Está en la página 1de 120

Acerca de este libro

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido
escanearlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo.
Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de
dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es
posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embargo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras
puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir.
Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como
testimonio del largo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted.

Normas de uso

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas.
Asimismo, le pedimos que:

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares;
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales.
+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos
propósitos y seguro que podremos ayudarle.
+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine.
+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La legislación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de
autor puede ser muy grave.

Acerca de la Búsqueda de libros de Google

El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas
audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página http://books.google.com
Princeton University Library

32101 049926544
9796
707

DE MIS LIBROS

HIRAM BINGHAM

Library of

Princeton University.
Presented by
H .B .
Juan B Ponce de
.
ARTE
DE

SASTRERIA ,
MÉTODO PRACTICO
PARA APRENDER A CORTAR CON FACILIDAD .

POR

Noagin Pons y Beamona, Sastre.


ADORNADO CON SIKTE LAMINAS .
3
)
.

wieve vodě

BARCELONA.
IMPRIXTA DE J . VERDAGUER .
1836 .
Dedicatoria .
Oi Sc. Licenciado
D . JOSÉ ELIAS HERNANDEZ ,
Tuez delegado de bienes de difuntosde la ciu
dad de S. Carlos de Matanzas.

ci A quien sino á Vd. querido amigo , de


bia dedicar esta pequeña obrita ! Ella á la
verdad , aunque de poco valor no deja de ser
por esto el fruto de bastantes vigilias , y ella
en fin , es elmejor monumento que mi amis
tad puede erigir á las muchas virtudes que
de cerca se ven brillar con tanto candor en la
persona de Vd . Sí: á Vd. , pues , la dedico ,
como prueba irrefragable de la sinceridad de
mi cariño y de mi mas pura intencion. Ruego
ul Ser Supremo dilate su preciosa vida á pro
og6 (RECAP )
9
on 97 APA -914 203559
longados años , tan necesaria á los desampa
rados y afligidos y tan grata á los que real y
verdaderamente le profesan una fina y cor
dial estimacion.

M . E. y R .
ARTE
DE

SASTRERIA .
INTRODUCCION .

Elorigen del arte de sastrería se remonta hasta


los primeros siglos, y soy de sentir que es tan an
tigua como los mismos hombres. Estos, desde el
momento que fueron creados por la mano Divina ,
y colocados sobre la faz de la tierra , desnudos cual
un recien nacido , se vieron forzados á cubrir sus
formas y ponerse al abrigo de la intempérie. Entón
ces fué cuando la sastrería nació : entonces fue cuan
do los hombres aun que rústicos así en la parte
mental como corporal , conocieron la necesidad que
tenian de adelantar este arte , hoy dia encanto y em
beleso de la elegancia vestimentaria , y llevarla al
estado de perfeccion y pulidez de que es suceptible.
Asi es, que desde aquella época empezaron los hu
manos entendimientos á dedicarse á ese ramo de in
dustria algunos de ellos esclusivamente ; y al paso
que las demas artes é industria hacian sus adelan
tos , la sastrería iba tambien adelantando progresi.
vamente .
(6 )
Corrieron algunos siglos , y los hombres , á pro
porcion queiban perfeccionando sus conocimientos
se esforzaban mas y mas en sus loables empresas ,
ya pulimentando sus trabajos , ya elaborando una
infinidad de materiales á proposito para el consumo
de sastrería . Desde aquelmismo tiempo comenzó
este arte á caminar á pasos gigantescoshacia su cul
tura y perfeccion . Desde aquel mismo tiempo re
pito , adornados los hombres de muchas mas ideas,
y provistos de la práctica de los siglos que habian
transcurrido, dieron otros tantos pasos de adelanta
miento , cultivándola sucesivamente hasta elevarla
al grado de esplendor en que al presente la vemos.
Los que se dedicaron al principio a este egerci
cio mugeril , desnudos de toda nocion y conocimien
to , limitaron mucho sus esfuerzos, y por consi
guiente fuémuy poco lo que adelantaron sus tareas.
Mas sin embargo , desde que lamoda hizo su en
trada triunfal , y fué conocida de los elegantes ,
no veinos mas que disputarse á porfía la primacia y
galardon debido al que á mas alta cima le haya lle
vado .
En los tiempos anteriores todo fué ignorancia ;
en losmas prócsimos á nosotros desidia ,poca fuerza
y desaliento ; y en el presente que la ilustracion se
va difundiendo por todas partes, y que a pesar de
ciertos obstáculos que pugnan á contenerla , vemos
sin embargo de esto , que se descuella por enci
ma de todos ellos ; y el arte de sastrería va encami
nándose á una altura tal que creo ha depurado , si
no todos los inconvenientes almenos la mayor par
( 9 )
te . Esmuy cierto , que ya loshombres no son ruti
narios como lo fueron en los pasados tiempos ; sino
que , fijando reglas sólidas y permanenteshan sabi
do salvar la barrera que antes les contenia en un es
trecho y limitado círculo.
En cuanto á mí, confieso ingenuamente que a
los primeros pasos demicarrera sastral meacome
tieron mil y mil dificultades , queme impidieron el
podermeperfeccionar tan pronto como hubiera que
rido en el arte de sastrería , cuyo arte habia abraza
do con muchísimo gusto . Estos obstáculos emana
ban de aquel principio que todos sabemos, el cual
era y es el no tener obras elementales de este ramo
para ilustrar el entendimiento . A muchos les he
oido declamar contra este propio principio , y los
mismos que han tenido como yo que sacrificar el
precioso tiempo de los primeros años con mil repe
tidas investigaciones y cansados esperimentos, pa
ra ver siencontraban un puerto donde salvarse de
los muchos escollos que a cada paso se presentaban .
Yo mismo mehe quejado como ellos de la falta de
obras elementales , tantas y tantas veces que no se
ria fácil enumerar ; pues si las hubiese habido nos
hubiéramos librado de una infinidad de inconve
nientes que obstaban el paso por todas partes. Mas
yo , impelido de aquella mácsima inconcusa : « em
pieza tú , aun que débil , y seguirán los mas » á pe
sar de no remir aquel fondo de conocimientos tan
necesarios en este caso , emprendí, despues de al
gunosmaduros y detenidos ecsámenes , el proyec
to de formar este pequeño tratado, que tengo el ho
( 8 )
nor de presentar al público , el cual lo considero
tan útil como necesario por ser el primero que se
publica en español. Digo esto , porque tengo en
tendido que ya se ha dado uno á luz en lengua fran
cesa ; mas ese , segun dicen , carece de orden y cla
ridad , faltas á mi ver ,muy capitales. Para mí se
rá de suma complacencia , el que este trabajo lle
gue á ser útil á mis semejantes .
Cuando tenia ya formado el plan de esta obra ,
se medijo que en España ecsistia un tratado com
pleto de geometría aplicable al arte de sastrería .
Hice cuanto me fué permitido para podérmelo pro
porcionar , no perdonando paso ni diligencia algu
na , a fin de lograr el objeto deseado. Pero viendo
queno parecia tal hallazgo , emprendí la obra que
antes habia trazado , ofreciéndoseme á los primeros
pasos un cúmulo de dificultades , que nacian de la
falta de sendero y camino que seguir. Varias fue
ron las ocasiones que intenté desistir demiempresa
y dejar el campo á otro mas esforzado , que , lleno
de mas conocimientos , en la materia, pudiera pro
fundizarla mas estensamente . Por lo tanto , 'ocur
riéndoseme la duda, de que tal vez si yo cedia el
campo privaria á mis co -artistas de poseer un tra
tadito , á miparecer , de sumautilidad , no obstan
te de ser incompleto ; porque , á la verdad , no es
tan fácil dar la última mano á una obrita en la que
no se ha tenido guia ni norte que seguir ; pero con
ésta se tendrá la esperanza de conseguir otra con el
tiempo , que abrace con mas estension todas sus
partes, y sea porlomismomas completa y acabada.
( 9)
Sumamente persuadido de lo que acabo de espo
ner , apliqué todo miconato ora en presentar las
esplicaciones , lo mas claro posible , ora en poner
todo mi esmero para hacermemas inteligible ; apar
tándome algunas ocasiones , de los términos técni
cos de la geometría , por estar intimamente conven
cido de lo importante que es las mas de las veces ,
sacrificar la precision á la claridad.
El plan que he seguido creo es el mejor que se
podia buscar , pues á mas de haber empezado por
esplicar o dar una idea de los signos geométricosmas
precisos , capaz de hacer comprender a cualquiera
el fondo de esta obrita , he tenido especial cuidado
en detallar el trazo de la casaca con toda prolijidad,
por ser esta la pieza de sastrería que demanda mas
estension ; pero con una latitud tal que abraza to
das las partes que pueden presentar alguna dificul
tad , quedando de esta manera el campo perfecta
mente esplanado .
En la formacion del trazo de la levita no me he
estendido tanto , por conocer que en la casaca iba ya
bien detallada la partemas esencial y precisa ; pues
tan solo me he detenido en demostrar claro y pal
pablemente la configuracion de la faldilla por ser
ésta una de las tantas partes que requieren mas co
nocimientos sastrales de los quepresumen algunos .
Yo creo haber llenado la parte mas principal de es
ta pieza.
He esplicado con alguna estension el pantalon
ajustado de la rodilla , el cual presento por modelo
por ser de suma necesidad una estensiva esplica
( 10 )
cion. De los demás pantalones he manifestado sa
lamente lo mas esencial , habiéndome estendido al
go mas dondeme ha parecido era sobremanera im
portante . De los pantalones he pasado á otras pie
zas , que se verán en sus respectivas láminas , á las
que he dado todo el órden queme ha sido permiti
do , habiendo dedicado todo mi conato y miramien
to en la esplicacion de la capa , por ser una pieza
que no todos conocen el modo de trazarla matemá
ticamente , ni aun la mayor parte de aquellos que
se precian de saberla trazar. Así que , creyendo era
de mideber ser mas lato en este punto , he prodi
gado cuanto ha estado demiparte , a fin de alcan
zar el objeto queme propuse ; y creo lo he logrado
por la claridad que se observa en toda la esplicacion .
Por otra parte , aunque de pronto se ponga al
gun reparo en adoptar y seguir estrictamente las
reglas que en este método he fijado , no por esto
desconſio que con el tiempo , y esto sin el trascur
so de muchos años , de ver adoptar estas teorías
prácticas, no obstante de ofrecer la práctica resul
tados que no es tan fácil puedan resolver las teorías
mas bien conbinadas ;mas este obstáculo será ven
cido á los primeros pasos que los artesanos den há
cia el conocimiento de la geometría ; porque entón
ces , adornados de todas aquellas nociones tan ne
cesarias para poder gustar la sustancia y profundi
zar lo mas principal é importante de lo que este tra
tado en sí inismo encierra , veremos apresurarse ,
sin dilacion alguna , á esos mismos hombres que
ántes parecian desdeñarlo . Así pues, no he perdo
( 14 )
nado medio alguno para presentarlo mas inteligible
y fácil á la comprension de todo conocimiento por
limitado que sea.
En suma, otrasmuchas piezas podia haber espli
cado en esta obrita ; pero como miánimo no fué dar
un método completo y acabado , por ser de sí cosa
muy y muy espinosa , mehe contentado con pre
sentarlo cualél es en sí, falta de aliño y de aquellas
gracias , hijas de los profundos conocedores del ar
te , pues solo es dado a los eminentes ingenios el
instruir y deleitar á un mismo tiempo .
Yo bien conozco , que el fondo de esta obrita no
puede llenar un vacío tan grande ; pero entre tanto
suplirá la parte mas comun y usual , hasta que otro
en quien concurran luces y conocimientos superio
res á los mios , presente otra que toque en todas
sus partes con inejor tino y felicidad que yo he de
sempeñado la mia .

NOTICIA
DEL ORIGEN Y PROGRESO DEL VESTIDO .

