Está en la página 1de 40

1

CIENCIAS PSICOLOGICAS
Propedéutico de la Practica Psicológica
Lic. Héctor Emilio Ramos Marroquín

TEMA

TERAPIA SOBRE EL JUEGO:


LA TERAPIA DE JUEGO
NO DIRECTIVA.
SITUACION Y PARTICIPANTES
LOS PRINCIPIOS DE LA
TERAPIA DE JUEGO NO-DIRECTIVA
LOS PRINCIPIOS DE LA
TERAIA DE JUEGO
NO-DIRECTIVA
IMPLICACIONES PARA LA EDUCACIÓN

INTEGRANTES
MIRIAM LOVISA THUN SANDOVAL
199950552
KELLYFER LINETH GARCIA MONASTERIO
202140606
JAZMIN ODILI GARCIA BAUTISTA
202142213
PAMELA JAMILETHE GUZMAN ESCOBAR
202140241
JOSELYNE DAYANARA AMÉZQUITA ABREGO
202148142
HILDA ARACELY SOSA PÉREZ
200213719

PUERTO BARRIOS, IZABAL 20 DE OCTUBRE 2021


2

INDICE

CARATUL

A.........................................................................................................................................1

INTRODUCCION.............................................................................................................4

TEORÍAS DEL JUEGO.....................................................................................................6

LAS PRIMERAS TEORÍAS PSICOLÓGICAS DEL JUEGO EN EL SIGLO XIX.....6

LAS TEORÍAS DE LA PRIMERA MITAD DEL SIGLO XX.....................................7

LAS TEORÍAS DE LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XX....................................9

LA TERAPIA DE JUEGO NO-DIRECTIVA.................................................................14

SITUACIÓN Y PARTICIPANTES.................................................................................14

UN PARTICIPANTE DIRECTO: EL PADRE O PADRE SUSTITUTO...................19

TERAPIA DE JUEGO NO DIRECTIVA...................................................................21

LOS OCHO PRINCIPIOS DE LA TERAPIA DE JUEGO.........................................22

ESTABLECIENDO LA RELACION..........................................................................23

IMPLICACIONES PARA LA EDUCACION.............................................................30


3

CONCLUSIONES...........................................................................................................37

RECOMENDACIONES..................................................................................................38

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS.............................................................................39
4

INTRODUCCION

Los juegos son actividades lúdicas, recreativas que se practican a cualquier edad. Los niños
juegan en sus primeros años de vida para divertirse, buscar afecto y crear solidaridad; al mismo
tiempo, jugando desarrollan su fantasía, su imaginación y su creatividad y aprenden a vivir. Pero
sus juegos no tienen aún mimas específicas y surgen de manera espontánea, natural, sin
aprendizaje previo. Más tarde comenzarán a practicar ya el juego reglamentado, es decir, dotado
de una serie de normas que determinan no sólo las condición es que se deben dar previas al inicio
del juego, sino que regulan el desarrollo y terminación del mismo En la etapa de Educación
Infantil los niños encuentran en su cuerpo y en el movimiento las principales fuentes para entrar
en contacto con la realidad que los envuelve y, de esta forma, adquirir los primeros
conocimientos acerca del mundo en el que viven, crecen y se desarrolla.

Entender la terapia como si fuera una conversación, como un juego de lenguaje en el que se
negocian nuevas construcciones de la realidad, y hacerlo desde una posición no-normativista,
supone un cambio importante en la forma de conceptualizar el papel del terapeuta.

La terapia se convierte en un conjunto de conversaciones en las que se habla de lo que ha


ido bien, de lo que está yendo bien o de lo que puede llegar a mejorar. tratamos de iniciar este
proceso ya desde el primer contacto con la familia. sólo se diferencia de las demás por el mayor
énfasis en crear una buena relación terapéutica y definir un proyecto conjunto de trabajo, y
porque habitualmente el terapeuta hace más hincapié en la negociación de objetivos.

La Teoría de Juegos ha experimentado una expansión muy significativa en la investigación


y en diversas áreas de estudio, como en la Economía, la Psicología, la Política, o la Computación.
En términos generales, podemos decir que la Teoría de Juegos estudia los dilemas que se le
presentan al hombre en la vida cotidiana. A continuación, se describirá brevemente el contenido
de este trabajo.

El juego es una de las principales actividades que realiza el ser humano desde su niñez;
como lo indica la psicología, activa procesos físicos, educativos, sociales o emocionales que
permiten que el hombre se desarrolle en su entorno y adquiera una conducta que le permita
responder ante situaciones conflictivas que se le presenten en la vida real.
5

Un juego es una situación en la que compiten dos o más jugadores que emplean su
imaginación o ciertas herramientas y que, además, siguen un determinado número de reglas con
el fin proporcionar entretenimiento, diversión o cumplir algún objetivo, tomando en cuenta que se
puede ganar como se puede perder. Dentro de un juego, se supone que todos los participantes son
racionales
6

TEORÍAS DEL JUEGO

A continuación, y una vez analizadas las definiciones más relevantes del juego haremos un
breve recorrido en cuanto a las teorías que algunos autores hacen de este. Cabe resaltar que no se
mencionan todas, pues como hemos comentado anteriormente y teniendo en cuenta la diversidad
de definiciones, así como la complejidad de su naturaleza y funciones, las teorías existentes sobre
el juego son muchas. Estas teorías estarán agrupadas cronológicamente y divididas en tres
periodos diferentes que son:

 Las primeras teorías psicológicas del juego en el siglo XIX


 Las teorías de la primera mitad del siglo XX
 Las teorías de la segunda mitad del siglo XX

LAS PRIMERAS TEORÍAS PSICOLÓGICAS DEL JUEGO EN EL

SIGLO XIX

Teoría fisiológica de Herber Spencer y Friedrich Schiller:


Schiller y Spencer (sucesor de Schiller) basan sus teorías en la idea de que el hombre juega
para agotar la energía diaria que le sobra una vez ha llevado a cabo todas sus necesidades
naturales básicas. Por tanto, podemos destacar que la finalidad del juego para estos autores, lejos
de ser una finalidad natural tiene una finalidad recreativa.
Éstos además afirman que este exceso de energía no lo tienen solo los humanos sino
también los animales (cuanto más poderosa sea la especie, más energía les sobra). Pero la
diferencia entre este gasto de energía de los animales y los humanos es que nosotros, los
humanos, consumimos esa energía a través de actividades estéticas.

Teoría de la relajación de Moritz Lázarus:


Esta teoría se presenta como una teoría contraria a la anterior. En este caso Lázarus
considera que el juego sirve para descansar es, por tanto, una forma de recuperar la energía que
hemos gastado a través de actividades serias, las cuales conllevan esfuerzo y/o un alto nivel de
7

concentración. Al contrario que en estas actividades, para él, cuando gastamos energía a través
del juego lo que estamos haciendo es liberar tensiones y escapar de la vida rutinaria.

Teoría el ejercicio preparatorio o pre ejercicio Karl Gross


Karl Gross considera que la mejor manera que los niños tienen para desarrollar sus
habilidades es a través de la imitación a los adultos, por tanto, éste observa en el juego una
herramienta adecuada para practicar estas habilidades que los más pequeños necesitarán en su
vida futura como adultos.
La idea que defiende este autor se entiende a la perfección a través del ejemplo que pone en
su libro Garaigordobil, cuando dice: “Se juega como entrenamiento para la lucha por la vida y la
supervivencia, así el gato jugando con el ovillo aprenderá a cazar ratones, y el niño jugando con
sus manos aprenderá a controlar su cuerpo”.

LAS TEORÍAS DE LA PRIMERA MITAD DEL SIGLO XX

Teoría de la recapitulación de Stanley Hall


Para Hall cuando los niños juegan lo que están haciendo es revivir las actividades de las
generaciones pasadas. De esta forma disfrutan algunas de las actividades que desarrollaban sus
antepasados y detecta actividades antiguas e inútil para el hombre, que, por tanto, no llevarán a
cabo.
Unos años más tarde, Hall enuncia otra teoría cumplimentando la anterior, en la que afirma
que el juego tiene una función preparatoria para la vida adulta.

Teoría del juego o teoría del ejercicio preparatorio de Carr:


A través del juego Carr afirma que los niños ejercitan el cerebro estimulando de este modo
el crecimiento físico y neurológico. Éste manifiesta que a través del juego los niños se desahogan.

Teoría general del juego de Buytendik


Buytendik contrapone totalmente la teoría de Gross, este considera que es totalmente falsa
la idea de que los niños necesitan ensayar las actividades psicomotoras porque si esto no se
ensaya, los mecanismos en los que se basan esas conductas maduran igualmente. Además,
8

Buytendink considera que si se están haciendo ejercicios preparatorios no se está jugando ya que,
para él, el juego es una actividad propia de la infancia, una de sus características.
Es decir, según él el niño juega únicamente porque es un niño y la actividad lúdica satisface
la necesidad de autonomía y le ayuda a descubrir su propio “yo”. Para Buytendik el juego es
posible debido a los siguientes impulsos: la ambigüedad de los movimientos, la impulsividad, la
emotividad y la timidez, pues el juego surge cuando esos impulsos coinciden primero con los
objetos conocidos por los niños. Por último, cabe destacar que para este autor es muy importante
el juguete en el juego, Al mismo tiempo considera que cuando los niños
juegan se dan las siguientes condiciones:

 En el juego de los niños no se observa una finalidad clara de sus movimientos.


