Está en la página 1de 278

PROPUESTA ELEGIDA POR LA AUTORA

Antología: crónicas de una vida


Antología: crónicas de una vida
María Josefina Cámara Bolio

La presente Antología es la odisea de una mujer que en su periplo


vital reflexiona acerca del mundo que la rodea. Un mundo externo
que intimiza con la inagotable cascada de recuerdos que acuden a
ella en tropel.

María Josefina Cámara Bolio describe en este libro los cíclopes


y las sirenas de un mundo convulso, en plena transformación. Y de
otro mundo, más nostálgico y bohemio, al que acude en busca de
su música, de sus pequeñas historias y a los que se abraza como

Antología: crónicas de una vida


un navegante a su brújula. Así es como por estas luminosas pági-
nas transitan grandes hombres y mujeres cuyas vidas han hecho del
mundo un lugar más “navegable”.

María Josefina Cámara Bolio

En el marco del

ForroCamaraBolio.indd 2 23/02/16 17:12


TEMAS SELECTOS

Josefina Camara Bolio_.indb 3 02/03/16 10:23


DIRECTORIO

Arely Gómez González


Procuradora General de la República
y Presidenta de la H. Junta de Gobierno del Inacipe

José Alberto Rodríguez Calderón


Subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales de la pgr
y Secretario Técnico de la H. Junta de Gobierno del Inacipe

Rafael Estrada Michel


Director General
del Instituto Nacional de Ciencias Penales

Elisa Speckman Guerra


Secretaria General Académica

Jorge Martínez Iglesias


Secretario General de Extensión

Alfonso Jesús Mostalac Cecilia


Director de Publicaciones

Josefina Camara Bolio_.indb 4 02/03/16 10:23


MARÍA JOSEFINA CÁMARA BOLIO

Antología
crónicas de una vida

Josefina Camara Bolio_.indb 5 02/03/16 10:23


Antología: crónicas de una vida
© 2015, María Josefina Cámara Bolio
© Instituto Nacional de Ciencias Penales

Instituto Nacional de Ciencias Penales,


Magisterio Nacional núm. 113, Col. Tlalpan,
Del. Tlalpan, C.P. 14000, México, D.F.

Primera edición electrónica, febrero de 2016

ISBN: 978-607-8447-19-0

Se prohíbe la reproducción par­cial o total, sin importar el medio, de cualquier capítulo o in­formación de esta
obra, sin previa y expresa autorización del Instituto Nacional de Ciencias Penales, titular de todos los derechos.

Esta obra es producto del esfuerzo de investigadores, profesores y especialistas en la materia, cuyos textos están
dirigidos a estudiantes, expertos y público en general. Considere que fotocopiarla es una falta de respeto a los
participantes en la misma y una violación a sus derechos.
Las opiniones expresadas en esta obra son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan la
postura del Instituto Nacional de Ciencias Penales.

www.inacipe.gob.mx
publicaciones@inacipe.gob.mx

Hecho en México • Made in Mexico

Conozca nuestra oferta educativa

Posgrado Capacitación Publicaciones

Josefina Camara Bolio_.indb 6 02/03/16 10:23


A la memoria de mis padres, Fausto Cámara Zavala y María Luisa
Bolio Gutiérrez: dadores de vida y de cultura, poseedores del Arte y de
la Historia. ¡No tengo miedo al invierno con su recuerdo lleno de sol!

A mi hija, Ana Luisa Alvarado Cámara, prolongación de mi estirpe


y de mis sueños, forjadora de otra historia intemporal: para que, cuando
me marche, sienta que no le falto.

Josefina Camara Bolio_.indb 7 02/03/16 10:23


Bugambilia que pareces
de rojo cruel pincelada,
llena con tu luz mi vida
y arrébolame la entraña
porque tú eres poesía,
porque yo soy toda alma
y en mi vida quiero flores
y tú… ¡mi sangre en tus ramas!

Josefina Camara Bolio_.indb 9 02/03/16 10:23


CONTENIDO

Prólogo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . XVII

I Las cárceles en Méjico y su evolución. . . . . . . . . . 1

II Elegía a la muerte de mi padre . . . . . . . . . . . . . . . 27

Trayectoria y arte literario


III de Ágatha Christie. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29

Breve análisis grafológico de la firma


IV del subcomandante Marcos. . . . . . . . . . . . . . . . . . 37

V Carta a mi hija. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45

VI Pasado y presente de la Criminología. . . . . . . . . . 49

La reforma del Estado. Propuesta


VII para una investigación iusfilosófica . . . . . . . . . . . 63

XI

Josefina Camara Bolio_.indb 11 02/03/16 10:23


XII ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

1. Antecedentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
2. Reseña bibliográfica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
3. Justificación del tema. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
4. Planteamiento del problema . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
5. Pregunta inicial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
6. Hipótesis principal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
7. Hipótesis alternas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
8. Objetivo general . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
9. Objetivos específicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
10. Tipo de investigación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
11. Estrategia metodológica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
12. Índice o capitulado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
13. Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76

VIII Te amo, México. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79

IX Festival del Bambuco . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81

Documento sobre la Ley de Retención


X de Seguridad. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85

Los derechos humanos desde el 68.


XI Individualismo y personalismo . . . . . . . . . . . . . . . 110

A mayor abundamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111


Hacia el sendero crítico de un conflicto . . . . . . . . . . . . . . 113
El antihumanismo del principio. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115
El pensamiento del grupo contra
el pensamiento del individuo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117
Sobrevivencia, analogías y contradicciones . . . . . . . . . . 118
La caricatura individualista convertida en “verdad” . . . . 120
Consecuencia de un desarreglo relativista que llega
hasta el absurdo, a nombre de los DH

Josefina Camara Bolio_.indb 12 02/03/16 10:23


CONTENIDO XIII

contra los mismos DH . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121


De un formalismo de neutralización de los
contrarios a la dialéctica de lo justo y de lo injusto. . . . . 124
Dos personalismos en curso para salir del
callejón individualista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 126
El personalismo idealizante, heredado del
pensamiento original del fundamento.
Salvar al hombre de los particularismos individuales
y colectivos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127
El personalismo existencializante, albergue de nuevas
preocupaciones. Proteger la relación
de persona a persona . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 129
Tres dimensiones sucesivas del hombre bajo la
égida de los DH . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131

Ocho axiomas de la delincuencia


XII femenina en México. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135

XIII Cuando un amigo se va . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147

XIV Recuerdo de Evita Perón. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151

XV Reflexiones en torno al Bolero de Ravel. . . . . . . . 153

Federico Bellomi, pintor y escultor,


XVI no está de más. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 155

XVII Una Habanera. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161

Josefina Camara Bolio_.indb 13 02/03/16 10:23


XIV ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

Hugo Chávez: donde la historia dará


XVIII paso a la leyenda. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163

XIX Es urgente meditar. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167

XX Más sobre Venezuela . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 171

XXI Venezuela y sus vecinos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 175

XXII Breve anotación. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 181

XXIII Un simple apuntamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 183

XXIV Tres conflictos un solo camino. . . . . . . . . . . . . . . . 187

XXV Me hubiera gustado. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193

XXVI Nota de duelo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197

Josefina Camara Bolio_.indb 14 02/03/16 10:23


CONTENIDO XV

XXVII El despertar. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 201

XXVIII Cancionero de vida. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 203

XIX México: ayer, hoy y siempre. . . . . . . . . . . . . . . . . . 215

XXX Canto a America Latina. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 225

Carta a un romantico inmarcesible


XXXI Ernesto Elorduy. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 227

Dudar o paranoizar: desde la duda…


XXXII hasta el suspenso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 231

XXXIII Desde la grandeza hasta el ocaso. . . . . . . . . . . . . 239

Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 239
Marco teórico geopolítico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 240
Francisco José y Sissi. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 244
Análisis de personalidad de Sissi . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 248
Fin del imperio Austro-Húngaro y del reinado
de los Habsburgo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 251
Algunas palabras sobre el último Emperador
de Austria-Hungría y el fin del Imperio Habsburgo. . . . . 253
Maximiliano y Carlota: Vidas paralelas . . . . . . . . . . . . . . 254
Napoleón III y Eugenia de Montijo . . . . . . . . . . . . . . . . . 256

Josefina Camara Bolio_.indb 15 02/03/16 10:23


XVI ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

Algunas notas sobre Historia de México . . . . . . . . . . . . . 258


Perfil de personalidad de Maximiliano . . . . . . . . . . . . . . 264
Justo Armas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 266
Análisis de personalidad de Carlota . . . . . . . . . . . . . . . . 270
Conclusiones. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 273
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 274

Josefina Camara Bolio_.indb 16 02/03/16 10:23


Prólogo

Ágil es la pluma de Josefina Cámara Bolio, que nos envuelve en su


torrente de recuerdos. Este libro no es solo la añoranza de una mujer
que ha vivido, en su amplia experiencia como jurista, acontecimien-
tos que han cambiado la faz del mundo, sino también el punto de
vista de una mujer de su tiempo que atrapa al vuelo los recuerdos y
los convierte en presente y futuro. El ideal no queda en el pasado sino
que sigue aquí en su volátil forma y que, gracias al empeño de una
aguerrida luchadora, lo transforma en un futuro posible y deseable.
Por estas luminosas páginas transitan grandes hombres y mujeres cu-
yas vidas han hecho del mundo un lugar más “heredable”. Espero que
gracias a estas páginas que me honro en prologar, honor inmerecido
por la inalcanzable prosa de Cámara Bolio, las nuevas generaciones de
abogados, penitenciaristas, politólogos e historiadores conozcan la vita-
lidad, los intereses y opiniones de una mujer mexicana que ha labrado
su carrera profesional con los ideales de la honestidad, el esfuerzo in-
quebrantable, el amor a su país y una visión humanística que sabe dónde
y qué observar con su amplitud de miras. La autora posa su analítica
mirada no solo en hechos que han sucedido en México sino que extien-
de su “radar”, si se me permite la expresión, a lugares como Venezuela,
Colombia y Cuba no sin ello desatender temas como la música y el baile
que aborda con singular tino.
Josefina Cámara Bolio es una mujer de nuestro tiempo y como tal
nos entrega una obra que se desborda en provechosas reflexiones. Este
libro se ganará por méritos propios un distinguido lugar entre nues-
tra fértil cantera de escritores. En estos tiempos que corren, nuestro
país necesita que surjan más mujeres como Josefina Cámara Bolio de
quien apreciamos todas sus virtudes.

Rafael Estrada Michel

XVII

Josefina Camara Bolio_.indb 17 02/03/16 10:23


I. Las cárceles en Méjico y su evolución

Introducción

Creo pertinente el hacer algunas breves aclaraciones, antes de


abordar de lleno la descripción de los establecimientos penitencia-
rios femeninos en Méjico. En primer término, se precisa referirnos
a la Historia, “maestra de la vida”, para después comprender cómo
es que, a través del tiempo y de peculiares contratos, ha evolu-
cionado la prisión en Méjico; finalmente, réstame afirmar que el
señalamiento de lacras o defectos está ciertamente animado por
un espíritu de crítica constructiva. En efecto, podemos decir con
satisfacción legítima, que fue profunda la siembra y abundante, sí,
la cosecha; pero vale ahora repetir, con Machado, que el camino se
hace al andar.
Me referiré, por tanto, al concepto “prisión” y a sus funciones den-
tro de las sociedades azteca y maya, continuando con la época co-
lonial, influida por la legislación emigrada de España, esto es, Las
Partidas y la Novísima Recopilación, así como la legislación criolla
que forma las Leyes de Indias. Después de una breve referencia al
Tribunal de la Acordada, pasaremos a la época independiente.
A continuación, los reglamentos de 1814, 1823 y 1833; sucesos
importantes habidos en 1840, 1841 y 1843, así como un Decre-
to importante también de 1848. Finalmente, hablaré de la antigua
cárcel de Lecumberri y de los centros actuales, tanto para adultas
como para menores infractoras, tratando de brindar un panorama
a nivel nacional. Este trabajo contiene también un señalamiento o
listado de las principales legislaciones que se han elaborado sobre
menores.

Josefina Camara Bolio_.indb 1 02/03/16 10:23


2 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

Evolución de las cárceles en méjico

Aztecas. Para referirme concretamente a un Derecho penitenciario az-


teca, aunque sea sólo en esbozo, es necesario e imprescindible tocar
el tema del Derecho penal, ya que la ciencia penitenciaria guarda una
estrecha relación con aquel y, en última instancia, no es más que el
espejo en el que se refleja la evolución social y jurídica de un pueblo.
Vale decir que el Derecho penal azteca, como ya lo afirma Kohler,
es testimonio de severidad moral, de concepción dura de la vida y de
notable cohesión política. El sistema penal era draconiano.
Dentro de esa rigidez que fue característica esencial del jus punien-
di en la sociedad azteca, no se explica la necesidad de una cárcel, más
que, como ocurrió también en los pueblos del Oriente y en Roma, con
función preventiva. En realidad, el catálogo de penas era extensísi-
mo, y todo él cruento en extremo: se recurría, casi invariablemente,
a la pena de muerte. Había una cierta trabazón entre la ética social y
la religión de los aztecas que los llevaba a compurgar, a limpiar y a
expiar los errores aquí en la tierra, de una manera profunda, toda vez
que no creían en que algún castigo esperaba al pecador después de la
muerte. Bajo el régimen de terror en que se vivía en Tenochtitlan, la
cárcel no era necesaria. No se esperaba tampoco la regeneración del
delincuente, sino que el fin del castigo era la clásica venganza social y
la aplicación de la Ley del Talión.
Concretamente, en relación con la cárcel, nos explica el maestro
González de Cossío, en sus Apuntes para la historia del Ius Puniendi
en Méjico, que la prisión era de carácter preventivo y duraba mientras
se terminaba el juicio de la sentencia, o se llegaba el tiempo de aplicar
la pena correspondiente. La que estaba destinada para los delincuentes
merecedores de la pena de muerte, o para los esclavos destinados al
sacrificio, era un galerón con un orificio practicado en la parte supe-
rior, por donde se les bajaba y, cerrándolo, se les dejaba en grande
oscuridad. Llamábase Petlacalli o Teilypiloyan, y en él había también
reductos más o menos particulares, como jaulas de gruesos maderos, a
los que daban el nombre de Cuauhcalli, o sea, “casas de madera”.1 Es-
tos datos, González de Cossío los define de los que, a mayor abunda-
miento, citan autores como Clavijero, Sahagún y Fray Diego Durán.

1 Apuntes para la historia del Jus Puniendi en México, UAQ, Querétaro, 1963, p. 41 .

Josefina Camara Bolio_.indb 2 02/03/16 10:23


LAS CÁRCELES EN MÉJICO Y SU EVOLUCIÓN 3

En cuanto al Cuauhcalli, se trataba de una jaula de madera, muy es-


trecha, destinada a los cautivos que se debían sacrificar y a los reos de
pena capital. Lo mismo el Teilpiloyan que el Cuauhcalli, se mantenían
con suficiente guardia, y a los reos de muerte se les daba un alimento
escaso. A los cautivos, por el contrario, les regalaban lo mejor para que
llegaran en buen estado al sacrificio. Es notable el hecho de que el común
del barrio tuviera a su cargo guardar a los prisioneros; si por descuido de
los vigilantes alguno se escapaba, el barrio quedaba obligado a pagar al
amo del fugitivo una esclava, una carga de ropa de algodón y una rodela.2

Mayas. Parece que, aunque la prisión no era un castigo en sí, “servían


a modo de cárceles unas jaulas de madera en las que se custodiaba a
los prisioneros de guerra, a los condenados a muerte, a los esclavos
prófugos, a los ladrones y adúlteros y, en general, a los delincuentes
de cierta clase”.3 O sea, que la función de dichas cárceles, entre los
mayas, fue igual a las que aquellas desempeñaron entre los aztecas;
sitios de reclusión mientras se ejecutaba la sentencia que, general-
mente, consistía en la pena de muerte. Concluyendo, los mayas no
conocieron la cárcel como una pena en sí.

Época colonial. En estas tierras del Anáhuac se aplicaron, en un prin-


cipio, los ordenamientos legales castellanos, influidos, a su vez, por el
Derecho romano y canónico. Tales cuerpos legales castellanos fueron:
los Ordenamientos de Cortes, el Fuero Real, el Liber Iudiciorum y
Las Partidas. También se aplicaban las Leyes de Toro y el Ordena-
miento de Toledo. Posteriormente, ante una necesidad de adaptación
a los usos y costumbres de la tierra conquistada, se expidieron las
Leyes de Indias. Voy a referirme brevemente a las nociones de Dere-
cho penitenciario comprendidas en algunos de estos ordenamientos,
no sin antes senalar que, como “órgano sumamente importante en la
administración de justicia en la Colonia, se estableció en Méjico el
Tribunal de la Santa Inquisición, por Real Cédula de Felipe II, el 16
de agosto de 1570, recayendo el primer nombramiento de inquisidor
en la persona de don Pedro Moya de Contreras, quien tomó posesión
el 12 de septiembre de 1571, cargo que desempeñó hasta 1574, época
en que fue nombrado arzobispo de Méjico”.

2 Raúl Carrancá y Rivas, Derecho penitenciario, Porrúa, Méjico, 1974, p. 23.


3 Enciclopedia Yucatanense, tomo II, México, 1945, p. 205.

Josefina Camara Bolio_.indb 3 02/03/16 10:23


4 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

Las Partidas. Es importante destacar algunos puntos de esta legis-


lación, toda vez que constituye un notable antecedente del Derecho
indiano. Los textos a los que me refiero son los que pueden leerse en
la Partida VII, Título 29, Ley 15, que se enlazan con principios car-
celarios: “Non pertenece a otro ome ninguno, ni ha poder de mandar
facer carcel, nin meter ome a prision en ella, sinon tan solamente el
Rey, o aquellos a quien el otorga que lo puedan hacer”. Esto se refiere
propiamente a la potestad o autoridad para remitir gentes a la prisión;
pero se establecía en la misma Partida, Ley 11, que la prisión no era
una pena: “La cárcel debe ser para guardar los presos, a non para fa-
zerles enemiga, ningún otro mal, nin darles pena en ella . . . Ca assaz
abonda de ser presos e encarcelados e recibir, quando sean juzgados,
la pena que merecieren”.
O sea, que pervive en este cuerpo de leyes el concepto romano de
1a prisión con mera función preventiva o de custodia.

Novísima Recopilación. En este ordenamiento, que fue impreso por vez


primera en Madrid por Julián de Paredes, comienza a gestarse un pa-
norama, aunque reducido, de Derecho penitenciario; por ejemplo, los
principios referentes a la organización de las cárceles, la separación de
los dos sexos en departamentos, la prohibición de los juegos de azar
entre los presos y la necesidad de que cada uno debiera subsistir por sus
propios recursos, se presentan en el Libro VII, artículo 38 de las leyes
recopiladas. Este último punto me parece importante, ya que no pre-
vieron las autoridades que la manutención de los presos significara un
gasto para el Estado, como sucede hoy en día; sin embargo, en ese mis-
mo texto se establece, con marcado sentido humanitario, un sistema de
limosnas en favor de los presos pobres, eximiéndoles del pago de dere-
chos y mandando que no se les detuviera en la cárcel para apremiarlos.

Las Leyes de Indias. Este cuerpo legal, sancionado el 18 de mayo de


1680 por Carlos II e impreso en Madrid al año siguiente, es, como lo
afirma el maestro González de Cossío, el gran monumento de la ac-
ción jurídica de España en América. Aunque se ha criticado la extensa
gama de disposiciones que parecen no guardar un orden cierto, fue tal
legislación una noble empresa de los hombres dentro del campo del
Derecho. La obra se compone de nueve Libros, divididos en 218 títulos,
de los cuales interesa particularmente al tema que me ocupa el Libro
VII, Título 6. Dicho Título comprende 24 leyes, y se denomina “De

Josefina Camara Bolio_.indb 4 02/03/16 10:23


LAS CÁRCELES EN MÉJICO Y SU EVOLUCIÓN 5

las cárceles y carceleros”, y el título 7 comprende 17 leyes que tratan


“De las visitas de cárcel”. Este Título, en opinión del fallecido profesor
Carrancá y Trujillo, constituye un atisbo de ciencia penitenciaria. Las
reglas principales comprendidas en dichas leyes se refieren al mandato
de hacer cárceles en todas las ciudades, villas y lugares, imprimiendo
en ellas un marcado sentido religioso al dotarlas de capilla y capellán, y
también protección a los presos frente a los malos tratos de los carcele-
ros, atenuando así el rigor de la penología medieval. Por supuesto que
mucho de esto, pese a la buena intención del legislador, quedó única-
mente en el papel, ya que, como lo advierte quienquiera que preste sus
servicios en una prisión, no existe mucha diferencia entre los delincuen-
tes y aquellos que se encargan de su custodia. La clasificación hecha por
Constancio Bernaldo de Quirós, al referirse a una “etapa equívoca” en
la formación del cuerpo de policía, sigue siendo efectiva, en muchos
casos, para los custodios y vigilantes de hoy. Más adelante habré de
volver sobre el tema; pero con referencia siempre a las Leyes de Indias,
me interesa reproducir el texto de la Ley II del Título 6, que dice así:

“Ley II. Que en la cárcel haya aposento apartado para mujeres. Los Al-
guaziles Mayores, Alcaides y Carceleros tengan prevenido un aposento
aparte, donde las mujeres están presas, y separadas de las comunicación
de los hombres, guardando toda honestidad y recato, y las Justicias lo ha-
gan cumplir y executar”. Este texto ya consagra, en pleno siglo XVII, una
preocupación de las autoridades por la mujer recluida. Mas la separación
legislada no se llevó a cabal cumplimiento en la práctica.
Sintetizando el estado de las prisiones de la época colonial, puede de-
cirse que existieron en número de tres: “La de Corte, que ocupó el ala
norte del Palacio Virreinal, extendiéndose sobre la calle del Arzobispado
y con frente a la Plaza de Armas; la de la Ciudad, ubicada en el costado
occidental de las Casas de Cabildo o Palacio Municipal, con entrada por el
Callejuela, y otra en Santiago Tlaltelolco, que tuvo el carácter de especial
para determinados delincuentes. La de Corte estuvo destinada a los presos
por causas criminales, es decir, de delitos graves, y la de Ciudad, a los
responsables de infracciones leves”.4 En la obra costumbrista de Fernán-
dez de Lizardi, intitulada El Periquillo Sarniento, hay varias referencias
descriptivas a la ya mencionada Cárcel de Corte, adonde fue a parar el
protagonista.

Miguel S. Macedo, “Evolución de los establecimientos penales en Mexico”, Cri-


4

minalia, año V (1938-1939), p. 347.

Josefina Camara Bolio_.indb 5 02/03/16 10:23


6 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

Quizá en muchas ocasiones se haya empleado, al margen de la mo-


derna técnica penitenciaria, la palabra “presidio” como sinónimo de
“cárcel”; pero en la época colonial no existió tal similitud, antes bien
se registró marcada diferencia, ya que los presidios se fundaron sobre
todo en la región norte y tuvieron el triple carácter de puntos o for-
talezas militares de avanzada para ensanchar la conquista, de medios
de población de las provincias remotas y de establecimientos penales,
pues con sus guarniciones eran enviados y custodiados en ellos los
criminales. Existieron también las fortalezas-prisiones de San Juan de
Ulúa, en Veracruz, más conocida como “Las Tinajas”, y la de Perote.

La Acordada. Durante la época del virreinato de la Nueva España


había, merced a lo rudimentario de los caminos e incipientes carre-
teras, multitud de bandas de asaltantes y forajidos que amenazaban
la vida y pertenencias de los viajeros. A pesar de que se expidieron
varias medidas de seguridad como el establecimiento de una juris-
dicción especial, la Santa Hermandad, que funcionaba persiguiendo
y castigando a los ladrones, y aun la facultad otorgada en 1664 a
todos los jueces y justicias para ejecutar sus sentencias, aunque fue-
sen de muerte, sin necesidad de revisión superior, nada de esto fue
bastante para frenar los delitos en cuestión. Y así, el virrey Duque de
Linares creó, de acuerdo con la Audiencia, de donde tomó el nom-
bre de La Acordada, un tribunal con sentencias inapelables y exento
de dar cuenta de ellas a la Sala del Crimen, por lo que tuvo extensa
jurisdicción. Para servicio de dicho Tribunal, que fue muy eficiente
en el siglo XVIII, se destinaron unos galerones en Chapultepec que
funcionaban como cárcel. Más tarde, ésta se trasladó a un sitio cerca
del Hospital de Pobres, ubicado en la calle de Patoni, entre Balde-
ras y Humboldt. En aquellos tiempos funcionó en forma precaria la
cárcel de La Acordada, pero en 1776 fue arruinada por un terremoto
y la reconstrucción practicada se aprovechó para dotar al edificio de
tales seguridades y distribución, que se convirtió en la mejor cárcel
de su tiempo.
Hubo por los años de 1839 y 1841, época ya independiente, pos-
terior a aquella a la que acabo de hacer referencia, una pluma excep-
cionalmente dotada para la descripción: la de Mme. Calderón de la
Barca, esposa del primer ministro plenipotenciario que España envió
al Méjico independiente, don Ángel Calderón de la Barca. La mencio-
no aquí porque en un libro que ella escribió sobre La vida en México,

Josefina Camara Bolio_.indb 6 02/03/16 10:23


LAS CÁRCELES EN MÉJICO Y SU EVOLUCIÓN 7

dedica extenso párrafo a la descripción de la cárcel de La Acordada,


expresando sus opiniones acerca de la población femenina, toda vez
que tal establecimiento no practicó la separación de sexos entre los
reos. No resisto a la tentación de reproducir dicho párrafo en este tra-
bajo, tal como lo hizo en su Derecho penitenciario el profesor Carran-
cá y Rivas:

Dedicamos otro día a visitar lugares muy diferentes y más


dolorosos: La Acordada, o cárcel pública: un edificio gran-
de y sólido, espacioso y bien ventilado. También tiene una
Junta compuesta de señoras pertenecientes a las mejores
familias, que se van consagrando a enseñar a las mujeres
presas. Es doloroso y sobrecoge el ánimo ver a las primeras
damas de Méjico conversando familiarmente y abrazando a
estas mujeres culpables de crímenes atroces: asesinas, en su
mayor parte, de sus maridos, que es el crimen más frecuente
entre estas encarceladas mujeres. No se ven caras feas, y
probablemente ninguna de ellas premeditó su crimen. Un
arranque de celos en una borrachera; pasiones violentas sin
freno, que de la misma manera que estallan súbitamente se
extinguen, las han llevado a fin tan desgraciado. Entramos
primero a un aposento amplio y bastante limpio en donde
se encuentran separadas las mujeres de “familias más de-
centes” que las otras. Algunas se habían tendido en el sue-
lo, otras se ocupaban en alguna labor; bien vestidas unas, y
otras sucias y desarrapadas. Muy pocas se veían tristes; la
mayoría se mostraban indiferentes y aun felices; y ninguna
parecía estar avergonzada. Descendimos después a las re-
giones profundas, donde en un galerón abovedado y húme-
do, se presentan cientos de infortunadas mujeres de lo más
bajo del común del pueblo, ocupadas en ‘travaux forces’ y
cuya descripción, ciertamente, es bien fácil: Estaban hacien-
do tortillas para los presos. Sucias, harapientas, de aspecto
miserable bajo estas funestas bóvedas, nos sentimos, al ver-
las, transportadas al purgatorio. Y sólo el Cielo sabe el hedor
que despedían! Una vez más tuve la experiencia de que el
don del olfato en Méjico no es de ninguna manera una ben-
dición. Otra grandísima galera cercana, en la que unas pre-
sas limpiaban y barrían, gozaba al menos del aire fresco que

Josefina Camara Bolio_.indb 7 02/03/16 10:23


8 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

le llega de un patio donde contemplamos una triste vista: la


de unos pobres niños jugando. Eran los hijos de las presas.5

Perdóneseme esta digresión en aras del valor descriptivo que po-


see, y permítaseme retornar a la explicación de la época colonial
diciendo, a manera de síntesis, que se crearon desde la primera mitad
del siglo XVI y se desarrollaron durante los tres siglos que duró el
virreinato, los llamados “recogimientos” para españolas, mestizas e
indias. Primero aparecieron los dedicados a la enseñanza de niñas
y jóvenes indias que tenían en realidad carácter de colegios. Pos-
teriormente se fundaron los dedicados a las prostitutas, con fines
de rehabilitación, y los de casadas, viudas, solteras y divorciadas.
Finalmente se fundan los dedicados a las delincuentes. Así, pues,
dichas instituciones se pueden clasificar en dos ramos: las de protec-
ción, de tipo voluntario, y las correccionales, de tipo obligatorio y
con carácter penitenciario.

Época independiente. Tras luchas intestinas y la desorganización


natural en un pueblo que despertaba a la libertad, de la misma manera
en que un adolescente se deslumbra ante el mundo que va recono-
ciendo, el estado del erario nacional y municipal era precario, lo cual
redundó también en perjuicio de los sistemas carcelarios, que corrían
a cargo del Ayuntamiento. Como dato específico, se sabe que los pre-
sos enfermos eran atendidos en el Hospital de San Andrés, al cual el
Municipio quedó a deber, en varias ocasiones, las sumas a cargo por
estancia de enfermos. Sin embargo, a pesar de la merma sufrida por el
erario, las autoridades no fueron indiferentes a las aspiraciones de Je-
remías Bentham, creador del modelo panóptico en arquitectura peni-
tenciaria, y del incansable John Howard. En medio de las penalidades
que para la nación implicó la estructuración de la República, pensa-
dores y políticos no dejaron de ocuparse del mejoramiento carcelario.
Propiamente, en todos los idearios y planes de trabajo figuraron dos
puntos de importancia:

1. La reforma de las prisiones y de los prisioneros mediante el tra-


bajo general y obligatorio para los mismos; y

Madame Calderón de la Barca, La vida en México, traducción, prólogo y notas


5

de Felipe Teixidor, tomo II, Porrúa, Méjico, 1959, pp. 480 y 481.

Josefina Camara Bolio_.indb 8 02/03/16 10:23


LAS CÁRCELES EN MÉJICO Y SU EVOLUCIÓN 9

2. La erección de penitenciarías.

Reglamento de 1814. Como primer ordenamiento de importancia


aparece el expedido en dicho año, reformado en 1820 y adicionado
en diciembre de 1826. Sus bases principales eran: “La prevención de
que no admitieran presos sino con los requisitos que prevenía la Cons-
titución; que no se cobrara derecho alguno y que fuera obligatorio el
trabajo. Además, se disponían prácticas religiosas y se establecía que
la comisión del Ayuntamiento, autoridad a cuyo cargo inmediato es-
taban las prisiones, las vigilase cuidadosamente y designara los sitios
a donde debían ir a trabajar los condenados a obras públicas; pena en
uso hasta la expedición del Código de 71”.6

1823. El 24 de abril de dicho año se expidió un decreto por el cual


se ordenaba la demolición de calabozos estrechos y que se diera a las
prisiones la limpieza y amplitud necesarias para conservar la salud de los
detenidos. Sin embargo, pervivió la impresionante fortaleza de San Juan
de Ulúa, ya mencionada, con sus funestas condiciones arquitectónicas.

Reglamento de 1833. En este año se expidió un reglamento para


que en la Cárcel Nacional se estableciera de una manera obligatoria
el trabajo para los presos en talleres de artes y oficios. Pero parece ser
que esta disposición quedó únicamente en el terreno quimérico de la
teoría, sin lograr aplicación práctica.
Del año 1840 en adelante, los hechos más significativos para el
penitenciarismo pueden agruparse así:

1840. Se acentúa el movimiento de reforma carcelaria por empeño


del Gobierno y algunos ciudadanos destacados. En este mismo año se
decretó que todas las cárceles de la República se dividieran en depar-
tamentos para incomunicados, detenidos y sentenciados, y que todos
los presos se ocuparan en algún arte u oficio.

1841. El Ayuntamiento de Méjico proyectó la construcción de una


nueva cárcel, apoyado por el señor Gómez Pedraza, ministro de Go-
bernación.

Ofelia Vázquez Santaella, “Regímenes de prisiones. Su evolución en Mexico”,


6

Criminalia, año VII (1940-1941), p. 188.

Josefina Camara Bolio_.indb 9 02/03/16 10:23


10 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

1843. Las Bases Orgánicas sancionaron el precepto de que las cár-


celes estuvieran dispuestas de modo que el lugar de detención fuera
diverso al de la prisión. Ese año se hizo un nuevo intento para orga-
nizar las prisiones de Méjico, tratando de asegurarlo por medio de un
contrato para la explotación de los talleres de la cárcel principal que
era la de la ex Acordada.

Decreto de 1848. En ese año, mismo de la intervención norteame-


ricana en Méjico, se expide un Decreto, el día 7 de octubre, por el
Congreso General a iniciativa del ministro de Relaciones Interiores
y Exteriores, don Mariano Otero, estableciendo en el Distrito y Terri-
torios Federales el sistema penitenciario. Conforme a lo prescrito en
él, se debían erigir edificios distintos para la detención y prisión de
los acusados o indiciados, para la corrección de jóvenes delincuentes,
para la reclusión de los sentenciados y para asilo de los libertados des-
pués de la prisión o reclusión. Se adoptaba, asimismo, el sistema de
Filadelfia, con separación absoluta de detenidos y sentenciados para
el trabajo, actos religiosos y ejercicios. Se instituía la obligatoriedad
de la instrucción primaria para los internos, así como el trabajo para
todos, y también se les permitía frecuente comunicación con sus fami-
liares y personas libres.
El mismo Decreto creaba una Junta directiva de prisiones, con-
fiándole la administración de los fondos, la dirección de las obras de
construcción y la dirección e inspección de los establecimientos que
se fundaran. También se expidió el mismo día en que fue sancionado
el Decreto una convocatoria para la formación del plano de la cárcel
de detenidos y sentenciados, que había de contener 500 o 600 celdas.
Y más o menos relacionados con esa convocatoria, se formaron tres
proyectos de penitenciaría, por los arquitectos José M. Bezossi, Lo-
renzo Hidalgo y Enrique Griffon.

Proyecto de 1848. “En octubre de 1848, el Congreso acordó que


el ministro de Gobernación informara en el término de un mes acerca
del plazo y los elementos que necesitara para establecer el régimen
penitenciario. En noviembre de ese mismo año, y como resultado del
acuerdo del Congreso se presentó un proyecto penitenciario para el
Distrito Federal, en el cual se hacía una combinación del sistema Au-
burn, como medio correctivo para la mayoría de los reclusos, y el
de Filadelfia para los crímenes mayores. Se calculaba un total de mil

Josefina Camara Bolio_.indb 10 02/03/16 10:23


LAS CÁRCELES EN MÉJICO Y SU EVOLUCIÓN 11

cuatrocientas celdas. La vigilancia constaría de cincuenta gendarmes


y el presupuesto ascendería a $1.146.000.00”.7

Cárcel de Belén. En 1863 quedó clausurada la ex Acordada, el día


22 de enero, y desde entonces se convirtió en cárcel, llamada primero
Nacional y después Cárcel Municipal, por haber dependido del Ayun-
tamiento y ser sostenida con sus fondos. Por mucho tiempo fue la
Carcel General del Distrito, y el nombre de “Belén” le venía de que,
primitivamente, fue el Colegio de Niñas de Belén. De un interesante
artículo, escrito por el profesor don Javier Piña y Palacios, sobre el es-
tado de las cárceles de Méjico en 1875, me parece conveniente repro-
ducir los siguientes párrafos: “E1 departamento de mujeres consta de
un patio, rodeado por dos lados de corredor con una fuente en medio
y un peso sin concluir de embaldosar. En la parte baja hay cuatro dor-
mitorios para sentenciadas; uno para las empleadas de la cocina y otro
para las de la atolería; a espaldas de este patio y cubierto con tejados
están la cocina y la atolería; en la misma línea, aunque con entrada por
otra parte, está el común que guarda el mismo sistema que el de los
hombres y está bien ventilado y fuera de la parte habitada por las pre-
sas. En el mismo patio y piso, está un separo al que van las presas que
vienen del Hospital Morelos. Hay también un cuarto con una tina para
baño tibio. En la parte alta están cuatro dormitorios para el común de
las presas, la distinción que está en la habitación de la presidente, una
capilla y la enfermería. En esta última hay cuatro catres de fierro con
sus colchones de hoja de maíz y un brasero. En los dormitorios de este
departamento, lo mismo que en los demás de la prisión, las presas se
acuestan sobre las esteras para dormir y se alumbran durante toda la
noche con lámparas de esencia de trementina. A la espalda del edificio
hay un gran patio cercano que antes fue jardín, en el que hay algunas
ruinas; y dos estanques para que se bañen las presas”.8
La Constitución de 1857, muy eminente por varias razones, decía a
la letra, en su artículo 23:

Para la abolición de la pena de muerte, queda a cargo del poder adminis-


trativo el establecer, a la mayor brevedad, el régimen penitenciario. Entre
tanto, queda abolida para los delitos políticos, y no podrá extenderse a

7 Ofelia Vázquez Santaella, Criminalia, op. cit., p. 189.


8 “Cárceles de México en 1875”, Criminalia, núm. 8, año XXV (1959), p. 495.

Josefina Camara Bolio_.indb 11 02/03/16 10:23


12 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

otros casos más que al traidor a la Patria en guerra extranjera, al salteador


de caminos, al incendiario, al parricida, al homicida con alevosía, preme-
ditación o ventaja, a los delitos graves del orden militar y a los de piratería
que definiere la ley.

El primer párrafo de los dos enunciados nos presenta claramente


la situación nacional de aquella época en materia penitenciaria, en el
sentido de que en esta línea no se actuaba con sistema, y comenzaba,
apenas, a vislumbrarse la utilidad de la pena de prisión para la cura so-
cial del inculpado, sustituyendo el rigor, con mejoría, y la injusticia de
la pena capital. Pero, como también ya expliqué, transcurren muchos
años más, cerca de 20, sin que se pueda aplicar un verdadero sistema
en los penales. Así adviene el genio jurídico de Antonio Martínez de
Castro y su Código Penal de 1871, que contiene innovaciones en ma-
teria carcelaria, aunque no suprime la pena de muerte por considerarla
una necesidad social o mal necesario. Dicho sistema penitenciario que
Martínez de Castro preconizó, se basaba en los siguientes puntos:

a) Separacion de los reos entre sí de manera continua. El artículo 130


del Código decía lo siguiente: “Los condenados a prisión la sufri-
rán cada uno en aposento separado, y con incomunicación de día
y de noche, absoluta o parcial, con arreglo a los cuatro artículos
siguientes”. O sea, que se trataba de organizar un sistema celular;
b) Comunicación de los presos con personas capaces de instruirlos
y moralizarlos;
c) Establecimiento de la Junta Protectora de Presos;
d) Libertad preparatoria basada en la buena conducta durante un
tiempo igual a la mitad de la condena, precedida de un grado
intermedio de prisión destinado a servir como medida de tran-
sición;
e) Distribución del producto del trabajo de los reos en las siguientes
partes:
I. Mejora de las prisiones.
II . Pago de responsabilidad civil, y
III. Constitución de un fondo de reserva para cuando salieran
en libertad.

No todos estos preceptos se llevaron a la práctica, pero la promul-


gación del Código contribuyó a iniciar y mantener la lucha por el

Josefina Camara Bolio_.indb 12 02/03/16 10:23


LAS CÁRCELES EN MÉJICO Y SU EVOLUCIÓN 13

mejoramiento carcelario tan luego como la República hubo supera-


do su ú1tima crisis revolucionaria. Algunos artículos transitorios sí
se llevaron a la práctica, verbigracia, se creó la Junta de Vigilancia
de Cárceles, presidida por el regidor del ramo y formada por ocho
vocales, nombrados todos por la Secretaría de Justicia.

Cárcel de Lecumberri. Llamada también Cárcel de la Ciudad de


Méjico, data de 1881, época en la que el doctor don Ramón Fernán-
dez, gobernador del Distrito Federal, nombró una comisión especial
para sugerir reformas al Código Penal. Dicha comisión presentó su
trabajo en 1882, proponiendo la creación de un sistema penitenciario
basado en el irlandés de Croffton. El proyecto fue elaborado por el
señor ingeniero Torres Torija, siguiendo en algo el confeccionado por
los profesores de Bellas Artes en 1868, pero mejorando la disposición
de las crujías, la distribución de los talleres y patios de ejercicio. En
1885, la Secretaría de Gobernación aprobó el proyecto y acuerdo para
comenzar el edificio destinado a hombres, con un total de 724 celdas.
El ingeniero militar Miguel Quintana inició las obras en la zona de
San Lázaro, al oriente de la ciudad. Mas quien las concluyó fue el
arquitecto Antonio M. Anza, en 1897, aunque no se pudo poner en-
seguida en servicio porque no estaban conectados los albañales con
el Gran Canal de Desagüe del Valle. Finalmente fue inaugurada el 29
de septiembre de 1900 después de haberse expedido el Reglamento
General de Establecimientos Penales del Distrito y el Reglamento es-
pecial de la Penitenciaría, que comenzaron a regir el mismo día 29.
Por un Decreto publicado en el Diario Oficial de 30 de enero de
1933, se convirtió esta penitenciaría en una cárcel promiscua al dar
cabida a procesados y sentenciados de ambos sexos; sistema que per-
vivió hasta 1954, año en que se fundó la Cárcel de Mujeres. Mas,
hasta 1976 inclusive, funcionó una estancia femenina, adonde iban las
mujeres detenidas en tanto se las turnaba a la Cárcel de Mujeres. Este
sistema, aunque inadecuado a todas luces, se practicó por la cercanía
de los Juzgados o Cortes Penales. Actualmente, las detenidas que iban
a Lecumberri, eran llevadas a las estancias femeninas de los Reclu-
sorios Norte y Oriente, que son cárceles preventivas para varones,
inauguradas en 1976. Esto se practica de acuerdo con la jurisdicción
donde hayan delinquido, por lo que también se les envía momentánea-
mente a las cárceles de Coyoacán o Villa Álvaro Obregón, mientras
son turnadas a la Cárcel de Mujeres.

Josefina Camara Bolio_.indb 13 02/03/16 10:23


14 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

Centro Femenil de Rehabilitación. Ésta es la denominación actual


de la originalmente llamada Cárcel de Mujeres, que fue concluida des-
de el año de 1952, en la zona de la ciudad conocida como Ixtapalapa,
rumbo a Puebla, pero no pudo ser oficialmente inaugurada hasta 1954.
Con respecto a la causa de este retraso se narra un hecho singular:
Que el señor arquitecto Alonso Mariscal realizó una visita a las obras
en compañía de sus alumnos, durante la cual se expresó en el sentido
de que, si bien estaba impresionado por la obra del Gobierno y del
arquitecto Ramón Marcos Noriega, autor del proyecto para el estable-
cimiento femenino, se sentía en el deber, frente a los alumnos de su
escuela, de aprovechar la lección negativa a ese establecimiento, en la
que le interesaba el espíritu, principalmente, y que en ese lugar, som-
brío y con profusión de rejas, el espíritu podía resumirse en una sola
palabra: sadismo. Mas, antes de cuestionar o presentar la situación
actual del establecimiento más importante con que se cuenta en mate-
ria de penitenciarismo femenino, quisiera concluir la presentación del
contexto histórico penitenciario.
En efecto, la Cárcel de Mujeres empieza a funcionar en el año de
1954, con capacidad para 500 internas y después de haber realizado
una selección del personal con que se la iba a dotar. Pero esto, con
haber descongestionado Lecumberri, no significa positivamente una
gran novedad dentro de la reforma de las cárceles; se destina un local
especial para mujeres, que viene a dar cuerpo a un anhelo consagrado
desde Las Partidas y la Novísima Recopilación, como ya hemos visto.
Pero no se trata de una auténtica revolución en el terreno de la refor-
ma carcelaria. Las cosas siguen igual y así, en 1952, en el discurso
de clausura del Congreso Nacional Penitenciario, el doctor Celestino
Porte-Petit hacía una afirmación valiente y desusada en el terreno de la
fantasía intelectual en que suelen caer los Gobiernos. Porte-Petit afir-
mó: “En Méjico, inútil resulta repetirlo, carecemos de un sistema pe-
nitenciario. Tarea ingente del Gobierno no es la de reformarlo, ni aun
la de mejorarlo, sino simplemente la de crearlo. Sería, en efecto, vano
intento perfeccionar lo que no existe”. Gran verdad, que continuaba
acosando a la Nación hasta que, en Toluca, Estado de Méjico, empezó
a gestarse una nueva institución que, primero como experiencia, des-
pués como optimista realidad, sentó las bases para la estructuración
del verdadero sistema penitenciario, consolidado en 1971, durante la
gestión del licenciado Luis Echeverría Álvarez, al expedirse la Ley de
Normas Mínimas para la Readaptación Social de Sentenciados.

Josefina Camara Bolio_.indb 14 02/03/16 10:23


LAS CÁRCELES EN MÉJICO Y SU EVOLUCIÓN 15

Así, pues, el Centro Penitenciario del Estado de Méjico nació mer-


ced a la clara e intuitiva visión de un estadista que fue el licenciado
Juan Fernández Albarrán, gobernador del estado, quien trazó un ver-
dadero programa de acción penitenciaria y tuvo el indudable acierto
de poner por obra común su capacidad y poder de gobernante, de eje-
cutivo, con la ciencia y métodos de intelectuales como el licenciado
Juan José González Bustamante, el doctor Alfonso Quiroz Cuarón y el
joven funcionario Sergio García Ramírez, quien, juntamente con el li-
cenciado Antonio Sánchez Galindo, integró el primer cuerpo directivo
de la institución. Tarea de romanos, como es común decirlo, constitu-
yó el estudiar psicológicamente a los internos de la vieja y promiscua
cárcel de Toluca para después realizar convenientemente el traslado
al nuevo edificio. En esta delicada función colaboraron los psicólogos
profesor Enrique Gutiérrez Quinto y su esposa Clementina Cedillo de
Gutiérrez. Las instalaciones, construidas en las afueras de Toluca, lin-
dando con el municipio de Almoloya de Juárez, fueron construidas con
apego a la disposición constitucional de mantener una perfecta separa-
ción entre procesados y sentenciados. Cada sección contó con escuela
y talleres diferentes y separados. Empezó a practicarse ahí un sistema
progresivo técnico, comenzando con la fase de estudio y diagnóstico,
siguiendo con la de tratamiento y poniendo por obra la pre-libertad en
un establecimiento especial conocido como “cárcel abierta”. El centro
penitenciario contaba, además, con extensa hortaliza y granja dotada
de cerdos y conejos. Talleres de carpintería, sastrería, tubos de albañil,
muebles de jardín y otros. Hermosa su biblioteca y dotada de buenos
volúmenes. Primaria y teleaula. Sitios especiales para la visita fami-
liar y la conyugal: Aireado y amplio el primero, instalado frente a un
espacioso jardín con juegos infantiles; recoleto y tranquilo el segun-
do, diseñado de modo tal que las esposas de los internos pasaran casi
directamente de la calle al establecimiento, sin tener que atravesarlo
ante las insidias de los otros reclusos. Cocina, panadería para proveer
las necesidades de la institución, un espacioso y bien ubicado audito-
rio donde se llevan a cabo actividades artísticas y culturales. Aparte, la
sección de servicios médicos, con oficina anexa para los trabajadores
sociales. Y una sección de mujeres que es, probablemente, lo único
objetable en esa institución; modelo por todos los otros conceptos.
En efecto, no fue posible construir un reclusorio semejante, especial
para mujeres, y esta sección hubo de ser enclavada como un parche
mal pegado dentro de un establecimiento en que, indudablemente, los

Josefina Camara Bolio_.indb 15 02/03/16 10:23


16 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

hombres gozaban de más libertad que las mujeres. Y digo esto porque
los varones podían deambular por los talleres, patio de deportes, es-
cuela y dormitorios, ubicados todos ellos en un perímetro accesible a
ofrecer una reclusión menos tediosa, en tanto que las mujeres estaban
en su sección, constituida por un patio de medianas proporciones y un
cuerpo central de edificación consistente en dos pisos de dormitorios
trinarios, para hacer una virtual separación de procesadas y senten-
ciadas, un pequeño taller común y dos cocinas. Aparte, en la planta
baja, una sala también común. Y al lado, otro edificio destinado a la
guardería para los hijos de las internas, menores de tres años; edad
a la cual pasaban a otra institución gubernamental. Así que, en mi
concepto, esta sección femenina adolece de grandes defectos porque
nunca debió estar en el mismo edificio de la población masculina. La
separación no podía lograrse más que a medias, pues no faltaban las
cartas de amor pasadas misteriosamente de unas manos a otras. Apar-
te, cuando las internas eran conducidas al auditorio para llevar a cabo
sus actividades corales o de otra índole, eran molestadas por los silbi-
dos y chascarrillos de los internos que estaban en el patio de deportes,
por el que, necesariamente, ellas debían atravesar. No cabe duda de
que, pese a los buenos deseos de las autoridades correspondientes, las
mujeres reclusas se veían discriminadas, sin poder salir de su pequeña
sección más que cuando era necesario llevarlas al auditorio o a los
servicios médicos. Pero la construcción misma dificultó el lograr para
ellas una mejor situación.
Aparte de las carencias que acabo de mencionar, el centro peniten-
ciario ha sido, desde su fundación, modelo de instituciones, visitado
y encomiado por propios y ajenos. Y no cabe duda que su creación,
complementada como estuvo a nivel jurídico por la Ley de Ejecución
de Penas, Privativas y Restrictivas de Libertad del Estado de Méjico,
de 20 de abril de 1966, inspiró la total creación de un verdadero pe-
nitenciarismo que se llevó a cabo, como ya dije, con la expedición de
las Normas Mínimas para Readaptación Social de Sentenciados que
pusieron en práctica, en todas las instituciones, la experiencia ofrecida
en Toluca, a saber, la creación y funcionamiento, básicamente, del
Consejo Técnico Interdisciplinario, organismo plural que, como su
nombre lo indica, está compuesto por todos los profesionistas que a
diversos niveles colaboran para la resocialización de los individuos y
han de dar su opinión y diagnóstico médico, disciplinario, laboral y
pedagógico para la correcta aplicación del beneficio legal de la remi-

Josefina Camara Bolio_.indb 16 02/03/16 10:23


LAS CÁRCELES EN MÉJICO Y SU EVOLUCIÓN 17

sión parcial de la pena y los permisos preliberacionales que se otorgan


a los reclusos de buena conducta y aplicación escolar y laboral.
Ante la imposibilidad de reproducir aquí la Ley de Normas Míni-
mas en su totalidad, quisiera dar ahora una explicación del sistema
seguido actualmente en la Cárcel de Mujeres, que nos revela aspectos
parciales de su aplicación.
En efecto, y como lo afirmara Mariscal, la oscuridad y penumbra do-
minan el edificio. La entrada se continúa en una especie de hall donde
se encuentra una caseta de informes y un pequeño mostrador para la
empleada encargada de la revisión de los visitantes. Están también unos
pequeños cubículos para efectuarla. Subiendo una escalera se llega al se-
gundo piso, donde se localizan las oficinas de la dirección, subdirección y
secretaría general, donde se lleva el control de expedientes. Bajando nue-
vamente al primer piso se desemboca en el auditorio, por demás oscuro,
los talleres y el comedor general. En la planta alta están los dormitorios y
la separación entre procesadas y sentenciadas no se realiza más que por
el hecho de llevar distintos uniformes: las primeras visten uno consistente
en pantalón o falda azul pálido y blusa o suéter blanco, en tanto que las
sentenciadas llevan el pantalón o la falda de color café claro.
Continuando con la parte arquitectónica, señalo que los dormitorios es-
tán dispuestos flanqueando un pasillo central que remata con un espacioso
enrejado. Los cuartos tienen llave, que conservan en su poder las propias
internas, y la reja tiene un candado. Cada dormitorio alberga de cuatro a
ocho camas. Hay cuartos donde están de una a dos madres internas con sus
bebés, desde el nacimiento hasta que cumplen un año de edad.
En los talleres hay una verdadera oscuridad que como repito se
enseñorea propiamente de todo el edificio, y gran profusión de rejas,
circunstancia ésta que, al influir en el ánimo de las internas, debe re-
percutir también en la calidad y estilo de la producción. Recorrí un
total de doce talleres: maquila de dulces, tintura de encajes, costura
(batas de todas medidas), cojines de piel, empaque de canela para la
Conasupo, de tapioca, de algodón Zig-Zag, de objetos de peluche,
de flecos y sedas, de artículos varios de papel maché, de zapatos tipo
huarache y la lavandería, donde se plancha la ropa a mano.
La lista se pasa a las 8:00 a. m. por la vigilancia, aunque no se obli-
ga a las internas a levantarse a esa hora. Se come a la 1.00 p. m., hora
en que se pasa nuevamente la lista; requisito que se repite, finalmente,
a las 5.00 de la tarde. El rancho consiste en café negro y pan o leche
y pan. La cocina está a cargo de las mismas reclusas. El comedor

Josefina Camara Bolio_.indb 17 02/03/16 10:23


18 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

funciona tipo self-service, como las cafeterías americanas, es decir: se


hacen varios guisados y cada quien toma su charola y se sirve. Para
tener este derecho, se hace verificación y anotación en una tarjeta que
lleva su fotografía. Las instalaciones del comedor son amplias y asea-
das, con mesitas aisladas y lavabos.
Con respecto a la escuela, se cuenta con Primaria completa, tanto
acelerada como especial; Secundaria y Universidad también abiertas,
colaborando en esta última, personas de la Universidad Iberoamerica-
na. Aparte se imparten cursos de flores de migajón, pintura, tapicería,
inglés, secretariado, danza, tanto prehispánica como regional y canto.
Los miércoles de cada semana hay un cine de arte, que presenta la
Cineteca de la UNAM. Sólo de vez en cuando, sin una metodología
previa, se presentan espectáculos de otro tipo, ya sean obras de teatro
o conjuntos musicales. No se realizan visitas a museos ni excursiones
con las internas que, de acuerdo con lo establecido en las Normas
Mínimas, disfrutan el beneficio de la pre-libertad en alguna de sus tres
modalidades: ya sea salida a trabajar con reclusión nocturna, o salida
toda la semana con reclusión de fin de semana o reclusión de toda la
semana con salida durante el fin de la misma. No se cuenta con una
institución abierta para las internas que se encuentran en periodo de
pre-libertad. Únicamente los grupos artísticos como el coro o el grupo
de danza salen de vez en cuanto a actuar en otras instituciones.
La capilla para los servicios religiosos se encuentra enclavada entre
los talleres, en un espacio pequeño y pobre.
Según informes de la Oficina de Trabajo Social, se detectaban en
agosto de 1976 un 40% de uniones libres y un 3% de matrimonios he-
chos afuera y otros legalizados dentro de la Institución. Aquí cabe refe-
rirse a la llamada visita íntima o conyugal, que fue instaurada el año de
1971 durante el periodo directivo de la Lic. Patricia Kurczyn Villalobos,
ya que antes las internas procuraban sostener relaciones con miembros
del personal masculino de la prisión y en forma clandestina. Dicha visi-
ta se clasifica en dos tipos: internas cuyo esposo está también privado de
la libertad, ya sea en cárceles preventivas (Reclusorios Norte y Oriente)
y aquellas cuyo esposo está libre. Estas últimas reciben la visita en el
Centro Femenil de Rehabilitación, en un local destinado al efecto, que
cuenta con nueve recámaras con baño propio, todo limpio y conforta-
ble. El inconveniente es que dicha sección está cerca de un taller por el
cual hay que atravesar, franqueando también un espacio enrejado. Fuera
de esto los esposos que entran a la Institución no tienen contacto con las

Josefina Camara Bolio_.indb 18 02/03/16 10:23


LAS CÁRCELES EN MÉJICO Y SU EVOLUCIÓN 19

demás internas. Aquellas cuyo marido está recluido son llevadas por la
“diligencia” a los reclusorios mencionados. A éstas les solicitan ahí los
estudios de laboratorio necesarios, para lo cual el esposo interno debe
hacer la solicitud correspondiente ante las autoridades del lugar donde
se encuentra, cuya solicitud es turnada después al Centro Femenil, en
donde se autoriza contando con el visto bueno de los servicios médicos.
Para la visita íntima que se desarrolla en el propio Centro Femenil, se
exigen los siguientes requisitos:

1. Que sean casados;


2. Que el esposo solicite la visita;
3. Que él lleve un examen o certificado de no padecer sífilis ni
tuberculosis;
4. Que haya régimen de planificación familiar bajo la responsabi-
lidad del médico.

Para lograr esto último se les obliga a tomar anticonceptivos o a


instalarse un dispositivo intrauterino.
Con respecto al lesbianismo, se me informó que no podía conside-
rarse como un verdadero y magno problema dentro de la Institución:
En números concretos, se podía hablar, en agosto de 1976, de once
casos perfectamente detectados como natos y treinta por efecto del
ambiente. El tratamiento consiste en una intensa laboroterapia, y muy
pocas veces aislamiento.
Existe, anexa a la misma Institución, una estancia infantil, que fue
construida en 1972 y se registró en la Secretaría de Educación Pública
el 27 de noviembre de 1975 para contar con un personal de educado-
ras. En efecto, alberga niños, hijos de las internas, que cuentan entre
uno y seis años de edad. Cuando una mujer llega al Centro Femenil de
Rehabilitación, cuenta con tres opciones respecto de los hijos:

1. Si no tiene con quién dejarlos, puede tenerlos en la estancia hasta


los seis años;
2. Si, a través de un estudio de campo, Trabajo Social considera que
es pertinente, se canaliza al niño o niña al Internado Margarita
Maza de Juárez;
3. En otros casos, se les interna en el IMAN, hoy llamado DIF
(Desarrollo Integral de la Familia) mediante una solicitud de
la madre.

Josefina Camara Bolio_.indb 19 02/03/16 10:23


20 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

Los niños que están afuera, encargados con algún familiar, van
a ver a la madre en el siguiente orden: Miércoles, procesadas; vier-
nes, sentenciadas, y domingos, ambas. El horario es de 2:00 a 4:30
p. m. entre semana y de 10:00 a 4:30 p. m. los domingos. Para los
niños que estén en la estancia infantil, se cuenta con instalaciones
bien aireadas y soleadas, rodeadas de jardines. También hay juegos
infantiles. Están convenientemente distribuidos los dormitorios, sa-
nitarios y comedores, según se trate de niños lactantes, maternales
o preescolares. Se cuenta con extenso personal tanto médico como
docente, encargado de cuidar y vigilar a los menores. Tienen peque-
ñas aulas y abundante material de trabajo y juguetes; pero observé
que la comida les es proporcionada o servida por el personal encar-
gado y no por las madres. Éstas pueden visitarlos sólo dos horas al
día. Como hecho significativo, en conexión con lo anterior, quiero
señalar una experiencia afectiva que me impresionó hondamente:
al entrar al salón de los lactantes, en compañía de otras señoritas
empleadas de la Institución, los niños nos tendían los bracitos y nos
llamaban “mamá”. ¿No será esto indicio de que es necesario intensi-
ficar para ellos la compañía materna? Por otra parte, se saca al Bos-
que de Chapultepec u otros sitios convenientes. Pero me parece que
no deja de traslucirse hacia ellos el aire enrarecido de una institución
de ese tipo, de modo tal, que, sin quererlo, se hace extensiva a ellos
la pena materna. ¿Qué objeto tiene sostener una estancia infantil, si
no por esto están más tiempo cerca de las madres?
En cuanto al pago de los salarios que las internas reciben por su
trabajo en los diversos talleres, se observa la regla de destinar un
30 % para ahorros, otro 30% para quien o quienes económicamente
dependan de cada interna; otro 30% para la reparación del daño y
un 10% para gastos personales. En el caso de que no tengan que
cubrir dicha reparación del daño, el 60% será para los familiares que
dependan de ellas.
El pago en los talleres es a destajo, no por día, alcanzando el mejor
sueldo la cantidad de 400 pesos a 500 pesos quincenales o semanales.
Las que están comisionadas en el plantel y con horario determinado,
ganan 200 pesos mensuales o 180 pesos. Se dedican a hacer el aseo,
comisiones especiales; verbigracia, llamar a las personas para sus es-
tudios de trabajo social, psicológicos o médicos; limpiar jardines, pra-
dos o pisos. Su horario es de 7:00 a. m. a 12:00 p. m. No existen cursos
de especialización en los talleres.

Josefina Camara Bolio_.indb 20 02/03/16 10:23


LAS CÁRCELES EN MÉJICO Y SU EVOLUCIÓN 21

Hay un pabellón llamado “calabozo” para las castigadas. Sólo tie-


nen un sarape en el piso, y sin derecho a hablar con alguien. Existen
celdas de aislamiento de quince días a tres meses. La sanción más
grave es suspender la visita íntima o familiar, según el caso.
La vigilancia está constituida básicamente por mujeres, pero tam-
bién hay algunos hombres que laboran en diversas comisiones dentro
de la Institución. Funciona dicha vigilancia en turnos de veinticuatro
por cuarenta y ocho horas: o sea, veinticuatro de trabajo por cuarenta
y ocho de descanso. Se les han impartido algunos cursos de capacita-
ción, porque no es raro encontrar hasta analfabetas entre los vigilantes.
Las revisiones de las celdas se realizan esporádicamente, cuando
surge un motivo de alarma, verbigracia, fugas, narcotráfico o cuando
se extravía algo de valor. Cuando ha habido fugas, las han llevado a
cabo extranjeras y muy rara vez nacionales, que son, en todo y por
todo las más desposeídas, las menos instruidas, con más bajo cociente
intelectual y quienes sufren la verdadera pena de prisión.
Puede afirmarse que no existe clasificación ni separación de ningún
tipo. Con ello se contraviene el mandato constitucional de hacer sepa-
ración estricta entre procesadas y sentenciadas. Fueron iniciadas desde
1976 nuevas construcciones tendientes a efectuar dicha separación y cla-
sificación; pero hasta la fecha, en septiembre de 1977, no han sido con-
cluidas, y en todo caso, sólo constaban de dormitorios y un edificio para
segregación, y no de talleres y escuela que serían igualmente necesarios.
Parece ser que el estudio psicológico obedece, más bien que a los
apremios de clasificación, a una colaboración con el Departamento
Jurídico para detectar aquellos casos en que sea posible declarar una
inimputabilidad o interdicción.
El Consejo Técnico se reúne los martes, integrado por nueve
consejeros:
La directora, como presidente, el médico general, psiquiatra, psicólo-
go, personal pedagógico, de trabajo social, jefe de talleres y vigilancia .
Actualmente se lleva a cabo una ardua labor de estructuración y
complementación de todos los reglamentos en uno solo; razón por la
cual no me ha sido posible referirme a este aspecto en concreto.

Cárceles de Coyoacán y Villa Álvaro Obregón. En estos recluso-


rios, existieron mujeres internas más o menos hasta mayo de 1976;
época en la cual las autoridades respectivas ordenaron su traslado
al Centro Femenil de Rehabilitación. Lo mismo ocurrió en la cárcel

Josefina Camara Bolio_.indb 21 02/03/16 10:23


22 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

de Xochimilco, y puedo afirmar que en los tres lugares las estancias


femeninas eran limpias y convenientemente aisladas de los varones,
hasta donde es posible, claro, es un reclusorio mixto (recuérdese lo
que señalé a propósito del centro penitenciario del Estado de Méjico).
Actualmente, los reclusorios mencionados, así como los del Norte
y Oriente, como ya lo señalé, siguen recibiendo mujeres detenidas
por el término de setenta y dos horas, al cabo de las cuales, si son
formalmente presas, pasan al Centro Femenil. En todos estos sitios
se destinan a las mujeres estancias aseadas y bastante dignas, pero
no me parece correcto que se les haga pasar antes por un reclusorio
masculino. Si el Centro Femenil contara con instalaciones suficientes
y adecuadas, ahí deberían ir, fueran detenidas o procesadas ya, o sen-
tenciadas en siendo mujeres.
De los separos de la Procuraduría del Distrito Federal, puede decir-
se que están limpios y dispuestos en forma de pasillo. Existen celdas
para cada dos internas. Se les da de comer tres veces al día, y, en vir-
tud del fenómeno de la desconcentración, llegan allí mujeres que son
presuntas responsables de los delitos de fraude, abuso de confianza,
despojo y responsabilidad oficial.

Reclusorio núm. 3 o “La Vaquita”. Este reclusorio está destinado a


albergar personas que cometan faltas de tipo administrativo, y, aunque
pueden llegar ocasionalmente vendedoras ambulantes y gentes que
hayan cometido algún desacato a la autoridad, lo más usual y generali-
zado es que arriben mujeres que ejercen la prostitución en la vía públi-
ca; conducta ésta que está sancionada en el Reglamento de Policía del
Distrito Federal, en el artículo 11, fracción II . La verdad es que cuan-
do una prostituta no tiene dinero para dar “mordida” a los policías que
están en el crucero o que efectúan redadas o razzias, es conducida al
Reclusorio núm. 3, donde se les multa con la cantidad de 1 500 pesos.
Si, como sucede las más de las veces, no cuenta con dinero para pagar
dicha multa, queda ahí detenida por quince días, por cada uno de los
cuales se le descuenta la cantidad de 100 pesos. Obviamente, éste es el
peor sistema para rehabilitar a las prostitutas, por lo cual más valdría
que dicha cárcel no existiera: las mismas autoridades del penal me
informaron que quienes se prestan a pagar las multas y a sacar a las
internas son los policías. Son ellos los principales tratantes de blancas
y cooperadores de un lenocinio disfrazado. Y las mujeres explotadas,
que no tienen dinero para pagar, salen a seguir ejerciendo su miserable

Josefina Camara Bolio_.indb 22 02/03/16 10:23


LAS CÁRCELES EN MÉJICO Y SU EVOLUCIÓN 23

comercio como único medio de subsistencia. ¿Dónde queda entonces


la rehabilitación? ¿dónde la finalidad del reclusorio moderno y técni-
co? Otra prueba de que es muy remota la posibilidad, teniendo dinero,
de que una mujer llegue ahí, es que el día 3 de agosto de 1976, fecha
en que visité el reclusorio, sólo habían albergadas 17 internas, todas
por ejercer la prostitución en la vía pública. Se me informó que a dia-
rio llegan de 80 a 90 internas, aunque la Institución tiene cupo para
164; pero yo sólo vi a 17, en los momentos en que estaban cenando en
el comedor, limpio y aseado. Todas las mujeres eran muy humildes,
de nivel socioeconómico muy bajo. No había ninguna prostituta de
clase media o alta.
Por lo demás, la Institución está muy limpia; las celdas trinarias se
extienden pintadas de verde claro, en torno a un patio cuadrado, don-
de vi lavaderos y algunas ropas tendidas. Hay también una pequeña
aula donde se imparte primaria. Un taller también existe de rebozos
y bufandas. Se les obliga a hacer deporte. Se cuenta con un médico
general, psiquiatra, enfermera y afanadora para los servicios médicos.
También acude personal de las clínicas del Seguro Social a hablarles
a las internas sobre planificación familiar. La comida es a la 1 00 p.m.
La vigilancia está repartida en tres turnos de veinticuatro por cuarenta
y ocho horas, con tres vigilantes cada turno. En el exterior hay seis
vigilantes hombres.
Definitivamente, a pesar del aseo y otras cualidades de la Institución,
es obvio que el reclusorio no llena los fines para los que persiste, pues
el arresto de quince días, a más de agravar la situación económica de las
mujeres y empujarlas a seguir prostituyéndose, favorece la propagación
de las enfermedades venéreas, ya que cuando una mujer llega enferma,
se le da tratamiento por quince días, que no son suficientes a lograr su
curación total. Una vez fuera de la Institución, la mujer no continúa su
tratamiento. Frecuentemente, volverá a caer detenida a los pocos días
y se le iniciará otro tratamiento a base de antibióticos, lo cual conduce
prontamente a que los gérmenes que abriga se hagan resistentes al me-
dicamento. ¿Hacia dónde marcha la salud pública?

Penitenciaría de Mérida,Yucatán. Fue fundada en el año de 1906,


siendo gobernador del Estado don Olegario Molina Solís y presidente
de la República el general Porfirio Díaz. La sección femenina, com-
prendida en el mismo vetusto edificio que alberga a los varones, fue
inaugurada el 22 de diciembre de 1971, acabando así con el horror de

Josefina Camara Bolio_.indb 23 02/03/16 10:23


24 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

custodiar a las mujeres delincuentes en el Hospital Leandro León Aya-


la, destinado a enfermos mentales, y en donde había niños hijos de las
internas. Los policías abusaban sexualmente de ellas y sucedían otros
tristes hechos, fruto de la época más antitécnica del penitenciarismo
mejicano. La sección de mujeres actual, si bien se encuentra en el mis-
mo local de hombres, como decía, está bastante limpia; en derredor de
un patio cuadrilongo, soleado como todos los patios yucatecos, se en-
cuentran unos galerones a manera de dormitorios, en donde las camas
se alinean igual que en un internado cualquiera. No hay separación,
ni celdas, ni rejas. Las mujeres no tienen oficio ni talleres especiales,
como no sean el lavar su ropa y la confección de hamacas. En la parte
delantera está un pequeño cuarto para la vigilancia que está consti-
tuida por mujeres, aunque no escapan los problemas del lesbianismo.
Cuando yo realicé la visita mencionada en el año de 1973, no esta-
ba funcionando debidamente el Consejo Técnico previsto por la Ley
de Normas Mínimas; en los expedientes no encontré el menor rastro
de estudios, ni médico, ni psicológico ni de trabajo social. Todo era
tan rudimentario y primitivo que había menores con adultas y prosti-
tutas con mujeres detenidas por otros ilícitos y también con las meno-
res. Así es que, aunque existe un proyecto para la construcción de una
nueva penitenciaria desde 1962, no son nada halagüeñas las condicio-
nes de las mujeres internas.

Penitenciaría de Ciudad Juárez, Chihuahua. Dicho establecimien-


to es una especie de fortaleza feudal, con fachada empedrada y gris,
como si presagiara su triste cometido. Fue construida en el año de
1942. Cuando la visité había ocho internas, albergadas en una sección
que puede describirse como un galerón largo y estrecho, en donde es-
tán algunas mesas y sillas, ya que esas piezas funcionan como come-
dor, y al fondo, en forma transversal, están las celdas y un patio más
o menos cuadrado. Las celdas están dispuestas en dos pisos, tenien-
do enfrente de la planta baja los baños. Tienen asimismo las celdas
puertas de madera con una pequeña aldaba y las internas tienen llave
de su cubículo. La estrechez de estos últimos es impresionante, pues,
en verdad, apenas cabe la cama. En la sección femenina se vendían
gaseosas o sodas, y por este motivo, el personal masculino de la Ins-
titución tenía acceso a la misma. Igualmente, por lo que se refería a la
visita conyugal de las mujeres, se realizaba en la misma sección, ten-
diendo altamente al desorden y a la promiscuidad. Se trata, en suma,

Josefina Camara Bolio_.indb 24 02/03/16 10:23


LAS CÁRCELES EN MÉJICO Y SU EVOLUCIÓN 25

de una sección estrecha totalmente encajonada y agravada su situa-


ción general por el clima tan despiadado de Ciudad Juárez. En efecto,
cuando yo fui era el invierno, y encontré a las internas hacinadas en
torno al único radiador que se localizaba en la estancia o comedor.
Había una sola celadora, exclusivamente en el día. Las internas rea-
lizaban trabajos manuales de peluche y tejido. No había escuela, ni
Consejo Técnico ni servicios religiosos.
La visita familiar se realizaba los domingos de 12:00 a 4:00 p. m. La
conyugal, los jueves, bajo el régimen de planeación familiar. Operaba
la remisión parcial de la pena por cada dos días de trabajo y escuela.
Con esta descripción termino de presentar el paisaje nacional de
los reclusorios femeninos. No hablo más que de aquellas institucio-
nes que, merced a la gentileza de las autoridades respectivas, me
fue posible observar personalmente. Pero a las claras se nota que
la revolución penitenciaria no ha llegado hasta ahí, ni menos a ni-
vel nacional como es justo anhelar. La misma marginación y olvido
que, a nivel personal, a pesar de magníficas leyes, sigue operando en
la sociedad para cada mujer, opera para aquellas que han tenido la
pena de perder su libertad. Y siempre y en todas partes, el problema
general suele atribuirse al factor económico. Creo que ésta, aunque
no abarque la totalidad de los problemas que existen en los estable-
cimientos carcelarios femeninos, es una carencia muy importante.
Todo esto por lo que respecta a las adultas. ¿Habrá más benevolencia
para las menores? Vamos a verlo.

(Artículo publicado en “Anuario de Derecho Penal”,


Madrid, 1978)

Josefina Camara Bolio_.indb 25 02/03/16 10:23


II. Elegía a la muerte de mi padre

Mi Padre, eterna andadura


De noble figura
Y blancos cabellos,
Quedó prendido en el tiempo…

Varonil en la figura
Y jovial en la apostura,
Como el río que transcurre alegremente,
Se marchó, serenamente,
el mejor padre y trovero.

De su música y canciones
Quedóme un albo recuerdo.
Y en su Mérida soñada,
Feliz novia cortejada,
Como las tardes de mayo, eterno,
Como el verano de agosto, ¡inmenso!,

Así mi padre, en su bonhomía,


Cual si alumbrara la luz del día,
Quedó prendido en el tiempo…
Ya cansado el noble cuerpo
Pero recia la figura,
Sus canas, de Alpes recuerdo,
Dieron marco a la dulzura.

En lo vital de su ciclo
Cupo la semilla fértil

27

Josefina Camara Bolio_.indb 27 02/03/16 10:23


28 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

Que me dio vida y persona.


Y al cerrar sus ojos buenos
con la paz de la honradez,
no hubo en su rostro altivez
sino una sonrisa pura.

Padre mío bienamado:


Te recuerdo diariamente
Cuando el sol de cada aurora
Pone tu beso en mi frente.
Y los laureles de gloria
Que cultivaste en la vida
Porque fuiste un hombre bueno
Y ganaste la partida,
Me permiten afirmar
¡que estás aquí... todavía!

MARÍA JOSEFINA CÁMARA BOLIO


México, Agosto de 1986

Josefina Camara Bolio_.indb 28 02/03/16 10:23


Trayectoria y arte literario de Ágatha
III.
Christie

Creo que no ha habido una personalidad más centelleante en los últi-


mos tiempos que la de una mujer de nacionalidad inglesa, que reúne,
en mi sentir, las tres categorías fundamentales de Albión: existencia
que transcurre como las corrientes del Támesis; señorío elitista con
aguda cosmovisión y la sagacidad de Scotland Yard: me refiero, ob-
viamente, a la Señora Ágatha Christie. Constituirán el meollo de estas
líneas algunos breves datos biográficos y el resumen o síntesis de sus
obras principales.
En principio, hay que decir que el nombre de Agatha Christie, aun
cuando ha brillado como la gema que lleva su nombre en las cartele-
ras de los mejores teatros, verbigracia, en las innumerables exhibiciones
de “La Ratonera”, toma su universalidad de la imborrable huella que
deja en el ámbito de la novela policíaca, género preferido por los lec-
tores hoy día, pero no de tan antigua factura como algunos podrían
suponer. Opina Salvador Bordoy Luque, en la lujosa edición de las
obras de Agatha Christie hecha por Aguilar Editores, hacia los años
70’s, que la paternidad de la novela de misterio puede atribuirse a
Edgar Allan Poe, siguiéndole en la lista cronológica Emile Gaboriau,
francés, para retornar a Inglaterra con Sir Arthur Conan Doyle y el
inolvidable Sherlock Holmes. La lista, que podría ser interminable,
cierra modernamente con tres personalidades: Chesterton, creador de
la figura del Padre Brown; Simenon, con Maigret, y Ágatha Christie,
con Hércules Poirot. Es sobre esta última figura donde interesa car-
gar el acento, y previamente escribiré que el verdadero nombre de la
autora en comento fue Agatha Mary Clarissa Miller, quien nació en
Torquay, distrito de Devon, región de la que pregona en una de
sus obras (“Diez Negritos”) el “dulce acento”, hacia finales del siglo
XIX, probablemente en 1892. Muere su padre Frederick Alva Miller,

29

Josefina Camara Bolio_.indb 29 02/03/16 10:23


30 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

oriundo de Nueva York, cuando Agatha era aún niña, quedando esta a
cargo de su madre, quien, por cierto, nunca permitió que fuera al co-
legio ni que tuviera institutriz o profesora particular, convirtiéndose
ella misma en mentora de la pequeña. No duda en orientarla por el ca-
mino de la Literatura; y, en una ocasión en que la niña se halla en
cama con una fuerte gripa, aburrida ya de su inactividad, la madre la
invita a escribir un cuento, sugerencia que Agatha no duda en seguir.
Lo toma como un juego, al fin divertido, y cuando fallan sus estudios
de canto y le diagnostican que no tendrá éxito en la ópera, durante
unas vacaciones en El Cairo escribe una primera novela que da al
editor Eden Phillpotts, quien la anima a que continúe en la brecha. En
esta época consigue que le publiquen un cuento en una revista, al que
siguen otros más, con inmenso nerviosismo y alegría de la autora.
En 1912, cuando apenas cuenta con veinte años de edad, conoce al
Militar Archibald Christie, con quien se promete, y se casan dos años
después, en 1914, justo pocos meses antes de declararse la Primera
Guerra Mundial. Al llegar el momento de la gran catástrofe, el ma-
rido debe marchar a Francia con un batallón de voluntarios mientras
ella permanece en Torquay en cuyo hospital ingresa como enfermera
de guerra. Apenas le queda tiempo para escribir entre el trabajo, la
desolación y muerte que significan esos tiempos. Sin embargo, hay
que decir que, positiva por naturaleza, sabe plasmar sus vivencias,
como sublimadas, en novelas posteriores perfectamente cuajadas.
Otra ventaja debida a la guerra, es que ella experimenta el alivio que,
para un alma preocupada y apesadumbrada, significa la lectura de
una buena novela policíaca y ello le anima a proseguir en su empe-
ño una vez concluida la contienda. Es entonces cuando escribe “El
Misterioso Caso de Styles”. A pesar de la satisfacción que la novela
concluida le produce, no obtiene éxito inmediato con los editores y,
a pesar de ser tentada por la desesperación, está convencida de que
su estilo se impondrá. La envía a la editorial The Borley Head y, al
cabo de un año, recibe una carta de los editores rogándole se pase por
las oficinas. Esta novela es, pues, la primera en publicarse y le siguen
cinco más, con las que ella se siente una escritora de verdad aunque,
como suele suceder, jamás había pensado que esta fuera su verdadera
vocación. Por otro lado, su vida matrimonial no ha sido muy feliz y,
en 1928, se divorcia de su marido, el ya Coronel Archibald Christie.
Al verse libre, se dedica a cultivar una de sus aficiones preferidas,
que es viajar por todo el mundo, mientras mantiene internada en un

Josefina Camara Bolio_.indb 30 02/03/16 10:23


TRAYECTORIA Y ARTE LITERARIO DE ÁGATHA CHRISTIE 31

colegio a su única hija, Rosalinda, a quien atiende en Inglaterra du-


rante los períodos vacacionales. En 1930 visita Irak y conoce ahí a
Max Mallowan, quien ayuda a Sir Leonard Wolley en los trabajos de
excavación que se realizan en la ciudad de Ur. Cultivan una amistad
que, convertida en amor, la lleva al matrimonio con Mallowan en
septiembre de aquel año y pasan varios meses en Siria e Irak. Desde
entonces marcha con él a todas las expediciones, alternando la Litera-
tura con la obtención de fotografías y reuniendo material para cuatro
de sus mejores obras.
Dentro de este contexto biográfico, estudiemos un poco la caracte-
riología de Agatha. Me parece innegable que tuvo una visión preclara
para una mujer de su tiempo, aun cuando, tal vez, ese tiempo de una
Inglaterra, en el apogeo de los treintas, bien pudiera homologarse con
el México de los noventas. Poseyó en avanzado grado el don de cono-
cer la naturaleza humana con una hondura y precisión que le permitió
asignar a cada personaje de sus novelas el correspondiente gesto, el
ademán exacto para verbalizar aquello que siente el corazón. Sin duda
tuvo también el arte de saber escuchar, tan poco practicado hoy en
día, así como observar e introyectar el paisaje. Y este conocimiento
del alma humana lo ejerció por igual, tratándose de hombres o de
mujeres. Sin ser criminóloga egresada de algún reconocido Institu-
to, conoce la psicología del delincuente en un grado maravilloso: su
fina intuición obtiene en esta ciencia el doctorado. Un feminismo que
profesa con finura, elegancia y categoría, no la exonera de conocer y
comprender las tragedias y goces del alma masculina. Probablemente
reserva gran parte de sus personales conceptos sobre este grupo huma-
no, tan diverso al de las féminas, y nos sorprende duramente al poner
en boca de uno de sus personajes en “La Venganza de Nofret”, novela
histórico-costumbrista del antiguo Egipto, la afirmación de que los
hombres deberían morir después de lograr la paternidad. Quizá colocó
en el más alto sitio de la virtud femenina, reuniendo dulzura y dureza a
la vez, a la anciana Miss Marple, prototipo de la mujer inglesa mayor,
de un tipo burgués, mezcla de lo rural y lo urbano, pero con valores
eternos: ya en la octogenaria y dinámica dama, Agatha podía conciliar
el tejido y el amoroso cultivo de las plantas con un pensamiento lógico
y coherente, verdadero as de la deducción, pero llegando, incluso, a la
personificación de “Némesis”, la venganza. Aquí, desearía yo mejor
proseguir el curso de mis comentarios refiriéndome, en especie, a las
obras Christerianas.

