Está en la página 1de 3

Curso:

Cooperadores de la Verdad.
Modulo I
Clase 3:
Liberalismo

Lectura complemetaria

La afinidad entre el Liberalismo y el Comunismo


Fulton Sheen

¿Es el comunismo el enemigo de nuestra civilización tas. Para hacerlo, tanto el liberalismo histórico como
occidental? Sin duda, es el enemigo de nuestra civili- el comunismo tuvieron que divorciar a la economía
zación cristiana, pero la civilización cristiana está ava- política de la moral. El único aporte del comunismo
sallada y se le niega una influencia importante en la al capitalismo es desviar el botín y el saqueo de un
vida económica y política de nuestros tiempos. Pero bolsillo a otro, dejando intacta la codicia adquisitiva.
el comunismo no es ciertamente el enemigo de nues- Todo comunista es un capitalista sin numerario en los
tra civilización occidental, liberal, capitalista, mate- bolsillos. Es el capitalista involuntario: pero su cora-
rialista. La verdad del asunto es ésta: el comunismo zón ama tanto los materialismos como el señor de la
está emparentado con el liberalismo, como la podre- economía a quien quiere desplazar. El comunismo,
dumbre con la enfermedad. Muchas de las ideas que desde el punto de vista económico, es un capitalismo
nuestra civilización burguesa ha vendido al menudeo, podrido, con la diferencia de que en uno de los casos
el comunismo las vende al por mayor: lo que ha acep- la gente vive de la liberalidad de un capitalista y en el
tado el mundo occidental en bocados selectos aislados otro de la liberalidad del burócrata. Pero el primero
e inconexos, lo ha armonizado el comunismo en una acepta el derecho de huelga y reconoce las libertades
filosofía completa de la vida. Entre ambos no hay iden- civiles básicas: el segundo, no.
tidad, sino afinidad. Hay diferencias básicas que serán
tratadas más tarde, pero existe una relación. Ambos En el dominio de la moral... ¿no es acaso un principio
creen en la egolatría: nuestra civilización liberal cree aceptado de nuestro mundo burgués occidental el de
en la egolatría individual, el comunismo cree que debe que no existe una distinción absoluta entre el bien y el
ser colectiva. Nuestro mundo liberal es no cristiano: el mal, arraigados en el orden eterno de Dios, y que son
comunismo es anticristiano. relativos y dependen por completo del punto de vista
Tomemos, por ejemplo, el tema de la economía polí- de cada uno? De ahí que, cuando el mundo occidental
tica. El comunismo derivó su noción de que la econo- quiere decidir cuál es el bien y cuál es el mal hasta en
mía política es la causa básica y motivadora de toda la ciertas cuestiones morales hace una encuesta, olvidan-
historia humana del mundo occidental del liberalismo do que la mayoría nunca basta para que una cosa sea
histórico, según el cual la finalidad principal del hom- justa, porque lo justo es justo, aunque nadie sea justo,
bre era el lucro. Si Marx hubiese vivido en cualquier y lo injusto es injusto, aunque todos sean injustos. La
otro siglo que el que hizo de la economía política el primera encuesta para auscultar la opinión pública de
summum de todo y el final de todos, sus ideas habrían la historia del cristianismo, se efectuó en el porche de-
caído en un terreno estéril. Hay otra analogía más en- lantero de Pilatos y fué injusta. ¿Qué diferencia hay
tre el capitalismo y el comunismo: la circunstancia de entre la negación burguesa de los patrones absolutos
que el primero concentró las riquezas en las manos de de lo justo y lo injusto, y el comunismo? El segundo
unos cuantos capitalistas, mientras que el comunismo niega un orden eterno: dice también que la opinión
las concentra en las manos de unos cuantos burócra- pública es harto vaga y vacía, de modo que concentra
la determinante de lo justo y lo injusto en el partido. misas de la civilización capitalista burguesa, y solo ha
Lo que el partido considera justo, es justo, y lo que alentado la egolatría colectiva, para aplastar la Indivi-
considera injusto, injusto. No hay más conciencia que dual. Ha aceptado nuestros degenerados patrones de
la conciencia del Estado, no hay más moral que la mo- la supremacía de lo económico. Como solo ha corre-
ral del Estado. Por eso, la idea del siglo XVIII de que gido el sistema capitalista haciéndolo proporcionar un
el hombre, en sus actos morales, debe ser indiferente a creciente número de servicios estatales a costa de la
otras consideraciones terrenas, concluye en un franco libertad, puede hacer un único aporte a nuestro mun-