- --

Los primeros hombres ,desnudos de cuerpo y de


toda nocion , semejantes á los animales , sin espe
riencia de lo pasado , y sin ninguna prevision del
porvenir , iban errantes por los bosques y selvas ,
( 12 )
guiados solamente por lasafecciones almejoramien
to de su presente situacion . El frio y las injurias
del tiempo les hizo volver bien pronto la vista so
bre sí mismos , y buscar un abrigo á su suma des
nudez , echando mano demil recursos que la mis
ma naturaleza les proporcionaba. Las pieles de los
· animales , las ojas y cortezas de los árboles fueron
las primerasmaterias con que cubrieron sus desdi
chados cuerpos. Apenas habian transcurrido algu
nas edades cuando conocieron era necesario conbi
nar tan preciosos objetos ; y forzando su raciocinio
se lisonjearon de haber hallado un modo fácil y sen
cillo de unirlos y ajustarlos mas proporcionadamen
te á sus cuerpos. Mas no contentos aun con esa
multitud de descubrimientos , trataron de dar á sus
vestidos una formamas sólida y elegante con esa
variedad de recursos que la pródiga naturaleza les
ponia á las manos , logrando á muy poca costa su
intento . Para este objeto se valieron de los intesti
nos de los puercosmarinos y otros pescados , que,
despues dehaberlos secado al aire y al sol los cor
taban á tiritas sumamente delgadas , usando al mis
mo tienipo de los nervios de otros animales y una
infinidad de producciones de los vegetales , que ,
enebrándolas con los huesos agujereados y pnntea
gudos, con espinas de peseado y otros útiles , que
por acá y acullá hallaban sobre la superficie de la
tierra , llegaron , por fin , á dar mejor forma y fi
gura á sus ropages.
Tan pronto como el género humano descubrió el
modo de forjar el hierro y de fundir los metales
( 13 )
( a ) , fabricar las agujas (b ) , los hilados (c ), el
paño y varios otros útiles y herramientas , no estu
vo muy distante el nacimiento de las túnicas (d ).
LosReyes griegos niusaron la coraza, niel cas
co , ni la clámide ( e ), sinó una túnica mas larga
( a) Él descubrimiento de forjar los metales, segun los escritos
antiguos, debe su origen al incendio de unos bosques sobre terrenos
abundantes de minas. La sagrada Escritura hace remontar el cono
cimiento de los metales á Tubal-Cain , hijo de Lamech , el cual
trabajó el hierro y el cobre por los años de 3100 ántes de Jesucris
to. Los egipcios atribuyen el honor de este descubrimiento á su pri
mer Soberano. Y por último los escritos de Moisés y de Homero
bastan para demostrar que este arte era conocido de los antiguos,
y que estaba ya algo perfeccionado.
(b ) En ninguna coleccion de antigüedades se ven agujas de co
ser , a pesar de que algunos autores griegos y romanos hacen es
presa mencion en varios lugares de sus antigüedades de labores y
bordados hechos con aguja . El Asia , y particularmente Babilonia
eran célebres por sus bordados , segun lo atestigua Plinio ; y se de
ja vislumbrar, que si estas agujas eran de acero como son las nues
tras el moho las habrá del todo destruido .
( c ) El origen del arte de hilar es de una antigüedad prodigio
sa . Las tradiciones judias atribuyen la invencion del hilo á Noema,
muger 6 hermapa de Noé : los egipcios á Isis : los chinos á la Em
peratriz esposa de Yao : los lidios á Aracne : los griegos á Miner
va : los peruvianos á Mamma-Oella , muger de Manco -Capac su
primer soberano etc.... En una palabra , lo digno de notarse es,
que todas estas tradiciones convienen en reconocer a las mugeres
como inventoras del arte de hilar.
( d ) La túnica era una especie de vestido interior, que usaban
antiguamente casi todas las naciones. Segun tradicion fueron los fe
nicios los inventores.
( e ) Esta voz es griega , v significa cota de armas, llamada por
los latinos paludamentum . Este vestido era, seguo el testimonio de
Estrabon, de figura ovalada, y eran los militares los que se servian
particularmente de él. A mas de ésta habia otras varias clámides ,
( 14 )
que las de los otros griegos , con un manto ( f),
mucho mas ancho que la clámide. Las mugeres de
aquel tiempo aseguraban sus iúnicas sobre las es
paldas con estrema elegancia y graciosidad ; pero
no fué de gran duracion esa vestimenta en Atenas.
En la misma época estaban tambien en boga dife
rentes túnicas : la túnica dórica se abrochaba á la
espalda con botones , y era bordada ricamente de
abajo , á manera de la undulacion del mar. La tú -
nica era eltrage mas antiguo entre los griegos , la
cual no llevaba mangas , diferenciándose de esta
manera de la túnica jónica que las tenia .
Los romanos llevaban debajo de todo una túnica
de lana blanca mas corta que la demas ropa , la que
solia llegarles cerca de media pierna. Al principio
la usaron sin mangas, ( seguramente por que la con
sideraban embarazosa ) ;mas sin embargo , se usa
ron despues con ellas , y pasó á ser este trage pro
pio de los hombres ymugeres.
A mas de estos trageshubo otros muchos, y de
una elegancia y gusto delicado , como el pallium ,
la palla , el peplus, la toga, la estola , la trabea ,
ya las que se solian adornar á algunas divinidades , ya las que usa
ban las mugeres y los hombres , y otras mas que solo eran peculia
res de los emperadores y patricios .
(f) Segun algunos autores el uso de los mantos se introdujo en
'Europa al tiempo de las cruzadas , que lo tomaron de los orienta
les , y que su nombre , segun el dicho de algunos inteligentes , se
deriva de las voces árabes ó persas mandil ó mandel. Otros, no
obstante , creen que viene del antiguo griego , y varios otros opi
nan que del griego de la edad media.
( 15 )
la pretesta , etc..... Todas estas vestimentas fue
ron , por consiguiente, el ornato y esplendor de los
magnates de aquellos tan célebres tiempos. Algu
nos han creido que en aquellas épocas tan decanta
das de grandeza y magnificencia no hubo modas y
variedad en los vestidos : las hubo ; y segun se deja
ver por los varios ropages que mas arriba he enu
merado , se puede colegirmuy bien que no fueron
escasos , sinó casi tan abundantes como nosotros en
estos últimos años. Parte de estas vestimentas fue
ron esclusivamente de los principales personages
como dictadores , generales y sacerdotes ; pero tan
luego como se generalizaron entre griegos y roma
nos fué cuando se vió subir de punto el buen gusto
y la mas reſinada elegancia en casi todas las clases
del pueblo ; y llegó , como era regular , almas bri
llante estado de su perfeccion .
No faltaron tampoco en aquellos remotos tiem ,
pos elegantes comohoy nuestros lechuguinos y ga .
lancetes , los que se distinguian en llevar el ceñia
dor ( g ) mas apretado. Por lo comun solian llevar
dos túnicas , y á veces hasta tres. La túnica esterior
(3 ) El uso de los ceñidores es antiquisimo. Los judios para tra
bajar ó caminar se lo ponian para apretarse la túnica , que era sue
mamente ancha. Los griegos los tenian de diferentes colores : los
persas los usaban rojos ó encarnados. Los habia muy sencillos ,
bordados y llenos de piedras preciosas : las damas escomian en
ellos los presentes ó regalos que recibian de sus amantes. Los orien
tales se sirven de él todavía , siéndoles indispensable a causa de sus
vestidos talares ; y no hay mucho tiempo que nuestras mugeres lo
llevaban como uno de sus adornos , cuya moda parece ha vuelto á
renacer .
( 16 )
era nombrada solamente túnica ; la de debajo su
bucula ; y la de las mugeres inducium . Esta era
una especie de camisa , que en su origen fué déla
na y despues de lino ; y elpueblo bajo y los habi
tantes del campo no llevaron mas que una sola tú
nica.
No cabe duda que queda un gran vacío que llenar
desde los tiempos mas apartados á los mas cercanos
á nosotros ; pero es por que en toda la edad média
apenas hubo la mas mínima alteracion en las cos
tumbres. Mas con el nacimiento de las cruzadas vi
nieron á introducirse el uso de las túnicas , que to
maron de los sarracenos ; y en particular estuvieron
en gran moda unas llamadas saladinas , tal vez por
ser la invencion de Saladino.
En el siglo décimo-cuarto llegó al mas alto grado
la fantasía , la estravagancia y la ridiculez en el
vestir. Todos inventaban á porfía vestimentas y tra
ges en estremo raros y estraños, á fin de hacerse
mas notables entre sus iguales. Las invenciones mas
estrambóticas y bufonescas parecian a la vista de las
personas sensatas las producciones mas peregrinas,
cuyas eran el encanto y embeleso de los elegantes ,
llegando esta manía á tal estremo , que se hizo la
pasion mas favorita de las altas gentes de aque
llos tiempos : y esa misma clase previlegiada ,
llena de mil recursos y mil medios , fué la que
Hevó á mas alta cima una infinidad de estravagan
cias vestimentarias. Perdieron desde luego los ves
tidos anchos y largos su ascendiente , y los ajus
tados y cortos se sentaron sin ningun cumplido en
( 19 )
ellugar de los primeros ; pero tan rigorosamente
estremados que apenas podian con gran trabajo ha
cer alguna actitud ; y como estaban facinados de
esas modas los principales elegantes , duraron por
lo mismo algunos años la manía y prurito de pare
cer ridículos, por el mal gusto que habia cundido
entre las clases pudientes y acomodadas.
En el siglo decimo-quinto se presentaron los ri
cachos con una especie de casacas (h ) tan fuer
temente atacadas al cuerpo que enseñaban todo
cuanto tenian con su tan pronunciada configu
racion : lo que era sobremanera indecente. No
así siguió esa manía la clase acomodada del pue
blo , que , contentándose con un traje mas co
modo y decoroso ,mostró su mas delicado gusto en
adoptar una especie de jubon abierto por delante y
y abotonado al pecho con un cuello bajo y parado.
Los elegantes se dejaban caer con descuido un me
chon de pelo sobre la frente que les cubria total
mente las cejas , llevando al mismo tiempo otras
cosas por este mismo jaez . Se pasó casi toda esa cen
turia sin ocurrir diferencia ni cambio en el vestido ;
pero apenas asomaron los primeros años del siglo
decimo-secsto cuando se hizo de rigurosa moda el
llevar una sobre vesta ancha y plegada , que llega
( h ) Este nombre , segun la opinion de algunos , es del einpera
dor Caracalla , que estando en Lion de Francia dió á sus soldades
esta especie de vestido militar , que consistia en una chaqueta de
paño comun con mangas de quitipon. Otros creen que vienedel he
breo casah , que significa cubrir ; pero el P. Sarramendi opina que
debe su origen a la voz vascuence jasaquia que significa casaca.
( 18 )
ba hasta el muslo , y la que adornaba y favorecia
al cuerpo por ser sumamente airosa. Elpantalon (i)
era ajustado de la cintura nomuy largo , y si bas
tante ancho de piernas, demanera , que amediados
de ese mismo siglo desaparecieron las sobrevestas ,
y se compuso el vestido de una casaca yamodificada
y de un cortemucho mas caballeresco que la ante
rior. Ahora los modernos la hemos trasformado con
el nombre de frac (j). Este vestido no se puede ne
gar que echó por tierra á todos los demas que nos
habian precedido ; y á la verdad que su figura es
grandemente magestuosa .
A principios del siglo decimo-séptimola gente
del pueblo ya llevaban calzones cortos , muy pa
recidosa los que usamos nosotros al presente en los
dias de etiqueta ; siendo la parte superior del ves-:
tido un jubon con faldetas demuchos y grandes
(i) Esta parte del vestido delhombre usado por muchos pueblos
de la antigüedad con el nombre de calzones, como lo atestiguan:
varios monumentos de aquellos tiempos , se cree que fué introduci
do de nuevo por los venecianos , al paso qne se ignora en que épo
ca . Los primeros pantalones formaban una sola pieza con las medias,
á guisa de nuestros pantalones de pié ; ó mas bien con una especie
de calzado que usaban los venecianos llamado pantalon . Sin embar
go de ser esta la etimologia mas fundada , algunos aseguran que el
nombre pantalon deriva de la palabra veneciana pantaloni, que da
ban á un cierto trage usado por los marineros en obsequio de san
Pantaleon . Otros fundan que tomó este nombre de un actor gracio
so del teatro italiano denominado Pantalon , porque solia llevar una
clase de calzado llamado asi.
( i ) Esta vestimenta de origen polaco , se introdujo en Francia á
principios del siglo décimo -octavo , y un poco despues ó mas tarde
se propagó entrc nosotros.
( 19 )
plieges. Estos vestidos reinaron casi por espacio de
cien años sin esperimentar la mas mínima muta
cion ; pero apenas hubieron entrado en el siglo dé
cimo-octavo cuando se vió aparecer de tropel y su
birse a su mas alto punto un suntuoso lujo y el mas
detestable mal gusto . Los hombres se cubrian de
cintas, de agujetas y de encajes ; pues llegó esa es
travagancia á tal estremo que no se ponian pieza
que no estuviera guarnecida de arriba abajo ; de
modo , que mas bien se les podia tomar por figuras
fantásticas ó caricaturas , que no por personas sesu
das. La gente bien -estante del pueblo , siempre
mas prudente y juiciosa en todas partes, conserva
ba religiosamente las costumbres que seguian y
adoptaban lasdistinguidas clases dela sociedad. Es
ta misma gente llevaba tambien un casacon y una
capa ( k ) del mismo color con una especie de cape
ruza , queno les impedia llevar sombrero . : :
Hácia fines de ese mismo siglo fué cuando se hi
cieron de moda los trages que nosotros llevamos
ahora , y los que no ha mucho tiempo fueron el
blanco de mil amargas críticas é injustas invectivas.
No transcurrieron muchos años sin que , con la lle

( k ) Este nombre , lo mismo que el de capilla , capucho , cape


ruza , se derivan del latin caput , cabeza ; porque antiguamente, ó
en su origen significaba un manto ó capa armada con un capuz que
se ponia en la cabeza cuando llovia ó hacia mal tiempo. El uso de
estas capas se tomó de los monges benedictinós. La Iglesia vsa ca
pas de varios colores ; y antiguamente la encarnada ó roja era pro
pia y esclusiva del Papa.
( 20 )
gada del redingote ( 1) hoy levita , no diesen en
tierra mortalmente todas aquellas añejas vestimen
tas juntamente con el ántes airoso jubon .
• La forma y diversidad de costumbres en el gran
mundo han corrido parejas en la marcha de las gran
des revoluciones políticas, y la civilizacion y es
clarecimiento en casi todos los pueblos del univer
so han seguido elmismo rumbo ; y á proporcion que
las leyes y costumbres se vayan simplificando , la
igualdad de vestidos entre los hombres cada dia se
irá hermanando mas y mas . Asi es que, aquella de.
sigualdad de vestidos que en tiempos anteriores se
notaba entre la clase privilegiada y la parte sana del
pueblo se ha venido á confundir en un estremo, que
es difícil conocer hoy dia , por no decir imposible ,
cual es el rico magnate ó el acomodado artesano .
Desde la revolucion francesa hasta la época ac
tual lasmodas se han atropellado sucesivamente ;
pero 110 se puede negar que el modo brillante y en
cantador con que se engalanan en la actualidad las
personas del gran tono , creo á mi corto entender
ha llegado a la cúspide de la perfeccion . Si echa
mos una rápida ojeada sobre la infinidad de modas
que se han sucedido con el corto período de cua
renta años , no podemos menos que asombrarnos y
asombrar á todo aquel que sepa apreciar debidamen
( 1 ) Esta clase de vestido es de origen inglés , el cual se introdu
jo en Francia á mediados del siglo décimo-octavo , y sucesivamen
te en las demas naciones. El riding- coat, de cuyo nombre hicieron
los franceses el redingote , servia antiguamente para ir á caballo ,
como indica su mismo nombre en inglés .
( 21 )
te elbuen gusto y las gracias del vestir. Portanto ,
es cosa de maravillarnos que en un tan corto espa
cio de tiempo hayamos visto aparecer en el público
encantador de la elegancia vestimentaria , á tantos
petimetres y lechuguinos que han desempeñado su
papel con una maestria y perfeccion que pasma. :
· Ahora si refleesionamos un momento acerca de la
profusion de delicados trages que se han aglomera
do en estos últimos dias : si uniramos la fina , bella
y sublime invencion de nuestro escelente gusto , no
tenemos que dar otro paso , sino recordar algunas
piezas para probar hasta lo sumo la diferencia de és
tos en inventar, á la continuada y monotona rutina
de aquellos en no querer adelantar nada: sacaremos
en conclusion que los modernosllevan muchas ven
tajasá los antiguos. ¿ Qué diremos de aquellos ele
gantes redingotes a la inglesa , deaquellos tan bien
cortados carriks (Il ) á la francesa , y de aquellas ,
en suma , magestuosas capas á la española ? Si tan
ta belleza , gracia y primor de estos tiempos, no
bastan á persuadir a cualquiera de la superioridad
de nuestro gusto é invencion , lo dejaremos para la
posteridad , quenos hará real y verdadera justicia .
Despues de lo manifestado , poco me queda que
decir ; mas no quiero pasar en silencio muchas otras
lindezas de nuestra parte del vestido. Hablaré sola
( 1 ) Esta clase de capote con much as esclavinas es de origen ina
glés ; pero con su translacion á Francia ganó mas de un ciento por
ciento , con el pulimento y última mano que le dieron los franceses ,
Aseguran algunos autores que se debe su invencion á los elegantes
de Londres .
( 22 )
mente de aquellos hermosos pantalones de punto
ajustados á la pierna , de aquellos pantalones de
pliegues ó á la inglesa , de aquellos desmesurados
mamelucos, á manera de sayas , y por último , de
aquellos pantalones á lo Waterloo , y paso por alto
los de combatiente y otros que seria largo enumerar.
1 De los chalecos iqué profusion ....! y todos de
una hechura la mas peregrina y delicada. Los á
chal , los de cuello vuelto , y los tan lindos como
arrogantes asolapados; dejando sumergidos en el
mas profundo abismo una baraunda de ellos por pa
recermeintempestivo este lugar.
· De los uniformes ó vestuarios de militar , ¿ qué
diré que no sea escaso ? pues es tanta la escelencia
y variedad de uniformes en estos últimos dias , que
creo no se pueden parangonar con los de ninguna
otra época ; asi tengo pormas acertado el enmude
çer que no deslumbrar con mis escasas y limitadas
fuerzas el relevante mérito de un tan rico como
brillante vestido. Todo elogio seria corto y mezqui
no , y aun poco digna de şu tan bien merecida acep
tacion . Creo que con este pequeño bosquejo babré
demostrado a la vista de todo buen conocedor , lo
grande y maravilloso del vestido de nuestro tiem
po , digo en verdad de losmas fuertes encomios.
Despues de haber discurrido largo rato haciendo
una sucinta reseña de los diferentes vestidos , que
en varias épocas se han usado , bueno será que con
cluya este artículo , diciendo dos palabras para ma
nifestar los progresos y diferencia de los maestros
sastres de ahora respecto a los de los tiempos ante
( 23 )
riores. Los sastres que nos han precedido , bien sea
por sus escasas luces , ó bien por apocamiento y ti
midez , nunca se les vió remontarse á una altura tal
quemereciesen el renombre de grandes y escelen
tes maestros ; por que segun hemos visto , se con
tentaron con el solo trabajo mecánico que su ejer
cicio les ofrecia ; pues la mayor parte de ellos , por
no decir todos , despues de haber cortado su faena
y habilitado á los obreros que tenian bajo su direc
cion , se les veia pegarse á la costura como otro
cualquier oficial. Esto era casi general en todas par.
tes ; y yo lo atribuyo a la poca proteccion que las
artes é industria recibian del gobierno . Pero ahora,
gracias a nuestra escelsa heroina ya vemos las puer
tas abiertas á los artesanos para aspirar a otros pues
tosque la situacion , condicion y fortuna les pue
de grangear . Asi que , ya no será estraño en ade
lante ver á un sastre , á un mismo tiempo , merca
der , comerciante y artista ; y verlo elevarse por su
saber é industria sobre las demas personas , tanto
de su clase como de las que en su origen fueron de
mejor y mas alta alcurnia. i Loor eterno á nuestra
inmortal CRISTINA que ha rasgado el velo á la crasa
ignorancia , que el fiero y bárbaro oscurantismo cu
bria , habiendo abierto para siempre las puertas al
saber , cuyo magnánimo corazon acabará de coro
nar con sus desvelos nuestro dichoso y feliz por
venir !
Solo un paso falta que dar paraque los oficios ,
artes é industria tomen un vuelo el mas grandioso
y sorprendente ; y este paso lo veremos dado tan
( 24 )
pronto comonuestras instituciones se rectifiquen y
mejoren ; por que entonces, viendo abolidos los
gremios (*) y derogadas por consiguiente las leyes
(* ) Esta llamada no lleva otro objeto que el de manifestar cla
ro y palpablemente las ventajas que scrán consiguientes á los labo
riosos artesanos , y el fruto que les ha de reportar la abolicion to
tal de las instituciones gremiales ; y como sé que todavía hay algu
nos que pugnan para sostenerlas , y que tal vez zaherirán de muer
tc esta esplicita manifestacion , no puedo menos que combatir se
mejantes ideas , y en particular las de un célebre escritor de estos
últimos tiempos , que dice : « por via de estas corporaciones llega
ron las artes al mas alto grado de esplendor ». Yo creo queese se
ñor escritor y todos los que piensan como él padecen una muy gran
de equivocacion ; porquc he bien palpado y visto por mis propios
ojos que no es asi. Que la felicidad de un pueblo y prosperidad de las
artes todas estriban en las sabias instituciones y la despreocupacion
de sus babitantes no lo dudo ; y que ese señor seria de mi sentir, si
ecsistierà entre nosotros , tambien lo creo ; pero que las corporacio
nes gremiales sean y hayan sido la felicidad de algun pueblo no
puedo creerlo , ni lo creeré punca ; porque todo lo que son trabas
no puede ser libertad. Esta es una verdad incontestable , y tan cla
ra que da en los ojos : porque asi como esta da ensanche al hombre
libre en sus operaciones , aquellas le sujetan con mil obstáculos y
restricciones.
Puedo afirmar por mi parte por lo que me hau dicho sugetos de
toda veracidad que han recorrido algunos pueblos , y que en ellos ,
sin haber instituciones gremiales , han visto á muchísimos menestra
les no acomodados , sino riquísimos. Digo yo ahora : ¿ Desde luego
po son necesarias dichas corporaciones para que puedan prosperar
los artesanos ? Pero si , la forma de gobieruo , á fin de que el hon
rado artista pueda vivir en un sosiego imperturbable , y hacer su
negocio bajo la proteccion de sabias leyes y un gobierno paternal.
Si elGobierno protegey ampara al laborioso ciudadano , claro está
que le veremos prosperar y trabajar con ardor ; y como no ignora
que es apreciado de todas las demás clases del estado, redobla por
lo mismo ese loable ardor, y llega por fin á colocarse sobre una al
tura en su misma clase , que nada le falta , pero tampoco ambiciona
( 25 )
que forzosamente obligan á recibirse para ejercer
como maestros un arte ú oficio que harto nos ha
costado aprender en nuestros primeros años , es
bien claro y evidente que la industria se desarrolla
rá á lo infinito ; y que la suerte de las clases obre
ras y menesterosas semejorarán sobremanera. Des
de este momento les veremos comer bien , acomo
darse mejor , y vestirse con mas decencia . No se
puede negar que el estado de sastre se ha esclareci
domas quemedianamente ; y á proporcion que sus
facultades vayan desenvolviéndose , sus fortunas
irán en aumento , y su perfeccion llegará al punto
mas alto de su cultura. ¡ Plegue al Cielo, que esto
se vea bien pronto realizado !

