Está en la página 1de 4

§  

En  la  mayoría  de  los  accidentes  cerebrovasculares  agudos,  el  estudio  de  imagen  inicial  es  
la  TC  cerebral  sin  contraste  (durante  las  primeras  24  h  desde  el  inicio  de  los  síntomas),  
debido  principalmente  a  su  gran  disponibilidad.  Los  hallazgos  en  la  TC  pueden  visualizarse  
al   cabo   de   varias   horas   desde   el   comienzo   de   los   síntomas   en   el   caso   del   accidente  
cerebrovas   cular   isquémico,   y   de   manera   inmediata   en   el   caso   del   acci   dente  
cerebrovascular  hemorrágico.    
§   La  RM  se  ha  utilizado  con  una  frecuencia  cada  vez  mayor  para  el  diagnóstico  precoz.  La  
RM  con  potenciación  de  la  difusión  tiene  un  grado  de  sensibilidad  elevado  y  un  grado  de  
especi   ficidad   relativo   para   la   detección   del   infarto   temprano,   además   de   que   puede  
detectar   los   cambios   a   los   pocos   minutos   del   inicio   del   episodio.   En   la   RM,   la  
estadificación  temporal  de  la  hemorragia  puede  llevarse  a  cabo  en  función  de  los  cambios  
químicos  que  tienen  lugar  en  la  molécula  de  hemoglobina  a  medida  que  evoluciona  la  
hemorragia    

   

ISQUEMIA  

El   hallazgo   más   frecuente   en   el   accidente   cerebrovas   cular   agudo   no   hemorrágico   es   la  


normalidad  de  la  TC  (con  una  antigüedad  inferior  a  24  h).  Si  se  observa  la  afectación  de  territorios  
de  distribución  vascular  múltiples,   es   necesario   descartar   la   posibilidad   de   una  embolia   o   una  
vasculitis.   Cuando  el  accidente  cerebrovascular  atraviesa  los  territorios  vasculares  o  afecta  a  las  
zonas  existentes  entre  ellos,  hay  que  considerar  la  posibilidad  de  una  hipoperfusión  secundaria  a  
hipotensión    

Identificación  del  accidente  cerebrovascular  isquémico.    

En  la  TC,  los  hallazgos  van  a  depender  del  tiempo  trans  currido  desde  el  episodio  original.  

•   12-­‐24  h:  un  área  poco  aparente  de  atenuación  baja  con  distribución  vascular.    
•   2  4  h:  una  lesión  mejor  delimitada  con  efecto  de  masa  que  alcanza  su  intensidad  
máxima  a  los  3-­‐5  días  y  que  general  mente  desaparece  hacia  las  2-­‐4  semanas.    
•   72  h:  a  pesar  de  que  en  el  contexto  del  accidente  cerebro-­‐  vascular  agudo  no  suele  
utilizarse  contraste,  se  observa  carac  terísticamente  captación  cuando  el  efecto  de  
masa  está  desa  pareciendo  o  ya  ha  desaparecido.    
•   4  semanas:  desaparece  el  efecto  de  masa;  ahora  se  observa  una  lesión  bien  delimitada  
y  de  atenuación  baja  que  no  capta  contraste  (fig.  25-­‐17B).    

   

HEMORRAGIA  

La  hemorragia  tiene  lugar  en  aproximadamente  el  15%  de  los  accidentes  cerebrovasculares.  La  
hemorragia   se   asocia   a   niveles   mayores   de   morbilidad   y   mortalidad,   en   compara   ción   con   el  
accidente  cerebrovascular  isquémico.  La  hemorragia  secundaria  a  un  accidente  cerebrovascular  
puede  tener  lugar  en  el  parénquima  cerebral  o  en  el  espacio  subaracnoideo.    

En  la  mayor  parte  de  los  casos  se  observa  una  hipertensión  asociada.  Alrededor  del  60%  de  las  
hemorragias  hipertensivas  ocurren  en  los  ganglios  basales.  Otras  áreas  afectadas  con  frecuencia  
son  el  tálamo,  la  protuberancia  y  el  cerebelo  .  

Identificación  de  hemorragia  intracerebral  (en  términos  generales):  

La  sangre  entera  y  con  un  hematócrito  normal  que  ha  presentado  extravasación  recientemente  
puede   visualizarse   como   una   densidad   aumentada   en   la   TC   cerebral   sin   contraste,  
inmediatamente  después  del  episodio.  Esta  característica  se  debe  a  las  proteínas  de  la  sangre  
(prin  cipalmente,  la  hemoglobina).    

 
•  La  disección  de  la  sangre  hacia  el  sistema  ventricular  puede  ocurrir  en  las  hemorragias  
intracerebrales  hipertensivas.  

•  A  medida  que  comienza  a  formarse  el  coágulo,  la  sangre  se  hace  más  densa  durante  
aproximadamente  3  días  debido  a  la  deshidratación  del  coágulo.    

•  Después  del  tercer  día,  el  coágulo  muestra  una  disminu  ción  de  su  densidad  y  se  va  haciendo  
paulatinamente  invisible  a  lo  largo  de  las  semanas  siguientes.  El  coágulo  muestra  una  disminución  
de  su  densidad  desde  el  exterior  hasta  el  inte  rior,  de  manera  que  parece  como  si  se  encogiera.    

•  Al  cabo  de  aproximadamente  2  meses,  sólo  queda  una  pequeña  zona  de  hipodensidad      

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
En  la  RM,  los  cambios  en  el  aspecto  de  la  hemorragia  con  el  paso  del  tiempo  son  más  llamativos.  
La  RM  posee  un  grado  de  sensibilidad  elevado  respecto  a  los  efectos  cambiantes  en  el  hierro  y  
las  proteínas  de  la  molécula  de  hemoglobina,  en  el  transcurso  de  los  días  y  semanas  posteriores  
a  una  hemorragia  aguda.  En  la  tabla  25-­‐7  se  resumen  estos  cambios.    

También podría gustarte