Está en la página 1de 13

Carolina Baena Castrillón

Historia y cine
Trabajo final
Isabel Restrepo Jaramillo

Búsqueda de la libertad en las fronteras de dos gobernabilidades fallidas

Comprender el trasegar de los sucesos históricos del siglo XX, supone resaltar la
confrontación política, económica y social entre el capitalismo y el comunismo que,
como sistemas de control ideológico, han supuesto una inevitable escisión
respecto a la división de poder entre Europa Occidental y Europa Oriental. Para
rastrear estas confrontaciones y analizar algunos de sus efectos en un contexto
específico se analizarán dos obras audiovisuales, Muerte del Estalinismo en
Bohemia (1990) y El Pequeño Otik (2000), del director surrealista checo Jan
Švankmajer, de las cuales emerge que se pregunta por el argumento que
construye el director, respecto a cómo representa e interpreta estas dos instancias
históricas1 que han atravesado a Checoslovaquia desde el fin de la Segunda
Guerra Mundial hasta la Revolución de Terciopelo, y la inserción de esta nación en
una dinámica capitalista.

Crear una mirada general al periodo que comprende 1945-2000 en la República


Checa, implica señalar grosso modo qué momentos son incisivos para esta nación
y cómo dentro de su naturaleza histórica se van construyendo, relaciones de
causa en tanto la complejidad humana respecto a los cambios políticos y
económicos. Desde su fundación en 1918, al término de la I Guerra Mundial,
1
De acuerdo con Winston Licona Calpe “El fenómeno de la Guerra Fría entre los dos sistemas y la
pugna paranoica del uno hacia el otro trajo como consecuencia, entre otras, el reforzamiento de
unas estrategias de acción cultural. El núcleo de cada estrategia era la conceptualización que cada
sistema hacía en defensa de sí mismo y descalificación del otro. ¿A esto cómo lo llamaríamos?
¿Ideología? Sí. Era y es la cosmovisión de dos mundos enfrentados. La propaganda de uno y otro
bando estaba lejos del lenguaje de la inocencia. Los análisis que al respecto se hacían desde cada
disciplina como la economía, filosofía, sociología, etc., no comportaban ninguna neutralidad en
materia de juicios de valor... Es decir, no se trata de simples motivaciones sesgadas, sino de
cosmovisiones que pueden ser diferentes y sujetas a critica y/o rechazo, influidas además por la
historia personal y social” Calpe, Winston M. Licona. «Las políticas culturales en los procesos de
cambio: apuntes sobre la República Checa.» Papers, nº 47 (1994): 111.
Sobre esta afirmación, es posible crear un análisis de estudio sobre la historia y el cine, para
comprender cómo se representa en el arte una realidad histórica desde la percepción personal y
como a su vez el arte es usado como instrumento de control ideológico, expresión de control,
industria cultural, entre otros. Ambas premisas hacen pertinente plantear la pregunta por cómo y
qué es lo que debate Švankmajer en su lectura sobre los procesos acaecidos su país.
Checoslovaquia ha tenido una marcada búsqueda por su autonomía en la
constitución de una democracia. Es por ello, que anterior a la II Guerra Mundial, la
nación ya había expresado una fuerte vinculación al Partido Comunista. Sin
embargo, esta adhesión sentará sus propios precedentes ya que, a pesar de tener
una inclinación por las ideas socialistas del partido, se contrapone a una
‘consciencia’ nacional independiente que los confrontará con el totalitarismo y
estrategias represivas respecto a las medidas que tomará el Partido Comunista y
el marcado control de las ideas estalinistas en el país, así tras la muerte de Stalin
en 1953 y a pesar de las reformas de apertura que iniciará Nikita Kruschev, hay
una marcada resistencia a ese control autoritario. Esa resistencia se manifestarse
en los amplios sistemas o controles de censura que se efectuaran en
Checoslovaquia como los efectuados a artistas y autores de una Primera Ola
donde se comenzará a evidenciar una manifestación contra el realismo socialista,
y que se expresará posteriormente en Nova Vlná.