DE LAS LINEAS GEOMÉTRICAS.

Como el trazo de sastrería no esmas que un con


junto de varias líneas,se hace indispensable el cono
nada ; siendo su principal contento el de vivir de lo que sus sudo
res y fatigas le han proporcionado honradamente .
Véase , en prueba de este aserto , de la prosperidad que disfru
tan los artesanos en todos los paises libres , como Francia , Ingla
terra y Estados-Unidos del Norte de América , sin salir del círculo
de su propia esfera . ¿ Serán acaso las instituciones gremiales o la
forma de gobierno las que producen tamaños beneficios ? Ya está
visto : las instituciones y forma de gobierno son las principales ba
ses de la prosperidad de un pueblo ; porque siempre hemos visto
que sin libertad no hay garantías, sin garantías no hay seguridad,
y sin seguridad ningun ciudadano puede prosperar. He aqui las
principales fuentes de prosperidad en todos los estados y condicio
. ( 26 )
cimiento de ellas, y su descripcion geométrica. Ade
más , como considero qne sin este prévio conoci
miento no seria fácil que todos entendiesen la nu
menclatura de esta obrita , por lo mismo hallo por
muy conveniente dar una idea clara y sucinta de
los principales signos que digan mas relacion al ar
te de sastrería ; pero sin traspasar los límites de lo
quemehe propuesto . $ Por línea se entiende geo
métricamente la señal que deja marcada el yeso ó
lapiz discurriendo en cualquier direccion . La lí .
nea pnede ser recta , curva y inista. Es recta , cuan
do todos sus puntos están en una misnia direccion
( fig . 1a ): curva , cuando da algun rodeo , ó no
tiene sus puntos en una misma direccion ( fig. 2a )
y es mista , la que en parte es recta y en parte cur
va ( fig . 3a ). La línea recta puede ser tambien ver
tical , horizontal ú oblicua. Se llama vertical la que
cae de arriba abajo , sin inclinarse mas á un lado
que á otro , como una plomada ( fig .4a ) : horizon- .
tal la que va de izquierda a derecha , sin subirmas
de un lado que de otro (fig . 5a ); y oblicua es la que
cae de arriba abajo con igual inclinacion ( fig . 6a ).
Respecto de la posicion de unas líneas con otras
pueden estas ser perpendiculares ó paralelas. Se lla
ma perpendicular la línea que cae sobre otra , sin in
clinarsemas á un lado que á otro (fig. 7a); y son pa

nés de una nacion . Nada masme resta que decir ; solo sí, que pa
ra ventilar en forma este punto seria menester escribir un estenso are
tículo , pero creo que con lo que dejo espuesto habrá lo suficiente
para penetrarsc cualquiera de la fuerza de mi argumento .
( 27 )
ralelas las que guardan entre sí la misma distancia
en todos sus puntos ( fig. 8a). El punto en que se
encuentran dos líneas , tal como el punto ( fig. 7a)
se llama punto de interseccion .
Las curvas son de mucha utilidad en los tra
zos sastrales , usándolas ya mas pronunciadas , ya
ménos pero siempre con provecho del artista que
las sabe emplear á su debido tiempo. .
Angulo es la abertura de dos líneas que concur
ren ó se juntan en un punto que se llama vértice.
Los ángulos se miden haciendo centro en el vérti
ce , y descubriendo un círculo para saber cuantos
grados de él abrazan los lados del ángulo .
Para evitar la prolija operacion de dividir la cir
cunferencia en las tres cientas sesenta partes cada
vez que haya que medir un ángulo , se usa de un
instrumento que se llama semicírculo graduado
( fig . 14 ) , en el cual está hecha ecsactamente la
division .
Para medir los ángulos por medio de este instru
mento , se pone el centro de él en el vértice del án
gulo , se hace que coincida uno de sus lados con el
diámetro del semicirculo , y el otro lado señala en
él el número de grados que tiene el ángulo.
Si elángulo tiene noventa grados, se llama rec
to ( fig . 9a ) : si ménos, agudo ( fig . 10 ) ; y si pasa
de los noventa grados , obtuso ( fig . 11 ) .
De todos los cuadriláteros que mas juegan en el
arte de sastrería son los rectángulos y cuadrados ,
Vamados tambien paralelogramos .
El rectángulo tiene cuatro ángulos rectos , y dos
( 28 )
lados mayores que los otros dos ( fig. 12) ; y el
cuadrado tiene cuatro ángulos rectos y sus cuatro
lados iguales ( fig . 13 ) .
Creo no será incongruente esta sucinta esplica
cion de los signos geométricos , que mas relacion
tienen respecto al trazo de sastrería ; pues mepare
ce que con estas pequeñas nociones les quedará es
planada la inteligencia en esta parte .
CAPITULO 1.
: De los útiles de sastrería respecto al maestro ,

Primero — una escuadra que tenga por la parte


superior tres cuartas de vara , y por la inferior dos
y media . Este instrumento es de suma utilidad ,
puesto que con él se arregla la cabeza del género
perfectamente á escuadra , antes de empezar el tra
zo. Sehará dicho instrumento de una madera livia
na , a fin de que sea mas manejable.
Segundo - una regla de cuarenta pulgadas de
largo y dos de ancho , la cual deberá estar nume
rada y arreglada con sus correspondientes pulgadas,
medias pulgadas y líneas. (Véase la lámina 2a fig.
1° y 2a ). Ordenada pues , de esta manera se ahor
rará el artista el trabajo de echar mano de la medida
numérica al tiempo de trazar , y es muy y muy pro
bable que los trazos salgan aun mas ecsactos.
Tercero — una medida numérica , tambien arre.
glada á pulgadasmedias pulgadas y líneas como la
regla que dejo indicada mas arriba, de la cual solo
se hará uso para tomar medidas á los parroquianos ;
( 29 )
mas no para cortar , que ya para ese efecto se ten
drá la regla mencionada.
Cuarto dos tigeras , unas grandes y otras re
gulares , á ſin de disfrutar de toda la comodidad po
sible .
Quinto - un librito impreso que tenga en todas
sus páginas todas aquellasmedidas que se conside
ren mas usuales y necesarias ; pues de esta manera
se librará el profesor de sastrería el escribir tanto ,
que no dejaria de serle bien molesto.
Sexto tambien deberian tener un compás y un
semicirculo graduado ; pero la esperiencia me ha
acreditado que uno se puede pasar muy bien sin
ambas cosas , sin que por esto deje el artista de cor
tar con toda aquella exactitud posible ,huyendo de
este modo de una série de operaciones a la verdad
bien molestas .
CAPITULO II .
Esplicacion de la medi la en general.

No ha mucho tiempo que los sastres se servian


para tomar la medida de una tirade papel ó cinta de
hiladilla , y aun en la actualidad son bastantes los
que se valen de ellas , siendo su norte tan solo unas
pequeñas señales ó piquetitos que cada cual da á su
manera , con tal que sean inteligibles á su compren
sion . Mas al presente, que los artesanos piensan y
reflecsionan mejor sobre elmecanismo de sus ope
raciones , no será estraño ver que todos sus esfuer
zos se encaminan mas y mas al adelantamiento y
( 30 )
simplificacion de las artes : lo que es muy confor
me con la ilustracion del siglo. Parece , pues , que
ya van sustituyendo á esas tiras ó cintas de hiladi
lla , unas cintas numéricas , pero no conformes en
sus numeraciones ( 1 ).
No han sido vanas tampoco mis varias investiga
ciones y continuos esperimentos para modificar la
medida ; pues he hallado un modo fácil y sencillo
de simplificarla por encontrarse consignadas algu
nas de ellas en la division y subdivision del ancho
del pecho , como punto principal ymas importante.
Varios han sido los métodos para determinar las
proporciones de los cuerpos humanos : los mas an
tiguos y mas comunmente seguidos y empleados
por distintos artistas son los de dar al cuerpo del
hombre ocho vecesmas del largo de su cabeza . Es
ta division tan solo es aplicable á un individuo per
fectamente proporcionado , pero es cosa muy rara
ó dificil de hallarlo .
1a. Desde el nacimiento del cabello hasta la barba .
22. De la barba al pecho.
3a. Del pecho al ombligo.
49. Desde el ombligo á las partes genitales .
5a. Desde las partes genitales á medio muslo.
6a. Desde medio muslo á la rodilla .
7a. Dasde la rodilla hasta el pié de la pantor
rilla .
8a. Y de ésta altalon .
(1 ) Seria de grande utilidad y provecho , ámientender, el que
esasmedidas guardasen uniformidad , y esta deberia ser la de pulga
( 31 )
Esta division que acabo de hacer es aplicable ,
como tengo dicho á una persona proporcionada en
todas sus partes. Lo que se encuentra muy amenu
do es la aplicacion de siete cabezas ; pero en este
caso se transforman en faces ; y se ha observado
tambien á pesar de eso , que lo alto del cuerpo hu
mano ha sido de diez , etc... Otras muchas aplica
ciones se han hecho de esta clase , y mucho mas se
podria decir referente a estas divisiones , que va
rios artistas hábiles y acreditadoshan manifestado
claro y evidentemente ; pero como considero que el
prolongar mas este artículo seria estendermemas'
de lo regular , por lo mismo omito otras pequeñe
ces , que tengo por impertinentes.
ARTICULO I.
Modo simplificado de tomar la medida.

· El principal objeto que debe ocupar al profesor


de sastrería , es el de fijar toda su atencion al tiem
po de tomar la medida , porque la ecsactitud en to
das sus partes es tan esencial y precisa , que faltan
do en lo mas mínimo en cualesquiera de ellas será
lo bastante para que salga infructuoso el objeto que
se desea : asi pues se deberá evitar siempre quenos
sea posible , el que se padezca elmas ligero error
al tiempo de apuntar la numeracion que haya re
sultado .
-

das españolas , como la que tengo el honor depresentar en este pe- ,


queño tratado , que se veră en la ( Lámina 2. fig . 2 ) , y creo se
rá la mas á propósito para el objeto que me he propuesto .
( 32 )
Tampoco se perderá de vista la configuracion
( 2 ) del individuo al cual se le vá a tomar la medi
da; y una de las observacionesde mas importancia
que siempre deberá tener presente dicho profesor ,
será la de emplear todo su conato al tiempo de to
mar el ancho del pecho , por emanar de él el acier
to ó desacierto ( 3 ).
( 2 ) Si todos los hombres fuésemos ecsactamente iguales en for
mas y actitudes a buen seguro que nunca safiese pieza imperfecta ;
pero como la esperiencia dos prueba lo contrario , de aqui los mu
chos inconvenientes y dificultades que se presentan á cada momen
to ; y solo con una práctica sumamente egercitada se podrán salvar
la mayor parte de ellos. Asi es , que hay ciertas imperfecciones en
la contextura de nuestros cuerpos , que , sin ser enormes, no dejan
de embarazar las mas de las veces, y muchas ocasiones los artistas
mas diestros y certeros pecan en estos inconvenientes , y por lo
mismo será sobremanera útil é importante el saberse evadir de ellos,
ó vencerlos.
( 3 ) De mucha utilidad es, por no decir de gran provecho , el
poner toda la atencion en el acto de tomar este ancho , a fin de re
parar si el individuo se dilata ó se comprime al instante de unir la
medida ; pues si este se dilatase como ha sucedido varias ocasiones
con otros y no lo notásemos, es muy probable , que para sacarle
una casaca ó levita bien cortada le sacaríamos una albarda , á pesar
de haber seguido estrictamente las reglas del arte : 6 viceversa , si
se hubiese comprimido es muy verosímil que habia de quedar burla
da nuestra confianza ; y en vez de cortar una pieza bíeu sacada en
todas sus partes , lc cortaríamos un corsé irresistible por su mucha
estrechez. Yo , como esperimentado en esta parte, no puedo menos
de hacer estas indicaciones, que me prometo servirán de algo, pues
si las considerara inútiles las hubiera suprimido.
Ahora bien , para corroborar lo que llevo dicho contaré un pa
sage célebre por la ocurrencia , y digno de saberse para no caer eu
tan peligroso escollo . — « En un viage que dió un Londonés á
Nueva-York oyó hablar delmérito tan decantado deuno de losme
jores sastres de esa ciudad : quiso probar su mérito y burlar su has
( 33 )
· Sabido pues todo lo dicho no liará otra cosa el
maestro sastre , que preparar el libro de medidas ,
el cual tendrá todas las que sean necesarias , como
de casaca ó levita , pantalon etc .
PARA CASACA Ó LEVITA .
Pulgadas. Lineas.
Nº. 1º. Largo de la solapa .. . . .
20. Id . de la manga . . . . . . . 29
3º. Id . del faldon ó faldilla . .
4º. Id. deltalle . . . . . . . . ,. 19
5º. Ancho del pecho. . . . . . .
6º. Id . de la cintura . . . . . . 17
Listo ya el librito con su correspondiente lápiz,
bilidad a la vez ; y ante todas cosas han de saber , que este caba
llero tenia la rara y asombrosa particularidad de dilatarse , cuando
queria , hasta siete pulgadas mas de lo natural. Fué, por fin , al ta
ller del tal sastre á mandarse hacer un frac ; mas el artista , fiado
con su grande habilidad , no puso toda aquella atencion que el ca
80 demanda de sí mismo , y por lo tanto no es estraño que el gran
maestro saliese chasqueado ; mas lo cierto es , que cuando fué por
el frac el lechuguino londonés se encontró con an solemne saco por
el esceso de las siete pulgadas de su espansion. Picado el señor sas
tre de esta ocurrencia , se escusó con mucho disimulo y cortesania ,
diciendo, « que sin duda habia equivocado la medida , y que por lo
mismo pasaba a rectificarla para salvar todo inconveniente en caso
que lo hubiese ». Pero el londonés , firme en su propósito , se com
primió seis pulgadas al tiempo que el diestro artista le rectificaba
lasmedidas, empero con tanta sutileza que elmaestro tampoco dió
en el hito . Listo ya el astuto londonés se retiró muy ufano á su re.
trete sumamente gozoso de haber salido de la trela con tan buen
écsito , esperando solamente el momento de volver á casa del sas
( 34 )
tomará elmaestro la medida numérica por la cabe
za y la colocará en la punta superior del hombro á
( Lám . 2a fig .4a), y apoyándola con eldedo índi
ce de la mano izquierda acompañará la medida con
la derecha hasta la cadera b , apuntando la numera
cion que resultare en el [número 10 ), que es el que
le corresponde. La colocará en seguida en la punta
del hombro inferior c, y la correrá fasta el pulpe
jo de la mano d , que es el punto de su direccion ,
asentando su numeraciou en el [n° 2°]. Se pasará á
tomar la del faldon, y para ello pondrá la cabeza de
la medida sobre la cadera j, y la acompañará hasta
el punto g , apuntando dicha numeracion en el
[n° 3° ). Laaplicará inmediatamente al pié del cue
tre. Llegó el día señalado , y el petrimetre se fué derechito á la sas
trería ansioso ya de disfrutar de un instante para él el mas agrada
ble y chulo . Se puso el frac por segunda vez, mas viéndose que no
podia menear brazo alguno, no pudo menos que esclamar : ; Válga
me Dios , señor maestro ! ¿ Será posible que yo sea tan desgracia
do , que con dos casacas queme ha cortado no me haya sacado una
bueba ? Yo estoy pasmado con lo que acabo de ver , considerando
el nombre y fama de que goza V. en esta ciudad : no sé á que atri
buirlo ; pero lo cierto y seguro es, que de dos que me ba cortado
no me ha servido ninguna. A lo que contestó el señor maestro con
aire magistral: « Caballero, si V. se ha pasmado yo estoy pasmadi
simo , por haberme acaecido un incidente para mítan sumamente
singular , que con los años que cuento ea el cjercicio de este arte
nunca me habia sucedido cosa igual; y lo peor de todo es el no po
der dar en el busilis de miyerro ú ohcccacion ». Evtonces no pu
diendo contener por mas tiempo el londonés la risa que le bailaba
en el cuerpo , soltó la carcajada , y le dijo asi : - Yo se lo esplica
ré en una palabra ; pero de aqui en adelante pare V. mas la aten ,
cion cuando esté tomando el ancho del pecho ; porque por was
acierto que V. tenga, su obra siempre saldrá imperfecta ; pues sime
( 35 )
llo e , ( fig. 3a) y la correrá hasta el talle f, cuya
numeracion corresponde al[nº 4° 1. Tomados ya to
dos los largos , pasará á tomar los anchos del pecho
y cintura, empezando siempre por el primero, te
niendo presente que de dichos anchos no se ha de
apuntar en el espresado librito mas que la mitad ,
de lo que haya dado la medida. Para tomar bien la
medida del pecho es preciso subirla todo lo que se
pueda por debajo de los sobacos, y se vendrá á.
juntar en el punto h , coino lugar de su apoyo ,
apuntando la numeracion en el(n° 5°). Se hará igual
operacion para tomar la de la cintura , cuyo punto
de apoyo es el de la i , y se apuntará su numera
cion en el [n° 6°]. Con esta simple operacion habre
mos concluido de tomar todas las medidas que son
necesarias para cortar una casaca , ó levita , porque
estas medidas son las mismas para ambas piezas.
ARTICULO 11.
Del pantalon ajustado de la rodilla .