Josefina Camara Bolio_.indb 31 02/03/16 10:23


32 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

Es difícil elegir una, en especial, para comentar. Dejémoslo al


azar y tratemos de salpicar cada título con lo que de mayor rele-
vancia nos ha ido pareciendo. Quizá sería mejor dar, como se le
da a las damas, el primer lugar a aquellos textos donde figura la
anciana y distinguida Miss Marple antes de referirnos a un persona-
je, aparte y fuera de serie: Monsieur Hércules Poirot. Sin pretender
agotar la obra de Agatha Christie, por la sencilla razón de que una
fuente no se agota, pudiéramos clasificar en tres grandes rubros las
constelaciones literarias de la posterior Señora Mallowan: obras que
protagoniza Miss Jean Marple, natural de Saint- Mary Mead; obras
que estelariza “le petit burgeois de la Belgique”, Monsieur Poirot,
ex-astro de la Policía belga antes de la Primera Guerra Mundial, y
obras de aventura y marcha dinámica, con trama complicada y ágil y
multitud de personajes. Estas últimas tienen casi siempre un mensa-
je que nos enseña la faceta de Agatha anti-comunista, anti-belicista
y conocedora de los complicados engarces de la política internacio-
nal, siempre con un concepto medido y no tan orgulloso, de la Isla
Británica. Entre estas destacan: “Intriga en Bagdad”, “El Misterio
de Chymneis”, “El Misterio de las Siete Esferas” y “El Misterioso
Señor Brown”. Dejemos sin comentario particular estas y algunos
como especie de3 entremeses, jugosos casos breves, de trama ame-
na y rápido desenlace. Tal es el caso de “El Misterio de Listerdale”,
“El Pudinng de Navidad” y “Misterio en Pollensa”. Regresando a la
Señorita Marple y sus atinadas intervenciones, mencionemos varias
obras: “Un Puñado de Centeno” presenta la rivalidad entre herma-
nos, tan antigua como el caso bíblico de Esaú y Jacob, pero aquí
llegando hasta el crimen por la ambición de una herencia. “El Tren
de las 4:50” es la triste y repetida historia, magistralmente dibujada, de
un hombre que, por casarse con una soltera ya mayor pero visible re-
cipiendaria de una jugosa herencia y el frenesí de un amor en la edad
madura, asesina a su legítima esposa. En todas las obras, digámoslo
de una vez, se toma en cuenta el detalle, sencillo pero humano, que da
sabor de realidad cotidiana al contexto: hay pequeños romances y
agradables restaurantes, proclives a la charla “tête á tête”, así como
un ritual humeante y delicioso, el té de las cinco, “the five o’clock
tea”. Un poco de crema, unas tostadas con mermelada de fresa o
leche cuajada, en medio del mayor suspenso de la trama, son los in-
gredientes que endulzan la lectura y el cerebro, así como las papilas
gustativas del lector.

Josefina Camara Bolio_.indb 32 02/03/16 10:23


TRAYECTORIA Y ARTE LITERARIO DE ÁGATHA CHRISTIE 33

“El Espejo se Rajó de Parte a Parte” es un título tomado de algún


clásico de la literatura inglesa para significar lo siguiente: una mujer
artista de temperamento nervioso, dependiente de fuertes tranquili-
zantes, llamada Marina Gregg, quien, tras una carrera brillante, con
la nube negra de haber dado a luz a un hijo único, minusválido de por
vida, encuentra a la mujer que le contagió la fatal enfermedad, una
fiebre eruptiva, que afectó al producto. Marina, impulsivamente, la
mata, simplemente cambiándole su bebida propia, cargada con fuertes
dosis de psicofármacos, con la bebida de aquella. Antes de entregarla
a la justicia, su marido, director de cine, que la amaba con la intensi-
dad con que un hombre feo puede amar a una mujer tan bella, prefiere
dormirla para siempre con una sobredosis de su habitual medicamen-
to. La interrogante que flota en el aire es: ¿Puede el amor ser piadoso?
“Señorita Marple y Trece Problemas” es una colección de relatos
breves, de situaciones cotidianas con la trama del crimen de por me-
dio, que mis Jane resuelve con su refinada y casi infalible intuición.
Por fin, lo que apunté líneas arriba de la alusión a “Némesis”, es, para
mí, uno de los más magistrales estudios psicológicos de la autora: una
maternidad frustrada, en una mujer de gran temperamento, de tipo
pasional no desviado que, al sentir peligrar a la hija adoptiva, supremo
objeto de su vivir, no duda en matarla sepultándola de modo invisible
en su antiguo jardín, antes que entregarla a un hombre sin escrúpulos,
que era. Y ahora ¿qué hay del simpático, “trés jolie, trés élegant”,
Monsieur Poirot? En primer lugar, debo hacer hincapié en la con-
textura personal del detective para luego pasar a considerar sus he-
chos. Hércules Poirot, natural de “la Belgique”, es, ya lo recordé, “un
petit burgeois”: caballeroso y hogareño, no logró encontrar a la mujer
de sus sueños, aunque alguna vez se enamoró de una noble rusa, “une
femme formidable”, y prefirió guardar un tranquilo celibato que solo
llega a ser apremiado por las jugarretas del crimen. ¿Ocupación pre-
ferida? Observar la naturaleza humana, con sus grandezas y sus mi-
serias, hasta encontrar, como eslabón perdido, el detalle que revela la
motivación del delincuente. ¿Método, es decir, camino para llegar al
objetivo? Muy sencillo: poner a trabajar “las células grises”. De ateza-
dos y prominentes “moustaches”, cabeza oval hasta la locura, obsesión
por quitar una pequeña mancha de su traje impoluto con la inseparable
benzina y una vanidad, entre infantil e insoportable, sobre todo para
su amigo y colaborador, el “cher Hastings”. Este es su mejor amigo
en Inglaterra, a quien conoció precisamente en el desarrollo de “El

Josefina Camara Bolio_.indb 33 02/03/16 10:23


34 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

Misterioso Caso de Styles”, y quien le ayuda a introducirse y ser bien


recibido en el seno de la desconfiada sociedad británica. Seguiremos
describiendo a nuestro hombre como un ser vivaz, rechoncho, amante
de la “tizaine” y el “Sirope de Cassis” y casi infalible para descubrir la
trama del crimen. Su nombre propio le sugiere una profundización de
los clásicos a modo de realizar un parangón con “Los Trece Trabajos”
del Hércules mitológico. Aquí me referiré solo a los principales: “La
Hydra de Lerna”, que equivale al terrible y venenoso infundio de la
calumnia; ”El Establo de Augías”: un estudio breve y, no obstante, de
fina percepción política demostrando que, detrás de un gran hombre,
siempre hay una gran mujer. “Los Pájaros de Estinfalia”: la manipu-
lación y el chantaje, llevados a su máxima perfección por un par de
féminas delincuentes, perfecta descripción criminológica del precita-
do modus operandi; “El Toro de Creta”: una paternidad engañada que
hace de la muerte del hijo su ambición patológica para desquitar toda
frustración ante el engaño, previo uxoricidio; finalmente, “La Corza
de Cerinea” nos muestra a un Hércules Poirot humano y romántico,
que se conduele del amor de dos seres separados por barreras sociales
y una tuberculosis que debe superarse merced al profundo deseo de
vivir para amar. ¡Qué extraordinario papel el del pequeño belga cuan-
do se consuma el “Asesinato en el Orient Express”! Su percepción
frente al engaño es hacer un mutis conveniente cuando se descubre la
venganza cumplida de aquel increíble “Jurado Popular” improvisado,
quien personalmente ejecuta su sentencia. ¡Cuántos lugares!, además,
amenos e interesantes , inaccesibles para el lector como viajero real,
recorre una en la lectura de esta obra que calificamos sencillamente
como genial. Un Hércules especial, no tan protagónico, se refleja en la
novela que lleva por título “Un Gato en el Palomar”: en la cosmopoli-
ta Inglaterra estudia un joven oriental quien, andando el tiempo, sería
rey en algún Emirato Árabe. Una revolución trunca su carrera y muere
víctima de un sabotaje aéreo. Después, las joyas personales, cuan-
tiosa fortuna, que, por medio de interpósita persona, hiciera llegar a
Inglaterra para ser entregadas a la joven inglesa con quien, en secreto,
contrajo matrimonio, son interceptadas, dentro del mango de una ra-
queta de tennis, en un célebre colegio de señoritas, el intachable Mea-
dowbank. Pero, merced a Poirot, llegan, después de varias muertes
causadas por la ambición, a manos de la más sencilla de las mujeres; y
se exaltan otra vez los valores de las tradicionales mujeres británicas,
ya que Agatha reprobó, como se observa en “Tercera Muchacha”, las

Josefina Camara Bolio_.indb 34 02/03/16 10:23


TRAYECTORIA Y ARTE LITERARIO DE ÁGATHA CHRISTIE 35

costumbres de la juventud de las Post-guerra de los 40’s, donde las


drogas y el beatnikismo apuntaban hacia una Inglaterra incompren-
sible para la autora. Creo que también merece una especial atención
la obra intitulada “Tragedia en Tres Actos”, que, tal como su nombre
sugiere, presenta lo que podría ser un drama teatral de pura estirpe; y,
sobre todo, con la intervención de Poirot, describe magistralmente la
vida de un actor, con sus más íntimos tormentos, con el paso doloroso
de la pobreza y el anonimato hasta la fama y, finalmente, esa pérdida de
la propia identidad donde el actor se anonada a sí mismo a fuerza
de convertir su vida en un rompecabezas formado con trocitos de las
vidas de los personajes por él largamente interpretados. Pienso que
esta obra revela en Agatha un profundo conocimiento del mundo ar-
tístico y bohemio.
Otro tipo de dama inglesa, de edad y mentalidad intermedia, fue el
personaje conocido como Ariadne Oliver, célebre escritora de novelas
policíacas en la cual, sin duda, Agatha se proyecta; y, llegando a la
más alta cumbre de la madurez e introspección, se ríe de sí misma,
al hacer jocosa y hasta un poco ridícula la figura de dicha escritora del
género.
Por último, retomando los valores de Agatha Christie que han lle-
gado al mundo y, especialmente, hasta las mujeres de hoy. Parecen
mentira la cantidad de recursos, tan variados como humanos, que, en
dos libros, nos muestran la forma en que “el mago de la felicidad”
va resolviendo una cantidad de congojas humanas: personas raptadas,
señoras llenas de tedio a pesar de su fortuna en dinero; empleadillos
que sueñan con una aventura extramarital , misma que parece acabar
con el amor de la esposa, todos son salvados, revividos, devueltos
al sentido de la vida plena y feliz por un tipo que parece no tener
más problema que aplicar su positividad y su larga experiencia en el
manejo de las Estadísticas, en una oficina de gobierno, para ayudar a
seres que han perdido toda energía. Y pienso que este, sumado a todos
los valores, ya mencionados, de Agatha, es el principal: el haber sido
una mujer que hizo, en síntesis, todo lo esencial que una mujer, y casi
todo ser humano, puede hacer, pero con positividad, con inusitada
fe en Dios, en la vida y en sí misma, sin darse nunca por vencida
y extractando la esencia feliz de cada momento para hacerlo eterno,
como diría Goethe. Fue, como hemos visto a vuelo de pájaro en es-
tas líneas, hija, trabajadora de las letras, esposa, madre y enfermera
de guerra. Viajó por todo el mundo estudiando la naturaleza humana

Josefina Camara Bolio_.indb 35 02/03/16 10:23


36 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

tanto como el paisaje. No se desanimó por las flaquezas de la hu-


manidad, incluidas las dos Guerras Mundiales y un fracaso matrimo-
nial cuyas razones respetamos pues tratábase de una mujer altamente
sensata. Creemos que esto no le resta méritos para considerarla una
triunfadora, pues, así en la vida real como en las que atribuyó a sus
personajes, siempre supo salir airosa en las situaciones más apura-
das, con los recursos de perenne validez constituidos por la fe y una
rica imaginación. Sin alardes ni estridencias defendió el feminismo
de altura siendo una productora de ideas, de cultura, lo mismo que
floricultora, bordadora, excelente cocinera y ama de casa hasta llegar
a afirmar que sus mejores momentos de inspiración surgían cuando
fregaba platos! Detestaba las aglomeraciones, el alcohol, el tabaco y,
en cambio, amaba la ópera y todas las cosas que pueden considerarse
bellas. Su realización personal, consciente y plena, la llevó a afirmar
que los mejores años de la vida transcurren después de los sesenta,
parafraseando el proverbio chino. En fin, sin caer en una vana e inne-
cesaria apología, contemplemos en Agatha Christie, a unos años de su
centésimo aniversario, un inmenso ejemplo a seguir: cómo poner vida
a los años en vez de poner años a la vida.

MARÍA JOSEFINA CÁMARA BOLIO


México, 1994.

Josefina Camara Bolio_.indb 36 02/03/16 10:23


Breve análisis grafológico de la firma
IV.
del subcomandante Marcos

La Grafología es, etimológicamente, el estudio de la letra de una


persona, ya que, tomando el vocablo “graphos” lato sensu, abarca el
estudio de documentos, incluso quirografarios, y aun letra escrita a
máquina. Se pueden conocer así una enorme cantidad de datos, como
es todo lo que se refiere a la Caracterología o estudio del carácter,
esto es, la forma de ser de las personas y que no es otra cosa más
que la conducta sujeta a determinados efectos de los valores y de la
emociones. La escritura, ya que resulta mucho mejor el análisis si se
practica sobre una letra manuscrita, preferentemente una firma hecha
sin rúbrica, es obra humana y proviene del cerebro, el cual, como
sabemos, a través de la sinapsis que se realiza entre las neuronas, con-
duce la corriente eléctrica a través de los músculos del brazo, nervios
por en medio, hasta llegar a la mano que traza la letra. En estos rasgos,
de personalísima configuración, se observa una imagen de la perso-
na misma, sabiéndolos interpretar: de hecho, a cada configuración de
cada letra, corresponde un detalle del carácter y de la personalidad.
Es posible, para grafólogos de mucha experiencia, descubrir incluso
enfermedades que todavía no han sido diagnosticadas al paciente.
Desde los albores de la civilización, la humanidad trató de entender
o explicar los fenómenos criminales y, más aún, la enfermedad men-
tal, que, en un principio, era denominada genéricamente “locura”. Así,
cuando algunos estudiosos se preocupan y conciben la idea de que el
por qué de la delincuencia puede hallarse en las protuberancias de la
cabeza, surge la Frenología, como una pseudociencia a la que acom-
pañan, cuando hoy recordamos esa parte de la Historia, la Fisognomía
o estudio de la cara; la Quiromancia o estudio de las líneas que existen
en la palmas de las manos; la Pedomancia, idéntico estudio aplicado a
las palmas de los pies; la Umbilicomancia o estudio del ombligo y la

37

Josefina Camara Bolio_.indb 37 02/03/16 10:23


38 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

Demonología, como estudio de los poseídos, que es hoy antecedente


de la moderna Psiquiatría. Sin embargo, que yo sepa, no fue en esa
época, anterior a la ciencia cabal, cuando se dio por estudiar la letra,
sino que debemos recorrer aún un largo trecho para llegar a lo que
el nórdico autor Jürgen Thorwald llama El Siglo de la Investigación
Criminal, libro que, escrito en forma amena y ágil, con estilo perio-
dístico, nos explica el nacimiento de la Criminalística como hija de
la Medicina Forense, uno de cuyos pioneros fue Hans Gross, y que,
siendo anterior a la Criminología como ciencia, forma parte moderna
de lo que Jean Pinatel llamara “la gran síntesis criminológica”. En
efecto, el estudio del cómo, cuándo, dónde, por qué y para qué (móvil
o motivos) de un delito, se analizan y clarifican con base en la Cri-
minalística, quien, a su vez, se nutre de una serie de disciplinas bien
científicas y especializadas, como lo serían: la Hematología o estudio
de la sangre; la Toxicología o estudio de los venenos; la Balística o
estudio de las armas de fuego; el estudio de los incendios criminales
y, entre otras que no menciono por ahora, la Grafología o estudio de
la letra, como coadyuvante en todo. Obviamente, este análisis que la
ciencia en comento nos permite, no limita su utilidad al campo del
delito, sino que nos ayuda siempre que deseemos adentrarnos en los
misterios, que no secretos, de alguna personalidad.
Tal es el caso del Subcomandante Marcos, cabeza del Ejército Za-
patista de Liberación Nacional (ezln), mismo a quien la que suscribe
estas líneas ya estudió ampliamente en un ensayo antropo-socio-filo-
sófico, jurídico y criminológico, que se intitula “El Conflicto de Chia-
pas” y que permanece inédito. Mas, en el caso del presente estudio,
estimo que viene a complementar e ilustrar lo que ya se dijo, y aclaro
que se trata de un humilde esfuerzo, con el gran apoyo de la intuición,
ya que la firma de la cual dispongo para practicar el análisis, poseyen-
do conocimientos pero sin ser perito en la materia, es muy pequeña y
poco clara. Trátase de un trazo que tiene una altura aproximada de 2.5
mm por una anchura de 1.5 cm. Tal y como yo voy a hacerlo, sugiero
al lector que tome, a serle posible, una lupa, remitiéndose al Anexo
I de este trabajo, y compare la firma con lo que vaya leyendo. Así es
como paso a explicar detalladamente los rasgos:
La “S” del principio sugiere una persona bien ubicada en su entor-
no geopolítico, al cual conoce y ama, teniéndole perfectamente deli-
mitado en su territorio así como en sus raíces históricas. Marcos está,
y hablo de lo que me dice la letra, pudiendo, por tanto, ser mi inter-

Josefina Camara Bolio_.indb 38 02/03/16 10:23


BREVE ANÁLISIS GRAFOLÓGICO 39
DE LA FIRMA DEL SUBCOMANDANTE MARCOS

pretación muy limitada o totalmente equivocada, enraizado en un piso


o suelo que es su tierra, y en su propia realidad, quizá familiar o per-
sonal, o ambas, donde las raíces de la tierra coinciden con su pasado.
Por alguna razón, que no se comprende si nos atenemos a la versión
de que él es originario de Tampico, Tamaulipas, está muy identificado
con Chiapas, enamorado de Chiapas, como se verá después;
De esta letra inicial se pasa a una “u” que se mira un tanto mal
configurada, ya que, incluso, podría confundirse con una “a”. Lo que
me sugiere, por la escasa y un tanto entubada abertura superior y la
redondez, como de barriga llena, de su parte inferior, es una actitud
expectante, donde hay algo de indecisión, pero estratégica, pues es
propio de personas sensatas pensar antes de actuar y sopesar todas
las consecuencias de las acciones que se emprenda. Así, Marcos es
totalmente receptivo y almacena la información multidisciplinaria que
pueda captar; la actitud es de atención, de alerta máxima y, siempre,
sin perder contacto con la tierra, con la realidad, como lo demuestra el
pico o vértice invertido que se observa antes de la “b” que sigue. Cabe
señalar, desde ahora, que la grafía o escritura va cambiando durante la
vida de una persona, a la par que se suceden en ella nuevas vivencias,
y que también la letra envejece y puede denotar estados de precarie-
dad existencial o decrepitud. Este caso es todo lo contrario: mesura y
ponderación, que, así en la letra como en la vida, indican una persona
que no está en crisis sino que va creciendo, fortaleciéndose y apren-
diendo de la experiencia;
La “b” siguiente es como la imagen de alguien que va despegando
ya un poco de las raíces o de la realidad, mismas que al principio seña-
lé; pero no de la realidad global o “mundo del ser”, sino de aquella de
la cual él partió; quiere, como dirían los españoles, “echarse p’alante”,
intentar acometer alguna empresa. Pero tiene todavía algo de temor y
se guarda para sí mismo sus pensamientos y planes; de ahí, se pasa a
un trazo bien extraño y curioso: se marca un espacio (probablemente
en la cronología de los viajes que se dice realizó a otros países para
nutrir su ideología), donde parece romperse con el pasado; por lo me-
nos, la decisión está tomada; va a partir Marcos hacia algo bien con-
creto y ya no se detendrá por miedo o indecisión; la “C” se imbrica,
literalmente, con una “t” y el principio de la “M”; pero, en la trabazón
con que se trazan, dejan, para mí, algo bien claro y es el basamento
afectivo y visceral fortísimo donde se afinca la actividad posterior.
Tal como se observa el trazo, aparece un corazón, que estaría, valga

Josefina Camara Bolio_.indb 39 02/03/16 10:23


40 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

la redundancia, en el corazón de la firma y como en el centro de una


maraña, que podría ser la selva Lacandona; el corazón señalado se
apega, pero sin mezclarse, a un todo cerrado, hermético, que me pa-
rece ser el propio Marcos, el hombre-ínsula; el mismo corazón que
impulsa, como un motor, todas sus acciones, hace ver a un hombre no
sólo comprometido sino enamorado de su empresa; la sangre, su san-
gre, bombea toda la fuerza necesaria que, como una enorme diástole,
insuflará cualquier sacrificio o esfuerzo; y el corazón se apoya en ese
todo cerrado, en forma de muro de cuatro paredes enhiestas, donde a
nadie es dado penetrar. Dos rayas, una por arriba, que cruza, y otra por
debajo, que sostiene o sustenta, son el cielo y el suelo donde se debate
la vida de Marcos, tan llena de realismo como de idealismo;
Luego sigue una “M”, inicial de “Marcos”, a continuación del pre-
fijo “Sub” y una abreviatura de “Comandante”; pero esa “M”, que
se compone de dos palos largos como postes fuertes de donde pende
una hamaca, nos habla del aflojamiento de la tensión, de alguien que
abandona la vigilia de le espera para entrar en la dormivela de los
sueños y sueña en una hamaca que está muy pegada a la tierra, donde
no ha lugar a las caídas, y con alguien pequeño, como protegido, que
se apega, como anonadado, como adosado, a la “M”, siendo este un
ser dependiente, posiblemente Chiapas y quienes viven en ella y son
su carne: “Chiapas hija” dependiente de “Marcos padre”, protector y
custodio. Y el puente holgado de la “M” se apega a una “s”, pequeñita
y temerosa;
Es preciso hacer notar que, a estas alturas, la firma ha perdido su
rectitud o posicionamiento lineal del principio y, al margen de cual-
quier paralelismo entre sus extremos superior e inferior, apunta cada
vez más hacia arriba, en un claro signo de que el idealismo ha rebasa-
do al realismo. Sin embargo, cuando se encuentra en su vértice o pico
más alto, cae y, curiosamente, es cuando más se enraíza en la tierra y
más se afianza en el pasado, sin perder jamás los límites de la prosaica
realidad;
Las siguientes tres letras, que son “c”, “o” y “s”, deseo analizarlas
como un todo, pues me parece que tienen singulares implicaciones:
después de la emotividad que encierran los trazos anteriores, donde
brilla un destello de sentimentalismo y de ternura, se deja atrás el co-
razón, tan reiterado, para hacer punto y aparte y lanzarse a la acción.
La “c” parte, en su trazo, nuevamente de la tierra, de donde toma fuer-
za y empuje, como alguien que se encarrera para dar, posteriormente,

Josefina Camara Bolio_.indb 40 02/03/16 10:23


BREVE ANÁLISIS GRAFOLÓGICO 41
DE LA FIRMA DEL SUBCOMANDANTE MARCOS

el gran salto o el lanzamiento de una ballesta, cuyo dardo es directo y


certero; “c” y “o” han trabajado de la mano, y ahora “o” se afianza y
quiere ser independiente; pero, antes de dar el gran paso, el salto final,
la “o”, o sea Marcos, se afianza y repinta para estar bien seguro de lo
que será su recta final; una “s” final se separa del binomio anterior
para ser como la punta de lanza que proyecta toda la acción que se-
guirá y que, también, puede herir de muerte; pequeña, incisiva, afilada
y, sobre todo, clavada en la tierra, igual que en la realidad, como el
tornillo que embona firmemente en la tuerca, la “s” mencionada se an-
toja, incluso, cruel. Se clava hacia debajo de la firma y, apuntando un
poquito hacia atrás, como si recapitulara, se lanza cada vez más abajo,
como horadándolo todo, justo encima de la firma a máquina, cayendo
esta curva sobre la palabra “Insurgente” referida a Marcos; y, de ahí,
se proyecta ad infinitum, firme, pareja, decidida, implacable, cayendo
en su bajada final y tachando la cifra de 1999, que corresponde al
año en curso, para encararse al futuro. Ciertamente, dicho futuro es
incierto; la acción se fortalece y perfila desde este año, pasando por la
cruzada electoral, hasta Dios sabe cuándo. Pero una cosa parece cier-
ta, a juzgar por la letra: la lucha seguirá, quizá subterráneamente. Mi
convicción muy personal es que podrá derrotarse la lucha del ezln y
podrá llegarse a una negociación, ojalá que muy pronto; pero el espíri-
tu aguerrido del Subcomandante Marcos, que ya es en él idiosincrasia,
le convierte en un luchador permanente, que, desde el protagonismo
hasta el más completo anonimato, no cejará en algo donde ha compro-
metido su ser entero, esto es, cabeza y corazón.
Añado algunos juicios acerca de él, mismos que la revisión global
de la firma me sugiere: la visión más idealista del Subcomandante no le
impide ver la tierra; y, porque aspira a lo más alto, parte de lo más bajo,
es decir, de lo elemental. Al final, se pierde otra vez en el anonimato y se
va internando, no sé si en la selva Lacandona o en su propio ensimisma-
miento y corazón. Es notorio que nunca, a juzgar por la letra, ha caído
en vacíos, ni en deshilvanados pensamientos, sino que ha mantenido
calma y un equilibrio de juicio, aunque a veces lo pierda la pasión, que
le hace firme y peligroso. Marcos es un hombre, su letra lo dice, que
sabe lo que quiere y a dónde va, lanzándose a ello por convicción y con
renovado brío. Su juicio me parece lógico y coherente, no atendiendo
específicamente a lo que dice, sino a cómo lo dice; su discurso, como
dialéctica, es lúcido. La letra no revela el neologismo ni el inconcluso
trazo del esquizoide, ni la indefinición y garabatos del ansioso, ni el

Josefina Camara Bolio_.indb 41 02/03/16 10:23


42 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

trazo elaborado y repetitivo del enequético, ni el lento del inseguro. Por


el contrario, es la firma de alguien que, a pesar del aislamiento y larga
espera, no ha perdido la calma. Su probada resistencia al dolor y la
amplia tolerancia a la frustración, que en otro ya hubiera hecho crisis,
a él lo han fortalecido, tornándole en más poderoso porque su control
comienza por él mismo. Es un hombre que conoce límites en todo me-
nos en aquello a lo que se lanza con singular ahínco. Trátase de un
hombre de quien es muy difícil delimitar dónde acaba la perseverancia
y comienza la obsesión, pero que, en cualquier caso, es notable por su
entrega y tesón.
En una última palabra y, a manera de conclusión, he intentado ofre-
cer un análisis que, visto junto al otro estudio de mi autoría, o por
separado, sea útil y en el cual se imbrica lo técnico con lo emotivo, la
intuición con el conocimiento científico. Ojalá sirva un poco para la
construcción de la paz en México.

México, 1 de octubre de 1999

Josefina Camara Bolio_.indb 42 02/03/16 10:23


BREVE ANÁLISIS GRAFOLÓGICO 43
DE LA FIRMA DEL SUBCOMANDANTE MARCOS

Josefina Camara Bolio_.indb 43 02/03/16 10:23


V. Carta a mi hija

Para Ana Luisa Alvarado Cámara

Hija de mi alma:

Aunque dicen que el tiempo borra los recuerdos, sucede, en ocasio-


nes, que los clarifica permitiéndonos comprender sucesos que, en su
momento, no pudimos tal vez aquilatar. Por otra parte, también a ti el
tiempo te está permitiendo madurar y es momento de hablarte desde
mi corazón y a tu corazón. Permíteme hacerte un relato: era el primer
día de agosto de 1986; las tres de la tarde, como la hora en que murió
Jesús. Tenía yo seis meses de embarazo; mi enorme barriga, bajo un
corazón que amenazaba dejar de latir, rebasaba el horizonte visual
donde había de mirar la fosa de mi padre, el mayor amor que, hasta
entonces, tuve.
Sabía que me quedaba sola en el mundo, sin ternura y sin apoyo.
Sentía deseos de hundirme en la tierra yo también y unos piecitos
pequeñitos patearon intensamente mi matriz, recordándome su de-
recho a vivir. Volví bruscamente a la realidad y, en ese momento,
pudo más la vida que la muerte y se encendió una luz brillante en mi
camino: la de saber que aquella vida que tanto deseé, que amé antes
de conocerla con todas las fuerzas de mi cuerpo y de mi corazón
y que ya latía dentro de mí, estaba por encima de todo, excepto de
Dios. Como mujer y como abogada tuve que mirar el derecho del
niño no nacido y reconocerle su lugar en este mundo, y, como pedía
el Cardenal Corripio Ahumada a la Virgen de Guadalupe, “amar la
vida que comienza con el mismo amor conque llevaste en tu seno la
vida del Hijo de Dios”.
Una cosa era cierta: aquella criaturita indefensa que me sacudía

45

Josefina Camara Bolio_.indb 45 02/03/16 10:23


46 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

fieramente, estaba salvando mi propia vida y me reclamaba la pa-


labra dada, el sí que di con amor a la vida toda, cuando te concebí.
Desde entonces, Ana Luisa amada, empecé a mirarte como un ros-
tro de salvación. Nunca imaginé cómo serían ni tus ojos, ni tu cabello,
ni tu boquita, ni tu mente ni tu corazón, sino que viví, quizá por única
vez en mi vida, que ha sido siempre de lucha, la palabra aceptación.
Mi espacio se abrió a tu espacio; mi hambre cedió a tu hambre; mi
tiempo cambió a tu tiempo; mi vida tornóse en tu vida. Desde el pri-
mer momento te reconocí como una dádiva de Dios, tu Padre del Cie-
lo, una respuesta a mis plegarias y un reto, el más grande del mundo, a
todas mis capacidades. Nunca imaginé qué complicada, pero también
qué rica y variada, sería tu personalidad. Comencé a descubrir las mil
facetas de alguien que se ha calificado como niña especial. Tu inquie-
tud y movimiento incesante, más que un problema, me han recordado
muchas veces la exuberante vitalidad de la España que me tocó vivir
y amar. Tienes temperamento italiano y apasionado, como el origen de
mi familia materna y por eso creo que algún día llegarás a ser artista.
Tu infancia, junto con muchos dolores, nos ha hecho compartir un
largo y difícil aprendizaje que, al final, será riqueza. Ahora, tu adoles-
cencia se me hace muy difícil y me exige más aún de todas las capa-
cidades que tengo, me obliga a conseguir las que me faltan y, cuando
parezco morir de cansancio, me hace recordar, con algunas lágrimas y
una sonrisa, mi propia adolescencia.
Criarte ha sido lo más difícil de mi vida, pero, al mismo tiempo, lo
que, humanamente, he hecho con más amor. Siempre lamento aque-
llos ratos en que el trabajo me apartó de ti, pero darte sustento y un
nombre honrado también es parte de toda educación. He conocido,
¿por qué no decirlo?, la fama, el poder y la riqueza, pero de todo me
alejé para tener la mejor parte: crecer contigo y volver a vivir lo que
el tiempo me hubiera arrebatado indeclinablemente. Ningún título se
compara con el de “Mamá” que tú me has dado; ninguna sabiduría
ni riqueza pueden superar la de haber entendido que no valen ni los
libros, ni el poder, ni nada, sino la persona humana, con su dimensión
divina, que, cuando nacemos, es sólo un proyecto.
Me ha tocado la fortuna de acompañarte y ayudarte en la realiza-
ción de ese proyecto, que, por algunos problemas que te hacen una
niña tanto más importante cuanto más difícil, se ha convertido en un
reto apasionante. Cuando me siento fatigada y extenuada por la tarea
de educarte, de transmitirte sin reservas todo lo bueno que esté dentro

Josefina Camara Bolio_.indb 46 02/03/16 10:23


CARTA A MI HIJA 47

de mi experiencia y alcance, recuerdo que, según mi más íntima con-


vicción, los retos son del tamaño de nuestro corazón. Luego, tú y yo
tenemos tanto corazón para amar como retos por alcanzar. Cuando me
desespero porque no me entiendes, deseo crecer en paciencia y, por ti,
me he vuelto más noble y agradecida con mis propios padres y maes-
tros. Cuando siento que no acepto determinadas conductas tuyas, sin
que esto afecte tu persona, trato de recordar mi propio y lento apren-
dizaje de experiencias para agradecer a los que me tuvieron paciencia
y tenerla yo contigo.
Cuando mi intransigente temperamento se confronta con tu nece-
dad de adolescente, debo crecer para ser más tolerante y comprensiva,
siendo ello mi oportunidad de conseguir un tesoro invaluable que se
llama “grandeza de espíritu” y la virtud cristiana de la magnanimidad.
El reconocer en ti ciertos defectos de carácter que, seguramente, me
heredaste, tales como la capacidad de coraje y de rencor, la nobleza y
sensibilidad exagerada, me instan a seguirme superando para educar-
te con el ejemplo: tú eres el espejo limpio donde miro no la imagen
bella de la madrastra de Blanca Nieves, sino la realidad de mi propia
imagen, que necesita ser aceptada, pulida y rectificada, pero que, al
fin, es mi imagen.
Cuando recuerdo las experiencias que me han causado dolor, agra-
dezco a las personas que pusieron a prueba todos mis esfuerzos por-
que, de alguna manera, ellas fueron el crisol donde se fraguó la ma-
dre de hierro que tú necesitas. En suma, he revisado, paso a paso, las
etapas que me tocó vivir y, sin ellas, ni tú estarías aquí ni yo estaría
junto a ti. Mi vida ha sido lo que debía ser y ser tu mamá ha sido un
éxito, le pese a quien le pese, porque el éxito no es aquel al que nos
condiciona el mundo o nuestra familia o nuestra sociedad, sino el que
sirvió para el desarrollo de cada persona en especial. Creo que Dios
nos tenía proyectadas desde toda la eternidad. Por eso, a pesar de mis
carencias y de tu complejidad, estoy segura de que el plan de Él se
está cumpliendo y que es un plan armónico y feliz para nosotras y los
que nos rodean.
Si la vida hubiera sido más fácil, seguro que me hubiera aburrido,
porque nunca me han gustado las cosas fáciles. Te invito a hacer, de
los años que nos falte compartir, una experiencia emocionante, fabu-
losa, donde se fabriquen muchas horas buenas que un día tengan la
magia evocadora del recuerdo. Voy entrando ya en la edad en que se
vive casi totalmente de recuerdos; sólo quiero conservar los buenos,

Josefina Camara Bolio_.indb 47 02/03/16 10:23


48 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

pero, entre los mejores, estarás siempre tú, con tus ojos chispeantes, tu
risa sonora, tu figura delgada y graciosa, que tanto ejercicio mantiene
esbelta y fina como una porcelana antigua. Mi mayor ambición es
que, un día, igual a lo que me ha sucedido a mí con mi padre, puedas
decir, como la canción: “No tengo miedo al invierno con tu recuerdo
lleno de sol”.
Casi para terminar, quisiera presentarte una imagen que, para mí,
es la de mi vida; cada mañana me asomo tempranito a una ventana
blanca donde refulge el sol y se siente calor. Encima de mi cabeza hay
una enredadera de bugambilias, rojas como la sangre, y unos pétalos
de ellas caen sobre mí para recordarme que, siempre y en todas las
culturas, el sol y la sangre han estado juntos, simbolizando que la
vida es energía y belleza, pero también lucha, no exenta de dolor. Los
egipcios antiguos creían que cada mañana nacía el sol. Para mí, cada
mañana, cuando despiertas y veo tu carita amable y tus ojos limpios,
nace de nuevo el sol.
Perdóname por lo que no he sido, por lo que no he podido darte
como persona y, sobre todo, por las veces que, sin empatía, no supe
sentir como tú, amar como tú, sufrir como tú. El único precio justo
de una vida, es otra vida y aquí está la mía para resarcirte. La que
te ofrezco hoy, con renovado amor, es refulgente como una tarde de
toros, con su arena dorada y mi sangre hecha belleza de rojas bugam-
bilias.
Siento que mi deber Hacia ti y mi amor, no se agotan con dar la
vida: soy como una fuente cuyas aguas se reciclan y cada cana de mi
cabeza es un rayo de luz para la nueva aurora del milenio que a ti te
tocará vivir.
Mi testimonio desea ser, más allá de la muerte, cuando Dios me lla-
me, un decirte: ¡gracias, hija!, porque tú me has devuelto, con gran-
deza, esa vida que te di.

Te quiere siempre
Tu mamá
MARÍA JOSEFINA CÁMARA BOLIO
México, 2000

Josefina Camara Bolio_.indb 48 02/03/16 10:23


VI. Pasado y presente de la Criminología*

Madrid, 1978. Hace casi un cuarto de siglo que mis amigos, y casi
hermanos, Juan Pablo de Tavira y Jorge López Vergara, coincidieron
con quien esto escribe en el Instituto de Criminología de la Univer-
sidad Complutense de Madrid. Por eso, la evocación hecha actua-
lidad en el comentario de su libro de entonces, hoy reeditado por el
INACIPE, es tarea de altos vuelos que mucho me honro en remontar.
En efecto, nuestra antigua y noble amistad, aunque con respeto a la
personalidad de cada uno, se hizo sólida en México, especialmente
en el Instituto de Formación Profesional de la Procuraduría General
de Justicia del Distrito Federal. No puedo omitir aquel imprescindi-
ble Colegio Mayor Hispanomexicano, con su director don Emiliano;
aquel Instituto de Criminología de la Universidad Complutense con el
entrañable amigo don Eduardo Molina y los profesores Bueno Arús,
Carlos García Valdés —de quien nos tocó estar cerca cuando sufrió
un atentado— siendo director General de Prisiones bajo un régimen
desmilitarizado; Ana de la Rocha, primera directora de la Cárcel de
Mujeres de Yeserías, misma que siempre había sido dirigida por un
militar; Ladislao Rodríguez Gandul, cuya inspiración tomaba vuelos
casi místicos al hablar de Lombroso; José Antonio García Andrade,
eminente psiquiatra forense a quien tanto me gusta mencionar, quizá
porque su asignatura alcanzó en mí visos de pasión; José María Ro-
dríguez Devesa y Marino Barbero Santos, ambos ya fallecidos, aun-
que antitéticos, fueron grandes amigos nuestros y sólidos pilares de
nuestra formación académica. Y, al paso que las hojas de otoño caían,

* Reseña del libro Diez temas criminológicos, escrito por Juan Pablo de Tavira
y Jorge López Vergara, en ocasión de ser reeditado por el Inacipe, a los 25 años de
su publicación.

49

Josefina Camara Bolio_.indb 49 02/03/16 10:23


50 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

cual mullida alfombra, tachonando del marrón de la tierra y el ver-


de de la esperanza la Ciudad Universitaria fundada por Alfonso XII,
igual que aquella inolvidable Avenida Séneca, nosotros, filósofos in-
cipientes, quizá inspirados por el gran romano-andaluz Lucio Anneo,
soñábamos con modelar en nuestra patria, México, un sistema peni-
tenciario basado en lo estudiado y conocido de la Criminología de en-
tonces, a la luz de grandes maestros como Seelig, Göppinger, Kaiser
y otros que causaban furor en Europa. Hacía ya algunos años que en
Roma, bajo la guía paternal de Benigno di Tullio, se habían formado
personas de la talla de Luis Rodríguez Manzanera y Gustavo Barreto
Rangel, en la Criminología, así como la de Ricardo Franco Guzmán,
distinguido Penalista mexicano. Wolfgang y Ferracutti acababan de
lograr su estudio Subcultura de la Violencia, mismo que abría la bre-
cha entre la Criminología clínica, de corte biologicista, y las ciencias
de la conducta y el desempeño social, como, en su día, lo considerara
Auguste Comte. Por eso, el libro en que De Tavira y López Vergara
comienzan a aplicar lo que estudiamos en Europa a las realidades
lacerantes de aquella América Latina que nos describían D’Arcy Ri-
beiro, Eduardo Galeano, José María Rico y Rosa del Olmo, está im-
pregnado de clínica y de clásicos: es el comienzo de una nueva era de
la Criminología en México, tal como la enseñó Bernaldo de Quirós
y la vivió Quiroz Cuarón, andando hacia una transición equilibrada,
sintética y completa entre lo clínico y la reacción social, transitando
por el acting pass pero sin llegar a la Criminología crítica. Hoy, 25
años después, cuando las hojas del calendario y el otoño de la vida
pintan nuestro paisaje maduro; cuando nuestras vidas profesionales
han recorrido largo camino, permítame el amable lector el derecho de
sentir profunda y fraternal emoción, así como recordar a tres poetas:
Antonio Machado, egregio andaluz, cuando escribió: “Caminante, no
hay camino,/ se hace camino al andar. / Al andar se hace camino / y
al volver la vista atrás / se ve la senda que nunca / se ha de volver a
pisar”; ese mismo camino que también evocara el yucateco José Inés
Novelo cuando escribió “Al volver de la senda”, es decir, cuando
en la madurez confrontamos lo vivido con lo soñado, porque, como
escribiera León Felipe, “para cada hombre guarda un rayo nuevo de
luz el sol, y un camino virgen, Dios”. Así, a través de estas modestas
líneas, escritas con emoción y afecto, séame lícito recordar que el pe-
nitenciarismo mexicano es flor de sangre, roja bugambilia, y que con
los dos amigos a quienes me honro en rendir el más cálido homenaje,

Josefina Camara Bolio_.indb 50 02/03/16 10:23


PASADO Y PRESENTE DE LA CRIMINOLOGÍA 51

me ha vinculado la prioridad del valor sobre el miedo y la locura de


un ideal.
Pasemos ahora al comentario de cada uno de los diez temas cri-
minológicos que forman el libro en comento, dejando para el final, a
manera de síntesis, el que se refiere al sistema penitenciario en Méxi-
co. Ante todo, deseo expresar que el marco teórico que sirvió a Juan
Pablo de Tavira y a Jorge López Vergara, a quienes denominaré en lo
sucesivo como “los autores”, para determinarse a escribir el libro de
referencia, fue el hecho de que, a su regreso de España, uno de los
primeros encargos que recibieron en México fue el de implementar
la capacitación profesional en la Procuraduría General de Justicia del
Distrito Federal, para lo cual se hicieron cargo, como ya mencioné,
del denominado entonces Instituto de Formación Profesional. Ahí se
comenzó a impartir, según recuerdo, la primera maestría en Crimi-
nología que existió en México, asistiendo a ella como alumnos pro-
fesionistas interdisciplinarios que, por su especialidad, trabajaban de
alguna manera en el campo de la Criminología; incluso pasaron por
ahí alumnos venidos de Centro y Sudamérica. Y, como podrá compro-
barlo quien lea el precitado libro, fue en obsequio a estos alumnos que
mis distinguidos amigos se esforzaron por “traer” a México a los clá-
sicos europeos. Podría decirse que, en sinergia, se adquirían de esos
alumnos rasgos muy profundos de la realidad mexicana, para luego
nosotros “aterrizar” lo que soñamos en España, realizando el ideal de
buenos becarios de regresar aquí para servir a México. Para lograr esto
a cabalidad, lo primero que habían de hacer los autores, e hicieron, fue
reivindicar la importancia de la Criminología aplicada a los problemas
de América Latina y, más concretamente, de México. Como contexto,
toman adecuadamente un párrafo nacido de la enjundia del profesor
José María Rico, quien ya para 1969 describía con tintes claroscuros
los contornos de una realidad del continente:
La investigación realizada hace pocos años en el Centro Latinoame-
ricano de Investigaciones en Ciencias Sociales nos dice que el conjunto
de países latinoamericanos se caracteriza por los siguientes rasgos:

1) Fuerte expansión demográfica;


2) Bajo nivel educacional;
3) Deficiente situación sanitaria;
4) Escaso nivel de vida;
5) Condiciones de trabajo inadecuadas;

Josefina Camara Bolio_.indb 51 02/03/16 10:23


52 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

6) Estructuras sociales atrasadas;


7) Desarrollo de la clase media;
8) Deficiente integración nacional, sobre todo en el plan económico;
9) Toma de conciencia de su realidad social;
10) Reducida industrialización;
11) Escasa renta nacional;
12) Débil desarrollo agrícola;
13) Bajo nivel de consumo de energía mecánica;
14) Hipertrofia del sector comercial.

Las condiciones enlistadas entonces, no cabe duda que permanecen


casi idénticas, excepto que la “clase media” ya no está en desarrollo
sino en franca extinción y se aprecia como “menesterosa”. La toma
de conciencia de la realidad nacional que, en aquel tiempo era teórica,
hoy se ha visto cuajada en una transición que ha reflejado concien-
cia política, esto es, actitud de servicio y participación ciudadana. Sin
embargo, afirmo de antemano que hay condiciones descritas por los
autores en los años setenta, que hoy se perciben como agravadas, tales
como las descritas por Oscar Lewis en Los hijos de Sánchez o en el ar-
tículo del periodista Ricardo Garibay, publicado en el número 40 de la
revista Proceso que, por su lacerante actualidad, me permitiré repro-
ducir aquí. Por su hondura, dramatismo, cruda descripción del México
posrevolucionario, donde la justicia social está aún en ciernes o, más
aun, es inexistente, venía al caso en los setenta y viene al caso hoy, ya
que comprueba por sí sólo la necesidad, no sólo la importancia, del
estudio de la Criminololgía y de su actual vertiente victimológica, en
el país en que nos ha tocado vivir:

(…) de la Calzada Ignacio Zaragoza a los bordes del Lago de Texcoco;


de Ecatepec a Santa Clara; de Tacubaya a Santa Fe; de Ciudad Satélite
a Las Lomas; por detrás de Tecamachalco y en los barrancones del lado
oriente de la salida a Toluca, hay cinco millones de hombres de toda la
República, llamados paracaidistas, comuneros o colonos, en situación
que los técnicos señalan como precaria y que, en realidad desnuda, es
estrictamente de hambre, empleados en tareas antisociales, como son:
la ladronería de oficio, la venta de chicles o de Kleenex, o de banderolas
o de muéganos o de muñecos de trapo, o de servicios que son de hacer
mandados, o limpiar parabrisas de coches, o golpear a alguien, o cargar
bultos o formar parte de manifestaciones o protestas públicas o con-

Josefina Camara Bolio_.indb 52 02/03/16 10:23


PASADO Y PRESENTE DE LA CRIMINOLOGÍA 53

vertirse en huelguistas airados contra esto o aquello; subempleados en


tareas serviles; y sin empleo alguno. No pueden buscar trabajo porque
no tienen dinero para pagar los camiones hasta el lugar donde podrían
pedir trabajo; pero además, no hay trabajo para ellos: dondequiera es-
tán ocupadas las plazas y ellos no saben hacer nada de lo que requiere
la gran ciudad; han venido del campo no alucinados por la gran me-
trópoli, ¡qué va!; no han venido a invadirla, en el fondo de su alma no
quieren nada con ella; han venido huyendo de sus pueblos, rancherías
de origen donde se morían literalmente, físicamente, de hambre y se
sienten felices de vegetar aquí, a salto de mata, pues allá la cosa ya no
era más que sentarse a acabar en cualquier sitio. Cada padre de familia
tiene de cinco a doce hijos y cada madre de familia ha tenido entre diez
y veinte partos. Las mujeres de treinta y cinco años parecen de sesenta
y los hombres de cuarenta parecen ancianos de setenta años de edad.
Son borrachos ellos, ellas y casi todos los jóvenes. La violencia dentro
y fuera de las casas es inaudita. Sus colonias y tiraderos surten de pros-
titutas las zonas proletarias del Distrito Federal.

Después de leer lo anterior, el aire no sabe “a vino y ámbar”, como


decía García Lorca, sino a sangre, dolor y muerte; y estas verdades
orientaron a los autores a buscar seis puntos de síntesis, a saber: 1º
Prevenir el delito; 2º Conocimiento de las causas que originan el de-
lito, es decir, etiología del mismo (corolario de toda buena investiga-
ción); 3º Ayudar a la rehabilitación de los internos de los Centros de
Reclusión; 4º Solución de problemas sociales (campesinos, migran-
tes); 5º Humanización y perfeccionamiento de la impartición de jus-
ticia; 6º Preparar a Jueces y Agentes del Ministerio Público, mismos
temas que son plenamente válidos hoy día. De ahí la importancia y
conveniencia de publicar nuevamente estos textos, porque no pare-
ce que hayan transcurrido casi 25 años hacia adelante del calendario,
sino hacia atrás; los problemas sociales, comenzando por la explosión
demográfica, son aun peores; las hordas de niños de la calle, limpiapa-
rabrisas e invasores de terrenos han subrayado de sobra las realidades
sociales, tan desiguales, de México, donde los pueblos indígenas, no
integrados plenamente al desarrollo, a pesar de las adiciones de 1994
a la Constitución o Carta Magna, han escrito un nuevo capítulo sobre
los grandes problemas del México de hoy. Pero, como acertadamente
afirma López Vergara en su prólogo, nada peor ni más aberrante que
nuestro anquilosado sistema penitenciario. Por todo ello y porque se

Josefina Camara Bolio_.indb 53 02/03/16 10:23


54 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

impone una investigación de fondo, a nivel ahistórico, para llegar a ba-


rruntar siquiera algunas soluciones en el conflagrado México de hoy,
vale la pena recorrer, como expedicionarios en la jungla y con avidez
de niños, tal como lo sugería Manuel García Morente a sus alumnos de
Filosofía, esos principios generales de la Criminología y de la investiga-
ción que, en su día, hicieron de nuestros autores pioneros en su tierra; y
si me apremian, diría yo aún más: ellos aventuraron profecías sociales
que se están cumpliendo, lo cual no debe tomarse como fatalismo o
mala programación, sino como claridad de visión que no supo equivo-
carse. Así, el libro que comentamos hoy es el esbozo de los ideales de
unos jóvenes que, no por serlo, fueron menos visionarios.
Evidentemente, para poner solución a los problemas es necesario,
ante todo, conocerlos bien, habiéndolos identificado y delimitado. De
ahí la importancia de la investigación científicamente realizada, tal y
como hoy se pretende realizarla en el Instituto Nacional de Ciencias
Penales. Como bien lo escribió en aquel tiempo Jorge López Vergara,
para lograr datos válidos, confiables y objetivos, como premisa sine
qua non de toda investigación que se precie de ser seria, es necesa-
rio recorrer un camino semejante al de la Clínica Criminológica, la
cual engloba, a saber, las etapas de estudio, diagnóstico, pronóstico
y tratamiento. Así, la dinámica de estudio que proponía tal autor era
susceptible de desarrollarse en cuatro etapas: 1) Establecimiento de
la hipótesis de trabajo; 2) Exposición de técnicas a emplear; 3) Eje-
cución de esas técnicas, y 4) Presentación de resultados. A través de
este tema de la investigación, me atrevo a decir que López Vergara, al
lado de De Tavira, fueron de los primeros mexicanos en comprender
y avizorar la importancia que aquella tendría para la Criminología e inten-
tar la solución de los problemas sociales y aun jurídicos de México,
si bien siempre estuvieron conscientes de los escollos y limitacio-
nes que entrañaba lograrlo. En cuanto al método de investigación me
atrevo a afirmar que el propuesto por Jorge López Vergara, hace 25
años, sigue siendo válido y porque proporciona seguridad al inves-
tigador que busca camino para el éxito científico. Una vez conocida
la realidad y concertada, asimismo, con la hipótesis de trabajo, se
pasa, en el libro y en la dinámica de la realidad, al conocimiento de la
personalidad del delincuente, mismo tránsito que dirige hacia la cla-
sificación, la que es per se base del sistema penitenciario. Para tales
efectos, el mismo López Vergara propone un método muy similar a la
dinámica de la investigación científica, siendo la personalidad del in-

Josefina Camara Bolio_.indb 54 02/03/16 10:23


PASADO Y PRESENTE DE LA CRIMINOLOGÍA 55

fractor la dimensión “micro”, y la anterior, una visión “macro”. Así,


habida cuenta del fenotipo y el genotipo, en los que se profundiza
al analizar, con De Tavira, la Biología y Endocrinología Crimino-
lógicas, López Vergara enriquece la técnica al echar mano de varios
elementos, como, por ejemplo:

a) Estudio de documentos grafológicos preexistentes;


b) Investigación en el medio;
c) Informaciones orales directas;
d) La exploración, que no es lo mismo que la
e) Observación, complementada ésta por
f) Aplicación de tests psicológicos y
g) El reconocimiento médico; concluyendo con
h) La entrevista.

Con la integración de los datos arrojados por las técnicas descritas,


se lograrían importantes avances, tanto en materia criminológica como
en el agudo tema de la responsabilidad penal; cuenta también el tema,
hoy tan socorrido por la criminalística, del ADN. Todos estos conceptos
fueron matizados con un estudio profundo del fenómeno de la violen-
cia en México, bajo la lupa sociológica del estructural funcionalismo
de Robert K. Merton, que nos ofreció López Vergara en su trabajo y
que, en el México del nuevo milenio que vivimos, parece haber tomado
singular relevancia. Antes que nada, es pertinente recordar que Merton
toma de Durkheim la célebre “teoría de la anomia”, misma que hoy
podría compararse con “desfase”, tanto como señalar incongruencia en-
tre el Yo, el Superyó y el Ello, parafraseando a Freud. Se trata, según
Göppinger, de la “señal de quiebra en las relaciones entre metas sociales
y caminos para alcanzar esas metas”. De ahí a la frustración y agresivi-
dad que ello conlleva; autores como Aniceto Aramoni, Santiago Ramí-
rez, como psiquiatras, y Luis Rodríguez Manzanera como criminólogo,
han abundado sobre la violencia y agresividad del mexicano. Así, en
el tiempo en que se escribió el libro comentado, Jorge López Vergara
consideró como principales causas de la violencia en México:

1) La desproporción entre la riqueza y la pobreza;


2) La explosión demográfica;
3) El alcoholismo, y
4) El machismo.

Josefina Camara Bolio_.indb 55 02/03/16 10:23


56 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

A este respecto, no podemos menos que hacer notar la coincidencia


con los resultados obtenidos por José María Rico en 1977, así como
la proliferación del delito conocido hoy como “feminicidio”, mismo
que, en la Criminología mexicana actual ha dedicado una página ne-
gra al episodio de las muertas de Juárez. Entre sus conclusiones de
aquel entonces, López Vergara proponía vigilar las leyes fiscales, el
fenómeno migratorio hacia las grandes ciudades, mismo que en estos
años se está incrementando, más que a niveles de saturación, a niveles
peligrosamente globalizados; el control de los medios de comunica-
ción fue otra de sus preocupaciones, así como la adecuación del sis-
tema penitenciario. Hoy, a 27 años de distancia, podemos afirmar que
los estragos del neoliberalismo no lograron redimir al pobre, sino hun-
dirlo más, ni lograron siquiera mejorar significativamente los ordena-
mientos fiscales, de los cuales diremos, a nivel de curiosa anécdota,
que ya en tiempos de la Regencia en España, cuando Benito Pérez
Galdós escribió su novela, asolaban a la población ochocentista y ya
se hablaba del income tax, antecedente del IVA, siendo esto lo que, en
México, a partir de la cincuentena Alemanista, ha generado, cada vez
en espiral más ascendente, la fuga de capitales económicos y humanos
al extranjero, empeorando la corriente y flujo migratorios y propician-
do el abandono del campo. Por ello, muchos “braceros” que se han
afincado en una cultura ajena, como la estadounidense, pugnan por al-
canzar el American dream y, realizando lo que Gabriel Tarde llamara
“imitaciones extra-lógicas”, caen más en la anomia y en el castigo, pu-
nición brutal, de Huntsville, la “inyección letal” de la justicia texana,
como sucesora de la vendetta italiana. López Vergara, al citar a James
Q. Wilson, afirmaba que “estamos confusos, propiamente humillados
pero no necesariamente abatidos” ante la violencia de los años se-
tenta. Hoy habría que contar con el fenómeno de la delincuencia or-
ganizada para entender el catálogo delictivo que contempla la ley de
la materia, así como el Código Federal de Procedimientos Penales, y
así entender que la crisis económica, la crisis de valores y la violencia
agravada son procesos que se han incrementado y urge solucionarlos a
fondo, si bien las directrices podrían ser perfectibles y más adecuadas
a la realidad del México de este 2002. Psicológicamente hablando, la
situación de las sociedades donde prevalece la violencia, ya sea ésta
individual o institucional y social, es el alzaprima de lo que el doctor
García Andrade definiría como la nota de agresividad necesaria para
sobrevivir. En efecto, de acuerdo con este autor, existe una agresivi-

Josefina Camara Bolio_.indb 56 02/03/16 10:23


PASADO Y PRESENTE DE LA CRIMINOLOGÍA 57

dad, que él denomina “positiva”, ejercida por quien necesita dome-


ñar el entorno, y una agresividad “negativa” propia de quienes gozan
haciendo daño. El colmo de esta actitud es la “autoagresividad”, o
sea, la conducta por la cual el individuo, hombre o mujer, arremete
contra sí mismo, más que lastimar a otros, conducta esta última que
se conoce como “heteroagresividad”. El esfuerzo que se aplica a una
estructura, tomando este símil de la física, para presionarla, es hacer
violencia a esa estructura, que puede ser también humana y psicoló-
gica; o sea, que también se presiona a las personas. Luego, dicho en
sentido negativo, la agresividad genera violencia y el hombre también
se vuelve agresivo por una lesión cerebral o encefálica, especialmente
la epilepsia o paroxismo neuronal, en particular la que radica en el
lóbulo temporal; lo mismo puede suceder por episodios psicológicos
de emociones muy negativas, tales como la frustración, el dolor de
una pérdida, en especial conyugal y equiparable, así como el sentirse
sofocada la persona por las circunstancias y abatida por su entorno.
Es así como frustración + agresividad es la ecuación o fórmula
de las sociedades actuales, tremendamente estresadas. En este con-
texto detonante, donde la promiscuidad, el machismo, sumados a la
pobreza, son notas ya descritas por Lewis en los años setenta, y hoy
la habitación cotidiana de muchos jóvenes no es ya ni la choza sino la
calle, ocurre que el “despertar” del psicópata, protagonista de otro de
los interesantes Diez temas criminológicos, es oportuno para redon-
dear el marco de la intensa descomposición social. A este respecto,
recorramos con presteza el camino que ha seguido este concepto en la
espiral, histórica y clínica, de la Psiquiatría y de la Psicopatología Cri-
minológicas: Trátase de un individuo que, a decir de García Andrade,
puede ser analizado con base en la posesión de cuatro características
o rasgos básicos de su personalidad:

1) Egocentrismo;
2) Labilidad emocional;
3) Agresividad negativa, y
4) Insensibilidad afectiva.

En España, y aceptando la clasificación de psicópatas del austriaco


Kurt Schneider, aprendimos que, a través de estas cuatro notas, se
podía medir la personalidad psicopática, la cual se presentaba cuando,
precisamente, se reunían las cuatro en un individuo, ya que, aisladas,

Josefina Camara Bolio_.indb 57 02/03/16 10:23


58 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

una o algunas, se pueden encontrar en cualquiera. Hoy, en México,


el psicólogo J. Erick Chargoy agrega la “adaptabilidad social” como
otra nota susceptible de medición para poder hablar de peligrosidad,
al más puro estilo de Garófalo, con su concepto de “temibilitá”. Pero,
en esencia, cuando las cuatro notas enunciadas primeramente coin-
ciden, estamos, sin duda, en presencia de un psicópata o sociópata,
como más modernamente se le ha denominado. Este individuo, que
está enfermo aunque no lo parezca, y que presenta un difícil síndrome
donde prevalecen tanto la falta de resonancia afectiva como trastornos
del juicio moral y de la voluntad, matizado todo esto por una nota
incisiva de crueldad que se denomina “indiferencia afectiva”, con lo
que dirían los psicólogos “curva afectiva plana” donde sólo impacta
lo que halaga su egocentrismo, es el mismo que, hacia 1600 o 1700,
estudiaron Mausdley y Pritchard, y también Lombroso: todos ellos le
llamaron “loco moral”. Y ahí comienza una larga historia de la Psi-
quiatría, sin que aparezca que Pinel, Esquirol, Bleüler y otros grandes
psiquiatras, incluyendo a Freud, se hayan ocupado específicamente
de este síndrome, para perfeccionarlo a manera de “entidad nosológi-
ca”, entre aquellas, como la esquizofrenia, cuya etiología y conducta
llegaron a acuñar en perfecta definición. De ahí que, al aparecer una
medida de la peligrosidad con base en las notas que ya señalé, no se
sabe bien si el psicópata nace o se hace. Lo cierto es que no existe,
hasta el momento, más que un “perfil” muy bien delimitado en varias
notas, mismo que se elaboró por un equipo de Psiquiatras y Psicólogos
cuando se trabajó sobre el reglamento de los Ceferesos. En él se indi-
caron rasgos, además de los ya señalados, tales como la prepotencia
física y económica; el alto cociente intelectual; juicio práctico lógico
y coherente, pero ausencia de juicio moral; el sujeto puede tener o no
tener adicciones; es promiscuo y jamás adoptará un verdadero com-
promiso en la relación, ni se involucrará de lleno en ella. Con este
marco teórico, De Tavira apuntó que el psicópata es un enfermo que
no acepta que lo es. En el tema criminológico en comento, De Tavira
se acoge a la ya señalada clasificación de Schneider, relacionando las
manifestaciones psicopáticas con el tipo somático del individuo, a la
usanza de Krechstmer, quien afirmaba que la expresión de la enfer-
medad psíquica se da en relación con el biotipo. Pero, en el caso del
psicópata, no se presenta la ausencia de la realidad, la pérdida de la
“yoidad”, es decir, “la conciencia de ser yo mismo, aquí y ahora”, tal
como ocurre en el enfermo psicótico. Los psicópatas son maestros de

Josefina Camara Bolio_.indb 58 02/03/16 10:23


PASADO Y PRESENTE DE LA CRIMINOLOGÍA 59

la simulación y del engaño, de la manipulación, y su deseo o capricho,


sin preocupación alguna por los valores, constituye la única norma-
tividad a que se apega su conducta. De ahí que su peligrosidad sea
calificada como alta; y, al no existir un tratamiento cabal para estos
sujetos, negadores de la Axiología o Filosofía de los Valores, se hayan
convertido en el tema enigmático por excelencia, de la Criminología
y la readaptación social. Lo anterior porque muchas veces, durante el
proceso o ejercicio de la acción penal en su contra, pretenden ellos o
sus defensores hacerlos pasar por inimputables, De Tavira se inclina
en su exposición sobre el aspecto técnico-jurídico penal, citando un
comentario del eminente Penalista español Juan del Rosal, quien, en
España, al comentar una sentencia, califica la psicopatía como una
“enfermedad mental transitoria”, afirmación de la cual yo me atrevo,
modestamente, a disentir, ya que se trata más bien de “una forma de
ser”, imbricada en la personalidad casi con la persistencia de la piel o
del color de ésta; es algo de tal suerte inherente al sujeto que la pade-
ce, que no admite cambio o trasplante, en este caso, principalmente de
un código ético.
Hoy sabemos que, psiquiátricamente hablando, no podría dicho
síndrome equipararse en nuestra legislación con la inimputabilidad
clásica, constituyendo, como ya dije, el mayor reto a la Criminología
y al Derecho penal, aún más el de la defensa social y la nueva defensa
social. No se diga al Derecho penal del enemigo. Y, dentro del Derecho
Penitenciario, cabría aplicar al psicópata la antigua frase del Maestro
Mariano Ruiz Funes, cuando afirmaba que “el peor delincuente es el
mejor reo”, y aquella otra, lapidaria, de que “hay hombres que nun-
ca deberían entrar en una prisión; pero hay otros que nunca deberían
salir de ella”. Y porque su conducta en las prisiones, sobre todo en
las de máxima seguridad donde, por su reincidencia, modus vivendi
delictivo y alta peligrosidad, frecuentemente se les aloja, propenden
a la escenificación de conflictos internos e integración en grupos de
choque al estilo “banda penitenciaria”, vale la pena contemplar su re-
percusión en el abigarrado conjunto de los sistemas penitenciarios, de
los cuales deseo ocuparme por último para cerrar con broche de oro
esta larga reseña. Este último tema criminológico, que, en esencia,
podría exponerse como el más amplio y complejo de todos, resulta
tan conocido en nuestro medio, dada su enjundia y complejidad, que
trataré de obsequiar al lector con cierta brevedad. En el desarrollo del
tema precitado, nuestros autores sumaron amor y pasión por dicho

Josefina Camara Bolio_.indb 59 02/03/16 10:23


60 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

aspecto, así como experiencia. Por ello, resulta impactante leer que,
según ellos, pero tal y como el paso del tiempo lo ha confirmado, el
verdadero problema penitenciario no está adentro de la prisión sino
afuera: ahí donde la miseria, la promiscuidad y todas las notas nega-
tivas ya señaladas, no permiten realizar una verdadera prevención a
priori del delito, y sí, en cambio, lo posibilitan y alientan. Por ello,
citan al eminente Sociólogo Lucio Mendieta y Núñez cuando afirmó
que “la cárcel, con o sin rehabilitación, resulta inútil si no se cambian
las negativas condiciones sociales” porque se trata de fenómenos en
extremo complejos, que requieren, para ser combatidos con eficacia,
toda una planeación, ergo “estrategia”, en la cual se comprenda la to-
talidad de los factores que los producen. Por eso, los autores analizan
la sociedad, gestadora de delincuentes, que, como afirmaba Bernard
Shaw, luego de haberlos creado, los margina y castiga. En relación
con el concepto de marginación, deseo incluir en este espacio una
experiencia muy personal: Precisamente, escribo estas líneas desde
el antiguo Palacio de Lecumberri, hoy Archivo General de la Nación.
Este vetusto edificio, que guarda la memoria nacional en su conjunto,
también alberga el pasado histórico: por una parte, del Porfiriato, con
su peculiar visión del progreso, cuando, en el buen decir de Sergio
García Ramírez, Díaz, con levitón y sombrero de copa, acudiera a
su inauguración, como Cárcel Preventiva de la Ciudad de México,
hacia 1903. Pero el antiguo Palacio Negro guarda también la memoria
penitenciaria de un régimen que, bajo el rubro de orden y trabajo, en-
trañaba un férreo control social: institución cerrada, como dijera Goff-
man en “Estigma”, espacio enajenante y enajenado, donde, quién sabe
desde cuándo, existió el “apando” que describiera Revueltas. Hoy, los
internos de antaño ya no se encuentran; sobrevive sólo el mural del
antiguo Centro Escolar, donde la concepción de la Historia de México
y la Revolución, que, hacia los años cuarenta, pintó un interno con
nivel de 4º de primaria, aún no comprendía cómo, en otro aposento del
mismo “Palacio”, bajo la mortecina luz de la madrugada, los médicos
legistas realizaron la autopsia de Madero y Pino Suárez, los grandes
revolucionarios, que, en otra forma brutal, también fueron aniquilados
allí. Todo esto queda comprendido en el silencio elocuente del mural y
de las aulas desiertas. Pero en mi oficina hay un torreón, desde donde
se asomaba antaño el vigía, y yo, convertida en vigía de la vida y de
la Historia, me asomo a la Plaza donde está el reloj, y contemplo el
barrio bravo de Tepito, los niños de la calle, los “teporochos”, que se

Josefina Camara Bolio_.indb 60 02/03/16 10:23


PASADO Y PRESENTE DE LA CRIMINOLOGÍA 61

arrastran por la vida… sin más opción que el delito, hoy como ayer.
Por eso, séame lícito recordar los sueños que soñé en España, con
López Vergara y De Tavira, de un México con prisiones dignas y que,
un día, llegase a no necesitar prisiones.
Como síntesis, los autores abundan en conceptos penitenciarios
que son de todos conocidos y que hoy, a más de un cuarto de siglo de
distancia, no sólo no están resueltos sino que se presentan agravados,
a tal grado que, en una publicación de Milenio Revista,4 el Secretario
de Seguridad Pública, doctor Alejandro Gertz Manero, hace acopio de
referencias pasadas y actuales, y llega a idénticas conclusiones que De
Tavira y López Vergara: fracaso de un sistema del que, hacia los años
cincuenta, dijera Porte Petit que no se podía hablar de su reforma sino
de su creación, y que, desde 1971 a la fecha, a pesar de la excelsa Ley
de Normas Mínimas, en vez de alzaprimar los postulados del Derecho
garantista, en la realidad cotidiana es dolor e ignominia. Miguel de
Unamuno, el gran Rector Salmantino, decía en su tiempo: “Me duele
España”. Y hoy, en mi humilde persona de mujer y de mexicana, a mí
me duelen las prisiones de México: me duele la degradación, física y
moral, de los internos; el abandono y precariedad de los hijos de ellos;
me duele la soledad y la pérdida, cuando no franca esclavitud emo-
cional, de las madres y esposas de los reos; me duele la incapacidad
y el deterioro de los enfermos; me duele la adicción de los adictos…
porque, como dijera in illo tempore el poeta, “mas si es duro caminar
/ y la luz no percibir, / más doloroso es amar / y no poderlo decir…”
Lector amigo: como quien transita por la Vía Apia, en Roma, y admira
los vestigios de una civilización que fue cabeza y corona de Occiden-
te, hemos recorrido velozmente estos senderos, a veces obscuros, en
ocasiones luminosos, pero, al fin, siempre actuales, de la Criminología
y el Derecho Penitenciario, guiados por el talento carismático de Juan
Pablo de Tavira y Jorge López Vergara. Diez temas criminológicos
que siguen siendo actuales. Y, porque en sus líneas, el libro que he-
mos comentado encierra pasión y compromiso existencial, pero no
a la luz del existencialismo desolado de Sartre y Kierkegaard, hoy
podemos preguntarnos, como Machado, “aguda espina dorada, quién
te pudiera sentir en el corazón clavada” porque el amor por la Crimi-
nología y el Derecho penitenciario es pasión que quema y espina que
se clava para siempre en el alma. Cuando en la realidad mexicana del
nuevo milenio queremos regresar sobre esas páginas y reconocer que
nos falta mucho por hacer, el libro que hemos comentado, insertado en

Josefina Camara Bolio_.indb 61 02/03/16 10:23


62 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

la biografía cabal de sus autores, es fuego que no se consume y nostal-


gia que no acaba de aflorar… Por ello, más allá de la mera explosión
lírica que me he permitido desbordar, como dijera mi otra amiga, la
poetisa Chabuca Granda, “se me angustia la ansiedad con el coraje”.
Esta frase que, en su tiempo, conmovió a Juan Pablo de Tavira, será el
motor y ritornello que guíe, hoy por hoy, nuestros pasos: coraje para
vivir, coraje para luchar, con el ejemplo y la prosa, vida humana obje-
tivada, de Juan Pablo de Tavira y Jorge López Vergara.

México, D.F., diciembre de 2002

Josefina Camara Bolio_.indb 62 02/03/16 10:23


La reforma del Estado. Propuesta para
VII.
una investigación iusfilosófica

1. Antecedentes

Como fuente inspiradora de este modesto trabajo de investigación, que


pretende abarcar no solamente al Derecho penal, sino al Derecho cons-
titucional, Teoría del Estado y Ciencia política, debo citar, en obvio de
leal amistad y los créditos que académicamente procedan, la exten-
sa obra intitulada Derecho penal postmoderno, que, publicada por la
Editorial Temis de Bogotá, presentó como primicia en México, en no-
viembre del 2005, el profesor Abelardo Rivera Llano, de nacionalidad
colombiana, aunque formado jurídica y criminológicamente en Italia.
En efecto, del estudio y análisis de la obra precitada, quien esto sus-
cribe, ha pretendido aplicar un símil, propio para México y la realidad
que, actualmente, se compulsa en nuestra patria, especialmente a nivel
socio-jurídico. Es por ello que me permito presentar, a continuación,
una especie de reseña de la obra antedicha, a modo de barrunto intui-
tivo y comentario somero o parte de un todo.

2. Reseña Bibliográfica

Vano intento sería tratar de resumir, sin omitir algo, la monumental


obra del profesor colombo-italiano, doctor Abelardo Rivera Llano;
pero mi sincero deseo es que los modestos comentarios que voy a
permitirme presentar aquí sirvan no sólo de merecido y cálido elogio,
sino como una muestra y comprobación de circunspecta introspección
y en la perspectiva que, a la manera orteguiana, ha logrado presentar
ante mis ojos. Seguramente, cada día habrá más ojos, sobre todo ojos
de juventud estudiosa, que, a través de esta obra, donde el autor re-
sume su experiencia de los últimos años, como profesor de pregrado

63

Josefina Camara Bolio_.indb 63 02/03/16 10:23


64 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

y posgrado, encuentren en ella sólida herramienta para cincelar, cual


escultura sólida y bien proporcionada, el Derecho del nuevo milenio.
Por ello, diré, entrando en materia, que, si bien la obra es densa, en
parte y en partes, también, con las carencias que pone de relieve, así
en los hombres como en el Derecho, que es, al fin, obra humana, pare-
ciera que nos hace volar en aras de lo que Milan Kundera nombró La
insoportable levedad del ser.1 Con visión amplia y profunda, como un
mar de conocimientos, realmente universales, ese savoir faire que, en
palabras de Leibnitz, Rivera Llano ha extraído “du trésor de son es-
prit”, el mencionado autor nos lleva de la mano a contemplar, con ojos
claros y serenos, así como realistas, aquel orden jurídico piramidal
que, a lo kelseniano, pudiera compararse con las obras arquitectónicas
de Keops y Mikerino, frente a la cuales Napoleón dijera a sus solda-
dos: “¡Cuarenta siglos de historia os contemplan!”, para llegar parale-
lamente al árido desierto de instituciones ruinosas que hoy nos hablan
de derrumbe y soledad... mas no todo es vacío fracasado; sin retirar
los ojos de aquellas maravillas que, en su momento, toda obra huma-
na encerró y tuvo cómo génesis o paternidad de su primicia, habrá
que reconocer la herencia que, como sabio abuelo, nos deja l’ancien
régime, para acceder a la esperanza de un nuevo orden, razonando
también, un nuevo Derecho, ruta accesible solamente por caminos a
los que Rivera Llano nos lleva por atajos insospechados.
Esta esperanza, con su derrotero de luces y sombras, a lo Rembrandt,
es la aportación más valiosa y original de este autor y profesor que, sin
apartar su vida de la docencia, ha sabido tomar de la experiencia de la
magistratura, la realidad de un valor llamado “Justicia”, que le robó a
las estrellas y a los sueños. La vastedad, casi insondable, de las fuentes
en que abrevó, pero matizadas con su personal visión, particular y en-
riquecedora, constituyen una oferta singular para el lector, impregnada,
en todo momento, del amor del maestro a sus alumnos. Finalmente, al
poner el índice de fuego en una desembocadura a la que llega como
llega el Nilo, después de tan largo recorrido, a convertirse en catarata,
se convierte asimismo en estruendo emocional intelectual y espiritual,
cuando el autor en comento no habla de “la deconstrucción del sistema”
y de la necesidad del nuevo “ordo”.2 Así, el autor escribe: “… podemos

KUNDERA MILAN, La Insoportable Levedad del Ser, ed. Alfaguara


1

RIVERA LLANO Abelardo, El derecho penal postmoderno, ed. Temis, Bogotá,


2

2005, pp. 171,172, 173, 379, 629.

Josefina Camara Bolio_.indb 64 02/03/16 10:23


LA REFORMA DEL ESTADO. 65
PROPUESTA PARA UNA INVESTIGACIÓN IUSFILOSÓFICA

decir que cobran actualidad hoy, más que antes, las palabras de Manuel
de Lardizábal y Uribe, llamado ‘el primer Beccaria español’, cuando
dijo: ‘acaso no hay empresa tan difícil como llevar a cabo a su entera
perfección la legislación criminal’, máxime si se tiene en cuenta que no
existe sistema acabado y estable sobre la teoría del delito. Por el contra-
rio, se encuentra en reconstrucción, ante la disolución de sus menciona-
das paradojas, comenzando, huelga la reiteración, por la misma teoría
de la acción, hoy replanteada con la nueva forma de imputación. Y si a
todo esto le agregamos el problema inherente a su aplicación, donde se
conjugan, finalmente, la ciencia, la técnica y el arte a que hemos hecho
referencia al comienzo (de la obra), podemos concluir enfatizando en
la necesidad de una nueva preparación y actualización nada indiferente
en los operadores judiciales que hoy requieren la justicia y el Derecho.
La circunstancia de transición impone, al mismo tiempo, la necesidad
de una gran mutación en los organismos encargados de administrar jus-
ticia, por ende, en el Derecho tradicional, para que deje de ser, en pala-
bras de Novoa Monreal, «obstáculo al cambio social» en una sociedad
donde, además, invocando a Saramago, «El problema no es que se aca-
be un siglo, sino que se está acabando una civilización. Está claro que
hemos llegado al final de una civilización».3 Otra cita, profundamente
reflexiva, de Rivera Llano, que complementa la anterior, me parece que
es la conclusión de que «luego, se trata de una sociedad en transición,
donde las bases del conocimiento sensible y racional, sobre las que se
edificó la modernidad, se tambalean. Se avanza hoy, de los métodos
idealistas, positivistas y neopisitivistas, al holismo circular interactivo
en el que las ciencias de la comunicación y de la información tienen el
predominio como instrumentos mediáticos para hacer posible la globa-
lización, la participación social como acceso real y no formal, formas
de realización humana, y, por lo mismo, a la democracia-libertad den-
tro del modelo del Estado social de Derecho que tiene que escuchar
las múltiples voces  que se expresan en la sociedad, lo que demanda
un orden jurídico esencialmente dinámico;4 y, como reitera el autor en
cita: «Lo dicho líneas arriba significa también que tanto la metodología
del positivismo como los conceptos fundamentales que inspiraban al
Estado liberal tienen que ser replanteados a la luz del nuevo realismo
social, científico y constitucional, propio de las sociedades de elevada

3 ibidem, p. 173.
4 ibidem, p. 256.

Josefina Camara Bolio_.indb 65 02/03/16 10:23


66 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

complejidad que culmina en la globalización».5 Y estas tan fuertes afir-


maciónes, aplicadas al Derecho Penal, pero que yo estimo válidas para
el Derecho en general, así como para la Teoría del Estado, la Ciencia
Política y, sobre todo, la Filosofía del Derecho, me han suscitado un
símil, apto para México, de cara a la crisis socio-jurídica y política que
nuestra patria confronta; a través de dicho símil, he creído encontrar un
camino de solución global, mismo que pretendo demostrar, a manera de
hipótesis, en este barrunto de investigación.

3. Justificacion del Tema

Los sistemas autopoiéticos o autorreferenciales son algo así como la


posición psicológica de ver en “tercera dimensión”, o sea, desde afue-
ra y desde arriba hacia el interior del sujeto observado. Se requiere,
por tanto, para poder ponerlos por obra, una gran madurez, sea como
persona o como grupo. A propósito de estos sistemas tan novedosos,
vale la pena, citar, tal como Rivera Llano lo toma de Gunther Teubner6
que la esencia de dichos sistemas es que “ejercen un protagonismo
activo pues no solamente son capaces de reorganizarse a sí mismos
sino que sus elementos se generan siempre a partir de sus propias ob-
servaciones. La autocreación del sistema consiste en ’la producción
a la vez continua y discontinua de elementos siempre nuevos’, pues
la observación es una actividad fundamental de los sistemas autorre-
ferentes mediante la que ellos se observan a sí mismos y observan
su entorno para intervenir con procesos que establecen selecciones
de las diferencias, lo que necesariamente no implica proliferación del
derecho”,7 “sino que indica un proceso en el cual el Estado social pro-
duce un nuevo tipo de derecho: el derecho regulativo. Éste es definible
en sus funciones como un Derecho preordenado a las exigencias del
Estado social, y en su estructura como un Derecho tendencialmente
particularizado teleológicamente orientado y fuertemente dependiente

5 ULRICK BECK , ¿Qué es la globalización ? Falacias del globalismo, respues-

tas a la globalización, Barcelona, Paidós, 1998, y ZYGMUNT BAUMAN, La societá


individualizzata, p. 177 et s.
6 GÛNTHER TEUBNER, Aspetti, limiti, alternativi della Legificatione en Socio-

logía del Diritto, Milano, Giuffrè Editore, 1985, pp. 7 a 30 ; del mismo autor, Il diritto
come Sistema Autopoietic, citado por RIVERA LLANO Abelardo, El Derecho Penal
Postmoderno, ed. Temis, Bogotá, 2005, p. 363.
7 ib., p. 363.