Junto con el deshielo de Kruschev, la proclamación de la constitución de


República Checa, en 1960 como estado socialista, y la Primavera de Praga, 1968,
encabezada por Alexander Dubček, se comenzará una especie de apertura o
espacio de relajamiento en el que será posible una generación de nuevas ideas
‘disidentes’ con una marcada crítica al sistema junto con una reestructuración
económica y social. Ante este panorama de cambio y apertura del Socialismo con
rostro humano propuesto por Dubček se posibilitó la consolidación de grupos
artísticos y sociales, sin embargo, bajo el contexto de la Guerra Fría, estas
medidas se van a interpretar como una mezquindad del país a los acuerdos
establecidos en el Pacto de Varsovia, así el Bloque Comunista del Este
dictaminará la invasión de las fuerzas armadas al país, y la proclamación de un
nuevo gabinete político antireformista, que devolvería el control al partido sobre la
sociedad. Solo será hasta 2 de noviembre de 1989, donde luego de una
inestabilidad general en los distintos países del Este, y la dedicada atención a las
manifestaciones de Alemania Oriental, donde se gestará el derrocamiento del
régimen, conocido como la Revolución de Terciopelo.
Ante esta realidad histórica cabe detenerse en la figura de Jan Svankmajer (1934)
quien es conocido por el uso del stop-motion, la animación de marionetas, las
artes plásticas, el diseño gráfico, la escultura, y las técnicas del cine en todas sus
creaciones, donde no se podría hablar de un solo uso de los elementos artísticos,
sino todo lo contrario, de una convergencia. Es determinante para comprender
algunas de sus máximas las influencias que tiene como: Giuseppe Arcimboldo, y
el manierismo del siglo XVI, la marcada repercusión de la literatura que abarca a
personajes como Edgar Alan Poe, Lewis Carroll y Franz Kafka. Sin embargo, es
determinante, en un sentido más local y de relación tradición histórica – director, la
importancia que tendrá el mundo de las marionetas y el cine de animación checo,
ya que este estilo va ser un recurso esencial para el concepto surrealista que crea
el director donde va usar estas herramientas para ser un medio de expresión
artístico en el que se crea un medio de experimentación de los sentidos. Jesús
Palacios comenta que:

La animación checa concede preeminencia tanto a los valores estéticos y


artísticos, propios y exclusivos de la animación, como a su empleo en la
elaboración de complejas alegorías e historias simbólicas, plenas de crítica social
o política en algunas ocasiones, de poesía y lirismo en otras, es decir: alejadas de
los límites y fronteras que la industria hollywoodiens2

La figura de Jiří Trnka y Karel Zeman, serán esenciales en el autor y a pesar de


que Švankmajer se va a separar de las lecciones de sus influencias, ambos beben
de una relación común como los es el Teatro de la Linterna Mágica, el Teatro
Negro de Praga, los elementos poéticos, la expresión del sueño y el lirismo; otro
elemento que marca la formación de Švankmajer al mundo de animación checo es
el darle vida a los objetos, y aunque el trabajo de exploración del director obedece
más a la vanguardia surrealista, estos usos técnicos son herederos de su propio
contexto. Aunque es un poco difuso trazar la anexión del autor a la Nova Vlná, ya
que el propio director lo declara como “Como he dicho anteriormente en otro lugar,
lo que mis películas tienen en común con las películas de la Nueva Ola checa es

2
Jesús Palacios. “La linterna mágica de Jan Švankmajer. Švankmajer y el cine de animación
checo.” Con A de animación, Nº 3 (febrero, 2013): 96
https://polipapers.upv.es/index.php/CAA/article/view/1427
una cierta «antiactitud».”3 A pesar de ello es sin duda una de las influencias que
posee inconscientemente este director en sus películas, pero debe señalarse que
no es su núcleo de ideación artística, así afirma el teórico que más ha abordado la
obra de Švankmajer, Peter Hames 4, siendo más relevante el papel crítico y
subversivo que tiene el surrealismo como vanguardia, o en palabras del director
como “estado de espíritu” en la creación de su universo estético.