Pulgadas. Lídeas.
No. 1° Largo del pantalon . . . . 47 »
2° Id . de entrepiernas . . . . 35
3° Ancho de la cintura . . . . . 17 »
4° Id. de la rodilla . . . . . . . 81 »
hubiese notado en la primera vez lo mucho que me habia dilatado ,
no le hubiera sucedido lo que ha esperimentado conmigo , echando á
perder dus casacas que no sirven para maldita la cosa . El sastre se
persuadió de las razones del petrimetre , y tomándole de nuevo la
medida con todo el cuidado se salió airosamente con la suya. Los
3.
( 36 )
Sentado como queda en la medida de la casaca
el paso preparatorio que es necesario para empezar
á tomar cualquiermedida , paso á esplicar ésta. Se
aplicará la cabeza de la medida sobre la misma ca
deral, y se llevará hasta el pié del tobillo n , que
es su punto de apoyo , asentando su numeracion en
el [n° 10]. Se colocará en seguida en las partes ge
nitales m , y se acompañará hasta el punto y , que
es el de su direccion , apuntando su numeracion en
el [n° 2° ]. Tomados ya los largos, se procederá
desde luego á tomar los anchos de cintura y rodilla,
empezando por el primero.
Para tomar el ancho de cintura del pantalon no
se hará otra diligencia que la que se practicó con la
de la casaca , que es su punto de apoyo la i , apun
tando igualmente su numeracion en el [n° 3° ]. Y
por último, se tomará la de la rodilla o , asentando
su numeracion tambien en el [n° 4°] , cuya opera
cion habremos concluido felizmente .
ARTICULO III.
Id . del chaleco de cuello vaelto .

Pulgadas. Lineas ,

No 1° Largo de la solapa ó del


chaleco . . . . . . . . . . . 20 »
2° Ancho de cintura . . . . . . . 17 » '.

cierto es que en seguida acertó ; y esto prueba que no fué por fal
ta de habilidad , en no haber dado en la tecla , sino por su poca
atencion al tiempo de tomarle la medida. Sírvales á los señores sas-,
( 37 )
La medida del largo del chaleco es igual á la del.
largo de la solapa de la casaca , que es de a á b , y
cuya numeracion se colocará en el [n° 1°], que es
donde le corresponde. En seguida se pasará á to
mar el ancho de la cintura , y para lo cual no se
perderá de vista que se ha de tomar del mismomo
do con que se tomó en la casaca , y la última que se
debe tomar para cortar un chaleco . Sin embargo se
ría muy bueno el que se tomase el ancho del pecho
como se practica para poder cortar una casaca ; por
que de esta manera se podría proceder en el trazo
ecsactamente como en la casaca ; pues la sisa que
es lo mas dificultoso que tiene un chaleco , se po
dria trazar con todas las reglas del arte , y por con
siguiente el resultado seria mas cierto (4 ).
CAPITULO III.
Del trazo en general .

No cabe duda , que si consideramos por un mo


mento lo favorable que será á los sastres el que se
haya metodizado el trazo , y se hayan simplificado
tantas operaciones que no estrañaria , que muchos
de los que se consideran escelentes conocedores del
tres este cuento ó anécdota , si tal se le puede llamar, de norte en
lo sucesivo .
(4 ) Para cortar ecsactamente por el método que presento, es
menester seguir con todo rigor las reglas prescritas ; porque no to
mando las medidas como llevo indicado , claro está que no lograrán
los fines que me he prometido, y por lo mismo no se deberán desaa
tender siempre que se desee sacar algun provecho de ellas.
( 38 )
arte , se asombran al ver lo mucho que se ha pro
fundizado esta parte : mucho unas se adelantara , a
proporcion que se reiteren algunos ensayos que se
han practicado ya en estos últimos años , y que á
pesar de los muchos esfuerzos no se ha podido al
canzar el fruto que se deseaba ; pero creo que no
estamosmuy lejos de verlo realizado. ; .
Pasmoso será para los que desde su principio
sastral no han tendido la vista mas allá del círculo
que sus antecesores les habian marcado , y que tal
vez habian creido no era dable el que se pudiesen
combinar un sin número de operaciones bajo cier
tas reglas ya generales, ya particulares ; pero lo
mas cierto es , que esta empresa ya se ha realizado,
y que en lo sucesivo se perfeccionará aun mas de
lo que al presente se puede imaginar.
ARTICULO E.
Del trazo de casaca .

Considerando el paño tendido y arreglada su ca


beza perfectamente á escuadra , se tendrá el cuida
do de que dicha cabeza quede al costado derecho ,
que es por donde se ha de empezar el trazo , no ol
vidando tampoco que el doblez quede del lado del
profesor.
Lo primero que se trazará será el cuerpo del de
lantero ( Lám . 32 fig . 1a). Por consiguiente , su
puesta la medida, por la cual se va á cortar , la de
veinte pulgadas españolas, se ha de entender que
es la mitad del ancho del pecho , como se podrá ver
( 39 )
en el lugar de la medida . ( Cap. 1º Art. 10 ).
ARTICUO II.
Del cuerpo del delantero .

La primera operacion que hará el artista , para


proceder con acierto , será la de tirar una línea de
media pulgada de ancho mas abajo de la cabeza del
paño desde a á b , tirando otra inmediatamente a
diez pulgadas de distancia de esta paralela con la
primera desde o á d. Mas : una perpendicular des
de el punto a á e, de diez pulgadas de estension
contando desde el doblez principal del paño, que,
mirado dicho doblez como otra vertical quedará for
mado un cuadrilátero ó cuadrado , que es el que se
necesita formar antes de todo para pasar á hacer las
demas divisiones.
· Tiradas ya estas líneas, se hará la division de es
tas diez pulgadas en tres partes iguales : 14, 2a, 34.
En el mismo lugar que está demarcada la tercera
parte , se describirá otra perpendicular desde e áf,
y demarcada ya esta segunda perpendicular , se
subdividirán las dos primeras partes en cuatro , de
esta manera : 4 , 4 , 4 , 4. Hecha , pues , esta sub
division se describirá otra perpendicular desde g á
h , cogiendo la primera cuarta parte de dicha sub
division . Tiradas todas estas perpendiculares como
tenemos , describiremos una paralela de dos y nie-.
dia pulgadas de elevacion del punto e d al de ij,
que es la cuarta partede lasdiez pulgadas ; y en to
das las piezas , bien sean mas chiquitas , bien sean
( 40 )
mas grandes siempre es menester guardar esta pro
porcion . Se describirá otra desde luego á cinco pul
gadas de elevacion de la últimahasta el punto lm ,
que son las dos y media primeras forman siete y me
dia pulgadas, que son las tres cuartas partes de las
diez primitivas ; pues hasta aqui siempre se seguirá
el mismo órden , ya sea mayor, ya seamenor , co
mo tengo dicho.
Falta ahora subdividir la tercera parte en otras
tres partes tambien iguales con dos puntitos en
esta forma : . . y se demarcará una perpendicu
lar sobre el punto mas prócsimo á la perpendicular
ef, y habremos concluido la delineacion principal.
Descritas ya todas estas líneas , empezaremos á
demarcar el trazo ; mas ante todas cosas tiraremos
doslíneas mas, una horizontal de ná ñ , la cual
constituirá el largo de la solapa hasta la partidura
que son veinte pulgadas , y contando con una pul
gada mas que tiene la tirita del faldon o o ( fig . 22)
tendremos ecsactamente las veinte y una pulgadas
que encierra el largo total de la solapa. Ahora des
cribiremos la otra línea , que es la vertical que va
de o á n , cuya vertical es la que remata el cuadra
do para demarcar en él el cuerpo del delantero.
· Ahora bien : supuesto todo lo dicho se describirá
una curva desde 1 á 2 , formando punto de apoyo
en la paralela 1 m . Inmediatamente se describirá
otra curva desde el 1 al 3 , apoyándose igualmente
en el otro estremo de la misma paralela l m , conti
Juando desde elpunto 2 á formar un círculo no cer
rado llamado sisa , el cualtomará la direccion há
cia la perpendicular g h , hasta lamerla en su giro ,
viniendo á inorir en el punto 4 , no subiendo ni
bajando un ápice de la paralela i j. De aquí conti-
nuaremos describiendo otra curva algo pronuncia
da , rozando casi la orilla ó doblez del paño , yendo
á rematar en el 5 , no pasando tampoco de la per
pendicular f , como punto céntrico de su apoyo.
Sígase describiendo otra curva desde el 5 al 6 , no
subiendo dicha curva en la parte mas pronunciada
de la horizontal n ñ , continuando su direccion des
de el 6 hasta el 7 , demarcando una curva no tan
pronunciada como esta última, y habremos finali
zado el trazo del cuerpo del delantero.
Nota. — Estas reglas son invariables respecto
á las proporciones : lo único que varia es la forma
ó ſigura ; porque esta va con el gusto del dia . Estas
pequeñas modificaciones en el vestido originadas
por la moda , no dañan en nada la ecsactitud de es
tas reglas , y creo que cualquiera quese persuadade
la fijeza de ellas dirá otro tanto. Lo mismo digo de
las otras partes del vestido , ya de lasmangas , ya
del faldon etc. , pues esto se logra á muy poca cos
ta , por ser de sí facilísimo.
ARTICULO III.
Del faldop .

Despues de haber trazado el cuerpo del delante


ro se pasará á trazar el faldon , y sin otro cumpli
miento se tirará una curvilinea desde a á b de diez
y siete pulgadasde prolongacion (Lám . 3a fig . 2a),
( 42 )
que son las mismas que tiene el ancho de cintura ;
y aplicando la regla inmediatamente a una pulgada
mas abajo de esta curvilinea se describirá una línea
desde el punto a á c y quedará trazada la tirita del
faldon 00 , pero dejándole siempre para las costu
ras. En seguida se demarcará una horizontal d , á
veinte y cuatro pulgadas de estension mas abajo de
b , formando dicha horizontal la parte inferior del
faldon . Acto continuo se aplicará la regla en direc
cion directa de b yd , y tirando una línea depunto
á punto quedará marcado lo que llamamos pliegue
u u . Aunmas: á cinco pulgadas de prolongacion de
d , en su misma horizontal, se aplicará el estremo
de la regla en direccion de c, discurriendo una obli
cua e e , la cual terminará el trazo del faldon ; y sin
mas requisitos que los espresados se le dará la figu
ra que se quiera .
ARTICULO IV.
De la espalda .

Lo primero que se hará para trazar la espalda se


rá la de tomar la regla y demarcar una oblícua de
diez y nueve pulgadas de estension desde e áf,
( fig . 34 ) que es la inisma que corresponde al largo
del talle ; y sin mas precaucion que la indicada se
aplicará la escuadra en dicha oblicua , y se formará
el cuadrado de la parte superior de la espalda . 9 ,
que será de dos y'media pulgadas de ancho , cuyo
resultado es la cuarta parte de las diez pulgadas que
( 43 )
le corresponden a la mitad del ancho del pecho (o );
es decir , de lo que se apunta en el libro .
Listos , pues , de esta primera operacion pasare
mos a describir una curva nomuy pronunciada des
de g áh , y en este último punto se formará el en
cuentro ó cuadrado de la espalda , de un poco mas
de una pulgada de ancho rr, siguiéndose descri
biendo otra curva un poco menos pronunciada ,
formando juego con la curva de la paleta del delan
tero A a , quedando de abertura una pulgada , des
de el encuentro ó cuadrado r r hasta la punta de di
cha paleta del delantero, á fin de que cierre mejor la
sisa porla parte de la espalda ( fig. 6a) .
Concluida esta operacion se demarcará la valona
de la predicha espalda E c , cuya tiene igual largo
qne el faldon . Sobre la marcha se colocará el cuer
po del delantero ( 6 ) á poca distancia de la línea
oblicua que señala el centro i , y con sola esta ope
racion ya quedará la espalda formada. Pero si se de
sea saber a punto fijo si la union de la espalda con
el delantero tiene las veinte pulgadas justas , que
estrictamente le corresponden ( fig . 6a ) , no hará
otra diligencia el profesor , que la de tomar la regla
( 5 ) Siempre se da la cuarta parte de la mitad del ancho del pe
cho á la cabeza de la espalda. Esta regla es constante , asi en los
cuerpos mayores como menores.
(6 ) Cuando se hace esta operacion , que se llama comproba
cion , ya se supone el cuerpo del delantero cortado , porque tan
pronto como queda trazado el faldon se empiezan á cortar ambas
cosas, y cortadas que estén , entonces sin otro reparo se pasará in
mediatamente á comprobar .
( 44 )
numérica y aplicarla con cuidado desde iaj ; y en
ballando las veinte pulgadas puntualmente se podrá
cortar la espalda sin recelo alguno, puesto que la
comprobacion habrá demostrado la mas completa
ecsactitud ( 7 ).
ARTICULO V .
De la manga.

En el parage que se ha de trazar el sobre-manga


( fig.4a ) se delineará un cuadrilongo de treinta y
dos pulgadas de prolongacion y diezde anchura , en
cuyo espacio se demarcará dicho sobremanga. Lis
tos , pues , del cuadrilongo empezaremos el trazo
de la manga describiendo inmediatamente una lí
nea de arriba abajo , la que deberá dividir en dos
partes iguales dicho cuadrilongo. En seguida se ti
rará una línea á dos pulgadas de distancia mas aba
jo de la parte superior del cuadrilongo desde a á by
tirando otra á tres pulgadas mas abajo de ésta últi
mia paralela con la primera a b. Se describirá otra
sin detenerse , á igual distancia de la línea a b á la
línea d d , la cual indicará el lugar del codo e.
Corrientes ya de la delineacion de la manga pa
saremos á señalar el largo de ella , que es el de
veinte y nuevepulgadas desde a á dd . Los anchos

( 7 ) Es de precisa necesidad no siendo de paño la pieza que se


cortarc el darle al licmpo de comprobar media pulgada mas de su
cosacta medida , por lo que se embeben las costuras : solo el paño
mo necesita de este requisito , y esto por su elasticidad .
( 45 )
de la manga se sacan del ancho del pecho ; es decir
de las diez pulgadas que es la mitad de lo que está
apuntado en el libro , cuyas corresponden a la em
bocadura de la manga d d : dos terceras partes de
estas diez le tocan en la direccion del codo e , que
son seis pulgadas y seis líneas ; y un poquito mas
de la mitad en el boca manga d ( la de abajo ) , que
serán cinco y media pulgadas , y en queriendo que
la manga quede ajustada en lamuñeca no se le da
rán mas que cinco rigorosamente .
Determinados todos los anchos que se le han de
dar á la många , solo faltará trazarla , y se hará del
modo siguiente : En el punto 1 , se describirá una
curva sumamente pronunciada , rozando en su giro
á la parte mas superior del cuadrilongo , viniendo
á morir al punto 2. Desde aquí se describirá otra
no tan pronunciada , que vaya a pasar por en me
dio de las seis pulgadas y seis líneas 3 , siguiendo
su direccion hasta el punto 4 , que es el de su apo
yo . De este punto al 5 , se seguirá describiendo
una línea que figure la boca de la baja -manga : des
de el 5 al 6 , se proseguirá describiendo una curva
muy poco pronunciada ; y de este último hasta el
1 inclusive una totalmente recta . Heaquí el sobre
manga trazado .
ARTICULO VI.

