Está en la página 1de 296

EL SENDERO CHAMANICO PARA

EL TO EN LŒ Nicœios
Y EN LA V&A

JOSú STEVENS

Con la co&&æ«ó a d<


Título original: The power path

Traducción: Miguel Iribarren

Diseño de cubierta: Rafael Soria

© 2001, José Stevens, Ph.D Publicado originalmente en inglés, en


2002 por New World Library, California (EE.UU.)

De la presente edición en castellano:


© GAIA Ediciones, 2001
Alquimia, 6
28933 Móstoles (Madrid) - ESPAÑA
e-mail: alfaomega@alfaomega.es
www.alfaomega.es

Primera edición E-Book: diciembre de 2011

I.S.B.N.: 978-84-8445-382-6

Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o


transformación de esta obra solo puede ser realizada con la
autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley.
Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos,
www.cedro.org) si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de
esta obra.
COMENTARIOS A
«EL CAMINO DEL PODER»

«… un regalo único y extraordinario para la cultura occidental.»


John P. MlLTON, autor de Sacred Passage y fundador de
The Way of Nature Foundation
«Un libro soberbio, lleno de consejos prácticos.»
W. BRIAN ARTHUR, economista y líder empresarial

«Prepárate para sentirte deliciosamente sorprendido. Este libro


expandirá tus horizontes e inspirará cada paso de tu camino.»
Sobonfu SOMÉ, autor de Welcoming Spirit Home

«El mundo de hoy necesita urgentemente llevar la medicina del


Espíritu al mundo de los negocios. El camino del poder contribuye a
esta tarea conectando lo que tradicionalmente se han considerado
polos opuestos: el chamanismo —que está dedicado al servicio— y
los negocios, de los que se cree equivocadamente que sólo están
dedicados al beneficio personal.»
Víctor SÁNCHEZ, autor de Las enseñanzas de Don
Carlos y Toltec of the New Millenium

«El camino del poder es una excelente guía para vivir una vida
mejor. José y Lena han dedicado años a estudiar el conocimiento, el
poder y la espiritualidad, y en este libro comparten lo que han
aprendido. Un regalo del corazón…»
Mark MEULLER, abogado y representante
de las tribus nativas americanas
«El camino del poder ayudará a cualquiera que esté interesado en
convertirse en un líder o director mejor, capaz de entenderse y de
comunicar eficazmente con distintos tipos de gente, de ser más
consciente de las oportunidades, de trabajar cooperativamente en
equipo, de aceptar desafíos, de entender lo que es posible de manera
realista y de entender la conducta de los adversarios; en resumen, de
generar cooperación y eficacia, reducir los conflictos y conseguir
mejores resultados.»
Guy SAPERSTEIN, defensor de los derechos civiles
y directivo del Sierra Club Foundation

«Si examinas por qué muchas empresas no rinden al máximo de su


potencial, descubrirás que no han prestado atención a los principios
expuestos en este libro. Basándose en lecciones comprobadas
durante miles de años, Stevens pone el poder de la antigua sabiduría
al servicio del mundo de los negocios. Se trata de volverse más
poderoso, pero no en el sentido de usar la fuerza, sino en el sentido
de aportar vitalidad y eficacia genuinas donde realmente cuenta.»
Charles E. SMITH, doctor en filosofía, consultor
de desarrollo de organizaciones internacionales y autor
de The Merlin Factor

«El camino del poder arroja mucha luz sobre la naturaleza del
poder. José describe las técnicas y estrategias que nos permiten
acumular poder y usarlo con responsabilidad y eficacia.»
Laurie SKRESLET, guía de montaña, oradora inspirada
y primera montañera canadiense en ascender
a la cima del Everest

«Los filántropos son personas de poder, y filantropía significa amor


a la humanidad. Los que dan y los que reciben disfrutarán de este
libro porque revela la verdadera naturaleza del poder y cómo usarlo
con integridad y honestidad.»
Jerry MAPP, presidente y director ejecutivo de la
California Pacific Medical Foundation

