Está en la página 1de 6

“RELACIÓN ENTRE LA CURVA DE HUBBERT Y

LA GEOPOLÍTICA PETROLERA”

DIEGO FERNANDO BONILLA GALINDO

COD: 2008170988

INGENIERIA DE PETROLEOS

FUNDAMENTOS DE ECONOMÍA

DOCENTE: ALFONSO ORTIZ SANCHEZ

UNIVERSIDAD SURCOLOMBIANA

FACULTAD DE INGENIERÍA

Neiva, 2009
RELACIÓN ENTRE LA CURVA DE HUBBERT Y LA GEOPOLÍTICA PETROLERA

En agosto de 2005, el precio del crudo sube ostensiblemente. En junio de 2005, la OPEP
admitió que apenas podrán bombear más petróleo para contener las subidas de los precios en
el último semestre del año. Se esperaban nuevas subidas para el verano y el invierno del 2005.
Algunos decían que este es el primer ejemplo de que la demanda empieza a rebasar la
producción. Otros acusaban a las tensiones geopolíticas en Oriente Medio como la principal
causa de dichas subidas.

Como si fuera poco con el aumento del precio del petróleo en septiembre de 2005, el Huracán
Katrina azota el delta Misisipi y el Golfo de México dañando plataformas petrolíferas marinas,
oleoductos submarinos y refinerías costeras. Esto altero la producción y capacidad de
refinamiento de los EEUU, la cual fue gravemente dañada, generando una nueva subida de
precios. Las bolsas europeas de venta de crudo Brent se ven inundadas por peticiones de
compra desde los EEUU, lo que repercute en el alza de los precios de Europa. Así mismo el
crudo sulfuroso saudí apenas se vendia y se vieron obligados a bajar su precio ya que debido a
la mala calidad del mismo muy pocas refinerías fueron capaces de procesarlo y la mayoría de
estas se encontraban justamente en el Golfo de México. Arabia Saudí, de hecho, declara no
poder subir la producción para atenuar los efectos del Katrina. Solo la pronta actuación de
EEUU y Europa, en el cual movilizaron sus reservas logra moderar los precios y tranquilizar a
los mercados. Cuatro semanas después del huracán cuatro importantes refinerías continúan
fuera de servicio lo que supone un 5% de la capacidad total de refino de los EEUU.

Tras una subida récord en el precio del barril de petróleo (147.25 dólares el Brent, 146.90
dólares el WTI) y un virtual estancamiento en la producción desde 2005, incluso periódicos
conservadores se hacen eco del pico del petróleo. En el 2008 los yacimientos mexicanos caen a
un 14% anual y se prevé que pase a ser país importador neto en 2012. Rusia, a su vez, parece
haber llegado a su segundo y último cénit de extracción al afirmar por primera vez que no va a
poder seguir incrementando más su producción. Arabia Saudita, donde las reservas son
secreto de estado no parece responder a las súplicas que desde occidente se hacen para que
aumente su producción. Muchos especialistas afirman que detrás de las declaraciones de que
"el mercado ya está suficientemente abastecido" se esconde la realidad de que ni tan solo los
yacimientos gigantes como Ghawar o Burgan pueden ya evitar por más tiempo el inevitable
desplome de la producción. Por lo que respecta a las reservas estadounidenses y las del Mar
del Norte siguen en caída libre a pesar de la entrada actual en el mercado del petróleo de
Alaska.

Todas estas fluctuaciones que se presentaron en estas épocas en el pecio del petróleo, han
sido producto del declive que presenta la industria petrolera como consecuencia al
agotamiento del recurso energético más utilizado del mundo “El petróleo”.

Teoría Del Pico De Hubbert

Conocida como cenit del petróleo, petróleo pico o agotamiento del petróleo, es una
influyente teoría acerca de la tasa de agotamiento a largo plazo del petróleo, así como de
otros combustibles fósiles. Predice que la producción mundial de petróleo llegará a su cenit y
después declinará tan rápido como creció, resaltando el hecho de que el factor limitador de la
extracción de petróleo es la energía requerida más no su coste económico.
Una de las grandes controversias que se presenta no es si realmente exista un pico como tal, si
no el tiempo que tomara en ocurrir, ya que es evidente que el petróleo es un recurso finito y
no renovable en escalas de tiempo cortas, por lo que en un momento u otro se llegará al límite
de extracción. Todo está regido por los descubrimientos de nuevas reservas, en el aumento de
eficiencia de los yacimientos actuales y la extracción profunda o la explotación de nuevas
formas de petróleo no convencionales.

El año exacto del pico no podrá determinarse hasta que ya haya sucedido. Basándose en los
datos actuales de producción, la Asociación para el Estudio del Pico del Petróleo y el Gas (ASPO
en inglés), considera que el pico del petróleo ocurrirá en 2010. A diferencia, hay estimaciones
más optimistas que arrojan datos de reservas para al menos 100 años más.

