Está en la página 1de 2305

Tratado de cirugía general

EL LIBRO MUERE CUANDO LO FOTOCOPIA

AMIGO LECTOR:

La obra que usted tiene en sus manos posee un gran valor.


En ella, su autor ha vertido conocimientos, experiencia y mucho trabajo. El editor
ha procurado una presentación digna de su contenido y está poniendo todo su empe-
ño y recursos para que sea ampliamente difundida, a través de su red de comerciali-
zación.

Al fotocopiar este libro, el autor y el editor dejan de percibir lo que corresponde a la


inversión que ha realizado y se desalienta la creación de nuevas obras. Rechace
cualquier ejemplar “pirata” o fotocopia ilegal de este libro, pues de lo contrario
estará contribuyendo al lucro de quienes se aprovechan ilegítimamente del esfuer-
zo del autor y del editor.

La reproducción no autorizada de obras protegidas por el derecho de autor no sólo


es un delito, sino que atenta contra la creatividad y la difusión de la cultura.

Para mayor información comuníquese con nosotros:


TERCERA EDICIÓN

Tratado de cirugía general


Volumen I

ERRNVPHGLFRVRUJ
ASOCIACIÓN MEXICANA DE CIRUGÍA GENERAL, A. C.

FEDERACIÓN MEXICANA DE COLEGIOS


DE ESPECIALISTAS EN CIRUGÍA GENERAL, A. C.

Dr. José Luis Morales Saavedra


Nos interesa su opinión IMPORTANTE
comuníquese con nosotros:
Indicaciones precisas, las reacciones adversas, y las pautas de dosi-
Editorial El Manual Moderno, S.A. de C.V., ficación de los medicamentos se ofrecen en este libro, pero es
Av. Sonora núm. 206, posible que se puedan cambiar. Se insta al lector a revisar la infor-
Col. Hipódromo,
Deleg. Cuauhtémoc,
mación de los paquetes de los fabricantes de los medicamentos
06100 Ciudad de México mencionados. Los autores, editores, editorial o distribuidores no son
responsables por errores u omisiones o de las consecuencias de la
(52-55)52-65-11-00 aplicación de la información contenida en este trabajo, y no ofre-
cemos ninguna garantía, expresa o implícita, con respecto al con-
tenido de la publicación. Los autores, editores, editorial y
distribuidores no asumen ninguna responsabilidad por cualquier
info@manualmoderno.com
@ quejas@manualmoderno.com
daño y / o daños a personas o bienes derivados de la presente
publicación.

Tratado de cirugía general, tercera edición


D.R. © 2017 por Editorial El Manual Moderno, S.A. de C.V.

ISBN Obra completa: WFSTJØOFMFDUSØOJDB

Para mayor información en:


• Catálogo de producto
Miembro de la Cámara Nacional • Novedades
de la Industria Editorial Mexicana, Reg. núm. 39 • Distribuciones y más
www.manualmoderno.com
Todos los derechos reservados. Ninguna parte de
esta publicación puede ser reproducida, almacenada en
sistema alguno de tarjetas perforadas o transmitida
por otro medio —electrónico, mecánico, fotocopiador,
registrador, etcétera— sin permiso previo por escrito
de la Editorial.

Tratado de cirugía general. –- Tercera edición. –- Ciudad de México :


Editorial El Manual Moderno, 2017.
Director editorial y de producción:
2 volúmenes, 23 páginas: ilustraciones ; 28 cm.
Dr. José Luis Morales Saavedra
Incluye índice
ISBN WFSTJØOFMFDUSØOJDB (Obracompleta) Editora asociada:
ISBN WFSTJØOFMFDUSØOJDB (v. 1)
Lic. Vanessa Berenice Torres Rodríguez
ISBN WFSTJØOFMFDUSØOJDB (v. 2)
En la portada: Asociación Mexicana de Cirugía General : Federación
Mexicana de Colegios de Especialistas en Cirugía General Diseño de portada:
DG. Eunice Tena Jiménez
1. Cirugía. 2. Operaciones quirúrgicas. 3. Cirugía operatoria.
Imagen de portada:
617-scdd21 Biblioteca Nacional de México
Dra. María Olivia Vega Pérez
Asociación Mexicana de Cirugía General
tercera edición

EDITORES

Acad. Dr. A. Jesús Vega Malagón


Acad. Dr. Juan Carlos Mayagoitia González
Acad. Dr. Éctor Jaime Ramírez Barba
Dr. Abraham Pulido Cejudo
Acad. Dr. Héctor Faustino Noyola Villalobos

CONSEJO EDITORIAL

Coordinador General

Acad. Dr. A. Jesús Vega Malagón

Secretario

Dr. Héctor Armando Cisneros Muñoz

Integrantes

Dr. Guillermo León López


Acad. Dr. Jesús Tapia Jurado
Dr. Luis Mauricio Hurtado López
Dra. Angélica Hortensia González Muñoz
Dr. Juan Roberto Torres Cisneros
Gral. de Brig. M.C. Ignacio Javier Magaña Sánchez

ERRNVPHGLFRVRUJ
VI • Asociación Mexicana de Cirugía General

COMITÉ EDITORIAL

Dr. Juan Carlos Arana Reyes Dr. Enrique López Arvizu


Dr. Luis Marcelo Argote Greene Dra. y Lic. Elena López Gavito
Dr. Amado de Jesús Athié Athié Acad. Dr. Enrique Luque de León
Dr. Javier Ávila Morales Dr. Ignacio Javier Magaña Sánchez
Dr. David Banderas Tarabay Dr. José Alfonso Marín Méndez
Dra. Ma. Enriqueta Baridó Murguía Acad. Dr. Juan Carlos Mayagoitia González
Dra. Carmen Barradas Guevara Dr. Carlos Melgoza Ortiz
Dr. Tomas Barrientos Fortes Acad. Dr. Juan Mier y Díaz
Acad. Dr. Erich O. P. Basurto Kuba Dr. Baltasar Montes Alvarado
Acad. Dr. Roberto Bernal Gómez Dr. Alfonso Morales Zúñiga
Dra. Francina Bolaños Morales Dr. Eduardo Moreno Paquentín
Acad. Dr. Salvador Francisco Campos Campos Acad. Dr. Héctor Faustino Noyola Villalobos
Acad. Dr. Antonio Carrasco Rojas Dr. Saúl Ocampo González
Dr. Roberto Castañeda Gaxiola Dr. Juan Francisco Peña García
Dr. Armando Castillo González Dr. Alejandro Alfonso Perea Sánchez
Dr. Jorge Cervantes Cruz Acad. Dr. Jorge A. Pérez Castro y Vázquez
Dr. Óscar Chapa Azuela Dra. Diana Vanessa Pérez Coutiño
Dr. Héctor Armando Cisneros Muñoz Dr. Abraham Pulido Cejudo
Dr. Salvador Corona Corona Dr. Gustavo Ramírez Wiella Schwuchow
Lic. Abraham Amiud Dávila Rodríguez Dr. Edgar Enrique Ramos Díaz
Dr. Mauricio de la Fuente-Lira
Dr. Ulises Rodríguez Wong
Dra. Tania Angélica de la Fuente Vera
Dr. Octavio Ruiz Speare
Dr. J. Lorenzo de la Garza Villaseñor
Acad. Dr. Patricio Sánchez Fernández
Dr. Ignacio Díaz–Pizarro Graaf
Dra. Irma Sánchez Montes
Dr. Mauro Echavarría Pinto
Dr. Federico Sandoval Olvera
Dr. Ángel Enrique Escudero Fabre
Acad. Dr. Patricio Santillán Doherty
Dr. Eduardo Ferat Osorio
Acad. Dr. José Francisco Gallegos Hernández Dr. Luis Sigler Morales
Dra. Mariel González Calatayud Dr. Roberto Manuel Suárez Moreno†
Dra. Angélica Hortensia González Muñoz Acad. Dr. Jesús Tapia Jurado
Acad. Dr. Alejandro González Ojeda Dr. Roberto Juan Torres Cisneros
Dr. Vicente González Ruiz Dr. Sergio Torres Vargas
Dr. Mario Guzmán Gutiérrez Dr. Rubén Gabriel Vargas de la Llata
Dr. Leopoldo Guzmán Navarro Dra. Ana Lorena Vázquez Guerrero
Dr. Luis Alfonso Hernández Higareda Acad. Dr. Jorge Arturo Vázquez Reta
Acad. Dr. Miguel F. Herrera Hernández Dr. José Humberto Vázquez Sanders
Dr. Luis Mauricio Hurtado López Dr. Alfredo Jesús Vega Pérez
Dr. Samuel Kleinfinger Marcushamer Dr. David Velázquez Fernández
Dr. David Lazky Marcovich Dr. Mario Vilatobá Chapa
Dr. Gustavo Linden Bracho Dr. Alejandro Weber Sánchez
Dr. Marco Antonio Loera Torres Dra. María Graciela Zermeño Gómez

Apoyo Administrativo Apoyo Bibliográ¿co

Lic. Alejandro Cuellar Ramírez Dra. María Olivia Vega Pérez


Srita. Luvia Rojo Rodríguez Dra. Jessica Vega Lugo
LDG. Jazmín López Villeda

ERRNVPHGLFRVRUJ
Asociación Mexicana de Cirugía General • VII

ASOCIACIÓN MEXICANA DE CIRUGÍA GENERAL

Misión

Proporcionar educación y actualización permanente a los cirujanos generales para un mejor desempeño en su actividad mé-
dico - quirúrgica, con alto compromiso social, respeto a la dignidad humana y preservación del medio ambiente.

Visión

Ser la Organización Médica líder ante la comunidad médico - quirúrgica y la sociedad, con presencia nacional e internacional.

Valores

Responsabilidad, Honestidad, Ética, Profesionalismo, Respeto, Humanismo y Compromiso Social

Política de Calidad

Somos una Asociación comprometida a brindar servicios de calidad con eficacia y eficiencia, orientados a la satisfacción de
necesidades y expectativas de educación de los cirujanos generales, a través de promover la mejora continua en las activida-
des de nuestra organización para obtener la actualización médico - quirúrgica permanente

Certi¿cación de Calidad

En la Asociación Mexicana de Cirugía General, A.C., estamos comprometidos con la calidad, por lo cual, contamoscon la
Certificación ISO - 9001 : 2000

ERRNVPHGLFRVRUJ
Colaboradores

José Alberto Ábrego Vásquez Carlos Alberto Álvarez Ahumada Luis Marcelo Argote Greene
Cirujano Oncólogo. Universidad Nacional Cirujano General, Vascular y Endovascu- Cirujano General. Instituto Nacional de
Autónoma de México. Hospital de Onco- lar. Escuela Militar de Graduados de Sani- Ciencias Médicas y de la Nutrición, “Sal-
logía, Centro Médico Nacional Siglo XXI, dad, Universidad del Ejército y Fuerza vador Zubirán”.
IMSS. Aérea S.D.N., Hospital Central Militar, Capítulo: 220.
Capítulos: 92, 93. México D.F. Hospital Fátima, Los Mochis
Sinaloa. Carlos Arreola Risa
Carmen Aburto Fernández Capítulo: 193. Cirujano General.
Cirujana General. Facultad de Medicina, Capítulo: 231.
Universidad Autónoma de Querétaro. Rafael Álvarez Cordero
Capítulo: 32. Cirujano General. Lourdes Arriaga Pizano
Capítulo: 221. Investigadora del Sistema Nacional Nivel I,
Luis Adolfo Aceves López Médico Cirujano y Homeópata con Doc-
Cirujano General. Rigoberto Álvarez Quintero torado en Ciencias Químico-Biológicas.
Capítulo: 143. Cirujano General. Escuela Nacional de Ciencias Biológicas,
Capítulo: 183. Instituto Politécnico Nacional. Hospital de
Rodrigo Aceves Zavala
Especialidades Centro Médico Nacional
Cirujano General. Fernando Álvarez Tostado Fernández
Siglo XXI, IMSS, Ciudad de México.
Capítulo: 143. Cirujano General.
Capítulo: 65.
Capítulo: 128.
Humberto Acuña Meza
José Miguel Arriola Navas
Cirujano General con Posgrado en Cirugía Andrea Socorro Álvarez Villaseñor
Cirujano General.
Bariátrica y Gastrointestinal Avanzada. Fa- Cirujano General. Instituto Mexicano del
cultad Mexicana de Medicina, Universidad Capítulo: 215.
Seguro Social, Delegación Baja California
la Salle. Hospital Ángeles Pedregal. Sur. Juan A. Asensio
Capítulos: 126, 221, 228. Capítulos: 47, 48. Professor and Vice-Chairman of Surgery,
Salvador Agraz Castillo Gerardo Amarante de León Chief, Division of Trauma Surgery; Surgical
Angiólogo y Cirujano Vascular. Centro Cirujano General con Alta Especialidad en Critical Care Director of Trauma Center;
Médico Nacional “La Raza”, IMSS. Mastología, Instituto Tecnológico y de Es- Trauma Program.
Capítulo: 189. tudios Superiores de Monterrey. Cirugía Capítulo: 196.
General.
Juan Ramón Aguilar Saavedra Horacio Astudillo de la Vega
Capítulo: 114.
Cirujano General. Genética y Oncología Molecular. Hospital
Capítulo: 180. José Arturo Aragón López de Oncología; Hospital de Especialidades
Cirujano General. Centro Médico Nacional Siglo XXI, IMSS.
Juan Francisco Aguirre Córdova Capítulo: 119. Capítulo: 175.
Cirujano General.
Capítulo: 7. Enrique Aragón Viruette Carlos Raúl Ávila Jiménez
Cirujano General. Cirujano General. Facultad de Medicina,
Itzé Aguirre Olmedo Capítulo: 221. Universidad Autónoma de Querétaro.
Cirujana General. Capítulo: 139.
Capítulo: 164. Juan Carlos Arana Reyes
Cirujano General. Facultad de Medicina, Javier Ávila Morales
Lisbeth Alarcón Bernés Universidad Autónoma de Yucatán. Uni- Cirujano Oncólogo. Director de la Facul-
Cirujana General. dad de Medicina de Alta Especialidad, tad de Medicina, Universidad Autónoma
Capítulo: 154. IMSS, Mérida, Yucatán. de Querétaro.
Capítulos: 29, 34, 36, 42, 244. Capítulos: 82, 241.
Francisco Alcocer Gouyonet
Cirujano General y Vascular. Universidad José Luis Arellano Nava Fernando Azcoitia Moraila
de Alabama, Birmingham, U.S.A. Hospital Facultad de Ciencias de la Salud, Universi- Facultad de Ciencias de la Salud, Universi-
Ignacio Morones Prieto, San Luis Potosí. dad Anáhuac México. dad Anáhuac México.
Capítulo: 189. Capítulo: 41. Capítulo: 41.
Omar Alejo Téllez Humberto Arenas Márquez Carlos Baeza Estrella
Cirujano General. Cirujano General. Cirujano General.
Capítulo: 137. Capítulo: 27. Capítulo: 18.

VIII

ERRNVPHGLFRVRUJ
Colaboradores • IX

David Ángel Banderas Tarabay. Carlos Fernando Bernal Cárdenas Alta Especialidad No. 25 Instituto Mexica-
Cirujano General. Cirujano General. Hospital General “Dr. no del Seguro Social, Monterrey, Nuevo
Capítulo: 55. Rubén Leñero”. León.
Capítulos: 53, 233. Capítulo: 114.
Claudia Teresa Barba Valadez
Cirujana General. Universidad Autónoma Roberto Bernal Gómez Mario Antonio Cardona Pérez
de Aguascalientes. Hospital Miguel Hidal- Cirujano General. Sanatorio Español, To- Cirujano General.
go, Aguascalientes, Aguascalientes. rreón, Coahuila. Capítulo: 202.
Capítulo: 46. Capítulos: 185, 224, 243.
Ixchel Carranza Martínez
Juan Alberto Berrios Cirujana General. Instituto Nacional de
Ma. Enriqueta Baridó Murguía Enfermedades Respiratorias, INER.
Cirujana General con Maestría en Gestión Cirujano General.
Capítulo: 214. Capítulo: 213.
de Calidad de los Servicios de Salud, Uni-
versidad de Murcia. Instituto Nacional de José Antonio Carrasco Rojas
Eduardo Bladinieres Cámara
Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Cirujano General. Ex presidente de la
Cirujano General y Vascular.
Zubirán”. Hospital de Especialidades Cen- Asociación Mexicana de Cirugía General.
Capítulo: 195. Capítulos: 14, 253.
tro Médico Nacional Siglo XXI, IMSS.
Capítulos: 58, 59, 61, 62. Ricardo Blas Azotla Rosa María Carreón Bringas
Cirujano General. Presidente del Consejo Cirujana General.
Dora Luz Barragán Patraca Mexicano de Cirugía General.
Cirujana General. Capítulos: 2, 3.
Capítulo: 181.
Capítulo: 106. María José Casas Vega
Francina Valezka Bolaños Morales Licenciada en Medicina y Estudiante de la
Tomás Barrientos Fortes Cirujana General. Instituto Nacional de Maestría en Nutrición Clínica. Universi-
Cirujano General. Universidad Anáhuac Enfermedades Respiratorias, INER. dad Anáhuac.
México. Capítulos: 217, 219, 220. Capítulos: 73, 74.
Capítulo: 13.
Miguel Ángel Bonilla Becerril Diego Castañeda Garay
Norma Eleane Basurto Acevedo Cirujano General. Cirujano General.
Cirujana General. Capítulo: 242. Capítulo: 205.
Capítulo: 166.
Odón Brugada Echeverría Roberto Castañeda Gaxiola
Erich O. P. Basurto Kuba Cirujano General. Cirujano General, Vascular y Endovascu-
Cirujano General. Hospital General de Capítulo: 230. lar. Centro Médico American British Cow-
México, Secretaría de Salud. Ex presidente dray, México, D.F. Escuela Militar de
de la Asociación Mexicana de Cirugía Ge- Jorge Manuel Camarero Benítez Graduados de Sanidad de la Universidad
neral. Cirujano General. del Ejército y Fuerza Aérea S.D.N., Hospi-
Capítulo: 229. tal Central Militar, México D.F.
Capítulo: 102.
Capítulos: 188,191, 194, 197, 199.
Luis Nelson Bautista García Salvador Francisco Campos Campos
Cirujano General. Ex Presidente de la Ana Karen Castañeda Solís
Ginecología y Obstetricia. Cirujana General.
Asociación Mexicana de Cirugía General.
Capítulo: 241. Capítulo: 28.
Capítulos: 69, 71.
Alma Becerril Santos. Juan Arturo Castellanos Hernández
Álvaro Campos Cortés
Ultrasonografía. Cirujano General. Facultad de Medicina,
Cirujano General.
Capítulo: 241. Universidad Autónoma de Querétaro.
Capítulo: 179.
Capítulo: 42.
Óscar Bellacetín Figueroa
Marino A. Capurso García
Cirujano General. Edgar David Castillo Bárcena
Cirujano General.
Capítulo: 137. Cirujano General. Hospital de Especiali-
Capítulo: 109. dades, Centro Médico Nacional Siglo XXI,
Carlos Belmonte Montes Adrián Carbajal Ramos IMSS.
Cirujano General. Capítulo: 170.
Cirujano General.
Capítulo: 160. Capítulo: 89. Armando Castillo González
Elda Vanesa Benítez Venegas Cirujano General. Ex presidente de la
Francisco Javier Carballo Cruz
Cirujana General. Asociación Mexicana de Cirugía General.
Cirujano General. Hospital General Bal- Capítulos: 224, 228.
Capítulo: 38. buena de la S.S.D.F.
Capítulo: 52. Graciano Castillo Ortega
José Luis Beristáin Hernández
Cirujano General.
Cirujano General, Cirujano Hepatobiliar y Servando Cardona Huerta Capítulo: 214.
Pancreático, Cirujano Endoscopista Gas- Cirujano General con Subespecialidad en
trointestinal. Centro Médico Nacional “La Cirugía Oncológica y Doctorado en Medi- Gerardo Castorena
Raza”. cina Magna Cum Laude, Universidad de Cirujano General.
Capítulo: 165. Heidelberg, Alemania. Unidad Médica de Capítulo: 107.

ERRNVPHGLFRVRUJ
X • Tratado de cirugía general (Colaboradores)

Arturo Cérbulo Vázquez Rafael Contreras Ruiz Velasco Amado de Jesús Athié Athié
Médico General con Doctorado en Inmu- Cirujano General. Especialista en Cirugía General. Hospital
nología. Escuela Nacional de Ciencias Bio- Capítulo: 24. Médica Sur.
lógicas, Instituto Politécnico Nacional. Capítulos: 73, 74.
Hospital de la Mujer, Secretaría de Salud, José Manuel Correa Rovelo
Ciudad de México. Cirujano General. Julio de Jesús Herrera Zamora
Capítulo: 65. Capítulos: 155, 156, 159. Cirujano General. Instituto Nacional de
Enfermedades Respiratorias, INER.
Luis Juan Cerda Cortaza Gildardo Cortés Julián Capítulo: 216.
Cirujano General. Vicepresidente de la Cirujano General. Instituto Nacional de
Asociación Mexicana de Cirugía General. Enfermedades Respiratorias, INER. Mauricio de la Fuente-Lira
Capítulos: 39, 94. Capítulo: 216. Cirujano general. Facultad de Medicina,
UNAM. Ciudad de México. Centro Médi-
Jorge Cervantes Cruz José Antonio Cortés Lares.
co Nacional siglo XXI, IMSS, Ciudad de
Cirujano General. Centro Médico Nacio- Médico Pasante de Servicio Social en In-
vestigación. Centro Médico Nacional de México.
nal “La Raza”, IMSS.
Occidente, IMSS. Capítulos: 164, 169.
Capítulos: 69, 71
Capítulo: 48. Tania Angélica de la Fuente Vera
Porfirio Cervantes Pérez
Cirujano General. Juan José Pablo Cortés Romano Licenciada en Comunicación Social y Ci-
Capítulo: 240. Cirujano General. Hospital Ángeles Pe- rujana General. Universidad Anáhuac.
dregal. Centro Médico Nacional “La Raza”.
Yadira Cervantes Silva Capítulos: 129, 223 Capítulos: 255, 256, 257, 258.
Cirujana General.
Capítulo: 211. Carlos Cosme Reyes J. Lorenzo de la Garza Villaseñor
Cirujano General. Cirujano General. Ex Presidente de la
J. Andrés Cervera Servín Capítulo: 160. Asociación Mexicana de Cirugía General.
Cirujano General. Capítulo: 260.
Capítulo: 157. Lilia Cote Estrada
Cirujana General. Ex Presidenta de la Aso- Víctor de la Peña Carrizales
Judith Chaires Cisneros ciación Mexicana de Cirugía General. Cirujano General.
Cirugía Vascular. Hospital General “Dr. Capítulo: 167. Capítulo: 224.
Rubén Leñero”.
Capítulos: 53, 233. Fernando Cruz López Primo Armando de la Rosa Aguirre
Cirujano General. Facultad de Medicina, Cirujano General.
Carlos Chan Núñez Universidad Autónoma de Querétaro. Capítulo: 211.
Cirujano General. Capítulos: 42, 68.
Capítulo: 173. Alethse de la Torre Rosas
Rodrigo Cruz Martínez Infectóloga. Instituto Nacional de Ciencias
Óscar Chapa Azuela Cirujano General. Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”,
Cirujano General. Hospital General de Capítulo: 161. UNAM. Asesora de la Red Mexicana de
México.
Pacientes por la Seguridad de Pacientes.
Capítulo: 177. Roberto Ulises Cruz Neri Capítulo: 61.
Cirujano General.
Adriana Chaparro Delgadillo Capítulo: 207.
Cirujana General. Carlos De Miguel Ortega
Capítulo: 239. Especialidad en Cirugía General. Hospital
Cesar Alberto Cruz Santiago
San Javier, Guadalajara, Jalisco.
Cirujano General.
K. Verónica Chávez Capítulo: 50.
Capítulo: 148.
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y
Nutrición “Salvador Zubirán”, México, DF. Adolfo Cuendis Velázquez Gabriela del Ángel Millán
Capítulos: 178, 210. Cirujano General. Cirujana General.
Capítulo: 164. Capítulo: 173.
Miguel Ángel Chávez García
Cirujano General y Endoscopista Gas- Edgar Cuevas García Germán Humberto Delgadillo Teyer
trointestinal. Hospital Juárez de México. Cirujano General. Cirujano General.
Capítulos: 133, 247, 248, 249, 250, 251, Capítulo: 4. Capítulos: 97, 101, 134.
252, 253.
Fausto Dávila Ávila Christian Antonio Díaz Carlos
Jacobo Choy Gómez Cirujano General. Cirujano General.
Cirujano General. Capítulo: 90. Capítulo: 4.
Capítulo: 7.
Martha Ruth Dávila Zenteno Carlos Manuel Díaz Contreras Piedras
Héctor Armando Cisneros Muñoz Cirujana General. Cirujano General.
Cirujano General. Diplomado en Repara- Capítulo: 90. Capítulo: 132.
ción de Hernias de la Pared Abdominal.
Hospital Médica Campestre, León, Gua- Abraham Amiud Dávila Rodríguez Alejandro Díaz Girón Gidi
najuato. Asociación Mexicana de Cirugía General. Cirujano General.
Capítulo: 181. Capítulo: 6. Capítulos: 156, 159.

ERRNVPHGLFRVRUJ
Colaboradores • XI

Jair Díaz Martínez Pedro Espinosa de los Monteros Moranchel Luis Galindo Mendoza
Cirujano General. Hospital General de Cirujano General. Facultad de Medicina, Médico Especialista en Cirugía General.
México. Universidad Autónoma de Querétaro. Facultad de Medicina, UNAM. Hospital
Capítulo: 177. Capítulo: 68. Médica Sur.
Capítulo: 75.
José Fernando Díaz Sobrino Alberto Espinosa Mendoza
Cirujano General. Cirujano General. Hospital General La Vi- Antonio Galindo Nava
Capítulo: 158. lla de la SSDF. Cirujano General.
Capítulo: 52. Capítulo: 39.
Ignacio Díaz-Pizarro Graaf
Cirujano General. Jefe del Departamento Miguel Espinoza Sánchez José Francisco Gallegos Hernández
de Nutrición Clínica. Presidente de la Aso- Cirujano General. Cirujano Oncólogo con Sub-Especialidad
ciación Mexicana de Alimentación Enteral Capítulo: 55. Universitaria en Tumores de Cabeza y
y Endovenosa. Cuello, Diplomado en Cirugía Micro-Vas-
Capítulos: 76, 162 Miguel Luis Esquivel Herrera cular, Universidad Nacional Autónoma de
Cirujano General. México, Universite Des Hopitaux, París.
Claudia B. Domínguez Fonseca Capítulo: 139. Hospital de Oncología del Centro Médico
Cirujana General. Nacional Siglo XXI, IMSS.
Capítulo: 99. Alicia Estrada Castellanos
Capítulos: 83, 92, 93
Médico Adscrito al Servicio de Gastroci-
Óscar Durán Anguiano rugía. Centro Médico Nacional Siglo XXI, Raúl García Cano
Cirujano General. IMSS. Cirujano General.
Capítulo: 150. Capítulo: 125. Capítulo: 202.
Óscar Durán Ramos Jorge Farell Rivas Gabriel Adrián García Correa
Cirujano General. Cirujano General. Cirujano General.
Capítulo: 150. Capítulo: 148. Capítulo: 78.
Mauro Echavarría Pinto Eduardo Ferat Osorio Mario A. García Gómez
Cardiología Intervencionista con Doctora- Cirujano General con Doctorado en Cien- Cirujano General.
do en Ciencias de la Salud. Facultad de cias Biomédicas. Facultad de Medicina, Capítulo: 160
Medicina, Universidad Autónoma de UNAM. Hospital de Especialidades del
Querétaro. Centro Médico Nacional Siglo XXI, IMSS. Mónica García Gutiérrez
Capítulo: 219. Capítulos: 65, 130, 133. Cirujana General.
Capítulo: 108.
Emanuel Enciso Vargas David Fernando Pinal García
Cirujano General. Cirujano General. Juan Francisco García Morales
Capítulo: 209. Capítulo: 205. Cirujano General.
Capítulos: 27, 144.
Mauricio Alejandro Erazo Franco Carlos Flórez Zorrilla
Licenciatura Cirujano Plástico y Recons- Cirujano Hepatobiliar y de Trasplante He- Luis Manuel García Núñez
tructivo. Hospital Central Militar de la Se- pático. Centro Médico Nacional 20 de No- Cirujano General y de Trauma con Maes-
cretaría de la Defensa Nacional. Medicina viembre, ISSSTE. tría en Educación. Escuela de Medicina
Privada Centro Médico ABC, Universidad Capítulo: 163. “Robert Wood Johnson, Universidad de
La Salle. Medicina y Odontología de New Jersey,
Rosaura E. Fuentes Corona Newark, E.U.A. Hospital Central Militar.
Capítulo: 112. Cirujana General. Capítulos: 196, 234, 236, 237.
Abilene Cirenia Escamilla Ortíz Capítulo: 106.
Cirujano General. Hospital General Tacu- Jesús García Rentería.
Clotilde Fuentes Orozco Médico Pasante de Servicio Social en In-
ba ISSSTE, Ciudad de México. Centro Médico Nacional de Occidente,
Capítulos: 11, 25, 63. vestigación. Centro Médico Nacional de
IMSS, Guadalajara, Jalisco. Occidente, IMSS.
Alejandro Escobar Monroy Capítulos: 47, 48, 60. Capítulo: 261.
Cirujano General. Carlos Martín Gaitán Mercado
Capítulo: 118. Diego Martín García Vivanco
Cirujano General con Maestría en Edu-
Cirujano General. Hospital Médica Sur.
cación. Universidad Autónoma de Aguas-
Jesús Fermín Escobedo Anzures Capítulos: 73, 74.
calientes. Hospital Miguel Hidalgo,
Cirujano General. Hospital General “Dr.
Aguascalientes, Aguascalientes. Denzil Garteiz Martínez
Rubén Leñero”.
Capítulo: 46. Cirujano General.
Capítulos: 53, 233.
Capítulo: 45.
Ángel Enrique Escudero Fabre Francisco Iván Galeana Nogueda
Cirujano General. Cirujano General. Centro Médico Nacio- Luis Guillermo Gerling de Alba
Capítulos: 247, 248, 249, 250, 251, 252, nal Siglo XXI, IMSS. Cirujano General.
253. Capítulo: 169. Capítulo: 3.

David Esmer Sánchez Patricia Galindo López Alejandro Germán Serrano Peña
Cirujano General. Cirujana General. Cirujano General.
Capítulo: 128. Capítulo: 122. Capítulo: 183.

ERRNVPHGLFRVRUJ
XII • Tratado de cirugía general (Colaboradores)

Gerardo Gil Galindo Guadalupe Guerrero Lara Raúl Hernández Centeno


Cirujano General. Hospital Metropolita- Facultad de Medicina, Universidad Autó- Hospital General León, Hospital “HR”.
no, Monterrey, Nuevo León. noma de Querétaro. Capítulos: 15, 182.
Capítulo: 184. Capítulo: 73.
José Mariano Hernández Domínguez
Efraín Gómez Herrera Guillermo Guerrero Torres Hospital General Centro Médico Nacional
Especialidad en Cirugía General. Hospital Cirujano General. “La Raza”, IMSS.
San Javier. Guadalajara, Jalisco. Capítulo: 195. Capítulo: 57.
Capítulo: 50.
José Manuel Guillén Contreras Edgar Fernando Hernández García
Mariel González Calatayud Cirujano General. Cirujano General y de Trauma. Hospital
Cirujana General y Máster Universitario Capítulo: 120. Central Militar.
en Técnicas Quirúrgicas Endoscópicas,
Capítulos: 80, 234, 236, 237.
Universidad autónoma de Barcelona, Es- Rafael Gutiérrez Carreño
paña. Facultad de Medicina, UNAM. Médico Cirujano. Universidad Nacional Luis Alfonso Hernández Higareda
Capítulos: 33, 254. Autónoma de México. Fellow del Arizona Cirujano General con Maestría en Cien-
Raúl González Fregoso Heart Institute, Arizona E.U.A. cias Médicas en Cirugía. Gastrocirugía En-
Cirujano Vascular. Facultad de Medicina, Capítulos: 191, 199. doscópica, Centro Médico Nacional Siglo
Universidad Autónoma de Querétaro. XXI, IMSS. State Faculty, Committee In
Rosalba E. Gutiérrez Olvera Trauma, ACS.
Capítulo: 246.
Cirujana General. Capítulos: 11, 250, 251, 252, 253.
César González Morales Capítulo: 77.
Cirujano General. Adriana Hernández López
Capítulo: 84 Gabriela Elaine Gutiérrez Uvalle Cirujana General. Presidenta de la Asocia-
Cirujana General. ción Mexicana de Cirugía Endoscópica.
Osvaldo Hernán González Morales Capítulo: 33. Centro Médico ABC, México DF.
Otorrinolaringólogo. Capítulo: 186.
Capítulo: 243. Rosa María Guzmán Aguilar
Cirujana General. Daniel Alejandro Hernández Ramírez
Angélica Hortensia González Muñoz Capítulo: 26. Cirujano General.
Cirujana General con Maestría en Adminis-
Óscar Ramón Guzmán Chávez Capítulo: 82.
tración de Hospitales y Salud Pública. Cen-
tro Médico Nacional Siglo XXI, IMSS. Cirujano General. Óscar Xavier Hernández Rodríguez
Universidad Nacional Autónoma de México. Capítulo: 144. Cirujano General.
Capítulos: 25, 63, 259, 262, 263. Capítulo: 70.
Enrique Guzmán de Alba
Alejandro González Nogueira Cirujano General. Santiago Herrera De Juana
Otorrinolaringólogo. Capítulo: 218. Cirujano Vascular. Centro Médico Ameri-
Capítulo: 243.
Mario Guzmán Gutiérrez can British Cowdray, México, D.F.
Alejandro González Ojeda. Cirujano General. Hospital General de Capítulo: 193.
Investigador Titular D, SIN. Encargado de México.
la Unidad de Investigación en Epidemiolo- Miguel F. Herrera Hernández
Capítulos: 20, 21.
gía Clínica. UMAE, Hospital de Especiali- Cirujano General con Doctorado en Cien-
dades, Centro Médico Nacional de José Ignacio Guzmán Mejía cias Médicas y Posgrado de Alta Especiali-
Occidente, IMSS. Cirujano General. dad en Cirugía Endócrina, Instituto
Capítulos: 47, 60, 261. Capítulo: 10. Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición
“Salvador Zubirán”, División de Posgrado,
Vicente González Ruiz Raúl Guzmán Muñoz Facultad de Medicina de la UNAM. Insti-
Cirujano General. Hospital General de Hospital Universitario de la UA de C. To- tuto Nacional de Ciencias Médicas y Nu-
México. rreón, Coahuila. trición “Salvador Zubirán”.
Capítulos: 86, 166. Capítulo: 187. Capítulo: 210.
Verónica Gopar Ochoa Leopoldo Guzmán Navarro Luis Montiel Hinojosa
Alumna del curso de Alta Especialidad de Residencia en Cirugía General y Fellows- Cirujano General.
Endoscopía Digestiva. Hospital “Rubén Capítulo: 176.
hip en Oncología Quirúrgica, Medicina,
Darío”, ISSSTE.
Stony Brook Nueva York E.U.A. Presiden-
Capítulo: 177. Carlos Arturo Hinojosa Becerril
te de la Práctica Médica Grupal de Ciru-
gía, Centro Médico ABC, Ciudad de Cirujano General con Maestría en Cien-
Jorge Guadarrama Orozco
Oncología Médica. Instituto Nacional de México. cias, Universidad de McMaster. Universi-
Cancerología. Capítulos: 105, 112 dad Nacional Autónoma de México.
Capítulo: 175. Subdirector de Investigación Clínica, Insti-
Juan Carlos Hernández Aranda tuto Nacional de Ciencias Médicas y Nu-
Víctor Hugo Guerrero Guerrero Cirujano General. Facultad de Medicina, trición “Salvador Zubirán”. Profesor Titular
Cirujano General y de Colon. Universidad de Guanajuato. de Angiología y Cirugía Vascular.
Capítulo: 151. Capítulos: 140, 141. Capítulo: 198.

ERRNVPHGLFRVRUJ
Colaboradores • XIII

José Hinojosa Gómez Carlos Daniel Lever Rosas los Tumores Mamarios”, UNAM. Hospital
Médico Radio-oncólogo. Instituto Nacio- Cirujano General y Oncólogo. Hospital de Oncología del Centro Médico Nacional
nal de Cancerología. Central Militar. Siglo XXI, IMSS. Instituto de Enfermeda-
Capítulos: 116, 174. Capítulo: 80. des de la Mama “FUCAM”; Centro Médi-
Luis Mauricio Hurtado López co ABC.
Luis Alfonso Ley Marcial
Cirujano General. Hospital General de Capítulos: 81, 111.
Cirujano General.
México. Capítulo: 124.
Capítulos: 95, 96, 100. Gerardo Magallanes
Marco Antonio Loera Torres Ginecología y Obstetricia con Adiestra-
Jesús Martín Ibarra Celaya Cirujano Hepatobiliar y de Trasplante. miento en Mastología.
Cirujano General. Hospital Clinic de Barcelona. Hospital Capítulo: 110.
Capítulo: 214. Central Militar.
Capítulos: 168, 180, 202. José Francisco Magaña Mendoza
Tomás R. Ibarra Hurtado Hospital de la Mujer, Secretaría de Salud.
Maestría en Ciencias Médicas y Especialis- Capítulo: 43.
Yamel Lombardo Abed
ta en Cirugía General. Hospital Civil de
Cirujano General.
Guadalajara “Fray Antonio Alcalde”. Ignacio Javier Magaña Sánchez
Capítulo: 13.
Capítulo: 49. Cirujano General. Escuela Medico Militar.
José Antonio Ibarra Moreno Enrique López Arvizu Ex presidente de la Asociación Mexicana
Cirujano Pediatra. Facultad de Medicina, Cirujano General. Facultad de Medicina, de Cirugía General. Director Ejecutivo de
Universidad Autónoma de Querétaro. Universidad Autónoma de Querétaro. la Asociación Mexicana de Cirugía Gene-
Capítulo: 245. Capítulos: 35, 76. ral. Delegado por México en la Panameri-
can Trauma Society.
Marco Antonio Íñiguez García Juan Antonio López Corvalá
Hospital Ángeles Tijuana. Capítulos: 232, 239.
Cirujano General.
Capítulo: 215. Capítulo: 185.
Miguel Magdaleno García
César Íñiguez Martínez Elena López Gavito Diplomado en Reparación de Hernias de
Cirujano General y Laparoscopista. Hos- Cirujana General. la Pared Abdominal. Hospital Ángeles de
pital Civil “Fray Antonio Alcalde”, Guada- Capítulos: 4, 5, 6, 9. León.
lajara, Jalisco. Capítulo: 181.
Capítulo: 208. María Fernanda López Godínez
Cirujana General. Federico Maldonado Magos
Leire Irusteta Jiménez Capítulo: 27. Cirujano General.
Cirujano General. Capítulo: 85.
Capítulo: 261. Jorge Luis López Rodríguez
Cirujano General. Universidad Autónoma Angélica Maldonado Vázquez
Abel Jalife Montaño de Aguascalientes. Centro de Ciencias de Cirujano General. Hospital Ángeles Pe-
Cirujano General. Hospital General de la Salud Aguascalientes, Aguascalientes. dregal. Facultad Mexicana de Medicina
México. Capítulo: 46.
Capítulo: 19, 20. Universidad la Salle.
Edgar Efrén Lozada Hernández Capítulo: 126.
Enrique Jiménez Chavarría Cirujano General.
Cirujano General y de Trasplantes. Hospi- Francisco Mancilla Ulloa
Capítulo: 176.
tal Central Militar. Cirujano General.
Capítulo: 204. José Alberto Lugo Díaz Capítulo: 8.
Cirujano General. Hospital General Re-
Mario Leonardo Jiménez Ávalos José Alfonso Marín Méndez
gional No. 1, IMSS, Querétaro.
Cirujano General. Cirujano General. Hospital de Especiali-
Capítulo: 230. Capítulo: 32.
dades del Centro Médico Nacional Siglo
Billy Jiménez Bobadilla Enrique Luque de León XXI, IMSS. Hospital Ángeles Metropoli-
Cirujano General y de Colon. Cirujano General. Ex Presidente de la tano, Ciudad de México.
Capítulo: 154. Asociación Mexicana de Cirugía General. Capítulo: 91.
Capítulos: 259, 263.
José Luis Jiménez Corona Jorge Luis Mariñelarena Mariñelarena
Doctor en Educación Médica. Facultad de Cecilia María Luisa Aguilar Paulín Cirujano General.
Medicina, UNAM. Cirujana General. Capítulos: 5, 8.
Capítulo: 14. Capítulo: 75.
Manuel Eduardo Marquina Ramírez
Samuel Kleinfinger Marcuschamer Yuridia Renata Macías Ángeles Angiólogo, Cirujano Vascular y Endovas-
Cirujano General. Cirujana General.
cular. Centro Médico Nacional 20 de No-
Capítulo: 119. Capítulo: 137.
viembre, ISSSTE, México, D.F. Centro
David Lasky Markovich Antonio Maffuz Aziz Médico American British Cowdray y Hos-
Cirujano General. Cirujano Oncólogo con Especialidad en pital Ángeles Mocel.
Capítulo: 242. Medicina “Diagnóstico y Tratamiento de Capítulo: 192.

ERRNVPHGLFRVRUJ
XIV • Tratado de cirugía general (Colaboradores)

Lucía Martínez Hernández Juan Francisco Molina López Karina María Navarrete Vargas
Médica, Especialista en Infectología. Insti- Cirujano General. Cirujana General.
tuto Nacional de Cancerología. Hospital Capítulo: 22. Capítulo: 239.
Español, México.
Capítulo: 59. Rocío Montserrat Monroy Argumedo Luis Fernando Negrete Cervantes
Cirujano General con Posgrado en Cirugía Cirujano General.
Paulino Martínez Hernández-Magro Bariátrica y Gastrointestinal Avanzada. Fa-
Cirujano General. Capítulo: 254.
cultad Mexicana de Medicina Universidad
Capítulo: 150. la Salle. Hospital Ángeles Pedregal. Omgo E. Nieweg
Ariel De J. Martínez Oñate Capítulos: 126, 228.
Cirujano General.
Cirujano General.
Baltasar Montes Alvarado Capítulo: 93.
Capítulo: 98.
Cirujano General. Facultad de Medicina,
José Luis Martínez Ordaz. Universidad Autónoma de Querétaro. Javier Niño Solís
Cirujano General. Centro Médico Nacio- Capítulos: 32, 35, 162 Cirujano General. Hospital de Especiali-
nal Siglo XXI, IMSS. dades, Centro Médico Nacional Siglo XXI,
Capítulo: 23. José Montes Alvarado IMSS.
Anestesiólogo. Facultad de Medicina, Uni- Capítulo: 136.
Juan Carlos Mayagoitia González
versidad Autónoma de Querétaro.
Cirujano General. Ex Presidente de la
Capítulo: 29. Héctor Faustino Noyola Villalobos
Asociación Mexicana de Cirugía General.
Capítulo: 182. Jorge Luis Montes de Oca Arce Cirujano General y de Trasplantes de Ór-
Cirujano General. ganos Sólidos, Universidad de Pittsburgh,
Javier Melchor Ruán
Cirujano Oncólogo. Instituto Nacional de Capítulo: 201. USA. Escuela Médico Militar. Jefe del
Cancerología, México. Área de Cirugía del Hospital Central Mili-
Capítulo: 175. Edgar Rafael Montes de Oca Durán tar. Presidente de la Asociación Mexicana
Cirujano General. de Cirugía General.
Jorge Meléndez Zajgla Capítulo: 86. Capítulos: 1, 180, 202, 204.
Investigador del Instituto Nacional de Me-
dicina Genómica. José Morales Gómez
Olliver Núñez Cantú
Capítulo: 79. Cirujano General.
Capítulo: 214. Universidad de Texas. Hospital Central
Carlos Melgoza Ortiz Militar.
Cirujano General. Eduardo Moreno Aguilera Capítulos: 234, 236, 237.
Capítulo: 37. Cirujano General.
Diego Federico Mendoza Medina Capítulo: 131. Noé Núñez Jasso
Cirujano General y de Trasplantes, Guada- Cirujano General. Hospital de Especiali-
Efraín Moreno Gutiérrez dades, Centro Médico Nacional Siglo XXI,
lajara, Jalisco.
Cirujano General. Hospital de Especiali- IMSS.
Capítulo: 203.
dades, Centro Médico Nacional Siglo XXI,
Capítulo: 225.
María Juana Mendoza Méndez IMSS.
Gineco-obstetra. Hospital Regional No. Capítulo: 31. Carlos M. Nuño Guzmán
200, IMSS. Cirujano General. Hospital Civil de Gua-
Antonio Moreno Guzmán
Capítulo: 54. dalajara “Fray Antonio Alcalde”; Hospital
Mayor Médico Cirujano, Cirujano General
Federico Mendoza Sánchez con Doctorado en Ciencias de la Salud. Fa- de Especialidades, Centro Médico Nacio-
Cirujano General. cultad de Medicina, UNAM. Consejo nal de Occidente, IMSS.
Capítulo: 203. Mexicano de Cirugía General A.C. Capítulos: 40, 49.
Capítulos: 1, 168.
Luis Rodrigo Michel Espinoza Luis Carlos Ocampo del Prado
Cirujano General. Eduardo Moreno Paquentín Pediatra Gastroenterólogo. Facultad de
Capítulo 60 Cirujano General. Vicepresidente de la
Medicina, Universidad Autónoma de
Asociación Mexicana de Cirugía General.
Capítulo: 88. Querétaro.
Juan Míer y Díaz
Cirujano General. Hospital de Especiali- Capítulo: 244.
dades, Centro Médico Nacional Siglo XXI, Mariana P. Muñoz Ponce
Cirujana General. Rubén Ocampo González
IMSS. Ex presidente de la Asociación
Mexicana de Cirugía General. Capítulo: 173. Especialidad en Cirugía General. Hospital
Capítulo: 170. Civil Fray Antonio Alcalde, Universidad de
Pablo Daniel Murakami Morishige Guadalajara. Hospital “Fray Antonio Alcal-
José Manuel Mier O Cirujano Plástico y Reconstructivo. Hospi- de”, Guadalajara, Jalisco.
Cirujano General. Instituto Nacional de tal Central Militar de la Secretaría de la
Capítulo: 205.
Enfermedades Respiratorias, INER. Defensa Nacional. Medicina Privada Cen-
Capítulo: 213. tro Médico ABC, Universidad Anáhuac. Saúl Ocampo González
Capítulo: 112.
Cirujano General. Jefe de la División de
Roberto Carlos Miranda Ackerman
Especialista en Medicina Crítica. Hospital Héctor Murrieta González Cirugía. Hospital Civil Fray Antonio Alcal-
San Javier, Guadalajara, Jalisco. Cirujano General. de, Universidad de Guadalajara.
Capítulo: 50. Capítulo: 171. Capítulos: 207, 209.

ERRNVPHGLFRVRUJ
Colaboradores • XV

Juan Carlos Olivares González Nayeli Xochiquetzal Ortiz Olvera Fernando Pérez Galaz
Cirujano General y Laparoscopia. Hospi- Médico Adscrito. Hospital de Especialida- Cirujano General.
tal Regional del Río, Reynosa, Tamaulipas; des, Centro Médico Nacional Siglo XXI, Capítulo: 238.
Hospital Sierra Madre, Monterrey, Nuevo IMSS.
León. Capítulo: 170. José Rogelio Pérez Padilla
Capítulo: 51. Cirujano General. Instituto Nacional de
Adriana Osorio Enfermedades Respiratorias, INER.
Oscar Olivares Ontiveros Cirujana General. Capítulo: 212.
Clínica de Cirugía Ambulatoria “San Fran- Capítulo: 138.
Julio Alberto Pérez Sosa
cisco”, Torreón, Coahuila.
Luis Juan Ostos Mondragón Cirujano General.
Capítulo: 187.
Cirujano General. Facultad de Medicina, Capítulo: 24.
Carlos A. Olivares Torres Universidad Autónoma de Querétaro.
Capítulos: 35, 76, 162. Fernando Pérez Zincer
Cirujano General. Cirujano General.
Capítulo: 217. Capítulo: 84.
Juan Pablo Pantoja Millán
Horacio Gabriel Olvera Hernández Cirujano General. Instituto Nacional de
Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Ignacio González-Pinto Arrillaga
Cirujano General. Cirujano General.
Capítulo: 87. Zubirán”.
Capítulo: 203.
Capítulo: 178.
Nora Hilda Ontiveros Mendoza Marco Antonio Piscil Salazar
Hospital General, Centro Médico Nacio- Honorine Parra Sánchez
Cirujano General.
nal “La Raza”. Cirujano General.
Capítulo: 97.
Capítulo: 57. Capítulo: 72.
Samuel Ponce de León Rosales
Ma. Eugenia Ordoñez Gutiérrez Jaime A. Pedroza Anaya
Médico Internista e Infectólogo con Maes-
Cirujana General. Cirujano General.
tría en Ciencias, Universidad de Virginia,
Capítulo: 151. Capítulo: 200.
E.U.A. Instituto Nacional de Ciencias Mé-
Juan Francisco Peña García dicas y Nutrición “Salvador Zubirán”.
Samuel Ordoñez Ortega Capítulo: 67.
Cirujano General. Hospital de Especiali-
Cirugía Bariátrica. Instituto Nacional de
dades del Centro Médico Nacional Siglo Luis Ángel Posadas Ramírez
Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador
XXI, IMSS, Ciudad de México. Cirujano General.
Zubirán”.
Capítulo: 91. Capítulo: 222, 226.
Capítulo: 227
Víctor Iván Peña Vilchis Bruce Potenza
Daniel Orea Estudillo
Cirujano General. Hospital Centro Médi- Cirujano General.
Cirujano Oncólogo. Hospital General Sur
co ABC. Capítulo: 238.
del Estado de Puebla SSA; Hospital Ánge-
Capítulo: 129.
les Puebla.
Maureen Poveda Escalante
Capítulo: 56. Alejandro Alfonso Perea Sánchez Gineco-obstetricia con Maestría en Cien-
Cirujano General. Ex Presidente de la cias Médicas. Facultad de Medicina. Uni-
Cesar Alí Orozco Cervantes Asociación Mexicana de Cirugía General.
Cirujano General. versidad Autónoma de Querétaro.
Capítulo: 201. Hospital General Regional No. 1, IMSS,
Capítulo: 149.
Querétaro.
Eliseo Pérez Castro
Moisés Ortiz Fernández Capítulo: 241.
Cirujano General. Facultad de Medicina,
Cirujano General. Universidad Autónoma de Querétaro. Eduardo Prado Orozco
Capítulo: 121. Capítulo: 162. Cirujano General y Endoscopista. Hospi-
Carlos Ortiz Hidalgo tal General (Sur).
Jorge A. Pérez Castro y Vázquez Capítulos: 247, 248, 249, 250, 251, 252.
Cirujano General. Cirujano General. Hospital de Especiali-
Capítulo: 108. dades del Centro Médico Nacional Siglo Manuel Rodrigo Prieto Aldape
XXI, IMSS, Ciudad de México. Cirujano General.
Vanessa Ortiz Higareda
Capítulo: 28. Capítulo: 144.
Cirujana General con Maestría en Cien-
cias de la Salud. Hospital de Especialida- Teófilo Pérez Corona Paola Prieto Olivares
des “Dr. Bernardo Sepúlveda”, Centro Cirujano General. Médica, Universidad Panamericana y Ci-
Médico Nacional Siglo XXI, IMSS. Capítulo: 133. rujana General, Hospital Regional de Pe-
Capítulo: 21. mex. Hospital General de México.
Diana Vanessa Pérez Coutiño Capítulos: 192, 194.
Alma Lilia Ortiz Maldonado Cirujana Cardiovascular, Centro Médico
Cirujana Oncóloga. Universidad Nacional Nacional Siglo XXI, Ciudad de México. Abraham Pulido Cejudo
Autónoma de México. Hospital de Onco- Facultad de Medicina, Universidad Autó- Cirujano General. Hospital General de
logía, Centro Médico Nacional Siglo XXI, noma de Querétaro. Hospital General Re- México. Ex Presidente de la Asociación
IMSS. gional No. 1, IMSS, Querétaro. Mexicana de Cirugía General.
Capítulo: 92. Capítulo: 219. Capítulos: 19, 20, 96.

ERRNVPHGLFRVRUJ
XVI • Tratado de cirugía general (Colaboradores)

Víctor Elier Quiroga Arias Rafael H. Reyes Bueno José Luis Rodríguez Díaz
Cirujano General. Cirujano General. Facultad de Medicina, Cirujano General.
Capítulo: 218. Universidad Autónoma de Yucatán. Capítulo: 152.
Capítulo: 36. Antonio Rodríguez Esquerra
Éctor Jaime Ramírez Barba Cirujano General.
Cirujano General con Doctorado en Cien- Silvano Ríos Pascual Capítulos: 222, 226.
cias Médicas. Ex Presidente de la Asocia- Cirujano General.
ción Mexicana de Cirugía General. Capítulo: 215. Gerardo Josué Rodríguez Lara
Capítulo: 12. Cirujano General.
Lorenzo Rish Fein. Capítulo: 122.
Alberto Ramírez Castañeda Médico Cirujano, Centro Médico Ameri-
Carlos Agustín Rodríguez Paz
Cirujano General. Instituto Nacional de can British Cowdray y Cirujano Vascular Cirujano General.
Enfermedades Respiratorias, INER. con especialización en Angiología y Ciru- Capítulos: 2, 3, 15, 167.
Capítulo: 219. gía Cardio-Vascular, Seton Hospital y Mo-
rrisania City Hospital, Nueva York, USA y Martha Eugenia Rodríguez Pérez
Serafín Ramírez Castañeda Hospitales Universitarios de Cleveland, Cirujana General.
Cirujano General. Instituto Nacional de Cleveland, Ohio, USA. Facultad de Medi- Capítulo: 17.
Enfermedades Respiratorias, INER. cina, UNAM. Francisco Javier Rodríguez Suárez
Capítulo: 219. Capítulo: 188. Cirujano General.
Capítulos: 16, 44.
Esmeralda Cristina Ramírez Faba Luz María Rivas Moreno
Hospital General, Centro Médico Nacio- Cirujana General. María Gregoria Rodríguez Varela
nal “La Raza”. Capítulo: 239. Cirujana General.
Capítulo: 57. Capítulo: 15.
Julio Robledo Pascual Ulises Rodríguez Wong
Luis Ricardo Ramírez González Cirujano General. Instituto Nacional de Cirujano General y de Colon.
Cirujano General. Enfermedades Respiratorias, INER. Capítulos: 147, 153.
Capítulo: 47, 48. Capítulo: 212.
Moisés Freddy Rojas Illanés
Luis Roberto Ramírez Mancillas Óscar Rodrigo Rocha Erazo Cirujano General.
Hospital ISSSTE, Centro Especializado en Cirujano General. Hospital Central Militar. Capítulo: 145.
Hernias Ciudad Victoria, Tamaulipas. Capítulo: 80.
Guillermo Rojas Reyna
Capítulo: 184. Cirujano General y Vascular. Centro Mé-
Victoria Vanessa Rocha Garfias
dico American British Cowdray, México,
Martha Esperanza Ramírez Martínez Facultad de Odontología, UNAM; Docto- D.F.
Cirujana General. rado en Ciencias en el Programa de Maes- Capítulo: 193.
Capítulo: 104. tría y Doctorado en Ciencias Médicas,
Odontológicas y de la Salud, Facultad de Jorge Roldán García
Nuria Patricia Ramírez Sandoval Medicina, UNAM. Sociedad Mexicana de Cirujano General. Hospital General de
Cirujana General. Historia y Filosofía de la Medicina A.C. México.
Capítulo: 72. Capítulo: 1. Capítulo: 177.

Edgar Enrique Ramos Díaz Teodoro Romero Hernández


Heriberto Rodea Rosas
Cirujano de Trasplante. Centro Médico de Cirujano General.
Cirujano General. Hospital General de Capítulo: 135.
la Universidad de Pittsburgh. Hospital México.
Central Militar. Capítulo: 142. Irma Violeta Romero Kerlegand
Capítulos: 168, 179. Anestesióloga. Facultad de Medicina, Uni-
Mauricio Rodríguez Álvarez versidad Autónoma de Querétaro.
Jorge Rendón Félix Médico Cirujano con Doctorado en Cien- Capítulo: 246.
Médico Pasante de Servicio Social en In- cias, Facultad de Química, UNAM. Facul-
vestigación. Centro Médico Nacional de Claudio Guillermo Rosado Vázquez
tad de Medicina, UNAM.
Occidente, IMSS. Cirujano General.
Capítulo: 67. Capítulo: 103.
Capítulos: 60, 261.
Rafael Rodríguez Cabrera Eduardo Rosales Montes
Luis Renjel García Cirujano en Ortopedia y Traumatología. Cirujano General.
Cirujano General. Capítulo: 244. Capítulo: 236.
Capítulo: 89.
Sergio Rodríguez Cuevas Briseida Rubio Martínez
Alejandro Rey Cirujano Oncólogo. Hospital de Oncolo- Cirujana General.
Cirujano Cardiovascular y Torácico. Cen- gía del Centro Médico Nacional Siglo Capítulo: 145.
tro Médico American British Cowdray y XXI, IMSS. Instituto de Enfermedades de Gonzalo Hagermann Ruiz–Galindo
Hospital Ángeles del Pedregal. la Mama “FUCAM”. Cirujano General.
Capítulo: 190. Capítulos: 81, 111. Capítulo: 157.

ERRNVPHGLFRVRUJ
Colaboradores • XVII

Rogelio Ruiz Cruz Roberto Sánchez Medina Alicia Solano Murillo


Cirujano General. Cirujano General. Cirujana General.
Capítulo: 72. Capítulo: 123. Capítulo: 161.

Erika Ruiz García Irma Sánchez Montes Humberto Solís Téllez


Oncología Médica. Instituto Nacional de Cirujana General con Maestría en Admi- Cirujano General con Posgrado en Cirugía
Cancerología, México. nistración de Organizaciones, UNAM. Bariátrica y Gastrointestinal Avanzada,
Capítulo: 175. Hospital General Centro Médico Nacional Hospital Ángeles Pedregal y la Facultad
Siglo XXI, IMSS. Hospital General de Tlá- Mexicana de Medicina Universidad la Sa-
Jorge Ruíz Lizárraga huac SEDESA, Ciudad de México. lle. Hospital Ángeles Pedregal.
Cirujano General. Capítulo: 66. Capítulo: 223.
Capítulo: 138.
Rafael Sánchez Morett Omar Michel Solórzano Pineda
Oscar Gilberto Ruvalcaba Castañeda Cirujano General y de Colon. Cirujano General.
Cirujano General con Diplomado en Pro- Capítulo: 158. Capítulo: 145.
fesionalización Docente para la Educación
en Salud. Subdirector Médico en Hospital Karina Sánchez Reyes Julio César Sotelo Hernández
General Regional 110, IMSS, Guadalajara, Cirujana General. Cirujano General. Hospital General Cen-
Jalisco. Centro Universitario de Ciencias Capítulo: 127. tro Médico Nacional “La Raza”.
de la Salud, Universidad de Guadalajara. Capítulo: 57.
Capítulos: 38, 172. Federico Sandoval Olvera
Cirujano General. Juan José Soto Ávila
José Antonio S. Ruy Díaz Reynoso Capítulos: 17, 30, 31. Cirujano General.
Cirujano General. Capítulo: 209.
Capítulo: 77. Patricio Santillán Doherty
Cirujano General. Director Médico. Insti- Luis Manuel Souza Gallardo
Jorge Hugo Salado Rentería tuto Nacional de Enfermedades Respirato- Cirujano General.
Cirujano General. rias, INER. Capítulo: 23.
Capítulo: 207. Capítulo: 216.
Denisse L. Staufert Gutiérrez
José Raúl Salas Ramírez Elisa María Sepúlveda Guerrero Cirujana General.
Cirujano General. Cirujana General. Capítulo: 173.
Capítulo: 206. Capítulo: 138.
Roberto Manuel Suárez Moreno+
Cristina María Salazar Cantú Juan Alberto Serrano Olvera Cirujano General.
Cirujana General con Adiestramiento en Cirujano General. Capítulo: 121.
Mastología. Capítulo: 115.
Capítulo: 110. Alejandro I. Suárez Pierre
Erick Servín Torres Cirujano General.
Blanca Salazar Alvarado Cirujano General. Capítulo: 231.
Especialista en Hematología. Hospital Ci- Capítulo: 101.
vil de Guadalajara “Fray Antonio Alcalde”. Sandra Sucar Romero
Capítulo: 49. Jaime Shalkow Klincovstein Cirujana General.
Cirujano General. Capítulo: 157.
Gustavo F. Salazar Otaola Capítulo: 10.
Cirujano General. Jesús Tapia Jurado
Capítulo: 217. Santiago Sherwell Cabello Cirujano General. Facultad de Medicina,
Cirujano General y Cirugía de Mama. UNAM. Ex presidente de la Asociación
Macario Salcido Jiménez Hospital San José, Instituto Tecnológico y Mexicana de Cirugía General. Vicepresi-
Cirujano General. Hospital Fray Antonio de Estudios Superiores de Monterrey. Ins- dente de la Academia Mexicana de Cirugía.
Alcalde. tituto de Enfermedades de la Mama Capítulos: 17, 68.
Capítulo: 208. “FUCAM”.
Capítulos: 81, 111. Marco Antonio Teliz Meneses
Daniel Saltiel Mechulán Cirujano General.
Cirujano General. Mauricio Sierra Salazar Capítulo: 171.
Capítulo: 146. Cirujano Endocrina y Laparoscopia. Insti-
tuto Nacional de Ciencias Médicas y Nu- Juan Carlos Tinoco Favila
Patricio Sánchez Fernández trición “Salvador Zubirán”. Medicina Interna e Infectología. Instituto
Cirujano General. Hospital de Especiali- Capítulo: 227. Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición
dades, Centro Médico Nacional Siglo XXI, “Salvador Zubirán”. Hospital General No.
IMSS. Luis Sigler Morales 450, Secretaría de Salud, Durango, Durango.
Capítulos: 130, 134. Cirujano General y Vascular. Ex presiden- Capítulo: 64.
te de la Asociación Mexicana de Cirugía
Francisco Javier Sánchez González General y de la Sociedad Mexicana de An- Juan Roberto Torres Cisneros
Cirujano General. giología y Cirugía Vascular. Cirujano General.
Capítulos: 97, 101. Capítulos: 188, 191, 194, 197, 199. Capítulos: 39, 94.

ERRNVPHGLFRVRUJ
XVIII • Tratado de cirugía general (Colaboradores)

Rocío Torres Méndez Jorge Alejandro Vázquez Carpizo Querétaro. Facultad de Medicina, Univer-
Cirujana General. Facultad de Medicina, Universidad Autó- sidad Autónoma de Querétaro.
Capítulo: 45. noma de Querétaro. Capítulo: 245.
Capítulos: 139, 259, 262, 263
Mario Eduardo Torres Olalde Alfredo Jesús Vega Pérez
Cirujano General y de Endoscopía. Facul- Ana Lorena Vázquez Guerrero Cirujano General con Adiestramiento en
tad de Medicina, Universidad Autónoma Cirujana General con Sub Especialidad en Cirugía Metabólica, Valladolid, España;
de Querétaro. Oncología, Université de Nice Sophia Anti- Adiestramiento en Cirugía de Cáncer de
Capítulos: 32, 34. polis, Niza, Francia y Fellow en Cirugía On- Colon, Hospital de Oncología, Centro
cológica y Reconstructiva de Mama, Médico Nacional Siglo XXI, Ciudad de
Sergio Torres Vargas
Institut du Sein, París, Francia. UMAE 25 México. Facultad de Medicina, Universi-
Cirujano Oncólogo.
Capítulos: 82, 83. Monterrey. dad Autónoma de Querétaro. Hospital
Capítulos: 110, 114, 247, 251, 252. General Regional No. 1, IMSS, Querétaro.
Francisco Rafael Torres Violante Capítulos: 91, 253, 263.
Cirujano General. Arturo Rafael Vázquez Guerrero
Capítulo: 70. Cirujano General y Oncológica con Pos- Óscar Eduardo Vega Pérez
grado Master en Ciencias Médicas, Candi- Ortopedia y Traumatología con Sub-Espe-
Magdiel Trinidad Vázquez dato a Doctor en Ciencias Médicas cialidad en Cirugía de Columna Vertebral,
Cirujano Vascular y Angiología. Hospital Universidad Juárez del Estado de Duran- Hospital Victorio de la Fuente, IMSS, Ciu-
Ángeles del Carmen y Puerta de Hierro, go. Centro Médico Nacional de Noreste, dad de México y Burdeos, Francia. Facul-
Guadalajara, Jalisco. Instituto Mexicano del Seguro del Seguro
tad de Medicina, Universidad Autónoma
Capítulo: 197. Social. Monterrey Nuevo León.
de Querétaro. Hospital General Regional
Capítulos: 12, 250, 252.
Álvaro Fernando Tristán Peralta No. 1, IMSS, Querétaro.
Cirujano General. Carlos Arturo Vázquez Mellado Díaz Capítulos: 36, 244.
Capítulo: 225. Cirujano General. Facultad de Medicina,
Felipe Vega Rivera
Universidad Autónoma de Querétaro.
Juan Carlos Ugalde Loredo Cirujano General.
Capítulos: 182,246.
Cirujano General. Capítulo: 238.
Capítulo: 132. Juan Carlos Vázquez Minero
Cirujano General. David Velázquez Fernández
Sergio F. Uhthoff Brito Cirujano General. Instituto Nacional de
Cirujano General. Capítulo: 211.
Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador
Capítulo: 195. Jorge Arturo Vázquez Reta Zubirán”.
Gilberto Ungson Beltrán Universidad Autónoma de Chihuahua. Capítulo: 22.
Cirujano General. Hospital Central. Ex presidente de la Aso-
ciación Mexicana de Cirugía General. Jose Arturo Velázquez García
Capítulos: 222, 226.
Capítulos: 12, 247, 248, 249, 250, 251, Cirujano General.
Jesús Alan Ureña Álvarez 252, 253. Capítulo: 134.
Cirujano General.
Capítulos: 69, 71. Marco Antonio Vázquez Rosales Francisco Manuel Velez Pérez
Cirujano General. Cirujano General.
Sofía Valanci Capítulo: 167. Capítulos: 156, 159.
Cirujana General.
Capítulo: 107. José Humberto Vázquez Sanders Jaime Vélez Victoria
Cirujano General. VASA. International Representative Gene-
Joaquín Valerio Ureña Capítulos: 117, 119. ral and Vascular Surgery, Cali, Colombia.
Cirujano General. Capítulo: 198.
Capítulo: 122. A. Jesús Vega Malagón
Cirujano General. Facultad de Medicina, Fernando Vera Rodríguez
Rodrigo Bartolome Vargas – Lugo Salinas Universidad Autónoma de Querétaro. Cirujano General.
Cirujano en Ortopedia y Traumatología. Hospital General Regional No. 1, IMSS, Capítulo: 230, 232.
Capítulo: 244. Querétaro. Ex presidente de la Asociación
Mexicana de Cirugía General. Omar Vergara Fernández
Rubén Gabriel Vargas de la Llata Cirujano General.
Cirujano General y Coloproctólogo. Hos- Capítulos: 25, 139, 259, 262, 263.
Capítulo: 152.
pital General, ISSSTE, Zacatecas.
Genaro Vega Malagón
Capítulos: 155, 159. Diana Vilar Compte
Ginecología y Obstetricia con Doctorado
Mario Alberto Vargas Verdugo en Ciencias de la Salud. Facultad de Medi- Médica con Maestría en Epidemiología.
Cirujano General. Hospital Fray Antonio cina, Universidad Autónoma de Querétaro. Facultad de Medicina, UNAM. Instituto
Alcalde. Capítulos: 54, 241. Nacional de Cancerología.
Capítulo: 208. Capítulos: 59, 62.
Martín Vega Malagón
Carlos Vasquez Lastra Pediatra con Sub Especialidad en Terapia Mario Vilatobá Chapa
Cirujano General. Intensiva. Jefe de la División de Pediatría Cirujano General.
Capítulo: 242. del Hospital General Regional No.1, IMSS, Capítulo: 161.