«Los conceptos de El camino del poder pueden parecer un poco


simples, pero es muy posible que sean ciertos. Después de haber
leído el libro, estoy volviendo a él para repasar algunos conceptos.
Creo que José Stevens está en el buen camino.»
Michael OCHS, director de The Michael Ochs
Archives.com, el archivo fotográfico de los músicos

«Muchas de las lecciones más importantes de mi vida las he


aprendido de José y Lena Stevens.»
Scott CARTER, antiguo productor ejecutivo
de Politically Incorrect with Bill Maher y actual productor
de The Conspiracy Zone with Kevin Nealon

«Es vital incorporar disciplina, espiritualidad y perspectiva interna a


nuestro puesto de trabajo. Este libro te permite abrir los ojos para ver
las personas y los eventos a un nivel mucho más profundo.»
Kidada JONES, diseñador
Este libro está respetuosamente dedicado a
nuestro amigo y profesor Guadalupe Candelario
Ávila, chamán maracame huichol, un verdadero
hombre de conocimiento y luz.
Que su coraje y brillante espíritu continúen
influyendo y extendiendo la sabiduría
donde
quiera que sea necesaria.
Y a los hombres y mujeres de
sabiduría de todas partes, que vuestro
poder y visión nos asistan en el parto que
dará a luz
un mundo mejor.
Índice

AGRADECIMIENTOS
INTRODUCCIÓN

PRIMERA PARTE: DEFINIR EL PODER


Capítulo 1. Qué es el poder
Capítulo 2. Las reglas básicas del poder chamánico
Capítulo 3. La visión chamánica del mundo
Capítulo 4. El flujo de poder chamánico
Capítulo 5. Las cuatro fuentes de poder
Capítulo 6. La neutralidad del poder
Capítulo 7. Usar el poder en el momento oportuno
Capítulo 8. Reclamar poder
Capítulo 9. El precio del poder

SEGUNDA PARTE: EQUILIBRAR EL PODER


Capítulo 10. Los cinco valores chamánicos
Capítulo 11. Las siete expresiones del poder
Capítulo 12. Hacer y ser
Capítulo 13. Los dos estados de atención
Capítulo 14. Poder visible e invisible

TERCERA PARTE: LOS CAMINOS DEL PODER


Capítulo 15. El camino con corazón
Capítulo 16. Mantenerse en el camino con corazón
Capítulo 17. Los cuatro aspectos de la comunicación
Capítulo 18. Los tres estilos primarios de comunicación
Capítulo 19. El poder de los equipos
Capítulo 20. Configuraciones de los equipos

CUARTA PARTE: GESTIONAR PODER


Capítulo 21. Conectar para tener poder
Capítulo 22. Atención, intención y reformular la intención
Capítulo 23. El poder de ver
Capítulo 24. Acechar la presa
Capítulo 25. Requisitos para que el acechador tenga éxito
Capítulo 26. Los principios fundamentales del acecho

CONCLUSIÓN
ACERCA DE LOS AUTORES
Agradecimientos

A todos nuestros clientes y colegas del mundo empresarial que nos


han enseñado tanto.
A nuestros profesores y amigos indígenas.
A nuestros estudiantes y compañeros de búsqueda que nos han
animado sin descanso.
A nuestro maravilloso agente, Wendy Keller.
A nuestro editor, New World Library, que ha tenido el coraje de
editar un libro que tiende un puente interdisciplinar.
A nuestra familia, que se sacrificó para que este libro pudiera
escribirse.

Os damos sinceramente las gracias.


Introducción

El liderazgo consiste en crear un dominio donde el ser


humano profundice continuamente en su comprensión de
la realidad y sea capaz de participar más en el despliegue
del mundo. En último término, el liderazgo consiste en
crear nuevas realidades […]. El nuevo liderazgo debe
basarse en comprensiones fundamentalmente nuevas de
cómo funciona el mundo.
Peter SENGE, Sinchronicity: The Inner Path of Leadership
El mundo que percibimos, como el yo (nuestro ego), no
es más que una descripción, una fantasía que sólo parece
real debido a nuestra insistencia en actuar como si fuera
real […]. Si detenemos nuestra contradictoria descripción
del mundo, que construimos diariamente, vemos que ése
es el verdadero camino a la libertad que nos permite
construir mejores mundos en los que habitar.
Víctor SÁNCHEZ, Toltecas del nuevo milenio
Éstos son algunos títulos muy reconocibles de los modernos líderes
del mundo empresarial, de quienes hacen y deshacen en las
corporaciones que dan forma al mundo de hoy y dictan el curso de
buena parte del progreso del mundo.

