Está en la página 1de 2

Nombre Real: Remy Etienne LeBeau

Especie: Mutante
Lugar de Nacimiento: Nueva Orleans, Louisiana
USA
Parientes Conocidos: Jean-Luc LeBeau (padre
adoptivo), Henri LeBeau (hermano adoptivo), Bella
Donna Boudreaux
(ex-esposa), Tía Mattie (tiastra)
Grupo de Afiliación: Miembro de la Los Hombres
X; miembro del Clan de Ladrones y Asesinos de
Nueva Orleans

Remy creció en las calles de Nueva Orleans, presumiblemente


huérfano pero fue adoptado de pequeño por Jean-Luc Lebeau,
líder de un gremio ancestral secreto de ladrones y fue entrenado
como ladrón antes de que se manifestaran sus poderes mutantes.
Cuando adquirió la capacidad de transformar objetos en energía
cinética, se convirtió en un ladrón letal y acabó adoptando el
nombre de Gambito.
Más adelante, LeBeau fue utilizado por su padre para forzar una
tregua pacífica entre el Gremio de Ladrones y sus rivales, el
Gremio de los Asesinos. LeBeau fue prometido a su amiga de la
infancia, Belladonna, que era la hija del líder del Gremio de los
Asesinos. Sin embargo, Remy, había crecido insatisfecho con su
vida en el Gremio, y esta boda era la gota que colmaba el vaso.
Por si esto no fuera poco el hermano de Belladonna, Julien,
estaba en desacuerdo con la boda y desafió a Remy. Durante el
enfrentamiento Remy mató a Julien, siendo expulsado del
Gremio de Ladrones para evitar una guerra entre los dos bandos
rivales, y dejando el matrimonio sin consumar.

Presumiblemente Remy continuó su vida de ladrón, empezando a perder el control de sus


poderes. A consecuencia de este hecho, buscó la ayuda de Mister Siniestro, cuyos conocimientos
científicos podrían revertir sus poderes a la normalidad. Como pagó por esta ayuda, Remy
trabajó para Mister Siniestro reuniendo a los Merodeadores. Remy condujo al grupo de
mercenarios hasta los túneles morlocks, siendo el causante en cierta medida del desastre
conocido como la Masacre Mutante. Cuando descubrió las verdaderas intenciones del grupo de
Mister Siniestro intentó detener a los Merodeadores sin éxito y casi murió por ello, pese a todo
consiguió salvar a la pequeña morlock Sarah que luego se convertiría en Médula. Tras estos
hechos, dejó de trabajar para Mister Siniestro y volvió a Nueva Orleans para continuar su carrera
de ladrón.
Fue en este momento en el que se encontró con Tormenta. Revertida a la pubertad por Nanny y
privada de su memoria, había dirigido sus pasos a Nueva Orleans, donde se convirtió en una
exitosa ladrona. Tomenta estaba siendo perseguida por el Rey Sombra y sus secuaces cuando
para escapar tuvo que sobrevivir a una caída de 3 pisos lanzandose a una piscina. Gambito estaba
robando en la misma casa y ayudó a Tormenta a salir del agua, escapándose juntos. Tras un
periodo inicial de desconfianza, ambos se hicieron amigos aunque Gambito desconocía la
verdadera identidad de Tormenta.
La pareja comenzó una campaña al
estilo Robin Hood contra los
criminales de la zona. Robando a los
ladrones y repartiendo el botín entre
los necesitados. Esta campaña acabó
cuando Nanny y el Crea-Huerfanos,
responsables de su actual condición,
encontraron a Tormenta. En la
batalla subsiguiente, Tormenta
recuperó la memoria y tanto ella
como Gambito escaparon. Así fue
como cuando Tormenta regresó al
seno de los X-men, Gambito se unió
al grupo de mutantes. Cuando
conoció a Rogue se sintió enseguida
atraído por ella. Pese a los poderes
de la chica, la relación entre ambos
fue estrechándose.
Belladonna apareció en las vidas de los X-men, creando toda clase de conflictos, especialmente
entre Gambito y Rogue. Así los X-men viajarón hasta Nueva Orleans donde se encontraron con
el Nido. Tras terminar con la amenaza los hombres X regresaron de nuevo a la Mansión X,
dando por muerta Belladonna.
Pese a que Dientes de Sable hizo salir a la luz algunas relaciones tormentosas del pasado de
Remy, la relación entre él y Rogue siguió hacia adelante. Cuando el mundo pareció deshacerse
delante suyo al producirse la Era de Apocalipsis, Rogue besó a Remy. Así, al regresar el
mundo a la normalidad, Gambito quedó sumido en un profundo coma del que no se recuperó
hasta meses más tarde. Mientras tanto Rogue había absorbido parte de la memoria y poderes de
Gambito y empezó a enloquecer lentamente. Incapaz de poner en orden los fragmentos de
memorias que había ido robando inadvertidamente con el uso de sus poderes, Pícara dejó a los
Hombres X por un tiempo en busca de respuestas sobre el pasado de Gambito.