 El carácter impulsivo de los movimientos.
 La timidez.
 La actitud emotiva ante la realidad.

Teoría de la ficción de E. Claparède


Claparède opina que el juego viene definido por quién juega, que el juego es una actitud del
niño hacia el mundo y que la importancia de la actividad lúdica está en el modo de actuar del
niño. Para él es a través del juego como se crea la personalidad del niño.

El psicoanálisis de Sigmund Freud


Freud considera que el juego es un proceso interno de naturaleza emocional a través del
cual los niños pueden llevar a cabo sus deseos insatisfechos y a través del cual pueden expresar
sus sentimientos, así como los sentimientos reprimidos. Freud afirma también que a través del
juego los niños superan ciertos acontecimientos traumáticos por los que han pasado, esto lo
consiguen a través de la repetición en la actividad lúdica.
9

LAS TEORÍAS DE LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XX

Teoría socio histórica de Lew Vygotski


Vygotski defiende que el juego nace de la necesidad, pues para él, el juego es un factor
básico del desarrollo del niño. Al mismo tiempo considera el juego como una acción espontánea
de los niños con un gran valor socializador, ya que a través del juego los niños aprenden a
conocer sus límites y capacidades, así como las normas sociales.
Esto viene a decir que los niños para jugar necesitan utilizar la imaginación y que a través de
la actividad lúdica se facilita la incorporación al trabajo escolar.
No podemos olvidar que Vygotski utiliza el término de “Zona de desarrollo próximo” (ZDP)
refiriéndose a la distancia que encontramos entre lo que el niño es capaz de aprender y lo que
realmente aprende. Distancia que se acorta cuando el niño dispone de los recursos necesarios,
entre ellos y principalmente, las personas de su entorno.

Teoría psicoevolutiva de Jean Piaget


Piaget considera que el juego es una necesidad para el niño, pues es la única forma que este
tiene para interaccionar con la realidad, observa el juego como la forma en la que los niños nos
muestran sus estructuras mentales.
Para Piaget el juego es un acto intelectual, pues su estructura es similar a la del pensamiento,
pero encuentra entre ambas una gran diferencia, el juego es un fin en sí mismo mientras que el
acto intelectual busca alcanzar una meta.
Cabe destacar que Piaget dividió el desarrollo intelectual en cuatro estadios, que son:
 Estadio sensorio motor (de 0 a 2 años): En esta etapa predominan los juegos motores y
de construcción.
 Estadio preoperacional (de 2 a 6 años): en esta etapa los juegos son fundamentalmente
simbólicos y de construcción.
 Estadio operacional concreto (de 6 a 12 años): en el que destaca el juego reglado y de
construcción.
 Estadio operacional formal (de 12 o más años): Donde se decantan por juegos de mesa,
juegos de rol y todo juego que implique hacer deducciones.
10

Teoría ecológica de U. Brofenbrenner


Brofenbrenner afirma que hay una correspondencia entre el entorno en el que viven los
niños y el juego que estos practican y, considera que la conducta de estos viene determinada por
la forma en la que perciben el ambiente, no por la realidad objetiva.

Teorías culturalistas: transmisión de tradiciones y valores de Huizinga y Caillos.


Huizinga y Caillos consideran que los niños pueden aprender las tradiciones, costumbres,
normas sociales y la cultura a través del juego. Es por ello por lo que en las diferentes culturas los
juegos cambian.

Generalidades de la Teoría de Juegos


Un juego es cualquier situación gobernada por reglas con un resultado bien definido
caracterizado por una interdependencia estratégica.

A la Teoría de Juegos, se le conoce también como la Teoría de las Situaciones Sociales que
es otra descripción de lo que realmente trata. En esencia es un método matemático para tomar
decisiones en situaciones donde existe un conflicto de intereses. Su aplicación es apropiada para
problemas donde quienes toman las decisiones no poseen un control completo de los factores que
influyen en el resultado, pero dónde se presentan influencias y determinaciones mutuas en las
actuaciones recíprocas de los individuos u organizaciones sociales involucrados.

En especial se puede concebir como una técnica para la resolución de problemas que
involucra una toma de decisiones interactiva, basada en las características objetivas específicas
del tema a tratar, pero que involucra también intereses particulares expresados a través de
diferentes estrategias generadas por parte de los involucrados. La teoría de juegos podría
definirse, como el estudio de modelos matemáticos sobre el conflicto y la cooperación entre
agentes racionales e inteligentes. Usando otras palabras, puede caracterizarse el objeto de esta
rama de la investigación operativa como el análisis de modelos formales de comportamiento
estratégico". La definición anterior marca una diferencia con la teoría de la decisión, donde no se
hace hincapié en la interacción entre los agentes.
11

El objetivo de la teoría de juegos es determinar, siempre que sea posible, el resultado "más
probable" del juego. Si ese resultado más probable no puede ser calculado entonces se busca
determinar el conjunto de resultados más probables.
Es posible que esta teoría esclarezca muchas situaciones donde diversas personas tienen
objetivos conflictivos y en las que cada una de ellas, si bien es capaz de ejercer alguna influencia
sobre el resultado, no puede dominar por completo el resultado de la contienda. El problema
central del "juego" involucra a individuos u organizaciones con metas diferentes u objetivos
contrastados. Cuando dos o más personas determinan los resultados colectivamente, el análisis
para la toma de decisiones, adquiere una complejidad agregada, en estos casos la optimización
del proceso de toma de decisiones no requiere sólo de la evaluación de alternativas personales
sino también de la investigación de las posibles opciones de los antagonistas o competidores.
Aunque inicialmente se basa en el estudio de juegos como el Póker, el Bridge o el Ajedrez,
su campo de acción es prácticamente ilimitado, teniendo una gran aplicación en los análisis de
tipo económico, empresarial-administrativo, social o político. La escuela de la elección racional,
sin duda ha venido a establecerse como uno de los enfoques dominantes en la Ciencia Política
norteamericana, especialmente en las últimas dos décadas.
Sin embargo, los orígenes de esta tradición de investigación son bastante antiguos y
pueden rastrearse en los trabajos de David Hume, Adam Smith y Marc Spencer. En la segunda
mitad del siglo XX, este enfoque volvió a cobrar una gran relevancia con la aparición de las obras
de Kenneth Arrow (1951), Antony Downs (1957), William Riker (1962) y Mancur Olson (1965),
entre otros. Estos trabajos permitieron, por ejemplo, que el "análisis espacial" se convirtiera en
una pieza clave en el análisis del voto individual. Asimismo, propusieron las condiciones sobre el
origen y persistencia de ciertas estructuras políticas como el federalismo y establecieron las
condiciones de interacción estratégica bajo las cuales cada individuo toma sus decisiones en
función de lo que hagan otros individuos. También popularizaron el problema del "gorrón" (o
freerider) que permitió sistematizar las condiciones bajo las cuales, los individuos se unen para
satisfacer sus demandas políticas o para la obtención de ciertos bienes colectivos.

Estos estudios pioneros, se vieron enriquecidos a principios de la década de los ochenta con
la aparición del trabajo seminal de Douglass North, en el cual la interacción estratégica entre los
12

individuos y las instituciones (entendidas como el conjunto de reglas formales e informales que
rigen a una sociedad) inhibe ciertos cursos de acción y al mismo tiempo facilita otros.
Las aportaciones de North dieron pie al surgimiento de una vasta bibliografía sobre los
efectos que tienen las instituciones en el comportamiento de los votantes y diversos actores
políticos, además de ofrecer marcos institucionales alternativos, (en particular constituciones y
sistemas electorales) para democracias emergentes.

Los enfoques de la elección racional se sustentan en una serie de supuestos entre los cuales
destacan: la maximización de la utilidad, la consistencia en la estructura de preferencias del
individuo, la toma de decisiones realizada bajo contextos de incertidumbre y la centralidad del
individuo (o alguna unidad de análisis agregada que actúe de manera análoga a un individuo) en
la explicación de los fenómenos sociales y políticos.
El concepto de maximización de la utilidad, se deriva directamente de la teoría
microeconómica; sin embargo, la aplicación del supuesto en Ciencias Sociales es ligeramente
diferente de la que haría un homo económico. En Ciencia Política una persona maximiza su
utilidad cuando, confrontada con una serie de opciones sobre sus posibles cursos de acción,
escoge la opción que le parece más adecuada para conseguir sus fines. En otras palabras, se
persiguen los medios que son eficientes y efectivos para lograr la consecución de objetivos, dada
una estructura de creencias y valores.