A su vez se hace necesario, en una primera instancia abordar algunos elementos


de la escuela artística de autor, de esta forma, el Surrealismo como movimiento
artístico y literario tiene sus inicios durante la primera mitad del siglo XX, entre sus
principales características estaban la defensa de lo irracional en el sentido de la
oposición a las verdades absolutas e inmutables, el deseo como eje central de la
vida y la creación, lo onírico e inconsciente como fundamento de la producción
artística, al igual que la defensa de la libertad del artista, del individuo y la
emancipación social. Es en la década del veinte, principalmente con la publicación
del manifiesto surrealista por André Bretón en 1924 que empieza a formar parte
activa dentro de los movimientos políticos vigentes asociados al partido comunista.
Ya para mediados de la década de los treinta estos personajes vanguardistas se
separarán del partido y así iniciará un ciclo de tensiones entre el movimiento y los
regímenes políticos imperantes en Europa que se extenderán a lo largo de todo el
siglo XX5.

Sin embargo, en esta lectura general del movimiento, se hace necesario


reflexionar concretamente sobre el surrealismo checo, en el que más que una
adhesión a la vanguardia internacional hay un antecedente cultural que es
determinante, como lo es el Poetismo propuesto por Karel Teige, y que es anterior
a los manifiestos surrealistas6. En realidad, a pesar de ciertas inclinaciones

3
Jan Švankmajer, Para ver cierra los ojos (La Rioja: Pepitas de Calabaza, 2012): 68.
4
https://www.cambridge.org/core/journals/slavic-review/article/dark-alchemy-the-films-of-jan-
svankmajer-ed-peter-hames-westport-conn-greenwood-press-1995-202-pp-filmography-
bibliography-index-plates-paper/398A84E1EE37679C3345DD769AB0F0BF
5
François Ewald, “El surrealismo: una ética del azar”, Magazine Littéraire, N°312 (1993),
https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/6163519.pdf
6
Otaño, Juan Carlos. Archivo Surrealista. El universo del surrealismo en español. 2013.
http://archivosurrealista.com / (último acceso: 21 de agosto de 2020).
comunes, el propio Švankmajer ha señalado que esta corriente tiene una marcada
diferencia con la vanguardia francesa y su influencia del Dadaísmo. Los elementos
comunes de estas se unirán al movimiento surrealista internacional en la década
del treinta. Otro elemento importante de la realidad checa es el hecho de que esta
vanguardia tendrá una fuerte confrontación en el momento en que el Partido
Comunista Checo se inclinó por una tendencia estalinista y ello llevó a que
diversos miembros se decantaran por una expresión artística de tipo realista, a ello
Teige expresa en su Surrealismusprotiproudu (El surrealismo a contracorriente)
con una marcada oposición en la que el movimiento quedó relegado. 7

Junto con este cambio en la realidad histórica, se podría argumentar que el grupo
surrealista checo (que aún tiene vigencia) se fue replegando desde 1950, siendo
así como una alternativa a la cultura oficial, pero que entró a hacer parte de las
expresiones individualistas y contracorriente a la propaganda comunista oficiada
desde la Unión Soviética y el Partido Comunista.

Luego de establecer la realidad que ha atravesado esta expresión, que ha sido


acusada como movimiento artístico, Švankmajer, como artista adscrito
formalmente al movimiento que experimentará en carne propia la crudeza que
representó para Checoslovaquia estar bajo el control de estos dos regímenes
políticos, y la inserción del arte en una dinámica industrial mercantilizada. En este
sentido, el artista adoptará una posición esencialmente crítica que imprimirá en
sus obras, postura que irá de la mano con los principales preceptos que abandera
esta vanguardia como movimiento artístico, literario y político, hasta el punto en el
que afirmará que no puede entenderse como arte, sino como estado del espíritu:

“El surrealismo es un viaje a las profundidades del alma, como la alquimia


y el psicoanálisis. Sin embargo, a diferencia de estos, no es un viaje
individual si no una aventura colectiva.” A los ojos de un público poco
informado, el carácter simbólico del surrealismo se asocia con una «estética

7
Jan Švankmajer, Para ver cierra los ojos (La Rioja: Pepitas de Calabaza, 2012):59.
surrealista». El surrealismo es mucho más: una visión del mundo, una
filosofía, una ideología, una psicología, una magia.” 8

Ahora bien, el contexto que representa Švankmajer en Muerte del Estalinismo en


Bohemia, es una secuencia cronológica desde el final de la Segunda Guerra
Mundial, en el cual el triunfo de Iósif Stalin, quien de la mano con sus fuerzas
militares logró ocupar esta zona que estaba sitiada por los nazis. Allí se plasma la
representación de la lectura del autor respecto a los cuarenta años de ocupación
comunista y lo que implicó ello simbólicamente. En su inicio secuencial se pueden
apreciar diversas personalidades que rescata el director, dentro de ellas – aparte
de su figura central – Stalin, resalta: al periodista Juliuis Fucík al cual Švankmajer
anima con una fotografía del mártir checo comunista del cual brota una gran
realidad que el director seguirá desarrollando: la que señala que dentro del
estalinismo también se cometieron grandes errores; otra figura relevante es
Klement Gottwald, quien ocupará diversos cargos de esta nación tanto como
secretario general, miembro del partido comunista checo, primer ministro y
presidente de la república. Este personaje resalta por ser unos de las grandes
cabecillas que siguió con estricto orden los mandatos del líder soviético; pero la
muerte acecha y le dará paso a otra figura particular como lo es Nikita Kruschev,
quien intentará una distensión con Occidente en su intento de apertura, sin
embargo, no logrará el establecimiento y control de la tecnificación en la
producción de abastecimiento y otras realidades respecto al control político. Así
bajo su mandato se dará La Primavera de Praga que estará impulsada por el
“socialismo con rostro humano” propuesto por Alexander Dubček, el cual bajo la
presión ejercida por Leonid Brézhnev quien ejecutará la toma en la ciudad de
Praga y la defenestración de Kruschev. Finalmente, el cortometraje presenta una
serie de personalidades que continuarán con el gobierno comunista hasta la caída
del Muro de Berlín.

8
Jan Švankmajer, Para ver cierra los ojos (La Rioja: Pepitas de Calabaza, 2012):65.
En el trabajo gráfico, se encuentra que Švankmajer, elabora una división en varias
secuencias que contempla: línea cronológica que está caracterizada por un
escenario exterior con fotografías y sonidos de archivo que marca una secuencia
lineal de cómo él percibe la historia de Checoslovaquia 9, también como se
interviene esa historia. Posteriormente desarrollan varias secuencias que con
unidades metafóricas y de sentido complementarias a la línea central que
podríamos llamarlos ‘talleres’ del núcleo ideológico dentro del comunismo, en él se
puede encontrar: la escena del quirófano (figura 01) donde proviene la continuidad
de las ideas marxista-leninista en el país, visualmente, esta escena es el
nacimiento de Klement Gottwald de la cabeza de Stalin; el taller del arsenal
humano de guerra (figura 02), es una representación sugestiva respecto a cómo
se producen nuevos obreros e integrantes que seguirán al partido, sin embargo su
camino inevitable a la orca permite inferir la idea ilusoria sobre la integridad del
hombre dentro de esta doctrina.

Figura 01 Figura 02

9
Ver este NoDo de la televisión española que cuenta la misma historia desde una narrativa
documental: https://www.rtve.es/alacarta/videos/documentales-color/checoslovaquia-1918-
1968/2892794/
También se encuentra el taller de rodillos de censura (figura 04), que funge como
juego de representar la invasión a la República Checa en 1968, en el que se
aplana aquello que es disidente, para ello la escena que le antecede (figura 03) es
una alegoría de varios momentos históricos que desencadenaran en fuertes
cambios histórico como lo es la muerte de Stalin, la llegada de Kruschev y la
aparición de Brézhnev, que anticipa en dos momentos la relevancia en los eventos
que se desencadenan en 1968.