Tras reconciliarse regresaron al seno de los Hombres X, pero en un viaje a la antigua base de
Magneto en la Antártida se descubrió su conexión con los Merodeadores. Los X-men
escaparón de la trampa, pero Rogue abandonó a Remy en la ciudadela helada. Tras semanas de
ausencia, Remy reapareció intentando recuperar la Gema de Cyttorack de un grupo de monjes.
Se alió con Tormenta y Sombra y juntos derrotaron al Juggernaut. Así Remy volvió de nuevo
con los Hombres X y se reconcilió con Rogue.

Gambito logró escapar de la Antártida gracias a


una entidad mística parásita, pero Gambito logró
librarse de eso al volver. Luego, Gambito se vio
implicado en las maquinaciones del Nuevo Hijo
para devolver a la Tierra el Antiguo Reino que vaticinaba el Gremio de Ladrones, además, los
Gremios de Ladrones y Asesinos acabaron unificándose, y tras la retirada de su padre adoptivo,
Remy acabó temporalmente como líder del nuevo gremio. Por otro lado, se convirtió el líder de
uno de los dos subgrupos de hombres-x de la época, rompió su relación con Rogue y sus poderes
comenzaron a aumentar exponencialmente. Finalmente logró impedir que los planes del Nuevo
Hijo (una versión futura de sí mismo) dieran fruto, y perdió sus poderes aumentados.
Más tarde, durante una visita al Mardi Gras, Gambito se unió a un contingente de hombres-X para
ayudarles contra la amenaza común que los Neo suponían. Gambito lideró a esta rama de los X-
men en diversas misiones antes de volver a dejarlos.
Pronto volvió a unirse a ellos en la busqueda de los diarios de la fallecida mutante Destino.
Tormenta se había apropiado de una gema que formaba parte de un conjunto de ellas que, una vez
reunidas, otorgarían a su portador grandes poderes. El ser alienígena conocido como Shaitan
intentó apoderarse de las gemas también, entrando en conflicto con Gambito y los Hombres X.
Gambito fue secuestrado por Shaitan
pero los X-men lo rescatarón y volvió a
unirse a sus filas.

Más tarde, LeBeau fue acusado de la


muerte de Viceroy, señor del crimen
australiano, por el maligno industrial
Sebastian Shaw. Con la ayuda de Rogue
y Loto Rojo, antiguo miembro de la
Triada, fue capaz de limpiar su nombre.
Por aquel tiempo, entró en escena el
señor de la guerra extradimensional
llamado Khan. Gambito se unió a Rogue
y a un grupo de hombres-X para intentar
detenerle. Sin embargo, Khan capturó a
Gambito y usó sus poderes para abrir un
portal para sus aliados alienígenas de la
Dimensión X. Al final de la batalla, el
templo en el que LeBeau se encontraba
prisionero se estaba colapsando. Entonces
LeBeau y Pícara fueron atacados por
Vargas, enemigo de los Hombres X.
Mientras Gambito se encontraba al borde
de la muerte, fue curado por Rugue,
usando las habilidades curativas que
había absorbido previamente. Este suceso
agotó los poderes de ambos.