ERRNVPHGLFRVRUJ
Colaboradores • XIX

Lizzet Villalobos Ramírez Gunther Wisching Fuentes Eduardo Raúl Zazueta Quirarte
Cirujana General. Cirujano General. Facultad de Medicina, Cirujano General.
Capítulo: 143. Universidad Autónoma de Querétaro. Capítulo: 235.
Capítulo: 34.
Estefania Judith Villalobos Rubalcava Jorge Alfredo Zendejas Vázquez
Cirujana General. Guadalupe Zaldívar Lelo de Larrea Cirujano General.
Capítulo: 186. Doctorado en Ciencias de la Salud. Facul- Capítulo: 30.
tad de Medicina, Universidad Autónoma
Juan Antonio Villanueva Herrero María Graciela Zermeño Gómez
de Querétaro.
Cirujano General. Cirujana General.
Capítulos: 29, 34, 74.
Capítulo: 154. Capítulos: 54, 55.
Felipe Rafael Zaldívar Ramírez
Silvia Patricia Villareal Colín Pablo G. Zorrilla Blanco
Ginecóloga Oncóloga. Cirujano General con Maestría en Ciencias
Cirujano General.
Capítulo: 113. de la Salud. Hospital General de México. Capítulo: 225.
Capítulo: 21.
Eduardo Villegas Pérez Víctor Hugo Zotes Valdivia
Cirujano General. Omar Isaías Zaleta González Cirujano General.
Capítulo: 232. Cirujano General. Capítulo: 218.
Capítulo: 78.
Pablo Weber Álvarez Gregorio Zubieta O´Farril
Cirujano General. Margarita Zamudio Montaño Cirujano General con Certificación, Pri-
Capítulo: 45. Cirujana General. mer Asistente en Cirugía Robótica.
Capítulo: 132. Capítulo: 129.
Alejandro Weber Sánchez
Cirujano General. Hospital Ángeles Lomas. Jesús Alberto Zaragoza de la Cruz. Óscar Zumarán Cuellar
Capítulo: 45. Cirujana General. Cirujano General.
Capítulo: 78. Capítulo: 202.
Gustavo Ramírez Wiella Schwuchow
Cirujano General. Hospital Ángeles Pe- José Ayala Zavaleta Gerardo Ricardo Zurita Navarrete
dregal. Cirujano General. Cirujano General.
Capítulo: 223. Capítulo: 117. Capítulo: 9.

ERRNVPHGLFRVRUJ
Prefacio a la segunda edición

El éxito que coronó a la Primera Edición de esta obra fue dencias y futuro de las mismas que exige la Cirugía, y en
producto del compromiso y cariño que los compañeros general la Medicina de hoy.
socios tienen por nuestra Asociación, y que tuvo su Por ello, se solicitó a los autores que además de
mejor expresión en la forma tan dedicada con que escri- incluir el enfoque y nivel científico específico que
bieron los diferentes capítulos de aquélla, pero también requieren los cirujanos, elaboraran un material de lectu-
de un planteamiento editorial acertado, que se delineó ra que resultara accesible a los diversos especialistas,
tomando como eje las necesidades del público lector subespecialistas y médicos generales, y a la vez, que
potencial. Sin embargo, el espectacular avance de la ciru- actualizaran todo el contenido incluyendo las innovacio-
gía y la tecnología de las últimas décadas y el cambio que nes científicas y tecnológicas, pero también las referen-
se observa en el diagnóstico, tratamiento y técnicas qui- cias bibliográficas más recientes de revistas indizadas y
rúrgicas empleadas en un gran número de padecimientos de reconocimiento internacional. En cuanto a las expe-
han sido motivos más que suficientes para que se plante- riencias personales, se solicitó que se restringieran sólo a
ara la necesidad de preparar una nueva edición que reco- aquellas sustentadas en la aplicación del método científi-
giera el mayor número de estas innovaciones, para lo cual co. En la construcción del conocimiento personal resulta
se aprovechó la inquietud e iniciativa de numerosos de suma importancia compartir los descubrimientos,
compañeros de ponerse en la exigente tarea de escribir experiencias, observaciones y dificultades que se con-
los diversos temas que reflejan el desarrollo, preparación, frontan en el quehacer cotidiano de la práctica quirúrgi-
capacidad, experiencia y compromiso que la realidad ca, porque representa una manera idónea de incorporar
exige al cirujano de hoy. conocimientos y experiencias de otros cirujanos, que en
Por ese motivo y dando prueba una vez más del muchos casos ayudan a reconocer diferencias fundamen-
dinamismo que la ha caracterizado desde su fundación, tales en la aplicación de las técnicas quirúrgicas, se atien-
en 1973, la Asociación Mexicana de Cirugía General, en den problemas críticos de la profesión y se favorece la
conjunto con el Consejo Mexicano de Cirugía General, integración de planes de tratamiento apropiados.
inició la planeación, recopilación y revisión de la Primera Para el mejor logro de estos objetivos se integró un
Edición del Tratado de Cirugía General. Comité Editorial y se nombró un grupo de revisores que
Como en el caso de su predecesora, se puso un espe- se encargaron de someter a todos los capítulos a una
cial cuidado para que los capítulos incluyeran los cono- revisión exhaustiva de su contenido y a realizar sugeren-
cimientos básicos y clínicos, así como los estudios de cias, cuando se encontraron razones para hacerlo.
laboratorio y gabinete requeridos para formular el diag- Son tales características las que convierten al Tratado
nóstico de las diferentes enfermedades objeto de la clíni- en un libro de base y al mismo tiempo de consulta, con-
ca quirúrgica, pero también los recursos médicos mate- sideramos que imprescindible, para los cirujanos y resi-
riales y tecnológicos y las maniobras quirúrgicas básicas dentes que se encuentran en formación como especialis-
requeridos para realizar el tratamiento de las mismas. tas en cirugía general. Por las mismas características,
Con ese objeto se incluyeron las diferentes clasificacio- representa una obra indispensable de consulta para la
nes existentes para establecer el pronóstico, así como los preparación de los exámenes que presentan los médicos
principios establecidos para la rehabilitación del pacien- aspirantes a ingresar a una residencia médica y para los
te quirúrgico, todo ello con el claro propósito de que el cirujanos que presentan el examen de Certificación
libro sirva de material educativo y de consulta en las Profesional ante el Consejo Mexicano de Cirugía
diferentes asignaturas de los planes y programas de estu- General.
dio en la licenciatura en medicina. Ello no significó sacri- De esta manera, la Asociación Mexicana de Cirugía
ficar de modo alguno el nivel de complejidad científica y General y el Consejo Mexicano de Cirugía General con-
recursos tecnológicos para el desarrollo de las múltiples tribuyen con una muy importante herramienta en la for-
técnicas quirúrgicas, con las innovaciones actuales, ten- mación de recursos humanos para la salud, que constitu-

XX

ERRNVPHGLFRVRUJ
Prefacio a la segunda edición • XXI

ye otra de sus misiones, cual es la de coadyuvar en la for- También nos produce mucho placer hacer extensivo
mación de mejores recursos humanos para la atención de nuestro reconocimiento al trabajo de los autores y coau-
la salud. tores, así como al Comité Editorial y al grupo de ciruja-
Merecen un reconocimiento muy especial los miem- nos revisores. Asimismo deseamos destacar nuestra grati-
bros del Consejo Consultivo de la Asociación, que brin- tud con el trabajo de revisión y preparación de esta edi-
dó todo el apoyo necesario para la conclusión de esta ción que realizó el equipo del Dr. Héctor Planas por el
segunda edición y que en su momento, por su capacidad, profesionalismo y entusiasmo puestos de manifiesto, así
experiencia y criterio maduro, redirigió el camino que se como un agradecimiento muy especial para la Editorial
debía seguir con la orientación y estructura del libro, lo El Manual Moderno por el apoyo, paciencia, orientación,
cual se reflejó en la amplia aceptación que tuvo el mismo supervisión y colaboración para la culminación de esta
no sólo en nuestro país, sino también en los países de Segunda Edición del Tratado de Cirugía General.
América Latina y, en general, en todos los de habla his-
pana y hasta en algunos de otras lenguas.
'FKVQTGU

ERRNVPHGLFRVRUJ
Prefacio a la tercera edición

La Asociación Mexicana de Cirugía General, A. C., en apego principios éticos y morales, con respeto a la dignidad humana
a su Misión, que es la de promover, y proporcionar educación y preservación del medio ambiente.
y actualización permanente a los cirujanos generales para un De tal manera, el cirujano moderno armado de conoci-
mejor desempeño en su actividad médico–quirúrgica, que los mientos científicos y recursos tecnológicos, informáticos, de
ayude a ejercer su profesión, con la capacidad científica y la comunicación y de investigación tecnológica, reconoce dife-
aplicación de los adelantos tecnológicos, preservando, ante rencias fundamentales en su ejercicio cotidiano, atiende pro-
todo, la seguridad para el paciente se complace en presentar blemas críticos de su profesión, favorece la integración de
esta tercera edición, del libro Tratado de Cirugía General, con planes y programas de estudio enfocados al diagnóstico, trata-
el antecedente del éxito de la primera y segunda edición, que miento, pronóstico y rehabilitación apropiados, que le des-
fueron producto del compromiso e identidad que los compa- piertan inquietud para transmitir y compartir sus experiencias
ñeros asociados, y algunos otros líderes de la cirugía en el país, a las nuevas generaciones y sus mismos compañeros de profe-
tienen por nuestra asociación, y que tuvo su mejor expresión sión, a la vez, conocer las experiencias con sus resultados de
en la forma tan dedicada con que escribieron los diferentes sus colegas cirujanos, situación que ha dado lugar, en el marco
capítulos de aquéllas, pero también de un planteamiento edi- de una competencia profesional al cirujano escritor, dando a
torial acertado, que se delineó tomando como eje las necesi- conocer a través de sus escritos el resultado de sus experien-
dades del público lector potencial. cias; el cirujano se convierte así, primero en científico, porque
¿Ahora el porqué de una tercera edición? Sabemos que conoce las ciencias básicas, la fisiopatología y la clínica; en
las palabras vuelan con el viento, las imágenes de lo vivido se operador, porque domina el proceso motor que constituye el
quedan por algún tiempo en nuestra mente, pero no las arte de la cirugía; en maestro, por la inquietud de enseñar los
integramos de manera definitiva en el pensamiento cognitivo, principios de la especialidad; y en escritor, porque transmite
pero al editar un libro se deja plasmado en forma perenne su experiencia e indica el valor de la vida y trabajo dentro del
una idea, concepto o experiencia, que de alguna manera contexto de su profesión a las nuevas generaciones.
involucra a quien lo lee y por tanto, le transmite y facilita un Cuando se inicio el proyecto de esta tercera edición del
aprendizaje, en la mayoría de las ocasiones significativo, Tratado de Cirugía General, en mayo del 2014, el primer gran
reflexivo, autónomo, perdurable y mensurable, con la ventaja objetivo fue el de crear una obra innovadora, no tan sólo en
adicional que puede reforzar el conocimiento tantas veces sus contenidos, sino también en su estructura y en su enfoque,
como le sea necesario, porque ahí lo tiene y siempre desde mediante la búsqueda de la mejora y perfeccionamiento del
que existe el ser humano ha tratado de dejar en escritos, bajo aprendizaje de los médicos, en este caso de los cirujanos, lo
las diferentes formas que han existido, sus experiencias y cual, no es una preocupación nueva, ya que existe un antece-
vivencias, quizá en algunas ocasiones sin imaginar del todo la dente muy importante que marcó un salto evolutivo en la
trascendencia de los mismos. El ser humano y las manera en la que se formaban los nuevos médicos, a través
organizaciones trascienden por las obras que se dejan, no por del estudio de Abraham Flexner (1866 – 1959), quien fue un
las que se llevan, y un libro es una obra imperecedera, de un educador norteamericano, destacado por su papel en la Re-
valor infinito, porque siempre se abre con expectativas y se forma de la Educación Superior de las Escuelas de Medicina
cierra con provecho. en Estados Unidos de Norte América y de Canadá, cuyas re-
En el caso de los cirujanos, su imagen ha sido siempre comendaciones hechas en el año 1910 marcaron la pauta
evolutiva, desde el barbero medieval hasta el científico, del para la regulación y estandarización de los métodos para el
artesano al artista, del humano al humanista, toda esta gama aprendizaje de los médicos en formación. Dicho estudio de-
matizada por la historia, pero también por su compleja razón rivó en una serie de recomendaciones como, hacer énfasis en
de ser: la cirugía, desde la lúgubre sala de disecciones, a la una integración básico – clínica desde el inicio de la carrera,
clase de anatomía en claroscuros flamencos, hasta los lumino- limitar el aprendizaje memorístico y promover el aprendizaje
sos quirófanos con toda la tecnología disponible, en donde se activo con el desarrollo de pensamiento crítico, inclusión de
encuentra al hombre que por sus méritos supremos ha alcan- matemáticas y ciencias, desarrollar la habilidad de resolu-
zado la sapiencia y dominio para humanamente conducir la ción de problemas y enfatizar el aprendizaje como una “tarea
ciencia y ejecutar de manera experta el arte de la cirugía. El para toda la vida”; en conclusión trataba de promover una
cirujano actual y el del futuro, es el cirujano científico, ya no educación basada en el aprendizaje y centrada en el alumno.
sólo es el cirujano práctico, que muestra un dominio de la Por lo anterior, el segundo gran objetivo y un reto que
técnica operatoria y con habilidad para resolver los proble- parecía inalcanzable, porque la única constante en la vida es
mas dentro de una sala de operaciones; sino que también co- el cambio, al cual, de inicio, todo ser humano y organización
noce a profundidad las ciencias básicas, clínicas, técnicas de la se oponen, fue el de realizar una Obra Innovadora y con altos
cirugía, el manejo pre y posoperatorio, el pronóstico, las com- estándares de calidad, con los adelantos científicos y tecnoló-
plicaciones y la rehabilitación, sino también, las actitudes y gicos que prevalecen en la cirugía general, con estrategias
valores para conducirse dentro de su profesión y fuera de ella, educativas de vanguardia, como lo son las tácticas y habilida-
con los más altos valores y actitudes apegados a los más altos des centradas en el aprendizaje, en este caso, de los lectores,

XXII

ERRNVPHGLFRVRUJ
Prefacio a la tercera edición • XXIII

lo cual se logra, con base a contenidos temáticos enfocados a la experiencia de Cirujanos quienes por múltiples razones no
las competencias profesionales del cirujano, así como la apli- han encontrado la coyuntura para divulgar y transmitir su co-
cación en pre y posgrado, para una educación médica conti- nocimiento.
nua, de tal manera, que la obra editorial y científica Dada la magnitud y extensión de la obra que consta de
continuara siendo un referente obligado para todo cirujano y tres secciones, 35 módulos y 263 capítulos, con alrededor de
demás miembros del área de la salud. 2300 páginas, a diferencia de las dos ediciones anteriores,
Para realizar ese gran reto, primero se integró un consejo ahora ésta se presenta en dos volúmenes con impresión en
editorial conformado por cirujanos con capacidad y experien- papel, pasta dura, y acorde con la innovación y adelantos tec-
cia en la cirugía, pero también con las habilidades y destrezas nológicos, también es editada en formato electrónico.
en educación, investigación y probada experiencia editorial. El otro gran reto que se estableció, fue el de crear y pro-
Fueron siete meses de discusión, pues no se trataba de reali- ducir una obra innovadora en su estructura, en su enfoque y
zar sólo una actualización de las dos ediciones anteriores, en la forma en cómo proyectar los contenidos temáticos, de
tampoco un índice con temas a discreción, preferencia y ten- tal manera que fueran de la mayor utilidad, facilidad y senci-
dencias de los miembros del consejo editorial, sino un libro llez para la adquisición del conocimiento; es por ello que se
con los temas más sobresalientes y de aplicación en pre y determinó elaborar y construir cada capítulo con un enfoque
posgrado, así como para la actualización constante y perma- dirigido a las Competencias Profesionales del Cirujano. Sa-
nente de cirujanos y médicos en general a través de la educa- bemos que hay libros para preparación de exámenes, libros a
ción médica continua. Fue así como se determinó que el base de preguntas y respuestas, libros con preguntas de op-
Libro estaría conformado por tres secciones: Sección I, In- ción múltiple, con autoevaluación, para repaso y los tradicio-
troducción a la Cirugía, Sección II, Temas Funda- nales, que abordan cada tema por separado o en conjunto,
mentales de Cirugía General y Sección III, Temas pero teníamos el gran y ambicioso objetivo, y certeza de lo-
Selectos de Cirugía General, dentro de las cuales se grar crear una obra pionera, que marque un antes y un des-
incluyeron 35 Módulos y cada uno de ellos, con el número de pués en la estructura editorial, como es el que cada capítulo
Capítulos de acuerdo a los requerimientos determinados por en específico, tenga un enfoque en las competencias que se
los Miembros del Comité Editorial, que serían los coordina- adquieren propias de cada tema. Se discutieron ampliamente
dores y responsables de cada módulo como expertos en los las diferentes definiciones de competencias que existen, la
mismos; después los capítulos que conforman cada módulo más simple y corta, es la que se encuentra definida en la Real
fueron aprobados por el Consejo Editorial, con el objetivo de Academia Española de la Lengua, quien define a la compe-
equilibrar a todos los módulos y evitar ser lo menos posible tencia como: “La pericia, aptitud o idoneidad para hacer algo
parciales hacia determinadas áreas de parte de los integrantes o intervenir en un asunto determinado”. En términos más
del Comité Editorial. explícitos, se puede decir entonces que las competencias son
Así como se determinó reestructurar en su totalidad la el conjunto de capacidades con diferentes conocimientos,
obra, simultáneamente se acordó invitar a todos los cirujanos habilidades, pensamientos, carácter y valores de manera inte-
del país, Asociados y no, a la Asociación Mexicana de Cirugía gral, que un individuo ha de poseer para desarrollar con éxi-
General, aunque de preferencia que lo fueran, a participar to las diferentes interacciones que los seres humanos tienen
como Autores de Capitulo, a través de la expedición de una a lo largo de su vida en los diferentes ámbitos donde se des-
convocatoria que se difundió ampliamente a través de todos envuelve, ya sea de índole personal, social o laboral. Por lo
los medios de comunicación y difusión de que dispone la tanto en cada ámbito y campo de la actividad humana se de-
Asociación. Estamos ciertos que existen en el país grandes ben determinar con precisión cuáles son ese conjunto de ca-
Cirujanos con habilidades, destrezas y experiencia en las dife- racterísticas (Preguntas clave) que definan que un individuo
rentes áreas de la cirugía y en sus contenidos temáticos, pero es competente en dicho ámbito (Competencias Adquiridas
que por múltiples razones nunca han tenido la oportunidad al término de la lectura de cada capítulo); para el caso que
de participar en una obra editorial. En este sentido, hubo una nos ocupa, se ha propuesto que un médico que pretenda de-
participación significativa, notable y a todos ellos quienes se sarrollarse en el campo de la Cirugía General deberá contar
propusieron se les brindo la oportunidad de participar como con ciertos atributos específicos reuniendo “el conjunto de
autores de capítulo. Muy importante destacar y reconocer capacidades para realizar consistentemente las funciones y
que todos estos autores, para sorpresa de los miembros del tareas integradas que se requieren, con énfasis en las áreas
Consejo y Comité Editorial, cumplieron en tiempo y forma, básica, clínica, quirúrgica, de investigación, docente y ética,
además, con escritos apegados estrictamente a los requisitos y para resolver con eficacia, eficiencia, efectividad, utilidad y
especificaciones que se establecieron y con una alta calidad calidad humanas, los problemas de salud individual y colecti-
profesional, científica y académica. Nos felicitamos por esta va que le sean demandados por la sociedad”.
apertura que se tuvo y haber descubierto el gran potencial Es así, que se determinó, que los autores de cada capítulo,
humano que existe entre la comunidad quirúrgica del país y identificaran 10 puntos clave del tema a desarrollar, plantea-
que demostró, que no sólo existen grandes Cirujanos en las dos como Preguntas clave al inicio de cada Capítulo, que per-
Instituciones de mayor prestigio y que corresponden la mayo- mitieran al lector fijar su atención durante la lectura en tales
ría al tercer nivel de atención y que se encuentran ubicadas en puntos. Después de ello, que desarrollaran el tema a discreción
la Ciudad de México, su Área Metropolitana y las demás y acorde a su conocimiento y experiencia, con la inclusión de
grandes urbes de la República, lo que marca además, un rele- todos los contenidos que correspondieran, para finalmente
vo generacional. Lo anterior tampoco debe interpretarse con terminar con las Competencias adquiridas, que no son en
un sentido de menosprecio hacia los ya tradicionales ciruja- sentido estricto, respuestas a las Preguntas clave, sino el cono-
nos que fungen como profesores y autores en la mayoría de cimiento adquirido (Competencia) de cada uno de los puntos
cursos y congresos y obras editoriales, sitio y prestigio que han que se resaltan y fueron identificados en cada tema, acordes a
alcanzado por su capacidad y entrega a la cirugía, sino más las definiciones que se mencionan; por último, se solicitó que
bien, como un coto de oportunidad para adquirir y difundir todos los capítulos tuvieran un resumen y las referencias aco-

ERRNVPHGLFRVRUJ
XXIV • Tratado de cirugía general (Prefacio a la tercera edición)

tadas en el texto por orden de aparición y estructuradas de los fueron revisados y corregidos por alguno o varios de los
acuerdo con los lineamientos del International Committee of miembros del Consejo Editorial, para finalmente, ser aproba-
Medical Journal Editors (ICMJE) aceptados universalmente. dos con el visto bueno por parte del Coordinador General de
Los Capítulos que no se apegaban estrictamente al formato la Obra y el Secretario del mismo Consejo Editorial.
establecido, fueron rechazados una y otra vez hasta que no Para todo lo anterior, se desarrollo un arduo trabajo, tan-
cumplieran los requisitos y especificaciones implantados. Adi- to de los autores como del Comité Editorial, Consejo Edito-
cionalmente, a todos los Autores se les envío como apoyo para rial y los mismos revisores de la Editorial El Manual Moderno,
la elaboración de las Preguntas clave y de las competencias, las pues como se ha reiterado, es una obra innovadora y pionera
definiciones de Competencia referidas en Vega Malagón AJ. en su estructura y que por tanto, nadie de los involucrados,
Cir Gral 2010;32(4):248–255 y de la Comisión Europea. Tun- tenían la experiencia en realizar un trabajo con esta estructu-
ning Educational Structures in Europe, así como múltiples ra. Muy loable destacar el apoyo del personal administrativo
ejemplos de Preguntas clave y Competencias adquiridas. y secretarial de la Asociación, quienes eran las primeras en
Se tuvo un especial cuidado en que los capítulos incluye- revisar si los capítulos cumplían con los requisitos y especifi-
ran conocimientos en el área básica, clínica, progresos en los caciones, convirtiéndose así en el primer filtro, y de no ser así,
estudios de laboratorio y gabinete para el diagnóstico, recur- se obviaba el trabajo y se regresaban los manuscritos directa-
sos médicos, materiales y tecnológicos para el tratamiento y mente a los Coordinadores del módulo, tantas veces como
maniobras quirúrgicas básicas, establecer el pronóstico con las fuera necesario, y así sucesivamente, participaron de manera
diferentes clasificaciones que existen, así como los principios muy activa en cada paso de la construcción de la obra. Tam-
para la rehabilitación del paciente quirúrgico. En cuanto a las bién es importante reconocer el trabajo de los autores y coau-
experiencias personales, se solicitó que se restringieran sólo a tores, a los integrantes del Comité Editorial y del Consejo
aquellas sustentadas en la aplicación del método científico, de Editorial, todos ellos, quienes participaron desinteresadamen-
tal manera, que el libro sirva de material educativo y de con- te, con dedicación y entusiasmo, sólo con el fin de colaborar a
sulta en las diferentes asignaturas en los planes y programas través del conocimiento y experiencia para forjar un mejor
de estudio de las diferentes facultades y escuelas de medicina nivel en el ejercicio y práctica profesional de la cirugía gene-
en el país. Pero asimismo, que tuviera el nivel de complejidad ral, soportaron todas las críticas y rehicieron el trabajo cuan-
científica y recursos tecnológicos para la indicación y desarro- tas veces fue necesario, hasta alcanzar el logro de esta tercera
llo de las múltiples técnicas quirúrgicas, con las innovaciones edición con una estructura diferente, innovadora y pionera.
actuales, tendencias y futuro de las mismas, para que esta ter- Un agradecimiento muy especial para la Editorial El Manual
cera edición del Tratado de Cirugía General se convierta en Moderno por el apoyo, paciencia, orientación, supervisión y
un libro de base y obra imprescindible de consulta para los colaboración para la culminación de esta tercera edición del
médicos residentes que se encuentran cursando la especiali- Tratado de Cirugía General, libro indispensable para todo ci-
dad en cirugía general, pero también, para cirujanos en activo rujano en activo y de consulta para estudiantes en pre y pos-
y especialistas en otras ramas de la medicina, para médicos grado, para otros médicos especialistas y sub–especialistas, y
familiares y generales y todo aquel profesional del área de la en general, de utilidad para todo el personal que participa en
salud, que les promueva y permita una educación médica el área de la salud.
continua actualizada y permanente, mediante lo cual se con- Estamos conscientes de que esta obra será perfectible
tribuya con una muy importante y vital de las herramientas para una futura Edición, pero ya con la experiencia adquirida,
en la formación de recursos humanos para la salud, como lo llámese competencia, tenemos la certeza de que se rebasarán
es, la información científica actualizada y técnicas educativas aún más los criterios y estándares de calidad, rigor científico y
de vanguardia a través de la educación basada en competen- editorial, para terminar evocando que la cirugía general es la
cias, para que ese tipo de profesionales, potencialmente lecto- más amplia de todas las especialidades quirúrgicas, sus límites
res de esta edición, aporten su conocimiento, capacidad y están dados por el entrenamiento y capacidad del cirujano y
experiencia, con eficacia, eficiencia y efectividad para propor- es la disciplina madre de todas las sub-especialidades, porque
cionar servicios de calidad, siempre con respeto a la dignidad en sí misma, la cirugía general, es mayor que la suma de todas
humana, y así mejorar la salud de los mexicanos. sus partes. Tenemos la certeza de que todo aquel cirujano que
Todos los capítulos fueron primeramente revisados, co- sea lector de esta tercera edición, logrará realizar la cirugía
rregidos y aprobados por los coordinadores de los módulos basada en la excelencia con los atributos que la distinguen,
respectivos, con interacción entre los autores y ellos mismos como lo son el ser científica, segura, efectiva y con humanis-
cuando no se cumplían a cabalidad con los requisitos y espe- mo, porque finalmente la cirugía es una ciencia humanamen-
cificaciones que se establecieron, posteriormente los capítu- te conducida y un arte expertamente ejecutado.

Acad. Dr. A. Jesús Vega Malagón


Coordinador General de la Tercera Edición
Tratado de Cirugía General

ERRNVPHGLFRVRUJ
Prólogo a la segunda edición

La cirugía general es una disciplina científica de la medi- revistas de cirugía extranjeras, primordialmente nortea-
cina de reciente introducción en México. Aunque desde mericanos, tanto en su idioma original como en magnifi-
finales del siglo XIX y la primera mitad del XX se prac- cas traducciones; durante más de un cuarto de siglo han
ticaban en nuestro país procedimientos quirúrgicos por nutrido de conocimientos y destrezas a los estudiantes
especialidades, por ejemplo, cirugía urológica, ginecoló- de medicina, a los residentes de cirugía y a los propios
gica, del aparato digestivo, oftalmología, etcétera, no se cirujanos generales de México.
tenía el concepto de lo que seria, a partir de los años cin- Estimulados por esta savia y el desarrollo masivo de
cuenta del siglo XX, el cuerpo doctrinal de la nueva la cirugía general en México, la Asociación Mexicana de
especialidad. Cirugía General y el Consejo Mexicano de Cirugía
Ocurrió que, como consecuencia de la segunda General, unieron sus fuerzas en aras de editar una obra
Guerra Mundial, numerosos médicos mexicanos pudie- que tratara temas de cirugía general, con características
ron, gracias al impulso de funcionarios médicos mexica- particulares como el que todos los autores fueran ciruja-
nos como Gustavo Baz, cirujano él mismo, viajar al nos generales mexicanos; que, de preferencia, pertene-
extranjero, básicamente a los Estados Unidos de Amé- cieran a la Asociación y por lo tanto estuvieran certifica-
rica, donde la cirugía general florecía y alcanzaba grados dos por el Consejo; que una buena proporción de ellos
de excelencia, y adquirir entrenamiento en ella. no radicarán en la capital del país (Distrito Federal); y,
Así pues, bajo la influencia anglosajona, ya no la que, al escribir su capítulo éste incluyera experiencia
francesa, al retornar a México, esta pléyade de cirujanos, mexicana, tanto de la patología o el tema a tratar, como
y por supuesto también de otras especialidades, trajeron de artículos de revistas nacionales.
ideas nuevas, actitudes audaces y, sobre todo, los princi- El resultado de este esfuerzo es el presente Tratado
pios doctrinarios para establecer en México no sólo las de cirugía general; en él se incluyen 191 capítulos, escri-
operaciones que no se hacían aquí, sino los fundamentos tos por 382 autores, en los que se revisa la patología que
y la logística necesarios para posicionar la especialidad. más frecuentemente trata un cirujano general en México
Consecuencia de todo ello, la fundación de la Aso- y, por lo tanto, creemos que es una obra que, además, ser-
ciación Mexicana de Cirugía General (1973) y del virá como libro de texto para la enseñanza de la cirugía
Consejo Mexicano de Cirugía General (1977), la acepta- general en las áreas de pre y posgrado y de certificación.
ción, e incorporación de la nueva disciplina a los currícu- La realización de esta obra no hubiera sido posible
la de Escuelas y Facultades de Medicina de la sin el apoyo de las dos instituciones académicas que la
Universidad Nacional Autónoma de México y de todas avalan, pero sobre todo, de los cirujanos generales que
las escuelas y facultades de medicina del país y la crea- generosamente colaboraron para concretar el proyecto,
ción, en las instituciones de salud (gubernamentales y unos escribiendo y otros respaldándolo, a todos nuestro
privadas), de los servicios, departamentos y divisiones de agradecimiento.
cirugía, tanto clínica como experimental. Mención especial merece la empresa Editorial El
Durante todo este proceso, las principales fuentes de Manual Moderno, S. A. de C. V., por su decidido compro-
información han sido los libros de texto de cirugía y las miso para editar, en tiempo récord, la obra.

%QOKVÃ'FKVQTKCN

XXV

ERRNVPHGLFRVRUJ
Prólogo a la tercera edición

La cirugía es una disciplina científica en constante evolu- so de información fácilmente accesible. Sin embargo, la
ción, estrechamente ligada al desarrollo tecnológico y a los educación médica continua puede tener sus limitaciones
avances del conocimiento en el terreno de las ciencias mé- bajo ciertas circunstancias. En principio, implica un esfuer-
dicas en general. Siendo también una disciplina íntima- zo personal y una rigurosa autodisciplina, que a veces re-
mente relacionada con la condición humana, está sujeta a sultan difíciles de realizar para quien emplea la casi
las transformaciones de orden sociodemográfico, económi- totalidad de su tiempo en la resolución de los problemas
co y cultural que se suceden en el entorno complejo donde cotidianos de la práctica médica. El acceso a diversas acti-
se desenvuelve y que eventualmente condicionan su pro- vidades académicas puede estar limitado por sus costos o
pio desarrollo. por dificultades de movilización para quienes ejercen en
Para poder enfrentar el reto de ejercer una disciplina áreas geográficas naturalmente aisladas. Por otra parte,
científica de tales características, el profesional de la medi- aunque la información de la que puede disponer el ciruja-
cina ha debido alcanzar una sólida formación que se inicia no es en efecto amplia y accesible, la que corresponde a
en las escuelas de educación superior y de salud, se afirma temas específicos puede hallarse dispersa y fragmentada.
en la residencia hospitalaria y se consolida, paso a paso, en Ello puede representar un problema cuando la solución de
la práctica médica cotidiana y el continuo aprendizaje. Los un caso clínico determinado requiere de orientación para
cambios situacionales del entorno pueden modificar en al- la toma de decisiones inmediatas o en el corto tiempo.
gún momento, y de hecho así sucede, los procedimientos y El contar con un medio que conjunte en una sola uni-
técnicas para la enseñanza de la medicina, y en particular dad información articulada, concreta y actual, sobre temas
la enseñanza de la cirugía, pero en cualquier circunstancia que son de su particular interés, le permite al cirujano ge-
la formación del cirujano debe garantizar el dominio de neral, tener a la mano una fuente de consulta única y con-
habilidades cognitivas, destrezas y capacidades clínicas fiable, para sus fines de actualización y para la toma de
que le permitan cumplir con los requisitos que le impone decisiones. El Tratado de Cirugía General, en su tercera
la ley para el ejercicio de su especialidad, pero sobre todo, edición, bajo los auspicios de la Asociación Mexicana de
le aseguren la capacidad de ofrecer al paciente quirúrgico Cirugía General, A. C., cumple con estos propósitos.
el beneficio del conocimiento actualizado y las posibilida- La calidad de la obra como libro de base y de consulta
des de una atención de la más alta calidad, dentro del mar- está garantizada por los estrictos criterios editoriales de la
co del rigor científico y el humanismo. Poniendo particular Asociación Mexicana de Cirugía General, A. C., por la ex-
énfasis en el importante papel social que desempeñan la periencia y calidad profesional de los autores, y por su ori-
cirugía general y el profesional que practica esta especiali- ginal formato de Preguntas clave y evaluación de
dad, en la atención a la salud en un país con características Competencias adquiridas. Representa en sí misma un es-
tan particulares como el nuestro. fuerzo de renovación, de innovación y de incorporación de
En este sentido, la práctica de la cirugía y en especial nuevos conocimientos, y por tanto, independiente de su
de la cirugía general, no se debe concebir solamente como valor como fuente confiable de información, contribuye
la ejecución repetitiva de intervenciones y actos quirúrgi- también en gran medida a unificar criterios y conductas.
cos, sino sobre todo, como un continuo de procesos de Tengo la certeza de que será una obra de gran utilidad,
enseñanza/aprendizaje que orientan y ubican el trabajo ampliamente apreciada y reconocida no sólo por aquellos
práctico del cirujano, y le dan sustento y confiabilidad. a quienes va dirigida: cirujanos generales que ejercen la
La educación médica continua en sus diversas formas especialidad y cirujanos generales en fase de formación,
permite al cirujano, enriquecer y mantener actualizados sino también por otros especialistas que pueden encontrar
sus conocimientos y consolidar o renovar habilidades y en ella un referente de consulta para situaciones clínicas
destrezas atendiendo la amplia variedad de eventos acadé- específicas, además, como libro de texto y de consulta
micos que se ofertan en el medio científico nacional e in- principal en las asignaturas relacionadas con la patología
ternacional. Las nuevas tecnologías en el terreno de la quirúrgica, al margen de su denominación, en las diferen-
comunicación ponen a disposición del cirujano un univer- tes facultades y escuelas de medicina que existen el país.

Acad. Dr. Ángel Porfirio Cervantes Pérez

XXVI

ERRNVPHGLFRVRUJ
Contenido

Asociación Mexicana de Cirugía General.............................................................................................................................................V


Colaboradores ..................................................................................................................................................................................... VIII
Prefacio a la segunda edición.............................................................................................................................................................. X X
Prefacio a la tercera edición............................................................................................................................................................... XXII
Prólogo a la segunda edición ........................................................................................................................................................... X X V
Prólogo a la tercera edición............................................................................................................................................................. XXVI

VOLUMEN I

Capítulo 11. Medicina basada en evidencias y Lex Arti 82


SECCIÓN I. INTRODUCCIÓN A LA CIRUGÍA Abilene Cirenia Escamilla Ortiz, Luis Alfonso Hernández Higareda

Capítulo 12. Medios alternos para la resolución de


controversias médico-legales 92
Módulo 1. Historia de la cirugía Arturo Rafael Vázquez Guerrero, Éctor Jaime Ramírez Barba,
Coordinadores: J. Lorenzo de la Garza Villaseñor, David Velázquez Fernández Jorge Arturo Vázquez Reta

Capítulo 1. Historia de la cirugía general 3 Módulo 3. Enseñanza de la cirugía


Antonio Moreno Guzmán, Victoria Vanessa Rocha Garfias, Coordinadores: Jesús Tapia Jurado, Tomás Barrientos Fortes
Héctor Faustino Noyola Villalobos
Capítulo 13. Retos de la educación quirúrgica
Capítulo 2. Origen y evolución del acto quirúrgico en el siglo XXI 105
Tomás Barrientos Fortes, Yamel Lombardo Abed
hasta nuestros días 14
Carlos Agustín Rodríguez Paz, Rosa María Carreón Bringas
Capítulo 14. Planes y programas de estudio
en cirugía 114
Capítulo 3. Desarrollo de la cirugía en México 21 José Luis Jiménez Corona, José Antonio Carrasco Rojas
Rosa María Carreón Bringas, Luis Guillermo Gerling de Alba,
Carlos Agustín Rodríguez Paz Capítulo 15. Nuevos caminos en
la educación quirúrgica 117
Módulo 2. Problemas médico-legales Raúl Hernández Centeno, María Gregoria Rodríguez Vareta,
Coordinadores: Elena López Gavito, AbrahamAmiud Dávila Rodríguez Carlos Agustín Rodríguez Paz

Capítulo 4. Marco jurídico de la práctica Capítulo 16. Informática y cirugía 123


Francisco Javier Rodríguez Suárez
de la medicina 30
Elena López Gavito, Edgar Cuevas García, Christian Antonio Díaz Carlos
Capítulo 17. Etica en la docencia quirúrgica 134
Martha Eugenia Rodríguez Pérez, Federico Sandoval Olvera, Jesús Tapia Jurado
Capítulo 5. Responsabilidad civil, penal
y administrativa 40 Capítulo 18. Hacia la enseñanza de una
Jorge Luis Mariñelarena Mariñelarena, Elena López Gavito
práctica médica segura 139
Carlos Baeza Estrella
Capítulo 6. Expediente clínico como medio
de prueba 48
Abraham Amiud Dávila Rodríguez, Elena López Gavito Módulo 4. Investigación en cirugía
Coordinadores: Abraham Pulido Cejudo, Mario Guzmán Gutiérrez.
Capítulo 7. Secreto médico y confidencialidad 54
Jacobo Choy Gómez, Juan Francisco Aguirre Córdova
Capítulo 19. Formulación de la pregunta de
investigación, marco teórico,
Capítulo 8. Consentimiento válidamente informado 60
Francisco Mancilla Ulloa, Jorge Luis Mariñelarena Mariñelarena antecedentes y justificación de
un estudio 146
Capítulo 9. Las demandas al médico en México 65 Abel Jalife Montaño, Abraham Pulido Cejudo
Gerardo Ricardo Zurita Navarrete, Elena López Gavito
Capítulo 20. Contraste o comprobación de
Capítulo 10. Medicina defensiva y medicina asertiva 74 una hipótesis 151
José Ignacio Guzmán Mejía, Jaime Shalkow Klincovstein Abraham Pulido Cejudo, Mario Guzmán Gutiérrez, Abel Jalife Montaño

XXVII

ERRNVPHGLFRVRUJ
XXVIII • Tratado de cirugía general (Contenido)

Capítulo 21. Pruebas estadísticas, ¿cuál usar?, Capítulo 36. El consultorio quirúrgico 288
¿para qué sirven?, ¿cómo interpretarlas? 154 Rafael H. Reyes Bueno, Juan Carlos Arana Reyes, Óscar Eduardo Vega Pérez
Felipe Rafael Zaldívar Ramírez, Vanessa Ortiz Higareda, Mario Guzmán Gutiérrez
Capítulo 37. El quirófano moderno: equipamiento,
Capítulo 22. ¿Cómo hacer una discusión y distribución y funcionamiento 294
escribir los resultados? 162 Carlos Melgoza Ortiz
Juan Francisco Molina López, David Velázquez Fernández
Capítulo 38. Procedimientos básicos para circular
Capítulo 23. ¿Cómo guardar la evidencia e
en el quirófano (descripción del
interpretación de gráficas? 172
Luis Manuel Souza Gallardo, José Luis Martínez Ordaz área quirúrgica) 302
Óscar Gilberto Ruvalcaba Castañeda, Elda Vanesa Benítez Venegas
Módulo 5. Calidad, seguridad y bioética en cirugía
Coordinadores: Jorge A. Pérez Castro y Vázquez, Federico Sandoval Olvera Capítulo 39. Asepsia, antisepsia, técnica quirúrgica y
clasificación de las heridas quirúrgicas 307
Capítulo 24. La calidad, su adopción y adaptación a Juan Roberto Torres Cisneros, Antonio Galindo Nava, Luis Juan Cerda Cortaza
la medicina 179
Rafael Contreras Ruiz Velasco, Julio Alberto Pérez Sosa Capítulo 40. Instrumental quirúrgico 317
Carlos M. Nuño Guzmán
Capítulo 25. Calidad en medicina 188
Angélica Hortensia González Muñoz, Abilene Cirenia Escamilla Ortiz, Capítulo 41. Materiales, tipos y técnicas de sutura;
A. Jesús Vega Malagón
técnicas de hemostasia; tipo de sondas,
Capítulo 26. Seguridad del paciente 202 y sistemas de drenaje 325
Rosa María Guzmán Aguilar Fernando Azcoitia Moraila, José Luis Arellano Nava

Capítulo 27. Medidas de prevención en Capítulo 42. Tipo de cierre de heridas 337
Juan Carlos Arana Reyes, Juan Arturo Castellanos Hernández, Fernando Cruz López
el paciente quirúrgico 208
Humberto Arenas Márquez, Juan Francisco García Morales, Capítulo 43. Valoracion integral del paciente y
María Fernanda López Godínez
preparación preoperatoria 347
José Francisco Magaña Mendoza
Capítulo 28. Cirugía segura salva vidas. Higiene de
manos, responsabilidad quirúrgica 218 Capítulo 44. Evaluación anestésica, principios,
Jorge A. Pérez Castro y Vázquez, Ana Karen Castañeda Solís tipos y determinación de
procedimientos anestésicos 352
Capítulo 29. Herramientas que contribuyen a Francisco Javier Rodríguez Suárez
la seguridad del paciente 229
Juan Carlos Arana Reyes, Guadalupe Zaldívar Lelo de Larrea, José Montes Alvarado
Capítulo 45. Manejo del dolor posoperatorio 361
Alejandro Weber Sánchez, Denzil Garteiz Martínez,
Capítulo 30. Marco ético de la medicina, su soporte Rocío Torres Méndez, Pablo Weber Álvarez
jurídico y deontológico 244
Federico Sandoval Olvera, Jorge Alfredo Zendejas Vázquez Módulo 8. Respuesta al trauma quirúrgico
Coordinadores: Alejandro González Ojeda, José Antonio Carrasco Rojas
Capítulo 31. Bioética: los derechos humanos del
bienestar 254 Capítulo 46. Respuesta sistémica al traumatismo
Efraín Moreno Gutiérrez, Federico Sandoval Olvera quirúrgico 374
Jorge Luis López Rodríguez, Carlos Martín Gaitán Mercado,
Módulo 6. Entrevista clínica Claudia Teresa Barba Valadez
Coordinadores: Baltasar Montes Alvarado, Alfredo Jesús Vega Pérez
Capítulo 47. Medidas de acondicionamiento preoperatorio
Capítulo 32. Expediente clínico y su análisis 266 para la rápida recuperación 381
Mario Eduardo Torres Olalde, José Alberto Lugo Díaz, Andrea Socorro Álvarez Villaseñor, Clotilde Fuentes Orozco,
Carmen Aburto Fernández, Baltasar Montes Alvarado Alejandro González Ojeda, Luis Ricardo Ramírez González

Capítulo 33. Análisis e interpretación de la historia clínica Capítulo 48. Síndrome febril: etiopatogenia,
en relación con la patología quirúrgica 271 efectos metabólicos y fisiológicos, y
Mariel González Calatayud, Gabriela Elaine Gutiérrez Uvalle tratamiento en pacientes quirúrgicos 389
Clotilde Fuentes Orozco, José Antonio Cortés Lares,
Capítulo 34. Comunicación oral y escrita: Andrea Socorro Álvarez Villaseñor, Luis Ricardo Ramírez González
relación médico–paciente adecuada 277
Guadalupe Zaldívar Lelo de Larrea, Juan Carlos Arana Reyes, Capítulo 49. Protocolos de transfusión sanguínea y
Gunther Wischin Fuentes, Mario Eduardo Torres Olalde sus complicaciones 396
Carlos M. Nuño Guzmán, Blanca Salazar Alvarado, Tomás R. Ibarra Hurtado
Capítulo 35. Patología quirúrgica en el primer nivel
de atención 283 Capítulo 50. Falla orgánica múltiple 405
Baltasar Montes Alvarado, Luis Juan Ostos Mondragón, Enrique López Arvizu Efraín Gómez Herrera, Roberto Carlos Miranda Ackerman, Carlos De Miguel Ortega

Módulo 7. Principios básicos de la cirugía en el Módulo 9. Respuesta al trauma quirúrgico


Siglo XXI en situaciones especiales
Coordinadores: Carlos Melgoza Ortiz, Alejandro Weber Sánchez Coordinadores: María Graciela Zermeño Gómez, Carmen Barradas Guevara

ERRNVPHGLFRVRUJ
Contenido • XXIX

Capítulo 51. Respuesta metabólica al trauma en Capítulo 64. Tratamiento de la infección quirúrgica:
el adulto mayor 412 infecciones intraabdominales 510
Juan Carlos Olivares González Juan Carlos Tinoco Favila

Capítulo 52. Respuesta metabólica al trauma en Capítulo 65. Sepsis 518


el paciente politraumatizado 418 Eduardo Ferat Osorio, Lourdes Arriaga Pizano, Arturo Cérbulo Vázquez
Francisco Javier Carballo Cruz, Alberto Espinosa Mendoza
Capítulo 66. Infecciones nosocomiales en
Capítulo 53. Respuesta metabólica al trauma en el paciente quirúrgico 527
Irma Sánchez Montes
el paciente quemado 426
Jesús Fermín Escobedo Anzures, Judith Chaires Cisneros,
Carlos Fernando Bernal Cárdenas Capítulo 67. Cirujano en riesgo: infecciones adquiridas en
el ejercicio de su profesión 543
Mauricio Rodríguez Álvarez, Samuel Ponce de León Rosales
Capítulo 54. Respuesta metabólica al trauma en
la paciente embarazada 431 Módulo 11. Fisiopatología quirúrgica
María Graciela Zermeño Gómez, María Juana Mendoza Méndez,
Genaro Vega Malagón Coordinadores: Salvador Francisco Campos Campos, Jorge Cervantes Cruz

Capítulo 68. Equilibrio de líquidos y electrólitos en


Capítulo 55. Respuesta al trauma metabólico en el paciente quirúrgico y su manejo 550
pacientes con enfermedades Pedro Espinosa de los Monteros Moranchel,
crónico-degenerativas 440 Jesús Tapia Jurado, Fernando Cruz López
David Ángel Banderas Tarabay, Miguel Espinoza Sánchez,
María Graciela Zermeño Gómez Capítulo 69. Estado de choque: definición,
etiología, clasificación y tratamiento 563
Capítulo 56. Respuesta metabólica al trauma Jorge Cervantes Cruz, Salvador Francisco Campos Campos,
en pacientes oncológicos 446 Jesús Alan Ureña Álvarez
Daniel Orea Estudillo
Capítulo 70. Cicatrización de heridas 573
Francisco Rafael Torres Violante, Óscar Xavier Hernández Rodríguez
Capítulo 57. Respuesta metabólica al trauma en
el paciente inmunosuprimido y Capítulo 71. Cambios fisiológicos y fisiopatológicos en
con trasplante de órganos 451 el paciente quirúrgico adulto mayor 589
José Mariano Hernández Domínguez, Nora Hilda Ontiveros Mendoza,
Salvador Francisco Campos Campos,
Esmeralda Cristina Ramírez Faba, Julio César Sotelo Hernández
Jesús Alan Ureña Álvarez, Jorge Cervantes Cruz

Capítulo 72. Patogenia de la trombosis venosa


Módulo 10. Infecciones quirúrgicas profunda y la tromboembolia
Coordinadores: Ma. Enriqueta Baridó Murguía, Irma Sánchez Montes
pulmonar en el paciente quirúrgico 600
Rogelio Ruiz Cruz, Honorine Parra Sánchez, Nuria Patricia Ramírez Sandoval
Capítulo 58. Infección de sitio quirúrgico:
epidemiología, carga de la Módulo 12. Aspectos nutricionales en
enfermedad y vigilancia 456 el paciente quirúrgico
Ma. Enriqueta Baridó Murguía
Coordinadores: Amado de Jesús Athié Athié, Ignacio Díaz-Pizarro Graaf

Capítulo 59. Factores de riesgo en infección de sitio Capítulo 73. Epidemiología de la desnutrición hospitalaria,
quirúrgico y su prevención 466 evaluación del estado nutricio y su
Diana Vilar Compte, Lucía Martínez Hernández, Ma. Enriqueta Baridó Murguía impacto en la evolución del paciente 613
Amado de Jesús Athié Athié, Diego Martín García Vivanco,
María José Casas Vega, Guadalupe Guerrero Lara
Capítulo 60. Análisis del proceso infeccioso en cirugía:
respuesta inflamatoria local y sistémica; Capítulo 74. Cálculo de los requerimientos
inmunidad innata y adaptativa 475 nutricionales 626
Alejandro González Ojeda, Clotilde Fuentes Orozco, Amado de Jesús Athié Athié, María José Casas Vega,
Jorge Rendón Félix, Luis Rodrigo Michel Espinoza Diego Martín García Vivanco, Guadalupe Zaldívar Lelo de Larrea

Capítulo 61. Microbiología quirúrgica y diagnóstico Capítulo 75. Nutrición enteral: indicaciones, fórmulas,
temprano de infección 485 vías de acceso, formas de administración y
Alethse De la Torre Rosas, Ma. Enriqueta Baridó Murguía complicaciones 638
Luis Galindo Mendoza, Cecilia María Luisa Aguilar Paulín
Capítulo 62. Antibióticos profilácticos en cirugía 495
Diana Vilar Compte, Ma. Enriqueta Baridó Murguía
Capítulo 76. Nutrición parenteral 649
Ignacio Díaz-Pizarro Graaf, Enrique López Arvizu, Luis Juan Ostos Mondragón

Capítulo 63. Infecciones de tejidos blandos necrosante Capítulo 77. El ayuno prolongado, sus consecuencias
y no necrosante 501 y los beneficios de la nutrición mixta 656
Abilene Cirenia Escamilla Ortiz, Angélica Hortensia González Muñoz José Antonio S. Ruy Díaz Reynoso, Rosalba E. Gutiérrez Olvera

ERRNVPHGLFRVRUJ
XXX • Tratado de cirugía general (Contenido)

Capítulo 78. Estado actual de la inmunomodulación Módulo 15. Piel y tejidos blandos
nutricional 664 Coordinadores: José Alfonso Marín Méndez, Juan Francisco Peña García
Gabriel Adrián García Correa, Jesús Alberto Zaragoza de la Cruz,
Omar Isaías Zaleta González Capítulo 91. Generalidades de la piel y
tejidos blandos 760
José Alfonso Marín Méndez, Juan Francisco Peña García, Alfredo Jesús Vega Pérez

Capítulo 92. Tumores benignos de la piel 768


SECCIÓN II. TEMAS FUNDAMENTALES José Alberto Ábrego Vásquez, José Francisco Gallegos Hernández,
Alma Lilia Ortiz Maldonado
DE CIRUGÍA GENERAL
Capítulo 93. Tumores malignos de la piel y
sus anexos 777
Módulo 13. Principios de oncología para José Francisco Gallegos Hernández, Omgo E. Nieweg, José Alberto Ábrego Vásquez
el cirujano general
Coordinadores: Sergio Torres Vargas, José Francisco Gallegos Hernández, Capítulo 94. Úlceras por presión 787
Alfonso Morales Zúñiga, Javier Ávila Morales Luis Juan Cerda Cortaza, Juan Roberto Torres Cisneros

Capítulo 79. Genoma del cáncer y mecanismos de Módulo 16. Cabeza y cuello
inestabilidad genómica 673 Coordinadores: Erich O. P. Basurto Kuba, Luis Mauricio Hurtado López
Jorge Meléndez Zajgla
Capítulo 95. Anatomía quirúrgica de cuello 795
Capítulo 80. Etiología y epidemiología del cáncer 679 Luis Mauricio Hurtado López
Carlos Daniel Lever Rosas, Óscar Rodrigo Rocha Erazo,
Edgar Fernando Hernández García
Capítulo 96. Lesiones congénitas del cuello: quiste bran-
Capítulo 81. Evaluación de la respuesta clínica 685 quial, quiste tirogloso, tiroides lingual,
Santiago Sherwell Cabello, Antonio Maffuz Aziz, Sergio Rodríguez Cuevas hemangiomas y linfangiomas 804
Abraham Pulido Cejudo, Luis Mauricio Hurtado López
Capítulo 82. Principios de cirugía oncológica 690
Sergio Torres Vargas, Daniel Alejandro Hernández Ramírez, Javier Ávila Morales Capítulo 97. Patología quirúrgica de
las glándulas salivales 814
Capítulo 83. Cirugía oncológica en cáncer de Marco Antonio Piscil Salazar, Francisco Javier Sánchez González,
cabeza y cuello 697 Germán Humberto Delgadillo Teyer
José Francisco Gallegos Hernández, Sergio Torres Vargas
Capítulo 98. Estudio del paciente adulto con
Capítulo 84. Tratamiento sistémico del paciente tumor en cuello 818
oncológico: bases de quimioterapia 704 Ariel de J. Martínez Oñate
Fernando Pérez Zincer, César González Morales
Capítulo 99. Enfermedades benignas de la glándula
Capítulo 85. Bases de radioterapia para el médico tiroides: bocio, hipotiroidismo,
y cirujano general 712 hipertiroidismo y trastornos
Federico Maldonado Magos
autoinmunitarios 826
Claudia B. Domínguez Fonseca
Módulo 14. Cirugía de mínima invasión
Coordinadores: Miguel F. Herrera Hernández, Vicente González Ruiz Capítulo 100. Cáncer de tiroides 834
Luis Mauricio Hurtado López
Capítulo 86. Antecedentes históricos, principios
generales de equipo, instrumental y Capítulo 101. Estudios diagnósticos en enfermedades de la
anestesia de mínima invasión 719 glándula tiroides 843
Edgar Rafael Montes de Oca Durán, Vicente González Ruíz Germán Humberto Delgadillo Teyer, Erick Servín Torres,
Francisco Javier Sánchez González
Capítulo 87. Cambios fisiopatológicos en
cirugía endoscópica 727 Capítulo 102. Tiroidectomía y disección radical
Horacio Gabriel Olvera Hernández de cuello: técnica y complicaciones 848
Erich O. P. Basurto Kuba
Capítulo 88. Minilaparoscopia 734
Eduardo Moreno Paquentin
Capítulo 103. Alternativas no quirúrgicas en
Capítulo 89. Cirugía robótica 745 el tratamiento del cáncer de tiroides 859
Adrián Carbajal Ramos, Luis Renjel García Claudio Guillermo Rosado Vázquez

Capítulo 90. Evolución y avances tecnológicos Capítulo 104. Patología quirúrgica de


en cirugía de mínima invasión las glándulas paratiroides 864
(miniinstrumentos, cirugía acuscópica, Martha Esperanza Ramírez Martínez
cirugía laparoscópica con un puerto
[CL1P], NOTES, single port) 751 Módulo 17. Glándula mamaria
Fausto Dávila Ávila, Martha Ruth Dávila Zenteno Coordinadores: Leopoldo Guzmán Navarro, Ana Lorena Vázquez Guerrero

ERRNVPHGLFRVRUJ
Contenido • XXXI

Capítulo 105. Cáncer de mama en México y Capítulo 120. Manejo quirúrgico del abdomen
el mundo: epidemiología, prevención agudo abierto y endoscópico 992
y diagnóstico temprano 873 José Manuel Guillén Contreras
Leopoldo Guzmán Navarro
Capítulo 121. Abdomen agudo en el anciano 1001
Capítulo 106. Imagenología mamaria y biopsias 882 Roberto Manuel Suárez Moreno, Moisés Ortiz Fernández
Dora Luz Barragán Patraca, Rosaura E. Fuentes Corona
Capítulo 122. Abdomen agudo no quirúrgico 1006
Capítulo 107. Clasificación y estadificación de Joaquín Valerio Ureña, Patricia Galindo López, Gerardo Josué Rodríguez Lara
las lesiones mamarias 895
Gerardo Castorena, Sofía Valanci Módulo 19. Esófago, estómago y duodeno
Coordinadores: Patricio Sánchez Fernández, Eduardo Ferat Osorio.
Capítulo 108. Inmunohistoquímica y diagnóstico
molecular en el cáncer de mama 902 Capítulo 123. Anatomía y fisiología del esófago 1014
Mónica García Gutiérrez, Carlos Ortiz Hidalgo Roberto Sánchez Medina

Capítulo 109. Patología mamaria basada Capítulo 124. Diagnóstico de enfermedades


en problemas 911 esofágicas 1023
Luis Alfonso Ley Marcial
Marino A. Capurso García

Capítulo 125. Enfermedad por reflujo


Capítulo 110. Procedimientos quirúrgicos de
gastroesofágico 1034
la mama 923 Alicia Estrada Castellanos
Ana Lorena Vázquez Guerrero, Gerardo Magallanes, Cristina María Salazar Cantú
Capítulo 126. Trastornos motores del esófago 1043
Capítulo 111. Cirugía conservadora y radioterapia Angélica Maldonado Vázquez, Rocío Montserrat Monroy Argumedo,
intraoperatoria 931 Humberto Acuña Meza
Antonio Maffuz Aziz, Santiago Sherwell Cabello, Sergio Rodríguez Cuevas
Capítulo 127. Hernia diafragmática 1051
Karina Sánchez Reyes
Capítulo 112. Reconstrucción mamaria y mastectomía
reductora de riesgo 939 Capítulo 128. Quemaduras del esófago y
Pablo Daniel Murakami Morishige, Leopoldo Guzmán Navarro,
Mauricio Alejandro Erazo Franco sus complicaciones 1059
David Esmer Sánchez, Fernando Álvarez Tostado Fernández

Capítulo 113. Procedimientos quirúrgicos de Capítulo 129. Tumores malignos y benignos


la mama: cirugía oncoplástica 944 del esófago 1067
Silvia Patricia Villarreal Colin Juan José Pablo Cortés Romano, Víctor Iván Peña Vilchis, Gregorio Zubieta O’Farrill

Capítulo 114. Procedimientos quirúrgicos de la axila 950 Capítulo 130. Sustituciones esofágicas 1077
Servando Cardona Huerta, Gerardo Amarante de León, Patricio Sánchez Fernández, Eduardo Ferat Osorio
Ana Lorena Vázquez Guerrero
Capítulo 131.Trastornos motores y secretores
Capítulo 115. Tratamiento sistémico del del estómago 1087
cáncer mamario 960 Eduardo Moreno Aguilera
Juan Alberto Serrano Olvera
Capítulo 132. Helicobacter pylori.
Capítulo 116. Radioterapia actual en el cáncer Mitos y realidades 1097
de mama 966 Juan Carlos Ugalde Loredo, Margarita Zamudio Montaño,
José Hinojosa Gómez Carlos Manuel Díaz Contreras Piedras

Módulo 18. Síndrome de abdomen agudo Capítulo 133. Enfermedades del estómago y duodeno:
Coordinadores: José Humberto Vázquez Sanders, Samuel Klein¿nger Marcuschamer tratamiento médico y quirúrgico 1106
Teó¿lo Pérez Corona, Miguel Ángel Chávez García, Eduardo Ferat Osorio
Capítulo 117. Introducción, fisiopatología y
clasificación del abdomen agudo 975 Capítulo 134. Cáncer gástrico 1113
José Ayala Zavaleta, José Humberto Vázquez Sanders Germán Humberto Delgadillo Teyer, José Arturo Velázquez García,
Patricio Sánchez Fernández
Capítulo 118. Cuadro clínico y diagnóstico
diferencial en el abdomen agudo 981 Capítulo 135. Tumores del estroma gastrointestinal 1120
Alejandro Escobar Monroy Teodoro Romero Hernández

Capítulo 119. Utilidad de los estudios de imagen


Capítulo 136. Otros tumores benignos y malignos del
y laboratorio en el abdomen agudo 988
Samuel Klein¿nger Marcuschamer, José Arturo Aragón López, estómago y duodeno 1127
José Humberto Vázquez Sanders Javier Niño Solís

ERRNVPHGLFRVRUJ
XXXII • Tratado de cirugía general (Contenido)

VOLUMEN II

Módulo 20. Mesenterio e intestino delgado Capítulo 154. Fisura, absceso y fístula anales 1280
Coordinadores: Luis Alfonso Hernández Higareda, Gustavo Linden Bracho Billy Jiménez Bobadilla, Juan Antonio Villanueva-Herrero, Lisbeth Alarcón Bernés

Capítulo 137. Anatomía, fisiología y pruebas Capítulo 155. Enfermedad pilonidal y cuerpo
diagnósticas del intestino delgado extraño en recto 1285
y mesenterio 1137 Rubén Gabriel Vargas de la Llata, José Manuel Correa Rovelo
Óscar Bellacetín Figueroa, Omar Alejo Téllez, Yuridia Renata Macías Ángeles
Capítulo 156. Prolapso y procidencia rectal 1293
Capítulo 138. Patología inflamatoria del intestino José Manuel Correa Rovelo, Alejandro Díaz Girón Gidi, Francisco Manuel Velez Pérez
delgado: enfermedad de Crohn 1147
Jorge Ruiz Lizárraga, Adriana Osorio, Elisa María Sepúlveda Guerrero Capítulo 157. Incontinencia fecal 1302
Gonzalo Hagerman Ruiz-Galindo, Sandra Sucar Romero, J. Andrés Cervera Servín
Capítulo 139. Síndrome de oclusión del intestino
delgado 1158 Capítulo 158. Métodos diagnósticos para la
Jorge Alejandro Vázquez Carpizo, A. Jesús Vega Malagón, enfermedad de colon y recto 1309
Miguel Luis Esquivel Herrera, Carlos Raúl Ávila Jiménez Rafael Sánchez Morett, José Fernando Díaz Sobrino

Capítulo 140. Fístulas de intestino delgado 1167 Capítulo 159. Estomas en coloproctología 1317
Juan Carlos Hernández Aranda José Manuel Correa Rovelo, Rubén Gabriel Vargas de la Llata,
Francisco Manuel Velez Pérez, Alejandro Díaz-Girón Gidi
Capítulo 141. Síndrome de intestino corto 1176
Juan Carlos Hernández Aranda
Capítulo 160. Cirugía de mínima invasión y
Capítulo 142. Tumores del intestino delgado videolaparoscópica en la
y mesenterio 1184 enfermedad colorrectal 1326
Heriberto Rodea Rosas Carlos Belmonte Montes, Carlos Cosme Reyes, Mario A. García Gómez

Capítulo 143. Procedimientos quirúrgicos en Módulo 22. Hígado, vesícula y vías biliares
intestino delgado 1194 Coordinadores: Mauricio de la Fuente-Lira, Mario Vilatobá Chapa
Luis Adolfo Aceves López, Lizzet Villalobos Ramírez, Rodrigo Aceves Zavala

Capítulo 144. Abdomen hostil 1203 Capítulo 161. Anatomía quirúrgica de hígado,
Manuel Rodrigo Prieto Aldape, Óscar Ramón Guzmán Chávez, vesícula y vías biliares 1334
Juan Francisco García Morales Rodrigo Cruz Martínez, Alicia Solano Murillo, Mario Vilatobá Chapa

Módulo 21. Colon y recto Capítulo 162. Colecistopatía aguda y crónica 1343
Luis Juan Ostos Mondragón, Eliseo Pérez Castro,
Coordinadores: Rubén Gabriel Vargas de la Llata, Ulises Rodríguez Wong Baltasar Montes Alvarado, Ignacio Díaz-Pizarro Graaf
Capítulo 145. Anatomía y fisiología de colon,
recto y ano 1214 Capítulo 163. Coledocolitiasis primaria y secundaria
Moisés Freddy Rojas Illanés, Briseida Rubio Martínez, Omar Michel Solórzano Pineda y su resolución 1350
Carlos Flórez Zorrilla
Capítulo 146. Apendicitis aguda 1222
Daniel Saltiel Mechulán Capítulo 164. Complicaciones de la cirugía de vías
biliares (estenosis, sección y ligadura
Capítulo 147. Patología quirúrgica de colon y recto: de la vía biliar) y su resolución
enfermedades inflamatorias 1229 (reconstrucción de la vía biliar) 1355
Ulises Rodríguez Wong Adolfo Cuendis Velázquez, Itzé Aguirre Olmedo, Mauricio de la Fuente-Lira