Del sota -manga.

Considerando , pues , el sobre - manga cortado


se colocará dicho sobre-manga en el lugar mismo
( 46 )
de la ( fig. 5a ) y despues de haberdado el sota man
ga , por la parte de la sangria la figura igual al so
bre , se tendrá el cuidado de dejarle algun ensanche
particularmente del codo para abajo . En seguida
de esto se demarcará una oblicua ff, desde el codo
al estremo superior de la manga , siendo la entrada
en esta parte la de dos pulgadas (8 ) : sin otro re
quisito tendremos el sota.manga trazado.
ARTICULO Vu .
Delforro de faldon y solapa.
El forro de faldon ( fig. 9a) y el de la solapa ( fig .
8.) , casi siempre salen con piezas, puesno esmuy
comun poder lograr el quesalgan sin ellas. Por tan
to , no sedeberá estrañar al ver ambas piezas llevar
añadiduras, puesto que es muy corriente llevarlas.
ARTICULO VIII .
De las vueltas y cuellos.

El sota-cuello no tiene un lugar tan lijo como los


demas partes de la casaca , ni las vueltas tampoco ;
mas sin embargo no dejan de tener su regular co
locacion . Lo que acontece muy amenudo es , el que
no salgan de una pieza , y en particular el sobre
( 8 ) Esta entrada se hace para que la embocadura de la manga
quede mas ajustada en elencuentro , y tengamejor figura ; y á la ver
dad , que el tiempo y la práctica asi me lo han acreditado. Supuesto
lo dicho , miro este requisito como cosa indispeosable , por ser de si
nismo punto tan esencial como importante.
( 47 ) 9
cuello ; pero es menester tambien que sea mucha la
escasez para que las vueltas tengan de llevar añadi.
duras. En fin , siguiendo la colocacion que les he
dado tanto al sobre-cuello A , como á las vueltas E ,
creo que será la mejor posicion que se les podia de
signar . .
Nota. -- Siguiendorigurosamente la colocacion
del trazo que presento , se sacará casi siempre la cà
saca ó la pieza que se cortare con mas desahogo ; y
pormiaja que el paño sea mas ancho de lo regular,
saldrán las partes secundarias hasta sin añadidura
alguna , tal es la ventajosa posicion que tiene el ór
den de colocacion que presento en la ( Lám . 3 ).
CAPITULO . IV .
Del trazo de la levita .

Para proceder al trazo del cuerpo delantero no


haymas que tener presente elde la casaca ( Lám . 3•
fig . 1a) , por ser éste igual en un todo á aquel : lo
mismo digo de la manga , la espalda , y todas las
demas partes accesorias , salvo la faldilla , la cual
demanda una esplicacion especial y precisa , la que
haré del modo mas claro y conciso que me sea per -,
mitido.
ARTICULO 1.
De la faldilla .

Con tantas modificaciones se puede cortar la fal


dilla cuantas quiera el artista ; por que ya puede ser
( 48 )
larga, ya corta, ya de poco vuelo , ya demucho etc.
Pero tambien digo que nunca se deberá perder de
vista su plomo, por ser este un requisito de sí muy
importante , y que, separándose de él , se espon
drá el profesor las mas de las veces el que su obje
to salga burlado, a pesar de sus mas vivos esfuer
zos. Para poderse evadir de semejante escollo , se
tendrá presente que el delantero , encarándolo con
la faldilla , vengan ambas piezas perfectamente á
plomo ; pues de esta manera la faldilla nunca col
gará de delante , ni tampoco cerrará. Paseinos aho
ra á la esplicacion ó modo con que se ha de trazar
dicha faldilla .
Considerando ya el paño tendido en forma, se
toinará la regla y se tirará una horizontal á veinte
y cuatro pulgadas de elevacion del estremo inferior
del paño f , que es la parte baja de la faldilla
( Lám . 4º. fig . 14. ) , desde a á b , y demarcando
un punto c , á cinco pulgadas y media mas arriba
de la horizontal a b , se describirá una línea oblí
cua desde el punto a á c , debiendo tener de esten
sion un poco mas de diez y siete pulgadas , que es
el ancho de la cintura ( 9 ).
Listos pues , de todas estas operaciones se descri
birá incontinenti una curva desde a á c , yendo á
lamer en su giro al punto d , como centro de su di
reccion. Concluida ésta se tirará una vertical de

( 9 ) Téngase presente que esta levita va cortada por la misma


medida” que la de la casaca ; pues està arreglada á un cuerpo re
gular y proporcionado,
( 49 )
a á l,para proceder sin detenerse un momento , á la
demarcacion y trazo del vuelo de la fallilla . Asi que
colocado el estremo de una cinta en el punto 4 , se
apoyará dicho estremo con el dedo pulgar de la ma
no derecha , y asiendo el otro estremo con la iz
quierda se acompañará hasta el 5 ; y desde este pun
to sin pararse se discurrirá por la série de 0 , 0 , 0,
0 , 0 , hasta el punto g , que es el del vuelo de la
faldilla mas reducida , corriendo á un mismo tiem
po gradualmente el estremo que se colocó en el
punto 4 , hacia el de e : en cuya operacion habre
mos descrito fácilmente el círculo de la primera
division de la faldilla .
Ahora bien : si queremos que tenga mas vuelo
del que mas arriba he manifestado , no se hará otra
operacion , por la parte inferior de la faldilla , que
continuar el círculo de g hasta b ; y por la superior
del punto d al de h , por ser los puntos céntricos de
sus direcciones. Mas : si queremos una faldilla de
un vuelo sobremanera estremado , continuaremos
discurriendo , por la parte inferior , el círculo que
habíamos dejado en b hasta el punto i ; y por la su
perior desde d á j: en dichas direcciones se en
cuentran sus generales puntos deapoyo.
Supuesto todo lo dicho , y siguiendo estricta
mente el camino que dejo indicado creo que las fal
dillas saldrán con toda la perfeccion posible , por
haber observado en todas sus partes un órden mate
mático.
( 50 )
CAPITULO. V.
De las modificaciones que ha lugar al cuerpo del delantero,

Estará bien quediga ante todas cosas , y que por


lo mismo advertí, en el lugar de la medida , que
era de suma importancia en poner todo el cuidado
posible al tiempo de tomarla á todo individuo , por
bien forinado que nos parezca al primer golpe de
vista , por nacer de esta observancia el alivio y pro
vecho de poder remediar á muy poca costa los pe
queños defectos que los inas de los sugetos te
nemos. . . . .
ARTICULO 1.
De lasmodificaciones del delantero y espalda.

Teniendo presente lo qnemas atrás dejo sentado,


no se deberá perder de vista altiempo de tomarme
dida á cualquier persona , á la cual se le tenga de
cortar algun vestido , si es ó no cargado de espal
das ; si lo es se tendrá la precaucion , en el acto de
describir la curva , de entrarla un poco mas de lo
regular , remediando de esta manera una pequeña
imperfeccion, que tal vez contribuiria mucho áma
lograr el mejor resultado. Asi pues , siendo muy
cargado de espaldas se le entrará una buena pulga
da en la parte inferior del costado del delantero)
A ( Lám .42. fig. 22.) ,bajando á proporcion la otra
curva que forma el encage de la cintura B . De es
tenodo se evitará el que las piezas que cortaren
( 51 )
dejen de pegarse ó de entellar perfectamente .
Por el contrario , si el individuo fuese sumamen
te quebrado de cintura , se hará la operacion vice
versa ; es decir , se le entrará un poco la punta de
la paleta del delantero C ( fig . 32.) , no olvidando
tampoco de hacer la misma operacion a la espalda
D ( fig. 42.), entrándole toda aquella parte que le
corresponde , porque sin este requisito matemático
se frustraria lo mas importante de esta operacion .
Si daba la casualidad de tenérsele que cortar á un
sugeto de configuracion sumida , ó aplastada de
espalda , se tendrá el cuidado dehacer una peque
ña entrada a la espalda , por la parte de la costura
del taco , ó centro E ( fig . 52. ) , por ser esta ope
racion de precisa necesidad. Por tanto , siguiendo
lo que dejo indicado á buen seguro que salga in
fructuoso el objeto deseado.
CAPITULO VI.
Delmodo de trazar una chaqueta .

El trazo de una chaqueta es casi igual al cuerpo


del delantero de una casaca , y por consiguiente se
seguirán estrictamente las reglas que dejé consigna
das en la esplicacion concerniente a la ( Lám . 3º.
fig . 1º. ); pero hay una diferencia entre el cuerpo
de la casaca y el de la chaqueta , por cortarse ésta
en la parte inferior totalınente recta , y aquella al
go arqueada. Supuesto esto , no resultando otra di
ferencia que la indicada , esplicaré del modo con
que podrán evitar á punto fijo el que una chaqueta
( 52 )
no cuelgue de delante , por ser esta falta una de las
mas condenables de todas cuantas encierra dicha
pieza . Bajo este principio diré en dos palabras lo
mas importante y necesario en órden á dicho punto .
ARTICULO I.
Del delantero de la chaqueta.

Para saber á ciencia cierta donde está el plomo


de una chaqueta se encontrará con esta facilidad .--
Se colocará el estremo de la regla en el mismo pun
to que forma ángulo la perpendicular gh, ( Lám . 3a
fig . 12. ) con la curva superior del hombro , la cual
es la que abraza desde el 1 al 3. Fija ya la regla en
el ángulo ó vértice que llevo dicho , se pondrá en
direccion del 5 , que es el estremo inferior de atrás
del delantero , y llevando dicha regla ( teniéndola
apoyada en el vértice antedicho ) en direccion del
6 , que está en el otro estremo inferior , marcare.
mos igual distancia ; es decir , si la parte de atrás
marca veinte pulgadas, tambien deben hallarse en
la de delante ; porque siempre que en ambas partes
no haya una total igualdad no lograremos el que la
chaqueta salga enteramente redonda. Por tanto ,
teniendo presente lo arriba espuesto , concluiré di
ciendo , que las demas partes son en un todo igua
les á las de la casaca , y paso en silencio otras cosas
por mirarlas intempestivas , y tanto , porque en
otro lugar ya se ha dicho lo bastante relativo á es
te particular.
( 53 )
CAPITULO VII .
Del uniforme en general.

No hay duda que para cortar un uniforme que


vaya bien y ajuste perfectamente al cuerpo , se ne
cesita alguna práctica acompañadade ciertas nocio
nes del arte ; y yo creo francamente poder demos
trar lo facilísimo que será á cualquiera , despues de
haberse enterado de la poca diferencia que existe
entre el cuerpo del uniforme y el de la casaca ( Lám .
32. fig . 19. ), por militar un mismo principio en ca
si todas sus reglas. Mas sin embargo , se hace indis
pensable penetrarse de algunas pequeñas modifica
ciones que ocurren en la variacion , muy dignas de
saberse á la verdad .
ARTICULO I.
Del cuerpo del uniforme.

En primer lugar se tendrá presente , despues de


haber fijado todos los trazos de configuracion , que
la escotadura del cuello no venga mas alta de lo re
gular , nitampoco mas baja ; pues casi debe seguir
la misma direccion , á muy corta diferencia , de la
curva que está descrita desde 1 a 2 ( Lám . 6a. fig .
6a. ). Una dificultad es la que se presenta á conti
nuacion de lo referido , y es el dar á punto fijo , á
un uniformede los que están en boga hoy dia , el
ancho correspondiente del pecho ; mas esto se po- ,
( 54 )
drá lograr , á mi modo de entender, muy facil
mente .
Supongamos que el ancho de lamedida delpecho
es el de veinte pulgadas, igual a la medida de la
casaca que he puesto por norma en este tratado ,
para poder cortar por él cualquier otra vestimenta
que diga relacion con el espresado modelo . Senta
do todo lo dicho no haremos otra operacion que la
de encarar ó colocar la regla ( Lám . 6 . fig. 6 . )
en el vértice que forma la paralela i j con el círcu
lo no cerrado que describe la sisa en direccion al
punto 2 , que es el del mismo nacimiento de la
muela ó solapita ; y en hallando desde el vértice ya
dicho al punto 2 , las diez pulgadas predichas, este
será el ancho que exactamente se le dará al pecho
en la parte superior , a fin de que ajuste y cierre
bien en el pescuezo . Paso , pues , á esplicar otro
no menos digno de ser observado.
ARTICULO 11.
Del cuello .

Uno de los obstáculos mas grandes y embarazo


sos que se presentan en el uniforme, es el que el
cuello venga tas-con-tas con la caja ó escotadura ;
y conio he oido declamar tantas y tantas veces con
tra este inconveniente , no puedo ménos que dar
una regla general , y es la siguiente : - Sabido co
mo tenemos que la mitad delancho del pecho es el
de veinte pulgadas , claro está que el cuello del
uniformedeberá tener las mismas veinte pulgadas
( 55 )
de largo , pero escasas. Así , pues , si comproban
do el cuello con la caja halláramos el cuello largo
y la caja corta , seria un hecho palpable que la es
cotadura no tendria toda la estension que era me
nester ; pero el profesor en este caso , teniendo un
punto fijo comohe demostrado , podrá salvarse , á
muy poca costa , de no caer en semejante error ,
por saber de cierto si está ecsacto ó no ; y esto sin
que haya sido necesario un prévio empruebo. Digo
pues , que con lo que llevo referido considero este
punto suficientemente esplanado.
Ahora , hablando sobre la contiguracion del uni
forme, diré , comode paso , que en esta parte no
hay regla alguna , por ceñirse rigurosamente a la
moda reinante que hubiere , pues no queda mas
norte que seguir sino el capricho que la fantasia
hubiese inventado. En virtud de lo dicho no se ol.
vidará lo indicado , á fin de que fácil y distintamen
te puedan coger el fruto ya sazonado , sin necesi
dad de grandes esfuerzus. Réstame tan solo decir
que las demnas vestimentas militares serán muy fá
ciles de arreglar segun los preceptosque dejo con - .
signados en este pequeño artículo .
CAPITULO VII .
Del truso ile un pantalon ajustado de la rodilla .

Para comenzar el trazo slel pantalon franca y dle


sembarazadamente ( Lám .52. 4 . 1º. ) , se clelinea
rá un paralelágramo , cuyo porle , para formarlo
con acierto , será atendiendo alanchode la cintura
( 56 )
y largo del pantalon . Supuesto el ancho de la cin
tura el de diez y siete pulgadas , y el largo el de
cuarenta y siete , describiremos desde luego , sin
obstáculo alguno , una vertical de cincuenta pulga
das de prolongacion desde a á b , describiendo otra
sobre la marcha paralela con la primera á diez y sie
te pulgadas de estension de la misma, desde o á d .
Inmediatamente se describirá otra línea de arriba
abajo , dividiendo el espacio que las dos líneas han
formado en dos partes iguales. Hecha ya esta opera
cion se tirarán dos líneas mas ; es decir , una á ca
da estremo : la primera de a á c , y la segunda de
b ád , y con esta simple demostracion tendremos
ya demarcado el predicho paralelógramo.
ARTICULO 1.
Del delantero .