Con respecto a la consistencia en las preferencias, la mayoría de los teóricos de esta escuela
concuerdan en que este factor es inherente a la definición de racionalidad. Los académicos que
trabajan con este enfoque han tratado de minimizar hasta donde les ha sido posible la mayoría de
los requisitos de consistencia, pero existen dos condiciones que no pueden ser eliminadas. El
primer supuesto de consistencia ubicuo en todo análisis de elección racional es el de preferencias
completas.

Para ilustrar el concepto podríamos decir que un individuo que tiene que escoger entre dos
posibles opciones, A y B, debe ser capaz de ordenar sus preferencias, de tal manera que pueda
expresar su mayor grado de satisfacción por la opción A sobre la B (o viceversa), o simplemente
13

declararse indiferente entre la opción A y B (es decir, asignarles un mismo grado de satisfacción
a ambas preferencias).

El supuesto de preferencias completas no requiere que se les asignen valores numéricos a


las preferencias, ya que no se busca medir la intensidad de las mismas.

El segundo requerimiento de consistencia se refiere a que los ordenamientos en las


preferencias son transitivos. En otras palabras, si la opción A es preferida a B, y B es preferida a
C, la regla de transitividad requiere que A sea preferida a C. Nuevamente vale la pena recalcar
que la transitividad no evalúa la intensidad de las preferencias o asigna montos de ninguna índole
a diferentes resultados.

El tercer supuesto se refiere a que las decisiones y los cursos de acción que éstas conllevan
se realizan bajo contextos de incertidumbre. A manera de ejemplo, podríamos señalar que un
ajedrecista profesional sin duda buscará ganar un torneo con base en una estrategia
predeterminada, pero muchas de sus decisiones también dependerán en gran medida de las
estrategias que sigan sus oponentes (o del cálculo que el individuo haga sobre las acciones de sus
contrincantes). En otras palabras, ningún jugador profesional de ajedrez, al comenzar un torneo
tiene la certeza absoluta de que podrá ser el vencedor en todas las contiendas, aunque sí puede
hacer algunos supuestos, sobre sus probabilidades de éxito o fracaso en función de las
características que tengan sus oponentes. Debido a que la mayoría de las decisiones humanas, se
toman bajo contextos de incertidumbre, los académicos de la elección racional suelen asignar
probabilidades numéricas a los diferentes cursos de acción.

El cuarto supuesto del método de elección racional, establece que las explicaciones sobre
grupos deben ser entendidas a partir de las acciones que se toman de manera individual. De esta
manera, los actores escogen, prefieren, creen, aprenden y sus acciones son producto de la
intención. Una de las aportaciones más interesantes de este enfoque consiste en haber demostrado
cómo ciertos procesos colectivos producto de las acciones intencionales de los individuos pueden
llevar a resultados no deseados, por no decir francamente irracionales.
14

La clásica tragedia de los comunes, en la cual cada campesino de manera individual busca
aprovechar los pastizales comunitarios para incrementar su bienestar personal, viene aparejada
con el peligro de la sobreexplotación del bien comunitario, lo que en el corto o mediano plazo se
traducirá en un problema serio que amenaza la supervivencia de la comunidad.

Sin duda, la aproximación de elección racional ha permitido descifrar de manera precisa


cómo la lógica que sigue cada persona en el plano individual, puede llevar a resultados
subóptimos o perversos en el plano colectivo. Por último, un elemento inherente a esta tradición
de investigación es el concepto de racionalidad.

LA TERAPIA DE JUEGO NO-DIRECTIVA.

SITUACIÓN Y PARTICIPANTES.

El cuarto de juego y materiales que se sugieren

Según estudios se obtiene mejores resultados al dejar el material de juego a la vista y


alcance del niño dándole a escoger su medio para lograr expresarse, Sin embargo, algunos
terapeutas prefieren utilizar un mínimo de materiales y han observado resultados interesantes con
los materiales que ellos han seleccionado para el niño.

Si el cuarto es utilizado por varios terapeutas, cada uno de ellos tiene la responsabilidad de


ver que se deje en orden para que los resultados del juego de un niño no sean sugerentes al niño
que llega después. Por ejemplo, si la caja de arena se utiliza como una réplica de una distribución
hogareña, por un niño, jamás deberá dejarse en estado de caos para el siguiente sujeto en la
terapia del juego. El niño debe sentirse libre para utilizar los materiales en la forma que
desee, dentro de las escasas limitaciones que sean dispuestas, sin ser restringido por el temor de
ensuciar su ropa.

El niño

Dentro del cuarto de juegos, con su riqueza de juguetes y materiales de juego aparece un
niño en quien se centra toda la situación de terapia de juego. ¿Qué clase de niño es y por qué se
15

encuentra allí? Tom, Emma, Timmy y Bobby son ejemplos de la clase de niño que este es; se
encuentra en el cuarto de terapia de juego porque algún adulto que debe lidiar con él, ha
averiguado que es «un niño problema». En este capítulo describiremos a los niños problema más
ampliamente y discutiremos los diversos tipos de problemas que ellos presentan.
Tom, Emma, Timmy y Bobby, y todos los demás son niños, auténticos niños, con problemas
hasta la coronilla, la mayor parte del tiempo -niños desafortunados, e infelices a quienes no se les
ha brindado ni siquiera un poco de amor, seguridad y felicidad que todo ser humano reconoce
como un derecho para cada niño- Todos ellos están luchando por adaptarse a un mundo hostil.
Tom pelea, pelea, pelea todo el día. Emma molesta a todos aquellos que pueden ser sus amigos.
Timmy y Bobby enferman debido a las tensiones que ellos mismos procrean. Se enajenan por su
propia impotencia. Tienen problemas y no saben con exactitud cómo resolverlos.

Canalizan algunas de sus tensiones por medio de su comportamiento agresivo, pero ese
mismo comportamiento les genera más problemas.

Es el impulso mal encaminado en ellos lo que parece ser la causa de su inadaptación.


Necesita ser canalizado hacia un comportamiento más constructivo.

Estos chicos son ejemplo de los niños problema que con frecuencia son recomendados para
la terapia de juego por padres, matronas, maestros, médicos u otros organismos. El niño agresivo,
inquieto y ruidoso es el que más fácilmente se identifica como niño problema, porque está
continuamente originando nuevos problemas, no sólo para él, sino también para aquellos que
están en contacto directo con él.

Pero estos niños relegados necesitan terapia y se benefician grandemente con ella.
Son los niños que parecen rehusarse a crecer y que se aferran a un comportamiento infantil. Son
los niños nerviosos que se muerden las uñas, tienen pesadillas, se orinan en la cama, tienen tics,
se rehúsan a comer, y manifiestan otros tipos de comportamiento que indican disturbios internos
y ansiedad. En este libro se menciona el caso de un niño ciego que de esta forma fue ayudado.
También se relata el caso de Ernest, un niño impedido cuya recuperación fue bloqueada por un
desequilibrio emocional que estuvo en posibilidad de superar. Existen casos archivados; de
espásticos que fueron ayudados con la terapia de juego. Estos niños impedidos poseen en su
interior los mismos sentimientos y deseos de todo niño normal.
16

El rehusarse a enfrentar el problema no lo resuelve. Algunos médicos están deseosos de


trabajar en cooperación con los terapeutas de juego a fin de brindar al niño toda la ayuda que sea
posible para lograr de esta forma el máximo de adaptación.
Los problemas de comportamiento abarcan todas las clases de conducta que puedan constituir un
problema de adaptación; incluyen a los niños reprimidos, apartados, inhibidos, recorriendo toda
la gama; asimismo comprenden, también, a los muy agresivos y des. Inhibidos.

Los problemas de estudio están con frecuencia ligados a conflictos y tensiones


emocionales. Las sesiones de terapia de juego han probado ser de ayuda para solucionar los
problemas de estudio al permitir al niño explorar sus sentimientos y actitudes, liberar sus
emociones reprimidas y, a través de todo el proceso de la terapia, adquirir el desarrollo sicológico
y madurez necesaria para realizar sus labores escolares a satisfacción.
Los problemas de lenguaje, tales como el tartamudeo, inseguridad al hablar, expresión infantil,
lenguaje repetitivo y confuso, también parecen ser corregidos por la terapia de juego.

Otras veces el trastorno es tan ligero que no se considera un elemento serio en la


Incapacidad de leer; aun así, la terapia de juego reveló casos de tensión, miedo y ansiedad que los
niños fueron capaces de superar y, al hacerlo, estabilizarse.
Existe gran necesidad de una mayor investigación en todas las áreas mencionadas el campo de la
terapia no-directiva es tan nuevo que se asemeja a un territorio virgen para aquellos interesados
en la investigación. Las implicaciones son enormes y se antoja alentador al abordarlas.

No hay justificación para esperar que un niño se encuentre seriamente inadaptado antes de
intentar brindarle alguna clase de ayuda. Parece ser que existe un elemento de higiene mental
preventiva en una experiencia con la terapia de juego. Los niños que al parecer no están
seriamente perturbados responden con rapidez ante tal experiencia, disfrutando inmensamente de
ella.