Capítulo 148. Síndrome de oclusión intestinal baja 1235 Capítulo 165. Quistes de colédoco, colangitis
César Alberto Cruz Santiago, Jorge Farell Rivas y cirrosis biliar 1363
José Luis Beristáin Hernández
Capítulo 149. Hemorragia digestiva baja 1242
César Alí Orozco Cervantes Capítulo 166. Procedimientos de mínima invasión
en la enfermedad hepatobiliar 1374
Capítulo 150. Enfermedad diverticular del colon 1246 Vicente González Ruiz, Norma Eleane Basurto Acevedo
Óscar Durán Ramos, Paulino Martínez Hernández–Magro, Óscar Durán Anguiano

Capítulo 151. Cáncer de colon 1255 Capítulo 167. Patología benigna del hígado 1381
Marco Antonio Vázquez Rosales, Carlos Agustín Rodríguez Paz, Lilia Cote Estrada
Víctor Hugo Guerrero Guerrero, Ma. Eugenia Ordóñez Gutiérrez

Capítulo 152. Cáncer de recto 1264 Capítulo 168. Hipertensión portal 1386
Édgar Enrique Ramos Díaz, Antonio Moreno Guzmán, Marco Antonio Loera Torres
Omar Vergara Fernández, José Luis Rodríguez Díaz

Capítulo 153. Enfermedad hemorroidal 1276 Capítulo 169. Carcinoma hepatocelular 1394
Ulises Rodríguez Wong Mauricio de la Fuente-Lira, Francisco Iván Galeana Nogueda

ERRNVPHGLFRVRUJ
Contenido • XXXIII

Módulo 23. Páncreas Capítulo 184. Hernia ventral primaria


Coordinadores: Juan Míer y Díaz, Óscar Chapa Azuela e incisional 1521
Gerardo Gil Galindo, Luis Roberto Ramírez Mancillas
Capítulo 170. Pancreatitis aguda grave 1403
Nayeli Xochiquetzal Ortiz Olvera, Edgar David Castillo Bárcena, Juan Míer y Díaz Capítulo 185. Manejo laparoscópico de las hernias de
pared abdominal 1531
Capítulo 171. Métodos de imagen en el diagnóstico Juan Antonio López Corvalá, Roberto Bernal Gómez
de pancreatitis aguda grave 1412
Héctor Murrieta González, Marco Antonio Teliz Meneses Capítulo 186. Hernias complejas de la pared
abdominal 1540
Capítulo 172. Opciones de tratamiento quirúrgico Adriana Hernández López, Estefanía Judith Villalobos Rubalcava
en la pancreatitis aguda complicada 1419
Óscar Gilberto Ruvalcaba Castañeda
Capítulo 187. Hernias poco frecuentes en
la pared abdominal 1547
Oscar Olivares Ontiveros, Raúl Guzmán Muñoz
Capítulo 173. Cáncer de páncreas 1432
Carlos Chan, Denisse L. Staufert Gutiérrez,
Gabriela del Ángel Millán, Mariana P. Muñoz Ponce Módulo 26. Cirugía vascular y endovascular
Coordinadores: Roberto Castañeda Gaxiola, Luis Sigler Morales
Capítulo 174. Radioterapia en el cáncer de páncreas 1440
José Hinojosa Gómez Capítulo 188. Bases de la cirugía vascular y
endovascular 1558
Capítulo 175. Quimioterapia en el cáncer Roberto Castañeda Gaxiola, Luis Sigler Morales, Lorenzo Rish Fein
de páncreas 1445
Erika Ruiz García, Jorge Guadarrama Orozco, Javier Melchor Ruán, Capítulo 189. Enfermedad carotídea y
Horacio Astudillo de la Vega vertebrobasilar 1565
Francisco Alcocer Gouyonet, Salvador Agraz Castillo
Capítulo 176. Tratamiento paliativo del cáncer
de páncreas 1452 Capítulo 190. Aorta 1573
Luis Montiel Hinojosa, Edgard Efrén Lozada Hernández Alejandro Rey

Capítulo 177. Neoplasias quísticas del páncreas 1458 Capítulo 191. Isquemia mesentérica aguda
Óscar Chapa Azuela, Jorge Roldán García,
Jair Díaz Martínez, Verónica Gopar Ochoa y crónica 1584
Luis Sigler Morales, Roberto Castañeda Gaxiola, Rafael Gutiérrez Carreño
Capítulo 178. Tumores neuroendocrinos del páncreas 1469
K. Verónica Chávez T, Juan Pablo Pantoja Millán Capítulo 192. Isquemia aguda, crónica y aneurismas
de miembros inferiores 1591
Módulo 24. Bazo Manuel Eduardo Marquina Ramírez, Paola Prieto Olivares
Coordinadores: Marco Antonio Loera Torres, Edgar Enrique Ramos Díaz
Capítulo 193. Insuficiencia venosa de miembros
Capítulo 179. Indicaciones quirúrgicas inferiores y pelvis 1601
Carlos Alberto Álvarez Ahumada, Guillermo Rojas Reyna, Santiago Herrera De Juana
de esplenectomía 1481
Edgar Enrique Ramos Díaz, Álvaro Campos Cortés
Capítulo 194. Enfermedad tromboembólica
Capítulo 180. Técnicas quirúrgicas para venosa (ETEV) 1608
esplenectomía 1489 Roberto Castañeda Gaxiola, Luis Sigler Morales, Paola Prieto Olivares
Marco Antonio Loera Torres, Juan Ramón Aguilar Saavedra,
Héctor Faustino Noyola Villalobos Capítulo 195. Pie diabético 1619
Eduardo Bladinieres Cámara, Guillermo Guerrero Torres, Sergio F. Uhthoff Brito
Módulo 25. Hernias de la pared abdominal
Coordinadores: Juan Carlos Mayagoitia González, Capítulo 196. Trauma vascular central
Héctor Armando Cisneros Muñoz toracoabdominal 1631
Luis Manuel García Núñez, Juan A. Asensio
Capítulo 181. Etiopatogenia de las hernias de
la pared abdominal y función del Capítulo 197. Trauma vascular periférico:
colágeno en la formación de hernias bases y técnicas 1640
(herniosis) 1497 Roberto Castañeda Gaxiola, Luis Sigler Morales, Magdiel Trinidad Vázquez
Héctor Armando Cisneros Muñoz, Ricardo Blas Azotla, Miguel Magdaleno García
Capítulo 198. Construcción de la fístula arteriovenosa
Capítulo 182. Materiales protésicos
nativa para hemodiálisis 1654
en hernioplastias 1506 Carlos Arturo Hinojosa Becerril, Jaime Vélez Victoria
Juan Carlos Mayagoitia González, Arturo Vázquez-Mellado Díaz,
Raúl Hernández Centeno
Capítulo 199. Manejo de las complicaciones en
Capítulo 183. Hernia inguinal 1514 la cirugía vascular 1665
Rigoberto Álvarez Quintero, Alejandro Germán Serrano Peña Luis Sigler Morales, Roberto Castañeda Gaxiola, Rafael Gutiérrez Carreño

ERRNVPHGLFRVRUJ
XXXIV • Tratado de cirugía general (Contenido)

Módulo 27. El cirujano general y Capítulo 213. Fisiología del espacio pleural,
el trasplante de órganos drenajes y sistemas de succión digital 1799
Coordinadores: Alejandro Alfonso Perea Sánchez, Héctor Faustino Noyola Villalobos José Manuel Mier O, Ixchel Carranza Martínez

Capítulo 200. Historia de los trasplantes 1674 Capítulo 214. Enfermedad infecciosa e inflamatoria
Jaime A. Pedroza Anaya de pulmón 1805
José Morales Gómez, Graciano Castillo Ortega,
Capítulo 201. Trasplante de órganos de Juan Alberto Berrios, Jesús Martín Ibarra Celaya
donador cadavérico 1682
Alejandro Alfonso Perea Sánchez, Jorge Luis Montes de Oca Arce Capítulo 215. Hemotórax, fístula broncopleural
y derrame paraneumónico 1822
Capítulo 202. Trasplante renal 1690 Marco Antonio Íñiguez García, José Miguel Arriola Navas, Silviano Ríos Pascual
Héctor Faustino Noyola Villalobos, Óscar Zumarán Cuellar,
Raúl García Cano, Marco Antonio Loera Torres, Mario Antonio Cardona Pérez Capítulo 216. Cáncer de pulmón 1837
Patricio Santillán Doherty, Gildardo Cortés Julián, Julio de Jesús Herrera Zamora
Capítulo 203. Trasplante hepático 1697
Federico Mendoza Sánchez, Ignacio González-Pinto Arrillaga, Capítulo 217.Tratamiento de los pacientes
Diego Federico Mendoza Medina con metástasis pulmonares 1846
Gustavo F. Salazar Otaola, Carlos A. Olivares Torres,
Capítulo 204. Estado actual de los Francina Valezka Bolaños Morales
trasplantes en México 1712
Enrique Jiménez Chavarría, Héctor Faustino Noyola Villalobos Capítulo 218. Infecciones y tumores
del mediastino 1852
Víctor Hugo Zotes Valdivia, Víctor Elier Quiroga Arias, Enrique Guzmán de Alba

Capítulo 219. Patología quirúrgica del pericardio 1864


SECCIÓN III. TEMAS SELECTOS Alberto Ramírez Castañeda, Francina Valezka Bolaños Morales,
EN CIRUGÍA GENERAL Diana Vanessa Pérez Coutiño, Serafín Ramírez Castañeda,
Mauro Echavarría Pinto

Módulo 28. Peritoneo y retroperitoneo Capítulo 220. Toracoscopia, mediastinoscopia


Coordinadores: Saúl Ocampo González, David Ángel Banderas Tarabay y broncoscopia 1874
Francina Valezka Bolaños Morales, Luis Marcelo Argote Greene
Capítulo 205. Peritonitis: fisiopatología,
clasificación y manejo 1721 Módulo 30. Cirugía metabólica y para la obesidad
Rubén Ocampo González, Diego Castañeda Garay, Coordinadores: Armando Castillo González,
David Fernando Pinal García Gustavo Ramírez Wiella Schwuchow

Capítulo 206. Sepsis intraabdominal 1732 Capítulo 221. Historia de las cirugías bariátrica
José Raúl Salas Ramírez y metabólica 1884
Enrique Aragón Viruette, Rafael Álvarez Cordero, Humberto Acuña Meza
Capítulo 207. Síndrome compartimental abdominal:
Capítulo 222. Indicaciones y selección de pacientes
manejo integral 1740
Saúl Ocampo González, Roberto Ulises Cruz Neri,
para cirugía bariátrica y metabólica 1891
Antonio Rodríguez Esquerra, Gilberto Ungson Beltrán,
Jorge Hugo Salado Rentería
Luis Ángel Posadas Ramírez
Capítulo 208. Peritoneo y retroperitoneo, patología
Capítulo 223. Banda gástrica ajustable 1897
inflamatoria y su manejo 1752 Gustavo Ramírez Wiella Schwuchow, Juan José Pablo Cortés Romano,
Cesar Iñiguez Martínez, Macario Salcido Jiménez, Humberto Solís Téllez
Mario Alberto Vargas Verdugo
Capítulo 224. Manga gástrica 1904
Capítulo 209. Tumores retroperitoneales 1761 Roberto Bernal Gómez, Víctor de la Peña Carrizales, Armando Castillo González
Juan José Soto Ávila, Emanuel Enciso Vargas, Saúl Ocampo González
Capítulo 225. Bypass gástrico en Y de Roux
Capítulo 210. Tumores suprarrenales 1769 laparoscópico: técnica y resultados 1910
K. Verónica Chávez, Miguel F. Herrera Pablo G. Zorrilla Blanco, Noé Núñez Jasso, Álvaro Fernando Tristán Peralta

Módulo 29. Tórax y mediastino Capítulo 226. Derivación biliopancreática 1916


Coordinadores: Patricio Santillán Doherty, Francina Valezka Bolaños Morales, Gilberto Ungson Beltrán, Antonio Rodríguez Esquerra, Luis Ángel Posadas Ramírez
Luis Marcelo Argote Greene, Diana Vanessa Pérez Coutiño.
Capítulo 227. Manejo multidisciplinario del paciente
Capítulo 211. Anatomía quirúrgica, abordaje con obesidad mórbida y síndrome
del tórax y mediastino 1780 metabólico 1924
Juan Carlos Vázquez Minero, Primo Armando de la Rosa Aguirre, Samuel Ordóñez Ortega, Mauricio Sierra Salazar
Yadira Cervantes Silva
Capítulo 228. Complicaciones de cirugía bariátrica y
Capítulo 212. Valoración clínica y fisiológica de metabólica 1931
la función respiratoria 1787 Armando Castillo González, Rocío Montserrat Monroy Argumedo,
José Rogelio Pérez Padilla, Julio Robledo Pascual Humberto Acuña Meza

ERRNVPHGLFRVRUJ
Contenido • XXXV

Módulo 31. Trauma Capítulo 244. Ortopedia 2078


Coordinadores: Octavio Ruiz Speare, Ignacio Javier Magaña Sánchez Oscar Eduardo Vega Pérez, Juan Carlos Arana Reyes, Rafael Rodríguez Cabrera,
Rodrigo Bartolome Vargas-Lugo Salinas

Capítulo 229. Conceptos básicos de balística 1946


Jorge Manuel Camarero Benítez Capítulo 245. Pediatría 2089
Luis Carlos Ocampo Del Prado, José Antonio Ibarra Moreno, Martín Vega Malagón

Capítulo 230. Evaluación y manejo inicial


del paciente traumatizado 1952 Capítulo 246. Cirugía vascular 2102
Raúl González Fregoso, Irma Violeta Romero Kerlegand,
Odón Brugada Echeverría, Fernando Vera Rodríguez,
Mario Lonardo Jiménez Ávalos Carlos Arturo Vázquez Mellado Díaz

Capítulo 231. Tratamiento del choque hipovolémico y Módulo 33. Endoscopia y sus indicaciones en
nuevas estrategias de reanimación 1960 la cirugía general
Carlos Arreola Risa, Alejandro I. Suárez Pierre Coordinadores: Jorge Arturo Vázquez Reta, Ángel Enrique Escudero Fabre

Capítulo 232. Estrategia de control de daños 1971 Capítulo 247. Endoscopia del tubo digestivo alto,
Ignacio Javier Magaña Sánchez, Fernando Vera Rodríguez, intermedio y distal 2112
Eduardo Villegas Pérez Miguel Ángel Chávez García, Ángel Enrique Escudero Fabre,
Jorge Arturo Vázquez Reta, Eduardo Prado Orozco, Ana Lorena Vázquez Guerrero
Capítulo 233. Trauma craneoencefálico (TCE) 1979
Jesús Fermín Escobedo Anzures, Judith Chaires Cisneros, Capítulo 248. Endoscopia en vías biliares y páncreas 2126
Carlos Fernando Bernal Cárdenas Eduardo Prado Orozco, Jorge Arturo Vázquez Reta, Ángel Enrique Escudero Fabre,
Miguel Ángel Chávez García
Capítulo 234. Trauma de cuello 1986
Olliver Núñez Cantú, Luis Manuel García Núñez, Edgar Fernando Hernández García Capítulo 249. Utilidad de la endoscopia en
el transoperatorio 2136
Capítulo 235. Trauma torácico 1994 Ángel Enrique Escudero Fabre, Jorge Arturo Vázquez Reta,
Eduardo Raúl Zazueta Quirarte Miguel Ángel Chávez García, Eduardo Prado Orozco

Capítulo 236. Trauma abdomino-pélvico 2002


Luis Manuel García Núñez, Edgar Fernando Hernández García,
Capítulo 250. Utilidad de la endoscopia y laparoscopia
Olliver Núñez Cantú, Eduardo Rosales Montes de emergencia en abdomen agudo 2145
Ángel Enrique Escudero Fabre, Luis Alfonso Hernández Higareda,
Capítulo 237. Trauma en extremidades 2010 Eduardo Prado Orozco, Miguel Ángel Chávez García, Arturo Rafael Vázquez Guerrero
Edgar Fernando Hernández García, Luis Manuel García Núñez, Olliver Núñez Cantú
Capítulo 251. Utilidad de la endoscopia en
Capítulo 238. Trauma ambiental (quemaduras cirugía bariátrica 2150
y lesiones por exposición al frío) 2018 Jorge Arturo Vázquez Reta, Eduardo Prado Orozco, Ana Lorena Vázquez Guerrero,
Felipe Vega Rivera, Fernando Pérez Galaz, Bruce Potenza Luis Alfonso Hernández Higareda, Miguel Ángel Chávez García,
Ángel Enrique Escudero Fabre
Capítulo 239. Trauma en situaciones especiales 2027
Ignacio Javier Magaña Sánchez, Adriana Chaparro Delgadillo,
Luz María Rivas Moreno, Karina María Navarrete Vargas Capítulo 252. Endoscopia y sus indicaciones
en cirugía general 2157
Capítulo 240. El cirujano ante una situación de Jorge Arturo Vázquez Reta, Ángel Enrique Escudero Fabre, Arturo Rafael Vázquez
desastre y saldo masivo de víctimas 2038 Guerrero, Luis Alfonso Hernández Higareda, Miguel Ángel Chávez García,
Por¿rio Cervantes Pérez Ana Lorena Vázquez Guerrero

Módulo 32. Decisiones de urgencia y competencias Capítulo 253. Ultrasonido endoscópico 2163
del cirujano general ante otras especialidades Luis Alfonso Hernández Higareda, Ángel Enrique Escudero Fabre,
(Ginecología, Ortopedia, Musculo – Esquelético, José Antonio Carrasco Rojas, Alfredo Jesús Vega Pérez, Miguel Ángel Chávez García
Cirugía de Mano, Cirugía Plástica y Reconstructiva,
Pediatría, Urología, Otorrinolaringología, Cirugía Módulo 34. Aplicación de las nuevas tecnologías
Vascular, Cirugía de Tórax de comunicación en cirugía
Coordinadores: Roberto Bernal Gómez, Juan Roberto Torres Cisneros, Coordinadores: Tania Angélica de la Fuente Vera, Mariel González Calatayud
David Lazky Marcovich
Capítulo 254. Telemedicina 2173
Capítulo 241. Ginecoobstetricia 2046 Mariel González Calatayud, Luis Fernando Negrete Cervantes
Genaro Vega Malagón, Luis Nelson Bautista García, Alma Becerril Santos, Maureen
Poveda Escalante, Javier Ávila Morales
Capítulo 255. Monitoreo móvil de pacientes
Capítulo 242. Urología 2059 quirúrgicos 2178
David Lasky Markovich, Carlos Vasquez Lastra, Miguel Angel Bonilla Becerril Tania Angélica de la Fuente Vera

Capítulo 243. Otorrinolaringología 2070 Capítulo 256. Uso de tabletas y teléfonos inteligentes
Osvaldo Hernán González Morales, Alejandro González Nogueira, en cirugía general 2184
Roberto Bernal Gómez Tania Angélica de la Fuente Vera

ERRNVPHGLFRVRUJ
XXXVI • Tratado de cirugía general (Contenido)

Capítulo 257. Uso de redes sociales y comunicación Capítulo 261. El cirujano biólogo molecular del futuro 2215
para el cirujano 2190 Alejandro González Ojeda, Jorge Rendón Félix, Leire Irusteta Jiménez,
Tania Angélica de la Fuente Vera Jesús García Rentería

Capítulo 258. Simulación médica en cirugía 2196 Capítulo 262. Realidad y retos de la cirugía
Tania Angélica de la Fuente Vera
y del cirujano 2225
Jorge Alejandro Vázquez Carpizo, Angélica Hortensia González Muñoz,
Módulo 35. Futuro de la cirugía A. Jesús Vega Malagón
Coordinadores: Enrique Luque de León, Roberto Manuel Suarez Moreno †,
Angélica Hortensia González Muñoz
Capítulo 263. El futuro de la cirugía general y
del cirujano 2231
Capítulo 259. El cirujano científico e investigador A. Jesús Vega Malagón, Angélica Hortensia González Muñoz,
del futuro 2203 Jorge Alejandro Vázquez Carpizo, Alfredo Jesús Vega Pérez,
Jorge Alejandro Vázquez Carpizo, Angélica Hortensia González Muñoz, Enrique Luque de León
A. Jesús Vega Malagón, Enrique Luque de León

Capítulo 260. El cirujano historiador del futuro 2209


J. Lorenzo de la Garza Villaseñor Índice 2245

ERRNVPHGLFRVRUJ
SECCIÓN I
Introducción a la cirugía

Módulo 1. Historia de la cirugía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2


Coordinadores: J. Lorenzo de la Garza Villaseñor, David Velázquez Fernández

Módulo 2. Problemas médico–legales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .29


Coordinadores: Elena López Gavito, Abraham Dávila Rodríguez

Módulo 3. Enseñanza de la cirugía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .104


Coordinadores: Jesús Tapia Jurado, Tomás Barrientos Fortes

Módulo 4. Investigación en cirugía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .145


Coordinadores: Abraham Pulido Cejudo, Mario Guzmán Gutiérrez

Módulo 5. Calidad, seguridad y bioética en cirugía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .178


Coordinadores: Jorge Pérez Castro y Vázquez, Federico Sandoval Olvera

Módulo 6. Entrevista clínica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 265


Coordinadores: Baltasar Montes Alvarado, Alfredo Jesús Vega Pérez

Módulo 7. Principios básicos de la cirugía en el siglo XXI . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 287


Coordinadores: Carlos Melgoza Ortiz, Alejandro Weber Sánchez
© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.

Módulo 8. Respuesta al trauma quirúrgico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .373


Coordinadores: Alejandro González Ojeda, José Antonio Carrasco Rojas

Módulo 9. Respuesta al trauma quirúrgico en situaciones especiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .411


Coordinadores: Graciela Zermeño Gómez, Carmen Barradas Guevara

Módulo 10. Infecciones quirúrgicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .455


Coordinadores: Enriqueta Baridó Murguía, Irma Sánchez Montes

Módulo 11. Fisiopatología quirúrgica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .549


Coordinadores: Francisco Campos Campos, Jorge Cervantes Cruz

Módulo 12. Aspectos nutricionales en el paciente quirúrgico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .612


Coordinadores: Amado de Jesús Athié Athié, Ignacio Díaz Pizarro Graff

ERRNVPHGLFRVRUJ
MÓDULO 1
Historia de la cirugía
Coordinadores: J. Lorenzo de la Garza Villaseñor, David Velázquez Fernández

Capítulo 1. Historia de la cirugía general . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3


Antonio Moreno Guzmán, Victoria Vanessa Rocha Garfias, Héctor Faustino Noyola Villalobos

Capítulo 2. Origen y evolución del acto quirúrgico hasta nuestros días . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14


Carlos Agustín Rodríguez Paz, Rosa María Carreón Bringas

Capítulo 3. Desarrollo de la cirugía en México . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21


Rosa María Carreón Bringas, Luis Guillermo Gerling de Alba, Carlos Agustín Rodríguez Paz

© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.

ERRNVPHGLFRVRUJ
Capítulo 1
Historia de la cirugía general
Antonio Moreno Guzmán, Victoria Vanessa Rocha Gar¿as, Héctor Faustino Noyola Villalobos

Preguntas clave

1. Durante la Edad Media, ¿cómo eran la medicina y cirugía?


2. ¿Cuáles fueron las aportaciones de Ambrosio Paré a la cirugía?
3. ¿Qué cambios propició Andrés Vesalio?
4. ¿Por qué William Harvey es considerado el padre de la fisiología?
5. ¿Cuáles fueron los avances que permitieron el desarrollo de la cirugía moderna en el siglo XIX?
6. ¿Cuáles fueron las aportaciones del cirujano William S. Halsted a la cirugía?
7. ¿Cuáles fueron los descubrimientos que impulsaron la era antibiótica de la cirugía?
8. ¿Cuándo y quién realizó el primer trasplante exitoso en humanos?
9. ¿En qué año y con qué procedimiento se inició la cirugía endoscópica, también llamada de mínima invasión, y la ci-
rugía robótica?
10. ¿Cuáles son los beneficios de la cirugía endoscópica?

“La medicina es la más humana de las ciencias y la más científica de las humanidades”
Edmund Pellegrino1

no ha sido, según se puede suponer, una continuada progre-


INTRODUCCIÓN sión hacia arriba, ni aun el equivalente de una constante serie
de determinados resultados2. Con frecuencia, pensamientos e
invenciones que parecían estar en el lindero de los resultados
© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.

A continuación iniciará un viaje a través del tiempo, para prácticos han sido reducidos a la nada, pero gracias a ellos, los
efectuar un breve repaso histórico de los principales aconte- errores y aciertos, sumados a la prueba del tiempo, es posible
cimientos relacionados con la cirugía en las diferentes épocas efectuar una reconstrucción del pasado histórico del saber y
de la humanidad. Se ha tratado de sintetizar el gran cúmulo quehacer médico-quirúrgico, que permite apreciar y conocer
de información existente para cumplir con el propósito de la el pasado, para así comprender y aquilatar el presente.
publicación; por ello, lo relativo a las civilizaciones arcaicas se
redujo de modo significativo, destacando sólo algunos aspec-
tos, para dar coherencia a la línea del tiempo. PREHISTORIA Y CIVILIZACIONES
Sin embargo, se han enfatizando los cortes histórico-mé-
dicos a partir de los cuales la cirugía resulta con avances tras- ANTIGUAS
cendentales, como Renacimiento y anatomía vesaliana; inicio
de la fisiología moderna; control del dolor e infecciones; des- Es difícil en realidad encontrar evidencia contundente de
cubrimiento de los antibióticos; sistemas de residencias qui- procedimientos quirúrgicos en la prehistoria; sin embargo,
rúrgicas, y por último, cirugía de mínima invasión y robótica. tanto en Francia como en Irak se han encontrado esqueletos
De forma propositiva se ha dejado fuera de este texto lo con amputaciones, una por arriba del codo y otra del antebra-
relacionado con la cirugía en México, pues dada su importan- zo, con una antigüedad aproximada de hace 45 000 años.
cia será tratada en un capítulo específico. Gracias a la paleopatología, estos son los primeros hallazgos a
Por otra parte, aunque lo que aquí se presenta sea una los que se les atribuye el inicio de la práctica quirúrgica.3
evolución en aparente in crescendo, el desenvolvimiento y Desde el año 2 000 a. C., en la antigua Mesopotamia, existe
perfeccionamiento del pensamiento humano, como un todo, evidencia de la primera reglamentación para el ejercicio de la

ERRNVPHGLFRVRUJ
4 • Tratado de cirugía general (Capítulo 1)

cirugía como profesión. Dicha ley es conocida como el Códi- cimiento de una de estas ramas es como un pájaro que solo
go de Hammurabi y en él se establecen tanto los honorarios tiene un ala”.8
cobrados por el cirujano dependiendo del procedimiento rea- La cirugía china fue escasa o casi nula hasta mediados del
lizado y de la clase social del paciente, como las sanciones a siglo XX, dada la orientación de los orígenes de su práctica
que se hacía merecedor en caso de no obtener resultados sa- médica.9
tisfactorios. A partir de esta cultura existe evidencia escrita de
su desarrollo, lo que ha permitido efectuar una reconstruc-
ción de su pasado más cercana a la realidad y con menor gra-
do de especulación.4 MITOLOGÍA Y MEDICINA EN EL IDEARIO
El nombre del primer cirujano mesopotámico conocido DE LAS CIVILIZACIONES ANTIGUAS
es Urlugaledinna, vivió en Lagash hacia el año 2100 a. C.; su
sello personal muestra dos cuchillos rodeados de plantas me-
dicinales. Este sello se encuentra en el museo del Louvre de Respecto a la cultura griega, los primeros indicios de práctica
París.5 quirúrgica se conocen gracias a los hechos narrados en la Ilíada
En el pueblo hebreo del periodo bíblico, los médicos y la Odisea, recopilados por Homero a mediados del siglo IX
eran escogidos entre los pertenecientes a la clase sacerdotal. a. C., en donde la práctica se limitaba a tratar lesiones externas
En cuanto a cirugía, se refiere en el Talmud que se practica- y heridas, extrayendo las armas clavadas en el cuerpo de los
ban desde luego las circuncisiones y también menciona técni- combatientes, lavando las heridas para retirar la suciedad y
cas para manejo del ano imperforado; tras untar con aceite y controlando la hemorragia por medio de vendajes; además, se
cauterizar, se practicaba una incisión en el sitio en donde de- administraban fármacos, cuya denominación general era phar-
bería estar éste.6 maka, y se usaba para nombrar desde fármacos y sustancias
En Egipto florecieron muchas ramas del conocimiento mágicas hasta venenos. De esa época también es el dios Ascle-
humano y en cuanto a la medicina, en 1862 se encontraron pio, dios de la medicina (Esculapio, para los romanos).
los papiros de Edwin Smith y de Ebers, que datan del año La medicina en ese tiempo estaba ligada de forma estre-
1600 a. C., el primero recopila conocimientos de cirugía, obs- cha con la religión. Se construyeron templos para la adora-
tetricia, ginecología, inmovilización de fracturas y manejo de ción de Asclepio. Se dice que la habilidad de Asclepio para
heridas traumáticas, entre otros temas; el segundo, menos curar a los enfermos llegó a ser tal, que Zeus, temeroso de que
quirúrgico, contiene una gran variedad de pociones y bálsa- el más allá se despoblara si Asclepios seguía resucitando per-
mos con base en resinas, aceites, opio, etcétera. La figura mé- sonas, lo mató con un rayo, y así Asclepio fue llevado a los
dica predominante de la antigua civilización egipcia fue cielos y convertido en deidad. El culto a Asclepio perduró
Imhotep (2650-2600 a. C.), quien, por su eficiencia como durante varios siglos debido a que los médicos de esa época
médico, fue considerado durante siglos por los egipcios como disponían de pocos recursos curativos y además era conside-
el dios de la medicina y la sabiduría7. rado moral y prudente negarse a asistir a los casos incurables,
India tiene una de las culturas en donde más se desarro- pues de lo contrario era considerado fraude, de tal manera
llaron medicina y cirugía en la antigüedad. Con respecto a la que los enfermos no tenían más remedio que acudir a los
cirugía, en virtud de que la amputación de la nariz era el templos.10
castigo oficial para el adulterio y algunas otras transgresiones,
los cirujanos indios desarrollaron técnicas de cirugía recons-
tructiva para estos defectos a partir de colgajos frontales pe- MEDICINA HIPOCRÁTICA

© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.


diculados, así como la plastia de los pabellones auriculares
desgarrados. Se conocen al menos 130 instrumentos quirúrgi-
cos utilizados por los cirujanos indios, entre los que se pueden Hipócrates de Cos (406 a 370 a.C.) es sin duda alguna el
encontrar tijeras, sierras, agujas, fórceps, escalpelos, jeringas, personaje médico de ese momento con mayor trascendencia.
trócares, catéteres, espéculos, etcétera, cuya denominación Se le reconoce como autor principal y recopilador del llama-
era asignada dependiendo del parecido que guardaran con do Corpus Hippocraticum o Colección Hipocrática, que compi-
animales (pájaros, cocodrilos, entre otros). Además de las téc- la unos 72 libros y 59 tratados, en cuyo contenido, aunque sin
nicas antes citadas, llevaban a cabo operaciones para cataratas, una separación específica, se pueden encontrar temas como
labio leporino, hernias, cálculos vesicales, heridas traumáticas, patología, fisiología, anatomía, terapéutica, diagnóstico, pro-
versiones intrauterinas, extracciones vaginales de fetos muer- nóstico, enfermedades mentales, ginecología y obstetricia, ci-
tos (óbitos), etcétera. rugía y ética, entre otros.
Entre el año 200 a. C. y el 200 d. C. fueron escritas las En el campo de la cirugía existen varios tratados comple-
Leyes de Manú, en donde se establecía que los médicos po- tos dentro de la colección, que hablan del tratamiento de
dían ser castigados si realizaban un tratamiento incorrecto; fracturas, tumores, fístulas, hemorroides, hernias, etcétera. El
asimismo, se indicaba la confiscación de los bienes del enfer- manejo de la hemorragia incluía tratamiento postural, com-
mo si una vez ya curado se negaba a cubrir los honorarios del presión y cauterización, dándole especial lugar a las heridas
médico. de guerra, con el aforismo: “Quien desee practicar la cirugía
Por último, aunque entendida una diferencia entre las debe ir a la guerra” y otro más que dice: “Lo que no se cura
dos, medicina y cirugía, se le confería la misma importancia a con medicamentos se cura con el cuchillo; lo que el cuchillo
los conocimientos de ambas, al grado que Sushruta escribió lo no cura, lo hace el fuego; pero lo que el fuego no puede curar
siguiente: “Solamente la unión de la medicina y la cirugía se dirá incurable”. En cuanto a la ética, sentó las bases morales
conduce al médico completo, el médico que carece del cono- del comportamiento profesional del médico, a tal grado que

ERRNVPHGLFRVRUJ
Historia de la cirugía general • 5

hasta nuestros días los egresados de una gran cantidad de fa- fueron después desmentidas; a pesar de ello, sin duda fue un
cultades de medicina hacen el juramento hipocrático al ter- gran investigador médico, fundador de la anatomía y fisiolo-
minar sus estudios. gía comparadas.
Cabe mencionar que en el contenido del juramento se Aunque gran conocedor de la anatomía, parecer ser que
manifiesta la prohibición del uso del cuchillo como método Galeno fue renuente a la práctica de la cirugía debido a que
terapéutico; sin embargo, paradójicamente a este hecho están las presiones morales romanas en contra de ella eran muy
los tratados de cirugía antes mencionados, lo cual hace supo- fuertes; sin embargo, se cuenta con el hallazgo de múltiples
ner que tal vez el juramento en cuestión no sea en su totali- instrumentos quirúrgicos, incluso múltiples técnicas quirúrgi-
dad obra de Hipócrates. cas desarrolladas por él con éxito. Se sabe que el mismo Ga-
Por otra parte, es importante destacar que él fue el pri- leno consideraba que todas las intervenciones quirúrgicas
mero en desligar los aspectos mágico-religiosos en la génesis podían ser incluidas en dos grupos: separación y aproxima-
de las enfermedades, llevándolo al dominio de la razón y ción. Procedimientos como reducción de fracturas y luxacio-
además instituyó la historia clínica como la base en el estu- nes, restricción de prolapsos de útero o el recto, sutura del
dio de los enfermos; también creó lo que se conoce como abdomen, circuncisiones, plastias nasales y auriculares, sec-
método hipocrático, cuyos principios son la observación; el ción de vasos sanguíneos, cauterizaciones, etcétera.
estudio del paciente, no de la enfermedad; honestidad hacia Galeno también estaba de acuerdo con la teoría de los
el paciente, y ayudar a la naturaleza. Po último, vertió tam- cuatro humores fundamentales (flema, sangre, bilis amarilla y
bilis negra) y clasificó los temperamentos en cuatro tipos: fle-
bién el concepto de la influencia del medio ambiente en el
mático, sanguíneo, colérico y melancólico. Galeno fue tal vez
desarrollo de la enfermedad y la necesidad de estudiar al
el mejor observador clínico de su tiempo y el mejor cirujano
paciente en todo su conjunto; lo anterior se resume en lo
de la antigüedad.12 La recia personalidad de Galeno y el gran
siguiente: “La vida social es corta, el arte largo; la ocasión,
poder que alcanzó, aunados a su vanidad y dogmatismo per-
fugaz; el experimento, engañoso; el juicio, difícil. Y no podrá
sonales, provocaron que desechara toda teoría anterior y con-
el médico por sí solo salir airoso en la curación de una enfer- temporánea a él, haciendo que sólo los conocimientos
medad si no le favorece el enfermo, los asistentes y las cir- vertidos por él fueran los que tuvieran validez, alcanzando tal
cunstancias exteriores”.11 éxito en esta empresa que sus doctrinas permanecieron en
Sobre la medicina romana, Plinio escribió: “El pueblo ro- vigencia por más de 1 500 años hasta el siglo XVI, cuando
mano estuvo durante más de 700 años no sin medicina, sino Vesalio evidenció los errores galénicos y cuestionó de forma
sin médicos” y, en efecto, durante mucho tiempo, la práctica seria su validez y permanencia.13
de la medicina fue hecha por oportunistas mal preparados;
esto cambió cuando el emperador Severo Alejandro (208-
235 d. C.) promulgó las leyes que regulaban la enseñanza,
titulación y ejercicio profesional del médico romano. A pesar EDAD MEDIA Y EL QUEHACER MÉDICO
de ello, en el Imperio romano del siglo I d. C., sólo existieron
hospitales para el personal militar (valetudinarium), no así
para los civiles, que hasta el año 394 de nuestra era se fundó Durante la Edad Media, medicina y cirugía, al igual que todas
el primer hospital civil en territorio romano, fundado por la las áreas del saber humano, permanecieron en el más completo
hermana Fabiola, en plena expansión del cristianismo. Este estancamiento y oscurantismo secundario a las presiones reli-
tipo de instituciones llevaba el nombre de nosocomium. giosas. Todos los eventos, enfermedades y curaciones se atri-
© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.

En el siglo I d. C. destacó Aulo Cornelio Celso (25 a. C.- buían a Dios y se explicaban con base en su divina voluntad.
50 d. C.), patricio romano, quien escribió en latín su obra De Tiempo después, a partir del siglo VII, la medicina islá-
Medicina, en donde describe, entre otros conceptos, los cua- mica toma auge y sus conceptos regirán la enseñanza de la
tro signos fundamentales comunes al proceso inflamatorio medicina hasta mediados del siglo XVII, gracias a los textos
(tumor, rubor, calor y dolor), técnicas detalladas de manejo de recopilados y escritos por Avicena (980-1037), considerado la
hernias, drenajes de abscesos, manipulación de heridas y am- figura más destacada de la medicina árabe. Su obra más famo-
putaciones, doble ligadura de vasos sanguíneos y corte de los sa es el Canon. En ese tenor se puede agregar el libro de Abu
mismos. l-Qasim Jalaf ibn al-Abbas al-Zahrawi, mejor conocido como
Abulcasis (936-1013), titulado Al-Tasrif, que constituye el
primer atlas de cirugía publicado en forma de libro de texto.
Sin embargo, pocos fueron los profesionales de la medicina
GALENO Y SU GRAN INFLUENCIA que también hacían cirugía; en términos generales, la cirugía
no fue vista con buenos ojos por los médicos connotados de
la época y su práctica quedó relegada a profanos, charlatanes
La personalidad más contundente desde el punto de vista sin ninguna preparación especial. En este campo, el uso del
médico en ese tiempo fue la de Galeno de Pérgamo (130- cauterio fue la técnica quirúrgica más utilizada14.
200 d. C.), griego que ejerció en el Imperio romano. Médico Los médicos judíos jugaron un papel de suma relevancia
de los gladiadores, que atendía las heridas traumáticas de és- en ese, en especial de la Escuela de Traductores de Toledo,
tos, fue un inquieto y destacado investigador. Describió la pues fungieron como recopiladores, autores y traductores de
parálisis secundaria a la sección medular y efectuó múltiples las obras de la medicina islámica, sirviendo como puente en-
descripciones anatómicas y fisiológicas derivadas de experi- tre los mundos árabe y el latino, porque el saber de las activi-
mentos hechos en animales, motivo por el que sus teorías dades científicas e intelectuales había sido pasado, custodiado

ERRNVPHGLFRVRUJ
6 • Tratado de cirugía general (Capítulo 1)

y enriquecido por los árabes, mientras que en Europa se pre- plejidad, se hacían herniotomías y litotomías. Conocían la
sentaban las invasiones bárbaras de la baja Edad Media, que sutura y en ocasiones se utilizaba el cabello humano como
destruyeron buena parte del saber humano. Esta colaboración material para efectuarla, pero se prefería el cauterio como
fue determinante en la posterior aparición y desarrollo de las hemostático; al igual que la práctica común de flebotomías.
universidades. A fines del medievo, los cirujanos se dividieron en dos gru-
pos: aquellos con una formación más elevada y los que se
identificaban con los barberos.
ESCOLÁSTICA MEDIEVAL,
LAS UNIVERSIDADES
CIRUGÍA RENACENTISTA Y
A partir del siglo XII se inician de manera formal las univer- ANATOMÍA VESALIANA
sidades en plena Edad Media. Las más acreditadas fueron,
entre otras, la de Bolonia (1088), París (1110), Oxford (1167)
y Montpellier (1181), en las cuales existía un absoluto “divor- El primer cambio importante que constituyó el despertar de
cio” entre medicina y cirugía, por considerarse esta última la cirugía del letargo y atraso de miles de años, y que impactó
como un quehacer desagradable e indigno de la alta prepara- de modo trascendente a la misma, vino de manos de una de
ción de un médico. las grandes figuras del Renacimiento en el campo de la ciru-
Aunque desde el siglo IX inició actividades la Escuela de gía: Ambrosio Paré (1517-1590). Paré se inició como barbero
Salerno, sólo se consolidó hasta finales del siglo X y una de sus y después se instruyó en el Hôtel-Dieu de París y el Colegio
contribuciones más importantes a la medicina fueron las tra- de San Cosme. Entró al servicio del ejército francés, en donde
ducciones al latín (llevadas a cabo en ella y en Montecassino) desarrolló importantes avances quirúrgicos en la atención y
de los escritos en árabe de las obras de Hipócrates, Galeno y manejo de las heridas; contradijo a Giovanni de Vigo, quien
Avicena, entre otros. Una de sus características más importan- publicó su obra Prima pars practice in chirurgia: Practica in
tes fue que se mantuvo independiente del control del estado arte chirurgica copiosa Ioannis de Vigo... (1515), en donde es-
y de la iglesia. tablecía el principio: “Las heridas que no curan con hierro,
Después se abrieron universidades en Alemania, Escan- curan con fuego”. Paré observó que los heridos por arma de
dinavia y los Países Bajos. Cabe aclarar que todas se caracteri- fuego tenían una mejor evolución de sus heridas si no se tra-
zaron por dos principios: el predominio de la medicina sobre taban con aceite hirviendo, pues favorecía la aparición de pus;
la cirugía, y la supremacía de la teología y filosofía cristianas retomó el uso de la ligadura de los vasos como método de
sobre las ciencias de la naturaleza; así, fueron pocos los médi- hemostasia y abandonó el uso del cauterio. Por su labor fue
cos que se dedicaron a la cirugía en esa época, pero algunos nombrado Cirujano Maestro por el monarca francés Enrique
de ellos son Guillermo de Saliceto (1210-1276), que en la II y en 1561 publicó en francés su obra Cirugía Universal. Fue
Universidad de Bolonia escribió un libro llamado Cirugía; La- uno de los más grandes cirujanos de su tiempo.16
franchi de Milán (1250-1306), quien en 1296 escribió un li- El segundo cambio radical para el ejercicio de la cirugía
bro llamado Cirugía Magna y además legó la frase: “Nadie fue el que trajo consigo el desarrollo de la anatomía y la caída
puede ser buen médico si ignora las operaciones quirúrgicas, de los conceptos galénicos. El estudio anatómico del cuerpo
ni nadie puede operar si no conoce la medicina”; Henri de humano continuó con gran interés en el Renacimiento, de

© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.


Mondeville (1260-1320) insistió en el aseo de las heridas esta época tenemos el legado de varios personajes, entre los
para evitar la supuración; y Guy de Chauliac (1290-1368), que destaca Leonardo da Vinci (1452-1519), quien realizó
uno de los cirujanos mejor preparados de su tiempo y que múltiples preparaciones anatómicas, que luego dibujó con
defendió la tesis de que era indispensable un amplio conoci- gran precisión, exactitud y belleza; se conocen poco más de
miento anatómico para la práctica de la cirugía.15 70 dibujos anatómicos de Leonardo. El resto de los artistas
Respecto a la anatomía, la presencia más destacada fue la renacentistas sólo se preocupaban de los aspectos anatómicos
de Mondino de Luzzi (1270-1326), profesor de la Universi- de forma secundaria y con fines estéticos, por lo general.
dad de Bolonia, quien escribió en 1316 su obra Anatomia En 1521, Jacopo Berengario da Carpi (1460-1530) pu-
Mundini, pero aún con una gran influencia árabe y galénica, blicó su libro Carpi Commentaria cum amplissimis additio-
por lo que su vigencia terminó con la aparición de Vesalio. nibus super anatomia mundini, otro de los tratados
También en la Edad Media iniciaron las autopsias con anatómicos con gran valor, pues fue uno de los primeros en
fines tanto médico-legales como para conocer las causas de poner en tela de juicio los conceptos anatómicos galénicos.
muerte en casos de enfermedades contagiosas y con el fin de Pero es indudable que fue Andrés Vesalio (1514-1564),
incrementar el conocimiento anatómico. médico, cirujano y anatomista, quien en su magnífica obra
El médico medieval era el ciudadano distinguido, de De humani corporis fabrica, publicada en 1543, acabó con el
buena posición social y con preparación académica, que se dogmatismo de los conceptos galénicos aún prevalecientes
dedicaba al estudio de los enfermos sin rebajarse a la prác- en su época. Estudió y describió en detalle los órganos in-
tica de algún procedimiento quirúrgico, labor considerada ternos, nervios y vasos sanguíneos; también reconoció la
como la parte poco grata y refinada del tratamiento; por existencia de las variantes anatómicas. Estas importantes
tanto, los procedimientos quirúrgicos eran efectuados por aportaciones trajeron como consecuencia cambios radicales
los barberos-cirujanos y sacamuelas: atención de heridas, en la conducta y quehacer de los cirujanos renacentistas y
amputaciones, abscesos y fístulas. Rara vez, dada su com- sus aproximaciones al cuerpo enfermo.

ERRNVPHGLFRVRUJ
Historia de la cirugía general • 7

invención de los fórceps por parte de Peter Chamberlen


BASES DE LA FISIOLOGÍA MODERNA (1540-1596), que revolucionó este campo.
En el siglo XVIII, Leopold Auenbrugger (1722-1809),
en Viena, publica en 1761 su obra Inventum Novum, en don-
En los siglos XVI y XVII varios investigadores brindaron va- de describe el procedimiento de la percusión como auxiliar
liosas contribuciones a la fisiología, que de la mano de la ana- en el diagnóstico, aportación de gran repercusión para la prác-
tomía modificaron la cirugía de la humanidad hasta ese tica clínica. Empero, su importancia sólo se valoró hasta me-
momento. Entre ellos se puede citar a Mateo Realdo Colom- dio siglo después gracias a la invención de René Laënnec
bo (1516-1559), Bartolomeo Eustachio (1520-1574), Ga- (1781-1826) del estetoscopio. Ambas aportaciones fueron de
briel Falopio (1523-1562), Fabricius de Acquapendente gran trascendencia para el manejo de pacientes quirúrgicos.
(1537-1619), Bartolino de Copenhague (1585-1629), Jo- Otra área de la medicina con grandes avances en tal centuria
hann G. Wirsung (1589-1643) y Thomas Willis (1621-1675), fue la anatomía patológica y la histología, con exponentes
entre otros. Por último, el siglo XVII inicia con el descubri- como Giovanni Battista Morgagni (1682-1771), Xavier Bi-
miento de la circulación (mayor y menor) de la sangre por chat (1771-1802) y Matthew Baillie (1761-1823).
William Harvey (1578-1657), quien por esta aportación es Antoine-Laurent Lavoisier (1743-1794) dio nombre al
considerado el padre de la fisiología, aunque cabe mencionar oxígeno, demostrando su papel en las combustiones orgáni-
el antecedente de Miguel Servet (1511-1553), cirujano nava- cas. William Hunter (1718-1783) fundó la Escuela de Anato-
rro que describió la circulación menor en 1553, y por este mía de Great Windmill Street, primera escuela médica de
atrevimiento fue a dar a la hoguera con todo y su libro (Chris- Londres; generalizó el uso de los fórceps de Chamberlen y
tianismi Restitutio), en el cual, entre otras cosas, describía la rescató la práctica de la obstetricia para los médicos del oscu-
circulación menor. Harvey, discípulo de Fabricius de Acqua- rantismo medieval. El hermano de William Hunter, John
pendente, quien a su vez había descrito las válvulas venosas, Hunter (1728-1793), fue un destacado cirujano, investigador
detalló en su obra Estudio anatómico del movimiento del cora- y anatomista (pagaba a personas denominadas “resurreccio-
zón y de la sangre de los animales (1628), la circulación mayor nistas” o ladrones de cadáveres, por la adquisición de cuerpos
y menor, y presupuso la existencia de capilares, los cuales frescos para su estudio anatómico). Purista hasta la obsesión
fueron descubiertos hasta después de su muerte por Marcello en la técnica quirúrgica, es considerado padre de la cirugía
Malpighi (1628-1694).17 experimental. Una de sus principales aportaciones fue una
En el siglo XVII se hicieron importantes contribuciones nueva técnica para el tratamiento y sutura de los aneurismas
a la medicina, entre ellas, el termómetro, inventado por Gali- postraumáticos, cuya trascendencia fue la salvación de múlti-
leo Galilei (1564-1642) alrededor de 1592, y que no fue in- ples extremidades de la amputación. Entre sus discípulos des-
troducido a la práctica clínica sino hasta 1700 por Hermann tacan cirujanos de la talla de Astley Cooper (1768-1841).
Boerhaave (1668-1738), pero su aceptación general solo se
alcanzó un siglo más tarde. Este termómetro sufrió diferentes
modificaciones por parte de Daniel Fahrenheit (1686-1736)
y Anders Celsius (1701-1744) en 1742, para cuantificar la INSTITUCIONALIZACIÓN DE LA CIRUGÍA,
temperatura, incluida la corporal, en las dos escalas que hoy SU RECONOCIMIENTO
día se maneja: aportación trascendental para el diagnóstico y
vigilancia posoperatoria actual. Por otra parte, se descubrió y
utilizó el microscopio, instrumento fundamental para el desa- Gracias a las contribuciones de todos ellos y al surgimiento de
© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.

rrollo de la ciencia. Los dos personajes más prominentes del la Ilustración, en el siglo XVIII los cirujanos lograron romper
microscopio en el siglo XVII fueron Antonio Van Leeuwen- las ataduras medievales y la discriminación de que eran obje-
hoek (1632-1723), su descubridor, quien describió entre to por parte de sus eternos rivales: los médicos. Se colocaron
otras muchas cosas, corpúsculos de la sangre, espermatozoi- en igualdad de circunstancias y se hicieron merecedores de
des, fibras musculares, y Marcello Malpighi (1628-1694), los mismos respetos y posición social que los galenos. La Real
fundador de la histología, gracias a lo cual descubrió los capi- Sociedad de Cirujanos de Francia se fundó en 1713 y en 1743
lares sanguíneos. se promulgó la Ley que prohibía a los barberos la práctica
Sin embargo, el desarrollo de la cirugía en ese siglo no fue quirúrgica, con excepción de procedimientos menores. En
a la par de las otras ciencias. Los cirujanos no alcanzaron el 1745 se separaron los cirujanos de los barberos, pero no fue
nivel social y académico de los médicos. Aún no se domina- sino hasta 1799 cuando en Inglaterra se fundó el Royal Colle-
ban infección, dolor, ni estado de choque. Los cirujanos se ge of Surgeons.
dividieron en dos grupos: aquellos con cierta preparación Entre los cirujanos más destacados de la época se puede
para los que se reservaban las intervenciones de mayor enver- citar también a Jean-Louis Petit (1674-1750), inventor del
gadura, y los barberos-cirujanos que se encargaban de opera- torniquete y de una técnica de mastoidectomía; Pierre Joseph
ciones menores, extracciones dentales y sangrías. Desault (1744-1795), cuya técnica de vendaje en fracturas de
De ese tiempo sólo se mencionará a Cesare Camillo Ma- clavícula se utiliza todavía en nuestros días; Antonio Scarpa
gati (1579-1647) y Wilhelm Fabry von Hilden (1560-1634). (1752-1832), destacado anatomista y cirujano que hizo nota-
El primero, italiano, insistió en el manejo gentil de los tejidos, bles aportaciones en la cirugía de hernia inguinal; Giuseppe
la abolición del cauterio y el aseo de heridas con agua limpia. Flaiani (1741-1708), que realizó con éxito la extirpación del
El segundo, considerado padre de la cirugía germánica, pun- bocio exoftálmico y, por último, Lorenz Heister (1683-1758),
tualizó que las amputaciones deberían hacerse sobre el tejido quien publicó su libro Chirurgie, en 1718, uno de los prime-
sano y no sobre el ya gangrenado. Destaca en obstetricia la ros textos quirúrgicos traducido a varios idiomas europeos.

ERRNVPHGLFRVRUJ
8 • Tratado de cirugía general (Capítulo 1)

nera trascendental. Fue el primero en ligar la aorta abdominal


SIGLO XIX. LOS GRANDES para tratar un caso de aneurisma y también el primero en
DESCUBRIMIENTOS EN PRO DE LA desarticular la cadera. Los hermanos John (1763-1820) y
Charles Bell (1774-1842) fueron grandes cirujanos. El prime-
CIRUGÍA ro legó varios tratados sobre cirugía vascular y manejo de he-
ridas; el segundo, un destacado anatomista, describió las
En el siglo XIX se dieron trascendentales descubrimientos funciones motoras de las raíces anteriores de la médula espi-
científicos que le permitieron a la cirugía iniciar un desarrollo nal, así como el carácter mixto del V par craneal y la parálisis
y estatus nunca antes alcanzado. Se consolidó la unión entre del VII, la cual aún hoy es conocida como parálisis de Bell.
medicina y cirugía en una sola profesión, y se logró controlar James Syme (1799-1870), llamado por sus contemporáneos
el dolor y prevenir infecciones. y por lo arriesgado de sus procedimientos quirúrgicos, el “Na-
Una de las primeras figuras es William Beaumont (1785- poleón de la cirugía”, fue un cirujano que dejó a la posteridad
1853), cirujano del ejército de los EUA, quien sin contar con su técnica de amputación del miembro inferior que lleva su
laboratorios, atendió en 1822 a un paciente con una herida nombre y que todavía se emplea. Robert Liston (1794-1847),
abdominal grave; para su sorpresa, el paciente sobrevivió, tal vez el cirujano más hábil y rápido de la época, fue el pri-
pero resultó con una fístula gástrica persistente, complicación mero en utilizar en Inglaterra la anestesia con éter. James Pa-
que aprovechó Beaumont para efectuar los primeros estudios get (1814-1899) dio, entre otras contribuciones a la cirugía, la
conocidos sobre la fisiología gástrica, publicando sus resulta- identificación de la enfermedad de Paget del pezón en el cán-
dos en 1833, en un trabajo titulado Experimentos y observacio- cer mamario y la enfermedad de Paget de los huesos. Sir Wi-
nes en el jugo gástrico y la fisiología de la digestión.18 Muchos lliam Fergusson (1808-1877) escribió un tratado de cirugía, y
años más tarde, el fisiólogo ruso Iván Pavlov (1849-1936) co- modificó e inventó muchos instrumentos. Se decía que la ha-
municó sus experimentos en varias áreas de la fisiología hu- bilidad de Paget como clínico y la de Fergusson como ciruja-
mana, destacando lo relacionado con reflejos condicionados. no eran tales que la población manifestaba: “Ve a Paget para
Contemporáneo de ellos, Claude Bernard (1813-1878) que te diagnostique y a Fergusson para que te opere”. James
introduce el término homeostasis y publica en 1855 su obra Young Simpson (1811-1870), ginecólogo, introdujo en la
Introducción al estudio de la medicina experimental. Por su im- Gran Bretaña el uso del cloroformo como anestésico y defen-
dió la causa de las mujeres para ingresar a estudiar medicina.
portante contribución es considerado el fundador de la fisio-
En EUA, Ephraim McDowell (1771-1830), en 1809,
logía experimental. Carl von Rokitansky (1804-1878) realizó
operó con éxito a una paciente con un gran quiste ovárico. J.
más de 60 000 autopsias a lo largo de unos 50 años de ejerci-
Marion Sims (1813-1883) publicó un estudio sobre etiología,
cio profesional, aportando invaluables conocimientos a la
prevención y manejo quirúrgico de las fístulas vesicovagina-
ciencia médica. Rudolph Virchow (1821-1902), llamado el
les, de él perduran la posición de Sims para el examen gineco-
“Papa de la medicina moderna” de la segunda mitad del siglo
lógico y el espejo vaginal de Sims. Philip Syng Physick
XIX, fue un anatomopatólogo brillante, fundador de la teoría
(1768-1837), considerado por algunos como el padre de la
celular y pionero del modelo biológico-lesional en la etiología
cirugía en Norteamérica y responsable de la política de prac-
de las enfermedades.
ticar dentro de lo posible la “cirugía conservadora”, introdujo
Gracias a las guerras napoleónicas, la cirugía tuvo brillan-
a la cirugía el uso de suturas absorbibles. Discípulos del ante-
te exponentes, entre ellos figuran Dominique-Jean Larrey
rior, Samuel D. Gross (1805-1884), cirujano del Jefferson Me-
(1766-1842), destacado cirujano militar. Se dice que efectuó
dical College, y David Hayes Agnew (1818-1892), de la

© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.


200 amputaciones en 24 horas en 1812, en la batalla de Bo-
Escuela de Medicina de Pennsylvania, fueron también desta-
rodinó.19 Ideó una técnica de alimentación por sonda gástrica
cados cirujanos de esa centuria, que trascendieron por su im-
e inventó el sistema de ambulancias rápidas para acelerar la
portante labor académica como formadores de cirujanos
atención de los heridos en el campo de batalla, con lo que norteamericanos.21
disminuyó las complicaciones. Por todo ello, Napoleón llegó a
decir que era el más virtuoso de los hombres que había cono-
cido.20 Su contemporáneo, Guillaume Dupuytren (1777-
1835), jefe de cirugía del Hôtel-Dieu de París, fue otro de los ERA ANESTÉSICA DE LA CIRUGÍA:
grandes cirujanos franceses de la época, al ser el primero en
resecar el maxilar inferior, además introdujo modificaciones
CONTROL DEL DOLOR
al instrumental quirúrgico, y fue famoso por lo intrépido de
sus intervenciones quirúrgicas; sin embargo, un contemporá- La anestesia es, sin duda, un parte aguas en la historia de la
neo, también destacado cirujano, Pierre François Percy (1754- cirugía. Al respecto, se puede mencionar lo siguiente: en
1825), denominó a Dupuytren como: “el primero de los 1772, Joseph Priestley (1733-1804) descubrió el óxido nitro-
cirujanos y el último de los hombres”, debido a su peculiar so, pero sólo se usó como “gas hilarante” debido al estado de
personalidad. euforia que producía a quienes lo inhalaban; más tarde, Hum-
Dentro de los cirujanos ingleses de esa centuria destaca- phry Davy (1778-1829) propuso su empleo en cirugía, pero
ron Astley Cooper (1768-1841), por su extraordinaria labor su iniciativa no obtuvo respuesta. El primero en utilizar el
docente en el momento de llevar a cabo sus operaciones. óxido nitroso y el éter con fines quirúrgicos fue Crawford W.
Gran anatomista, aún se conoce por su nombre al ligamento Long (1815-1878), en 1842, pero no publicó sus observacio-
iliopectíneo, elemento anatómico importante en la cirugía re- nes sino hasta varios años después. En 1844, el dentista Hora-
paradora de la hernia inguinal a la cual él contribuyó de ma- ce Wells (1815-1848) inhaló el óxido nitroso y se extrajo él

ERRNVPHGLFRVRUJ
Historia de la cirugía general • 9

mismo un diente sin dolor, más tarde hizo una demostración mayor en el grupo de pacientes manejadas por los médicos,
pública en la escuela de medicina de Harvard, en la clase de quienes asistían a las mujeres después de practicar autopsias,
John Collins Warren (1778-1856), con un estrepitoso fracaso, y era menor en el grupo de pacientes atendidas por las parte-
pues el paciente se puso a gritar, siendo abucheado por los ras que no practicaban autopsias; hizo que sus médicos se la-
presentes a la demostración. Más tarde su discípulo odontólo- varan las manos con agua y jabón, y después se aplicaran
go William T.G. Morton (1819-1868), habiendo experimen- hipoclorito cálcico, con lo que se abatió la mortalidad de 18%
tado con éter sulfúrico, contactó de nuevo con John Collins a 1 o 2%; pese a ello, la Sociedad Médica de Viena rechazó sus
Warren y el 16 de octubre de 1846, en el Massachusetts Ge- ideas y Semmelweis murió años más tarde, irónicamente víc-
neral Hospital, este último llevó a cabo la primera demostra- tima de una infección fatal. A él se deben los inicios más re-
ción pública exitosa de cirugía sin dolor, al operar a un motos de la asepsia.
paciente de un angioma en el cuello, acontecimiento de suma Por otra parte, Joseph Lister (1827-1912) introdujo a la
trascendencia para la cirugía y tal vez la aportación norteame- medicina la antisepsia y con él se inicia la era de la “cirugía
ricana más importante a la medicina y cirugía en el siglo XIX. antiséptica”. Lister observó que las fracturas cerradas no se
Pasaron algunos años antes de que los cirujanos se perca- infectaban, pero las fracturas expuestas con frecuencia supu-
taran de que el uso de la anestesia les permitiría más tiempo raban, por lo que después aplicó ácido carbólico (ácido féni-
quirúrgico, un paciente inmóvil y, por supuesto, ser más cui- co) a las heridas, con lo que observó disminución en la
dadosos y meticulosos con la técnica quirúrgica, sin sacrificar aparición del pus; también rociaba con ácido carbólico al pa-
la seguridad en aras de la velocidad, mejorando sus resultados ciente, el instrumental e inclusive efectuaba vaporizaciones
y la evolución de los pacientes. Oliver Wendell Holmes de ácido carbólico en el quirófano; con ello logró abatir de
(1809-1894), algún tiempo después, denominó al procedi- modo ostensible la frecuencia de las infecciones. Sus primeras
miento “anestesia”.22 observaciones se publicaron en The Lancet en 1867 y aunque
A pesar de la aceptación del éter, James Young Simpson sus ideas no fueron aceptadas al inicio, gracias a su tenacidad
(1811-1870), en Inglaterra, abandonó su uso y prefirió al clo- y a la efectividad de sus procedimientos, los métodos listeria-
roformo como agente anestésico. El éter tenía un olor desa- nos fueron poco a poco ganando terreno entre los cirujanos
aún reticentes a los cambios en la segunda mitad del siglo
gradable, era irritante y necesitaba de larga inducción; sin
XIX. A partir de 1870, los cirujanos alemanes fueron partida-
embargo de comenzó a emplear después de que se descubrie-
rios de este método; en 1876, su aplicación se popularizó en
ron los efectos hepatotóxicos del cloroformo (mortalidad cin-
Francia, y hasta 1880 se usó con mayor amplitud en los Esta-
co veces mayor que con éter). Aunque la iglesia se oponía al
dos Unidos.24
uso de la anestesia durante el parto ʊporque la Biblia men-
Aunque no fue cirujano, Luis Pasteur (1822-1895) de-
ciona “parirás con dolor”ʊ, cuando John Snow (1813-1858)
molió en forma definitiva la teoría de la generación espontá-
le administró con éxito cloroformo a la reina Victoria, se ter-
nea, demostrando la teoría microbiana de las enfermedades.
minó la condena para el uso de la anestesia. Al mismo Snow Explicó de forma satisfactoria los principios de la asepsia y
se le debe el desarrollo de la anestesiología como especiali- antisepsia, e introdujo el concepto de la esterilidad, la cual
dad. Carl Koller (1857-1944), en 1844, introdujo el uso de la conseguía al someter a elevadas temperaturas por un periodo
cocaína como anestésico local en cirugía oftálmica. Se ensaya- determinado cualquier sustancia; es decir, las dejaba libres de
ron nuevos anestésicos y vías de administración. Así, Nikolái cualquier forma de vida y aseveró que si él fuera cirujano, ja-
Ivánovich Pirogoff (1810-1881), en Rusia, empleó la vía rec- más introduciría un objeto en el cuerpo de un paciente sin
tal; Fierre Cyprien Oré, en Francia, la vía intravenosa; William pasarlo antes por el fuego.
Steward Halsted (1852-1922), en EUA, la anestesia raquídea;
© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.