Josefina Camara Bolio_.indb 66 02/03/16 10:23


LA REFORMA DEL ESTADO. 67
PROPUESTA PARA UNA INVESTIGACIÓN IUSFILOSÓFICA

de las ciencias sociales.8 Con dicho término, hemos destacado en las


páginas anteriores, Niklas Luhman designa el llamado fenómeno de
la autorreferencia, la cual se da cuando el sistema alcanza la facultad
de auto-observación, auto-organización, auto-reflexión, auto-repro-
ducción y auto-control donde rige la causalidad circular transversal,
génesis de la creación espontánea de un nuevo orden autorreproducti-
vo, que enfrenta, al mismo tiempo, el problema de la complejidad”.9
El mencionado autor, Rivera Llano, menciona una cita de Umberto
Eco en El nombre de la rosa,10 referente al arte de reírse de uno mismo,
arte que, también, preconizó Agatha Christie, por ser ésta la expresión
de mayor madurez, quizá, que, como sujetos humanos pensantes, po-
demos adoptar. Por eso me atrevo a decir que, si hoy nos viéramos
en el espejo de esta sociedad coqueta, banal e inestable como nos la
ha pintado el neoliberalismo, ¡nos causaría horror probablemente! Y
por eso, cuando México está apuntando, tal vez, hacia la puesta en
práctica de un sistema autopoiético, mismo que ya quedó descrito en
su esencia, pero ahora y aquí, proyectaría su aspecto social, ya que,
en el decir de Luhman, “Los hombres, en cuanto sistemas psíquicos,
constituyen el ambiente que hace posible la sociedad”,11 tal vez esa
percepción, que no es política sino académica, no está aún al alcance
de los académicos. Si partimos de la obra del autor Rivera Llano, que
nos hiere porque nos cuestiona, yo me atrevo a concluír que lo que
debe cambiarse, en el decir de Alberdi,12 no son sólo los hombres y las
cosas; lo que debemos hacer es, luego de un cambio personal, ya que
los hombres conforman las estructuras, un verdadero cambio social, el
cual deviene, ineluctablemente, del Derecho. Es decir, para conformar
un cambio de la sociedad se requiere de una propuesta integral que
contemple, a priori, el cambio de las leyes y, posteriormente, de las
instituciones, desembocando todo esto, a manera de broche que cie-
rra el círculo, en un nuevo Derecho. El “nuevo ordo”, indispensable

8GÜNTHER TEUBNER, op. cit., citado por RIVERA LLANO en El Derecho


Penal Postmoderno, ed. Temis, Bogotá, 2005, p. 363;
9 RIVERA LLANO Abelardo, El Derecho Penal Postmoderno, ed. Temis, Bogotá,

2005, p. 363.
10 ECO Humberto, Signo, Barcelona, ed. Labor, 1980.
11 SOTO NAVARRO, Susana, La Protección Penal, p. 18, citada por RIVERA 

LLANO, El Derecho Penal Postmoderno, ed.Temis, Bogotá, 2005, p. 363.


12 Cfr. ALBERDI, Bases para la Organización Política de la República  Argenti-

na, ed. Cd., Argentina, 1995.

Josefina Camara Bolio_.indb 67 02/03/16 10:23


68 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

para llegar al “Estado del arte”,13 es lo que México, en mi humilde


opinión, está necesitando con urgencia. Así lo ha compulsado el pue-
blo, sin saber expresarlo, sino en la abigarrada confusión que se ha
vivido a partir del 2 de julio próximo pasado. El Erlebniss,14 es decir,
la “vivencia” que decían los escritores-filósofos o filósofos escritores
de la Revista de Occidente, ha sido la de un México que, dividido en
la preferencia ideológico-partidista, creo que, no obstante y a despe-
cho de las apariencias, está unido en una aspiración: Un cambio, que
propenda a la Justicia y la Equidad, con un replanteamiento serio, re-
ingeniería si se quiere, del proyecto de Nación, para lograr el México
que todos anhelamos. Y ya que no están dadas las condiciones para
que nuestras leyes y los procesos que son inherentes a su aplicación,
sean aptas para servir a un país verdaderamente incluyente, conforme
a las necesidades del México del 2007, se han puesto de manifiesto la
erosión y el deterioro, que, quizá por obra del tiempo, sufren nuestras
instituciones. Mas, aunque no seamos enteramente kelsenianos en lo
que toca a identificar Estado con Derecho, sí es cierto que el Estado
deviene del Derecho, mismo que le da vida, lo objetiva y lo sostiene,
a través del uso de la fuerza, si ello fuere necesario; es decir, como
afirmaba el maestro Recaséns Siches, más allá de ninguna otra nota,
al Derecho lo distingue como tal la característica, que le es inherente,
denominada por él como “impositividad inexorable.15 Es así como
el nuevo “ordo” tendría que seguir su dinámica u orden, que sería la
siguiente: Individuo, Sociedad y Derecho; tres instancias o entes que,
describiendo una parábola o “hipercírculo”16 donde éste se cierra para
indicar que el Derecho, a su vez, como último eslabón, se apoya y se
realiza en el hombre o individuo, eslabón primero de la dinámica. Y
no es inoportuno reiterar que el nuevo “ordo”, necesario para llegar
al Estado del Arte precitado, es lo que México está necesitando con
urgencia. Y quienes primero lo han advertido, y señalado hasta en
los medios televisivos, han sido los Legisladores, que son, como di-

13Cfr. RIVERA   LLANO Abelardo, El Derecho Penal Postmoderno, p. 253 y s.


14Cfr. GARCÍA  MORENTE, Manuel, Lecciones de Filosofía del Derecho, ed.
Sepan Cuántos, México, 1980.
15 Cfr. RECASÉNS SICHES Luis, “Tratado General    de Filosofía del Derecho”,

ed. Porrúa, 4a. edición, México, 1970., p. 184.


16 RIVERA  LLANO Abelardo, op. cit; pp. 256 y 335.

Josefina Camara Bolio_.indb 68 02/03/16 10:23


LA REFORMA DEL ESTADO. 69
PROPUESTA PARA UNA INVESTIGACIÓN IUSFILOSÓFICA

ría Recaséns Siches, “Sacerdotes de la Legalidad vigente”,17 pero, no


por serlo, sino, precisamente porque lo son, advierten y compulsan
insuficiencia de los recursos actuales para satisfacer las necesidades
del presente. Es así como lo que ha de legislarse no es solamente qué
conductas deben ser tipificadas y qué se entiende por seguridad públi-
ca y nacional, así como las reformas procesal, electoral, hacendaria,
sino el todo, desde el vértice de la célebre “pirámide” kelseniana, para
no romper el “Principio de Plenitud Hermética del Orden Jurídico”,18
dejando lagunas o roturas en esa malla impecable y bien urdida, que
debe ser el Derecho y, por ende, el Estado de Derecho. La suprema
aspiración sería, por tanto, promover, como resultado de una reforma
del Estado integralmente planificada y realizada, aplicando, quizá, la
“teoría de la habencia” del fallecido maestro Agustín Basave y Fer-
nández del Valle,19 misma que preconiza lo primigenio del haber so-
bre el ser, en este caso, un espacio para todos, con todas las ideologías,
y la promoción de lo que me atrevo a denominar como un “desarrollo
social sustentable, con respeto a la diversidad”, misma que no signifi-
ca la tolerancia a toda clase de atropellos, sino, básicamente, aceptar
al que no piensa como yo: Tratar de interactuar y buscar la riqueza
para todos los miembros de una comunidad, el Estado en este caso.
Pero es preciso, para estos efectos, recordar, con Ortega y Gasset, que
“no se puede usar la democracia contra la democracia”.20
Tampoco se puede reformar aquello que se advierte como insufi-
ciente o deformado, o, simplemente, inexistente. Y preciso es enfa-
tizar que Sociedad es un sistema, articulado y organizado; por ello,
porque nuestro devenir es mera estratificación y lucha por el poder,
ontológicamente está en contra de la esencia social del Estado de De-
recho de corte democrático-liberal, como México ha pretendido ser,
a través de su Carta Magna de 1917, aún vigente, y de su política
interna y aún hacia el exterior. Si, como decía el pontífice Paulo VI,
desarrollo es el nuevo nombre de la paz, nosotros debemos proteger,
desde la constitución misma del Estado, a través de su organización

17RECASÉNS SICHES Luis, Tratado General deFilosofía del Derecho, ed. Po-
rrúa, 4ª. edición, México, 1970, p. 184 a 187.
18 Íbidem, p. 321 y s.s..
19 Cfr. FERNÁNDEZ DEL VALLE Agustín, Tratado de Metafísica, Teoría de la

Habencia, ed. Limusa, México, 1985.


20 Cfr.  RECASÉNS SICHES, op. cit., p. 516 y s.s.

Josefina Camara Bolio_.indb 69 02/03/16 10:23


70 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

jurídico-política, una Sociología Política aplicada al desarrollo. Y con


esto me refiero a la más alta acepción del vocablo “Política”, que no
es la labor de ascender en posiciones personales sino Ciencia aplicada 
y “esfuerzo de la praxis”.21 Me parece evidente, entonces, que, para
lograr lo que me atrevo a proponer, no nos ayudará la realización  de
reformas parciales y parceladas, sino, definitivamente, dentro de una
dialéctica hegeliana como método, y partiendo de la realidad actual,
como tesis, proponer la desconstrucción como antítesis, y la propuesta
de una nueva realidad o camino, como síntesis. Esta última opción,
pretendo enunciarla a manera de hipótesis principal del presente tra-
bajo de investigación, adelantando que habrá de basarse en la teoría
del Constituyente, elaborada por Luis Recaséns Siches22 y en el es-
tudio de la norma hipotética fundamental,23 de factura kelseniana.

4. Planteamiento del Problema

La más viva inquietud nos conmueve cuando llegamos a la interrogante


de: ¿Qué es el Estado del Arte?. Para responder a esta interrogante, de-
bemos subdividir nuestra atención en dos parágrafos: 1. ¿Qué es el Es-
tado del Arte? Su etiología o filosofía de la causas. 2. ¿Cómo llegar a él?
La primera pregunta, harto compleja, puede explicarse en las pala-
bras llanas de Jesús de Nazareth, mismas que se encierran en el Ser-
món de la Montaña, más conocido como “Las Bienaventuranzas”:24
“Mi reino es Justicia, es Paz, es Amor”. Este tema imborrable, cual-
quiera que sea la religión o credo filosófico que se profese, deviene de
aquel Salmo donde se escribió que llegaría un día en que la Justicia y
la Paz se darían la mano.25
Aplicado a nuestro tema, estimo que la traducción o actualización
de estas palabras, equivaldría a los siguientes conceptos:

21FROSINI Vittorio, La Estructura del Derecho, publicación del Real Colegio de


España, Bologna, 1974, p. 174, citado por CÁMARA BOLIO María Josefina, «Crimi-
nología y Derechos Humanos a la Luz de la Filosofía del Derecho», Memorias del X
Congreso Mundial de Filosofía del Derecho y Filosofía Social, Tomo IX, México, 1921.
22 RECASÉNS SICHES Luis, Tratado General de Filosofía del Derecho, ed. Po-

rrúa, 4ª. Edición México, 1970, p. 297 y s.s.


23 Íbidem, p. 293 y 294.
24 BIBLIA LATINOAMERICANA, XVI Edición, Ediciones Paulinas, Madrid,

1972, Evangelio según San Mateo, Cap. 5, Vrs. 1-12.


25 Íbidem, Libro de los Salmos, Salmo 85 (84), Vs. 11-14.

Josefina Camara Bolio_.indb 70 02/03/16 10:23


LA REFORMA DEL ESTADO. 71
PROPUESTA PARA UNA INVESTIGACIÓN IUSFILOSÓFICA

1. Que el Estado del Arte debe contener, tanto en el estricto sentido


de “poseer la nota” como en el de cercar, a la manera de una presa que
detiene el ímpetu de las aguas, aquellas virtudes que son esenciales,
tanto al hombre, como ser que aspira a la perfección, en el itinerario
del homo viatoris como le llamó Agustín Basave,26 como a la socie-
dad, hecha por el hombre y para el hombre, y consecuentemente, abar-
car al Derecho. Este último, de acuerdo con Recaséns Siches, debe
lograr y ofrecer al ciudadano:

1.1.1. Paz social;


1.1.2. Justicia social;
1.1.3. Seguridad social27

Cabe señalar, como nota de complementación del tema, que las as-
piraciones anteriores han quedado plasmadas en la obra de Santi Ro-
mano y de Lino Rodríguez-Arias Bustamante,28 quien, desde el Dere-
cho Civil, primera gran rama del Derecho público, atisbó reflexiones
iuisfilosóficas de la más pura estirpe, mismas que desembocaron en
la Sociedad Comunitaria, como Tercera Vía Ideológica o Tercera Op-
ción, entre el capitalismo y el Arxismo, y cuyo Manifiesto se promulgó
en 1981, en la “Mérida de los Caballeros” de Venezuela.
De acuerdo, también, con Rec aséns Siches, en su “Logos de lo
Razonable”,29 si los Valores poseen una “vocación” a ser realizados, y
dicha vocatio o “llamado sólo se cumple en la vida humana, entonces
el hombre, como ser humano, posee la facultad de ser artífice de una
vida con sentido y significación,30 y puede transformar su existencia
en una obra de arte donde, al mismo modo en que el escultor talla el
duro mármol para convertirlo en imagen, el ser humano esculpa, en
su corazón y en su vida, valores y esfuerzos plenos de trascendencia.
He ahí, según estimo, el mayor alcance de la libertad, que, de acuer-

26 BASAVE FERNÁNDEZ DEL VALLE Agustín, Antroposofía Metafísica, Tra-


tado del Hombre”, Colección Austral, Espasa-Calpe, España, pp. 56 y 57, 1958.
27 RECASÉNS SICHES Luis, Tratado General,de Filosofía del Derecho, Ed. Po-

rrúa, 4ª. Edición, México, 1970, p. 178 y s.s.


28 Cfr. RODRÍGUEZ-ARIAS BUSTAMANTE Lino, Filosofía y Filosofía del

Derecho, Universidad de los Andes, Mérida, Venezuela, y ed. Temis, Bogotá, 1986.
29 Cfr. RECASÉNS SICHES Luis, “Tratado General de Filosofía del Derecho”,

ed. Porrúa, México, 4ª. Edición, 1970, p. 7.


30 Íbidem, p. 58 a 70 y 404.

Josefina Camara Bolio_.indb 71 02/03/16 10:23


72 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

do también con Recaséns, configura esa facultad llamada albedrío,


que no es algo que se pueda tener o no tener, sino que resulta inherente
al hecho de nacer humano.31 Así, sin estar plenamente de acuerdo con
Platón en que el filósofo debe gobernar, sí estimo que todo gobernante
debe filosofar para encontrar el camino, es decir, el método, que con-
duzca al Estado del Arte.
Sobre la pregunta toral de: ¿cómo llegar al Estado del Arte?, me
parece pertinente, en primer término, ofrecer las reflexiones del filóso-
fo genovés Tomasso Bugossi, discípulo de Michel Federico Scciaca,
quien opina que “la Democracia es un método”; o sea, que no se trata
de un fin en sí mismo, como, erróneamente, la hemos venido prego-
nando y tratando de alcanzar, sino que será el camino para llegar a
aquello que el precitado filósofo, con pluma cargada de emotividad,
denomina “il essere”.32 Me parece que, en estrecha relación con el
tema que trato de explicitar en este modesto trabajo, Bugossi acerta a 
sintetizar mi idea, como se desprende de las siguientes palabras:

Questa è la storia, non certo quella che passa senza lasciare segno, ma aquella
che permane e per il fatto stesso che permane è viva, autentica; è continuo
svolgimento, rivelatori, come prima si diceva, di nuovi asspetti veritativi e in
ciò consiste l’autentico progresso. Vi sono invece due prospettive entrambe
sterili e dannose all’autentico progresso e queste sono quelle che negano il
presente per confinarsi nel passato, false custodi della tradizione (conserva-
torismo e tradicionalismo) o quelle che negano il passato e rigettano il pre-
sente, per un avvenire senza radici (rivoluzionarismo d’ogni tipo). Queste
due posizioni estreme hanno però un punto in comune: la negazione del pre-
sente. Il non tenerne conto significa non vivere, ma soprattutto non pensare,
l’equivalente del negare il senso della storia e i valori che vi si rivelano.33

En modesta traducción de quien escribe este trabajo, las palabras


de Bugossi serían:

Esta es la historia, no es cierto que pasa sin dejar huella, pero vale aque-
lla que permanece y que es viva, auténtica; es continuo desenvolvimiento,

31RECASÈNS, op. cit., p. 83.


32Cfr. BUGOSSI TOMASO, «Filosofia e Comunicazione», Ponencia presentada
al Congreso Internacional de Filosofía, Ixtlahuaca, Estado de México, Noviembre/05.
33 BUGOSSI TOMASO, La Formazione Antropica¸ Edicolors Publishing, Mila-

no, Italia, 2003, p. 8.

Josefina Camara Bolio_.indb 72 02/03/16 10:23


LA REFORMA DEL ESTADO. 73
PROPUESTA PARA UNA INVESTIGACIÓN IUSFILOSÓFICA

reveladoras, como primero se dice, de nuevos aspectos de la verdad y en


esto consiste el auténtico  progreso. Nosotros estamos “metidos” entre dos
perspectivas, ambas estériles y dañinas para el auténtico progreso; y estas
son: Aquellas que niegan el presente para confinarse en el pasado, falsas
custodias de la tradición (conservadurismo y tradicionalismo) o aquellas
que niegan el pasado o cambian el presente por un  porvenir sin raíces (revo-
lucionarismo de cualquier tipo). Estas dos posiciones extremas, tienen, sin
embargo, un punto en común: la negación del presente. El no tener esto en
cuenta, significa no vivir, pero, sobre todo, no pensar; se trata del equivalen-
te a  negar el sentido de la historia y los valores que ahí se revelan.

2. Es decir, en conclusión:
Si el hombre, como ser humano, sólo encuentra el sentido de su
vida en la vivencia de los valores, previa asistencia a su llamado y
la vida humana, al tener sus propios valores, que devienen de los de
los hombres y mujeres que la viven, permea con dichos valores la
Historia toda, ello es altamente demostrativo de que el sentido que
debe tener una Carta Magna es el de los valores, comenzando por los
estrictamente jurídicos, ergo la justicia, hasta llegar a los valores hu-
manos, cuya puesta en práctica, debe ser facilitada por la ley. Es ésta
la diferencia, pero, al propio tiempo, colaboración que se da entre la
Moral y el Derecho, tal como se ha venido diciendo desde la brillantez
de Francisco Suárez,34 en pleno Siglo de Oro español. Luego, la crisis
de nuestra historia, desde la sociedad que amenaza con sucumbir, a
la que se refería Saramago, en cita que mencioné al principio de este
trabajo, tiene mucho qué ver con la crisis de leyes que adolecen de lo
que se llama en Psicología “asertividad”, o sea, la posibilidad de que
dichas leyes sean bien comprendidas, “bien entendu”, como dirían los
franceses, y, por ende, introyectadas en la colectividad. Este es un pro-
blema, grande por cierto, de técnica jurídico-legislativa, mismo que
pretendo desarrollar oportunamente en el curso de esta investigación.

Como síntesis de lo expuesto, lo esencial será rescatar y vivenciar


aquellos valores que nos hacen libres y realizados, a través del camino
democrático, para, siendo personas humanas cabales, conformar el grupo
humano que integra el Estado del Arte. No me refiero con esta afirmación

Cfr.  RECASÉNS SICHES Luis, Tratado General de Filosofía del Derecho,


34

Porrúa, 4ª. Edición, México, 1970.

Josefina Camara Bolio_.indb 73 02/03/16 10:23


74 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

a aquella “raza cósmica” que describiera nuestro insigne Vaconcelos,35


sino que se trata de recordar que Justicia es, básicamente, igualdad de
oportunidades para el desarrollo. El Estado del Arte no será, entonces,
asunto de élite, ente de fuero o privilegio, sino una maravillosa meta, ac-
cesible a todos, a través del camino de una Democracia, entendida como
vía de libertad hacia su realización, tanto personal como grupal.

5. Pregunta inicial

¿Por qué es necesario realizar la desconstrucción total del sistema ju-


rídico que nos rige actualmente?

6. Hipótesis principal

Debe promulgarse una nueva Constitución de los Estados Unidos


Mexicanos.

7. Hipótesis alternas

El logro del Estado del Arte está condicionado a una  nueva Carta
Magna; Se requiere dotar al Estado mexicano del “candado”  denomi-
nado “Control de Constitucionalidad”; Se requiere un nuevo enfoque
del Derecho Penal mexicano.

8. Objetivo general

Análisis de la teoría del Constituyente y de la norma hipotética funda-


mental kelseniana.

9. Objetivos específicos
Proponer caminos para el logro de una correcta técnica  jurídico-legis-
lativa en una posible nueva Carta Magna.

Cfr. BASAVE FERNÁNDEZ DEL VALLE Agustín, La Filosofía de José Vas-


35

concelos, ed. Diana, México, 1970.

Josefina Camara Bolio_.indb 74 02/03/16 10:23


LA REFORMA DEL ESTADO. 75
PROPUESTA PARA UNA INVESTIGACIÓN IUSFILOSÓFICA

10. Tipo de investigación

Descriptiva, de Derecho comparado, bibliográfica y  propositiva.

11. Estrategia metodológica

A través de un riguroso análisis de la Constitución actual, en forma


y fondo, detectar las carencias que presenta como instrumento regu-
lador de la convivencia actual de los mexicanos. Posteriormente, a
la luz del Derecho comparado, así como las lecturas y análisis de las
obras señaladas en la Bibliografía de este trabajo, proponer un Proyec-
to de Constitución Incluyente para México 2007.

12. Índice o capitulado

Presentación y exposición de motivos:

Capítulo I. La génesis del orden jurídico actual:

a) Historia del proceso Constitucional;


b) Legislación y normatividad;
c) Procuración e impartición de justicia.

Capítulo II.
El Derecho penal como una rama del Derecho público;
a) Su relación con el Derecho constitucional,
b) Su relación con el Derecho procesal;
c) Su relación con la Criminología y la victimología.

Capítulo III.
El olvido de la iusfilosofía
a) Escuelas iusfilosóficas;
b) Relación de la filosofía del Derecho con el ius puniendi;
c) El Derecho penal actual, carente de bases iusfilosóficas.

Capítulo IV.
El Derecho penal frente al Derecho constitucional;
a) Situación histórica y socio-política de México en 1917;
b) Inquietudes del Constituyente frente al Derecho penal.

Josefina Camara Bolio_.indb 75 02/03/16 10:23


76 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

Capítulo V.
La desconstrucción del sistema penal de la mano con la crisis del
Derecho constitucional.
a) Hacia una articulación del Derecho penal con el Derecho
constitucional, a través del “control de constitucionalidad”;
b) El papel de la Hermenéutica en la interpretación de la ley;

Capítulo VI.
Un Derecho penal posmoderno para el México del siglo XXI, para
una sociedad de “economía deprimida”.
a) Justificar, desde el punto de vista de la iusfilosofía, la urgencia
de una nueva Constitución con las siguientes características:
1) Incluyente de todas la ideologías y equilibradora;
2) Asertiva y propositiva;
3) Con una correcta técnica jurídico-legislativa;
4) Que unifique las reformas penal, procesal, electoral, hacen-
daria, etcétera;
5) Que se inspire en la teoría del Estado y la ciencia política,
partiendo de la estimativa jurídica y de la política legislativa,
como ramas de la filosofía del Derecho.

Conclusiones.
Apéndice.

13. Bibliografía
Andronico, Alberto, La Deconstruzione come metodo. Riflessi di Derrida
nella teoria del Diritto. Giuffrè, Milán, 2002.
Arnáiz Amigo, Aurora, Ciencia Política, Porrúa, México, 1984.
Arriola, Juan Federico, La libertad, la autoridad y el poder en el pensamien-
to de José Ortega y Gasset, México, 2003.
Biblia latinoamericana, 15ª ed., Ediciones Paulinas, Madrid, 1972. Basave
y Fernández del Valle, Agustín, Filosofía del hombre (Fundamentos de
antroposofía metafísica), Col. Austral, Espasa-Calpe, México, 1963.
______, Tratado de  metafísica. Teoría de la habencia, Limusa, México,
1985. Bugossi, Tomaso, “Filosofia e Comunicazione”, Ponencia presen-
tada al Congreso Internacional de Filosofía, Ixtlahuaca, Estado de Méxi-
co, noviembre de 2005.
______, La Formazione Antropica, Edicolors Publishing, Milán/Génova, 2003.
Cámara Bolio, María Josefina, “Criminología y Derechos Humanos a la Luz

Josefina Camara Bolio_.indb 76 02/03/16 10:23


LA REFORMA DEL ESTADO. 77
PROPUESTA PARA UNA INVESTIGACIÓN IUSFILOSÓFICA

de la Filosofía del Derecho”, Memorias del X Congreso Internacional de


Filosofía del Derecho y Filosofía Social, vol. VII, México, 1981.  
Cárdenas Gracia, Jaime, Transición  política y reforma constitucional en Mé-
xico, IIJ-UNAM, México, 1994.
Carbonell, Miguel et al. (coords.), Estrategias y propuestas para la reforma
del Estado, IIJ-UNAM, México, 2002.
Carrillo Prieto, Ignacio, Cuestiones jurídico-políticas en Francisco Suárez,
1ª reimp., IIJ-UNAM, México, 1986.
Frosini, Vittorio, La estructura del Derecho, Publicación del Real Colegio de
España, Bolonia, 1974.
García Ramírez, Sergio, Los  derechos humanos y el Derecho penal, Septen-
tas, México, 1976.
González Galván, Jorge Arturo (coord.), Constitución y derechos indígenas,
UNAM, México, 2002.
González de la Vega, René,  Justicia e ideología, Instituto de Investigaciones
Jurídicas-UNAM, México, 2005.
Habermas, Jürgen, “Cómo es posible la legitimidad por vía de la legalidad”,
en Doxa 5, 1988.
______, Facticidad y validez sobre el Derecho y el Estado democrático de
Derecho en términos de teoría del discurso, trad. de M. Jiménez Redondo,
Trotta, Madrid, 1998.
______, La inclusión del otro. Estudios de teoría política, Paidós, Barcelona,
1999.
Kaplan, Marcos, El Estado latinoamericano, México, IIJ-UNAM, 1996.
Kundera, Milan, La insoportable levedad del ser, Tusquets, Barcelona, 2000.
Laveaga, Gerardo (coord.), 65 Propuestas para modernizar el sistema penal
en México, Inacipe, México, 2005.
Martínez Bastida Eduardo, Filosofía del Derecho. Una introducción a la filo-
sofía del Derecho, Cárdenas Editor y Distribuidor, México, 2002.
Molina Piñeiro Luis, Apuntes para una teoría del gobierno mexicano, IIJ-
UNAM, México, 1983.
Ojeda Velázquez, Jorge, Derecho penal constitucional, Porrúa, México,
2005.
Reale, Giovanni, Introducción al Derecho, Pirámide, Madrid, 1987.
______, “Platón descubridor de la hermenéutica: un diálogo con Hans-Georg
Gadamer” y “En la escuela de Platón: un diálogo entre Hans-Georg Gada-
mer y Giovanni Reale», en Giovanni Reale, Por una nueva interpretación
de Platón, Barcelona, Herder, 2003.
Recaséns Siches, Luis, Tratado general de filosofía del Derecho, 4ª ed., Po-
rrúa, México, 1970.
Rivera Llano, Abelardo, El Derecho penal postmoderno, Temis, Bogotá,
2005.

Josefina Camara Bolio_.indb 77 02/03/16 10:23


78 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

Rodríguez-Arias Bustamante, Lino, Filosofía y filosofía del Derecho, Temis,


Bogotá, 1985.
Rodríguez Pratts, Juan José, La política del Derecho en la crisis del sistema
mexicano, IIJ-UNAM, México, 1986.
Troncarelli, Barbara, “Il Rapporto tra Scienza e Diritto nella Complessità
Sociale: Spunti da un Recente Congresso”, en Annali del Seminario Giu-
ridico, vol. II, Università di Catania, Giuffrè, Milán, 2002.
______, “Complessità Sistemica e Diritto: Il Disolvimento nella Libertà ne-
lla ‘necesita’ della ‘contingenza’,» en  Annali del Seminario Giuridico,
vol. II, Università di Catania, Giuffrè,Milán, 2003.
Valadés, Diego, Problemas constitucionales del Estado de Derecho, IIJ-
UNAM, México, 2002.

México, D.F., noviembre de 2006


(Publicado en “ Revue International de Philosophie du Droit”,
www.philosophiedudroit.org)

Josefina Camara Bolio_.indb 78 02/03/16 10:23


VIII. Te amo, México

TE AMO, MÉXICO

Corren aires turbulentos,


La noche escucha un lamento;
Parece tañir el cielo
Con fulgor de tempestad.
“Allons, enfants de la Patrie!”
La noche tiene un lucero,
Parece decir : “Te quiero mi cuna de libertad”;
“Allons, enfants de la Patrie!”
Me llueve lluvia por dentro; “Te llevaré a donde quieras”
parece decirme el viento;
Mi alma responde quedo: “Allons, enfants de la Patrie!”
La noche besa mi sueño, y, mientras llora el lucero,
Yo sueño que me despierto en playas de libertad
“Allons, enfants de la Patrie!”
Oh México, ¡te venero !
Quiero verte placentero, Lleno de amores, sereno,
Con himnos de dignidad!!
“Allons, enfants de la Patrie! »
México, cuna y sepulcro ;
México, amor de mi Vida, ¡no perdurará tu herida
sino un verso a tus conquista y un canto a tu eternidad!
México, luz de las luces;
México, vida y color;
Tus flores, el Rey Poeta
Cantó, con todo y su olor!;

79

Josefina Camara Bolio_.indb 79 02/03/16 10:23


80 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

México, bota y espuela, Rancho, caballo, nopal,


Rebozo de moza buena y una falda de percal….
México, ¡que te amo tanto!, ¡no dejaré que tu encanto
fenezca en decrepitud!
A tu juventud consagro
Lo mejor de lo mejor, y sueño que río y canto
Para vestirte ese manto del gran señor que eres tú!
“Allons, enfants de la Patrie!”
México, tierra bendita, solar paterno, amoroso,
La Virgen de Guadalupe, Madre de todos nosotros!
No dejaré que se manche tu suelo de indignidad;
Antes, daría mi vida por darte la Libertad!
México, calor de vida,
México, dolor de herida
Que, en mi pecho, se desangra...
México, clamor y estruendo,
México, tambor por dentro que llama a la dignidad
“Allons, enfants de la Patrie!”
México, pasión y gloria,
Hoy, se escribirá tu historia, y mañana... ¡tu verdad!

MARÍA JOSEFINA CÁMARA BOLIO


México,
D.F., Noviembre 17 del 2006.

Josefina Camara Bolio_.indb 80 02/03/16 10:23


IX. Festival del bambuco

Excmo. Sr. Embajador de Colombia


Distinguido Sr. Representante del Gobierno de Yucatán;
Señor Presidente de la Sociedad de Trova Yucateca;
Señoras y Señores, Amigos todos: Estamos reunidos aquí hoy, para
evocar, en aroma y en presencia, a todos aquellos que, en palabras del
ilustre poeta yucateco Luis Rosado Vega, han colaborado a la creación
y difusión de aquella que él llamó “la música del Caribe”. De manera
concreta y objetiva, estamos plasmando el sueño de Bolívar, Caudillo
singular, quien propugnó la unificación de América. Y, en la evoca-
ción de aquellos gloriosos sueños libertarios, es necesario poner alas
a nuestro pensamiento y corazón para volar a un rincón maravilloso,
cálido y bohemio de América, verde como la esmeralda, que es la muy
noble tierra Colombiana, la que canta y baila al compás de un ritmo
primigenio denominado “Bambuco”.
En tan dichosa ocasión, pido respetuosamente a tan digno audito-
rio, aquí reunido, me permita eslabonar y ofrecer, de todo corazón,
una serie de recuerdos que, nítidos y perfumados, conservo en el
tejido de mi ya extensa vida. Precisamente, el 31 de julio pasado,
se cumplieron veinte años del día en que mi padre, Fausto Cámara
Zavala, bambuquero de corazón y último discípulo del Maestro de
todos los Bambuqueros yucatecos, Ricardo Palmerín, volara al cie-
lo. Y estoy segura de que, tanto como él está allí, hoy, como diría el
granadino poeta Manuel Benítez Carrasco, habrá fiesta, “Fiesta en el
Cielo”, para no desmerecer esta reunión tan señalada que nos invita
a recordar. Decía una gran dama, originaria de Cuba, que el perfume
y la música son los más grandes evocadores. Pues bien, en esta noche
feliz, cual si las estrellas del cielo limpio de Yucatán contemplaran
aquella otra noche en que, a la luz de la luna, un Cacique Chibcha se

81

Josefina Camara Bolio_.indb 81 02/03/16 10:23


82 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

bañó en el río y se cubrió luego con polvo de oro puro, refulgiendo


como “El Dorado” para la leyenda colombiana, nosotros podemos
otorgarnos el permiso de cantar y de soñar... diciendo, con Calderón:
“...porque la vida es un sueño y los sueños, sueños son…”; pero lo
cierto es que hoy, aspiramos a convertirlos en tangible realidad. Yo
creo que ellos, los sueños, nacen siempre al ritmo de la música, y
esta, cuando es interpretada con amor, conduce, indefectiblemente, a
sueños maravillosos. Por eso, porque mi cuna fue arrullada por Bam-
bucos, y, al balanceo de mi hamaca, recuerdo aquel canto paterno que
me llamaba “...blanca y ágil mariposa que llegaste a mi pensil, a
libar miel de una rosa una mañana de abril...”, deseo compartir con
Ustedes la bella historia que escuché desde niña: Cuando los Mayas,
nuestros venerables ancestros, deseaban comunicarse, enviaban seña-
les a través de una especie de tronco hueco, llamado Tunkul. En este
tono, severo y algo marcial, matizado con el sonoro llamado del cara-
col marino, cual instrumento de viento, se basó la incipiente música
de Yucatán. Durante el coloniaje, los mexicanos en general, adoptaron
con amor la guitarra, señora excelsa, y dignísima descendiente del
laúd árabe, para desgranar, en notas de dulzura insospechada, alegrías
y tristezas. En la sección de Danza y Coreografía, la Jarana yucateca,
además de ser el alma de las “Vaquerías”, es descendiente directa de
la Jota Aragonesa. Por otra parte, inspirados siempre en aquella tierra
a quien mi padre cantara con predilección “Cuba, nido de ensueños y
de embelesos...”, los primeros Compositores yucatecos, al estilo del
gran Cirilo Baqueiro “Chancil”, importaron un curioso instrumen-
to cubano, llamado “Marimbolo”, y compusieron temas como “La
Mestiza”, inspirados en la Danza, como ritmo señorial y cadencioso,
además de incursionar en los ritmos afro-cubanos a través de la Hua-
racha. Nada hay, para mí, más dulce y majestuoso a la vez, que esa
combinación increíble de la dureza y pasión del español con la zum-
bonería del negro cubano. Por ello, las “Marineras”, compartidas con
Perú, y las “Habaneras”, teñidas de nostalgia, brisa del mar y tardes
de sol, fueron las grandes Maestras de la incipiente música yucateca.
Corría el año de 1909; agonizaba el Porfiriato, como muere el sol en
una tarde de Primavera romana; vientos revolucionarios soplaban
en esta Tierra de Volcanes, como la llamó Keneth Turner, cuando,
con la “sans fason” de los bohemios arribaron a Yucatán dos músicos
colombianos para depositar, cual semilla de oro puro, en la santa tie-
rra de Itzamatul, el ritmo del Bambuco: Eran ellos, Wyllis y Escobar.

Josefina Camara Bolio_.indb 82 02/03/16 10:23


FESTIVAL DEL BAMBUCO 83

De ahí en adelante, sin importar revoluciones, una Decena Trágica


con la muerte del Presidente Madero y del Vicepresidente tabasqueño
José María Pino Suárez, Yucatán ríe o llora al ritmo del Bambuco, el
cual se ha convertido en quintaesencia del alma vernácula: No existe
Compositor que se respete, que no haya escrito, por lo menos ¡un
Bambuco! Y es este quien, a través de sus notas, tan sentidas como
cadenciosas, llenas del llamado “Contrapunto”, que carga el acento
en la emoción, quien nos ha hermanado extraordinariamente con Co-
lombia, además de que, si en alguna parte del orbe mexicano se come
el “Ajiaco”, ¡es en Yucatán! Dentro de la Patria Colombiana, tierra
de Nariño y de tantos próceres, el Bambuco se canta y baila principal-
mente en la bella región de Antioquia, con su capital Medellín. Pero,
en la letra de sus canciones, nos trasportamos lo mismo al norte, a los
campos de Boyacá, escenario de gestas singulares, como al sur, a las
frondosas tierras del Huila, conocidas como “Opitas”, o al Tolima,
cuna del Bunde colombiano. Sin descartar el olor exquisito del oré-
gano, que, personalmente, impactó mi ser en los campos del Huila,
recordando a Jorge Villanueva, inolvidable autor de “La Llamarada”,
el sol de la célebre zona arqueológica de San Agustín, me hizo evocar
la blanca piedra, hecha filigrana, de Uxmal, en Yucatán. Y no en balde,
fue un escultor colombiano, Rómulo Rozo, nacido en Chiquinquirá,
que también visité, quien ciñó el Paseo de Montejo con la hermosa
corona del Monumento a la Patria más insigne que posee Yucatán,
en Mérida, su capital. Pero aún hay algo, de singular belleza, que nos
llena el pecho y el olfato de provocativa emoción, y que los Opitas han
descrito maravillosamente, cuando cantan: “...Al sur, al sur, al sur,
el Cerro del Pacambé. Ahí me arrullaron aires de tambores, el olor
tan dulce de la Flor de Mayo...”; flor esta que, en rosa intenso o en
marfil amarillento, sólo se encuentra en Colombia, Cuba y Yucatán, e
inspiró, en este último, aquella dulcísimo e inocente tonada de Ricar-
do Palmerín: “Flores de Mayo llevó la niña para ofrendarlas ante el
altar, iba vestida toda de lino, de lino blanco como el azahar...”. Y por
eso, porque antes de que José Esquivel Pren, ilustre literato yucateco,
escribiera que “...entre las almas y entre las rosas, hay semejanzas
maravillosas”, ya compartíamos con los Colombianos tantas cosas de
hermanos y recuerdos “de familia”, yo podría, ¡si me dejaran!, pasar
toda esta noche, en suave y olorosa dormivela, cabeceando al ritmo
del Bambuco, y soñar, y evocar, y recordar..., para amanecer en la
dulcísima alborada que cantó Chancil, pintada de azul y rosa con bre-

Josefina Camara Bolio_.indb 83 02/03/16 10:23


84 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

ves tonos dorados, como el sol que despierta muy temprano, para se-
guir viviendo con el alma apretujada, transida de gozo doloroso, o de
dolor gozoso, si se quiere, a la escucha del Bambuco!
Señoras y Señores, distinguidos invitados, hermanas y hermanos
Colombianos y Yucatecos que aquí se han congregado: He tratado,
con modestia pero con amor, de afinar mis mejores pinceles para di-
bujar el telón que, a partir de este momento, se abrirá ante Ustedes
para presentar ante sus ojos una escena, misma que, al despedirme, me
atrevo a llamar “LA FULGURANTE BELLEZA DEL BAMBUCO”.

Muchas gracias.
MARÍA JOSEFINA CÁMARA BOLIO
México, D.F., Octubre 24 del 2006
Día de las Naciones Unidas.

Josefina Camara Bolio_.indb 84 02/03/16 10:23


Documento sobre la Ley de Retención
X.
de Seguridad

Jean-Marc Trigeaud*

LEY SOBRE RETENCION DE SEGURIDAD


Y FILOSOFÍA CRIMINAL

Por
Jean-Marc Trigeaud
Profesor de Universidades

Regreso de viejos demonios

Helos aquí, pues, de regreso, no solamente reforzados, endurecidos,


ciegos, moldeados en la ganga de un dogmatismo institucional que
hace prevalecer lo administrativo sobre lo judicial, pero aureolado,
esta vez, por un humanitarismo liberal y “victimológico”, ese mismo
proyecto que, en los años 70’s, sugerían las antorchas del KKK, y que
los Partidos llaman de la “derecha” francesa, apurados de calificar,
para quitarse la marca, de “neo-facistas”, o poniéndole algún otro pro-
grama de lucha contra el crimen, apuntalado, si ello es posible, sobre
el sentido de los principios jurídicos, y arruinando, en todo caso, la
unidad del conjunto doctrinal, legislativo y judicial, respetando, dicho

* Escrito por el Profesor JEAN-MARC TRIGEAUD, Doctor en Derecho Penal y


Filósofo del Derecho, en la Revue Internacional de Philosophie du Droit, publicado
en marzo del 2008. La traducción está realizada por María Josefina Cámara Bolio,
Abogada y Criminóloga, miembro de la Sociedad Mexicana de Filosofía del Derecho
y Filosofía Social,  así como Profesora del Instituto Nacional de Ciencias Penales.
Responsable, también, de un trabajo de investigación en INDEPAC, sobre el tema
“Inimputables: por minoría de edad o en razón de insanidad mental”. La traducción
se realiza en mayo del 2008, con autorización  personal del Autor.

85

Josefina Camara Bolio_.indb 85 02/03/16 10:23


86 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

de otro modo, el Estado de Derecho y la autonomía, si bien relativa,


se las funciones del Magistrado. Era la época en la que los Profeso-
res de Derecho eran, muy frecuentemente, es cierto, los Legisladores,
pero en la que ellos se arriesgaban cada día a ver su nombre pintarra-
jeado en rojo sobre los muros de los santuarios de su ciencia (como
ello llegaba a nuestra casa-madre de la Plaza del Pantheon) desde que
ellos intentaban oponerse a esos contra-fuegos y desde que los eternos
extremistas de la sombra gritaban sus nombres cargados de abomina-
ción: les era violentamente reprochado el no querer vengar la sangre
de las víctimas, de los abandonados, y, a través de ellos, de un Estado
cómplice de criminales, y se les suponía, como en la Italia de que era,
en suma ya, la gris pancarta que se domiciliaba en la respetabilidad de
ciudades del sur estadounidense, en una atmósfera donde se perseguía
siempre al negro, declarado homosexual, borracho, pedófilo, asesino
serial, y, naturalmente, reincidente…
Eso se llamaba en ese tiempo: “internamiento preventivo”, su-
pliendo una tutela penal, y eso se llamaba, distintamente y en plan de
rivalidad y como un responso solemne: “seguridad-libertad”. Ahora,
esto está bien como aquello que, confusamente, regresa bajo un nue-
vo aspecto, netamente inclinado, a primera vista, a los orígenes poco
confesables, y aproximándose espontáneamente, fuera del control de
facultades, lejos de lugares consagrados a la gestión de grandes “po-
los”, atareados con las tasas reproductivas y, sin duda, más atareados
que nunca en las actividades de “repetición” y de anestesia de la re-
flexión crítica; se prefiere, pues, invitar a lo práctico y, muy rápido, a
la sacrosanta “opinión”, en un momento donde la presión mediática
tiene excesivamente establecida sobre todos los canales televisivos
la efigie de terror de destrozadores de cuerpos a mordidas, sin osar,
mientras tanto, las relaciones o incorporaciones culturales o étnicas
(la tesis de Nielsen de los años de antaño), o, lo que sería de más
actualidad, ciertos condicionamientos de otra naturaleza, más econó-
micos y sociales, y, también, más inmateriales, marcando el retorno
de lo mágico-religioso predicho por Gurvitch, si lo irracional es, tam-
bién, el opio o la compensación de todas las carencias anteriores al
crimen. La represión puede, así, identificar un nuevo objeto de presa;
ella resucitará implícitamente sobre todos los frentes, la idea de ese
mismo complot fomentados por los malvados tenebroso y por todas
las “reinas de la noche” que la vieja teoría genericista y racista no ha
cesado jamás de mantener. .

Josefina Camara Bolio_.indb 86 02/03/16 10:23


DOCUMENTO SOBRE LA LEY DE RETENCIÓN DE SEGURIDAD 87

Empirismo casual, olvido de los principios e


indiferencia hacia las verdaderas realidades

Se han “hecho” las leyes, mas no se conoce, hace conocer ni recono-


cer, pública y abiertamente, un derecho: y se hacen esas leyes después
de algunos hechos diversos, para el caso bien conocidos y útilmente
falseados, a menos que no se prepare un tal caso “en cantos”, o que
no se les invente en todas sus piezas, para hacer nombrar el más opaco
rumor, que se infla, siendo más poderoso que la hipótesis estatizada.
Y como la ley es la voluntad, y su autoridad, más que la razón y sus
dudas, para parafrasear a Montesquieu, y conviene explotar los meros
resortes que mejor pueden sostenerla y asegurarle sus aciertos: esos,
pues, de “lo irreflexivo”, ambiente tal que ha sido confeccionado mez-
clado con el incesante chantaje de una amenaza brotada de las condi-
ciones mismas de la vida.
De lege ferenda, al mismo tiempo que de lege data, diversos co-
legas penalista y juristas, se han expresado sobre el sujeto, porque,
con frecuencia, más verbalmente que de manera escrita, la de ciertos
editoriales prohibidos, que parecen menos enfocados a la prosa menos
sapiente, cierto, da testimonios, profesionales o de observadores prác-
ticos, de casos o de hechos diversos y de prácticas disponibles para
instaurar ahí. La cuestión tendrá, en todo caso, qué ser examinada bajo
la mayor parte de sus aspectos técnicos y demostrando las irremonta-
bles contradicciones de los principios a los que ella da lugar. Eso que
ha conducido, generalmente, a los unos y los otros a manifestar una
firme oposición a un proyecto de ley, convertido, mientras tanto, en
irreconocible y transformado, después de algunos retoques, suficien-
temente fundamentales, del Consejo Constitucional, después de que
este órgano, en principio, ha excluido una imposible retroactividad
que ha obligado a modificar…y la Constitución y la DDH misma!,
pues ha delimitado la puesta por obra sin condiciones para el proce-
dimiento, lo que ha limitado así, incluso neutralizado, la presentación
inicial.
Al permanecer los principios, o mejor, los “anti-principios”, si se
les discierne bien, alrededor de los vuelos polémicos de un texto, son
los mismos. Y, así, es dudoso e imprudente declarar que una medida
de seguridad no es una pena, lo que resulta un contrasentido, en razón
de la superposición forzada de dos conceptos, y constituye una con-

Josefina Camara Bolio_.indb 87 02/03/16 10:23


88 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

tradicción y una aporía, al seno de un mismo sistema de obediencia,


originalmente judicial, y se puede reclamar una aplicación inmediata
de ese texto; si era el caso, pero no se ve exactamente cómo, sin em-
bargo, y la CEDH1 no lo entenderá mañana así, quien afectará ese
texto de censura, por violación de la DDH. Si la Política está sincera-
mente preocupada por las víctimas, tanto como pretende estarlo, que
les asegure, pues, protección contra los criminales ya condenados
por homicidios voluntarios, y a los cuales ubique cerca de un tercero,
como se dice, que atienda siempre su encarcelamiento, estimado im-
posible en razón de la situación de establecimientos que no los pueden
recibir! La inefectividad de las decisiones de la Justicia que ello lleva
a describir, no es del todo lo hecho por funcionarios Magistrados con
lasitud o pereza; ella traduce la incuria de los servicios del Estado, que
se hunde, se derrumba, solamente ante las responsabilidades que le
incumben: es al Estado, en efecto, quien viene directamente de tomar
un albergue en Magistrados encaminados al enunciado de sentencias y
a la vigilancia de sus modalidades de aplicación relativas a la persona
del criminal; es él quien se encarga de organizar prisiones suficientes
y, desde luego, decentes, donde se desembarace de supuestas “condi-
ciones de indignidad”, que le han lleva a ser sujeto del último reporte
crítico europeo, conducido por una Comisaria europea, española (ex
-Ministra de Justicia), miembro de la Comisión Attali, y reforzando
reportes anteriores de Amnistía Internacional.

Más allá de los elementos técnicos y de toda polémica fáctica,


nuestra aproximación al tema es diferente y complementaria; noso-
tros no retomamos debates de este orden, lo mismo si ellos están bien
lejos de ser agotados; un simple estudio, en trabajos dirigidos de De-
recho Penal de segundo año de Universidades jurídicas, del texto de
la ley, pero, sobre todo, del Proyecto y de los textos preparatorios
de los Relatores de la Comisión de Leyes de la Asamblea Nacional
y del Senado, y de las enmiendas de las cuales la redacción de ori-
gen ha sido objeto, y la prisa en contar también, en una perspectiva
de crítica socio-antropológica, las implicaciones reales profesionales,

1 Comision Européene des Droits Humaines, por sus siglas en Francés (N. de la T.)

Josefina Camara Bolio_.indb 88 02/03/16 10:23


DOCUMENTO SOBRE LA LEY DE RETENCIÓN DE SEGURIDAD 89

corporativas y políticas de los actores en escena, dicho brevemente,


de sus competencias reales y objetivas, es suficiente para convencer
fácilmente de lo bien fundado del conjunto de críticas, formuladas sin
nombre.
Uno de los raros Profesores de Derecho, presente en el Senado,
y antiguo guarda-sellos socialista, tendrá, desconcertado, revelar
eso que sus homólogos, de pertenencia política opuesta, no captan
y eso que todo manual elemental enseña a todo estudiante, no so-
lamente en Francia, sino en otras partes: que no se deberá confun-
dir lo administrativo con lo judicial, ni una amonestación con una
condena penal.
Nosotros haremos, sin embargo, una primera constatación, prelu-
diable a toda revaluación de presupuestos filosóficos de los principios
de la ley: ellos tienden a la relación entre opinión y verdad.

Una opinión compasiva montada en todas sus piezas


sobre un fondo de nihilismo axiológico

Se mueve una vez más el mostrar cuánto la opinión es aquí tanto como
más manipulada, en tanto que los dones técnicos se le escapan, ya que,
entonces, esos dones no son, al excedente, puramente técnicos, pero
se abren a un aspecto más teórico todavía por donde ellos ponen por
causa eso que protege lo esencial mismo de las libertades de las cuales
participa el ciudadano dentro del Estado de Derecho. Esta opinión,
que emociona por la suerte trágica de las víctimas, está, así, abusada
y equivocada sobre esto esencial que está comprometido sin que se
pueda poner en duda.
La opinión, como un todo irreflexivo, es inconciente, cierto; pero
este efecto está agravado por el modo de gobierno tecnocrático que
conocen la mayor parte de países, hoy día. Los juristas no pueden ,
por su parte, defenderse; pero hará falta encontrar otro lenguaje que
el de su ciencia; y faltará, en principio, cambiar de función y asumir
más el lugar del filósofo del Derecho, adoptando un punto de vista
exterior al Derecho, un punto de vista que le permita acceder a la
comprensión específica de la noción de Justicia que “hace al Dere-
cho Derecho”, lo mismo si esta noción está naturalmente implicada
dentro de los principios que ellos tienen vocación de enunciar y de
explicitar. Bajo este ángulo, en efecto, el Derecho no sabría pensar-

Josefina Camara Bolio_.indb 89 02/03/16 10:23


90 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

se él mismo, o auto-reflexionarse; en ese espíritu, esto es en “la idea”


del Derecho, y no solamente en su “concepto”, en sus causas, más que
en todo el rigor de sus principios, es a lo que les conviene no dejar de
remontarse.
Pero, de más, la opinión es paradójicamente reforzada gracias a
un poderoso método de propaganda que pone en su beneficio un ni-
hilismo filosófico, ese que suscita la corriente muy a favor, y cultu-
ralmente envalentonada, en todas las esferas del Estado, de la “me-
ta-ética” y de su “no-cognitivismo”. Esa corriente profesa que los
valores, voluntariamente aceptados, son un motor indispensable, pero
sin poder abrirse a una posibilidad de conocimiento, no reposando
más que sobre la subjetividad cuantificable de los individuos que ahí
se refieren, y exhorta al legislador a no retener más que la discuti-
ble interpretación “consecuencialista”, o aquella, también totalmente
discutible, que tiende a una “ética de la responsabilidad” (ver Hegel
y Weber): donde el recurso, sin gran escrúpulo moral, es una suerte
de método maquiaveliano sistematizado que sabe sacar, sofísticamen-
te, partido de situaciones casuales y fortuitas, amplificadas ensegui-
da por la prensa en la sensación, sin ser llevada por la Metafísica ni
por la Ética, jugando con los efectos provocados en la percepción de
masa; el fin (o más bien aquí, más trivialmente, el efecto) justifica
todos los medios que se emprendan (hasta los fichajes de ADN y las
encuestas de antecedentes). La descripción el crimen ahí, será, pues,
odiosa, “compasional”, implicadora de testigos, y subrepticiamente,
sobre todo, culpabilizadora; ella se obtendrá de hacer olvidar que la
responsabilidad penal se funda sobre la persona del criminal para
centrarla, con toda ruptura de lógica, sobre la de la víctima, donde se
hará como si tales intereses, no fueran más que categoriales, bajo un
control más directo de lo político y de un partido en el poder, repre-
sentante oficializado de aquellos, “a la americana”, sin siquiera darse
cuenta de que existen en América contrapoderes auténticamente judi-
ciales y testigos de un interés general: el interés moral es universaliza-
ble, estático y funcionarizante, a quien se requiere proteger primero,
en la sociedad civil, eso que la atraviesa y la rebasa, y ella aspira, de
alguna manera, a lo más alto, a través de un principio de unidad su-
perior y gratuito el cual se puede abnegar y también sacrificarse,
y que no es la suma de los intereses particulares que ella engloba, sin
lo cual sería animal.

Josefina Camara Bolio_.indb 90 02/03/16 10:23


DOCUMENTO SOBRE LA LEY DE RETENCIÓN DE SEGURIDAD 91

Una igualdad de sujetos de


Derecho difícil de admitir

La opinión que nosotros presentamos, puede ser atacada por eso que
ella acepta, pues, sin otro examen, por quien viola de manera contra-
dictoria los derechos legítimos del criminal. Pero el Derecho sostiene,
en tanto que Derecho, que la persona del criminal es a priori igual a la
de la víctima ante sus exigencias, como la persona del deudor que no
paga su deuda, es igual a la del acreedor que lesiona su insolvencia.
La misma opinión incriminada puede estar remisa en la cuestión de
sus parcialidades, todas también inadmisibles, cuando ella es turnada
por las concepciones que retoman los grupos de presión, políticos o
religiosos: concepciones que se aplican todas a divisar con compla-
cencia los hechos y que practican la desconexión o interrupción de
todo proceso de analogía universalizante y justificadora, característi-
ca de un pensamiento crítico. Cómo soportar, por ejemplo, una acti-
tud de repentina compasión por las víctimas, que, al día siguiente de
las declaraciones de un presidente sobre el show, se acompañarán
de tanto como de retrocesos mafiosos, de móviles poco transparentes,
relacionados con la idea que la memoria, contrariamente a la exigen-
cia Platoniana de un mínimum de conocimiento (y, agregaremos, de
moral…), está para limitar o para “ponderar” según la asombrosa
sugestión de Paul Ricoeur, poco antes de su desaparición…Dicho de
otro modo, demasiada memoria, perjudicará a la conciencia! Cómo
no levantarse, precisamente, ante la contradicción del proceso Papon,
ya, donde se acogerán sin pestañear la prescripción de crímenes mani-
fiestos de Derecho común (lo que, ciertamente, tiende al estado indis-
cutido de nuestro Derecho) por arresto intempestivo de personas por
la autoridad administrativa francesa, y donde no se relativiza, pues,
la dificultad de establecer la intención genocida propia de un crimen
más específico contra la humanidad, que permita superar el obstáculo
de la prescripción. Se ha preferido que las conciencias, o más bien sus
intérpretes, sean suficientemente generosas para demandar, a favor de
esta misma idea de entrelazamiento de crímenes, la revisión urgente
de plazos de prescripción de Derecho común, del cual la significación
y la presentación están ligadas a las circunstancias de otra edad y que
no sabrían quedar, así, arbitrariamente intangibles.

Josefina Camara Bolio_.indb 91 02/03/16 10:23


92 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

Silencios vergonzosos
y coartadas bien pensadas

Otro ámbito del que no se sabría cómo huir, es el relativo a “sujeto


afuera”. Lo incomprensible sostiene como aportado intelectualmente
y moralmente a esta ley, instituyendo una “medida de seguridad”, a
riesgo de ser todavía más chocante si se acompaña de una indiferen-
cia hipócrita a diversas situaciones evidentes, donde las personas se
vuelven víctimas: las situaciones de desprecio económico, donde la
libertad del empleado está situada bajo la dominación, desequilibrante
del contrato, de un empleador que podría no motivar su despido por-
que él es beneficiario del producto de su trabajo (ha fallado atender las
censuras de organizaciones y de jurisdicciones internacionales para,
discretamente, hacer salir un contrato poco ejemplar de un Código
del Trabajo); las situaciones entrañadas por las medidas, violan todo
Derecho fundamental de la persona, de división de familias, cuando
la madre es separada del marido, y donde su hijo es recogido, y donde
son igualmente perseguidos aquellos que han acogido y ayudado ma-
terialmente los sin-papeles….
Esos no son más que algunos ejemplos dentro de un conjunto que
se sabe muy muy poblado (se podría, también, tratar de la situación
donde se encuentra, del hecho de leyes recientes “orientadas”, el en-
fermo en lugar hospitalario privado o público). La conciencia moral
parece bien avara en parecidos casos de consideración de la dignidad
de las personas y de respeto a las víctimas. Entonces ¿por qué seme-
jante reflexión exclusiva a la mirada sólo del monstruo criminal que
parece amenazar a cada uno en su ser íntimo y su bien? ¿Estaremos
próximos a una sociedad animal que perderá el sentido mismo de bie-
nes que no serán egoístas y de la cual la pérdida podría no ser más que
un gran fantasma colectivo?
Pero, como lo religioso no está aquí jamás muy lejos, en razón de
lo moral, no está más para ser olvidado. ¡Cómo es extraño el no ver
aparecer este elemento religioso más que en la hipótesis, suficien-
temente caricaturesca, donde son abordados los problemas de bio-
ética familiar, y sobre todo, el habitual voyeurismo a psicoanalizar
sus complicaciones, cuando se mete cualquier cuestión relativa a la
sexualidad! Qué de declaraciones generosas sobre la persona huma-
na, donde son convocadas todas las Iglesias (no calificadas como sec-

Josefina Camara Bolio_.indb 92 02/03/16 10:23


DOCUMENTO SOBRE LA LEY DE RETENCIÓN DE SEGURIDAD 93

tas), sobre un sujeto (semejante a aquel de la fecundación in Vitro),


no emocionando más que a los ambientes suficientemente protegidos
y asistidos por el lujo occidental. ¿Se nos llenaría, sin embargo, de
compasión por las víctimas de situaciones sociales y laborales, o, si
no es malsano decirlo, por aquellos que se está presto a enviar, bajo
el primer pretexto de riesgo de reincidencia, a un establecimiento de
seguridad? ¡Qué crédito, qué sinceridad ponerse de acuerdo con esos
movimientos de protesta morales, que ven así el respeto a la persona a
nacer, o aquel del moribundo, cuando un silencio también vergonzoso
reina sobre los otros sujetos analógicamente parecidos? ¿Hará falta,
entonces, creer o será confirmado que la religión o el sistema moral
de referencia no es más que el aliado de privilegios de clase? La sola
posibilidad del ejemplo contrario, será suficiente, seguramente, para
invalidar esta conclusión, como la sola idea de una naturaleza permite
negar la tesis que lleva toda naturaleza a una “primera costumbre” o
a un acuerdo; pero tal conclusión no reside en menos verdad, a título
de hipótesis de trabajo, y conviene suscribirla, en una aproximación
a las ciencias humanas que osa tratar un fenómeno medio, mirándolo
Durkheinianamente como una “cosa”, tanto masiva como incontes-
table, en el estricto plan material. Eso que es una alianza objetiva
entre ciertas referencias de Filosofía Ética o de Ética religiosa, igual
al interior de iglesias que no lo dicen sobre lo esencial, disimulan al
mirar una ley de una bien grave presentación, y donde se prefiere di-
sertar sobre “la Hermenéutica de las Teorías de la Justicia” Rawlsiana
o Smitchiana, y sobre “la narratividad del discurso de evaluación”
(sic) y ciertas actitudes que institucionalizan la injusticia insti-
tucionalizando justamente un no-decir que repulsa lo profundo
de la conciencia. Esto no es, de ninguna manera, volverse contra
las precitadas filosofías, pero las interpretaciones sociológicas, de las
cuales ellas son inevitablemente solidarias, llegan curiosamente a la
adopción, implícita o directa, de un anti-modelo ético que pone en
problemas. Una verdad moral es independiente, ello es verdad, de su
efectividad, pero a condición de ser, precisamente, una verdad meta-
físicamente, es decir, una verdad absoluta, y no esta verdad de teorías
de la justicia en boga, que se convierten en contra-verdad, juzgándo-
las por eso que ellas son.

Josefina Camara Bolio_.indb 93 02/03/16 10:23


94 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

Unidad de la persona y mirada sobre el más débil;


focalización progresiva sobre “el responsable”

La personalidad jurídica, en todo caso, no se divide; es aquella del


trabajador o del niño, o del nasciturus, aquella de la víctima y la
del criminal, lo mismo del peor, aquella del funcionario2 y la del
privado,3 la del ciudadano y la del no-ciudadano o aquella del sin-
papel.4
Ahora, según la aplicación constante del Derecho, comenzando por
aquel que es el que está más en posición de debilidad, es que se la
debe entender. Por evidencia, la súbdita de la injusticia, y se podrá,
¿por qué no?, volver a hablar, en ese sentido, de la necesidad de re-
valuar las penas, a veces insuficientemente adaptadas, concernientes
a los crímenes más graves (no será esto más que por comparación con
la escala practicada en países vecinos), y por la anticipación sobre la
reincidencia, de otra manera, y dicho de una vez, después de la Revo-
lución , de recurrir a otra pena o a una pena más grave que aquella que
está relacionada con el delito o el crimen;5 hacerle el reproche de ser
una pena demasiado ligera y, mientras, infundada y abusiva; además,
la comparación con los sistemas extranjeros, inspira la perplejidad so-
bre las diferencias también entendidas: por un crimen igual, en un país
vecino –de antigua cultura penalista y criminológica-, se le expone a
una pena, desde lejos, muy superior, y no hay ninguna remisión de
la pena, ya excepcional, fuera de control del mismo Tribunal que ha
juzgado. Ello no sabría enfocarse a negar la verdadera cuestión, reen-
viando de una vez lo político a su entera responsabilidad, la cuestión
y la aplicación de penas, de la cual él parece olvidar que no la asume
correctamente, y de su naturaleza y entendido que parecería no poder
ser más que el sólo objeto legítimo de su gestión.
Pero enseguida, una vez el “fallo” admitido, una vez la injusticia

2Empleado de prisiones, custodio (N. de la T.)


3Privado de su libertad, reo, interno, en el lenguaje utilizado en México (N. de
la T.)
4 Indocumentado, ilegal según la legislación migratoria (N. de la T.)
5 En el Derecho Penal Mexicano, la prohibición de imponer penas por analogía

está consagrada en los Artículos del 20 al 22 de la Carta Magna, también llamados


“Derechos del procesado” y dentro de aquellos preceptos que el Maestro Ignacio
Burgoa denominara “garantías del individuo” (N. de la T.)

Josefina Camara Bolio_.indb 94 02/03/16 10:23


DOCUMENTO SOBRE LA LEY DE RETENCIÓN DE SEGURIDAD 95

establecida, la búsqueda de responsabilidad asumida, está el delin-


cuente, y esto es, para él, bajo el nombre de responsable, supeditarlo
a la injusticia compensadora de aquella que él ha hecho sufrir a la
víctima; el Derecho no interviene verdaderamente, y la política no
interviene a su alrededor para hacer respetar ese Derecho, que, a partir
del momento donde se desvía de la víctima para mirar al criminal,
y donde se vale de la injusticia del hombre para practicar la in-
justicia correctiva de esta injusticia a nombre de la justicia de los
hombres en la sociedad; esta es la razón por la cual el delincuente
es presumido inocente, y es porque, igual culpable, desviado o peli-
groso, él es admitido a poder defenderse según un sistema de radical
contradicción que comanda los principios de un Derecho fundado so-
bre el audiatur et altera pars, ese que escapa al proceso gestor de
asambleas, administrando soluciones concertadas por intercambio de
simples opiniones o deducciones de pseudos-saber de expertos, que
no es jamás certero ni de una naturaleza que obligue al Derecho a
respetarlas.
Todo opuesto, así, lógico-dialéctico, asumiendo el sentido cultural
de la alteridad, e implicando el reconocimiento de un valor de refe-
rencia, y lógica política-tecnócrata o administrativa de un “mismo”,
reproductiva de un sentimiento convenido y presto a maquillar de for-
malismo sus certezas.

Hegemonismo político: la tentación, no solamente


de ir en contra del Derecho, sino de suplirlo

En la prolongación de esta primera constatación, se ha tenido todo


el sitio para tornarse, siguiendo sobre la extensión permanente de lo
político, a violando las exigencias del Estado de Derecho, y substitu-
yendo lo judicial, o neutralizándolo, y yendo igual aquí hasta llegar
a no tomar en cuenta la noción de sujeto de Derecho y la prohibición
de una muerte civil, sobre eso que está establecido en todo Derecho,
eso que es el primer bien constitutivo de la República , que mueve
al Estado y lo sujeta a su total reconocimiento. Y se retoma el fenó-
meno del hegemonismo que nosotros hemos descrito desde antes6

Cfr. TRIGEAUD Jean-Marc,“Justice Hégémonie»Bibliotèque de Philosophie


6

Comparée, Philosophie du Droit-22, Editions Bière, Paris, 2006 (N. de la T.)

Josefina Camara Bolio_.indb 95 02/03/16 10:23


96 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

y que hace eco a una de seguridad, como si la una no serie de leyes


que, en estos últimos años, se han empleado en desacreditar la regla
de Derecho que se supone que ellas deben recibir y respetar. En esta
ocurrencia o caso, la idea de tratar de duplicar7 todo el Derecho, imi-
tándolo o instaurándose en su lugar, de actuar con astucia sobre las
nociones de pena y seguridad, como si la una no implicara a la otra, o
al menos, la adhesión inevitable al fundamento de la otra, en un orden
que es, a la vez, lógico y onto-axiológico a partir del sujeto incrimi-
nado, la idea de sesgarse de las jurisdicciones que habrían de juzgar y
aquellas……que no lo harían(¡), definiendo los establecimientos que
no serían más lugares de encarcelamiento sino de simple puesta en
“seguridad” y serían, en todo lo mismo….” judiciales”, corresponde
a una extravagante logomanía y confusión terminológica que la estra-
tegia (que, es por lo tanto, equivocada) de evitar el control reducido
de una conformidad constitucional, no es, notablemente, suficiente
para justificarse.
Para relatores interpuestos, (ya implicados en otros procesos con-
templando objetivos análogos), hay ahí una operación de subversión
del Derecho, del poder o de la autoridad judicial, y de irrupción de lo
político que absorbe lo que presenta como siendo la parte, e invirtien-
do lo dado en su todo a él, sustrayéndose hábilmente a toda remisión
de la causa. ¿Lo político no es, por tanto, garante del Derecho, y él no
está, supuestamente, para defenderlo por la fuerza pública que mane-
ja, sólo si hace falta? En este caso, no se ejerce esta competencia más
que para neutralizar al Derecho, lo judicial y lo legislativo, y eso que,
en su mismo principio, utiliza todos los medios de que dispone, hasta
disciplinas de pertenencia a grupos parlamentarios o senatoriales: él
los reordena a los fines de los cuales decide confidencialmente, cuan-
do los fines de la República, de la identificación de personas según
el Derecho, se imponen contrariamente a él sin que él haga otra
cosa que albergarlos y agregarlos, y cuando más se les debe contar
en la instancia del Derecho y de sus definiciones, las que, intelectual y
moralmente, le vienen a priori.
Eso no es porque lo político posicione la fuerza al servicio del De-
recho, de la cual, el Derecho, como tal, está desposeído,8 y por eso

Hacer un doblaje o copia falsificada (N. de la T.)


7

El Derecho posee una nota que le es característica, y que Luis Recaséns Siches
8

denominó impositividad inexorable”, también llamada “coactividad” o “coercitivi-

Josefina Camara Bolio_.indb 96 02/03/16 10:23


DOCUMENTO SOBRE LA LEY DE RETENCIÓN DE SEGURIDAD 97

el Derecho debe ceder al chantaje de una fuerza desnaturalizada y


desfinalizada, que es empleada contra él y paralelamente a él. Nada
se resiste a esto, si no es la conciencia crítica, en términos de fuerza y
no de Derecho, hacia un fin impuesto, a la operación que ha sustraído
hacia el medio el fin, ese que él había presumido o supuesto servir,
para asignarle otro, falsificando la referencia al Derecho y sustituyén-
dolo por la suya, como si el Derecho pudiera ser su Derecho, y osando
reemplazar el interés público por el interés privado, que proviene de la
apropiación indebida que se le ha hecho.
El Derecho que hace el Estado de Derecho y que hace el Estado jus-
to, está desprovisto de mecanismos concretos a acción material, que
son los del Estado, precisamente. Es, también, por lo cual la voz del
Derecho, aquella independiente de su ciencia, y es enseguida cubierta
por aquella de agentes funcionarizados, encargados de su aplicación,
o por aquella de los comentaristas de opinión que sobreentienden que
ninguna verdad está está depositada en los libros jurídicos sagrados
de una República, a título, por ejemplo, de la persona jurídica y de sus
derechos fundamentales.

El fundamento dos veces milenario de la Filosofía


Criminal: Juzgar el acto y no la persona

Segunda constatación, de importancia esta vez, que es de naturaleza


interna: todo viene simplemente de la Filosofía del Derecho, de la cual
el oficio es remontarse a las causas que “hacen al Derecho Derecho”,
en de la Justicia, a los presupuestos que lo inspiran y que permiten
reconocer en él ciertos principios de base, de los cuales se infieren
las soluciones. Yo enseño a mis estudiantes de Filosofía del Derecho
Penal o Filosofía Criminal, después de muchos años, una distinción
de base que me parece ser la condición de toda civilización y que
caracteriza, además, la herencia recibida de las “Humanidades”, de-
nominadas clásicas, de los legados greco-romanos, y es la distinción
formulada por el mismo Aristóteles, y que queda subyacente en el
viejo Derecho Romano y que ha pasado a los tres monoteísmos de
Occidente: la distinción entre la persona y el acto.

dad”, Cfr. “Tratado General de Filosofía del Derecho”, Ed. Porrúa, México, 1970.
(N. de la T.)

Josefina Camara Bolio_.indb 97 02/03/16 10:23


98 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

Ciertamente, esta distinción ha podido ser oscurecida en el curso


del tiempo. Los derechos en los cuales ella se encuentra, no han sido
siempre ejemplares. Ya la aproximación Aristoteliana, que se tiene fá-
cilmente a una persona abstracta, y no concreta, en la fuente de sus
actos, carece además de la necesaria diferenciación existencial, que le
agregará el Tomismo medieval. Y se podría así demostrar cuánto las
prácticas políticas represivas, de principios sin escrúpulos, han podido
conducir a monstruosidades sin nombre, donde el Derecho Penal ha
podido servir de biombo para cubrir los caprichos de la intolerancia,
del odio o de la simple discriminación de los opositores: las cartas
de sello, de siniestra memoria, han mostrado que el embastillage9 no
era, en el fondo, más que una medida pretendiendo asegurar la segu-
ridad de la sociedad política, inquietada por una persona de la cual
la apreciación judicial de sus actos no era suficiente para declararla
peligrosa, lo que se manifiesta de nuevo en diversos países totalitarios
del siglo pasado, y marca todavía singulares resurgencia en el Este de
Europa, del lado asiático, como también un poco en toda la superficie
del globo.
Semejante distinción significa que el Derecho no se atiene más que
a los actos, delimitables en sus secuencias objetivas, actos que ema-
nan sin ninguna duda de un sujeto, pero que no deben jamás reper-
cutir sobre la definición de la personalidad, arriesgando el hacerla
entrar dentro de una categorización genérica que la alienara.
El examinador escolar o universitario, lo mismo, no juzga jamás a
la persona, sino los exámenes, y no prejuzga, pues, desde el punto de
vista del saber, lo que pudo dar un candidato declarado no conforme
(igual si existe una patología “examinomaníaca”, aparecida para el
control de personas más que para el de sus actos, equivalente humano
del ardor procesal de los juicios de Racine o de Molière).
Así pues, cualquiera que sean las aproximaciones de las ciencias
humanas que mejor .permitan explicar la conducta del criminal (mis-
mas que devienen de la Historia, o de las dádivas más frecuentes de

9El vocablo o “galicismo”, se refiere al confinamiento en la célebre prisión co-


nocida como “La Bastilla”, símbolo del Despotismo Ilustrado, que finaliza con el
estallido de la Revolución. Así, se sabe históricamente, que el primer acto de los
revolucionarios es, precisamente, el que se ha llamado “la toma de la Bastilla”, para-
digma de lo que la Criminología Crítica ha denominado como sitios de control de las
personas, y que Goffman describe en su obra “Estigma” (N. de la T.)

Josefina Camara Bolio_.indb 98 02/03/16 10:23


DOCUMENTO SOBRE LA LEY DE RETENCIÓN DE SEGURIDAD 99

la Sociología y de la Psiquiatría), la idea de penetrar, al menos mo-


ralmente, más allá, en una frustración exterior al Derecho, indica o
asigna, al mismo tiempo, su límite hacia lo político encargado de de-
fenderlo. Si el Derecho se pone en movimiento, es porque la perso-
na, gozando de toda libertad, es supuesta alrededor del acto. El acto
puede sujetarse a múltiples interpretaciones, sacadas de las ciencias
humanas. Ellas miran a matizarlo o a agravarlo, pero, independiente-
mente del caso de exoneración habitual, o de hechos justificativos,10
todos clásicos, ninguno autoriza a concluir la ausencia total de libertad
y, pues, la desaparición de la personalidad en torno a sus obras.
Esto es, en efecto, una condición previa. Antes de que el proceso
no se relacione con su responsabilidad, la persona podría haber sido
considerada como desprovista de responsabilidad, y, por allá, como
“irresponsable” –lo que no excluye, según la reciente voluntad del
legislador, el orquestar un procedimiento mínimo de puesta en escena
judicial, que no constituye, del resto, si se le sabrá contra voluntad,
una mala idea, lo mismo si eso no es más que ajustar al Derecho una
“espectacularización” sociológica de su intuición, útil, entretanto, a su
comunicación pública y a la catarsis de los espíritus.
Por el contrario, no se le sabrá “responsable” más que si se puede
suponer como libre. Desde que la personalidad es reconocida , y que
la irresponsabilidad es, por eso, descartada, si el proceso tiene lugar
así, ello implica el reconocimiento de una presunción de libertad
que debe permanecer intacta; ella no permitirá más que una revisión
cuantitativa y no cualitativa: por la parte de libertad objetivamente
apreciable que ella supone. Todo el esfuerzo del derecho debe basarse
sobre el análisis del acto dentro del respeto incondicional a las per-
sonas. Pero debe ser bien claro que el proceso se dunda sobre la res-
ponsabilidad, y que esta responsabilidad es siempre aquella de un
sujeto distinguido de sus actos y que esta responsabilidad no es tal si
ella se rebaja a unja necesidad ajena al proceso, imputativo o genera-
dor de una obligación de Derecho; no se realiza un proceso penal a los
locos,11 a los animales o a las piedras. La responsabilidad está ligada

10 Causas excluyentes de responsabilidad penal, como se denominan en el Dere-


cho Penal Mexicano (N. de la T.)
11 Vocablo genérico utilizado coloquialmente; la Psiquiatría es específica al hablar

de tal entidad nosológica, considerando la “locura” como una enfermedad en concre-


to, y no en términos de totalidad patológica (N. de la T.)

Josefina Camara Bolio_.indb 99 02/03/16 10:23


100 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

a la obligación, y la obligación no obliga, no liga propiamente más


que a una libertad, porque ella, supuestamente, ha cumplido un acto
contingente y no necesario, que ha podido no haber cumplido, y que
está bajo el supuesto de haber dirigido mal su conducta. El Derecho
va más allá, y el no habría podido abstenerse, con Pascal o Dostoievs-
ki, considerando que, después de todo, su intervención no suprime al
injusticia, pero superpone ahí la suya propia (punir, es “hacer dos mal-
vados en lugar de uno”, ha sido escrito en los Pensées). Pero el Dere-
cho no puede ir más lejos, como la ley lo quisiera, sin negarse: él
no podría consentir dejarse reemplazar por una administración.12
Que se utilice, en todo caso, el concepto de falta, de “desviación”13
o de “peligrosidad”, convergen estrictamente a lo mismo: una piedra,
un animal o un loco, no es susceptible de ser afectado por una aprecia-
ción parecida, porque no hay libertad. Se internará enseguida al sujeto
presentado como irresponsable, como sujeto que no se pertenece más
a sí mismo, e incapaz de asumir su libertad nativa, y, por lo tanto, su
subjetividad, subjetividad cesante de reposar sobre sí mismo, a fin de
proteger a la sociedad; y habrá razón, en otro plano, si su patrimonio
y su cobertura de aseguramiento le permiten obligar a las víctimas a
solicitar la reparación civil, que autoriza hoy más ampliamente que
antaño, una legislación que se abre a la compensación financiera por
el perjuicio sufrido14. Pero es totalmente antijurídico y antimoral15 el
querer alinear la situación en aquella en que se encontraría, al fin de
su pena,16 un condenado judicial 17 presumido como libre,18 bajo el

12 Instancia administrativa (N. de la T.)


13 El concepto de “desviación”, puede ubicarse desde dos ópticas: a) El desapego
a la “media estadística”, que sirve, generalmente, para fijar el límite de la “normali-
dad”; b) El “deviance behavoir”, concepto muy utilizado por la Criminología anglo-
sajona (N. de la T.)
14 En México, la reparación del daño se exige por la vía del Derecho civil, median-

te una acción diferente de la penal (N. de la T.)


15 Inmoral o amoral, en el lenguaje común en Latinoamérica (N. de la T.)
16 Al cumplimiento de la sentencia (N. de la T.)
17 Sentenciado, es decir, aquel indiciado a quien se ha comprobado plenamente el

cuerpo del delito y la presunta responsabilidad, en la teoría y la práctica del Derecho


Procesal Penal Mexicano (N. de la T.)
18 En virtud de haber compurgado o cumplido su sentencia, se presume nueva-

mente libre al reo; es decir, debe salir plenamente del campo del Derecho Penal (N.
de la T.)

Josefina Camara Bolio_.indb 100 02/03/16 10:23


DOCUMENTO SOBRE LA LEY DE RETENCIÓN DE SEGURIDAD 101

pretexto de una alta probabilidad19 de reincidencia, siendo esta por la


cual se le avisa del internamiento psiquiátrico desde el comienzo de
la alteración de sus facultades mentales. Queda mejor evaluar, como
punto de partida, al “reincidente” como el umbral de dependencia a
compulsiones irremontables y a medir mejor así una verdadera alie-
nación de la libertad, gracias a una explotación más apropiada de las
dádivas científicas, bajo control exclusivamente judicial.

