad a la
privación preventiva de Libertad, de conformidad con lo establecido en el
artículo 256 numerales 3º y 8º de la Ley Adjetiva Penal.
Ahora bien, del narrativo, exiguo, insostenido, escrito de Apelación
aludido por la Representante de la Vindicta Pública. Expone la Vindicta
Pública en su RECURSO DE APELACION en el CAPITULO III
denominado DEL FUNDAMENTO DEL RECURSO“… El Tribunal de
Mérito en su resolución otorgada ligeramente al imputado, medidas
cautelares sustitutivas a la Libertad, consistente en presentaciones
periódicas ante el Tribunal aunado al cumplimiento de una caución
económicas, obviando por completo la gravedad y el alto grado de
afectación social de los hechos imputados, ignorando por completo el bien
jurídico tutelado a través de la legislación vigente contra el Tráfico de
Drogas, que es la Salud Colectiva…”, sigue esbozando el Ministerio Público
el daño ocasionado por el Tribunal al no decretar la medida Privativa
Judicial de Libertad solicitada, ahora bien sigue alegado… Por todos los
razonamientos anteriormente expuestos, solicito con todo respeto a los
ciudadanos jueces integrantes de la Corte Apelaciones del Circuito
Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas, Admita, el presente
recurso de apelación y lo declare Con Lugar revocando la Medida
Cautelar Sustitutiva de Libertad al imputado Alvis Alfredo Rodríguez,
titular de la cédula de Identidad N º 19.400.195, otorgada por el Juzgado
7 en funciones de Control del Área Metropolitana de Caracas en fecha 28
de Enero de 2010 y en consecuencia DECRETE la procedencia de una
medida Judicial Preventiva de Libertad de conformidad con lo previsto en
los artículo 250, 251 y 252 del Código Orgánico Procesal Penal, en contra
del imputado antes mencionados.
No entiende esta Defensa, como el Ministerio Público siendo el
titular de la acción penal, quién debe velar por que se garantice el debido
proceso, se cumplan los lapsos establecidos en la Ley, garantizando así
un estado de justicia y de derecho como alude la misma, lamentablemente
el actuar del Ministerio Público ciudadanos Magistrados deja mucho que
desear en el presente caso, ya que en el caso e marras la Defensa solicito
la Nulidad de la aprehensión primeramente porque existe contraposición
en la declaración de los testigos al momento de practicar la aprehensión
de mi defendido, por cuanto se violó flagrantemente el artículo 47 de la
Carta Magna que establece la inviolabilidad del hogar domestico, así como
el artículo 46 Ejusdem mediante la cual se le practicaron exámenes de
Sangre, Orina y raspado de dedos sin su consentimiento, y mucho
menos se le informo para que se le estaban realizando dichos exámenes,
los cuales se ordenaron y practicaron tal y consta en las actas procesales
según oficio Nº 9700-1040, mediante la cual se ordenó la práctica y
remisión de los resultados por parte del Cuerpo de Investigaciones
Científicas Penales y Criminalísticas de tales exámenes, violatorios del
debido Proceso, y al Derecho a la Defensa se esta hablando de la
interposición de un Recurso de Apelación, recurso este que debe cumplir
con las exigencias adecuadas a la instancia que se esta acudiendo,
aunado a ello el mismo debe ser sustentado y con base jurídica no se trata
de apelar por apelar, considera esta Defensa que es gravísimo mover el
sistema de Justicia para presentar un recurso vació, ilógico, incongruente
y que no cumple los requisitos mínimos para agotar dicha instancia,
acarreando esto perdida de tiempo, ya que se hace evidente del escrito
presentado por el Ministerio Público que adolece de fundamento jurídico,
en virtud que la decisión del Tribunal de la causa fue debidamente
motivada e ilustrada, explicando detalladamente porque acogió y emitió
dicha decisión, que la defensa no comparte por cuanto debió decretarse la
nulidad solicitada por violación al debido proceso y derecho a la Defensa;
aunado a ello alega la Vindicta Pública que la Juez recurrida no acogió la
precalificación Fiscal, considera la Defensa que es la Precalificación
Jurídica es la adecuada a los hechos debiendo ser la jurídica estatuida en
la norma y adecuada a el caso en concreto; indicando como en efecto lo
hizo el Tribunal que los hechos se subsumían en el delito de Tráfico en la
Modalidad de Distribución pero en el tercer aparte de dicho artículo, aquel
que efectivamente establece cualquiera de las modalidades del Tráfico,
para cantidades menores de droga, pese a que no existía mediante prueba
de orientación o de certeza para ese momento incipiente de la
investigación, donde se reflejara la cantidad y tipo de sustancias
incautada, es contradictorio lo alegado por el Ministerio Público cuando
efectivamente deja constancia que no existía en autos prueba o experticia
de orientación o certeza para determinar que efectivamente nos
encontrábamos ante el tipo penal que esta establecido en la Ley Especial
Contra el Tráfico de Sustancias Estupefaciente y Psicotrópicas, aunado a
ello y sabiamente la Fiscal establece que tampoco existía la experticia que
estableciese exactamente la cantidad de droga que supuestamente le fue
incautado a mi defendido, mal pudiera la juez aquo decretar una medida
Privativa de Libertad cuando primeramente se viola flagrantemente el
Debido Proceso, el derecho a la Defensa, segundo cuando no se
encuentran dado los supuestos para decretar una medida tan gravosa
cuando no contamos con los requisitos establecidos en los artículos 250
numerales 1º, 2º y 3º, aunado a ello el artículo 251 y 251 de la Ley
Adjetiva Penal y mucho menos se cuenta con las experticias de ley para
decretar tal medida.