Deļineado como tenemos el paralelogramo mar


caremos el largo del pantalon con una línea de di
vision a a , cuyo largo será , como llevo dicho , el
de cuarenta y siete pulgadas. En seguida marcare
mos otra ff, á treinta y cinco pulgadas de eleva
cion de esta última, la cual constituirá el largo de
entrepiernas. Tomados estos puntos, se seguirá de
marcando ellargo de la rodilla , y para saber á pun
to fijo á que elevacion se deberá señalar , no se hará
otra operacion que la de subdividir escrupulosa
mente las treinta y cinco pulgadas que forman el
largo de entrepiernas en cinco partes iguales , en
esta forma : 1", 2" , 3a , 1a , 51.Hecha , pues , es
( 57 )
ta subdivision en dichas cinco partes iguales ,las
dividiremos en dos partes: daremos dos para arriba
y tres para abajo ; y en la parte tercera tendremos
el punto céntrico de la rodilla. Falta ahora esplicar ·
delmodo con que se divide y subdivide la medida
para proceder al trazo del pantalon.
Bajo los principios que dejo establecidos ,bueno
será que diga , que , siendo el ancho de la cintura
el de diez y siete pulgadas , se dará siempre la mi
tad de dichas diez y siete pulgadas , y media pulga
damas por lo que embeben las costuras al delantero
en la parte superior 1 , que serán nueve pulgadas
cabales, como resultado de las diez y siete pulga
das que tiene el ancho dedicha cintura. En segui
da se vuelven á dividir en ocho partes iguales en el
punto E , que es el de la cruz del pantalon ,desde fá
g ; y quitando una octava parte quedarán siete , y
este será el ancho fijo que se le dará ( 10 ).
( 10 ) Esto se entiende siempre y tanto que el individuo sea pro -
porcionado en su contecstura ; pues en separándose de lo indicado
ya variará esta regla , quedando entonces á discrecion del artista el
hacer las alteraciones que conozca mas conducentes. Siel individuo
fuesc muy barrigon , se tendrá el cuidado de dividir el ancho de la
cruz ó entrepiernas en seis partes porque la esperiencia asi ine lo ha
demostrado ; y si no lo fuese tanto lo dividirán en sicte , que es lo
que le corresponde. Mas : tambien se tendrá presente , cuando el
individuo sea barrigon , de formarle una entradita en direccion del
bajo vientre; porque esta entrada servirá paraque el pantalon no
forme potra. Todavía mas: tampoco se deberá perder de vissa si el
sugeto es o no algo abultado en sus partes , y de observar en que
lado las carga , á fin de hacerle una entradita en dicha parte rr, y
escusar de esta manera que el pantalon haga w plieguc , á la ver
dad muy feo, al paso de ser una notable imperfeccion .
( 58 )
Elancho que se le ha de dar a la rodilla C salvo
la media pulgada añadida es el mismoque se ha da
do al delantero en la parte superior A , que es la
initad de las dichas diez y siete pulgadas. El ancho
de la parte inferior del pantalon D , siendo de cor
reitas ó trabillas como elmodeloque presento (Lám .
52. fig. 19. ), se le dará una pulgada y media mas
de lo que se ha dado á la rodilla .
Ahora bien : listos ya de lo mas importante de
esta pieza pasaremos á configurarla y darle su for
ma segun la moda ; porque su principal operacion ,
en el modo de dividir y subdividir las medidas, á
corta diferencia siempre es la misma. Asi , pues ,
solo será alterable la figura , por ser esta en todos
tiempos hija de la moda ó del gusto del dia . Va
mos como tengo dicho al trazo .
Sin mas precauciones que las propuestas se des
cribirá una curvilínea desde 1 á 2 , siguiendo al
partir del punto 1 la línea de division , formando
mná curvatura en el ángulo ff , la cual irá á morir
al punto 2. Deaqui se partirá con direccion alpun
to 3 ; mas al llegar a la línea tercera , que es el
Jugar de la rodilla , se tendrá la precaucion de des
cribir la ciuvatura una pulgada mas acá de este
otro lado de la línea que divide el' cuadrilongo , á
fin dereparar la pulgada que se ha perdido con la
sangradura co que se ha hecho al costado del pan
Hay ocasiones que el hombre es sumamente reducido de la cruz ,
y por lo mismo no se debe echar en olvi 'o esta observacion , tanto
porque quedarian imperfectos , cuanto porque seria en estreino 1. 0
lesto si se quisiera hacer alguna actitud,
( 59 )
talon ; siguiendo describiendo dicha curvatura has
ta el punto 3 , que es el de su apoyo ( 11 ). Desde
este punto se seguirá hasta el 4 , y de éste al 5 ,
formando una curva poco pronunciada ; faltando
solamente para dejar trazado el pantalon el tirar una
línea casi recta dd , que es la que figura la tapa , y
habremos fenecido con esta últimaoperacion el tra
zo del delantero ( fig. 12.).
ARTICULO 11.
De la parte trasera.

Para cortar la parte trasera es tan sumamente


fácil que no cabe otra operacion sino la de colocar
el delantero en elmismo lugar que se ha de cortar
dicha parte trasera. Hecha esta operacion , y traza
do en un todo igual al delantero , se observará que
la única cosa que se hará notable será el fondillo ,
para lo cual se describirá una oblicua desde el pun
to 2 al6 , dando en seguida en su giro y parte sui
perior bb una curvatura que , apoyándose en el pun
to 2 una cinta , y llevándola en direccion del 6 ,
se acompañará desde esle punto hasta el 5 , discur
riendo por la antedicha curvatura y série de 0 , 0 ,
0 , 0 , hasta llegar al mencionado 5 , como punto
de su apoyo. Con esta clara y sucinta demostracion
creo se evitarán faltas que , aun que no muy capita

( 11) Para formar el doblez del pantalon se tirará una linea á 2


pulgadas mas abajo del punto da , y quedará listo para hacer cl.
dobledillo .
( 60 )
les , almenos de gran provecho al artista que sepa
evadirse de ellas ; pues de esta manera se salvará el
que al sentarse no se suban los pantalones para ar
riba , ni que tampoco priven de entrepiernas ni del
fondillo al hacer alguna actitud .
CAPITULO IX .
Del trazo del pantalon de pliegues ó á la inglesa.

Suponiendo que este pantalon ha de cortarse por


lamisma medida que el antecedente ( Lám 54. fig .
2a.) , ya no me queda otra cosa que hacer sino em
pezar la esplicacion de esta manera : -- Entendido,
pues , como queda el modo de formar el cuadrilon
go , no haremos otra operacion que la de dividir el
ancho de la cintura , del mismomodo que lo hici
mos en el pantalon ajustado de la rodilla , en la par
te superior Aa ; pero como éste es de pliegues por
lomismo le daremos dos pulgadasmas de las nueve
que prescribe la regla , cuyas dos pulgadas son las
quese han de embeber cabalmente dichos pliegues.
La operacion de entrepiernas Ee, tiene su escep
cion y es , que si como en el pantalon ajustado de
la rodilla se le quitó á la medida la octava parte , á
éste no se le quitara mas que la décima-sexta parte,
y á veces nada por la razon que ha de quedar mas
desahogada de la cruz que no el primero. Tambien
se observará que la punta del delantero en la cur
vatura de entrepierna , será mas reducida , por la
añadidura de las dos pulgadas que se le aumentan
en la parte superior deldelantero , a pesar de habér
( 61 )
sele aumentado tambien á éste una pulgada ó déci.
ma-sexta parte en la cruz. Hay una diferencia bien
notable del pantalon que he puesto por norma al
que estoy detallando ; porque si como en aquel se
formauna curva en la rodilla muy pronunciada ,
en éste es al contrario , por inclinarse mas bien há
cia afuera dicha curva, que no hácia dentro ( Lam .
52. fig . 24. ).
El ancho de abajo es totalmente distinto alde los
demás pantalones , puesto que así como á los otros
se les da algo mas de lo que les corresponde en la
parte superior del delantero Aa ,á éste simpre se
le quitará la cuarta parte de las susodichas nueve
pulgadas Ii, y le quedarán líquidas seis pulgadas y
seis líneas.
ARTICULO I.
De la parte trasera .

De esta parte del pantalon creo no será necesario


estendernos mucho para demostrar lo mas dificul
toso ; porque , à mi ver, la única cosa notable que
se presenta , y que se deberá observar rigorosamen
te es , que desde la parte superior hasta abajo se le
hará una entrada á manera de ensanches, dedos
pulgadas de anchor 00 , a fin de evitar que la cos
tura del costado venga á dar encima el pié como
acontecia muy frecuentemente en la época que es
tos pantalones estaban en su rigor . Supuesto lo di
cho , si el profesor de sastrería hubiera sabido sal
var este inconveniente , á buen seguro que se hu
( 62 )
biese visto tantas veces chasqueado por una falta
que, al paso que notable , muy fácil tambien de re.'
mediar ( fig. 2a. ).
Esta falta no tan solamente es peculiar de esta
clase de pantalones, sino de todos los demas; y co
mo para remediar esta imperfeccion no es necesaria
otra maniobra que la de subir la parte delantera y
recortarle como un dedito desde donde tiene el
ojal del bolsillo 1 , en difinicion de la punta supe
rior del tapa balazos 2 , por lo mismo me parece
que esto será practicable sin necesidad de una pro
lija operacion , librándose de esta manera de un de
fecto á la verdad muy condenable .
CAPITULO X .
Del pantalon tirado.

Dejando sentado como queda el modo de formar


el cuadrilongo ó paralelogramo en el capítulo octa
vo (véase la Lám . 54. fig. 19. ) , paso , sin mas de
tencion , á esplicar la manera de configurar dicho
pantalon ( Lám . 52. fig . 34. ).
Despues de estar hecho cargo cualquiera delmo
do de trazar el pantalon ajustado de la rodilla , es
tan sumamente corta la diferencia que se presenta
entre éste y aquel , que no se nota mas variacion en
todo él que la de no llevar las dos entradas ó san -'
graduras u u á los lados ; pues en lo demas no ha
llo cosa que sea digna de llamar la atencion
(fig. 34. ).
( 63 )
CAPITULO XI.
Del pantalon á la mameluca .

Eltrazo del pantalon á la inameluca es totalmen


te distinto á los demas que dejo indicados en sus res
pectivos capítulos , y por lo mismo me estenderé
un poco á fin 'de hacerme mas inteligible , y tanto
que por poco alcance que tenga cualquier persona
no dejará de saborear la sustancia . Asi , pues , con
vencido de lo dicho, entro de lleno á detallar el tra
zo y su configuracion ; dejando atrás el modo de
formar el cuadrilongo , por sobre entenderse la ma
nera de delinearlo. ( Lám . 54. fig .4a).
ARTICULO 1.
Del delantero .

Suponiendo la medida del pantalon que se va á


cortar igual a la de los anteriores , claro está que el
ancho de cintura es el de diez y siete pulgadas , y
su largo el de cuarenta y siete . Sabido por consi
guiente todo lo sobre dicho , demarcaremos la parte
superior del pantalon y le daremos todas diez y sie
te pulgadas desde aa á bb , y de largo de bb á ce ,
y en este último punto se describirá una horizontal
que indique el largo del pantalon , marcando desde
luego á dos pulgadas mas abajo de esta horizontal
otra , paralela con la primera , que señalará el do
blez ó dobledillo. En seguida se tirará otra , parale
la tambien con la última, a treinta y cinco pulga
( 64 )
Jas de elevacion desde el punto cc al de dd , en cu
ya operacion tendremos marcados ellargo y ancho
de la parte superior. Inmediatamente se pasará á to
mar el punto de apoyo del ancho de entrepiernas
00 , que será porregla constante y generalel de tres
pulgadas mas de las que tuviere la cintura, salvo
siempre que no sea un sugeto sumamente barrigon ;
porque en este caso se le darán lasmismas que inar
care el ancho de la cintura . Vamos pues ahora á
tratar delancho de la parte inferior .
Siempre sele dará la mitad de las diez y siete pul
gadas que son ocho y media , que le corresponden
como consecuencia precisa co. Hecha ya esta de
marcacion falta tan solo empezar el trazo , y lo ha
remos de esta manera : - Comenzaremos descri
biendo una curvilínea desde aa á oo , la cual indi
cará el encage de entrepiernas. Seguiremiosdescri
biendo desde oo , una curva apenas pronunciada
hasta el punto ff , que es el de su apoyo ; y como
considero tirada la del costado , por lo mismo sin
mas detencion entro á esplicar la parte trasera .
ARTICULO II .
De la parte trasera .

Asi como en el pantalon de pliegues solo lleva


entrada de la rodilla para abajo , á éste se le dará
por parejo desde arriba abajo i , i, i, i , i.Respe
to el ancho del fondillo en la parte superior u u ,
siempre se le dará una ó dos pulgadas mas de lo
que se suele dar á los otros ; pero si el individuo ó
( 65 )
dueño de dicho pantalon lo quisiese tambien plega
do por la parte trasera o en el fondillo , entonces
quedará á la eleccion del profesor el proporcionar
le la amplificacion que conozca necesaria á dicho
fin ( fig . 49. ) .
Seme olvidaba manifestar tambien , que cuando
se marca el ancho de la parte superior del delante
ro se le debe dar una pulgada y media mas de las
diez y siete que tiene el predicho ancho de cintura,
cuya pulgada y media sirve para contrafuerzo de la
carterita ó tapa 0 , 0 , 0 , 0. Mas : asi como en el
fondillo de los otros pantalones se describe una oblí
cua , en éste se convierte dicha oblícua en una cur
va muy poco pronunciada d , d , d , y con esta sola
operacion habremos dado fin á este capítulo ( fiy . 4a).
CAPITULO XII.
Del calzon -corto.

Para trazar un calzon- corto se procederá bajo las


mismas reglas quedejé prescritas hablando del pan
talon ajustado de la rodilla ( Lám 52. fig . 19. );
por tener ambas piezas una suma correspondencia
en su primitiva formacion ; asi pues , deberemos se
guir estrictamente , si no queremos padecer lamas
mínima equivocacion , la base fundamentaldel cua
drilongo como requisito indispensable. Paso á espli
carme lo mas claro posible .

j
( 66 )
ARTICULO I
Del delantero .

Contando con el cuadrilongo formado en todas


sus partes , empezaré diciendo que desde la parte
superior del delantero hasta la rodilla se deberán
tener presentes los principios que dejé consignados
en la esplicacion del pantalon ajustado en toda la
pierna, puesto que de esta ecsactitud nace el acier
to ó desacierto , y la gracia y perfeccion de esta
pieza. Partiendo de esta base solamente me deten
dré en esplicar el modo de dar las proporciones a la
medida , ó de subdividirla , como punto mas esen
cial é importante en esta parte.
Digo , sin mas detencion , que debiendo ajustar
en toda la pierna con igualproporcion , se tendrá
presente al tiempo de tomar los puntos de apoyo lo
siguiente : - Se le darán a la parte superior del de
lantero qq nueve pulgadas como resultado de la ini
tad y media pulgadamas de las diez y siete pulga
das que tiene el ancho de la cintura : á entrepier
nas las partes que tengo indicadas en la predicha
esplicacion del pantalon ajustado de la rodilla ; y
desde este punto á la curya , se irá estrechando pro
gresivamente , a fin de que el calzon venga bien
ajustado en el muslo , dándole la forına ó configu
racion como se podrá ver en la Lámina 5*. fiy. 5 .
Para acertar con el ancho de la rodilla h h , será
menester tomar el ancho con toda la precaucion
posible , a fin de que venga perfectamente ajusta
do en dicha parte , como que de esa puntualidad
( 67 )
depende el buen ómal écsito delprofesor. Supues
to lo dicho no se deberá olvidar todo aquel cuidado
precautorio que se hace indispensable en estoscasos.
Resta solo esplicar el fondillo g 9 , el cual deberá
tener un poco mas de desahogo de lo regular, y
un poco mas subido tambien la parte superior del
susodicho fondillo jj, paraque no prive al tiempo
de arrodillarse , sentarse , ó hacer otra cualquier ac
titud . Creo haberme esplicado con toda brevedad
en las varias clases de pantalones que he enumerado.
CAPITULO XIII . .
Del trazo de chaleco .

Siendo tantos los chalecos que"hoy dia están


en moda no sé cual de ellos poner de modelo ; pe
ro para ir mas acertados, en esta parte , pondré dos
con sus correspondientes detalles . Por tanto , se
gun mi ver creo conveniente empezar la esplica
cion por el de cuello vuelto : en primer lugar por
ser elprivilegiado en estos dias , y en segundo por
que se hará mas inteligible la esplicacion para los
demas. Despues de ésta comenzaré la del chaleco
de solapa , por ser á un misino tiempo tambien de
moda ; y sucesivamente de todos aquellos que me
parezcan mas dignos de ocupar un huequecito en el
presente capítulo .
ARTICULO I.
Del delantero del chaleco de cuello vuelto

Para empezar a delinear un delantero de chaleco


( 68 )
de cuello vuelto ( Lam . 6a fiy . 1° ) , no tenemos
mas que describir una horizontal á dos pulgadas de
elevacion del estremo inferior del género desde cá
d . En seguida se seguirá describiendo otra orizon
tal , paralela con la primera , á veinte pulgadas de
elevacion de la misma desde a á b , la cual señalará
el largo del chaleco . El punto de apoyo del largo
del delantero se buscará en el ángulo que forma el
cuello b hasta el punto d . La punta del chaleco no
siempre se formará de una misma manera , porque
ésta se arreglará segun la moda , lo mismo que cor
tarlo ya de punta ya cuadrado.
Tiradas estas dos líneas y sabido lo que tenemos ,
se describirá una perpendicular á distancia de cua
tro pulgadas de la orilla del género desde e á f, in
terceptando en su direccion a las dos paralelas. El
chaleco como se podrá ver ( fig. 1° ) , nunca se de
berá trazar con el frente hacia la orilla , sino para
adentro . Apoyados en esta base demarcaremos una
oblicua de b á o , que constituirá la cabeza del
honubro . De aquí se seguirá describiendo una cur
va sumamente pronunciada hasta el punto g , la
cual en su giro mas remontado irá á lamer á la per
pendicular e f. Desde este mismo punto , tomando
inmediatamente la regla , se tirará una oblicua de g
a d , en la que habremos terminado el trazo del
costado.
Para fijar el ancho del delantero es menester
atender al anchor de la cintura; es decir, sila cintu
ra, por ejemplo , tiene diez y siete pulgadas claro
está que siendo la regla general el darle una pulga
( 69 )
damas de lo que marcare la cintura es bien visible
que se le tendrán de dar nueve pulgadas y media
por el aumento ya manifestado.
Sentado como tenemos , que es la mitad y una
pulgada mas lo que se le ha de dar al ancho del de
lantero , no haremos otra cosa que tirar una línea
desde d áh , y otra de este punto al de i , siguien
do demarcando una curva mas ó ménos pronuncia
da o 0 , la cual indicará la amplitud que se querrá
dar al pecho del delantero. Al pose de esto se colo
cará la escuadra en direccion de j, y se tirará una
línea de tres pulgadas de estension , formando un
ángulo obtuso de ciento diez grados de abertura , el
que señalará la parte superior del cuello ; y tirando
otra línea desde iáj, habremos terminado el trazo
del delantero ( 12 ). .
ARTICULO II.
Del modo de formar la espalda.

