Está en la página 1de 8

BLUE BOOK – A NATIONAL STRATEGY FOR THE SEA

AND OCEANS
1. UNA POLÍTICA MARÍTIMA PARA FRANCIA

a) Temario para una política marítima

El 80% de los paises del mundo son “vecinos por intermedio del mar”. La
continuidad física de los océanos y mares, los avances tecnológicos en la navegación y la
libertad de movimientos en el mar, significan que todos los países que tienen margen
costera son “vecinos por intermedio del mar” de casi el 80% de los países del mundo.
Esta calidad de “vecindario” fomenta directamente tanto el comercio legal como el
tráfico ilegal. Afortunadamente, esto también significa que el 80% de los países del
mundo pueden, ante una emergencia recibir ayuda “pesada” por parte de la comunidad
internacional.

El 70% del comercio mundial viaja por mar. La globalización vive del comercio
internacional, y tres cuartos de ese comercio viaja por mar.

El mar como fuente de abundancia. El sector pesquero provee un medio de vida a


más de 200 millones de personas en todo el mundo. Y sin embargo, el sector pesquero
es solo una parte de lo que la biodiversidad marina puede ofrecerle a la humanidad. La
explotación del mar como una fuente de energía totalmente renovable está recién
comenzando, pero el conocimiento actual sugiere la existencia de un inmenso potencial.

El mar como un activo geopolítico creciente. Para las democracias, el mar es un


area que provee una movilidad y una profundidad estratégica que no existe en tierra,
donde cada pulgada cuadrada se encuentra bajo una soberanía nacional establecida.
Porque el poderío marítimo puede ser usado para influenciar a un país con muy poca o
sin acción en tierra, ayuda a resolver crisis con un mínimo de violencia. Donde la
intervención terrestre, ya sea militar o humanitaria es inevitable, sólo el uso del mar
puede proveer apoyo logístico de envergadura. Además, para Francia y para los otros
miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, los océanos,
por sus características físicas, son un santuario para las capacidades de disuasión
nuclear, descriptas en el Documento Blanco de la Defensa y Seguridad Nacional (Junio
2008), como la base de la defensa estratégica nacional.

Libertad de los mares, un dogma de doble filo cada vez más restringido. La
seguridad1 de circulación en el mar, que por más de cien años ha sido dada por sentado
en tiempos de paz, está una vez más bajo amenaza. El resurgimiento de la piratería en
Somalia, en el Golfo de Guinea y en los estrechos del Sureste de Asia son evidencia de
ello. Este amenaza podría alcanzar proporciones alarmantes si fuera apoyada por
Estados con importantes recursos. La seguridad de la circulación en el mar no se
consigue mediante decretos sino mediante la acción.

Tiempo de despertar y elegir: determinadas protecciones para el ambiente


marino. En un momento en el que los limites de los mares y océanos para absorber y
reciclar el resultado de la actividad humana han comenzado a ser alcanzados, el
ecosistema marino es visto por todos como un elemento vital para la humanidad.

1
Expertos usualmente distinguen entre la seguridad ante amenazas o agresiones humanas y
seguridad (o salvaguarda) ante el riesgo de accidentes en el mar.
Vale la pena fortalecer una capacidad de acción en el mar reconocida y
respetada. Francia es uno de los principales participantes en las coaliciones
internacionales para el mantenimiento de la seguridad de las vías marítimas. El amplio
rango de aptitudes de la Armada Francesa mantiene su nivel y presencia a través de
todos los mares del mundo. Operaciones de contra-piratería en recientes años ha
revelado nuestra capacidad para llevar a cabo acciones militares complejas requiriendo
estrecha coordinación interministerial, un comando único, despliegue de recursos de los
tres servicios armados, gendarmería y otras administraciones, seguido por
procedimientos legales. Esta habilidad para sostener determinadas decisiones políticas
ha sido ampliamente aclamada.

En los 70, Francia creó un sistema específico para administrar las vastas áreas marítimas
bajo su jurisdicción: acciones gubernamentales en el mar (AEM por sus siglas en francés)
para las fuerzas del orden y trabajo de vigilancia. Este sistema coordinado a nivel
interministerial, está basado en la función del delegado del gobierno para acciones en el
mar: el prefecto marítimo para Francia metropolitana y el prefecto regional o alto
comisionado para los territorios de ultramar. En el 2004, el prefecto marítimo fue
investido con la autoridad administrativa para implementar políticas públicas en el mar,
usualmente en estrecha enlace con los prefectos de tierra.