En 1886, Ernst Von Bergman (1836-1907), cirujano mi-


en 1903, Emil Fischer (1852-1919) y Josef von Mering litar alemán, inventó la primera autoclave de vapor, con lo
(1849-1908) descubrieron el veronal, y a partir de esto se que la asepsia y los procedimientos de esterilización de modo
sintetizan multitud de fármacos de aplicación segura por di- paulatino se convirtieron en algo habitual e indispensable en
ferentes vías23. el entorno quirúrgico.
Otro de los grandes cirujanos de ese siglo fue Albert
Christian Theodor Billroth (1829-1894), uno de los pilares
de la cirugía alemana y del mundo a finales del siglo XIX.
ERA ANTISÉPTICA DE LA CIRUGÍA Entre sus obras se encuentran: Tratado general de patología y
terapéutica quirúrgica e Historia de las universidades alema-
nas. También fue el creador de una de las más grandes escue-
En el siglo XIX aconteció otro fenómeno: el advenimiento de las quirúrgicas de Europa. Caracterizado por su habilidad
la prevención y control de las infecciones, que aunado al des- quirúrgica y su honestidad profesional, así como por su dedi-
cubrimiento de la anestesia, son los dos eventos que marcaron cación a la docencia, aún conservan su nombre las cirugías
una diferencia entre la práctica de la cirugía previa y posterior gástricas Billroth I y II. Dentro de sus discípulos se encuen-
a estos descubrimientos, dando paso a la cirugía moderna. tran grandes cirujanos, como Jan Mikulicz-Radecki (1850-
En 1843, Oliver Wendell Holmes atribuyó la fiebre 1905) y Emil Theodor Kocher (1841-1917) y, a su vez,
puerperal a que la infección era trasmitida por los mismos discípulos de éstos, Ferdinand Sauerbruch (1875-1951), Har-
obstetras de un paciente a otro. Sin embargo, su teoría no fue vey Cushing (1869-1939) y William Halsted (1852-1922).
escuchada. Años más tarde, en 1847, Ignaz Philipp Semme- En 1880 se fundó la American Surgical Association y en
lweis (1818-1865) demostró que en efecto la fiebre puerpe- 1885 salió a la luz el primer número de Annals of Surgery As-
ral estaba relacionada de forma directa con el aseo del sociation y el primer número de Annals of Surgery, ambos he-
personal médico, al observar que la incidencia de la fiebre era chos trascendentes en el devenir de la cirugía en el mundo.25

ERRNVPHGLFRVRUJ
10 • Tratado de cirugía general (Capítulo 1)

Asimismo, existieron otros excelentes cirujanos de la


época, como Antoine Lembert (1802-1851), Edoardo Bas- ERA ANTIBIÓTICA DE LA CIRUGÍA
sini (1844-1924), Charles McBurney (1845-1913),26 Geor-
ge R. Fowler (1846-1906), Sir Víctor Horsley (1857-1916),
César Roux (1857-1934), William Mayo (1861-1939), Otra gran figura, no cirujano, cuyo trabajo repercutió de for-
George Washington Crile (1864-1943) y René Leriche ma definitiva en el desarrollo de la cirugía moderna fue Paul
(1879-1955), entre muchos otros, nombres con los que Ehrlich (1854-1915), con el descubrimiento del salvarsán, la
todo cirujano general actual está familiarizado. “bala mágica” en 1910; es decir, la terapéutica antimicrobia-
Quién mejor para cerrar con broche de oro la cirugía na, sustancias que mataban los microorganismos patógenos,
del siglo XIX e iniciar la del siglo XX que William S. Hals- pero que eran inocuas al cuerpo humano. A finales del siglo
XIX y principios del XX, aparecieron múltiples publicacio-
ted (1852-1922), maestro de los maestros del siglo XX en
nes mencionando que los hongos y ciertas bacterias tenían
los EUA. Inició su actividad en el John Hopkins Hospital
efectos contra otras bacterias, y en 1889, Jean-Paul Vuillemin
en 1889 como director de la clínica quirúrgica y en 1890
denominó “antibiosis” a ese proceso. Años más tarde, en el
fue nombrado Cirujano Jefe. Fue pionero en el estableci-
segundo decenio del siglo XX, se descubrieron las sulfas y
miento de un Sistema de Residencia Quirúrgica ejemplar
sus derivados; en 1929, Alexander Fleming (1881-1955) pu-
para el resto del mundo; encaminó la enseñanza de la ciru-
blicó en el British Journal of Experimental Pathology los resul-
gía por senderos nuevos, como el Laboratorio de Cirugía
tados de la acción antibacteriana del penicillium, dándole el
Experimental; líneas de investigación en cicatrización y
nombre de penicilina a esa sustancia; pero no fue sino hasta
hemostasia, entre otras. Instauró y enseñó los principios
1941, en Inglaterra, cuando Howard Walter Florey (1898-
fundamentales de la cirugía actual, como manejo gentil de
1968) y Ernst Boris Chain (1906-1979) evidenciaron el gran
los tejidos; producir el mínimo trauma durante la cirugía;
potencial terapéutico de la penicilina, siendo financiados por
ser metódico en todos los actos dentro del quirófano; he-
la empresa farmacéutica americana Pfizer para la producción
mostasia cuidadosa y exhaustiva; empleo de materiales de
a gran escala en los EUA. En 1942, Selman A. Waksman
sutura más finos, dependiendo del tejido; aproximación de
(1888-1973) acuñó el término antibiótico y él mismo obtu-
los bordes de las heridas sin tensión, etcétera.27
vo en 1942 la estreptomicina.
Basó la enseñanza quirúrgica en sólidos conocimien-
En el decenio de 1940, en plena Segunda Guerra Mun-
tos de anatomía, fisiología y patología; modificó la antigua dial, los antibióticos fueron una realidad, con el advenimien-
teatralidad de las salas de operaciones por la intimidad y to de la penicilina en Inglaterra y el prontosil (sulfonamida)
limpieza de nuevos quirófanos; insistió en practicar apen- en Alemania, naciones archienemigas, cuyo impulso por ga-
dicetomía antes de que se formara el absceso; inventó el nar se llevó hasta el plano científico. Desde entonces y hasta
empleo de guantes de goma, en principio para proteger las nuestros días, la investigación farmacéutica sigue en vertigi-
manos de su enfermera quirúrgica, y después su uso se nosa carrera, descubriendo nuevos y mejores antibióticos,
generalizó al resto del equipo quirúrgico, previa esteriliza- con lo que el riesgo de infección y su tratamiento en un mo-
ción. Por todo lo anterior y gracias a la anestesia, asepsia, mento dado en los pacientes quirúrgicos se ha abatido de
antisepsia y primeros antimicrobianos, la Escuela de Hals- forma importante30.
ted vino a darle a la cirugía el reconocido valor terapéuti- Sería casi imposible tratar de enumerar todos y cada uno
co que tiene hasta la fecha.28 de los acontecimientos trascendentales del siglo XXI en el
A finales del siglo XIX se iniciaron las especialidades

© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.


campo de la medicina o en relación directa con la misma; así,
tanto médicas como quirúrgicas, siendo las primeras otorri- se nombrarán sólo algunos.
nolaringología, oftalmología, ginecología, urología y ortope- En 1895, Wilhelm Conrad Röntgen (1845-1923) descu-
dia, entre otras, hecho que se consolidó en el siguiente siglo. brió los rayos X, aportación de invaluable utilidad para el
estudio, diagnóstico y terapéutica de los pacientes.
En 1900 se introdujo a la práctica quirúrgica el uso del
cubrebocas, por W. Hunter y más tarde es cuando el uso de
SIGLO XX: CIRUGÍA CONTEMPORÁNEA
cubrebocas y gorros se generaliza en el mundo.
En 1901, Karl Landsteiner (1868-1943) descubrió los
El siglo XX se caracterizó por una verdadera revolución en grupos sanguíneos A, B, O y tiempo más tarde el AB, abatien-
todas las áreas de la ciencia médica, con múltiples avances en do el riesgo de las transfusiones sanguíneas (la primera trans-
cada disciplina y, claro está, en la cirugía general, como tron- fusión se llevó a cabo en 1667, por Jean-Baptiste Denys), con
cal de todas sus especialidades afines, con el apoyo invaluable repercusiones favorables en cirugía.
de anestesiología, farmacología y biotecnología. En el campo de la neurocirugía, gracias a las aportaciones
Dentro de los grandes cirujanos, considerados maestros de Víctor Horsley (1857-1916), padre de la neurocirugía,
de la cirugía contemporánea, se encuentran, entre otros, Allen quien extirpara por primera vez un tumor de la médula espi-
Whipple (1881-1963), Evarts A. Graham (1883-1957), Fre- nal en 1887; Harvey Cushing (1869-1939), responsable del
derick A. Coller (1887-1964), Lester R. Dragstedt (1889- gran impulso dado a esta especialidad, y su discípulo Walter
1975) y Owen H. Wangensteen (1898-1981), todos ellos se Dandy (1886-1946), se puede en la actualidad intervenir a
destacaron no sólo por sus aportaciones personales al progre- pacientes con afecciones neurológicas con seguridad y éxito.
so de la cirugía sino como educadores de excelencia y forma- A principios de siglo, en Viena, Emerich Ullmann (1861-
dores de cirujanos.29 1937) realizó un autotrasplante renal en un perro con éxito;

ERRNVPHGLFRVRUJ
Historia de la cirugía general • 11

después de un perro a otro con malos resultados, y a final de


un perro a una oveja (primer heteroinjerto de la historia). CIRUGÍA DEL NUEVO MILENIO
Alexis Carrel (1873-1944) retomó los trabajos de Ullmann y
efectuó cirugía experimental de trasplantes en perros, supe-
rando las dificultades técnicas y creando nuevas opciones Es imposible hacer alusión a todos y cada uno de los eventos
para la sutura y anastomosis vasculares, siendo tan efectivas importantes relacionados con la cirugía en el siglo XX, pero
que hasta la fecha se practican y llevan el nombre de sutura es posible finalizar con unas palabras sobre cirugía endoscópi-
Carrel. A él se deben algunos de los principios fundamenta- ca, la cual sin duda ha revolucionado de nuevo los conceptos
quirúrgicos previos a su aparición. En 1982 se hizo la primera
les de la cirugía vascular.
apendicectomía laparoscópica por el ginecólogo alemán Kurt
La cirugía de los trasplantes siguió avanzando tanto des-
Semm35 (1927-2003), y el 12 de septiembre de 1985, el ciru-
de el punto de vista técnico como inmunológico, hasta que el
jano alemán Erich Mühe (1938-2005) realizó la primera co-
23 de diciembre de 1954, Joseph E. Murray (1919-2012) lecistectomía por esta vía36; en 1987, en Lyon, Francia, se
efectuó el primer trasplante renal exitoso en humanos en el registra la primera colecistectomía laparoscópica por Philippe
The Peter Bent Brigham Hospital de Boston,31 a éste le siguie- Mouret (1938-2008)37, difundiéndose a partir de ese mo-
ron el de James D. Hardy (1918-2003) de pulmón en 1963,32 mento a todo el mundo. En la actualidad se realizan diferen-
Thomas Starzl de hígado en 1967 y ese mismo año, Chris- tes procedimientos: apendicectomía, hernioplastia inguinal y
tiaan Barnard (1922-2001) asombró al mundo efectuando crural, colectomía, vagotomía, funduplicatura gástrica, explo-
en el Groote Schuur Hospital de Cape Town el primer tras- ración de vías biliares, esplenectomía, histerectomía, biopsias
plante cardiaco con éxito. Gracias a ellos y a todos los inves- y lobectomías pulmonares, entre otras muchas.
tigadores en esta área, los trasplantes forman hoy día parte A esta nueva técnica se le llama cirugía endoscópica o
de la realidad cotidiana. cirugía de mínima invasión, y entre sus bondades está una
Asimismo, en cuanto a cirugía cardiaca, en 1896 inició recuperación más rápida del paciente, con reintegración a sus
la inquietud, cuando Ludwig Rehn (1849-1930) realizó la actividades productivas; menor dolor y mejores resultados es-
primera reaparición de una herida traumática cardiaca, rom- téticos; sin embargo, los límites de sus aplicaciones aún están
piendo el tabú que existía en torno al corazón. En Inglaterra, por establecerse, debido a que está en pleno desenvolvimien-
en 1902, Sir Thomas Lauder Brunton (1844-1916) hizo ex- to. Los esfuerzos de las investigaciones sobre los resultados de
perimentos en animales, sugiriendo la posibilidad del empleo efectividad en cualquier patología susceptible de corrección
de la cirugía para corregir algunas enfermedades cardiacas. quirúrgica por este abordaje deberán encaminarse a enfatizar
En 1904, Sauerbruch Ernst Ferdinand (1875-1951) experi- la importancia de efectuar protocolos de investigación que
menta con su cámara de hipopresión para hacer más seguras permitan definir con precisión los alcances reales y los límites
las operaciones en el tórax bajo anestesia; sin embargo, el de la cirugía endoscópica.38
primer logro no se consiguió hasta 1923, cuando el cirujano En cuanto a la cirugía robótica ʊcuyo desarrollo va a la
militar Elliott C. Cutler (1888-1947) y Samuel A. Levine par de la cirugía endoscópicaʊ, en agosto de 1993, el ciruja-
(1891-1966) dilataron una válvula estenosada en una niña. A no inglés Jonathan M. Sackier realizó en la Universidad de
este intento siguieron muchos otros, que sin embargo no se California en San Diego la primera colecistectomía laparos-
cópica asistida de forma robótica.39 En junio de 1996, el ciru-
vieron coronados por el éxito33.
jano militar Adrián Carbajal llevó a cabo la primera
En 1933 se llevó a cabo la primera neumonectomía,
colecistectomía asistida por un brazo robótico en México, en
practicada por Graham. En 1939, Robert E. Gross (1905-
Tijuana, Baja California. En la segunda mitad de los años de
© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.

1988) efectuó la primera ligadura de conducto arterioso en


1990 y el primer decenio de este siglo, se han desarrollado
1948; el mismo Gross logró reimplantar arterias de forma con éxito los sistemas para cirugía robótica denominados AE-
directa a la aorta, con el uso de injertos arteriales preserva- SOP, Hermes, Sócrates, Zeus y Da Vinci.40
dos. Ese mismo año, Charles P. Bailey (1910-1993) hizo la Con los avances de la biotecnología y cibernética aplica-
primera comisurotomía mitral exitosa. En 1951, Charles das a la cirugía, pronto la cirugía endoscópica, en conjunto
Dubost aplicó el primer injerto sintético de aorta para subsa- con la cirugía robótica y de telepresencia, será, sin duda algu-
nar un aneurisma abdominal. Alfred Blalock (1899-1964), na (como ya empiezan a llamarla), la cirugía del siglo XXI o
cirujano cardiaco, estudió a fondo el estado de choque, esta- del nuevo milenio.
bleciendo su etiopatogenia; también, apoyado en los estudios
realizados por Helen B. Taussig (1898-1986), ideó un proce-
dimiento quirúrgico para corregir la tetralogía de Fallot.
No fue sino hasta 1953 en que John Heysham Gibbon COMPETENCIAS ADQUIRIDAS
(1903-1973) y colaboradores inventaron el corazón-pulmón
artificial (bomba de circulación extracorpórea). A partir de 1. En la Edad Media la medicina y la cirugía estaban en
ese momento se pudieron llevar a cabo intervenciones a co- completo estancamiento y oscurantismo por las pre-
razón abierto. Para 1956, el uso de la bomba fue populariza- siones religiosas, dado que enfermedades y curaciones
da por C. Walton Lillehei (1918-1999). En 1958, Michael E. se atribuían a Dios, y se explicaban con base en su bon-
DeBakey (1908-2008) experimentó con corazones artificia- dad. Además, existía una clara separación entre ellas: la
les en animales y en 1969, Denton Cooley (1920- ) empleó medicina era superior a la cirugía, pues el médico no se
un corazón artificial en un paciente durante dos días, en es- rebajaba a realizar ninguna práctica quirúrgica, la cual
pera del corazón de un donante. Hoy día, el corazón artificial estaba relegada a barberos-cirujanos, que atendían las
es ya una realidad34. heridas, amputaban, drenaban abscesos, etcétera.

ERRNVPHGLFRVRUJ
12 • Tratado de cirugía general (Capítulo 1)

2. Ambrosio Paré desarrolló importantes avances quirúrgi- materiales de sutura más finos, dependiendo de cada
cos en la atención y manejo de heridas, al observar que tejido; aproximación de los bordes de las heridas sin
las heridas por arma de fuego tratadas con aceite hir- tensión. Hizo modificaciones al quirófano e inventó el
viendo favorecían la aparición de pus, por lo que retomó uso de guantes de goma.
el uso de la ligadura como hemostasia de los vasos. 7. Tres fueron los descubrimientos que marcaron el siglo
3. Andrés Vesalio apoyó el desarrollo de la anatomía, ter- XX: en 1910, la presentación del salvarsán o “bala mági-
minando con el dogmatismo de los conceptos galéni- ca”, una sustancia antimicrobiana; durante el segundo
cos; estudió órganos internos, nervios, vasos sanguíneos; decenio del siglo XX el descubrimiento de las sulfas y
reconoció la existencia de variantes anatómicas; todo sus derivados; y en 1929 la introducción de la penicilina
ello recopilado en el libro De humani corporis fabrica. por Alexander Fleming como agente antibacteriano. To-
Cambió de modo radical la conducta y quehacer de los dos estos fueron los descubrimientos que impulsaron la
cirujanos renacentistas y sus aproximaciones al cuerpo era antibiótica de la cirugía.
del enfermo. 8. La respuesta a cuándo y quién realizó el primer tras-
4. William Harvey es considerado el padre de la Fisiolo- plante exitoso en humanos sabemos que el 23 de di-
gía porque realizó experimentos gracias a los cuales ciembre de 1954, Joseph E. Murray efectúa el primer
detalló la circulación mayor y menor, y propuso la trasplante renal.
existencia de capilares. 9. La cirugía endoscópica o de mínima invasión y la cirugía
5. Los avances que permitieron el desarrollo de la cirugía robótica dieron inicio en 1982 cuando se llevó a cabo la
moderna en el siglo XIX fueron: el control del dolor con primera apendicectomía laparoscópica por el ginecólo-
el uso de la anestesia introducido por dos cirujanos den- go alemán Kurt Semm y en 1993 el cirujano inglés Jo-
tistas: Horace Wells, con óxido nitroso en 1844, en una nathan M. Sackier realizó en la Universidad de California
demostración fallida; y dos años más tarde, por su discí- en San Diego la primera colecistectomía laparoscópica
pulo William T. G. Morton, quien hizo la primera de- asistida de manera robótica.
mostración pública exitosa de una cirugía sin dolor, 10. Una recuperación más rápida del paciente, con reinte-
habiéndose operado un paciente de un angioma en el gración casi inmediata a sus actividades productivas,
cuello por el doctor Warren. El advenimiento de la pre- con menos dolor y mejores resultados son los benefi-
vención y control de las infecciones con el nacimiento cios más evidentes de la cirugía endoscópica.
de la asepsia ocurre en 1847, cuando Ignaz Philipp Sem-
melweis pide a sus médicos que se laven las manos con
agua y jabón, y se apliquen hipoclorito cálcico, para evi-
tar la fiebre puerperal; y la antisepsia, con Joseph Lister, RESUMEN
quien aplicó ácido carbólico (ácido fénico) a las heridas
del paciente, al instrumental e incluso al aire del quiró-
fano, para evitar la aparición de infecciones. El objetivo de este capítulo es efectuar un bosquejo histórico
6. El cirujano William S. Halsted hizo su aportación a la sobre la cirugía, enfatizando la importancia de los cortes his-
cirugía estableciendo el Sistema de Residencia Quirúr- tórico-médicos a partir de los cuales la cirugía resulta con
gica. Instauró y enseñó los principales fundamentos de avances significativos, como en el Renacimiento y con la ana-
la cirugía actual, como el manejo gentil de los tejidos; tomía vesaliana; el inicio de la fisiología moderna; el control
producir el mínimo trauma durante la cirugía; ser me- del dolor e infecciones; el descubrimiento de los antibióticos;
los sistemas de residencias quirúrgicas, y por último, la cirugía

© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.


tódico en todos los actos realizados en el quirófano;
realizar hemostasia cuidadosa y exhaustiva; utilizar de mínima invasión y robótica.

REFERENCIAS
1. Martínez CF: La medicina de personas o medicina humanística. 11. Lyons AS, Petruccelli RJ: Historia de la medicina. España: Mosby/
México: Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Ins- Doyma Libros, 1994.
tituto de Investigaciones Históricas, 2015. 12. Toledo-Pereyra LH: Historia, cirugía y cultura. México: JGH Edi-
2. Sudhoff K: En Introducción a la historia de la medicina. Garrison tores, 1998.
FH (ed.). España: Calpe, 1921. 13. Romero HA et al.: Galeno de Pérgamo: pionero en la historia de
3. Magner LN: A history of medicine. USA: Marcel Dekker, Inc., 1992. la ciencia que introduce los fundamentos científicos de la medici-
4. Kramer SN: The Sumerians, their history, culture and character. na. Ann. Med. (Mex.) 2011;56(4):218-225.
USA: Ed. The University of Chicago, 1971. 14. Mora-Novaro O. Mora-Carrillo G: Historia de la fisiología. España:
5. Martos-Rubio A: Breve historia de los sumerios. España: Ediciones Ed. Fundación Canaria Orotava de Historia de la Ciencia, 2007.
Nowtilus, 2012. 15. Romero HA et al.: La cirugía en la Universidad de Bolonia Rena-
6. Lyons AS, Petruccelli RJ: Historia de la medicina. España: Mosby/ centista. Cir. Gen. 2007;29(1):63-69.
Doyma Libros, 1994. 16. Forrai J: History Ambroise Paré-O “Paid da Cirurgia”. Clin. Pesq.
7. Magner LN: A history of medicine. USA: Marcel Dekker, Inc., 1992. Odontol. Curitiva 2006;(2) 5/6: 447-450.
8. Lyons AS, Petruccelli RJ: Historia de la medicina. España: Mosby/ 17. Mora-Novaro O, Mora-Carrillo G: Historia de la fisiología. España:
Doyma Libros, 1994. Ed. Fundación Canaria Orotava de Historia de la Ciencia, 2007.
9. D’Allaines C: Historia de la cirugía. España: Ed. Oikos-Tau, 1971. 18. Rutkow IM: Historia de la cirugía en Estados Unidos. Clínicas Qui-
10. Garrison FH: Introducción a la Historia de la medicina. España: rúrgicas de Norteamérica (número especial del 75º aniversario).
Calpe, 1921. México: Ed. Interamericana, 1987.

ERRNVPHGLFRVRUJ
Historia de la cirugía general • 13

19. De la Garza VL: Dominique Jean Larrey. La cirugía militar de la 29. Toledo-Pereyra LH: Maestros de la cirugía contemporánea. Méxi-
Francia revolucionaria y el Primer Imperio (Parte I). Cir. Gen. co: JGH Editores, 1999.
2003;25(4):359-366. 30. García RJ et al.: Historia de la antibioticoterapia. Consultado 13
20. De la Garza VL: Dominique Jean Larrey. La cirugía militar de la de mayo de 2014 <http://www.sepeap.org/archivos/libros/anti-
Francia revolucionaria y el Primer Imperio (Parte II). Cir. Gen. bioticos/1.pdf>.
31. Castillo MM, Martínez MG: Joseph E. Murray. La cirugía plástica,
2004;26(1):59-66.
trasplante renal y Premio Nobel. Revista Mexicana de Trasplantes
21. Brieger GH: Panorama de la cirugía en Estados Unidos, 1875- (enero-abril) 2014;3(1):26-31.
1889. En: Historia de la Cirugía en Estados Unidos. Clínicas Qui- 32. Santillán-Doherty P et al.: Trasplante de pulmón. Rev. Invest. Clín.
rúrgicas de Norteamérica (número especial del 75º aniversario). (marzo-abril) 2005;57(2):350-357.
México: Ed. Interamericana, 1987: 67(6)1221-1259. 33. Levine HJ: Profiles in cardiology. Samuel A. Levine (1891-1966).
22. Tello-Barba IM, Anaya-Prado R: Crawford Williamson Long: el Clin. Cardiol. 1992;15:473-476.
verdadero pionero de la anestesia quirúrgica. Revista Latinoameri- 34. Lyons AS, Petruccelli RJ: Historia de la medicina. España: Mosby/
cana de Cirugía 2013;3(1):62-69. Doyma Libros, 1994.
23. Moreno GA: Breve historia de la anestesia. Rev. Sanid. Milit. Méx. 35. Cervantes CJ: In memoriam Dr. Kurt Karl Stephan Semm. Rev.
Mex. Cir. Endoscop. (octubre-diciembre) 2003;4(4):208-209.
(junio-agosto) 2012;66(4): 189-194. 36. Carrasco-Rojas JA, Chousleb KA, Shuchleib CS: Los cambios ge-
24. Gawande A: Two hundred years of surgery. N. Engl. J. Med. nerados por la cirugía de invasión mínima en la educación quirúr-
2012;366:1716-1723. gica. Cir. Cir. 2011;79:11-15.
25. Brieger GH: Panorama de la cirugía en Estados Unidos, 1875- 37. Reddick EJ: Historia de la colecistectomía laparoscópica. De dón-
1889. En: Historia de la Cirugía en Estados Unidos. Clínicas Qui- de venimos, dónde estamos y hacia dónde vamos. Rev. Mex. Cir.
rúrgicas de Norteamérica (número especial del 75º aniversario). Endoscop. (enero-marzo) 2001;2(1):36-39.
México: Ed. Interamericana, 1987:67(6): 1221-1259. 38. Moreno PM: Cirugía endoscópica. Gac. Méd. Méx.
26. Martínez-Mier G, Reyes-Devesa HE: Charles Heber McBurney: la 2004;140(2):172-175.
39. Miller FH: Cirugía robótica en México. Los sistemas inteligentes,
incisión, el punto y el cirujano. Cir. Gen. 2007;29(1):70-75.
perspectivas actuales y a futuro en el ámbito mundial. Rev. Mex.
27. Toledo-Pereyra LH: Maestros de la cirugía moderna. México: Fon- Cir. Endoscop. (enero-marzo) 2003;4(1):45-50.
do de Cultura Económica, 1996. 40. Farías SJ, Carbajal RA, Azconita MF: Biocibernética y robótica en
28. Martínez-Mier G, Toledo-Pereyra LH: Antecedentes históricos de cirugía (Cap. 190). En: Tratado de cirugía general, 2ª ed. Vega-Ma-
la cirugía general y los cirujanos. En: La cirugía general y el cirujano. lagón J et al. (eds.). México: Asociación Mexicana de Cirugía Ge-
Vega-Malagón AJ (ed.). México: Universidad Autónoma de Que- neral A.C., Consejo Mexicano de Cirugía General A.C., Editorial
rétaro y Asociación Mexicana de Cirugía General, 2011: 5-11. El Manual Moderno, 2008: 1537-1541.
© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.

ERRNVPHGLFRVRUJ
Capítulo 2
Origen y evolución del acto quirúrgico
hasta nuestros días

Carlos Agustín Rodríguez Paz, Rosa María Carreón Bringas

Preguntas clave

1. ¿Dónde se identifica el callo óseo en los abordajes del año 4000 a. C., como primera evidencia de un acto quirúrgico?
2. ¿En qué sitio se encuentran los murales y jeroglíficos en África que ilustran los primeros instrumentos usados para
cirugía en el mundo?
3. ¿Cuál es el cirujano romano que en el siglo I d. C. describe los signos de inflamación?
4. ¿Quién es el médico romano que se basa en la anatomía de los cerdos y usa la teoría de los cuatro humores para el
manejo de las enfermedades?
5. ¿El ritual mexica de extracción de corazón abierto que permite siga latiendo el corazón se basa en un abordaje de qué
tipo?
6. ¿Por qué medio Andrés Vesalio, en el siglo XVI, cambia la manera de manejar medicina y cirugía, contenido en el
libro De humani corporis fabrica libri septem?
7. ¿Cuáles son las dos grandes aportaciones de los cirujanos árabes a la cirugía mundial de 1000 a 1200 d.C?
8. El barón Larrey, a inicios del siglo XIX, aporta modificaciones en la cirugía de guerra, ¿cuáles son?
9. ¿Qué técnica quirúrgica ha permitido por más de 150 años la continuidad fisiológica de la porción no resecada del
estómago con el resto del tubo digestivo?
10. Para impedir el sangrado y un óptimo cierre de las lesiones vasculares, Alexis Carrel diseñó un sistema de reparación,
¿cómo se le llama?

© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.


ERA ANCESTRAL O PREHISTORIA ERA ANTIGUA

El deseo por no morir existió desde que el humano desarrolló La medicina, incluso con conceptos mágico-religiosos, co-
su conciencia. Impedir la muerte llevó a crear un concepto menzó, además de las lesiones de guerra, a atender otros pro-
llamado enfermedad y éste, en un, pensó que era condiciona- blemas, como heridas de mano, tal y como se describe en el
do por un mecanismo de tipo mágico-religioso, teniendo su Código de Hammurabi, en 1760 a. C. El papiro Edwin Smith,
primer antecedente en las pinturas de Lascaux (Francia), hace compilado en 1550 a. C., recoge la forma en que los egipcios
más de 25 000 años.1 Algunos chamanes observaron que si un manejaban traumas de cráneo, fracturas y otros daños;1 es po-
individuo sufría un golpe en la cabeza, la curación ritual era sible ver el grado de desarrollo de la cirugía en el mural del
abrir el cráneo para que el “espíritu maligno” saliera y con ello templo de Kom Ombo cerca del Nilo, con grabados de una
curar al paciente. Dicho procedimiento probó su eficacia y se amplia variedad de instrumental del tipo de corte, disección y
repitió desde las estepas de Taforalt (Marruecos) en el 6000 a. pinzas, entre otros.3 La salud, según los egipcios, se debía a un
C.1 hasta los trépanos, con el instrumento denominado tumi, equilibrio de la energía llamada metu, que se generaba en el
en el área inca de Sudamérica, así como en Tlatilco (900 a. corazón; ello mantenía cierto equilibrio, pero todavía no hay
C.) y Monte Albán (500 a. C.) en Mesoamérica; el desarrollo conceptos de resección, sólo de drenaje y rectificación de
de callo óseo demostró que hubo casos de recuperación.2 fracturas.

14

ERRNVPHGLFRVRUJ
Origen y evolución del acto quirúrgico hasta nuestros días • 15

Los griegos retoman estos conocimientos y los amplían contraria, respectivamente; por otro lado, alejó el manejo qui-
desde un equilibrio de fluidos, alejándose de los conceptos rúrgico del acervo del médico europeo de los siglos V a XIV.9
mágico-religiosos; su aportación es formalizar y clasificar las Aunque los árabes no dieron en un principio importan-
enfermedades a partir de sus signos. Esto lo inicia Alcmeón de cia a la utilidad de los procedimientos quirúrgicos, sí retoma-
Crotona (siglo VI a. C.), quien escribe por primera vez como ron la necesidad de la cirugía (considerada un oficio de menor
médico en la historia de la humanidad sobre los padecimien- categoría). Ejemplo de soberbios cirujanos es Abu l-Qasim
tos, dejando el primer antecedente del ejercicio profesional.4 Jalaf ibn al-Abbas al-Zahrawi, mejor conocido como Abulca-
Después aparece el primer tratado médico (Corpus hippocra- sis (936-1013), médico personal de dos califas de Córdoba,
ticum), una serie de libros médicos atribuidos a Hipócrates de quien describió en su enciclopedia Al-Tasrif, entre otros avan-
Cos (460-370 a. C.).5 Uno de los aforismos hipocráticos (le- ces, la cistolitotomía, una esponja anestésica, abordajes cra-
yes máximas en medicina, sin sustento científico, pero valida- neales con trépanos circulares y la cauterización de vasos.10
das por la tradición) refirió que: “Cuando un paciente tuviera Una de sus contribuciones más radicales es el uso del cauterio
negra una extremidad debe intentarse salvarle la vida cortan- para cortar el saco herniario inguinal en un solo tiempo, redu-
do el miembro afectado hasta donde la carne estuviera vivía”; ciendo el saco herniario; el corte debía ser preciso y realizarse
sin duda es de las primeras referencias hacia un acto operato- al mismo tiempo la hemostasia.11 Avenzoar (Ibin Zhur, 1073-
rio que describe el lugar de la amputación, aun sin grandes ¿1162?) fue otro gran cirujano que experimentó en cabras la
éxitos, pero como inicio para la era de las resecciones. En la posibilidad de abrir la vía aérea como medio terapéutico; esto
Ilíada se demuestra de una forma muy rústica el manejo de la abrió el mundo de la cirugía experimental.4 Averroes (1126-
cirugía, al describirse un sinnúmero de lesiones y cómo entre 1198) cierra la tríada de los grandes cirujanos de la escuela de
los mismos guerreros se curaban, extraían flechas o ayudaban Córdoba, que dieron un impulso decisivo a la cirugía mun-
a bien morir.6 En el siglo III a. C., se documenta la vida de dial. Pero el mundo árabe registra muchos avances, como el
Agnódice como la cirujana que dominó las entidades obsté- diseño de un tipo diferente de material para sutura —a partir
tricas, a pesar de ser perseguida, pues las mujeres en ese tiem- de intestinos de gato—, denominado catgut.
po tenían prohibido ejercer la medicina.7 El conocimiento árabe fue reconocido y llevado desde
Alejandría hasta las universidades europeas recién fundadas,
La escuela de Alejandría se destacó por prominentes ana-
gracias a las transcripciones de diversos monjes, que ayuda-
tomistas, como Herófilo de Calcedonia (335-280 a. C.), quien
ron a preservarlo y difundirlo en todos los rincones de la
describió la diferencia entre tendones y nervios, comentó la
vieja Europa. Transformador de dicha tradición fue el ciruja-
relación entre nervios y cerebro, escribió un tratado de partos
no Guy de Chauliac (1300-1368), quien amplió el saber que
y dio manejo a entidades oculares; no es cirujano, pero fue el
se cultivó en el viejo mundo, influyendo al menos hasta 1700
padre de los anatomistas.4 Erasistrato de Julis, en el mismo si-
en Europa y en los autores novohispanos. En su Cirugía mag-
glo III (310-250 a. C.), refirió (con errores) la relación entre
na, de 1363, dividió esta terapéutica en heridas, trauma, úl-
hígado, corazón y circulación, así como la división entre cere- ceras, fracturas e “hinchazones”, fusionando medicina árabe,
bro y cerebelo.1 Quizá el más interesante de ellos fue Celso, cristiana, griega y romana.1,12
cirujano del siglo I d. C., quien asentó en su libro De medicina Es un orgullo que las primeras universidades europeas tu-
libri octo, en sus libros 5º a 8º, aspectos sobre cirugía y no sólo vieran en sus aulas a personalidades como Trótula de Ruggiero,
los signos del proceso inflamatorio, que son rubor, calor, dolor primera maestra de cirugía en la Universidad de Salerno.13 A
y tumor (libro 4º), 4 sino que propuso alternativas anatómicas partir de dicha universidad —fundada hacia el siglo XI por
del manejo de hernias umbilicales, abscesos perianales, extrac- Constantino el Africano, quien hizo traer libros desde tierras
ción de flechas y propuso consejos sobre cómo debía ser el
© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.

árabes, griegas, alejandrinas, etc.—, 14 Bolonia, Padua, París y


cirujano ideal.8 De la misma época fue Heráclides de Taras Oxford comenzaron a tener escuelas de medicina, y el conoci-
(alumno del cirujano Manteas), quien curó dislocaciones y miento se perfeccionó y multiplicó; sin embargo, la cirugía se
fracturas, y solucionó hernias inguinales.4 Todos ellos ganaron fue apagando hasta caer en los barberos-cirujanos, no univer-
respeto en el antiguo imperio romano y pasaron de esclavos a sitarios, quienes visitaban localidades de manera itinerante
ciudadanos con prestigio; el ejército apreció sus servicios y las realizando drenajes sencillos y extracciones molares. Gracias a
legiones romanas comenzaron a tener unidades médico-qui- la lucha de los expertos árabes, primero hay un reconocimien-
rúrgicas fijas que atendían las heridas de guerra conocidas to hacia el cirujano y luego su difusión por el resto de Europa;
como valetudinarias; esta aportación ayudó a rescatar y ser ya no usan sólo técnica anatómica, ahora están armados con
más considerado el papel del cirujano en la sociedad romana.1 tecnología que abarca nuevas suturas, como el catgut, o la cau-
terización por hierro al rojo vivo. La apertura de las universi-
dades europeas marcó también un punto decisivo en la
aceptación de los cirujanos europeos, diferenciando los viejos
PERIODO MEDIEVAL romancistas (bata corta) de los egresados universitarios (bata
larga), quienes originarán los cirujanos de la siguiente era.
Hacia el siglo II se modificó la visión de cómo debía ser ma-
nejada la medicina en el mundo europeo gracias a las obser-
vaciones de Galeno (130-201 d. C.), quien en vez de basarse CULTURAS ANCESTRALES
en la anatomía humana utilizó cerdos y fundamentó la medi-
cina en un equilibrio de cuatro humores, aduciendo que la
salud era un balance de esos cuatro fluidos; si alguno aumen- Lejana de la evolución europea estaban Asia y América, que
taba, se debía disminuir; si bajaba, se hacía la manipulación tuvieron un desarrollo muy diferente del acto operatorio. Los

ERRNVPHGLFRVRUJ
16 • Tratado de cirugía general (Capítulo 2)

chinos concibieron la medicina con una mayor antigüedad (1724-1774), siendo su nieto, Johann, el descubridor del di-
que los europeos y con base en un equilibrio de fuerzas del vertículo que lleva su nombre (1781-1833); y Antonio Scar-
cuerpo denominado yin-yang; regulaban dichos canales de pa (1747-1832), quien describió el nervio nasopalatino y la
energía por la modulación de puntos en la acupuntura y mo- región inguinofemoral que lleva su nombre, proponiendo téc-
xibustión, entre otras técnicas. Su cirujano ancestral más des- nicas oftalmológicas y de ortopedia,4 entre otros. Una nueva
tacado fue Hua Tuo (145-208), quien vivió en la dinastía Han, propuesta se dio a finales del siglo XVIII por John Hunter
y se le atribuye la primera laparotomía, al usar un anestésico.3 (1690-1780), sobre usar diferentes tejidos primero en lugares
La tradición médica hindú, contenida en el Charaka Sa- anatómicos distintos y luego entre especies, como los gallos;
mhita y el Sushruta Samhita, describe cateterismo vesical, uso esto proporcionó al mundo quirúrgico una nueva área: la ci-
de cicatrizantes, más de cien instrumentos, aplicación de sam- rugía experimental.16 Los cirujanos buscaron por medio de la
mohini (anestésico) y, sobre todo, técnicas de rinoseptoplastia, anatomía dar respuesta a las enfermedades, dando su propio
que fue apreciada con la invasión de los ingleses (1850- nombre a las estructuras anormales o normales, para poder
1857).1 Los hebreos destacaron en el Talmud la resección del resolver incógnitas quirúrgicas y brindar cimiento morfológi-
prepucio, cura de heridas por aceites y vinos, y separación de co a los avances clínicos del siguiente siglo.
los pacientes con enfermedades “contagiosas”. 3 Uno de sus
médicos más destacados, Maimónides (1135-1204) de Cór-
doba, describió los textos de Avicena.4
EL SIGLO DE ORO DE LOS CIRUJANOS
LA ERA MODERNA
El enciclopedismo provocó no sólo un cambio en la filosofía,
política o economía, pues la búsqueda de salud para todos los
Posterior a la caída de Constantinopla (actual Estambul) en seres humanos, el control masivo de enfermedades (surge la
1453, cientos de cristianos sirios ilustrados, galenos entre santé publique o salud pública), y un sinnúmero de fenóme-
ellos, preservaron y acrecentaron el saber griego y alejandrino nos académicos y culturales abren el siglo con las observacio-
al migrar a universidades de Oxford, París, Padua y otras más. nes de René Laënnec (1770-1826), quien a partir de las
Por otro lado, la campaña de los reyes católicos sobre los do- aportaciones clínicas de Hermann Boerhaave (1668-1738),
minios peninsulares hispanos preservó el saber médico de Samuel-Auguste Tissot (1728-1797) y Leopold Auenbrugger
Córdoba, Sevilla y Toledo al resto del mundo. (1722-1809), entre otros, propone un sistema de correlación
La concepción clásica del ser humano de los griegos no anátomo-patológico y clínico,17 que lo lleva, entre otras mu-
sólo repercute en el arte, arquitectura o ingeniería, también chas contribuciones, a la descripción de la tuberculosis e in-
en la medicina, al buscar lo perfecto,4 lo cual es propio del vención del estetoscopio.1,18
Renacimiento. Figura indiscutible de dicha transición fue el Se debía tener una razón estructural a la enfermedad en
italiano Antonio Benivieni (1440-1502), quien conceptualizó el cuerpo; la respuesta se buscaba en los cadáveres. Si se une
la disección del cuerpo humano en su dimensión clínica, a fin esta curiosidad con habilidad quirúrgica, se tiene a Joseph
de establecer la causa de las enfermedades.15 Este inconteni- Desault (1744-1795), uno de sus mejores representantes, que
ble alud de una nueva manera de ver y estudiar el cuerpo pasaba largas horas de la noche en el Hôtel-Dieu de París,
humano tuvo su clímax con un extraordinario cirujano mili- para atender esos heridos de urgencia.17 También abrió la
tar, prominente anatomista, Andrés Vesalio (1514-1564), puerta para hacer las primeras grandes resecciones de tumo-

© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.


quien transformó al mundo quirúrgico y científico con su li- res faciales y de cuello, pero sin aventurarse a las grandes ca-
bro De humani corporis fabrica libri septem de 1543, postulan- vidades.1,9 Ephraim McDowell (1771-1830), en 1809, en
do una objetividad de la ciencia, apegándose a las evidencias EUA, concretó la primera resección de un quiste de ovario
tangibles y cambiando el mundo galénico por una medicina gigante por laparotomía con éxito.3,19 El mundo quirúrgico se
más realista.1 da cuenta de que puede comprender cómo amputar no sólo
La realeza necesitaba reincorporar a sus ejércitos a los piernas y brazos sino también estructuras y órganos anorma-
heridos rehabilitados; ello motivó a cada vez más cirujanos a les. En Inglaterra, Charles Bell (1774-1842), brillante anato-
buscar respuesta a los diferentes tipos de lesiones. Las prime- mista, inicia estudios sobre las enfermedades neurológicas y
ras propuestas estructuradas se compilaron en libros como El un abordaje del cráneo más formal. Se convierte en un líder
método de tratar las heridas por armas (1575) de Ambrosio quirúrgico.1,3
Paré (1517-1590), quien modificó la forma de manejar las Dentro de las filas del ejército napoleónico y frente a la
heridas y sugirió por primera vez ligar primero los vasos de las necesidad de reincorporar tropas al frente, el futuro barón
piernas amputadas, bajando el riesgo de muerte por hemorra- Dominique-Jean Larrey (1766-1842) emplea sus dotes de
gia en dicha cirugía.3 organizador e ingenio: propone el uso de ambulancias; aplica
El mundo quirúrgico de la Ilustración estaba dominado un nuevo método de amputación desde el hombro; e imple-
por los drenajes superficiales, la evacuación de abscesos femo- menta el sistema de triage y su sistema escalonado de aten-
rales de los bubones sifilíticos, amputaciones de guerra por ción de heridos. Se le considera el padre de la cirugía moderna
trauma o extremidades necrosadas, litotomía perianal por ne- de trauma.20
frolitiasis, y muy eventuales trépanos o drenajes hepáticos En 1846, los americanos ven con escepticismo una de-
superficiales. Surge una nueva generación de cirujanos-anato- mostración de William Thomas Green Morton (1819-1868)
mistas: William Cheselden (1688-1752); Laurence Heister en el anfiteatro de Massachusetts: observan cómo es resecado
(1683-1758); la familia Meckel, iniciando por Friederich un tumor de cuello sin dolor del paciente;21 aunque es exito-

ERRNVPHGLFRVRUJ
Origen y evolución del acto quirúrgico hasta nuestros días • 17

so el uso de un anestésico en el mundo, existen detractores al jano científico buscará respuestas con base en artículos y
método que se niegan a emplearlo. Los que sí se atreven, ini- conocimiento médico validado de avanzada, a fin de com-
cian el siglo de oro de los cirujanos. Para 1900, no había casi prender tanto su sociedad como su momento científico, supe-
ninguna cavidad del cuerpo que no hubiera sido intervenida rando las expectativas.
por cirujanos. De hecho, la primera vez que se usó en un Alexis Carrel, ese alumno formado por Leo Testut
campo de guerra fue en el conflicto México-EUA de ese año, (1849-1925), y apoyado por el Instituto Rockefeller en New
que dejó al primero sin la mitad de su territorio, pero con una York, desarrolló, a partir de su anastomosis triangulada de su-
escuela quirúrgica perfectible para los siguientes decenios. turas delgadas, las bases para autoinjertos e intercambiar ór-
Lejos de los campos de guerra, en Francia, Claude Ber- ganos en el laboratorio de cirugía experimental, a fin de
nard (1813-1878) demostró en perros algunas propiedades probar los primeros trasplantes, así como sugerir y realizar los
sobre cómo funcionan los mecanismos de los seres vivos; na- primeros cultivos celulares;16 derivado de su participación en
cen así la fisiología moderna y el método científico. Varios la Primera Guerra Mundial describe con cultivos y estadísti-
cirujanos aprovechan esos conocimientos, como Theodor cas la prueba irrefutable de la acción de las bacterias en las
Billroth, y generan nuevas propuestas para tratar de resolver infecciones de las heridas quirúrgicas y cómo curarlas por
diversos males, como cáncer gástrico y úlcera péptica, al pro- medio de un sistema de irrigación; esto antes de la era de los
bar primero en perros las posibles alternativas y luego usan- antibióticos y el desarrollo de soluciones como la del químico
do dichas técnicas en humanos. Tal fue el caso del Billroth II,
Henry Drysdale Dakin (1880-1952),26 que ayudaría a funda-
aún con vigencia, donde se restableció por primer vez la con-
mentar las soluciones parenterales y la fluidoterapia.1,16
tinuidad fisiológica del tubo digestivo, uniendo estómago
También un mexicano influyó en los métodos quirúrgi-
con yeyuno.9,18
cos por un cuestionamiento. Al ver las distancias entre hospi-
La manera en que se operaban las vísceras y cavidades
tales y frente de guerra, el aún estudiante de medicina,
aún tenía un freno: las infecciones. Al menos de 50 a 90% de
los procedimientos terminaba en fracaso debido al pus. Igna- Guadalupe Gracia García (1881-1948) propuso el uso de
cio Semmelweis (1818-1865) es el primero que se arriesga y quirófanos en los convoyes de ferrocarriles en 1912, permi-
es ridiculizado (1842), al describir en las puérperas el meca- tiendo realizar intervenciones más oportunas, como repara-
nismo de contaminación.21 Deberá llegar la siguiente genera- ciones intestinales en pleno campo de batalla, con
ción, con los trabajos de Louis Pasteur (1822-1895) y Joseph recuperación de más de 60% de los heridos, cuando en Euro-
Lister (1827-1912), para confirmar que los microorganismos pa morían en la misma época más de 90% de los pacientes.24
son agentes causales, lo que da inicio al uso de antisépticos, Dicho modelo se siguió en la Primera Guerra Mundial, por
cambiando la visión de la cirugía.1,9,18 Después surge la idea las recomendaciones de sir Anthony Bowlby (1855-1929) y
de evitar que el mismo material esté invadido de gérmenes y sir George Henry Makins (1853-1933), quienes impulsaron
se aplican técnicas asépticas, iniciando una era mundial de la idea de atención de heridas antes de las 24 horas en convo-
prueba y duda, que al final tendría completa aceptación hasta yes, como se hizo en la Revolución Mexicana.22
finales del tercer decenio del siglo XX.22 Aunque la contribución más grande de Ernst Ferdinand
La docencia tuvo una importante transformación cuan- Sauerbruch (1875-1951) fue en cirugía de tórax, sus pro-
do el sistema tutorial (un médico residía una temporada con puestas de brazos artificiales con mecanismos de tipo robóti-
un prominente cirujano en Alemania, Francia, Inglaterra, co permitió a miles de amputados de la “Gran Guerra”
Austria, etc.) se transformó en un método ordenado de pre- restablecer su autoestima y reincorporarse a la sociedad de
paración, con un programa específico de elementos que debía una manera productiva.1
© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.

dominar el alumno capacitado, considerado desde entonces La cirugía del siglo XX se caracterizó por darse cuenta
como residente; esto fue concebido por William Halsted que dependía del conocimiento anatómico, de saber manejar
(1852-1922) (quien además desarrollaría múltiples innova- y comprender la fisiología del paciente, enfermedad y equili-
ciones quirúrgicas), apoyándose en los laboratorios de cirugía brio metabólico; un ejemplo de ello se dio con el inicio de la
experimental aprendidos de Billroth a finales del siglo XIX.19 cirugía de tiroides por Emil Theodor Kocher (1841-1917,
premio Nobel 1909), no sólo por la técnica, sino por el domi-
nio del bocio y demás mecanismos relacionados; gracias a ello
inició lo que más tarde se llamó control de la reacción meta-
EL SIGLO DE LOS CUESTIONAMIENTOS bólica al trauma.18 Dentro de esta misma línea, otro grande
de la cirugía que incorporó conocimiento médico, metabolis-
Los cirujanos iniciaron el siglo XX con preguntas sobre si mo e implicaciones posoperatorias fue Harvey Cushing
existía la posibilidad de modificar el rumbo de la enfermedad; (1869-1939), quien tuvo la capacidad de innovación en su
la más importante de ellas la hizo un entonces estudiante de máxima expresión al dar respuestas al manejo de tumores y
medicina francesa, Alexis Carrel (1873-1944), cuando vio problemas neuroquirúrgicos; además, adoptó la tecnología
morir a uno de los más grandes presidentes de su país: Marie para impedir sangrados, con el invento de William T. Bovie
François Sadi-Carnot (1837-1894). “¿Por qué los hombres (1882-1958): el electrocauterio; también planteó el control
brillantes deben morir?”, se cuestionó y esto lo llevó a desa- del paciente transoperatorio y concibió la necesidad de las
rrollar un método eficiente de reparación vascular (método unidades de terapia intensiva modernas.1,18,19
triangulado) en 1902, que le valió el premio Nobel en 1912.16 La carencia de tropas en todos los frentes de la Primera
Así, ya no es la simple observación llevada a una pro- Guerra Mundial, así como la necesidad de reincorporar a la
puesta quirúrgica lo que dominará el siglo XX, ahora el ciru- sociedad a los lesionados de guerra, motivó a Sauerbruch a

ERRNVPHGLFRVRUJ
18 • Tratado de cirugía general (Capítulo 2)

diseñar prótesis que suplieran brazos y piernas amputados. del siglo XX, cientos de centros desarrollaron nuevas tecno-
Otra opción quirúrgica fue intentar hacer reparaciones de logías para el control del paciente lesionado; una de las con-
tendones y nervios de las manos, desarrollando una nueva tribuciones más relevantes fue el control del síndrome
área en la cirugía.1 comportamental y uso de la “bolsa de Bogotá” (1984), apor-
Con esto culminará poco a poco la era de amputaciones tación latinoamericana de innegable valor de Oswaldo Bo-
y nacerá la de reparaciones; la búsqueda quirúrgica por impe- rráez. En 1973, la lamentable pérdida de una familia
dir cortar y conservar no sólo una continuidad fisiológica — americana motivó que tras el accidente, el “pudimos hacer
como lo estableció Billroth— sino la utilidad funcional, que algo” se transformara en el concepto de “la hora dorada”, que
permitiera rehabilitación y reincorporación a la vida laboral. motivó el protocolo formal del paciente en trauma, que utili-
Con la mejora de los medios de detección y manejo de las zan todas las escuelas y facultades de medicina del mundo, así
enfermedades, se incrementó la esperanza de vida de la po- como los centros hospitalarios desde sus niveles rurales o de
blación; pero cada día surgían nuevas enfermedades, como primer nivel especial hasta los grandes centros médicos; todo
cáncer. El mero triunfalismo de antaño de resecar grandes ello coordinado por el American College of Surgeons.
masas pasó a ser una especialidad independiente de la cirugía Los últimos treinta años del decenio pasado y el inicio
general, buscando la mejor sobrevida del enfermo. Para cuan- del siglo XX se caracterizó por el inusitado uso de la tecnolo-
do inició la Segunda Guerra Mundial, los cirujanos tenían una gía y su combinación de técnicas operatorias; tras la celiosco-
mejor respuesta al manejo de las heridas; esto se observó en pia de George Kelling en 1901, los grupos de ginecólogos y
especial en las batallas de Túnez y Sicilia (1943), donde la urólogos —de 1960 a 1970— exploraron cavidades con len-
capacidad industrial americana superó a la alemana, al produ- tes sin equipo de video. Al combinar sistemas computariza-
cir más rápido penicilina que sulfas; dichas prueba científicas dos de lentes y video más fibra óptica nació la laparoscopía en
las analizó sir Howard Walter Florey (1898-1968) de la Uni- Francia por Phillipe Mouret (1938-2008) y François Dubois
versidad de Oxford.22 El mundo quirúrgico entró de lleno al (1987);28 tras este éxito, en el orbe se dio el reto de operar
uso de los antibióticos, lo cual disminuyó los índices de infec- todo con mínima invasión, incluso en combinación con gas-
ción como nunca antes en la historia.1 troendoscopia; aún se está en fases experimentales en diver-
El decenio de 1950 registra dos logros quirúrgicos. El pri- sos métodos, otros ya tienen plena validación y personal
mero, el inicio rutinario de las cirugías a corazón abierto, pri- capacitado. Junto con los trasplantes y los antibióticos ha sido
mero para el manejo valvular y luego para los cierres de las uno de los tres grandes logros de la cirugía del siglo XX.
comunicaciones interauriculares e interventriculares, que mo- No menos importante ha sido la lucha por la mínima
tivó un inusitado cambio en la cirugía.21 El segundo, la siste- estancia. El paciente quirúrgico, en principio, se manejó con
matización de la propuesta de Carrel, al lograrse los primeros anestesia local y procedimientos sencillos, como extracciones
trasplantes renales; las reacciones de rechazo no impidieron de lipomas y masas, pasando por las plastias inguinales y um-
un avance sistémico en esta joven área, mérito de Peter Brian bilicales con uso de bioprótesis. Se tiende a disminuir los
Medawar (1915-1987), quien en 1944 propuso la teoría in- tiempos en la recuperación posoperatoria hasta para cirugías
mune y su control, a fin de que los trasplantes tuvieran éxito.16 mayores, como colecistectomías laparoscópicas ambulato-
Una técnica operatoria cada vez más depurada permitió logros rias, que dieron un giro a cientos de conceptos quirúrgicos,
en diversos países y con distintos tipos de órganos hasta llegar ahora ya en el olvido. La cirugía de mínima invasión y de
1968, cuando Christiaan Barnard (1922-2001) implantó con corta estancia19 son los mejores ejemplos de costo-beneficio
éxito el primer corazón vivo.16,21 Para el adecuado resultado de y costo-eficiencia, donde se demuestra que en las institucio-

© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.


los pacientes en estado crítico y, tras comprender la reacción nes donde se invierte en capacitar a los cirujanos y adquirir
metabólica al trauma, estado de choque, y equilibrio hemodi- nueva tecnología ha permitido no sólo disminuir los costos
námico y metabólico, fue necesario tener unidades de cuida- de días-estancia (se ha pasado de posoperatorios de siete días
dos intensivos, que brindaban oportuno soporte posoperatorio a uno, o altas en pocas horas) sino también los días de inca-
al paciente, siempre con un enfoque metabólico.25 pacidad, cumpliendo los postulados de la llamada “cirugía
Aunque la microcirugía fue iniciada en Suecia por Sigge- del ejecutivo”, reincorporando lo antes posible al empleado a
son-Nylen (1892-1972), en los decenios de 1960 y 1970, Sun sus actividades.
Lee propone un nuevo terreno de cirugía experimental con Las campañas de detección oportuna en Japón por pro-
pequeñas especies (ratas), lo cual desplegó un campo insos- cedimientos endoscópicos contra el cáncer esofágico marcan
pechado; no sólo abrió la oportunidad de que miles de estu- un reto de cómo será el futuro de la cirugía, usando o buscan-
diantes de pregrado y residentes de especialidad quirúrgica do opciones de mínima invasión, aunque, si bien es cierto,
desarrollaran sus habilidades o fueran educados en micropro- cada vez más costosas. La oportunidad de detección impedirá
cedimientos usando telelupas o microscopios,26 sino que detecciones en estadios terminales, permitiendo manejo más
complementó la visión de reparar en vez de amputar, y favo- oportuno por quimio o radioterapia con cirugía, lo cual faci-
reció el desarrollo de técnicas en neurocirugía, cirugía vascu- litará atender a una mayor cantidad de pacientes.
lar, implante de manos, etcétera; derivado de ello, en 1962, Para el futuro se desarrolla, por un lado, la robótica —
Ronald A. Malt le reimplantó un brazo a un niño de 12 años. que demostró su valía desde la guerra del Golfo Pérsico—,
La cirugía de trauma tiene profundos de cambios desde la con extraordinarias cirugías a medio mundo de distancia vía
primera y segunda guerras mundiales. Herederos de esa vasta satélite, así como la naciente especialidad aeroespacial.
experiencia son los centros quirúrgicos americanos de Hous- Alain Carpentier (1933- ) es el mejor ejemplo de la filo-
ton y Miami. Asimismo, por la guerra en Colombia de finales sofía quirúrgica del futuro ya no tan lejano. Combina micro-

ERRNVPHGLFRVRUJ
Origen y evolución del acto quirúrgico hasta nuestros días • 19

tecnología tanto electrónica como microquirúrgica, 3. El cirujano romano que en el siglo I d. C. describe los
propiedades de los cultivos de tejidos, e innovadores adhesi- signos de inflamación es Cornelio Celso; también de-
vos y suturas, para lograr una nueva generación de corazones limitó los signos clásicos de rubor, dolor, tumor y ca-
artificiales, más ligeros y con menor reacción inmune. lor.
Otra línea acerca de filosofía quirúrgica la postuló Luis 4. El nombre del médico romano que se basa en la ana-
Toledo Pereyra, quien propone la manipulación de los meca- tomía de cerdos y utiliza la teoría de los cuatro hu-
nismos de la reacción inflamatoria por medio del dominio de mores para el manejo de las enfermedades es Galeno,
sus neuromoduladores; de lograrse, dicha respuesta será con- quien cambió la forma de manejar la medicina en la
trolada, así como la cicatrización, acelerando o impidiendo Roma del siglo II y por el resto de los mil años si-
secuelas, dejando a la cirugía un terreno insospechado de mo- guientes.
dificación a las técnicas aceptadas como “eficientes”. Toledo 5. El ritual mexica de la extracción de corazón abierto
Pereyra describe que la historia no es un baúl de viejos re- que permite a ese órgano seguir latiendo se basa en un
cuerdos o un álbum de fechas para recordar, al rescatar la in- abordaje de tipo subcostal izquierdo, pues al hacer la
novación como una de las virtudes más importantes de los extracción por esa vía aún se permite el palpitar para
cirujanos de todos los tiempos, ejemplo para las nuevas gene- complementar los sacrificios a los dioses. Esta técnica
raciones, a fin de brindar en cada proyecto nuevas opciones a implica una extracción con cuchillo de pedernal,
los pacientes. Esto está lejos de ser sencillo, pues cada día el abriendo abdomen y diafragma por debajo del borde
incremento en la esperanza de vida, e identificación precisa costal izquierdo, cortando en un segundo tiempo los
de nuevas enfermedades metabólicas y crónico-degenerativas grandes vasos y extrayendo el corazón aún con latidos.
hacen del paciente quirúrgico del siglo XXI más complejo 6. Al manejar de forma objetiva y realista la disección
tanto en cuestión metabólica como quirúrgica con su polipa- de las estructuras que componen el cuerpo humano,
tología, lo que puede amenazar con un incremento de largas Andrés Vesalio, en el siglo XVI, cambió la forma de
estancias y múltiples procedimientos quirúrgicos. concebir y practicar la medicina y cirugía, a través del
A su vez, Ira Rutkow señala que el éxito y avance de la libro De humani corporis fabrica libri septem; modifica
cirugía no sólo se debe a las ideas de los cirujanos innovado- los conceptos antiguos de la anatomía galénica.
res, también la sociedad y las grandes empresas (públicas y 7. Los árabes usaban un cuchillo al hierro candente, a fin
privadas) deben estar convencidas de invertir e impulsar nue- de lograr, además de un corte perfecto, una hemosta-
vas ideas, avanzando en las opciones terapéuticas, demostran- sia inmediata; asimismo, introdujeron por primera
do que la cirugía está en el centro de las ganancias económicas vez la sutura fabricada con intestinos de gato o catgut.
de finales del siglo pasado.19 El liderazgo de las áreas quirúrgi- 8. El barón Dominique-Jean Larrey, a inicios del siglo
cas se basa en la capacidad de saber escuchar a los demás, te- XIX, transforma la cirugía de guerra con el uso de
ner siempre la inquietud de encontrar nuevas respuestas y ambulancias móviles, un medio para llevar al herido
buscar esas nuevas preguntas; poder dirigir un equipo (prime- del frente de batalla a la retaguardia, para operarlo;
ro quirúrgico y, de forma eventual, un grupo médico, de ser- también creó el sistema de clasificación de heridos
vicio, etc.), y motivar a seguidores, entre otros elementos;29 no denominado triage.
basta con que un cirujano sea hábil o un buen educador (en- 9. Albert Christian Theodor Billroth (1829-1894) dise-
tendido como formador de nuevas mentes brillantes produc- ñó la técnica quirúrgica que ha permitido la continui-
tivas dentro de su línea quirúrgica o desarrollando nuevas dad fisiológica de la porción no resecada de estómago
© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.

áreas), se debe acrecentar el campo de la ciencia y, mediante con el resto del tubo digestivo; su segunda técnica
un sistema ordenado, avanzar en la tecnología, cuantificando faculta mantener la continuidad de estómago y yeyu-
los logros por medio no sólo de artículos publicados sino tam- no.
bién de citaciones que logren los autores-líderes, para ser ci- 10. Para impedir el sangrado y favorecer el cierre óptimo
miento de nuevos avances en medicina y cirugía. de las lesiones vasculares, Alexis Carrel diseñó un sis-
tema de reparación denominado “anastomosis vascu-
lar triangulada”, que permitió el desarrollo de
trasplantes en el mundo y reparación de vasos.
COMPETENCIAS ADQUIRIDAS

1. Se considera el primer procedimiento quirúrgico en RESUMEN


fósiles de más de 4000 mil años a los trépanos en crá-
neo, lo que se puede documentar por la identificación
de callo óseo alrededor de heridas en proceso de cica- La cirugía surgió como el modo radical de resolver las en-
trización. fermedades, donde los fármacos u otros medios habían fra-
2. Los murales y jeroglíficos en África que muestran los casado ante eventos de trauma o guerra; la cirugía presenta
primeros instrumentos usados por la cirugía en el en cada época opciones innovadoras, que aprovechan la
mundo se encuentran en los murales del templo de tecnología de cada tiempo, permitiendo mejorar la respues-
Kom Ombo, al margen del Nilo. Son imágenes que ta dando nuevos tratamientos. Se dividieron los periodos en
ilustran materia de corte, pinzas y otros elementos de prehistoria, donde surgen los primeros trépanos (de 6000 a.
uso por cirujanos para drenajes. C. a 2100 a. C.); era antigua, con las escuelas egipcio-greco-

ERRNVPHGLFRVRUJ
20 • Tratado de cirugía general (Capítulo 2)

romanas (de 2100 a. C. al siglo II); era medieval, con el sa- tración (de 1454 a 1800); siglo de oro de los cirujanos o
ber árabe y las universidades europeas (del siglo II d. C. a siglo XIX, y por último, el tiempo de los cuestionamientos
1454); etapa moderna desde el Renacimiento hasta la Ilus- o siglo XX.

REFERENCIAS

1. Schott H: Crónica de la medicina, 3ª ed. México: Intersistemas, 16. Anaya-Prado R, Toledo-Pereyra LH: Historia de los trasplantes,
S.A. de C.V., 2003. capítulo 2°. En: Trasplante de órganos, 2ª ed. Santiago-Delpin EA,
2. Erosa BA, Volpi SJ: Trepanación craneal en la época prehispánica Ruiz-Speare JO (eds.). México: JGH Editores, 1999.
en América. Cir. Cir. 1978;46(1):53-59. 17. D´Allaines C: Historia de la cirugía. Colección ¿Qué Sé? España:
3. Lyons AS, Petrucelli RJ: Medicine, an illustrated history. USA: Ed. Oikos-Tau, 1971.
Abradale Press, 1987. 18. Mettler CC, Mettler FA: History of medicine. USA: The Blakiston
4. Kahn M: History of medicine. In: Practice of medicine. Vol. I. Tice
Company, 1947.
F, Ireland MW (eds). USA: W.F. Prior Company Inc., 1922.
5. Lips-Castro W, Urenda-Arias C: La medicina en la civilización 19. Toledo-Pereyra LH: Innovación y descubrimientos en cirugía, his-
griega antigua prehipocrática. Gac. Med. Méx. 2014;150(Supl. toria y entorno humanístico. México: Graphimedic Ed., 2013.
3):369-376. 20. De la Garza-Villaseñor L: Dominique Jean Larrey. La cirugía mi-
6. Apostolakis E, Apostolaki G, Apostolaki M et al.: The reported litar de Francia revolucionaria y el primer imperio. Cir. Gral.
thoracic injures in Homer´s Iliad. J. Cardiothorac. Surg. 2010;5:114. 2003;25(4):359-366.
7. Alcaráz-Ariza MA: Las mujeres en las ciencias de la salud. Revista de 21. Wangensteen OW: Has medical history importance for surgeons?
Filosofía Práctica, Universidad de los Andes 2005;8(15):163-174. Surg. Gynecol. Obstet. 1975;140(3):434-442.
8. Köckerling F, Kökerling D, Lomas C: Cornelius Celsus-ancient 22. Hayward JA: Historia de la medicina. México: Fondo de Cultura
encyclopedist, surgeon-scientist, or master of surgery? Langen- Económica, 1956.
becks Arch Surg. 2013;398:609-616. 23. Rodríguez-Paz CA: L´irrigauter de plaies de Carrel. Clystère
9. Castiglioni A: A history of medicine, 2nd ed. USA: Alfred A. Knopf 2014;30:22-26.
Ed., 1958. 24. Rodríguez-Paz CA, Vázquez-Ortega R: Los trenes hospital de la
10. Annajjar J: Abu Alkasem Al Zehrawi (Albucasis, 936-1013).
revolución mexicana (1912-1915). Cir. Gral. 2009;31(1):46-50.
Child´s Nervous System 2010;26(7):857-859.
11. Rodríguez-Ortega MF, Cárdenas-Martínez G, López-Castañeda 25. Parmeggiani A: Surgical pathophysiology and disease manage-
H: Evolución histórica del tratamiento de la hernia inguinal. Cir. ment during the centuries. J. Invest. Surg. 1998;11(3):159-162.
Cir. 2003;71:245-251. 26. Padilla-Sánchez L, Valle GA: Manual de microcirugía. México:
12. Watters DA: Guy de Chauliac: pre-eminent surgeon of middle Ed. Salvat, 1983.
ages. ANZ Journal of Surgery 2013;83(10):730-734. 27. Borráez OA: Abdomen abierto: la herida más desafiante. Rev. Co-
13. Bifulco M, Ciaglia E, Marasco M et al.: A focus on Tortula de lomb. Cir. 2008;23(4):204-209.
Ruggiero; a pioneer in women´s and children health in history of 28. Spaner SJ, Warnock GL: A brief history of endoscopy, laparoscopy
medicine. J. Matern. Fetal Neonatal Med. 2014;27(2):204-205. and laparoscopy surgery. J. Laparoendosc. Adv. Surg. Tech.
14. Pasca M: The Salerno School of medicine. Am. J. Nephrol. 1997;7(6):369-373.
1994;14(4-6):478-482. 29. Ruiz-Speare JO: Liderazgo en medicina. Anales Med. Méx.
15. Pérez-Tamayo R: Principios de patología, 3ª ed. México: Editorial 2014;59;(3):219-227.
Panamericana, 1990.

© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.

ERRNVPHGLFRVRUJ
Capítulo 3
Desarrollo de la cirugía en México
Rosa María Carreón Bringas, Luis Guillermo Gerling de Alba, Carlos Agustín Rodríguez Paz

Preguntas clave

1. ¿Qué procedimientos quirúrgicos se realizaban en la época precolombina?