Ámbito no jurídico ni político de una


responsabilidad personal.
La prueba de una libertad imposible de establecer…

La disociación entre persona y acto, no puede ser franqueada más que


por el Moralista, quien se preocupará de una responsabilidad de otra
especie, responsabilidad establecida sobre la voluntad, no nada más
supuesta, sino probada como enteramente libre, lo que permite avan-
zar a afirmar que una persona es mala más bien que de haber hecho
algo malo.
Esta es toda la diferencia entre Moral y Derecho,20 y el Derecho
no puede confundir los géneros; a más fuerte razón o mayor abunda-
miento, lo político no puede aventurarse a hacerlo más que si él juz-
gara abusivamente, invocando una opinión fácilmente no consigue.
Esta empresa de moralización, a la que parece llamar legítimamente
con sus voces, y, frecuentemente, a través de gratuitos encantamientos
afectivos, no lo apartan, igual si él está, a veces, en el deber de reen-
viar hacia orientaciones que lo rebasan y lo justifican, aún a ese grado,
para participar de sus puntos de vista, a fin de visualizar el contenido
(tal como el respeto integral a la persona de cada uno, etc.), recono-
ciendo otras instancias para tratarlas con mayor profundidad. Esto es,
además, a fin de prevenir una tal confusión, que la Moral releva de un

19 Obsérvese que el Autor escribe sobre “probabilidad”, mas no “posibilidad” (N.

de la T.)
20 La diferencia entre Moral y Derecho, ha sido tratada, magistralmente, por el

Jesuita español, del llamado “Siglo de Oro”, Francisco Suárez, cuyos profundos y
claros razonamientos no resultan perneados por la naturaleza religiosa del autor. Así
lo definió Luis Recaséns Siches (Cfr. “Tratado General de Filosofía del Derecho”, Ed.
Porrúa, México, 1970).

Josefina Camara Bolio_.indb 101 02/03/16 10:23


102 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

ámbito que conoce, no de “leyes”, sino de puros “principios”, hacia


una vocación parenética: ellos aconsejan, más que prescribir, aquello
en lo que pueden ofrecer la referencia más directa a los criterios, ab-
solutos y objetivamente conocidos, de valor, esos mismos criterios en
los cuales se supone se inspiran las conductas humanas, mismas que
no son jamás reducibles a un “todo malo” o a un “todo bueno”, pero
de las que se elogian o reprochan aquello que sea su culpabilidad o
inocencia, su horror o su belleza.
No se encontrará ninguna obra de Filosofía Ética, ni ningún tratado
de Teología Moral, un libro hasta de tres religiones, capaz de sostener
que la responsabilidad moral es comparable o asimilable a la jurídica.
Este es el fallo de teorías de la Justicia, discutibles y complicadas
por el Derecho, de aventurarse recientemente a pensarlo, profiriendo
su Positivismo pragmático y, en el fondo, nihilista, borrando todo lo
absoluto, todo lo incondicional. El Derecho se contenta con una pre-
sunción; la Moral tiene necesidad de una prueba total: ahora bien, en
realidad, él sabe que no la tendrá jamás, y de ahí su indulgencia en
cuanto a las personas de las cuales reside en su libertad un misterio de
reversibilidad potencial y sobre el cual los desdoblamientos Stevenso-
nianos abundan sin cesar; de ahí la idea de que un gran criminal tiene
que responder jurídicamente, sin dejarse intimidar por sus estados de
ánimo de sincero arrepentimiento, espiritualizado en ciertas horas (me
acuerdo de haber interrogado al menos a uno, un ex –asesino, el que
acababa sus exámenes universitarios en prisión; se conocen así, al más
abyecto grado del crimen, esas grandes almas que están emocionadas
en la mañana por la Pasión según San Mateo, 21 acabando su Doc-
torado en Filosofía y en Derecho, y que, sin chistar, ametrallan, en la
tarde, al borde de afilados precipicios, a millares de ancianos, mujeres
y niños…); si el gran criminal puede prevalerse de una interioridad
fuera de toda prisa que un Positivismo aboliría, no sabrá prejuzgar al
derecho que, sin Positivismo por mientras, sino por simple distinción

21 El testimonio que nos ofrece el Autor, se reviste de particular importancia por-

que San Mateo es, tal vez, el Evangelista que narra la Pasión de Cristo de la forma
más detallada y conmovedora que se ha escrito: es como si plasmara el retrato del
“Varón de dolores” que, siglos atrás, presentara el Profeta Isaías (v. 53:5). Por todo
ello, cabe preguntar: ¿Existe, en tal tipo de homicida psicópata, un “aplanamiento
afectivo” tal, que nada le conmueve, siendo esta una de las características de la per-
sonalidad psicopática? ¿O es que, en el relato de tales dolores, encuentra el psicópata
nuevas y morbosas satisfacciones? (N. de la T.)

Josefina Camara Bolio_.indb 102 02/03/16 10:23


DOCUMENTO SOBRE LA LEY DE RETENCIÓN DE SEGURIDAD 103

de géneros, mira sin complacencia al hombre de lo social y de la his-


toria, y la exterioridad de sus roles.

La amalgama contraria, sus presupuestos


y sus efectos

Si un cierto peligro de amalgama subsiste entre Moral y Derecho, den-


tro de una atmósfera contemporánea de moralización, al extremo en
que se echa sobre lo político, no obstante que su rol debe limitarse a
hacer promover y respetar el Derecho, y a remarcar necesariamente,
la diferenciación de coexistencia armoniosa entre el orden moral o las
costumbres22, que pueden ser las de las religiones (el orden de las pu-
ras personas) y el orden jurídico y político (el orden de los sujetos de
Derecho y de los ciudadanos), -simple nombre de la antigua división
entre Justicia individual y social, dividiéndose la segunda en particu-
lar y general-; el primero no puede ser absorbido, sin una inclinación
totalitaria y totalizante, por el segundo23, no puede ser violado por él;
debe, igualmente, ser protegido por él y el Derecho y lo político, de-
ben defender igual a aquellos que no rijan directamente: las perso-
nalidades jurídicas no poseen ningún otro estatuto más específico que
el de su existencia, los no-ciudadanos lo mismo que los ciudadanos,
etc.
Es por esto que el encierro de seguridad no solamente vehicula esta
idea de un genericismo totalitario, después del cual la existencia deja
de ser suficiente, presumida o supuesta en su libertad, y depende de
un orden Hegeliano de reconocimiento: la dignidad “se adquiere”; se
debe “dignificar” al mérito, el itinerario de inicio oscuro, estando aquí
de escapada a la mirada no sólo de la sociedad, sino, también, de los
Tribunales, y habrá, en un futuro anterior, sido dignificada cuando no
lo será más, a menos que el Derecho le reconozca su dignidad de su-
jeto de Derecho libre y lo condene por sus actos, en función de la
gravedad de estos; pero este encierro o esta retención, en el sesgo de
todas las medidas discriminatorias que se sustituyen a un derecho, a
una moral y a una religión, apuntan, pues, a una suerte de trascenden-

22 Mores, con diferencia del Francés, apenas de una vocal, significa “costumbres”,

también en Latín, y de esta palabra se deriva “Ética” (N. de la T.)


23 Diríase, también, “subsumido” (N. de la T.)

Josefina Camara Bolio_.indb 103 02/03/16 10:23


104 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

cia oculta para justificarse: se practican el absolutismo y la discrecio-


nalidad y se falsifican las apariencias, donde brilla sutilmente algún
equívoco, obligando a los repetidores del Derecho a reunirse a la mesa
para asociarse a los calificativos dados a sus instituciones, todo, neu-
tralizándolas en el cuadro de una recuperación de toda contradicción
que maneja su sofística, lo que es democráticamente inaceptable con
seguridad, y parece el colmo de un cinismo amoral.
La diferencia con el Derecho es, por lo tanto, dicha a aquellos que
se oponen en materia de la no retroactividad de la ley (ello les es ex-
plicado cándidamente: “pero es que esto no es más del Derecho”…),
al mismo tiempo en que ella es tácitamente admitida, en forma de
paralogismo, a través de la captación del Consejo Constitucional, tra-
duciendo la voluntad misma, que, viniendo del Derecho, debería con-
formarse a él! Bella lógica contrariada que viola, de todas maneras,
el respeto a los derechos del hombre fundada sobre la presunción de
libertad donde es garante la CEDEH, por encima de toda Constitución
nacional!

Reino de “fuera de la ley” y fascinación de “afuera


Estado de Derecho”.
El mito de “el experto” o el último argumento de
escape. De lo post-jurídico

El encierro o retención de seguridad, eufémicamente previsto en el


texto, en todo caso, para erigir una categoría donde pone la perso-
na aniquilada en su libertad, en su aptitud para actuar, dicho de otro
modo, y, por ende, la grave negación de su personalidad jurídica
(retorno a una suerte de incapacidad de juicio general en cuanto a
sus derechos fundamentales, o de media-muerte civil,24 suprimida,
por tanto, a mitad del siglo XIX al mismo tiempo que la esclavitud).
Desde entonces, el sujeto, aparentemente mantenido como no estando
más, en sentido estricto, para hablar “de Derecho”. Por la instauración
de una comisión ad hoc, reemplazando a una auténtica jurisdicción,
la decisión política ha sido la de entender lo ejecutivo tomando como
testigo, como simples relevos de opinión, a los representantes, salidos,

24 Algo semejante a la célebre “capitis deminutio” del Derecho Romano (N. de


la T.)

Josefina Camara Bolio_.indb 104 02/03/16 10:23


DOCUMENTO SOBRE LA LEY DE RETENCIÓN DE SEGURIDAD 105

en desorden, del mundo judicial, de las ciencias humanas y de algunas


autoridades, llamadas morales, reagrupadas al seno de una institución
administrativa, parcelada a priori de toda contradicción de fondo, la
cual no se explicable más que cuantitativamente y a su manera (ha-
biendo, así, la profecía Marcusiana de “el hombre unidimensional” o
adialéctico.25 Declarado, en suma, “fuera de la ley”, el sujeto delin-
cuente es, enseguida, dispensado del control del Derecho, quien san-
cionó únicamente sus transgresiones: es abandonado a una instancia
que, franqueándose ella misma, una instancia, pese a las palabras que
hay qué emplear, se sitúa fuera del Estado de Derecho, una instancia
que ha condenado, desde ahora, su persona, y que puede categorizarlo
genéricamente a su parecer o discreción.
A falta de un juicio abierto al análisis del valor, herido ante la mi-
rada de la cual el comportamiento criminal podía aparecer culpable,
desviado, peligroso y, pues, responsable, en la medida en que subsiste
en él, o a través de él, un factor suficiente de libertad, la nueva práctica
disuelve todo juicio, suspende sus referencias y principios y lo alinea
sobre un proceso cuantitativista, donde domina un arbitraje de opinio-
nes y donde, a falta de un saber axiológico y jurídico, reina la coartada
o razón del experto.
Pero esta experiencia ¿no hace falta que, primero, sea bienvenida,
desde el principio, más que al final, fuera del control judicial, sobre
todo? Será posible asombrarse, además, de la confianza en los exper-
tos, indicados o nombrados como “científicos”, pues entonces se bus-
cará con lupa la existencia, o, al día siguiente, la supresión de tantos
lugares o puestos de buscadores especializados en ciencias humanas
hacia la orientación auténticamente psiquiátrica y criminal,26 cuando,
en caso de necesidad, el único experto convidado al proceso….es de
nacionalidad extranjera, verdaderamente de buena Escuela Clásica.
Pero hace falta, en fin, hacer observar la doble ambigüedad del
término o vocablo “experto”, pues a él mismo, ¿sobre qué se le juz-

25 Con base en el prefijo, que significa “sin”, se habla de una carencia de dialéctica

(N. de la T.)
26 Léase como “criminológico”, ya que, evidentemente, el Autor se refiere, en

todo el texto en comento, pero según la costumbre francesa, a los tres “niveles de
interpretación” sobre los que ha escrito, en México, el Dr. Luis Rodríguez Manza-
nera: Crimen, equivale a delito; criminal, equivale a delincuente y criminalidad, a
delincuencia (N. de la T.)

Josefina Camara Bolio_.indb 105 02/03/16 10:23


106 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

ga? Como en el Test de Milgram, o la publicidad de detergente o de


dentífrico, se sabe cuánto la blusa blanca y el prestigio universitario
ejercen su ascendiente sobre el onirismo27 popular, entonces eso que
no es, para nada, más cierto que la apariencia constituida, que no sea
una mistificación.
Por una parte, no es lo más evidente del todo que un “experto”, en
el sentido de lo político, sea forzosamente un “sabio”, en la acepción
de nuestro Derecho Procesal, Civil o Criminal,28 y tenga, pues, nece-
sariamente, una competencia científica verificable y atestiguable por
algún Diplomado especializado, acreditando en su materia; al momen-
to de las Comisiones Stasi o Attali, ha sido anunciado a los medios,
“cuestión de comunicación”, entendiéndose que los “expertos” habían
sido consultados, los cuales han sido ulteriormente presentados, por
aquellos mismos que los habían invitado, como los designados por
una opinión colectiva, como las “relaciones de opinión”; una buena
encuesta etno-antropológica podría ser una empresa a emprender, en-
tonces, para establecer la singular ficha de reclutamiento en el carnet
de las redes mundanas29 y de las amistades transversales.
Por otra parte, supongamos que el experto queda como eso que
parece deber ser; es decir, el aviso portado por él, que lo habilita en su
materia, científica y universitaria, independiente, nacional e interna-
cional, y no alguna autoridad política o agencia privada, susceptible
de estar sometida a lo político; supongamos todavía que este aviso se
apoya sobre trabajos objetivos y verificables, que designan al experto
ante la confianza de todos; semejante aviso podría, aquí, ser percibido
de dos maneras, igualmente criticables, tanto la una como la otra: por
una parte, el podría ser indebidamente relativizado, en razón de su
confrontación hacia los avisos, que no son más que los de una cien-
cia cualquiera, pero de opiniones, incluso de opiniones políticas, y el
Derecho mismo dejaría de encuadrar un examen semejante, se tendría
en todo lugar, qué creer lo peor (del tipo o estilo del proceso Chos-
takovitch, declarado loco e internable); por otra parte, ello podría ser
absolutizado, y, ahora bien, eso no podría quedar mucho mejor, pues
ese es, justamente, el efecto que el Derecho mira a impedir, cuando

27 Dícese de lo relativo a los sueños; en este caso, puede interpretarse, metafórica-

mente, como el “imaginario” popular (N. de la T.)


28 Derecho Procesal Penal (N. de la T.)
29 Puede entenderse como “relaciones sociales” (N. de la T.)

Josefina Camara Bolio_.indb 106 02/03/16 10:23


DOCUMENTO SOBRE LA LEY DE RETENCIÓN DE SEGURIDAD 107

sea preciso, tanto en el ámbito civil como en el criminal, que el ex-


perto no ate al Juez.
El Juez es libre, en efecto, de formarse un juicio sin atenerse a un
experto, que sólo él tiene competencia para relativizar.
Fuerte y dichosamente, él puede pronunciar un juicio muy diferente
de aquel al que querrían, a veces, conducirle los expertos, o igual, a
eso que es, a veces, lo mejor para creer, expoliando a la persona (hacia
el hospital especialmente) de su autonomía, las autoridades morales
o religiosas de cualquier comité de Ética…Ese fue el drama del Juez
de Instrucción de Outreau, formado más hacia las ciencias políticas
que hacia el Derecho, pareciendo bien que una parte de la encuesta se
le escapa, al ignorar esta regla elemental y el ser abusivamente repo-
sadas sobre los expertos, cuyo deber propio de su situación, era el de
rendir contradicciones y, sin duda, el de relativizar. Además, el testi-
monio del experto principal, que no parecía haber tomado conciencia
de la naturaleza pública de su trabajo, porque él no lo evaluaba más
que en función de una remuneración de “gabinete” privado, profirien-
do injurias verbales a los funcionarios y agentes del Estado, siendo
fácilmente instructivo sobre el grado de improvisación de su inter-
vención y sobre una ausencia de discernimiento del medio judicial
mismo, donde él evaluaba, y que ya había debido alertar sobre los lí-
mites de su competencia dentro de otro registro. ¿Cómo puede el juez
declarar responsable de un accidente de avión al piloto, y entonces, el
Ingeniero del avión civil, conminado por sus conocimientos, ha decla-
rad, después del examen de la caja negra, que el accidente fue debido
a una falla del aparato? ¿Cómo puede el Juez afirmar que “la tela está
fallada”, mientras que el reporte de un experto que lo autentifica no ha
sido igualmente abierto, o que, sabiendo que no lo sería sin duda, se
hubiera nombrado a algún experto en Arte africana para examinar una
pieza del Nuevo Imperio Egipcio?....
Esos juicios, que no deben ser forzosamente sospechosos, apare-
cen todos los días, y muestran que el Juez dialectiza.3030 Él dialectiza
porque su juicio mediatiza un valor. Ahora bien, un valor es exterior
hacia los meros juicios de faltas que son descriptivos de un estado; un
valor está religado a la libertad que ahí se refiere o que la convoca y la
pone a prueba, un valor justifica la ley, que es ahí la primera mediado-

30Neologismo que significa “hacer dialéctica”, “desarrollar el método o proceso


dialéctico”, que consiste, a saber, en los pasos de: tesis, antítesis y síntesis (N. de la T.)

Josefina Camara Bolio_.indb 107 02/03/16 10:23


108 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

ra y que se eleva por encima de los intereses en conflicto, tanto de las


víctimas como de los criminales. En Francia, como en otras partes, el
proceso criminal no sabría tolerar la empresa de lo político a través de
comisiones de seguridad…que no serían judiciales, pero que serían,
por lo mismo, “incorporadas, relacionadas a….”, comisiones pseu-
dos-jurídicas o post-jurídicas que serían ahí, si no el sustituto, por
lo menos la prolongación. Pues toda comisión político-administrativa
de esta naturaleza, mal disimula la gestión por lo político de intereses
inherentes a la sociedad civil, que mueve los intereses de las víctimas
o los de los criminales. Ahora bien, el proceso criminal, que es, a la
vez, indispensable y suficiente, no puede hacer la diferencia a priori
entre la responsabilidad de las personas, entre las de unos o de otros,
ni hacer volver el valor a los intereses categoriales a debate; ello hace
intervenir a un Juez del Estado, que reinterprete el valor depositado
en un “tercer término”, en una ley que trasciende los intereses, y cuyo
deber, una vez que la personalidad del agente es presumida o supuesta
como libre, y que él no ha sido designado como “irresponsable”,31
su deber, pues, es el de examinar los meros actos hacia la vista de
sus consecuencias punibles y apelando a la reparación con la mirada
puesta en el mal hecho a la sociedad y a la víctima; y ese mismo deber
lo constriñe en total imparcialidad, a no relacionarse con uno más que
con el otro: si él es la relación de la sociedad, en tanto que Ministerio
Público,32 no lo es del interés particular de una víctima, pero lo es del
valor y de la ley, de quien es depositario; es menos, entonces, así, la
relación de la sociedad civil como no lo es del Estado cubriendo los
valores del Derecho en su seno.
Adoptar otra solución, es vanagloriar el nihilismo de todos los
“post” que cultivan el lenguaje “fiable” y sintomático del cambio y
de la ruptura; es, también, reavivar los mitos, recordando los tiempos
antiguos, aquellos donde el Derecho, así como el Estado, se detienen
ante una frontera: aquella donde había los cursos de milagros como
los sitios de huelga; aquellos donde había los contrarios de fuera de
la ley, donde los procedimientos habituales podían, y debían, cesar.
Más que a las cosas, la Justicia reúne a los hombres, pues no sabría

31 En algunos párrafos del texto, el Autor quiere indicar “inimputables(s)” (N. de


la T.)
En México, lo relativo a las funciones y atribuciones del Ministerio Público, se
32

consagra en el Art. 103 de la Carta Magna (N. de la T.)

Josefina Camara Bolio_.indb 108 02/03/16 10:23


DOCUMENTO SOBRE LA LEY DE RETENCIÓN DE SEGURIDAD 109

circunscribir tecnocráticamente, material y administrativamente, los


espacios de vida y de control, asimilándolos a su patrimonio, como
aquellos visualizados de nuevo, ordenando en categorías abstractas y
en establecimientos las nomenclaturas; técnica del campo en expan-
sión, bajo el beneficio de la calidad de servicio y de organización que
ella reemplaza.
La técnica del internamiento practicada en comisión, obedece a la
misma lógica. Como si se pudiera dividir. Ella traduce, en el fondo,
una grave indigencia cultural y el mismo desplome del sentido moral.
Ella muestra la imposibilidad de identificar la unidad del hombre a
través de la unidad del Tribunal y del Derecho, esta que es conquis-
ta sólo del hombre llamado “civilizado”, mientras que el animal, él,
que no hace la civitas, tampoco hace Tribunales, pero instituye sin
cesar márgenes de discriminación y de selección, como a la entrada
de la colmena o del hormiguero, o de la plaga. Deviniendo en micro-
sociedad en la escalera del mundo del cual tiene la necesidad, celosa
y constante de despreciar los lugares denominados como menos evo-
lucionados, una sociedad semejante se transforma, así, rápida y regre-
sivamente, en residencia vigilada, hecha de tribalismos confrontados
los unos con los otros, y de centinelas de seguridad, o del equivalente
de eso que Sartre llamó, bien lúcidamente, apuntando a las críticas
literarias de La Sorbona: “los guardianes de cementerios”.

París, 1º de marzo 2008

Josefina Camara Bolio_.indb 109 02/03/16 10:23


Los derechos humanos desde el 68.
XI.
Individualismo y personalismo*

Jean-Marc Trigeaud

(La versión original, en Francés, ha sido traducida al Español  por


María Josefina Cámara Bolio, Abogada, Maestra en Criminología,
profesora del Instituto Nacional de Ciencias Penales y de la Escuela
Judicial del Estado de México, miembro de la Sociedad Mexicana de
Filosofìía del Derecho y Filosofìa Social.)

A mayor abundamiento

Sin duda hace falta admitir que la Historia es, siempre, una manifes-
tación tardía de la cultura, y que hay una suerte de “retraso de la con-
ciencia” que la caracteriza. Así en el 68. Ese momento, que entre la
trama cronológica de la historia de los hechos sociales refleja un cierto
estado de espíritu; bien que ese estado de espíritu o esa “mentalidad”
reenvían  a una edad anterior a la pretendida evolución de las ideas.
Ahí se indica la complicidad y se constituye el último testimonio.
Seguramente, éste es ayudado por diversos pensamientos originales,
pero aquellos que prologan el movimiento de un pasado conceptual
ya archivado. Y es esto precisamente lo que enseña la reflexión sobre
“los derechos del hombre”.
Enseguida de la Revolución burguesa del 89 y de los actos declara-
tivos de derechos subjetivos, que marcaban en ella misma la sumisión
a un idealismo, el declive pronto se percibe a través del romanticismo
corriente de los historicismos y sociologismos, a la moda germánica,
anglosajona o francesa, pues la reacción había sido muy fuerte al com-
prometer el proceso del racionalismo genericista y abstracto, opresor

* Artículo publicado en el número especial 60 años del 48, 40 años del 68, Perso-
na y Derecho, vol. 58, Eunsa, Pamplona, 2008, pp. 281- 307.

111

Josefina Camara Bolio_.indb 111 02/03/16 10:23


112 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

de las masas. Un nuevo humanismo había  nacido, que suscitaba, so-


bre todo contra él, la acusación de “individualismo”. El socialismo
real se anunciaba por allá, materializando el lenguaje kantiano o he-
geliano, y profesando el dogma de la reapropiación por lo colectivo
de eso que lo individual dominante lo había hecho perder. Y se pasa,
así, de lo mismo a su exacto contrario, recibiendo simplemente un
contenido concreto o plasmando su “efectividad”. El marxismo no era
otro, en efecto, que un kantismo o un hegelianismo objetivizado en lo
concreto, y no conducía a una “Revolución” más que a reestablecerla
sobre un fundamento social mejor entendido, asumiendo, en fin, la
igualdad socioeconómica de todos.
Esta concepción, que ha producido rápidamente la crítica de los
derechos del hombre que se sabe con Marx y Engels, en La cues-
tión juzgada y en La ideología alemana, ha sido atacada como la
alienación del grupo social por una individualidad hegemónica y
colisionada con otras, hacia la mitad de la creación de derechos
llamados “subjetivos”. Ella ha visto ahí el símbolo de un artificio
convencional y “fetichista”, consistente en borrar la infraestructura
material bajo una superestructura formal, reductora y mistificadora,
destinada a dominarla.
Tal concepción ha estado asociada a todos los impulsos teóricos
que han acompañado sin cesar a los socialismos reales a través de su
devenir, frecuentemente revolucionario, así como a través de sus efec-
tos, a veces reformistas; y, brevemente, ello ha contribuido a difundir
por largo tiempo una suerte de Vulgata ideológica que ha condiciona-
do el discurso político.
Pero ha faltado, quizá, atender o escuchar los sucesos del año 68
para que se afirme el equivalente de eso que Montesquieu, incluso
Burke, Savigny y Herder llamaban “el espíritu de un pueblo”, un pen-
samiento uniforme y coherente, capaz de activar un comportamien-
to social. No es, ciertamente, que este pensamiento fuera, entonces,
aquel común del conjunto de una clase intelectual o cultural. El no
ha sido menos que aquel de un medio que tenía prisa sobre los meca-
nismos de poder más efectivos que el poder estático y formal, que se
había vuelto a sus espaldas “el aliado objetivo”, y que, en lo sucesivo,
había dejado de controlar. Eso que no prejuzga, naturalmente, en nada
las otras firmas de pensamiento y las otras fuentes de reflexión, de
ordinario marginadas.

Josefina Camara Bolio_.indb 112 02/03/16 10:23


LOS DERECHOS HUMANOS DESDE EL 68. 113
INDIVIDUALISMO Y PERSONALISMO

Hacia el Sendero Crítico de un Conflicto


Jamás el tema de los “derechos del hombre”, en eco a la Declaración
de 1948 y a la creación de la SDN, después de la ONU, había, entre-
tanto, servido de referencia al universo aparente de la cultura política
y diplomática, y jamás los problemas tan fraccionados, que hacían
noticia de la crónica, habían estado sometidos hasta ese punto a la
prueba de su crítica. Ello viene de denunciar los totalitarismos, el in-
fierno de los genocidios, el horror de la Shoá, y de renovar, entonces,
las ayudas de una interpretación calificada de “liberal”, que ningún
país del mundo había seguido verdaderamente todavía, pero que era
el emblema de identificación cada vez más y más frecuente de los
representantes de los Estados en la escena internacional. No se estaba
muy bien apercibido entonces más que de otra cultura, una cultura sin
cargo visible al Estado, y considerada por él, un poco imprudentemen-
te, como inofensiva o edulcorada, una cultura que mantenía entretanto
siempre viva la tradición del debate intelectual y moral abierto del si-
glo XIX, y que iba, por fin, a tener ocasión de manifestarse, Tal ha sido
el efecto, casi explosivo y, en suma, inevitable del 68, que ha obligado
a la conciencia política a darse cuenta de que se había entretenido sin
conocer verdaderamente el interior de sus lejanos presupuestos, y no
considerando más que sus principios a priori, sin haberlos confronta-
do con dos siglos de contradicciones.
La primera oposición al 68 fue dirigida, todo naturalmente como
tal, contra el vocablo “pequeñoburgués” y “liberal” de los derechos del
hombre, contra sus proclamas y declaraciones, apasionadas pero juz-
gadas como hipócritas, contra su lenguaje neocolonizador y alienador
de pueblos, o negador de su autodeterminación, que había querido, por
ejemplo, a nombre precisamente de los derechos subjetivos de los indi-
viduos, la entrada en guerra de Francia, después de América, al lado de
Viet-Nam del Sur. Igual, un poco más adelante, la represión sangrienta
de los tanques soviéticos ejercida en Budapest en el 56, había provo-
cado, en el seno del Partido Comunista Francés, las partidas y las re-
misiones en cuestión;1 igual si, en el mismo momento de la primavera
del 68, el sacrificio heroico de  de los disidentes en Praga había dejado
ya un cierto problema, la crítica marcusiana o sartreana, como aquella,

1 Eso
sobre lo que se anticipan bien los escritos: comp. MERLEAU-PONTY, M.,
Humanismo y Terror,  1947: o el Retorno de un viaje a la URSS, de GIDE…

Josefina Camara Bolio_.indb 113 02/03/16 10:23


114 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

en París, de Axelos, de Althusser o de Poulantzas, incluso del mismo


Gurvitch;2 hecho significativo de esta crispación inédita avistando el
tratar de opio el discurso “de clase” de la nueva secta religiosa “homis-
ta”, presora, soberanista y feudalista de las masas. Alguien como Ray-
mond Aron, que ha releído a Tocqueville más que a Weber, se esforza-
ba en vano en infligir a esta mirada el propósito odiado de los Tiempos
Modernos, la tribuna despiadada presidida por Sartre, mientras que
Russell instruía proceso, en algún café de Saint-Germain-des-Près, a
cargo del Foreign Office y de la OTAN, responsables de los prime-
ros envíos de contingentes militares US a partir de las bases europeas.
Eso era el renacimiento de la crítica de La ideología alemana , aquella
que, lo mismo los países llamados del bloque comunista, no habían
podido difundir, tanto como el sistema staliniano había rechazado el
socialismo real, imponiendo un Estado burgués, autoritario y represivo
en el  lugar de una sociedad civil auto-gobernada, como se ha expli-
cado sobre todo por Zdenek Krystufek,3 y de una sociedad de grupos 
solidarios,  concebida sobre todo sobre el modelo titista yugoslavo.
Pachukanis y Lukács o Mazaryk lo habían pagado, sea con su vida, sea
con su decadencia.4 El colmo de la paradoja fue aquel propuesto por
Francia, por el Estado occidental burgués más simbólico, sin duda, ren-
dido a una Revolución original, y donde las élites políticas, en el paso
de la resistencia a la mirada de la Alemania nazi, utilizaban todavía una
suerte de lenguaje mauresiano cultivado por los gaullistas de la Escue-
la de guerra, y una retórica perfumada de helenismo y conservadora de
mitos republicanos y, justamente, “neo-griegos” del 89; es en el seno
de este orden y en la rigidez, al mismo tiempo, toda decimosetentis-
ta y casi jansenista, recordando los cuadros antiguos propios de Luis
XIV en La Fronda, que se podría, muy oportunamente, hacer entender
la voz tan característica de viejos fondos marxistas o, simplemente,
proudhomistas, incluso “comunitarios” y anti-versallistas/alusión al

2 Georges
GURVITCH, Profesor de Sociología en La Sorbona , exfundador y re-
dactor en jefe de los Archivos de filosofía del Derecho con Dalloz-Sirey, en los años
30’s, seguidor activo de las FNL argelinas, calificado de extremista de izquierda y
víctima de atentados de la OAS en su domicilio como de una campaña de prensa
anti-semita. (V. nuestra nota en Enciclopedia Filosófica Universal de las P.U.F., vol.
(Œuvres, t. 2, 1992).
3 KRYSTUFEK, Z., The Soviet Regime in Czekoslovakia, Columbia , univ., Nueva

York, 1981.
4 V. también MERQUIOR, J.G., El Marxismo Occidental, Vuelta, México, 1986.

Josefina Camara Bolio_.indb 114 02/03/16 10:23


LOS DERECHOS HUMANOS DESDE EL 68. 115
INDIVIDUALISMO Y PERSONALISMO

gobierno revolucionario instalado en París en 1871 y reprimido por la


fuerza/, del que se han  tomado los derechos del hombre (Los tiempos
modernos –Sartre–, poniendo a prueba el personalismo neo-kantiano
y sociológico de la revista Espíritu –sucesores de Mounier, tal como
Jean Lacroix– como, por lo tanto, la sensibilidad socio-fraternisante de
Témoignage Chrétien, y poniendo en un apuro a Le Monde, heredero
que quedó finalmente, muy próximo, del Temps que había estado com-
prometido con la colaboración  proveniente de Vichy). Una voz de hos-
tilidad se hace oír, al fin y hasta el infinito, en una repentina ausencia de
oposición dialéctica. Ello permitía medir el formalismo embalsamado
de culturas oficiales, cuando éstas preferían flotar al lado de un contra-
rio de convicción, o un oponente que ellas creían que podía ser “de su
majestad”, como ya lo había anunciado Anouilh en sus Pièces Noires
y sus Pièces Grinçantes, abandonando su Burdeos familar y replegado
después mucho tiempo en Suiza.

El Antihumanismo del Principio


¿Cuáles eran los mejores puntos de ese cambio de estado de espíritu, o
de ese change of mind, análogo a aquel que afecta la época de Descartes
y de Galileo según Robert Lenoble en su Histoire de l’Idée de Nature?
En el plano metafísico y filosófico, lo esencial tendía a un anti-
humanismo. Este anti-humanismo no tiene nada que ver con aquel de
la Brief über Humanismus de Heidegger (a pesar de los préstamos ma-
sivos e inconfesable que le hace Sartre), o con aquellos de los estruc-
turalistas neo-eleáticos y neo-empiristas (lúcidamente estigmatizados
por el realismo marxista de Henri Lefebvre con la diferencia de com-
placencias que les marca Althuser): no es, pues, exactamente aquello
que nosotros vimos en nuestro Humanismo de la libertad en 1985.5
Ello avizora, más bien, el anti-humanismo radical de todo auténtico
marxismo (fuera de vistas ligadas con los famosos Manuscritos de
44 o con las interpretaciones, hoy en controversia, de alguien como
Michel Henry sobre “el humanismo del joven Marx”).
Tal anti-humanismo se entiende como desligado del padre co-
mún, del cual habían sido hijos el liberalismo y el socialismo real.
El primero simplemente había conducido a un socialismo de Estado
o al facismo, culminando con el regimen hitleriano. Dentro de una

5 Comp. la tr. Esp. por la Profa. L. Marín Castán, Reus, Madrid, 1990.

Josefina Camara Bolio_.indb 115 02/03/16 10:23


116 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

sensibilidad más próxima al trotskysmo, de la aoutogestión titista o


de la revolución social maoísta, es decir, de tendencia disidente de
la Revolución de Octubre, se acabó por denunciar los crímenes de
Budapest o de Praga (sin ser todavía verdaderamente conciente –lo
que es, quizá, un eufemismo indulgente– de esos de Belgrado o de
Pekín, de La Habana o, sobre todo, de Phnom-Pen). No se quería más
tener qué defender un “humanismo marxista”, de materialización de
derechos para el trabajador, según un esse sequitur operari, donde la
posesión tomada su revancha sobre una propiedad vista, asimilada a 
un “dominio eminente” del Antiguo Régimen. Y Sartre, no durando
más que un instante, trepado sobre un frasco de perfume y tratando de
explicar a los obreros resignados de los Renault-Billancourt la supe-
rioridad del intelectual, guiando a las muchedumbres, según una me-
táfora hugoliana o vallesiana. Se prefería, al acto de pensar un poco,
disfrazar a algunos sofistas, buenos oradores, y prestados a todas los
compromisos, y poco filosófica o culturalmente formados, los mis-
mos cuyos nombres son vulgarizados en nuestros días, instalados en
el sillón de responsabilidades políticas liberales o de competencias
cómplices y autorizadas por ellos, y que sin cesar son invitados a co-
mentar los sucesos de los cuales ellos son fortuitamente utilizadores, o
que ellos, a veces, han alentado, de manera irresponsable, tales como
el genocidio Khmer, planificado en un restaurante universitario del
Cinquème Arrondisement. Pero, en fin, los grupos reales y activos
que no tenía necesidad de mostrarse en el gran día y proferían sus
discursos como los querían los medios de la época, establecieron la
ósmosis de una colectividad y de un pensamiento. El sólo elemento
que subsistía de este anti-humanismo, tendía, por lo tanto, hacia una
noción bien poco marxista  de “conciencia de grupo” o “de clase”, de
reminiscencia en parte leninista (y aristoteliana: v. la tesis de Lenin
sobre la “conciencia-reflejo” retomada por Luckás, y que influencia
a Gentile más que a Cabriola o Gamisci), porque ella traducía la tra-
dición francesa del sociologismo durkheimiano, repasado por Lucien
Goldman y revisitado por Roger Garaudy, o, sobre todo, por Althusser
y Lefebvre, reconciliados en esta apreciación.6 Lo mismo, se retenía,

6 V., comparativamente, si nos es permitido, sobre la historia de ese último con-

cepto de “conciencia” dentro del pensamiento esta vez puramente sociológico del
siglo XX, sobre el seminario de lectura 2007-2008 del Laboratorio de Sociología,
EHESS, París.

Josefina Camara Bolio_.indb 116 02/03/16 10:23


LOS DERECHOS HUMANOS DESDE EL 68. 117
INDIVIDUALISMO Y PERSONALISMO

con Heidegger, vía Sartre, su crítica efectivamente de circunstancia


de la B.H, denunciando en el fondo de todo el proceso del idealismo
desde su génesis nominalista. En el fondo, Marx, el joven Marx, aquel
de los Manuscritos de 44, el cual no quería Althusser en nombre de la
“corte epistemológica”, que se jactaba de su estructuralismo funcio-
nal, ese Marx singularmente humanista y buscando el hacer admitir un
humanismo real y social, y no racional y abstracto, ese Marx que bus-
caba, por lo tanto, el conservar todavía la revista comunista La Pensée
como una cierta izquierda neo-hegeliana pintada de un cristianismo
más bien calvinista, estaba bien y bonitamente muerto con el 68.

El Pensamiento del Grupo Contra el Pensamiento del


Individuo
El estado del nuevo espíritu marcaba, desde entonces, una oposición
sistemática a la vista de todos los órdenes burgueses y estatistas, desde
los pretendidos liberales hasta los comunistas soviéticos, porque, enre-
dados en sus versiones, alienadoras de pueblos, del humanismo de las
Luces, le daban tanto una interpretación racionalista como una interpre-
tación materialista, pero que entrañaba la réplica exacta al revés. Estaba
bien, pues, la noción de sujeto, o de sub-yacente, que era vista o a la que
se le podía, en ese sentido, sacar partido de la descomposición empirista
y neo-nominalista del estructuralismo que acababan de afirmar Lévi-
Strauss y Focault: Althusser y Godelier lo han comprendido bien, como
todos los autores clásicos de Ediciones Maspero. La división podía, así,
imponerse dentro de las enseñanzas entre “liberalismo” y “marxismo”,
como estando  en medio los “derechos del hombre” y el sujeto “hom-
bre” en sí mismo. Para los tendientes al sistema del 68, el hombre no
era más que el porta-palabra7 transitorio y segmentario de la voluntad
del grupo. El pensamiento 68 era por esencia el pensamiento de grupo
formulado al encuentro del pensamiento llamado individual y liberal,
sostenido en sus coartadas: la Revolución de los poseedores del 89 (v.
ya en todas las veces las críticas emanadas de los Carnets de Péguy o
de El padre humillado de Claudel), las declaraciones “oceánicas peque-
ño-burguesas”, como las calificaban constantemente los personajes de
Plisnier, de Koestler o de Aragon, alabando las aspiraciones hacia un 
mejor-ser celosamente entretenido en los Beaux Quartiers…

7 Estandarte (n. de la t.).

Josefina Camara Bolio_.indb 117 02/03/16 10:23


118 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

El hombre nuevo no tenía voluntad propia; no se manifestaba por


sus propios derechos. Él expresaba la entidad colectiva; traducía la
solidaridad orgánica de grupo. La idea de manifestarse por los sala-
rios, un poder de compra8 o de mejores condiciones de jubilación,
era la traición misma de la revolución esperada, y significaba la idea
burguesa, poderosa y reformista por definición, aquella como forma
desviada pero clara del trostkysmo de antaño, aquella de los cómpli-
ces del poder del Estado conspirando contra la sociedad civil, aquella
que todavía podía sostener las nostalgias de Proudhon o las lecturas
de Témoignage Chrétien, rememorándose de Lamennais o el Sillón de
Marc Sangnier.

Sobrevivencias, Analogías y Contradicciones

Bajo este aspecto, semejante lenguaje no es mucho más sostenible. No


subsiste más que a través de algunos sucedáneos de este pensamiento
del 68, disfrazado a veces bajo apariencias permisivas y abiertas  y
sin tomarse un lenguaje de medios más que el necesario  a la renta-
bilidad de vender, liberada desde ahora de toda tutela ideológica de
antaño, que no sirve más que el comercio y el dinero y que pude mos-
trar muy bien espectáculos suscitando pavor, los atentados dolorosos
contra las personas, desde el momento en que la emoción explotada es
una garantía de alabanza. Con los adeptos al pensamiento del 68, ha
sido conveniente ver ahí todavía una “lengua de madera”, en expresión
de los stalinianos de la Pravda de antaño. Pero el hecho dominante de
un poder comunicativo y, además, internacionalizado, es  más fuerte.
De ahí la discreción de ese tipo de pensamiento.
Es entonces que el paralelo entre la filosofía y la religión o la teolo-
gía, puede invitar a revelar ciertas circunstancias.
En el siglo XIX, el Magisterio de la Iglesia católica ha criticado, por
ejemplo (V. el Syllabus), ciertos aspectos de los derechos del hombre,
en la medida de dónde ellos provenían, en su conceptualización nati-
va, de una orientación de tendencia racionalista, olvidando la persona
bajo la naturaleza humana abstracta; y ello podía parecer y tener una
cierta convergencia del discurso con la crítica proudhoniana, después 
marxista, que retomaban también en Francia los movimientos neo-

8 Adquisición (n. de la t.).

Josefina Camara Bolio_.indb 118 02/03/16 10:23


LOS DERECHOS HUMANOS DESDE EL 68. 119
INDIVIDUALISMO Y PERSONALISMO

monárquicos nacidos de la contra-revolución  legitimista (siguiendo a


Maestre y Bonald, e igual a Chateaubriand y Lamartine).
Asombrosamente, un fenómeno similar se producirá en la aproxi-
mación del 68, a partir de los años del Vaticano II, si bien ello provie-
ne de una corriente netamente heterodoxa, y bajo la inspiración por
demás discutible de un  pensamiento de grupo bien poco dirigido al
sentido de la persona bajo la naturaleza: ello conducirìa a resucitar,
en las franjas declaradas sospechosas por la Santa-Sede, un espíritu
inmanentista, renovando una suerte de nestorianismo, jactándose de
la simple humanidad social de un Cristo inspirado “en el pueblo”, y
conocido como un  “repetidor de palabras” en la plaza de Kabul (de
Rahner a Küng), ese Cristo con el cual las cristologías positivas o teo-
logías prácticas, y a la moda del siglo XVIII, habían soñado… Ello es,
en efecto, una tiranía relacionalista dentro de la cual se encierra todo
genericismo incapaz de captar a la persona, y Su Persona como orde-
nada verticalmente al don de sí misma, a la alteridad fundamental, y
no al mismo en cualquier “fraternidad” de un “vivir juntos”. Pero estas
aproximaciones no son, en verdad,  más que accidentales.
Uno de los efectos desastrosos ha sido, por connivencia inconscien-
te con un reproche marxista sesentero, el de juzgar de individualista
el pensamiento de derechos del hombre, puesto que él es, por esencia,
universalista. Se comprueba, además, en eso en lo que él ha desem-
bocado, con autores pseudos-liberales, como es, en parte, el caso de
Rawls y Ricoeur, y, más todavía, con Dworkin o Rorty, hasta destruir
la idea misma de derecho universal, o a lo menos general, disolviendo
todo derecho dentro de los hechos secuenciales y nominados como
dejados a la apreciación contabilizable de opiniones. El individualis-
mo parece, por lo tanto, bien situado en las antípodas del pensamiento
liberal más que en los derechos del hombre. Pero libertad y liberalis-
mo pueden tomar tonalidades diferentes. En ese espíritu, la ideología,
percibida y retorcida como “liberal”, de los intereses esclavistas de
vendedores de algodón del sur, fue incompatible con los alegatos a
favor de la libertad de los yankees lincolnianos.
Pero esta crítica  no impide menos el adelanto de la naturaleza vista
por los derechos del hombre, que convendría resurtir en la persona.
La persona puede, en efecto, abrirse a la consideración más metafísica
y  realista de la existencia en su singularidad.
Desde ahora, en todo caso, la distinción es clara, por calificar hacia
lo mejor la evolución del pensamiento de los derechos del hombre

Josefina Camara Bolio_.indb 119 02/03/16 10:23


120 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

desde el 68: ella se realiza, por un lado, en un individualismo que


se suscribe más bien en un neo-empirismo, vanagloriando todos los
excesos de un subjetivismo concreto, regulado bajo una pretendida
libertad pura; y, del otro lado, un personalismo que no dice siempre
su nombre, y que se inclina, sea a través de la reafirmación de una
noción racional y abstracta de la naturaleza del hombre, tendiendo a
su libertad y obligándolo a someterse, ahí, donde quiera que eso sea,
sea a través del resurgimiento poco atendido, aquello implícito, en la
noción de persona existencial, oponiendo su referencia ontológica e
inmutable a todo ejercicio de la libertad de cada uno, sin haber un sen-
tido más que aquel ordenado hacia el principio común y universal de
una libertad dirigida hacia el respeto del don más elemental: la simple
presencia de un ser viviente.

La Caricatura Individualista Convertida en “Verdad”

Si, pues, el espíritu del 68 había reanimado el movimiento de reco-


nocimiento de los derechos objetivos, reflejos de solidaridades fe-
nomenales y sociales, y si ello estaba hecho tal como el intérprete
de pendientes colectivos y más fácilmente enlistados materialmente,
después del 68 había que ver reaparecer una forma de caricatura que
no se había dejado de estimular y que centraba los derechos sobre
lo subjetivo, pero para individualizarlos hasta el extremo, negando,
dicho de otra forma, toda referencia a la trascendencia de un sentido
objetivo y de una norma ontológica, y preconizando la asimilación del
sujeto a su naturaleza particular, a través de sus manifestaciones más
empíricas.
El tono estaba dado. El subjetivismo y el individualismo burgués
que acababan de ser denunciados una vez más, se reacreditaban  rá-
pido, pero no se presentaban ya más entonces como una concepción
convenida, aquella de los libelos críticos o de las sátiras socio-compro-
metidas: provenían de una realidad, terminaban por tomar cuerpo, y,
sin duda, igual que la primera vez en relación con ese punto de la his-
toria, a través de una serie de posiciones que, creyendo oponerse como
reacción al 68, se adherían, más bien que rendir cuentas, a la imitación
grosera, burda, de derechos no exclusivamente sociales y colectivos
que el 68 había propagado a fin de afirmar mejor su aparición de un
momento. El espectáculo aquel, que dio lugar a una literatura de com-
plicidad después de L’assommoir (Zola) y Jean-Christophe (Rolland)

Josefina Camara Bolio_.indb 120 02/03/16 10:23


LOS DERECHOS HUMANOS DESDE EL 68. 121
INDIVIDUALISMO Y PERSONALISMO

o Les Thibault (Martin du Gard), y que pasó por L’enffance d’un chef
o las burlas de los Chemins de la liberté (Sartre) o las versiones actua-
lizadas de L’opera de Quatre Sous (Brecht), era un espectáculo que
se desarrollaba poco a poco dentro de la gran prensa y, a través de un
discurso político de la amalgama de los contrarios derecha-izquierda
(como si se le diera razón a Marcuse), terminaba por desembocar en
la pieza contemporánea, aquella más frecuentemente tocada en el re-
pertorio europeo: la comedia de reverencias formulistas hacia los de-
rechos del hombre, donde, al mismo tiempo, se le utiliza con énfasis
y phatos como un biombo… a fin de que se perpetre su negación o
la más evidente violación, de donde parte el sucumbir a la presión de
un activismo mayoritario y de una colisión de intereses financieros
sin portada universalizable: mismos intereses que sobrepasan el ám-
bito bioquímico, agroalimentario o farmacéutico, el de los transportes
internacionales o el de la construcción inmobiliaria (recientes leyes
europeas persuaden a promover la cultura de los DH y presentan dis-
posiciones susceptibles a matar al infante no nacido, al agonizante o
al enfermo hospitalizado; introducen, a despecho de las apariencias,
las soluciones más irrespetuosas de la identidad de los sexos, del par-
ticularismo de las religiones; excitando implícitamente la dominación
sobre el más débil económicamente o la discriminación a la vista del
extranjero; y se apoyan, por fuera y alrededor, en la referencia a la
seguridad y en la represión de violencias y de crímenes).
Consecuencia de un Desarreglo Relativista que llega
hasta al Absurdo, A Nombre de los dh, Contra los
Mismos dh
Un individualismo ha estado por ahí envalentonado, que hace directa-
mente torcer la noción misma de individuo, misma que él sustraía a su
estrato tradicional, y que se traslada de una naturaleza menos abierta
hacia una dimensión generalizante. Pero, como toda evolución que
produce una suerte de decadencia, él viene a extraviarse, o a desviarse,
en eso que le resulta lo más contrario, y le hace faltar a su exigencia de
universalización. Este individualismo, quien ha conocido su Wirkli-
chkeit o su “entrada en la existencia”, ha nacido tanto como su propia
doctrina auto-justificante, con desprecio de condiciones que parecen
inherentes a todo esfuerzo de elaboración teórica, presuntamente dado
a través de un suceso de unidad autónoma o incondicional, es decir,
de verdad y de valor. El proceso parece confirmar una lectura neo-

Josefina Camara Bolio_.indb 121 02/03/16 10:23


122 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

marxista sumaria, que verá ahí sin ningún mal el efecto de ciertas
situaciones de clase sobre el surgimiento de toda filosofía. Así se ha
formado de manera subrepticia, para imponerse hoy muy ampliamen-
te y sin otro examen, la idea de que los derechos del hombre están
anclados dentro del sujeto y dentro del individuo (de ahí, si esto fuera
exacto, las recriminaciones legítimas de Leo Strauss o de Villey);  la
idea de que esos derechos del hombre se encuentran poco menos que
en segundo plano metafísico, y no se ubican más que bajo el con-
trol de instituciones garantes de consensos o de mayorías políticas
(las cuales terminan por no ser, de manera por demás caricaturesca,
más que la expresión enmascarada de los que detentan los capitales),
no es, por consecuencia, universalizable más que dentro de la simple
forma material exterior y no mucho en su contenido semántico. De
suerte que no es imposible el sostener, ni incoherente el admitir, que
cada uno puede tener su propio pensamiento sobre los derechos del
hombre, desde el momento en que acepta expresarlo según esta forma
convencionalmente preparada.
Tal es la absurda ubicuidad de una ideología de los juegos olímpi-
cos, que reproduce, a propósito de China, la misma contradicción que
fustigaba Péguy dentro del kantismo, aquel a quien él reprochaba el
inspirar a los beligerantes prusianos y franceses sometidos a la misma
ideología (aquella del profesor de filosofía de los Déracinés de Ba-
rrés), ideología de la Critique de la Raison Practique y del  imperativo
categórico “de las manos puras”, y, por tanto, cómplices de todos los
horrores, tanto como para no permitir mirarlos o advertirlos.
Desde entonces, no es lo más impensable el considerar que China,
Corea y Cuba, o Francia, España y los Estados Unidos tengan “cada
uno” su propia concepción de los derechos del hombre. Lo que cuen-
ta es la  unidad semiótica y no la unidad semántica de referencia, la
unidad formal y no la axiológica, la unidad de procesos muy demo-
cráticos, de fabricación de protocolos comunes (según algún comité
de ética mundial hacia las salidas naturalmente “meta-éticas” y “no-
cognitivistas”). Los contenidos son impertinentes, y, después de todo,
el kelsenismo transpuesto de su ámbito estrictamente científico y li-
mitado a la “norma válida”, dentro de la cual él no ha sido entendido
jamás como aplicable, es decir, aquel del “sentido justo”, ese kelsenis-
mo ha preludiado involuntariamente todo eso: el haber un empirismo
que se encuentra, en el fondo, en contra del racionalismo kantiano que
había creído rebasar.

Josefina Camara Bolio_.indb 122 02/03/16 10:23


LOS DERECHOS HUMANOS DESDE EL 68. 123
INDIVIDUALISMO Y PERSONALISMO

Los derechos del hombre pasan, así, de edulcoraciones, mitad utili-


taristas como con Rawls o Ricoeur, hacia un relativismo provocador,
incluso cínico, de Rorty o de Dworkin. Reivindicar un mínimo de
identidad de contenido relevado de una “ética de la convicción” es
inconfesable y  debe decirse a voces: el resto es la expresión del más
fuerte o del “más animal”. Ese relativismo no duda de su coherencia;
entonces contradice el principio mismo de toda lógica de la no-con-
tradicción: ¿por qué, pues, este pensamiento de lo relativo no será él
mismo una concepción permitida por las otras y también más relativa
que las otras? Ella es, en todo caso, irreconciliable con la idea misma
de una institución de naturaleza jurídica que traduciría la forma de eso
que objetiviza el valor, en lenguaje de Bergson, de Nicolai Hartman o,
más directamente, en la Filosofía del Derecho de Miguel Reale.
He aquí lo que muestra cómo un discurso ideológico nuevo de
tipo individualista termina por detener las riendas de las institucio-
nes que son el asiento mismo del pensamiento protector, todo ello
manteniendo implícitamente la suposición de una suerte de “juri-
di-hominomanía” afectando de manera despreciativa y peyorativa
a todos aquellos que serían llevados a oponer la necesidad de un
sentido interno único y no contradictorio. Políticos de derecha o de 
izquierda no han dudado en expresar su reserva, sin  hacer alarde
de disgusto… sobre el futuro de los derechos del hombre e igual
sobre la DDH… de la cual ellos desearían que no quedara solamente
como un documento histórico “rebasado” en razón del “conflicto
de culturas”, aunque cada cultura pueda, por su cuenta, tener una
opinión divergente hacia este propósito. Como si todo esto pudie-
ra ser una cuestión de mera opinión… Hitler y Stalin, la Shoa o
el Goulag, entonces y también, ¿por qué no? como si suscribir la
ideología pacifista de los JO y de los DH dispensara de un mínimo a
cuestiones también graves, como la del Tíbet, pero, igualmente, las
ejecuciones masivas, los   procesos de Estado, o las persecuciones
anti-cristianas. Un jefe de empresa francés en la India, cuya sim-
ple conciencia moral parece no sofocarse mucho, considera que es
legítimo… el sub-pagar a aquellos a quienes él emplea en ese país,
sin asegurarles protección social, porque eso es seguir la regla en
vigor y colectivamente aceptada en aquel país… todo ello admitien-
do que él mismo obtiene enormes beneficios de esos desdichados,
de quienes él percibe el beneficio multiplicado por su trabajo, ¡no
en la India donde se ha supuesto que se les  ha remunerado así, sino

Josefina Camara Bolio_.indb 123 02/03/16 10:23


124 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

en el suelo de Francia! Un Derecho Internacional del Trabajo, en el


sentido en que lo defendía muy fuertemente Jean-Marie Van der Ven
junto a la oficina que él dirigía desde el comienzo de la OIT9, ha sido
reconocido sin cesar con referencia a los intangibles derechos del
hombre y, desde entonces, a las enseñanzas de las iglesias cristianas
(incluso, en ese sentido, la Encíclica Laborem Exercens de Juan Pa-
blo II, especialmente, en la línea de la doctrina social de La Tour du
Pin en los años del renacimiento del neo-tomismo en Francia, autor
de la década de 1920-1930.)

De un Formalismo de Neutralización de los


Contrarios a la Dialéctica de lo Justo y de lo Injusto

Un pensamiento que no es un pensamiento puede llevar a satisfacerse


farisaicamente de una manera encubierta “no importa cuál sea su con-
tenido” (expresión kelseniana de la cual aquel Kelsen había, mientras
tanto, reprobado el uso anteriormente, fuera de su campo epistemoló-
gico, para aplicarla indebidamente a un campo gnoseológico donde él
parece muy kantiano). Este pensamiento lleva en él mismo la marca
del error, que consiste en retener “la parte” mucho más que “el todo”,
declarándola insuficiente.
Sin duda, ese es, entonces, el nuevo fenómeno de nuestra época,
hasta llegar, enseguida, a las inculpaciones del 68: un pensamiento
verdadero de los derechos del hombre, un pensamiento universalista,
no se ha revelado inmediatamente, pero ha aparecido en el lugar de
un pensamiento falso e injusto, de carácter individualista, que corres-
ponde a la caricatura animada por el 68, y que indica algo cercano a
una forma de complicidad con el 68 (desde entonces, la mayor parte
de los liberales que la promueven son antiguos sesentaochenteros re-
incorporados a eso que ellos imaginan ser un mundo dialécticamente
opuesto). Ahora, está bien este pensamiento que no solamente anima
a los cobardes y los inertes, sino que destila una injusticia al interior
de las conciencias que él condiciona al relativismo, si bien se le puede

9 Versus famosos Ius Humanum. Das Menschliche und das Rechtiliche, publicado
en Utrecht, después en Frankfurt, Kluwer, 1981; y su artículo “ La Persona Humana
a los Ojos Jurídicos”, en J.M. TRIGEAUD (dir.), Philosophie Juridique Européen.
Les Institutions, Japadre, Roma, 1988, p. 249 y s.s.; también Bagolini L., Filosofia
del Lavoro, Giuffrè, 1977.

Josefina Camara Bolio_.indb 124 02/03/16 10:23


LOS DERECHOS HUMANOS DESDE EL 68. 125
INDIVIDUALISMO Y PERSONALISMO

recriminar eso que le hace el mayor mal a los derechos del hombre: tal
genocidio ha sido observado muy frecuentemente fuera de Europa,…
o ciertas muertes de personas, más delicadas pero menos visibles, que
pasan por las leyes, democráticamente irreprochables, de países euro-
peos sometidos a la misma ideología formalista y a los mismos grupos
de presión económicos y financieros.
Hablar de concepción “verdadera” o “falsa”, “justa” o “injusta”:
ahí está, precisamente, el problema que obtura el empirismo relativis-
ta que se contenta con una identidad formal. La cuestión es, en efecto,
saber si, alrededor de un mismo nombre empleado, alrededor de la
misma expresión “derechos del hombre”, que queda igualmente bien 
al regimen chino o al coreano,  se capta el mismo sentido. De ahí
que se pueda admitir que la semántica y su referente onto-axiológico,
rebasan un formalismo lingüístico y un estructuralismo semiótico, y
se reintroduce la exigencia filosófica  que va como exigencia univer-
salista de un  sentido (una exigencia que, aplicada a los derechos del
hombre, puede, entretanto, ser perfectamente seguida por la semióti-
ca, igual de origen peirciano que por la sermiótica greimassiana de-
sarrollada en materia de Justicia).10 Y, al mismo tiempo, eso que se
había  evacuado sofísticamente en el 68: un pensamiento dialéctico y
no adialéctico; hay pensamiento adialéctico desde que el contrario es
confiscado y desde que él desaparece en provecho de un pretendido
contrario, de una caricatura de tipo “individualista”. El pensamiento
dialéctico está enraizado en la consideración de una realidad que ofre-
ce un sentido “uno” y valorizable en términos de fin, todo permitiendo
sus interpretaciones contrarias. La contradicción del 68 ha consistido,
una vez ocultado el contrario, en restablecer otro ficticio, que no era
en el fondo más que el mismo desdoblado, del cual tenía necesidad
el pensamiento del 68 para implantarse. Por ejemplo, es la ideología
común entre marxistas y liberales, después de la cual lo intelectual o
lo moral obedecen a las condiciones económicas y productivas, quien
inspira siempre ciertas leyes actuales sobre la educación o la enseñan-
za en Francia: esta armonía marca la convicción de lo contrario, de lo
dialéctico, y de lo real, y la evasión a través de las ficciones.
Si ello es así, se comprende la naturaleza de la preocupación que es,
desde entonces, el tener que preguntarse, en presencia de reivindica-

10 V. JACKSON , B., Semiotic Law Review, Deborah Charles Publ.

Josefina Camara Bolio_.indb 125 02/03/16 10:23


126 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

ciones opuestas en su contenido (sobre el mundo escolar o universita-


rio, sobre la vida, la muerte, la pobreza, la libertad intelectual crítica o
el Tíbet), lo que es, en su contenido, verdadero o falso, justo o injusto,
sin considerar, como lo quiere el relativista liberal adherido en el fon-
do al materialismo del 68, que las dos pretensiones son equivalentes
y no pueden ser desgajadas más que de palabra,  o en referencia a
un proceso neo-kelseniano de producción consensualista de su forma
común. Un nombre, una expresión, puede revestir dos sentidos, uno
verdadero y uno falso, uno justo y uno injusto.
Es esto lo que permite el interés de mantener viviente y activo un
pensamiento sobre los derechos del hombre que no se ha sacudido
en el 68, ni el individualismo liberal que él suscita, permitiendo a las
“teorías de la justicia” el atraer el problema al interior de las concien-
cias sobre puntos objetivos y también graves, como el respeto a la
vida, la diferenciación sexual, la protección del más débil, la conside-
ración del explotado económicamente o del extranjero, la promoción
del acceso al saber y a la cultura, etcétera.
Este pensamiento se caracteriza, en primer lugar, por el hecho de
asumir una exigencia auténticamente filosófica, que lo hace retener
la necesidad de una dialéctica confrontada con la realidad hacia un
referente semántico (y no a simples denominaciones o hacia abstrac-
ciones empiristas), lo mismo si su inclinación toma formas a veces
neo-idealistas. Es identificable, enseguida, a través de esta idea que
ella no sabría jamás vincularse a una forma o a un proceso de forma-
ción, pero reflexiona sobre un sentido aléticamente y axiológicamente
verdadero o falso, justo o injusto en sus contenidos, y rechaza el aban-
donar ese debate de opiniones y sin entregarse o rendirse a  intereses
más fuertes.

Dos Personalismos en Curso para Salir del Callejón


Individualista
Dentro de esta perspectiva, dos tendencias se dibujan, mismas que
revelan dos constantes, pero, al mismo tiempo, todo su poder de ree-
laboración, orientadas hacia dos espacios de personalismos: por una
parte, un personalismo de tradición idealista, que implica la primacía
enrutada hacia una naturaleza del hombre, desgajada, si ello es posi-
ble, de su sustrato individual y empírico, y que restablece la libertad
como referencia autonomista irreductible de los discursos sobre los
derechos, referencia para presuponer su trascendentalidad totalmente 

Josefina Camara Bolio_.indb 126 02/03/16 10:23


LOS DERECHOS HUMANOS DESDE EL 68. 127
INDIVIDUALISMO Y PERSONALISMO

neo-kantiana; por otra parte, un  personalismo de tradición más rea-


lista, renovado por diversas filosofías del ser y de la existencia (pro-
venientes de los horizontes más diferentes, buberianos o levinasianos,
marcelianos o maritanianos, jasperianos o arendtianos, etc., y de los
cuales participa el Rosminianismo); bajo la naturaleza misma, conser-
vada debajo de todas esas dimensiones, que le reconoce el idealismo,
es concebible el agregar la dimensión, más alta o más larga todavía,
de la realidad existencial, de un don de alteridad pre-pensable, que se
impone por la forma misma de su existencia, don depositario de la
libertad en un sentido, rehusando la individualidad para situarla en la
singularidad; y tal personalismo no cesa de oponer la verdadera tras-
cendencia objetiva de ese punto de vista de la existencia que recorre
todos los derechos del hombre a través de la expresión jurídicamente
“declarativa”, y no “constitutiva”, de su establecimiento positivo.

El Personalismo Idealizante, Heredado del Pensamiento


Original del Fundamento. Salvar al Hombre de los
Particularismos Individuales y Colectivos

Un primer personalismo es, así, el heredero, de manera consciente


o no, de un conjunto de dones puestos en el viejo sistema estoicista,
renovado por el cartesianismo, por la escuela iusnaturalista moderna,
holandesa, germánica e hispánica, y por el idealismo alemán, con Kant
a la cabeza; él profesa una noción que es, a la vez, racional, trascen-
dental y genérica de la persona,  resultado de la facultad de darse a sí
misma su propia ley como ley universal de la razón a quien manda por
su simple forma en abstracto; su concepción de la persona está entera-
mente centrada sobre el poder que ella representa de poder ser puesta
en acción conforme a sus condiciones intrínsecas a priori; organiza
una visión del mundo fundada sobre un parecido transversal, borrando
las particularidades no generalizables; pero su discurso, mirando a la
institucionalización de sus soluciones, no cierra el acceso a otras pro-
puestas, las propuestas más ricas inspiradas en otras percepciones filo-
sóficas y culturales. Ese personalismo comprende el hacerse defensor
de un orden mínimo que obliga a suscribirse, convencionalmente por
supuesto, al reconocimiento de una estructura formal y común de la
humanidad, conforme a la satisfacción de un cierto grado de atributos
típicos bajo el nombre de derechos, como prerrogativa de la estricta
personalidad de razón que le es concordante (véase E. Weil, H. Coing

Josefina Camara Bolio_.indb 127 02/03/16 10:23


128 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

o S. Goyard-Fabré). Tales derechos esquematizan las tendencias de


todas naturalezas, igual las más empíricas, desde el momento en que
ellas corresponden a un perfil designado por un estándar o por una ca-
nonización protocolaria reveladora de un mecanismo de racionalidad
jurídica y legislativa (el imperativo hipotético, reclamando ahora que
no sean tratados como derechos más que las prerrogativas exigibles
para su creación al lado de un deudor preciso y delante de una juris-
dicción asignada).
Nada de cambio, en el fondo, en relación con la Weltanshaung que
resurgía ya como lo siguiente al Siglo de las Luces. Pero el cumpli-
miento no ha sido más que durante lo que siguió a la Segunda Guerra
Mundial, en plan de primeras y tímidas institucionalizaciones; y el
pensamiento no se ha desarrollado verdaderamente más que después
del 68, en referencia a tales instituciones, y enlazada con los graves
problemas de conflictos armados en el mundo o  con el descubrimien-
to de genocidios o, simplemente, con la revisión de la presentación de
horrores de excepción de la Shoa.
El 68 no ha provocado nada más este pensamiento. Él traduce un
“retorno de lo indeseable” o de su rechazo, y, haciendo nacer el pen-
samiento individualista contrario, que había imitado él mismo, ha 
realizado, en suma, la ocasión dialéctica de restablecer el verdadero
pensamiento sobre los derechos del hombre, sobre un fundamento
idealista, originario, por supuesto, de las declaraciones de las Luces;
y este restablecimiento ha tenido lugar, poniendo a dar provecho a las
instituciones (ONU, DDH del 48, Comunidad Europea en general,
después de las jurisdicciones europeas e internacionales iniciales…),
al encuentro, a la vez, del colectivismo anti-subjetivista y anti-dere-
chos del hombre del cual se enorgullecía el 68 y del individualismo
empirista y burgués que el 68 ofrecía como la caricatura injusta de
eso que es el pensamiento sobre los derechos del hombre. Si, de le-
jos, el mensaje parece el mismo, es en la confluencia de esos factores
de los que él toma su más acertado sentido. En fin, se comprende
mejor eso que es la persona humana potencial de defenderse, que
será aquella del hombre o de la mujer (comparar J. Sklar, V. Black),
bien sea aquella que sufre torturas, exacciones o represiones de su
intimidad individual, ya sea ésta corporal o moral, y de su libertad
de pensamiento o de culto, bien sea ella de una comunidad nacio-
nal, estatal, o simplemente cultural, negada, humillada, invadida o
excluida; ello no es necesario, ello no es jamás requerido al observar

Josefina Camara Bolio_.indb 128 02/03/16 10:23


LOS DERECHOS HUMANOS DESDE EL 68. 129
INDIVIDUALISMO Y PERSONALISMO

la persona afectada en acto; es suficiente el percibir e intuir el perfil


formal  aplicándolo a los hechos, individuales o colectivos, que son
portadores de lesiones a sus derechos. 

El Personalismo Existencializante, Albergue de Nuevas


Preocupaciones. Proteger la Relación de Persona a
Persona
Pero nuevos problemas surgirán, que apuntan, sin duda, a los límites
de un tal modo o proceso y que tienden, sin duda, a afirmar la oportu-
nidad de otros enfoques, dirigidas más hacia la actualidad existencial
que a través de la potencialidad abstracta. Eso, que ha valido en el
orden de transversales cómodos hacia la lineal de afectados, eviden-
tes para todos y hacia toda persona, independientemente de sus rea-
lizaciones vitales, o a todo grupo humano aspirando a un mínimo de
autodeterminación o de independencia en el respeto de sus tradicio-
nes históricas, no va muy bien con cuestiones que animan o sublevan
prácticas incontrolables de identificación de personas, tendientes a
encerrarlas en los espacios demasiado estrechos, desde su nacimiento
hasta su muerte, a la hora de las grandes controversia bioéticas (véase
Sergio Cotta, J. Hevada o A. Ollero), o buscando reducirlas a su pura
función social o política, hacia el momento de encuentros intercultu-
rales susceptibles de hacer aparecer las singularidades de modos o de
costumbres y de reenviar tácitamente a la persona, libre e irreductible
según la percepción antigoniana, delante mismo de los personajes li-
neales que la sociedad y el Estado esperan que ella asuma.11 El papel
de los derechos humanos es, entonces, el de recordar internacional-
mente a todos los Estados y a todas las sociedades su relación hacia un
orden absoluto e indivisible que las rebasa y que las obliga a mirar no
solamente hacia una horizontal abstracta, un perfil común, sino hacia
una vertical concreta y existencial centrada sobre la persona viviente.
Las evoluciones que encajan, pues, con los últimos progresos del
pensamiento sobre los derechos del hombre, conducen a completar un
idealismo genericista con un realismo que singulariza al hombre, sin
caer en el individualismo que se le reprocha a la caricatura post-68, lo
mismo si ella aparece como revigorizada sin cesar. Este pensamiento
nuevo está hecho, en realidad, de la síntesis, sin sincretismo ni confu-

11 Ver nuestra obra “Justice et Hégémonie”, Bière, 2006.

Josefina Camara Bolio_.indb 129 02/03/16 10:23


130 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

sión, entre idealismo y realismo, entre persona abstracta y persona con-


creta, entre persona potencial12 y persona actual.13 Ella ha sido turnada
un tiempo a las ONG’s antes de ser incorporada a la cultura; está ancla-
da, en todo caso, en la cultura de los universitarios a quienes enseñan en
las Facultades de Derecho los primeros de todos los derechos: los de-
rechos humanos.14 Está, también, incorporada y acogida en las revistas
clásicas, y, por encima de cualquier disidencia mínima, en la cultura de
todas las jurisprudencias judiciales, administrativas y laborales, nacio-
nales, europeas e internacionales, y más socio o etno-intelectualmente
(eso que no ha sido jamás deplorado, a juicio de Holmes…), de la ma-
yoría de altos magistrados y colegas jueces ad hoc, árbitros o consejeros
y relatores de comisiones de la ONU, o funcionarios internacionales
que abren al seno de las instituciones, lo mismo si es por fuera de todo
contento o agrado, bajo el más gracioso aspecto que sea, administrando
la gestión distributiva de recursos o de sentidos, como el abrigo de los
refugiados, y diligenciando o agilizando las encuestas sobre diversos
lugares o “terrenos” de los cuales no se sabe nada o se pretende nada
saber. Es verdad que este pensamiento no conviene siempre ni forzo-
samente a las inteligencias formadas “en otra parte” y detentadoras de
tribuna “en otra parte”, dentro de un mundo político-mediático que es
juez y parte y deja suponer una realidad finalmente ficticia y onírica,
puramente verbal o cine-televisiva, que no es otra que la suya, por pro-
yección de su sueño o de sus interpretaciones preconstituidas sobre el
mundo. Pero ello no impide un mundo capaz de existir en la realidad,
a través de instituciones públicas de forma ejecutiva, administrativa,
legislativa-reglamentaria o judicial, que funcionan masivamente a tra-
vés de jurisprudencias establecidas (lo mismo de Constitucionales),15 de
cuya aplicación no se duda, a través de los agentes de tales instituciones
de las cuales no es remisa la autoridad en cuestión, y a través de esa
suerte de iglesia profana que es la Universidad hacia constantes fuerte-
mente verificables sobre ese punto.

12 Personaposible (N. de la T.)..


13Ver, sobre ese problema preciso, nuestro artículo sobre “Les droits de l’homme
au XXe s.”, Persona y Derecho, Vol. 43, (2000).
14 En México, la Constitución Política que actualmente nos rige fue de las primeras

en el mundo en aprobar los derechos humanos y sociales, conocidos como “garantías


individuales”, y comprendidas mayormente en sus primeros 29 artículos. (N. de la T.)
15 V. OLLERO A., Derecho “positivo” y derechos del hombre, tr. Fr. Bière, 1997.

Josefina Camara Bolio_.indb 130 02/03/16 10:23


LOS DERECHOS HUMANOS DESDE EL 68. 131
INDIVIDUALISMO Y PERSONALISMO

Entonces ¿no es, pues, una realidad suficiente, en la cual se reabsorbe


toda la realidad, por fuera de ese discurso ideológico y mediático que
superpone, pero sin mostrar una eficacia coercitiva, que tiende siempre
a avalar  la injusticia erigiendo sus representaciones mentirosas?
Tres Dimensiones Sucesivas del Hombre bajo la Égida
de los dh
En un primer tiempo, los derechos del hombre tienen permiso de li-
berar a un hombre abstracto, librándole así de cada una de sus servi-
lismos o alienaciones, ya sean éstas particulares o locales, históricas o
culturales, y alegando una humanidad fundamental o de “naturaleza”.
Pero, después de esta meditación indispensable, y en un segundo
tiempo, ello trata de ir más lejos dentro de la liberación de un hombre
que es, también, concreto y que hace falta sustraer al peso de diversos
factores  y que son amenazantes para su existencia personal, ya que el
peligro es polimorfo:

- es que el hombre no sea oprimido por un Estado que, en la ignorancia


de su vida personal y de sus costumbres praeter legem, trataría de redu-
cirlo a su estado de ciudadano o de nacional, o a su estatus legal, como si
la ley, que es el medio político del Derecho, “hiciera” ese Derecho y no
testimoniara o reconociera, todo respetando el sentido de su regla, la cual
ella adapta;
- es, todavía, a la inversa, que el Estado y el Derecho nacional no invadan
en sus prerrogativas legales y se abroguen el poder de dirigir al hombre en
grupo en la sumisión a diversos comunitarismos;
- es, en fin, que el hombre concreto y personal que aspira a sus relaciones
libres, de persona a persona individual, dentro de la conformidad con el
orden público y las costumbres sociales, no sea, finalmente, atado en su
más profunda intimidad o en su libertad misma por nuevas alienaciones,
de grupo o de red.

El pensamiento sobre los derechos del hombre fue el anti-modelo


de un pensamiento individualista, favoreciendo una libertad egoísta
privada de toda referencia ontológica y axiológica a la persona real
y viviente. Pero ella aprende también a no sucumbir a la tentación
colectivista, al dogma de la funcionalización y de la despersonaliza-
ción de comportamientos por el grupo, y que ese grupo sea convertido
en Estado post-hegeliano para oprimir a la sociedad civil, y prefigure
un asociacionismo o socialismo de Estado, o que se confunda con el

Josefina Camara Bolio_.indb 131 02/03/16 10:23


132 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

mismo fenómeno de una solidaridad social y anuncie un socialismo


de hecho “real”: de ambos lados, la persona humana es encerrada en
el rol de un personaje, se obscurece en lo intercambiable de sus fun-
ciones “fungibles” y deja de poder ser ella misma.
Mientras tanto, esas viejas formas de alienación conocen los avata-
res más actuales que han obligado a repensar los derechos del hombre.
De ahí las nuevas concepciones reflejadas por nuevas jurisprudencias
internas, europeas o internacionales, o en nuevas aproximaciones ad-
ministrativas o gestoras del mundo humano, que pretenden que se
admita que, más allá de una naturaleza humana, supuestamente la
expresión racionalizable de las principales “mociones” de la libertad
individual, hay una libertad en sí misma, fuera de toda suposición
individualista, que debe ser protegida contra posibilidades inéditas de
asimilación o de alienación relacionalista capaces de abandonarla a
un sistema de grupo o de red.
De suerte que, filosóficamente, el criterio de los derechos humanos
que el pensamiento del 68 había querido colectivizar, masificar y reso-
cializar en una dirección post-marxista, o reestatizar en una dirección
post-hegeliana, sale de una crisis que lo ha conducido sucesivamente a:
- primero, a remontar el obstáculo persistente del individualismo
empirista y relativista, un obstáculo todavía manifiesto en el mundo,
“retrasado” en relación con la historia de las ideas, que es, lucáskscia-
namente, el mundo de los políticos y de los medios, pues tal obstáculo
le presenta el rostro de su caricatura;
- enseguida, a asumir el pensamiento refundado de una naturaleza
humana, como mediación abstracta y denominador común transversal
de los Estados y de las sociedades o de las culturas;
- en fin, a prolongar este esfuerzo por la apertura más realista y
existencial a la libertad de las relaciones interpersonales entre los
hombres que no sabrían trabar ni al Estado, ni a la sociedad, ni a
micro-sociedades bajo diversos pretextos ideológicos, culturales o
religiosos, ni de nuevas prácticas originales y más sutilmente difun-
didas, aunque eso sea por el sesgo del Estado, de la sociedad global
o de sub-grupos, o igual sin ellos, y del cual dimana el principio de
protección fijado, y, asmismo, sin dejar programar, controlar o “pro-
ceduralizar” (el espectro de un Derecho “luhmaniano”) esta libertad
o este dominium sui actus que “hace” al hombre, en sus intenciones
más irreductibles, incluso en sus justificaciones menos accesibles a la
percepción común.

Josefina Camara Bolio_.indb 132 02/03/16 10:23


LOS DERECHOS HUMANOS DESDE EL 68. 133
INDIVIDUALISMO Y PERSONALISMO

Si el pensamiento sobre los derechos del hombre es de actualidad,


lo es, sin duda, más que nunca, en la medida en que  se define como el
atender cada día la necesidad  de  defender al hombre en su libertad,
la más concretamente vivida, frente a la expansión de tales proce-
dimientos indirectos de restricción; como lo era, ayer, el tener que
preservarla en su libertad abstracta y su naturaleza racional; y como
había sido, antes de ayer, el tener que inmunizarla, más necesariamen-
te todavía, en tanto que individuo frente al Estado o al grupo social.