• Para trazar bien la espalda de un chaleco no se


perderá de vista el largo del delantero ; pues , ob
(12 ) Para formar el hueco de la sisa , con su debido grandor ,
oo bay otra regla mas fácil , despues de la que manifesté en la es
plicacion del cuerpo de la casaca , que atender al ancho del pecho,
y para lo cual es menester tomarlo de antemano , á pesar de no ha
berlo indicado en su respectivo lugar ; pues teniendo este porte no
daremos otro paso que elde dividir en dos partes iguales dicho an
cho del pecho ,'y quedará reducido á diez . Entonces aplicaremos la
regla desde b á g , y en hallando completas las diez predichas pul
gadas, en el cspacio indicado , claro está que habremos concluido
dicha operacion con elmejor écsito .
( 70 )
servando con toda rigorosidad este principio , es
muy probable que se salga lucido en esta tan fácil
operacion .
Supuesto el largo de un chaleco el de veinte pul
gadas, se le darán , como regla general , á la es
palda veinte y una ( fig . 2a ) ; y no separándose de
dicha regla ni en un ápice siquiera , á buen seguro
que suceda lo que acontece á muchos individuos de
subírseles el chaleco para arriba. Este defecto , no
nace de otra parte que de no tener la espalda el lar
go correspondiente ; porque si lo tuviera seria im
posible que sucediesė tal cosa , pues la esperiencia
asi lo lia enseñado.
La figura de una espalda de chaleco es de tan
poco trabajo , que lo considero incongruente esten
dermemas sobre su formacion .
La comprobacion del delantero con la espalda, pa
ra saber a punto fijo sitiene o no la amplitud compe
tente , no se necesita de otra operacion que colocar
el delantero con la espalda , como se podrá ver en
la ( Lám . 61. fig . 24.) Si tendida la regla en direc
cion de los dos puntos l m , se hallaran dos pulga
dasmas del ancho que tuviere la cintura , se podrá
procerler á cortar dicha espalda sin mas requisito
ni operacion . Creo me he esplicado.
CAPITULO XIV .
Del chaleco de solapa.

Para trazar bien en todas sus partes un chaleco


de solapa es menesler no echar en olvido lo que de
( 71 )
jo sentado en la esplicacion del chaleco de cuello
vuelto ( Lam .6a fig . 48) ; porquelosmismos princi
pios que se han observado en la delineacion de
aquel , son los que han de servir de regla en éste ;
asimeceñiré á esplicar el trazo y configuracion tan
solamente ( fig. 3a ) .
Supuesto el largo del chaleco el de veinte pulga
das , y el ancho el de diez y siete , tomarénios la re
gla sobre la marcha y la fijaremos en el punto de
apoyo , que es de ná ñ , el cual constituye el lar
go ; y el anchor desde o á p . Toinados estosdos pun
tos pasaremos á configurar el chaleco de esta mane
ra : - Describiremos una oblícua desde 1 á 2 , y de
este punto al 3 una curva algo pronunciada. En se
guida se demarcará otra oblicua desde el 3 al 4 , y
de este último punto otra oblicua hasta el 5 , des
cribiendo inmediatamente una curva apenas pro
nunciada hasta el 6 , y habremos llegado a la punta
de la solapa. Desdeaqui continuaremos describien
do otra curva en direccion 1 , que es de donde em
pezamos á discurrir el primer trazo. Creo haber es
plicado con brevedad la configuracion del chaleco
de solapa , que , sin embargo de no ser mas difícil
que los demas , no por esto deja de tener una parte
embarazosa, que es la caja ó escoladura ; pero este
inconveniente se salvará con la atencion , teniendo
presente lo que llevo referido.
Nota . — Del chaleco de cuello parado ó dere
cho nada diré , porque considero haber esplicado lo
suficiente sobre este particular , y por conocer que
toda otra esplicacion seria por demas. Asi, pues ,
( 72 )
concluyo diciendo , que un buen ojo y un tantico
de práctica les enseñará palpableinente todo cuanto
hemanifestado ( fig . 4a).
Otras cosas mas podria decir respecto al chupe
tin , pero me abstengo , por conocer que con solo
ver la lámina será lo bastante para persuadirse de su
trazo y configuracion , á causa de seguirse unos
mismos principios ; y que el estenderme , en órden
á esta pieza , mas bien seria inútil que provechoso
( fig. 5a ).
CAPITULO XV .
Del trazo de una capa entera ,

No hay duda que el trazo de una capa bien mira


do esmuy fácil , no obstante eso , á losmas de los
maestros les damucho quehacer , para poderla sa
car de una vez perfectamente redonda ; es decir que
no cuelgue mas de un lado que de otro. Hablo con
esperiencia ; y por lo mismo digo que esta parte del
vestido del hombre presenta algunas dificultades ,
y es por haberse desatendido el punto masprincipal
é importante como es el plono de ella . Algunos
preguntarán tal vez , ¿ y cómo se ha de encontrar
este plomo ? A lo que yo les contestaré , demostrán
dolo hasta la evidencia , en el artículo siguiente .
ARTICULO I.

Supongamos por un momento que la medida de


una capa entera ( Lám . 7 a fig . 1a ) es la de sesen
ta y ocho pulgadas , es decir , su largo , y veinte el
( 73 )
ancho del pecho (13 ). Sabido como tenenos el lar
go dela capa , no haremos otra cosa quedemarcar
lo inmediatamente desde a á b . Hecha esta opera
cion tiraremos una horizontal desde a á e , la cual
servirá de punto de apoyo. Tomados ya estos dos
puntos , se formará un semicirculo de cuatro pulga
das de rádio , que son la quinta parte de las veinte
pulgadas que resultan del ancho , cuyo semicirculo
será dividido en dos partes iguales por la horizontal
a e. Despuesde todo lo dicho señalaremos otro pun
to de apoyo tan interesante como el primero sobre
el vértice g . Listo , pues, de estas delineaciones
paso á demarcar el trazo.
Ante todas cosas se describirá un desvío por la
parte delantera hasta el punto u dedos pulgadas de
profundidad . Este pequeño desvío sirve paraque la
escotadura venga mejor por la parte delpecho , es
cusando de estamanera que la caja haga mala figu
ra. Vamos a la configuracion ( 14 ) .
Se colocará la cabeza dela cinta en el vértice g,
( 13 ) Tal vez se estrañará que para cortar una capa sea menes
ter el ancho del pecho ; mas cuando sepan que la mitad del ancho
del pecho, que sou veinte pulgadas, sirve para determinar á punto fi
jo el largo del cuello ; es decir, dándole dos pulgadas mas de las
veinte que resultan de dicho ancho. Yo creo que sabiendo esto no les
causará impresion alguna , y mucho menos cuando sepan que es re
gla generalísima. Esta vota es de mas importancia de lo que podrán
figurarse algunos, por contener una regla que es como se suele de
cir , « la piedra de toque : » Asi con esta advertencia , creo no per
derán de vista un principio tan importante como necesario.
( 14 ) Para cortar una capa es menester que sean dos, uno para
a poyar la cinta en la parte superior y otro en la inferior , á fin de
correrla y dar el trazo .
( 74 )
y el maestro la acompañará hasta b . De aquí la irá
discurriendo por los puntos 1 , 2 , 3 , 4 , hasta e ; y
llegado que haya en este punto levantarán la cinta
ambos a la vez , volviéndola á colocar el de arriba
en el mismo vértice g , y el de abajo en la señal x .
Listo el de la parte superior para correr la cinta en
direccion del estremo o , el de la parte inferior tam
· bien se pondrá en actitud de correrla en direccion
del final h , y ambos á dos la dirigirán al estremo
indicado , discurriéndola éste por los puntos 5 , 6 ,
7 , y 8 , y aquel hasta llegar al punto o ; pero se de
ja entender , que tanto el de la parte superior como
el de la inferior la discurrirán por ambas direccio
nes siempre á un mismo tiempo y proporcionalmen
te. Ahora bien : resta tan solo decir que en no que
riendo que sea entera es menester observar algunas
modificaciones , que , aun que pequeñas , no por
esto será inútil el saberlas , sino muy favorables el
imponerse de ellas , las cuales esplicaré por separa
do , ó con su respectivo artículo .
ARTICULO 11.
De la media capa 6 tres cuartos escasos.

Sise quiere cortar un poco mas demedia capa ó


tres cuartosde capa algo escasos , no se hará otra
cosa que describir un desvio en elsemicirculo ó es
cotadura por la parte de atrás desde el vértice g al
punto l. Ahora parademarcar desde e hasta aa aquel
pequeño desvio ó salida del semicirculo inferior lo
harémos con suma facilidad , puesto que con colo
( 75 )
carla cabeza de la ciuta en el ya dicho vértice I ,
y colocándola el profesor desde luego sobre el pun
to ó señal x , la discurrirán ambos á una gradual
mentehasta el punto indicado ó de su direccion :
el de la parte superior hasta l , y el de la inferior
hasta aa ; y con esta tan simple operacion habremos
· dado una de lasmas ecsactas dimensiones .
ARTICULO .
De los tres cuartos completos .

Sise quiere , por último, cortar tres cuartos de


capa sumamente holgados no haremos otra opera
cion que la de dar otro desvio desde el vértice g al
punto m . Concluida ya dicha operacion , y puestos
los estremos de la cinta en los puntos Xy 9 , dis
currirán ambos á un mismo tiempo proporcional
mente , como dejo indicado en la otra operacion ,
los estremos de la predicha cinta : el de la parte su
perior hasta el final m , y el de la inferior hasta el
punto e e , y creo que con esa esplicacion quedará
el campo perfectamente esplanado ( 15 ).
CAPITULO XVI.
Del trazo deun capote en general .

Elmodo de trazar un capote es tan facilísimode


(15 ) Habiendo detallado con bastante claridad todas las princi
pales modificaciones que se pueden operar en el trazo de una capa
cutera ó no eutera , me parece seria hablar supérfluamente si me
detuviera á decir algo mas concerniente a las otras partes acceso
( 76 )
sí que a mimodo de ver solo se presenta un incon
veniente , y éste es su plomo ; por que es mas que
cierto , que faltando este requisito todo lo demas
seria inútil , por una consecuencia precisa y natu
ral. Supuesto esto , paso á detallar , lo mas sucin
to queme sea dable , elmodo de trazarlo , sugetán
dorne á la regla mas principal é interesante .
ARTICULO 1.
Del delantero .

La primera operacion que hará el profesor de sas


trería , suponiendo el largo del capote el de sesen
ta y ocho pulgadas será señalar su largo , trazando
siempre la parte baja de esta pieza a la parte infe
rior del paño A ( Lám . 7a fig. 2a ). Se pasará in
continenti á deinarcar una'orizontal á sesenta y
ocho pulgadas de elevacion del punto A , y con es
ta sola operacion tendréinos ya determinado el pun
to deapoyo .
Se colocará la regla numérica inmediatamente
sobre el punto A a en direccion al de E e ; y en
contrándose igual distancia desde el punto A a al
de E e, que el de E e, alde I i, será claro y eviden
te que se habrá hallado ecsactamente su plomo. Pa .
so , pues , á configurar ladelineacion del trazo ( 16 ).
rias de dicha pieza , como de la esclavina etc . por presentarse so
bre manera fáciles ; asi basta lo espuesto hasta aqui.
( 16 ) El capole se traza á la inversa ; quiero decir , asi como la
casaca sc traza el pecho para adentro , el capote se traza para afue
ra. Vease la ( Lm 7 . fig . 2. ) .
( 79 )
Bien tomado como tenemos el punto de apoyo ,
comenzaremos a describir una curva desde 1 á 2 ,
y de este último punto al 3 tiraremos una linea con
la regla , siguiendo de arriba abajo la orilla del pa
ño , la cual indicará el largo de la solapa ó la esten
sion que señala la banda. Partiendo de aquídemar
caremos desde el 3 al 4 , una curva apenas pronun
ciada , y de éste al 5 una oblicua , describiendo en
seguida desde el 5 al6 otra curva sumamente pro
nunciada ; y tirando , en suma , desde el 6 al 1
otra oblicua habremos deterininado el trazo del
delantero.
ARTICULO II.
* De la espalda.
Para trazar con perfecta proporcion la espalda de
un capote no se deberá perder de vista el largo del
delantero , puesto que si él tiene sesenta y ocho
pulgadas de largo , á la espalda , por regla general
se le darán setenta ( 17 ) ; es decir , dos pulgadas
mas de lo quemarca el delantero .
Supuesto el punto fijado , como tenemos , del
largo de la espalda desde A á B , pasaremos sin mas

( 17 ) Esto se supone ó se entiende con un individuo perfecta


mente bien formado , el cual no ha de ser ni cargado de espaldas,
ni inclinado para atrás; por que no siendo en un todo como acabo
de manifestar , variará la regla ; y entonces quedará á la direccion
del maestro elhacer las alteraciones que conozca mas conducentes
á este particular .
( 78 )
detencion a configurar el trazo , empezando por la
parte superior A (fig . 3a).
Sedescribirá una orizontal desde a á b , y de b á
c , una oblicua , y de este últiino punto al de d
una curva bastante pronunciada. En seguida se des
cribirá una oblicua desde el punto dal de'e , y de
este punto al de f una curva apenas pronunciada ;
en la que habremos concluido el trazo de la espalda
con toda brevedad ( 18 ) .
ARTICULO II .
De la manga .

Como el trazo y figura de unamanga de capote


varia casi en un todo á la de la casaca , por lo mis
mo será de suma importancia el dar una esplicacion
muy clara al paso que concisa .
Cuando se tome la medida de una manga de ca
pote no se tomará de la mismamanera como se
practicó en la de la casaca ( Lám . 24. fig .40. ) , y
sino desde la punta superior del hombro a hasta el
pulpejo de la mano d. Asi que , graduando elancho
que se le haya dado al hombro , es claro que halla
remios á ciegas el largo fijo y bien determinado que
le corresponde á dicha manga. Por tanto , meresta
tan solo decir que la manga deun capote debe ser
mucho mas ancha que la de cualquier otro vestido .
La razon de esto es bien obvia , y es por ser una
( 18 ) La espalda de un capote se hará de modo de sacarla sin
costura en el centro, por ser una cosa sumamente ſea en un capote .
( 79 )
vestimenta que casi siempre se lleva pasada ó me
tida de mangas , ya con casaca ya con levita ú otra
pieza etc.. ...
Nota. - Eltrazo y modo de configurar la escla -
vina me parece muy conveniente pasarlo en silen
cio , por hallarse consignada su formacion en el
trazo de la capa; es decir, de los tres cuartos de ca
pa ( Lám . 74. fig . 19.). Si, no cabe duda en lo que
llevo referido , pues hay una igualdad en todas sus
partes , que solamente se nota una diferencia muy
pequeñísima, y es el que la caja de esta ha de ser
totalmente igual en el grandoró largo que tuviere
el cuello ( 19 ). Esta esla sola diferencia que ecsis
te entre ambas piezas , y lamisma que no se debe
rá perder de vista .
( 19 ) Téngase bien presente la nota 13 , porque en ella va es
plicado elmodo de dar su debido y correspondiente largo al cuello ,
ya de capa , ya de capote ; pues sin esta precaucion podria muy
bien suceder que se malograse el objeto mas principal é importante
de todo cuanto he manifestado .

FIN .
INDICE.
INTRODUCCION . . . . . . . . . . . . Pag. 5
NOTICIA del origen y progreso del vestido. . . . . . 11
DE LAS LINEAS geométricas. . . . . . . . . . 25
CAPITULO I. De los útiles de sastrería respecto almaestro, 28
CAP. II. Esplicacion de la medida en general. . . .
ARTICULO 1. Modo simplificado de tomar la medida. 31
ART. 11. Del pantalon ajustado de la rodilla. . . . 35

CAPART.III. 111.
Del Idtrazo
. del enchaleco
general.de .cuello vuelto .
. . . .
.. . .
Art. 1. Del trazo de casaca. . . . . . .
ART.
ART. 11. Del cuerpo del delantero . . . . .
II . Del faldon. . . . . . . . .
ART. IV . De la espalda . . . . . . . . 42
24
ALT. v . De la manga . . . . . . . .
ART. vi. Del sota -manga. 45
ART. VII. Del forro de faldon y s
ART. VII . De las vueltas y cuellos. . . . . .
CAP.ART.IV.1. Del : :. . ...
de la :levita
De latrazofaldilla.
47
id .
.
CAP. V.Modificaciones queha lugar al cuerpodeldelantero. 50
ART. 1. De lasmodificaciones chaqueta. .y espalda.
CAP. VI. Del modo de trazarunadeldelantero . . . .
.
5
. Art. 1. Del delantero de la chaquela. . . . . .
CAP. VII. Del uniforme en general. . . . . . . .
ART, I. Del cuerpo del uniforme. .
CAP.ART. II. Del
VIII. Del trazode
cuello. un. pantalon
. . . ajustadode
ART. 1. Del delantero . · · · · · ·
: la rodilla.
·
54
56
.