Figura 03
Figura 04 Figura 05

La última secuencia (figura 05), conjuga dos escenas, en la que se conjuga, la


relación entre taller de reafirmación nacional, que se enlaza con la secuencia
central de liberación y caída del régimen. La analogía de las llaves permite hablar
de un espacio liberado, de apertura que manifiesta un momento de euforia.

Así de forma satírica, metafórica y poética, el autor da muestra del trasegar


político que vivió su país mientras estuvo bajo el dominio del comunista, hasta su
caída a partir de la Revolución de Terciopelo. Este filme es una denuncia directa al
régimen totalitario y una crítica a su forma de regenerarse, después de la muerte
de Stalin, de la mano de otros personajes que siguieron reproduciendo las mismas
dinámicas de poder características del régimen. Para comprender la figura de Jan
Švankmajer como artista es necesario remitirse al contexto de Checoslovaquia en
vísperas de la Revolución de Terciopelo. Esta última, también conocida como la
Revolución de la Palabra o Revolución de los intelectuales 10.

En Checoslovaquia, históricamente se le ha atribuido a los escritores e


intelectuales encarnar “la conciencia de la nación”, de esta manera, durante el
10
Marina Casanova, “La Revolución de Terciopelo y el movimiento intelectual checoslovaco”,
Espacio, tiempo y forma, serie V, Historia contemporánea, N° 10 (1997), 375,
https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=232966&orden=196730&info=link#:~:text=Se
%20conoce%20como%20%C2%ABRevoluci%C3%B3n%20de,ca%2D%20mino%20a%20la
%20democracia
régimen comunista y la paulatina supresión de las libertades individuales
(supresión que se recrudeció con la comunidad artística), los intelectuales checos
pasaron a formar parte de la disidencia, en tanto sus producciones no eran bien
recibidas11. Švankmajer al pertenecer a este contexto también vivirá la censura
que fue impuesta directamente hacia él, no obstante, será un personaje con un
alto grado de singularidad en relación con su medio, los círculos intelectuales y
artísticos checos, en tanto el eje conductor de su producción se centrará en lo
audiovisual dejando de lado el elemento textual 12.

11
Ibíd, 377.
12
Máximo Eseverri, “Surrealismo y animación, notas a partir de Jan Švankmajer”, Revista
académica de la Federación Latinoamericana de Facultades de Comunicación Social, N°78 (2009),
5, https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/3718847.pdf
Simbólicamente Švankmajer, representará todo este acontecer histórico como una
factoría de guerra, de represión, y de una aparente estabilidad de las
comunidades a costa del control de estas. Allí es donde se manifiesta la denuncia
del director, de una libertad que se ha perdido. Pero el panorama no se sumerge

en un aparente cambio, ahora es el sistema mercantil quien ejecutará el control

sobre las individuales, así la película Pequeño Otik, procura señalar las
perversiones de un mundo con una necesidad de consumo, lo cual se ve
representado en la expresión del Otesánek, que es un afán en el sentido
consumista de la paternidad y de las relaciones entre el núcleo familiar.

En las siguientes escenas u fragmentos encontramos un retrato, de la obsesión en


relación con cómo el consumo, visto desde afuera, es un retrato de no control, de
idealización a través de la pantalla, de las soluciones fáciles y monetarias para
problemas complejos, de una maternidad creada a través de la estética de lo
materno y no en el sentido mismo de su concepto. De esta manera se refleja una
metáfora del canibalismo en la comida como una manifestación de las relaciones
humanas, aunque a diferencia de Muerte del estalinismo en Bohemia, en este
filme las denuncias se pueden trazar solo en un ejercicio inferencial de lo que
representan las acciones que se manifiestan en un mundo de intensa necesidad
por salirse de la masa, y no de una crítica directa a un representante político sino
a un sistema y cómo actúa.