Los niños no están conscientes de que son niños problema -al menos, el terapeuta no
denota eso en forma alguna-. Tom sólo sabe que él es infeliz, se encuentra a la defensiva y solo
contra el mundo. Emma no comprende el vacío que siente en su corazón debido al rechazo que
recibe. Tirnmy y Bobby sienten que el piso se hunde bajo sus pies.
17

Los cuatro son solitarios luchando contra un mundo poco amistoso, falto de simpatía y de
continuo empeoran su situación con su comportamiento poco deseable. Sus. ojos juguetean y
brillan. Su paso es ligero y despreocupado. Su risa es franca y rápida para brotar burbujeando a la
superficie. Cuando se siente amado, seguro y afortunado, emprende con valentía este negocio del
vivir, y la vida es una alegre aventura a la cual él se abalanza ansioso por encontrar. Está
protegido contra las pequeñas altas y bajas que hacen interesante la vida.

Terapeuta

Al lado del niño en el cuarto de juegos, no como un supervisor o maestro, ni tampoco


como padre sustituto, se encuentra el terapeuta, cuyas capacidades personales e intervención en la
terapia de juego no-directiva describiremos a continuación.
La actuación del terapeuta, a través de la terapia no-directiva, no es pasiva, sino todo lo
contrario, requiere de toda su atención, sensibilidad y, más aún, de una excelente apreciación de
lo que el niño está haciendo o diciendo. Estas actitudes están basadas en la filosofía de las
relaciones humanas que realza la importancia del individuo como un ser eficiente y digno de
confianza a quien se puede encomendar la responsabilidad de su persona;
por consecuencia, el terapeuta respeta al niño. Su postura es recta, y tranquila su presencia.

El terapeuta no dirige al niño apurándolo; o ya impaciente, realizando cosas rápidamente


por él que implican una falta de confianza en la capacidad del niño para valerse por sí mismo.
Jamás se ríe en ocasiones con él, pero jamás de él.

Es una persona madura que reconoce la responsabilidad que se le ha confiado cuando


acepta el trabajo con un niño. Conserva una actitud profesional en relación a su trabajo y no
traiciona la confianza que el niño le ha depositado, comentando con los padres, la maestra o
cualquiera otra persona que pudiera preguntar lo dicho por el niño durante su hora de terapia. Es
realmente la hora del niño, y una actitud severa es apegada al principio relacionada con lo que
dice o hace el niño que es completamente confidencial.

El terapeuta debe gustar de los niños y conocerlos a fondo. Así como tampoco el sexo del
terapeuta. Hombres y mujeres terapeutas han logrado éxito al trabajar con niños. Lo más
importante parece ser la actitud subyacente hacia el niño y la terapia en la mente del terapeuta.
18

El niño es muy sensible y capta con facilidad la sinceridad del adulto. Es rápido para
descubrir inconsistencias en las actitudes y comportamiento del adulto. Un buen terapeuta es, en
muchos aspectos, como el maestro favorito. Por lo general, éste ha ganado esa distinción debido a
sus actitudes básicas hacia sus alumnos, actitudes que generalmente denotan bondad, paciencia,
comprensión y constancia, aunadas a la disciplina de otorgar responsabilidad y confianza en el
alumno. El maestro, o terapeuta de éxito, puede ser joven o anciano, bien parecido o feo, de vestir
elegante o sencillo, pero con una actitud hacia el niño de respeto y acogida.

El terapeuta no puede adoptar estas actitudes. Éstas deben ser parte integrante de su
personalidad.

No existe disciplina más severa que el conservar una actitud de completa aceptación, así
como el evitar infiltrar cualquier sugerencia directa o insinuación dentro del juego del niño. El
permanecer alerta para captar y analizar con precisión los sentimientos que el niño está
expresando en su juego, o en su conversación, requiere de una total participación durante todo el
tiempo que dure en sesión la terapia de juego.
Un terapeuta tenso e inseguro origina una relación tensa e insegura entre él y el niño. Es
necesario que desee con sinceridad ayudar al niño.
Debe ser un adulto amigable, digno de confianza que aporte algo más que su presencia y un lápiz
y papel en el cuarto de juegos. Es necesario, para que la terapia tenga éxito, que el niño perciba
un sentimiento de confianza en el terapeuta. Las amarras de una relación protectora es otra de las
cosas que el niño debe desechar antes de que se le considere libre.

Un terapeuta no estará preparado para entrar al cuarto de juegos con un niño, hasta que
haya desarrollado una disciplina personal, refrenado su temperamento y sienta un profundo
respeto por la personalidad del niño. No existe disciplina más severa que aquella que demanda
que a todo individuo se le otorgue el derecho y la oportunidad de valerse por sí mismo y realizar
sus propias decisiones.

El terapeuta es profesional en su trato con el niño, conserva las citas con él tan
puntualmente como lo haría con un adulto, no anula las entrevistas a menos que sea
absolutamente necesario, no termina los contactos sin tomar en cuenta los sentimientos del niño o
informarle con anticipación para que no se sienta rechazado.
19

El terapeuta no se relaciona emocionalmente con el niño, porque cuando eso sucede la terapia
fracasa y el niño no es ayudado por lo complicado de las circunstancias.

Ya que el terapeuta encontrará que es de gran ayuda el tomar notas de las actividades y
conversaciones que se desarrollan en el cuarto de juegos, el material necesario para ello deberá
estar a mano; pues descubrirá que una evaluación crítica de lo anotado durante cada sesión en el
cuarto de juegos incrementará su habilidad para manejar los diversos problemas que se suscitan
en el mismo, desarrollando también su capacidad para comprender el comportamiento de los
niños, así como lograr una mayor sensibilidad ante los sentimientos y actitudes que aquéllos
expresan en su juego. Todo lo que hemos dicho relacionado con el terapeuta puede sintetizarse
mencionando que éste debe ser una persona que pueda y acepte la palabra y el fin de los ocho
principios básicos que rigen todas las entrevistas con el niño o en la terapia de grupo con los
niños. Antes de proceder a numerarios, sin embargo, sería conveniente examinar brevemente el
papel de un participante indirecto en el proceso de la terapia de juego: el padre o, como es
frecuente el caso con estos niños problema, el padre sustituto.

Un participante directo: el padre o padre sustituto

Es necesario solamente entrever algunos de los casos expuestos en este libro para
comprender la actuación tan importante que el padre -o el padre adoptivo o la matrona-
representan en el curso del proceso terapéutico.

Mientras que el padre o padre sustituto con frecuencia son un factor agravante en el caso
de un niño desadaptado, y en tanto que la terapia podría realizarse con más agilidad si los adultos
estuvieran a su vez recibiendo terapia o asesoría, no es necesario que los adultos sean atendidos
para efectos de asegurar el resultado exitoso de la terapia.
El lector observará que muchos de los relatos en este libro son de niños que se encontraban en
ambiente donde existía poca visión por parte de los adultos para encontrar una mejor forma de
ayudar a estos niños problema. Tal parece que la visión y el conocimiento de sí mismos logrado
por estos niños, les abrió más caminos para resolver sus situaciones, y ya que las tensiones
disminuyeron, este cambio realizó una determinada modificación en los adultos.
20

Cuando Tom dejó de pelear y estar de mal humor en su casa, cuando estuvo en condiciones
de aceptar su pequeña hermanastra, cuando demostró estar capacitado para conducirse en una
forma más madura, entonces el padrastro estuvo en condiciones de aceptado y, sin tensiones en
las relaciones familiares, la madre logró apreciar a Tom más justa y constructivamente.

Todos ellos habían sobrepasado la etapa en la cual cada uno estaba luchando por lograr la
estimación personal y el reconocimiento. La visión que logró de su propio comportamiento
durante la experiencia de la terapia lo ayudó a modificar su conducta en forma tal que estuvo en
posibilidad de relacionarse con los demás niños. Cuando se hubo conformado una imagen,
cuando se le demostró un determinado y genuino aprecio como persona, cuan. do él se convirtió
en uno de ellos, entonces Tom dejó de ser un niño problema.
En este caso, al igual que en los demás, ni a los padres de Tom, ni a sus maestros se les brindó
información alguna respecto a lo que él hacía en su hora de terapia.
Sin embargo, no nulifica el valor de la terapia concomitante. De haber acudido la madre o el

padrastro de Tom en busca de asesoría, es bastante factible que el progreso hubiera ocurrido más
rápidamente, y los padres en sí hubieran logrado obtener una visión mediante la cual hubieran
resuelto el problema con Tom, y ellos también les habría resultado de utilidad.
Esto también parece dar resultado inversamente; si el padre recibe ayuda por medio de una
asesoría y el niño no experimenta ninguna ayuda terapéutica, con frecuencia la visión del padre
es lo suficiente como para lograr una acción positiva en mejorar la relación, lo cual desata una
acción en cadena, provocando, consecuentemente, un cambio en el niño.