ART. 11. De la parte trasera. . . . · 59


CAP.ART.IX .1. Del trazo delpantalon depliegues ó i la inglesa . 60
De la parte trasera . . . . .
CAP, XI.
CAP. X . Del
Delpantalon
pantalon tirado. . . . ..
de la mameluca.
ART, 1. Del
ART.XII.11. Del
delantero . . . . . . .
parte trasera.
De lacalzon-corto
CAP. . . . . . . . . ..
ART. 1. Del delantero. .
CAP. XIII. Del trazo de chaleco .
. . . . . . . . .
ART. 1. Del delantero del chaleco de cuello vuelto. .
ART. 11. Del modo de formar la espalda. . . . .
CAP. XIV . Del chaleco de solapa. . . . . . . .
CAP. XV. Del trazo de una capa entera. . . . . .
ART. I . . . . . . . . . . . . . . . .. Id
74
ART. II. De la melia capa ó tres cuarlos escasos. . . 75
ART. I . De los tres cuartos completos . . . . . . id .
CAP. XVI. Del trazo de un capote en general. . . . .
ART. I . Del delantero .
ART. 11. De la cspalda. . . . . . . . .
ART. II. De la manga .
77
78
tiga

Figa: 9.9
NA n
" 9 :7
hur
ERRATAS.

Pág . Linea . Dige. Debe decir.

26 22 igual.. . . . . . . alguna
29 rectángulos. . . . . cuadriláteros
31 rectángulo . . . . . cuadrilátero
27 e. (L . 3.a fig . 1.a). C
4 son . . . . . . . . con
30 2 (L . 3.a fig . 2.a). 3 .
12 C (L . 5.a fig . 1.a ). d
13 d ( L . 5 .a fig . 1.a). e
21. si. . . . . . . . , así
22 halláran . . . . . . halláren
78 18-19 y sino. . . . . . sino
SUPLEMENTO

ARTE DE SASTRERÍA ,

MÉTODO PRÁCTICO
PARA APRENDER Á CORTAR CON FACILIDAD .

POR

Wajin Meers i Ramona.

BARCELONA :
IMPRENTA DE D . MANUEL SAURI, CALLE ANCHA ,
esquina á la del Regomí.
1844 .
A l publicar este suplemento no ha sido
otro miobjeto que el de facilitar impreso á mis
alumnos lo mas esencial i preciso que durante el
primer curso de lecciones espliqué , completando
de esta manera el arte práctico que en mil ocho
cientos treinta i seis dí á luz.
Para que no faltase orden nimétodo en nin
guna de sus parles he esplicado, del mejor modo
quemeha sido posible , las figuras que la lámi
na 8 .a contiene; dando por estemédio mas lati
tud á la obra mencionada. Ojalá que este traba
jo sea digno de la pública aceptacion !
SUPLEMENTO
AL

ARTE DE SASTRERÍA.
DEL SACO -PALETÒ .

Del trazo del delantero.


Supuesto el cuadrilátero perfectamente for
mado , pasaremos á delinear el trazo de un sa
co-paletó sobre el cuadrado de la sisa de casaca
ó levita (Lámina 3 .a , fig. 1 .a ), la cual figu
rará la union del delantero con la esqalda por
el costado. En seguida se formarán dos san
graduras ó pinzas dd., la primera algo mas
profunda i dilatada que la segunda , aumen
tando en direccion delantera e lo que las pin
zas se coman ; no perdiendo de vista el au
· mento tambien de las inglesas , puesto que el
delantero de un saco - paletó va deuna sola pie
za. Hecba esta operacion comenzaremos á con
figurar el trazo de esta manera . — Describire
mos una curva desde 1 al 2 , punto de union
dela inglesa ſigurada , i desde aquí seguiremos
hasta el 3 , que es la punta superior de la mis
ma, tirando otra sin pararse hasta el 4 , que
es elnacimiento de la cintura , prolongando es
(6 )
ta luego hasta el 5 que es la parte inferior de
lantera de la faldilla , continuando de aquihas
ta el 6 una curva no mui pronunciada , i ha
bremos concluido el trazo del delantero .
Idem de la espalda.
Para delinear la espalda de un saco-palelo
debe tenerse presente lo que se le ha quitado
al delantero en la parte ll ( Lám . 8 .a fig. 2 .a )
agregando a la bandolera ó falda de la espalda
la mitad del estremo inferior de la faldilla h .
En el talle f debe darse á la bandolera , por
regla jeneral , á fin de que quede proporcio
nada una tercera parte del ancho de la cintu
ra ; esto es , si tiene diez iseis pulgadas i mé
dia se le dará á la espalda en el talle cinco i
média pulgadas , que es lo que rigurosamente
le corresponde.
Para trazar la espalda de un saco -paletó sin
necesidad de comprobacion , se tomará un
punto de apoyo desde m á p deigual estension
al grandor del cuadrado de la sisa , tirando en
seguida desde p á o una línea de média pulga
da mas de amplitud de la que tenga el cuadra
do ; formando ángulo recto con la oblícua que
se tira para formar la espalda. Desde luego se
tirará otra de igual estension , paralela con la
primera , que divida el punto m p en dos par
tes iguales , que constituirán la parte inferior
(7)
del hombro en la espalda, Tiradas estasdos lí
neas comenzaremos el trazo de esta manera:
Daremos a la cabeza de la espalda la cuarta
parte del cuadrado. (véase la esplicacion de
la lám . 3 .a fig . 1. a ) . Partiremos después del
punto r , describiendo luego una curva basta s,
i continuandootra curya mas pronunciada has
ta o , tendremos configurado lo que correspon
de al hombro i parte de la sisa . Tiraremos otra
curva basta u , que indicará el punto del talle ,
iprolongándola basta v habremos concluido el
trazo por la parte del costado. Para configurar
la parte céntrica de la espalda, teniendo los pun
tos marcardos m 9 , no haremos otra cosa sino
describir una curva desde m ál, i de este úl
timo punto continuándola hasta g habremos
acabado el trazo de la espalda.
Respecto a las demás partes de esta vestimen
ťa omito hacer otras esplicaciones , ya por se
guirse en ellas los principios que espuse en mi
tratado ( Lám . 3 .a fig . 3.a ) , ya porque sobre
comprobacion i modificaciones de manga en
jeneral están mis alumnos estensamente im
puestos.
DEL SACO -GRIEGO .

Del trazo del delantero.


La medida del ancho del pecho del saco
griego es la de veinte pulgadas , i esplicado ya
(8)
el cuadrado de la sisa , pasaremos á delinearlo
sobre dicho cuadrado, siguiendo estas reglas: -
La perpendicular e f (Lám . 8.a fig. 3.a ) se
prolongará hasta el largo total de esta pieza , i
tirando una línea desde el centro de la sisa a
hasta el punto bb, tendremos por la parte pos
terior ó costado, su ancho i aplomo. Se tira
rá después otra línea por la parte delantera ,
desde cc hasta dd ; logrando de este modo tam
bien dar al delantero su correspondiente ancho
i aplomo en la parte inferior , siendo su esten
sion la mitad del ancho del pecho , que ri
gorosamente le corresponde. Estas proporcio
nes son inalterables en todos los cuerpos i ta
maños.

Idei de la espalda.
Suponiendo una persona bien configurada ,
el largo de la espalda es el mismo que el del
delantero , desde e á bb. Lo que le correspon
de al estremo inferior, desde g á h , es la mi
tad del ancho del pecho ; esto es, todo lo que
se apunta en el libro de medidas : al fondo de
la sisa desde i á j le corresponden lastres cuar
tas partes de dicho ancho ; dando a la parte
superior de la espalda k la cuarta parte del cua-
drado de la sisa i média pulgada mas; termi
nando para la configuracion del hombro en las
dos terceras partes del cuadrado hh . De aquí
(9)
seguiremos describiendo una curva hasta i , i
tendremos el encuentro de la sisa formado ; i
discurriendo desde g á h otra curva casi recta,
habremos concluido el trazo de la espalda.
DEL CHALECO .

Del trazo del delantero.


Formado el cuadro de la sisa se dividirá en
dos partes iguales , subdividiendo la segunda
parte en cuatro , en esta forma : 1 . , 2 . , 3 .a ,
4 .a , (Lam . 8 .a fig . 5 .a ). Sobre la cuarta par
te se describirá una perpendicular desde a á b
que es el largo del chaleco . Hecho esto , há
ganse dos partes iguales de cada una de lasre
jiones superior é inferior del cuadrado. Con
cluidas estas delineaciones , pasaremos á con
figurar el delantero, tirando una línea desde 1 á
2 , que es el punto de apoyo de la parte infe
rior del hombro ; tirando en seguida una cur
va mui pronunciada que se roce con la 3 .a
perpendicular hasta el 3 , i tendremos forma
da la sisa . De aquí hasta el 4 todo lo que exi
ja la moda. Partiendo después de este punto
hasta el 6 , que es lo que constituye la parte
superior de la solapa ; i de aquí hasta el 7, ti
rando otra línea que formará el ancho de la
misma. De aquí continuaremos describiendo
una curva hasta el 1 i tendremos formada la
( 10 )
escotadura ó caja del cuello , con la cual se
concluye el trazo .
Idem de la espalda
Para trazar la espalda de un chaleco es pre
ciso ante todo formar un cuadrilongo de igual
lonjitud al largo que este tuviere, i de ancho
una imédia pulgadas de lo que tenga el cua
drado de la sisa (Lám . 8 .a fig. 6.a ). Conclui
da la formacion del cuadrilongo i cuadrado ,
tiraremos una línea desdem á 1 . que es la 3 .2
parte del cuadrado , describiendo en seguida
una perpendicular sobre la 4 .a parte delmismo
desde ñ á o lo cual nos dará los puntos de apo
yo que son menester. Pasaremosdespués á con
figurar la espalda de esta manera : — Se tira
rá de 1 al 2 una curva que formará la cabeza
de la espalda, discurriendo hasta el 3 unadia
gonal que configurará el hombro . De aquí has
ta el 4 una curva mui pronunciada , i tendre
mos el centro de la sisa ; prosiguiendo hasta
el 5 con otra curva apenas pronunciada, i ba
bremos finalizado eltrazo de la espalda .
DEL PANTALON.
Formado ya el cuadrilongo ( Lám . 5 .a fig .
1.a , i lám . 8.a ſig . 7. a ). Se tomarán los pun
tos de apoyo en que deben dividirse las medi
das del pantalon de botin . Supuesta la medida
( 11 )
por la cual se vá á cortar la de47 pulgadas de
largo desde g á f (* ) ( Lám . 8.a fig . 7.a ), i
la de entrepiernas desde h hasta g la de 35
pulgadas , se dividirá en dos partes iguales este
último punto , tirando en el centro una línea ij
que indicará el lugar de la rodilla . Vamos á
las proporciones ó anchárias . '
Sentado que el ancho de cintura es el de 17
pulgadas, i el de debajo las caderas el de 21 .
daremos al delantero en la parte superior la
mitad imédia pulgada mas de lo que marca la
anchária de la cintura ; i á la cruz ó entrepier
nas ( al delantero ) las dos terceras partes de
las 21 , que serán 14 desde h á o , dando una
pulgada mas de ancho al trasero en esta mis
ma parte ó punta a todos los pantalones sin
escepcion alguna .
El pantalon que describimos tiene de botin
15 pulgadas desde n á ñ , i por lo mismo al
delantero en la parte inferior le corresponde la

**) Digo del delantero , porqué una larga espe


riéncia me ha enseñado que se deben tomar dos lar
gárias de arriba abajo , por tener muchas personas
mas estension en la parte trasera que en la delantera ,
pasando la una por encima del vientre , muslo i rodi
ila , hasta llegar sobre el pié ; i la otra por encima de
la nalga , pantorrilla hasta el nacimiento del talon . Pa
ra tomar eslas medidas con acierlo se tendrá un cin
turon que harán poner préviamente al parroquiano , á
fin de que las medidas partan de una misma elevacion .
( 12 )
tercera parte , que son 5 pulgadas. Adviértase
que en todos los pantalones de esta clase deben
seguirse las mismas proporciones. '
Lasmodificaciones que pueden hacerse sobre
unmismopantalon se verán con solo echar una
ojeada á la figura 7.a de la lámina 8 .a, puesto
que van delineadas sobre el mismo pantalon de
botin, el pantalon tirado ó de bomba, el redon
do de abajo i el calzon- corto . Repito , que con
solo echar una ojeada á la lámina indicada ,
cualquier persona podrá hacerse cargo de la fa
cilidad con que los vários pantalones pueden
trazarse,
Del aplomo.
Para que un pantalon caiga verdaderamente
aplomo (lám . 8.a fig. 7 ), deberá tocar la par.
te inferior del pantalon la línea que divide el
cuadrilongo en dos partes iguales de arriba
abajo (véase la misma lámina ). Con esta pre
caucion tendrán el aplomo , evitando de esta
manera las arrugas ( *) al sesgo que muchos
de los pantalones hacen sobre el pié .
(*) Las arrugas que hacen vários pantalones de
botin en la estremidad de la pierna se orijinan en ha
berse descuidado el aplomo del jénero ; pues no basta
que el pantalon tenga su aplomo en cuanto al corte ,
si no que tambien debe tenerle en cuanto al jénero ,
haciendo que venga á hilo. Ambos aplomos deben con
siderarse como condiciones absolutamente necesárias
para alcanzar un buen resultado.
( 13 )
Cuando al individuo que se le ha tomado la
medida tiene la parte trasera mas larga que la
delantera todo el esceso se repartirá en dos
partes, la mitad delmuslo para arriba i la otra
mitad del muslo para abajo .
En la cruz se dará al cuarto trasero un poco
mas de estension , embebiéndola en una cuarta
de distancia de la cruz ó entrepiernas hácia
abajo . Esta operacion es de todo punto necesá
ria para que el pantalon no tire en esta parte ni
• impida alparroquiano hacer cualquier actitud.
MODIFICACIONES DEL DELANTERO .

Para hacer el talle mas largo de una levita ,


no se hará otra operacion sino tomar un des
vío en la parte posterior inferior del delantero
basta d ( lámina 8 .a fig . 8 .a ) , sirviendo de
apoyo la horizontal ee, prolongando una curva
hasta . C., dejando siempre un sobrante para lo
que han de embeberse las pinzas b . La curva
que se tira de d á c no debe ser pronunciada.
Las demás modificaciones que se pueden ha
cer respecto a la moda son accidentales , i por
lo mismo las esplico, a medida que vayan apa.
reciendo en mis lecciones.
En cuanto a las modificaciones deimperfec
cion de cuerpo , están ya esplicadas en la obra
( pág. 50 , lám . 4 .a ).
( 14 )
DEL FALDON .

Para trazar un faldon de casaca , ora sea de


los que se usan en el dia ó de cualquier moda
que pueda inventarse , lo primero que hará el
alumno , será buscar el aplomo. Para en
contrar el aplomo tiraremos una horizontal á
la elevacion del largo que tuviere el faldon des
de b á c ( lám . 8 .a, fig . 9 .a ) , que será el an
cho de la cintura . Á dos pulgadas mas arriba
se tirará otra horizontal, paralela con la pri
mera , i formando las dos paralelas un cuadri
longo se tirará una diagonal que lo divida en
dos partes iguales : formados estos puntos , i
considerando la doblez del paño una perpen
dicular sobre la base del faldon , describire
mos una curva apenas pronunciada de média
pulgada de entrada en la parte superior de éste
desde 6 ád , que figurará el pliegue del faldon.
Hechas estas demostraciones configuraremos el
faldon de esta manera :
. Tiraremos una curva algo pronunciada des
de 1 á 2 , buscando el aplomo en el punto dd :
de aquí saldremos describiendo otrà curva se
gun lo requiera la moda , prolongándola hasta
el 3 . Tiraremos otra en seguida hasta el 4 , pero
mui poco pronunciada , i habremosde este mo
do concluido el trazo del faldon .
FIN .
‫کر‬
‫ا‬ ‫ا‬ ‫" = =‬ ‫‪. .‬‬
‫‪-.:۰‬ء‪۱‬‬
‫= = = =‬
‫=‬ ‫= =‬
‫الت‬
‫ع ‪. . . . . . . . . . . . . . .. . .‬‬

‫‪:‬‬
Princeton University Library

32101 049926544

También podría gustarte