Este hecho implicaría importantes consecuencias para los países desarrollados, que dependen
en gran medida de petróleo barato y abundante, especialmente para el transporte, la
agricultura, la industria química y la calefacción doméstica. La teoría debe su nombre al
geofísico M. King Hubbert, quien predijo correctamente el pico de la producción
estadounidense con quince años de antelación.

Gran parte de la industria petrolera y de los automóviles afirma que la teoría de Hubbert es
falsa o la omiten y ocultan. Pero al parecer nadie niega la existencia de un techo de producción
pero pocos son los gobiernos y empresas que hasta ahora lo han mencionado abiertamente.
De entre estos cabe citar a la multinacional americana ChevronTexaco quienes han lanzado,
recientemente, la campaña publicitaria para concienciar al público estadounidense de la
necesidad de actuar ante el inminente agotamiento del petróleo. También recientemente la
multinacional española Repsol-YPF ha hablado ya públicamente en una conferencia de la
cuestión haciendo uso de los mismos gráficos del ASPO.

La llegada de ese pico de extracción hace pensar en un sombrío futuro en el que la humanidad
tendrá que sobrevivir sin la principal fuente de energía que la ha hecho crecer y prosperar
durante todo el siglo XX. Y lo que es peor desencadenaría guerras mundiales por el control de
los pocos de yacimientos que a esa altura todavía producen un petróleo rentable para la
nación que lo adquiera.

La Predicción Del Pico

Son pocos los que niegan que los recursos fósiles sean finitos y que haya que buscar energías
alternativas para el desarrollo futuro. Como cualquier modelo matemático la precisión en la
predicción está limitada por la precisión de las variables introducidas. Si las variables como el
consumo se han estimado incorrectamente entonces la fórmula daría resultados erróneos.

En 1971, Hubbert usó las estimaciones de las reservas mundiales de crudo para predecir el
pico global del petróleo. Echó mano tanto de las previsiones más optimistas como de las más
pesimistas del momento, lo que le situó el pico entre 1995 y el año 2000. Dado que la
predicción resultó ser errónea, han debido ocurrir otros factores imprevisibles que hayan
retrasado la aparición del pico. Uno de estos factores sería la crisis energética de 1973 en la
cual disminuyeron drásticamente los suministros de crudo, lo que se tradujo en una escasez
que condujo a reducir el consumo. La crisis energética de 1979 y el pico en el precio del barril
en 1990 debido a la Guerra del Golfo fueron similares pero tuvieron efectos menos graves
sobre los suministros. Por lo que respecta a la demanda, las recesiones en los 80 y los 90
redujeron también la demanda de consumo de crudo. Todos estos efectos teóricamente
habrían sido los causantes del retraso del pico del petróleo.

La Asociación para el Estudio del Pico del Petróleo y el Gas (ASPO) fue fundada por el geólogo
Colin Campbell. Basándose en la información actual sobre las reservas petrolíferas conocidas y
sobre la tecnología disponible, la asociación predice que el pico mundial de producción
sucederá en torno al año 2010.

En nuestra actualidad el consumo ha alcanzado la cifra de 28.500 millones de barriles anuales


mientras que la cifra de nuevos descubrimientos petrolíferos ha disminuido hasta, tan solo,
8.000 millones de barriles anuales. La tendencia es totalmente insostenible ya que va hacia un
aumento del consumo y una disminución cada vez más acusada en los nuevos hallazgos. Esto
nos hace pensar que los enormes campos petrolíferos y de fácil acceso están perdiendo su vida
útil. En marzo de 2005 la International Energy Agency (IEA) pronosticó una demanda mundial
anual de 84,3 millones de barriles al día, lo que significa más de 30.000 millones de barriles
anuales. Estas cifras de consumo se igualarían, por primera vez, con los valores de producción
global por lo que no quedaría margen para acumular excedentes. Incluso si hubiese
temporalmente suficientes reservas de crudo para satisfacer la creciente demanda existe un
límite indeterminado a partir del cual el incremento de la capacidad de producción se hace
inviable.

El United States Geological Survey (USGS) estimó que hay suficiente petróleo para continuar
con los niveles de extracción actuales durante 50 o 100 años más. En el año 2000 el USGS
realizó un estudio global sobre el estado de las reservas de crudo en el que predijo la llegada
del pico del petróleo en torno al año 2037. Este estudio es debatido por la importante
industria petrolera saudí, desde donde se dice que la previsión de los suministros futuros del
gobierno estadounidense son una «peligrosa sobre-estimación». Campbel argumenta que las
estimaciones del USGS son metodológicamente erróneas. Un problema es que los países de la
OPEP sobreestiman sus reservas para obtener cuotas más altas y para evitar las críticas
internas. Además el crecimiento económico y demográfico debería conducir a un incremento
del consumo futuro de energía.