materialismo que persigue a todos los que se atienen a do occidental; el de inducirnos a «golpearnos el pecho
una moral ultraterrena. y a gritar “mea culpa, Domine” y decidir que, desde
Es un principio aceptado de educación de nuestro hoy, nos purificaremos de la dominante insensatez de
mundo liberal que la religión no debe enseñarse en la que un hombre que no codicia los bienes de su veci-
escuela, con la consecuencia de que el único al cual no no es ya un progresista, que quien afirma que el
le gusta realmente la educación laica es el ateo. Por derecho de trabajar implica el deber de trabajar con
añadidura, nuestra civilización burguesa y capitalista responsabilidad es un “reaccionario’’, y que la lealtad
enseña que la religión es algo individual, y por lo tan- a la conciencia, a la familia, a la patria, a la verdad y a
to debe ser negada política, económica y socialmen- Dios, nos convierte en “fascistas”.
te. Los comunistas aceptan esta premisa del mundo
occidental, pero dan un paso más allá y dicen que, si Esto no Implica decir que hay identidad entre la civili-
no tiene proyecciones sociales, debe ser excluida por zación liberal, capitalista, y el comunismo, porque no
completo. De conformidad con esto, el artículo 125 de la hay. El parentesco, con todo, es como si tuviéramos
la Constitución de los Soviets niega el derecho a en- el uranio y el ciclotrón, por un lado, y la bomba ató-
señar la religión. Así, el ateísmo individual de nuestra mica por el otro. El comunismo ha reunido los ele-
civilización burguesa se convierte en el ateísmo colec- mentos de destrucción y éstos se han convertido en
tivo del comunismo. una novedad. El propio hecho do que nos horrorice
Finalmente, veamos lo básico en toda filosofía, esto es, ver los efectos de nuestro materialismo aplicado en es-
el tema del hombre. ¿Hay alguna universidad o cole- cala mundial, prueba que no nos ha convencido aún la
gio superior laicos del mundo occidental, o cualquie- filosofía integral del materialismo. Como hay afinidad
ra que escape inequívocamente a las influencias cris- entre los dos, ya que hay un Dios en los cielos, ya que
tianas, que enseñe que el hombre es una hechura de hay una ley moral detrás de todas las naciones y más
Dios, que la vida es un noviciado para la otra vida, que allá de ellos, existe la posibilidad de que tanto el comu-
Cristo es el redentor de su alma, que el matrimonio nismo como la civilización occidental perezcan jun-
es monógamo, que el autodominio es esencial para la tos, aferrándose quizás de la garganta, o a causa de una
virtud y que un hombre debe salvar su alma inmortal? enfermedad y corrupción interior. Ambos avanzamos
La enseñanza general, más bien, es que el hombre no hacia la catástrofe, y tanto el marxista como el cristia-
pasa de ser un animal evolucionado, porque no hay no creen en esto. El mundo liberal suponía que la his-
pecados o porque el hombre no es realmente libre. toria seguía una línea ideológica ascendente, gracias a
Uno podría seguir haciendo comparaciones, pero evi- la evolución y la ciencia, hasta que dos guerras mun-
dentemente existe cierta relación entre el liberalismo diales en el curso de veinte años redujeron esa idea a la
capitalista y el comunismo. El hecho mismo de que en nada. Pero el cristianismo nunca pensó que la historia
la segunda guerra mundial optamos por luchar aliados funcionara así: y tampoco lo cree el comunismo. El
a una forma de totalitarismo contra las otras dos, aun- evangelio del último domingo después de Pentecostés
que todas eran intrínsecamente malas, prueba no sólo y el evangelio del primer domingo de Adviento son los
la afinidad esencial entre el materialismo occidental y Evangelios de la Catástrofe: proclaman que la era final
el comunismo, sino también el grave error de querer de la paz sólo llegará cuando se produzca el conflicto
expulsar al diablo valiéndose de Belcebú. último entre el bien y el mal, cuando Dios venga a juz-
Como nunca ha corregido los abusos de nuestro mun- gar a los vivos y a los muertos y se vea descender de
do occidental, limitándose a intensificarlos, el comu- los cielos la nueva ciudad de la Paz. Los cristianos li-
nismo nos ha hecho comprender cuán equivocados berales que querían un cristianismo sin cruz negaban
estamos. No ha destruido una sola de las grandes pre- ese elemento trágico de la historia, pero los marxistas
lo conservaron y lo secularizaron. También ellos creen la cáscara no ha sido rota, así también la savia latente