El caso de Emma es también interesante en este aspecto. La madre no era accesible para la
terapia -y tal vez no estuviera dispuesta a asumir ninguna responsabilidad por su parte en la
relación- El terapeuta no sostuvo ningún contacto con la madre; por lo tanto, no se había hecho
nada en forma manipuladora para aliviar la situación. Las matronas habían decidido frenar el
irregular comportamiento de la madre cuando originó tan severos disturbios en el interior.
21

El terapeuta, de igual forma, no tuvo contactos con la maestra de Emma, y, aun así, un
informe mostró una considerable mejoría en la actitud y comportamiento de Emma, mientras se
encontraba en la escuela, el cual indicaba que ahí había logrado una adaptación más satisfactoria.

TERAPIA DE JUEGO NO DIRECTIVA

El juego es el medio natural de auto expresión que utiliza el niño. La terapia de juego es
una oportunidad vital que se ofrece al niño para que éste pueda expresar sus sentimientos,
problemas y sus temores

La terapia no-directiva se basa en la suposición de que cada individuo lleva dentro de sí


mismo, no sólo la habilidad para resolver sus propios problemas de una manera efectiva, sino
también el impulso de crecimiento que hace que la conducta madura llegue a ser más satisfactoria

La terapia no-directiva da "permisividad" al individuo de ser él mismo, acepta


completamente su Yo sin evaluación ni presión para que cambie; reconoce y clarifica las
actitudes emocionales expresadas reflejando lo que el cliente expresa. Debido al proceso mismo,
la terapia no-directiva ofrece al individuo la oportunidad de ser él mismo, de aprender a
conocerse.

La velocidad de estos cambios depende de la reorganización de las experiencias que el


individuo haya acumulado, así como de sus actitudes, pensamientos y sentimientos que hacen
posible llegar a la introspección. Da permisividad al individuo de ser él mismo. La terapia no
directiva no debe ser considerada como un medio para sustituir una conducta no deseable por otra
más aceptable de acuerdo con las normas fijadas por el adulto. Es una terapia abierta, activa, que
comienza en la etapa que está el individuo y permite que ésta llegue hasta donde él es capaz de
hacerlo.

Virginia Axline (2003), indica que la terapia de juego no-directiva es una oportunidad donde
el niño puede experimentar crecimiento, bajo las condiciones más favorables.
22

La herramienta más eficaz que propone es el juego: medio natural donde podrá actuar
todos sus sentimientos, frustraciones, inseguridades, agresiones, temores y confusiones.  El poder
actuar estos sentimientos por medio del juego hace que salgan a la superficie para que el niño
pueda enfrentarse a ellos, aprendiendo a controlarlos o rechazarlos.

LOS OCHO PRINCIPIOS BÁSICOS DE LA TERAPIA DE JUEGO

a) El terapeuta debe desarrollar una relación interna y amigable con el niño.

b) El terapeuta acepta al niño tal como es.

c) El terapeuta crea un sentimiento de actitud permisiva en la relación, de tal forma que el niño

se siente libre para expresar sus sentimientos por completo.

d) El terapeuta está alerta a reconocer los sentimientos que el niño está expresando y los refleja

de nuevo hacia él de tal forma que logra profundizar más en su comportamiento.

e) El terapeuta observa un gran respeto por la habilidad del niño para solucionar sus problemas

f) El terapeuta no intenta dirigir las acciones o conversación del niño en forma alguna.

g) El terapeuta no pretende apresurar el curso de la terapia. Este es un proceso gradual y, como

tal, reconocido por el terapeuta

h) El terapeuta establece sólo aquellas limitaciones que son necesarias.


23

    Estableciendo la relación

Terapeuta: (se dirige al niño de forma sonriente) buenas tardes Johnny, me alegra verte. ¿Te
agradó ese Mickey Mouse que se encuentra en aquella mesa?

Johnny: Sí, es gracioso.

Terapeuta: ¿Te agradaría acompañarme al cuarto de juegos y ver muchos juguetes bonitos?

Johnny: No

Terapeuta: Oh, vamos, Johnny. Ahí hay pinturas, arcilla y soldados de juguete. A ti te agradan
los soldados de juguete. ¿No es así?

Johnny: No, no deseo ir.

Terapeuta: Muchos niños vienen aquí y les agrada nuestro cuarto de juegos. Tenemos una gran
casa de muñecos y toda una familia de muñecos.  (Johnny llora pidiendo a su mamá)

Este fue un claro ejemplo de lo que NO debes hacer. El terapeuta no está aceptando a
Johnny tal como es, ni reflejando sus sentimientos. Hubiese sido conveniente hacer una pausa
desde que empezó a hablar. Al parecer el terapeuta está creando una guerra bajo agua

El primer principio de la terapia de juego explica: ‘’El terapeuta debe desarrollar una


relación interna y amigable con el niño, mediante la cual se establece una armonía lo antes
posible’’. En el ejemplo anterior el terapeuta es lo suficientemente amable y tierno con Johnny,
pero en realidad lo está forzando a aceptar una invitación y pretende que actúe igual a otros
niños. En lugar de crear una relación amigable está logrando que Johnny desconfíe de él

¡Ojo! La relación interna amigable depende de ti, no del niño que llegó a tu consultorio.
24

Estableciendo la relación terapeuta – paciente

Desde que el terapeuta entrevista al niño por primera vez; está estableciendo el contacto inicial
la estructuración ha empezado. La madre puede esperar afuera del cuarto, pero si no estuviera
preparada para separarse del niño se le puede permitir que permanezca en el cuarto siempre y
cuando respete los principios básicos. El terapeuta se encontrará en la posibilidad de esclarecer
una gran parte de los sentimientos que existen entre mamá y el niño, al tenerlos a ambos en el
cuarto de juegos.

Aceptando al niño como individuo

En el ejemplo anterior el terapeuta intenta controlar la actividad, opina que es importante que
Johnny se dirija al cuarto de juego e intenta acelerar las cosas. Por tanto, no está aceptando al
niño tal y como es, quien en realidad no desea jugar en ese momento; si hubiese tenido que existir
silencio y éste prolongarse pues así debería de ser: el terapeuta se adapta a ello y es accesible.

La aceptación del niño se demuestra por medio de la actitud del terapeuta. Él conserva una
relación tranquila, segura y amigable con el niño. Evita demostrar cualquier señal de impaciencia,
absteniéndose de realizar cualquier tipo de reproche (directa o indirectamente) y halago.

Queda claro lo que indica el segundo principio: ‘’El terapeuta acepta al niño tal como es’’.

¡Recuerda! Cuando un niño o adolescente llega a la clínica es porque se está buscando que


se modifique su conducta, llegando a la conclusión que está siendo rechazado (directa o
indirectamente). Por tanto, la total aceptación del niño parece ser de vital importancia para el
éxito de la terapia.

La expresión facial, el tono de voz y aún los gestos utilizados por el terapeuta pueden dar
dos mensajes: eres aceptado o no eres aceptado. Ves, esto es un arte.

El terapeuta acepta al niño tal como es. La total aceptación del niño se demuestra por medio de

la actitud del terapeuta. Él conserva una relación tranquila, segura y amigable con el niño. Todo

esto requiere de una disciplina por su parte. La total aceptación del niño parece ser de vital

importancia para el éxito de la terapia. El terapeuta debe estar alerta para aceptar los sentimientos
25

violentos y agresivos del niño. El silencio, en ese momento, puede ser interpretado por el niño

como algo que denota desaprobación y falta de aceptación. El tono de voz, la expresión facial, y

aun los gestos utilizados por el terapeuta puede agregar o disminuir el grado de aceptación. El

niño es un ser muy sensitivo y está capacitado para captar hasta el rechazo más velado misterioso,

invisible, disimulado hacia su persona por parte del terapeuta.

Estableciendo un sentimiento de permisividad

Una vez más, la permisividad es establecida por la actitud del terapeuta hacia el niño, por
medio de expresiones faciales, tono de voz y acciones.

La permisividad se basa en una total ausencia de sugerencias. Si el terapeuta dice: ‘’Puedes


jugar con los juguetes en la forma que desees’’ así debe ser. En el caso de Johnny el terapeuta se
centró en hacer sugerencias que provocaron que éste se soltara en llanto pidiendo a su mamá. Si
el niño prefería estar en silencio y el terapeuta lo concede le está demostrando que respeta lo
dicho y por ende recae la responsabilidad en Johnny de decidir cuándo jugar.

El tercer principio se vuelve muy necesario: ‘’El terapeuta crea un sentimiento de actitud


permisiva en la relación, de tal forma que el niño se sienta libre para expresar sus sentimientos
por completo’’

¡Presta atención! Si el niño puede expresarse de cualquier forma: recostarse en el piso y


beber de una pacha sin importar la edad, golpear a la muñeca que representa a mamá o papá e
incluso matarlos, decir lo que quiera decir y no sufrir de sentimientos de vergüenza o culpa,
entonces el terapeuta ha logrado crear un sentimiento de permisividad.

La hora de terapia es la hora del paciente y puede utilizarla como desee. La permisividad es

establecida por la actitud del terapeuta hacia el paciente, por medio de expresiones faciales, tono

de voz y acciones. Implica el uso o indiferencia hacia los materiales de acuerdo con los deseos

del paciente. La absoluta permisividad que está basada en una total ausencia de sugerencias es

más apropiada para el éxito de la terapia. Desde la primera sesión, el terapeuta permite al
26

paciente saber que él respeta su capacidad para tomar sus propias decisiones y se apega a ese

principio. El niño puede someter a prueba al terapeuta para investigar si cumple lo que dijo con

relación a la permisividad, demostrando una actitud aburrida o de no querer hacer nada.