Éstos son algunos de los nombres aplicados a hombres y mujeres


extraordinarios que han actuado como líderes de sus comunidades
indígenas en cada continente. Ellos han hecho y deshecho en sus
mundos, y ellos son los que han precipitado los acontecimientos a
pesar de grandes obstáculos y situaciones desfavorables.
¿Qué tienen en común estos dos grupos tan aparentemente
dispares (si es que tienen algo)? ¿Hay alguna relación entre ellos?
¿Hay algo que se pueda aprender de los líderes indígenas de
orientación mística que sea aplicable al moderno mundo de los
negocios? A primera vista puede parecer complicado hallar una
relación entre estos dos mundos; sin embargo, un escrutinio más
preciso te hará descubrir dentro de las tradiciones indígenas un vasto
y profundo conocimiento que es crucial para el hombre de negocios
que esté dispuesto a entender la etapa siguiente y a dar el siguiente
salto dentro del mundo empresarial.
Si te detienes a considerarlo, ¿hay tanta diferencia entre las
dificultades que afronta el hombre o mujer medicina tratando de curar
a un paciente, y un consultor financiero tratando de rehacer una
corporación seriamente fracturada? Cuando se pide a un vidente que
prediga el resultado de la caza, ¿está en una circunstancia muy
diferente de la del experto en comercialización que intenta predecir el
resultado de una campaña publicitaria? Cuando se pide a un chamán
que deshaga una maldición, ¿no es muy parecido a cuando se pide a
un director que encuentre y despeje los obstáculos que impiden a un
departamento mantener un alto nivel de productividad? En realidad,
los obstáculos y dificultades no son muy diferentes. La diferencia está
en la manera tradicional de ver el problema que tiene cada grupo y en
cómo intenta remediarlo.
Durante años nos hemos dedicado a vivir en estos dos mundos,
estudiando con místicos en privado y trabajando públicamente como
consejeros y formadores de ejecutivos. El poder es un tema central en
ambos mundos, y descubrimos que podíamos ser más influyentes
personalmente y como consultores si aprendíamos los antiguos
métodos de adquirir y utilizar poder.
El conocimiento adquirido a lo largo de nuestro aprendizaje nos ha
ayudado a ser eficaces con nuestros clientes. Hemos aprendido
mucho sobre la naturaleza y estructura de las comunidades y grupos
humanos empleando métodos y modelos contrastados que tienen
como objetivo conseguir una comunicación eficaz, resolver problemas,
sobrevivir y acumular poder. Cuando trasladamos estos modelos a los
modernos grupos y comunidades comerciales, nos proveen de nuevos
medios para conseguir el éxito que todos deseamos.
A través de un amigo íntimo, a finales de la década de los ochenta
conocimos a un sanador indígena procedente de México, un hombre
que nos impresionó profundamente y que cambiaría indeleblemente el
curso de nuestras vidas. A medida que fuimos conociéndolo, nos
dimos cuenta de que habíamos topado con un hombre muy poco
común y de gran integridad, un hombre que podía enseñarnos el
camino chamánico basado en las antiguas tradiciones.
Muy emocionados, emprendimos una relación de aprendizaje con él
que duró diez años, hasta su muerte en 1999. Nuestro profesor
pertenecía a la tradición huichol y era un maracame, un chamán
importante para su pueblo, que habita en la escarpada Sierra Madre
de México central. Con este hombre, poderoso al tiempo que
delicado, tuvimos algunas de las experiencias más iluminadoras y
devastadoras de nuestras vidas. Durante este periodo, animados por
él, viajamos muchas veces a los escarpados desiertos de México
central y a las junglas amazónicas de Perú para estudiar con
chamanes de aquellos lugares. Estas experiencias, difíciles y
enormemente valiosas, nos hicieron comprender la verdadera
estructura del poder.
Entretanto, fuimos ejerciendo y desarrollando nuestras vidas
laborales como profesores y facilitadores de seminarios,
conferenciantes, consejeros y formadores, evitando mencionar
nuestros viajes a Perú y México excepto a nuestros amigos más
íntimos. El efecto de nuestras experiencias se reflejó directamente en
el trabajo que hacíamos con gran variedad de clientes, tanto
individuales como corporativos. Ayudamos a abogados a ganar sus
casos y a directores generales a resolver sus problemas, y también
ayudamos a incontables individuos a descubrir su camino de poder.
En este libro compartimos los conocimientos y esquemas básicos
que forman los cimientos de nuestro trabajo cuando ayudamos a la
gente a encontrar su camino de poder. En lugar de largas
explicaciones teóricas y filosóficas, lo que encontrarás aquí es una
síntesis de lo aprendido sobre el camino de poder de nuestros
queridísimos profesores indígenas; de los modestos chamanes con
los que hemos convivido, y de nuestras propias experiencias en el
entorno empresarial.
En aras de la simplicidad usaremos la palabra chamán para
representar a gran variedad de líderes indígenas. Técnicamente,
existen muchas diferencias entre brujos, curanderos, médiums y
hombres y mujeres medicina. En cualquier caso, éste no es el mejor
lugar para considerar dichas diferencias; el objetivo que aquí
perseguimos es exponer su entendimiento casi universal sobre la
naturaleza del poder.
¿QUÉ ES UN CHAMÁN?