Josefina Camara Bolio_.indb 133 02/03/16 10:23


Ocho axiomas de la delincuencia
XII.
femenina en México

Dedicado a la memoria de mi padre,


Fausto RenéCámara Zavala,
en el 25º aniversario de su tránsito

INTRODUCCIÓN

Hace ya muchos años, dediqué mi primera juventud, en forma casi to-


tal, al trabajo con mujeres infractoras de la norma penal: en México, a
través del trabajo como voluntaria en el Centro Penitenciario del Esta-
do de México, donde comenzó una vivencia inolvidable y el reto, ver-
dadero compromiso existencial, de estudiar a la mujer delincuente, con
todo y su entorno, como una manera de profundizar inexorablemente
en la entraña del fenómeno criminal, que aprendí a ubicar en la psique
o el soma de cada mujer, pero, las más de las veces, en los factores,
muy diversos, de que se compone su perímetro social, al influir sobre
su educación y su vida familiar y emocional. Me enorgullece, creo que
con legitimidad, haber logrado mi meta y haber podido recoger una
cantidad considerable de dichas vivencias en mi Tesis Recepcional de
Licenciatura en Derecho, realizada bajo la tutela, más amistosa que
docente, del inolvidable Maestro Dr. Alfonso Quiroz Cuarón. Cuando,
unos años más tarde, tuve la fortuna de ser becaria en España y cola-
boré en la Prisión para Mujeres de Madrid, conocida como “Yeserías”,
profundicé en nuevas vivencias, tales como las de mujeres ligadas al
delito de Terrorismo, por aquel entonces desconocido en México. Un
poco más adelante, pude, también, a modo de mero atisbo, conocer
ciertas realidades que, distantes de nuestras insignes Normas Mínimas,
permeaban la reclusión femenina en Colombia. Y ¡qué decir de las me-
nores infractoras, con quienes conviví, desde la Subdirección de una
institución casi del orden del surrealismo mágico, como lo era, en los

135

Josefina Camara Bolio_.indb 135 02/03/16 10:23


136 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

70’s, la Escuela Orientación para Mujeres, ubicada hasta la fecha en


el corazón del barrio de Coyoacán. Así, el agrupamiento de tales vi-
vencias, sumadas a las que se obtuvieron con seriedad y metodología,
me llevaron a realizar, por encargo del fallecido Dr. Gustavo Malo Ca-
macho, una investigación bibliográfica y de campo, para el Instituto
Nacional de Ciencias Penales (INACIPE), misma que no llegó a publi-
carse merced a mi matrimonio y la decisión de dedicarme a mi hogar.
Solamente, con espacios entre las líneas de la vida y la maternidad,
volqué las experiencias precitadas en las aulas, ante las miradas emo-
cionadas, los ojos soñadores de un mundo mejor, y la sed de justicia de
muchos chicos y chicas que pasaron por mi cátedra.
Al paso de los años tuve qué ahondar, como complemento de los
factores de estudio ya señalados, en el fenómeno, que comenzaba a
conocerse y estudiarse, denominado “violencia intrafamiliar”. Me
tocó presentar en televisión casos verdaderamente lacerantes de mu-
jeres que, envueltas en la más ominosa codependencia, llegaron al
homicidio o al suicidio. Y continué viendo cómo las variables se en-
sanchaban y sofisticaban pero, en el fondo, ¡eran las mismas! Nunca
he dejado de pensar que, aquella investigación del Inacipe que corre-
lacionó el caso de México con lo que sucedía en Colombia, Panamá
y Venezuela, bajo la inspiración del Instituto Latinoamericano de las
Naciones Unidas (Ilanud), seguía teniendo esa actualidad que algunos
llaman “vigencia”. Y, hoy mismo, creo no sólo que la tiene, sino que
la tiene MÁS QUE NUNCA.
Ciertamente, el tiempo, ergo edad, así como factores de economía
mundial que nos dejan de lado, nos defenestran y nos confinan a dar
nuestra experiencia sólo si los jóvenes la solicitan o nos lo permiten,
han hecho que, “de facto”, aunque todavía no “de iure”, me sienta yo
retirada de aquellas experiencias que acabo de reseñar. Retirada, creo
que sí; pero NUNCA olvidada. A la gentileza y la fe de un distinguido
exalumno, de marcada seriedad y vocación al estudio, el Maestro en
Derecho ALEJANDRO CARLOS ESPINOZA, debo el privilegio de
esta tribuna periodística. Con mi agradecimiento, se hace uno el mejor
esfuerzo por afirmar, una vez más, en lo que me quede de vida, lo que
ES y lo que IMPLICA haber nacido con género femenino. Y reiterar,
que, si la Patria tiene nombre de mujer, ser mujer, aunque sea delin-
cuente, conlleva otro nombre femenino, que es: regeneración. La do-
nación, que antaño se consideraba vocación primigenia de toda mujer,
y, quizá, la única, entraña, como un río, el “arte” de reciclar nuestra

Josefina Camara Bolio_.indb 136 02/03/16 10:23


OCHO AXIOMAS DE LA DELINCUENCIA FEMENINA EN MÉXICO 137

existencia para no agotarse, ¡como no se agota el agua de un río!, y


cumplir, miles de años después, el célebre adagio de Heráclito sobre
“el devenir constante”, ya que toda mujer deviene en donación y, por
tanto, en la necesidad de regenerar su ser y sus dones. La interrogante
que queda suspendida en el aire es si, acaso, se dona sólo lo bueno ¡o,
también, lo malo!
Sirvan estas líneas para, tratar de descifrar, si es que se puede, el
enigma precitado y hacer el esfuerzo, que me resulta vocación, por
reivindicar el ser y el nombre de las mujeres de México.

MARCO TEÓRICO

El hombre o mujer que disienten de su comunidad en cuanto al or-


den establecido en ella, sea este moral o jurídico, es considerado no
sólo diferente sino infractor, y la sociedad reacciona con rechazo e
imponiéndole etiquetas, mismas que se confeccionan de acuerdo al
Derecho Penal de los grupos de poder. Esta es la base de la teoría
del “labeling approach”, como bien sabemos. Obsérvese que, algunas
líneas arriba, utilicé la palabra disentir, ya que infringir la norma, sea
moral o jurídica, significa en el fondo un “no estoy de acuerdo” con
ella: puede ser que se pretenda negar la realidad con visos patológicos,
o puede que, simplemente, no se comparta ideológica y/o emocional-
mente aquello que nuestro grupo social nos impone. Así, al profundi-
zar en ambas opciones, estaremos bordando en los profundos terrenos
de la psique humana, normal o anormal, o en la rebeldía que es, en
ocasiones, aunque incómoda, factor de progreso: rebeldía es creación,
es oración hecha dolor; rebeldía es, en fin, lo contrario de estatismo,
quietud perezosa y apatía. No estar de acuerdo con la norma es, a fin
de cuentas, desafiar el orden establecido. Y, como todo desafío, tiene
el precio del reto cruel y despiadado: rechazo y etiquetas que dejan
estigmas. Pero aún hay más: la declaración hecha por autoridad com-
petente de ser, uno o más, infractores, conlleva una pena o sanción,
que es, generalmente, la prisión, la privación de la libertad: ese supre-
mo don que hace al ser humano parecerse a las aves que remontan las
alturas, como el águila, o bien, mueren al atardecer, como la mariposa
deslumbrada por la luz. De ahí la importancia de tener límites, aque-
llos que los padres y educadores debemos imponer a los menores y
adolescentes y aquella que el Estado impone a los ciudadanos a través
de la intimidación que encierra la norma penal, ejerciendo una preven-

Josefina Camara Bolio_.indb 137 02/03/16 10:23


138 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

ción “a priori”; o bien, la “prevención a posteriori”, como también


se denomina a la prisión, eslabón que vincula a esta institución con la
larga cadena del “Ius Puniendi”, aquella que comienza con el enun-
ciado de la norma, sigue con el ejercicio de la acción penal y concluye
con el dictamen, por parte del Juez, de una sentencia condenatoria, de
prisión o privación de la libertad.

LA HISTORIA

Ciertamente, la primera que, históricamente, actuó como disidente


de la norma y, además, actuando en “pareja delincuencial” fue Eva,
quien, a sugerencia de la serpiente, persuadió a Adán de que probara
el fruto prohibido (1). Posteriormente, su papel como defensora de
Caín, el hijo fratricida, la coloca nuevamente en contraposición con la
norma. Pero, al menos por medio de las fuentes históricas, no se sabe
de otros casos, fuera de aquellos, un tanto míticos, de las Amazonas y
la poetisa de Lesbos, que constituyeran acciones femeninas indepen-
dientes de los roles conocidos: Ser madre, como estado de excelencia.
En la sociedad Azteca, su misión era dar guerreros a la Patria, como
relata Fr. B. de Sahagún (2);
Ser la “distracción” del guerrero en sus horas de solaz (principio
de prostitución entre los Aztecas; las Hetairas en Grecia y las Geishas
en Japón);
Recolectoras, no sólo preparadoras, de alimentos, en tiempos de las
tribus nómadas;
Cocineras y enfermeras, en el hogar y en la tribu, oficios que les
darían después la particularidad de delinquir a través de esos mis-
mos alimentos y remedios curativos, relacionándolos con la ingesta
de venenos (caso de Tofana, en Italia, inventora de la célebre “Acqua
Tofana”, veneno muy utilizado en los círculos de los Borgia en el
Medioevo) (3);
A la luz del Derecho Romano, se le sujeta al “Pater familias”, a través
de la relación de los agnados; así, contemplada como un ente sin dere-
chos, salvo los adquiridos por el matrimonio, no puede hacer testamen-
to, con la excepción de las Sacerdotisas o Vestales, mismas que, como
premio a su castidad, gozaban de un reconocimiento oficial que podía,
incluso, indultar de la pena de muerte al condenado que se encontrara
con alguna de ellas en su camino. Pero, si acaso transgredía sus votos, era
castigada con el enterramiento en vida, en el llamado Campus Sceleratus

Josefina Camara Bolio_.indb 138 02/03/16 10:23


OCHO AXIOMAS DE LA DELINCUENCIA FEMENINA EN MÉXICO 139

o “Campo Malvado”.(4) Esto vale como prolegómeno de una gran ver-


dad, consistente en que, a la mujer, cualquier privilegio se le ha cobrado,
siempre, con sangre: sea con la vida, sea con la dignidad. A este respecto,
hay una curiosa situación histórica, ligada con los Etruscos, habitantes
de Etruria, como región donde se desarrolló una cultura que precedió a
la de Roma. Este pueblo que, a través del enigma que ha sido la muerte
para todos los pueblos, plasmó una visión muy diferente y especial de la
de otros, haciendo de sus sarcófagos y urnas verdaderas obras de arte en
alabastro, disfrutó también de una visión de la vida muy especial, y así,
en escenas talladas, pintadas y hasta en recientes excavaciones, se han po-
dido observar figuras de mujeres, que, al lado del esposo, podían ingerir
vino o licor en los banquetes. Posteriormente, ya consolidado el pueblo
Romano, a través de la fórmula del matrimonio: “Ubi tu Caio, io Caia”,
quedaba cerrado el compromiso de compartir los dones y privilegios con
la esposa legítima, admirada como la célebre “Matrona”, de cuyo epitafio
comenta Bernaldo de Quirós(5) que conjugaba la mayor simpleza con la
mayor grandeza: “Cosió, hiló, tejió”; es decir, fue una buena mujer, una
“mujer del sistema” imperial y patriarcal en aquel tiempo. Sin embargo,
no fue siempre la moral el atributo distintivo de las ciudadanas y patri-
cias o nobles romanas, tanto más precarias cuanto más se aproximaba la
caída del Imperio de Occidente, y hecha excepción de las convertidas al
Cristianismo. Cuando Roma sucumbe al ímpetu de los pueblos “bárba-
ros” o “extraños”, es decir, en sentido general, ajenos a la cultura nacida
en la cuenca del Mediterráneo o “Mare Nostrum”, dichos pueblos bár-
baros fueron muy exigentes en materia de moral y conducta femeninas
y en condenar la prostitución, la cual, en las últimas etapas de la Roma
decadente, era vista como normal. Es menester estudiar luego el papel de
la mujer durante el Feudalismo, visto como forma de Estados indepen-
dientes entre sí. Vale la pena contemplar la contribución que, para todos
los pueblos evangelizados, desde los viajes de Pablo de Tarso(6), tuvo el
Derecho Canónico, es decir, el Derecho propio de la Iglesia Católica, mis-
ma que fue reconocida por el Emperador Constantino a través del Edicto
de Milán, en el año 313 d.C., primer atisbo de Derecho Penitenciario. Así,
a la entronización formal del Derecho Canónico, suceden varios hechos
de importancia:
Se consideró como infracción a la norma del Derecho Penal no sólo el
hecho fáctico, objetivo, sino también la intención o “animus”; y quizá
sea este avance de aquella época un antecedente de aquel otro concepto
más moderno, acuñado por Rafael Garófalo como “peligrosidad”; con

Josefina Camara Bolio_.indb 139 02/03/16 10:23


140 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

el Derecho Canónico, entre las sanciones aplicadas a los Clérigos, apa-


rece la “detrusio in monasterium”, o reclusión en monasterios, propicia
a la reflexión y el arrepentimiento y antecedente de la prisión, como
pena propiamente dicha, y no sólo como lugar de detención para tortu-
rar, previo a la ejecución de la pena capital o pena de muerte;
Con el Derecho Canónico y la afirmación de la existencia del alma
desde el momento de la concepción de todo ser, se prohíbe la práctica
del aborto y la aplicación de la pena de muerte a la mujer embaraza-
da, así como surgen instituciones de reforma y rehabilitación, como
las llamadas “Galeras”, destinadas también a viudas y mujeres em-
barazadas pero haciendo también un sitio para infractoras o mujeres
“de mala vida”, aunque existió cierta clase de mujeres “díscolas o de
conducta irregular”, que eran encerradas en conventos, a petición de
sus familias, o confiadas en manos de “Dueñas”, como les llamó el
Derecho Español antiguo, directamente descendiente del Romano y el
Canónico, a través del Fuero Juzgo, las Leyes del Toro y las Siete Par-
tidas, mismas que, posteriormente, regirían la vida jurídica del Méxi-
co colonial hasta el advenimiento de la Recopilación de las Leyes de
Indias, como monumento a las aportaciones del Derecho Indiano o
Derecho nacido en el Anáhuac.
Así, en obvio de tiempo y como marco teórico de los ocho axiomas
que pretendemos aquí sustentar, digamos que, dentro de la filiación
de vida donde se amalgaman lo religioso, lo social, lo jurídico y aún
lo político, en la Edad Media, mientras sucedía todo lo anterior, a ni-
vel intelectual-ideológico e ideologizante, la mujer permanecía al pie
del hogar, procreando, casada alrededor de los 13-15 años cronológi-
cos, apenas alcanzaba la que los Romanos denominaban “edad núbil”,
mientras el marido, señor feudal o bien vasallo de aquel, marchaba a la
guerra, actividad prioritaria de la época, dejando la agricultura de sus
tierras en manos de los “siervos de la gleba”, esposos de mujeres tam-
bién siervas y procreadoras. Era este el marco más generalizado en los
Feudos como antecedente de los Estados Confederados con gobiernos
de tipo monárquico, que se desarrollaron más adelante. Este fenómeno,
tal como se acaba de describir, fue prolijo en Italia, ya que en España,
por referirme a antecedentes más próximos a nuestra cultura mesti-
za, los reinos se remontan a los siglos IX y X, concertados mediante
matrimonios-alianza. Es en esta época cuando el poder de la mujer,
soterrada en el hogar y vista como mero objeto, no sólo sexual, sino a
través de su belleza y el lujo de su atavío, como exponente del “status”

Josefina Camara Bolio_.indb 140 02/03/16 10:23


OCHO AXIOMAS DE LA DELINCUENCIA FEMENINA EN MÉXICO 141

del marido, se comienza a fincar no en la figura política, que no ha


llegado a ser, excepción hecha de la Judith hebrea, la reina de Saba o
la reina viuda Nefertiti en Egipto, sino en un aprendizaje del “arte de
manipular”, como único camino de accesar al PODER por el poder
mismo. Así pues, al concluir la Edad Media y los períodos donde im-
peraron las pestes, las guerras, cual ocurrió en la Italia desgarrada por
Güelfos y Gibelinos, la mujer sigue procreando y enfocada a su hogar,
en las casas señoriales, así como envuelta en la pobreza, expuesta a la
mendicidad, la prostitución y, aún, la delincuencia franca, si pertenecía
a grupos vulnerables; y esto sucedió tanto en Europa como en la ya
conquistada, que no colonizada, América. A este respecto, he querido
dejar al último la presentación de la realidad femenina en México, apo-
yándome en la Historia universal como marco teórico general.
Como último antecedente europeo, de importancia “emancipado-
ra”, cabe señalar la obra de Mary Wollenstoncraft, titulada Vindi-
cation of the Rights of Women, que se publica en la Inglaterra de la
Revolución Industrial. Es, también, la época Setecentista en la que
florece un cierto “Voluntariado” enfocado a la ayuda en las prisiones,
con mujeres como Elisabeth Frey, sirviendo de referente a lo que rea-
lizaron los Cuáqueros en Filadelfia, ya prófugos de su Inglaterra natal.
Así, de la mano con estos barruntos de incursión en un mundo hasta
entonces prevalentemente masculino, se camina, entre uno que otro
salto, hasta llegar a los años 20’s, cuando surgen, tanto en los Estados
Unidos como en Europa, las llamadas “sufragistas”, si bien la verdad
es que dichas activistas no pretendían únicamente el derecho a votar
y ser votadas en todo tipo de elecciones. Hubieron de transcurrir dos
guerras mundiales para que, con el surgimiento de la Organización de
Naciones Unidas, ONU, se creara una Comisión especial para velar
por los derechos de la mujer, y México, por ejemplo, figurara como
signatario en la Declaración contra la Discriminación de la Mujer, en
1967, habiendo existido por en medio otra firma sobre el esfuerzo
contra todo tipo de explotación a la mujer, principalmente, contra la
llamada entonces “trata de blancas”. Si esto ocurrió en el marco in-
ternacional, hay que subrayar que, luego de esfuerzos destacados de
incorporación de la mujer a las tareas sociales, en el marco del Jua-
rismo, primero, y durante el gobierno de Carrillo Puerto, en Yuca-
tán, después, el voto se concede a la mujer hasta la llegada de Adolfo
Ruiz Cortines al Ejecutivo, en los años de la Cincuentena Priísta. Y,
a raíz del Año Internacional de la Mujer, celebrado en 1975 con

Josefina Camara Bolio_.indb 141 02/03/16 10:23


142 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

México como sede, así como la participación de distinguidas Mexica-


nas en la posterior Conferencia de Beijing, el marco teórico-jurídico
que, hoy, nos protege, es casi perfecto, porque perfectible resulta toda
obra humana. Pero, aunque se hayan desterrado y proscrito conduc-
tas “machistas”, que más parecen emanadas de un “fundamentalismo
Islámico”, creo que falta mucho para que la situación cultural y la in-
teligencia emocional, hagan eco a dichas reformas jurídicas: díganlo,
si no, las mujeres que, cada día más, sufren violencia familiar, muchas
veces sustentada en el estrés dominante de sus parejas. Así, aún sin
globalizar las afirmaciones precedentes, nos preguntaremos, para fi-
nes del trabajo en comento, si los avances de la ley y de los derechos
humanos benefician a la mujer delincuente o recluida. Estimo que a
esta duda, en concreto, puede responderse en dos vertientes:
1) La participación de la mujer en la delincuencia, tiende a expan-
dirse en función directa de su incursión en el mundo laboral;
2) La norma sigue siendo hecha por los hombres para las mujeres,
tal como lo sustentara, en su teoría de “Los Empresarios Mo-
rales”, el Criminólogo de la Reacción Social, Howard Becker.
Luego, tratando de explicitar/sintetizar la evolución de la mujer
en México, deseo citar hechos concretos:
a) En la época Precolombina, la mujer tuvo, en la sociedad Azte-
ca, dos grandes roles: Procrear hijos para que fueran guerreros,
como actividad privilegiada, y entretener a los guerreros en su
descanso; es decir, un tipo de prostitución “culta”, como las He-
tairas griegas; en dicha época, a las niñas se les educaba dentro
de un sistema totalmente represivo, con castigos como el hundir
en su carne púas de maguey o hacerles aspirar humo de chile (7);
b) Dos autores sintetizan lo que ocurrió en la Época colonial: Se-
gura Millán asevera que “el mestizaje no fue fruto del amor sino
del atropello y la violación”(8); y Juana Armanda Alegría expli-
ca que, ante la lucha de clases y castas existente en el Virreinato,
la mujer indígena prefería amancebarse con un español que con-
traer matrimonio con alguien de su grupo etno-social;

El Derecho Español, así como el Indiano, abundan en ejemplos ju-


rídicos de lo que fue una marginación y subestimación de la mujer,
como género;
El Virreinato contempló la vocación religiosa y el matrimonio; pero
la soltería, como estado permanente de vida, no era aceptada;

Josefina Camara Bolio_.indb 142 02/03/16 10:23


OCHO AXIOMAS DE LA DELINCUENCIA FEMENINA EN MÉXICO 143

Las instituciones para mujeres viudas, abandonadas y hasta de-


lincuentes, fueron las llamadas “Casas de Recogidas” y un tipo de
“Galeras” diferentes de las llamadas “cárceles flotantes”. La primera
institución de Recogidas en México, se ubicó en Puebla y se dedicó a
Santa María Egipciaca;
En tiempos del Juarismo, la educación pasa a manos del Estado y
surgen la primera mujer Médica, la primera Abogada y una Dentista;
La mujer, representada por figuras de todos conocidas, participa en
las luchas independentistas y en la Revolución de 1910, especialmen-
te como “Soldadera” y “Adelita”;
Durante todo ese tiempo sigue existiendo la prostitución, y pasa del
Reglamentarismo al Abolicionismo, como lo demuestran los trabajos
de la Sociedad Mexicana de Eugenesia y los realizados por los Docto-
res Quiroz Cuarón y Gómez Robledo en al antiguo Hospital Morelos.

CONCLUSIONES

Con los antecedentes ya citados, podemos encuadrar y calificar ciertos


fenómenos, que creo pertenecen más bien al terreno psico-social: Hasta
la época de Bernaldo de Quirós, Profesor español que escribió páginas
inmortales sobre la criminalidad femenina, esta se resumía, parafrasean-
do a Buda, en “acercarse al amado o alejarse del no deseado”, lo cual
inducía a la mujer a delitos principalmente de etiología bio-psico-emo-
cional, como el aborto, infanticidio, envenenamiento y “vitriolage”, en
vocablo acuñado por los franceses (desfigurar al amado o a su amante
con ácido sulfúrico); pero, desde hace más de cincuenta y un años, más
o menos la edad de la concesión del voto, se equipara´, “de facto”, a
la delincuencia masculina, siendo menor en cantidad, pero más cruel y
revanchista en calidad que aquella. Como interpretación muy personal,
me atrevo a decir que, luego de años de segregación y minusvaloración,
surge una venganza femenina frente a una sociedad que la ha explotado
a todo nivel. Frente a la teoría Freudiana de una “envidia del pene”, que
considero personalmente “misógina”, surge, más bien, una “envidia
del poder”, para cuya afirmación me baso en lo preconizado por Jung,
respecto de que la ambición por este último y su nivel, como interés hu-
mano, así como el instinto nudo de conservación, supera al amor y hasta
a la sexualidad, en su nivel de genitalidad, en muchas ocasiones. Hoy
día, aunque la mujer participa activamente en todos los roles y es res-
petada en una “revolución sexual” que no sólo contempla preferencias

Josefina Camara Bolio_.indb 143 02/03/16 10:23


144 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

ajenas a lo tradicional, sino que, como decía la Filósofa Gabrielle, de la


Universidad de Berkeley, le reconoce a la mujer, como un derecho, su
elección por la virginidad y la soltería, contrariamente a la “revolución
sexual” de los 70’s, ella sigue estando inmersa, junto con el hombre, en
una lucha por la vida, realmente despiadada, y su trabajo se ha centupli-
cado; por ello, como decía la Mtra. Clara Helena Molina Henríquez, en
América Latina, hombres y mujeres comparten estadios de economía
deprimida y cuotas de estrés muy altas (9).
Si, a todo esto, sumamos el auge, ergo “globalización” de la deli-
cuencia organizada, como la contemplan la Convención de Palermo y
el Código Mexicano de Procedimientos Penales, comprendemos que
esta gama de actividades, con su ilicitud y sus múltiples riesgos, se ha
tornado en una “fuente de mercado” para las mujeres, incluso las más
jóvenes, pero, a mayor abundamiento, las madres sólas, tercera edad
sin seguridad social y egresadas de la prisión. En el aspecto estricta-
mente psicológico y emocional, es necesario reconocer que, en las más
jóvenes, la seducción delictiva comienza con la seducción sentimental
y sexual; de ahí se sigue una codependencia que alimenta la violencia
intrafamiliar, cerrando el círculo del infierno que viven estas mujeres,
y del que, muy difícilmente, logran emerger. Por todo ello, aunque la
prostitución femenina nunca ha desaparecido, como equivalente del
delito masculino que decía Lombroso, se ha visto “desplazada” por
una prostitución masculina que abarca a bisexuales, transexuales y
otras situaciones; todo lo cual, unido a la proliferación del SIDA, hace
más “rentable” la delincuencia organizada para las antiguas sexoservi-
doras. Se dice que pueden seguirlo siendo, pero en alianza, voluntaria o
no, con el narcotráfico. Como fenómeno de causa-efecto, observamos
que las prisiones para mujeres siguen siendo lugares de segunda cate-
goría, donde la marginación cobra sus cuotas más alucinantes, sin con-
tar con la que pagan los menores hijos de las reclusas, quienes, aban-
donados a veces por el padre, sufren todas las nefastas influencias de la
cárcel y se constituyen, sin culpa ninguna, en futuro material antisocial
con patologías varias. Pero, aun sabiendo esto, la mujer reclusa corre
todos los riesgos en su afán de maternidad, en multitud de ocasiones.
Finalmente, tanto la mujer tradicional, ama de casa, como la que delin-
que en pareja, se transforman en codependientes, más por inseguridad
que por amor, cumpliendo aquel paradigma Frommiano del “miedo a
la libertad”. Todo lo cual, en el caso de las reclusas, puede favorecer así
mismo el fenómeno conocido como “prisionalización”.

Josefina Camara Bolio_.indb 144 02/03/16 10:23


OCHO AXIOMAS DE LA DELINCUENCIA FEMENINA EN MÉXICO 145

LOS AXIOMAS
Con todo lo anteriormente contemplado, estimo que estamos en con-
dición de presentar los ocho axiomas, como hipótesis conclusiva del
presente ensayo:
La mujer delinque por amor o por odio;
En la delincuencia femenina siempre hay un ritual de sacrificio,
sea de sí misma o de los demás, pero entendido no como dádiva sino
como destrucción;
La mujer es manipulable y manipuladora;
La mujer es víctima y victimaria;
La mujer se convierte en colaboradora/herramienta de otros delin-
cuentes a través de una sumisión sexo/emocional, o de la identifica-
ción/aprobación de patologías semejantes, lo que la hace proclive a la
delincuencia organizada;
La mujer es codependiente no por amor sino por inseguridad;
La mujer, en libertad o cautiverio, siempre desea ser madre, cons-
ciente o inconscientemente;
Las instituciones carcelarias para mujeres son lugares de segunda
categoría y perpetran el rol de “doble marginación”, por ser mujeres y
por ser delincuentes.

Tócame concluir mis aseveraciones, pero no sin antes afirmar en-


fáticamente que, al asentar estos axiomas, no he pretendido aceptarlos
como algo “insuperable”, “normal”, dentro de los cambios del nuevo
Milenio. Por el contrario, son producto de la observación de una “in-
veterada consuetudo criminal”, tal como la he estudiado durante casi
treinta años. Pero lo que en verdad deseo, e invito al comprensivo lector
a alcanzar, es un mundo mejor para hombres y mujeres de nuestro siglo
XXI. Tratemos de lograr una armonía que, partiendo del “yo” más
profundo y verdadero, pueda expandirse hasta alcanzar las capas más
profundas del ente social, buscando la recomposición de este México,
hoy lacerado por la descomposición moral y social, y, por ende, pasto
de la delincuencia y de la enfermedad socio-mental. Propendamos a
lograr que se destierren, como homónimos de “mujer”, el sadismo, la
crueldad, la venganza y otros epítetos negativos. Y, ya que la Patria tie-
ne nombre de mujer, busquemos formas de implementar, y lograr, que,
aún aquellas que han delinquido, consigan la verdadera readaptación,
ergo reinserción social, no por compromiso con un sistema, ¡sino por

Josefina Camara Bolio_.indb 145 02/03/16 10:23


146 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

grandeza de género! Al Estado del Arte, como ideal socio-político, en


su esencia comprensiva, compasiva e incluyente, indexamos aquellas
inolvidables palabras de García Lorca:
Mamá, yo quiero ser de agua!
Hijo, tendrás mucho frío.
Mamá, yo quiero ser de plata!
Hijo, tendrás mucho frío.
Mamá, ¡bórdame en tu almohada!
Eso sí! Ahora mismo.

MARÍA JOSEFINA CÁMARA BOLIO


México, D.F., agosto del 2011.

NOTAS BIBLIOGRÁFICAS
Cfr. SAGRADA BIBLIA, versión directa de las lenguas originales por Eloí-
no Nácar Fuster y Alberto Colunga, 13ª. Edición, Biblioteca de Autores
Cristianos (BAC), Madrid, 1963.
Cfr. DE SAHAGÚN, FR. BERNARDINO, “Historia General de las Cosas
de Nueva España”, Tomos II y III, Imprenta del C. Alejandro Valdés, calle
de Sto. Domingo esq. de Tacuba, México, 1829.
Cfr. GARCÍA ANDRADE JOSÉ ANTONIO, “Raíces de la Violencia”, edi-
ción particular, Madrid, 1982.
Cfr. MOMMSEN TEODORO, “Derecho Penal Romano”, Primera Parte, Ed.
La España Moderna, Madrid, s/f.
Cfr. BERNALDO DE QUIRÓS CONSTANCIO, “Criminología”, Ed. José
M. Cajica Jr., S.A., Puebla, Pue., 1948.
“Lecciones de Derecho Penitenciario”, Imprenta Universitaria, México, 1953.
Cfr. SAGRADA BIBLIA, versión Nácar-colunga, 13ª. Edición, Biblioteca de
Autores Cristianos (BAC), Madrid, 1963.
Cfr.CARRANCÁ Y RIVAS RAÚL, “Derecho Penitenciario, Cárceles y Pe-
nas en México”, Ed. Porrúa, México, 1974.
Cfr. SEGURA MILLÁN JORGE, “Diorama de los Mexicanos”, Ed. B.Costa-
Amic, México, 1964.
Cfr. CÁMARA BOLIO MARÍA JOSEFINA, “Criminalidad Femenina en
México”, México, 1983, (Trabajo Inédito).

(Publicado en “Revue International de Philosophie du Droit”,


www.philosophiedudroit.org)

Josefina Camara Bolio_.indb 146 02/03/16 10:23


XIII. Cuando un amigo se va…

No recuerdo exactamente dónde ocurrió… si en Valparaíso o en


Santiago… aquella noche en que el Poeta Pablo Neruda le rogó al
entonces incipiente Jurista Álvaro Bunster que le tomara el dictado
del famoso Poema XXI: “Ya no la quiero, es cierto; pero ¡cuánto la
quise!” Sólo sé, con rencor de alma de artista, con llanto largamente
bebido que atenazó mi garganta, que esa fue una noche como esta.
Una de esas noches en que, insomnes, logramos ejercer a plenitud
el arte de recordar… No el simple recuerdo emotivo, convulsivo él
o, bien, apoplético, sino el recuerdo vivencial; es decir, aquel que, si
bien sacude la entraña, también encierra una lección, y configura y
confecciona en nuestro ser aquel bagaje que el insigne José Ortega
y Gasset denominara “razón vital y razón histórica”. Se refería Or-
tega tanto a aquello que hemos vivido y, por lo tanto, está a la zaga
de nuestra experiencia, como a aquello que se introyecta por el grupo
para seguir un proceso de elaboración que, así como el gusano de
seda va tejiendo su capullo, nos permita a nosotros llegar a dilucidar
el aquí y el ahora. Diría mi inolvidable Maestro Español de Psiquia-
tría Forense, el Dr. José Antonio García Andrade, que “Yoidad es la
conciencia de ser yo misma, aquí y ahora”. Es, entonces, de acuerdo
a estas dos vertientes, cuando, hoy, me siento capaz de recordar sin
llanto, y de rememorar, es decir, hacer historia cierta de mi añoranza
emocional, a mi entrañable amigo, “Caballero de fina estampa”, Don
Mario Espinoza de los Monteros, quien partió a la casa del Padre el
pasado 17 de marzo.
Se le ha denominado, con total acuerdo de la comunidad de Tlalpan,
D.F., “Cronista Natural” de ese barrio maravilloso, antiguo pueblo,
aledaño a la Capital. Nació, hijo de padre español y de una madre
muy bella, ahijada de Don Porfirio, en la señorial casa de la calle

147

Josefina Camara Bolio_.indb 147 02/03/16 10:23


148 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

Galeana, ahí mismo donde transcurrió su vida y entregó su alma.


Alma siempre generosa, abierta a todos, pues era padrino no de medio
Tlalpan, sino de Tlalpan y medio; y, sobre todo, alma, digo, poseedora
de dos grandes virtudes que, también, poseyó mi amado padre, Fausto
Cámara Zavala, por las que existieron entre ambos semejanzas que
me llenan de dulzura el alma y el recuerdo: me refiero a la sencillez
y al optimismo. Ante cualquier trastorno o pena, y ambos conocieron
grandes rachas de dolor, siempre reaccionaban con otra virtud que es:
el arte de esperar lo mejor, porque creo que se trata de algo más allá
de la esperanza. No es sólo el “por si acaso”; ¡es la seguridad de que
todo es bello y es bueno! Y esa seguridad les brotaba de la belleza y
bondad de sus propias almas. Don Mario, amigo de todos, charlista
sencillo, pero lleno de la riqueza de sus vivencias, ejerció, como su
hermano mayor, Don Felipe, fallecido tres años antes, la profesión
que, antaño, se llamaba “Boticario”: era la figura infaltable en los pue-
blos. Consejero de la comunidad, poseedor casi mágico de pócimas
que devolvían la salud del cuerpo y, con ella, la del alma, otorgando
felicidad al antes enfermo, Don Mario prosiguió la noble tarea de su
hermano Don Felipe, arropado por sus jóvenes ahijados, quienes han
aprendido la noble profesión. Todas las tardes, alrededor de la 1:00, en
pleno rigor del sol de mediodía, pero ¡brillante y hermoso!, como el
Padre Tiempo, recorría la calle Galeana, su blanca bata ondeando a
la brisa Tlalpense, para caminar de la Farmacia a su casa, de su casa
a la Farmacia. ¡Hacían fondo a su ilustre figura las hermosas!, olorosas
y coloridas flores de Doña Lourdes, ¡las mismas que inspiraron los 17
cuadros que llevo yo pintados, como una forma de detener el tiempo y
apropiarme, con las flores, la belleza de la vida y sus colores! Su nariz
castiza, un tanto aguileña, me recuerda otra escenografía: Miguel de
Cervantes, en el destierro de Argel, escribiendo a la luz de un pobre
candil: “En un lugar de La Mancha…”; sin saber yo discernir si la
nariz de Don Mario asemejábase a la de Cervantes o a aquella nobilí-
sima de Don Alonso de Quijano, es decir, “El Ingenioso Hidalgo Don
Quixote de la Mancha”…

Una de las últimas veces que tuve el gusto y el honor de conversar calma-
damente con él, amigo entrañable como fue, igual que de la artista Ofelia
Medina, Yucateca también, me dijo que, con la llegada del Metrobús, ha-
bíase acabado la paz de Tlalpan. ¡Qué difícil debió ser para él aceptar a
este “monstruo de la modernidad”! Tlalpan, en cada uno de sus portones,

Josefina Camara Bolio_.indb 148 02/03/16 10:23


CUANDO UN AMIGO SE VA 149

en cada una de sus españolas aldabas, en cada una de sus frondosas bugam-
bilias y en el solar majestuoso, pero también pacífico y consolador, de su
Iglesia principal, San Agustín de las Cuevas, fue el escenario total y toral
donde Don Mario vivió y murió. Pero, más allá de la brisa, las flores, el
olor y el sabor de Tlalpan, que lo recordarán y le harán eco a las arpas
celestiales para entonar himnos a la memoria de un hombre esencialmente
bueno, que, como dije de mi padre de la sangre, no es lo mismo que “un
buen hombre”, le recordaremos nosotros, todos los que tuvimos la dicha
ilustre de conocerle, porque, diré de nuevo, como lo dije de mi padre en
su momento, que ha quedado “prendido en el tiempo”. Su alma estará
esperándonos en esa brisa, en ese sol, en esos portones, en esas esquinas
de fuentes cantarinas, en el rojo cruel de aquellas bugambilias… en todo
lo que él amó, como merece esta vida ser vivida y ser amada.

Y así, la ausencia física de tan noble caballero, me ha llevado de la


mano a un pensamiento, transformado en firme convicción; y es que
“cada hombre tiene su tiempo y cada tiempo tiene su hombre. De modo
tal que, cuando ya no existe sincronía entre ambos, es el momento de
partir.” La esencia de este pensamiento data del hecho de que Don Ma-
rio fue, cronológicamente, así como en aroma y en esencia, un perfecto
exponente del Porfiriato. Allegado familiarmente a Don Porfirio, como
ya lo escribí, me enseñó, de visita yo en su casa, un precioso juego de
café, posiblemente porcelana de Limonges, como muchísimas prendas
que vestían su hogar solariego al estilo Versallesco, donde tomaban
café, según me relataba, su padre y Limantour, el artífice de las finanzas
Porfirianas. Y cuando tuve el gusto de conocer su residencia, y el pri-
vilegio de que él, en persona, me explicara la historia de cada mueble,
que los había de estilo Luis XV y Luis XVI, de tapices de Flandes y de
España, de porcelanas de Sèvres y Limonges, de candiles de Bacarat
y Bohème, renació mi propia pasión por todo aquello que, en Yucatán,
llamamos “antigüedades” y que, ¿por qué no decirlo?, formaron parte
de mi entorno personal, desde la infancia: era otro mundo, el mundo de
los Hacendados. Y, de la pauperización creciente y de la clase media
hoy llamada “menesterosa”, está hecha la “transición” del Porfiriato
a la Democracia, relato que recoge hoy, en mejores letras que estas
mías, la Revista Proceso, al recordar el final del anciène régime. De
donde se infiere que, en este México nuestro, unas clases se superponen
a otras, por edades, por cronologías y por sistemas; y, una vez yux-
tapuestas las generaciones y el dinero, ¡ya nadie recuerda el régimen
anterior!… sino, quizá, los muebles, los brocados, los espejos, que ya

Josefina Camara Bolio_.indb 149 02/03/16 10:23


150 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

nada reflejan, porque el esplendor se ha ido, como “el sol se fue de


Cuba”, según dice una canción. Sin embargo, es más cierto aún aquel
aserto de que “el sol brilla para todos”. Así debe ser, y hago votos
porque el día que haya en México otra revolución, si la hay alguna vez,
no sea para que se invierta la pirámide del poder y del dinero, como
hasta ahora ha sido, sino que la “desconstrucción del sistema” de pie
a otro más justo.
En fin, estas letras, preñadas de nostalgia y de emoción, que, sin
duda alguna, mi amigo Don Sergio García Ramírez tildaría de “román-
ticas”, no están escritas para juzgar el Porfiriato, ni las, ciertamente,
caducas instituciones Mexicanas, Porfirianas o no!, sino para recordar
con plenitud a los hombres, los seres humanos, buenos y malos, como
siempre los ha habido, que le han dado sentido y significación a cada
época, a cada esfuerzo, a la vida humana, como decía mi Maestro,
Don Luis Recaséns Siches. Y es don mario espinoza de los monteros
uno de ellos.
Amanece; un día más, Dios me concede el privilegio inaudito de
auditar el canto de los pájaros y el sol naciente, en esta calurosa Prima-
vera Mexicana. La vida sigue y cada uno de nosotros tendrá que asumir
su propio tiempo y tratar de hacerlo fecundo, mientras dure. Baste,
para ejemplo, don mario espinoza de los monteros, aunque tenga
que decir, con Alberto Cortez, que, “cuando un amigo se va, queda un
espacio vacío, que no se puede llenar ni con las aguas de un río….”

MARÍA JOSEFINA CÁMARA BOLIO


México, D.F. junio del 2011

Josefina Camara Bolio_.indb 150 02/03/16 10:23


XIV. Recuerdo de Evita Perón

Me honra escribir el primer comentario a este video histórico. Evita


era una mujer, querida por muchos, odiada por otros, pero induda-
ble y terriblemente carismática. Tuvo cuatro elementos para “hacer
historia”:

1) Su belleza física;
2) Sus vivencias del dolor, la pobreza y el rechazo, desde niña;
3) El resentimiento social que ello le generó pero que, admirable-
mente, supo canalizar en favor de los humildes; fue una lideresa
nata, sin escuela;
4) La inteligencia personal y política de Juan Domingo Perón, que
la enalteció y le permitió acciones de gobierno, vedadas a las
mujeres de su época, pero que él sabía que le harían “el Presi-
dente de todos los argentinos”, porque era ella quien aglutinaba,
quien convencía y seducía al pueblo, con su verbo apasionado y
su entrega. Habiendo pagado el precio de su sangre en el atroz
sufrimiento que le impuso el cáncer, hoy es una leyenda... y si-
gue viva.

151

Josefina Camara Bolio_.indb 151 02/03/16 10:23


Reflexiones en torno al Bolero de
XV.
Ravel*

La noche está despejada, clara y quieta. Pudiera soñar, como si toca-


ran las fibras más hondas de mi ser aquellas Noches en los jardines de
España… Todo es silencio y, como se trata de uno de aquellos tenues
momentos que invitan a la reflexión, mi pensamiento vuela, muy alto,
como Ícaro, cuando, desarrollando mi labor de costura, escucho, de
pronto, como llegado de muy lejos… como si me reencontrara con el
pasado, el Bolero de Ravel…¡Y en mi mente desfilan tantas cosas! Lo
primero, que siempre he pensado, es que me parece increíble que un
francés, Maurice Ravel, haya llevado hasta el Palacio Garnier esta obra
musical que, para mí, posee marcados tintes orientales. Siento como
si Ravel hubiera aterrizado, con Saint-Exupéry, en las gélidas —o hir-
vientes, según la hora— arenas del Sahara. Creo que los franceses no
han sido tan “colonizadores” como los ingleses o los portugueses. Sin
embargo, su contacto con el Oriente Medio, desde el Camerún africa-
no hasta la Argelia musulmana, es innegable. No sé si es por eso que
las flautas u oboes que predominan en la obra de Ravel me recuerdan
algo así como el llamado del muecín desde la mezquita, o a los encan-
tadores de serpientes que pululan en las calles misteriosas de Egipto
o la India. La cadencia y obsesión con que el tema central de la obra
se repite, una y otra vez, como si se nos clavara en el cerebro y no pu-
diésemos olvidarla, simboliza y representa algo como la marcha lenta,
camellos y dromedarios de por medio, de una caravana, que, como si
la Historia no existiera, atravesara con paso eternal las interminables
planicies del desierto. Y, en medio de todo esto, con incongruencia si
se quiere, surge en mi mente y espíritu la figura, como evanescente,

* Pueden ser mejor comprendidas si se escucha la melodía, que puede hallarse en


YouTube, mientras se leen estos pensamientos

153

Josefina Camara Bolio_.indb 153 02/03/16 10:23


154 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

de alguien muy querido: el maestro Luis Recaséns Siches. No sé por


qué, muchas veces, mientras tuve la dicha de trabajar con él, observé la
intangible alegría que bailaba en el azul celeste de sus ojos pequeños,
pero ¡profundos!, misma que percibía, pero no me explicaba… Su tez
mediterránea, muy española, de tipo ario y rodeando un cráneo bra-
quicefálico, se encontraba ya surcada de arrugas cuando tuve la dicha
de conocerle. Y cuando nos “ofrecía una reflexión filosófica”, como él
acostumbraba decir al anunciar el tema que iba a desarrollar cada día
de clase, más de una vez recordé, sin saber por qué, a La Esfinge… Era
yo muy joven; me faltaba el desarrollo, la captación profunda, la intui-
ción y agudeza que los años van desarrollando en nosotros. Pero sentía
que la sabiduría de Recaséns era tan antigua como la cultura egipcia, y
que su rostro, tan amado por mí, era esplendoroso, ¡como la máscara
de Tutankamón! Y bien; los años han pasado para mí, inexorablemen-
te, pero NO en vano: he comprendido muchas cosas que antaño me
parecían demasiado complicadas y hasta misteriosas; y he llegado al
fondo del porqué de la asociación mental que se daba en mi interior.
En primer lugar, porque la vida es un desfile interminable, y na-
die sabe a ciencia cierta cuánto dure nuestro andar; también, porque,
como dice el tango, la vida nos reúne en caravanas, donde hay gentes
que se quedan en el camino y otras que requieren de paciencia para
completar su viaje; porque, en fin, las arrugas, la edad, cuando se ha
puesto vida a los años y no, meramente, años a la vida, nos proporcio-
na una sabiduría ¡antiquísima!, pero siempre nueva: es como si una
viniera ya de vuelta de todo; como si nada nos fuera extraño y, como
sucede con La Esfinge, el desfile interminable pasará ante nosotros
observado con una sonrisa breve ¡que tiene algo de despectiva! Es
como si nos hubiéramos fundido con la eternidad y anidáramos en un
tiempo sin tiempo… Es como si, con Renato Leduc, supiéramos ya,
no la frase sino la vivencia, de la “sabia virtud de conocer el tiempo”.
Y así, intemporales, desprendidos, quizá hasta etéreos, vivir cada día
y realizar la cuota de viaje que nos quede… Hasta que un día, como el
polvo del desierto, volemos sin fronteras y, graciosamente, caigamos
en impensados lugares, pero sin apegos… Creo, por todo esto, que la
filosofía no la hacen del todo los jóvenes, sino que su mayor sabiduría
se alcanza en la madurez… Por eso dicen por ahí que “¡en los ojos del
joven brilla el fuego y, en los del viejo, la luz!”
¡Gracias, Maurice Ravel, por emocionarnos tanto y llevarnos tan
lejos!
México, D.F., agosto de 2012

Josefina Camara Bolio_.indb 154 02/03/16 10:23


“Federico Bellomi, pintor y escultor, no
XVI.
está más....”

por Jean-Marc Trigeaud

Traducción al Español por María Josefina Cámara Bolio


Abogada y Criminóloga, Profesora del Instituto Nacional de
Ciencias Penales, México

Miembro del Comité de Honor de la BPC (Biblioteca de Filosofía


Comparada) desde los orígenes de esta, y autor de las primeras porta-
das de la colección de Filosofía del Derecho, nuestro amigo, el Pintor
y Escultor Federico Bellomi, acaba de fallecer, a la edad de 82 años,
en su ciudad natal Verona.
Muy joven aún, el quiso intentar esa aventura que fue seguir el
itinerario del amor por la pintura de los paisajes franceses. Se hizo
minero varios años, en el macizo central, y asumió un trabajo rudo e
ingrato, que le proporcionó, no obstante, una experiencia humana sin
igual; se gozó, igualmente, en atender la demanda de seguros cuan-
do trató de proteger a los coperos. Un periódico italiano titulará así
su retorno: «Un pintor del Renacimiento: de la mina a la Cignaroli».
Fue, en efecto, muy rápidamente, Titular de Silla en la Academia de
Bellas Artes Cignaroli, de Verona, y en su estudio fueron acogidos
y se formaron alumnos y artistas de todo el mundo. Su obra colosal
recorre los géneros más variados: muy pronto, él compondrá los es-
cenarios de teatro (para las Arenas de Verona y los festivales líricos
internacionales), o los decorados de películas (hizo, especialmente y
en gran parte, los decorados del film Senso de Visconti); pero fue un
muy distinguido diseñador y grabador, de la escuela de Dante Broglio,
dentro de la tradición del Miniaturismo Napolitano, multiplicando en
ella, aùn más, los detalles y soportes estéticos (plumas, «pene guazza-
ti», pasteles, xilografías); participaba, igualmente, en la edición de li-
bros espirituales o sagrados y en las de renombrados clásicos literarios

155

Josefina Camara Bolio_.indb 155 02/03/16 10:23


156 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

(Dante); se reveló, también, en la escultura monumental de mármol y


de bronce. Después, ha practicado con pasión el óleo y la acuarela, en
las cuales ha retomado, con excelsitud, viejas recetas secretas de los
Maestros holandeses, encaminando sus pinceles hacia la muy cercana
región de Mantùa, a la orilla del río Mincio, desde donde se dirigía,
en lejanos desplazamientos excepcionales, hacia Burdeos, o, más fre-
cuentemente, al Finisterre bretón, cerca de los acantilados de Nor-
mandía, a los que profesaba especial afecto, o al corazón de la sierra
española, a donde le acompañaba toda su familia en las vacaciones de
verano. Ha inaugurado entonces una especie de Neo-Impresionismo,
Post-Expresionismo y Post-Cubismo originales, que él ha bautizado
simplemente como «La Nuova Forma», jugando con todas las conno-
taciones, ontológicas y plásticas, que se relacionan con la semántica
de dicha expresión. Ha sido, igualmente, devoto del arte del Vitral,
como lo demuestra el conocido conjunto de La Vitrata de la Casa
Pérez, en el techo del Hospital de Verona.
Mas su obra esencial ha sido aquella en la que él aparecía, física-
mente, como toda una fuerza de la naturaleza, capaz de permanecer
noches enteras trabajando con sus ayudantes en la cumbre de sus an-
damios de 15 mts. de altura, dedicado, bien a los frescos, bien a la
pintura al óleo, esta ùltima segùn la técnica de la tempera y de la
velatura heredada del Quattrocento: se ha desenvuelto así utilizan-
do los pigmentos de más raro origen (el lapizlázuli chipriota o el co-
balto nativo del Mediterráneo oriental) para recubrir varias centenas
de metros cuadrados de muros, de paredes, de bóvedas, imaginando
miles de personajes, ataviados o desnudos, en los edificios sagrados
(cantidad de iglesias de la provincia de Verona, en las márgenes del
lago Garde, o de Mantùa o de Venecia) o en los edificios pùblicos (la
sala de audiencia central del Tribunal de Verona, bordeando la famosa
Piazza delle Erbe) o los lugares privados, todos próximos, como la
mítica Locanda Mincio en Borghetto-sul-Mincio, a donde el Profesor
Víctor Vari, de la Universidad de Santa Clara, en Califronia, asistía
con sus estudiantes cada año, a dar seguimiento al avance de los tra-
bajos, así como personas de otras partes de Europa e, incluso, de los
Estados Unidos.
Él, en fin, no ha dejado jamás de escribir y de presentar sus confe-
rencias de Estética. Por todo ello, no cabe ninguna duda de que Italia
y la región de Verona, pierden a uno de sus más grandes creadores de
fines del siglo XX. Su obra está catalogada , figura o ha sido honrada

Josefina Camara Bolio_.indb 156 02/03/16 10:23


“FEDERICO BELLOMI, PINTOR Y ESCULTOR, NO ESTÁ MÁS....” 157

y distinguida, en los principales museos de Europa y de América (fue-


ra de Italia, del Castel Vecchio de Verona y los museos de Nápoles y
Roma, citamos el museo de Arte Moderno de Barcelona y de París, el
Metropolitan Museum y el Museo de la Hispanic Society de Nueva
York). Pero el compromiso, más pùblico que privado, de Bellomi, lo
ha llevado siempre al recelo y a una especie de retención, incluso de
pudor, en el ámbito de un mercado donde a él le repugnaba que sus
obras se encontraran muy pronto; igualmente se comportaba con las
entrevistas sobre ese punto, mostrándose con frecuencia intransigente
y firme en relación con un afecto inalienable al interés pùblico y a los
lazos amistosos.
Reconocido como el ùltimo gran fresquista italiano, como un pin-
tor de Arte Sacro Mayor en varios nùmeros especiales de galerías o
de revistas (hasta en l’Osservatore Romano), Federico Bellomi acabó
por atraer la atención de los Medios por la conclusión de un trabajo
de estos ùltimos cinco años : los 240 metros cuadrados de frescos
de la iglesia Ligagnano, donde acaban de tener lugar sus funerales,
celebrados por Mons. Piazzi, Rector de la Biblioteca Capitular que
conserva los que, junto a aquellos de Florencia, constituyen el fondo
europeo más antiguo de manuscritos, también más antiguos, medie-
vales e ilustrados.
También, Federico Bellomi participaba activamente en la vida pù-
blica (miembro, durante algùn tiempo, del Consejo Municipal de su
ciudad, Verona, donde cada uno le conocía e interpelaba, las terrazas
inmensas de los cafés de la Plaza de las Arenas, la Piazza Bra, la casa
de Julieta y la tumba de los Scaliger, no tenían ningùn secreto para él).
Ahora bien, he aquí un ùltimo gesto, característico de su temperamen-
to generoso: hace unos meses, él se estaba expresando pùblicamente
de una manera que había sacudido a la opinión social y política; in-
vitado en ocasión de un debate sobre las leyes italianas relativas a la
inmigración y sobre las recientes disposiciones reglamentarias locales
hacia las comunidades árabes, rumanas y gitanas, ante la sorpresa ma-
siva del auditorio, él se mostró apasionado recordando el elemental
deber cristiano del arropamiento y la hospitalidad, y había reclamado
a la Iglesia «un documento claro» sobre la necesidad de protección
a los inmigrados frente a la sospecha y la hipocresía; e, igual, había
lanzado, con furia, las siguientes palabras: «Ustedes, todos Ustedes,
tienen la memoria flaca! Ustedes son, nosotros somos, todos, descen-
dientes de inmigrados!».

Josefina Camara Bolio_.indb 157 02/03/16 10:23


158 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

Como testimonio, justamente, está uno de sus frescos de Locan-


da Mincio, con el tema del regreso de Atila vencido, a la vuelta de
los campos catalanes, seguido de sus ordas, calificadas altivamente
de «bárbaras», y de un Papa León, deseoso de abandonar todo triun-
falismo, en las afueras cercanas a Verona, -lugar, igualmente, de la
batalla de Solferino, habiéndose opuesto la Francia de Napoleón III
a Austria....batalla que produjo cerca de 60,000 muertos en dos días-,
escena que atestigua una alteridad reconciliada que no ha cesado de
acosar la conciencia del Pintor, tal como ella supone acosar, también,
el pensamiento apasionado de universalismo de aquello que debería
demostrar que un positivismo no es más que el hermano de eso que el
«positiviza» y que no es más que un otro él mismo1(3) , (alusión a una
portada de nuestra colección).
Pero, en fin, hago votos porque me sea permitido retomar el propó-
sito que extraigo del pequeño homenaje que, de prisa, he escrito para
la ceremonia fùnebre de Federico Bellomi, el jueves 30 de abril, y que
implica, esta vez, otra dimensión, aquella del creyente, y de un creyen-
te no divisado en sí mismo: En el fondo de la obra de Federico Bellomi
hay un hombre total, un hombre entero; y es precisamente ese hombre
integral, el que Federico me ha señalado un día, en una playa de Mal-
cesina, a la orilla el lago Garde: “Tù ves las proporciones, tu ves ese
cuerpo, que es el templo del espíritu’, me decía; ‘Y bien, yo hago la ce-
beza de un 8o. y no de un 7o, porque el hombre no es la cabeza, él está
también en su cuerpo, y, en el centro de ese cuerpo, habita un Otro, y
ese Otro, es Cristo”. Entonces, es, sin duda, el que domina, con todo su
poder, pero también, el vencedor de la muerte, el Maestro aquel de esta
iglesia de Ligagnano que nosotros hemos sido invitados a contemplar.
En su entraña, desde lo sensible, y en el tormento de líneas y colores,
Federico tenía, muy internamente, la visión de una transfiguración que
es mística, antes de ser estética; él estaba poseído por ese sentido del
don profundo al ser, a la vida, a la fuente de la vida; y este hombre, allá,
yo deseo testimoniarlo, me ha hecho ver lo invisible.
Regocijándonos en el recuerdo de su madre, Gabriela, desaparecida
hace una decena de años, y de su hermano, el fotógrafo Paolo Bello-
mi, víctima poco antes de un trágico accidente, adherimos nuestro

1 Puede decirse que Bellomi ha sido un claro exponente de aquella cabalidad de

individuo que el autor ha denominado «Prosopôn», en su vasta obra Iusfilosófica.


N.de la T.

Josefina Camara Bolio_.indb 158 02/03/16 10:23


“FEDERICO BELLOMI, PINTOR Y ESCULTOR, NO ESTÁ MÁS....” 159

pensamiento sinceramente emocionado a Francesco Bellomi, Pianista


y Compositor, Profesor en el Conservatorio G. Verdi de Milán, que
mantiene muy viva la memoria y la obra magistral de un padre que
no ha cesado de honrarnos, durante 27 años, con su presencia y su
amistad.
N. de la T.: Deseo expresar mi más profundo agradecimiento al
autor de este ensayo, Prof. Dr. Jean-Marc Trigeaud, porque me ha per-
mitido «intentar» traducir, no solamente sus inspiradas palabras, sino,
lo que es más difícil: sus más profundos sentimientos hacia el amigo
que partió. A la distinguida familia Bellomi, especialmente al Prof.
Francesco, me permito asegurar, en nombre de la comunidad Lati-
noamericana y, más especialmente, en nombre de un México pleno de
sensibilidad, que nuestro pesar es grande y profundo; porque, si bien
Italia ha perdido a uno de sus mejores hombres, todos nosotros hemos
perdido un verdadero artista, es decir, alguien que supo «robar» un
poco de la Suprema Belleza de Dios para plasmarla en nuestras vidas.

Josefina Camara Bolio_.indb 159 02/03/16 10:23


XVII. Una Habanera

Hace un momento escuchaba la incomparable música de Bebo y


Cigala. El primero, para quienes no lo hayan conocido aún, era el
principal pianista del cabaret “Tropicana”, famoso en la Cuba prerre-
volucionaria: Bebo, a sus noventa años o más, de raza negra y manos
largas y finas, cuando se hizo la mencionada grabación, seguía siendo
¡un gigante del piano! El segundo es un “cantaor”, o sea, un gitano,
que, con voz desgarrada, ha llevado al mundo el cante flamenco o
“cante hondo”, que, como explicó magistralmente Agustín Basave y
Fernández del Valle en su entrañable libro dedicado a Andalucía, es
una mezcla que contiene elementos judíos, los lamentos del muecín
desde las mezquitas y la coreografía de los gitanos. Diego “El Cigala”
nació curiosamente en Madrid, no en Andalucía, en el barrio de El
Rastro, que, hasta no hace mucho, era un mercado gigante, semejante
al Mercado de las Pulgas de París, y se hizo famoso por su emotividad
y por tener una voz parecida a la de otro gran cantaor, que fue “Cama-
rón de la Isla”. Pues bien: no sé a quién se le ocurrió la idea de concer-
tar a estos dos intérpretes y “crear”, diría yo, un nuevo género: el cante
cubano, si bien lo he percibido. Y para mí, como buena yucateca, que,
así como he escrito que “el Bambuco meció mi cuna”, siendo éste
originario de Colombia, también reconozco en mi ser la añoranza de
esa Cuba, la “Perla del Caribe”, donde todo es ritmo; donde los duetos
maravillosos se dan espontáneamente en las calles, en los hogares más
sencillos, como puede verse en YouTube cómo, en un video intitulado
“Cuba feliz”; y todo esto ha sido parte constante de mi vida, desde la
más tierna infancia. Por eso, me lleva a reflexionar, recordando a mi
padre, gran trovador de Yucatán, en lo que significa, al menos para
mí, una “habanera”, que es uno de tantos géneros netamente cubanos,
pero que me recuerda la socarronería del español combinada con la

161

Josefina Camara Bolio_.indb 161 02/03/16 10:23


162 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

blanquísima y pícara sonrisa del negro cubano. Quisiera plasmar aquí


unas breves palabras acerca de la habanera.
Ella es: Pasear por el malecón de La Habana, con traje blanco,
impoluto, de lino; quizá, taconear, ¡con ritmo!, de modo parecido al
caminar de las mujeres en Las Sierpes de Sevilla; es ver y sentir la
caricia del sol candente de la Isla en nuestra piel, mientras a lo lejos
contemplamos El Morro y bate nuestro rostro el cálido aire marino;
es ver cómo cae, lentamente, el atardecer y el cielo y el mar van cam-
biando sus colores pastel al naranja fuego, azul cobalto y púrpura, que
preceden la muerte del astro rey, para sentir que nuevamente nacerá
al amanecer; porque la habanera está llena de ritmo y, por ende, de
vida; e, igual que la vida tiene altibajos, la habanera está basada en el
“contrapunto”, que, igual que la vida misma, ¡es contradicción hecha
poema!
Brevemente puedo decir que, en mi corazón, se escucha permanen-
te la belleza de la Habanera, mientras el recuerdo de mi padre, con
traje blanco y chaleco y sombrero de jipijapa, lo llena todo de amor y
de elegancia. Y, cuando se lleva en el cuerpo, en cada fibra, el ritmo de
una habanera…¡simplemente, sencillamente, no se puede morir! He
ahí lo extraordinario.
México, febrero de 2013

Josefina Camara Bolio_.indb 162 02/03/16 10:23


Hugo Chávez: donde la historia dará
XVIII.
paso a la leyenda

Hoy no es una noche cualquiera… Hay dudas, demasiados avatares,


inseguridades múltiples, y los grandes hombres de Estado deben estar
reunidos, deliberando, en torno a asuntos cada vez más espinosos, que
se dan en todo el mundo, aunque con diversos aspectos y ropajes: Hoy,
ha muerto Hugo Chávez. Es, por lo que a mí toca, la hora de meditar
y de hacer, en la soledad y calma, no sólo el “examen de conciencia”
que se recomienda en Las Completas que rezan las monjas de clau-
sura, sino el “examen de conciencia social”, donde trato, humildemente,
de reflexionar sobre ciertos temas que me preocupan, como persona,
como ciudadana, como académica y como ser pensante. Me atengo a
la afirmación cierta de Agustín Basave y Fernández del Valle, de que
somos “homo viatoris”, hombres y mujeres caminantes, peregrinos,
como acaba de autodefinirse otro Filósofo, hoy Papa Emérito. Y las
vicisitudes que encontramos en ese camino de nuestras “viandanzas”,
estimo que deben dejarnos, ¡por lo menos!, una lección: lección de
vida, pero también, lección de quehacer político. Así, con este breve
exordio, paso a hacer algo de historia para imaginar, imaginar sola-
mente cómo va a formarse la leyenda…

Era la década de los 70’s. Yo estudiaba la Licenciatura en Derecho en la


unam, al lado de muchos amigos, hijos de políticos Echeverristas… Debí
intuir entonces mi vocación política… pero me enorgullece decir que esta
fue eclipsada por la vocación artística, sin, por ello, dejar de profundizar
en la bella Filosofía de Derecho, raíz y explicación, aunque hoy se le nie-
gue!, de la Teoría General del Estado, de la Ciencia Política y del Derecho
Penal, pilares todos estos del Estado de Derecho. Comencé a “atisbar” que
el mundo, MI mundo, no era sólo el de “niña bien” que me habían incul-
cado en mi natal Yucatán, sino el de una mujer de lucha, que deseaba

163

Josefina Camara Bolio_.indb 163 02/03/16 10:23


164 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

superarse y que formó, finalmente, una obsesión amorosa hacia los Pena-
les, hacia las “jaulas del sufrimiento”, hacia el Derecho Penitenciario;
creo que, en el fondo de todo ello, buscaba enmendar, compensar, las
diferencias entre ricos y pobres; estos últimos, amados por mí desde la
raigambre de mi religión Católica y desde las varias labores sociales que,
con amor, desempeñé al lado de las monjas de los Colegios particulares
donde cursé mis primeros estudios. No es que piense escribir mi historia
en esta noche especial; es sólo que deseo explicar cómo empecé a enfocar
la realidad socio-política de aquellos años, misma que, aunque, repito,
sólo “barruntaba”, llegué a conocer en su fenomenología más acendrada.
En México, era la época en que el Presidente Luis Echeverría llevaba una
muy buena relación con su homólogo Venezolano, Carlos Andrés Pérez.
De la riqueza que el petróleo, ¡el oro negro!, daba a Venezuela, todos sa-
bíamos. Sobre todo, cuando, en 1978, siendo becaria Mexicana estudiante
de Criminología en la Universidad Complutense de Madrid, mientras los
becarios Mexicanos íbamos con el precedente de una carrera Universitaria
concluida, nuestros condiscípulos Venezolanos eran solamente ¡policías!,
pero, eso sí, los becarios con más dólares, que se la pasaban “en grande”,
mientras nosotros, para ir a conocer sitios de interés cultural e histórico,
llevábamos, por toda comida, ¡un “bocadillo” de pan duro y jamón serra-
no!! El mismo panorama prevalecía en Italia, donde un amigo Colombiano
me contaba que, habiendo ido de visita a Bologna un grupo de Venezola-
nos, se les preguntó, a su regreso, qué les había parecido esa histórica y
pintoresca ciudad. La respuesta fue: “Ahí nomás, un puñao de casas”…
Años después, al comienzo de los 80’s, cuando tuve el privilegio de cono-
cer Colombia, me dí cuenta de dos grandes fenómenos, ambos relaciona-
dos con Venezuela: Uno era la migración, donde, así como nuestros “bra-
ceros”, marchaban a Estados Unidos, en pos del “Americam dream”, los
Colombianos pobres marchaban a Venezuela, con la esperanza de una
vida mejor; mi segunda observación, fue el encono, casi odio, con que se
miraban Venezolanos y Colombianos. Conocí, desde antes, a famosos Cri-
minólogos, especialmente de la Universidad del Zulia, en Maracaibo. En-
tre ellos, un “señorón”, el Prof. Elio Gómez Grillo, y a Lolita Aniyar de
Castro, mujer polémica de talento privilegiado, que comenzó a impulsar,
con singular ahínco, la Criminología de la Reacción Social, para desem-
bocar posteriormente en una Criminología Crítica, radical, juzgadora de
un Sistema de Justicia cuyo deterioro ya comenzaba a notarse, como tam-
bién lo habían advertido el Brasileño Darcy Ribeiro y el Argentino Eduar-
do Galeano. Hoy, séame lícito decir que esas “premoniciones” están so-
bradamente cumplidas y se habla de la “desconstrucción del sistema” en
los recintos académicos del Primer Mundo. Y me parece que es ahora el
momento de mi narración donde aparece Chávez: Chávez como persona,

Josefina Camara Bolio_.indb 164 02/03/16 10:23


HUGO CHÁVEZ: DONDE LA HISTORIA 165
DARÁ PASO A LA LEYENDA

para convertirse luego en “el fenómeno Chávez”. No recuerdo, a la ver-


dad, cuándo aparece el Comandante en la historia de Venezuela: sólo me
queda claro, y lo he dejado claro en estas líneas, que “la mesa estaba pre-
parada”, con diferencias socio-económicas y culturales tremendas, por un
lado, y, por el otro, una élite académica que cuestionaba, en duro y directo,
en rápido y furioso, aquella situación. Sólo faltaba que surgiera “el hom-
bre”, el líder con carisma, porque he sostenido, en otros párrafos de mi
modesta producción, que el líder, aunque ya nace, se hace con dos ingre-
dientes: su “carisma” personal, que viene etimológicamente del Griego
“don”, y una cierta dosis de estrategia y promoción. Quizá sea bueno aho-
ra recordar un dicho árabe: “El mundo es de Dios, pero Dios lo alquila a
los audaces”!! Y Chávez, el de cuna humilde, el “mulatico” sin mucha
gracia, el Militar sin preseas, ¡era tremendamente audaz!! Así lo demostró
en el fallido golpe de Estado que protagonizó y cuando, con la mayor
“sans façon”, comenzó a cambiarlo todo, hasta la Constitución, erigiéndo-
se, de “mutuo proprio”, en sucesor de Bolívar!, cuando, en realidad, el
“Sueño Americano” del Libertador, fue “La Gran Colombia”. Creo que
tuvo, por añadir sólo tres ingredientes a su polifacética personalidad, el
factor de una ignorancia atrevida, misma que él daba por verdadera; un
resentimiento social que le acercó a los más pobres y una absoluta indife-
rencia hacia todo lo que se decía de él. Y, sin pretender alargar estas líneas,
debo declarar que, en mi corazón, a modo de sentimiento, y en mi obser-
vación política, a modo de “lectura”, veo una gran semejanza entre él y la
inolvidable Eva Perón: amados por muchos y odiados por más; margina-
dos, resentidos sociales, pero carismáticos y plenamente identificados con
los pobres, hoy se han marchado, pero su vida y su historia serán leyenda.
Esta afirmación, quizá muy atrevida de mi parte y que, tal vez, será recha-
zada por muchos, no la sustento por simpatía personal ni, ¡mucho menos!!
por ideario político compartido, sino por sus características personales,
incluso histriónicas, pero que les acercaron al pueblo y han dejado pasio-
nes desenfrenadas, a favor y en contra. Es aquí, esta tarde, donde ha ter-
minado la Historia, mas comenzará la leyenda. No creo tener qué explicar
las razones de mi aserto; solamente quisiera advertir, eso sí, sobre el peli-
gro enorme que representa la muerte de Chávez, como, en su tiempo, lo
significó, ¡y lo desató!, la muerte de Evita. Creo, y deseo concluir estas
reflexiones con ello, que: un líder NO puede nombrar “herederos”. Evita,
aunque pudo llegar a superar, ¡sí!, superar a Perón en poder y popularidad,
se consideraba “discípula” de él, y en su libro “La Razón de mi Vida”, no
cesa de elogiar a Perón y de compararlo con la “pequeñez” de ella. Creo,
sinceramente, que, aunque amó totalmente a la Argentina, Eva Perón amó
a su marido y lo admiró, aún antes de conocerle personalmente, y fue ese
amor, aunado a su resentimiento social, el que la llevó a alturas que nadie

Josefina Camara Bolio_.indb 165 02/03/16 10:23


166 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

hubiera sospechado para una mujer de su tiempo. Y recuerdo especial-


mente, un episodio de la película sobre su vida, dirigida por Dezanso y
protagonizada por Ester Goris, que se apega totalmente a la verdad histó-
rica: Alguien, de su equipo, llegó ante ella a quejarse de que Apold, el Jefe
de Inteligencia de Perón ¡era un canalla! Y ella, muy argentinamente, res-
pondió: “Y sí: Apold es un canalla!… Pero la revolución no se hace sólo
con ángeles.” Con esta comparación NO pretendo justificar la bancarrota
en que queda Venezuela, sino pretendo, tan sólo, explicar que, ante las
mejores intenciones, hay facetas de la miseria humana que generalmente
triunfan: la ambición, la falsa omnipotencia, la doble personalidad, y has-
ta la “pérdida del piso”, tal vez de modo total… Con esta certeza, sin
“llorar” la muerte de Chávez, porque creo que, así en nuestras vidas como
en las de los pueblos, lo que Dios permite es porque en Su tiempo, ¡que no
es el nuestro!!, ha llegado la hora que Él tiene preparada, y veo claramen-
te que Venezuela NECESITA un cambio, sí puedo lamentarla porque di-
cho cambio puede darse con violencia: esa nota es la que da la diferencia
entre evolución y revolución. Y creo que, desde luego, perdurará el mito y
será, todavía más ruidosa y pendenciera, la reacción de aquellos que se
beneficiaron con la ayuda social del proyecto Chavista. Pero esto NUNCA
será ya igual, ni con Maduro ni con Diosdado. Veo con esperanza la juven-
tud y la fortaleza entusiasta de Henrique Capriles: para él, quiero hacer
dos votos. El primero es que, si triunfa en las próximas elecciones a que
se llamará al pueblo, cambie lo que quiera, pero NUNCA cambie la ayuda
a los pobres ni las políticas sociales que Chávez implantó, porque es de
sabios tomar lo bueno del antiguo régimen; la segunda es que reivindique
el nombre noble de Venezuela acabando con la protección hacia las FARC
que tanto ha dañado a Colombia: dos pueblos que son vecinos geográfica-
mente, deben tener los mejores vínculos de amistad y cooperación, y
quien quiera que gobierne ahora en Venezuela, debe tener presente la gran
cantidad de Colombianos que colaboran enfáticamente con la economía
de Venezuela a través de su trabajo.

Venezuela, país hermano de toda Latinoamérica: en esta noche


larga, ¡te abrazo con el corazón!

MARÍA JOSEFINA CÁMARA BOLIO


México, D.F., marzo 05 de 2013.

Josefina Camara Bolio_.indb 166 02/03/16 10:23


XIX. Es urgente meditar

Inclinada, como siempre, al análisis político, pero, sobre todo, a ob-


servar y comprender las necesidades de los pueblos, trato de analizar el
conflicto de Venezuela… Para mi quehacer dubitativo, en el cual podría
imitar a Renato Descartes en su método de “duda sistemática”, yo co-
menzaría por analizar la Historia… Recuerdo a España, la “Armada In-
vencible”… el oro de América, en la célebre Torre del mismo nombre,
en Sevilla. Creo, sí, que no existe en la historia mundial algún ejemplo
en el que, a un singular poderío, no siguiera el declive, la bajada, el abis-
mo… Porque hay un abismo insondable, pero cierto y reiterado, en eso
que Heráclito llamó “el devenir histórico”, en el cual todo regresa, todo
se repite, como las olas del mar que vienen y van, que van y vienen…
Yucateca al fin, no podré olvidar la sabiduría, ¡y la paz!, que se lee en el
Chilam-Baalam de Chumayel: “(...) y todo volverá al lugar de su quie-
tud…” ¡Eso! Eso es lo que está ocurriendo en Venezuela: al nadir sigue,
inevitablemente, el cenit… Pero, ante un falso sol, ante la “aventura”
de un régimen, exactamente opuesto al despotismo de los ricos y la
injusticia social, cuando nunca ha existido “el dorado término medio”,
la bajada, el nadir, serán terribles, para, finalmente, acabar con la balan-
dronada, olvidar al líder mítico, que entrará en la leyenda, y encontrar,
¡por fin!, el lugar de su quietud. Porque en Venezuela nunca ha habido
quietud en los últimos tiempos, quiero decir, desde Carlos Andrés Pé-
rez a la fecha. Encumbrados los ricos, oprimidos los pobres, afrentados
los vecinos colombianos y ahogados en un mar de petróleo, que no les
enriquecía, sino que les impedía ver la claridad, los venezolanos han
sido engañados, una y otra vez, subiendo y bajando, tal como la vida, en
la “Rueda de la Fortuna”… Auténtico espectáculo de feria pueblerina,
donde ya no tardará la gente en dispararle con rifles de verdad al mu-
ñeco de hojalata de la feria, que es: Maduro. Y tengo la satisfacción de

167

Josefina Camara Bolio_.indb 167 02/03/16 10:23


168 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

haberlo escrito en su tiempo: el liderazgo no es herencia, ni menos aún,


señalamiento e instrucción. El líder es nato, tiene “carisma”, y se hace
siempre desde abajo hacia arriba. De alguna manera, hay que sufrir y
luchar para ganarse la admiración de un pueblo. No todo el mundo es
hijo de “Papá Doc”, como “la famille Duvalier”, en Haití. Y Maduro,
desprotegido por la sombra, que cada día se desvanece más, de su padre
político y mentor, se descobija, se desdibuja, como acaba de señalar un
encuestador, con la torpeza de violar por sistema los derechos humanos:
¿Quién reprime, y tortura y silencia el pensamiento libre? ¡Sólo aquel
que no está seguro de sí mismo! El que “mete miedo” es porque tiene
miedo… Y, como dijera Eric Frömm, uno de los peores fantasmas del
hombre es el miedo a la libertad… Porque, en la libertad, se analiza, se
valora y, finalmente, se elige, como dijera mi inolvidable maestro Luis
Recaséns Siches; porque, en la libertad, se demuestra quién es realmen-
te querido por un pueblo, sin necesidad de aplastar, de imponer, de lavar
cerebros… Cierto, alguna vez lo dije y lo escribí, que hay un medio
infalible de eregirse en líder, y es: vender ilusiones… Porque el ser hu-
mano, más que tener regímenes perfectos, vive y se anima y se gasta y
se desgasta por alcanzar esa perfección que se llama Justicia… pero que
no impide que haya Derecho injusto. La Justicia es una estrella que bri-
lla en el firmamento de los valores; pero, generalmente, resulta inalcan-
zable. Y así, los regímenes justos también son inalcanzables y brillan en
lejanía, como estrellas que nos deslumbran, pero que están a años luz de
nosotros. De Venezuela, creo que no cabe duda: el régimen se debilita…
la noche empieza a caer… el ocaso está por concluir… Porque conclu-
yó hace un año, cuando murió Chávez, que fue un líder de relumbrón,
evanescente, como el perfume… Quiso realizar el sueño de Bolívar,
pero fue ahogado por su ansia de poder y equivocó el camino… Tuvo,
sí, cierto carisma, como Hitler, para “deslumbrar” a la multitud y supo,
¡vaya que sí!, vender ilusiones… Nada más que ilusiones… La realidad
fue muy otra… Pero hoy, su capacidad de convocatoria, basada en la
promesa de un discurso resentido, no va con Maduro, que, como dijera
Facundo Cabral, ni es de aquí ni es de allá. Al final, casi tendrá qué huir,
como el defenestrado presidente vitalicio de Egipto, o refugiarse en
esos países de Oriente, a los que conquistó el petróleo de Venezuela. Y
creo muy posible que, en su huida y en su defensa, le ayuden las FARC,
esas que han clavado su garra fiera, como el dolor, en el suelo, mas no
en el alma, del noble pueblo colombiano… El regimen chavista tiene
las horas contadas, tanto como las dictaduras de Oriente y las oxidadas

Josefina Camara Bolio_.indb 168 02/03/16 10:23


ES URGENTE MEDITAR 169

monarquías europeas. Al final de la Historia, ningún régimen ha dado


el ancho y el largo de eso que los Griegos llamaron “Democracia”. Y se
me ocurre: ¿por qué el régimen cubano castrista hay durado ya más de
cincuenta años? Estimo que la respuesta, en el fondo, es sencilla: porque
Cuba es una isla, y, como tal, se quedó sola, encerrada en el socialismo,
en la imagen isleña de los años cincuenta, en el ojo no del huracán del
Caribe bravío, sino del bloqueo económico de los Estados Unidos… El
cubano disidente había de escoger entre convertirse en balserito y ser
tragado por el mar… o ser tragado, deglutido por el régimen… Si Cuba
no hubiera sido isla, creo que ya sería libre, como la soñó Martí. Pero
Cuba ha vivido en la prisión que le da la misma naturaleza, en un caso
similar al de Venezuela, históricamente: la desigualdad social llevada al
extremo, el exotismo de los ricos en Varadero, los excesos de todo tipo,
incluyendo la dictadura de Batista. Hoy, como ha escrito en Colombia
Fernando Londoño Hoyos, el régimen ha envejecido, ¡¡como todo y
todos!!, y será sepultado, concluyo, con sus viejos, cansados, fantasma-
góricos y efímeros patriarcas. Pero Venezuela, igual que toda América,
deberá perseguir, en carrera loca, inalcanzable, eso que soñó Bolivar, y
que cantara Rafael Hernández: ¡Un pueblo libre!

México, febrero de 2014

Josefina Camara Bolio_.indb 169 02/03/16 10:23


XX. Más sobre Venezuela

En días pasados escribí acerca de la preocupante situación en Vene-


zuela y de Venezuela. Aclaro que ahora, por principio, no pretendo
realizar un malabarismo de conjunciones, sino distinguir entre la si-
tuación que vive el pueblo venezolano dentro del “apando”, vocablo
y lacra carcelaria que es sinónimo de aislamiento y tortura, y, por otra
parte, la situación del gobierno de Venezuela, como aparato de poder
montado, con harta escenografía sobre la represión, e inseguro, por
demás, en su esencia, en la profundidad intrínseca que se denominaría
como “meollo y gobernanza”, mismas que, per se, le colocan en este
momento, más que nunca, en calidad de Estado fallido.
En efecto, a más de lo apuntado anteriormente, progresa el desgo-
bierno y la termita de la erosión, producida por lacerantes fricciones
entre las partes, y, además de los problemas que ciertos encuestadores
han publicado hasta en Miami, el hecho de que la figura de Maduro,
al ser designado directamente por Chávez, consciente de su muerte
inminente, no tuvo un poder de convocatoria ni un liderazgo propio,
sino que se le recibió como a alguien impuesto, aun al interior del
círculo chavista. En tal virtud, Maduro ha sido sometido al fuego de
una prueba que recién cumplirá un año el próximo abril, pero que
resulta incierto si celebrará aniversario. La situación de Maduro, en
mi personal criterio, no puede ser más lamentable: de escasos recur-
sos culturales y con una barata formación de estadista improvisado,
hecho “al vapor”, el hombre trata de sostenerse, pero tambaleante, en
tres pilares, como un artista de circo que caminara sobre la cuerda: la
sombra, cada día más humeante, de Chávez; su propia figura, grotesca
e impositiva, donde unos enormes cejas y bigotes opacan la refulgen-
cia de la mirada, que, más que limpieza… refleja miedo… y no se
ve transparente ni alegre…; en tercer lugar, su eficaz refugio ante la

171

Josefina Camara Bolio_.indb 171 02/03/16 10:23


172 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

interpretación de hechos, que pretenden ceñirse al Derecho, pero son


mascarada del ilícito, es el que le brindan las faldas de su mujer, quien
funge no sólo como Primera Dama sino como Procuradora o Alta Fis-
cal de Venezuela. Resulta comprensible y casi justificable, desde el
punto de vista de lo que la psicología llama “mecanismos de defensa”,
el acceder a celebrar con todos los sectores la denominada “Reunión
para el Diálogo”. Y me pregunto: cuando alguien, en un conflicto pa-
ranoico-mesiánico, pretende tener la razón siempre, pero, más aún,
sentirse “redentor” de un pueblo, ¿es posible dialogar? Cuando se ti-
pifican delitos de oscura etiología a quien se inconforma, como en el
caso de Leopoldo López, ¿es posible hablar con verdad? Cuando se
niegan responsabilidades y se buscan paramilitares para masacrar a
la juventud, ¿es posible merecer el crédito de un pueblo? Creo, y no
debo ser la única, ¡que se trata de la más burda mascarada, esencial,
elemental y principiante, como de juego de niños, en una pseudo-
pretendida solución de conflictos! Por otra parte, nadie ha olvidado
la célebre consigna romana, de “al pueblo, pan y circo”. Aquí, vemos
el montaje del circo perfecto, pero… ningún pan… Y por eso, ante
un pueblo que acaba de sepultar un total de diez muertos, hasta ahora
contabilizados, se abre la francachela, la borrachera y el desenfreno,
del carnaval recién anunciado por Maduro. ¡Que me diga, por piedad,
cualquier gente de bien, si no han tenido ya suficiente carnaval!
Por último, estimo yo que, como “negrito en el arroz” y, mexicana-
mente hablando, para “ponerle arroz al caldo”, está la situación del
vecino país de Colombia, el cual, a más de estar ligado geográfica-
mente a Venezuela, se disputa permanentemente con ella el haber sido
el eje del verdadero sueño de Bolívar. Colombia tiene, en la región de
Táchira, el paso, semejante al que une en Laredo y Juárez, México con
Estados Unidos, por el cual transita multitud de gentes que van cada
día a trabajar en ambos países, es decir, una suerte de “paso cruzado
doble”. Da la casualidad de que se trata de una región de las que han
experimentado más violencia. A mayor abundamiento, Maduro tiene
una intervención en el mal llamado “Proceso de Paz” con las FARC,
como si se pudiera entrar en paz con una organización totalmente ca-
lificada como terrorista Y ¡con Cuba como anfitriona!! Y, para colmo,
Colombia está en plena campaña para elección presidencial, misma
que debe realizarse en meses muy próximos, eligiendo, también, se-
nadores en marzo, ya a la puerta, y, en tan corto tiempo, ya dos candi-
datos han sufrido atentados…

Josefina Camara Bolio_.indb 172 02/03/16 10:23


MÁS SOBRE VENEZUELA 173

Como conclusión: No veo señales ni tonos pálidos de alborada en


Venezuela…Veo, en cambio, el rojo del fuego, pero no el rojo de las
“Camisas Rojas” de los chavistas, émulas quizá de aquella sangrienta
jornada en México protagonizada por las gentes del tabasqueño Garri-
do Canabal, sino el fuego humeante de las protestas, las barricadas, y
de la sangre. En la cálida noche venezolana, siento que el Arpa Llane-
ra derrama hilos de llanto, junto al olor acre del caucho quemado y la
sangre derramada por el dúctil tallo cortado de tantas flores jóvenes.
Creo, estoy segura, que el rocío de los valles y el agua limpia del Ori-
noco lavarán con piedad esa sangre, ¡para que el sol vuelva a brillar
sobre los prados de Venezuela!