Retorno De Energía Invertida

Cuando empezaron las extracciones de petróleo a mediados del siglo XIX los inmensos campos
petrolíferos aportaban 50 barriles por cada barril usado en la extracción, el transporte y el
refino. Este ratio se denomina tasa de retorno energético (en inglés Energy Return on Energy
Invested, o simplemente Energy Return on Investment, lo que se conoce por sus siglas EROEI o
EROI). Este ratio ha ido perdiendo eficiencia a lo largo del tiempo a medida que se explotan
yacimientos cada vez más inaccesibles: en la actualidad se recuperan entre uno y cinco barriles
de crudo por cada barril usado en el proceso. Esto se debe a que a medida que se seca un
pozo, el petróleo de este resulta más difícil de extraer cada vez. Esa disminución de la
eficiencia en la extracción seguirá hasta que, llegado un punto, por cada barril invertido en la
extracción solo se obtenga otro barril. En ese momento el petróleo ya no podrá ser usado
como forma de energía primaria.
Países Que Ya Han Pasado El Pico De Producción

La teoría del pico de Hubbert ya se ha corroborado para la mayor parte de los países que
producen o han producido petróleo. Se verifica un punto de máxima producción, a partir del
cual el descenso de la misma es inevitable. Dos casos particulares lo constituyen Rusia y
Estados Unidos, que no siguieron la típica campana de producción. Rusia, porque es el único
país que ha logrado remontar su producción más allá del pico, principalmente debido a la
fuerte inversión promovida por Vladímir Putin. Y Estados Unidos, si bien no logró superar su
cenit natural de extracción, si logró llegar a un 92% del mismo, luego de caer por debajo del
85%, debido al descubrimiento y explotación de reservas en Alaska.

Los países que ya pasaron su cenit son:

Austria (1955), Alemania (1967), Canadá (1974), Rumania (1976), Indonesia (1977), Egipto
(1993), India (1995), Siria (1995), Gabon (1997), Malasia (1997), Argentina (1998), Colombia
(1999), Ecuador (1999), Reino Unido (1999), Australia (2000), Oman (2001), Noruega (2001),
México (2003).

Posibles Consecuencias

Quienes apoyan la Teoría del Pico del Petróleo dudan que antes de su llegada se hayan podido
explotar nuevas fuentes de energía que compensen los efectos del agotamiento del crudo en
nuestra vida diaria. Otros creen que la tendencia dominante será la de seguir usando
combustibles fósiles como el carbón o el metano y el problema no será tanto la sustitución del
petróleo por otros combustibles sino más bien, el del cambio climático. La base de este punto
de vista es que todas las reservas de crudo existentes no se pueden pretender quemar sin
afectar con ello negativamente al clima de la Tierra. Los efectos sobre el clima según algunos
podrían hacerse notar antes que el agotamiento del crudo. Desde esa visión las reservas son
irrelevantes. Esto es lo mismo que ocurre con el plutonio, otra fuente de energía (nuclear). El
problema en su caso no es tanto cómo encontrarlo o fabricarlo sino cómo usarlo de forma
segura sin que graves efectos colaterales hagan inútiles sus beneficios energéticos.

Además de otros temas que no son muy tocados por el resto de países pero, que se
encuentran al tanto de todos ellos son las posibles implicaciones armadas por parte de países
desarrollados para la toma del control de las fuentes de petróleo. Como ya sabemos, en la
historia de la humanidad se han presentado en varias ocasiones guerras en donde el fin único
es el control total de la producción petrolífera como es el caso de la guerra en Irak; la cual fue
declarar por EEUU argumentando que ese país tenía armas de destrucción masiva y por ende
violaba los acuerdos internacionales respecto al uso de ese tipo de armamento. Algunos
observadores ven en las acciones del gobierno de los Estados Unidos en Oriente Medio,
incluyendo la invasión de Iraq de 2003, como la continuación de una lucha geopolítica a largo
plazo debida a la necesidad de la superpotencia de proveerse de suministros de crudo a
precios económicos incluso cuando las reservas mundiales empiecen a escasear, obteniendo
así una situación privilegiada y ventajosa con respecto al resto de naciones.

No solo el agotamiento de este recurso energético deterioraría la economía mundial y las


relaciones políticas entre los países, sino también la agricultura y la industria mundial.
En la década de los 40 la agricultura incremento enormemente su productividad, debido en
gran medida al uso de pesticidas y abonos químicos así como de la mecanización de los
procesos de cultivo y recolección. A este proceso se le llamó Revolución verde. La subida en la
producción de alimentos ha revertido en una subida en un crecimiento de la población sin
precedentes en los últimos 50 años. Los pesticidas y fertilizantes tienen al petróleo como
ingrediente básico. La maquinaria agrícola también requiere aceite. Por lo tanto la escasez de
petróleo podría forzar a cambiar los métodos agrícolas hacia la llamada agricultura biológica
menos dañina medioambientalmente pero también menos intensiva. La nueva agricultura
requerirá también una mayor mano de obra lo que obligará a que mucha gente deje las
ciudades para desplazarse al campo.

También podría gustarte