Chamán es una antigua palabra siberiana que significa «ver». Un


chamán también es un líder comunitario, un individuo excepcional que
destaca sobre los demás por su talento como profeta, sanador,
guerrero-protector, narrador de cuentos y/o hombre o mujer de
conocimiento. Sus comunidades de origen reconocen a los chamanes
como las personas a las que acudir en momentos de dificultad; son
los portadores de la solución, los que tienen respuestas para las
preguntas y poseen la claridad necesaria para visualizar los posibles
resultados de acciones particulares. A menudo son los jefes de su
tribu y toman importantes decisiones que afectan a la supervivencia
colectiva. Los chamanes de todas las partes del mundo exhiben
filosofías y prácticas notablemente similares y consistentes. Todas las
principales culturas poseen una tradición chamánica que muchas
veces permanece oculta, aunque sus ondas de superficie, que pueden
verse ocasionalmente, indican las enormes corrientes subterráneas
que discurren por debajo.
Estamos habituados a dar a nuestros automóviles y equipos
deportivos nombres de animales sin darnos cuenta que ésta es una
antigua práctica chamánica creada para extraer poder de la
naturaleza, del mundo de los espíritus animales. La medicina natural
es otra práctica chamánica que hemos heredado: anunciamos y
promocionamos los beneficios de las hierbas y plantas curativas que
no producen los dañinos efectos secundarios de las medicinas
químicas.
Sin embargo, en nuestro empeño de proclamarnos personas
progresistas y de mentalidad científica hemos olvidado nuestras
raíces, la realidad que nos recuerda nuestro conocimiento esencial y
oculto: la sabiduría de los chamanes.
Una de las principales actividades de los chamanes de cualquier
parte del mundo es acumular poder: el poder de cumplir con sus
deberes como sanadores, profetas y guías de sus pueblos. Sin poder
suficiente, los chamanes son vulnerables a los elementos de la
naturaleza e inútiles frente a la enfermedad, la disfunción y el
trastorno espiritual. Un chamán sin poder no puede conseguir nada.
Entender la perspectiva del chamán es comprender su punto de vista
sobre el poder y qué hace para acumularlo.
E n El camino del poder nos centramos concretamente en la
comprensión chamánica del mundo en términos de poder, porque,
para el chamán, la clave es el poder. Concentramos nuestro estudio
en la naturaleza del poder y en las reglas que gobiernan su uso según
la tradición chamánica. Verás que este conocimiento es tan aplicable
actualmente como lo ha sido siempre. Este conocimiento secreto es
tan valioso en la actual jungla del mundo de los negocios como en las
junglas del Amazonas o en cualquier otro enclave donde los pueblos
indígenas luchan por sobrevivir.