2. ¿Cuál era la función del chamán en el México precortesiano?
3. ¿Quiénes proporcionaban la atención quirúrgica en el México colonial?
4. ¿Cuál fue la aportación que se hizo en 1772 en el Hospital de San Juan de Dios?
5. ¿Qué patología hepática describieron Joaquín Pío Eguía y Muro, y Manuel Moreno por primera vez en el mundo?
6. ¿En qué campo de la cirugía fueron las aportaciones en México de François Antommarchi, médico de Napoleón, y
Alfonso Cosso?
7. ¿Qué introducen en 1872 los médicos Soriano, Fénelon y Cabral Aranda para el cuidado de heridas?
8. ¿Cuál es el antecedente más antiguo del manejo de un derrame pericárdico en México?
9. ¿De quién fue el primer reporte de ligadura de la meníngea media en el país?
10. ¿Quién fue el iniciador del programa de trasplante renal en México?

y parteras. Además, existía una clasificación de padecimientos


CIRUGIA PRECOLOMBINA en el campo quirúrgico, como heridas, escoriaciones, heridas
contusas, punzantes y penetrantes.
Las heridas con desprendimiento de nariz se suturaban
El desarrollo de la cirugía en México se destacó en sus inicios con cabello, y si no resultaba, se colocaba una nariz postiza a
por mexicas y mayas.1,2 Estas culturas llevaban a cabo múlti- manera de injerto.1
ples procedimientos: operaciones, reducción de fracturas, su- Realizaban fetotomías para extraer el producto que ha-
tura de heridas con cabellos; además, empleaban narcóticos, bía muerto in utero.1
© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.

como peyote. Cabe destacar el uso de incrustaciones de jade


y turquesa en piezas dentarias con fines estéticos y protésicos;
también hay evidencia de trepanaciones entre mexicas, mix-
tecos y zapotecos.1,2 ÉPOCA COLONIAL
El primer indicio de craneotomía descompresiva por téc-
nica suprainiana se tiene del 900 al 500 a. C. en Oaxaca, con
nueve cráneos; cuatro de ellos presentaban trauma previo.3 Al consumarse la Conquista, se observó una variedad de ciru-
En el México precortesiano, el médico era llamado “cha- janos. Los más incultos eran barberos, callistas y sangradores;
mán”, encargado de la atención de enfermedades y curación los cirujanos barberos eran más preparados, curaban heridas,
de heridas; sin embargo, existían profesionales de la salud es- y reparaban huesos y articulaciones.1
pecializados según el área a tratar; así, el cirujano era llamado Álvar Núñez Cabeza de Vaca relata cómo extrajo la fle-
texoxotla-ticitl2 y utilizaba cuchillos de obsidiana afilados para cha de la cara anterior del tórax de un aborigen, la cual se
tratar abscesos, ántrax y mastitis supurada, que drenaba y cu- movía de modo rítmico al unísono con los latidos del corazón.
bría con apósitos; hacía circuncisiones y mutilaciones longitu- Amplió la herida y extrajo la flecha; contuvo la hemorragia
dinales del pene a los candidatos a sacerdotes; operaba el con una sutura preparada y perfeccionó la hemostasia empa-
pterigión; efectuaba sangrías con espinas de maguey, y reali- cando la herida con cuero pulverizado de una de sus botas.5
zaba hemorroidectomías.1 En esa época se imprimieron en México dos libros de
Con los mexicas, los teixpati hacían cirugía de catarata cirugía. El de Alfonso de Hinojosa y el de García de Farfán.1
(ixtepella).4 Entre los especialistas había flebotomianos, bar- Durante la batalla de la Noche Triste, Hernán Cortés
beros, componedores de huesos, dentistas, cirujanos oculistas tuvo una fractura expuesta y lesión de mano por una flecha,

21

ERRNVPHGLFRVRUJ
22 • Tratado de cirugía general (Capítulo 3)

los doctores españoles lo creían muerto; sin embargo, los mé- sitarias que las autopsias llamadas anatomías se llevaran a
dicos tlaxcaltecas lo salvaron.6 cabo cada cuatro meses en el Hospital Real de Indios para
Hernán Cortés fundó el Hospital de la Pura y Limpia todos los catedráticos y estudiantes de medicina. Juan Correa
Concepción de Nuestra Señora, conocido después como emprendió las primeras disecciones en 1646.1
Hospital de Jesús.1 Aquí inicia de manera más formal el ejer- En 1648, en el Hospital de Jesús se comenzó enseñar de
cicio de la cirugía, usando una “buena mesa”, con cirujanos forma práctica anatomía humana a estudiantes de cirugía y
universitarios o frailes que ayudaban a realizar amputaciones, medicina.9
drenajes de bubones sifilíticos, abscesos, extracciones de cuer-
pos extraños, etcétera.
En 1553, Cristóbal Méndez (¿1500, 1501?-1562), en su
obra El libro del ejercicio corporal y sus provechos refiere deta- SIGLO XVIII
lles de un cálculo de vejiga, el dato más antiguo sobre urolo-
gía. Ese mismo año se funda la Real y Pontificia Universidad
En 1768 se funda la Real Escuela de Cirugía para la forma-
de México.1
ción de especialistas en la ciudad de Puebla.1,10
Don Pedro Arias de Benavides, cirujano español, publicó
Desde marzo de 1768, el Cuerpo Militar contaba con el
en 1567 en Valladolid, España, el libro Secretos de Chirurgia,
Colegio Real de Cirujanos en el Hospital Real de Naturales
en donde hace referencia al caso de un traumatismo craneano
de la Ciudad de México, donde se instruía con el sistema es-
grave que requirió cirugía en 1561 en la Ciudad de México
pañol de lancetas y emplastos.11
en un niño de 13 años, por una fractura hundida, conminuta
En 1770 se instaura el México el Real Colegio de Ciru-
con coma profundo y exposición de masa encefálica; el pa-
gía, que durante 68 años se encargó de formar profesionales,
ciente fue tratado con descompresión craneal y drenando el
transformando la cirugía mediante una enseñanza institucio-
hematoma; la curación fue con yemas de huevo, azufre y
nalizada, siguiendo el modelo francés, que tendría gran in-
aceite de linaza, y tuvo una evolución satisfactoria.2,3
fluencia en la cirugía mexicana del siglo XIX. En el Colegio
En 1573, el clero de la Colonia prohíbe las disecciones
se daban lecciones de osteología, artrología, miología, angio-
en cadáveres humanos.
logía, esplacnología y patología quirúrgica; así como lecciones
Para 1576 se crea el Hospital Real de México, destacando
prácticas de anatomía y operaciones en cadáveres; también se
Juan de la Fuente (n. entre 1522 y 1527-1595), quien realiza
practicaban suturas.12
la necropsia de un indio.1
El 3 de febrero de 1770 se realizó la primera disección en
Hacia 1578, Alonso López de Hinojosos (1535-1597)
el Hospital de Naturales.13
publica Suma y recopilación de Chirurgia, en donde describe
Poco a poco la cirugía fue ganando importancia, al tratar
los métodos galénicos de trepanación con indicaciones.2
de forma quirúrgica las enfermedades; además se desarrolla-
Agustín Farfán (1532-1604) ingresa al colegio de San Pedro y
ron la obstetricia y ortopedia.12
San Pablo, hoy Hospital Juárez, y escribe el Tratado de Anatho-
En 1772, en el Hospital San Juan de Dios se empezaron
mia y Chirurgia en 1579, en donde se hace la primera des-
a practicar operaciones cesáreas por orden del virrey Antonio
cripción detallada de una anatomía de cerebro, de corte
María de Bucareli y Ursúa, Henestrosa y Lasso de la Vega
meramente galénico, con técnicas para trepanación y trata-
(1717-1779), y es de los primeros nosocomios en donde se
miento de las fracturas de cráneo.1,2
aplica la anestesia. Ahí se implantó el uso de ropa estéril para
En 1596, en San Luis Potosí, se tiene la primera noticia
cirugía y el lavado de manos antes de la misma, destacando
de la atención profesional de un “barbero y sirujano” (sic),

© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.


cirujanos como Manuel Carmona y Valle, y Aureliano Urru-
Luis Tenorio, quien refiere: “curé a un judío de una herida”,
tia, entre otros.9
habiendo cobrado 32 pesos en oro.7,8 Para finales del siglo
Para estos años se refiere en San Luis Potosí la aportación
XVI aparecen en San Luis los cirujanos Pablo Torres y Segura,
importante de Joaquín Pío Eguía y Muro, quien de forma si-
Domingo Rodríguez, Bartolomé Martínez, Juan de Quijo y
multánea con Manuel Moreno, fue el primero en el mundo
Alonso de Mendoza.7
en escribir de manera científica sobre el absceso hepático.
En 1779 se realizan las primeras laparotomías, cuando
Alonso Núñez de Haro y Peralta (1729-1800), arzobispo de
SIGLO XVII México, instó a todos los párrocos de la Nueva España a practi-
car la cesárea a las madres muertas durante el trabajo de parto,
efectuándose ese mismo año en la Misión de Santa Clara de la
Para 1602 se reconoce a Mendoza como cirujano autorizado Alta California la primera cesárea ocurrida en toda América.14
para ejercer con “títulos en Madrid y México”. Era un faculta- Para 1784, el doctor Francisco Hernández realiza la pri-
tivo de mucho éxito, bien apreciado por los vecinos y muy mera sinfisiotomía. Antes de Joseph Lister (1827-1912), en
caritativo con sus pacientes. Mendoza hacía sangrías, jarabes, México ya se hacía lavado tanto de manos como del área ope-
purgas, tratamiento de heridas. También refiere el tratamiento ratoria previo al acto quirúrgico.1
de “apostema en el hígado”.7,8 En 1790, Eguía y Muro, y Manuel Moreno ganan el pri-
En este siglo aparecen numerosos cirujanos y barberos en mer lugar en el concurso convocado por el protomedicato
San Luis Potosí. La cirugía se ofrecía al pueblo en el Hospital para disertar sobre abscesos hepáticos. Son las primeras mo-
de los Juaninos.7 nografías escritas en el mundo. El potosino Eguía señaló por
En 1645, don Juan Antonio Palafox y Mendoza (1600- primera vez en el orbe la perforación del pericardio por abs-
1659) ordenaba en los estatutos de las constituciones univer- cesos de hígado y pericarditis purulenta.8,5

ERRNVPHGLFRVRUJ
Desarrollo de la cirugía en México • 23

En la ciudad de Oaxaca, en 1829, se tiene la primera re-


SIGLO XIX ferencia de la ligadura de una carótida primitiva por un aneu-
risma llevada a cabo por Adolfo Hegewisch.7
Uno de los cirujanos más destacados fue Miguel Muñoz
A principios del siglo XIX en México, debido a la influencia (1779-1855), estudiante del Real Colegio de Cirugía en los
europea se empezaron a innovar procesos en la medicina; con primeros años del siglo XIX. Destacó como oftalmólogo ope-
esto, la cirugía resultó muy beneficiada, de tal manera que los rando cataratas y diseñando aparatos para esta cirugía. Para
médicos mexicanos retribuyeron con aportaciones a la ciru- 1830 se consideraba un destacado obstetra. Fue quien diseñó
gía mundial. la prótesis para la pierna del presidente Antonio López de
Pedro Vander Linden (1808-1860), uno de los iniciado- Santa Anna, misma que se puede apreciar en la actualidad, en
res de la cirugía militar moderna en México, incorporó las el Palacio de Chapultepec.12
amputaciones en el campo de batalla, con el sistema de am- En 1833 llegó a México François Antommarchi (1780-
bulancias de Larrey, agregando un sistema de evacuación de 1838), médico de Napoleón, quien tuvo gran actividad qui-
heridos durante las batallas de la guerra contra los america- rúrgica, y junto con Alfonso Cosso, médico italiano, fueron
nos. Vander Linden fue además cirujano personal de Antonio los iniciadores de la cirugía oftalmológica y plástica en San
López de Santana durante los combates de 1846 a 1847.11 Luis Potosí.8
En San Luis Potosí sólo existían dos profesores médicos Para el 23 de octubre de 1833, la Universidad de México
y tres cirujanos para atender a una población de unos 10 000 y el Colegio de Cirugía fueron sustituidos por el Estableci-
habitantes.7 miento de Ciencias Médicas, que después se denominaría
José Morales Quiñones, en 1803, en la Gaceta Médica, Colegio de Medicina, luego Escuela de Medicina y, por últi-
señala haber operado 402 cataratas, 29 sin éxito.4 mo, Escuela Nacional de Medicina. Denominándose entonces
En 1804 se reporta en la Gazeta de México cinco indivi- a la carrera como médico-cirujano.3
duos trepanados con éxito. En 1811, don Manuel Guillén lo- En 1835, Severino Galeozowsky reporta la primera liga-
gra una trepanación favorable; en ese tiempo, el médico de dura de carótida en la Ciudad de México por una resección
Cos publica el Tratado sobre las heridas de la cabeza, donde de maxilar inferior.7
describe su técnica para las perforaciones, y el aserrar el con- Ignacio Gama (1820-1889), en San Luis Potosí, inventa
torno de la porción de hueso que se deseaba levantar y des- y emplea los tubos de hule para la canalización quirúrgica
prender la duramadre sin violencia, recomendándolo sólo mucho antes que Édouard-Pierre-Marie Chassaignac (1804-
para fracturas y contusiones.10 1879) en Francia.8
En 1838, Luis Hidalgo y Carpio (1818-1879) propusie-
ron una clasificación de acuerdo con la extensión de epiplón
herniado en el trauma de abdomen, recomendando que si el
INDEPENDENCIA Y CIRUGÍA epiplón era abundante había que ligarlo y dejarlo por fuera de
la herida; si era pequeño, indicaba reducirlo al interior de la
cavidad.14
Durante la Guerra de Independencia, los graduados del Cole- En 1842, José María Terán y Luis Hidalgo y Carpio pu-
gio fueron llamados a diferentes puntos del territorio para blicaron un caso de traumatismo craneal en el Periódico de la
atender heridos de guerra.12 Academia de Medicina de Mégico (sic).2
Muchos de los cirujanos egresados de la Real Escuela En 1847 se funda el Hospital de San Pablo, practicándose
© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.

fueron obligados a prestar sus servicios; sin embargo, no eran con intensidad la cirugía.3 Durante la invasión norteamerica-
suficientes.10 na de ese año, los heridos en batalla eran atendidos en el Hos-
Al iniciarse la guerra de Independencia, Anastasio Busta- pital de San Andrés; al ser insuficiente, se acondicionó el
mante (1780-1853) se alistó en las tropas realistas de Félix Colegio de San Pablo como hospital provisional de sangre,
María Calleja del Rey (1753-1828) para la atención de heri- que recibió heridos de Padierna y Churubusco.9
dos. Con el tiempo, Bustamante llegaría a ser presidente de la En 1853, Cosso se establece en San Luis Potosí e indica
República.7 que: “sacaba ojos, formaba párpados y sacaba piedras de la
Se tiene el relato de una posible lesión de esófago en San vejiga”.7
Luis, ciudad pasada a cuchillo por las tropas insurgentes. So- Pomposo Hinojosa (1856-1858) informó de una “Herida
brevivió Juan Villarguide y fue encontrado por un religioso de la cabeza presentada en Moscú en 1890, en la comunica-
ción de Rafael Lavista y Rebollar (1839-1900) Contribution
franciscano. En el relato de Andalón se refiere que las palabras
al étude des localisations cérébrales au point de vue de la Cli-
se le salían del cuello. Fue atendido por Mariano Güemes (ci-
nique. Juillet 1890. Esta tesis se presenta como el estudio más
rujano del ejército), quien aplicó bálsamos en las heridas y las
completo publicado en México, para la época, sobre tal tipo
vendó; al intentar darle vino generoso, el líquido se salía por de epilepsia y se constituye, además, en el primer informe de
la herida del cuello. El herido estaba mejor dos días después.7,8 un tumor intracerebral operado con éxito; forma parte de los
En 1824 se creó la Academia de Medicina Práctica de primeros informes en México sobre cirugía de epilepsia.2
México, organizada por cirujanos y médicos que hacían de- En 1857, el maestro Miguel Jiménez hizo el diagnóstico
mostraciones anatómicas con fines anatomopatológicos y durante la vida del enfermo de un absceso hepático del lóbulo
académicos. En Puebla se estableció la Academia Médico- izquierdo del hígado perforado a pericardio; diagnóstico clíni-
Quirúrgica con los mismo fines.12 co corroborado y confirmado por la autopsia; sin embargo, la
Para 1831 se dicta una ley en la que los médicos podían literatura extranjera le atribuye este logro al francés Gremi-
examinarse de cirujanos tras una práctica de dos años.12 llon, 42 años después de la contribución de Jiménez.5

ERRNVPHGLFRVRUJ
24 • Tratado de cirugía general (Capítulo 3)

Para 1863, en San Luis, Cosso realiza la primera ligadura En 1892, Rafael Lavista publicó una serie de cirugías ce-
de carótida primitiva por un aneurisma con éxito y la ligadu- rebrales, con el caso de un tumor cerebral intraparenquimato-
ra de temporales superficiales. Ese mismo año reporta las ci- so en un paciente pediátrico.2 Ese mismo año se reporta que
rugías para curar estrabismo, cataratas, fístula lacrimal y del Fernando Zárraga (1861-1929) había resecado de modo ven-
ectoprión también con éxito; por todo ello se le considera el turoso un segmento de 96 cm de intestino delgado, lesionado
padre de la cirugía ocular en San Luis.7 por una herida penetrante.7
El 10 de abril de 1865 se funda el Hospital de Materni- Hacia 1893 se reportan los trabajos de Antonio F. Alonso
dad e Infancia, auspiciado por la emperatriz Carlota de Méxi- (1872-1955) con las primeras enucleaciones por tumor en
co (1840-1927). Ahí, Manuel Soriano, Eduardo Liceaga San Luis, extracción del cristalino por miopía, blefaroplastias
(1839-1920) y Antonio Ortega, entre otros, dan gran impulso e injerto escleral, entre otros.
a la obstetricia.9 En 1896, en San Luis, se reporta que Horacio Uzeta y
En 1866 se reporta la primera canalización con bisturí Pagenstecher, inician la cirugía experimental en 18 perros.7
por Diego Wilson, después de haber logrado adherencias con Mientras que en Morelia, Roque Macouzet practicó con éxito
potasa cáustica. También Joaquín López Hermosa (1815- en dos ocasiones la desobstrucción de la arteria femoral ocu-
1883) brinda indicaciones de punción vesical, afirmando la pada por émbolos en forma retrógrada. Asimismo, Miguel
importancia de laringoscopia y traqueostomía en la difteria. Otero (1856-1915) presenta la amputación subastragalina y
Mientras, Gregorio Barroeta (1831-1906) presenta un caso la resección del olécranon.7 Mientras, en la misma ciudad, Da-
de extirpación de mielomeningocele occipital.7 niel García y Javier Espinosa y Cuevas (1871-1914) realizaron
En 1872 se usa el ácido fénico —establecido por Joseph arteriografías en cadáver; fueron los segundos en el mundo en
practicarlo, así como los primeros en el continente americano.5
Lister— en San Luis Potosí, pues durante el ataque a la ciu-
En 1898, Manuel Carmona y Valle (1832-1902) publicó
dad por tropas sublevadas contra el gobierno de Benito Juárez
un trabajo titulado Tratamiento operatorio de la miopía eleva-
(1806-1872), médicos como Manuel Soriano, Carlos Féne-
da.4 Ese mismo año, en San Luis, Otero habla de las ventajas
lon, y Juan Cabral y Aranda se hicieron cargo de los heridos.
de la antisepsia en cirugía de cráneo, y amputa un pene por
Se trasladaba a los lesionados a habitaciones escogidas con
carcinoma. Se tiene la primera noticia de cirugía taurina en
camas altas, en donde se curaban con piezas nuevas muy lim- San Luis, Pagenstecher y José María Quijano realizaron una
pias, empapadas de ácido fénico; las heridas se lavaban dos orquiectomía. De igual forma, Pagenstecher reporta la ligadu-
veces al día con agua fenicada; las camas se cambiaban cada ra de la meníngea media por primera vez en el país en San
tercer día y se lavaban con licor de Labarraque; se fregaban Luis Potosí.7
piso y paredes con solución fenicada fuerte. Esto situó a Mé- En 1898, Fernando Zárraga operó, exploró y resecó un
xico en el tercer país, después de Inglaterra y Dinamarca, en segmento de intestino delgado a un paciente, el cual sanó. Se
utilizar la antisepsia.8 le da el mérito de practicar la laparotomía de urgencia.14
En 1873, Fernando López Sánchez Román (1854-1924)
ingresa a la Escuela Nacional de Medicina, obteniendo varios
premios por sus estudios. Al año siguiente ingresa al Hospital
Militar, para seguir estudiando medicina. Fue discípulo distin- SIGLO XX
guido de Francisco Montes de Oca (1837-1885), quien lo
inició en cirugía general. En 1879 obtiene el título de médico
Hacia 1900, Joaquín Rodríguez y Pagenstecher informan de
cirujano. En 1882 es enviado a París por el gobierno mexica-
mastectomías por carcinoma de la mama.7
no para perfeccionar sus estudios de cirugía general e iniciar

© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.


Para 1901, Monjaraz presenta los guantes quirúrgicos de
los de oftalmología; a su regreso trae consigo las primeras cu-
caucho, y Joaquín Delgado extirpa un adenosarcoma de la
raciones de Lister: eliminó los agentes químicos de la antisep-
parótida. Se practica la intervención de Talma, iniciando la
sia por el daño que ocasionaba a los tejidos, poniendo en
cirugía de la hipertensión portal en el medio por Pagenste-
práctica la verdadera asepsia. Comenzó a practicar las opera- cher y Quijano (figura 3-1).5,7
ciones ginecológicas a lado de Julián Villarreal (1869-1934). En México, Adrián de Garay, en 1902, comunicó dos ca-
También fue el primero en utilizar cocaína como anestésico sos de sutura de corazón.5
en cirugías mayores.9 En 1905 se abre el Hospital General de México, acondi-
Por 1874, en el Hospital Juárez, Fernando Guzmán, en cionado con áreas quirúrgicas.3 Ese año se reportan 517 inter-
su tesis sobre peritonitis traumática, habla sobre el manejo venciones de las cuales 95% era de cirugía mayor. Dentro de
conservador de las lesiones abdominales, que para esa época los diagnósticos reportados estaba el absceso hepático, que se
eran manipuladas con grandes dosis de opio, ayuno hasta por desbridaba y canalizaba (50 casos), seguido por histerecto-
12 días y reposo en cama.15 mías, uretromías internas y externas, extirpación del cristali-
En México, en 1874, Ricardo Egea y Galindo realizó con no, amputaciones de muslo (por osteosarcoma, gangrena,
éxito una punción de pericardio con el aparato de Potain, tuberculosis, etc.) y hernioplastías.9
para vaciar un gran derrame de la cavidad pericárdica.9 Ese mismo año, en el Hospital General, Emilio Montaño
Para 1875, José Guillermo Schaffner (1830-1882) escri- (1863-1936) hizo una extracción de cataratas y anestesió al
bía sobre la “incisión y escisión del riñón”.10 paciente con cocaína local; lo mismo hacía Agustín Chacón
Hacia 1878 existía un servicio médico en los ferrocarriles (1860-1920), al extirpar un tumor de ojo.9
del centro, fundado por Ramón F. Pacheco (1837-s.d.), que Se reporta el uso de cloroformo como anestésico en 60%
consistía en la atención de urgencia en donde el médico con- de los casos; también se emplea raquia, cocaína local y adre-
taba con una “caja de auxilio”, un vagón con una camilla mó- nalina, trofococaína, éter, escopolamina, estovaína y cloruro
vil y una caja de amputación para maniobras primarias.15 de etilo.9

ERRNVPHGLFRVRUJ
Desarrollo de la cirugía en México • 25

Figura 3–2. Quirófano del Hospital General de México.9

Hacia 1911, José María Quijano extirpó un falso aneuris-


ma postraumático de la humeral, suturando la arteria lesiona-
da y restableciendo el flujo vascular con éxito; por esta
reparación se le considera el iniciador de la cirugía vascular
reparadora en México.5,7
Mientras, ese mismo año, Regino González (1853-1933),
segundo director del Hospital General de México, era conoci-
do por su extraordinaria habilidad para extirpar la próstata;
los médicos franceses no creyeron en sus reportes hasta que
lo vieron operar.5
Otro gran cirujano de esa época fue Manuel Toussaint
Vargas (1858-1927), quien había trabajado en la cirugía ab-
Figura 3–1. Pagenstecher haciendo una trepanación a domicilio.16 dominal y se considera uno de los pioneros en la cirugía gás-
trica y biliar en México.9
En 1913, en la Ciudad de México, Javier Ibarra y Montes
Hacia 1906, en San Luis, Joaquín Delgado habla sobre el de Oca suturó una herida de ventrículo izquierdo; el paciente
bicloruro de mercurio como antiséptico.7 En este tiempo se falleció cinco días después, debido tal vez a taponamiento
prefería hacer las cirugías en domicilios particulares, pues las cardiaco, pues suturó de forma hermética el pericardio.5 Para
condiciones de higiene eran mejores que en el Hospital Civil. 1914, Fernando Ocaranza (1876-1965) resecó con gran éxito
José Custodi Páramo reporta la necesidad de intervenir las her- una caries del esternón, los cartílagos costales izquierdos y
nias estranguladas. Manuel Nava Díaz de León (1873-1958) gran parte del pericardio parietal infectado, engrosado y ad-
resecó una fístula arteriovenosa de los vasos radiales, extirpando herido al epicardio.5
el saco y practicando la cuádruple ligadura vascular; fue el pri- El 3 de junio de 1915, en la Hacienda de Santa Ana del
© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.

mer procedimiento de este tipo informado en el país. Asimismo, Conde, cerca de León, Guanajuato, el general Álvaro Obre-
José María Quijano opera con éxito un absceso cerebral.7 gón (1880-1928) es herido por una granada que le amputa el
En 1907, Quijano habla de heridas de tórax y alteracio- brazo derecho en el nivel del tercio inferior; de inmediato, el
nes de la mecánica intratorácica, y propone la decorticación.7 coronel Jorge Blumm le aplica un torniquete al muñón; se
Ese mismo año, Pedro Martínez recomienda para los ca- traslada al herido al vagón quirófano del ferrocarril sanitario,
sos de heridas por proyectil de arma de fuego iniciar el mane- ubicado a 10 kilómetros de distancia, en donde el teniente
jo con opio, dieta, reposo y vigilar el estado clínico, siempre coronel Senorino Cendejas lo opera, limpia y lleva a cabo
que no hubiera hemorragia, de lo contrario indica laparoto- hemostasia y remodelación quirúrgica del muñón. El general
mía en dirección al proyectil. Martínez es el primero en acon- Obregón pasa su convalecencia en el vagón “Siquisiva” del
sejar tubos de goma a los lados del abdomen.14 mismo tren hospital.15,17
La aceptación de la laparotomía y el drenaje en heridas En 1920, Gustavo Baz Prada (1894-1987) reporta los
por proyectil de arma de fuego ocurrió cuando Guadalupe primeros trasplantes de riñón experimentales en animales;
Gracia García-Cumplido (1881-1948) empezó a utilizarla en son los primeros del país y tal vez de América Latina.5
forma sistemática, tal vez por influencia de Rosendo Amor En 1922, Gastón Melo introdujo la coprología clínica,
Esparza (1879-1970). Ambos trabajaron en el puesto de so- los exámenes de jugo gástrico, sondeos duodenales y estudios
corro de la Cruz Verde, en la Ciudad de México, en 1910.14 radiológicos en serie, sentando las bases de la gastroenterología.9
En 1908, Enrique Jurado y Gama extirpa mediante eso- Ese mismo año, José Castro Villagrana (1888-1960) llevó a ca-
fagotomía cervical un cuerpo extraño (hueso) con éxito. bo tres casos de injertos arteriales por primera vez en México.5
Mientras, Miguel Otero y Arce (1850-1915) hace una resec- En 1926, Donato G. Alarcón Martínez (1899-1991) ini-
ción de esternón por goma del mediastino. Este mismo año se cia la cirugía de tórax, introduciendo el colapso pulmonar. Ju-
reporta la resección de la safena interna para tratar una úlcera lián González Méndez desarrolla la cirugía abierta. Antes de
y venas varicosas.7 eso, Manuel Gea González hizo los primeros neumotórax.9

ERRNVPHGLFRVRUJ
26 • Tratado de cirugía general (Capítulo 3)

En 1929, Fernando Quiroz (1889-1966) realiza un no-


vedoso método, al combinar la uretrotomía externa con el
cateterismo perineal. Darío Fernández Fierro (1884-1946) y
Marcelo del Razo publican El bocio en México, en donde se
abordan los problemas clínicos y quirúrgicos con observacio-
nes epidemiológicas y localización regional. Este estudio fue
valido por los siguientes veinte años. Así, Darío Fernández se
consagra como cirujano de tiroides. Ese mismo año se co-
mienzan a realizar en el Hospital General resecciones abdo-
minoperineales.9
A finales del decenio de 1920, Gustavo Baz (1894-1987)
y Donato Alarcón inician la cirugía de tuberculosis pulmonar.
Darío Fernández, el gran maestro del Hospital General, forja-
dor de una gran escuela de la que emergieron cirujanos muy
distinguidos, como Ayala González, Aquilino Villanueva,
González Méndez y García Noriega, entre otros, hizo plastias
antetorácicas en cuatro enfermos de estenosis esofágicas ex-
Figura 3–3. Imagen del general Álvaro Obregón convaleciente de su
tensas y tiroidectomías totales.5
cirugía. Lo acompañan su cirujano, el Tte. Cor. M.C. Senorino
Cendejas, y el Tte. Cor. M. C. Enrique C. Osorni.
En 1931, Conrado Zuckermann (1900-1984) publica su
experiencia obtenida en cinco años sobre abordaje quirúrgico
del esófago, endoscopia y la rutinaria cirugía gastroduodenal
Hacia 1927, Manuel Castillejos realizaba cirugía gineco- y de vías biliares.9
lógica avanzada, como histerectomías totales y subtotales por En 1933 se funda la Academia Mexicana de Cirugía.3 En
vía vaginal y abdominal, vaciamientos pélvicos y resecciones el Hospital General de México, el doctor Ayala González ini-
mamarias con vaciamiento axilar.9 cia la cirugía de estómago y duodeno, recogiendo sus expe-
Ese año se tienen reportes del Hospital General sobre riencias en un trabajo titulado “Consideraciones acerca del
cirugía de tiroides, casos de adenomas, cáncer, tiroiditis y diagnóstico y tratamiento de la úlcera crónica del estómago y
bocio.9 del duodeno”, publicado en la Gaceta Médica de México, y
Para 1928, Darío Fernández (1884-1946), Abraham que se estima como el inicio de la gastroenterología moderna
Ayala González y Mario Quiñones (1901-1973) comienzan a en México.9 Una de las mayores preocupaciones del doctor
realizar cirugía esofágica. Se publican los resultados de las Ayala fue abordar con éxito las enfermedades del esófago.
primeras esofagoplastías con la técnica de Jankowski para los Con este fin consiguió instrumental moderno, que iba desde
casos de estenosis.9 las sondas de cerda hasta los diferentes tipos de dilatadores,
También en 1928, los cirujanos mexicanos rechazan la punzos esofágicos, esofagoscopios de Chevalier-Jackson y
práctica de la operación de Whitehead, consistente en la sondas duodenales con las que estudiaba la bilis.9
extirpación circular de los paquetes hemorroidarios, por Se comenzaron a reportar las primeras gastroyeyunoa-
considerarla productora de estenosis rectales severas; esto nastomosis realizadas por Darío Fernández y Abraham Ayala
sólo fue reconocido muchos años después por cirujanos González.9 Para esos años, Donato G. Alarcón, Mario Vergara
norteamericanos.9 Soto (1910-1998), Julián González Méndez y Alejandro Ce-

© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.


La cirugía de huesos también era hecha por cirujanos, lis Salazar (1908-1971) inician la cirugía de resecciones pul-
pues no había un servicio de ortopedia como tal; así, se lleva- monares con resultados poco alentadores; la razón radicaba
ban a cabo operaciones de pie equino, laminectomías, artro- en la anestesia usada.5
tomías.9 En 1938, Julián González Méndez crea la materia de
Técnica y Educación Quirúrgica en la Facultad de Medicina
de la Universidad Nacional Autónoma de México.1
Clemente Robles (1907-2001), en 1943, realiza el pri-
mer drenaje de un absceso cerebral en el mundo, consolidan-
do también el primer tratamiento efectivo contra la
cisticercosis.
En 1944 y 1945, Carlos Gómez del Campo y Jorge Me-
neses Hoyos, en el Hospital Militar, llevan a cabo con éxito
por primera vez en el mundo coronariografías en el ser huma-
no, utilizando una técnica ideada por Gómez del Campo: la
punción directa de la aorta ascendente e inyectando medio
de contraste para la opacificación de las coronarias.5
En 1945, Clemente Robles intervino por primera vez
con un éxito completo una persistencia de conducto arterio-
venoso; esto, en el Instituto Nacional de Cardiología.5 En
1947, emprendió el tratamiento de la pericarditis constricti-
va, iniciando la cirugía de coartación de la aorta y tetralogía
Figura 3–4. Punción pulmonar en el Hospital General de México. de Fallot.5

ERRNVPHGLFRVRUJ
Desarrollo de la cirugía en México • 27

En 1949, Raúl Baz Iglesias, en el Hospital Militar, lleva a ja; asimismo, aumenta el trauma derivado de conflictos de
cabo la cirugía del primer aneurisma de la aorta descendente narcotráfico con lesiones más severas por las armas utilizadas.
postraumático.5 En la actualidad se cuenta con 406 programas activos de
Entre 1944 y 1968 se construyen hospitales de segundo trasplantes de órganos y tejidos distribuidos en instituciones
y tercer nivel, lo que permite cirugías de corazón abierto, con públicas y privadas, siendo los trasplantes renales y de córnea
grandes resecciones, procedimientos invasivos y primeros los más relevantes.20
trasplantes. Hoy día, en 24 entidades de la república se realizan tras-
En 1955, en Monterrey, Nuevo León, se realiza con éxito plante de riñón, mientras que en sólo ocho estados se hacen
la primera cirugía en América Latina de estenosis aórtica ad- trasplantes de córnea.
quirida con dilatador de Bailey.5 Es así como día a día, las entidades quirúrgicas se extien-
El 17 de marzo de 1956, en el Hospital de Jesús, Baz den, se hacen más complejas, y requieren de mayor destreza
Iglesias opera el primer caso de humano a corazón abierto y conocimientos.
con hipotermia de superficie, cerrando una comunicación in-
terauricular con éxito.5
En 1957, en el Hospital Central Militar, Baz Iglesias ope-
ra con éxito una comunicación interauricular con bomba de COMPETENCIAS ADQUIRIDAS
circulación extracorpórea, considerado como el primer caso
en México y Latinoamérica.17 Ese mismo año, Fernando Qui-
jano Pitman (1916-1999), en la Unidad de Neumología y 1. En la época precolombina se realizaba reducción de
Cirugía de Tórax del Instituto Mexicano del Seguro Social fracturas, sutura de heridas con cabellos, incrustaciones
(IMSS), lleva a cabo de forma favorable la primera cirugía de de jade y turquesa en piezas dentarias con fines estéti-
aneurisma sacular de la aorta ascendente.5 cos y protésicos, y trepanaciones.
A mediados del decenio de 1970, el mayor M.C. Octavio 2. La función del chamán en el México precortesiano era
Ruiz Speare inicia un cambio total en el tratamiento de pa- la atención de enfermedades y curación de heridas; sin
cientes traumatizados, al introducir programas de manejo de embargo, existían profesionales de la salud especializa-
sepsis abdominal y de paciente con trauma grave; implemen- dos según el área a tratar.
ta el uso liberal de estomas en lesiones de colon y recto, al 3. La atención quirúrgica en el México colonial era pro-
igual que los conceptos de “herida abierta” en casos de infec- porcionada por barberos y cirujanos.
ciones de heridas quirúrgicas; después, el uso de abdomen 4. La aportación que se hizo en 1772 en el Hospital de
abierto con el mayor M.C. Magdiel Trinidad Vázquez.17 Ese San Juan de Dios fue el uso de ropa estéril para cirugía
mismo año, García Cornejo opera el primer puente aortoco- y el lavado de manos.
ronario en el país.5 5. La patología hepática que describieron Joaquín Pío
El 4 de agosto de 1973 se funda la Asociación Mexicana Eguía y Muro, y Manuel Moreno por primera vez en el
de Cirugía General por Felipe Zaldívar, Rafael Díaz-García, mundo fue el absceso hepático.
Enrique Fernández-Hidalgo, Salvador Rodríguez-Martínez, 6. Las aportaciones en México de François Antommarchi,
Roberto Haddad-Slim, Ramón Vázquez-Ortega y Fernando médico de Napoleón, y de Alfonso Cosso fueron en
Romero-Castillo, con el fin de reunir a todos los cirujanos cirugía oftalmológica.
generales del país. 7. En 1872, los médicos Manuel Soriano, Carlos Fénelon,
En 1976 inicia el Programa de Trasplantes de Riñón por y Juan Cabral y Aranda introducen para el manejo de
Ruiz Speare, con trasplantes de donador cadavérico.17
© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.

las heridas el uso de ácido fenico para el lavado de he-


Ese mismo año, en el Instituto Nacional de Ciencias Mé- ridas e instrumentos quirúrgicos.
dicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ), Federico 8. El antecedente más antiguo del manejo de un derrame
Chávez Peón y Héctor Orozco Zepeda realizan el primer pericárdico en México fue en 1874. Ricardo Egea y
trasplante hepático en Latinoamérica por insuficiencia hepá- Galindo hace una punción de pericardio.
tica aguda por hepatitis, y Fernando Ortiz Monasterio (1923- 9. Pagenstecher realiza el primer reporte de ligadura de la
2012) lleva a cabo una corrección in utero de malformaciones meníngea media en México en San Luis Potosí.
congénitas.18 10. El iniciador del programa de trasplante renal en Méxi-
Asimismo, se consolida el Consejo Mexicano de Cirugía co es Octavio Ruiz Speare.
General en 1977 por los doctores Manuel Quijano Narezo,
Oscar Díaz Giménez y Jorge Bautista O´Farril, con el fin de
evaluar y promover el estudio y práctica de la especialidad.19
En 1984, en el INCMNSZ se realizan diversos procedi- RESUMEN
mientos de hiato por estenosis esofágica por cáusticos. Héctor
Orozco realiza la primera derivación mesoauricular por sín-
drome de Budd-Chiari.20 El desarrollo de la cirugía en México se encuentra en sus
El 21 de julio de 1988 se realiza el primer trasplante inicios en los mexicas y mayas, quienes ya llevaban a cabo
cardiaco en Centro Médico Nacional La Raza, encabezado diversos procedimientos quirúrgicos, como sutura de heri-
por Rubén Argüero con gran éxito.5 das, reducción de fracturas, etcétera. En la Colonia, la ciru-
Para 1990, gracias a Leopoldo Gutiérrez, llega a México gía se destacó por ser precursora mundial en diversos
la mínima invasión. procedimientos: se fundaron hospitales, áreas quirúrgicas,
Con el inicio del siglo XXI se incrementan las enferme- cátedras de anatomía y cirugía con disección de cadáveres,
dades oncológicas y con ello la cirugía se vuelve más comple- situando a México como el tercer país en el mundo en uti-

ERRNVPHGLFRVRUJ
28 • Tratado de cirugía general (Capítulo 3)

lizar antisepsia. En el México moderno también destacaron trasplantes y cirugía de corazón, entre otros. Se debe desta-
cirujanos pioneros en diversas áreas, con aportaciones di- car la fundación de la Asociación de Cirugía y del Consejo
versas a la cirugía mundial. En Latinoamérica también ha Mexicano de Cirugía General, organismos que rigen a los
sido precursor en diversos procedimientos de laparoscopia, cirujanos del país.

REFERENCIAS

1. Martínez DS: Historia de la cirugía. Preoperatorio. 2009. <http:// 11. Rodríguez-Paz CA, Carreón-Bringas RM: Pedro Vander Linden,
es.scribd.com/doc/118047652/Cirugia-base-del-conocimiento- iniciador de la cirugía militar moderna en México (1808-1860).
quirurgico-Salvador-Martinez-Dubois#scribd>. Bol. Mex. His. Fil. Med. 2005;8(1):29-31.
2. Chico-Ponce de León F: Historia de la cirugía de cráneo, de los 12. Ramírez-Ortega V, Viesca-Treviño C: La cirugía del fin del régi-
tumores cerebrales y de la epilepsia en México. Neurocirugía men colonial a la conformación del México independiente. Rev.
2009;20:388-399. <http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_art Med. Ins. Mex. Seguro Soc. 2010;48(5):503-508.
text&pid=S1130-14732009000400008>. 13. Gutiérrez-Sedano JL: Historia del servicio de sanidad militar de
3. Rodríguez-Paz CA, Carreón-Bringas RM: Cronología del manejo México (tres tomos). México: Sedena, 1987.
quirúrgico del trauma en México(900 a.C.-1917). Resumen histó- 14. Rodríguez-Paz CA: Vázquez-Ortega. El inicio de la laparotomía en
rico del trauma. Trauma.2005;8:10-13. el trauma abdominal en México. Cir. Gral. 2001;23(4):278-282.
4. Lozano-Alcazar J: Tres personajes en un libro. Cir Ci- 15. Rodríguez-Paz CA: Vázquez-Ortega. Los trenes hospital de la Re-
ruj.2007;75:409-412. volución Mexicana (1912-1915). Cir. Gen. 2009;31(1):46-50.
5. Quijano PDF: La cirugía cardíaca en México. México: Universidad 16. Alcocer-Andalón A: Historia de los hospitales civiles en San Luis
Nacional Autónoma de México, 1996. Potosí. México: Biblioteca de Historia Potosina, 1972.
6. León-Nava JF: La medicina tlaxcalteca en la época prehispánica y 17. Moreno-Guzmán A, Magaña-Sánchez IJ, Silva-Ortiz J: Historia de
colonial. Cir. Ciruj. 1997;65:52-55. la cirugía general en el Hospital Central Militar. Rev. Sanid. Milit.
7. Alcocer AA: La cirugía potosina de 1592-1911. Serie cuadernos 77. Mex. 2013;67(3):128-135.
México: Biblioteca de Historia Potosina, 1981. 18. Campos-Campos F: Recertificación. Consejo Mexicano de Ciru-
8. Quijano PDF: Hechos notables de la medicina potosina. México: gía General. Cir. Gral. 2000;22(1):56-61.
Universidad Autónoma de San Luis Potosí, 1996. 19. Méndez-Oteo F: Historia gráfica de la medicina mexicana del siglo
9. Díaz de Kuri M, Viesca TC: Historia del Hospital General de Mé- XX, 4a ed. México: Méndez Editores, 2006.
xico. México. 20. Dib-Kuri A, Aburto-Morales S, Espinosa-Álvarez A et al.: Tras-
10. Izquierdo JJ: Raudón, cirujano poblano de 1810. México: Edicio- plantes de órganos y tejidos en México. Rev. Inv. Clin.
nes Ciencia, 1949. 2005;57(2):163-169.

© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.

ERRNVPHGLFRVRUJ
0Ï'8/2
3UREOHPDVPpGLFROHJDOHV
Coordinadores: Elena López Gavito, Abraham Amiud Dávila Rodríguez

Capítulo 4. Marco jurídico de la práctica de la medicina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30


Elena López Gavito, Edgar Cuevas García, Christian Antonio Díaz Carlos

Capítulo 5. Responsabilidad civil, penal y administrativa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40


Jorge Luis Mariñelarena Mariñelarena, Elena López Gavito

Capítulo 6. Expediente clínico como medio de prueba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48


Abraham Amiud Dávila Rodríguez, Elena López Gavito

Capítulo 7. Secreto médico y confidencialidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 54


Jacobo Choy Gómez, Juan Francisco Aguirre Córdova

Capítulo 8. Consentimiento válidamente informado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60


Francisco Mancilla Ulloa, Jorge Luis Mariñelarena Mariñelarena

Capítulo 9. Las demandas al médico en México . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65


Gerardo Ricardo Zurita Navarrete, Elena López Gavito
© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR

Capítulo 10. Medicina defensiva y medicina asertiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74


José Ignacio Guzmán Mejía, Jaime Shalkow Klincovstein

Capítulo 11. Medicina basada en evidencias y Lex Artis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82


Abilene Cirenia Escamilla Ortiz, Luis Alfonso Hernández Higareda

Capítulo 12. Medios alternos para la resolución de controversias médico-legales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 92


Arturo Rafael Vázquez Guerrero, Éctor Jaime Ramírez Barba, Jorge Arturo Vázquez Reta

29

ERRNVPHGLFRVRUJ
&DStWXOR
0DUFRMXUtGLFRGHODSUiFWLFDGHODPHGLFLQD
Elena López Gavito, Edgar Cuevas García, Christian Antonio Díaz Carlos

3UHJXQWDVFODYH

1. ¿Qué mandato constitucional materializa el derecho a la salud?


2. ¿Qué derecho fundamental establece el libre ejercicio de la profesión?
3. ¿Qué es un reglamento?
4. ¿Qué reglamento de la Ley General de Salud establece la obligatoriedad de recabar el consentimento informado?
5. ¿Qué son las Normas Oficiales Mexicanas?
6. ¿Cuál es la naturaleza jurídica de las Normas Oficiales Mexicanas?
7. ¿En qué consiste la constitucionalidad de las Normas Oficiales Mexicanas?
8. ¿Qué es un contrato y cuáles son las obligaciones?
9. ¿En qué consiste la reparación del daño?
10. ¿Cuáles son los delitos que contempla el Código Penal, relacionados con el ejercicio profesional de la medicina?

amerita. Con los cambios sociales de hoy en día es necesario


,1752'8&&,Ï1 que el médico se adentre de manera plena en el marco legal
al que debe sujetarse, y que se actualice en los conocimientos
científicos para que cuente con la capacidad de brindar el
Durante la preparación profesional del médico no se conside- máximo beneficio a sus pacientes de manera correcta.
ra que deba ser instruido acerca de las leyes, reglamentos o Si bien se insiste en la necesidad de profundizar de ma-
normas que regulan su actividad; sin embargo, en el momento nera personal en el tema, en las siguientes páginas será anali-
actual es importante que todo profesionista conozca los as- zada la información básica indispensable para actuar dentro

© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR


pectos normativos vigentes que le permiten desarrollar una del marco jurídico, de acuerdo con la jerarquía de leyes.
actividad profesional segura. Kelsen asevera que la Constitución es la norma funda-
mental de la que deben derivar todas las demás normas del
Derecho, y estableció una pirámide de jerarquías (cuadro 4-1)
0(',&,1$<'(5(&+2
&XDGUR±&RQVWLWXFLyQ3ROtWLFDGHORV
Las relaciones sociales no siempre se desenvuelven de un modo (VWDGRV8QLGRV0H[LFDQRV
natural y armónico, motivo por el cual surge la necesidad de
‡ 7UDWDGRVLQWHUQDFLRQDOHV
establecer un orden que no puede operar sino mediante la in- &
‡ /H\HV
tervención del derecho, pues en tal orden no se recomienda: se / 2
‡ 5HJODPHQWRVGHOH\HV
impone. El Derecho tiene carácter normativo y aparece como ( 0
‡ &yGLJRV\VXVUHJODPHQWRV
un mandato dirigido a la conducta social de los individuos, para * 3
‡ 3ODQHV\SURJUDPDV
$ (
que éstos hagan o dejen de hacer ciertas cosas. El Derecho se ‡ 'HFUHWRV
/ 7
define como un conjunto de reglas o disposiciones que rigen la ‡ $FXHUGRVGHO(MHFXWLYR
, (
conducta de los hombres en sus relaciones sociales.1 ‡ $FXHUGRVGHOVHFUHWDULR
' 1
En la actualidad, la actividad médica ha sido más cuestio- ‡ $FXHUGRVGHO&RQVHMRGH6DOXEULGDG*HQHUDO
$ &
nada y, por tanto, supervisada por las normas del Derecho, ‡ $FXHUGRVGHFRRUGLQDFLyQ
' ,
‡ 1RUPDV2¿FLDOHV0H[LFDQDV
que relaciona, analiza y juzga la atención médica y, como con- $
‡ 2WURVRUGHQDPLHQWRVMXUtGLFRV
secuencia, se sanciona al profesional de la salud cuando lo

30

ERRNVPHGLFRVRUJ
Marco jurídico de la práctica de la medicina • 31

en la que ninguna norma inferior debe contraponerse a la su- la libertad o sus propiedades, posesiones o derechos, sino me-
perior y, a su vez, ninguna debe hacerlo con lo que establece la diante juicio seguido ante los tribunales establecidos con an-
Constitución, porque resultaría inconstitucional.2 terioridad.
En el artículo 16 se asienta que nadie puede ser molesta-
do en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones,
sino en virtud de mandamiento escrito de la autoridad, y no
&2167,78&,Ï132/Ë7,&$ podrá librarse orden de aprehensión sino por la autoridad ju-
dicial y sin que preceda denuncia, acusación o querella de un
hecho determinado que la ley señale como delito. Se refiere
La Constitución Política es la ley fundamental de la organiza-
también a la protección y acceso a los datos personales.
ción de un Estado. En ella se establecen todas las ordenanzas
El artículo 17 menciona que ninguna persona podrá ha-
o estatutos con los que se gobierna en forma general, y de ahí
cerse justicia por sí misma ni ejercer violencia para reclamar
emana una gama amplia de leyes, normas y reglamentos que
su derecho y, además, que nadie puede ser aprisionado por
rigen la convivencia humana. Por lo tanto, todo ciudadano
deudas de carácter civil.
debe conocerla al menos con el objeto de aprender sobre sus
El artículo 18 menciona la prisión preventiva sólo para
derechos y obligaciones. El médico no es, de ninguna manera,
delitos que lo ameriten (delitos mayores).
la excepción.
El artículo 19 establece que la detención no será mayor
En el capítulo I de la Constitución Política de los Estados
a 72 horas antes de vincular a proceso.
Unidos Mexicanos se señalan los derechos fundamentales
Por último, en el artículo 20 se estipula que el proceso
(cuadro 4-2).
penal será acusatorio y oral, bajo los principios de publicidad,
El artículo 4 establece el derecho que tiene todo indivi-
contradicción, concentración, continuidad e inmediación. Se
duo a la protección de la salud, y que la ley definirá las bases
establece, asimismo, la presunción de inocencia; el derecho a
y modalidades para el acceso a los respectivos servicios y de-
declarar o guardar silencio; que se informe al detenido de sus
terminará la concurrencia de la federación y las entidades fe-
derechos y motivo de acusación, así como de los derechos de
derativas en materia de salubridad general. Tal ordenamiento
la víctima; recibir asesoría y dar coadyuvancia. Además de las
ha motivado el constante esfuerzo de las autoridades sanita-
disposiciones contenidas en el artículo 73, fracción XVI, en
rias para proporcionar cobertura total a la población con las
materia de salubridad general, el artículo 123 define entre las
características primordiales: universalidad, equidad, acceso y
garantías laborales y de seguridad social el derecho de los tra-
calidad. Lo anterior da origen a la Ley General de Salud, que
bajadores subordinados a la protección por riesgo de trabajo.3
se aborda más adelante.
El artículo 5 y su ley reglamentaria, que todo profesional
debe conocer, establecen que a ninguna persona se le podrá
impedir dedicarse a la profesión, industria, comercio o traba- /(<*(1(5$/'(6$/8'
jo que le acomode, siempre y cuando sea lícito, y, además, que
nadie puede ser privado del producto de su trabajo ni se le
puede obligar a desempeñar labores personales sin la justa La Ley General de Salud es la ley reglamentaria del artículo
retribución y sin su pleno reconocimiento.3 4 de la Constitución; es de orden público y de interés social;
Entre los derechos fundamentales existen los relaciona- reglamenta el derecho a la protección de la salud; establece
dos con la administración de la justicia, mismos que son de- las bases y modalidades para acceder a los servicios de salud,
© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR

nominados garantías individuales durante un proceso, y son así como la concurrencia entre el gobierno federal y los go-
los que se desarrollan a continuación. biernos de los estados en materia de salubridad general. En su
En el artículo 13 se señala que nadie puede ser juzgado artículo 2 establece el derecho a la protección de la salud; su
por leyes privativas ni por tribunales especiales; en el artículo finalidad es contribuir al ejercicio pleno de las capacidades
14, que a ninguna ley se le dará efecto retroactivo en perjui- del ser humano, así como el mejoramiento de la calidad de
cio de persona alguna, que nadie podrá ser privado de la vida, vida. Se aplica en toda la república4 (cuadro 4-3).

&XDGUR±&RQVWLWXFLyQ3ROtWLFD &XDGUR±/H\*HQHUDOGH6DOXG
$UWtFXOR $UWtFXOR
 'HUHFKRGHSURWHFFLyQDODVDOXG  'H¿QLFLyQGHODV¿QDOLGDGHVGHOGHUHFKRDODVDOXG
 'HUHFKRDGHGLFDUVHDXQDSURIHVLyQOtFLWD  'H¿QLFLyQGHDWHQFLyQPpGLFD
 1DGLHSXHGHVHUMX]JDGRSRUOH\HVSULYDWLYDV  'H¿QLFLyQGHXVXDULRVHWF
 1LQJXQDOH\WHQGUiHIHFWRUHWURDFWLYR  3UHVWDFLRQHVGHFDOLGDG\VHUYLFLRLGyQHR
 1DGLHSXHGHVHUPROHVWDGRHQVXSHUVRQD  (MHUFLFLRGHSURIHVLRQHV
 1DGLHSRGUiKDFHUVHMXVWLFLDSRUVtPLVPR  6HUHTXLHUHQWtWXORVUHJLVWUDGRVDQWHODOH\
 -XLFLRRUDOSHQDO  &HUWL¿FDFLyQYLJHQWH
 6DOXEULGDGJHQHUDO\FRPSHWHQFLDGHORVHVWDGRV   (O QRPEUH GH OD LQVWLWXFLyQ TXH UHVSDOGD GHEH HVWDU D
 'HUHFKRVODERUDOHV ODYLVWD

ERRNVPHGLFRVRUJ
32 • Tratado de cirugía general (Capítulo 4)

Esta ley contiene 18 títulos relacionados con la práctica


&XDGUR±5HJODPHQWRGHOD/H\*HQHUDOGH6DOXG
profesional del médico. En el artículo 2, título primero, se se- HQPDWHULDGHSUHVWDFLyQGHDWHQFLyQPpGLFD
ñalan las disposiciones generales y se definen las finalidades del
derecho a la protección de la salud. Aunque todas son impor- $UWtFXOR
tantes, sólo se resaltará la extensión de las actitudes solidarias,  'H¿QLFLyQGHDWHQFLyQPpGLFDHWF
el disfrute de servicios de salud y el desarrollo de la enseñanza
y la investigación científica y tecnológica para la salud.  3ULQFLSLRVFLHQWt¿FRV\pWLFRVTXHRULHQWDQODSUiFWLFD
El título tercero se refiere a la prestación de servicios de  /RVHVWDEOHFLPLHQWRVGHEHUiQFRQWDUFRQSHUVRQDO
salud (art. 32). Se define como atención médica el conjunto LGyQHR
de servicios que se proporcionan al individuo con el fin de  2EOLJDFLyQGHSURSRUFLRQDULQIRUPDFLyQFRPSOHWD
proteger, promover y restaurar su salud. En el artículo 33 se  /RVH[SHGLHQWHVGHEHQFRQVHUYDUVHSRUFLQFRDxRV
establecen las actividades de la atención médica.
 (JUHVRYROXQWDULR
En el capítulo IV se define a los usuarios de los servicios
de salud y la participación de la comunidad (art. 50), servicios, DO &RQVHQWLPLHQWREDMRLQIRUPDFLyQ
prestadores de éstos, servicio público, servicios a derechoha-
bientes, sociales o privados, entre otros. También se menciona
En el artículo 7 de este reglamento se definen los térmi-
el derecho a obtener prestaciones de salud oportunas y de ca-
nos de atención médica, servicio de atención médica, estable-
lidad idónea, profesional y éticamente responsable (art. 51).
cimiento para la atención, demandante, usuario, paciente
El título cuarto, capítulo I, se refiere a los recursos huma-
ambulatorio y población de escasos recursos. En el 8 se deter-
nos necesarios para ofrecer los servicios de salud: profesiona-
minan las actividades de atención médica.
les, técnicos y auxiliares.
Las cuestiones que se rigen mediante este reglamento
En el artículo 78 se mencionan las actividades sujetas a la
son diversas, pero entre los artículos notorios está el 9, que
ley reglamentaria del artículo 5, relativo al ejercicio de las
dicta que la atención médica deberá llevarse a efecto de con-
profesiones. En el artículo 81 se especifica que es requisito
formidad con los principios científicos y éticos que orientan
poseer títulos profesionales o certificados de especialización
la práctica médica. Otras medidas que se rigen mediante esta
expedidos de manera legal y registrados por las autoridades
ley son: que en los establecimientos debe contarse con perso-
educativas competentes, así como la certificación vigente. El
nal suficiente e idóneo (art. 21), que todo profesional está
artículo 83 especifica que quienes ejerzan deberán poner a la
obligado a proporcionar información completa (art. 29) y
vista del público un anuncio donde se indique la institución
que los establecimientos están obligados a conservar los expe-
que les expidió los diplomas o títulos.
dientes por un periodo mínimo de cinco años (art. 32).
En el capítulo II de este título se da cuenta del servicio
También se define lo relacionado con el egreso volunta-
social de pasantes y profesionales; en el III se hacen señala-
rio, situación que se trata en el artículo 79, donde se establece
mientos respecto a la formación, capacitación y actualización
que, en caso de presentarse, se releva de toda responsabilidad
del personal. El título quinto versa sobre la investigación para
al establecimiento, siempre y cuando se documente la volun-
la salud.
tad del usuario.
Los siguientes apartados merecen una lectura cuidadosa
Los artículos 80, 81, 82, 83 y 84 definen y reglamentan
y reflexión profunda: el título decimocuarto es sobre la dona-
los elementos que debe contener el consentimiento bajo in-
ción, trasplante y pérdida de la vida y el decimoctavo sobre
formación, es decir, la autorización en caso de amputación,
medidas de seguridad, sanciones y delitos.

© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR


mutilación o extirpación que produzca modificación perma-
También es necesario conocer el capítulo II de este título
nente, ya sea física o mental, o medidas de carácter experi-
decimoctavo, sobre las sanciones administrativas, y el capítulo
mental. El médico deberá demostrar que le fue autorizado el
VI, referente a los delitos, con 19 artículos acerca del manejo
procedimiento, previo ejercicio informativo. Desde luego, la
de agentes patógenos, tejidos, contaminantes, trasplantes, co-
NOM del expediente clínico contiene todos los apartados re-
mercio de animales vivos, actos de investigación sin sujetarse
lativos a esta cuestión, pero sólo se han mencionado los pun-
al título quinto, inseminación artificial y negativa a la presta-
tos relevantes.5
ción de asistencia en caso de notoria urgencia. Son hechos de
posible comisión de delitos, con aplicación de sanciones, ade-
más de las que correspondan en el ámbito judicial.
/(<5(*/$0(17$5,$'(/$57Ë&8/2
&2167,78&,21$/ &8$'52
5(*/$0(172'(/$/(<*(1(5$/'(
6$/8'(10$7(5,$'(35(67$&,Ï1 En esta ley se establecen las bases y distintas modalidades del
'(6(59,&,26'($7(1&,Ï10e',&$ ejercicio profesional. El contenido es de suma importancia
para todo profesional, pero se pueden destacar con mayor
énfasis los siguientes puntos:
Se aplica en todo el territorio nacional, es de orden público e
interés social y, además, tiene por objeto promover el cumpli- Artículo 2. Las leyes determinarán cuáles son las activi-
miento de la Ley General de Salud en Materia de Prestación dades profesionales para cuyo ejercicio son necesarios
de Servicios de Atención Médica en la esfera administrativa título y cédula; por ejemplo, requieren título el médi-
(cuadro 4-4). co, la enfermera y la enfermera-partera.

ERRNVPHGLFRVRUJ
Marco jurídico de la práctica de la medicina • 33

&XDGUR±/H\UHJODPHQWDULDGHODUWtFXOR 1250$62),&,$/(6'(1752'(/
FRQVWLWXFLRQDO 6,67(0$-85Ë',&20(;,&$12
$UWtFXOR
En la actualidad, las Normas Oficiales Mexicanas han adqui-
 3URIHVLRQHVTXHUHTXLHUHQWtWXOR
rido fuerza dentro del sistema jurídico porque regulan cues-
 'H¿QLFLyQGHHMHUFLFLRSURIHVLRQDO tiones técnicas que existen desde alrededor del decenio de
 6DQFLRQHVDTXLHQHVHMHU]DQVLQWtWXOR 1920-29; sin embargo, hoy en día han surgido demasiadas
normas que regulan distintas situaciones, como la actividad
 2EOLJDFLyQGHGDUWRGRVVXVFRQRFLPLHQWRV
médica, que ha sido saturada de regulaciones en diversas es-
 &ROHJLRVGHSURIHVLRQLVWDV pecialidades y prácticas, en aras de llenar espacios en la ley
con este tipo de normatividades que, como ya se indicó, son
más fáciles de crear, en comparación con la promulgación de
Artículo 24. Define el ejercicio profesional como la reali-
una ley.
zación habitual a título oneroso o gratuito de todo
Esta situación es delicada debido a que la administración
acto o prestación de servicio en el desempeño del tra-
pública actúa con ilegalidad y emite normas para cualquier
bajo convenido.
tipo de actividad, pretendiendo llenar huecos legales; en algu-
Artículo 50. Propósitos de los colegios de profesionistas.6
nas ocasiones, incluso, se intenta legislar, pues algunas normas
establecen derechos y obligaciones para los sujetos específi-
cos a los que van dirigidas, lo que resulta inconstitucional por-
que, como se ha venido mencionando, el único instrumento
1250$62),&,$/(60(;,&$1$6 donde se pueden establecer prerrogativas y obligaciones es en
una ley y sus reglamentos. Pese a lo anterior, en los últimos
Las Normas Oficiales Mexicanas (NOM) tienen su sustento años las Normas Oficiales han proliferado y regulan situacio-
en la Ley Federal sobre Metrología y Normalización (LFMN), nes muy diversas, si bien las primeras fueron expedidas por el
en la cual se les define así: presidente de la república, haciendo uso de su facultad regla-
mentaria prevista en el artículo 89 de la Constitución Política
de los Estados Unidos Mexicanos.
Las Normas Oficiales Mexicanas son la regulación
Una de las principales razones de ser de las Normas Ofi-
técnica que establece reglas, especificaciones, atribu-
ciales Mexicanas es de índole práctica, a pesar del procedi-
tos, directrices, características o prescripciones aplica- miento previsto en la Ley Federal sobre Metrología y
bles a un producto, proceso, instalación, sistema, Normalización, puesto que se supone que el hecho de regular
actividad, servicio o método de producción u opera- una determinada situación mediante una NOM se debe, en
ción, así como aquellas relativas a terminología, sim- esencia, a que se trata de un procedimiento expedito, ya que
bología, embalaje, marcado o etiquetado y las que se radica en el seno de la administración pública.
refieran a su cumplimiento o aplicación. Por desgracia, encontramos Normas Oficiales Mexicanas
que, en realidad, en lugar de contener reglas de carácter téc-
Dado que se trata de un tipo de norma del cual la doctrina nico legislan estableciendo derechos y obligaciones, extrali-
aún no se ha ocupado, una definición de Norma Oficial sólo mitando así su naturaleza y objetivo, previstos en el artículo
© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR

puede construirse a partir de su naturaleza o de su regula- 40 de la Ley Federal sobre Metrología y Normalización,7 el
ción; en el primer caso, tal como se mencionó con anterio- cual estipula lo siguiente:
ridad, se configuran como normas jurídicas de carácter
técnico, a pesar de ser expedidas por órganos de la adminis- Artículo 40. Las normas oficiales mexicanas tendrán
tración pública. Conforme a la ley, se trata de normas téc- como finalidad establecer:
nicas cuyo objeto es uniformar determinados procesos, I. Las características y/o especificaciones que deban re-
productos o servicios con el fin de proteger la vida, la segu- unir los productos y procesos cuando éstos puedan
ridad y el medio ambiente. constituir un riesgo para la seguridad de las personas
En ocasiones, la confusión radica en que se hace una o dañar la salud humana, animal, vegetal, el medio
interpretación diferente de las Normas Oficiales Mexica- ambiente general y laboral, o para la preservación de
nas: se suele creer que son similares en fuerza jurídica a las recursos naturales;
leyes, cuando en la práctica son expedidas por dependen- II. Las características y/o especificaciones de los pro-
cias administrativas. Esto genera incertidumbre en el sec- ductos utilizados como materias primas o partes o
tor médico, donde se llega a suponer que son leyes y se materiales para la fabricación o ensamble de pro-
crean en el Congreso de la Unión, cuestión que pone en ductos finales sujetos al cumplimiento de normas
discusión su legalidad, pues esta figura se convierte en el oficiales mexicanas, siempre que para cumplir las
instrumento que resuelve los problemas y trata de cubrir especificaciones de éstos sean indispensables las de
las inconsistencias y lagunas que se encuentran en la legis- dichas materias primas, partes o materiales;
lación, y a diferencia de la creación o modificación de una III. Las características y/o especificaciones que deban
ley, la génesis de las Normas Oficiales es más rápida y sin reunir los servicios cuando éstos puedan constituir
intervención del presidente de la república o el Congreso un riesgo para la seguridad de las personas o dañar
de la Unión. la salud humana, animal, vegetal o el medio am-

ERRNVPHGLFRVRUJ
34 • Tratado de cirugía general (Capítulo 4)

biente general y laboral o cuando se trate de la pres- las dependencias y se refieran a las materias y finali-
tación de servicios de forma generalizada para el dades que se establecen en este artículo, sólo podrán
consumidor; expedirse como normas oficiales mexicanas confor-
IV. Las características y/o especificaciones relacionadas me al procedimiento establecido en esta Ley.
con los instrumentos para medir, los patrones de me-
dida y sus métodos de medición, verificación, cali- En el precepto antes citado destaca la palabra obligatorio;
bración y trazabilidad; como se ha venido indicando, las NOM establecen derechos
V. Las especificaciones y/o procedimientos de envase y y obligaciones extralimitando su naturaleza constitutiva; para
embalaje de los productos que puedan constituir un reforzar esta postura, a continuación se trascribirá un frag-
riesgo para la seguridad de las personas o dañar la mento de la NOM-001-SSA3-20129 para la organización y
salud de las mismas o el medio ambiente; funcionamiento de residencias médicas, que en los puntos 10
VI. (Se deroga) Fracción derogada DOF 20-05-1997; y 11 establece los derechos y obligaciones de los médicos re-
VII. Las condiciones de salud, seguridad e higiene que sidentes.
deberán observarse en los centros de trabajo y otros Como se puede observar, dichos instrumentos estable-
centros públicos de reunión; cen derechos y obligaciones para los médicos residentes, lo
VIII. La nomenclatura, expresiones, abreviaturas, símbo- cual resulta extralimitado, pues las prerrogativas y obligacio-
los, diagramas o dibujos que deberán emplearse en el nes deben estar contenidas en la ley y no en una Norma Ofi-
lenguaje técnico industrial, comercial, de servicios o cial. Sin duda, debe existir un nuevo esquema sustentado en
de comunicación; una ley que prevea todos estos aspectos y que establezca los
IX. La descripción de emblemas, símbolos y contraseñas parámetros de actuación para cada una de las especialidades
para fines de esta Ley; médicas existentes; sin embargo, es evidente que resulta más
X. Las características y/o especificaciones, criterios y fácil agregar a una NOM cualquier hipótesis que no con-
procedimientos que permitan proteger y promover temple la ley, trayendo como consecuencia el aumento des-
el mejoramiento del medio ambiente y los ecosis- medido de este tipo de instrumentos que han perdido la
temas, así como la preservación de los recursos na- naturaleza y objetivo para los que fueron creados, ya que aho-
turales; ra las dependencias de la administración pública, conforme a
XI. Las características y/o especificaciones, criterios y los artículos 43 y 44 de la Ley Federal sobre Metrología y
procedimientos que permitan proteger y promover Normalización, se convierten en autoridades legisladoras,
la salud de las personas, animales o vegetales; función reservada al Poder Legislativo.
XII. La determinación de la información comercial, sani- Otro claro ejemplo se encuentra en la NOM-006-
taria, ecológica, de calidad, seguridad e higiene y re- SSA3-201110 para la práctica de la anestesiología, que del
quisitos que deben cumplir las etiquetas, envases, punto 6 al 6.2 establece lo siguiente:
embalaje y la publicidad de los productos y servicios
para dar información al consumidor o usuario; 6. De la práctica de la anestesiología
XIII. Las características y/o especificaciones que deben 6.1. Para la práctica de la anestesiología, los prestadores
reunir los equipos, materiales, dispositivos e insta- del servicio deberán tener:
laciones industriales, comerciales, de servicios y do- 6.1.1. Título de médico cirujano expedido por una
mésticas para fines sanitarios, acuícolas, agrícolas, institución educativa perteneciente al Siste-
pecuarios, ecológicos, de comunicaciones, de seguri- ma Educativo Nacional;

© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR


dad o de calidad y particularmente cuando sean pe- 6.1.2. Cédula profesional, expedida por la autori-
ligrosos; dad educativa competente;
XIV. (Se deroga) Fracción derogada DOF 20-05-1997; 6.1.3. Certificado de especialización en Anestesio-
XV. Los apoyos a las denominaciones de origen para pro- logía, expedido por una institución de en-
ductos del país; señanza superior o de salud reconocida
XVI. Las características y/o especificaciones que deban re- oficialmente;
unir los aparatos, redes y sistemas de comunicación, 6.1.4. Cédula de especialista, expedida por las au-
así como vehículos de transporte, equipos y servicios toridades educativas competentes;
conexos para proteger las vías generales de comuni- 6.2. Si los estudios se realizaron en el extranjero, deberá
cación y la seguridad de sus usuarios; contar con la revalidación, emitida por la autoridad o
XVII. Las características y/o especificaciones, criterios y institución educativa competente, además de contar
procedimientos para el manejo, transporte y confina- con los requisitos establecidos en los numerales 6.1.2
miento de materiales y residuos industriales peligro- y 6.1.4 de esta norma.
sos y de las sustancias radioactivas; y
XVIII. Otras en que se requiera normalizar productos, mé- Como se puede observar en la NOM-006-SSA3-2011, se in-
todos, procesos, sistemas o prácticas industriales, co- cluyen los requisitos profesionales para la práctica de la anes-
merciales o de servicios de conformidad con otras tesiología, lo que lleva a cuestionar la existencia de la Ley
disposiciones legales, siempre que se observe lo dis- General de Profesiones y las legislaciones respectivas para
puesto por los artículos 45 a 47. cada estado, así como el artículo 5 constitucional, que parece
Los criterios, reglas, instructivos, manuales, circula- olvidado, pues si la ley no contempla los requisitos específicos
res, lineamientos, procedimientos u otras disposicio- para el ejercicio de una profesión u especialidad, no lo puede
nes de carácter obligatorio que requieran establecer hacer una Norma Oficial.