En el área de la soberanía en las operaciones en el mar, este sistema francés, adaptado


a las circunstancias de los últimos 30 años, necesita cambiar para poder afrontar los
desafíos futuros, tal como el incremento de las obligaciones y compromisos de Francia,
restricción de recursos y el requerimiento de alinearse con la política marítima Europea.

b) Hacia una política marítima integrada

La política marítima de Francia, preparada por el Ministro del Mar, debe ser una política
integral diseñada para un desarrollo sostenible. Necesariamente debe abordar de
manera coherente tanto al mar como a la costa.

2. Cuatro prioridades para una política marítima

a) Invertir en el futuro

Comprender para gestionar. Con nuestros investigadores, institutos, laboratorios y


buques de investigación el estudio marino ya es un campo de excelencia para la
Investigación de Francia. Formará el corazón de una madura política oceanográfica.

Proteger de forma efectiva el ambiente marino. Esta protección sólo puede ser
lograda por la consideración sistemática del ambiente marino en cada decisión o
proyecto, marítimo o terrestre, que pueda afectar a ese ambiente. La “evaluación
ambiental” es un instrumento crucial en la consecución este objetivo; estudios de
factibilidad para una evaluación de implementación se hará en cada plan, programa,
proyecto o actividad. El desarrollo de un acercamiento estratégico e integrado a la
actividad humana y su impacto en el ambiente marítimo, es una prioridad. En las
actividades marítimas se aplicará el principio de responsabilidad ambiental y
consecuentemente, en términos de reparación de serios daños al ambiente. El uso de
impuestos ambientales alentará el uso de prácticas amigables con el medio ambiente
y reduce los impactos negativos al ambiente marino.

Educación y entrenamiento en empleos relacionados con el mar. La Escuela


Nacional Superior Marítima formará estudiantes para que se gradúen en Ingenierías
relacionadas con el mar. Esto reemplazará las cuatro escuelas de la marina mercante. El
correspondiente establecimiento de enseñanza superior se convertirá en miembro de
una red estructurada con enlace directo con universidades y establecimientos de
investigación, particularmente aquellos ubicadas en la región del litoral. Esta nueva red
de trabajo alcanzará la sinergia operacional esencial para la viabilidad del sistema.
Además, la currícula de los cursos impartidos en todos los sectores y niveles
necesariamente incluirá o, más profundamente, abarcará el desarrollo sostenible y la
protección del ambiente marino y costero. El alcance del curso se extenderá a las nuevas
oportunidades laborales que se deriven del transporte marino, pesquerías, turismo,
navegación de placer, y en forma creciente a todo aquello relacionado con la protección
del medio ambiente y el manejo sustentable las costas.

b) Desarrollo de una economía del mar sostenible.

Importancia geopolítica del uso sostenible de los recursos naturales. La futura


explotación de los bio-recursos marinos involucrará programas de investigación seis
sectores: salud (nuevas drogas y terapias, biomedicina, medicina regenerativa);
agroalimentos (incluyendo acuacultura y nutracéuticos); medio ambiente
(conservación del medio ambiente, bio-remediación, etc); industria (bioproductos y
bioprocesos); bioenergía, particularmente biocombustibles; y cosmética (por su
continua búsqueda de nuevos productos naturales). Los polos de competitividad de
Francia son el obvio marco para el establecimiento de asociaciones entre institutos de
investigación y las industrias esenciales para este desarrollo. Y dada la dificultad de las
condiciones que implican el crecimiento por medio de la fotosíntesis (inmersión,
gradiente, etc) este sector sólo puede desarrollarse apropiadamente si se lo incluye
dentro de un planeamiento estratégico para las actividades marinas.