RESUMEN

Conceptos importantes que debes recordar

Los chamanes y los líderes empresariales tienen mucho


en común. Ambos:
1. Solucionan problemas.
2. Dirigen a su gente.
3. Tienen una perspectiva general.
4. Prevén los acontecimientos futuros.
Los chamanes acumulan poder tal como lo hacen los
líderes empresariales, aunque en un contexto diferente.
Las reglas chamánicas respecto al empleo del poder
pueden ayudarnos en los negocios y en nuestras vidas.
Para aprenderlas, sigue leyendo.
PRIMERA PARTE

Definir el poder
Capítulo 1

QUÉ ES EL PODER

Probablemente, el poder es el concepto central del


chamanismo en cualquier lugar del mundo. Esta noción,
expresada de manera simple, afirma que existe una
esencia vital subyacente a todas las formas visibles,
animadas e inanimadas, esencia de la que las formas
emergen y reciben sustento. En último término, todo
vuelve a lo desconocido inefable, misterioso e impersonal.
Douglas SHARON, Wizard of the Four Winds: A Shaman’s
Story

TE GUSTE O NO, el juego de la vida, aquí, sobre el planeta Tierra,


gira completamente en torno al poder: luchar por él, conseguirlo,
aferrarse a él, manipularlo, regalarlo, renunciar a él, perderlo, robarlo,
temerlo, desearlo, intercambiarlo, invertir en él, buscarlo, aprender
sobre él o llegar a dominarlo. Si dices que el poder no te interesa —
que estás por encima o más allá de él, que crees que está
sobrevalorado, que es la raíz de todos los males o que el mundo sería
un lugar mejor si no se le diera tanta importancia—, te estás
engañando radicalmente.
Por otra parte, si tu vida está consumida por el ansia de poder,
movida por su magnetismo, por el deseo de acumularlo y manipularlo,
entonces, paradójicamente, lo más probable es que tu ambición surja
de un sentimiento de impotencia. En cualquier caso, si devalúas la
importancia del poder o lo conviertes en una especie de dios, es
porque no consigues entender y apreciar su verdadera naturaleza. Es
fundamental que aprendas sus secretos si esperas manejarlo
eficazmente algún día.
La gran ironía es que, aunque la vida es un juego en torno al poder,
poca gente llega a saber gran cosa sobre su naturaleza subyacente.
Ciertamente la mayoría de la gente no sabe gran cosa de las reglas
del poder; si las supieran, manifestarían su conocimiento del poder y
se sentirían completamente cómodos con todas sus facetas. Habría
menos obsesión y ambición disfuncional, por un lado, y menos
sensación de impotencia, por otro.
Si el poder es tan fundamental para la vida, ¿por qué es tan
desconocido? Bueno, podemos decir que buena parte de lo que hace
que el juego de la vida sea tan interesante es que las reglas del poder
tienden a permanecer ocultas justo delante de nuestra nariz. Hace
mucho tiempo los chamanes averiguaron que el juego esencial
consiste en descubrir estas reglas y aplicar este conocimiento en
beneficio propio y ajeno. Es un conocimiento que está al alcance de
cada uno de nosotros, y puede aportarnos el éxito en los negocios y
en todas las áreas de la vida.
Sin esta comprensión chamánica de la naturaleza de la realidad, no
nos damos cuenta de los aspectos ocultos, y solemos confundir las
apariencias con la realidad. No vemos la realidad de las cosas y
aceptamos pálidos sustitutos en su lugar. Dichos sustitutos son como
hermosas flores de plástico, seda o papel: llenas de color, pero sin
vida ni aroma. En el mundo de los negocios hay muchos ejemplos de
ello. Una organización puede tener las oficinas más hermosas y
decorarlas con el mejor mobiliario, ordenadores y tecnología, pero si
entre su personal hay problemas de comunicación, depresión, y falta
de entusiasmo y dirección, esa organización no tendrá éxito. El
visitante ocasional que no preste mucha atención podría sentir el brillo
externo sin darse cuenta de la falta de energía y de la debilidad
subyacentes.
El juego que los chamanes descubrieron consiste en tomar
conciencia de que los verdaderos bienes están ocultos justo delante
de nosotros, y en ponerse a buscarlos a continuación. El poder oculto
de una compañía en apuros reside en sus auténticos recursos: su
gente, su potencial, y su filosofía y actitudes.