ERRNVPHGLFRVRUJ
Marco jurídico de la práctica de la medicina • 35

&2167,78&,21$/,'$''(/$61250$6 del Reglamento Interior de la Secretaría de Comercio y Fo-


2),&,$/(60(;,&$1$6 mento Industrial (hoy Secretaría de Economía), que en este
caso opera como una delegación directa de la facultad regla-
mentaria del presidente al director general de normas, lo cual
Las Normas Oficiales Mexicanas han sido emitidas en la ac- presenta tres problemas:
tualidad de manera desmedida, como una suerte de disposi-
ciones jurídicas cada vez más comunes y aceptadas, a las que 1. El legislador la delegó en la Secretaría, por lo que sería
no se les cuestiona su origen, su naturaleza jurídica, su posi- competencia del reglamento de la LFMN, en su caso,
ción jerárquica dentro del sistema jurídico mexicano, ni su especificar su ejercicio.
obligatoriedad y, sobre todo, su constitucionalidad. 2. El fundamento del Reglamento Interior es la Ley
La Constitución puede ser entendida como un conjunto Orgánica de la Administración Pública Federal y no
de normas a las que está sujeta la creación de todas las demás la LFMN.
por parte de los órganos superiores del Estado, lo cual hace 3. El presidente no está, se insiste, facultado por la Cons-
necesario reconsiderar los criterios de validez de las normas. titución para delegar el ejercicio de la facultad regla-
En ese sentido, es factible establecer dos niveles de determi- mentaria, ya sea de forma total o parcial.
nación de la validez:
Además, por haber sido emitidas por órganos de la adminis-
1. El nivel formal, donde la validez de la norma depende tración pública federal son actos administrativos, por lo que
del seguimiento de los procesos de creación normativa se debe atender a su contenido; en consecuencia, son pres-
establecidos en la norma superior, y de que dicha nor- cripciones técnicas dirigidas al grueso de sujetos a quienes es
ma emane de la autoridad competente. aplicable, y se componen de supuestos abstractos e imperso-
2. El nivel material, donde el contenido de la norma nales, por lo tanto, se trata de auténticas disposiciones jurídi-
inferior tiene que adecuarse al contenido de aquella cas generales. No obstante, no hay que cometer el error de
a la que se encuentra subordinada en términos je- pensar que por ello pueden las Normas Oficiales Mexicanas
rárquicos. contener reglas de conducta, pues ésa no es su naturaleza.8
El objeto de las Normas Oficiales Mexicanas es regular
En atención a lo anterior se puede deducir una inconstitucio- cuestiones técnicas, establecer especificaciones con alto gra-
nalidad formal y otra material de algunas Normas Oficiales do de precisión para cumplir las obligaciones asentadas en los
Mexicanas. En el primer supuesto se ventilan los vicios proce- reglamentos o en la ley. Por lo mismo, su función no es ni
dimentales que pueden ocurrir en la elaboración de las nor- puede ser reglamentar disposiciones de ley, no pueden señalar
mas; en el segundo se hace referencia al contenido, pues las obligaciones a los particulares ni conceder derechos o permi-
Normas Oficiales se extralimitan en su objeto principal al no sos; sólo pueden referirse a obligaciones previstas en leyes y
regular sólo cuestiones técnicas. reglamentos y especificarlas.
Las Normas Oficiales tienen una razón de ser en el orde- Quizá por la propia amplitud de la definición de Normas
namiento, en virtud de la necesidad de regular cuestiones de Oficiales Mexicanas, dada por la Ley Federal sobre Metrolo-
alta especificidad técnica que, además, pueden variar de ma- gía y Normalización, existe un universo tan amplio de las
nera constante y rápida, por lo cual se requiere de una res- mismas, pues en muchas ocasiones han sido utilizadas como
puesta pronta que ni el legislador ni el Poder Ejecutivo auténticos instrumentos de reglamentación, cuando sólo de-
pueden dar a tiempo, es por ello que esta tarea se encomienda berían especificar cuestiones técnicas.
© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR

a las dependencias de la administración pública. No obstante, La NOM es “la regulación técnica de observancia obliga-
y a pesar de que la existencia de normas técnicas en México toria expedida por las dependencias competentes, conforme
no es una novedad, hay que recordar que existen en la Carta las finalidades establecidas en el artículo 40, que establece
Magna ciertas limitaciones para el ejercicio legislativo: la fa- reglas, especificaciones, atributos, directrices, características o
cultad reglamentaria prevista en el artículo 89, fracción I, ha prescripciones aplicables a un producto, proceso, instalación,
sido conferida al presidente y no existe previsión que señale sistema, actividad, servicio o método de producción u opera-
que puede ser delegada en la administración pública. ción, así como aquellas relativas a terminología, simbología,
Podría pensarse que dicho problema queda superado con embalaje, marcado o etiquetado y las que se refieran a su
la promulgación de la Ley Federal sobre Metrología y Norma- cumplimiento o aplicación”.
lización, la cual atribuye a las dependencias dicha función El carácter obligatorio de las Normas Oficiales implica
legislativa, pero lo cierto es que a pesar de la “legalidad” de las que los profesionales de la salud deben conocer sus especifi-
Normas Oficiales Mexicanas, se cuestiona la constitucionali- caciones, pues el desconocimiento de las mismas de ninguna
dad de esta delegación hecha por el legislador, pues rompe manera significa que se las puede quebrantar. Existen Normas
con el principio de división de poderes que contiene el artícu- Oficiales de diversos tipos; aquí sólo se destacan las relaciona-
lo 49, cuyas únicas excepciones pueden ser previstas por la das con la actividad profesional del médico (cuadro 4-6). Por
propia Constitución. ejemplo, la NOM del expediente clínico es muy importante
En la Ley Federal sobre Metrología y Normalización el porque éste es un documento oficial que se utiliza con fines
legislador delega en la administración pública la facultad que médicos, docentes, de investigación, estadísticos, administra-
el Constituyente le confirió al presidente de la república, tivos y jurídicos. En este sentido, cuando existan controversias
arrogándose así la competencia del Constituyente Permanen- legales será una de las probanzas de mayor peso. En la norma
te, previsto en el artículo 135. Dicha facultad es atribuida se especifican las características de forma y fondo que debe
después al titular de la Dirección General de Normas a través guardar sin objeción alguna todo registro clínico.11

ERRNVPHGLFRVRUJ
36 • Tratado de cirugía general (Capítulo 4)

&XDGUR±1RUPDV2¿FLDOHV0H[LFDQDV
12066$ 5HVLGHQFLDVPpGLFDV
12066$ 3DUDODSUiFWLFDGHODKHPRGLiOLVLV
12066$ ([SHGLHQWHFOtQLFR
12066$ $QHVWHVLRORJtD
12066$ 2UJDQL]DFLyQ\IXQFLRQDPLHQWRGHODERUDWRULRVFOtQLFRV
12066$ $WHQFLyQLQWHJUDOGHOVREUHSHVR\ODREHVLGDG
12066$ (GXFDFLyQHQVDOXG&DPSRVFOtQLFRVSDUDODSUHVWDFLyQGHOVHUYLFLRVRFLDO
12066$ 3UHYHQFLyQ\FRQWUROGHODLQIHFFLyQSRUHOYLUXVGHLQPXQRGH¿FLHQFLDKXPDQD
12066$ 3DUDSUHYHQFLyQ\FRQWUROGHODUDELD
12066$ &ULWHULRVSDUDSUR\HFWRVGHLQYHVWLJDFLyQHQVHUHVKXPDQRV
12066$ 3UHYHQFLyQWUDWDPLHQWR\FRQWUROGHORVFiQFHUHVGHFXHOORXWHULQR\GHPDPDHQDWHQFLyQSULPDULD
12066$ 3UHYHQFLyQWUDWDPLHQWR\FRQWUROGHODGLDEHWHVPHOOLWXV
12066$ ,QIUDHVWUXFWXUD\HTXLSDPLHQWRGHKRVSLWDOHV\FRQVXOWRULRVGHDWHQFLyQPpGLFDHVSHFLDOL]DGD
12066$ 9LJLODQFLDHSLGHPLROyJLFD
12066$ $GPLQLVWUDFLyQGHWHUDSLDGHLQIXVLyQ
12066$ 9LJLODQFLDSUHYHQFLyQ\FRQWUROGHODVHQIHUPHGDGHVWUDVPLWLGDVSRUYHFWRU
12066$ 3UHYHQFLyQGLDJQyVWLFR\WUDWDPLHQWRGHOFiQFHUGHPDPD
12066$ 9LROHQFLDLQWUDIDPLOLDUFULWHULRVSDUDSUHYHQFLyQ
1206&) (OHPHQWRVQRUPDWLYRVSDUDODFRQWUDWDFLyQGHVHUYLFLRVGHDWHQFLyQPpGLFDSRUFREURGLUHFWR
12066$ 'LVSRVLFLyQGHVDQJUHKXPDQD\VXVFRPSRQHQWHV

Entre lo que se puede resaltar se encuentran las defini- diendo a lo dispuesto en el artículo 514 de la Ley Federal del
ciones de atención médica, carta de consentimiento bajo Trabajo.13
información, establecimientos, expediente clínico, hospitali- En el artículo 1913, que aborda el tema de la responsa-
zación, interconsultas, paciente, referencia-contrarreferencia, bilidad objetiva, se establece que cuando una persona hace
resumen clínico, urgencia y usuario. uso de mecanismos, instrumentos, aparatos o sustancias pe-
En el área médica existen diferentes normas; enseguida ligrosos por sí mismos o por la velocidad con que funcionen,
serán señaladas algunas de importancia general: por su naturaleza explosiva o inflamable, por la energía de la
corriente eléctrica que conduzcan o por otras causas análo-
gas, está obligada responder por el daño que cause, aunque
no obre de modo ilícito, a no ser que demuestre que ese

© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR


&Ï',*2&,9,/ daño se produjo por culpa o negligencia inexcusable de la
víctima.
En el artículo 1916 se habla del daño moral y se define la
En el Código Civil se reúne el conjunto de preceptos legisla- afectación que sufre un individuo en sus sentimientos, afec-
tivos para las situaciones de carácter civil. Su articulado re- tos, creencias, decoro, honor, reputación, vida privada, confi-
gula y norma la cotidianidad y convivencia: los principios guración y aspectos físicos. Asimismo, se hace referencia al
básicos de la organización social. Existe un Código Civil para
el Distrito Federal y territorios, y cada entidad federativa tie-
ne uno propio. A continuación se comentan algunos ar- &XDGUR±&yGLJR&LYLO
tículos del documento federal (antes Código Civil para $UWtFXOR
el Distrito Federal), los cuales tienen interés para el médi-
D 5HSDUDFLyQGHOGDxR
co12 (cuadro 4-7).
El capítulo V del cuarto libro versa sobre las obligaciones  5HVSRQVDELOLGDGREMHWLYDXVRGHREMHWRV
que nacen de los actos ilícitos. SHOLJURVRV
Los artículos 1910 a 1915 tratan de la reparación del  'DxRPRUDO
daño, y aclaran que el que obrando de manera ilícita o contra
 'HURJDGR
las buenas costumbres cause daño a otro está obligado a repa-
rarlo, a menos que se demuestre que se produjo por culpa de  ,QFXPSOLPLHQWRGHODVREOLJDFLRQHV
la víctima. La reparación debe consistir en el restablecimiento  'H¿QLFLyQGHGDxR
de la situación anterior o en el pago de daños y perjuicios.  'H¿QLFLyQGHSHUMXLFLR
Cuando el daño se cause a personas y produzca la muerte o
D 'HODSUHVWDFLyQGHVHUYLFLRVSURIHVLRQDOHV
incapacidad, el grado de reparación se determinará aten-

ERRNVPHGLFRVRUJ
Marco jurídico de la práctica de la medicina • 37

menoscabo ilegítimo de la libertad o integridad física o psí- Los artículos 228 a 230 se relacionan con la responsabi-
quica de las personas. lidad profesional. Más adelante, en el capítulo IV, sobre la
El título segundo del cuarto libro trata de las modalida- falsificación de documentos, está el artículo 246, fracción IV,
des de las obligaciones. El artículo 2104 define el incumpli- donde se trata del médico que certifica con falsedad que una
miento de las obligaciones: “el que estuviere obligado a persona padece una enfermedad u otro impedimento.
prestar un hecho y dejare de prestarlo o no lo prestare será La usurpación de funciones de profesión se sanciona en
responsable de los daños y perjuicios”. el artículo 250, fracción II. Las cuestiones de tipo sexual se
En el artículo 2108 se trata del daño: “pérdida en el pa- encuentran plasmadas en los artículos 259 bis al 266 bis.
trimonio por la falta de cumplimiento de una obligación”. Por El título decimonoveno aborda los delitos contra la vida
último, en el artículo 2109 se establece qué es el perjuicio: “la y la integridad corporal, y en su capítulo I, artículo 288, se
privación de cualquier ganancia lícita que debiera haberse ob- define lesión: “toda alteración en la salud y cualquier huella
tenido con el cumplimiento de la obligación”. material en el cuerpo humano, siempre y cuando sean efectos
Un contrato es un convenio de voluntades elaborado de producidos por una causa externa”. Los siguientes artículos,
manera verbal o escrita. Debe estar suscrito por las partes y hasta el 301, tipifican las lesiones.
genera derechos y obligaciones. En el título décimo, sobre el Los artículos 302 y 305 del capítulo II, que versa sobre
contrato de prestación de servicios, en su capítulo II, acerca homicidios, establecen, de manera respectiva, que comete
de la prestación de servicios profesionales, los artículos 2606 homicidio el que priva de la vida a otro, y que no se tendrá
a 2615 no se deben dejar a un lado porque en ellos se define como mortal una lesión cuando la muerte sea resultado de
la retribución de común acuerdo, el derecho a exigir los ho- una causa anterior a la lesión y sobre la cual ésta no haya in-
norarios, la obligación de avisar de modo oportuno cuando no fluido, o bien, cuando la lesión se hubiere agravado por causas
se pueda continuar prestando servicios, y satisfacer los daños posteriores, como la aplicación de medicamentos nocivos,
y prejuicios cuando no se diere aviso. operaciones quirúrgicas desgraciadas, excesos o imprudencias
del paciente o de los que lo rodearon.14
Es necesario que el médico conozca los criterios legales y
jurídicos vinculados con su actividad, ya que ello le permitirá
&Ï',*23(1$/ la superación profesional. Además, estará en posición de
participar en la elaboración de esos mismos criterios en los
El Código Penal plasma y tipifica los delitos, así como las san- colegios respectivos, junto con las autoridades legislativas
ciones correspondientes. Al igual que el Código Civil, cada competentes. Ese conocimiento también le ayudará a respe-
entidad federativa tiene su propia legislación en el ámbito pe- tar y hacer respetar los derechos y obligaciones del paciente y
nal. Sin embargo, a partir de las modificaciones hechas a los los propios, tanto los profesionales como los humanos, y a
artículos 16 a 22 constitucionales, cambió también el proceso mejorar, al mismo tiempo aunque de modo casi impercepti-
penal, que ahora es acusatorio y oral, y para tal fin se promulgó ble, su propio código de ética con respecto a sus pacientes,
el 5 de marzo de 2014 el Código Nacional de Procedimientos instituciones, colegas y, no menos importante, en relación
Penales, con entrada en vigor paulatina, sin exceder del 18 de consigo mismo.15
junio de 2016 para su aplicación en todo el ámbito nacional. Al igual que en el ámbito civil, al analizar la actuación
Este documento establece las directrices y la función de todas médica se toman en cuenta las obligaciones de medios, de
las personas que intervienen en el proceso penal. seguridad y de resultados, circunstancias de modo, tiempo
y lugar, así como la relación causal. Cuando hay responsa-
© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR

En los párrafos siguientes se mencionarán los artículos


del Código Penal más relevantes para la práctica médica14 bilidad penal por la comisión de un delito no siempre debe
(cuadro 4-8). existir persecución por la justicia penal, pues ciertas causas
El artículo 7 define el delito como el acto u omisión que extinguen la acción penal: muerte del inculpado, perdón
sancionan las leyes penales. del ofendido, reconocimiento de inocencia, indulto, reha-
bilitación y prescripción. La prescripción depende del tipo
de delito.16
&XDGUR±&yGLJR3HQDO
$UWtFXOR
 'H¿QLFLyQGHGHOLWR 35238(67$
D 5HVSRQVDELOLGDGSURIHVLRQDO
 $EDQGRQRGHSDFLHQWH Debido a lo anterior, se propone la existencia de un nuevo
 &HUWL¿FDFLyQIDOVDGHHQIHUPHGDGHV esquema jurídico que reglamente de forma debida el actuar
 8VXUSDFLyQGHIXQFLRQHV
médico en cada especialidad, sin establecer situaciones por
completo vinculadas al ejercicio profesional en la Ley Gene-
ELVD 'HOLWRVVH[XDOHV
ral de Salud o sin pretender reglamentar de manera rápida a
D /HVLyQ través de Normas Oficiales Mexicanas, lo que mueve a cues-
 +RPLFLGLR tionar para qué existe una Ley General de Profesiones si hay
 /HVLyQPRUWDO también otros ordenamientos, inconstitucionales desde el
punto de vista de su origen, en donde se regula el ejercicio
 $ERUWR
profesional y se establecen requisitos para la práctica médica.

ERRNVPHGLFRVRUJ
38 • Tratado de cirugía general (Capítulo 4)

En el caso de las NOM lo ideal sería cumplir con el pro- 84 la obligatoriedad de recabar el consentimento in-
cedimiento para culminar en una ley que establezca como es formado.
debido las características, requisitos y procedimientos que 5. “Las Normas Oficiales Mexicanas son las regulaciones
debe llenar cada profesionista en su especialidad, y así poder de carácter técnico que establecen reglas, especifica-
vigilar bien el ejercicio profesional, fijando también los lími- ciones, atributos, directrices, características o prescrip-
tes del campo de acción de cada especialidad, pero dentro de ciones aplicables a un producto, proceso, instalación,
una nueva ley sobre profesiones o un reglamento de la mis- sistema, actividad, servicio o método de producción u
ma, en donde se incluyan las particularidades y especificacio- operación, así como aquellas relativas a terminología,
nes de cada profesión sin tener que recurrir a las NOM, que simbología, embalaje, marcado o etiquetado y las que
generan confusión porque la generalidad las considera dispo- se refieran a su cumplimiento o aplicación”.
siciones obligatorias, pero desconoce su naturaleza jurídica y 6. Las Normas Oficiales Mexicanas tienen su sustento en
el grado de jerarquización en que se encuentran al ser expe- la Ley Federal sobre Metrología y Normalización, en la
didas por dependencias públicas, con lo que se han converti- cual se establece que su objeto es uniformar determi-
do en la actualidad en la llave mágica para reglamentar ciertas nados procesos, productos o servicios con el fin de pro-
situaciones de manera rápida y sin molestar al presidente de teger la vida, la seguridad y el medio ambiente.
la república ni al Congreso.17 7. La inconstitucionalidad de las Normas Oficiales Mexi-
La falta de labor legislativa en lo relacionado con el ejer- canas se puede analizar bajo dos criterios: el primero
cicio profesional, sobre todo en el caso de la Medicina, ha de carácter formal y el segundo de carácter material.
provocado la generación desmedida de Normas Oficiales En sentido material se presumen los vicios procedi-
Mexicanas a través de las cuales se pretende rellenar ese hue- mentales que pueden darse durante la elaboración de
co legislativo, imponiendo derechos y obligaciones a los pres- las normas; en lo formal se aborda el contenido, pues se
tadores de servicios médicos, lo que viene a confundir a estos extralimitan en su objeto principal al no regular sólo
profesionistas en cuanto a la obligatoriedad de dichas normas, cuestiones técnicas.
pues la mayoría desconoce su naturaleza jurídica. Como se ha 8. Un contrato es un convenio, ya sea verbal o escrito,
señalado, las NOM resultan inconstitucionales debido a que suscrito por las partes, que genera derechos y obli-
las prerrogativas y obligaciones deben estar sustentadas en gaciones.
una ley específica que regule el actuar profesional del médico 9. La reparación del daño consiste en el restablecimiento
dentro de cada especialidad, que establezca los requisitos, pa- de la situación anterior o en el pago de daños y perjui-
rámetros y limitantes de cada especialidad, que produzca cer- cios. Cuando el daño se cause a personas y produzca la
teza jurídica al profesional de la salud al momento de ejercer muerte o incapacidad, el grado de reparación se deter-
la Medicina y no como en la actualidad, que genere sólo con- minará atendiendo a lo dispuesto en el artículo 514 de
fusión debido al extenso bagaje jurídico al que se tiene que la Ley Federal del Trabajo.
someter durante su vida profesional.18 10. Delito es el acto u omisión que sancionan las leyes pe-
nales. Los delitos que contempla el Código Penal vi-
gente son: responsabilidad profesional, abandono de
paciente, certificación falsa de enfermedades, usurpa-
&203(7(1&,$6$'48,5,'$6 ción de funciones, lesiones y homicidio.

© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR


1. El artículo 4 de la Constitución Política de los Esta-
dos Unidos Mexicanos establece el derecho que tiene 5(680(1
todo individuo a la protección de la salud, y también
define las bases y modalidades para el acceso a los
servicios, al tiempo que determina la concurrencia de Una exigencia actual en la práctica profesional del médico es
la federación y las entidades federativas en materia de que éste tenga pleno conocimiento de las leyes que rigen su
salubridad general. actividad y el entorno jurídico que la rodea, pues es el respon-
2. El artículo 5 establece el derecho al libre ejercicio de la sable de los actos u omisiones en el ejercicio de su labor y se
profesión, señala que a ninguna persona se le podrá encuentran en sus manos dos de los bienes jurídicos más
impedir dedicarse a la profesión, industria, comercio o importantes tutelados por la Constitución Política de los
trabajo que desee, siempre y cuando sea lícito. Tam- Estados Unidos Mexicanos: la vida y la salud. Esto es razón
bién estipula que nadie puede ser privado de la justa suficiente para que exista una legislación dedicada a normar
retribución de su salario e indica las actividades para su conducta profesional; no obstante, no existen regulaciones
cuyo ejercicio se requiere título profesional; asimismo, específicas sobre cada especialidad médica, y es importante
fija las obligaciones de medios y las competencias de legislar sobre los derechos, obligaciones y limitantes en cada
los colegios de profesionistas. una de las especialidades, pues hay situaciones que la ley no
3. Un reglamento es, por definición, un conjunto de dispo- contempla. Por la falta de propuestas legislativas que regulen
siciones jurídicas de orden público e interés social que a detalle cada especialidad médica han sido introducidas en
tiene por objeto promover el cumplimiento de la ley. Normas Oficiales Mexicanas tales cuestiones, lo que resulta
4. El Reglamento de la Ley General de Salud en Mate- inconstitucional, ya que las NOM no pueden establecer dere-
ria de Prestación de Servicios de Atención Médica chos y obligaciones porque, a diferencia de las leyes, sólo son
establece en los artículos 29, 30 bis, 80, 81, 82, 83 y una guía para la práctica del médico.

ERRNVPHGLFRVRUJ
Marco jurídico de la práctica de la medicina • 39

5()(5(1&,$6

1. Cardenas Gracia Jaime: Introduccion al estudio del Derecho. Ins- 10. Norma Oficial Mexicana, para la Práctica de la Anestesiología.
tituto de Ciencias Juridicas, Unam, Nostra ediciones. 2009. http:// NOM-006-SSA3-2011.
biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=3260 11. Norma Oficial Mexicana del Expediente Clinico. NOM-004-
2. Kelsen H: La garantía jurisdiccional de la constitución. 49-51. SSA3-2012.
http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/1/31/tc.pdf. 12. Código Civil para el Distrito Federal.
3. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. 13. Ley Federal del Trabajo.
4. Ley General de Salud. 14. Código Penal para el D. F. en materia de fuero común y para toda
5. Reglamento de la Ley General de Salud en materia de prestación de la República en material de fuero federal.
servicios de atención médica y Disposiciones Complementarias. 5ta 15. Dobbler López I. Responsabilidad legal del Médico. Ed. Manual
ed. Editorial. Ediciones Fiscales Issef. 2015. Moderno. 2da ed. 2002.
6. Ley Reglamentaria del 5to Constitucional. 16. Ortiz-Quezada F: Nuevos modelos médicos. México, McGraw-Hill,
7. Ley Federal de Metrología y Normalización. 1999.
8. Las Normas Oficiales Mexicanas en el Ordenamiento Jurídico 17. Garza RO: El ejercicio de la medicina y su marco legal: responsa-
Mexicano. Carla Huerta Ochoa. Revista Jurídica UNAM, www. bilidad profesional y procedimientos penales, Medicina Universi-
juridicas.unam.mx. taria, 2007;9(37).
9. Norma Oficial Mexicana, NOM-001-SSA3-2012 para la Organi- 18. García-Ramírez S: La responsabilidad penal del médico. México,
zación y Funcionamiento de Residencias Medicas. Porrúa-UNAM, 2001.
© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR

ERRNVPHGLFRVRUJ
&DStWXOR
5HVSRQVDELOLGDGFLYLOSHQDO\DGPLQLVWUDWLYD
Jorge Luis Mariñelarena Mariñelarena, Elena López Gavito

3UHJXQWDVFODYH

1. ¿Qué es la responsabilidad profesional médica?


2. ¿Qué es la atención médica?
3. ¿En qué consisten las obligaciones de medios?
4. ¿Cuáles son las obligaciones del personal directivo?
5. ¿Cuáles son las obligaciones del personal operativo?
6. ¿Qué se entiende por negligencia, impericia e imprudencia?
7. ¿Cuáles son los criterios que establece la Ley General de Profesiones para elaborar un dictamen médico pericial?
8. ¿Qué derechos tiene un médico cuando se le imputa responsabilidad penal?
9. ¿En qué consiste la responsabilidad civil?
10. ¿Cómo se enfrenta la responsabilidad administrativa?

elementos necesarios, los cuales son de tres tipos: físicos, tec-


,1752'8&&,Ï1 nológicos y humanos, según se señala en el artículo 26 de este
reglamento y en las Normas Oficiales Mexicanas.
Los recursos físicos comprenden la infraestructura y dis-
En México, el artículo 1 de la Ley General de Salud regla- tribución adecuadas de las áreas, para cada servicio que ofrece
menta el derecho a la protección de la salud que tiene toda algún establecimiento; los recursos tecnológicos e insumos de
persona, en los términos del artículo 4 de la Constitución calidad en todos los servicios y áreas; y el factor humano, es
Política de los Estados Unidos Mexicanos, se aplica en toda la decir, el equipo de salud compuesto por el personal directivo

© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR


república y sus disposiciones son de orden público e interés y operativo de establecimientos públicos, sociales o privados,
social. El citado artículo establece que los servicios de salud se personal que debe ser suficiente e idóneo. De este modo, para
clasifican en tres tipos: que un lugar que ofrece servicios de atención médica funcio-
ne de forma adecuada debe contar con todo lo anterior en
1. De atención médica todos los turnos y en todas las áreas, para cubrir las 24 horas,
2. De salud pública los 365 días del año. Asimismo, a fin de cumplir con tales obli-
3. De asistencia social gaciones los espacios en que se presten estos servicios deberán
tener un responsable,2 cuyas funciones son las siguientes:
El primer tipo, la atención médica, se define como el conjun-
to de servicios que se proporcionan al individuo con el fin de 1. Establecer y vigilar el desarrollo de los procedimientos
proteger, promover y restaurar su salud, para lo cual podrá para asegurar la oportuna y eficiente prestación de los
apoyarse de medios electrónicos, de acuerdo con las Normas servicios que el establecimiento ofrece, así como para
Oficiales Mexicanas.1 el cabal cumplimiento de la ley y las demás disposicio-
El Reglamento de la Ley en Materia de Prestación de nes aplicables.
Servicios de Atención Médica entiende por servicio de aten- 2. Atender en forma directa las reclamaciones que se
ción médica el conjunto de recursos que interviene de forma formulen por irregularidades en la prestación de los
sistemática para la prevención, curación y cuidados paliativos servicios, ya sea las originadas por el personal del esta-
de las enfermedades que afectan a los usuarios, así como para blecimiento o por profesionales, técnicos o auxiliares
la rehabilitación de los mismos, y señala que los estableci- independientes que en él laboren, sin perjuicio de la
mientos que presten servicios de esta índole deberán tener los responsabilidad profesional en que se incurra.

40

ERRNVPHGLFRVRUJ
Responsabilidad civil, penal y administrativa • 41

3. Notificar al Ministerio Público y, en su caso, a las de- pero nunca una prueba admitida en la ley, ya que incumple
más autoridades competentes, los casos en que se les uno de los elementos objetivos de todo dictamen: modo,
requieran servicios de atención médica para personas tiempo y lugar. Estos conocimientos son indispensables para
con lesiones u otros signos que se presuman vinculados que el perito practique el dictamen médico pericial.7
a la comisión de hechos ilícitos. Por tal causa es indispensable que el dictamen médico
4. Contratar, de acuerdo con las Normas Oficiales Mexi- pericial se elabore con la metodología descrita en el artículo
canas correspondientes, a personal suficiente e idóneo.3 34 de la Ley Reglamentaria del Artículo 5 Constitucional y,
por tanto, es obligación del perito tomar en consideración los
Como puede apreciarse, el personal directivo tiene múltiples siguientes enunciados:3
obligaciones que, de ser incumplidas, también generan res-
ponsabilidades. 1. Si el profesionista procedió de modo correcto, en el
Por otro lado, el personal operativo está obligado a poner marco de los principios científicos y la técnica aplica-
todos sus conocimientos científicos y recursos técnicos al ser- ble al caso, en general aceptados dentro de la profesión
vicio de su cliente, y para el buen desempeño del trabajo con- de que se trate. Es decir, aplicar la Lex Artis tomando
venido.4 en consideración el caso en particular, así como el
Existe, entonces, la obligación para las instituciones, mé- modo, tiempo y lugar de la atención.
dicos y, en general, para cualquier persona relacionada con la 2. Si dispuso de los instrumentos, materiales y recursos
prestación de servicios de salud, de brindar la atención médi- de otro orden que debieron emplearse, atendidas las
ca en las condiciones antes descritas; si su actuación no se circunstancias del caso y el medio en que se presentó
ajusta a las normas que contemplan la forma en que ésta debe el servicio. Esto lleva a analizar si el establecimiento
ser proporcionada, dichas personas podrán ser sujetas de res- contaba con todo lo necesario para dicha atención, des-
ponsabilidad jurídica. Es decir, la responsabilidad es compar- de equipamiento hasta insumos y personal idóneo; de
tida por todos aquellos que intervienen en la prestación de los lo contrario, podría existir una responsabilidad o co-
servicios de salud: médicos, enfermeras, intendentes, adminis- rresponsabilidad para la institución.
trativos, auxiliares y, en su caso, las propias instituciones.5 3. Si en el curso del trabajo se tomaron todas las medidas
indicadas para obtener éxito. Si se actuó con base en las
valoraciones preoperatorias, interconsultas y exámenes
de laboratorio y gabinete para el caso en particular.
5(63216$%,/,'$' 4. Si se dedicó el tiempo necesario para desempeñar de
forma correcta el servicio convenido. Esto es muy im-
portante sobre todo en el sector salud, en donde el ex-
El concepto de responsabilidad profesional se refiere a la obli- ceso de trabajo en ocasiones dificulta tener el tiempo
gación que tienen de responder por sus actos aquellos que suficiente para cada enfermo.
ejercen una profesión determinada, entendiéndose por ésta: 5. Cualquier otra circunstancia que en el caso especial
“la realización habitual a título oneroso o gratuito de todo pudiera haber influido en la deficiencia o fracaso del
acto o la prestación de cualquier servicio propio de cada pro- servicio prestado. Es aquí donde es muy importante
fesión”. Responsabilidad profesional médica es la obligación valorar las condiciones y conductas del paciente.
que tienen los doctores de reparar y satisfacer las consecuen-
cias de los actos, omisiones y errores voluntarios, e incluso Es así como se llevaría a cabo una completa valoración de la
© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR

involuntarios, dentro de ciertos límites, cometidos en el ejer- atención médica brindada y se determinaría cuál de los acto-
cicio de su profesión.6 res faltó a su obligación de proporcionar los medios adecua-
El profesionista está obligado a poner todos sus cono- dos que cada uno, como prestadores de servicios, debe
cimientos científicos y recursos técnicos al servicio de su cumplir; también se valoran las condiciones del paciente.
cliente, así como al desempeño del trabajo convenido,4 de lo Del daño provocado a un enfermo por la acción u omi-
cual emerge una obligación legal sancionable en caso de in- sión del médico al ejercer su profesión, sin que medie inten-
cumplimiento. ción alguna, o bien, de la conducta clínica incorrecta a
Para la valoración de esta responsabilidad es necesario consecuencia de la decisión de aplicar un criterio equivocado,
saber si se cumplió o no con la obligación, y para ello deben se deriva la obligación de responder por los daños ocasionados,
considerarse todos los recursos que intervienen de forma sis- y surge cuando se presenta alguno de los siguientes casos:8
temática a fin de prestar la atención médica adecuada y, de
hecho, son las instituciones de salud, por medio de su perso- 1. Negligencia: es el incumplimiento de los elementales
nal directivo, las que deben proporcionarlos. Es aquí donde se principios de la profesión, esto es, que sabiendo lo que
delimita la obligación de los prestadores de servicios de salud: se debe hacer, no se haga, o a la inversa, que sabiendo
cuál le compete al personal directivo, cuál al operativo o par- lo que no se debe hacer, se haga. En general ocurre por
ticular y, sobre todo, tomar en cuenta el modo, tiempo y lugar omisión; por ejemplo, el abandono del enfermo o ne-
donde se llevó a cabo dicha atención médica, ya que es la garse a atender a un paciente en caso de emergencia.
única forma de tener objetividad respecto al hecho. Actuar de 2. Imprudencia: es afrontar un riesgo sin haber tomado
este modo acabaría con la falta de equidad que se comete a las debidas precauciones para evitarlo, procediendo
diario por opiniones técnico-médicas que son tomadas como con apresuramiento innecesario y sin detenerse a pen-
dictámenes, ya que en éstas sólo se considera el acto médico sar en los inconvenientes que resultarán de esa acción
y no la atención, siendo aquél un instrumento administrativo u omisión, es decir, consiste en hacer lo que no debería

ERRNVPHGLFRVRUJ
42 • Tratado de cirugía general (Capítulo 5)

ser hecho. Por ejemplo, olvidar instrumental en la cavi- clusive a un evento adverso. Los principales factores que de-
dad abdominal o transmitir enfermedades contagiosas ben ser tomados en cuenta como causantes de variabilidad en
por falta de asepsia. los diferentes pacientes son:11
3. Impericia: es falta de conocimientos técnicos básicos e
indispensables que se deben tener, de manera obligato- • Edad. Hay que tomar en cuenta que con los menores no
ria, en determinadas profesiones; es hacer mal lo que se realiza un interrogatorio directo ni existe la posibili-
debía hacerse bien. Por ejemplo, solicitar al paciente dad de que describan sus síntomas; con los ancianos, en
análisis de laboratorio incompletos. tanto, además de las posibles dificultades de comunica-
ción debe considerarse que los síntomas se manifiestan
La actualización de cualquiera de las anteriores hipótesis en con menor claridad o más tarde de lo esperado.
el ejercicio profesional de la medicina puede dar lugar, como • El estado físico y psicológico del paciente, para tener
ya fue señalado, a diversos tipos de responsabilidad, cuestión en cuenta daños previos, su capacidad de respuesta al
que enseguida se analizará a detalle. tratamiento, su resistencia ante la agresión que repre-
Es conveniente describir el tipo de obligaciones que se senta la enfermedad y su capacidad inmunológica.
tienen para con los usuarios de los servicios de atención mé- • La posibilidad de recuperación de una persona será
dica, ya que de ello deriva la responsabilidad de los prestado- menor entre mayor sea el nivel de gravedad con que se
res de dicho servicio. presente a solicitar atención.
• Las enfermedades con las que cursa el paciente (comor-
bilidades), sobre todo las crónicas, van a interactuar en
diferentes formas con el proceso patológico actual.
2%/,*$&,21(6'(/2635(67$'25(6 • El tiempo de evolución de la enfermedad o el tiempo
'(6(59,&,26'($7(1&,Ï10e',&$ sin un tratamiento efectivo actuará siempre en contra
del enfermo.
• El estado inmunológico puede encontrarse deteriorado
• Obligaciones de medios como consecuencia del estado nutricional, de la edad,
• Obligaciones de resultados de la existencia de enfermedades debilitantes o de me-
dicamentos inmunosupresores.
• Aunque en el caso de las alergias conocidas existe el
2%/,*$&,21(6'(0(',26 compromiso del paciente de informarlas y del médico
de investigarlas para prever y prevenir un efecto adver-
so, hay alergias y fenómenos de idiosincrasia descono-
Son aquellas en las que el profesional de la salud (médico) se cidos por el propio paciente, mismos que lo colocan en
obliga a emprender o realizar una actividad sin garantizar un riesgo de una adversidad o un evento centinela, inespe-
resultado. rado e imprevisible, con gravedad variable e inclusive
El médico se libera haciendo lo humanamente posible y susceptible de producir la muerte.
sin asegurar un efecto determinado; tan sólo se compromete a • La participación comprometida del paciente y sus fa-
poner en práctica la conducta que de ordinario conduce a miliares o la ausencia de ella actuará a favor o en con-
cierto resultado que, empero, bien puede no producir. Es decir, tra de una correcta evolución para la recuperación o
se compromete a realizar una conducta diligente y prudente permitirá una evolución desfavorable que lo lleve al

© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR


orientada a la obtención de un efecto, pero sin asegurarlo.9 deterioro progresivo y muerte.
Si se demuestra que puso toda su pericia y diligencia en • Sobre la respuesta al tratamiento, entre un paciente y
la ejecución de la obligación a su cargo, no puede ser respon- otro también existen variaciones no previsibles, depen-
sabilizado por la falta del resultado. El grueso de las obligacio- dientes de la respuesta personal de cada uno. Así, debe
nes del médico son de medios, con lo que éste se libera gracias considerarse que con una misma prescripción un pa-
al aporte de su ciencia y poniendo todos los medios a su al- ciente puede manifestar intolerancia, un efecto excesi-
cance para la curación del paciente, aun cuando ésta no se vo e inclusive toxicidad, en tanto que en otro el efecto
produzca por factores ajenos a su voluntad o ciencia. El mé- puede ser insuficiente y no se consigue ni siquiera la
dico no puede ser responsabilizado por daños imprevistos o respuesta esperada.
por falta de equipo, instrumental o insumos.
El médico está obligado a poner al servicio de los pacien- No todos los casos en que se hubiera producido daño al pa-
tes conocimientos, habilidades y destrezas con el único fin de ciente implican responsabilidad médica. Existen condiciones
resolver el problema de salud por el que es consultado. Sin excluyentes de responsabilidad, tales como:12
embargo, no puede asegurar la curación. En este sentido, el
médico debe apegarse a los tratamientos que la evidencia de- • Cuando el daño al paciente sea atribuible a la idiosin-
muestra son los más efectivos y eficientes. Más aún: debe ape- crasia de éste o a incidentes o accidentes no previsibles.
garse a principios éticos.10 • Cuando el efecto adverso es imputable al padecimien-
A pesar del cumplimiento riguroso de la Lex Artis y de to, ante lo cual el usuario asume el riesgo a través de su
los postulados de una atención médica con calidad, acordes consentimiento informado.
con los conceptos vigentes y con las Guías de Práctica Clínica • Cuando el efecto adverso es causado al actuar para
y las Normas Oficiales Mexicanas, las características propias proteger la vida o la integridad corporal del enfermo
de cada paciente pueden conducir a resultados diversos e in- (principio del bien mayor).

ERRNVPHGLFRVRUJ
Responsabilidad civil, penal y administrativa • 43

Tampoco es el médico el único responsable del daño al pa- el resultado típico, quiere o acepta la realización del hecho
ciente como consecuencia del proceso de atención; con fre- descrito por la ley; actúa de manera culposa el que produce el
cuencia esa responsabilidad recae en la institución prestadora resultado típico, que no previó siendo previsible o que previó
de los servicios de salud, por las siguientes causas: confiando en que no se produciría, en virtud de la violación a
un deber de cuidado, que debía y podía observar según las
• Instalaciones y equipamiento insuficientes o con fun- circunstancias y condiciones personales.14
cionamiento inadecuado. De lo anterior se deriva que los delitos del médico no son
• Desabasto de insumos, insumos inapropiados o de graves porque son de tipo culposo y, por lo tanto, tiene dere-
mala calidad. cho a solicitar su libertad, sólo hay que depositar una fianza y
• Selección de personal no calificado o insuficiente. enfrentar el proceso en libertad; es recomendable tener un
• Suplencia de personal con trabajadores sin la capacita- seguro de responsabilidad profesional que se haga cargo de
ción suficiente. todos los gastos y de la asesoría en la demanda. También es
• Servicio de enfermería insuficiente o no calificado. responsabilidad del médico reparar los daños cometidos por
los residentes, internos y enfermeras que actúen bajo sus indi-
Por todo lo anterior, el médico sólo tiene la obligación de caciones o estén a su cargo, como se verá a continuación.
medios y no de resultados. Es en los casos de abogados y mé- Los delitos cometidos en la práctica médica se encuen-
dicos donde la distinción de obligaciones de medios y de re- tran previstos en los códigos penales del país y además existen
sultados alcanza su mayor utilidad, porque el resultado otros actos punibles en la Ley General de Salud. De manera
último, la curación o la victoria en el juicio, es demasiado específica, el Código Penal federal y, siguiendo su ejemplo, la
aleatoria como para que, ante su falta de consecución, el ex- mayoría de los códigos penales de los estados tienen un apar-
perto deba responder.5 tado dedicado a la responsabilidad profesional.15
Artículo 228. Los profesionistas, artistas o técnicos y sus
auxiliares serán responsables de los delitos que cometan en el
2%/,*$&,21(6'(5(68/7$'26 ejercicio de su profesión, en los términos siguientes y sin per-
juicio de las prevenciones contenidas en la Ley General de
Salud o en otras normas sobre ejercicio profesional, en su caso:
En éstas el médico se compromete, en concreto, a la obten-
ción de un resultado determinado; si no se obtiene, aun con la
I. Además de las sanciones fijadas para los delitos que re-
mayor diligencia empleada, existe responsabilidad, a no ser
sulten consumados, según sean dolosos o culposos, se les
que se demuestre caso fortuito o fuerza mayor.
aplicará suspensión de un mes a dos años en el ejercicio
Existen procedimientos como la cirugía estética donde se
de la profesión o definitiva en caso de reincidencia; y
asegura un resultado y se le da al paciente dicha certeza, por lo
II. Estarán obligados a la reparación del daño por sus ac-
que, si no se logra lo prometido, amerita demanda; ello no su-
tos propios y por los de sus auxiliares, cuando éstos
cede así con las intervenciones reconstructivas. Otro ejemplo
obren de acuerdo con las instrucciones de aquéllos.
es la cirugía oftalmológica con láser y algunos procedimientos
de cirugía menor en donde se puede garantizar un resultado.
En términos de jurisprudencia se ha decidido que la Es una responsabilidad personal, es decir, quien comete el
ciencia médica tiene sus limitaciones y que en el tratamiento delito debe responder por él en forma individual, ya sea con
de las enfermedades existe siempre un área que escapa al cál- multa, suspensión de su cédula profesional o cárcel, esta últi-
ma no en caso del médico, por ser un delito culposo, no grave.
© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR

culo más riguroso o a las previsiones más prudentes, todo lo


cual obliga a restringir el campo de la responsabilidad.9 Con respecto a la reparación del daño, puede existir respon-
sabilidad de la institución y ser ésta la que lo repare, si se de-
muestra que fue omisa en poner a disposición instrumental,
equipo, insumos o personal suficiente e idóneo, necesarios en
7,326'(5(63216$%,/,'$' esa atención.
Como inculpado, el médico tiene varios derechos, entre
352)(6,21$/0e',&$
ellos presentar su declaración preparatoria en forma oral o
escrita y ser asesorado por su defensor. 14 Lo más recomenda-
5(63216$%,/,'$'3(1$/ ble es que conteste la demanda por escrito, ya con todos los
elementos que obren en el proceso, asesorado por su abogado
y el perito profesional, quien le realizará el dictamen pericial
Esta responsabilidad supone una afectación a los bienes jurí- que él, como demandado, puede presentar; asimismo, tiene
dicos individuales o colectivos y se expresa a través de la co- derecho a ser considerado inocente hasta que sea resuelta en
misión de un delito. En el caso de los médicos se afecta la definitiva su situación jurídica, y también a presentar testigos
salud al lesionar un órgano o se afecta la vida cuando el pa- y demás pruebas pertinentes.16
ciente fallece. Tanto la lesión como el homicidio impruden-
cial son delitos tipificados en la ley, y las sanciones pueden ser
una simple amonestación, la suspensión del ejercicio profe-
sional y, raras veces, prisión. 5(63216$%,/,'$'&,9,/
Las acciones u omisiones delictivas sólo pueden realizar-
se de forma dolosa o culposa.13 Obra con dolo quien, cono- Este tipo de responsabilidad requiere la presencia de un daño,
ciendo los elementos de tipo penal o previendo como posible el cual debe ser reparado en términos económicos. La respon-

ERRNVPHGLFRVRUJ
44 • Tratado de cirugía general (Capítulo 5)

sabilidad civil requiere la concurrencia de los siguientes re- traje, esta última cláusula es importante porque es factible
quisitos: que si el paciente no está seguro de su demanda se retracte.

• Un hecho ilícito
• La existencia de un daño 5(63216$%,/,'$'$'0,1,675$7,9$
• Un nexo de causalidad entre el hecho y el daño

El primer requisito, hecho ilícito, significa que se ha incurrido Es un principio general del Derecho que todo aquel que cau-
en una conducta dolosa o culposa. En el caso de los médicos, y se un daño a otro debe resarcirlo. Esta obligación puede tener
como ya se señaló, estos delitos son culposos, es decir, el profe- distinta naturaleza y sujetos a quienes se deba reparar, en fun-
sional de la salud ha actuado sin la intención de causar el daño ción de si se trata de una responsabilidad civil o penal; por la
y éste se produjo por imprudencia, negligencia o impericia. naturaleza y los alcances del servicio público, el compromiso
El segundo requisito, el daño, puede ser en la persona (le- que tienen quienes se desempeñan en él es de tal envergadu-
sión u homicidio) o en su patrimonio (lo que gastó para recu- ra que ha dado lugar a una forma de obligación distinta a las
perar su salud o lo que dejó de ganar el tiempo que duró la tradicionales.20
incapacidad), y también se incluye el denominado daño moral, La Constitución Política de los Estados Unidos Mexica-
definido como la afectación que alguien sufre en sus senti- nos señala, en los artículos 109 y 110, lo siguiente sobre la
mientos, afectos, creencias, decoro, honor, reputación, vida pri- responsabilidad administrativa: los servidores públicos y par-
vada, configuración y aspectos físicos, o bien, en la consideración ticulares que incurran en responsabilidad frente al Estado se-
que sobre el afectado tienen los demás. Se presumirá que hubo rán sancionados. Así, la responsabilidad administrativa de los
daño moral cuando se vulnere o menoscabe de forma ilegítima servidores públicos surge como consecuencia del actuar ilíci-
la libertad o la integridad física o psíquica de las personas.17 to de un funcionario, diferenciando a esa responsabilidad de
El tercer requisito, la relación de causalidad indispensa- las penales y de las civiles a que también está sujeto.21
ble para que surja la responsabilidad civil, es la presencia del
daño; el juzgador debe determinar la causa que lo produjo y I. La comisión de delitos por parte de cualquier servidor
si tiene relación o no con el actuar del profesional, ya que, en público será perseguida y sancionada en los términos
ocasiones, obedece a la falta de equipos e insumos o a la tar- de la legislación penal; y
danza en enviar o subrogar servicios especializados, y en esto II. Se aplicarán sanciones administrativas a los servidores
nada tiene que ver el profesional médico. Es aquí donde la públicos por los actos u omisiones que afecten la lega-
autoridad se auxilia de peritos profesionales para que le ayu- lidad, honradez, lealtad, imparcialidad y eficiencia que
den a determinar qué originó el daño reclamado y son ellos deban observar en el desempeño de sus empleos, car-
los encargados de determinar la relación causal. gos o comisiones. Los procedimientos para la aplica-
Ahora bien, las controversias suscitadas por una presunta ción de las sanciones mencionadas se desarrollarán
responsabilidad civil en la práctica médica se pueden dirimir autónomamente. No podrán imponerse dos veces por
por vía jurisdiccional, ante un juez civil de primera instancia, una sola conducta sanciones de la misma naturaleza.
o acudiendo a la justicia alternativa, como la Comisión Na-
cional de Arbitraje Médico o las comisiones estatales, ya sea Este tipo de responsabilidad puede operar con independencia
por vía de la amigable composición o el arbitraje.3 Esta últi- de que se cause o no un daño en la salud, y se presenta cuando
ma instancia es voluntaria y posibilita llevar a cabo una con- se infringen algunos de los preceptos establecidos en la Ley

© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR


ciliación con la parte afectada, lo cual es muy recomendable General de Salud o en sus reglamentos, aplicando, de manera
siempre y cuando se garantice equidad en el proceso; de so- particular, el Reglamento de la Ley General de Salud en Ma-
meterse a un arbitraje, se debe tener absoluta confianza en el teria de Prestación de Servicios de Atención Médica, que re-
árbitro, ya que se firma una aceptación del resultado antes de gula los derechos y obligaciones de los usuarios y establece las
tenerlo y si resulta desfavorable al médico sólo existe un re- disposiciones para la prestación de servicios de consultorios,
curso para manifestar su inconformidad: el amparo. de hospitales, de atención materno-infantil, de planificación
En esta vía civil, la ventaja para el médico es que puede familiar, de salud mental, rehabilitación, diagnóstico y trata-
reconvenir o contrademandar al paciente en la misma contes- miento, en los ámbitos público, privado o social.
tación de la demanda; ya que la ley así lo contempla, si al El artículo 416 de la Ley General de Salud menciona que
contestar la demanda se opusiere reconvención, se correrá las violaciones a los preceptos de la ley, sus reglamentos y
traslado de ella al actor para que la conteste;18 esto es cuando demás disposiciones que emanen de ella, serán sancionadas
existe la certeza de no tener responsabilidad y el juez o el en términos administrativos por las autoridades sanitarias, sin
árbitro en la misma demanda deberá resolver lo conducente. perjuicio de las penas que correspondan cuando sean consti-
La contestación de la demanda se hace por escrito y pun- tutivas de delitos.
to por punto, aclarando, negando o enunciando cómo fueron Los tipos de sanciones son enunciadas en el artículo 417
los hechos. Al final se agrega la reconvención con base, tam- del mismo ordenamiento:
bién, en el artículo 35 de la Ley Reglamentaria del Artículo 5
Constitucional, el cual menciona en su segundo párrafo que, I. Amonestación con apercibimiento.
de no resultar culpable, el cliente deberá pagar los honorarios, II. Multa.
los gastos del juicio o procedimiento convencional y los daños III. Clausura temporal o definitiva, que podrá ser parcial o
que en el prestigio le hubiere causado al profesionista; aunque total.
el procedimiento es llevado a cabo por las comisiones de arbi- IV. Arresto hasta por 36 horas.

ERRNVPHGLFRVRUJ
Responsabilidad civil, penal y administrativa • 45

Los profesionales de la salud que laboren en el sector pú- los trabajadores sólo dejará de surtir efectos sin res-
blico se encuentran sujetos, además, a la Ley Federal de ponsabilidad para los titulares de las dependencias
Responsabilidades Administrativas de los Servidores Pú- por las siguientes causas:
blicos, cuyo artículo 13 señala que las sanciones pueden
consistir en: • Por resolución del Tribunal Federal de Concilia-
ción y Arbitraje, en los casos siguientes:
I. Amonestación privada o pública. 1. Cuando el trabajador incurriere en faltas de
II. Suspensión del empleo, cargo o comisión por un perio- probidad u honradez o en actos de violencia,
do no menor de tres días ni mayor a un año. amagos, injurias o malos tratamientos contra
III. Destitución del puesto. sus jefes o compañeros o contra los familiares
IV. Sanción económica. de unos u otros, ya sea dentro o fuera de las
V. Inhabilitación temporal para desempeñar empleos, horas de servicio.
cargos o comisiones en el servicio público. 2. Cuando faltare por más de tres días consecuti-
vos a sus labores sin causa justificada.
Los servidores públicos de base y los de confianza reciben 3. Por destruir intencionalmente edificios, obras,
diferente trato en las instancias que han de evaluar su respon- maquinaria, instrumentos, materias primas y
sabilidad; la ley estipula lo siguiente: “La ejecución de las san- demás objetos relacionados con el trabajo.
ciones administrativas impuestas en resolución firme se 4. Por cometer actos inmorales durante el trabajo.
llevará a cabo de inmediato en los términos que disponga la 5. Por revelar los asuntos secretos o reservados de
resolución. La suspensión, destitución o inhabilitación que se que tuviere conocimiento con motivo de su
impongan a los servidores públicos de confianza surtirán trabajo.
efectos al notificarse la resolución y se considerarán de orden 6. Por comprometer con su imprudencia, descui-
público. Tratándose de los servidores públicos de base, la sus- do o negligencia la seguridad del taller, oficina
pensión y la destitución se sujetarán a lo previsto en la ley o dependencia donde preste sus servicios o de
correspondiente”.19, 22 las personas que allí se encuentren.
Por tal razón, estos últimos seguirán los causales que se 7. Por desobedecer reiteradamente y sin justi-
contemplan en la Ley Federal del Trabajo, apartados A o B, ficación las órdenes que reciba de sus supe-
según el caso, ya que en su artículo 3 la Ley Federal de Res- riores.
ponsabilidades de los Servidores Públicos menciona a las jun- 8. Por concurrir, habitualmente, al trabajo en es-
tas de conciliación y arbitraje como entes facultados para tado de embriaguez o bajo la influencia de al-
llevar a cabo dichas sanciones; así, las autoridades competen- gún narcótico o droga enervante.
tes para aplicar la citada ley serán: 9. Por falta comprobada de cumplimiento a las
condiciones generales de trabajo de la depen-
I. Las Cámaras de Senadores y Diputados del Congreso dencia respectiva.
de la Unión. 10. Por prisión que sea el resultado de una senten-
I bis. I bis. La Asamblea Legislativa de la Ciudad de México. cia ejecutoria.
II. La Secretaría de Contraloría y Desarrollo Adminis-
trativo. En los casos a que se refiere esta fracción, el jefe superior de
III. Las dependencias del Ejecutivo Federal. la oficina respectiva podrá ordenar la remoción del trabajador
© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR

IV. El órgano ejecutivo local del Gobierno de la Ciudad que diere motivo a la terminación de los efectos de su nom-
de Mexico. bramiento, a oficina distinta de aquella en que estuviere pres-
V. (Se deroga). tando sus servicios, dentro de la misma entidad federativa
VI. El Consejo de la Judicatura de la Ciudad de México. cuando esto sea posible, hasta que sea resuelto en definitiva el
VII. El Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa. conflicto por el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje21,
VIII. Los tribunales del trabajo, en los términos de la legisla- y sólo entonces deberá ser suspendido o inhabilitado el servi-
ción respectiva. dor público de base.22
IX. Los demás órganos jurisdiccionales que determinen las Al realizar su actividad profesional, las instituciones de
leyes. salud y los facultativos deberán cumplir con todas y cada una
de las obligaciones establecidas en el Reglamento de la Ley
En común que los servidores públicos de base desconozcan General de Salud en Materia de Prestación de Servicios de
esta disposición y sean sometidos a un proceso largo, tedioso Atención Médica, que al efecto dispone la forma y condi-
e injusto a través de las instancias administrativas, ya que, ciones en que dicho servicio deberá ser prestado.5 La res-
como menciona esta ley, la suspensión y la destitución se su- ponsabilidad es compartida por directivos y administrativos,
jetarán a lo previsto en la Ley Federal del Trabajo, apartados porque son ellos los que tienen que aportar los recursos físi-
A o B del artículo 123 constitucional. Cuando estos traba- cos, tecnológicos y humanos que requiere la atención médi-
jadores son suspendidos o rescindidos casi siempre son re- ca, según el artículo 26 de este reglamento, así como personal
instalados al contratar un abogado laboral, debido a lo que a suficiente e idóneo en todos los turnos, de acuerdo con el
continuación se menciona: artículo 21 del mismo ordenamiento. Por ello, al dejar de
aportar dichos recursos serían omisos en la prestación de ser-
Ningún trabajador podrá ser cesado sino por justa causa. vicios de atención médica y, por lo tanto, también objeto de
En consecuencia, el nombramiento o designación de responsabilidad.

ERRNVPHGLFRVRUJ
46 • Tratado de cirugía general (Capítulo 5)

Reglamentaria del Artículo 5 Constitucional; es deber


&203(7(1&,$6$'48,5,'$6 del perito tomar en consideración los siguientes enun-
ciados de la misma:
a) Si el profesionista procedió de forma correcta, den-
1. La responsabilidad profesional médica es la obligación tro de los principios científicos y la técnica aplica-
que tienen los profesionales de la salud de reparar y sa- ble al caso, en general aceptados dentro de la
tisfacer las consecuencias de los actos, omisiones y erro- profesión de que se trate.
res voluntarios e involuntarios, incluso, dentro de ciertos b) Si dispuso de los instrumentos, materiales y recur-
límites, cometidos en el ejercicio de su profesión. sos de otro orden que debieron emplearse, atendi-
2. La atención médica se entiende, según el artículo 32 de das las circunstancias del caso y el medio en que se
la Ley General de Salud, como el conjunto de servicios presente el servicio.
que se proporcionan al individuo con el fin de proteger, c) Si en el curso del trabajo se tomaron todas las me-
promover y restaurar su salud; un servicio de atención didas indicadas para obtener éxito.
médica es el conjunto de recursos de tres tipos: físicos, d) Si se dedicó el tiempo necesario para desempeñar
tecnológicos y humanos. Los recursos físicos se refieren de modo correcto el servicio convenido.
a la infraestructura y distribución adecuada de las áreas e) Cualquier otra circunstancia que en el caso espe-
en cada servicio que ofrece algún establecimiento, los cial pudiera haber influido en la deficiencia o fraca-
tecnológicos al equipamiento e insumos de calidad en so del servicio prestado.
todos los servicios y áreas del mismo y los humanos al 8. Un médico al que se le ha imputado responsabilidad
equipo de salud, compuesto por el personal directivo y penal tiene varios derechos. De acuerdo con la Cons-
operativo de establecimientos públicos, sociales o pri- titución Política de los Estados Unidos Mexicanos,
vados, personal que debe ser suficiente e idóneo. uno de ellos es presentar su declaración preparatoria
3. Las obligaciones de medios son aquellas en las que el en forma oral o escrita y ser asesorado por un defen-
médico se obliga a realizar una actividad sin garantizar sor. Lo más recomendable es contestar la demanda
un resultado; hace todo lo posible, pero sin asegurar un por escrito, ya con todos los elementos que obren en
efecto determinado, tan sólo se compromete a poner el proceso, asesorado por su abogado y el perito pro-
en práctica la conducta que de ordinario conduce a un fesional, quien le realizará el dictamen pericial; tam-
determinado resultado, pero que bien puede no produ- bién tiene derecho a ser considerado inocente hasta
cirlo. Es decir, se compromete a realizar una conducta que sea resuelta en definitiva su situación jurídica, así
diligente y prudente orientada a la obtención de un como a presentar testigos y todas las pruebas perti-
efecto, pero sin asegurarlo. nentes.
4. El personal directivo está obligado a establecer y vigi- 9. La responsabilidad civil requiere que exista un daño, el
lar el desarrollo de procedimientos para asegurar la cual puede ser físico, moral o patrimonial, y debe ser
oportuna y eficiente prestación de los servicios que el reparado en términos económicos. Existen dos vías
establecimiento ofrezca, así como para el cabal cum- para resolver la controversia: la jurisdiccional, median-
plimiento de la Ley General de Salud y las demás dis- te un juez civil que determina la cuantía, o la concilia-
posiciones aplicables; asimismo, deben atender en toria o arbitral en las Comisiones Nacional o Estatales
forma directa las reclamaciones que se formulen por de Arbitraje Médico. Esta segunda vía tiene la ventaja
irregularidades en la prestación de los servicios y noti- de poder contrademandar al paciente en caso de no

© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR


ficar al Ministerio Público en casos violentos o cuando tener responsabilidad, como lo mencionan el artículo
se sospeche un delito (artículo 19 del Reglamento en 155 del Código Federal de Procedimientos Penales y el
Materia de Prestación de Servicios de Atención Médi- artículo 35 de la Ley Reglamentaria del Artículo 5
ca de la Ley General de Salud). Constitucional. En ocasiones la responsabilidad obede-
5. El personal operativo está obligado a poner todos sus cerá a la falta de instrumental e insumos, por lo que no
conocimientos científicos y recursos técnicos al servi- será imputable al médico.
cio de su cliente, así como al desempeño del trabajo 10. La responsabilidad administrativa se enfrenta de
convenido. acuerdo a la relación laboral que en el caso concreto se
6. La negligencia puede definirse como el incumplimien- presente, ya que los servidores públicos de base y los
to de los elementales principios inherentes al arte o de confianza reciben diferente trato en cuanto a las
profesión, esto es, que sabiendo lo que se debe hacer instancias que han de evaluarlos. En este sentido, la
no se hace, o a la inversa, que sabiendo lo que no se Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos,
debe hacer se hace. La impericia es la falta de conoci- en su artículo 30, menciona que la ejecución de las
mientos técnicos básicos e indispensables para ejecutar sanciones administrativas impuestas en resolución fir-
determinada arte o profesión. La imprudencia es lo me se llevará a cabo de inmediato en los términos que
opuesto a la prudencia: es afrontar un riego sin haber disponga la resolución. La suspensión, destitución o
tomado las debidas precauciones para evitarlo, proce- inhabilitación que se imponga a los servidores públi-
diendo con apresuramiento innecesario y sin detenerse cos de confianza surtirá efectos al notificarse y se con-
a pensar los inconvenientes que resultarán de esa ac- siderará de orden público. Tratándose de servidores
ción u omisión. públicos de base, la suspensión y la destitución se su-
7. Los criterios para la realización de un dictamen peri- jetarán a lo previsto en la ley correspondiente, que es
cial se encuentran señalados en el artículo 34 de la Ley la Ley Federal del Trabajo.