Reconocimiento y reflexión de sentimientos

Los niños van a expresar sus sentimientos por medio de elementos en la conversación directa
o de su juego, y es el trabajo del terapeuta estar alerta para capturarlos para uso terapéutico

Los sentimientos pueden ser reconocidos y/o interpretados, las cuales son dos cosas
diferentes; reconocer los sentimientos se hace por medio de la observación de los símbolos que el
niño utilice para expresarse, como muñecos en escenarios inventados por él.

La interpretación es un nivel más profundo en el que se le da un sentido al simbolismo


que el niño utiliza en el juego, haciendo un enunciado que revele información relacionada a su
condición. Es tremendamente importante que el terapeuta preste atención a qué vías de
comunicación son usadas para plasmar los sentimientos, ya que él deberá utilizarlos de igual
forma siempre que el niño lo requiera. Por ejemplo, los muñecos mencionados anteriormente: si
la trama de un juego es que un muñeco tiene miedo porque es sacado de casa por sus padres y
llevado a un área solitaria del bosque, el terapeuta tiene que hablar del muñeco, así como lo hace
el niño, y si eventualmente dice algo como ‘’a mí también me da miedo salir de casa cuando mis
papás me castigan’’, quiere decir que está listo para recibir una respuesta o comentario dirigido
directamente a él.

Esto nos dice el cuarto principio: ‘’El terapeuta está alerta a reconocer los sentimientos que
el niño está expresando y los refleja de nuevo hacia él de tal forma que el niño logra profundizar
más en su comportamiento’’

¡Recuerda! A medida que al niño se le reconoce cada sentimiento que expresa, sus emociones
se liberan en un significado cada vez más profundo.
27

El terapeuta está alerta a reconocer los sentimientos que el niño está expresando y los refleja

de nuevo hacia él de tal forma que el niño logra profundizar más en su comportamiento. Con

frecuencia, y durante el contacto inicial, las respuestas del terapeuta parecen ser torpes y más

apegadas a su libre albedrío que a los sentimientos que el niño está expresando. El terapeuta y el

niño están conociendo su camino y esforzándose por establecer la armonía. El niño está

explorando el cuarto de juego. El juego del niño es símbolo de sus sentimientos. Es innegable

que el niño, por medio del juego, está exteriorizando el punto clave de su problema. Mientras él

sienta que es necesario utilizar un muñeco como medio, el terapeuta debe utilizarlo también.

Cuando el terapeuta capta el sentimiento que es expresado y lo reconoce, el niño toma su punto

de partida de ahí y el terapeuta puede en realidad observar al niño al adquirir una completa visión

de sí mismo.

Conservando el respeto hacia el niño

Quinto principio: ‘’El terapeuta observa un gran respeto por la habilidad del niño para
solucionar sus problemas si a éste se le ha brindado la oportunidad para hacerlo. Es
responsabilidad del niño decidir y realizar los cambios’’

Centrar la terapia en el niño implica que el terapeuta le deje ser el responsable de hacer
los cambios, con el fin de darle a entender que él es responsable de sí mismo. Como parte de la
estructura de la terapia y libre de presiones, el niño comienza con cosas pequeñas, como
materiales en el cuarto de juego, y se extiende durante toda la relación terapéutica.

La toma de decisiones libre le ayuda a adquirir confianza y auto respeto. El niño deberá
hacer una elección a sabiendas de que el terapeuta continuará con su actitud permisiva y eso le
llevará a pasar la experiencia tranquilo y seguro de su relación.

¡Ojo! Todos los niños se enfrentan con este reto de ser independientes cuando entran al
cuarto de juego, pero se han registrado casos de niños temerosos, dependientes e inseguros que
evidencian el papel de la autosuficiencia en su desarrollo: la confianza en sí mismos aumenta, las
28

tensiones y la ansiedad anticipatoria se regulan, y se gana un sentimiento de equilibrio que deriva


en obtener autocontrol. En resumen, manejarse solo conlleva un sentimiento de confianza en sí
mismo que le alienta a seguir adelante.

El terapeuta observa un gran respeto por la habilidad del niño para solucionar sus problemas

si a éste se le ha brindado la oportunidad para hacerlo. Es responsabilidad del niño decidir y

realizar cambios. El cambio de comportamiento, debe provenir del mismo individuo como

resultado de la visión que ha adquirido. Cuando el terapeuta deja que el niño sea responsable de

hacer los cambios, está centrando la terapia en el niño. El terapeuta intenta ayudar al niño a

comprender que él es responsable de sí mismo. Al niño se le brinda la oportunidad de obtener su

equilibrio, él adquiere confianza en sí mismo y auto respeto, a la vez que edifica su propia estima.

El niño guía el camino

El sexto principio de la terapia de juego indica que El terapeuta no intenta dirigir las
acciones o conversación del niño en forma alguna. El niño guía el camino. El terapeuta lo sigue.

El terapeuta no debe realizar preguntas respecto a lo que el niño realiza o comenta a


excepción de “¿deseas contarme sobre ello?”; debe eliminar las palabras de alabanza; evitar
criticar a las acciones del niño y brindar ayuda solamente si ésta es pedida. El terapeuta debe
evitar dar cualquier sugerencia o elegir los juguetes que el niño usará.

¡Ojo! La terapia es la hora del niño. El terapeuta debe limitarse a ser un reflejo sonoro

contra el cual el niño prueba su personalidad. El niño guía; el terapeuta, sigue.

La Terapia no debe ser apresurada

El penúltimo principio de la terapia de juego explica: “el terapeuta no pretende apresurar la


terapia. Este es un proceso gradual y como tal es reconocido por el terapeuta”

El niño vive en un mundo de prisas y ruido; es apurado en todos sus ambientes y se le


limita cuando no es capaz de hacer algo más deprisa provocándole tensiones o frustraciones. Si lo
29

que el terapeuta pretende en la terapia es aliviar estas tensiones y presiones, le permitirá al niño
tomarse su tiempo y al notar esto, el niño evidenciará relajación.

Cuando el niño esté en disposición de expresar sus sentimientos en presencia del terapeuta,
lo hará. ¡Recuerda! El terapeuta no conoce tan bien al niño como se conoce él mismo.

El valor de las limitaciones

Por último, pero no menos importante, el principio ocho indica “el terapeuta sólo
establece aquellas limitaciones que son necesarias para conservar la terapia en el mundo de la
realidad y hacerle patente al niño su responsabilidad en la relación”

En la terapia de juego se establecen pocas pero muy importantes limitaciones. En general,


se habla de la limitación a destruir a placer los materiales de juego, averiar el cuarto o atacar al
terapeuta. Además, debe aclararse que si el niño abandona el cuarto de juegos no podrá regresar
al menos ese mismo día.

La mayor limitación que existe es el tiempo; la cita es concertada, la sesión tiene una
duración determinada y ésta se respeta.

De ser violadas las limitaciones, no se debe ir en contra de ninguno de los principios


anteriores; es decir no se puede rechazar al niño por no ser obediente; en este caso el terapeuta
deberá reflejar la conducta del niño esperando que con esto la conducta cese; no se busca crear
sentimientos de culpa en el niño.

Por su parte, cualquier ataque hacia el terapeuta debe ser controlado inmediatamente; esto
recordando la importancia del respeto auténtico entre ambos.

De acuerdo con Virginia Axline, las limitaciones deben aclararse cuando sean necesarias
pues, hacerlas predeterminadamente podría limitar la expresión del niño. Eso sí, una vez se hayan
aclarado, éstas deben ser acatadas con firmeza.

¡No lo olvide! Las limitaciones utilizadas con consistencia e inteligencia sirven para


sujetar la sesión de terapia al mundo de la realidad, así como para prevenir posibles
malentendidos, confusión, sentimientos de culpa e inseguridad.
30

¿Cuándo deben exponerse estas limitaciones?

Algunos terapeutas son de la opinión de que deben ser expuestas cuando el niño entra por

primera vez al cuarto de juego para que no se sienta frustrado y traicionado cuando se le presente

una limitación. Otros piensan que la expresión verbal de las limitaciones podría servir como reto

al niño y enfocar sus actitudes basado en eso. Virginia Axline opina que es mejor aguardar hasta

que sea necesario introducir las limitaciones.

IMPLICACIONES PARA LA EDUCACION


¿POR QUÉ USAR LA TERAPIA DE JUEGO EN LAS
ESCUELAS?