Como se ha podido observar, el siglo XX en el contexto checoslovaco estuvo


caracterizado por cambios políticos determinantemente radicales, igualmente,
vivió en pocos años transformaciones políticas, económicas y sociales
esencialmente contrapuestas pero que en la práctica fueron problemáticos y
conflictivos. No obstante, los círculos artísticos e intelectuales checos y la
singularidad de su movimiento surrealista propiciaron el surgimiento de figuras
como Jan Švankmajer, quien, aunque establecido en su contemporaneidad las
formas de expresión de su producción artística estuvieron determinadas por una
larga tradición checa muy apegada a lo teatral. Por otra parte, es el trasegar
político que vivió Checoslovaquia durante el siglo XX y más aún el dominio y la
censura comunista lo que determinó la fuerza disidente del movimiento surrealista
en su defensa de la libertad individual y de los discursos totalitarios en su relación
con lo político y su amplia aceptación dentro de las diferentes esferas de la
sociedad al igual que su capacidad de cambio.

Jan Švankmajer como alquimista, crea en sus obras una amplia lectura para
resaltar, qué es lo que corrompe al hombre en sociedad, si buscamos dar
contestación a la pregunta planteada inicialmente, ambos sistemas degradan la
humanidad del hombre mismo, y supone que el hombre está dominado directa o
indirectamente por ideas preconcebidas de las cuales pocas veces logra
revelarse, ello deja una pregunta para el hombre moderno sobre la libertad, y si
realmente hay un camino para alcanzarla.

Bibliografía
 Calpe, Winston M. Licona. «Las políticas culturales en los procesos de cambio:
apuntes sobre la República Checa.» Papers, nº 47 (1994): 109-130.
 Casanova, Marina. «La Revolución de Terciopelo y el movimiento intelectual
checoslovaco.» Espacio, tiempo y forma, serie V, Historia contemporánea, nº
10 (1997): 375.
 Eseverri, Máximo. «Surrealismo y animación, notas a partir de Jan
Svankmajer.» Revista académica de la Federación Latinoamericana de
Facultades de Comunicación Social, nº 78 (2009): 5.
 Ewald, Francois. «El surrealismo: una ética del azar.» Magazine Littéraire, nº
312 (1993).
 Gómez Lucas, Cristina. 2018. La Nova Vlná: una propuesta de estudio sobre la
Nueva Ola checa. Tesis de Doctorado, Universidad Complutense de Madrid.
 Otaño, Juan Carlos. Archivo Surrealista. El universo del surrealismo en
español. 2013. http://archivosurrealista.com/ (último acceso: 21 de agosto de
2020).
 Palacios, Jesús. «La linterna mágica de Jan Švankmajer. Švankmajer y el cine
de animación checo.» Con A de animación, nº 3 (Febrero 2013): 92-107.
 Radio y Televisión Española. Radio y Televisión Española. 1969 .
https://www.rtve.es/alacarta/videos/documentales-color/checoslovaquia-1918-
1968/2892794/ (último acceso: 21 de agosto de 2020).
 Skrodzka, Aga. «Magic Realist Cinema in East Central Europe.» En Vernacular
magic realism inglobalising europe , de Aga Skrodzka, 1-44. Prensa de la
Universidad de Edimburgo, 2012.
 Salamanca Martínez, Óscar. “Švankmajer y Arcimboldo: un diálogo surrealista
sobre el carácter fragmentado de la cultura” En Episteme, Vol. 9, N° 1-2 , 47-
59, 2017.
 Švankmajer, Jan. Para ver cierra los ojos. La Rioja: Pepitas de Calabaza, 2012.
 Muerte del estanislimo en Bohemia. Dirigido por Jan Švankmajer. 1990.
 Pequeño Otik. Dirigido por Jan Švankmajer. 2000.

También podría gustarte