ERRNVPHGLFRVRUJ
Responsabilidad civil, penal y administrativa • 47

La Ley General de Salud y su Reglamento de Atención


5(680(1 Médica imponen obligaciones para el personal directivo y
operativo de los establecimientos de atención médica y las
sanciones en las que incurren al no cumplirlas, derivando esto
La responsabilidad en que incurre el equipo de salud es en responsabilidad penal, con prisión, inhabilitación del ejer-
diversa: penal, civil, administrativa y en ocasiones hasta la- cicio profesional o multa; en la vía civil con el aspecto econó-
boral. El equipo de salud enfrenta obligaciones, y de no mico, al tener que reparar los daños y perjuicios causados, ya
cumplirlas incurre en negligencia, impericia o imprudencia, sean físicos, patrimoniales o morales; en la vía administrativa
las cuales tienen implicaciones legales en las vías antes con amonestación, multa e inhabilitación para ejercer em-
enunciadas, ya sea en la medicina privada o en el sector pleos, cargos o comisiones en el sector público; y en la laboral,
público. desde una llamada de atención hasta la desvinculación laboral.

5()(5(1&,$6

1. Ley General De Salud. Art. 32. Última Reforma Publicada En: El 13. Código Penal Federal. Art. 8. Última Reforma Publicada en: el
Diario Oficial De La Federación. El día 20 de abril del 2015. Diario Oficial de la Federación. El día 2 marzo 2015.
2. Reglamento de la Ley General De Salud en Materia de Prestación 14. Código Penal Federal. Art. 9. Última Reforma Publicada en: el
DE Servicios de Atención Médica. Art. 19. Última Reforma Publi- Diario Oficial de la Federación. El día 12 marzo 2015.
cada en: el Diario Oficial de la Federación. El día 24 de abril de 2014. 15. Código Federal De Procedimientos Penales. Art. 155.Última Re-
3. Maite AG: La imparcialidad del dictamen pericial como elemento del forma Publicada en el Diario Oficial de la Federación. 29122014.
debido proceso. Revista chilena de derecho, 2011;38(2):371-378. 16. Constitución Política De Los Estados Unidos Mexicanos. Art 20.
4. Ley Reglamentaria Del Art.5to Constitucional Relativo al ejerci- Última Reforma Publicada en el Diario Oficial de la Federación.
cio de las profesiones en el Distrito Federal. Art. 33. Publicada En: Última reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación. El
El Diario Oficial De La Federación. El día 19 de agosto de 2010. día 22 mayo de 2015.
5. Sánchez CO: La Responsabilidad Profesional de los prestadores 17. Código Civil federal. Art 1916. Últimas reformas publicadas Dia-
del Servicio Médico, Marco Jurídico para la resolución de contro- rio Oficial de la Federación. El día 24 de diciembre de 2013.
versias en la Legislación Mexicana. Medicina Universitaria 2001;3: 18. Código Federal de Procedimientos Civiles. Art.333. Última refor-
97-105. ma publicada en el Diario Oficial de la Federación 09042012.
6. Carrillo Fl: La Responsabilidad Profesional Del Médico En México, 19. Ley Federal De Responsabilidades Administrativas De los Servi-
Ed. Porrúa. S.A. de C.V., 2005:17. dores Públicos. Art 30. Última reforma publicada en el Diario Ofi-
7. Mariñelarena MLJ: Responsabilidad Profesional del Médico. Ciru- cial de la Federación. 14072014.
jano General, 2011;33. 20. Muller Creel, Oscar A: La responsabilidad civil del servidor público
8. Santamaría-Benhumea et al.: Aspectos legales del error médico en en el combate a la corrupción. Rev. mex. cienc. polít. soc[online].
México. Rev. CONAMED 2014;19(1):32-36. 2012, vol.57, n.214 [citado 2016-06-09], pp.165-185.
9. Marcelo LM, Domingo BJ, Reyna F et al.: Tratado de Responsabi- 21. Alfredo Sánchez Castañeda Alfredo, Alma Elena Rueda Rodrí-
lidad Médica. Ubijus: Colombia 2007:114156. guez: Las relaciones laborales en el servicio público. Cuest. Const.
10. Anaya PR et al.: El rol de las organizaciones médicas ante el evento [online]. 2012, n.26 [citado 2016-06-09], pp.473-477.
adverso y errores médicos. Cirujano General Vol. 33 Supl. 2-2011 22. Magda Zulema Mosri Gutiérrez: Análisis de la Ley Federal de
11. Héctor Gerardo Aguirre Gas et al.: Calidad de la atención médica Responsabilidad Patrimonial del Estado y de la Ley General de
y seguridad del paciente quirúrgico. Error médico, mala práctica y Víctimas: desafíos y oportunidades de un régimen en construc-
responsabilidad profesional. Cirugía y Cirujanos 2010;78:456462. ción. Cuest. Const. [online]. 2015, n. 33.
© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR

12. Germán Fajardo Dolci et al.: Recomendaciones para prevenir el 23. Ruy Perez Tamayo: Ética médica, salud y protección social. Salud
error médico, la mala práctica y la responsabilidad profesional. pública Méx [online]. 2005, vol.47, n. 3 [citado 2016-06-09], pp.
Rev. Conamed 201217(1):3043. 245-251.

ERRNVPHGLFRVRUJ
Capítulo 6
Expediente clínico como medio de prueba
Abraham Amiud Dávila Rodríguez, Elena López Gavito

Preguntas clave

1. ¿Qué es el expediente clínico?


2. ¿Cuál es la Norma Oficial Mexicana que regula la estructura, elaboración y manejo del expediente clínico?
3. ¿Cuál es la relevancia del expediente clínico en un proceso legal?
4. ¿Cuáles son las facetas del expediente clínico?
5. ¿Cuáles son tres beneficios importantes del expediente clínico electrónico?
6. ¿En qué reglamento encuentra el expediente clínico su marco normativo?
7. ¿Cómo debe expresarse una nota médica dentro del expediente clínico?
8. ¿Quiénes son autoridades competentes para solicitar el expediente clínico?
9. ¿Cuál es el periodo mínimo de conservación de un expediente clínico?
10. ¿Cuál es el criterio actual de la Suprema Corte de Justicia de la Nación respecto al expediente clínico?

que repercute de manera directa e importante en el resultado


INTRODUCCIÓN de la atención, y el profesional de la salud puede, en muchos
casos, verse implicado en un problema de índole legal; de ahí
la importancia que tiene la elaboración adecuada del historial
El expediente clínico es el conjunto de documentos de toda clínico dentro de un procedimiento administrativo o jurisdic-
índole, en los que el personal de salud deberá hacer los regis- cional como medio de convicción.3
tros, anotaciones y certificaciones del modo, tiempo y lugar
en que se desarrolla la intervención y evolución en la salud de
un paciente, con arreglo a las disposiciones sanitarias. Su mar-
co normativo se encuentra en el Reglamento de la Ley Gene- LA RELEVANCIA DEL EXPEDIENTE

© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.


ral de Salud en Materia de Prestación de Servicios de Atención CLÍNICO EN LOS PROCESOS LEGALES
Médica (arts. 29, 30, 32, 37, 80, 81, 83);1 su estructura, elabo-
ración y manejo, dentro la Norma Oficial Mexicana del Expe-
diente Clínico (NOM-004-SSA3-2012),2 con lo que se El expediente clínico es considerado una prueba documental,
convierte en un instrumento para regular y orientar al desa- aun cuando lo integren, en parte, estudios que son videogra-
rrollo una cultura de la calidad que permita los usos médico, bados, como los endoscópicos, imágenes como radiografías,
jurídico, administrativo, estadístico y de enseñanza, investiga- ultrasonidos, etc., que al formar parte del expediente clínico
ción y evaluación, pero que, al mismo tiempo, plantea la ne- son considerados una prueba integral “documental”, a no ser
cesidad de que los profesionales, técnicos y auxiliares de las que se aporten de manera independiente al expediente clíni-
disciplinas para la salud registren sus servicios en beneficio co, caso en el cual cada uno tendría su propia naturaleza.
del usuario. En ese orden de ideas, es la prueba documental de mayor
El profesional de la salud tiene el deber de contar con un relevancia en un proceso legal, ya sea para desvirtuar o, en su
registro de datos de todo aquello que puede ser útil para la caso, acreditar la presunta responsabilidad del profesional de la
atención médica a un paciente, desde lo indispensable para salud, ya que en este documento se anota todo el historial mé-
obtener un diagnóstico íntegro y certero, hasta lo necesario dico y cada una de las acciones y atenciones que se realizan a un
para iniciar, continuar o modificar un tratamiento médico o paciente, incluso de modo cronológico. Por tanto, el expediente
quirúrgico, siempre con la finalidad de recuperar la salud de clínico es al médico lo que la bitácora de vuelo a un piloto, es el
los usuarios de los servicios de atención médica. No obstante, récord escrito y gráfico de la atención médica y la evolución del
al tratarse de un documento tan rutinario para los médicos, se paciente, en el que se sustenta y funda la toma de decisiones del
incurre con frecuencia en omisiones de datos y registros, lo profesional de la salud para la atención del enfermo.4

48

ERRNVPHGLFRVRUJ
Expediente clínico como medio de prueba • 49

Es posible distinguir dos grandes facetas del expediente diente clínico y otras constancias (aunque en su mayoría sólo
clínico: 1) El registro de las acciones y atenciones del personal dictaminan con base en el expediente clínico), si la atención
de salud; y 2) La evolución del paciente ante esas acciones médica fue congruente con el estado de salud del paciente, y
médicas. El segundo punto da sustento al primero, dicho de si fue adecuada o no la atención del profesional de la salud; de
otra forma, la evolución del paciente ante una acción médica hecho, siempre que para el examen de alguna persona u ob-
funda y sustenta el tipo de acción que se va realizando; por jeto se requieran conocimientos especiales, se procederá con
ejemplo, si la evolución de un paciente no es buena ante una intervención de peritos.
determinada acción médica, el profesional de la salud tiene el El perito tiene la obligación de allegarse de aquellos ele-
deber de cambiar o modificar su tratamiento, debiendo sus- mentos que le sean necesarios para investigar, lo cual puede
tentarlo, pero si, por el contrario, la evolución del paciente es ser denominado congruencia de la atención médica, esto es,
buena, tiene la obligación de continuarlo; sólo es posible ad- si de acuerdo con la información del paciente y su evolución
vertir lo anterior mediante los registros adecuados, tanto de médica el profesional de la salud fue ejecutando las acciones
las acciones médicas como de la evolución del paciente, mis- y decisiones médicas adecuadas tendientes a restaurar la sa-
mos que construyen de manera integral el expediente clínico. lud del paciente. Aquí hay, no obstante, elementos que rara
Cabe resaltar que no basta con elaborar los registros, sino vez se registran en el expediente y muy rara vez analizan los
que es necesario que el profesional de la salud los lea e inter- peritos y, por ende, los jueces, pero que ocurren con mayor
prete de forma adecuada para evitar, por ejemplo, el caso de frecuencia que la deseable: 1) La falta de insumos para la
un registro médico donde se asienta que un paciente reporta adecuada atención médica; 2) La falta de infraestructura hos-
alergia a determinado medicamento, pero el doctor omite la pitalaria; y 3) La falta de recursos humanos para la salud, todo
lectura del expediente clínico e indica el suministro y aplica- lo cual repercute en la atención médica y no se registra en los
ción de tal medicamento. Entonces, es fundamental no sólo expedientes clínicos.
elaborar los registros, sino saber leerlos e interpretarlos, dado Por lo que respecta a los insumos, es bien sabido que en
que repercuten en la salud de las personas. el ámbito institucional la atención médica se sujeta a un cua-
Asimismo, cabe señalar que los registros en el expediente dro básico de medicamentos; no obstante, no existe suminis-
clínico (tanto de las acciones médicas como de la evolución del tro en todas las instituciones y es frecuente que no haya
paciente) sustentan el actuar del profesional de la salud mo- insumos ni materiales para la atención médica, lo que retarda
mento a momento, y por ello se convierten en una prueba vital la atención y, por ende, deteriora la salud del paciente. Es
en un proceso legal, ya que en un contexto jurídico se le pedi- entonces cuando el médico asume por completo la carga de
ría a un profesional de la salud que adoptare o no determinadas recuperar la salud del enfermo, pero, de nueva cuenta, esto no
acciones médicas (Lex Artis), en función de la información que se registra, como debería ocurrir, pues habría que consignar
del paciente tiene, el estado del mismo y las herramientas e no sólo la falta de determinados insumos, sino la repercusión
insumos con los que cuente, todo lo cual debe encontrarse re- que ello va teniendo en la salud de los pacientes, muchas ve-
gistrado en esa bitácora; no contar con la información o tenerla ces irrecuperables.
incompleta resulta trascendental para demostrar algo relacio- Al igual que con la carencia de insumos, en el caso de la
nado con el pasado estado de salud del paciente.5 falta de infraestructura hospitalaria ocurre que el paciente
Existe otra clasificación de expedientes clínicos, que acude a un centro hospitalario y éste no cuenta con el equipo
también influyen y son valorados en los procesos legales: los mínimo indispensable que la normatividad establece. Es la
generados en la atención médica privada y los derivados de la Norma Oficial Mexicana NOM-016-SSA3-20126 la que in-
atención médica institucional. Los primeros, al ser elaborados dica los requisitos mínimos de infraestructura y equipamien-
© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.

en el marco de una relación jurídica entre particulares, regu- to de hospitales y consultorios de atención médica
lada por el derecho civil, adquieren el valor de una prueba especializada; sin embargo, el profesional de la salud no suele
documental privada, la cual es aportada por una de las partes registrar la carencia de las herramientas que necesita para rea-
(el profesional de la salud o el hospital), y por ende requieren lizar los procedimientos médicos que requiere el paciente ni
ser reconocidos por la contraparte, salvo en el caso de que cómo esta situación repercute en la salud del usuario. Esto es
deba hacerse por el inculpado, el que en forma alguna podrá importante porque al ser el caso analizado por un perito, pa-
ser compelido. De su lado, los elaborados en instituciones pú- reciera que éste supone (pues no se registra lo contrario) que
blicas adquieren un mayor valor: el de la prueba documental la atención médica fue proporcionada en un hospital ejem-
pública, pues al ser registrados por servidores públicos y en plar, que cuenta con todo lo necesario y equipo de vanguar-
organizaciones públicas tienen eficacia jurídica plena, esto es, dia, indispensables para la atención médica.
sólo admiten prueba en contrario cuando se hace valer su En cuanto a la falta de recursos humanos para la salud,
impugnación de señalarse como falsos, pidiendo su cotejo por sucede que en los hospitales con servicio de urgencias no se
el servidor público que lo realizó o de las formas previstas en cuenta con un médico permanente, y mucho menos con un
la ley; sin embargo, el valor que tienen en un procedimiento especialista en urgencias médicas, como lo indica la NOM-
legal es diferente. 027-SSA3-2013, sobre regulación de los servicios de salud,7
El expediente clínico se transforma en un documento que establece los criterios de funcionamiento y atención en
jurídico especial para el análisis de un caso legal, pues su lec- los servicios de urgencias de los establecimientos para la aten-
tura e interpretación escapa del conocimiento común del ción médica. El caso de los servicios de obstetricia es también
agente del Ministerio Público, juez o autoridad, quienes, por ilustrativo, pues la Organización Mundial de la Salud8 reco-
ello, deben apoyarse en peritos especializados, es decir, profe- mienda un número determinado de pacientes por médico, y
sionales de la salud expertos en la materia que se trate, que éste es sobrepasado por mucho. En ambos ejemplos destaca
puedan ayudar al juzgador a determinar con base en el expe- la ausencia de registros, lo que, por supuesto, repercute en la

ERRNVPHGLFRVRUJ
50 • Tratado de cirugía general (Capítulo 6)

atención médica, pero los peritos hacen su análisis con base Artículo 81. En caso de urgencia o cuando el paciente se
en el expediente clínico, que es estudiado como si sólo se encuentre en estado de incapacidad transitoria o per-
hubiera tenido a ese paciente en el área de tococirugía, por manente, el documento a que se refiere el artículo
citar el segundo de los casos, o como si el médico que trató la anterior será suscrito por el familiar más cercano en
urgencia fuera un urgenciólogo. Por tanto, todo debe ser regis- vínculo que le acompañe, o en su caso, por su tutor o
trado en los expedientes clínicos, para conocer la verdadera representante legal, una vez informado del carácter
causa de la adecuada o inadecuada atención y realizar un es- de la autorización.
tudio minucioso de los factores que intervinieron desde el Cuando no sea posible obtener la autorización por
inicio hasta el final. Sólo con un buen registro será posible incapacidad del paciente y ausencia de las personas a
emitir un dictamen médico-pericial lo más acercado a la rea- que se refiere el párrafo que antecede, los médicos
lidad, así como determinar si la atención médica fue la ade- autorizados del hospital de que se trate, previa valora-
cuada y si el profesionista se condujo conforme a la Lex Artis ción del caso y con el acuerdo de por lo menos dos de
o, en caso contrario, si hubo mala praxis y el médico incurrió ellos, llevarán a cabo el procedimiento terapéutico
en negligencia, impericia o imprudencia.9 que el caso requiera, dejando constancia por escrito,
Todo lo expuesto es motivo suficiente para crear en la en el expediente clínico.
comunidad médica la cultura de la adecuada integración del Artículo 82. El documento en el que conste la autoriza-
expediente clínico, por lo que es importante traer a colación
ción a que se refieren los artículos 80 y 81 de este
los fundamentos legales que lo regulan.
Reglamento deberá contener:
El expediente clínico se encuentra previsto en el Regla-
I. Nombre de la institución a la que pertenezca el
mento de la Ley General de Salud en Materia de Prestación
hospital;
de Servicios de Atención Médica, en los preceptos que se
trascriben a continuación: II. Nombre, razón o denominación social del hospital;
III. Título del documento;
Artículo 29. Todo profesional de la salud estará obligado IV. Lugar y fecha;
a proporcionar al usuario y, en su caso, a sus familia- V. Nombre y firma de la persona que otorgue la au-
res, tutor o representante legal, información completa torización;
sobre el diagnóstico, pronóstico y tratamiento corres- VI. Nombre y firma de los testigos, y
pondientes. VII. Procedimiento o tratamiento a aplicar y explica-
Artículo 30. El responsable del establecimiento estará ción del mismo.
obligado a proporcionar al usuario, familiar, tutor o El documento deberá ser impreso, redactado en forma
representante legal, cuando lo soliciten, el resumen clara, sin abreviaturas, enmendaduras o tachaduras.
clínico sobre el diagnóstico, evolución, tratamiento y Artículo 83. En caso de que deba realizarse alguna ampu-
pronóstico del padecimiento que ameritó el interna- tación, mutilación o extirpación orgánica que pro-
miento. duzca modificación física permanente en el paciente
Artículo 32. Los establecimientos para el internamiento o en la condición fisiológica o mental del mismo, el
de enfermos estarán obligados a conservar los expe- documento a que se refiere el artículo anterior deberá
dientes clínicos de los usuarios, por periodo mínimo ser suscrito, además, por dos testigos idóneos designa-
de cinco años.
dos por el interesado o por la persona que lo suscriba.
Artículo 37. En toda la papelería y documentación de los
Estas autorizaciones se ajustarán a los modelos que
establecimientos a que se refiere este ordenamiento,
señalen las Normas Oficiales Mexicanas.

© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.


se deberá indicar:
I. El tipo de stablecimiento de que se trate;
II. El nombre del stablecimiento y, en su caso, el Es importante señalar con particular interés que la Norma
nombre de la institución a la que pertenezca; Oficial Mexicana (NOM-004-SSA3-2012) del expediente
III. En su caso, la razón o denominación social; clínico es la que fija la estructura, elaboración, manejo y siste-
IV. En su caso, el número de la licencia sanitaria, y matización del referido documento; sin embargo, se sabe que
V. Los demás datos que señalen las Normas Oficiales un alto porcentaje de los médicos, enfermeras y profesionales
Mexicanas aplicables. de la salud en general, que tienen obligación de elaborar notas
Artículo 80. En todo hospital y siempre que el estado del y, por ende, de conocer la citada norma, nunca la han leído,
usuario lo permita, deberá recabarse a su ingreso su entonces asumen la responsabilidad que conlleva no conocer
autorización escrita y firmada para practicarle, con fi- sus derechos ni las obligaciones que de éstos provienen.
nes de diagnóstico terapéuticos, los procedimientos
médico-quirúrgicos necesarios para llegar a un diag-
nóstico o para atender el padecimiento de que se tra- CRITERIO ACTUAL DE LA SUPREMA
te, debiendo informarle claramente el tipo de
documento que se le presenta para su firma. CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN
Una vez que el usuario cuente con un diagnóstico, se RESPECTO AL EXPEDIENTE CLÍNICO
expresará de manera clara y precisa el tipo de padeci-
miento de que se trate y sus posibles tratamientos,
riesgos y secuelas. Hace poco la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de
Esta autorización inicial no excluye la necesidad de la Nación emitió su criterio relacionado con la importancia
recabar después la correspondiente a cada procedi- del expediente clínico en la atención médica, mediante la te-
miento que entrañe un alto riesgo para el paciente. sis 1a. XXVIII/2013, publicada en el Semanario Judicial de la

ERRNVPHGLFRVRUJ
Expediente clínico como medio de prueba • 51

Federación y su Gaceta en enero de 2013, décima época, el acto médico no registrado sí se haya realizado, proposicio-
cuyo rubro y texto disponen lo siguiente:10,11 nes que es posible demostrar con los medios de prueba que
permite la ley; pero de ninguna manera se puede presumir
MALA PRÁCTICA MÉDICA. AUSENCIA O DEFI- en automático la responsabilidad de un profesional de la
CIENCIA DE LA HISTORIA CLÍNICA. La historia salud en un delito. El hecho de que no haya registrado, por
clínica constituye el relato patográfico o biografía pato- ejemplo, que se practicó una colecistectomía, no es demos-
lógica del paciente, esto es, la transcripción de la rela- tración de que se hizo mal, y a pesar de la ausencia de regis-
ción médico-paciente, por lo que ostenta un valor tro es posible apelar a otros medios de prueba, como el
fundamental, no sólo desde el punto de vista clínico, video, si fue una intervención laparoscópica, o el mismo vi-
sino también a la hora de juzgar la actuación de un pro- deo del quirófano del hospital donde se haya realizado, ade-
fesional sanitario. Así, la ausencia o deficiencia de la his- más de los testimonios de quienes intervinieron y hasta
toria clínica genera una presunción en contra de los estudios tomográficos. En suma, el criterio es poco satisfac-
médicos que trataron al paciente, respecto a la existen- torio porque el profesional de la salud, como único obligado
cia de una posible mala práctica médica, pues tal ausen- a elaborar el expediente, es considerado presumible respon-
cia o deficiencia no puede sino perjudicar a quienes sable sólo por la ausencia o deficiencia de las notas médicas,
tienen el deber de confeccionarla y asentar en ella todos aunque no siempre es el encargado de custodiar el docu-
los pormenores necesarios según la ciencia médica y no mento. Mientras no exista esta custodia y no se contemple
al paciente, en atención a que son precisamente los mé- la obligación de foliar las hojas no puede considerarse ese
dicos quienes se encuentran obligados a documentar criterio, pues nada garantiza que no se hayan sustraído notas
detalladamente el curso del acto médico. De lo anterior médicas del legajo, y eso sin olvidar que en instituciones
se colige que el hecho de documentar un historial clíni- públicas el paciente tiene acceso directo a su expediente
co de forma incompleta o deficiente por parte del per- clínico y podría manipularlo.
sonal médico constituye un riesgo innecesario para el En resumen, el criterio adoptado por la Suprema Corte
derecho a la vida y a la salud de los pacientes, riesgo que de Justicia no es recomendable, pues sostiene que la ausen-
no encuentra justificación dentro del riesgo implícito cia o deficiencia de la historia clínica genera una presunción
que conlleva el ejercicio de la medicina. en contra de los profesionales de la medicina que trataron al
paciente, respecto a la existencia de una posible mala prác-
Se trata de un criterio discutible, pues no es difícil detectar tica médica, y que, por lo tanto, documentar un historial
casos con una mala integración del expediente clínico, ya sea clínico de forma incompleta o deficiente constituye un ries-
por falta de la nota de ingreso, cartas de consentimiento infor- go innecesario para el derecho a la vida por parte del perso-
mado, notas de evolución, egreso, reportes u otros documen- nal médico.
tos, ya sea por el desconocimiento de la NOM-004-SSA3-2012
por parte de los profesionales de la salud, por no contar con
un formato apegado a la misma, tanto en instituciones públi- EL EXPEDIENTE CLÍNICO ELECTRÓNICO
cas como privadas, o por simple descuido. No obstante, la
ausencia de notas en el expediente clínico no significa que los
actos médicos no se hayan realizado; por ejemplo, un proce- Las nuevas tecnologías de la información han penetrado en
dimiento quirúrgico que no se haya registrado bien pudo ha- todos los ámbitos sociales con el objetivo de hacer más prác-
berse llevado a cabo, y la omisión de su registro NO puede tica y fácil la vida al hombre. En el ámbito de la salud han sido
© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.

llevar consigo la presunción de responsabilidad del profesio- de gran relevancia ayudando al cuidado de la salud de la po-
nal de la salud, lo que sería injusto, tal como lo pretende hacer blación y contribuyendo a mejorar la atención a los pacientes.
ver la legislación. Sin embargo, aunque en México existe la NOM-024-
Como se advierte a partir de la resolución antes transcri- SSA3-2010,12 que establece los objetivos funcionales y fun-
ta, la Suprema Corte de Justicia de la Nación sustenta el cri- cionalidades que deberán observar los productos de Sistemas
terio de presumir que se originó una mala práctica médica de Expediente Clínico Electrónico para garantizar la intero-
por el solo hecho de existir ausencia o deficiencia en el histo- perabilidad, procesamiento, interpretación, confidencialidad,
rial clínico, y asegura que ello constituye un riesgo innecesario seguridad y uso de estándares y catálogos de la información
para el derecho a la vida, argumento inadecuado porque, si de los registros electrónicos en salud, no existe una platafor-
bien es cierto que el único obligado a elaborar el expediente ma de software adecuada que pueda ayudar en la prestación
clínico es el profesional de la salud, también lo es que la au- de servicios médicos. Por otra parte, en los pocos hospitales
sencia de registro de notas no significa que no se hayan reali- públicos o privados donde hay una plataforma electrónica de
zado o haya sido deficiente la atención médica. Por lo tanto, expediente clínico hacen falta reglas y estándares para la co-
no es apropiado este criterio del máximo tribunal de justicia municación, ya que no existe información clínica compartida
en el país, ya que la presunción a que se refiere la tesis ante- entre centros de salud, lo que genera desconocimiento del
rior es relativa y admite prueba en contrario, si bien no se deja historial de cada paciente, al no contar con estándares homo-
de lado que lo ideal sería que el expediente clínico estuviera géneos; por ello es necesario tener una plataforma estandari-
debidamente integrado. zada que dé a los profesionales de la salud acceso a los datos
Entonces, un acto médico registrado en el expediente clí- de los pacientes en todo el país (análisis, resultados de labora-
nico se presume cierto, y aquel NO registrado se presume no torio, radiografías, tratamientos, etc.), para así poder brindar-
cierto; ambos admiten prueba en contrario, esto es, que el les una mejor atención, proporcionando un diagnóstico más
acto médico registrado en realidad no se haya realizado, o que conciso, sin dejar de proteger como es debido su información.

ERRNVPHGLFRVRUJ
52 • Tratado de cirugía general (Capítulo 6)

BENEFICIOS DEL EXPEDIENTE CLÍNICO en la plataforma electrónica, así como reglas y estándares
ELECTRÓNICO homogéneos que procuren la comunicación interinstitucio-
nal para que en todo el país el personal médico autorizado
tenga acceso a los datos, a fin de que se genere una atención
Según estimaciones oficiales, la aplicación del expediente
médica oportuna y de calidad. Con esto se lograría la dismi-
clínico electrónico podría ahorrarle 38 mil millones de pe-
nución de incidencias de demandas en contra de los profe-
sos al sistema de salud, porque se contrarrestarían posibles
sionales de la salud y, por otra parte, el archivo electrónico
negligencias médicas, retrasos en la atención, cirugías, robo
podría convertirse en un instrumento de defensa útil para
y desperdicio de medicamento, entre otros. Esto debido a
el médico; por tanto, la implementación de un expediente
que la falta de información clínica retrasa la atención y pue-
clínico electrónico a nivel nacional influiría de manera evi-
de ser la causa de errores médicos. A continuación se enlis-
dente y positiva tanto en la práctica médica como en la sa-
ta una serie de beneficios del expediente clínico electrónico.
lud de los pacientes.14, 15
• Incremento en la seguridad de los pacientes y reduc-
ción del número de eventos médicos adversos.
• Aumento de las acciones preventivas, identificando COMPETENCIAS ADQUIRIDAS
con oportunidad las necesidades de atención específi-
cas de la población.
• Reducción de costos hospitalarios, aumentando el 1. El expediente clínico es un conjunto de documentos
control de episodios agudos en pacientes con enfer- de toda índole, en los que el personal de salud deberá
medades crónicas. hacer los registros, anotaciones y certificaciones del
• Reducción de costos por tratamientos o estudios in- modo, tiempo y lugar en que se desarrolla su interven-
necesarios y, en su caso, redundantes. ción y evolución en la salud del paciente, con apego a
• Mayor compromiso de la población en el cuidado de las disposiciones sanitarias.
su salud a través del acceso a su información médica. 2. La NOM-004-SSA3-2012 regula la estructura, elabo-
• Acceso rápido y sencillo a información que apoye la ración y manejo del expediente clínico.
investigación y desarrollo en salud. 3. La relevancia del expediente clínico dentro de un pro-
• Reducción del tiempo que los profesionales de la sa- ceso legal estriba en que se considera la prueba docu-
lud dedican a actividades administrativas. mental de mayor peso, ya sea para desvirtuar o, en su
• Mayor comodidad y confianza en la institución, ya caso, acreditar, la presunta responsabilidad del profe-
que los pacientes pueden disponer de sus datos de sional de la salud, ya que en este documento se anota
forma segura, rápida y confidencial. todo el historial médico y cada una de las acciones y
• Mayor facilidad para la integración de la información atenciones que se realizan a un paciente, incluso en
del paciente y para dar continuidad a la asistencia términos cronológicos.
médica. 4. Las facetas del expediente clínico son dos: el registro
• Más calidad en la prestación de servicios de salud. de las acciones y atenciones del personal de salud, y la
• Mejor soporte y apoyo para realizar el análisis de la evolución del paciente ante esas acciones médica.
actividad clínica, la epidemiológica, la docencia, la 5. Los tres beneficios más importantes del expediente clíni-
administración de recursos y la investigación. co electrónico son: incremento en la seguridad de los pa-

© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.


cientes y reducción del número de eventos médicos
• Agilizar la concurrencia de los diversos servicios hos-
adversos; aumento de las acciones preventivas, identifican-
pitalarios.
do con oportunidad las necesidades de atención específi-
• Al estar en formato electrónico, el expediente es uni-
cas de la población; acceso rápido y sencillo a la información
forme, legible y rápido de consultar.
que apoye la investigación y desarrollo en salud.
• El equipo médico cuenta con toda la información del
6. El expediente clínico encuentra su marco normativo
paciente (análisis de laboratorio, tratamientos, aler-
en el Reglamento de la Ley General de Salud en Mate-
gias, diagnósticos, etc.), misma que facilita la toma de
ria de Prestación de Servicios de Atención Médica.
decisiones para elegir el tratamiento a seguir. 7. Las notas médicas deben expresarse en lenguaje técni-
co, con letra legible, sin abreviaturas, enmendaduras ni
La mayor ventaja del expediente clínico electrónico es que tachaduras.
reúne toda la información relativa al paciente en un forma- 8. Están facultadas para solicitar el expediente clínico las
to actualizado y fácil de consultar. Asimismo, impulsa la autoridades judiciales, los órganos de procuración de
comunicación entre todos los profesionales implicados en justicia y las autoridades administrativas.
la atención médica del paciente, contribuyendo así a su 9. El periodo mínimo que debe conservarse un expedien-
completa recuperación.13 te clínico es de cinco años.
Los argumentos anteriores deben ser considerados para 10. La Suprema Corte de Justicia de la Nación establece
que en México se implemente el expediente clínico elec- como criterio actual en relación al expediente clínico,
trónico como herramienta fundamental para garantizar la que la ausencia o deficiencia de la historia clínica gene-
debida prestación de los servicios médicos en todo el siste- ra una presunción en contra de los médicos que trata-
ma de salud. Ello implica instaurar medidas de seguridad ron al paciente, respecto a la existencia de una posible
que permitan proteger los datos sensibles que se registren mala práctica médica.

ERRNVPHGLFRVRUJ
Expediente clínico como medio de prueba • 53

permite evidenciar el actuar del médico, convirtiéndose así en


RESUMEN una herramienta de suma utilidad en su defensa legal o inclu-
so en su contra. En la práctica no es difícil encontrar casos de
expedientes clínicos mal integrados; sin embargo, ello no sig-
En la actualidad, ante el incremento de quejas y demandas nifica en automático mala práctica médica, como sustenta el
contra los profesionales de la salud, en las que se presume máximo tribunal de justicia en México, pues que no existan
responsabilidad médica, la prueba documental más impor- notas médicas o no se haya registrado algún acto no presume
tante es el expediente clínico, fundamental para la resolución la existencia de una mala praxis: es sólo una presunción rela-
de conflictos legales porque por su contenido y naturaleza tiva que admite prueba en contrario.

REFERENCIAS

1. Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Prestación to y atención en los servicios de urgencias de los establecimientos
de Servicios de Atención Médica. para la atención médica.
2. Norma Oficial Mexicana (NOM-004-SSA3-2012) del expediente 8. Organización Mundial de la Salud. www.who.int/es/. Datos y es-
clínico tadísticas
3. González Aquino LP: Valor del expediente clínico en el dictamen 9. Ornelas Aguirre JM: El expediente clínico. México: El Manual Mo-
pericial. 2010. X Curso de Actualización en Anestesiología en Gi- derno, 2013.
necología y Obstetricia. 10. Suprema Corte de Justicia de la Nación. Recuperado de: www.
4. López López FH: La importancia del expediente clínico como scjn.gob.mx.
prueba documental. Revista de Evidencia e Investigación Clínica. 11. Seminario Judicial de la Federación y su Gaceta.
2009; vol. 2, abril-junio. 12. Norma Oficial Mexicana (NOM-024-SSA3-2010) del Expedien-
5. Cárdenas Rodríguez MA: El expediente clínico como documento te Clínico Electrónico.
fundatorio en los juicios de responsabilidad médica. 2006. 13. Vázquez Leal H: Un expediente clínico electrónico universal para
6. Norma Oficial Mexicana (NOM-016-SSA3-2012) que establece México: características, retos y beneficios. Revista Médica. 2011.
los requisitos mínimos de infraestructura y equipamiento de hos- 14. Secretaría de Salud, Dirección General de Información en Salud:
pitales y consultorios de atención médica especializada. Manual del expediente clínico electrónico, México, 2011.
7. Norma Oficial Mexicana (NOM-027-SSA3-2013), regulación de 15. Manzano A: La informática al servicio de la medicina: expediente
los servicios de salud. Que establece los criterios de funcionamien- clínico electrónico. Recuperado de: www.pwc.com. 2014.
© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.

ERRNVPHGLFRVRUJ
&DStWXOR
6HFUHWRPpGLFR\FRQ¿GHQFLDOLGDG
Jacobo Choy Gómez, Juan Francisco Aguirre Córdova

3UHJXQWDVFODYH

1. En un proceso judicial por presunto delito relacionado con la información, ¿cuál es el compromiso ético del médico
que es requerido ante el juez?
2. ¿Qué diferencia hay entre un informe anónimo y uno confidencial?
3. ¿Cuáles son las obligaciones éticas y profesionales de los cirujanos en una situación de emergencia?
4. ¿A qué está condicionado el secreto profesional médico en un peritaje médico-legal?
5. ¿Qué significa el término “intimidad”?
6. ¿Cuál fue la primera institución que elaboró recomendaciones para ayudar a los médicos con el uso profesional de las
redes sociales?
7. ¿A qué está obligado todo médico, según la Ley Reglamentaria del Artículo 5 Constitucional, en relación con los in-
formes que le confíen sus pacientes?
8. ¿Cuándo no es necesario el consentimiento para el tratamiento de los datos personales?
9. ¿Cuál es la obligación de los servidores publicos en relación al Código Federal de Procedimientos Penales, artículo
243 bis, sobre el secreto profesional?
10. ¿Cuál es el mecanismo que garantiza la confidencialidad de un paciente portador de VIH-SIDA al elaborar un certi-
ficado de defunción?

pués del fallecimiento del paciente”. El 10 de diciembre de


,1752'8&&,Ï1 1948, la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones
Unidas publicó un documento con los 30 derechos humanos

© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR


fundamentales, que hasta la fecha constituyen la base para una
En el ejercicio de la medicina el secreto profesional no es un sociedad democrática; el número 12 de esta declaración trata
tema reciente, ya que siempre ha existido la obligación ética la intimidad como un derecho fundamental del individuo. En
de tener especial cuidado en mantener la reserva de la infor- 1997, España suscribió el Convenio para la Protección de los
mación recabada,1 pero, ante los registros de archivos médicos Derechos Humanos y la Dignidad del Ser Humano, con res-
en formato digital, surge la necesidad de reforzar la seguridad pecto a las aplicaciones de la Biología y la Medicina, también
de los datos personales de salud para garantizar su privacidad.2 llamado Convenio de Oviedo, reconociendo el derecho de las
Desde el siglo IV a. C. el juramento hipocrático señala personas al respeto de su vida privada en asuntos de salud, así
entre las obligaciones que debe cumplir el médico: “guardaré como a recibir toda la información referente a la misma, salvo
silencio sobre todo aquello que en mi profesión, o fuera de las restricciones que establezca la ley.
ella, oiga o vea en la vida de los hombres que no deban ser En México se reformó, en 1977, el artículo 6 de la Cons-
públicos, manteniendo estas cosas de manera que no se pueda titución Política, a fin de sentar las bases del derecho a la in-
hablar de ellas”.3 El personal de enfermería también tiene formación (transparencia), que incluye la protección de datos
obligaciones, señaladas en el juramento de Florence Nightin- personales por parte de las entidades públicas y reconoce los
gale desde 1893: “consideraré confidencial toda información derechos de acceso y rectificación. Así las cosas, el 6 de julio
personal que me sea revelada y todos los asuntos familiares de de 2010 entró en vigor la Ley Federal de Protección de Datos
los que tenga conocimiento en el ejercicio de mi profesión”. Personales en Posesión de Particulares, aplicable a todas las
En septiembre de 1948, la Asociación Médica Mundial personas físicas o morales que lleven a cabo el tratamiento de
recomendó en la Declaración de Ginebra, Suiza, que el médi- datos personales en el ejercicio de sus actividades. Un dato
co debe: “guardar y respetar los secretos confiados, incluso des- personal, de acuerdo con el artículo 3, fracción V, de la referi-

54

ERRNVPHGLFRVRUJ
Secreto médico y confidencialidad • 55

da ley, es toda aquella información que permita identificar a En la relación del médico con el paciente se crea la infor-
una persona.4 mación privilegiada, es decir, aquella que el médico ha conse-
guido como consecuencia de la atención profesional de quien,
por su especial ubicación en una fuente de información, tiene
acceso y revela al profesional los antecedentes reservados, que
(/6(&5(72352)(6,21$/ de otra forma no habría podido obtener y cuya utilización
pudiera provocar daños a terceros.
En estos casos, el profesional no está autorizado a repetir
El secreto profesional es obligatorio para todas aquellas per-
la información que le da el paciente, ni tiene la facultad de
sonas a quienes se confían secretos por razón de su estado,
decidir lo que para una persona es íntimo o no; debe mante-
profesión o cargo.5 Por lo tanto, se entiende como secreto pro-
ner por completo la confidencialidad y el secreto médico, ya
fesional aquello que se mantiene oculto a los demás y surge
que la divulgación de información que a juicio del médico es
del ejercicio de la profesión; por ejemplo, en el caso del mé-
insustancial, puede significar un gran daño para el paciente.
dico la comunicación es privilegiada y constituye una obliga-
La intimidad es el conjunto de sentimientos, pensamien-
ción moral para él guardar en secreto las confidencias que se
tos e inclinaciones más internos, las tendencias personales que
le hagan durante sus labores.
afectan la vida sexual o determinados problemas de salud que
Los profesionales de la salud siempre deben salvaguardar
se desea mantener en total secreto y que sólo se cuentan a un
el secreto médico porque adquieren el compromiso, ante el
confidente en determinadas circunstancias.7
paciente y la sociedad, de guardar silencio sobre toda infor-
La privacidad, por su parte, es el ámbito del individuo
mación que obtengan en el curso de su actuación profesional,
que comprende su vida familiar, aficiones, bienes particulares
o a través de la información acumulada en esta atención. La
y actividades personales, facetas todas alejadas de la profesio-
palabra “secreto” hace referencia a lo que debe mantenerse
nal o pública. Los aspectos íntimos y privados constituyen
separado de la vista y del conocimiento de los demás.
una situación de la vida que se tiene derecho a proteger de la
intromisión. Si bien la intimidad y la privacidad son reserva-
das, lo son de distinta forma. Hay personas reservadas en sus
&21),'(1&,$/,'$' cosas íntimas incluso con sus seres más próximos, mientras
que se preserva la privacidad de la mirada de quienes no
forman parte del entorno personal, como sí lo son los familia-
En el ámbito de la investigación biomédica o social con fre- res y los amigos cercanos.12 La vida privada incluye la intimi-
cuencia se emplean como sinónimos expresiones con signifi- dad y todo aquello que no se quiere que sea del normal
cados diferentes, tal es el caso de las palabras “anónimo”, conocimiento.
“íntimo”, “privado” y “confidencial”.6 Por su participación directa o indirecta en las funciones
Anónimo se refiere a alguna persona que efectúa una propias de las instituciones sanitarias, el médico tiene la obli-
acción sin dar a conocer su autoría; confidencialidad hace alu- gación de respetar la intimidad del enfermo, cumpliendo así
sión al derecho que tiene el paciente a que todos los que con su deber ético y normativo.
participen de forma directa o indirecta en las funciones En términos de Bioética, la preservación del secreto se
propias de los sistemas de salud, respeten su intimidad y contempla en los conceptos de autonomía y de no maleficen-
cumplan con el llamado deber de sigilo, reserva y secreto. La cia.7 Así, ante el deber moral de fidelidad que tiene con el
confidencialidad se aplica a datos que no deben o no pueden paciente, el médico debe respetar el Pacta sunt servanda, lo-
© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR

ser difundidos en público o transmitidos a terceros, sin el con- cución latina que se traduce como “lo pactado obliga”, y que
sentimiento del interesado. Lo confidencial se refiere a lo que expresa que toda convención debe ser cumplida de manera
se hace o se dice en confianza o con seguridad recíproca, fiel por las partes de acuerdo con lo pactado, incluyendo el
entre dos o más personas”. convenio implícito de confidencialidad de la información que
Es habitual que las empresas o entidades que poseen da- se maneja en el ejercicio de la profesión médica.8
tos de sus clientes y los almacenen en medios electrónicos En la práctica profesional, la relación de confianza que se
garanticen que la información disponible será protegida, es establece con el paciente se sustenta en el secreto médico; sin
decir, que no será comunicada de modo indebido a terceros ni la seguridad de este acto no sería posible la comunicación
se hará un uso incorrecto que pueda ocasionar daños perso- íntima y personal básica que se requiere en medicina. En este
nales. A esta garantía se le denomina Política de Privacidad, sentido, es importante mencionar que existen varios tipos de
aunque también se le conoce como Acuerdo de Privacidad, secretos. El secreto natural es aquel conocimiento ajeno al
Directiva de Privacidad, Declaración de Privacidad, Compro- ejercicio profesional que se ampara en el precepto moral de
miso de Privacidad, Normas de Privacidad, Reglas de Privaci- no perjudicar. El secreto prometido implica mantener sin re-
dad, Estatuto de Privacidad, etc. En estos casos, lo que en velar algo personal, luego de haber obtenido el conocimiento;
realidad se garantiza es la confidencialidad de los datos, no la no guarda relación con el marco profesional. Por su parte, el
privacidad, esto es, se asegura que no serán difundidos ni co- denominado secreto confiado puede ser confidencial o profe-
municados de manera indebida a otras personas. No obstante, sional: el primero se refiere a dar ayuda o consejo a un sujeto
en ocasiones la información confidencial comprende aspectos fuera del ámbito profesional; en el segundo caso, el secreto se
personales del individuo, como domicilio, estado civil, estado origina en el ejercicio de la profesión y puede ser absoluto o
financiero y actividades que forman parte de su vida privada relativo, el absoluto impone callar siempre como negación
y, por tanto, al proteger la confidencialidad de tales datos se inquebrantable de toda revelación, el relativo implica hablar
estará salvaguardando también la privacidad de la persona. cuando exista justa causa y callar cuando no exista.

ERRNVPHGLFRVRUJ
56 • Tratado de cirugía general (Capítulo 7)

En Francia se introdujo, como una variable particular, el gen corporativa respecto a la profesión. La reputación del
secreto compartido, el cual atañe a los profesionales médicos profesional, tanto dentro como fuera de la red, es uno de los
con necesidad de compartir con otros colegas los datos y ele- mayores activos de cualquier médico o institución sanitaria.
mentos obtenidos en el examen del paciente. En redes sociales no se diluye la responsabilidad sobre la in-
Además del cirujano, el equipo quirúrgico, conformado formación médica mediante la justificación de que el recep-
por anestesiólogos, enfermeras, personal en adiestramiento y tor es múltiple, simultáneo o desconocido. El empleo de este
paramédicos, debe garantizar el derecho a la intimidad, confi- tipo de medios posibilita la interacción, lo cual es una enorme
gurando el secreto compartido entre confidentes y el deber ventaja; la promesa de valor de cualquier profesional o insti-
relevante de cuidar lo confiado tomando las medidas necesa- tución sanitaria debe respetar la libertad y dignidad de los
rias para ello, amén de conocer la legislación pertinente.9 pacientes y ser justa con su realidad.13
El secreto profesional implica la exigencia expresa de
que el médico no divulgará la información de una persona en
la transacción de otros deberes, es decir, no debe involucrar 5(*/$0(17$&,Ï1
esta información en alguna solicitud de empleo, entrevista,
manuscrito en progreso o nominación para un premio por sus
méritos laborales. El secreto profesional debe considerarse Existen situaciones en las que el secreto médico y la confiden-
uno de los estándares más altos porque la reputación está en cialidad no son absolutos y, por otra parte, la falta de protec-
juego; una vez roto no se puede recuperar y, por tanto, debe ción de estos datos personales, que expone al paciente sin su
ser honrado y protegido. autorización, implica una sanción con base en la legislación
vigente en México.
La Constitución Política de los Estados Unidos Mexica-
$872',98/*$&,Ï1 nos establece en su artículo 16 que “toda persona tiene dere-
cho a la protección de sus datos personales, al acceso,
rectificación y cancelación de los mismos, así como a manifes-
Compartir con el paciente la vida personal del médico es co- tar su oposición, en los términos que fije la ley, la cual estable-
mún en la relación médico-paciente. Es frecuente que el pro- cerá los supuestos de excepción a los principios que rijan el
fesional de la salud revele historias, información personal y tratamiento de datos, por razones de seguridad nacional, dis-
detalles sobre amigos y familiares, como una forma de rela- posiciones de orden público, seguridad y salud públicas o para
cionarse y darle confianza al paciente, pero, en este escenario, proteger los derechos de terceros”.14
es importante que sea prudente para proteger a ambas partes. La Ley Reglamentaria del Artículo 5 Constitucional, re-
El derecho que tiene toda persona a proteger sus secretos lativo al ejercicio de las profesiones en el Distrito Federal,
se corresponde con el deber de respetar la intimidad ajena. El señala en su artículo 36: “todo profesionista estará obligado a
velo del secreto garantiza el respeto recíproco y abre el cami- guardar estrictamente el secreto de los asuntos que se le con-
no a la confianza, al acceso al otro. El respeto y la confianza fíen por sus clientes, salvo los informes que obligatoriamente
son mutuos y permiten la comunicación de los propios secre- establezcan las leyes respectivas”.15
tos con la garantía de que no serán develados. La obligación En el capítulo I, “Revelación de secretos del Código Pe-
del secreto médico no es absoluta, pues el doctor debe revelar nal federal”, el artículo 210 menciona: “se impondrán de
información cuando no hay otra forma de evitar daño a la treinta a doscientas jornadas de trabajo en favor de la comu-
salud del paciente y, en su caso, a la sociedad. nidad, al que sin justa causa, con perjuicio de alguien y sin

© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR


La autodivulgación del médico le es útil cuando quiere consentimiento del que pueda resultar perjudicado, revele
promover que realiza su trabajo con éxito en hospitales, o algún secreto o comunicación reservada que conoce o ha re-
inclusive que atiende a personalidades del medio artístico o cibido con motivo de su empleo, cargo o puesto”.
político, con objeto de justificar altos honorarios.10 Asimismo, el artículo 1910 del Código Civil federal re-
fiere: “el que obrando ilícitamente o contra las buenas cos-
tumbres cause daño a otro, está obligado a repararlo, a menos
5('(662&,$/(6(10(',&,1$ que demuestre que el daño se produjo como consecuencia de
culpa o negligencia inexcusable de la víctima”.
La American Medical Association (AMA), con su documento Por su parte, la Ley Federal de Transparencia y Acceso a
de 2011, “Policy: professionalism in the use of social media”, fue la Información Pública Gubernamental, su reglamento y los
una de las primeras instituciones que elaboró recomendacio- Lineamientos de Protección de Datos Personales establecen
nes con la intención de ayudar a los médicos en el uso profe- que “los datos personales que se ingresen en el formulario de
sional de las redes sociales. Estableció que los médicos deben contacto, no serán difundidos, distribuidos o comercializados.
ser conscientes de la pertinencia de mantener siempre las Únicamente podrán ser proporcionados a terceros de acuer-
normas de privacidad y confidencialidad del paciente, incluso do con lo estrictamente señalado en el artículo. 22 de la Ley
en la red. Para proteger la información y contenido personales Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública
en la medida de lo posible, deben utilizar la configuración de Gubernamental”.
privacidad de las redes sociales; al hacerlo mantienen, ade- La Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de
más, una imagen virtual profesional y adecuada. los Trabajadores del Estado señala, en su artículo 10, que “los
Cuando un profesional elige, por su libre voluntad, datos y registros que se asienten en el expediente electrónico
presentarse en las redes sociales utilizando su título o su serán confidenciales y la revelación de los mismos a terceros,
uniforme de médico, debe recordar que está dando una ima- sin autorización expresa de las autoridades del instituto y del

ERRNVPHGLFRVRUJ
Secreto médico y confidencialidad • 57

derechohabiente respectivo o sin causa legal que lo justifique, servidores públicos o cualquier persona relacionada o men-
será sancionada en los términos de la legislación penal federal cionada en la indagatoria”. En el artículo 180 se estipula: “La
vigente”. Asimismo, en su artículo 13 menciona que “la infor- información y documentos así obtenidos sólo podrán ser uti-
mación que se entregue al instituto, a la Comisión Nacional lizados en la investigación y para efectos del proceso penal,
del Sistema de Ahorro para el Retiro y a las empresas opera- debiéndose guardar la más estricta confidencialidad. Al servi-
doras de la Base de Datos Nacional SAR, será confidencial, dor público que quebrante la reserva de las actuaciones o pro-
por lo que la revelación de ésta a terceros sin autorización porcione copia de ellas o de los documentos que obran en la
expresa de las autoridades del Instituto y del Derechohabien- averiguación, se le sujetará al procedimiento de responsabili-
te o sin causa legal que lo justifique, será sancionada en los dad administrativa y penal, según corresponda”. La fracción V
términos de la legislación penal federal vigente”. del artículo 243 bis dice: “No estarán obligados a declarar so-
En este orden de ideas, el Reglamento de la Ley General bre la información que reciban, conozcan o tengan en su po-
de Salud en Materia de Publicidad señala, en la fracción IX der las personas o servidores públicos que desempeñen
del artículo 94, que “los terceros autorizados deberán respetar cualquier otro empleo, cargo oficio o profesión, en virtud del
la confidencialidad y los derechos de propiedad intelectual e cual la ley les reconozca el deber de guardar reserva o secreto
industrial que se deriven de la documentación e información profesional”. Asimismo, la fracción V del artículo 243 bis
proporcionada por los solicitantes”. apunta que tampoco están obligados a declarar “Los médicos
El Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de cirujanos o especialistas y psicólogos clínicos, respecto de la
Prestación de Servicios de Atención Médica, en su artículo información concerniente a la salud de sus pacientes, que co-
133, establece que “la información personal que el enfermo nozcan con motivo de su ejercicio profesional”. En tanto que
mental proporcione al médico psiquiatra o al personal es- el artículo 278 bis refiere: “En ningún caso el Ministerio Pú-
pecializado en salud mental, durante su tratamiento, será blico o el juez admitirán comunicaciones que violen el deber
manejada con discreción, confidencialidad y será utilizada de confidencialidad que establezca la ley, ni la autoridad pres-
únicamente con fines científicos o terapéuticos. Sólo podrá ser tará el apoyo a que se refiere el párrafo anterior cuando se
dada a conocer a terceros, mediante orden de la autoridad viole dicho deber”.
judicial o sanitaria”. Y en el artículo 138 bis 20 refiere: “la
información personal que se proporcione al médico tratante o
al equipo multidisciplinario en cuidados paliativos por el en-
fermo en situación terminal, será utilizada con confidenciali- 583785$
dad y empleada únicamente con fines científicos o terapéuticos
en los términos que disponga la norma oficial mexicana que al
efecto expida la Secretaría y demás disposiciones aplicables”. La revelación del secreto médico sin “justa causa” es una re-
Por su parte, la Ley General de Salud, en su artículo 77 presentación de ilegalidad, intrusión y profanación violenta
bis 37, menciona: “los beneficiarios del Sistema de Protec- que siempre conforma un delito. El término “ruptura” se re-
ción Social en Salud tendrán además de los derechos estable- fiere a una forma particular de legitimar la revelación de un
cidos en el artículo anterior, los siguientes: ser tratado con secreto para evitar un mal mayor, lo que deja sin efecto el
confidencialidad”. concepto de delito, entendiéndose su carácter excepcional y
La Ley Federal de Protección de Datos Personales en Po- siempre con justa causa; es cuando la revelación no merece
sesión de los Particulares y la Ley Federal de Transparencia y reproche y resulta ser lícita, en la medida que pueda funda-
Acceso a la Información Pública Gubernamental son de or- mentarse la existencia de un interés superior a proteger, tanto
© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR

den público y de observancia general en toda la república; en materia de Derecho Penal, Derecho Civil y en lo que res-
tienen por objeto la protección de los datos personales en pecta a la ética profesional.16
posesión de los particulares, con la finalidad de regular su Así pues, el secreto médico no es absoluto; el facultativo
tratamiento legítimo, controlado e informado, a efecto de ga- debe revelarlo con discreción sólo a quien tenga que hacerlo,
rantizar la privacidad y el derecho a la autodeterminación en los justos límites necesarios y en los siguientes casos:
informativa de las personas.
El artículo 10 de la primera ley apuntada establece que • Cuando de la revelación presuma un muy probable
no será necesario el consentimiento para el manejo de los bien para el paciente.
datos personales cuando éstos sean indispensables para la • Cuando se certifica un nacimiento.
atención médica, la prevención, el diagnóstico, la prestación • Cuando se certifica una defunción.
de asistencia sanitaria, los tratamientos o la gestión de servi- • Si se presumiera un perjuicio para el paciente o para
cios, mientras el titular no esté en condiciones de otorgar su otras personas con el silencio, o un peligro colectivo
consentimiento en los términos que establece la Ley General como enfermedades contagiosas o mentales.
de Salud y demás disposiciones jurídicas aplicables. También • Cuando se trate de enfermedades profesionales, acci-
se indica que dicho tratamiento de datos debe ser realizado dentes de trabajo u otros siniestros que se podrían evi-
por una persona sujeta al secreto profesional u obligación tar con la declaración.
equivalente, o que se dictará, en su caso, una resolución por • Cuando actúe como perito, médico forense, juez ins-
alguna autoridad competente. tructor o similar.
De su lado, el Código Federal de Procedimientos Penales • En malos tratos a niños, ancianos, discapacitados psí-
señala, en su artículo 16, que “en ningún caso se podrá hacer quicos o actos de violación.
referencia a información confidencial relativa a los datos per- • Cuando el médico se vea perjudicado de forma injusta
sonales del inculpado, víctima u ofendido, así como testigos, por mantener el secreto de un paciente y éste sea autor

ERRNVPHGLFRVRUJ
58 • Tratado de cirugía general (Capítulo 7)

voluntario del perjuicio, a condición, sin embargo, de de los usuarios en medios electrónicos plantea graves preocu-
que de la revelación del hecho no resulten otros perju- paciones de privacidad, por lo que se han diseñado protocolos
dicados. seguros para calcular coeficientes similares del modelo de pri-
• La muerte del paciente no exime al médico del deber vacidad diferenciada e intrusos, a fin de proteger la privacidad
del silencio. de los datos en entornos inteligentes.21,22 Aunque el destino de
la información se efectúa en un entorno inteligente, estos pro-
tocolos se pueden aplicar a otras áreas relacionadas.23
Los avances para obtener registros electrónicos de los pa-
(1)(50('$'9,+6,'$ cientes pueden ser anónimos para fines de investigación.24 En
Inglaterra, el sistema de salud trató hace poco de aumentar la
La evolución histórica con respecto al VIH permite detectar cantidad y disponibilidad de estos datos; ante la incertidum-
la influencia que creencias, temores y prejuicios han tenido y bre de que se propague la información, con la subsecuente
aún tienen en el abordaje de dicha enfermedad, por parte de pérdida de la confianza de los pacientes, se ha implementado
los representantes de la comunidad científica.8 un modelo dinámico de autorización, mediante el cual los
La NOM-010-SSA2-1993, para la prevención y control interesados controlan vía electrónica el consentimiento y re-
de la infección por Virus de la Inmunodeficiencia Humana, ciben información sobre el uso de sus datos. Este modelo es
establece los criterios de consentimiento informado y confi- un medio transparente, flexible y fácil de usar para mantener
dencialidad: quien se somete a análisis deberá hacerlo con la confianza del público, respetando su confidencialidad y fa-
conocimiento suficiente, en forma voluntaria y seguro de que cilitando su acceso a la información, con relación a los servi-
se respetará tanto su derecho a la privacidad como la confi- cios, tratamiento y efectividad.25,26,27
dencialidad del expediente clínico.
La notificación de casos de VIH-SIDA se hará de manera
confidencial. El objetivo es contar con la información necesa-
ria para establecer las medidas de prevención y control de &203(7(1&,$6$'48,5,'$6
enfermedades transmisibles, además de proteger al afectado
contra daños a su honorabilidad y dignidad, por lo que no 1. En caso de que sea requerida la presencia de un médi-
debe comunicarse a otras personas o autoridades, excepto a co ante un juez por presunto delito, el primero tiene el
las responsables directas de la vigilancia epidemiológica, sin compromiso ético de guardar el secreto profesional,
menoscabo de la orden judicial, la cual deberá acatarse en obligándose a proporcionar sólo los datos necesarios y
todo momento. ajustados al caso concreto.
La notificación en caso de SIDA o infección por VIH se 2. La diferencia que existe entre un informe anónimo y
hará en sobre cerrado con sello de confidencial, dirigido al uno confidencial, de acuerdo al Diccionario de la Real
titular de la unidad de vigilancia epidemiológica del nivel Academia Española de la lengua, es que la palabra “anó-
técnico-administrativo que corresponda, para su manejo en nimo” deriva del griego anonimus (“sin nombre”), que
forma confidencial y bajo su más estricta responsabilidad. significa omitir la identidad de la persona de la que se
En caso de que el paciente haya fallecido, sólo se podrá trate, porque no se le conoce o porque se le quiere ocul-
solicitar información al médico tratante y a quien elaboró el tar, y “confidencial”, en cambio, es un asunto que se “hace
certificado de defunción. El seguimiento se hará garantizando o se dice en confianza, o con seguridad recíproca entre

© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR


la confidencialidad de la información del diagnóstico, me- dos o más personas”. La confidencialidad, entonces, con-
diante notificación del mismo sólo a los familiares del finado siste en asegurar al confidente la preservación de un se-
en primero y segundo grados. creto cuyo contenido se conoce con absoluta claridad.
El personal de salud y las instituciones encargadas de la 3. En una situación de emergencia crítica el cirujano tie-
atención del paciente infectado con VIH o que tiene SIDA ne la obligación profesional y ética de salvar la vida,
observarán las medidas necesarias para asegurar que el manejo aliviar el dolor y, de manera alterna, tranquilizar al pa-
de expedientes clínicos y trámites administrativos le garanti-
ciente y a sus familiares.
cen la confidencialidad, sin discriminación respecto a otros
4. En caso de un peritaje médico-legal, el secreto profe-
enfermos, evitando difundir datos sobre su condición de infec-
sional médico está condicionado a la legitimidad del
tado por el VIH o enfermo de SIDA entre quienes no tienen
acto y a la voluntariedad de la persona para ser some-
que ver con su atención médica; asimismo, respetarán el carác-
tida a peritaje.
ter confidencial del paciente seropositivo o con SIDA, infor-
5. El término “intimidad” proviene del vocablo latino in-
mando acerca de su estado sólo a quien éste proponga.18,19
timus, que significa “lo más interior”. Hace referencia a
una esfera por completo privada de la persona, a la
cual no puede acceder nadie sin su autorización, ni los
5(*,67526(/(&75Ï1,&26(16$/8' particulares ni el estado.
6. La primera institución que elaboró recomendaciones
con la intención de ayudar a los médicos con el uso
La protección de datos sensibles es un tema emergente. El uso profesional de las redes sociales fue la American Medi-
de una red de computadoras o de datos se traduce en un en- cal Association.
tramado de telecomunicaciones que permite a los ordenado- 7. De acuerdo con la Ley Reglamentaria del Artículo 5
res intercambiar información.19,20 El almacenamiento de datos Constitucional, el médico está obligado a guardar de

ERRNVPHGLFRVRUJ
Secreto médico y confidencialidad • 59

manera estricta el secreto de los asuntos que le confíen


sus clientes, salvo en el caso de los informes que de- 5(680(1
manden las leyes respectivas.
8. De acuerdo con lo establecido en la Ley Federal de Pro-
tección de Datos Personales en Posesión de los Particula- El secreto médico no es absoluto: el doctor está obligado a
res, no es necesario el consentimiento para el tratamiento revelar información cuando no hay otra forma de evitar daño
de los datos personales cuando éstos sean indispensables a la salud de terceros o del paciente; esto es regulado en la le-
para la atención médica, prevención, diagnóstico, presta- gislación de México. En la relación médico-paciente se obtie-
ción de asistencia sanitaria, tratamientos médicos o ges- ne información considerada como privilegiada, y ello pone la
tión de servicios sanitarios, mientras el titular no esté en intimidad y privacidad del paciente al descubierto, cuando se
condiciones de otorgar dicho consentimiento. comparte de forma directa o indirecta; así surge la necesidad
9. El Código Federal de Procedimientos Penales, artículo del secreto compartido. El personal de salud tiene el deber de
243 bis, establece la obligación que tienen los servido- cuidar la confidencialidad. Es atractivo para el doctor compar-
res públicos de salvaguardar el secreto profesional. tir información sobre sus éxitos profesionales, con el fin de
10. El médico tratante o quien elaboró el certificado de mostrarse como un médico de extraordinarias habilidades, lo
defunción de un paciente infectado con VIH o que tie- cual incrementa la posibilidad de que revele la identidad e
ne SIDA garantizará la confidencialidad de la informa- intimidad de sus pacientes en, por ejemplo, las redes sociales.
ción, notificando la situación sólo a los familiares del Esta conducta va en aumento y se contrapone a los principios
finado en primero y segundo grados. y reglas éticas de la conducta profesional del médico.

5()(5(1&,$6

1. Antomas J., Huarte del Barrio S: Confidencialidad e historia clíni- 16. Milanifar A, Larijani B, Paykarzadeh P, Ashtari G, Mehdi Akhon-
ca: consideraciones ético-legales. Anales Sis. San Navarra [online]. di M: Breaching confidentiality: medical mandatory reporting
2011; vol.34, núm.1. laws in Iran. Journal of Medical Ethics and History of Medicine.
2. Sánchez-Henarejos et al.: Guía de buenas prácticas de seguridad 2014;7:13.
informática en el tratamiento de datos de salud. Aten. Primaria. 17. González M, Vegue Álvaro-Brun E: El secreto médico en institu-
2014; Apr;46(4):214-22. doi: 10.1016/j.aprim.2013.10.008. Epub ciones penitenciarias. Revista Española de Sanidad Penitenciaria.
2014 Feb 28. 2012;3(1).
3. Jhala CI, Jhala KN: The hippocratic oath: a comparative analysis 18. Reglamento Interior de la Secretaría de Salud. Centro Nacional
of the ancient text’s relevance to american and indian modern para la Prevención y el Control del VIH/SIDA. Diario Oficial de
medicine. Indian J, Pathol. Microbiol. 2012;55:279-282. la Federación. Última reforma publicada el 2 de febrero de 2010.
4. Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los 19. Norma Oficial Mexicana NOM-010-SSA2-2010, para la preven-
Particulares. Texto vigente. Nueva ley publicada en el Diario Ofi- ción y el control de la infección por Virus de la Inmunodeficiencia
cial de la Federación el 5 de julio de 2010. Humana.
5. Barbero Gutiérrez J, Sánchez Caballero M, Martín Cortecero JM: 20. Patel V, Beckjord E, Moser RP, Hughes P, Hesse BW: El papel de la
Secreto profesional y riesgo vital para un tercero identificado: me- atención de salud, experiencia y eficacia de información al consumi-
todología de análisis ético en torno a un caso. Rev. Asoc. Esp. Neu- dor en la conformación de privacidad y seguridad de percepción de
ropsiq. [online]. 2013. registros médicos: Encuesta Nacional de Consumo, resultados.
© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR

6. Anguita V, Sotomayor MA: ¿Confidencialidad, anonimato?: las otras 21. The role of health care experience and consumer information effi-
promesas de la investigación. Acta Bioethica. 2011; 17(2):199-204. cacy in shaping privacy and security perceptions of medical re-
7. Del Pino R: Estrategia de bioética en el Plan Integral de Salud cords. National Consumer Survey Results JMIR Med. Inform.
Mental de Andalucía. Rev. Asoc. Esp. Neuropsiq. 2015;35(126): 2015;3(2):e14.
341-353. 22. Ben-Yakov M et al.: Do emergency physicians and medical students
8. Outomuro D, Mirabile LM: Derecho a la intimidad y su vincula- find It unethical to “look up” their patients on Facebook or Google?
ción con la salud. Rev. Latinoam. Bioet. [serial on the Internet]. Western Journal of Emergency Medicine. 2015;16(2): 234-239.
2012;12(1):80-87. 23. Williams Hawys et al.: Dynamic consent: a possible solution to
9. Sandoval-Olvera F: Confidencialidad, bioética, dilema, cirugía, improve patient confidence and trust in how electronic patient
deliberación. Cir. Gen. 2013;35(Supl. 2):S119-S122. records are used in medical research. Ed. Gunther Eysenbach.
10. Vázquez-Ortiz M, Leogó-Jimenez MZ: La relatividad del secreto JMIR Medical Informatics. 2015;3(1): e3. PMC.
profesional en la medicina legal. Humanidades Médicas. 2013: 24. Humayun A, Fatima N, Naqqash S et al.: Patients’ perception and
13(3):728-741. actual practice of informed consent, privacy and confidentiality in
11. Echeverría C, Goic A, Herrera C et al.: Algunas amenazas actuales a general medical outpatient departments of two tertiary care hos-
la confidencialidad en medicina. Rev. Med. Chile. 2015;143:358-366. pitals of Lahore. BMC Medical Ethics. 2008;9:14.
12. Boyle CJ: PharmD disclosures professional confidentiality: a guide 25. Williams Hawys et al.: Dynamic consent: a possible solution to
for self-vigilance. Am. J. Pharm. Educ. 2014;78(1). improve patient confidence and trust in how electronic patient
13. Gómez de Diego JJ: Guía de uso profesional de las redes sociales records are used in medical research. Ed. Gunther Eysenbach.
en medicina. FisioGlía. 2015;2(1):16-17. JMIR Medical Informatics. 2015;3(1): e3. PMC.
14. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Diario 26. Ozair FF, Jamshed N, Sharma A, Aggarwal P: Ethical issues in elec-
Oficial de la Federación. Última reforma publicada el 7 de julio de tronic health records: a general overview. Perspectives in Clinical
2014. Research. 2015;6(2):73-76. doi:10.4103/2229-3485.153997.
15. Ley Reglamentaria del Artículo 5 Constitucional, relativo al ejer- 27. Wong KS, Kim MH: Preserving differential privacy for similarity
cicio de las profesiones en el Distrito Federal. Diario Oificial de la measurement in smart environments. The Scientific World Jour-
Federación. Última reforma publicada el 19 de agosto de 2010. nal. 2014; 2014:581426.