México, febrero de 2014

Josefina Camara Bolio_.indb 173 02/03/16 10:23


XXI. Venezuela y sus vecinos

Dentro de las muchas consideraciones y reflexiones que llevo hechas


sobre Venezuela, dirígese hoy mi reflexión hacia la periferia: es de-
cir, no al meollo del problema, no al caldero que burbujea al interior
de ese país, con Caracas a la cabeza y, cerrando más círculos aún,
al municipio de Chacao, sino a las interacciones que, no sólo en la
geografía, sino en la vertiente sociopolítica, se sinergian en cruces la-
berínticos con ciertos países vecinos, principalmente Colombia. Ante
todo, ruego a mis queridos amigos colombianos me disculpen, si en
algo profano el altivo y sereno silencio de su patria al relatar, vista
con ojos de admiración y cariño, algo de la historia de esa gran dama,
señora en el dolor y el amor, que se llama Colombia. Mi cronología
en el sufrimiento y vivencias de esa nación se basan en testimonios y
en lo que aprendí de ella, “por derecho de amor y de estudio”, como
diría Agustín Basave y Fernández del Valle, cuando escribió sobre
Andalucía. Puedo, sin lugar a dudas, incurrir en inexactitudes, que no
falsedades, en esta narración y recuento de vivencias. Pero creo que
¡se vale!, como se vale en la artesanía, ¡porque está hecha con amor!
Hace algunos siglos, en la época colonial, Colombia formó parte
de la corona española, integrando el Reino de Nueva Granada. Ha
celebrado, por tanto, el aniversario de su independencia casi al mis-
mo tiempo que nosotros, mexicanos, el bicentenario de la nuestra. La
egregia figura de Bolívar campeó, como si se tratara de un nuevo Cid
Campeador, en toda la gesta mencionada, albergando el sueño de hacer
uno sólo de los países que hoy integran Colombia y Venezuela. Pero,
contrariamente a lo que muchos creen y a lo que Chávez tomó como
bandera de su demagogia, no era Venezuela el centro del sueño del Li-
bertador, sino que él miraba hacia una conquista: La “Gran Colombia”.
Quizá, por eso y desde entonces, la competencia y animadversión entre

175

Josefina Camara Bolio_.indb 175 02/03/16 10:23


176 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

venezolanos y colombianos, ha existido sin cesar, olvidando que son,


desde su origen, ¡países hermanos! Pero Caín y Abel fueron herma-
nos,… y se llegó al fratricidio… Por eso, hoy, urge repasar esa historia,
cuyo comienzo acabo de barruntar. Prosigamos con el entorno físico
y geográfico. Ambos países, como los hermanos, se asemejan en la
riqueza de su suelo, su flora y su fauna. La enormidad de los llanos
se corona con la altura y grandeza de las zonas montañosas, y se hace
falda plegada de blancos olanes al llegar a la costa, para arrodillarse a
besar al mar, caballero bravío de la raza caribe.
Así como Venezuela se enriquece con el manto de su petróleo, Co-
lombia, en la riqueza de su tierra, bordada de verde bandera, así como
de mil variedades de orquídeas, ¡su flor nacional!, y poseyendo esme-
raldas y parte de la selva amazónica, es propicia a los cultivos fértiles,
como el orégano, cuyo aroma maravilloso se respira a pleno pulmón
en la sureña tierra de Huila, con su capital Neiva. Pero, lamentable-
mente, también fue propicia esa noble tierra para el comercio infame
del cultivo de la droga. Con marcadas diferencias sociales y econó-
micas, había gente muy rica, propietarios de “fincas”, totales terrate-
nientes, junto a la miseria del campesino, como ha sucedido en casi
toda América Latina. Por ello, la “acción de extinción de dominio”
que México copió a la legislación colombiana, no fue, en su origen,
un combate a las finanzas de la droga, sino un intento de equidad ante
un Derecho agrario similar al de México y aplicable en una sociedad
de origen rural. Así, cuando hace alrededor de sesenta años asesinan
al candidato a la Presidencia Jorge Eliécer Gaytán, comienza la era de
terror que Colombia ha padecido, al insertar un Estado ilícito, el feudo
del narcotráfico, dentro del verdadero Estado de Derecho, regido por
gobernantes electos por el pueblo.
Por otra parte, los campesinos ya mencionados son “comprados”
por el narco, quien les remunera menor que las instancias del comer-
cio lícito. Todo mundo sabe el reinado del terror que implantó en los
80’s el capo di tutti capi Pablo Escobar, quien terminó asesinado por
la DEA estadounidense. Pero, a todo ese horror y desgobierno, au-
mentado por el asesinato de otro candidato en los 80’s, el carismático
Luis Carlos Galán, ya se había sumado la formación de grupos para-
militares, que decían “defender” a los civiles, pero que eran un híbrido
entre estos y la delincuencia, así como, lo peor: la guerrilla, fracciona-
da entre varios grupos, prácticamente hacedores de terrorismo, entre
los que han destacado el M-19, quien masacra el Palacio de Justicia,

Josefina Camara Bolio_.indb 176 02/03/16 10:23


VENEZUELA Y SUS VECINOS 177

con todo y magistrados, a punto de firmarse la extradición de narcos


importantes, y el grupo conocido como FARC. Ambos grupos han
procedido con singular crueldad y barbarie, horadando con sangre de
civiles el suelo colombiano, sembrado de minas antipersonales, y ha-
ciendo de la extorsión y el secuestro la base de su financiamiento. To-
dos sabemos la contienda e imposible negociación que se ha tensado
con las FARC, al demandarle el Estado colombiano la entrega de una
gran cantidad de rehenes, a quienes llevan de un lado para otro, am-
parados en la espesa sombra de la selva colombiana; el más conocido
de estos casos de secuestro fue el de la ex candidata a la Presidencia,
Ingrid Betancourt. Y, al dolor del pueblo, tanto en el campo como en
las ciudades, responde el ex presidente Álvaro Uribe Vélez, antioque-
ño de pura cepa y, a mi juicio, uno de los mejores gobernantes que ha
tenido Colombia, con la promulgación de la Ley de Justicia y Paz,
por la cual se concede la amnistía a los paramilitares desmovilizados.
Sin embargo, en la lucha por la entrega de los rehenes, de quienes las
FARC pretender lucrar con un “canje” con los militantes suyos que ha
hecho presos, en combates con el Ejército, el gobierno colombiano,
al lado de la senadora por ese país, Piedad Córdoba, aparece cono el
mediador, el gestor desinteresado, ¡casi héroe!, Hugo Chávez.
Y desde ahí, sin recordar que gran parte de la economía venezolana
la hacen los “braceros” colombianos, sufridos y trabajadores como
pocos, salta a la palestra el tema, reiterado, de que el gobierno cha-
vista en realidad protegía a las FARC, albergándolas en su territorio
y permitiendo cantidad de irregularidades. La tesis se confirma por
medio de datos encontrados en los ordenadores de Raúl Reyes. Mi-
litante del alto mando de las FARC, a quien el Ejército mata en una
acción que ameritó un desatinado juicio promovido por Rafael Co-
rrea, como presidente de Ecuador, pues tuvo lugar en la zona limítrofe
con ese país, dícese que afectando su soberanía: otro galimatías para
el Derecho Internacional. A la sazón era ministro de Justicia, durante
la gestión de Uribe Vélez, el actual presidente, Juan Manuel Santos.
Y, para abreviar: alegando “estrategia de buen vecino”, cuando
ya Chávez había amenazado al gobierno colombiano por permitir la
instalación de unas bases militares de Estados Unidos en su territorio,
mismas que Chávez miraba como una amenaza total a su proyecto
bolivariano, Santos comienza a acercarse, de inusitada manera, al go-
bierno chavista, al punto de hacer una amistad totalmente inusual con
el fallecido Comandante, hecho que, sin duda, fue mirado por mu-

Josefina Camara Bolio_.indb 177 02/03/16 10:23


178 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

chos sectores colombianos como una traición a la política Uribista y


al mismo pueblo de Colombia. Para colmo, en la incesante búsqueda
de la paz, ¡¡que Colombia tanto merece y necesita!!, sucedió que fue
convocada una mesa de diálogo con las FARC, en 2013, pero tenien-
do a Venezuela como madrina….¡y a Cuba como anfitriona! … No se
vio mayor traición: creo que es una política internacional totalmente
desacertada y ofensiva para el pueblo colombiano. Y, a todo esto,
Maduro y la OEA siguen pregonando la “no injerencia”, como glosé
en mi anterior exposición. Una es la conclusión de enorme peso polí-
tico: tanto Maduro como Santos están comprometidos en posiciones
políticas, que, a mi juicio, sin adentrarse en antagonismos y/o com-
plicidades, se “tercian” y se sinergian profundamente con el conflicto
que se vive en Venezuela, mismo que amenaza fuerte y gravemente
al territorio colombiano.
Díganlo, si no, los combates que ya, a nivel de guerra, se viven en
San Cristóbal, capital de la zona de Táchira, que es la frontera con
Colombia y donde se encuentra un paso semejante al que vincula a
México con los Estados Unidos, en Laredo o Juárez. Ya los bancos y
el comercio están muertos en esta zona, lo que nos sitúa ante pérdi-
das económicas muy graves para ambas naciones, cuando Venezuela
está en bancarrota y, a las razones que presenté en anterior artículo
sobre la ruptura con Panamá, se suma una deuda millonaria con em-
presarios panameños, que está reclamando el presidente de ese país,
Ricardo Martinelli, a quien Maduro ha acusado de corrupto por decir
que prefiere pensar que Venezuela es “mala paga”, en vez de pensar
que no quiere pagar…
Como corolario del conflicto que he intentado desglosar, para co-
nocimiento de mis lectores, debo destacar el inminente peligro, ¡au-
mentado al cubo!, que, para el gobierno de Maduro representa esta
tensión que empuja desde el exterior a la oposición venezolana y a
toda la situación, que, al internacionalizarse, deja de ser “sujeto de
ventilación” al interior de Venezuela y aprieta, aún más, el cerco de
fuego de que está rodeada. El conflicto crece y el chavismo decrece.
Y, como un detalle, nada más, cuya evaluación dejo al lector: estamos
a unas horas escasas de la toma de posesión de Michelle Bachelet, en
Chile… y, en los disturbios del domingo, fue muerta de un tiro, en la
ciudad andina de Mérida de los Caballeros, una ama de casa de 47
años, de nacionalidad chilena… Me pregunto: Bachelet, hija de un
hombre víctima de la dictadura pinochetista, presidenta por segunda

Josefina Camara Bolio_.indb 178 02/03/16 10:23


VENEZUELA Y SUS VECINOS 179

ocasión, ¿querrá reclamarle a Venezuela por la muerte de esa conna-


cional, probablemente a manos de los “colectivos” oficialistas? Si así
fuere, Maduro podría asfixiarse, a más de su propio humo, entre las
presiones y las demandas de sus vecinos… Pero, si callan la OEA y
los gobernantes de América Latina, ¡que Venezuela se lo demande!

México, D.F., marzo de 2014

Josefina Camara Bolio_.indb 179 02/03/16 10:23


XXII. Breve anotación

Estas líneas son únicamente para corroborar:


1. El tema de la ruptura de relaciones entre Venezuela y Panamá;
2. El tema de las relaciones de Venezuela con Colombia.

En días pasados escribí sobre la conflictiva situación de Venezuela


con sus vecinos, poniendo el énfasis en la dificultad que, de modo
especial, revisten dichas relaciones en el caso de Colombia, por anti-
guas e innúmeras razones. Expliqué, lo mejor y más claro que me fue
posible, cómo la conflictiva (micro) de Colombia agrava el conflicto
(macro) de Venezuela, cerrando hasta la asfixia una espiral de violen-
cia, o, más gráficamente, círculos concéntricos que, igual que el agua
de un río, cuando se arroja una piedra en ella, forma ondas, cada vez
más anchas y amplias… Finalmente anoté, en el caso en comento, que
la conflictiva bimembre se veía particular y peligrosamente acentuada
por estar inmersa Colombia en un proceso dirigido a la celebración
de elecciones presidenciales, el próximo mes de mayo, donde el ex
presidente Uribe Salas, aunque impedido oficialmente de contender,
lleva la preferencia en el corazón de muchos colombianos, vertidas en
la persona del candidato Zuloaga. Esto es una variable más del, ya de
por sí, abigarrado panorama venezolano, porque es de todos sabido
que Uribe siempre fue antichavista de recia convicción, mientras que
Santos le traicionó, “coqueteando” con el régimen que se autodefine
como “bolivariano”. En este nudo, pues, surge otra variable que, a no
dudarlo, viene a trenzar aún más la situación de Venezuela. Trátase
de que, además de la precitada ruptura de relaciones, diplomáticas
y comerciales con Panamá y la acusación de corrupción en contra
del presidente Ricardo Martinelli, acerca de las cuales expuse en días
pasados mi personal interpretación, se ha publicado hoy que Panamá

181

Josefina Camara Bolio_.indb 181 02/03/16 10:23


182 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

¡también irá a las urnas el próximo mes de mayo! Pero no sólo eso,
sino que Ricardo Martinelli ha hecho pública, a través de una súplica
ante los medios, su petición más decidida al gobierno de Maduro, en
el sentido de que no interfiera en la votación ni en las preferencias
políticas del pueblo de Panamá, ya que, según denunció, el gobierno
venezolano ha manifestado, de manera indebida e insistente, su pre-
ferencia por el candidato perteneciente al equipo del general Omar
Torrijos…
Ante esta ¡increíble! complicación socio-política, donde es ya tan
fuerte como peligrosa la brecha abierta entre Venezuela y dos de sus
vecinos, entrelazándose acusaciones y reproches mutuos, que, sin
duda, enturbian cada vez más los ánimos y el paisaje latinoamericano,
esta humilde Servidora, avalándose en el Derecho y la Filosofía del
mismo, vereda única hacia la consecución de la justicia, hace la más
respetuosa exhortación a la sensatez de los latinoamericanos, ¡¡que
somos gente de trabajo y de paz!!, así como a la instancia interna-
cional de la Organización de Estados Americanos, OEA, para que se
apresuren a zanjar diferencias y realizar, todos con todos, un llamado
supremo a la integridad y la paz del continente. No cabe la menor
duda de que, si esto no se fija en la conciencia de los pueblos, ya que
los gobernantes se muestran parciales, aguarda a nosotros y a nuestros
hijos y nietos la debacle continental y la llegada de un colonialismo
intervencionista, a la que abrimos la puerta de par en par con estúpidas
reyertas, sedientas de un poder efímero.
Esta no es más que una anotación, un llamado de atención, pro-
ducto de la experiencia y de largos años de vida, pero no exenta de
un amor profundo a toda Latinoamérica y de lo que estimo como un
deber de reflexión cumplido, que me apresto a compartir. Para con-
cluirla, deseo resaltar que, según anotó hoy la presidenta Krichsner,
de Argentina, en su cuenta de Twitter, en la conversación de más de
dos horas que sostuvo con el papa Francisco, éste puso de manifiesto
su preocupación por la unidad de América Latina, pese a diferencias
particulares. Creo que, sin personalizar, esta conclusión del diálogo
de la mandataria con un probable Premio Nóbel de la Paz, como se
ha dicho del Papa Francisco, respalda sobradamente la breve reflexión
que hoy me permito ofrecer a mis amables lectores.

México, marzo de 2014

Josefina Camara Bolio_.indb 182 02/03/16 10:23


XXIII. Un simple apuntamiento

Y comienzo preguntándome: ¿será tan simple, en verdad?

Parece que, después de todo, algunos amables lectores han comen-


zado a interesarse por estos, mis sencillos artículos. Mi interés prin-
cipal no es, en modo alguno, la alabanza per se, ni el hecho de que
coincidan plenamente con las opiniones que suscribo: trátase de la
propuesta que me he atrevido a formular, sobre un ejercicio de intros-
pección, para mirar la realidad, introyectar el panorama, o sea, hacer
entrar en nuestro “yo” ese entorno, con sus problemas, al estilo de la
“composición de lugar” que propone san Ignacio de Loyola, y, final-
mente, ser creativos, interesados por el prójimo y por la sociedad, y,
analizando esa realidad, llegar a la elaboración de conclusiones. Todo
análisis serio y, más aún, el encuentro de nuestra mente y corazón con
soluciones, que cristalicen en la realidad, requieren una motivación;
estimo personalmente que no se puede pagar el alto precio del cambio,
del perfeccionamiento de los países, luego del cambio de las institu-
ciones, ¡a menos que se tenga, se ame y se dé la vida por un ideal!
Partiendo, pues, como decía el criminólogo mexicano Dr. Alfonso
Quiroz Cuarón, “de la descomposición analítica a la recomposición
sintética” es preciso adoptar el esquema de Niklas Luhman sobre las
sociedades autopoiéticas o autorreferenciales. Es decir, si el fenómeno
de la “autopoiesis” consiste en ver, desde afuera y desde arriba, como
en un “tercera dimensión” psicológica, lo que sucede al interior de una
sociedad, para, partiendo de ahí, lograr los cambios a que haya lugar,
me parece que ese reconocimiento de fallas, esa autoconfesión, que,
como toda toma de conciencia, requiere humildad y aceptación… no
está, lamentablemente, al alcance de ningún dictador: cuando se trata
de ganar batallas ideológicas, al precio de la demagogia y la sordera

183

Josefina Camara Bolio_.indb 183 02/03/16 10:23


184 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

a los reclamos del pueblo, más aún, del “pueblo humilde” como le
llamaba Eva Perón a cierto sector, no se está en sintonía ni con la ver-
dad, ni con la sinceridad. Entiéndase bien, en lo prosaico de la verdad
que encierra: No hay peor enemigo de un régimen que el hambre del
pueblo…Ya lo hemos recordado, porque Roma nos dejó una lengua y
un espíritu, que es primaria, sencilla en su afirmación pero profunda
en sus alcances, la vieja consigna romana de “al pueblo, pan y circo.”
Por eso, estimo que hoy, Nicolás Maduro y el chavismo han perdido
otra batalla, porque en Venezuela no hay pan, ¡¡ni muchas otras co-
sas!!, pero el circo es cada vez más evidente y grotesco: tanto como
el hecho de contratar bailarinas “encueratrices” para “darle” carnaval
a un pueblo, que lo que requería era: ¡libertad, escucha y respeto para
sus muertos! Pero el pueblo también requiere insumos básicos, ali-
mentos; porque, como recién escribí, el derecho a la vida y a la salud
son los derechos humanos básicos y primarios, mismos que, para su
existencia, reclaman alimentación. Y la cuerda comienza a reventar
por lo más flojo, o sea, la carencia de lo básico.
Sin embargo, mi breve análisis de hoy se refiere, alzaprimándolo, al
llamado “triunfo diplomático” de Maduro, cuando Venezuela logró la
no injerencia de la OEA en los asuntos de la región. Apoyada por los
países de UNASUR y ALBA, la escición entre países hermanos es pe-
nosa, equívoca y logra solamente evidenciar, para vergüenza de todos,
la fractura profunda en un continente zajado por la peligrosa Falla de
San Andrés. Así como dicha falla permite la repetición de sismos, está
habiendo un “sismo socio-político” y sus consecuentes réplicas, a raíz
de la división o escición entre aquellos países que defienden en Améri-
ca Latina a los opositores y los que solapan los atropellos de Maduro.
Y el sismo, pensémoslo bien, puede tener consecuencias terribles y
dejar a la gente con un pie en el aire, con la ropa puesta por ese día,
con lo que estaba haciendo en un momento dado, paralizada, como
los habitantes de Pompeya cuando hizo erupción el Vesubio… No sé,
entonces, si seremos actores de un cambio, premiados con Oscares, o
los tristes vestigios de un sistema “desecado”, yerto, vencido por la
erosión del tiempo y los mordiscos entre nosotros, en vez de atrevernos
a cambiar el sistema, destruyendo, primero, aquel que está obsoleto.
La sola mención de la “deconstrucción del sistema” que planteó Derri-
da en l’Academie Française escandalizó horrendamente a sus oyentes;
pero hace ya mucho tiempo, alguien dijo que la vida consiste en re-
novarse… o morir. Luego, el cambio es un derecho inalienable de los

Josefina Camara Bolio_.indb 184 02/03/16 10:23


UN SIMPLE APUNTAMIENTO 185

pueblos, y eso parece olvidarse en Venezuela, hablando de injerencia


de los Estados Unidos, pero no de injerencia de quienes quieren, ¡¡o
eso parece!!, que en Venezuela el pueblo siga pasando hambre, por el
sólo orgullo de quienes se resisten y se niegan a reconocer que la “revo-
lución” ha sido fallida. Y ¿qué ganan los países que se dicen solidarios
con Maduro? Estimo que se trata de una resistencia, rayana en odio,
al colonialismo, protagonizado, para estos países, por quien Chávez
aludiera como “el Imperio”. Y así, los países albista y unasuristas han
buscado medios de ser autosuficientes económicamente pues saben,
en dolorosa experiencia, que el poder es de quien tiene las cuerdas de
la bolsa. Me pregunto, ¿habrá alguno de ellos que no tenga deudas o
negocios comerciales con “el Imperio”? Entonces, económicamente
primero, y políticamente después, ¿para qué saltar si el suelo está tan
parejo? Eso diríamos en México, con aquella resignación fatalista que
heredamos de los Aztecas…, pero con mucho más sentido común y los
pies puestos en la tierra… Ahora bien, no niego que Venezuela “tuvo”
la oportunidad de comprar mucho más que votos con su petróleo…,
pero los dólares generados por éste, porque prevalece su cotización en
la moneda del “Imperio”, se aplicaron a la compra de armamento ruso
y al financiamiento de mil bagatelas de países ajenos, incluso se dice
que de terrorismo internacional y de las FARC de Colombia, antes que
en dar comida al pueblo… Hoy, la elocuencia en la manifestación cele-
brada en Caracas, no estuvo en palabras…, sino en el ronco, tenebroso
y estentóreo entrechocar de las cacerolas vacías. Hoy, Día de la Mujer,
precisamente cuando es el ama de casa quien se la vive “estirando el
gasto”, como una liga, hasta que llegue el momento en que esa liga…
reviente… Finalmente, y de nuevo, me atrevo a poner el énfasis en la
preocupante debilidad del Derecho internacional y de sus instituciones:
si la Constitución o Carta Magna de los Estados Unidos Mexicanos si-
túa los tratados internacionales signados por México en rango superior
a las leyes y decretos, cuando se habla de jerarquía de leyes, supongo
que el legislador tomó en cuenta los principios generales del Derecho,
tanto como la ciencia política, la teoría general del Estado y esa rama
pública de Derecho que es el Derecho internacional. Luego, así debería
ser en todos los llamados “Estados de Derecho”. Y, si el Derecho en
general, como escribía el maestro Luis Recaséns Siches, de fecunda
memoría iusfilosófica, se distingue por su coactividad, coercitividad de
la norma o lo que él denominaba “impositividad inexorable”, me pre-
gunto: ¿dónde está la coactividad de la ONU, de la OEA y, en el peor

Josefina Camara Bolio_.indb 185 02/03/16 10:23


186 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

de los casos, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y


de la Corte del mismo nombre, hasta llegar, inclusive, a la Corte Penal
Internacional?
Concluyo con esta reflexión, ofrecida con afecto a mis amables lec-
tores: Si las instituciones precitadas no tienen, en verdad, fuerza de
razón y Derecho que les asistan, el Derecho internacional y, más aún,
el Estado de Derecho, están en la alerta roja de un sismo sin prece-
dentes. La OEA es una instancia que está para defender la esencia del
Derecho y, con ella, los Derecho Humanos, y creo que la OEA haría
bien en revisar su cometido y no ser un juguete, un títere, al servicio
de ciertos intereses, en vez de avocarse al empleo del bien común por
un camino de razón y de Derecho. En otras palabras: si la OEA se deja
llevar por lazos o corrientes de mera simpatía, en vez de una empatía
con el Derecho y los justos reclamos del pueblo venezolano en las
personas de quienes resultan agraviados hoy… ¡su complacencia será
el principio del fin para la seguridad de todo el continente!

México, D.F., marzo de 2014

Josefina Camara Bolio_.indb 186 02/03/16 10:23


XXIV. Tres conflictos: un solo camino

Hoy ha sido un día álgido… Como para pensar… pero con tenebro-
sa dificultad, en explicaciones y respuestas a los hechos. En efecto,
los medios nos han informado de tres conflictos, de diversa factura y
presentación, pero, como espero poder demostrar en estas líneas, de
un mismo origen… Difícil, sí, negarse a escuchar tantas voces, que
claman por lo mismo. Acompáñeme, lector amigo, a reflexionar.
Enunciaré los hechos, como me parece lógico, antes de entrar en
el análisis pleno. Por una parte, yendo de menor a mayor conflagra-
ción, encontramos información de que hoy domingo serán los comi-
cios para ocupar las alcaldías de toda Francia. Se informa, también,
que, vecino a Francia, o sea en España, se han congregado cerca de
dos mil personas para manifestarse en Madrid, en contra del gobier-
no de Mariano Rajoy, ergo de derechas, por el constante despido de
trabajadores, el desempleo en aumento así como el alza del costo
de la vida, pagos tributarios, etc. Por otra parte, la concentración ha
aumentado en Venezuela, ¡¡a grados que harían explotar cualquier
termómetro!!: Basta con mirar las fotografías de Caracas, donde los
contingentes humanos apenas caben en las avenidas, sin contar las
homólogas de Carabobo, Zulia, Valencia, San Diego y San Cristó-
bal, estas últimas lugares de los alcaldes defenestrados esta semana
y hoy prisioneros. Por otra parte, leemos, también, que a la diputada
Machado le fue negado, finalmente, el derecho de voz en la reunión
de la OEA, aunque Panamá la conservará como miembro de su De-
legación, y ha regresado a Venezuela, donde, pese a su inmunidad
parlamentaria, la ha molestado la guardia bolivariana, durante cerca
de dos horas. Leopoldo López envía una carta incendiaria, desde la
prisión de Ramo Verde, la cual es leída por su esposa ante una enar-
decida muchedumbre de seguidores, y en dicha carta insta a Maduro

187

Josefina Camara Bolio_.indb 187 02/03/16 10:23


188 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

a ser sensato y abandonar el poder cuanto antes. Por si fuera poca la


conmoción, otro alcalde, contra el cual existe orden de aprehensión
y ha estado en la clandestinidad en estos días, se presenta entre la
multitud y desafía, con su voz de reproche y sin miedo ninguno, a
las autoridades chavistas: algo increíble, que sólo puede suceder en
un pueblo harto, pero, además, desesperado y dispuesto a todo…
No en balde, la cifra de muertos sigue aumentando… y ya suman
treinta y tres… Es una cifra representativa, coincidente, sugestiva…
sí… ¡recordemos!
He citado, sucintamente, el panorama general de los hechos. Aho-
ra, entrando en el estudio de los mismos, procedamos a la “descom-
posición analítica”, recordando al Criminólogo Quiroz Cuarón. Se
trata de muchedumbres abigarradas, constituidas no por “montone-
ros” a sueldo, ociosos metidos a líderes y “mitoteros”, como se diría
en México, sino gente que, en su desesperación, ha tenido que salir
a la calle… ¡porque ya no tiene nada qué perder! Y, regresando al
tema de México, que guarda una experiencia de estas cosas, recorde-
mos, si no vivencialmente, al menos por nuestros libros de texto, “la
bola” de la Revolución de 1910: se fueron a la bola los peones, los
desharrapados, y… las mujeres, las famosas “Adelitas”, quienes, al
lado de sus hombres y pariendo en los techos de los trenes, si se ter-
ciaba, grabaron y transmitieron, en la leche de sus senos, gran parte
de la Historia del México moderno. Porque no debemos olvidar que
Patria, Nación, tierra… tienen nombre de mujer, y es hora de reco-
nocer que la abnegación, el coraje y el valor de las mujeres de Méxi-
co han logrado mucho de lo que hoy somos y tenemos. ¡Loa a todas
ellas! Pues bien: como decía otra mujer en la Argentina, Eva Perón,
“a los milicos no les gusta la gente en la calle”. Y sí, porque, entre
los verdaderos inconformes, que nunca faltan, se mezclan los vagos,
los delincuentes, aquellos a quienes interesa sobremanera agravar el
caos. Por eso, desde ya, deseo agregar que, en los hechos de estos
días, especialmente en Venezuela, hemos contemplado, con la visión
de espectro que otorga la distancia, delincuentes a sueldo y tácticas
de delincuencia organizada, estas últimas, hoy a nivel mundial. Es
menester quedar bien claros en que se trata del fenómeno criminal,
que, sociológicamente, ha mezclado sus garras con el descontento
auténtico. Es el fenómeno de la “depredación social y psicológica”,
que saca un partido de sangre de la miseria de muchos, a través de la
venta de armas, la trata de personas y la prostitución, a gran escala,

Josefina Camara Bolio_.indb 188 02/03/16 10:23


TRES CONFLICTOS: UN SOLO CAMINO 189

y del vandalismo, el robo y el asalto callejero, así como daños a ter-


ceros y agresiones múltiples, en la más sencilla de las medidas, ¡si es
que existen algunas sencillas! Por eso, como primer telón de fondo
de los hechos a examinar, debemos comprender dos conceptos, que
son sinérgicos y se complementan: seguridad pública y seguridad
nacional. Y a los milicos, ergo Policía y/o Ejército, les preocupa la
gente en la calle, porque este fenómeno es, siempre, prolegómeno de
problemas graves y de mayor desenfreno…, pero da la casualidad de
que el problema grave, grave de verdad, no es la gente en las aceras,
como contemplamos a simple vista, sino aquello que, como dice
el Evangelio, “ni el ojo vio ni el oído oyó”. Es decir, que cuando
la gente sale a la calle, es porque un gobierno ha fallado, aunque
quienes ejercen la gobernanza se nieguen a reconocer que se las ido
de las manos el poder… ¡y se ha pasado a ejercer la fuerza de las
manos! Parece un juego de palabras…, pero se trata de un peligroso
juego de fuerzas.
En cuanto a Francia: aunque recordemos, especialmente en Mé-
xico, el Movimiento de 68 y lo que se siguió a aquella primavera,
inspiración en su concepto climático-político de lo que ha ocurri-
do recientemente en los países árabes, estimo que los franceses son
demasiado “civilizados” para llegar a manifestaciones callejeras…,
por ahora. Una cosa es clara: aunque el socialismo de François Ho-
llande no sea el mismo que el de Venezuela o el de Cuba, algo falló
en sus promesas y en el ánimo de la población francesa, que espera-
ba una gestión más equitativa que la de Sarkozy. Sin embargo, no ha
sido así, y, en cambio, a los excesos románticos del ex presidente se
suman los escándalos francos del mandatario actual, hechos que, sin
duda, han irritado a las familias de formación en valores, no sola-
mente de “derechas”. Por todo esto junto, la popularidad de Hollan-
de ha bajado según encuestas, a un ¡17%!, que se dice es la cifra más
baja, desde la V República. En cuanto a las causas del descontento
más generales: las mismas que las de su homóloga, España, en este
rubro: el desempleo, la falta de oportunidades para la juventud que,
aunque egresada de Universidades, no tiene oferta de trabajo, etc.;
sumado esto a la enorme afluencia de “coloniales”, que han llegado a
la Francia continental para exigir aquello que les corresponde en De-
recho, como nacionales que son de Francia. Resultado, una explo-
sión demográfica y pluricultural muy difícil de manejar. Si se trata
del tema económico per se, no estimo que Francia esté dentro del rubro

Josefina Camara Bolio_.indb 189 02/03/16 10:23


190 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

de países de “economía deprimida”, no sólo a nivel mundial sino al


interior de la Unión Europea. No ocurre lo mismo con España, don-
de se ha hablado hoy de una franca “emergencia social”, misma que,
aunque fabricada por Zapatero, quien quiso solucionar el problema
con “barra libre de abortos”, es decir, suprimiendo personas merced
a la crudelísima “Ley Aido”, ¡¡en realidad lo agravó!!, no sólo por
haber arrojado a la juventud a un desenfreno sexual, ¡sino porque se
han brincado una generación de españoles!, lo cual ha colocado en
grave riesgo las pensiones de una tercera edad, que hoy es mayori-
taria, y que, sencillamente, no tiene cabida dentro de lo que el Papa
Francisco ha llamado, tan plásticamente, “cultura del descarte”. Y
los españoles, que sí gritan fuerte, y que no han terminado de ce-
rrar las heridas del 39, como lo puso de manifiesto la famosa “Ley
de la Memoria Histórica”, se han lanzado también a las calles, no
sólo demandando prestaciones que se les han quitado “por la mala”,
sino la franca dimisión de Rajoy,… aunque se trate de un gobierno
de derechas, como se dice del PP. Y es que ningún gobierno puede
hacer magia ni remediar lo que, durante años, se vino gestando y,
posteriormente, se recibió como legado de régimen anterior… Pero
los gobiernos no acaban de comprender que los “tiempos” de los
pueblos no son lo mismo que los “tiempos” de los partidos, y hoy
se trata de algo impostergable: ¡los tiempos del hambre! Mi análisis
se perfila como una ecuación: mismas variables + mismos errores
de Gobierno = mismo descontento y estallido social. Sin embargo,
en el caso de Venezuela, que me he ocupado en glosar día con día,
el tema llega a los extremos de presentar las mismas variables, pero
con la diferencia de una dictadura, que pretende mantenerse en el
poder a base, ya puramente, de la fuerza bruta. No necesito entrar
ahora en detalles ampliamente conocidos: el “Estado fallido” está
dado, como está dada la franca descomposición de las instancias,
ergo la OEA, encargadas de velar por la paz del continente. Aquí,
entre gobiernos jóvenes, que no cuentan con las duras experiencias
de Europa y sus dos guerras mundiales, las cosas se manejan “a lo
bestia”, porque los pobres latinoamericanos, los borregos de siem-
pre, se han salido del huacal. Pero es verdadero que, a las deman-
das idénticas a las de Europa en materia de prestaciones sociales,
se suman oscuros intereses políticos, como la alianza entre Cuba y
Venezuela, que, signada por el petróleo, hoy se ha convertido en un
boomerang contra el pueblo venezolano.

Josefina Camara Bolio_.indb 190 02/03/16 10:23


TRES CONFLICTOS: UN SOLO CAMINO 191

Como corolario de esta ya larga reflexión, me resta repetir lo que


escribí en mi primer artículo, de esta impensadamente amplia serie:
que ningún gobierno, sea de derechas, sea de izquierdas, ha sabido
implementar la verdadera Democracia, y todo lo demás obedece a re-
lación lógica de causa-efecto. Observo que hoy, más que nunca, y
como también lo escribí, a la famosa “deconstrucción” del sistema,
que presentó Derrida, habría qué concederle una oportunidad de serio
cuestionamiento. Pero, como lo comentaba con el jurista colombiano
Abelardo Rivera Llano, en ocasión de su presentación en México del
precitado paradigma, lo grave, en mi concepto, no radica en aceptar
que el sistema no ha funcionado y debe ser deshecho, sino en saber y
resolver ¡con qué lo reemplazamos! Curiosamente, tal vez la respues-
ta se encuentre… ¡precisamente en Venezuela! En efecto, ahí radicó
durante muchos años el fallecido profesor, natural de España, Lino
Rodríguez- Arias Bustamante, mismo que ejerció la cátedra de De-
recho Civil y Filosofía del Derecho en la Universidad de los Andes,
en la hermosa ciudad de Mérida de los Caballeros, hasta su muerte.
De origen civilista en cuanto al Derecho, se interesó por la filosofía
del mismo merced a las enseñanzas de Santi Romano, y, ante las dia-
tribas tanto del capitalismo como del marxismo, en relación con los
sistemas jurídico-políticos, se inclinó por lo que él denominaba “ter-
cera opción”, refiriéndose a lo que denominó “comunitarismo”. Sin
profundizar de momento en dicha opción, sólo diré que pregona, en
síntesis, un equilibrio basado en la cooperación entre los individuos
y entre los pueblos, como base de una convivencia justa. A su luz,
me inclino a pensar que el grave error de nuestros pueblos, todos los
hoy inconformes, todos los hoy conflictuados, estriba precisamente en
haberse afincado en los extremos, sin encontrar una solución que no
sea hegemónica, sea de una ideología, sea de un sistema de gobierno.
Pero lo cierto es que el tiempo apremia, que la inconformidad y el
grave riesgo de la ruptura del orden jurídico y del estado de derecho
se avecina como demasiado cercana y pronta, según yo la miro. Y para
quienes me acusaren de catastrofista, ¡a los hechos me remito!, si se
sabe “mirar” al fondo y a la forma… Por ello, invito de nuevo a mis
amables lectores, que han seguido la cronología reflexiva de mi atrevi-
miento, tanto como la información noticiosa de los medios, a proyec-
tar su propia reflexión y a colaborar en la búsqueda de soluciones que
a todos nos incumben. Deseo proponer, también, un modelo de actitud
que glosaba hoy la prensa argentina, refiriéndose al Papa Bergoglio:

Josefina Camara Bolio_.indb 191 02/03/16 10:23


192 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

si al reconocimiento y aceptación de la existencia innegable de los


problemas, se suma: 1) La identificación del hombre con la gente, y
2) La reflexión “hacia arriba”, para actuar conforme a los designios de
Dios, se entra, sin duda, en el verdadero liderazgo, tanto como en la
verdadera solución: el único camino es la humildad, para reconocer
los errores y buscar, propositiva y asertivamente, las soluciones.
Deseo, finalmente, dejar en las mentes de mis lectores aquella pala-
bra que, de continuo, hiere mi tímpano, producto de voces colectivas:
¡URGENTE!, ¡URGENTE!, ¡URGENTE!

México, marzo de 2014

Josefina Camara Bolio_.indb 192 02/03/16 10:23


XXV. Me hubiera gustado

Cuando me vaya, lo haré tranquila y con una vivencia de la palabra


“aceptación”: hice de mi vida lo que debía, y el deber fue superior
al querer o al capricho. Podré, entonces, decir con Nervo: “Amé, fui
amada, el sol acarició mi faz; vida, nada me debes, vida, estamos en
paz”. Pero existe algo que nunca intenté y que, sin embargo, me hu-
biera gustado hacer: gobernar. Y de aquí me nacen una cascada, ¡si no
es que catarata!, de conceptos.
Generalmente, la gente desea gobernar por tener poder, por el ansia
del poder mismo. Así como hay padres que no tienen hijos por amor,
sino por la necesidad de prepararse “guardianes del futuro”. Decía
Carl Jung que el instinto del poder es más fuerte que el de la sexua-
lidad, inclusive. Hay gentes que ven en el poder una afirmación del
ego, una certeza de eso que “quisieran” ser… pero que no son. Los
eternos esbirros, los “clientes”, los aduladores, son las voces que, dese
el inconsciente, desea escuchar el gobernante; mas no son ellos, gene-
ralmente, las voces del pueblo, externadas por los mil gremios, grupos,
asociaciones y estratos sociales que lo constituyen. Y el gobernante,
generalmente también, ¡se lo cree todo!, como aquel cuento del “traje
del emperador”, quien, escuchando que la tela de su traje era tan fina
y tan especial que sólo podían mirarlo ojos privilegiados, ¡terminó por
salir desnudo! Pero, ante todo esto, yo creo que, más que las voces,
hablan los hechos. Y cuando los hechos hablan, terminan por callar las
voces adversas y malintencionadas. Por eso, me hubiera gustado ser
sorda a las voces antiguas “de viento y de sal”, como cantara “Alfonsi-
na y el mar”, y, más bien: luchar para que creciera la educación en las
escuelas y universidades y hacer que los niños y jóvenes respetaran a
sus mayores y aprendieran de ellos ¡a vivir!; con la educación, hacer
que la gente conociera sus derechos y aprendiera a respetar el derecho

193

Josefina Camara Bolio_.indb 193 02/03/16 10:23


194 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

ajeno, porque de ese respeto proviene la paz, como dijera Juárez; me


hubiera gustado que, con educación, el Estado, con los particulares,
tuviera el sentido de verdadera “Solidaridad”, como dijera Lech Wa-
lesa de su Sindicato, y sobrara trabajo bien remunerado y no hubiera
hambre en ninguna casa; me hubiera gustado que las gentes, con el
estómago lleno de comida sana, pudieran dedicarse a hacer cultura y
que las madres, además de dar todo a sus hijos, ¡¡todo su ser!!, no des-
empeñaran cargas laborales exhaustivas y tuvieran que pagar un “ho-
locausto personal” para mantener hogares que varones sin escrúpulos
abandonaron; hubiera querido que no hubiera delincuencia… porque
nadie tuviera necesidad de ella….; que no hubiera enfermos ni adictos,
porque quien es feliz no necesita “paraísos” creados por las drogas;
hubiera querido que nadie tuviera que comprar dólares y abdicar de
invertir en México, en virtud de la inseguridad, que amedrenta a los
mejores inversionistas; hubiera querido que la gente leyera, y no que
se atontara con todo tipo de aparatos cibernéticos, a fin de aborregarse
y dejarse “manejar”; hubiera querido que la gente, en suma, hubiera
aprendido a pensar y a resolver sus propios problemas, lejos del es-
quema de “Estados paternalistas” que ha permeado América Latina.
Hubiera querido… sí… lograr el Estado del Arte, del que hablaran los
filósofos. Pero, sobre todo, hubiera dado la vida porque ningún joven
tuviera que reprocharme que nosotros, mi generación y las anteriores,
les dejamos ¡sin futuro! Nunca olvidaré lo que me atreví a llamar “el
testamento universitario” de mi querido maestro de Madrid, don José
María Rodríguez Devesa, cuando, sin saber que en Bolivia le aguar-
daba la muerte por una falla del corazón, me sentenció en una carta:
“Dejen a los jóvenes un mundo más sensato que el que nosotros les
dejamos…” Es ello tanto como decir que, a los verdaderos maestros,
la culpa nos viene de atrás… pero que el mundo jamás pareció más
insensato que al presente… negador de la misma vida, que a todos nos
sostiene. Decía León Felipe: “Para cada hombre tiene un rayo nuevo
de luz el sol, y un camino virgen… Dios”. ¿Es, acaso, que con nuestra
insensatez le hemos cerrado a los jóvenes esos dos caminos?
A estas alturas de mi reflexión, se preguntará el lector, con justicia,
a qué viene todo esto. Y bien: viene a que hoy he leído un artículo en
el cual se escribió que Maduro ha desestimado la protesta, que hoy le
tiene en vilo, porque venía de “simples jóvenes”. Es, también, por un
comentario, formulado por una ONG, acerca de que los jóvenes de Ve-
nezuela están diciendo y demostrando que prefieren morir antes que

Josefina Camara Bolio_.indb 194 02/03/16 10:23


ME HUBIERA GUSTADO 195

seguir en ese país sin oportunidades, sostenido por la pura represión,


la más vil y exacerbada. Acerca de esto último, sabemos que la dipu-
tada oposicionista María Corina Machado se ha refugiado en Panamá,
amenazada de cárcel, previo desafuero, por una cantidad de ilícitos
que bastarían para completar un Código Penal. Las manifestaciones se
dispersan con perdigones… y se balea, desde motos con gente a bordo
que, más que de colectivos, parecen delincuentes asalariados a quien
se tercia, si se le mira junto a las barricadas, no importa si ello ocurre
mientras se cumplen labores de limpieza. Por último, se ha realizado
una verdadera “redada” para detener alcaldes de la oposición, siendo
el caso más destacado el de Daniel Ceballos, de San Cristóbal, en la
beligerante región del Táchira, lindando con Colombia, de la cual es-
cribí otros párrafos de estas reflexiones. Y somos muchos quienes nos
preguntamos: ¿Todavía puede llamarse a esto “Democracia”? ¿Toda-
vía los gobernantes de países del Cono Sur y la OEA misma se atreven
a continuar callando?
Ante estos hechos, es muy obvio que lo correcto políticamente
no es la represión, no es el “silenciar” a la disidencia, sino dejar que
haya disidencia y callarla con hechos. Pero ¡es que no hay hechos!,
más que deleznables; es que no hay insumos; es que no hay espe-
ranza; es que no hay nada… más que una invasión de cubanos que
buscan en Venezuela el desarrollo que tampoco tienen en su patria.
Maduro desestimó la protesta porque venía de jóvenes, nada más que
¡“un puñao”! Pero no podemos olvidar, con Althuser, que las univer-
sidades constituyen un grupo de poder cuando se trata de cuestionar
al régimen. Y, recordando a don Luis Recaséns, cito aquella frase que
dijera Talleyrand, el Canciller, a Napoleón: “Sire, el poder no puede
asentarse sobre las puntas de las bayonetas”. Aquel célebre político
del Imperio napoleónico y de las campañas del mismo, se parecía a
aquel otro, prusiano: Bismarck, “el Canciller de Hierro”. Y, quizá en
la era más moderna, el agudo sentido político y práctico de Winston
Churchill tampoco habría creído en la falacia de la fuerza bruta como
detentadora del poder, si recordamos el momento en que Jorge V
anuncia a Inglaterra que ha sido declarada la guerra contra Alemania:
fue el principio del fin del Tercer Reich… Así que, precisando el caso
de Venezuela hoy, la política de Maduro es absurda, incoherente e
inculta, además de cruel. Y me pregunto: ¿qué impulsa a Maduro a
sostenerse de esa manera, ante un grupo de jóvenes, cada vez más
nutrido, que le reprocha qué está haciendo de Venezuela? ¿Acaso

Josefina Camara Bolio_.indb 195 02/03/16 10:23


196 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

estima que es válido y Constitucional un poder que el pueblo le dio,


pero que ese mismo pueblo ya no quiere otorgarle? ¿Acaso es lucido
pasar a la Historia como un asesino serial de jóvenes, porque estos
reclaman el derecho a un futuro digno? Y, por último: ¿Acaso la His-
toria se ocupa hoy, ¡¡no siquiera para improperios!!, del defenestrado
mandatario de Túnez, o del de Egipto?
No. No figurará en la historia el mediocre que frustró las ilusiones
y la paz de los pueblos. No, el que manchó la justicia. El futuro será
de quien done, de quien conceda, de quien se inmole por su pueblo,
sin demagogias y sin eufemismos: quien goce con dar, con propiciar
el desarrollo, ese será grande, a los ojos del pueblo y en las letras de la
Historia. Ojalá que Maduro reflexione, que comprenda, ¡¡aún es tiem-
po!!, que puede dibujarse de nuevo, pero sólo con humildad. Que sea
iluminado, por la oración de su pueblo, para comprender que es más
grande quien se atreve a reconocer y a enmendar sus errores.
A los cuerpos yertos y ensangrentados de los jóvenes a quienes fue
arrebatado su derecho a vivir, y a los cuerpos valientes de los jóvenes
que hoy siguen defendiendo ese derecho, les decimos, con García Sol:
¡“Nuestros y vuestros son las rosas y los hombres: por vosotros se
hará la paz”!

México, marzo de 2014

Josefina Camara Bolio_.indb 196 02/03/16 10:23


XXVI. Nota de duelo

Esta noche no puedo dejar de escribir, porque velo a Adolfo Suárez,


al lado de mis amigos, mis hermanos españoles, al lado de esa Espa-
ña, que tanto me dio… Me ha dolido singularmente que ayer, mien-
tras yo glosaba el episodio de la manifestación que hubo en Madrid,
y que terminó a pedradas y golpes con palos, Adolfo agonizaba…
Dios, en Su piedad, que es infinita, se ha valido de la enfermedad de
Alzheimer, para que Suárez no viera lo que se ha hecho de aquella
España que forjó, a golpes de alta diplomacia: diplomático maduro,
hombre bueno, con un alto sentido de la nacionalidad y de la familia,
así como de la amistad, supo intuir la importancia de olvidar, de su-
plir, de sobrevolar al menos, las hondas diferencias ideológicas entre
Españoles, para abrirse de cara a Europa, en cuyo seno, es decir, al
interior del Parlamento Europeo, España era el “patito feo” antes de
la Democracia. Me tocó aquel episodio patriótico que, lo digo con
sincero dolor, en su momento no supe aquilatar porque me costaba
mucho adaptarme a aquel país, en mi situación de becaria mexicana.
El famoso referéndum, a cuyos mitines preparatorios asistían muchos
condiscípulos latinoamericanos, en calidad de observadores, fue en
mi tiempo; luego, la promulgación de la Constitución del 78, paso
indiscutiblemente necesario y acertado para soslayar divergencias y
comenzar de nuevo, de la mano con el pueblo, que, dicho sea de paso,
exageró en la interpretación de algunos postulados democráticos: aún
recuerdo aquella tarde soleada, en que, con espíritu de aventura, fui,
con varios amigos y compañeros de escuela, a “El Rastro”, conocido
mercado en el viejo centro del Madrid de los Austrias, para curiosear:
¡ahí se vendía de todo!, desde un traje con manchas antiguas de un
verde militar desleído, ¡hasta un kaftán marroquí, que mucho me gus-
tó y que adquirí!..., hasta marihuana… Ir a “El Rastro”, con el olor a

197

Josefina Camara Bolio_.indb 197 02/03/16 10:23


198 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

pescado del verano y de aquellas calles llenas de comerciantes, como


los ambulantes de México, fue una experiencia que me situó de cara a
la realidad del pueblo… y, en medio de aquella policroma algarabía,
recuerdo a una “marchanta” mayor, gorda, sentada en el rudo suelo,
con sus trebejos de mercancías puestos en la acera, que gritaba, con
voz chillona y cascada, algo sobre “la democracia en España”: era el
slogan del pueblo, era la novedad más subyugante, la “fruta prohibi-
da” por el franquismo. Pero, como decía una amiga española aquí,
en México, “nos hemos tomado la Ley del Péndulo, lo cual quiere
decir que no sabemos, los españoles, de términos medios, sino que, de
la cerrazón del franquismo, hemos transitado hacia el ‘destape’ de la
Democracia”… Tampoco eso fue una democracia de verdad, como he
repetido en estos días, y, para mayor acierto, recuérdese la manifes-
tación de ayer. Eso no le quita nada a la magnífica e inolvidable obra
de Suárez; pero, me pregunto, ¿acaso queda algo de lo que él logró?
¿Sabrá Rajoy, o acaso podrá, revertir un proceso que hoy es a la in-
versa del “suarismo”? Han dado sus condolencias José María Aznar y
José Luis Zapatero… Y me pregunto: ¿dónde está Felipe González?
Ese primer ministro, emanado de un Partido de los Trabajadores, figu-
ra clave, también, de la “transición”, ¿por qué ha guardado silencio?
Pienso en sus aportaciones… y en su desaparición… En fin, tras tres
días de duelo nacional y banderas a media asta, quizá la memoria de
Suárez, reverdecida como un olivo de paz, sea el motor para callar
esa voces de discordia y atropello que permean la España de estos
días turbulentos… Recordemos a Machado: “La España de charanga
y pandereta, / De Rabo y sacristías / devota de Frascuelo y de María,
/ de espíritu burlón y de alma inquieta, / ha de tener su mármol y su
día, / su infalible mañana y su poeta”. Creo que Suárez fue, a más de
un ideólogo y un gran Diplomático, ¡un Poeta de la Democracia! Poe-
ta de España que hoy duermes, ¡sigue soñando y ayúdanos, desde el
Cielo, ¡a que tu sueño español siga siendo realidad!
Del velatorio, me traslado a otra vigilia, que es la que sigue vivien-
do Venezuela, tema central de mis reflexiones de estos días. Trátase
hoy de subrayar algo que llevo dicho: Si Maduro se ha pronunciado
ampliamente sobre la “no injerencia”, y, con palabras textuales!, man-
dó al “carajo” a Juan Manuel Santos y a Sebastián Piñera, diciendo
que “los problemas de Venezuela los resolvemos los venezolanos...
¡Carajo! ¿Por qué hoy solicita la injerencia, sí, de todos los países
integrantes de UNASUR? ¿Es, acaso, que se ha decidido a “sacar los

Josefina Camara Bolio_.indb 198 02/03/16 10:23


NOTA DE DUELO 199

trapos al sol” y ventilar los problemas a la luz del mismo?... ¿O es,


acaso, que, ¡¡desesperado porque se le ha ido de las manos el con-
trol!!, y se le va a ir, obviamente, el poder, busca el apoyo de sus cole-
gas sudamericanos? Me parece que a Maduro le falta, ¡y con mucho!,
quien le enseñe una buena dosis de Derecho internacional y de con-
ceptos como “intervencionismo” y “coloniaje”. ¿Acaso no ha permiti-
do, como su mentor, Chávez, la franca e indebida injerencia de Cuba
en su país? Entonces, ¿en qué queda el trabajo de la OEA? Porque ha
declarado que le solicitará a su canciller, Elías Jaua, déspota como él
sólo, la elaboración de los recursos que se interpondrán ante todas las
instancias u organismos, a nivel internacional. Entonces, me pregun-
to si, así como Panamá ha jugado hoy al “apoyo” por la paz, con un
concierto al que convocó el propio presidente Martinelli, se prestarán
a este juego de locos todos los organismo y/o países del continente…
Lo único saludable sería que, eso sí, todos tomáramos la más firme
conciencia de que el problema de Venezuela no es sólo de los vene-
zolanos: ¡es de todos! Entonces, o nos salvamos todos… o todos nos
hundiremos…

México, marzo de 2014

Josefina Camara Bolio_.indb 199 02/03/16 10:23


XXVII. El despertar

Vienen marchando a ritmo de Conga, pasito adelante, pasito p’atrá,


vienen del panteón, donde no descansaron porque habían jurado vol-
ver a su tierra Cubana. Dios les ha dado permiso de fugarse una noche,
tan sólo, del Paraíso, a millares de Cubanos, que, grandiosamente,
vivieron el exilio y el dolor de perder aquella Perla: Cuba, la Perla del
Caribe. Vienen a disfrutar, en la noche callada, madrugada que clarea,
la brisa imponente del Malecón y la vista del Morro, signo de aquel
faro de libertad que se yergue frente al mar. Serán sus espíritus como
el humo, calientito, que se mete, que nos arropa, de un buen Habano.
Y se meterán en las playas y en las arenas, y en las viejas casonas que
habitaron, en Varadero, en Guanabacoa, en Santa Clara, en lo mejor y
más rutilante de “la Isla”.
Y admirarán las calles y los vehículos de los 50’s, y aquellas bici-
cletas convertidas en “coche”, en las que los mulaticos afianzan sus
pies grandes en pedales de estos vehículos improvisados. Llegarán,
sin ruido, a “La Bodeguita del Medio”, a comer un buen guisado de
chancho y un blanco arroz con boniato. Y luego, tomarán aguardiente
y brindarán por esta “era de la nueva libertad”, que apenas comienza.
Tomarán un traguito de Ron... ¡ah!, qué sabó, Caballero y, aunque en
la penumbra de la tarde le pidan cosas a Babalóo, estarán seguros de
que, en el silencio, siempre escucharon a Dios... a pesar de las prohibi-
ciones y del materialismo y del comunismo. Compararán, entonces, a
la bella Cuba con el Paraíso del que han salido. Y, ya cayendo la tarde,
cuando el sol se muere, enfilarán hacia el Bohío, hacia la Palapa, hacia
el cocotero, para refrescar la bruma con esa deliciosa agua de coco,
la pureza del líquido vital, aunque proveniente de un fruto seco y con
cuerdas... Al llegar la noche, se acercarán a los niños y, con Lecuona y
Grenet, cantarán “Drume Negrita”, porque, por fin, podrán conciliar

201

Josefina Camara Bolio_.indb 201 02/03/16 10:23


202 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

un sueño de felicidad y soñar; soñar y despertar en un pueblo libre,


como dijera Rafael Hernández, el Jibarito. Ya se vence el plazo de
permiso que se les dio en el Cielo; pero, antes de partir nuevamente,
se darán una “vueltica” por el viejo Tropicana.
Y ahí recordarán al Bebo Valdez, que rie entre ellos, recién llega-
do al Cielo hace poco más de un año; “Bebo ¿tu vé cómo tocaba el
piano, mi hermano?” Así pregunta, con su voz de plata, Rita Monta-
ner: ¿Te acuerda tú del Manicero? ¿De la “caserita”? ¿Y de aquella
orquesta de puras chicas, que tocaban trompetas sonoras y el tambó?
Se escucharán risas cascadas y el rasgueo de guitarras. ¡Es el Trío
Matamoros! Pero qué jóvenes están, Miguel y sus Compañeros! Y
comienza el baile, de conga, rumba, escuchando el tiple y marcando
el contrapunto, que parece ser la vida de Cuba. “Tira la muleta y el
bastón y vente a bailar el Son”, mi “Son Montuno”, que repite la nota
hasta la obsesión. Manicero se va... Manicero se fue... Y le da salida
formal, señorial, como la cuadrilla en la Fiesta Brava, el gran Ernesto
Lecuona con su “Suite Andalucía”. Todo aquello que heredó Cuba de
España, que hizo época, la blancura y sencillez del Galleguín junto a
la taimada y zocarrona sonrisa del negro Cubano, aquel que canta y
repite: “tocao por mano de negro cubano que haya jurado tocar el
bongó!” El “Jiri-jiri-bó, jiri-jiri-bo”, se va también, para desembocar
en la playa, a la olrilla del mar, allá donde la espuma fresca besa la
blancura de la arena, con una “Habanera”. Es el paso del Caballero
de impoluto traje de lino blanco, camisa blanca, corbata, sombrero
de Jipi-Japa y un buen Habano, desfilando, contonéandose, elegante,
Señor, buen mozo y cantor ¡como mi padre!, aquel que, siendo yo
Mexicana, me enseñó a amar a Cuba y a sentirla parte de mi ser y de
mi entraña. Él también, estoy segura, se ha fugado un “ratico” del
Cielo para gozar en “su” Cuba… Cuba, nido de ensueños y de embe-
lesos: deseo de todo corazón que, cuando en tus patios florezcan los
limoneros, florezcan, también, los aires verdes de la esperanza y de tu
muy ansiada ¡LIBERTAD!
Te quise y te quiero, Cuba linda, ayer como hoy, día de la caída del
“Muro del Caribe”.

MARÍA JOSEFINA CÁMARA BOLIO.


México, Diciembre del 2014

Josefina Camara Bolio_.indb 202 02/03/16 10:23


XVIII. Cancionero de la vida

A la memoria de mi padre, Fausto Cámara Zavala,


trovador amante de Yucatán, y mecenas de artistas vernáculos

Tuve en estos días el grato quehacer de recordar las bellas canciones


de la autora peruana Chabuca Granda, con quien sostuve una hermosa
amistad en la década de 1970. La conocí durante una de sus presen-
taciones, en el tiempo en que vivió aquí, en México, cuando actuó en
el Centro Penitenciario del Estado de México, donde el Director, Lic.
Antonio Sánchez Galindo, con su vasta cultura, había comprendido el
enorme beneficio que la música producía en el ánimo de los internos,
así como el proporcionarles, de continuo, espectáculos y actividades
musicales. ¿Cómo olvidar la oportunidad que me brindó, contando yo
con escasos 21 años, de formar un coro en la Sección de Mujeres, en
la cual hasta las enfermas dejaban la cama para asistir al ensayo en
turno? Para la que esto escribe, fue el comienzo de un compromiso
existencial con el gran tema nacional del penitenciarismo y, ¿por qué
no decirlo?, con la honda y arraigada convicción de que los derechos
de las mujeres eran una lucha que habría de enarbolar para siempre:
no como se malentiende hoy, derechos sin deberes, sino como verda-
dera igualdad en la ley y en el trato, así como reconocimiento de que
¡la madre es la primera educadora! Decía mi gran amiga, la psicóloga
Hilda Marchiori, a quien recuerdo con cariño como asesora e impul-
sora de mi juvenil proyecto, que éste había tenido el mérito de, por
primera vez, subir a las mujeres a un escenario, así como de elevar su
autoestima. Pues bien, un domingo soleado, con el sol de Toluca, que
quema pero no calienta, llegó Chabuca, con su conjunto.
Y fue un éxito social, rayano en la euforia, el ritmo contagioso y
la sencillez con que aquella mujer, de edad mediana y vestida con un

203

Josefina Camara Bolio_.indb 203 02/03/16 10:23


204 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

sencillo atuendo de lino blanco, invitó al auditorio a algo que ella va-
loraba mucho: la reflexión. Aún recuerdo, ¡a tantos años!, sus palabras
cuando un grupo de reos jóvenes la abordó, acosándola con preguntas:
“Muchachos, ustedes no tienen muchas cosas, pero tienen algo inmen-
samente valioso: ¡tiempo!” Y la profundidad de esta afirmación era
de una valía excepcional si se entendía, claro, desde el mejor punto
de vista… Años después, y gracias al mundo trovero de Yucatán, a
iniciativa de mi padre, Fausto Cámara Zavala, se le tributó un mag-
no homenaje musical en Yucatán y tuve, incluso, el gusto, bohemia
yo de naturaleza, de presentarle a Guadalupe Trigo. Pero, partiendo
de este sucinto marco teórico y circunstancial, me he reunido con mi
gran aliada, la noche, con su pausa inigualable, con la nitidez con que
sobrevienen los recuerdos, y la claridad con que el paso de la vida nos
ha permitido dimensionar y trazar adecuadas coordenadas entre éstos
y el presente, y he decidido plasmar mis vivencias, mismas que, ade-
más de ser muy gratas, constituyen un legado de información, si no de
cultura, para quienes no conozcan la íntima trabazón que existe entre
ciertos elementos: la música, la geografía y el mestizaje; fenómeno
este último que si bien ha ocurrido en el mundo entero, entendido
como mezcla de razas y culturas, ha tocado a nuestra América conver-
tir en riqueza, profunda y dichosa.
Para comenzar mi recorrido, porque será como un viaje la narra-
ción que voy a emprender, debo partir de mi cuna, Yucatán, y cuna
también en el sentido de que nací y crecí entre música, ésta totalmente
relacionada con Cuba. En otro escrito de mi humilde autoría, intitu-
lado Homenaje al bambuco, he descrito, también, la hermandad que
surgió con Colombia, cuando, a comienzos del siglo XIX, el Dueto
Pelón y Marín arribó a tierras mayas e hizo, con la debida evolución
de tiempo y personas, que el ritmo antioqueño del “bambuco” se arrai-
gara en Yucatán hasta convertirlo, casi, en patente de ciudadanía. Des-
de entonces, todos los compositores yucatecos que se honran en serlo,
han escrito y musicalizado bambucos. Pero, sin alargar esta parte de
la historia, de muchos ya conocida, hay que señalar que el famoso
cantautor Cirilo Baqueiro, más conocido como “Chancil”, compuso
una simpática “huaracha”, hermanando los ritmos afrocubanos con la
fina poesía de Yucatán. Tal es el caso de “La Mestiza”, y quizá no sabía
Chancil que ¡estaba haciendo mestizaje! Así, más allá de que Yucatán,
como península, se ubica frente a las costas de Cuba, recuerdo que
mis padres me hablaban de los conjuntos de música improvisada, pero

Josefina Camara Bolio_.indb 204 02/03/16 10:23


CANCIONERO DE LA VIDA 205

no por ello menos valiosa, con armonía de instrumentos y de voces,


que podía observarse en La Habana, en cualquier lugar. Además, Mé-
rida, como ciudad aledaña a la playa, gustaba mucho de la música de
Celia Cruz y, cerca de mis tiempos de pubertad, se bailaba con gusto
el chachachá. Curiosamente, en este tipo de conjuntos tropicales, se
utilizaba un instrumento que yo llamaría “agrícola”, ¡como lo es el
cencerro de las vacas!, mismo instrumento del que tendrá el lector
nueva oportunidad de informarse. Muchos de estos conjuntos estaban
integrados por gentes de raza negra. Y desde ahí, comienzo a demos-
trar lo que constituirá la hipótesis central de este trabajo: que la cuna
de nuestra música criolla latinomericana está en África.
Lo que se sigue constituirá un mayor abundamiento de tal teoría,
por lo que invito al lector a estar atento a los detalles que fungen como
enlaces. En Cuba, pues, se interpretan ritmos vivarachos, salerosos,
muy vitales, que ponen siempre de manifiesto la socarronería del ne-
gro cubano matizada con la seriedad, no exenta de dulzura, de los
inmigrantes de Galicia. Ritmos con sello de lamento, como “Babalú”
o “En Cuba se baila la rumba”, ponen de manifiesto esta influencia
negra que va preñando de ritmo, de “contrapunto”, toda la Isla, desde
La Habana hasta Santa Clara, Cienfuegos o Matanzas. Precisamente,
es la rumba la mejor expresión bailada de esta música, y ¡qué decir de
la Conga! Hasta en ciertos movimientos políticos, en ánimo de pro-
testas, la gente negra marchaba a ritmo de Conga, un paso adelante,
dos atrás, para ir enfilados en carnavalesca procesión. Sin embargo,
la mejor exponente, quizá universalmente conocida, de esta música
doliente, es “Lágrimas negras”, si bien no podemos olvidar al “Trío
Matamoros” que, en los años 30’s, se preguntaba de dónde venían los
cantantes, poniendo en boca de un niño el “Mamá, yo quiero saber”.
¿Y qué decir de “El Manicero”? Este cantar ya evoca el pregón, insti-
tución sobre la que hemos de retornar.
Y, como nada hay más dulce que la ternura de una nana negra, con-
servamos ese maravilloso arrullo que dice: “Drume negrita, se te sale
los pies de la cunita, y la negra Mercé ya no sabe qué hacé”. Voz tier-
na, si la hubo, fue la de Bola de Nieve, que cantaba con aquella picar-
día que también es atributo de la raza negra, su inolvidable “Monsieur
Julián”. En cuanto a la música criolla, existe la vertiente clásica del
excepcional pianista Ernesto Lecuona, y otra más popular, interpretada
antes de la Revolución por el Dueto que formaron Irene Cabrisas y
Julio Farach, mismo que, a la postre se desintegró en Miami, durante el

Josefina Camara Bolio_.indb 205 02/03/16 10:23


206 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

exilio. Sin embargo, presa de viejos y poéticos destellos, me es impo-


sible cerrar este capítulo sin recordar “La Bayamesa”, que fue cantada
hacia los 1800 como enseña de liberación nacional, y la música dulce,
casi cotidiana, del inolvidable Sindo Garay. Por último, asistimos, des-
de hace más de medio siglo, a la explosión romántica del bolero: baste
como exponente aquella “letanía del abandono”, que se hace cruz de
aceptación: “Total, / si me niegas tus besos / no me muero por eso, /yo
ya estoy cansada de tanto besar. / Viví sin conocerte: / puedo vivir sin
ti”. Dando un salto en el tiempo, digamos hasta la modernidad, pasa-
mos a Puerto Rico, donde la música del inolvidable Rafael Hernández
nos regaló joyas como “Perfume de gardenia”, “Capullito de alhelí”,
y retomó esa raíz que yo llamo “doliente” de la raza negra, del pueblo
sencillo, cuando compuso el “Lamento borincano” y recogió la triste-
za de un pueblo dominado, en “Borinquen”: ¡cómo olvidar el dolor,
dedicado a la Isla, de aquel “Preciosa serás sin bandera, / sin laudos ni
gloria. / Preciosa te llaman los hijos de la libertad”!
Pero mirando el azul-verde profundo del mar caribe, recordamos
primero al ilustre literato yucateco, Luis Rosado Vega, quien estimo
que, con salvadas referencias, barruntó algo de esta, mi teoría, al afir-
mar que no debía hablarse de la música de Cuba, ni de Yucatán ni de
Colombia, sino de la “Música del Caribe”. A continuación, en disím-
bola escenografía, recordamos la silueta siniestra de un barco negre-
ro… Aquel barco que, mes con mes, luego de que los traficantes de
personas habían sembrado destrucción y muerte en África, llegaba a
Cartagena, en las costas de Colombia, para vender como esclavos a
los negros arrancados y descuajados de sus hogares. Una se pregunta
cómo pudo suceder esto con total impunidad, atentado a los derechos
humanos del cual participaron los Estados Unidos, principalmente ad-
quiriendo esclavos para las plantaciones del Sur, y los países de Amé-
rica del Sur. Los negros llegaban exhaustos, moribundos, llenos de
epidemias y desnutrición, además de la violencia psicológica sufrida,
y ahí, en Cartagena, les esperaba Pedro Claver, hoy Santo, quien se
dio a sí mismo el título de “Esclavo de los esclavos negros”.
Él les arropaba, les recibía con amor, les encauzaba en esta nuevas
tierras, tan desconocidas para ellos, y les bautizaba, poniendo en sus
almas pobres, junto con la palabra de Dios, la ternura y aceptación tan
urgentemente necesitadas. Suponemos que, a la postre, resignados al
exilio, los negros fueron haciéndose “plásticos” a sus tierras adoptivas
e introyectando algo del entorno, para configurar, así, una identidad

Josefina Camara Bolio_.indb 206 02/03/16 10:23


CANCIONERO DE LA VIDA 207

nueva que, sin perder en modo alguno sus raíces, formara una sinergia,
entre ellos y la tierra, entre ellos y su música afroamericana. Así, en
la costa colombiana, se baila la cumbia, el vallenato, con una danza
que, a ritmo de tambor, pareciera semejante a una danza zulú, con
flexión de la cintura, piernas que se doblan en alternancia y brazos
que parecen volar en fantasmagórica contorsión. Como expresiones
criollas, encontramos el “bambuco” en Antioquia, y el “bunde”, en
la sureña región del Tolima. Colindando con Colombia está Brasil,
donde la expresión coreográfica y musical de la raza negra ha tenido
su máxima expresión: desde los ritmos primigenios, auténticamente
negros, hasta el contrapunto más marcado, cortante, de “Bahía”, en la
música criolla, y “Brasil”, con connotaciones casi de himno. Entre las
gentes de mi generación, ¿quién no conoció a Antonio Carlos Jobim y
a Vinicius de Moraes? Mientras que el primero componía los tristes,
pero alegres, bossa nova que bailábamos con felicidad, el segundo,
poeta y diplomático, compuso su canción, de pasión desgarrada, “Eu
sei qui vou te amar”.
No podemos olvidar a la samba, con interpretación muy diversa
al ritmo argentino que lleva el mismo nombre, y que, en Brasil, es
materia de danza hasta desembocar en las bien conocidas “Scuolas
do Samba”. Y estimo que, de aquí, es tiempo ya de pasar las fronte-
ras del Perú. Cuando Francisco Pizarro llegó al Imperio Inca, el más
poderoso de la América precolombina junto con el Azteca, quedó des-
lumbrado por el majestuoso estilo de vida de Atahualpa, emperador a
quien se suponía “Hijo del Sol”, y se llenó de codicia insaciable por
el oro de los incas, aprovechando la coyuntura de una guerra fratrici-
da que había entre Atahualpa y su hermano. Este episodio concluyó
con el hecho de que, aunque Atahualpa llenó, de piso a techo, una
habitación de todo el oro que pudo reunir, fue condenado a morir por
ahorcamiento. Sabemos que el refugio que los incas construyeron en
Machu-Pichu fue su último reducto, si bien los conquistadores tarda-
ron mucho en descubrirlo, por su fenomenal altitud, en plena cordi-
llera andina. A la postre, el pueblo indígena no tuvo más remedio que
resignarse a ser colonia de España, convirtiendo Lima, la capital, en
un lugar totalmente español, pintoresco, poblado por una cantidad de
razas, pues a lo escrito se sumó la llegada, también, de esclavos ne-
gros. Se dividió entonces la música en música negra y la netamente
criolla, de la cual ha llegado hasta nuestros días la dulzura del inimita-
ble vals peruano, bailado en ricos salones por las “Limeñas que tienen

Josefina Camara Bolio_.indb 207 02/03/16 10:23


208 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

aire de tradición”. Vestido colonial, “tacón de chapín de seda y fustes


almidonados, boquita de caramelo, / cutis de seda, / magnolia que se
ha escapado / de la Alameda”, es el perfil con que Chabuca describió
a las limeñas de la época Colonial.
En esta Lima sugestiva y pintoresca, como parte de la cotidianei-
dad, aparecen los pregones a que hice referencia más arriba, siendo los
más conocidos el de “Viva el Perú y sereno”, con que el hombre que
desempeñaba el oficio de sereno, precisamente, anunciaba la caída de
la tarde-noche. Podemos imaginar la escena: en los aleros de las ven-
tanas, rodeadas de teja roja, la novia se despedía del novio, en un vano
intento de darse un beso siquiera, como la pareja aquella del “Callejón
del beso”, en Guanajuato. Las sombras se hacían cada vez más densas
cobijando, quizá a una más atrevida pareja, en el resquicio de algún
zaguán, o, quizá, a algún tunante que, con filosa daga, aprovechaba el
descuido del sereno para atacar a sus víctimas. Sólo quedan algunos
paseantes, muy pocos, y, mientras las damiselas se preparan a soñar, el
sereno, farol en mano y capa española al hombro, se va alejando, con
su caminar monótono. Terminada así la jornada diaria, a las seis de
la mañana, entre sol, flores y algarabía de mercadillos y de las damas
que van a misa, se escucha el otro pregón: “¡Tamales calientes!” Sin
detenerme en el estudio del maíz como común denominador de toda la
América hispanizada, debo recalcar que escenas como la que acabo de
describir han dado vida a una cultura especial, que, en Perú, se conoce
como “criollismo”. Pero Chabuca, quien decía componer “para que no
muera el criollismo”, recrea esta y otras multicolores estampas para
integrar un cancionero, con tonadas sencillas y letras menudas, finas,
a veces llenas de filosofía o de saber popular, pero siempre esencial-
mente descriptivas y destilando amor por su tierra.
Al lado del vals ya mencionado, se interpreta, como danza, “La
Marinera”, en la cual las mujeres portan vestidos blancos que, cual
alas de paloma, se despliegan a toda vela en esta danza maravillo-
sa. Dicho género de “La Marinera”, a pesar de ser criollo, me parece
que ya introyecta algo de la coreografía y el ritmo negros. Y estimo
que mi suposición es cierta, por cuanto Chabuca, al lado de sus val-
ses, se dedicó a la investigación profunda del “Cancionero Negro”.
A ello contribuyó grandemente que, en 1957, conoció a Caitro Soto,
quien, desde entonces, le acompañó con su ritmo inigualable como
ejecutante del cajón… y del cencerro. Pero detengámonos un poco en
la historia personal de “Caitro”, para comprender un cúmulo de sor-

Josefina Camara Bolio_.indb 208 02/03/16 10:23


CANCIONERO DE LA VIDA 209

presas. Como muchos de sus connacionales, Caitro no tuvo grandes


oportunidades de integrarse a la cultura; en su lugar de origen, pobla-
do llamado San Luis del Cañete en la costa pacífica del Perú, Caitro
trabajó en varias Haciendas, como se les llama también en Yucatán a
las tierras laborables, que, en Argentina se conocen como estancias y
en Colombia son fincas.
Tiempo después, Caitro, siempre llamado por el arte, marcha a
Lima, participando en el grupo de baile y coreografía conocido como
Perú Negro. Incursionó, inclusive, en el cine, en una película sobre
San Martín de Porres, el gran santo peruano. Y supongo que debe
haber realizado un papel extraordinario porque jamás he mirado una
sonrisa tan pura y tan dulce como la de Caitro… Sin embargo, aunque
campeón de zapateado, su fuerte era el cajón. Y, para comprender esto,
me permito hacer un pequeño paréntesis acerca de las percusiones, ya
que, como sabemos, los instrumentos musicales se clasifican en: de
viento, de cuerdas y de metales. Sin embargo, es innegable el papel
preponderante de las percusiones, que son de todo punto insustitui-
bles, en la medida en que nos encontramos con mayor preponderancia
del ritmo. Aunque en Cuba ya hemos mencionado a las tumbas y las
congas, ¡quién pudiera dejar de sorprenderse con la versatilidad de la
tambora! Me permito presentar algunos ejemplos de varias regiones
del mundo: en las ciudades independientes de Italia, tales como Siena,
Venecia, Pisa, etc., era muy bello el espectáculo de “Los abandera-
dos”, que jugaban a mil piruetas con las banderas de sus lugares de
origen. Pues bien: en este tipo de séquitos, quien marchaba a la cabeza
del grupo, era el de la tambora, quien marcaba el ritmo con una peque-
ña, de barriga semejante a una mandolina.
En la famosa pintura de Rembrandt, conocida como La Ronda,
se presenta al pequeño grupo de policía de aquellos tiempos, a cuyo
frente va un enanito, semejante al de Las Meninas de Velázquez, mis-
mo que toca la tambora para anunciar la llegada de la Justicia. Quizá
nuestros pueblos precolombinos, además del teponaztle y la chirimía,
contaron con tamboras, que precedieron a la ya famosa “Banda del
Recodo” de Sinaloa, y a la música norteña. Pero lo cierto es que dicho
instrumento, aparte de constituir un aire netamente marcial, en ocasio-
nes también fue un presagio de muerte, cuando acompañaba la subida
al cadalso de los pobres condenados a muerte por el Santo Oficio.
También, anunciaba, con redobles, la llegada de los “Justicias” como
enviados del tribunal de La Acordada. Y ¿qué decir del redoble que

Josefina Camara Bolio_.indb 209 02/03/16 10:23


210 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

acompaña a la cuadrilla, cuando sale al ruedo encabezada por el Juez


de Plaza? ¡La fiesta brava también cuenta con redobles! Retornando
al cajón, humilde instrumento de madera, imagino la escena de los
esclavos negros en Perú, compartiendo, después de la faena, un frugal
alimento y también, tristeza y añoranzas… Sentados sobre el cajón,
bajaban las manos hacia la madera para “hacer música”, como la hi-
cieron, increíblemente, con… ¡las cucharas! De estas últimas, pocos
intérpretes como Eusebio Sirio, también acompañante de Chabuca,
quien vestido con apretado traje negro y camisa blanca con pechera, a
la usanza del andaluz de los cortijos, zapateaba de maravilla con ajus-
tados botines de gamuza, y tocaba las cucharas, cuyo sonido extraía
del modo siguiente: tomándolas, en forma vertical y paralela, con la
mano izquierda, las golpeaba lateralmente con el dorso de la mano
derecha, realizando lo que, en el piano, se denomina “barridos”.
Así, con cucharas, cajón y cencerro, se configuraba el escenario
de los ritmos afro-peruanos más dulces y bailables. Relata el insigne
guitarrista andaluz Paco de Lucía que, estando en el Perú, asistió a una
cena en la embajada de España, siendo a la sazón embajador Torcuato
Luca de Tena. Ahí conoció a Chabuca y a Caitro, e hicieron entrañable
amistad, permitiéndose Paco postularse como comprador del famoso
“Cajón” de Caitro. Y es que, de pronto, De Lucía descubrió que ese, el
cajón, era el elemento que faltaba al Cante Jondo y al Baile Flamen-
co. Concluye la narración afirmando que, nada más llegar De Lucía
a España con el cajón, se desató una verdadera fiebre “Cajonística”
y, desde entonces, no hay Cantaor o Guitarrista que se precie que ca-
rezca de cajón. Se configuró así una verdadera aportación de América
mestiza, del Perú, a España y a los descendientes de Bereberes que,
en 711 D.C., llegaron a España al mando de Tarik, atravesando el Es-
trecho de Gibraltar, y convirtieron en música y danza el “canto” del
muecín desde la mezquita.
Como consecuencia de esta “nueva”, pero permanente, muestra
de mestizaje, señalo el dueto que configuraron, hace relativamente
poco, el gran Bebo Valdez, pianista del Tropicana en La Habana pre-
rrevolucionaria, fallecido apenas en 2013, con más de 90 años de
edad, y Diego “El Cigala”, cantaor de voz desgarrada, semejante a la
de “Camarón de la Isla”, que, aunque nacido en el barrio del Rastro,
en el corazón de Madrid, pertenece a la más pura estirpe de la raza
“calé”. “El Cigala”, acompañado por el maravilloso piano de Bebo
y sin faltar el cajón, grabó para la posteridad una nueva y especial