que la ciudad del hombre no llegará sin una gran ca- de un mundo nuevo y mejor no podrá surgir mien-
tástrofe en que el dictador comunista, no Dios, vendrá tras la cáscara no haya sido rota en Rusia y en nuestro
a juzgar a los comunistas y a los anticomunistas, y hará mundo occidental.
morir a estos últimos en la sangrienta revolución. Lue- Resulta tan fácil creer que el mal es ajeno a nuestra
go, con el tiempo, nacerá el reino del hombre, en que civilización occidental y que sólo necesitamos pro-
surgirá el amor del odio; la fraternidad del fratricidio. nunciar arengas contra el comunismo... Pero los más
Aunque utópico y violento, el marxismo revela una graves pensadores comprenderán que el comunismo
percepción más sagaz de los procesos históricos que el y sus difuntos parientes, el fascismo y el nazismo, son
liberalismo, que veía llegar la paz sin lucha y que nega- enfermedades mundiales que surgieron de los órganos
ba que hasta una relativa Pascua del orden económico más débiles o de las naciones que no eran susceptibles
podía llegar sin un Viernes Santo de la Abnegación y de contagio. Indican la enfermedad del mundo entero.
el esfuerzo. Sólo por haberse operado un cisma radical del alma, o
Nuestro mundo liberal puede sufrir sin embargo por un triple alejamiento del hombre de su Dios, de sí mis-
no ser cristiano: el comunismo puede sufrir por ser mo y de su prójimo, han podido surgir esos sistemas
anticristiano. Así como muchos padres que han educa- totalitarios. Esta enfermedad es susceptible de diver-
do a su hijo en una escuela progresista, donde el niño sas interpretaciones, pero ciertamente la egolatría y la
interpretó la libertad como el derecho de hacer lo que envidia desempeñan un papel preponderante.
se le antojara, quieren saber qué hacer con su hijo re- El comunismo es a un tiempo un efecto y un juicio
belde, alcohólico, neurótico, el mundo occidental, que sobre nuestro mundo occidental: un efecto, porque
le entregó a Rusia algunas ideas, querrá saber pronto ha nacido de nuestros deberes cristianos incumpli-
quizás cómo puede salvarse de un país que aprendió dos, de nuestro abandono de la Casa del Padre en fa-
demasiado bien su lección. Un psicoanalista freudiano vor del materialismo; un juicio, porque revela cuán
no puede ayudarle al hijo, de modo que ni la política erróneo ha sido nuestro pensar, cuán perversos han
ni la economía pueden ayudarle al mundo occidental, sido nuestros actos. La guerra y el desasosiego sólo
ya que el defecto es más profundo: el mundo es juzga- son síntomas de una desintegración más profunda. La
do por Dios y necesita arrepentimiento. circunstancia de que generaciones de impío humanis-
Aunque la caída de Babilonia se debió a su maldad, fue mo hayan abrevado en totalitarismos, sugiere que la
el instrumento de Dios para disciplinar al pueblo de Encarnación es auténtica. El Señorío de Cristo, si no
Judá. La Asiria fue bestial, pero también fue “la vara aparece aún en el advenimiento de Su Reino, resulta
y el báculo” de la ira de Dios contra el pueblo de Is- visible en el hecho de que Su derrota en este mundo
rael. El comunismo no debe ser temido simplemente parece involucrar inevitablemente la derrota del hom-
porque es anti-Dios, sino porque no tenemos Dios; no bre; y esa derrota es tanto más impresionante cuanto
porque sea fuerte, sino porque nosotros somos débi- que se ha producido cuando el hombre ha acumulado
les. Porque si estuviéramos con Dios... ¿quién podría todos los implementos necesarios para un mundo hu-
vencernos? manista triunfante. Cristo está a nuestras puertas, ex-
¿Implicará esto el fin de la civilización? No. implicará hortándonos a arrepentimos, pero sólo los que tienen
el fin de la civilización liberal, así como el del comu- ojos u oídos religiosos saben cuán urgente es la tarea.
nismo, y el comienzo de una nueva civilización y un
nuevo orden. Lo que sucederá, se parecerá mucho a lo
quo sucedió en la caída de Roma. Hubo una enorme
cantidad de energía y de bondad durante su antiguo
paganismo, esto es, las nacientes energías del cris-
tianismo; pero no les permitieron ejercer influencia
sobre la sociedad. La invasión bárbara rompió la cor-
teza de ese paganismo y permitió que el cristianismo
llegara a ser una influencia vital en las almas de los Sheen, Fulton. 1961. Comunismo y la conciencia de
hombres. Así como hay vida bajo la cáscara del huevo, occidente. Buenos Aires.
pero esa vida no puede afirmar sus derechos mientras

También podría gustarte