La primera razón para llevar la terapia de juego a las escuelas de nivel básico y medio como
parte de los programas de orientación es que se trata del enfoque más adecuado en términos de
desarrollo para trabajar con niños Piaget afirmó que el desarrollo cognitivo de los niños precede
sus habilidades verbales. reconoció este descubrimiento revolucionario y señaló que la teoría de
Piaget fue la primera en refutar las ideas previas de que el pensamiento representacional derivaba
de la capacidad de usar palabras; en lugar de ello, “el pensamiento es previo al lenguaje y más
amplio que éste Un ejemplo del descubrimiento de Piaget en acción es la capacidad del niño para
recibir la enseñanza del lenguaje de señas y emplearlo de manera correcta. Muchos cuidadores
usan el lenguaje de señas con sus hijos para referirse a conceptos, como bebida y comida, para
que los niños tengan una manera de expresarse antes de hacerlo verbalmente.

Esto permite a los niños expresar sus necesidades para que un cuidador las satisfaga y
disminuya su frustración. Piaget (1972) afirmó, “El lenguaje, entonces, no es el medio para
desarrollar la inteligencia de los niños” planteó que el juego “puede facilitar en un niño el
impulso a recapitular y, por así decirlo, a reinventar su propia experiencia con el fin de aprender a
dónde podría llevarlo” Esto ilustra las inclinaciones naturales infantiles a darle sentido a su
mundo por medio del juego. La segunda razón para utilizar la terapia de juego en las escuelas se
31

basa en la tremenda necesidad de ofrecer intervenciones más adecuadas en términos de desarrollo


en una edad temprana Los informes sobre las necesidades tempranas de salud mental en indican
que los niños muestran un aumento en las conductas disruptivas en el aula que no sólo afectan la
atmósfera global de aprendizaje, sino que plantean un desafío al personal de la escuela y
contribuyen al aumento de estrés de los maestros y de la tensión en el aula. Las cuestiones
conductuales tienen un impacto emocional, e incluso físico, negativo en los estudiantes, el cuerpo
docente y el personal de la escuela.

Los resultados de largo plazo de estas situaciones, cuando no se resuelven


satisfactoriamente, también son perjudiciales. El abuso de sustancias y los trastornos de
personalidad son sólo dos ejemplos de temas que se pueden desarrollar cuando las intervenciones
tempranas no se llevan a cabo con éxito. Los niños que presentan conductas agresivas y violentas
tienen mayor riesgo de ser encarcelados o, incluso, de cometer suicidio, porque suelen presentar
conductas agresivas y violentas contra ellos mismos y contra los demás. Un informe sobre
violencia juvenil del hizo hincapié en la 741 importancia de las intervenciones tempranas
diciendo “los jóvenes que se vuelven violentos antes de los 13 años de edad, por lo general,
comenten más delitos, más graves y por mayor tiempo.” El informe también afirmaba que estos
niños muestran un patrón de violencia creciente a lo largo de su infancia y algunos incluso en su
adultez.

El informe indica que las intervenciones tempranas son cruciales para evitar carreras
crónicas de violencia. Vivimos en una emocionante era en la que los constantes descubrimientos
en el mundo de las neurociencias plantean razones biológicas para las intervenciones tempranas.
estudiaron programas australianos de intervención/prevención. Observaron los beneficios de
dirigir estos trabajos a los niños de preescolar y primaria: “Los niños más pequeños son más
plásticos, tanto en términos de su conducta como de su neurodesarrollo.” Sin embargo, la
investigación reciente sobre el cerebro sugiere que la plasticidad continúa a lo largo de toda la
vida, lo cual significa que el cerebro puede ser reformateado en cualquier edad.

Este es un descubrimiento emocionante en tanto que constituye una razón más para
intervenir en cualquier edad y tener esperanza de crecimiento. Sin embargo, mientras a menor
edad se realicen las intervenciones, los niños sufren menos el impacto de las conductas y
decisiones negativas. realizaron la primera investigación controlada sobre los resultados de la
32

terapia de juego centrada en el niño con niños que presentaban conductas disruptivas en
preescolar. Los resultados indican que es una intervención temprana eficaz para reducir las
conductas disruptivas, de modo que apoya el uso de la terapia de juego para ayudar a niños en
preescolar antes de que se arraiguen más en ellos estas conductas. La investigación indica con
claridad que la intervención temprana tiene un papel importante en la manera en que los niños se
perciben a sí mismo y perciben su éxito futuro como estudiantes, miembros de la comunidad y de
su familia, y seres humanos. En muchos casos, los problemas de salud mental se identifican por
primera vez cuando los niños entran a la escuela; por lo tanto, es esencial que las intervenciones
se implementen en este momento para que los resultados sean óptimos. La terapia de juego es la
opción evidente para llevar a cabo estas intervenciones, porque es el método más adecuado en
términos de desarrollo.

La tercera razón es que la terapia de juego es un enfoque adecuado en términos de


desarrollo para implementar los estándares de la ASCA En esta era en que las pruebas
psicológicas y la rendición de cuentas son muy importantes, también es un tratamiento eficaz
para incluirlo cuando se realizan programas de evaluación en las escuelas. Secretaría de
Educación Primaria y Secundaria de Missouri desarrollaron un programa llamado Sociedad para
la Evaluación basada en la Investigación para que los consejeros lo usen con el fin de identificar
problemas, recolectar datos y mostrar cómo hacer cambios usando técnicas o 742 intervenciones
específicas.

Los consejeros escolares profesionales realizan el PRBE para determinar los beneficios de
diversas áreas de los servicios responsivos, “la terapia de juego, como servicio responsivo, es un
método adecuado en términos de desarrollo para responder a las necesidades inmediatas de los
niños que operan preponderantemente en un mundo no verbal” Integrar la terapia de juego como
un servicio responsivo también ofrece una excelente intervención que se puede medir con
facilidad. Abordaremos distintas maneras de implementar la terapia de juego como servicio
responsivo. Una cuarta razón para emplear la terapia de juego en las escuelas es su familiaridad y
accesibilidad.

El consejero es parte de la comunidad escolar de los niños y, tal vez, el único profesional
de la salud mental al que tienen acceso. Una ventaja y un factor distintivo de la escuela es el
hecho de que el consejero es parte del ambiente cotidiano de los niños. El consejero conoce bien
33

a los cuidadores y a los hermanos de los niños. Tiene la oportunidad de verlos interactuando con
sus pares, maestros y el resto del personal en el ambiente escolar todos los días, dentro y fuera del
aula. Debido a que el papel fundamental del consejero escolar es ayudar a educar a todos los
niños, también suelen establecer relaciones con todos los estudiantes, al menos en cierto grado.

El consejero también se relaciona con los maestros, el resto del personal escolar y los
directivos, todos los cuales interactúan con el alumno de algún modo. La quinta razón para
implementar la terapia de juego en la escuela es su eficacia para mejorar el rendimiento
académico y disminuir las conductas disruptivas en las escuelas coordinaron el grupo controlado
más grande hasta ahora, en el que midieron el efecto de la terapia de juego en el rendimiento
académico. Los niños de primer grado que estaban en riesgo de tener un bajo rendimiento
recibieron sesiones de 30 minutos de TJCN durante 8 semanas. Se encontró que el rendimiento
académico de estos alumnos mejoró significativamente. Como se informó antes encontraron que
la terapia de juego fue eficaz como intervención temprana para disminuir las conductas
disruptivas.

La última razón para utilizar la terapia de juego en las escuelas es que constituye la
manera más adecuada para cubrir las necesidades de diversos niños, porque no se centra en el
lenguaje verbal. El juego es un lenguaje universal para los niños; lo usan en vez de las palabras
para dar sentido a su mundo. Gil y formularon los siguientes principios para ser un terapeuta de
juego competente y responsable en términos culturales: aumentar la sensibilidad propia, adquirir
conocimiento con responsabilidad y desarrollar una competencia activa Sin importar las
identidades culturales de los niños, ellos utilizan los juguetes para resolver problemas y recrear su
percepción del mundo. Por lo tanto, es vital para el consejero escolar profesional que trabaja
como terapeuta de juego asegurarse de que es competente en términos culturales. En una sección
posterior, abordaremos la manera de equipar el cuarto de juego para que sea adecuado en
términos culturales. Comprender la cultura particular del escenario escolar es esencial para
implementar con éxito un programa de terapia de juego. Esto incluye tener presente el papel de la
743 escuela para los alumnos y la comunidad, así como comprender en profundidad los
componentes del modelo nacional.

En resumen, las razones para implementar la terapia de juego en las escuelas son las
siguientes:
34

• Se trata del método más adecuado en términos de desarrollo para trabajar en consejería con
los niños.

• Hay una gran necesidad de intervenciones tempranas adecuadas al nivel de desarrollo de los
niños en las escuelas.

• Es un enfoque adecuado en términos de desarrollo para implementar los servicios


responsivos contemplados en los estándares de la ASCA.

• El consejero conoce a los estudiantes por ser parte de la comunidad escolar. Por lo tanto, los
alumnos tienen acceso a los servicios requeridos en la comunidad donde se presentan los
problemas.

• La terapia de juego ha demostrado ser un medio eficaz para mejorar el rendimiento


académico y reducir los problemas de conducta en las escuelas.

• Es el método más adecuado en términos culturales para trabajar con niños.