EL PODER, A EXAMEN

¿Qué es este poder que necesitamos para salir victoriosos en el


juego de la vida y en el mundo empresarial? ¿Qué es el poder que te
permite recorrer el camino de conocimiento? Para empezar, tenemos
que encontrar una definición operativa del poder. El diccionario dice
que la palabra poder viene del latín potere, que significa «ser capaz
de». Éste es un buen punto de partida para nuestro proceso de
definición: si quieres tener éxito en cualquier aspecto de la vida, tienes
que empezar por tener capacidad. Por eso el poder es el ingrediente
clave en el gran juego. «Ser capaz» implica tener capacidad de
aprender cosas nuevas, no implica necesariamente que ya sepamos
hacer algo, de modo que se refiere al potencial del individuo.
Por tanto, el poder se refiere a un potencial.
Esto encaja con nuestro entendimiento chamánico del poder. Los
negocios de éxito suelen atribuir su alto rendimiento al hecho de haber
reconocido el potencial de algo: de un producto, un empleado, una
dirección, una oportunidad. Podríamos decir que reconocer el poder
de algo es reconocer su potencial, sus habilidades o sus dones.
El diccionario también describe el poder como «fuerza, mando,
fortaleza, control, predominio, capacidad legal, influencia y pujanza».
Ésta parece una buena definición, pero puede ser muy engañosa si
creemos que la fuerza, la fortaleza o el control garantizan el éxito de
un negocio. Hemos comprobado una y otra vez que no tiene por qué
ser así. Vietnam, por ejemplo, fue una llamada de atención que
enseñó al pueblo norteamericano que ganar una guerra requiere algo
más que una abrumadora supremacía militar. Otra percepción
bastante común es que basta con ejercer más fuerza para tener más
éxito; sin embargo, esta estrategia ha demostrado repetidamente ser
un rotundo fracaso. El lenguaje de los negocios está lleno de lemas
que nos invitan a usar la fuerza bruta para conseguir nuestros
objetivos: «destruye a tus competidores», «divide y vencerás»,
«supera los contratiempos» o «ábrete camino luchando hasta llegar a
lo más alto» son algunos ejemplos.
En muchas artes marciales se demuestra que cuanta más fuerza y
brío pone el atacante, mayor es su caída y su derrota. Reflexiona
basándote en tus propias observaciones. Podrás ver que más
voluntad, entusiasmo y trabajo duro no se traducen necesariamente
en ser más poderoso: ninguno de estos elementos garantiza la
victoria. Tal vez el hecho de hacer tanto hincapié en la fuerza bruta ha
sido perjudicial, y no hemos logrado —ni estamos logrando— percibir
algo más importante sobre el poder que sigue estando oculto justo
delante de nosotros.
Todos tenemos una impronta cultural que nos informa del aspecto
externo del poder en nuestros tiempos y en la sociedad en que
vivimos. Sus formas visibles suelen estar muy claras para todos los
que viven en una sociedad particular. En nuestros días, los símbolos
de poder son muy variados, desde insignias, diplomas y certificados
hasta trajes caros, limusinas y aviones privados. Cuando vemos estas
señales de poder, pensamos automáticamente en términos de
jerarquía, de orden ascendente, de ganadores y perdedores, y
asumimos que los portadores de dichos símbolos tienen mucho éxito.
Recuerda, no obstante, que en el mundo de hoy la mayoría de
estos símbolos de poder tienen un precio y pueden comprarse. La
mayoría de las formas modernas de poder están vinculadas con el
dinero, y se considera poderoso a quien lo posee. Nadie puede
discutir este punto, y nosotros tampoco tenemos nada que objetar.
Ciertamente el dinero es el ingrediente externo más importante para
conseguir objetivos en el mundo corporativo, y sin embargo hemos
visto fracasar corporaciones con recursos casi ilimitados por los
errores cometidos en las decisiones; y también hemos visto negocios