Pesquerías y acuicultura sostenible. El pescado es fuente de proteína animal de


alta calidad para los seres humanos y son parte de la dieta de medio billón de
consumidores en Europa. Debemos preservar este recurso para las futuras generaciones.
El establecimiento de una política Europea común debe asegurar la conservación de esta
herencia común. Pesquerías sustentables deben ser identificadas con nuevas eco-
etiquetas. Los pescadores deberían poder vivir decentemente de la explotación del
recurso, permitiendo que las comunidades pesqueras se sustenten todo a lo largo de
línea costera francesa. Una vez que la población de peces esté equilibrada, puede ser
extraída por pescadores responsables, consientes de lo que se necesita para una
explotación del recurso sostenible, lo que debe estar basado en un enfoque ecosistema.
Cooperación entre los científicos y los profesionales debe ser el pilar de este manejo
sostenible. Esto, además, hará posible especificar la huella ecológica2 de la pesca y la
acuicultura, el desarrollo y la aplicación estudios sobre innovadoras técnicas pesqueras
selectivas y que respetan el ambiente, usando criterios tanto de calidad como de
cantidad en producción y pesca responsable, determinando el rol de los sistemas de
regulación para el acceso de las industrias pesqueras, y análisis del contexto económico
en el cual trabajan las industrias pesqueras y de acuicultura. Francia defenderá una
ambiciosa reforma en la Política Común Pesquera en orden alcanzar objetivos
sustentables en términos ecológicos, económicos y sociales y que promuevan la pesca
responsable y de alta calidad. Asimismo, Francia ratificará la convención de Hong Kong
tan pronto como sea posible (objetivo para el 2010).

2
La huella ecológica es un indicador agregado definido como «el área de territorio
ecológicamente productivo (cultivos, pastos, bosques o ecosistemas acuáticos) necesaria para
producir los recursos utilizados y para asimilar los residuos producidos por una población dada
con un modo de vida específico de forma indefinida». Su objetivo fundamental consiste en evaluar
el impacto sobre el planeta de un determinado modo o forma de vida y, consecuentemente, su
grado de sensibilidad.
Lograr un cambio en el transporte por mar. El mundo del siglo XXI necesariamente
va a ser marítimo. Este desarrollo es parte de la economía globalizada, en el cual el
transporte por mar es la base del comercio internacional y sus estándares son definidos
y reforzados a nivel mundial. Pero estos cambios traen aparejados gran inseguridad y
amenazas. El transporte de bienes tienen lugar en un ambiente poco estable, sujeto a
toda clase de amenazas (terrorismo, piratería, y tal vez en el futuro, conflictos por las
rutas que se han convertido en arterias vitales para los países abiertos al mundo). El
futuro transporte por mar necesitará integrar la necesidad de un cambio ambiental en el
comportamiento, que se referirán tanto al impacto ambiental del transporte como a los
riesgos ambientales relacionados con el transporte. Prioridades en estos temas son:
asegurar las líneas de abastecimiento para Francia y Europa; la creación de
puestos de trabajo a largo plazo y hacer que las partes interesadas sean más
responsables.

La política marítima de Francia en lo que respecta al transporte por mar, se desplegará


en cuatro ejes:

- Fortalecimiento de la Bandera Nacional


- Acelerar el cambio en el transporte hacia un comportamiento medioambiental
- Desarrollar trabajo sustentable con estándares de alta calidad
- Presionar por normativa internacional de mayor alcance

Posesión de puertos de importancia internacional. El gobierno ha comenzado una


ambiciosa política portuaria basada en servicios portuarios de alta calidad y en un
aumento del transporte a granel por ferrocarril, por vía fluvial y navegación costera. Los
puertos son claves en el desarrollo económico no sólo para la zona en la que está
ubicado sino como nodo entre tierra y mar, herramienta al servicio del comercio exterior
y la industria. Es por esta razón que el gobierno ha comenzado una importante reforma
portuaria para restablecer la competitividad de los puertos de Francia. Esta reforma,
particularmente en la manipulación de carga, debe producir sus primeros resultados en
2013.

Estrategias para navegación de placer y recreación marina. Las actividades


relacionadas a la navegación de placer contribuyen directamente con las economías de
las regiones costeras, más allá de los puertos y el mar. Sin embargo, sólo pueden
desarrollarse con un estricto respecto por el medio ambiente, particularmente con
respecto a los sitios de amarre en los puertos. Existen innovadoras soluciones que
cumplen con los principios de desarrollo sostenible y que deben ser adoptados en donde
sea posible. A tal fin, el gobierno central y las autoridades locales definirán una
estrategia nacional para la navegación de placer y la recreación marina.

c) Promover la dimensión marítima de los territorios de ultramar

Las zonas marítimas de los territorios de ultramar le permiten a Francia tener acceso a
mar abierto y al uso futuro de sus recursos biológicos, energéticos y minerales. Posee
excepcionales áreas en cuatro de los océanos para la observación e investigación
climática, terrestre, medioambiental, de recursos, biodiversidad y zonas tropicales.

d) Afirmar el lugar de Francia en la escena internacional.