Teorías más adecuadas para la terapia de juego en las escuelas

Las perspectivas teóricas de los consejeros dependen en gran medida del objetivo de los
programas de posgrado en los que recibieron su entrenamiento y de cualquier otra experiencia y
entrenamiento posterior El posible desafío que se encuentra al usar este enfoque en la escuela es
el tiempo que se requiere para realizar la evaluación, desarrollar las metas del tratamiento e
implementar la intervención terapéutica. Sin embargo, es relativamente eficiente en términos de
tiempo, pues la mayoría de las intervenciones conductuales requieren cerca de 30 días. La terapia
de juego adleriana es otro enfoque teórico que seduce a muchos consejeros escolares. Fue creada
por Alfred Adler, quien fundó la Sociedad de Psicología Individua.

El terapeuta de juego explora el estilo de vida del niño, lo ayuda a conocerse mejor y lo
reorienta o reconduce. En esta forma de terapia de juego, el papel del terapeuta es ser activo y
directivo, y alentar al niño. Un posible desafío para este enfoque en las escuelas es lograr que
cuidadores y maestros participen en el proceso y el tiempo que requiere evaluar y trabajar con
niños con regularidad. Sin embargo, la terapia de juego adleriana se ajusta bien al ambiente
escolar.
35

ESTABLECER LA TERAPIA DE JUEGO EN LAS ESCUELAS

Para abordar algunas situaciones a las que se enfrentan los consejeros escolares al
implementar la terapia de juego, en esta sección se hablará de cómo promoverla. Las siguientes
directrices para incorporar la terapia de juego en los programas de consejería escolar son
adaptaciones del trabajo de Perryman y Doran.

• Estar consciente de la cultura del contexto escolar.

• Defender el programa de consejería escolar proporcionando información a directivos,


maestros, cuidadores y miembros de la comunidad acerca de la terapia de juego.

• Arreglar un cuarto de juego o un espacio de juego, o disponer de una bolsa con los materiales
necesarios.

• Estar consciente a nivel ético y ser competente, educar a otras personas interesadas en
relación con el código ético.

• Evaluar los servicios responsivos del programa de terapia de juego e informar los resultados
a los interesados.

• Ser un terapeuta de juego competente en términos culturales adaptando su lenguaje y los


juguetes para cubrir las diversas necesidades de los alumnos.

Aplicación a la relación maestro – administrador


Un estudio de nuestros actuales sistemas escolares revelaría un aterrador número de
indicaciones de una higiene mental pobre entre los maestros. ¿A qué se deberá que tantos
maestros muestren señales de frustraciones y ansiedad? Los maestros contestarían rápidamente a
esto. Se debe, en muchos casos, a que encuentran en las situaciones escolares factores que
contribuyen a su desadaptación. Los maestros son humanos, aun cuando ciertos caricaturistas y
sabihondos los han incluido en material de trabajo durante años (los maestros en la privacidad de
su mundo pedagógico también son bastante aptos para caricaturizar su público, y lo han hecho
durante años)
Pero existe una razón para la predominancia del verdadero problema de una higiene
mental pobre entre los maestros. Esto ha sido atribuido a una diversidad de razones: grupos
36

grandes de alumnos, programas pesados, obligaciones impuestas aparte de las ya establecidas,


presiones ejercidas por parte de los administradores y contribuyentes. Aun cuando todos estos
factores son irritantes, agravantes y originan tensiones, no parecen ser los más indicados para
ocasionar todo el problema que se les atribuye. Parece ser mucho más probable que las causas de
la desadaptación de los maestros sean las mismas que aquellas que lo orígenes en cualquiera otra
persona. Si bien es cierto que todo individuo posee dentro de si el impulso. básico para alcanzar
su autorrealización, entonces es muy posible que esas circunstancias que bloquean este impulso
sean las causas de la desadaptación. Tal vez el maestro dominante y sarcástico que tiene la
reputación de ser una persona que constantemente crea problemas, está tratando de establecer
tanto su autoestima como su autorrealización a expensas de sus alumnos, porque no puede lograr
una satisfacción directa de este impulso en su relación profesional con el administrador. Quizá el
maestro excéntrico y falto de carácter, que actúa como un conejo asustado y parece estar a
merced de todo mundo, pueda lograr su autorrealización sólo por medio de un retiro hacia su
concha protectora, logrando así establecer un completo de sí mismo en sus sueños. Existe una
franca necesidad de que todo maestro se sienta como cualquier persona, tratado con dignidad y
respeto, así como también alcanzar su condición de individuo capaz, que por derecho le
pertenece. En no pocos sistemas escolares les es negada esta necesidad fundamental a los
maestros. Se les indica qué hacer, cómo y cuándo hacerlo. Están continuamente presionados por
sus superiores. Un conjunto de objetivos les es impuestos para su realización. Son forzados a
competir uno con otro, así como también con elementos fuera de su escuela. En muchas
ocasiones son tratados con muy poca consideración. En otras, jamás se pensaría que fuese un apto
e inteligente ser humano que estaba capacitado para la labor que se le encomendó a realizar. En
determinadas comunidades a las maestras se les indica cómo comportarse dentro y fuera del salón
de clase, qué hacer en su tiempo libre, a qué iglesia asistir, qué periódico leer, qué clase de ropa
portar, qué color de pintura de uñas acostumbrar, así como también los cosméticos que deben
usar. Son obligadas a participar en diversas actividades que absorben todo su tiempo libre. Se les
asignan, labores a campo abierto y se espera que "cumplan su deber" en cualquier tipo de clima
no importando cómo se sientan. En otros casos se les asigna vigilar el almuerzo de los niños, aun
cuando esto último reste hasta una hora a su propio tiempo libre. Se les impone la obligación de
permanecer durante horas enteras tiempo libre.
37

Labores a campo abierto y se espera que "cumplan su deber" en cualquier tipo de clima no
importando cómo se sientan. En otros casos se les asigna vigilar el almuerzo de los niños, aun
cuando esto último reste hasta una hora a su propio tiempo libre. Se les impone la obligación de
permanecer durante horas enteras vigilando que los niños que utilizan el servicio de transporte
escolar sean debidamente instalados y esperar hasta que parta el último camión. Con frecuencia
son aconsejadas a "presentar obras de teatro" enfrentándose a horas de ensayo, preparación del
vestuario, venta de boletos y, en forma eventual, en buscar la musical apropiada.

CONCLUSIONES

 Algunas teorías buscan encontrar las estrategias racionales, que se utilizan en situaciones
donde el resultado depende no solamente de las estrategias propias y las condiciones del
entorno, sino también en las estrategias utilizadas por otros jugadores que posiblemente
tienen objetivos distintos.
 La Teoría de Juegos consiste en razonamientos circulares, los cuales no pueden ser
evitados al considerar cuestiones estratégicas. La intuición no educada no es muy fiable
en situaciones estratégicas, razón por la que se debe entrenar. La Teoría de Juegos
actualmente tiene muchas aplicaciones.
 Hay dos tipos de respuesta, la del tipo educativo, en la cual los jugadores suponen que
tienen al equilibrio como el resultado de razonar cuidadosamente, y un segundo tipo de
respuestas, las evolutivas, según éstas, el equilibrio se consigue, no porque los jugadores
piensan todo de antemano, sino como consecuencia de que los jugadores miopes ajustan
su conducta por tanteo cuando juegan y se repiten durante largos períodos de tiempo.
 El juego es la actividad principal en la vida del niño; a través del juego desarrolla sus
habilidades motrices, sensoriales, cognitivas, sociales, afectivas, emocionales,
38

comunicativas y lingüísticas. Todo lo que se aprende mediante el juego se asimila de una


manera más rápida y eficaz. Por este motivo, se acentúa la importancia de la actividad
lúdica en el entorno escolar, ya que motivar al niño será más fácil. Y es lógico; al niño lo
que más le gusta jugar.

RECOMENDACIONES

 Solicitar el apoyo de los familiares de los niños. para incluir la terapia del juego no
directiva centrada.
 Brindar apoyo a centros educativos para que cuenten con el servicio de psicología a favor
de la población
 Evaluar la capacidad de las madres y padres para dirigir, para poner límites, para ofrecer
un entorno seguro al niño/a, ordenado y comprensible, así como la disposición del niño/a
para aceptar su forma de juego del niño.
 Es necesario proveer a los padres de las recomendaciones adecuadas respecto a
la educación de sus hijos; la importancia de reforzar comportamientos no consumistas y
viceversa.
39

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

 https://books.google.es/books?
hl=es&lr=&id=js3HCQAAQBAJ&oi=fnd&pg=PP1&dq=teoria+sobre+el+juego+libros+
psicoterapia&ots=D3causlSwe&sig=2zySKjA29c6mSE0UtP8ZO6DZU7I#v=onepage&q
=teoria%20sobre%20el%20juego%20libros%20psicoterapia&f=false

 http://www.repositorio.usac.edu.gt/12687/1/13%20T%281789%29.pdf

 https://rarchivoszona33.files.wordpress.com/2012/10/axline-virginia-m-terapia-de-

juego.pdf
40

También podría gustarte