que empiezan en un garaje y no paran de crecer hasta convertirse en
megacorporaciones. De modo que, evidentemente, el dinero no es
una garantía de poder en el mundo moderno. Lo que cuenta es cómo
se emplea el dinero, y su buen uso está basado en un poder no
demasiado evidente.
El poder en sentido chamánico, de acuerdo con nuestra
experiencia, no está fundamentalmente asociado con la fuerza, la
fortaleza física, el ímpetu, el control, el poderío o el dinero. El término
más repetido por los chamanes en su definición del poder es energía:
la capacidad de actuar vigorosamente, la habilidad de actuar con
potencia. De modo que poder, para un chamán, significa energía
disponible, vigor y capacidad, pero también el potencial de servir, de
influir y de marcar diferencias de acuerdo a la propia voluntad e
intención; también significa entrar en niveles más profundos de
conciencia para acceder al conocimiento, vislumbrar el futuro, percibir
secretos, retirar obstáculos y entrar en el flujo dinámico donde el
esfuerzo cesa y la naturaleza se hace cargo. Quizás este tipo de
poder también sea valioso para los líderes de las organizaciones y del
mundo empresarial.
Los chamanes dedican sus vidas a aprender, descubrir y recorrer el
camino del poder, ejerciendo y desarrollando su capacidad de
manifestar poder de un modo que produzca los mejores resultados
con el mínimo de consecuencias negativas. Así, los chamanes son los
mayores expertos del mundo en los caminos del poder, en recorrer el
fascinante y desafiante sendero que les lleva a convertirse en lo que
ellos llaman un hombre o una mujer de conocimiento. Este sendero
lleva a descubrir que los mayores poderes son los que no están a la
vista, los que no se manifiestan externamente para que todo el mundo
pueda mirarlos, los que no tienen publicidad.
Para entender este poder que no es tan evidente, echemos primero
una mirada a las reglas fundamentales del poder tal como las
entienden los chamanes. Estas reglas están implícitas en el mundo
chamánico y han sido preservadas en las tradiciones orales, aunque
nunca registradas en un texto o manual chamánico oficial.
Ciertamente podrás encontrar alusiones a ellas en los escritos y
textos de diversos autores tan populares como Deepak Chopra,
Miguel Ruiz y Carlos Castaneda. En cualquier caso, no encontrarás
todos los fundamentos del poder chamánico reunidos en un solo
volumen como lo están aquí.
No obstante, si viajaras por el mundo y preguntaras a los ancianos
sabios y a los chamanes de Siberia, de Australia Central, del
Amazonas, de los Himalayas, de las llanuras norteamericanas, de
las vastas extensiones africanas, de las islas tropicales del Pacífico
Sur, de los climas húmedos del Sudeste Asiático, de la lejana tundra
norteña, o de cualquier otro punto del planeta, descubrirías que la
gran mayoría de ellos están de acuerdo con estas diez reglas del
poder que vas a aprender en el siguiente capítulo. Esto es muy
sorprendente si tenemos en cuenta que estos líderes comunitarios no
tienen contacto entre sí, ni teléfonos móviles, ni correo electrónico, ni
universidades, ni redes de comunicación de cualquier tipo. Su único
punto de contacto es el espacio de ensueño, el mundo del espíritu, la
realidad invisible; y nunca se han tenido que preocupar de que los
virus informáticos cortocircuiten ese sistema de comunicación. El
motivo que nos lleva a darte esta información traducida a la
terminología del moderno mundo de los negocios es ofrecerte la
misma sabiduría, comprensiones y herramientas que han tenido a su
disposición estas comunidades indígenas durante siglos. Si aplicas
estas herramientas al mundo de los negocios, aprenderás a hacer las
cosas mejor, aunque eso no te convertirá en un chamán. Ser un
chamán requiere años de una formación específica dentro de una
tradición particular.