-Por medio de un rol activo en el gobierno internacional. Dos objetivos principales


guiarán nuestra actuación: Protección global de los océanos y sus recursos, como
bien común de la humanidad y la Preservación de los intereses de Francia y
Europa. Este compromiso tomará forma mediante la aplicación ejemplar de nuestros
derechos y responsabilidades en las zonas bajo nuestra jurisdicción. Las acciones
diplomáticas de Francia apuntan a promover el accionar de la Convención de las
Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar entre aquellos países que no la han ratificado
y añadir a la Convención previsiones legales para tener en cuenta amenazas y riesgos 3.
El alta mar es libre para todos, pero esta libertad no debe derivar en caos; el marco legal
debe extenderse para hacer posible la prohibición de actividades que sean criminales o
que dañen el ambiente, y al mismo tiempo preserven la libertad de navegación
básica. Aquellos países que poseen capacidad marítima deben ser capaces de intervenir
en mar abierto en nombre de la comunidad internacional.

-Siendo una fuerza conductora en la construcción de una política marítima


integrada para la Unión Europea. La continuidad seguridad-defensa evidenciada por
el Libro Blanco de la defensa y la seguridad nacional es particularmente evidente en el
mundo marítimo. La Unión Europea es el marco natural para el desarrollo de una política
de seguridad marítima integrada. La puesta en vigor del Tratado de Lisboa hará posible
extender el uso de los recursos militares4 de la Unión Europea en su territorio y en las
aguas que lo rodean.

-Por medio del pleno ejercicio de nuestras responsabilidades. Es importante


continuar el fortalecimiento de nuestro arsenal legal basándonos en los logros
alcanzados, como por ejemplo, mediante la transposición en la legislación francesa de
las posibilidades que ofrece la Convención de Viena5 en el campo de la lucha contra el
tráfico ilegal de drogas (nominar delegados para acciones gubernamentales en el mar
con competencia en todos los mares y océanos, etc). En este sentido, se pueden
implementar soluciones apropiadas a los problemas jurídicos planteados por las acciones
de la contra-piratería o derivados de la detención de malhechores en el mar. La
efectividad de la aplicación de las leyes contra los delitos de pesca de altura y contra la
pesca ilegal será reforzada mediante procedimientos más sistemáticos, simples y
rápidos. La misión es asegurar que todos los usuarios cumplan con las regulaciones
internacionales, europeas y francesas en aquellas zonas marítimas bajo la jurisdicción de
Francia. La creación de areas marítimas protegidas y la prohibición de actividades
dañinas sólo tienen sentido si hay una adecuada vigilancia para detectar una porción
significativa de los delitos, autoridades de protección, intervención (o informar) con el fin
de detener la comisión del delito, procedimientos legales seguidos de sanciones
disuasorias y, si es necesario, reparación de los daños. Esto es principalmente una
responsabilidad nacional, aún cuando es usualmente llevada a cabo en estrecha
cooperación con otros países.

-Fortaleciendo nuestras capacidades en defensa y seguridad. Contribución a la


seguridad oceánica global fuera de las zonas bajo la jurisdicción nacional. Una fuerte
presencia de los estados en el mar es más necesaria que nunca. Francia contribuirá,
dentro de los grupos apropiados, a la protección de las rutas marítimas de
suministros de Europa y de sus territorios de ultramar contra cualquier amenaza que
surja, tal como viene haciendo contra la piratería en el Golfo de Aden. La Operación
Atalanta de contra-piratería ha añadido una dimensión naval a la Política de Defensa y

3
Particularmente aquellos riesgos que, durante las negociaciones, no fueron tomados en cuenta
de forma tan profunda como lo son hoy, como por ejemplo el calentamiento global y sus
consecuencias y el impacto de las actividades humanas en la biodiversidad.
4
Lo que ya ha ocurrido con la creación de la Agencia FRONTEX. (Del francés Frontières
extérieures - Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación Operativa en las Fronteras
Exteriores)
5
Artículo 17 de la convención de las Naciones Unidas contra el tráfico ilícito de Drogas Narcóticas
y Sustancias Psicotrópicas del 20 de diciembre de 1988.
Seguridad Europea. Esto es parte del enfoque general europeo a la temática de la
seguridad en el mar. La Operación Atalanta va más allá de los estrechos límites de la
gestión de crisis e involucra la protección de los ciudadanos de los Estados Miembros y
sus intereses económicos. Donde sea necesario salvar las vidas de sus ciudadanos y
defender sus principales intereses, y dado que en una emergencia la velocidad es
esencial, Francia debe contar con los recursos para hacerlo sólo. Francia tomará parte, e
irá tan lejos como sea necesario, en la ejecución de acciones coercitivas en el mar para
obligar a los estados a cumplir con las decisiones de la comunidad internacional o a
respetar los acuerdos en materia de defensa. Este compromiso concierne primariamente
a la defensa de la nación y de sus intereses vitales. Francia tendrá un rol activo, solo o
conjuntamente con los organismos internacionales, en el combate del tráfico ilícito y las
actividades que puedan dañar un bien común como es el océano.