UNICO DESCARGO

Deviene a la contestación, al dual, disperso y narrativo recurso,


esgrimido por la Vindicta Pública al momento en que interpone el presente
recurso. Ahora bien, adecuándonos al caso de autos, pareciera
desconocerse el Principio Universal en materia penal, con el que se
garantiza juicio previo y debido proceso y establece que nadie podrá ser
condenado sin un juicio previo, oral y público, realizado sin dilaciones
indebidas, ante un Juez o Tribunal imparcial, conforme a las disposiciones
de este Código y con salvaguarda de todos los derechos y garantías del
debido proceso, consagrados en la Constitución de la República, las leyes,
los tratados, convenios y acuerdos internacionales suscritos por la
República, y esto actúa en principio a las leyes penales y procesales, de
allí la garantía fundamental de todo Proceso Penal, garantizando el Debido
Proceso; amparado en nuestra Carta Magna y que traduce el deber de
todos los Órganos del Poder Público en garantizarlo y hacerlo cumplir.
Según este principio de rango Constitucional, la constitucionalización de
las normas sobre derechos y garantías procesales en la Constitución de la
República Bolivariana de Venezuela de 1999 (CRBV), no es una simple
formalización de reglas, conceptos y principios elaborados
dogmáticamente por el Derecho Procesal, sino la consagración de
normas que han adquirido un significado distinto, desde el
momento de su incorporación en el Texto Constitucional, por ser
normas de garantía que configuran la tutela del ciudadano frente a los
poderes públicos y de los particulares entre si. De tal carácter, deviene que
deben ser interpretadas teniendo en consideración a todas las demás
reglas constitucionales con los que guarda relación e inevitablemente, tal
interpretación estará influenciada por los valores, normas y principios
que inspiran el orden constitucional en el cual se consagran y por el
necesario balance del contenido esencial de los derechos presentes en el
proceso. Es por ello que resultaría inadecuado pretender
interpretar la norma constitucional desde la norma legal misma;
ya que por el contrario, es la norma legal la que debe ser
examinada bajo el prisma constitucional.- "

Es Ineludible para esta Defensa, no asombrarse con lo explanado


por el Ministerio Público cuando manifiesta que la juez que emitió la
Decisión no fundamento de manera adecuada su decisión, alegando que
no tomo en cuenta un delito grave que daña a la sociedad y que ignoro la
realidad social, acerca de la posibilidad que tienen los imputados en
libertad por el presente delito.