ERRNVPHGLFRVRUJ
&DStWXOR
&RQVHQWLPLHQWRYiOLGDPHQWHLQIRUPDGR
Francisco Mancilla Ulloa, Jorge Luis Mariñelarena Mariñelarena

3UHJXQWDVFODYH

1. ¿Qué es el consentimiento informado?


2. ¿Cuál es el sustento legal del consentimiento informado en México?
3. ¿Qué Normas Oficiales Mexicanas en salud hacen referencia al consentimiento informado?
4. ¿Cuáles son los requisitos mínimos que debe contener una carta de consentimiento informado?
5. ¿En qué casos se estará de acuerdo con lo previsto en el artículo 81 del Reglamento de la Ley General de Salud en
Materia de Prestación de Servicios de Atención Médica?
6. ¿En qué casos se requiere de consentimiento informado?
7. ¿Qué criterio establece la Suprema Corte de Justicia de la Nación en relación al consentimiento válidamente infor-
mado?
8. ¿Cuál sería la consecuencia jurídica, de acuerdo con el criterio establecido por la Suprema Corte de Justicia de la
Nación, de omitir el consentimiento o realizarlo incompleto?
9. ¿Son válidos los formularios universales impresos no personalizados del consentimiento informado?
10. En los casos de menores de edad y discapacitados ¿quién debe signar el consentimiento informado?

médico, quien poseía la moral, autoridad y conocimientos su-


,1752'8&&,Ï1 ficientes para ordenarle al minusválido moral (el enfermo) lo
que debía hacer con su salud.4 Este principio gobernaba la
ética de los médicos hipocráticos y, por herencia directa de
Los principios y normas morales que rigen a una sociedad éstos, ha configurado a lo largo de los siglos la concepción de

© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR


varían de un lugar a otro. En la práctica médica se trabaja su excelencia moral.
respetando el modo, la forma de vida, o sea, el ethos de cada Se dice que la medicina es tanto una ciencia como un
ciudadano, basados en las leyes de la ética médica, que tiene arte, porque es un conjunto ordenado de conocimientos
sus orígenes en el siglo XVIII a. C., cuando en Mesopotamia, sobre la salud y la enfermedad de los seres humanos, con
bajo el reinado de Hammurabi,1 se dictaron las primeras leyes normas e indicaciones para actuar dentro de determinados
de moral objetiva relacionadas con la medicina, y se estable- parámetros. Se dice, asimismo, que el médico es aquella per-
ció la responsabilidad jurídica del médico frente a su pacien- sona que asume la responsabilidad de beneficiar a sus seme-
te. Luego llegó, desde hace ya más de 25 siglos, la época de jantes con el empleo correcto de esa ciencia que aprende
Hipócrates de Cos,2 cuando el ejercicio de la medicina en durante su formación y mediante el contacto con los adelan-
Grecia no estaba reglamentado y cualquiera podía ser cura- tos científicos y de ese arte, que va ajustando en la medida de
dor; quienes se prepararon con Hipócrates, no obstante, ela- su experiencia y decisión a lo largo de su vida profesional,
boraron un documento testificado por los dioses helénicos, teniendo en cuenta las circunstancias cambiantes, la perma-
con lo que se convirtió en juramento: el llamado juramento nente adquisición de conocimientos, el desarrollo de habilida-
hipocrático, aceptado hasta hoy, por el cual se comprometían des y las experiencias vividas.
ante la sociedad y cuyo principio ético era Primun non nocere Hoy es muy aceptado que el consentimiento informado
(primero no hacer daño).3 (CI) es un proceso gradual y verbal que se da en el seno de la
El médico hipocrático actuaba con respeto por la vida relación médico-paciente, en virtud del cual el paciente acep-
humana y con un exagerado instinto paternalista conocido ta, o no, someterse a un procedimiento diagnóstico o terapéu-
como beneficencia paternalista. El enfermo era tratado como tico, después de que el médico le haya informado en calidad
un incapacitado mental y quedaba sometido al criterio del y cantidad suficientes sobre la naturaleza, los riesgos y benefi-

60

ERRNVPHGLFRVRUJ
Consentimiento válidamente informado • 61

cios del mismo, así como sus posibles alternativas. El ejercicio péuticos y quirúrgicos que se le indiquen o apliquen. Cuando
de la profesión médica exige la observancia no sólo de las se trate de la atención a los usuarios originarios de pueblos y
disposiciones generales de esta actividad, sino que el galeno comunidades indígenas, éstos tendrán derecho a obtener la
debe cumplir un conjunto de normas jurídicas, técnicas y me- información en su lengua.
todológicas de carácter específico del ejercicio de la medicina; En el artículo 51 bis 2 se le concede al paciente el dere-
por lo tanto, la responsabilidad médica es una cuestión jurídi- cho de otorgar o no su consentimiento y rechazar tratamien-
ca de gran complejidad técnica y en pleno desarrollo teórico. tos o procedimientos:
El acto médico está conformado por todas las conductas
desplegadas por un médico en el marco del ejercicio de su Los usuarios tienen derecho a decidir libremente sobre
profesión, lo cual incluye toda la relación médico-paciente, la aplicación de los procedimientos diagnósticos y
desde las etapas preliminares de conocimiento y análisis hasta terapéuticos ofrecidos. En caso de urgencia o que el
las posteriores al tratamiento, como la evolución y rehabilita- usuario se encuentre en estado de incapacidad tran-
ción del enfermo.5 sitoria o permanente, la autorización para proceder
El consentimiento informado es el instrumento me- será otorgada por el familiar que lo acompañe o su
diante el cual el paciente ejerce su derecho a la autodeter- representante legal; en caso de no ser posible lo an-
minación, y para ello el médico tiene el deber de dar la terior, el prestador de servicios de salud procederá
información que aquél necesita. El requerimiento de obte- de inmediato para preservar la vida y salud del usua-
ner el consentimiento ha sido fundamentado con amplitud rio, dejando constancia en el expediente clínico. Los
en un replanteamiento de la relación médico-paciente tra- usuarios de los servicios públicos de salud en general
dicional, sustentado en el reconocimiento de la autonomía contarán con facilidades para acceder a una segunda
individual. opinión.9
El modelo paternalista de relación que caracterizó a la
práctica médica desde sus orígenes ha cedido paso a uno nue- El consentimiento informado plantea un reto ético de primer
vo: el consentimiento informado. Esa relación, que data de la orden a todos los profesionales de la salud. Una cuestión que
época de oro de la medicina griega, hace 25 siglos, está ce- hay que tener en cuenta son los miedos u objeciones concre-
diendo paso a propuestas de modelos de relación más hori- tas que este documento suscita entre los profesionales, mis-
zontales.6 mos que hay que ser capaces de neutralizar. Un miedo muy
El término consentimiento informado y el desarrollo de frecuente es la posibilidad de que la información genere en
su teoría legal tuvieron lugar en Estados Unidos. Faden y los pacientes una ansiedad innecesaria. Esto es falso, pues
Beauchamp atribuyen este fenómeno a factores externos a la cuando los pacientes reciben una información adecuada so-
medicina: “El creciente interés en el consentimiento informa- bre las intervenciones a las que van a someterse, la ansiedad
do en la atención médica de mediados del siglo XX pudo ser no aumenta, sino que disminuye.10
resultado de complejas fuerzas sociales que cambiaron el es- El consentimiento válidamente informado es una de las
tatus y el rol de la medicina norteamericana, como una reac- aportaciones más valiosas del derecho a la práctica médica;
ción frente a desarrollos legales específicos”. Respecto a la más allá de ser un acto jurídico o normativo es un acto huma-
doctrina legal del consentimiento informado en los EUA, Fa- no, de comunicación entre el médico y el paciente, que legiti-
den y Beauchamp señalan que el consentimiento informado ma el ejercicio de la medicina y otorga obligaciones y derechos
se interpreta en la tradición legal como basado en, y justifica- recíprocos. El consentimiento informado se abre paso como
© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR

do por, el principio de respeto a la autonomía.7 el elemento más viable, necesario y práctico para testimoniar
Hoy en día el consentimiento informado ha sido intro- por escrito un compromiso bilateral, en aras de privilegiar los
ducido en la práctica médica mundial a través de leyes (como principios de beneficencia, no maleficencia, autonomía y jus-
resultado de casos judiciales) y códigos de colegios profesio- ticia, indispensables en un proceso médico clínico, diagnósti-
nales. En España, dice Simón Lorda, el paternalismo tradicio- co o terapéutico.
nal en las relaciones sanitarias empieza a cambiar a mediados Es pertinente reconocer el valor histórico y la con-
del decenio de 1980-89, con la aparición de la primera Carta ciencia reparativa que se contemplan en las dos principa-
de Derechos de los Pacientes. En Perú, el consentimiento in- les declaraciones mundiales sobre el tema: el Código de
formado se introduce con la Ley General de Salud (núm. Núremberg, de 1947, y la Declaración de Helsinki, ambas
26842), vigente desde julio de 1997, que en su artículo 4 promulgadas por la Asociación Médica Mundial de 1964 y
apunta la obligatoriedad del CI en la práctica médica.8 Su ratificadas en Tokio en 1975, y cuya resonancia y peso de
reglamento establece los casos y requisitos de formalidad que reconocimiento son hoy de carácter mundial, pues hacen
deben ser observados para que el CI sea considerado emitido especial énfasis en el significado y la esencia básica del con-
y válido. El 2 de octubre de 2009 se publicaron modificacio- sentimiento informado.11
nes a esta ley en sus artículos 15.2, sobre acceso a la informa- El consentimiento informado se fundamenta en el respe-
ción, 15.3, atención y recuperación de la salud, y 15.4, to pleno a la dignidad humana, los derechos humanos y las
consentimiento informado. libertades fundamentales (cuadro 8-1). El paciente ejerce su
En México, la Ley General de Salud establece en su ar- autonomía y el profesional deberá obtenerlo en todas aque-
tículo 51 bis 1 que los usuarios tendrán derecho a recibir llas circunstancias que no estén exceptuadas (razones de ur-
información suficiente, clara, oportuna y veraz, así como la gencia o emergencia), como cuando hay un escenario de
orientación que sea necesaria respecto de su salud y sobre los notoria fuerza mayor o no sea recomendable la demora por
riesgos y alternativas de los procedimientos, diagnósticos tera- existir riesgo grave para la salud del paciente.12

ERRNVPHGLFRVRUJ
62 • Tratado de cirugía general (Capítulo 8)

Artículo 82. El documento en el que conste la autoriza-


&XDGUR±&RQVHQWLPLHQWRDVLVWLGR
ción a que se refieren los artículos 80 y 81 de este
‡ 0D\RUHVGHDxRV\PHQRUHVGHDxRV Reglamento deberá contener:
‡ 1RHVYiOLGRVLVyORHVWi¿UPDGRSRUORVSDGUHVRVyORSRUHO I. Nombre de la institución a la que pertenezca el
DGROHVFHQWH hospital:
‡ /RGHEHUiQ¿UPDUORVGRVSDGUHV
II. Nombre, razón o denominación social del hospital;
III. Título del documento;
El consentimiento informado consta de dos partes: IV. Lugar y fecha;
V. Nombre y firma de la persona que otorgue la au-
a) Derecho a la información: la información brindada al torización; y
paciente acerca de todo lo relativo al proceso de aten- VI. Nombre y firma de los testigos.
ción (en particular el diagnóstico, tratamiento y pro- El documento deberá ser impreso, redactado en forma
nóstico del padecimiento) debe ser clara, veraz, clara, sin abreviaturas, enmendaduras o tachaduras.
suficiente, oportuna y objetiva. De la misma manera, es Artículo 83. En caso de que deba realizarse alguna ampu-
importante dar a conocer los riesgos, los beneficios físi- tación, mutilación o extirpación orgánica que produz-
cos o emocionales, la duración y las alternativas, si las ca modificación física permanente en el paciente o en
hubiera. El proceso incluye comprobar si el paciente la condición fisiológica o mental del mismo, el docu-
ha entendido la información, propiciar que realice pre- mento a que se refiere el artículo anterior deberá ser
guntas, dar respuesta a éstas y asesorar en caso de que suscrito además, por dos testigos idóneos designados
sea solicitado. Los datos deben darse a personas com- por el interesado o por la persona que lo suscriba.
petentes en términos legales, por edad y capacidad
mental. En el caso de personas incompetentes por li- Estas autorizaciones se ajustarán a los modelos que señalen
mitaciones en la conciencia, raciocinio o inteligencia, las normas técnicas, como la NOM-004-SSA3-2012 del ex-
es necesario conseguir la autorización de un represen- pediente clínico,15 que establece en su numeral 10.1:
tante legal. Sin embargo, siempre que sea posible es
deseable tener el asentimiento del paciente. Cartas de consentimiento informado:
b) Libertad de elección: después de haber sido informado 10.1.1. Deberán contener como mínimo:
de forma adecuada, el paciente tiene la posibilidad de 10.1.1.1. Nombre de la institución a la que pertenezca
otorgar o no el consentimiento para que se lleven a el establecimiento, en su caso;
cabo los procedimientos. Es importante privilegiar la 10.1.1.2. Nombre, razón o denominación social del es-
autonomía y establecer las condiciones necesarias para tablecimiento;
que se ejerza el derecho a decidir.13 10.1.1.3. Título del documento;
10.1.1.4. Lugar y fecha en que se emite;
En el Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de 10.1.1.5. Acto autorizado;
Prestación de Servicios de Atención Médica en México se es- 10.1.1.6. Señalamiento de los riesgos y beneficios espe-
tablece:14 rados del acto médico autorizado;
10.1.1.7. Autorización al personal de salud para la
Artículo 80. En todo hospital y siempre que el estado del atención de contingencias y urgencias deriva-
paciente lo permita, deberá recabarse a su ingreso au- das del acto autorizado, atendiendo al princi-

© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR


torización escrita y firmada para practicarle, con fines pio de libertad prescriptiva; y
de diagnóstico terapéuticos, los procedimientos médi- 10.1.1.8. Nombre completo y firma del paciente, si su
co quirúrgicos necesarios de acuerdo al padecimiento estado de salud lo permite, en caso de que su
de que se trate, debiendo informarle claramente el estado de salud no le permita firmar y emitir
tipo de documento que se le presenta para su firma. su consentimiento, deberá asentarse el nom-
Esta autorización inicial no excluye la necesidad de bre completo y firma del familiar más cercano
recabar después la correspondiente a cada procedi- en vínculo que se encuentre presente, del tu-
miento que entrañe un alto riesgo para el paciente. tor o del representante legal;
Artículo 81. En caso de urgencia o cuando el paciente se 10.1.1.9. Nombre completo y firma del médico que
encuentre en estado de incapacidad transitoria o per- proporciona la información y recaba el con-
manente, el documento a que se refiere el artículo sentimiento para el acto específico que fue
anterior será suscrito por el familiar más cercano en otorgado, en su caso, se asentarán los datos del
vínculo que le acompañe, o en su caso, por su tutor o médico tratante;
representante legal, una vez informado del carácter 10.1.1.10. Nombre completo y firma de dos testigos.
de la autorización. Cuando no sea posible obtener la 10.1.2. Los eventos mínimos que requieren de cartas de
autorización por incapacidad del paciente y ausencia consentimiento informado serán:
de las personas a que se refiere el párrafo que antece- 10.1.2.1. Ingreso hospitalario;
de, los médicos autorizadas del hospital de que se tra- 10.1.2.2. Procedimientos de cirugía mayor;
te, previa valoración del caso y con el acuerdo de por 10.1.2.3. Procedimientos que requieren anestesia gene-
lo menos dos de ellos, llevarán a cabo el procedimien- ral o regional;
to terapéutico que el caso requiera, dejando constan- 10.1.2.4. Salpingoclasia y vasectomía;
cia por escrito, en el expediente clínico. 10.1.2.5. Donación de órganos, tejidos y trasplantes;

ERRNVPHGLFRVRUJ
Consentimiento válidamente informado • 63

10.1.2.6. Investigación clínica en seres humanos; naron el caso) para acreditar que la paciente consintió
10.1.2.7. Necropsia hospitalaria; que se le practicara el acto médico y que asumió los
10.1.2.8. Procedimientos diagnósticos y terapéuticos riesgos que éste implicaba. Por su parte, también se
considerados por el médico como de alto riesgo; estableció que las cartas de consentimiento informa-
10.1.2.9. Cualquier procedimiento que entrañe mu- do no deben ser vistas como una carga excesiva para
tilación. los profesionales de la salud, sino que éstos deben de
10.1.3. El personal de salud podrá obtener cartas de con- comprender que en dicha figura se encuentra una he-
sentimiento informado adicionales a las previstas rramienta legal que les otorga seguridad jurídica evi-
en el numeral 10.1.2 cuando lo estime pertinente, tando reclamaciones en su contra, cuyo número se ha
sin que para ello sea obligatorio el empleo de for- incrementado significativamente en los últimos años,
matos impresos. pues en caso de no informar los riesgos y beneficios de
10.1.4. En los casos de urgencia, se estará a lo previsto en la operación al paciente, los médicos abandonan su
el artículo 81 del Reglamento de la Ley General de obligación de medios y asumen los riesgos por sí solos,
Salud en Materia de Prestación de Servicios de quedando en una situación vulnerable.
Atención Médica. Finalmente, la Primera Sala exhortó a las autoridades
sanitarias para que, en el ámbito de sus competencias,
El consentimiento informado es el instrumento mediante el cual implementen las políticas públicas que estimen perti-
el paciente ejerce su derecho a la autodeterminación, y el médi- nentes para que los médicos informen debidamente a
co está en el deber de dar la información que aquél requiere.16 sus pacientes sobre los beneficios y riesgos esperados
La necesidad de obtener el consentimiento ha sido funda- antes de la aplicación de cualquier procedimiento
mentada de forma amplia en un replanteamiento de la relación diagnóstico, terapéutico, rehabilitatorio, paliativo o de
médico paciente tradicional, sustentado en el reconocimiento investigación que lo amerite.18
de la autonomía individual.15 Así, el consentimiento válida-
mente informado es una de las aportaciones más valiosas del
derecho a la practica medica, sin embargo, más allá de ser un
acto jurídico o normativo es simplemente un acto humano, de &203(7(1&,$6$'48,5,'$6
comunicación entre el médico y el paciente que legitima el
acto médico y otorga derechos y obligaciones reciprocas.17
El 5 de agosto del 2015, la Primera Sala de la Suprema 1. El consentimiento informado es un proceso gradual y
Corte de Justicia de la Nación (SCJN), bajo la ponencia del verbal que tiene lugar en el seno de la relación médico-
ministro José Ramón Cossío Díaz, resolvió el amparo directo paciente.
42/2012 en relación al otorgamiento del consentimiento in- 2. El sustento legal del consentimiento informado en
formado. Enseguida se cita la tesis: México se encuentra en la Ley General de Salud y su
Reglamento en Materia de Prestación de Servicios de
La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Atención Médica, así como en la NOM-004-SSA2-2012.
Nación (SCJN), bajo la ponencia del ministro José 3. La Norma Oficial Mexicana 004-SSA2-2012 menciona
Ramón Cossío Díaz, resolvió el amparo directo cómo debe llenarse el consentimiento informado; esti-
42/2012 y sus relacionados, en la sesión celebrada el 5 pula, además,que debe contener los riesgos y beneficios
de agosto de 2015. En ellos se fijó, entre otras cuestio- del procedimiento diagnóstico o terapéutico a realizar.
© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR

nes, el alcance que tienen las cartas de consentimiento 4. Los requisitos mínimos que debe contener una carta de
informado en los procedimientos de atención médica. consentimiento informado son: nombre de la institución a
El caso derivó de una cirugía de reemplazo de cadera la que pertenezca el establecimiento, título del documen-
que se le practicó a una persona en el Instituto Nacio- to, lugar y fecha en que se emite, acto autorizado, señala-
nal de Rehabilitación, en la cual se produjo una lesión miento de los riesgos y beneficios esperados del acto
en el nervio ciático que le provocó cierto grado de médico autorizado, autorización al personal de salud para
incapacidad. Inconforme con dicho acto médico, la la atención de las contingencias y urgencias derivadas del
paciente demandó el pago del daño material y moral acto autorizado, atendiendo al principio de libertad pres-
al Instituto y a los médicos que le atendieron. La criptiva, y nombres completos del médico y persona legal-
Primera Sala determinó que la falta de información mente autorizada por el paciente y los testigos.
suficiente acerca de los riesgos y beneficios del proce- 5. En los casos de urgencia, el artículo 81 establece que
dimiento quirúrgico al cual una persona será someti- no se requiere la autorización del paciente para actuar,
da hace procedente la acción de daño moral, pues con si éste se encuentra imposibilitado para darlo.
base en el derecho de autodeterminación del paciente 6. El reglamento de la Ley General de Salud en Materia de
se le debe de otorgar toda aquella que le resulte sufi- Prestación de Servicios de Atención Médica señala que
ciente para ponderar sus alternativas y elegir la que se requiere el consentimiento informado en los siguien-
considere más benéfica. Por ende, se determinó que tes casos: hospitalización, salpingoclasia y vasectomía,
resulta insuficiente la existencia de documentos gené- donación de órganos, trasplantes y procedimientos
ricos y abstractos firmados por los pacientes que no diagnósticos y terapéuticos considerados por el médico
reúnan los requisitos mínimos establecidos en la Nor- como de alto riesgo.
ma Oficial Mexicana 168-SSA-1998, del expediente 7. La Suprema Corte de Justicia de la Nación establece
clínico, (vigente al momento de los hechos que origi- que, de no informar los riesgos y beneficios de la ope-

ERRNVPHGLFRVRUJ
64 • Tratado de cirugía general (Capítulo 8)

ración al paciente, los médicos abandonan su obliga- dimiento diagnóstico o terapéutico, después de que el médico
ción de medios y asumen los riesgos por sí solos, le ha informado en calidad y cantidad suficientes sobre la na-
quedando en una situación vulnerable. turaleza, los riesgos y beneficios que el mismo conlleva, así
8. Las consecuencias jurídicas de la falta de información como sus posibles alternativas.
suficiente acerca de los riesgos y beneficios del proce- El consentimiento válidamente informado es una de las
dimiento quirúrgico al cual una persona será sometida aportaciones más valiosas del derecho a la práctica médica, y
hacen procedente la acción de daño moral. más allá de ser un acto jurídico o normativo es un acto hu-
9. Los formularios del consentimiento informado impresos mano, de comunicación entre el doctor y el enfermo, que
no personalizados carecen de validez jurídica, porque un legitima el acto médico y otorga obligaciones y derechos re-
requisito indispensable es que señale riesgos y beneficios cíprocos.
de acuerdo a cada procedimiento diagnóstico y terapéu- En México, la Ley General de Salud establece en su artí-
tico a realizar, además de tomar en cuenta los riesgos per- culo 51 bis 1 el derecho a recibir información suficiente, clara,
sonales en el momento de la atención médica. oportuna y veraz, así como la orientación que sea necesaria
10. En menores de edad y en discapacitados, el consenti- respecto a la atención de su salud y sobre los riesgos y alter-
miento informado será suscrito por el familiar más cer- nativas de los procedimientos diagnósticos, terapéuticos y
cano en vínculo que le acompañe o, en su caso, por su quirúrgicos que se le indiquen o apliquen. En el artículo 51
tutor o representante legal, una vez informado del ca- bis 2 se apunta la posibilidad de otorgar o no el consentimien-
rácter de la autorización. to válidamente informado y el derecho a rechazar tratamien-
tos o procedimientos.
El consentimiento informado es el instrumento median-
5(680(1 te el cual el paciente ejerce su derecho a la autodetermina-
ción, y el médico está en el deber de dar la información que
aquél requiere. La necesidad de obtener el consentimiento ha
El consentimiento informado es un proceso gradual y verbal sido fundamentado de forma amplia en un replanteamiento
que se suscita en el seno de la relación médico-paciente, en de la relación médico-paciente tradicional, sustentado en el
virtud del cual el paciente acepta, o no, someterse a un proce- reconocimiento de la autonomía individual.

5()(5(1&,$6

1. Lugones Botell M: El Código de Hammurabi. Rev. Cubana Med. 11. Lee GM: Foro de discusión y análisis: “El consentimiento válida-
Gener. Integr. 1991;7(2):187-189. mente informado en la práctica médica, una visión humanista.
2. Lugones Botell M: Hipócrates. Revista Cubana Med. Gener. Inte- Revista Conamed, 2004; 9(3).
gr. 1990; 6(3):461. 12. Berro RG: Consentimiento informado. Rev. Urug. Cardiol.
3. De Castro Bachiller R: Juramento hipocrático. En: Caduceos y ju- 2013;28:17-31.
ramentos médicos. Cuadernos de Historia de la Salud Pública. La 13. Secretaría de Salud: Conbioética. Recuperado de: http://www.
Habana: Editorial Ciencias Médicas, 2000:76. conbioetica-mexico.salud.gob.mx/interior/temasgeneral/ consen-
4. www.bvs.sld.cu/revistas/mgi/vol21_5-6/mgi195-605.htm timiento_informado.html

© Editorial El manual moderno)RWRFRSLDUVLQDXWRUL]DFLyQHVXQGHOLWR


5. Jorge Varas Cortés: Responsabilidad médica y acto Médico. www. 14. Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Prestación
revistaobgin.cl/articulos/descaqrgarPDF/633/190.pdf. de Servicios de Atención Médica. Agenda de Salud. Editorial ISEF,
6. Sánchez García J: La medicina griega en su época de oro. Lima: 2014.
Editorial Línea y punto SAC, 2003. 15. NORMA Oficial Mexicana NOM-004-SSA3-2012, del expedien-
7. Faden RR, Beauchamp TL: A History and theory of informed con- te clínico. Diario Oficial de la Federación, 15 de octubre de 2012.
sent. NewYork: Oxford University Press, 1986. 16. Salomón Zavala et al.: Conocimiento sobre consentimiento
8. Congreso de la República. Ley General de Salud núm. 26842. El informado de médicos en formación. An. Facmed. 2010;71(2):
Peruano, 20 de julio de 1997. 103-110.
9. Ley General de Salud. Cámara de Diputados del H. Congreso de 17. Lee GM: Foro de discusión y análisis: “El consentimiento válida-
la Unión. Diario Oficial de la Federación. Últimas reformas publi- mente informado en la práctica médica, una visión humanista.
cadas el 4 de junio de 2015. Recuperado de: http://www.normate- Revista Conamed, 2004;9(3).
ca.gob.mx/Archivos/66_D_4165_12-11-2015.pdf 18. Guía Nacional para la Integración y el Funcionamiento de los Co-
10. Botell LM, Pichs GLA, García HM: El consentimiento informado. mités Hospitalarios de Bioética. Comisión Nacional de Bioética.
Recuperado de: http://www.bvs.sld.cu/revistas/mgi/vol21_5- Secretaría de Salud. 2010. Recuperado de: http://www2.scjn.gob.
6_05/mgi195-605.htm [consultado el 20 de mayo de 2015]. mx/red2/comunicados/noticia.asp?id=3134

ERRNVPHGLFRVRUJ
Capítulo 9
Las demandas al médico en México
Gerardo Ricardo Zurita Navarrete, Elena López Gavito

Preguntas clave

1. ¿Cuál es el código más antiguo que se conoce, y que contiene ordenamientos jurídicos diversos sobre el ejercicio de
la medicina?
2. ¿En la época prehispánica cuál era código más antiguo que regulaba la práctica médica? ¿Cómo estaba organizada la
procuración de justicia en el derecho azteca?
3. ¿Qué es un evento adverso?
4. ¿Cuáles son las consecuencias más graves en la atención médica de un evento adverso?
5. ¿Cuál es la causa principal de la pérdida de la relación médico-paciente?
6. ¿Cuáles son los dos bienes jurídicos más importantes tutelados por el estado, de acuerdo con los derechos fundamen-
tales de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos?
7. ¿Cuál es la vía judicial por la cual el médico puede ser demandado y se le exige la reparación del daño?
8. ¿Cuál es la especialidad de la medicina más demandada en México, según el último informe de la Comisión Nacional
de Arbitraje Médico?
9. ¿Cuál es el porcentaje de responsabilidad que se le imputa al especialista en cirugía general, con base en los dictáme-
nes que emite la Comisión Nacional de Arbitraje Médico?
10. ¿Cuál es el factor más importante en la génesis de las demandas en México?

sos, para impedir así que cada uno “tomara la justicia por su
ANTECEDENTES HISTÓRICOS mano”, pues sin ley escrita que los jueces hubieran de aplicar
de forma obligatoria era fácil que cada uno actuase como
© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.

más le conviniera.2
Egipto. El primer experto médico-legal fue Imhotep (3000 Reinado de Salomón. En Judá, Israel, gobernó Salomón
a. C), la más alta autoridad judicial del rey Zoser; en esta del 961 al 922 a. C. En su tiempo se presentó un caso médico
época se castigaban los errores profesionales de manera legal en que dos mujeres peleaban la potestad de un niño;
muy severa.1 Salomón decidió a quién darle al niño.
Babilonia. El Código de Hammurabi (1792 a. C.-1753 Grecia. Plutarco refiere que Glaucas, médico de Ephes-
a. C.) es uno de los ordenamientos jurídicos más antiguos y tion, fue condenado a morir en la cruz por la indignación que
valiosos que se conoce; fue grabado en piedra y regulaba di- a Alejandro le produjo el abandono en que el infortunado
versos aspectos de la vida en sociedad a través de normas médico había dejado a su cliente, el cual trajo como conse-
penales, civiles y mercantiles. Se le atribuye al emperador cuencia la muerte de éste.
Hammurabi, rey de Babilonia. Consta de un prólogo y 282 Hipócrates (370 a. C.). Libro del médico Padre de la
artículos sobre leyes diversas. Fue el primer ordenamiento Medicina. Él lo editó y existen aspectos éticos que lo acercan
que señaló la posibilidad de establecer castigos para el médi- a lo médico.3
co en caso de fracasar en su labor y estableció el concepto de Roma, Ley de las Doce Tablas. Se considera el más anti-
pago de honorarios médicos: cinco eskels, equivalentes a 150 guo código de derecho romano (451-450 a. C.); incluye nor-
gramos de plata (éstos variaban de acuerdo al estatus de la mas acerca de la duración del embarazo y la responsabilidad de
persona: hombre libre o esclavo). Determinó, asimismo, el la atención médica, de las personas con trastornos mentales.
concepto de delito y la pena que corresponde a cada delito; Galeno. Estableció la docimasia, prueba a la cual se so-
estableció que el Estado es el titular de la impartición de mete un órgano para saber si ha funcionado o en qué estado
justicia, a través de jueces y leyes aplicables en todos los ca- de función estaba antes de la muerte.

65

ERRNVPHGLFRVRUJ
66 • Tratado de cirugía general (Capítulo 9)

La Ley de Aquilea (siglo III a. C.). Contenía la legislación La ley castigaba los delitos habidos entre las personas y
para los médicos; estableció por primera vez la culpa gravis, dictaminaba la propiedad, la moral, las buenas costumbres, el
que sirvió a muchas legislaciones futuras. orden, la tranquilidad pública, la patria y la religión. Los cas-
Numa Pompilio. Ordenaba a los médicos hacer examen tigos más frecuentes eran la pena de muerte, la mutilación, la
de las mujeres que morían. esclavitud, el destierro, la confiscación de bienes, la suspen-
Emperador Alejandro Severo (222-235 d. C.). Promulgó sión de derechos y la pérdida del empleo.
leyes para regular la enseñanza y titulación del médico, así El homicidio, el aborto y el infanticidio (homicidio del
como para controlar el ejercicio de esta profesión. recién nacido) se castigaban con la pena de muerte. Los adúl-
El Código de Justiniano (529-564 d. C.). En Roma regu- teros solían ser lapidados (lapidar: matar arrojando piedras) y
laba la práctica de la medicina, cirugía y obstetricia; imponía también podían ser ahorcados o flechados. Todo esto hace
penas por mala práctica.1 suponer que intervenía un criterio médico-legal, y aunque no
Pueblos bárbaros. También aquí existía el concepto de la existía la especialidad médica entre los aztecas tenían una cla-
responsabilidad médica. Entre los ostrogodos, cuando un en- sificación de heridas.4,5
fermo moría por la impericia del médico éste era entregado a La primera cátedra de medicina legal en México fue im-
la familia del paciente, que tenía pleno poder sobre él. partida el 27 de noviembre de 1833 por Agustín Arellano o
Siglo XV. Se comienzan a hacer peritajes médico-legales Luis Hidalgo y Carpio, padre de la medicina legal en México.
en casos de aborto, homicidio, infanticidio, etc. Este hombre escribió dos tratados sobre la materia y dio la
Edad Media. Ya se exigía que las lesiones causadas con definición legal de lesiones, que desde el Código Penal Federal
violencia fueran indemnizadas. En Jerusalén, en el siglo XIII, de 1871 hasta la fecha sigue vigente.
se encontraron sentencias condenatorias de 106 burgueses El código promulgado en diciembre de 1871 por don
contra un médico por haberle causado la muerte a un pacien- Benito Juárez habla de los delitos cometidos por los médicos
te después de haber realizado una amputación. y que tienen relación directa con actos profesionales pero son
Carlos V. Promulgó en 1537 el Código Carolingio, don- del orden común: aborto, infanticidio, certificaciones falsas,
de se establecía la obligación de que un médico experto auxi- etc. Aunque no trata en particular de la responsabilidad mé-
dica, ésta queda comprendida en el capítulo primero, sobre
liara a los jueces.
los delitos de culpa. Los casos de responsabilidad médica es-
Siglo XV. Aparecen los primeros peritajes médico-legales.
tudiados durante la vigencia de este código fueron sanciona-
Ambroise Paré. Precursor de la medicina legal moderna,
dos de acuerdo a los preceptos del artículo citado, a pesar de
dio el nombre de medicina forense a la especialidad; estable-
las dificultades que se presentaban a menudo para juzgar un
ció la metodología para los informes médico-legales y descu-
hecho a posteriori.
brir enfermedades simuladas. En 1575 se publicó la primera
En el año de 1925, siendo presidente Plutarco Elías Ca-
obra de medicina legal.
lles, designó una comisión que se encargara de la revisión del
Paulo Zacchia (1651). Reconocido como precursor de la anterior código y que fuera más acorde a las necesidades so-
medicina legal moderna por su obra Questiones médico-legales. ciales de país. Los trabajos de la comisión terminaron en
Alexandre Laccasagne. Estudio e importancia del lugar 1929, el presidente Emilio Portes Gil, promulgó el código
de los hechos. Penal el día 30 de septiembre de 1929, el cual entró en vigor
Siglo XVIII. Se caracterizó por el desarrollo de las pri- el 15 de diciembre del mismo año, que aún sigue en vigor, que
meras cátedras de medicina legal. En 1804 se impartió la fue promulgado por el presidente Pascual Ortiz Rubio y co-
primera cátedra de medicina legal en la Universidad de Vie- rregido en parte durante la administración de Miguel de la
na, por Vietz.

© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.


Madrid Hurtado.
Julius Hackethal (1921). Cirujano alemán; en 1976, con Luis Sandoval escribió el primer tratado de medicina le-
su libro Auf messers schneide (Sobre el filo del cuchillo), desató gal en México, en el que también retomó el respeto del secre-
polémica al hablar sobre fallos médicos, dando inicio al deba- to profesional.
te médico y legal.4 De 1974 a 1976 estudió la primera generación de médi-
cos legistas en México.4,5,6

ANTECEDENTES HISTÓRICOS
EN MÉXICO INTRODUCCIÓN

Los aztecas tenían un código de 80 leyes penales y civiles, La relación médico-paciente ha sufrido un cambio en las úl-
cuya justa aplicación demandaba a veces la participación de timas décadas: antes era un vínculo estrecho nacido del cono-
un peritaje médico. Para saber si alguien estaba muerto usa- cimiento personal y de la confianza prolongada a través de los
ban el bulbo de zozoyatic en polvo: lo echaban en la nariz y años entre ambas partes, a tal grado que, con frecuencia, el
si provocaba estornudos o una reacción, el paciente estaba médico llegaba a ser considerado un integrante más de la fa-
vivo. Su organización tuvo lugar en el calpulli (del náhuatl milia, “médico de familia o médico de cabecera”, de tal modo
calpulle, “casa grande”), que constaba de 20 jurados formados que se le solicitaban opiniones y decisiones de índole no mé-
por los miembros adultos de las familias más antiguas. El gran dica, debido a su conocimiento, preparación y experiencia. En
consejo conformado por los representantes de 20 calpullis, la actualidad es la mera prestación y recepción de un servicio
llamado tlatocan, se encargaba de juzgar asuntos criminales y circunscrito a veces a un momento único: el médico es un
civiles de la tribu. “prestador de servicios” y el paciente un “usuario de servicios

ERRNVPHGLFRVRUJ
Las demandas al médico en México • 67

de salud”.4 La relación médico-paciente es uno de los pilares que la prevalencia reportada de los eventos adversos fue de
fundamentales de la atención médica, y su deterioro se ha 10.5% en instituciones de salud pública y privada, y que estu-
convertido en una de las principales causas de queja y deman- vieron relacionados en 13.27% con el cuidado; con el uso de la
da; hoy en día este deterioro obedece a problemas de “comu- medicación, 8.23%; con incidencia de infecciones nosocomia-
nicación” y otros factores que se describirán más adelante. les, 37.14%; ligados a los procedimientos en 28.69% y con el
Cuando un paciente solicita atención, el médico lleva a diagnóstico en 6.15%. Destacaron con mayor frecuencia las
cabo una serie de acciones con la finalidad de restablecer su neumonías nosocomiales (9.4%), infecciones de herida quirúr-
salud, es decir, “curarlo”, lo cual sólo tiene dos caminos posi- gica (8.2%), úlceras por presión (7.2%), complicaciones ligadas
bles: la “satisfacción” del paciente y familiares o su “insatisfac- a procedimientos (6,4%) y sepsis o bacteriemia (5%), sumando
ción”. Si la actuación del profesionista no se ajustó a las en total 36.2% de los eventos identificados. En cuanto a los
normas que determinan la forma en que debe ser proporcio- resultados en México, las cifras estimadas son de alrededor de
nada la atención médica, la consecuencia puede ser sólo una 558 700 EA por año, de los cuales 10 050 son muy graves.
queja o lo que para el médico representa un temor y preocu- A pesar de los múltiples estudios que evidencian a los
pación latentes: una demanda por responsabilidad jurídica. eventos adversos como una problemática de salud mundial,
La profesión médica, cuyo objeto es cumplir una función sólo en casos muy particulares ha sido posible detectar los
en esencia social, implica para quien la ejerce obligaciones de factores que han contribuido a la presencia del error. En este
carácter ético, profesional y de reglamentación sanitaria, cuya sentido, el estudio multicéntrico SYREC (Seguridad y Riesgo
trasgresión o incumplimiento puede ocasionar y dar lugar a en el Enfermo Crítico), realizado en 2007 por el Ministerio
sanciones de tipo administrativo, civiles (por daños ocasiona- de Sanidad de España, demostró ser un modelo confiable
dos) y penales por delitos, de acuerdo con la conducta tipifi- para el reporte de los EA. Su propuesta contribuyó a unificar
cada por las leyes penales.6 el lenguaje sobre los eventos ocurridos dentro de las unidades
de cuidado crítico (donde hay que considerar el estado del
paciente, el constante movimiento de los recursos y los cam-
bios en los protocolos de atención), mediante un sistema de
LAS DEMANDAS MÉDICAS EN EUA, clasificación que utiliza el origen del evento, la severidad del
mismo y los factores que contribuyeron a la presencia de cada
AMÉRICA LATINA Y EUROPA error ocurridos en un lapso de 24 horas. Entre los resultados
arrojados por el SYREC destacan: 67% de los usuarios que
A nivel mundial se hacen esfuerzos para mejorar la calidad de ingresan a una unidad de cuidados intensivos pueden sufrir
la atención médica y contrarrestar algunos de los factores un evento adverso en las primeras 24 horas de estancia hospi-
propios de los profesionales de la salud y de las instituciones, talaria; la mayoría de los EA se relacionaron con el cuidado y
que han resultado motivo de demandas. Estos factores se co- las infecciones nosocomiales, y 90% fueron clasificados como
nocen como evento adverso (EA), que se define como: “Todo evitables; en 85.57% de los casos hubo factores asociados al
EA, de los cuales la mayor parte involucró variables sobre el
incidente desfavorable, percance terapéutico, lesión iatrogéni-
equipo de salud (estrés y falta de atención, de supervisión y
ca u otro suceso infortunado que está directamente asocia-
de experiencia) y el entorno de trabajo (falla de equipos, car-
ción con la prestación de la atención médica”. Es por ello que
gas excesivas de trabajo y no adhesión a protocolos).13
en 2004 la Organización Mundial de la Salud, ministros, in-
En Estados Unidos se ha creado el Committee on Qua-
vestigadores y pacientes de todo el mundo acordaron la pues-
lity of Healthcare in America como una respuesta a las con-
ta en marcha de la Alianza Mundial para la Seguridad del
© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.

secuencias de los eventos adversos, que cada año producen


Paciente. Bajo el lema “Ante todo, no hacer daño”, esta inicia- en ese país entre 48 000 y 98 000 fallecimientos por negli-
tiva pretende reducir las consecuencias sanitarias y sociales gencias, según una publicación de 1999 hecha por el Insti-
indeseables que pueden tener lugar durante la atención mé- tuto de Medicina de EUA (To err is human: building a safer
dica. El programa incluye una serie de medidas consideradas health system), que además concluye que 4% de los pa-
clave para reducir el número de enfermedades, complicacio- cientes sufre algún tipo de daño cuando está en el hospital,
nes, traumatismos y defunciones que sufren los pacientes al 70% sobrelleva algún tipo de incapacidad temporal y 14%
recibir atención sanitaria.9 de los incidentes son mortales.14
Diversos estudios han demostrado que las hospitaliza- En estudios realizados en los servicios de cirugía general
ciones adicionales, complicaciones inevitables, demandas ju- de hospitales-escuela en Chicago, se concluyó que en todas las
diciales, infecciones intrahospitalarias, pérdida de ingresos, situaciones en las cuales se tomó una decisión inapropiada con
discapacidades y gastos médicos representan en algunos paí- riesgos para los pacientes existía la posibilidad de elegir otra
ses un costo anual de entre 6 000 y 29 000 millones de dóla- alternativa; 45.8% de los pacientes experimentaron efectos
res estadounidenses.10,11,12 adversos y en 18% de ellos se produjo evento adverso serio.
El aumento de las demandas médicas se ha convertido en En la Fundación Robert Wood Johnson se estudiaron los
un problema a nivel mundial bien conocido en EUA, América errores producidos en las unidades de cirugía; de los resulta-
Latina, México, Alemania, España y Gran Bretaña. En estos dos de este estudio se desprenden las cinco principales causas
países y regiones, el número indiscriminado de denuncias está que impiden se practique cirugía con la calidad idónea:
teniendo efectos devastadores en sus servicios sanitarios.
En América Latina, los resultados del estudio IBEAS (con- 1. Inadecuado registro de los efectos adversos.
siderado el primer estudio multicéntrico, que contó con la par- 2. No se practica de manera adecuada la cirugía confor-
ticipación de 58 institutos y equipos de investigadores de me a las guías clínicas o protocolos.
México, Costa Rica, Colombia, Perú y Argentina) indicaron 3. Cultura de la culpa.

ERRNVPHGLFRVRUJ
68 • Tratado de cirugía general (Capítulo 9)

4. Necesidad de compensar a los pacientes lesionados. que existe entre los principales prestadores de servicios, así
5. Dificultad para decir la verdad. como el deterioro de los servicios de salud, que es más evi-
dente año con año, lo que está generando un factor más de
Una encuesta realizada entre cirujanos especialistas en EUA riesgo de demanda.
arrojó que más de 70% de ellos habían sido demandados al A los problemas de calidad técnica habría que sumar los
menos una vez durante el ejercicio de su profesión. casos de suspensión o diferimiento de procedimientos quirúr-
Se estima que en Europa 10% de los pacientes hospitali- gicos por: falta de insumos, personal idóneo y saturación de
zados sufre algún tipo de evento adverso; en Australia la cifra las salas de quirófano por cirugía de urgencia. Los principales
es de 16.6%. Esto representa un aumento en el gasto genera- motivos de suspensión de cirugías son la falta de insumos,
do por el daño causado al paciente, como la estancia hospita- quirófanos y personal médico.
laria prolongada, el incremento en el uso de antibióticos de Aunque en la actualidad existen sistemas más modernos
nuevas generaciones o la incapacidad que limita la reincorpo- de prestación de servicios y la tecnología adecuada para pro-
ración del paciente al sector productivo del país. porcionar un diagnóstico preciso a los usuarios, esto no evita
En junio de 2013, en el Parlamento británico, el primer el riesgo de que ocurra un error.
ministro David Cameron pidió perdón público por las negli- En un estudio realizado con una muestra de 127 casos,
gencias “verdaderamente espantosas” producidas a lo largo de en 38 (29.9%) de ellos se identificaron eventos adversos que
la última década en 14 hospitales del sistema público de salud, produjeron daños evidentes a los pacientes; 84 (66.1%) estu-
y que se tradujeron en la muerte innecesaria de más de 20 000 vieron relacionados con complicaciones inherentes al padeci-
pacientes, de acuerdo con cinco investigaciones realizadas. miento o al tratamiento; y en cinco (3.9%) los expedientes no
En España ha resultado muy difícil conocer el número tenían información suficiente para ser clasificados.
de fallecimientos anuales causados por errores médicos o ne- De los casos de efectos adversos, 25 (65.8%) se presenta-
gligencia, pero lo cierto es que cada año se incrementan los ron en instituciones de seguridad social, 12 (31.6%) en servi-
decesos por esta causa; de hecho, se están reportando 274 cios privados y uno (2.6%) en la Secretaría de Salud; 15
quejas al día por error médico, varias de las cuales representan (39.5%) ocurrieron en unidades de segundo nivel, 14 (37%)
nuevas contiendas por mala praxis a dirimir en los tribunales
en unidades de tercer nivel, ocho (21%) en primer nivel de
españoles.
atención y en uno (3%) no se pudo obtener el dato. En la
Ciudad de México se registró el mayor número de casos (23,
equivalentes a 60.5%). Los servicios con mayor número de
CALIDAD DE LA ATENCIÓN eventos fueron urgencias (nueve casos, 23.7%), ginecología y
obstetricia (seis, 15.8%) y cirugía general (cinco, 13.2%).24
MÉDICA EN MÉXICO

En el informe de gobierno del periodo 2013-2014 en México, DEMANDAS MÉDICAS EN MÉXICO


se dio a conocer el último de Padrón de Profesionistas de la
Salud, que es de 619 mil doctores en el sector salud. Entre las
cifras compartidas destacan: en 2013 egresaron 2 247 espe- Cometer errores es una característica del ser humano, pero
cialistas; en el sector salud se cuenta con 22 235 estableci- cuando éstos son de tipo médico, hoy en día no se concede el
mientos o unidades médicas, de las cuales 20 486 son de perdón, y el doctor queda en desventaja con respecto a otras

© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.


consulta externa, 1 340 son hospitalarias y 49 son estableci- profesiones debido a que su error tiene consecuencias en la
mientos de asistencia social. Con respecto a la atención médi- salud y la vida del afectado. La Constitución Política de los
ca, en la Secretaría de Salud y Servicios Estatales de Salud se Estados Unidos Mexicanos (CPEUM) consagra la vida y el
reportaron 124 436 984 consultas, de las cuales, 17 918 480 derecho a la protección de la salud como los dos bienes prin-
fueron de especialidades y 6 118 178 de planificación fami- cipales tutelados por el Estado, lo que se traduce en que es un
liar. Se realizó, asimismo, un total de 1 638 738 intervencio- derecho para cualquier individuo recibir prestaciones de sa-
nes quirúrgicas y fueron atendidas 10 041 694 urgencias lud oportunas y de calidad idónea, como lo marca la Consti-
médicas, 522 699 por lesiones y violencia. Si se considera que tución, pero es importante entender que esto no implica la
el sector salud atiende a más de 52 millones de mexicanos en cura de la enfermedad, por lo que no se le puede exigir al
todo el país, el número de médicos y unidades es insuficiente; médico obligación de resultados.17
por otro lado, la gran mayoría de ellos se encuentran concen- En México es cada vez más frecuente encontrar afuera
trados en las principales ciudades y existe una carencia de de los hospitales a personas buscando pacientes y familiares
especialistas en muchas zonas. En este mismo informe se hizo inconformes con la institución y con los médicos por la aten-
mención de las quejas (no demandas) presentadas en el sec- ción recibida, con la finalidad de asesorarlos y hacerse cargo
tor salud durante el último cuatrimestre de 2013: fueron 16 del proceso de demanda. También se han detectado cada vez
880 y se resolvieron 10 862, un porcentaje bajo en relación más portales y blogs donde se ventilan casos médicos legales
con el número de consultas, atención hospitalaria, procedi- y grupos de abogados invitan a la gente a contar sus experien-
mientos quirúrgicos y urgencias reportado.22 Es evidente que cias, e inclusive ayudan a iniciar las demandas. Algunos porta-
este registro de quejas no corresponde a la realidad, si se toma les guían paso a paso al potencial demandante respecto a
en cuenta la sobredemanda de los servicios de salud. cómo estructurar su querella, recomiendan grabar todo lo
Uno de los principales problemas del Sistema Nacional que podría ser útil en caso de negligencia médica y hasta in-
de Salud en materia de calidad es la enorme heterogeneidad forman los montos de la demanda.

ERRNVPHGLFRVRUJ
Las demandas al médico en México • 69

Se desconoce la cantidad de procesos médico-legales que


Cuadro 9–1. Dictámenes concluidos por instancia
hay en México, pero es una realidad que las denuncias ante solicitante
instituciones de procuración e impartición de justicia (Minis- Comisión Nacional de Arbitraje Médico, 2014
terio Público y autoridades penales, civiles y administrativas)
han aumentado en forma alarmante en los últimos diez años, Instancia jurídica Total
245
lo que ha llevado a muchos médicos y enfermeras a practicar
la llamada medicina defensiva, es decir, a “no tomar decisio- Instituciones administrativas 75
nes de riesgo por miedo a las reclamaciones, sometiendo al Comisión Estatal de Derechos Humanos 4
paciente a multitud de pruebas para que no queden cabos
Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios 1
sueltos”,16,17 con el consecuente incremento en los costos para
el estado y el encarecimiento de la medicina privada, otro Contraloría de los gobiernos locales 4
factor generador de demandas. Secretaría de la Función Pública 66
Las pocas estadísticas recabadas por instituciones de im- Instituciones de impartición de justicia 7
partición de justicia mexicanas, a pesar de que algunas datan
Poder Judicial de la Federación 4
del decenio 1990-1999, son importantes para entender la
evolución del proceso de las demandas en México. Uno de los Poder Judicial local 3
primeros estudios importantes fue uno retrospectivo, longitu- Instituciones de procuración de justicia 163
dinal y descriptivo realizado con 283 dictámenes de los archi- Procuraduría General de Justicia Estatal 35
vos de la Dirección General de Coordinación de Servicios
Periciales de la Procuraduría General de la República (1976- Procuraduría General de Justicia Militar 2
1992), que arrojó los siguientes resultados: en 31.44% de los Fuente: Dirección de Informática, 6 de marzo de 2015.
casos (89) existió falla médica, en 78.65% (222) hubo negli-
gencia y en 21.34% (60) impericia; la especialidad más afec-
tada fue ginecoobstetricia, con 35.95% (101), y cirugía En México son escasas las estadísticas que permitan co-
general, con 19.10% (54), ocupó el segundo lugar.17 nocer las cifras reales de demandas médico-legales que se ge-
De 843 opiniones técnicas realizadas en la Secretaría de neran en las diferentes instancias jurisdiccionales (Ministerio
Salud en el periodo 1989-1994, las especialidades más afec- Público, tribunales penales, civiles, administrativos y labora-
tadas fueron, en orden progresivo: ginecología, cirugía gene- les), sin considerar las de carácter no legal, como las inter-
ral, pediatría, ortopedia, oftalmología y odontología.18 puestas ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos
En marzo de 2005, informes internos de la Subprocura- (CNDH) y la Comisión Nacional de Arbitraje Médico
duría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo (Conamed), que llevan a analizar y conocer algunos aspectos
de la PGR revelaron que se iniciaron 200 averiguaciones pre- importantes, así como a entender las causas y factores que las
vias y consignaciones contra personal del IMSS por negligen- motivan. La Conamed es la institución mexicana que mejor
cia y homicidios culposos. Los expedientes del IMSS, en los lleva y publica estadísticas actualizadas para conocer algunos
archivos de la PGR, contienen historias de descuidos, errores de los datos más importantes que motivan a los usuarios de
e indolencia por parte de algunos médicos de la institución, la servicio de salud a presentar quejas y demandar a las institu-
cual ha recibido durante los últimos dos años el mayor núme- ciones y a los profesionales de salud, aclarando que las quejas
ro de recomendaciones de la CNDH, por encima de las fuer- presentadas ante la Conamed quizá apenas representan una
zas armadas y los órganos de procuración de justicia. cuarta parte del total de las quejas generadas.
© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.

De los 200 expedientes, casi 20% corresponden a Baja En enero de 2011 la Comisión Nacional de Arbitraje
California, con 39 averiguaciones previas y 17 consignacio- Médico (Conamed) reportó que en el periodo 2007-2010 se
nes de personal del IMSS; le sigue Baja California Sur, con presentaron 1 896 casos de demandas civiles y penales en
18 averiguaciones previas y tres consignaciones; en tercer contra de personal médico de la Secretaría de Salud (SSA)
lugar está Sonora, con 13 averiguaciones previas y una con- por actos de negligencia profesional comprobada, lo cual se
signación.19 tradujo, en ese lapso, en un desembolso de 45.8 millones de
En el mismo año 2005, otro informe describió que se pesos por parte del gobierno federal para cubrir las indemni-
presentaron 1 051 quejas por mala práctica médica en las zaciones generadas.
diferentes instituciones de seguridad social, siendo el IMSS, En los últimos cinco años se han incrementado los pro-
por el volumen de pacientes que atiende a diario, la institu- cesos administrativos en contra del personal de salud de insti-
ción con el mayor número de quejas, seguido del ISSSTE, tuciones federales por parte de los Órganos Internos de
Pemex y Sedena. Para 2011 esta cifra aumentó a 4 468 quejas Control, dependientes de la Secretaría de la Función Pública,
por negligencia médica, lo que significa un incremento de con las respectivas sanciones administrativas y económicas,
500 casos por año. entre las que se incluye con frecuencia la inhabilitación del
En cuanto al motivo de las quejas, éste varían de acuerdo médico.
a la institución, y pueden ser: tratamiento médico, tratamien- Por otro lado, es importante mencionar que en el campo
to quirúrgico y diagnóstico. de la cirugía general las complicaciones por procedimientos
Datos de la Fundación Mexicana para el Mejoramiento quirúrgicos por vía endoscópica han registrado un incremen-
de los Servicios de Salud, Madres y Padres de la Mano, reve- to alarmante de demandas penales y civiles en los últimos tres
lan que en México hay más de 17 mil casos de negligencia años, ello incluye los procedimientos de cirugía bariátrica.
médica, y de éstos sólo 5% se resuelve a favor del paciente En el informe emitido por la Conamed en 2015 se des-
(cuadro 9-1).21 criben las principales especialidades médicas o servicios invo-

ERRNVPHGLFRVRUJ
70 • Tratado de cirugía general (Capítulo 9)

Cuadro 9–2. Asuntos recibidos por tipo Cuadro 9–4. Quejas concluidas por institución
de servicio ofrecido médica relacionada
Comisión Nacional de Arbitraje Médico Comisión Nacional de Arbitraje Médico
Primer semestre, 2015 Primer semestre, 2015
Tipo de servicio Total Sector/Grupo/Institución Total
Total 867
Total 8 106
Sector público 667
Orientación 4 224
Seguridad social 594
Asesoría especializada 1 957
IMSS 537
Gestión inmediata 766 ISSSTE 41
Pemex 6
Quejas 1 001
Sedemar 4
Dictámenes 158 Sedena 6
Fuente: Sistema de Atención de Quejas Médicas y Dictámenes (Saqmed). Sin seguridad social 57
Hospitales federales de la Secretaría de Salud 31
Servicios estatales de salud 26
lucrados en las inconformidades (cuadro 9-2), así como las Asistencia social 16
especialidades o servicios con que se relaciona el caso (diag- Servicios médicos de instituciones universitarias 4
nóstico), tanto para las quejas como para los dictámenes mé- Servicios médicos de la Policía Auxiliar 12
dicos (cuadro 9-3).26 Servicios médicos de la Policía Bancaria 0
Es importante mencionar que si la mayoría de los casos Sector privado 199
está en el sector público y el mayor número corresponde a la
Servicios privados 192
seguridad social, en concreto al IMSS, es porque éste tiene la Consultorios 112
máxima cobertura de derechohabientes a nivel nacional, cer- Clínicas sin servicio de hospitalización 1
ca de 51%, seguido por el ISSSTE. Hospitales 77
Respecto a las quejas concluidas por especialidad (Comi- Laboratorios y gabinete 2
sión Nacional de Arbitraje Médico, 2014), de un total de 1 Asistencia privada 7
654 casos las especialidades con mayor número de inconfor- Cruz Roja 2
midades fueron, en primer lugar, cirugía general, y le siguen Otros 5
medicina familiar, ginecología y medicina interna (cuadro 9-4
No disponible 1
y 9-5).26
A continuación, el cuadro 9-6 describe el número de Fuente: Sistema de Atención de Quejas Médicas y Dictámenes.
quejas concluidas mediante emisión de dictamen por espe-
cialidad, según el resultado de análisis documental; se puede
apreciar que la mayor cantidad de casos corresponde a las
Cuadro 9–5. Quejas concluidas por especialidad
especialidades de cirugía general, obstetricia, medicina inter- Comisión Nacional de Arbitraje Médico, 2014
na y ortopedia.26
El acto médico genera derechos y obligaciones para las Especialidad Total

© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.


partes; que el doctor desconozca sus obligaciones no lo exime Total 1,654
de responsabilidad profesional y puede originar una queja o Especialidades médicas 1,026
demanda. Es casi una generalidad que los profesionales de la Anestesiología 10
salud en México desconocen el marco normativo (jurídico) y Biología de la reproducción 3
Cardiología 20
Cirugía artroscópica 9
Cuadro 9–3. Motivos de las quejas concluidas Cirugía cardiotorácica 8
Comisión Nacional de Arbitraje Médico Cirugía de cabeza y cuello 1
Primer semestre, 2015 Cirugía de gastroenterología 5
Cirugía endoscópica 1
Motivo Total 5 096
Cirugía general 139
Accidentes e incidentes 46 Cirugía laparoscópica 6
Cirugía neurológica 29
Atención de parto y puerperio inmediato 67
Cirugía pediátrica 7
Auxiliares de diagnóstico y tratamiento 98 Cirugía plástica y estética 27
De¿ciencias administrativas 399 Cirugía reconstructiva 22
Cirugía vascular y angiología 18
Diagnóstico 1 837 Dermatología 13
Relación médico-paciente 1 185 Endocrinología 2
Endoscopía 4
Tratamiento médico 528 Gastroenterología 5
Tratamiento quirúrgico 936 Geriatría 2
Ginecología 65
Fuente: Sistema de Atención de Quejas Médicas y Dictámenes.
Hematología 8

ERRNVPHGLFRVRUJ
Las demandas al médico en México • 71

Cuadro 9–5. Quejas concluidas por especialidad la reglamentación del ejercicio de su profesión, y sólo se cir-
Comisión Nacional de Arbitraje Médico, 2014 cunscriben al conocimiento científico de su área, olvidándose
(Continuación) de lo que las leyes, reglamentos, normas y otros ordenamien-
tos establecen en materias de salud, civil, penal y administra-
Especialidad Total
Total 1,654
tiva, aunado a los principios éticos y bioéticos.
La relación médico-paciente es la piedra angular de la
Especialidades médicas 1,026 atención médica. La entrevista médica es la actividad más
Homeopatía 3 común del doctor, cuya relación con el enfermo puede verse
Infectología 3 afectada, sobre todo, por problemas de comunicación, tal
Inmunología clínica y alergología 2 como indica un estudio realizado por la Conamed. Se estima
Medicina crítica-terapia intensiva 3
que durante sus años de actividad el profesional de la medici-
Medicina familiar 101
Medicina física 2 na realiza de 150 mil a 300 mil consultas; con base en estu-
Medicina feneral 16 dios y encuestas aplicados a pacientes y médicos se ha
Medicina interna 33 detectado que, por ejemplo, se concede menos de un minuto
Fuente: Sistema de Atención de Quejas Médicas y Dictámenes. para escuchar al paciente; existe la tendencia de interrumpir
con frecuencia al paciente durante el interrogatorio; un por-

Cuadro 9–6. Dictámenes concluidos por especialidad, según resultado del análisis documental
Especialidad Total Con evidencia de Sin evidencia de Sin elementos
mala práctica mala práctica
Total 245 155 89 1
Especialidades médicas 244 155 88 1
Algología y clínica del dolor 0 0 0 0
Anestesiología 8 5 3 0
Cardiología 1 1 0 0
Cirugía cardiotorácica 0
Cirugía general 43 24 19 0
Cirugía neurológica 15 9 6 0
Cirugía pediátrica 3 3 0 0
Cirugía plástica y estética 5 2 3 0
Cirugía reconstructiva 1 0 1 0
Cirugía vascular y angiología 2 2 0 0
Enfermería 1 0 1 0
Geriatría 1 0 1 0
Ginecología 12 7 5 0
Hematología 2 1 1 0
Medicina crítica-terapia intensiva 1 1 0 0
Medicina física 1 0 1 0
© Editorial El manual moderno Fotocopiar sin autorización es un delito.

Medicina interna 30 18 11 1
Nefrología 5 3 2 0
Neonatología 6 4 2 0
Neumología 2 1 1 0
Neurología 4 0 4 0
Obstetricia 31 23 8 0
Oftalmología 7 4 3 0
Oncología médica 8 5 3 0
Oncología quirúrgica 1 1 0 0
Ortopedia general 22 18 4 0
Otorrinolaringología 2 2 0 0
Patología 1 1 0 0
Pediatría 11 8 3 0
Psiquiatría 1 0 1 0
Sin elementos para identi¿car 0 0 0 0
Traumatología 8 5 3 0
Urología 9 7 2 0
Especialidades odontológicas 1 0 1 0
y odontología general
Cirugía maxilofacial 1 0 1 0
Odontología 0 0 0 0
Fuente: Sistema de Atención de Quejas Médicas y Dictámenes, 2014.

ERRNVPHGLFRVRUJ
72 • Tratado de cirugía general (Capítulo 9)

centaje alto de pacientes no entiende al médico por su len- Vázquez Valdés E), hay otros factores importantes que inte-
guaje técnico; casi 50% de las recetas no se cumplen o no se ractúan en forma conjunta en un “todo”, y donde se ve refle-
concluyen porque no son claras o son difíciles de entender. jada la intervención y responsabilidad del Estado: política
Se han mencionado algunos de los factores que contribu- social y salud, administración, fuerza laboral, formación, edu-
yen a generar demandas médicas por mala praxis; a continuación cación médica, capacitación y práctica quirúrgica.27
se presentarán otros que también son importantes en los casos
de demandas contra las instituciones y personal de salud:16,17,24

COMPETENCIAS ADQUIRIDAS
GÉNESIS DE LA DEMANDA
1. El documento jurídico más antiguo que se conoce es el
I. En relación con los pacientes Código de Hammurabi, una compilación de leyes y
a) Pacientes más exigentes e informados edictos auspiciada por Hammurabi, rey de Babilonia.
b) Pacientes en los extremos de la vida y con patologías Es el primer código conocido de la historia (1792 a.C.-
complejas 1750 a. C.).
c) Estancia prolongada 2. En la época prehispánica los aztecas tenían un código
d) Atención de urgencia de 80 leyes penales y civiles, cuya justa aplicación de-
II. En relación con los profesionales de la salud mandaba a veces la participación de un peritaje médi-
a) Carencia de vocación co. La impartición de justicia era organizada en el
b) Deficiente preparación en pregrado calpulli (del náhuatl calpulle, “casa grande”), que cons-
c) Desconocimiento de aspectos jurídicos taba de 20 jurados formados por los miembros adultos
d) Mala comunicación de las familias más antiguas. El gran consejo integ