3. Gobierno Renovado.

a) Gobernabilidad6 extendida para una planificación estratégica.

Las decisiones en su definición y la implementación de políticas para el mar y la costa


tanto sean estratégicas (objetivos y pautas) u operacionales (implementación de
procedimientos, planes de acción, etc.) pertenecen a la órbita de las autoridades
públicas: parlamento, gobierno central y local. En el caso de política integrada, estas
decisiones necesariamente involucran a un gran número de participantes y todos ellos
deben estar asociados con la definición e implementación de las políticas y tomar
parte en su evaluación.

Sólo una participación de esta naturaleza puede garantizar que todos los aspectos sean
considerados. Cada participante será consiente de una amplia gama de cuestiones. La
cooperación entre los participantes es importante para la gobernabilidad marítima y
costera, y necesita ser organizada tanto a nivel estratégico como de toma de decisiones,
tanto en la faz nacional como internacional.

Gobernabilidad a nivel nacional. Las autoridades locales tienen el deber de:


-Organizar mesas de diálogo, lo que le brinda a los participantes la oportunidad de
presentar y comparar intereses.
-Invitar a reuniones formales para que los participantes institucionales puedan
expresar sus opiniones sobre las propuestas.
-tomar las decisiones
-supervisar la evaluación

Una política marítima integrada debe expresarse tanto en las políticas sectoriales,
transversales y territoriales. Esto implica cooperación entre el gobierno central y local, y
entre las variadas autoridades locales. Esta es la misión del gobierno central, en su
gobernanza interna, asegurar que exista una coherencia entre las acciones de todas las
autoridades que representa y de todos los departamentos y establecimientos públicos.

El órgano consultivo nacional es el “Concejo Nacional del Archipiélago de Francia”, que


servirá de modelo de gobernabilidad para el nivel local. Basado en el Consejo Nacional
para la Costa, estará implicado en la definición y evaluación de los componentes de una
política marítima. Sus miembros representarán a las partes interesadas en la gobernanza

6
Gobernabilidad o Gobernanza: Arte o manera de gobernar que se propone como objetivo el logro
de un desarrollo económico, social e institucional duradero, promoviendo un sano equilibrio entre
el Estado, la sociedad civil y el mercado de la economía.
marítima y costera. Su labor estará coordinada con la de otros organismos nacionales 7 y
europeos. La cooperación entre el gobierno central y el local es esencial dado que
comparten la responsabilidad de la aplicación de las políticas marítimas y terrestres.
Para que exista coherencia entre las acciones gubernamentales es necesario que sean
implementadas sistemáticamente bajo la administración conjunta de los
representantes locales a cargo de los asuntos terrestres y marítimos (prefectos, y
prefectos marítimos). El diálogo entre las autoridades locales, ítem esencial para que
exista coherencia en las acciones públicas, será garantizado en conjuntamente por los
mismos prefectos.

Planeamiento estratégico. En términos de política pública marítima y costera, la


gobernabilidad requiere definir estrategias integradas y sectoriales. El planeamiento
estratégico integrado es definido por las autoridades públicas luego de una consulta con
todos los socios y es un “contrato” entre los interesados involucrados en la política
integrada. La planificación estratégica integrada está estipulada en el Artículo 35 del
proyecto General de Planificación Medioambiental (Grenelle de l’environnement
planning). En conformidad con las pautas establecidas por la Unión Europea8 establece:
-Objetivos económicos, sociales y medioambientales, con indicadores y calendarios.
-Pautas generales y específicas para alcanzar dichos objetivos
-Las responsabilidades de las partes interesadas para cada objetivo
-La conexión entre las estrategias sectoriales, transversales y territoriales.
-Procedimientos para la coordinación con otras estrategias de nivel equivalente (las
cuencas adyacentes al océano, etc.).
-Recursos legales, financieros y operacionales, agencias, estructuras, programas,
unidades de monitoreo, redes, etc.
-Regulaciones (distribución de los recursos, tiempo y espacio, controversias en
procedimientos).
-Evaluación y revisión de los procedimientos aceptados por las partes interesadas.

b) Instrumentos comunes para una política efectiva.