La no violación al debido proceso y más aún, la no violación a


garantías de rango Constitucional, necesariamente deben ser
garantizadas por los jueces a quienes corresponde en esta fase controlar
el cumplimiento de principios y garantías; y en este caso, corresponde al
juez de Control, en Audiencia de Presentación, quién observando
efectivamente no se cumplieron los principios y garantías procesales y
legales, lo que deviene en una violación al debido Proceso y de una
garantía fundamentales y que esta no era susceptible de saneamiento; ya
que afecta derechos concernientes al imputado y que impliquen
inobservancias o violación de derechos y garantías fundamentales como
las aquí aludidas; obligatoriamente estos actos irritos, cumplidos en
contravención o con inobservancia de las formas y condiciones previstas
en la Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, el
Código Orgánico Procesal Penal, leyes, Tratados, convenios y acuerdos
internacionales deben ser detectados como en efecto lo hizo
oportunamente la Juez de Control, mediante la cual declaró MEDIDA
CAUTELAR SUSTITUTIVA DE LIBERTAD, en virtud de NO contar para el
momento de la audiencia con suficientes elementos de convicción y mucho
menos con experticias determinante como la química o botánica que
determinara que la sustancia incautada fuese droga y mucho menos tenia
la que determinara si los cinco (5) envoltorio se adecuaban al delito
tipificado del por el Ministerio Público en cuanto a lo exigido en la Ley
especial que rige la materia, decisión esta con la cual la Defensa esta en
desacuerdo por cuanto al violentarse garantías Constitucionales
necesariamente debía decretase la Nulidad de la Aprehensión y la
Libertad Plena.
En tal sentido ciudadanos Magistrados, esta Defensa señaló
los vicios de inconstitucionalidad que afectan considerablemente los actos
procesales siguientes y por lo tanto solicitó se decretará la Nulidad de la
Aprehensión de mi defendido, puesto que la misma como actuación que da
lugar a la fase investigación para un futuro juicio oral y publico, debe
reunir las condiciones previamente para su elaboración, con los pasos
procesales ceñidos estrictamente a la Constitución; por lo que la acción no
procede si en la misma a violentado lapsos procesales y legales, no
cumplido garantizando los derechos y garantías constitucionales, al igual
que no procede una acción que se funda en la indefensión del imputado y
con violación al juicio previo y debido proceso, situación esta que se
encuentra perfectamente delimitada en la exposición interpuesta por la
Defensa en audiencia de presentación y donde sin duda alguna también
debió conforme al contenido de los artículos 190 y 191 del Código
Orgánico Procesal Penal, decretarse LA NULIDAD ABSOLUTA de la
aprehensión de mi defendido por violación al debido proceso, con estricta
observancia de la tutela judicial y efectiva, toda vez que establece Nuestra
Carta Magna que no podrán ser apreciadas para fundar una decisión
judicial, ni utilizados como presupuestos de ella, los actos cumplidos en
contravención o con inobservancia de las formas y condiciones previstas
en el ya tantas veces mencionado Código, y Constitución, etc; y es por ello
que solicito se decrete la Nulidad de la aprehensión de mi defendido y en
consecuencia su Libertad Plena.

Es importante destacar que el artículo 34 de la Ley del Ministerio


Público señala entre otras cosas en el literal 20 los múltiples deberes que
tiene el Ministerio Público, en los términos siguientes:

20º. Vigilar porque la Constitución, los tratados, acuerdos


y convenios internacionales suscrito por la República, y
las Leyes especialmente las relativas a los derechos
constitucionales sean cumplidas efectivamente.

Es el caso que, conforme a la norma anteriormente transcritas se


trasluce claramente, además que las mismas fueron omitidas,
inadvertidas e inobservadas por el Representante Fiscal, como vía de
consecuencia, también el contenido de las normas establecidas en nuestro
Código Orgánico Procesal Penal, relativas a la buena fe, al objeto de la
preparación del juicio oral y público y al control judicial, lo que
evidentemente constituye una violación flagrante de los derechos y
garantías constitucionales que tiene el imputado trayendo como colorario
la Decisión recurrida.

Es por todo lo antes expuesto que solicito muy respetuosamente a


los Magistrados que han de conocer el presente recurso que Verifiquen la
existencia de los vicios explanados por la defensa y se decrete la
NULIDAD ABSOLUTA DE LA APREHENSIÓN del ciudadano ALVIS
ALFREDO RODRIGUEZ OLLARTE, conforme a lo estatuido en los articulo
190 y 191 del Código Orgánico Procesal todos del Código Orgánico
Procesal Penal y se ordene su LIBERTAD PLENA.
Finalmente, es poco lo que se puede alegar al pretendido de la parte
apelante en este acto, ya que el principio cuestionado opera de pleno
derecho a favor de quien lo alega, por ello, pido a los Honorables
Magistrados no estimen el pretendido y se decrete la NULIDAD
ABSOLUTA DE LA APREHENSIÓN del ciudadano ALVIS ALFREDO
RODRIGUEZ OLLARTE, conforme a lo estatuido en los articulo 190 y 191
del Código Orgánico Procesal todos del Código Orgánico Procesal Penal y
se ordene su LIBERTAD PLENA. y consecuencialmente decrete sin lugar
el recurso.

Es justicia, en Caracas, a la fecha de su presentación.

ABG. MARIZAI ROJAS GUTIERREZ


DEFENSORA PÚBLICA PENAL
NONAGÉSIMA QUINTA (95º)

MRG/Tabata.-
Exp. 7ºC-14800-10
Def. 687/10

“2006, BICENTENARIO DEL JURAMENTO DEL GENERALÍSIMO FRANCISCO


DE MIRANDA, DE LA PARTICIPACIÓN PROTAGÓNICA y DEL PODER
POPULAR”

También podría gustarte