Josefina Camara Bolio_.indb 210 02/03/16 10:23


CANCIONERO DE LA VIDA 211

versión de “Lágrimas negras”, como se intitula su CD. Dicho todo


esto y repasando un poco más las percusiones, me falta mencionar
algo irrepetible: la música, mezcla de Panamá y Puerto Rico con los
Estados Unidos, ¡en la cual Rubén Blades y Willy Colón hicieron
Criminología!, al recrear el personaje de “Pedro Navajas”. Si trata-
mos de introyectar la escena por ellos presentada, quizá llegaremos
a la conclusión de que, después de César Lombroso, nadie ha des-
crito con mayor perfección Criminológica la figura del “delincuente
habitual”, con visos psicopáticos, y de la prostituta, estigmatizante y
estigmatizada… Se escucha, como viniendo de lejos, insinuante, si-
bilante, el ritmo redoblado de las tumbas. Va in crescendo, cuando
el intérprete, en voz solitaria y como cansona, describe al personaje:
“Por la esquina del viejo barrio lo vi pasar, / con el tumbao que tienen
los guapos al caminar / las manos siempre dentro ‘el bolsillo de su
gabán / pa’ que no sepan en cuál de ellas lleva el puñal”. Pedro Nava-
jas, con el puñal escondido bajo el abrigo, se desliza como pantera y
salta sobre la prostituta que busca un pedazo de pan, dejándola tendi-
da a media calle. En eso, pasa la patrulla y ve a los dos muertos, sin
mayor sobresalto, y la vida sigue en la ciudad… todo lo cual va sien-
do descrito cuando, a las tumbas, se suma un piano amigable, como
preguntando: “¿Bebemos algo?” Y, de aquel trío, a ritmo de salsa,
se describe la dramática escena, que no es extraña, sino lo cotidiano
en Brooklyn o en el Bronx… La dura vida de los migrantes latinos en
los Estados Unidos. Y bien, va siendo hora de concluir esta ya muy
extensa narración, para lo cual abordaré el avión que ha de llevarme
de regreso a casa.
No puedo despedirme del romántico Perú sin recordar, como un
arrullo, la voz algo tipluda, pero evocadora, de Andrés Soto… An-
drés, mestizo amante de la guitarra, es descendiente de gentes de raza
negra y se casa con una “blanquita”, como él decía, ¡cuyo padre no
podía verle!, en expresión de él mismo. Se divorcia y, en cierta oca-
sión, le canta a la “blanquita” el reclamo del rechazo, del dolor, al
fin y al cabo, de la raza negra: “Si usté quisiera asomarse un poquito
a la ventana y mirarme cara a cara, yo tendría un tamalito para invi-
tarle con ganas. Negra mula, negra mula, no me haga a mí desaires,
hábleme cara a cara….” Y concluye su “dancita”, con cajón, guitarra
y cencerro, pregonando: “¡Tamal calienteeeee!... ” Es la obra y el
arte no sólo del Músico, sino del Sociólogo, egresado de la Univer-
sidad Católica de Lima, quien ha sabido comprender que, en esto

Josefina Camara Bolio_.indb 211 02/03/16 10:23


212 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

del mestizaje, ¡la música es idioma! Con la tonada, pues, de Andrés


Soto en el alma, ¡porque es de suyo contagiosa!, me voy a la punta
de América, a la parte más austral del continente, que es Chile, con
sus graciosas cuecas, cantables y bailables. Y, desde ahí, emprendo
un regreso-ascención que me quita el aliento, a punto casi de asfixia,
cuando remonto la Cordillera andina para mirar que, desde donde “El
cóndor pasa”, están los inditos, con sus sombreros de “bomba negra”
las mujeres, sus niños a la espalada, atados por un curioso rebozo, y
la música de las zampoñas, cañitas atadas en forma como de cepi-
llo, que silban hermosamente hombres con un simpático gorrito de
lana multicolor: estoy en Bolivia… Pero, si he repasado el mar y el
cielo de nuestra América, no puedo dejar el vacío de dos tierras muy
amadas: Venezuela, donde la gigantesca soledad de los llanos refleja
hacia mí un grupo de hombres, tomando café a la luz de una fogata,
mientras vigilan el ganado, y cantan con fuerza, con tono bravío de
gentes de “a caballo” los corridos del arpa llanera, arpa vigilante,
cristalina, parecida a aquella que, en nuestro puerto mexicano de Ve-
racruz, acompaña el bailable del son jarocho. De Argentina, puedo
ver a los vaqueros, que, desde el caballo, lazan el ganado en difícil
contorsión… Puedo ver a los campesinos carnavaleando, como dije-
ra Leguizamón en aquella dulce y triste tonada: “Hoy día domingo,
Señor, / yo quiero glorificarte, / trabajando con tezón / la tierra de
otro… y de balde”. Y allá, en las tierras altas de Salta, Jujuy, con
acentos “entrerrianos”, logro dejar de escuchar el chirrido de “Los
ejes de mi carreta”, que distraen mi soledad, para atender la llamada
austera, profunda, del bombo legüero: bombo que, en su cuero duro
de tambor rugiente, lleva una oración campirana, un poema de amor,
una “Samba de la esperanza” y ¡una palabra de honor! ¿Quién llamó
a los inmigrantes que hicieron la Argentina actual? Creo que fue el
sonido hondo del bombo legüero y la esperanza que les pregonaba: y
cuando el sonido rudo del golpe en el cuero se matiza con el roce del
palillo en el borde del tambor, ¡tenemos un maravilloso dueto de barí-
tono y tenor!... En el terreno de la dulce música criolla, ¡cómo olvidar
las Vidalitas! En mis pagos hay un árbol que “Del olvido” se llama,
donde van a despenarse los moribundos del alma. Para no pensar en
vos, / bajo el árbol del olvido / me acosté una nochecita, Vidalitay, / y
me quedé bien dormido…/ Pues me olvidé de olvidarte, Vidalitay / en
cuantito me acosté. Y así, remontando, dejando, soltando, pero nun-
ca olvidando, llego nuevamente a las verdes aguas del Caribe, a un

Josefina Camara Bolio_.indb 212 02/03/16 10:23


CANCIONERO DE LA VIDA 213

punto donde, en la arena, quedan las huellas de un baile acompasado,


tremendamente rítmico y cadencioso: Es el Merengue, pues, como
nueva Colón, estoy en la Dominicana. De ahí, pasando otra vez por
Puerto Rico, enfilo definitivamente a mi México. Y bueno, cuando se
produzca el choque de las ruedas del avión con la pista y el bramido
de los motores comience a ulular, aquel golpe brusco señalará que he
dejado mi hermoso sueño para regresar a la dura realidad…
Estoy cansada… Es tarde y tengo frío… ¡Es hora de volver a casa!
Y quizá entonces pueda seguir cantando, como un día lo escribí: “Yu-
catán, de mi vida la quimera, yo no sé si cuando muera y descanse mi
cansada faz, volveré, con amor y con ternura, de tus playas la arena
a acariciar. Sólo sé que te amo y te venero, como se ama, con piedad
filial, los padres, el arrullo de la hamaca, el rugido de las olas en el
mar, el aroma sutil de Flor de Mayo y el paisaje de tu henequenal…”

México, enero de 2014

Josefina Camara Bolio_.indb 213 02/03/16 10:23


XXIX. México: ayer, hoy, siempre.

ACABO DE leer un titular donde se anuncia un homenaje a las vícti-


mas del temblor de 1985. Se habla de pérdidas, en vidas y en gene-
ral, y se afirma que, ahí, comenzó la “tragedia” de país. ¿Esta pala-
bra será nuestra verdad nacional? Por su aserto, me siento invitada
a realizar un recorrido, por la Historia, “Maestra de la vida”, como
dijera el sabio Herodoto, y, más aún, por nuestra historia: nunca po-
drá explicarse el presente, ¡si es que ello fuese posible!, sin mirar
hacia el pasado. Por ello, antes de comenzar este viaje, al que invito
al lector a acompañarme, comienzo por recordar a otro Griego, He-
ráclito, porque él afirmo que nuestro vivir es un devenir constante,
explicación que sólo puedo comparar con el “va y viene” de las olas
del mar. La vida: olas altas, mareas bajas, pero siempre movimien-
to, cambio, energía y la presencia invisible de corrientes profundas,
atrayentes y envolventes, que viven en lo más hondo del océano. Es
verdad: nuestra vidas son un océano, lleno de mil colores, especies,
arbustos, joyas y tesoros.
Mi viaje podría comenzar en el seno de la sociedad Azteca; pero
no, ni aun en la Colonia me detendré, si bien, como análisis somero,
deseo recordar las letras del Dr. Luis Rodríguez Manzanera, cuando,
en su novel libro Delincuencia Juvenil, bosquejó aquello que, en de-
talle psicológico y psiquiátrico, ha sido tratado por Santiago Ramírez
y Aniceto Aramoni, en su “Psicoanálisis del Mexicano” y también por
Jorge Segura Millán, en su “Diorama del Mexicano”: me refiero a la
neurosis, en su sentido de “ser y no ser” al propio tiempo, que, querá-
moslo o no, es menester reconocer que radica en la personalidad del
Mexicano. Es una escicicón psicológica y emocional; es la hondura de
la división y la discordia entre el Yo, el Super –Yo y el Ello, si cono-
cemos la obra de Sigmund Freud. Es, sencilla y escuetamente, lo que

215

Josefina Camara Bolio_.indb 215 02/03/16 10:23


216 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

afirmó Octavio Paz, en su visión de Mexicano allende los mares que


nos separan de Europa: “El Laberinto de la Soledad”.
Desde luego, me hago responsable de mi pensamiento y afirmaciones
que, como en todos los casos, puede despertar la simpatía de mis ama-
bles lectores……¡o todo lo contrario! Pero dejo asentada, como hipóte-
sis principal de este modesto ensayo, la afirmación de que el Mexicano,
hombre o mujer, carece de una identidad, como tal. Escrito esto, pro-
cederé a tratar de demostrar dicha hipótesis. Decía anteriormente que,
en la Colonia, ante la fusión de dos razas, Azteca y Española, mezcla
que se da, respectivamente, en casi toda la América Hispana, aparece el
fenómeno del Mestizaje, en el cual se funden dos razas, con sus respec-
tivos códigos genético, que no tenían en común más que una profunda
religiosidad, aunque diversa, y una gran belicosidad, también. Esto no
es más que el preludio del trauma que significó la caída de la Gran Te-
nochtitlán, o la desaparición misteriosa de la Civilización Maya, misma
que fue, con los Incas, la más grande de América. Los antepasados in-
dígenas, como bien sabemos, tenían usos y costumbres, avanzados más
que los de Europa, en algunos casos, los cuales fueron descritos en sus
Códices, mismos que, en el caso de Yucatán, por ejemplo, Fray Diego de
Landa ordena sean quemados. Pero, sobre la marcha, hemos conocido,
vgr.: en la “Historia de las Cosas de la Nueva España”, muchas costum-
bres de la sociedad Azteca, a través de la pluma de Fray Bernardino de
Sahagún. Por ello sabemos que las dichas costumbres eran radicalmente
diferentes de las de los Españoles Peninsulares y fueron perseguidas
y casi totalmente suprimidas. Muchos indígenas se escondían a fin de
seguir practicando su religión, pues esta era su base y esencia y funda-
mentaba su explicación total del mundo, a través de una Cosmogonía
esencialmente religiosa, siendo, también, la raíz de sus instituciones y
organización política, de aspecto Teocrático, con un sistema de gobier-
no depositado en sus Sacerdotes. Tenían una idea de lo que era el poder
que da la Monarquía, que ya se había consolidado en España, poder que
les fue arrebatado para pasar a manos de la Península. A través del mes-
tizaje, que, como afirma Segura Millán, no fue fruto del amor sino del
atropello y la violación, surge el fenómeno, en las mujeres, de aspirar al
matrimonio con un Español de origen, para adquirir un “status” que no
les daba la unión con un hombre de su raza, la raza subyugada. Este im-
portante fenómeno, ha sido ampliamente estudiado por Juana Armanda
Alegría, en un libro que revolucionó el pensamiento feminista de los
años 70’s, y que se llamó “Psicología de las Mexicanas”. A partir de ahí,

Josefina Camara Bolio_.indb 216 02/03/16 10:23


MÉXICO: AYER, HOY, SIEMPRE. 217

comienza la dicotomía, la escición del pensamiento y el sentimiento de


los Mexicanos, la cual nunca ha sido superada, según mi teoría. Nace,
es verdad, una nueva raza, producto del mestizaje señalado; pero que-
dan al interior del incosciente colectivo, del que hablara Jüng, resabios
de dos razas que se conservaron como dualidad antagónica al interior
de cada sujeto. Lo que yo no podría explicar, es por qué sucedió esto, ya
que, cuando llegaron los Españoles, ellos ya traían su propio mestizaje,
cargado de rasgos de Iberos, Celtas, Godos, Romanos y 700 años de
dominación Musulmana. Sin embargo, la nacionalidad Española, como
algo propio y original, estaba perfectamente definida. Mas no sucedió
aquí lo mismo, sino que, sin ánimo de ofender y distinguiendo, según la
Psiquiatría, entre Esquizofrenia y rasgos o tintes de tipo esquizoide, que
son situaciones totalmente diferentes, la dicotomía del Mexicano seme-
ja una situación igualmente escindida, como lo ha afirmado en años re-
cientes el Dr. Agustín Basave Benítez, en un libro muy específico sobre
el particular.
Dicho esto, remito al lector, en un salto de tiempo, a los aconte-
cimientos que dieron lugar al primer Imperio, o sea, el de Agustín de
Iturbide, quien, a pesar de haber sido juzgado traidor, fue el verdadero
Consumador de la Independencia de México. Pero menester resulta
explicar que, para lograr esta y con la colaboración de una persona
singularísima, como lo fue la Güera Rodríguez, aunque ya se había
pensado en ofrecer la Corona Imperial de México a Fernando VII de
España, a quien las Cortes de Cádiz impidieron aceptar el fenecido
plan, existen pruebas, de las que habla en su libro sobre dicho tema
el Lic. Adolfo Arrioja Vizcaíno, de que se pensó, también, en ofrecer
dicha Corona a Pedro de Braganza, quien huía del Brasil, y provenía
de una noble familia Portuguesa. Dicho plan fue abortado; pero la
pregunta que a mí me queda es por qué, si existían Criollos Mexicanos
como Iturbide, este es el último en quien se piensa como Emperador,
habiendo mirado, primero y siempre, hacia Europa.
Transcurre quizá un siglo más, cuando se presenta la lucha del Jua-
rismo, como bandera de un Liberalismo Mexicano, en constante pug-
na con los llamados Conservadores. Es un enunciado histórico que,
más allá de las simpatías que un gobierno de inmigrantes, como el de
Estados Unidos, pudiera tener por Don Benito, y cuando la Nación del
norte se debatía entre la Guerra de Secesión, Europa pone sus ojos, aún
coloniales, en México y México sigue con los ojos puestos en Europa.
Se analiza cuidadosamente la idea de retornar a la Monarquía, emu-

217

Josefina Camara Bolio_.indb 217 02/03/16 10:23


218 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

lando aquellos gobiernos europeos que emergieron hacia la segunda


mitad del siglo antepasado, al estilo de Napoleón III y, más aún, de la
poderosa Casa de Haubsburgo, heredera a su vez del Sacro Imperio
Romano. Así, aprovechando el ansia de poder de Leopoldo de Bégica,
tío de la Reina Victoria de Inglaterra y padre de Carlota Amalia, la
Junta de Notables Mexicanos decide ofrecer la Corona de México a un
Príncipe artista, nada ambicioso, que era Maximiliano de Habsburgo,
hermano de un Emperador cuyos dominios se extendían desde Austria
hasta Hungría y Bohemia: Francisco José. En tal virtud, se remonta el
espíritu de un México naciente, con sus Chinacos y ciertos vestigios
de nacionalismo, hacia la Europa de luengo poderío, a través de lo que
se ha llamado “el efímero Imperio de Maximiliano”. El final, trágico
por antonomasia, lo conocemos todos, y ha sido descrito magistral-
mente, a nivel teatral, por Rodolfo Usigli, en “Corona de Lágrimas”, y
a nivel literario, de cuño más o menos reciente, por Fernando del Paso
en “Noticias del Imperio”. Veamos cómo, una vez más existió un sec-
tor de la población que entendía sólo de moda Europea, en todos los
sentidos. Recordamos la figura, casi sombra, de Carlota con vestidos
de amplísima falda, llena de “crinolinas”, escote pronunciado en ex-
ceso sobre el busto de marfil, emulando el infaltable Camafeo, como
emblema femenino de la época. El chongo bajo, con frente despejada
y raya al medio, permitía descubrir bellísimos aderezos de gemas pre-
ciosas y no podía faltar una prenda que a mí me simpatiza en extremo:
el abanico. Era también la época de la Reina Cristina, en Italia, en lo
que se conoce como el “Ottocento Napolitano”, donde florecieron las
Artes y una extraordinaria orfebrería. Con respecto a los caballeros,
si no portaban uniforme militar con insignes condecoraciones al pe-
cho, se les veía con Jacket, pantalones ajustados y sostenidos al pie,
con chaqueta corta y altísima “chistera” o sombrero de copa, al más
puro estilo de Lord Melbourne, primer preceptor político de Victoria
de Inglaterra. Barba partida al medio, impertinente o monóculo, así
como elegante bastón, prefiguraban la efigie de un “Mexicano euro-
peizado”, preludio de la gran época Mexicano-Europea: el Porfiriato.
En efecto, cuando Juárez recobra el poder, habiendo impuesto a
Maximiliano la pena de muerte, sigue una etapa de consolidación de
la Mexicanidad, misma que, a mi humilde juicio, continuaba algo di-
fusa. Ninguna dama de “alto copete” soñaba con portar, en sentido
digno de nacionalismo, alguno de nuestros bellísimos trajes regio-
nales. Estaba la sociedad dividida: los humildes, el “pueblo”, como

Josefina Camara Bolio_.indb 218 02/03/16 10:23


MÉXICO: AYER, HOY, SIEMPRE. 219

se le consideraba entonces, se aferraba a las raíces autóctonas; y los


“ricos”, los de la cultura, se acercaban, como ramas de árboles que
buscan el sol, hacia Europa. Pasada la época Juarista, derrocado Lerdo
de Tejada y después de pronunciar el famoso Plan de Ayutla, llega al
poder un antiguo soldado Oaxaqueño, que luego de enviudar, acababa
de contraer segundas nupcias con una dama de corte europeo y culto:
era él el General Porfirio Díaz, y ella, la culta y finísima joven tamau-
lipeca, treinta años menor que él, Carmen Romero Rubio. No se sabe
si fue por la cultura Americano-Europea de ella, pero se barrunta, que
aquel humilde soldado de la Oaxaca del Plateresco olvidó, con las
verdes piedras que dan muro a sus edificios de antología, a Macedo-
nio Alcalá y a “Dios nunca muere”. Lo cierto es que llegan al poder
y se rodean de gentes que profesaban un progresismo, influido por la
corriente filosófica llamada Positivismo: era el grupo de “los Científi-
cos”. Así, retorna la moda a Europa, siendo Francia, concretamente, el
objeto de imitación extralógica, como diría Gabriel Tarde, a donde va
a enfocarse aquella época, denominada Dictadura, aunque Díaz tuvo
un sempiterno enemigo de comicios y de poder, Don Nicolás Zúñiga
y Miranda. Se edifican construcciones al más puro estilo Francés, ins-
piradas en el llamado Art Nouveau. Las costumbres en general, retor-
nando hasta a la moda masculina antes descrita, sobre poco más o me-
nos, y modificando el amplio vuelo de las faldas de elegantes señoras,
para lucir esbeltísimo talle encorsetado y peinado “a la Pompadour”,
viene a ser, de todos modos, la misma que se lucía en los salones de
la tertulia europea y sin faltar las grandes pamelas con plumas y los
étereos abanicos del mismo material! Puede decirse que la vida toda,
giraba en torno a Francia, enseñando el idioma Francés a los hijos
de las familias más acaudaladas; y, paradójicamente, la muerte tam-
bién miraba hacia Europa, porque, años más tarde, Antonieta Vázquez
Mercado, hija de un ilustre Arquitecto de aquella época, que plasmó
varias de sus obras en la emblemática Colonia Roma, se enamora del
filósofo y político José Vasconcelos, y aquel romance, trágico, ter-
mina con el suicidio de ella en Notre Dame, en Paris. Siempre París,
así en la vida como en la muerte, pues hasta se decía que “los niños
venían de París”.
Para ilustrar mejor el paisaje que estoy tratando de describir, debo
dedicar un amplio párrafo a las costumbres imperantes durante el Por-
firiato, contando de antemano con la venia del lector. En efecto, Don
Porfirio, a cuyo nombre de pila se anteponía siempre aquel respetuoso

Josefina Camara Bolio_.indb 219 02/03/16 10:23


220 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

prefijo, como parte, también de la época, implantó moda y costumbres


Europeas, pensando que, con esto, daba “modernidad” al país. Pero,
ante la división ya apuntada de clases sociales y de poderío econó-
mico, quienes se asimilaron a esta moda fueron los ricos y poderosos
que le rodeaban, por caso: los Limantour, artífices de las finanzas del
Gobierno de Díaz; los Braniff, los Landa, los Corcuera, los Escandón,
cuyo apellido dio nombre a una de las Colonias de la Capital, hermosa
en su tiempo y hoy plagada de vecindades, como ha ocurrido, igual-
mente, en la Colonia Guerrero. No pueden faltar en mi señera lista los
Casasús. Don Porfirio, pues, apoyado por los precitados “Científicos”,
se aboca a dotar de transporte de “tranvías”, pero ¡de mulitas!, a la
Capital. Construye edificios que, como ya dije, se agrupaban en un
bloque de estilo afincado en la “Belle Epoque”, cuando la Exposición
de París, con la construcción de la Tour Eiffel, se aprestaba a recibir,
con menuda ovación, al nuevo siglo. En el terreno Penitenciario, es
muy de señalar que implementa, como puede observarse en vetustas
ex-prisiones de Yucatán, Puebla y la denominada “Cárcel Preventiva
de la Ciudad de México”, conocida después como “El Palacio Negro
de Lecumberri”, el modelo llamado “Panóptico”, diseñado por Jere-
mías Bentham, autor, por otra parte, de la teoría filosófica conocida
como “Utilitarismo”. Como obra cumbre de su gobierno, Díaz trae al
país a aquella gran “bestia de hierro” de la época: el ferocarril, como
súmun de la modernidad que pretendía implantar. Viajar en Ferrocarril
era un privilegio y parte de la moda de aquel entonces, que denotaba
“status”. Pero, después de estos breves apuntes y, en consonancia con
uno de mis mayores amores, que es la Música, yo quisiera detenerme
en la síntesis de lo que, precisamente en el terreno de la Música, Arte
por excelencia, hizo Don Porfirio; o, por lo menos, en aquello que
caracterizó a su época. En efecto, aquel cuento de hadas que fue para
ciertas clases sociales la vivencia del Porfiriato, se ilustraba, en los
Salones del Jockey Club, con bailes amenizados por Valses, o sea, la
música que, en la elegantísima Viena de los Habsburgo, había puesto
de moda Johann Strauss, con un ritmo que semejaba enloquecedor y
atrevido a las damas de la época. Y entonces, se da aquí, otra vez!,
la imitación de Europa, siendo nada menos que un Vals el que, con
su nombre, dedicó Juventino Rosas a Doña Carmelita. Florecen, por
aquel tiempo, grandes poetas, como Luis G. Urbina y otros, todos del
corte o estilo predominante en Europa, que era el Romanticismo. Así
como Piotr Ilich Tchaivcosky, Schümann, Lizt y hasta Chopin, habían

Josefina Camara Bolio_.indb 220 02/03/16 10:23


MÉXICO: AYER, HOY, SIEMPRE. 221

conmovido con su música las más altas cimas de las almas de aquel
siglo, sumándose a ellos los Clásicos Españoles, especialmente Albé-
niz y Granados, en México aparece, entre otros grandiosos músicos,
Ernesto Elorduy, de insigne cuna Zacatecana. Él se había formado
como Músico, Pianista y Compositor, en Europa, especialmente en
Francia, donde residió por varios años. A su regreso a México, co-
mienza a componer temas que llegan al fondo del alma, como “Alma
y Corazón”, a ritmo de Danza y apropiada para la brillante interpreta-
ción de algún Tenor, así como Gavotas, Obras inspiradas en Oriente,
pues había viajado hasta a Turquía; Rondós y Mazurcas llenan los
salones, emanados de la inspiración, bellísima, de Elorduy. Y, justo
es mencionarlo, el Romanticismo, pero convertido en verdadero Na-
cionalismo Mexicano, va a implantarlo, décadas después, otro insigne
Zacatecano: Manuel M. Ponce. Esta afirmación no es mía, sino del
ilustre discípulo de Ponce, el Maestro Carlos Vázquez, fallecido no ha
mucho, quien me honró con su amistad, y a quien le escuché la frase
de que Ponce “llevó a la China Poblana del brazo a Bellas Artes”.
Al final de este trabajo de fecunda recopilación, hablaré algo más
sobre Ponce. Cabe señalar, en el terreno del Bel Canto, que, mientras
en Europa ya había triunfado la Ópera, dentro de lo que se conoció
como “Género Grande”, en el Madrid, aquel escenario de modistillas y
“chulos” que inspiró el libro de “La Mala Vida en Madrid”, escrito por
el inolvidable Maestro, exiliado en México, Bernaldo de Quirós en co-
laboración con Fernández de Aguilaneda, nace el “Género Chico”, es
decir, la Zarzuela que se une a la Opereta, también de corte no tanto pe-
ninsular sino continental. Pues bien: el Teatro Principal, de tiempos de
Don Porfirio, con sus célebres “Tandas”, fue el reinado de la Zarzuela,
de la cual se llegó a escribir una totalmente Mexicana. ¿Quién podría
no recordar que ahí, con un diamante incrustado en un diente, se lució
María Conesa? ¿Acaso no tuvo ella qué ver con “La Banda del Auto-
móvil Gris”, que “aterrorizó” a la sociedad del “Novecento”, como
primer atisbo de delincuencia organizada? Y qué sorpresa saber que
una actriz tan querida como Doña Prudencia Griffel, “abuela de Mé-
xico”, junto con Sara García, formó parte, al lado de la Conesa, entre
otra más, del grupo de “Las Tres Gracias”. Pero, sintetizando este haz
de recuerdos que me hacen sonreír, invito al lector a poner su atención
en el énfasis que, sobre todo en ese tiempo, se puso sobre Europa. Y
conste que aquella etapa treintañera, fue toda una época inolvidable de
México. Al final de ella, cuando las voces de Don Francisco Indalecio

Josefina Camara Bolio_.indb 221 02/03/16 10:23


222 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

Madero reclaman la caída del viejo Dictador, este se marcha, a bordo


del buque “Ypiranga”, precisamente a Francia, y fallece en París, en
1915, siendo sepultado en el Cementerio de Montparnase. Fue así, ha
sido así, París. En la vida y en la muerte toujors París!
Gobiernos van y época vienen. Saltando hacia la década de los
Treintas, cuando ya nos llegaba de París el “Art Decó”, surge en Mé-
xico otra corriente, que pretender ser Nacionalista. Me refiero al Arte
de la Pintura del Guanajuatense Diego Rivera y al de su atormentada
consorte, la Pintora Frida Kahlo. Su pintura fue “de protesta”, com-
prometida con la ideología que ellos profesaron. Pero, aunque yo de-
claro sin ambages estar en desacuerdo con su visión del mundo y de la
política, sí admiro el señalado esfuerzo de Frida por dar un lugar bajo
el sol a nuestra artesanía. Ella vistió siempre con trajes regionales her-
mosísimos, de cuyos modelos, mucho me emociona contar con tres,
iguales a los de ella, en mi vestuario personal. Pero no creo que, sola-
mente, haya encontrado en ellos un modo de disimular elegantemente
su lamentable discapacidad, sino estimo que, como buena Pintora, fue
seducida por los colores, formas y combinaciones que dichos trajes
encierran. Y creo que, en la persona de ella, sin que me mueva ni
antipatía alguna ni preferencia ninguna, podemos ubicar el momento
exacto en que se empieza a lucir, con garbo, con alegría, con orgullo!,
el ser y quehacer del Mexicano, ya que manos indígenas, ligadas con
lo más auténtico de nuestras raíces, eran las que hilaban, en el telar de
cintura, aquellas telas, y plasmaban su visión de la vida en bordados
llenos de flores y de pájaros. México, el de verde esmeralda en su
Bandera y aves como el colorido Tucán, comenzó a ser conocido y
admirado, al grado de que, el año pasado, la importante Revista Vogue
implementó un homenaje a Frida, a través de una colección de vestua-
rio inspirada en sus trajes. En conclusión, con Frida y el Anahuacalli,
como Estudio de Diego Rivera, lo autóctono se incorpora al seno de
la intelectualidad Mexicana, por primera vez, cuando, en mi Yucatán
natal, el traje regional se portaba sólo ¡en los bailes del Carnaval!,
nadie hubiera dicho que “Las Niñas Bien”, como escribió Guadalupe
Loaeza, iba a comentar, en plan de snobismo: “¿Sabes? Frida Kahlo
es…¡como mi hermana!”, orgullosas estas de lucir Huipiles o de per-
tenecer, como yo, al “Club del Rebozo”, el cual no se ha dejado sólo
para lucirlo en el Rancho del Charro.
En los años 40’s, llega la gran eclosión del Poncismo, a cuya égida
prometí al lector agregar algo más. Y ¡cómo olvidar su “Rapsodia

Josefina Camara Bolio_.indb 222 02/03/16 10:23


MÉXICO: AYER, HOY, SIEMPRE. 223

Mexicana”, o su “Serenata” “Estrellita” y “Lejos de Ti”, son flores


perfumadas del más exquisito Romanticismo, por lo que me pregunto:
¿Qué diría de ellas José de Espronceda, el más grande Romántico Es-
pañol? Interpretadas por excelsas Sopranos, han dado fama a México,
a nivel internacional. Entonces, ¿qué faltaba para que el Mexicano “se
viera” y se aceptara en el espejo de sus antepasados? Quizá, el grito
libertario de las Etnias, que resonó un mes de Enero de 1994, cuando
el fallecido Candidato Luis Donaldo Colosio ya había mirado, con sus
ojos soñadores, al verdadero pueblo de México, tocando temas difíci-
les, ya de nuestro pasado muy reciente, me atrevo a decir que, si como
se declaró hace cierto tiempo, el Subcomandante Marcos nunca exis-
tió en Chiapas, su recuerdo, imagen, leyenda o lo que se quiera, tornó
los ojos del mundo hacia la realidad de las Etnias, principalmente las
del Sureste Mexicano: “Nunca más”, repetía su Manifiesto. Y, en los
Noventas, el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, a la sazón
el Licenciado Carlos Salinas de Gortari, incluía en la Carta Magna del
país los derechos de los pueblos indígenas, aún cuando San Andrés
Larráinzar y sus Acuerdos, hayan quedado en la nebulosidad de algo
parecido al “Macondo” de García Márquez. No puede quedar en el
silencio acerca de este tema, la gran contribución del fallecido Obispo
Don Samuel Ruiz, así como la de Don Raúl Vera.
Y entonces, ¿seré capaz de modificar mi hipótesis, al final de este
querido trabajo? No, de ninguna manera. Sigo creyendo que, si a estra-
tos sociales nos atenemos, hay dos Méxicos: el de los ricos y el de los
pobres, el de los intelectuales y el de los sencillos. Y seguimos imitando
a una Europa, a punto de defenestración, más que entender que nuestra
identidad nacional no se encuentra en las formas, en os objetos de arte-
sanía que le dan “feeling” a nuestro atuendo o a nuestros hogares. Nues-
tra identidad no se encuentra, tampoco, en una cultura y/o educación
al estilo Novo-hispano. Estimo que encontrarnos a nosotros mismos,
como Mexicanos de pura cepa, es mucho más sencillo: requiere sólo
un ejercicio de introspección, ¡pero bien honesto!, para encontrarla en
el único sitio en que reside: nuestro propio e inefable corazón!, nues-
tra dulce y paradójica “alma nacional”.Así, cuando en el recientemente
conmemorado 15 de Septiembre “damos el grito”, este debe ser no “Pa-
triotería” barata y burda, sino legítimo orgullo por un México, nuestro
México, y por los héroes que nos dieron Patria y Libertad. Pro nuestro
México, igual que cada uno de nosotros, tiene valores y debilidades,
virtudes y defectos: no porque tengamos delincuencia y problemas gra-

Josefina Camara Bolio_.indb 223 02/03/16 10:23


224 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

ves de migración, México deja de ser valioso. México tendrá el valor


que nosotros queramos luchar para otorgarle y la realidad de Estado del
Arte, como ente de Filosofía Política, que nosotros, con nuestra vida,
experiencia y testimonio, queramos imprimirle. México, aquel a quien
amamos, debe ser sólo uno: sin divisiones, sin partidismos, sin enemis-
tades, sin gentes que sigan imitando al extranjero ni otras que consi-
deren un fracaso en sus vidas no haber tenido esa opotunidad. Porque
lo que un día del año 2000 me salió del alma, creo que debe ser válido
para todos:

“México, calor de vida,


México, dolor de herida
Que, en mi pecho,
Se desangra.
México, pasión y gloria,
Hoy se escribirá tu Historia
Y mañana, tu verdad!!
México ayer, hoy, siempre

MARÍA JOSEFINA CÁMARA BOLIO


México, Septiembre del 2014.

Josefina Camara Bolio_.indb 224 02/03/16 10:23


XXX. Canto a América Latina

América Latina,
Madre nuestra, el viento que se va
No es el que vuelve……
América Latina,
Permíteme cantarle a tu belleza,
permíteme decirte que te amo
y déjame morir por tus tristezas.
América Latina,
Mezcl a de razas que surgió del mar,
Recuerdo de la Atlántida,
Sirena aguamarina al evocar.
América Latina,
Tierra de grandes civilizaciones;
Tus valles y tus selvas, con tus ríos,
Tiñeron mil colores en el orbe.
América Latina,
La artesana, labradora,
Henchida de mujeres siempre madres;
América Latina, de guerreros
Mil cumbres conquistadas con sus lanzas.
América Latina,
escogida por Dios
Para mezclar la sangre de una Europa
Que renace con nuestra sangre,
Mestizaje da.
América Latina,
La que en ídolos recrea el alma hacia los cielos;
América Latina,

225

Josefina Camara Bolio_.indb 225 02/03/16 10:23


226 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

Guadalupe te vio y te amó


Con sus ojazos negros.
América Latina,
de caciques pasaste a la
Soberbia del criollo,
América Latina, de Española
Cubriste con matilla tus enojos.
América Latina,
Que sufriste las guerras entre hermanos en Perú.
América Latina, que en tu oro,
Perdiste de tu tierra la quietud.
América Latina,
Que en tu historia,
Te sabes de carácter bien mestiza.
América, tu mezcla de culturas,
Te ha hecho la más rica entre las vidas.
América,
Que joven te libraste
Del yugo esclavista de los amos;
América, que aceptas tu destino
Y buscas aferrada tu camino
¡no sabes aún, ilusa, lo que haces!
América Latina,
En medio de tus fallas, corruptelas,
tú eres el solar de mis delicias
y te amo como amo a lsa estrellas.
América Latina,
Fulgurante, los tonos de tus tierras son cobrizos;
Los tones de tus mares, azulados,
Y verdes los matices de tus selvas.
Mas creo, América Latina,
Que llevas rojo ardiente entre tus venas;
Es el color de nuestra sangre entera.
Que diéramos por ti
¡Bella entre bellas!

MARÍA JOSEFINA CÁMARA BOLIO


México, marzo del 2015.

Josefina Camara Bolio_.indb 226 02/03/16 10:23


Carta a un romántico inmarcesible:
XXXI.
Ernesto Elorduy

Querido Maestro Elorduy:

Acabo de recrear mi espíritu, elevado a la potencia de aquella belleza


que nos remonta a la Belleza Suprema de Dios, escuchando su mara-
villosa Danza “Alma y Corazón”. No es casualidad que haya Usted
estudiado con un alumno de Federico Chopin, aquel que, en el dolor
de la tuberculosis, fue grandioso como para componer su marcha in-
mortal, egregia, apasionada: “La Polonesa”. Pero ¿acaso descubrió
Ud. en París las notas de esa pasión desbordada, de ese lirismo hasta
la locura, que inspiró danza de tal romanticismo? Hubo en el alma de
Usted un Romanticismo, de aquel que inspiró a Espronceda su poema
al mar; un romanticismo de aquel que bebió Schumann, Filósofo y
Músico, que llegó a perder la cabeza; de aquel Romanticismo, que
todo lo arrasa, que envolvió la obra de Tchaicovsky.
De aquel Romanticismo que, aún hoy, a 100 años del Porfiriato,
nos deja una nube de olor en el alma, olor a rosa y a nardos. Del tiem-
po de Don Porfirio, nutrió Usted su alma romántica, como digo, en las
obras de sus amigos y compañeros, Luis Gonzaga Urbina, aquel que,
cariñosamente, le llamaba “viejecito”, de amado Nervo, a quien Usted
decía que era él quien, con la poesía que llevaba en el alma, embelle-
cía las obras de Usted. Al buen Juventino Rosas, también. Y fue Usted
justamente celebrado en los salones de la alta burguesía Mexicana de
aquellos tiempos, pero me parece que los campos, con sus alboradas
preñadas de rocío, las tierras de labrantío, las mañanas soleadas y los
atardeceres oscuros, color azul cobalto, todo eso le sentaba mejor a su
alma enamorada, enamorada de Doña Trinidad Payno, su distinguida
esposa, pero también, enamorada de la Zacatecas Plateresca, su tie-
rra vernácula, con sus noches de plata, precisamente. Quizá, algunas

227

Josefina Camara Bolio_.indb 227 02/03/16 10:23


228 ANTOLOGÍA

veces, escondió usted el encanto de sus Danzas y Mazurcas en los


recovecos de la piedra labrada de Iglesias y monumentos, al amparo
de las noches de luna, embozado en capa, con levitón y chistera, al
estilo de la época. Y quizá también, elevó al Cielo su alma dulcísima
en Notre Dame, recordando que toda belleza auténtica viene de Dios,
como venía de Él la inspiración, casi sobrenatural, del piano de Usted,
convertido en las cristalinas notas del Arpa y el Laúd, así como la
Cítara. Usted nos ha dejado la impronta de Francia, de las acuarelas
de sus ríos y sus campos, en cada nota de sus composiciones. Nos
llevó al Oriente, misterioso, Berebere, en sus giros gitanos de ciertas
melodías. Pero yo, como Latinoamericana y Mestiza Mexicana, siento
y presiento su vinculación con los Clásicos Españoles, especialmente
Granados, en algunos giros, casi imperceptibles, de “Suspiros” y “La
Maja y el Ruiseñor”... lamento Español este, cobijado por las som-
bras de La Alhambra, mientras afuera, en los jardines, un 24 de junio
se celebra la fiesta de San Juan. ¿Será verdad aquello que escribió
Washington Irving, de que, en esa noche jubilosa, los Adarves y las
Princesas de negros ojos, Zaida, Zoraida y Zorahaida, se fugaban del
Paraíso para llegar a La Alhambra? Si así fue, sólo podrían haberlo
hecho para escuchar el piano de Usted, y, en el desgrane de sus no-
tas impolutas, desgranar ellos también sus lágrimas por la apresurada
huida de Boabdil.
Pero, antes de despedirme y desear que en el Cielo deleite Usted a
toda la asamblea de los Santos con sus notas de oro, deseo decirle que,
también, quedó algo de su impronta en la inspiración de otras almas
privilegiadas: En Cuba, la perla del Caribe, dejó Usted plasmado el
vaivén de las palmeras, que inclinaban sus testas de fogoso plumaje al
abrigo de sus Danzas, en la música del inolvidable Ernesto Lecuona.
Si “Malagueña” de su homónimo, Ernesto Lecuona, es majestuosa,
serena, señora!, rememorando al gran Albéniz, de Ud. vienen el dolor
y la pasión con que él supo cantarle a “Siboney”. El mismo lamento
con que Usted expresa a la amada en “Alma y Corazón” lo que será
de su vida, así en el amor como en el olvido, Lecuona repite, con ese
contrapunto, que es vida: “Siboney, yo me muero, yo me muero por
tu amor” Y, en Yucatán, mi tierra natal, el Poeta Luis Rosado Vega,
cuando dice a su tierra, a la mía también, que es un vergel donde
crecen el nardo y la rosa y el rojo clavel, fallece de añoranza dicien-
do: “Y, cuando yo muera, recógeme en ti!” Y ¿sabe una cosa, Don
Ernesto? El final de esta melodía yucateca, “Mi Tierra”, es exacto al

Josefina Camara Bolio_.indb 228 02/03/16 10:23


CARTA A UN ROMÁNTICO INMARCESIBLE: ERNESTO ELORDUY 229

final, casi de luto, conque Usted cerró “Alma y Corazón”. No creo en


las casualidades: Usted ha sido Maestro de Generaciones... tal vez por
todo lo que hoy me ha revelado su música, otro Poeta Yuacteco, José
Esquivel Pren, afirmó que “…entre las almas y entre las rosas, hay
semejanzas maravillosas. Las almas puras, son rosas blancas y las
que sangran, son rosa rojas, y, si en tus sueños un alma arrancas, es
una rosa que cruel deshojas”
En esta noche decembrina, mi alma no ha sufrido de frío: Usted
deshojó el álbum de mis recuerdos, y desgranó las notas que impreg-
naron, como perfume e incienso, mi espíritu que, sin duda, es también
inevitablemente romántico.
Gracias, Don Ernesto, por haber dado a México el orgullo de su
paternidad y la belleza inolvidable de su Música.

Le recuerda con admiración y afecto,


Josefina.

Josefina Camara Bolio_.indb 229 02/03/16 10:23


Dudar o paranoizar: desde la duda…
XXXII.
hasta el suspenso

Hace ya un año, cuando comenzaron los disturbios en Venezuela, me


permití escribir lo que, comenzando por mi pasión hacia el análisis
político, basada en la Historia, como hipótesis central, y los reveses o
avatares de la vida de las naciones, como hipótesis alternas, resultó en
una colección de nueve artículos de opinión acerca del problema de la
hermana patria de Bolívar. Una serie de conclusiones basadas en la Fi-
losofía del Derecho como explicación de las causas de las cosas y del
devenir político, en el caso en comento, así como lo que preconizan
la Teoría del Estado y la Ciencia Política, de la cual no están sobra-
dos muchos políticos en todo el mundo, me dieron la infraestructura
meditativa y de análisis para aprehender la realidad que se presentaba,
así como dar lugar a mi propia interpretación de los hechos, basada,
¡aunque no se crea!, en la intuición de quien esto escribe, intuición
que fue calificada como método filosófico por Henri Bergson. Sin em-
bargo, estimo que dicha intuición alcanzó su nivel máximo cuando, un
año antes, la noche del día en que falleció Hugo Chávez, me permití
pergeñar unas líneas que han resultado premonitorias. Y puedo asegu-
rar que yo misma me asombro de la congruencia entre lo que aquella
noche me dictó mi intuición, y lo que hoy sucede en Venezuela, trans-
currido un año más, de manera lamentable y amenazante para toda
América Latina.
Pasando a un análisis, el cual avizoro que no será simple ni breve,
deseo presentar a mis amables lectores dos comentarios que se corres-
ponden con los hechos señalados.
Y bien, en los artículos de referencia, que guardan una cohesión
indudable, mas no cronológica sino histórica, subrayé dos temas que
hoy, también, me parece que toman mayor actualidad, aunque con ses-
gos admirablemente sorpresivos. Uno, el primero en tiempo actual, ha

231

Josefina Camara Bolio_.indb 231 02/03/16 10:23


232 ANTOLOGÍA

sido la “repatriación” de Cuba hacia los Estados Unidos. El siguiente


es el suceso, ocurrido en esta semana, de la visita de Felipe González,
ex Presidente del Gobierno de España, primer ganador por el PSOE,
al país Venezolano, dividido en dos ramales: uno, su aquiescencia a
colaborar como defensor, en calidad de Técnico Externo, de los ex
Alcaldes a quienes se acusa de “agavillamiento” y se responsabiliza
por la rebelión y los muertos de 2014. Ellos son: Daniel Ceballos, por
la ciudad de San Cristóbal, en la región de Táchira, lindante con Co-
lombia; Antonio Ledezma, por Caracas y Leopoldo López, miembro
destacado de la Mesa de la Unidad Democrática. Sorpresa me causa
que no “se hayan hecho” con la ex Diputada María Corina Machado,
a quien, en su momento, me permití tributar mi humilde homenaje,
como mujer, como ciudadana libre y como figura política. Realizado
este apunte como mera medida de actualización del tema, presento el
otro ramal de conflicto que suscitó la visita de González, a saber, el
haber sido esperado, en pleno territorio venezolano, por un avión de
la Fuerza Aérea Colombiana, enviado por el Presidente de Colombia,
Juan Manuel Santos. Respecto del primer tema, es decir, la repatria-
ción de Cuba hacia los Estados Unidos, hay que recordar que no en
balde, Venezuela era la “hija” de Cuba en América Latina. Chávez
visitaba constantemente a los Hermanos Castro y hasta se hizo in-
tervenir quirúrgicamente en La Habana, siendo médicos Cubanos los
que le diagnosticaron el terrible cáncer que lo devoró.
Para nadie es un secreto que Chávez le proporcionó petróleo a la
Isla, con el cual superaron muchos estragos de los que les causaba el
famoso “bloqueo” que sufrió Cuba por años de parte de los Estados
Unidos. Sin embargo, a raíz de la verdadera desbandada que se esta-
bleció luego de la muerte del Comandante, con un líder sin carisma,
como Maduro, y la complejidad de las relaciones entre este y Diosdado
Cabello, los Hermanos Castro, quizá más Fidel, que ahora es el estra-
tega, porque “más sabe el diablo por viejo”, que Raúl, comenzaron a
sentirse tambaleantes. Esto no es algo para el que se necesiten anteojos
para mirar: es punto menos que la realidad histórica que se vivió, y el
aserto lo confirman los hechos. Los hermanos Castro, que un escritor
colombiano señaló que tienen una inteligencia sin igual, ¡porque se
necesita inteligencia para convertir en cenizas a la nación más rica de
Latinoamérica!, comenzaron a oír “pasos en el tejado”. En tal virtud, la
buena voluntad de la diplomacia vaticana, y me refiero a la buena vo-
luntad del Papa Francisco, que me parece indudable!, y la habilidad di-

Josefina Camara Bolio_.indb 232 02/03/16 10:23


DUDAR O PARANOIZAR: DESDE LA DUDA… HASTA EL SUSPENSO 233

plomática de Pietro Parolin, Secretario de Estado del Vaticano, logran


un acercamiento con el Presidente Obama, en momentos en que Cuba,
la isla del Caribe, sola en medio del mar y sola en medio de sus congé-
neres latinoamericanos, se ahogaba. Subrayo que estoy convencida de
la buena voluntad del Papa Francisco y de sus colaboradores, mas no
de la de Obama ni de Raúl Castro: es muy bello hablar de hermandad
cuando, en realidad, lo que prevalece es la conveniencia. Pero aplaudi-
mos el hecho en bien de los cubanos y en memoria del extinto líder de
la oposición cubana, Oswaldo Payá, fallecido en accidente automovi-
lístico, tan grave como sospechoso. Raúl Castro necesitaba, pero con
urgencia, la desaparición del bloqueo por parte de Estados Unidos. Y
Obama, aparte de mirarse generoso y hacer un apartado histórico en la
entramadas redes de su gobierno, tuvo, a mi modesto juicio, otra razón
muy poderosa para “ceder” en el viejo rigor hacia Cuba: la proximidad
de unas elecciones, muy reñidas, en las cuales el voto de los hispanos,
que ya representan el 11% del padrón electoral de la Nación Norteame-
ricana, será decisivo en algunos Estados de la Unión, v.gr., California.
Añádase a esta visión el hecho de que dos descendientes de Cubanos,
principalmente el Senador Marco Rubio, quien ya se ha postulado a
la sucesión, han alcanzado perfiles –diríase–amenazantes para un país
que nunca ha tenido un presidente de habla hispana y que, en muchos
momentos, ha olvidado que comenzó su grandeza con migrantes. No
olvidemos, además, que Jeb Bush, ex Gobernador de Florida, ya ha ini-
ciado su campaña y se declara Católico y casado con Columba, nacida
en México. En resumen y sin detallar los nombres, hay por lo menos
tres aspirantes de habla hispana, y la agencia de noticias italiana Rome
Reports publicó hoy que podría darse el caso de que, luego de casi cin-
cuenta años, o sea, después de la muerte de John Kennedy, haya otra
vez un presidente católico en los Estados Unidos, lo cual representaría
un nuevo vínculo con una América Latina, de mayoría católica. Me
parece que es tan real lo que pesa, y lo que amenaza el “voto hispano”,
que la sra. Hillary Clinton, a quien se califica como la figura que tiene
más probabilidades de ganar la elección, ha incluido en su equipo de
campaña nada menos que a ¡tres latinos!, entre los que se cuenta una
chica de raíces mexicanas, que ha luchado contra la adversidad, ya que
a los dos años de edad perdió una pierna, y que se graduó con honores
en Relaciones Internacionales. Claro que, si vamos a ascendencia la-
tina, posiblemente haya más mexicanos en Estados Unidos desde que
Santa Anna vendió La Mesilla, que cubanos. Pero es un hecho que una

Josefina Camara Bolio_.indb 233 02/03/16 10:23


234 ANTOLOGÍA

nación americana que despreciaba a los migrantes, hoy está a un punto


cercano a favor de la residencia y la migración y, a través del mesti-
zaje, mucho más próxima a Latinoamérica. El “destello” generoso de
Obama, ha tenido, sin embargo, un real enemigo en la comunidad, que
se conoce como el “Exilio de Miami”. Para colmo, hoy, martes 16 de
junio, ha salido a la luz, en España, publicado por Editorial Península,
un libro que se distribuirá en toda Latinoamérica: Yo fui la espía que
amó al Comandante. Se trata nada menos que de la biografía de una
mujer a quien, en sumaria entrevista periodística, la prensa ha llamado
“la Mata Hari del Caribe”. En ella, una mujer sufrida, avasallada por el
destino, de nombre Ilona Marita Lorenz, ha sacado a la luz su historia
personal, porque, según declara, quiere, a sus setenta y cinco años, que
se conozca toda la verdad. Según relata, fue hija de padre alemán y
madre norteamericana. Por alguna razón, en la Alemania del Nazismo,
sufrió el dolor del campo de concentración de Bergen Belsen y sobre-
vivió entre los doscientos niños cuyo lema fue “no hables, no pienses,
no respires”. Llena de moretones, de piojos y dolor, fue encontrada por
los aliados británicos, debajo de un camastro, cuando el triunfo de la
Coalición. No se dice qué sucedió luego, más que fue violada por un
soldado norteamericano de los que tomaron Alemania. Después, pa-
sando por las sucias manos de la mafia de New York, se relaciona con
la CIA. Y, nada más con 19 años, es contratada para asesinar a Fidel
Castro, a quien había conocido casualmente cuando el barco del padre
de ella fondeó un día en La Habana. Ella escribe en su biografía que
pudo haberlo matado, pero no lo hizo porque se enamoró de él. Relata
que quedó embarazada y sólo recuerda que la drogaron y despertó en
un quirófano, entre sangre, por lo que supuso que le habían practica-
do un aborto. Años después supo que su hijo vivió, se llama Andrés
y, actualmente, es un joven médico, con estudios en Nicaragua, pero
residente en Cuba.
Obligada a salir de la Habana al fallar el plan de la CIA, tuvo mu-
chas aventuras más, entre ellas una relación con el cruel dictador
venezolano Marcos Pérez Jiménez, quien, al partir para España en
donde lo asiló Franco, la dejó abandonada en la selva de los indios
Yamaomis, con una hija de catorce meses, ¡para que murieran ambas
de hambre! Posteriormente, en sucesivas vueltas de la vida, fue testigo
de la muerte de Kennedy y del famoso “Caso Watergate”. El periodis-
ta que escribió la nota señala que la entrevistó en una casa maloliente,
en la Ciudad de Baltimore, donde vive muy pobremente…, y confiesa

Josefina Camara Bolio_.indb 234 02/03/16 10:23


DUDAR O PARANOIZAR: DESDE LA DUDA… HASTA EL SUSPENSO 235

que ¡sigue amando a Fidel!, de cuyos recuerdos vive, así como de la


esperanza de ver a su hijo, y que se arrepiente en su vida sólo de no
haberse quedado en Cuba. Y una piensa que es increíble que todo esto
haya sucedido, aunque ella le recordó al Periodista que “la realidad es
superior a la ficción”. Me pregunto: ¿será posible, también, que todo
esto lo hayan podido “perdonar” los hermanos Castro? No sabemos
qué ocurra, pero una cosa es cierta y decisiva para los fines de este so-
mero análisis: Cuba ya no batalla al lado de Venezuela, ergo, gobierno
de Nicolás Maduro.
Analicemos ahora las consecuencias de la visita de Felipe Gonzá-
lez a Venezuela. En dicho análisis, reconozco que tengo, quizá, más
dudas que asertos. La primera cuestión que me planteo es por qué la
oposición venezolana, que está contra la tendencia radicalizada hacia
la izquierda de Nicolás Maduro, “invita” a González a brindar “aseso-
ría externa” en la defensa de los ex Alcaldes prisioneros, cuyos nom-
bres señalé líneas arriba. Primero, la llegada de González a Caracas
se produce en un ambiente muy tenso, enmarcado en el repudio que
ya el Gobierno de Maduro y los Medios habían reiterado. Para colmo,
la visita de Maduro al Papa Francisco, prevista en días anteriores, es
cancelada por el mandatario venezolano, aduciendo “razones de sa-
lud” ¡que nadie le creyó!, porque sabíamos que, justo enfrente del
Vaticano, dos jóvenes se habían sumado a la huelga de hambre que los
ex alcaldes imputados emprendieron desde su reclusión en Caracas.
Para cerrar con broche de oro, la audiencia procesal en donde compa-
recería Leopoldo López, con asesoría de Felipe González, también se
cancela y este último, que sólo pudo visitar a Antonio Ledezma, quien
sufre arresto domiciliario, se marcha del país no sin antes afirmar que
“Venezuela es un país en destrucción”, y que una dictadura es una
dictadura, pero una democracia traicionada es peor.
Antes de abordar la otra parte del problema que se presentó con
González, deseo agregar algunos puntos que quizá no ofrezcan mu-
cha luz sobre mi pregunta anterior, pero darán pauta a que el lector
mismo llegue a ciertas conclusiones: ¿por qué Felipe González aceptó
presentarse en Venezuela? No encuentro personalmente otra respuesta
más que el ex Presidente del Gobierno español, quien me parece que
ha venido observando un bajo perfil, no resistió el deseo de saltar a
la palestra para reivindicar a la izquierda de España, la cual sabemos
que, a través del PSOE, al cual está afiliado González, de Izquierda
Unida y de Podemos, como partidos políticos, arrasó con las pasadas

Josefina Camara Bolio_.indb 235 02/03/16 10:23


236 ANTOLOGÍA

elecciones autonómicas españolas, y ganó, a través de dos mujeres,


las alcaldías de Barcelona y Madrid, respectivamente. Cabe señalar
que, a menos de un mes del triunfo de estos candidatos, mismo que
“aplastó” literalmente a Mariano Rajoy, el pueblo Madrileño, casi en
mayoría, ha solicitado a la flamante Alcaldesa el cese inmediato de
tres Concejales nombrados por ella, de los cuales, una, Rita Maestre,
mujer activista con posible relaciones con el temible grupo “Femen”,
el cual opera sus escándalos y desnudeces también en Francia, tiene,
incluso, antecedentes penales. Dentro de este panorama, que me pa-
rece bastante abigarrado, se dice que González fue un hombre clave
en el tránsito de España hacia la democracia postfranquista y que ha
evolucionado, desde su postura inicial socialista, hacia una centro-iz-
quierda más equilibrada y más a tono con los valores verdaderamente
democráticos. Y mi meditación regresa, una vez más, a la figura de
Marita Lorenz, quien, con extraña casualidad, resurge ahora de la bru-
ma nebulosa del recuerdo de los sesenta, igual a esa Cuba que, entre
brumas, se divisa desde el faro del Morro…
…Hemos leído que tuvo una relación con un dictador venezolano,
que fue cruel y famoso en su tiempo, y que terminó siendo asilado
por Franco. Me surge, inevitable, la pregunta de si acaso González,
de marcada tradición antifranquista, ha querido ofrecer una disculpa
al pueblo venezolano, tomando, de paso, como objeto para su promo-
ción, a Nicolás Maduro. Sea cual fuere la respuesta, lo cierto es que su
presencia en Venezuela no surtió los efectos deseados, si bien exhibió
una vez más la intolerancia…, ¡y el temor!, de Maduro, quien, en su
incapacidad, tuvo miedo a una confrontación.
En relación con la verdadera indignación de Maduro, que or-
denó a su Canciller citar a comparecencia al Embajador de Colombia
para que ofreciera explicaciones de por qué un avión de la Fuerza
Aérea Colombiana llegó a Caracas a recoger a Felipe González, quien
partió para Bogotá, mi respuesta es demasiado simplista en relación
con las anteriores consideraciones: creo que, sencillamente, se trató
de un acto de amabilidad y cortesía de Juan Manuel Santos, como
Presidente de Colombia, hacia un visitante distinguido, como Gon-
zález, sin contar con que Colombia, que es el país de América Latina
donde mejor se habla el Castellano, tiene una fuerte tradición hispana.
Diferentes son, desde luego, las implicaciones que este hecho llevó
aparejadas. En primera instancia, me pregunto si Santos se distinguió,
con marcada diferencia de su predecesor en el cargo, el ex Presidente

Josefina Camara Bolio_.indb 236 02/03/16 10:23


DUDAR O PARANOIZAR: DESDE LA DUDA… HASTA EL SUSPENSO 237

Uribe Vélez, por haber retornado las relaciones colombo-venezolanas


a un punto más sereno y se le criticó, incluso, por haber hecho de
Chávez “su mejor amigo”, ¿qué problema existía para que el avión de
la Fuerza Aérea Colombiana aterrizara en Caracas? Que se sepa, ni hay
ruptura de relaciones entre Colombia y Venezuela, ni el espacio aéreo
estaba cerrado en esa ocasión, A últimas, los controladores aéreos po-
dían no autorizar el aterrizaje del mencionado avión en suelo venezo-
lano. ¿Por qué, entonces, primero se admite al avión y luego Maduro
arma un escándalo, nublando el ambiente con mil dudas? Creo que la
respuesta a esto se divide nuevamente en dos cuestiones: una es que,
según acaba de declarar, precisamente en Madrid, el Procurador Ge-
neral de Colombia, Dr. Alejandro Ordoñez, las famosas “conversacio-
nes de paz” que tienen como anfitriona a La Habana son francamente
inconstitucionales y ofenden a los colombianos que han sido víctimas
de las FARC, a quienes ahora, por lo visto, se pretende “revictimizar”.
Y todos sabemos que Venezuela ha protegido a las FARC, cuyo negro
patrimonio se sabe bien que proviene del narcotráfico y de la explota-
ción del oro que subyace en los ríos colombianos. Subyace, también,
una suspicacia de Venezuela hacia Colombia, por el rumbo que están
tomando, entonces, las famosas conversaciones de paz, que no serán,
si se hace justicia con las FARC, muy provechosas para el verdadero
sustrato del Gobierno de Venezuela y su pasado, ¡que no presente!,
chavista. El segundo ramal de la cuestión en comento es nada menos
que la verdadera paranoia de Maduro, cuando menciona y alimenta de
continuo su pretendida “teoría del magnicidio”, misma que, según él,
se orquesta en su contra por el eje Madrid-Miami-Colombia. Hay que
recordar que, esgrimiendo dicha teoría, ha mezclado, incluso, a su ve-
cino Ecuador y al Presidente Rafael Correa, como si él también fuera
objeto de la “conjura”. Y es aquí, en este punto, donde mi divagación
justifica el título de este artículo: dudar o paranoizar…
….Creo, sucintamente expuesto, que si bien todos tenemos derecho
a dudar, el tramar conspiraciones por todas partes es propio de una per-
sona incapaz, que se sabe débil y que, en su temor, ha llegado a expli-
caciones paranoides de lo que sucede a su alrededor. Sin embargo, no
nací ayer (la tercera edad se caracteriza en las mujeres por una tremenda
malicia) para no comprender que, en este mundo globalizado y “acorta-
do” en sus distancias por la moderna tecnología cibernética, sin contar
con el enorme poder de las redes sociales, Maduro tiene un punto a
su favor en su profunda suspicacia. El lector, de suyo inteligente, no

Josefina Camara Bolio_.indb 237 02/03/16 10:23


238 ANTOLOGÍA

necesitará recordar, ¡puesto que le he agotado con el vértigo de este


“viaje informativo”!, las coordenadas que aquí se han esbozado: Cuba,
Estados Unidos, Venezuela, Colombia y España, sin contar con las re-
uniones recientes del G-7, de la FAO, de la OEA y, próximamente, del
superpoderoso Grupo Bildemberg, en donde, según cuenta la leyenda,
se gestan los destinos de las naciones.
Con mi gratitud por su enorme paciencia, dejo al lector la última
palabra sobre un final preñado de suspenso.

México, D.F., martes 16 de junio de 2015

Josefina Camara Bolio_.indb 238 02/03/16 10:23


XXXIII. Desde la grandeza hasta el ocaso

Introducción

En el 2014, presa de mi inveterado nacionalismo, escribí un ensayo


donde la hipótesis principal fue que el Mexicano carece de identidad
propia y ha vivido en el sustrato de una imitación extra-lógica, la
cual propende a mirar a Europa como el Continente más desarrollado
del planeta. Fue entonces cuando, haciendo alusiones a la Historia,
pero tratando de analizar una idiosincrasia sui géneris proyectada en
la moda, me referí a Francia, como bastión de las más profundas aspi-
raciones de la clase rica Mexicana ; pero también, hice clara alusión
y explicación de lo que constituyó el Segundo Imperio. Sin embargo,
para comprender mejor este último y cómo cambió la historia de Mé-
xico y del mundo, preciso hoy adentrarme en el profundo secreto, si
no misterio, de Austria y de la Casa de Habsburgo. Suplico, pues, al
lector me acompañe en esta apasionante travesía, que, más que reali-
dad, parece ciencia ficción, y……sin embargo, es real, con una realidad
cruda. Si bien, los principales datos de la narración pertenecen a la
Historia, viajaremos estrechamente vinculados a la Filosofía y a
la Ciencia Política. Advierto al lector que mi propia observación tien-
de a interpretar la Historia a la luz de la Filosofía, ya que es esta, en
última instancia, quien, partiendo de la realidad, nos explica lo que
atañe al ser y al deber ser; es decir, debe ir desde la Ontología hasta
la Axiología, desde el ser, nudo, como mero ente, llegar hacia la cla-
ra “humanización” de los valores, mismos que, como dijeran Max
Scheler y Nicolai Hartman, poseen objetividad y una vocación a ser
realizados. Así, la Filosofía es la “cirujana”, quien, con fino escalpelo,
abre las entrañas de la Historia y nos permite estudiar su congruen-
cia; sabrá sólo la Filosofía si ha existido una involución, evolución o

239

Josefina Camara Bolio_.indb 239 02/03/16 10:23


240 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

revolución, a la que, según la ciencia Filosófica, tienen derecho los


pueblos a partir de la tiranía de lo injusto. Finalmente, no olvidemos
que, así en la Historia como en la vida, “au commencement, c’est déjà
le fin”1, lo cual significa que es desde el comienzo cuando comienza
el fin. Existen los presagios, pero también, con base en la Lógica, a
determinado comienzo corresponderá un determinado fin. Es, pues,
con este bagaje metodológico y con esta disposición de pensamiento
que comenzamos nuestro viaje.

Marco teórico geopolítico

Se nos ha enseñado, en la más elemental Geografía, que existen cinco


continentes, a saber: Europa, Asia, África, América y Oceanía. Vano es
decir que, aunque abunden, en el pasado, las teorías sobre una unión
entre las tierras que divide el Atlántico, a través de la Atlántida, y se
propenda hoy a barruntar que las tierras volverán a unirse formando un
todo, esta simple división, océano de por medio, ha marcado enormes
diferencias antropológicas, idiosincráticas y culturales entre los conti-
nentes. Sin contar con la posición estratégica de España, conectada con
África nada más atravesando el Estrecho de Gibraltar, la Europa Con-
tinental, es decir, sin contar a Inglaterra, que, como isla, poco tenía qué
ver con Oriente desde el punto de vista geográfico, si bien, por medio de
la conquista y el colonialismo se vinculó con Asia y África, dominando
especialmente a la India. Por ello, allá en el siglo XII, los viajes del
ilustre Veneciano Marco Polo, quien residió en la corte de Gengis Kan,
opulento Emperador de Mongolia, marcaron una etapa de acercamien-
to, convirtiéndose Venecia en ese punto de unión entre Oriente y Occi-
dente. Más allá estaba la región que se conoció como Europa del Este,
o también, Europa Central y, en medio de está, como un nudo, como
un centro perfectamente delimitado a donde confluían países, razas y
costumbres, se enclava Austria. Y estimo que fue precisamente por este
enclave, digamos natural, que Austria ha jugado un papel importantí-
simo y decididamente toral en la Historia, no sólo de Europa, sino del
mundo. Intentaré explicarlo y demostrarlo.

1 TRIGEAUD, Jean-Marc, “Elementos de Filsofía del Derecho”, Burdeaux, France.

Josefina Camara Bolio_.indb 240 02/03/16 10:23


DESDE LA GRANDEZA HASTA EL OCASO 241

Fue aproximadamente en el siglo XII cuando comenzó a formarse


y fortalecerse la dinastía de los Hofsburg, Habsburgos en Castellano,
como dignos descendientes del Sacro Imperio Romano. Sin preten-
der detallar a los personajes, desglosados en ramas y subramas, que
integraron dicha Casa Real, diré solamente que el primer monarca de
dicha familia fue Guntram el Rico, a quien se sitúa en los años 930-
985 D.C. De ahí en adelante, señalemos, como pensaron algún día
los Estados Unidos, que las Monarquías “se casan”, y, por medio de
alianzas matrimoniales cuidadosamente seleccionadas, ampliaron su
poder en Europa, constituyendo ya, desde antes de la Reina Victoria,
prácticamente una sola familia como gobernante de varios países. Por
eso ha sido señalado que son la tercera casa real en el mundo que sabe
y tiene una exacta cronología de quiénes fueron sus antepasados.
Comenzando por la ubicación geográfica, vemos en los mapas que
Austria está naturalmente rodeada en parte por Europa y en parte por
Asia. Es decir, en su límite noroeste está rodeada por Europa, y, en su
delimitación noreste, por el enorme territorio Ruso, sin contar, hacia
el Sur, con Turquía y, como un lunar especialmente complejo, Prusia
y Bosnia. Pero, limitada un poco hacia el Oeste por otras potencias,
Austria se expandió hacia el Este, o sea, hacia los países balcánicos,
que fueron quienes, al tiempo, determinarán su destrucción. Es su-
mamente importante destacar los límites geográficos que la vinculan,
de modo particular y especial, con Hungría; país este que jugará un
papel decisivo en la vida y gobierno de los Habsburgo, como se verá
en líneas subsecuentes del presente ensayo.
Sin entrar en detalles que resultarían prolijos en exceso, cabe des-
tacar que el dominio de los Habsburgo trasciende Austria, Bohemia,
Croacia, Polonia, Estiria, Dalmacia y Transylvannia, y llega hasta Ita-
lia, país en el cual se anexan las provincias de Lombardía y el Véneto
y constituyen sendos Ducados en Módena , Toscana y Parma. Tam-
bién se erigen en grupo de la más alta nobleza en las regiones France-
sas de Alsacia y Lorena, pero que, en un tiempo, no pertenecieron a
Francia. Y qué decir de Portugal y España, donde, después del reinado
de Felipe “el Hermoso”, también Habsburgo de la rama Española y
malogrado yerno de los Reyes Católicos, el más reconocido gober-
nante de esta Casa en España fue su hijo, Carlos V de España y I de
Alemania. Recordemos que la Reina Isabel, esposa de Carlos V, mue-
re de fiebres pauperales en el Palacio de Fuensalida, con solo 36 años
de edad, y deja sumido en la depresión a su ilustre consorte, quien

Josefina Camara Bolio_.indb 241 02/03/16 10:23


242 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

se preparaba precisamente para combatir a los Turcos, mismos que


pretendían invadir Viena comandados por el famoso Sultán Solimán,
apodado “el Magnífico”; hecho este que no se explica más que enten-
diendo su condición de Emperador de Alemania y miembro de la Casa
de Habsburgo. Sin mencionar fechas, que me parecen la parte más
difícil de la Historia!, ubiquémonos en el reinado de María Teresa,
última gobernante de la rama germánica de los Habsburgo, para de ahí
partir a la época a la que pretendo referirme en particular. En efecto,
durante el gobierno de María Teresa, quien fuera madre de la célebre
María Antonieta, se concluyen y perfeccionan las obras de lo que será
el Palacio de Schönbrunn, construcción que acredita el poderío alcan-
zado por los Habsburgo y la erección de Viena en una capital, quizá
la más adelantada de Europa, a partir del siglo XVIII. Reina después
José, el hijo de María Teresa y, sin más escalas, llegamos directamente
al matrimonio de Sofía de Baviera, hija del Rey de Baviera, Maximi-
liano del mismo nombre, con Francisco Carlos de Habsburgo, a quien
correspondía la herencia del trono, al faltar su hermano Fernando. De
este matrimonio nacieron, en el propio Schönbrunn, Francisco José,
el primogénito; Fernando Maximiliano, Carlos Luis y Víctor Carlos.
Para mejor ubicar los acontecimientos posteriores, refirámonos pri-
mero al marco de la familia antes mencionada. Para nadie constituye
un secreto que Sofía era la “mano de hierro” en aquella casa. Dotada
con singular talento y firmeza para gobernar, educa a sus hijos, los
Archiduques Francisco José y Maximiliano, no solo con la exquisita
etiqueta que les correspondía, sino en ejercicios militares, arte, ciencia
y todo lo relativo a la difícil tarea de gobernar un territorio enorme-
mente amplio, como ya señalé, y, por lo tanto, dotado de una excep-
cional pluralidad de razas, lenguas y religiones, aun cuando el idioma
oficial era el Alemán y la Religión del Estado la Católica. En realidad,
esta mujer, áspera pero de singular intuición política, consideraba a
Francisco Carlos un inepto para gobernar; razón por la cual logra que
abdique de sus derechos en favor de su hijo Francisco José, sobre el
cual ella influyó poderosamente, al grado de convertirse en “el poder
tras el trono”. Francisco José, pues, llega a Emperador de Austria con
solo 18 años de edad. Sobreviene la revolución de 1848 en Hungría, y
el Emperador es víctima de un atentado a manos de un rebelde húnga-
ro, del cual sale prácticamente ileso, con sólo “un rasguño”, como él
decía. Pero lo grave de esta temporada de violencia es, realmente, el
despertar de los Nacionalismos, en Hungría e Italia, principalmente,

Josefina Camara Bolio_.indb 242 02/03/16 10:23


DESDE LA GRANDEZA HASTA EL OCASO 243

pero también en Croacia, Bohemia y Polonia, Serbia y aún Trannsyl-


vania y Rumania, dominadas por Austria. Es decir, Austria era más te-
rritorio de los Balcanes que de Alemania, aunque el Alemán, como ya
mencioné, era su idioma oficial y su religión, la Católica. Fue, como
diríamos hoy, “la Primavera de Europa del Este”, un despertar del le-
targo de la monarquía absolutista que practicaban los Habsburgo y que
era la única forma de gobernar que Francisco José conocía, sobre un
estimado de 50 millones de súbditos, según estadísticas de la época.
Es decir, había comenzado a abrirse paso el Nihilismo,2 como nega-
ción de todo orden y poder, el cual va a cristalizar en el Anarquismo,
como hipótesis de no-gobierno, propuesta por el Ruso Kropotkin, la
cual estará avocada a progresar en la mediad en que socaba la entraña
más profunda del Imperio, abarcando personas e instituciones. Pero
estamos apenas en el comienzo de la Historia y falta aún mucho para
la debacle. Sólo cabe recordar que, como me decía un Español, allá en
los 70’s, “para ser anarquista hay qué ser mediterráneo”, afirmación
que estimo verdadera porque fue Italia quien más descolló en esta for-
ma de rebeldía. Y bien: sofocada la revolución, el Gabinete Imperial,
en pleno, y la Archiduquesa Sofía, en sus funciones de Emperatriz,
votan por la aplicación de la pena de muerte a los rebeldes, entre los
cuales destacará el Conde Julio Andrázy, quien, posteriormente, juga-
rá un papel muy importante en la historia, ya que el Emperador decide
concederle la amnistía, en unión de los demás acusados. Transcurrida
esta época tempestuosa, y contando el joven Emperador con 24 años
de edad, a Sofía comienza a preocuparle la celebración de un matri-
monio que, según la usanza de la época, favoreciera la política exte-
rior y asegurara la descendencia de los Habsburgo y, con ella, la suce-
sión dinástica. Para consolidar una alianza que no fuera mal vista por
potencias extranjeras, discurre escribir a su hermana Ludovica, casada
con Maximiliano de Wittelsbach, de la rama “Palatina” de los Duques
de Baviera como Reino independiente, quienes habían procreado 8 hi-
jos, siendo las mayores dos muchachas, de singular belleza, pero muy
diferentes en temperamento y carácter: Helena, a quien apodaban ca-
riñosamente “Nené”, e Isabel, a quien la familia llamaba “Sissi”. Los
8 hijos de Ludovica y el Duque Max, habían vivido en el castillo de
Possenhofen, a orillas del lago Stemberg, habiendo crecido en íntimo

2 Cfr. OTONELLO Pier Paolo, “Le Nihilismer Européen”, Ed. Japard, Italia.

Josefina Camara Bolio_.indb 243 02/03/16 10:23


244 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

contacto con la naturaleza y carentes ¡y aún renuentes!, a todo tipo de


etiqueta palaciega, en un ambiente campestre y familiar. Si bien esto
desagradaba a la Archiduquesa Sofía, quien no veía con buenos ojos
esta lejanía de las costumbres de la realeza Europea de su tiempo, es
ella quien decide que Helena, bella, virtuosa y dócil, será la candidata
ideal a futura Emperatriz de Austria. Para lograr que los dos jóvenes
se encuentren, pero con miras a anunciar el compromiso matrimonial
de inmediato, escoge un mes de agosto, hacia 1855, mitad del siglo
XIX, en la residencia veraniega de la familia Imperial, ubicada en Bad
Ischl. Pero quiso Dios que, habiéndoles acompañado Sissi a su madre
y a su hermana en este viaje, y contando con escasos 15 años, fuera
de ella de quien el Emperador se prendara, con tanta fuerza que, por
primera vez, no le importó que la Archiduquesa Sofía se manifestara
rotundamente contraria a ese matrimonio.

Francisco José y Sissi

No hubo poder humano que disuadiera a Francisco José, quien amaba


a Sissi casi hasta la veneración, como ha dicho Ana María Roix, en
su obra “Vals Negro”, pero quizá no era tan amado por Sissi, a quien
obligó, de alguna manera, a aceptar dicho compromiso, con el dolor
de causar una pena a su hermana Helena. Así, vencida la resistencia
familiar y luego de un año de noviazgo, Sissi abandona su natal Mu-
nich y viaja en barco a lo largo del Danubio para contraer matrimonio
el 24 de abril de 1856. Se dice que, ante la multitud que ovaciona a
la pequeña “muñeca” Bávara, Sissi no veía porque tenía los ojos ane-
gados en lágrimas. En efecto, amaba a Francisco pero no deseaba, en
lo más mínimo, ser Emperatriz, sino que esta perspectiva le causaba
verdadero pánico, lo mismo que el trato y la convivencia con su tía
Sofía, con quien tendrá desacuerdos durante toda su vida matrimo-
nial. Es menester decir, para mejor encuadrar esta narración, que Sissi
era de un temperamento romántico, heredado de su padre, el Duque
Max, el cual llegaba a la excentricidad, como cuando tocó la cítara,
instrumento de su predilección, en lo alto de la pirámide de Keops, en
Egipto. Si bien fue su padre quien tanto influyó en ella, para que esta
pasión por la libertad modificara, con el tiempo, la historia entera de
los Habsburgo, también es cierto que tanta excentricidad acarreó a la
familia Wittelsbach, y a la propia Sissi, una fama de locura, a la que

Josefina Camara Bolio_.indb 244 02/03/16 10:23


DESDE LA GRANDEZA HASTA EL OCASO 245

me referiré más adelante, con el debido detalle. Por el momento, diré,


de acuerdo con la Historia, que, si Sofía supo ver que Sissi no era la
figura adecuada para el papel de Emperatriz “tradicional”, Sissi supo
mirar el derrumbe que, inexorablemente, se anunciaba sobre un impe-
rio, que ya semejaba vetusto, y que simpatizó con las ideas liberales y
las causas nacionalistas, principalmente la de Hungría, siendo merced
a su intervención y la simpatía de aquel pueblo, al cual supo ganarse,
que se logró la anexión de Hungría a Austria, constituyendo más tarde
el poderoso Imperio Austro-Húngaro, del cual fueron coronados Re-
yes Francisco José y ella. Antes de continuar con la cronología, estimo
que merece la pena presentar al lector un breve análisis psicológico de
la relación entre la pareja Imperial.
Todos los Historiadores, como es el caso de Thérese Isird, y los
biógrafos,3 como la citada Ana María Roix, están de acuerdo en que
Sissi, por principio, nunca pudo adaptarse e la vida en Schönbrun, la
cual era de la extrema frivolidad que ha caracterizado a las Cortes, en
general. Ella quería desde modificar los servicios sanitarios, tan defi-
cientes, de aquel Palacio, que alguien ha calificado de “construcción
desalmada”, como visitar enfermos y construir espacios adecuados
para el deporte, el cual era su pasión, lo mismo que la equitación.
Francisco José, a quien yo advierto como un hombre bueno, que fue
emperador “por deber” más que por ambición, y que estaba realmente
prisionero de un fundamentalismo imperial y protocolario, ve en esta
jovencita que corría, cantaba en falsete Tirolés y era toda esponta-
neidad, la libertad que a él le faltaba. Más aún, la que no conoció
personalmente jamás, merced a la rigurosa educación impartida por
su madre. Si bien su hermano, Fernando Maximiliano, fue enviado
a servir en la Marina Austríaca y, como veremos luego, los viajes le
permitieron ensanchar su espíritu y su cultura, Francisco José perma-
neció en Austria, “encadenado” a aquel terrible rompecabezas que de-
bía gobernar. Así, estimo yo que no piensa demasiado en el papel que
desempeñará Sissi, como Emperatriz, sino que la ve como un tesoro
personal y hace valer su poder y autoridad para descartar cualquier
oposición, aún de la misma Sissi. Por su parte, esta era demasiado jo-
ven y, sin poder realmente elegir con madurez, es arrancada del núcleo
familiar, al que estaba tan apegada, siendo trasplantada, como una flor

3Cfr. CASO Ángeles, “Elizabeth, Emperatriz de Austria-Hungría o el Hada”, Ma-


drid, 1994.