La supervisión de políticas nacionales requiere de instrumentos de financiación


comunes, evaluación y vigilancia. Estos instrumentos deben estar al alcance de todas
las partes interesadas. Dado lo extenso de la zona marítima que se encuentra bajo la
jurisdicción de Francia y la complejidad e importancia del tema, la implementación de
una política nacional marítima necesitará el desarrollo de importantes programas que
deberán ser llevados a cabo con limitados recursos. La administración marítima y
costera y la protección del medio ambiente marino podrían ser los primeros en
beneficiarse de la explotación de los recursos marinos y del uso exclusivo del espacio
marino. Las licencias onerosas por la explotación y el uso permanente de los espacios
públicos marinos y costeros deberían ser reevaluados para poder apreciar el real valor
de estos recursos y de los beneficios del uso del mar.

La Vigilancia marítima, es crucial para la toma de decisiones, ya sean estas de


naturaleza estratégica o administrativa. La Vigilancia del Medio Ambiente brinda
parámetros a largo plazo y permite detectar cualquier cambio contribuyendo con los
sistemas de alerta temprana (detección de tsunamis, mareas altas, alertas médicos,
etc.). Tiene relación con la biodiversidad y con los parámetros físicos, químicos y
biológicos de los océanos. La Vigilancia de las Actividades respalda la aplicación y

7
Particularmente el Consejo Económico, Social y Medioambiental.
8
Guía de Ruta para el Planeamiento Espacial Marítimo: Alcanzando Principios Comunes en la
Unión Europea.
fortalecimiento de las regulaciones, colectando la información necesaria para proteger a
las personas y sus bienes, y ayudando en el combate contra las actividades ilegales.

Ya sea relacionada con las Actividades o el Medio Ambiente, la vigilancia es compleja y


costosa, deben conformarse grandes consorcios para reunir recursos tanto de actores
nacionales como de la comunidad internacional (departamentos del gobierno central,
establecimientos públicos, autoridades locales, cuerpos profesionales, etc.).

Diversidad y complementación entre actores. Un gran número de actores actúan


en el mar como parte de sus responsabilidades específicas: Marina Francesa, Asuntos
Marítimos, aduanas, fuerzas del orden y sistemas de emergencias, sólo por nombrar
algunos. Esto es una ventaja dada la experiencia que han cosechado en sus propios
campos y la diversidad de su particular misión. Asimismo, la cooperación y el
intercambio basado en intereses comunes de cada uno de ellos con sus pares de otros
países son una fuente invaluable de acción efectiva. Además, la asociación nacional de
rescate en el mar, numerosos establecimientos públicos, el servicio de hidrografía naval
y oceanográfico, el cuerpo de investigación Ifremer, la agencia de Áreas Protegidas
Marinas, etc. realizan misiones de servicio público en el mar y en la práctica contribuyen
con tareas de intereses común, lo que va más allá de su propósito oficial.

Los tribunales costeros especializados de la metrópolis de Francia en Le Havre, Brest y


Marsella, actualmente tienen competencia en el campo de contaminación marina
intencional en las aguas territoriales de Francia, en la Zona Económica Exclusiva y en la
Zona de Protección Ecológica, extenderá su competencia para juzgar infracciones a la
legislación marítima estipulada en el Código Disciplinario y Penal de la Marina Mercante
(CDPMM9). Los juzgados de Bordeaux y Ajaccio tendrán asimismo competencia marítima.
Finalmente, la creación de estos cinco centros de “Ley del mar” congregarán los
procedimientos para todos los delitos marítimos, situaciones en el mar que puedan
considerarse como tales y, en tres de los centros, contaminaicon marítima deliberada.

Con la creación de la Función de Guardacostas, Francia responde a la preocupación


de Europa en cuanto al establecimiento de una política marítima integrada. La función de
guardacostas comprende los recursos que el gobierno posee para actuar el mar. La
creación de la función de guardacostas optimiza todo el sistema de actuación
gubernamental en el par mientras preserva las ventajas de la presente estructura. En
una crisis, es el componente designado para administrar el enfoque y las rutas
marítimas. A tal fin, usará la red nacional de centros de operaciones y de manejo de
crisis. La Secretaría General del Mar creará un Master Plan para establecer los planes
de acción.

9
Code Disciplinaire et Pénal de la Marine Marchande.