Josefina Camara Bolio_.indb 245 02/03/16 10:23


246 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

radicalmente frágil y herida, desde el invernadero de Possenhofen, a


una Viena fría y ancestral, donde ni los Valses de Strauss consiguieron
reanimar su espíritu. Si los hechos se hubieran producido en este tiem-
po, los modernos Psicólogos hubieran recomendado a Francisco José
que, si la amaba en verdad, la dejara libre, la dejara “ser ella misma”.
Pero no fue así y, en cambio, él debió sufrir lo indecible, teniendo qué
arbitrar las continuas disputas entre su madre y su esposa, terreno don-
de se dispara la vulnerabilidad emocional del hombre. Sabido es por
todos que una de las causas reiterativas de los fuertes disgustos entre
Sofía e Isabel, fue que a esta última, so capa del “privilegio” de no
tener qué dar el pecho, en realidad le quitaron sus hijos al nacer, pues
era costumbre entre los Habsburgo poner a los niños al cuidado de no-
drizas e institutrices. En este caso, la Archiduquesa consideraba a su
sobrina y nuera incapaz de educar acertadamente a los Príncipes, por
lo que decidió hacerse cargo ella misma de su educación. Así sucedió
con los 4 hijos que procrea la pareja Imperial, a saber, Sofía, quien
muere con 2 años de edad; Gisela, Rodolfo, como Príncipe Herede-
ro, y Marie Valérie. Sissi, quien había derivado en un trastorno que
hoy conocemos con Bulimia y Anorexia, obsesionada por conservar
un peso de 50 kilos y una cintura de 47 cms., para una estatura de
1.72, cae continuamente en depresiones, ratos de ensimismamiento
y ausentismo, fiebres, dolores reumáticos, todo lo cual se disipaba en
cuanto salía de viaje y abandonaba Viena. El Emperador no dudó en
aceptar su soledad, frente a esta realidad, sino que, incluso, le obse-
quió un barco, el “Miramar”, que la llevó por todos lados, incluso a
la isla griega de Corfú, donde ella, enamorada de La Ilíada, se hizo
construir un Palacio al que llamó “Achileion”, en honor del héroe de
Homero. Esta visto, pues, que Sissi, más allá de su amor por las causas
Nacionalistas, no fue, propiamente, una mujer de tipo gobernante, una
“Atenea”, según la caracteriología propuesta por el Dr. García An-
drade4, mi querido Profesor de Psiquiatría Forense en España, sobre
cuyas bases metodológicas de la materia me propongo bosquejar una
conclusión acerca de la personalidad de la Emperatriz. Sin embargo,
he de referirme antes a la llamada “Tragedia de Mayerling”, como
principio del fin. He anotado que Sissi tuvo un hijo varón, Rodolfo,
quien estaba destinado a suceder a Francisco José en el trono. Pero, en

Cfr. GARCÍA-ANDRADE José Antonio, “Raíces de la Violencia”, Instituto de


4

Criminología de la Universidad Complutense de Madrid, 1982.

Josefina Camara Bolio_.indb 246 02/03/16 10:23


DESDE LA GRANDEZA HASTA EL OCASO 247

la vida, “las cosas son como son y no como deberían ser”, según reza
el adagio popular. Si Francisco José fue un claro ejemplo de Gober-
nante “a la antigua”, pero adusto, severo consigo mismo y cumplidor
de sus deberes por excelencia, lo que podríamos llamar “un hombre
sensato”, el hijo resultó ampliamente lo contrario. Desde la educación
extremadamente rígida impartida por un Preceptor a quien Sissi no
aprobaba, se dice que el muchacho quedo con muy marcados traumas
mentales. Para colmo, habiendo heredado el carácter romántico de su
madre, le concertan un matrimonio totalmente de su desagrado y sin
amor, con la Princesa Belga Estefanía, a quien se dice que él detes-
taba. Guapo, con los mejores pronósticos, convertido en un “Junior”
de la época, frecuenta mujeres de todas clases, conducta con la que
contrae una enfermedad, probablemente Sífilis, incurable en aquella
época, y que iba a desembocar en la demencia total cuando la llama-
da “Espiroqueta pálida” afectara su cerebro. Para colmo había con-
tagiado a su pobre esposa, quien ya no podría tener más hijos que la
Princesa que habían procreado. Algunas potencias extranjeras habían
tratado de aprovecharse de la labilidad emocional de Rodolfo para
imbuir en su cerebro atormentado la idea de que se rebelara contra su
padre y lo derrocara del Imperio, idea que se dice no aceptó. Es por
eso que ha quedado en el misterio qué fue lo que ocurrió realmente,
aquel 30 de enero de 1889, cuando, contando él con 31 años y, sin
embargo, siendo lo que se dice un hombre acabado, acude al coto
de caza de Mayerling, en compañía de una jovencita a quien había
seducido, de nombre Marie Vetsera, y llevan a cabo, al parecer, un
pacto suicida, por lo que se encuentran ambos cadáveres con un tiro
en la cabeza. Sin embargo, los Historiadores hablan mucho de que, en
realidad, no fue suicidio, sino un intento de Alemania para silenciar
la conspiración que habían tramado y que habría significado la guerra
entre Austria y Alemania. El hecho de que hubiera sido sepultado, a
la usanza Católica, cuando el sepelio era un privilegio negado a los
suicidas, es un argumento que se ha esgrimido mucho a favor de la
hipótesis del asesinato. Se habla, finalmente, de que Francisco José,
mirando lo que sucedía y la calamitosa situación que se auguraba al
Imperio en manos de Rodolfo, fue él mismo quien le mandó matar.
Pero nada se ha aclarado, salvo que, a partir de entonces, Sissi, que
sabía más de lo que creemos, se aleja cada vez más del Emperador
y extrema sus rarezas y la extraña conducta que había desarrollado
durante largos años precedentes.

Josefina Camara Bolio_.indb 247 02/03/16 10:23


248 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

Análisis de personalidad de Sissi

Y es aquí donde me permitiré presentar al lector el anunciado análisis


de personalidad. La Emperatriz había sufrido ya demasiados duelos:
su cuñado Maximiliano, de quien hablaremos ampliamente por ser
pieza clave de este ensayo, había sido fusilado en México, luego de
la loca aventura del Segundo Imperio; su primo, el Rey Luis de Ba-
viera, con quien guardaba tantas afinidades y amistad, es declarado
oficialmente “loco”, y se suicida, junto con su Médico de cabecera,
apareciendo ahogado en el mismo lago Stemberg, que guardaba en sus
acuíferas entrañas tantos recuerdos de infancia; la hermana de Sissi,
llamada Matide, convertida por matrimonio en Duquesa de Alencon,
muere quemada en un bazar de caridad en Paris; sus otras hermanas,
María y Nené, quien, por fin, se había casado con el Príncipe de Thur
und Taxis, poseedor de la concesión del servicio de postas en Baviera,
después de un sinnúmero de desgracias familiares, muere, también,
entre delirios. Y Sissi, quien no se dejaba retratar desde los 35 años,
después del retrato oficial que conocemos, vestida por Worth, vive,
si eso era vivir!, atormentada por dos grandes fantasmas, a saber: la
muerte y el miedo a la locura, subrayados con la sangre de su hijo,
vertida en Mayerling. Yo creo que, si nos atenemos a la descripción
del síndrome de esquizofrenia y paranoia, que ralizaron Bleüler, Pi-
nel y Chargot, no fue esto lo que padeció Sissi, ya que el concepto
“locura”, no existe como tal, sino que existen “demencias” causadas
por diversos factores, desde la senil hasta lo que hoy conocemos como
Alzeheimer, así como otros síndromes. Yo estimo que Sissi, dada su
biografía y la represión personal que sufrió, padecía, más bien, lo que
hoy conocemos como “trastornos de conducta”, los cuales, si bien se
encuadran en el espinoso terreno de la Psiquiatría, no constituyen psi-
cosis, en el sentido de negación del principio de realidad, sino peque-
ñas derivaciones de un psiquismo desbocado, por lo que hoy constitui-
rían la llamada “enfermedad emocional”. Ella no negaba la realidad,
que conocía demasiado bien, sino que “se” negaba a aceptar dicha
realidad, precisamente porque sabía bien cuál era y no podía soportar-
la. Sissi padeció, a mi juicio, una cruel dicotomía entre cabeza y co-
razón, la cuales, unidas a la falta de madurez, le privaron, como dicen

Josefina Camara Bolio_.indb 248 02/03/16 10:23


DESDE LA GRANDEZA HASTA EL OCASO 249

los biógrafos,5 de saber realmente quién era y a dónde iba. Es por ello
que, en esta última etapa de su vida, se cubre con velos y abanicos el
rostro, antaño tan bello, pero que ha comenzado a marchitarse. Y es
que aquella mujer-niña, que era cuando el Emperador se enamoró de
ella, a falta de una identidad espiritual plenamente desarrollada, se
había refugiado en la mera identidad física, representando un perso-
naje pero sin ser plenamente persona. Su mundo comienza a desmo-
ronarse cuando esa belleza, que era “su” mundo, también comienza
a fenecer. Entonces, emprende una loca huída, pero ya no de Viena,
sino de sí misma. Se dice que vivía inmersa en rutinas de belleza
y, principalmente, de adelgazamiento que arruinaron su salud, pues
nunca más probó ni frutas ni verduras, sino que comía una mezcla de
carnes crudas y tomaba sangre de buey. Otros dicen que se alimentaba
a base de pescado hervido; y esto era para compensar su adicción a los
dulces, principalmente helados, y el consecuente peligro de engordar.
Con dolores reumáticos, tomaba baños de agua fría que el Médico
dela Corte desaconsejaba, y pasaba largas horas entre la gimnasia y
el senderismo. Es decir, no estaba quieta ni un minuto, en una especie
de hiperkinesia nerviosa, y, en cambio, daba caminatas hasta de 7
horas, que agitaban y dejaban en pánico a sus Damas y al personal de
seguridad. Era una huída, un escape doloroso en el fondo, de un “yo”,
totalmente atormentado. He aquí un resumen, en la prosa iluminada
de Ana María Moix: “Una verdad tan simple y sencilla como terrible:
que tanta espiritualidad, tanta inteligencia, tanta bondad, tanta belleza
no le sirvieron para nada ni a ella, ni a sus hijos, ni al emperador, ni a
los pobre por los que tanto se preocupaba, ni a los locos internados en
manicomios que visitaba y cuya horrenda visión le quitaba el sueño
por las noches, ni a los movimientos sociales y políticos revoluciona-
rios a los que apoyaba de palabra y aplaudía mentalmente, pero a los
que en nada concreto ayudaba, ni a los innumerables enamorados por
los que se dejaba querer pero no tocar, ni a los amigos a quienes sí, in-
dudablemente, quiso profundamente, pero sólo con la intensidad de la
desolación y de la melancolía”.6 Desde la muerte de su hijo, vistió de
luto, totalmente de negro con un quitasol blanco: parecía una gaviota!
Entró en la moda del Espiritismo, pues le aseguraban que, a través de
él, hablaría con su hijo. Y huía; huía siempre, por lo que, entre sus fre-

5 HAMMAN, Brigitte, “Sissi, Emperatriz contra su Voluntad”, Ed. Juventud”.


6 MOIX, Ana María, “Vals Negro”, Ed. Lumen, Barcxelona, 1994.

Josefina Camara Bolio_.indb 249 02/03/16 10:23


250 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

cuentes viajes, marchó como lo hacía cada año, a Ginebra, con miras
a embarcar ahí para ir a otra parte. Pero se ha dicho que la muerte, a
quien había visto tan de cerca, sin que llegara a tocarla, tenía ahí una
cita con Sissi y que ella así lo intuyó. En las cercanías del Hotel donde
se hospedaba, acechaba un inveterado anarquista Italiano, de nombre
Luigi Lucheni. Procedente de una clase humilde y de una madre que
fue empleada doméstica, Lucheni odiaba a la alta Burguesía y a la
Nobleza, considerando a esta última como una plaga de parásitos. Se
dice que planeaba la muerte del Duque de Orléans, aspirante al trono
Francés, quien, por esos días, encontrábase igualmente en Ginebra.
En eso, Sissi, acompañada solo por una de sus damas, venía caminan-
do por el muelle, a orillas del lago Lemann. La ocasión era demasiado
tentadora para un fanático como Lucheni, poseído del odio más enrai-
zado: De un salto, se lanza sobre la Emperatriz, fingiendo un choque
totalmente involuntario, cuando la verdad fue que, en el momento del
encontronazo, le clava, en la zona del corazón, un fino estilete que
afecta al pericardio. La Emperatriz apenas se da cuenta de lo que, en
verdad, le ha sucedido y sigue caminando e, incluso se embarca. Pero,
al comenzar a sentirse mal, una de sus Damas revela al Capitán de la
nave la identidad de la dama, quien, realmente, está agonizando, por
lo que este da la orden de retornar al sitio de embarque. Ahí, luego
de una hora de agonía casi indolora, tan solo con una mancha escar-
lata sobre el blanquísimo pecho, muere Isabel de Baviera. Por fin, ha
huído para siempre. Lucheni no sólo no niega el atentado, sino que
alardea del crimen, por lo que, de inmediato, es aprehendido y encar-
celado. Cabe señalar que, luego de 12 años de sufrir prisión, al saber
que, en realidad, dio muerte a una mujer que tanto había sufrido, él se
suicida en su celda. Respecto a Sissi, es trasladada a Viena, en donde
se le rinden los honores correspondientes, siendo finalmente sepultada
en la Cripta de los Habsburgo, con los Capuchinos. Se dice que Fran-
cisco José, mientras velaba su cuerpo, dijo, con profunda emoción:
“Fue el más bello adorno de mi trono y de mi vida”. Y aún, cuando él
se encontraba en su lecho de muerte, se ha escrito, también, que repe-
tía: “Nunca sabrá cuánto la he amado!” Ella fue, pues, una mujer vi-
sionaria para su tiempo, profundamente inconforme, tan amada como
atormentada y profundamente revolucionaria. Mas no llegó al trono
para gobernar, sino por algo que podríamos llamar un “accidente del
amor, por el amor.”

Josefina Camara Bolio_.indb 250 02/03/16 10:23


DESDE LA GRANDEZA HASTA EL OCASO 251

Fin del Imperio Austro-Húngaro y del reinado de los


Habsburgo

A este respecto, hay qué testimoniar que hacía ya tiempo que Austria
había perdido sus posesiones en Italia. Era la época en que los Italia-
nos se avocaban a la tarea unificadora, bajo la égida del memorable
Giuseppe Garibaldi “Il Libertatore”. Y, precisamente, Napoléon III de
Francia, de cuya vida y figura política me ocuparé más tarde, apoya
a los Saboya en contra de Austria. Así, luego de las famosas batallas
de Magenta y Solferino, donde hubo centenares de muertos, Austria
se siente amenazada por la garra fiera de Bismarck, “el Canciller de
Hierro”, quien ha de constituirse en un peligro también para Francia.
Pero Austria, quizá por el enclave que describí al principio de este
ensayo, luego de declararle la Guerra a Prusia y con Francisco José
como Comandante del ejército en la sangrienta batalla de Könisgrät,
se va quedando muy sola, y la defiende aún el hecho de haberse fu-
sionado con Hungría. El Emperador quizá no veía, aunque esto no
lo sabremos nunca, que aquel imperio, abigarrado por múltiples ra-
zas y religiones, por el que había dado la vida y gobernado 65 años,
casi tanto como el reinado de Victoria de Inglaterra, estaba llamado a
desaparecer y presentaba ya estertores de agonía, atacado por lo que
se ha llamado “Paneslavismo”, favorecido este último por la Iglesia
Ortodoxa. De hecho, dos grandes méritos del Emperador fueron tanto
el haber mantenido esa cohesión tan difícil, durante tantos años, como
el de haber sufrido tantos duelos, sin perder nunca la cordura. En
esta tesitura, afrontaba también el dolor de haberse quedado sin des-
cendencia directa para sucederle en el trono, teniendo qué pensar en
un sobrino, hijo de su hermano Carlos Luis, quien era el Archiduque
Francisco Fernando. Pero los nihilistas y anarquistas no descansan y,
en tierras de Bosnia, el Archiduque y su esposa sucumben en el lla-
mado “atentado de Sarajevo”, el cual, a través de intrincados tejidos
entre los hilos políticos internacionales, va a dar origen a la Primera
Guerra Mundial, también conocida en Europa como la Gran Guerra.
Así, en 1916, a dos años de haber comenzado la Guerra y plenamen-
te consciente de ella, Francisco José muere, confesado y comulga-
do, una mañana en la que, recién, había despachado asuntos. Con él,
termina la gran historia del esplendor de los Habsburgo. Le sucede,
por designación hecha desde 1914, su sobrino Carlos de Habsburgo,

Josefina Camara Bolio_.indb 251 02/03/16 10:23


252 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

casado desde 1911 con Zita de Borbón y Parma, Princesa muy distin-
guida y emparentada con ilustres Casas de Italia y España, quien se
convierte en sucesora de la mítica Sissi y será la última Emperatriz
de Austria-Hungría. Comienza a reinar con el nombre de Carlos I de
Austria y IV de Hungría en 1916, a la muerte de Francisco José, pero
dicho reinado solo dura dos años. En 1918, al final del conflicto ar-
mado, se destituye a los Habsburgo y Zita y su esposo deben afrontar
el exilio en Suiza. Se dice que, de la noche a la mañana , pasó, de
ser el hombre más rico del mundo, a la más tremenda pobreza, al
grado de tener qué trabajar como jardinero en el exilio. De ahí y de
vivir en una casa en que la falta de vidrios se suplía con periódicos,
pilló una pulmonía que le llevó a la muerte, en 1922. De él puede
decirse que fue tan Cristiano y su vida tan ejemplar, que una Liga de
personas solicitaron la apertura de la Causa de Beatificación, la cual
triunfó, por fin, en 2004. En cuanto a Zita, queda viuda con 8 hijos
y contando escasos 28 años de edad. Les dio asilo en una época su
pariente, El Rey Alfonso XIII de España, pero su exilio transcurrió,
más bien, en Suiza. Su labor como madre y educadora, fue encomia-
ble y, finalmente, luego de visitar una vez Austria, merced a gestiones
del Rey Juan Carlos I de España, fallece en Suiza, en 1989, a los 96
años de edad. Durante todo ese tiempo fue, al lado de su hijo Otto,
distinguida Representante de la Casa Real en el exilio. Y puede de-
cirse que, históricamente, es ahí donde concluye el último vestigio de
los Habsburgo como Casa Real reinante, aunque continúa como jefe
de dicha Casa su hijo Otto, quien, como todos los Habsburgo, tuvo
el sueño de la unificación de Europa, sobre todo, de los países Cris-
tianos. Trabajó arduamente por este ideal y, antes de morir, alcanzó
a ver la caída del Muro de Berlín. Respecto de Austria, me falta aun
señalar que, luego de la Primera Guerra, los países Eslavos de inde-
pendizan y, de 52 millones de gobernados y 30 lenguas en su territo-
rio, la cifra de habitantes se reduce a 7 millones. En fin, se convier-
te en un país pequeño e irrelevante, y aún falta otro cataclismo: ahí
nace Adolf Hitler, quien va a desatar la Segunda Guerra Mundial, con
sus paranoicas ideas acerca del predominio de Alemania y de la raza
Aria. Así, a pesar de que, quizá, pase inadvertido que, nuevamente, de
Austria parten los destinos del mundo, esta se vuelve dependiente
de Alemania, en 1938, en pleno auge del Nazismo.

Josefina Camara Bolio_.indb 252 02/03/16 10:23


DESDE LA GRANDEZA HASTA EL OCASO 253

Algunas palabras sobre el último Emperador de


Austria-Hungría y el fin del Imperio Habsburgo

Grande fue, en verdad, la figura de Carlos I, último Emperador de


Austria y último Rey Apostólico de Hungría, no sólo desde el punto
de vista de su acendrando Catolicismo y de haber visto en su misión
de gobernante, el criterio de un Emperador que debía, a toda costa,
buscar el bienestar de sus súbditos, sino, desde el punto de vista es-
trictamente humano, como esposo, padre y Jefe de familia. Réstame
decir, en su justo obsequio, unas breves palabras, mismas que, en la
pluma de José Miguel Cejas, nos describen al Emperador que pudo,
y quiso, haber cambiado los destinos de la Europa que hoy agoniza
tristemente, pues a él le tocó la totalidad del sufrimiento de la Gran
Guerra o Primera Guerra Mundial, aquella en cuyo transcurso, ha-
biendo muerto su tío Francisco José, hereda Carlos I todas las visici-
tudes. No es un secreto para nadie la afirmación de que el destino de la
Europa de hoy, con sus problemas de divisiones, migrantes y falta de
aquellas raíces Cristianas que le dieron identidad, devienen del con-
flicto armado que, como ya apunté, comenzó con el atentado de Sara-
jevo. Carlos I fue un Emperador que colaboró como nadie con el Papa
Benedicto XV a fin de restablecer la paz. Pero el hecho de que, en
muchos de los pueblos que le tocó gobernar, se creyera que él había
contribuído a llevarles a guerra tan funesta, hizo que creciera el fer-
mento de un odio hacia su persona y hacia la Monarquía de los Habs-
burgo, que le llevó, junto con su esposa, la Emperatriz Zita, dignísima
esposa y Emperatriz, admirable mujer de recio temple y cumplidora
del deber con excelencia, junto a sus ocho hijos, al destierro que ya
señalamos: él nunca abdicó, pues consideraba su responsabilidad de
Monarca como un deber, más que como una distinción afortunada.
Nos dice que autor Ceja que “..en la actualidad, los cánones culturales
de la Europa de Carlos I de Austría-Hungría han desaparecido, lo mis-
mo que su imperio. Sus países se han independizado o forman parte
de estructuras políticas diversas. En algunos todavía no reina la paz.
Las concepciones de Carlos sobre la función monárquica, al igual que
las soluciones socio-políticas que propuso en su tiempo, pertenecen al
pasado. Es inútil hacer ejercicios de historia- ficción sobre lo que pudo
haber sido el futuro de Europa si este Carlos I de Austria - que evoca,
por su grandeza moral y por la amplitud de su concepción política,

Josefina Camara Bolio_.indb 253 02/03/16 10:23


254 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

al Carlos I de España- hubiera triunfado en su empeño. Un hombre


aislado no puede escribir la historia de su país, que siempre será fruto
de la libertad y del entrelazamiento de múltiples causas; pero muy
posiblemente el proyecto político de Carlos con sus luces y sombras,
con sus aciertos y errores, hubiera podido evitar a muchos pueblos de
Europa gran parte de sus penalidades.”7
Respecto de la Casa de Habsburgo y su final como Dinastía Rei-
nante, vale la pena mencionar que su final, antes de la tragedia que en-
trañó el surgimiento del Nazismo, plantea una gran pregunta: “¿Valía
la pena destruir Austria-Hungría?” se preguntaba Bérenguer en 1989.-
sus pueblos eran indiscutiblemente más libres antes de 1914 que con
los sistemas establecidos a partir de 1938. Muchos países de lo que
fue su Imperio sufrieron las penalidades de una nueva guerra mundial,
aún más terrible que la primera; el triunfo del Nazismo, con el horror
de los campos de concentración y las deportaciones; la guerra fría y el
muro de la vergüenza. Conocieron décadas de violencia y represión:
era todo lo que Carlos quería evitar y no logró, porque, desde el punto
de vista estrictamente político, fue un gran derrotado. Con él se cerró
el capítulo de la historia, gloriosa unas veces, turbulenta otras, de la
dinastía Habsburgo.”8

Maximiliano y Carlota: vidas paralelas

Con razonable curiosidad, se preguntará el lector que fue de Maximi-


liano durante todo la época que, anteriormente, traté de retratar. Mas
me permito intitular este parágrafo “Vidas paralelas” porque, siendo
Maximiliano, a quien se llamaba Max en el seno de la familia real, un
hermano dos años menor que el Emperador, resulta lógico que, tanto
su infancia como la vida de adultos, corriera casi al parejo, resultando
Sissi y Carlota contemporáneas también.
Nos quedamos en que Max servía en la Flota Austríaca. Era un hijo
obediente y respetuoso con la Archiduquesa Sofía, por quien había
sido impecablemente educado, y fue un primo y cuñado afable y cari-
ñoso con Sissi, a quien se encargó de hacer un poco más grata la vida

7 Cfr. CEJA, José Miguel, citado en www.conelpapa.com., historia de amor/car-

los17.htm;
8 Íbidem.

Josefina Camara Bolio_.indb 254 02/03/16 10:23


DESDE LA GRANDEZA HASTA EL OCASO 255

en la familia, contando ella, como ya expliqué, con toda la antipatía de


su suegra, Sofía. Max, con un temperamento romántico, proclive a las
Artes como ninguno, congeniaba maravillosamente con la prima Isa-
bel, que habíase convertido en consorte de su hermano y Emperatriz
de Austria. Es un hecho que, también, Max fue partidario de los viajes,
mismos que su trabajo le facilitaba, llegando a Egipto, Turquía y otros
muchos países. Fue así como, en la portuguesa isla de Madeira, cono-
cíó a la Princesa Amelia, hija del Emperador del Brasil, Don Pedro, de
la Casa de Braganza. Recordemos que, como ya lo relaté en otro ar-
tículo de mi autoría, en México, antes de que Iturbide fuera coronado
Emperador, hubo una búsqueda de Candidatos Europeos para fundar
la nueva Monarquía; y, al impedir las Cortes de Cádiz que aceptara
tal designación Fernando VII, Don Pedro, quien pretendía huir del
Brasil para esas épocas, trazó un plan de hacerse Monarca en México,
en el cual fungió, como intermediaria y diplomática, nada menos que
la “Güera Rodríguez”. Aunque dicho plan abortó, ya hice hincapié en
que, desde entonces, en México no se tomaba en cuenta a los Crio-
llos para tan alta dignidad y fue designado Iturbide como Emperador,
probablemente porque no quedó más remedio. Pero, tornando a Maxi-
miliano, a través de aquella relación con la Casa de Braganza, consi-
dero probable que hubiera oído hablar de México desde tiempos de su
primera juventud. En realidad, la Princesa Amelia se encontraba en
Madeira tratando de curarse de la tuberculosis aguda que sufría y que
era la enfermedad que asoló aquella época, tronchando muchas vidas.
A pesar de todo, ella no fue la excepción y falleció, por lo cual Max,
de quien se dice que ella fue el amor de su vida, hubo de refugiarse en
el doloroso olvido.
Posteriormente, conoció a Charlotte, como se le llamaba a la única
hija mujer de Leopoldo I de Bélgica, quien era soberano a la sazón
de un país pequeño, relativamente nuevo, pero que tenía la virtud que
tuvo luego su sobrina, Victoria de Inglaterra; es decir, que era pariente
de todas las Casas Reales de Europa. Se dice que Carlota se enamoró,
nada más conocer al Archiduque de barbas de sol, mientras su padre
y su prima Victoria trataban de disuadirla de un matrimonio con un
“segundón”, un Archiduque sin reino y sin fortuna. Al respecto cabe
señalar que, siendo la Arquitectura la gran pasión de Maximiliano,
él había mandado construír en Triste el famoso Castillo de Miramar,
llamado así porque todas sus muchas ventanas miraban hacia el Mar
Adriático. Se dice que estaba enormemente endeudado con dicha

Josefina Camara Bolio_.indb 255 02/03/16 10:23


256 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

construcción y que no era mucho lo que amaba a Carlota pero sí se


fijó en su situación económica que la haría recipiendaria de una dote
interesante. En efecto, con el amor avasallador de la Princesa belga, al
casarse liquida perfectamente la deuda de Miramar, donde la pareja se
instala y, probablemente, pasa tiempos versallescos pero demasiado
aburridos, sin Corte y sin poder. Quien menos se resignaba a esto era
Leopoldo I, el suegro de Max, quien había deseado para su hija un
emperador o, al menos, un rey. Así, con argucias políticas, conven-
ce a Francisco José de que nombrara a Max Virrey de Lombardía y
Véneto; es decir, sucede que, al tiempo en que se apaciguaba, por así
decirlo, al padre de Carlota, Francisco José ponía tierra de por medio
con el hermano que le resultaba un poco incómodo. Al decir de los
Historiadores, la hija de Leopoldo se había convertido, por su ilustre
abolengo, como hija y nieta de reyes, así como acertado desempeño
en la Corte, en la nuera predilecta de la Archiduquesa Sofía, situación
ésta que ponía tensión entre ella y Sissi. Aunque pretendo elaborar,
también, un perfil de Carlota, más preciso, para ofrecer al lector, es-
cribiré por lo pronto que, perdidas las posesiones Austríacas en Italia,
la pareja, que ya se veía que no podría tener hijos, regresa a Miramar.
Pero, antes de escribir un poco sobre la historia de México, a fin de
comprender cómo esta se entreteje con las vidas de los personajes que
estamos glosando y cómo toma parte en la política Europea de aquella
mitad del siglo XIX, indaguemos un poco acerca de otra pareja que,
por azares del destino, actúa enlazando estos extremos y provocando
un giro radical, tanto en el ámbito familiar y personal de los Habsbur-
go, como en la política de México.

Napoleón III y Eugenia de Montijo

A estas alturas de mi ya extensa narración, no puedo menos que re-


cordar a mi inolvidable Maestro, el Iusfilósofo Luis Recaséns Siches,
cuando hablaba de las que él llamaba “Tipologías Jurídico-Políticas”.9
Y es que, a nivel mundial, los países han saltado de la Monarquía a
la República, y de esta nuevamente a la Monarquía, habida cuenta de
rudos períodos dictatoriales o francos Totalitarismos. Así, en la Fran-

Cfr., RECASÉNS Siches Luis, “Tratado General de Filosofía del Derecho”, Ed.
9

Porrúa, México, 1973.

Josefina Camara Bolio_.indb 256 02/03/16 10:23


DESDE LA GRANDEZA HASTA EL OCASO 257

cia posterior al primer Bonaparte, altivo Emperador de los Franceses,


habíase instalado la República en 1848, con el propio sobrino del pri-
mer Napoléon, llamado igual que él, quien se había ganado un escaño
en la Asamblea de Paris, y tenía aspiraciones un tanto románticas y de
socialismo utópico , pero con un Catolicismo declarado. Sin embargo,
Bonaparte al fin, anhelaba la Monarquía, misma que restaura a partir
de 1852. No obstante la simpatías del pueblo Francés, el origen un
tanto oscuro de su familia en la natalCórcega, le impele a tratar de
“legitimar” su Monarquía mediante el matrimonio con una muchacha
no tan bella cuanto distinguida, que era Eugenia de Montijo, Condesa
de Teba, hija de un padre muy ilustre, con cantidad de títulos nobilia-
rios en Granada, provincia andaluza de España, y de María Manuela
Kirkpatrick, emparentada con la antigua Casa de Alba. Se dice queEu-
genia, ya enamorada de Napoleón III, quien le llevaba bastantes años,
asiste al primer baile del nuevo Imperio en Las Tullerías, y es a partir
de ahí que se formaliza el compromiso. Eugenia, distinguida, de noble
cuna, dictadora de la moda Parisina a pesar de ser Española, y madre
del único hijo de Napoléon III, no tenía ni la belleza innata de Sissi
ni la cuidadosa educación para gobernar que había recibido Carlota
directamente de su padre, Leopoldo. Pero era fiel hasta morir al Em-
perador de los Franceses, su esposo, y a la Iglesia Católica. Por ello,
preocupada por la seguridad política de la Monarquía y por el poder
creciente de los Estados Unidos, que iba de la mano con la Masonería,
ella llega a simpatizar y alentar la idea de Napoleón III de implantar
un Imperio Católico en América, que hiciera contraparte a los Estados
Unidos. Por otra parte, estimo que hay un hecho muy interesante, que
no nos han enseñado en las clases de Historia en ninguna escuela de
México. Se trata de que, hacia las épocas a que me estoy refiriendo,
gobernaba en Ecuador el Presidente Gabriel García Moreno, a quien
se le ocurrió que, a semejanza de lo que existía entre Reino Unido
y Canadá, sería muy bueno y útil que ese país hermano de Latinoa-
mérica se constituyera en un Protectorado de Francia. El gran temor
de García Moreno, que bien le expresó al Encargado de Negocios de
Francia Emile Trinitié, era que América entera se convirtiera en una
dependencia de Estados Unidos, por lo cual consideraba él que bueno
sería contrarrestar la fuerza de dicho país anglosajón con el balance de
una potencia Europea. García Moreno pone en manos del Encargado
Francés una voluminosa propuesta, que, además de indicar en qué
punto del Ecuador debían transitar las naves francesas y abastecerse,

Josefina Camara Bolio_.indb 257 02/03/16 10:23


258 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

advertía a Napoleón III el peligro que, para los fines de este proyecto,
significaban Inglaterra y el Presidente del Perú, dispuesto, según él,
a sabotear cuanto se relacionara con Francia. No sé si por desgracia,
pero el Encargado francés muere en Guayaquil, justo cuando iba a
embarcar para Francia, por lo que el susodicho proyecto se hace lle-
gar, por medio de Aimé Fabre, al Canciller francés Antoine Edouard
Thouvenel. Pero es justo entonces, hacia 1862, cuando Napoleón co-
mienza a advertir la “rentabilidad” de ocuparse de México y, diplomá-
ticamente, responde con una negativa al Presidente del Ecuador.
En este momento, en el que se cruzan, por así decirlo, las historias
de México y Francia, resulta pertinente analizar, para los fines del pre-
sente ensayo, la situación que prevalecía en nuestra Patria.

Algunas notas sobre Historia de México

Sabido resulta que las tensiones entre los dos Partidos políticos de la
época, conocidos como Liberales y Conservadores, habían traído a
México brincando de una guerra a otra. En tiempos de Juárez, con el
modelo republicano, se acababan de proclamar las Leyes de Reforma,
que quitaban a la Iglesia Católica sus posesiones y suprimían las órde-
nes religiosas, entre otros conflictos políticos y religiosos. Por otra
parte, el rampante poderío de los Estados Unidos, parecía dominar a
nuestro país, luego de que Antonio López de Santa Anna había vendi-
do el territorio de La Mesilla, que abarcaba la alta California, restando
a México una muy importante sección territorial y productiva, y escin-
diendo su cultura al convertir a parte de la población en lo que hoy
conocemos como “gabachos”. Sin embargo, Estados Unidos pareció
tener un hito, un importante momento de distracción y debilidad, al
verse sumido en su Guerra de Secesión, misma que le hizo quitar,
momentáneamente, su atención sobre América Latina y, especialmen-
te, México. Había ocurrido, también, un incidente que, a pesar de su
banalidad, fue aprovechado para desatar la llamada “Guerra de los
Pasteles”, y que se refería a que Francia reclamó por lo que se debía a
un humilde panadero. En realidad, México tenía, ¡como la tiene hasta
la fecha!, una deuda externa que era la cadena que más le ataba. Le
debía importantes sumas a Francia, Inglaterra y España; pero la oferta
de pago que formula Juárez, resulta satisfactoria para los dos últimos
países, quienes se retiran de la contienda, mas no para Francia, país

Josefina Camara Bolio_.indb 258 02/03/16 10:23


DESDE LA GRANDEZA HASTA EL OCASO 259

que ya había realizado una intervención militar en México y que, a


partir de entonces, declara su interés sobre estas tierras, más que cla-
ramente. En efecto, Napoleón III, quien mantenía una parte de su
Ejército aquí, pensaba en tres grandes motivos para interesarse por
México: uno era la seguridad de que en México existían grandes yaci-
mientos de plata y, también, de oro; otro, avizoraba la posibilidad de
construir un “canal interoceánico” entre Europa y América, cuando ya
la propia Eugenia de Montijo había asistido a la inauguración del de
Suez, obra del francés Fernando de Lesseps; pero el tercer y más im-
portante motivo de Bonaparte, era, sin duda, contrarrestar y, a ser po-
sible, detener, el poderío de Estados Unidos. Ya preparado el terreno,
por así decirlo, se facilitan más las cosas cuando miembros del Partido
Conservador comienzan, como sucedió en tiempos de Iturbide, sólo
cincuenta años atrás, la búsqueda de un Príncipe, europeo y católico,
para ofrecerle el trono de México. No se ponían de acuerdo, a pesar de
que piensan de nuevo en un Candidato Español, por lo cual optan por
consultar con Napoleón, con quien ya habían entablado diálogo, y este
se reserva, con la mayor astucia, el derecho de ser él quien eligiera al
Candidato en cuestión. A todo esto hay que agregar la situación de
Napoleón III en Europa. Él había sido partidario de la unificación ita-
liana, por lo que ayudó al Rey Víctor Manuel de Saboya en las batallas
de Magenta y Solferino, que resultaron en una tremenda derrota para
Austria, misma a la que ya hice mención en estas líneas. Así, cono-
ciendo las ambiciones de Leopoldo de Bélgica, Napoleón decide dar
un “golpe maestro” para congraciarse tanto con aquel como con Fran-
cisco José, proponiendo que se ofreciera la Corona de México nada
menos que al Archiduque Maximiliano de Austria y a su esposa, Car-
lota Amelia. Es así como, puestos de acuerdo la que se dio en llamar
Junta de Notables Mexicanos y Napoleón, los primeros embarcan
rumbo a Europa y se presentan en el Castillo de Miramar para hacer
una oferta formal a Maximiliano. Sin embargo, este les interroga so-
bre la “legitimidad” de su nombramiento; es decir, él desea saber si, en
efecto, es el pueblo Mexicano quien le elige, para lo cual sugiere la
celebración de un plebiscito. Se le asegura que será recibido por acla-
mación y unanimidad……….Pero la verdad es que Maximiliano fue enga-
ñado y vilmente utilizado, habida cuenta de que, previo a su viaje a
México, Francisco José le hace firmar un documento por el cual re-
nuncia a sus derechos dinásticos al trono de Austria, misma que se
extiende hasta su descendencia. Bajo condiciones precarias, pues,

Josefina Camara Bolio_.indb 259 02/03/16 10:23


260 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

desde un principio y con el apoyo del Ejército Francés, Maximiliano


y Carlota emprenden el fatídico viaje hacia aquel México que, proba-
blemente, fuera para Max una remembranza del próspero Brasil de la
Princesa Amelia, llegando a Veracruz, en la fragata “Novara”, donde
ya sabemos que fueron recibidos él y Carlota con suprema frialdad.
Las cosas se recomponen un poco cuando llegan a la Capital, y son
aclamados aquí y en Puebla, con grandes muestras de júbilo. Poco se
ha escrito sobre el famoso viaje que Carlota emprendió, tiempo des-
pués, pero dentro de los breves tres años que duró el Imperio, a tierras
de Yucatán. He aquí una síntesis de dicho viaje: “El 6 de noviembre de
1865 partió de la ciudad de México rumbo al puerto de Veracruz, a
donde llegó el día 14. Iba acompañada del Ministro Ramírez, de los
Representantes de España y Bélgica, de dos Damas de Honor, el Gral.
Urganga, quien mandaba las Escoltas; M. Eloín, Director del Gran
Chambelanato; el Primer Secretario de Ceremonias; el capitán de Es-
tado Mayor, un Capellán de la Corte, un Médico, un Oficial de Órde-
nes, un empleado del Gabinete y personas de servicio en número de
24. En Veracruz permaneció hasta el día 20, cuando embarcó a bordo
del vapor “Tabasco” escoltado por el “Dandolo”. El día 22 desembar-
có en el puerto de Sisal y pasó la noche en Hunucmá, entrando en la
ciudad de Mérida a las diez de la mañana del día 23. Habiendo pasado
la noche en la hacienda Blanca Flor, en Mérida se hospedó en la caso-
na propiedad de Doña Martiniana Palma Campos, esposa de D. Felipe
G. Cantón, ubicada en la Plaza Principal de la ciudad, en la calle 63
cruce con 60, a solo unos pasos de la Casa de Montejo. Entre las Da-
mas de Compañía que le designaron se encontraba la señora D. Sofía
Fajardo y Pacheco, esposa de D. José García Morales a quien la Em-
peratriz Carlota condecoró con la “Orden de Guadalupe” por los ser-
vicios prestados como Prefecto Político de Mérida. Se cuenta que la
Emperatriz se bañó en uno de los cenotes característicos de la región
y que fue muy bien recibida por la sociedad y pueblo en general. En
su viaje de regreso visitó la hacienda Yaxcopoil y la zona arqueológica
de Uxmal. De ahí prosiguió el viaje hasta Campeche, de donde partió
nuevamente a Veracruz, a donde llegó el 20 de diciembre y el 25 em-
prendió la vuelta a la ciudad de México Maximiliano salió a recibirla
el 28 y el 30 llegaron a la Capital, dando fin a su viaje.”10 En fin, la

10CÁMARA García, Orlando C.P., “Apuntes sobre el viaje de la Emperatriz Car-


lota a Yucatán”, Inédito, pág. 2 y ss., Mérida, Yucatán, 2015.

Josefina Camara Bolio_.indb 260 02/03/16 10:23


DESDE LA GRANDEZA HASTA EL OCASO 261

pareja, que tuvo su ceremonia de coronación en la Catedral de Méxi-


co, luego de sufrir alojamientos indignos y hasta ¡el tormento de las
chinches!, en una ciudad que, para entonces, adolecía de la higiene
debida, fijó su residencia en el inmueble hoy conocido como Castillo
de Chapultepec, el cual se encontraba en una situación geográfica de
privilegio y había sido residenci a de varios Presidentes, por ejemplo,
Guadalupe Victoria. Ya hemos leído que la pasión de Maximiliano era
la Arquitectura. Si a Miramar le llamó así porque miraba al Mar Adriá-
tico, a Chapultepec le llamó “Miravalle”, porque su mirada se cernía
sobre el verdor de la planicie. Se hace asesorar por los Arquitectos
Mexicanos Lorenzo de la Hidalga y Ramón Egea y construye el Alcá-
zar del Castillo, al que llenó de terrazas y columnas, muy bellas, re-
creando, en ese espacio, algo de la Antigua Grecia. Aún hoy día, el
Alcázar despierta el Romanticismo, en todas sus corrientes, pues es un
lugar donde se pueden escuchar maravillosos conciertos. Fue llenan-
do, poco a poco, la residencia de bellos objetos que le enviaban desde
Europa, tales como jarrones y porcelanas, esculturas, columnas y todo
un mobiliario al estilo de Schönbrunn o Hofsburg, más que de la lla-
mada Kaiserville, que era la residencia de Bad Ischl o residencia de
verano de los Habsburgo, donde Francisco José había crecido. Tam-
bién fue una aportación, que se ha tornado emblemática de México, la
construcción que realizó del hoy llamado Paseo de la Reforma, pero
que, por aquel entonces, llamóse Paseo del emperador. Con él se bus-
có tender una vía rápida desde Chapultepec hacia el centro de la ciu-
dad. Pero lo más importante, obviamente, fue su forma de gobernar y
la aportación que, durante su Imperio, se realizó a las Leyes Mexica-
nas. Antes de entrar en esta materia, deseo poner el acento en una
pintura que se conserva en el Catillo de Chapultepec, y que retrató la
reunión que sostuvo Maximiliano con el Jefe de los Indios Kakipú. En
esta pintura, al decir de una Historiadora del Arte, resaltan tres puntos
principales: el primero es que Maximiliano está vestido, no como Em-
perador, con los símbolos de cetro y corona, sino con un sencillo levi-
tón, a la usanza de le época, mientras el Jefe Kakipú le está señalando
con el índice, vestido con su gran penacho, y ubicados ambos manda-
tarios sin distancia, o sea, como pares, como iguales; el segundo tema
a notar es la presencia de Carlota, sencillamente vestida de negro, con
tres de sus Damas. Es decir, se presenta, por primera vez en nuestro
país, la figura participativa de la esposa de un Mandatario; en tercer
lugar, es de observarse que, aun estando presentes varios militares,

Josefina Camara Bolio_.indb 261 02/03/16 10:23


262 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

todos los asistentes se miran sin uniforme ni condecoraciones, vesti-


dos únicamente como civiles. Todo esto constituye un sello muy reve-
lador de la ideas liberales de Maximiliano y Carlota. Al decir de los
Historiadores Patricia Galeana, Fernando del Paso, José Manuel Vi-
llalpando y Jean Meyer,11 Maximiliano y Carlota no comprendían
bien lo que eran los indígenas, sencillamente porque esta era una rea-
lidad sumamente distinta a la suya de origen; pero estudiaron la histo-
ria de México y estaban seguros de que los dueños originales de estas
tierras eran los indígenas. O sea, resulta increíble casi, ¡pero demues-
tra verdadera cultura!!, que unos Europeos, de la nobleza por añadidu-
ra, fueran más comprensivos y respetuosos de los indios que muchos
Mexicanos. Así, Villalpando opina, en una frase lapidaria, que Juárez
no fue Presidente porque era indio, sino para dejar de serlo. Y estimo
que, con esto, pretende demostrar que, tal como bien lo describió en
su libro de los 70’s Juana Armanda Alegría12 la “búsqueda de status”
del Mexicano, que comenzó durante el Coloniaje, ha perseguido a la
población por toda la vida, incluso durante y después del México In-
dependiente. Como ya demostré, también, en otro ensayo, este anhelo
por apropiarse de identidades ajenas, de manera extra-lógica, llega a
su culmen durante el Porfiriato. Se ha dicho que Max era algo bohe-
mio, es decir, con un cierto desapego o falta de “mano dura” para go-
bernar. Por ello, fue notable la influencia que, sobre él, ejerció su ma-
dre, la Archiduquesa Sofía, y, posteriormente, Carlota. Como ya dije,
ella estaba dotada de don de mando y había aprendido de su padre los
entresijos de gobernar. Por ello, y habiendo ya señalado que participa-
ba activamente en el Gobierno, mencionaré que ella quedaba al cargo
cuando su marido partía a giras al interior del país, las cuales, en aquel
tiempo, duraban hasta varios meses. Fue así como, si Maximiliano
aportó hasta un Código Civil, ella incursionó en la tarea de legislar
pero, de modo concreto, acerca de la protección de las mujeres y los
menores que trabajaban. Finalmente, como máxima turgencia de un
Socialismo utópico, ¡canceló las deudas de los indios en las tiendas de
raya!!! ¿Acaso puede decirse algo más para que el lector comprenda
el origen de la caída del Imperio? En efecto, Maximiliano, a los ojos
de los conservadores, de la Iglesia y de Napoleón III, había fallado y

11 Diversas conferencias en el Centro de Estudios para la Historia de México,

CARSO
12 FALTA NOTA

Josefina Camara Bolio_.indb 262 02/03/16 10:23


DESDE LA GRANDEZA HASTA EL OCASO 263

no era lo que ellos esperaban de un Emperador. Es decir, Maximiliano


se pasó de liberal. Comienza ahí el alejamiento de muchos, la frialdad
y sensación de vacío que se les va creando a los Emperadores y, lo
peor para el Imperio, Napoléon III, quien no resultó amigo y sí, en
cambio, se convenció de que su aventura Mexicana, con Maximiliano
al frente, había dejado de ser rentable, da órdenes al Mariscal Aquiles
Bazaine, quien había logrado mantener un poco de tranquilidad en el
país, de comenzar la retirada del Ejército Francés. En su momento, la
Batalla de Puebla, del 5 de mayo de 186 , donde soldados improvisa-
dos y hasta enfermos, lograron la total derrota del llamado “Ejército
más poderoso del mundo”, con el General Ignacio Zaragoza como
estratega, y la colaboración de Porfirio Díaz, que en ese entonces era
un humilde soldado al servicio del pueblo, acabaron con las esperan-
zas de dominación de Napoleón sobre México. El famoso escritor
Víctor Hugo, quien discrepaba del Imperio francés, escribió una carta
dirigida al pueblo Mexicano, donde afirmaba que el pueblo Francés no
era quien quería quitarle su soberanía sino esto era atribuible solo al
Imperio. Así, abandonados por todos y a merced de los Republicanos,
al mando que nunca perdió, del Presidente Juárez, Carlota, presa de
las más negra desesperación, decide partir para Europa, a fin de soli-
citar ayuda para su Imperio, que agonizaba sin remedio. Pero ya sabe-
mos que, habiendo acudido al Papa y, sobre todo, luego de la negativa
que recibió de Eugenia de Montijo y habida cuenta de que Francisco
José no quiso o no pudo hacer nada por su hermano, al menos desde
el punto de vista militar, Carlota comienza a perder el control y la ra-
zón, según nos ha contado la Historia; punto, este último, que me
atreveré a someter a discusión. Por lo demás, Maximiliano, que había-
se quedado en México, aunque hubiera podido huir, es derrotado por
las tropas Republicanas. Prisionero en Querétaro y juzgado sumarísi-
mamente por un Tribunal Militar algo improvisado, es condenado a
muerte con pena de fusilamiento. Se dice, también, que fue traiciona-
do por un subalterno, ya que él quería negociar la entrega de la plaza
y su inmediata abdicación, partiendo enseguida para Europa; pero el
traidor impidió que la propuesta llegara a tiempo a conocimiento de
Juárez. En tal virtud, con estoicismo y profunda categoría hasta el úl-
timo momento, Maximiliano acepta el doloroso destino, cuya mano
impía le ha señalado con fuego, y se prepara con confesión y Misa,
muy de madrugada, para ser fusilado al despuntar el sol, en compañía
de sus Generales Miramón y Mejía, en el Cerro de las Campanas, el

Josefina Camara Bolio_.indb 263 02/03/16 10:23


264 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

19 de junio de 1867. En cuanto a Carlota, se afirma sin titubeos que


perdió la razón y, habiendo residido primeramente en la Corte de Aus-
tria, su familia la lleva a Bélgica, donde residió en los palacios de
Laeken y de Bouchout , y fallece hasta 1927.
He aquí el fin del efímero Segundo imperio y de una pareja de la
que, en México, parece que se teme hablar, pero, en cambio, mucho
se ha escrito, concluyendo que, aunque no sea frecuente la mención
ni el reconocimiento de sus méritos, fueron dos “enamorados” de Mé-
xico y, a no dudarlo, nos dejaron una impronta y un legado, cultural
y espiritual.

Perfil de personalidad de Maximiliano

Sí, como advertí al principio de este ensayo, lo que afirmo es producto


de mi leal saber, o bien de mi personal convicción también, ejercitan-
do cierta dosis de intuición, permítame el lector reseñar cómo imagino
yo a “Max”: el hermano que, siendo menor que el Emperador Francis-
co José, le daba consejos y, sobre todo, le recomendaba dejar reinar a
su corazón; el primo-cuñado, cariñoso y afable, que recibió con afecto
a Sissi, cuando esta se incorporó a la familia imperial de Viena, sin
contar con la simpatía de su suegra; el hijo, cariñoso y respetuoso,
que lo fue así para la Archiduquesa Sofía. Max, soñador y artista más
que político; Max, el que se lanzó al mar, para defender la posesiones
Austríacas de ultramar, y reflejó en sus ojos de azul intenso toda la
hondura y anchura del Mediterráneo inmenso; Max, a quien, proba-
blemente, más que dichas posesiones Austríacas en La Lombardía y el
Véneto, interesaba el arte “per se” de los Italianos y, a pesar de la du-
reza de Radenzky, cautivaba escuchar a los coros de rebeldes, cantan-
do el “Nabuco” de Verdi, su himno libertario. Por eso, Max se esmera,
se deleita y, posteriormente, se refugia en el Castillo de Miramar, su
cuento de hadas mirando hacia el Adriático. Max, a quien interesaron
las artes y las ciencias, probablemente iba en la fragata, no tanto como
Almirante, sino como el “niño” que llevaba dentro, examinando el
anteojo, el sextante, y direccionando el catalejo a modo de encontrar
la riqueza, pero sobre todo, la justicia de otros mundos. Cuando, más
presionado por la Corte y por Leopoldo de Bélgica, padre de Carlota,
decide aceptar la Corona de México, que él creía genuinamente ofre-
cida y, sin embargo, solicita a los Notables un plebiscito para saber si,

Josefina Camara Bolio_.indb 264 02/03/16 10:23


DESDE LA GRANDEZA HASTA EL OCASO 265

en verdad, es el pueblo quien lo elige, cae fácilmente en el engaño,


persuadido, como estaba, de que el poder de los Monarcas era desig-
nio divino, tal como lo creyó siempre Francisco José. Llega a Méxi-
co y funde su mirada azul con la blancura preñada de celeste de los
volcanes que tenía tan cerca. Se da cuenta de que, en México, había
otra cultura, totalmente distinta de aquella en la que él se formó. Su
impacto debió ser grande; pero pudo más la curiosidad del artista y la
idealidad del hombre bueno, que creyó, seguramente, en el gran país
que podía llegar a consolidar. Su natural simpatía por el Liberalismo,
en vez de aquellos gobiernos, adustos y férreos, que había conocido,
le hacen simpatizar con las causas más nobles americanistas. Con ello,
comienza a incurrir en la decepción, si no antipatía, de Napoléon III
de Francia, quien deja de mirarlo como a un aliado para calificarlo,
más bien, de enemigo peligroso. Y, sobre todo, Maximilano ya no era
un amigo “rentable”, sino una carga para el Imperio Francés, moti-
vo por el cual decide abandonarlo, retirando el apoyo de sus tropas.
Cúmplese entonces aquello que Tayerand dijera al primer Bonaparte:
Sire, el poder no puede fincarse sobre las puntas de las bayonetas”. Y
es ahí cuando comienza la defenestración de Maximiliano, que, para
entonces, estimo yo que ya era más Mexicano que muchos Mexicanos
de nacimiento. Y él fue Mexicano por amor a México; quizá, por el
amor que, se dice, veía en los ojos oscuros de la india de Cuernavaca.
Sólo, en fin, entre sus quimeras, sabiéndose rechazado por su herma-
no, quien nunca le apoya militarmente, y conociendo que el regreso a
Europa constituiría la más ominosa de las derrotas, no sabremos, si,
inconscientemente, busca la muerte…….. Tiempo después, luego de
la derrota de Austria a manos de la Prusia Bismarckiana, Francisco
José reconocerá que su hermano “se dejó fusilar” con tal de no crearle
problemas y permitirle gobernar aquel vasto, pululante y soberbio,
Imperio Austro-Húngaro. Por su parte, Maximiliano, caballero has-
ta el final, confiesa, si la Historia no ha mentido, que está orgullo-
so de morir por una causa justa, que es la independencia de México.
Max, ingenuo, bondadoso y rubio como el sol….; la frialdad egoísta de
Schönbrun….; la silenciosa cripta de los Hofsburg, en la Abadía de los
Capuchinos, guardando “per saecula saecolorum”, los íntimos secre-
tos de sus moradores durmientes……. Todo esto pone en mi mente el
ambiente propicio para dar paso a la leyenda.

Josefina Camara Bolio_.indb 265 02/03/16 10:23


266 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

Justo Armas

República de El Salvador, 1871. Pulcramente vestido, con innegable


categoría y distinción, pero sin zapatos, aparece un hombre, en la casa
del Vicepresidente Gegorio Arbizú, un hombre que dice llamarse Jus-
to Armas. Afirma que es el único sobreviviente de un naufragio, y que
ha hecho el ofrecimiento a la Virgen del Carmen de andar sin zapatos
porque le salvó en un peligro de muerte. Curiosamente, nadie sabe, ni
supo jamás, el origen de este hombre, para poder explicar algo, siquie-
ra algo!, acerca de su procedencia. Sin explicación social, salvo su
amistad con Arbizú, se relaciona con las llamadas “23 familias de la
oligarquía salvadoreña,” donde se dedica al oficio de servir banquetes
en la alta sociedad, así como ofrecer clases de etiqueta y protocolo a
las “niñas bien” de la época. Llamaba la atención, y la sigue llamando
hoy día, que, para ese servicio, al que se llamaba “catering”, contaba
con una vajilla de plata para mil personas, así como con otra de porce-
lana de Sèvres, copas de Bacarat, sillas doradas, al estilo del moblaje
de Austria, mismo que, interesantemente, existió en México, especial-
mente en Puebla y Yucatán, asi como cubertería de la firma “Chris-
toffle”, de París. De este señor, quien decía llamarse Justo Armas,
nadie supo el origen, como dije líneas más arriba, pero se hizo amigo
incluso del Obispo, con quien se confesó antes de morir, en 1936, a la
edad de 106 años; y, habiendo hecho el Obispo un comentario donde
“se le escapó” decir que “había muerto un Emperador y un Santo”,
al recibir una observación respecto de su dicho, se dio cuenta de que
podía faltar al secreto de confesión y rectificó: “Ha muerto como un
emperador y como un santo”. Es el caso, conocido de un tiempo para
acá mundialmente, que aquel señor, por su distinción, cultura y finu-
ra, que en nada se ligaban con su oficio de comerciante, así como lo
misterioso de su origen y su enorme parecido físico con el Emperador
Francisco José y Maximiliano, fue identificado en El Salvador, desde
un principio, como el propio Emperador de México, quien, en reali-
dad, se decía que no había sido fusilado. Lo primero que cualquiera se
pregunta, es por qué podría haber sucedido algo tan contrario a lo que
la Historia nos ha contado, por más de cien años. La respuesta que ha
circulado por todas partes es que, siendo Juárez Masón de alto grado,
Maximiliano también lo era. Lo eran, de hecho, todos los libertadores
americanos y el propio Presidente Monroe, de Estados Unidos, quien

Josefina Camara Bolio_.indb 266 02/03/16 10:23


DESDE LA GRANDEZA HASTA EL OCASO 267

había sostenido la doctrina que lleva su nombre bajo el lema “Amé-


rica para los Americanos”, conjurando, con ella, cualquier interven-
ción de cualquier país. Pero se dice que, entre los Masones, existe una
premisa de que no se puede hacer daño a otro “hermano” dentro de la
Masonería. Y esto, unido a la petición que le hacen a Juárez diversos
gobiernos europeos, incluyendo a Garibaldi, también masón, deriva
en que, finalmente, le hubiera perdonado la vida a Maximiliano, pero
con la condición de guardar absoluto secreto , de por vida. Fue el caso
que, hacia 1916, época en que ya hemos explicado que transcurre la
Gran Guerra y muere Francisco José, había en la Capital de El Sal-
vador un Señor alemán, de apellido Perth, quien era dueño del mejor
hotel de la ciudad. Su hija, quien era, para entonces, una señorita que
tomaba lecciones de buena crianza con Justo Armas, le había oído
explicar que, de acuerdo a la “buena educación”, era lo correcto y
pertinente, cuando se deseaba denegar una invitación, no acudir en la
primera ocasión; la persona aludida podía negarse una segunda vez,
pero, si era requerida por tercera ocasión, debía presentarse, saludar
y retirarse; con cuya actitud quedaba explicitado su desagrado ante la
invitación de que se tratara. Sucedió que llegó a El Salvador una co-
misión de altos personajes austríacos, misma que se alojó en el hotel
del Sr. Perth, y cuyos miembros solicitaron entrevistarse con Justo Ar-
mas. A la Srita. Perth, llamó mucho la atención que, tal como les había
indicado su Profesor de Etiqueta, el Sr. Armas no acudió sino hasta la
tercera cita, mas el grupo no permaneció en el Salón de Fumar del ho-
tel sino que, extrañamente, se dirigió a una habitación. La puerta fue
cerrada, pero la Srita. Perth, como buena mujer, picada de la curiosi-
dad, permaneció cerca a fin de lograr escuchar la conversación que se
desarrollaba dentro de la habitación. Lo que oyó, dado que entendía el
idioma Alemán, ha pasado a la Historia, de generación en generación
Salvadoreña: Los visitantes dijeron a Justo Armas que iban de parte
del Emperador Francisco José, quien se encontraba gravemente enfer-
mo, y que era él, como su hermano, el heredero al Trono Austríaco,
por lo cual debía acompañarles, y marcharse enseguida rumbo a Euro-
pa. A esto, según la antigua versión, Justo Armas, en perfecto alemán,
respondió, sin decir nombres: “La persona a que Ustedes se refieren
me hizo firmar un documento donde yo renunciaba a todos mis dere-
chos. Hoy soy un hombre mayor y sólo deseo que me dejen en paz,”
dicho lo cual, se marchó dando un portazo. Andando el tiempo, esta
Historia ha obsesionado a un descendiente de la familia Perth, que es

Josefina Camara Bolio_.indb 267 02/03/16 10:23


268 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

el Arquitecto Rolando Ernesto Deneken, quien se ha dado a la tarea


de revisar cuanto indicio pudiera existir, en una investigación de toda
seriedad, a fin de corroborar la identidad de Justo Armas, haciéndole
coincidir con la persona de Maximiliano de Habsburgo. Para este fin,
ha partido de los indicios materiales u objetivos, hasta la realización
de estudios forenses cráneo-faciales, así como grafológicos, y, final-
mente, de acuerdo con las avanzadas técnicas de hoy día, las prueba
del ADN. Una de las cosas que más llama la atención, es su descubri-
miento del testamento de Justo Armas, fechado en 1922 y debidamen-
te protocolizado por Notario.
Ya que nunca se le conoció ninguna cónyuge al Sr. Armas, este
nombra sus herederos a los miembros de la Familia Arbizú, declaran-
do cuanto poseía, especialmente, como ya he relatado, los objetos que
le servían para su oficio de “catering”, y relata que nunca supo su ori-
gen ni conoció a sus padres. Que, de su infancia, sólo recordaba que,
encontrándose en San Antonio Texas, en la frontera de México con
Estados Unidos, le recogió una familia de apellido Armas, y de esa
adopción provenía su nombre. Contando, en fin, el Arq. Deneken con
tan valiosa información, consigue de la familia Arbizú el préstamo
de porcelanas y cubiertos y se dirige a París, precisamente a la Casa
Christoffle, en donde dichos objetos son homologados con la vajilla y
cubertería que se hizo para Maximiliano, cuyo emblema era MIM, es
decir “Maximilianus Imperatur Mejicanus”. Lo mismo ocurrió con los
cubiertos de plata. Finalmente, Deneken obtiene el permiso para ex-
humar los restos de Justo Armas y realizar la prueba del ADN, para lo
cual se requería la colaboración de algún miembro supérstite de la Fa-
milia Habsburgo, preferentemente de sexo femenino, ya que el ADN
proviene de la línea materna. Según lo que escuché en el Programa
“Esta Noche” , grabado en Nicaragua, en el cual se entrevistó al Pe-
riodista Austríaco Leo Gabriel, colaborador de Deneken en la investi-
gación de referencia, el ADN fue enviado a la prestigiada Universidad
de Innsbruck, para su estudio, habiéndoles informado a ellos que el
material “se malogró”. Una vez cotejadas, en Florida, las firmas de
Maximiliano y Justo Armas, y arrojando resultado positivo el estudio
grafológico tanto como el antropométrico, era esencial el resultado
del ADN para dar a la Historia de México y de los Habsburgo un giro
excepcional, capaz de cambiar las piezas del complicado ajedrez de la
política internacional. Pero la muy interesante hipótesis sostenida por
el Arquitecto Deneken y por Leo Gabriel, misma que, en lo personal,

Josefina Camara Bolio_.indb 268 02/03/16 10:23


DESDE LA GRANDEZA HASTA EL OCASO 269

a mí me parece dotada de congruencia, sobre todo, con el carácter de


Max, que tanto ya glosé, parece desvanecerse con lo pronunciado en
otra conferencia, nada menos que en el Centro de Estudios para la
Historia de México (CARSO) por Carlos de Habsburgo, heredero de
tan noble dinastía, y nieto de la última Emperatriz, Zita de Borbón y
Carlos I, de quienes ya he referido la historia personal. El sustentante
de tan importante conferencia, Carlos de Habsburgo, llamado igual
que su ilustre abuelo, expresó en perfecto idioma Español, que di-
siente totalmente de la teoría del Arq. Deneken, toda vez que su tío
Otto, como Jefe de la Casa de Habsburgo en el exilio, fue quien dio el
permiso para abrir la tumba de Maximiliano, en la Abadía de Los Ca-
puchinos, en Viena, y asegura que el estudio del ADN obtenido se rea-
lizó en la Universidad de Innsbruck, arrojando resultados totalmente
falsos en relación con Justo Armas. Según Carlos de Habsburgo, la
autopsia practicada a Maximiliano por el Dr. Liceaga, estuvo muy
malhecha; y esto, aunado a los siete meses que transcurrieron hasta la
llegada del cadáver a Viena, supuso el aserto de la Archiduquesa So-
fía, cuando, abierto el féretro a petición suya, ella exclamó: “Este no
es mi hijo”. El descendiente de Carlos I manifiesta que era tal el estado
de descomposición del cuerpo de Maximiliano, que su propia madre
no pudo menos que desconocerlo. Pero, lamentablemente, la muerte
de Max es incuestionable y su sobrino afirma que, como ya lo escribí,
Max dio su vida voluntariamente por México, país del que se enamoró
y al que amó verdaderamente. Max pudo haber huído, pero no quiso
hacerlo. Así, la caballerosidad y sentido del deber que Sofía inculcó
a sus hijos, no permite dudar de que reconocer la derrota por parte
del adversario, en este caso Juárez, era una cuestión de honor para
un Habsburgo. Pero yo estimo que, si fuese verdadera la identidad
atribuída a Justo Armas , también existirían lazos dignos de atención,
porque, en la vida, no hay casualidades: los designios de Dios, nadie
los conoce y Sus caminos no son nuestros caminos…..
Ciertamente, hubiera sido fatal la situación social de Maximilia-
no y Carlota, al regresar a Europa, derrotados y sin poder. Puestos
ante semejante dilema, la muerte real era mejor que la muerte social
y dinástica, ya que, aparte de que el “sentido del abolengo” es perse-
verantemente vinculante y ellos no hubieran podido sobrevivir sin él,
sin la casta que suponía la derrota, era un hecho que Max estorbaba a
su hermano y era despreciado por su suegro, antes de ser Emperador
de México. Además, como ha dicho el Sociólogo Emile Durkheim,

Josefina Camara Bolio_.indb 269 02/03/16 10:23


270 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

la reprobación del grupo social, es más fuerte que la misma sanción


penal. Por otra parte, estimo que lo sucedido en el Segundo Imperio,
en el cual, como ya quedó explicado, las mentiras, conjuras y, final-
mente, la terrible decepción de Max ante sus hipócritas amigos fue la
detonante, pienso que explicaría perfectamente el voluntario retiro,
casi monástico, de Justo Armas. Max siempre fue bohemio, apartado
del poder, que no ambicionaba, sino que fue presionado a aceptarlo,
por parte de su suegro y su hermano, y engañado y utilizado por Na-
poleón III, como ya mencioné. ¿Qué de extraño tendría, entonces, que
él, Maximiliano, hubiera deseado el apartarse de todo y no regresar
nunca más a Europa? Otra cuestión sería el motivo de haber viajado
específicamente a El Salvador, hecho que, en la teoría de Deneken, se
atribuye a la intervención de un General Barros, también relacionado
con los masones.
En fin, he cumplido la tarea, que gustosamente me impuse, de com-
partir y comentar un considerable amasijo de información. Será el lec-
tor quien tenga la última palabra.

Análisis de personalidad de Carlota

Lo primero que se me viene a la mente al tratar de analizar la persona-


lidad de Carlota, es el soberbio y trágico, monólogo conque Fernando
del Paso comienza su obra magistral.13
Es maravillosamente extraña la descripción viva, vívida, que el au-
tor hace de la locura, pero que es, en todo caso, una conjunción de
nombres, lugares, hechos, dichos, aderezados por la mente, febril y
anciana, de una Carlota que la Historia nos ha dicho solamente que
“estaba loca” y “perdió la razón”. En efecto, conjugar en dicho mo-
nólogo la realidad con la imaginación, el recuerdo con el olvido, el
ayer con el hoy, lo meramente deseado con lo inútilmente perdido, el
amor con la traición y, por encima de todo, el perdón!!, diciendo siem-
pre verdades que todos hubieran querido callar, es la más maravillosa
descripción del mundo de Carlota, de “su” mundo, aquel que, frente a
la odiosidad de lo real, con su crudeza, ella se empeñó en negar para
poder sobrevivir, para poder cargar el dolor dentro de su corazón y sin

13DEL PASO Fernando, “Noticias del Imperio”, Fondo de Cultura Económica,


Edición conmemorativa del 25° aniversario de la obra, México,

Josefina Camara Bolio_.indb 270 02/03/16 10:23


DESDE LA GRANDEZA HASTA EL OCASO 271

que este pudiera ser procesado, razonado por una cabeza que no lo-
graría entenderlo jamás!! Mas, como ya escribí, el concepto de locura,
nudamente, no existe, sino síndromes. En el caso que nos ocupa, se
ha hablado, más bien, de una paranoia, por el matiz delirante conque
estalló. Pero hagamos un poco de historia. Carlota, como ya dije, fue
educada para gobernar. Quizá hubiera sido una magnífica Reina, si no
hubiera conocido a Max. Este necesitaba protectorado, y estimo que,
de su maternidad frustrada, hace de Max no el esposo, sino el hijo.
Pero este, un tanto díscolo, no se dejaba querer. Parece, según todas
las versiones, que nunca respondió en intensidad al amor avasallante
de ella. Por otra parte, ya glosamos lo que eran las Cortes europeas
y el ambiente en que ellos vivieron. Quizá, a Carlota le sucedía lo
mismo que a su concuña, Isabel de Baviera: no podían demostrar en
la Corte lo que sentían, su propio “yo”. Mientras que Sissi desfoga
sus sentimientos sin importarle el qué dirán y repite, con Shakespea-
re, que “los locos son las gentes más razonables,” Carlota se pliega a
los usos de la Corte, a la etiqueta, que les ataba como una cadena al
cuello. Mientras Sissi se difumina en viajes por el mundo, los cuales
le sirven para dar cauce a una vena poética que había tenido desde su
adolescencia. Cabe decir que sus poemas fueron publicados, por su
expresa voluntad, 60 años después de 1890, según el cálculo com-
prensi vo que ella realizó acerca de la nula capacidad de la sociedad de
su tiempo hacia el desarrollo de una Literatura femenina, la cual ella
situó en una época muy posterior.14 En tanto, Carlota se ve atada a un
destino inhóspito, pero de otro tipo. Mientras Sissi nunca tuvo qué go-
bernar ni qué regir, propiamente, Carlota se ve de cara con el Nuncio y
con los Conservadores mexicanos, porque, a decir de las crónicas, te-
nía más carácter que Max. En casi todos los sentidos, enfrenta sola su
destino, al grado de que los Historiadores han llegado a decir que las
frustraciones, especialmente la conyugal y la maternal, fueron las cau-
santes de sus desvaríos. Quizá, tuvo la visión suficiente para adelantar
el fatal desenlace del Imperio y por eso marchó a Europa. El factor
desencadenante lo constituyó la vivencia del rechazo y el abandono,
tanto del Papa como, y sobre todo, de Napoleón III. Primero recibió
la negativa de Eugenia de Montijo, porque no nos dice la Historia que
hubiera hablado directamente con Napoleón. Y luego, la del Papa. Por

14Cfr. GARELLO Mariana G., Universidad Nacional de Córdoba, Boletín de Li-


teratura Compara, Edición Especial “Literatura de Viaje”, 2003-2005, Argentina.

Josefina Camara Bolio_.indb 271 02/03/16 10:23


272 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

eso, en Roma comienzan los delirios, que, pudiendo ser técnicamente


de muchos tipos, en ella se representan como persecución. Y se olvida
de toda etiqueta y, muerta de hambre y de sed, mete los dedos en el
chocolate que tomaba el Papa. Me pregunto: ¿acaso la persecución era
sólo un delirio? ¿Acaso se trataba de una mera fabulación? Desde lue-
go que no! El delirio se produce, pero parte de algo que fue real. Ella y
Max fueron perseguidos, pero con sutileza, en Austria, en Bélgica y en
Francia. Tenían mucho qué envidiarles. Eran personas cultas y, a más
de ser pensantes, cuestionaban. Cuestionar y estorbar: dos verbos que
se conjugan con la misma terminación y terminan en la vida con el
mismo infinitivo torvo, maloliente. Por eso fueron perseguidos. Y en
México, con Juárez, la persecución de un Ejército, que ella sabía bien
que podía terminar en muerte, fue tan real que Max fue capturado y fu-
silado ..Ahí, ella ya no pudo enfrentar la realidad, no solo la que había
vivido, sino la que le esperaba de regreso en Europa. Y, si era verdad lo
del niño que esperaba ¿qué decir y qué hacer? Seguramente, el futuro
de la creatura también le atormentaba. Pero, según se ha dicho, el niño
no llega a nacer; es decir, ella sufre un aborto espontáneo. Entonces, el
estrés supera todo y la razón opta por la fuga, pero definitiva. Es mejor
vivir aislada, sin explicaciones, en Laeken y Buchout, que enfrentar
una realidad que ni los Trágicos griegos hubieran podido represen-
tar. Sissi, como ya expliqué, vivió atormentada por la cercanía de la
locura, ya que muchos de sus parientes vivieron o murieron así. Ella
decía que esperaba su turno……….y dicha espera la consumía. Debió ser
terriblemente desdichada. Pero, no en vano, Sissi, arrancada tan joven
de su mundo, de su medio, no llegó quizá a plantearse qué quería ser,
hacia dónde quería ir. Por eso, huía buscando su identidad perdida,
buscándose a sí misma y, tal vez, sin encontrarse jamás. Carlota, en
cambio, sabía perfectamente su realidad. Pero aquella era tan horrible,
que decidió marcharse de este mundo, y vivir en su reino, el reino de
sus recuerdos y de sus escasas realizaciones. Se quedó estacionada
en una fase de todo proceso de pérdida, que es la negación. Negó y
negó siempre lo que había sucedido con el Imperio y con Max, porque
era ahí donde el dolor la rebasaba. Como dice Carlos de Habsburgo
en su conferencia en CARSO, estaba loca, pero de amor. También le
cegaba la ambición, el mundo ideal donde la prepararon para vivir,
reinando, bailando, luciendo bellos vestidos y joyas, y siendo amada
siempre. ¡Trágica realidad la suya!! Porque nada de esto resultó real.
Quizá lo único que sí hizo fue gobernar. Y también, si se afirma que,

Josefina Camara Bolio_.indb 272 02/03/16 10:23


DESDE LA GRANDEZA HASTA EL OCASO 273

al regresar a Europa, llevaba un niño en su vientre, parece que la ma-


ternidad estaba ausente de sus logros y, tan sola y tan frustrada, adoptó
al pueblo de México, aunque este no le haya respondido ..México: un
país de “mucha madre”, como dice Segura Millán,15 en “Diorama de
los Mexicanos”, al hablar del mestizaje. Pero ese México fue el que,
en dosis de sátira, describió un Escritor y Militar liberal, Vicente Riva
Palacio, cuando escribió “Mamá Carlota”: algo de afecto, algo de sa-
bor dulce, como el “chocolate de Soconusco” que evoca del Paso, le
quedó a Carlota, de este México nuestro, en el paladar y en el corazón.
Finalmente, sesenta años de aislamiento, de soledad, en parte para
que ella no hablara, porque era mucho lo que sabía y “los locos dicen
las verdades” según reza el adagio popular, exacerbaron esa locura.
Del Paso sitúa el monólogo en los 86 años de edad de Carlota. Para
entonces, una situación confusional, un Alzeheimer, una demencia se-
nil, podrían complementar, dolorosamente, el cuadro de Carlota. Su
final personal fue tan trágico como el Segundo imperio, en su tota-
lidad. Max se fue. Tal vez Dios le haya compensado cualquier do-
lor. Pero Carlota vivió, para ver la destrucción de todo: el Segundo
Imperio, Max, el imperio Austro-Húngaro, Francisco José, Rodolfo,
Napoleón III y Luis Napoléon, “la Montijo”………el siglo.
Quiérase o no, en su memoria atormentada y en la de México, a
Carlota se le recordará siempre como “Emperatriz de Méjico”. Ni mu-
cho más ni nada menos. He ahí todo.

Conclusiones

1) La falta de identidad del Mexicano es un hecho sin discusión.


Tangible resulta cuando se ve tanto el deseo de encontrar un
Príncipe Europeo para asumir el trono, como el recuerdo, ate-
sorado más vivamente en Puebla y Yucatán, de aquellos es-
plendores Habsburgos, de cuya impronta de moda, estilo, arte
y modo de vivir, quedamos impregnados;
2) El Segundo imperio ha sido borrado de la Historia de México
como si hubiera sido un mal momento, un error, con todo el do-
lor que el error marca en nuestras vidas. Pero el verdadero error

15 Cfr., SEGURA Millán, Jorge, “Diorama de los Mexicanos”, México, s/fecha.

Josefina Camara Bolio_.indb 273 02/03/16 10:23


274 ANTOLOGÍA: CRÓNICAS DE UNA VIDA

es negarse a reconocer toda la riqueza, espiritual y cultural, que


nos legó;
3) Si la historia de México registra errores, también registra ab-
surdos. Por ejemplo, Díaz defiende la República y contribuye
a la derrota del Ejército Francés. Sin embargo, Porfirio Díaz
envuelve a México en los oropeles de París y, aún hoy, yace
sepultado en Montparnase: México o la Teoría del Absurdo;
4) En mi rampante narración, destacan tres tipos de mujeres que,
no obstante las limitaciones femeninas de su época, desempe-
ñaron papeles estelares, en las familias y en los gobiernos. Ello
demuestra la importancia perenne del grupo femenino;
5) A mi edad, me siento genuflexa ante la realidad, nunca imagina-
da de América Latina y del mundo. Por ello, no soy monárquica
ni republicana. No creo en el tipo de un gobierno, sino en el tipo
de las personas que lo ejercen. Y pienso, como escribía Recaséns
Siches, que no existe la justicia absoluta, salvo, quizá, en San
Luis Rey de Francia, impartiéndola bajo el roble de Vincennes.

Bibliografía
ALEGRÍA, Juana Armanda, “Psicología de las Mexicanas”, Ed. Samos, Mé-
xico, 1971.
CASO Ángeles, “Elizabeth, Emperatriz de Austria-Hungría o el Hada”, Ma-
drid, 1994.
CÁMARA García, Orlando, C.P., “Apuntes sobre el viaje de la Emperatriz
Carlota a Yucatán,” Inédito, Mérida, Yucatán, 2015.
CEJA, José Miguel, “La Historia de Amor de Carlos de Habsburgo y Zita de
Borbón,” www.conel papa.com, historiadeamor/carlos17.htm;
DEL PASO Fernando, “Noticias del Imperio,” Fondo de Cultura Económica,
Edición conmemorativa del 25 aniversario de la obra, 2014, México.
GARCÍA-ANDRADE José Antonio, “Raíces de la Violencia”, Instituto de
Criminología de la Universidad Complutense , Madrid, 1982.
HABSBURGO Catalina, “La Maldición de Sissi”, s/editorial ni fecha.
HAMMAN Brigitte, “Sissi, Emperatriz contra su voluntad”, Ed. Juventud
MOIX Ana María, “Vals Negro,” Ed. Lumen, Barcelona, 1994.
OTONELLO Pier Paolo, “Le Nihilisme Européen”, Trad. al Francés, Ed.
Japadre, Italia.
RECASÉNS SICHES Luis, “Tratado General de Filosofía del Derecho”, Ed.
Porrúa, México, 1974 y reediciones.

Josefina Camara Bolio_.indb 274 02/03/16 10:23


DESDE LA GRANDEZA HASTA EL OCASO 275

SEGURA MILLÁN Jorge, “Diorama de los Mexicanos”, México, s/fecha.


TRIGEAUD Jen-Marc, “Elementos de Filosofía del Derecho”, Burdeaux,
France, Trad. al Castellano de Cámara Bolio María Josefina, México,
2007 (inédito).

NOTA: Como Autora del Ensayo cuyo análisis el lector acaba de con-
cluir, ofrezco disculpas por cualquier inexactitud histórica en que hu-
biera incurrido.

MARÍA JOSEFINA CÁMARA BOLIO


Abogada y Criminóloga.
México, Septiembre, Mes de la Patria, 2015.

Josefina Camara Bolio_.indb 275 02/03/16 10:23


PROPUESTA ELEGIDA POR LA AUTORA

Antología: crónicas de una vida


Antología: crónicas de una vida
María Josefina Cámara Bolio

La presente Antología es la odisea de una mujer que en su periplo


vital reflexiona acerca del mundo que la rodea. Un mundo externo
que intimiza con la inagotable cascada de recuerdos que acuden a
ella en tropel.

María Josefina Cámara Bolio describe en este libro los cíclopes


y las sirenas de un mundo convulso, en plena transformación. Y de
otro mundo, más nostálgico y bohemio, al que acude en busca de
su música, de sus pequeñas historias y a los que se abraza como

Antología: crónicas de una vida


un navegante a su brújula. Así es como por estas luminosas pági-
nas transitan grandes hombres y mujeres cuyas vidas han hecho del
mundo un lugar más “navegable”.

María Josefina Cámara Bolio

En el marco del

ForroCamaraBolio.indd 2 23/02/16 17:12