RESUMEN

Conceptos que es importante recordar


La vida en la Tierra gira en torno al poder.
Las reglas que gobiernan el poder están ocultas, al
menos parcialmente.
Los chamanes conocen las reglas y las aplican con gran
éxito.
La palabra chamán significa «ver o persona que ve».
Tener poder significa ser capaz, tener potencial, tener el
vigor y la energía necesarios para hacer algo.
Por tanto, tener poder implica ser capaz de ver el
potencial dondequiera que esté, dentro de uno mismo,
en una situación o en otras personas.
Capítulo 2

LAS REGLAS BÁSICAS DEL PODER CHAMÁNICO

Sé que cada vez que me he encontrado con una serie


de reglas simples que dan lugar a una situación compleja y
embrollada, he dicho: «¡Oh, qué hermoso!» Y a veces
pienso que cuando otros se encuentran situaciones así, se
echan atrás.
Brian ARTHUR, profesor de economía de Citibank,
Complexity:
The Emerging Science at the Edge of Order and Chaos
Cada sistema tiene sus propias reglas, su propio modo
de relacionarse con el cosmos. Cada regla proporciona la
lógica —las unidades básicas de conocimiento— que
forman el mapa de la tradición específica […]. Siguiendo
un mapa bien dibujado, vas donde quieres ir […]; por
tanto, las reglas te ofrecen una guía para participar del
Espíritu.
Ken EAGLE FEATHER, El camino tolteca

HAY UNA SERIE DE REGLAS esenciales del poder que han sido
comprendidas y practicadas con disciplina por los chamanes a lo largo
de la historia en todas las culturas del mundo. Descubrirás que
algunas de ellas son muy simples y otras se hacen muy complejas
cuando exploras sus implicaciones. Ciertas reglas contienen una serie
de subreglas. Comentaremos extensamente todas las reglas y sus
aspectos a lo largo del libro. La lista de reglas que presentamos no
sigue un orden especial, siendo cada una de ellas completa en sí
misma e independiente de las demás.

REGLA 1

Todos los objetos del universo siguen el camino del poder

A)Cada cosa del universo manifiesta la cantidad de poder que ha


conseguido hasta ese momento.
B)Los objetos con más poder hacen posible que los objetos con
menos poder se vuelvan más poderosos.
Si piensas en el entorno natural, te darás cuenta de que esto es
cierto. Por ejemplo, un árbol sólo puede manifestar la cantidad de
poder que ha acumulado a lo largo de su vida con la ayuda de otros
elementos más poderosos, como el sol, el ecosistema de alimentación
de la tierra y el agua.
Si consideras los entornos humanos, comprobarás que esta regla
sigue siendo válida. Por ejemplo, en cualquier momento dado, un
negocio sólo manifestará la cantidad de poder que ha acumulado
hasta entonces con la ayuda de sistemas mayores de conocimiento,
información, apoyo y recursos.

REGLA 2

El poder surge de cuatro fuentes primarias: 1) inspiración; 2)


simplicidad; 3) intercambio, y 4) concepción

El camino de poder de un negocio surge de estas mismas cuatro


fuentes. La inspiración, el espíritu y el entusiasmo generados en torno
a la concepción y al nacimiento de un proyecto, negocio o idea
pueden tener un papel decisivo en su éxito definitivo. Asimismo, la
simplicidad y el enfoque son excepcionalmente importantes para el
éxito de cualquier negocio. Para mantener su camino de poder, un
negocio debe crear avenidas claras de intercambio entre sus
departamentos y con los sistemas externos a la organización.

REGLA 3

El poder es neutral en sí mismo. No es bueno ni malo.


Simplemente es. Tu manera de gestionarlo determina las
consecuencias positivas o negativas de su utilización para ti
mismo y para los demás

La gestión del poder es similar a la gestión del tiempo. En un


entorno empresarial caracterizado por plazos de entrega y tareas
múltiples debes identificar lo que mina y agota tu energía (poder), así
como las prácticas de gestión y las actitudes que potencian tus
habilidades e incrementan tu rendimiento.

REGLA 4

El camino del poder es caro: siempre hay que pagar un precio


por el verdadero poder

Puedes reclamar poder en cualquier momento, pero serás puesto a


prueba para ver si estás preparado y lo mereces. Estar en el camino
del poder incluye estar en el camino de la verdad, del amor, de la
integridad y del servicio. El precio del poder está parcialmente
relacionado con renunciar a las limitaciones de la personalidad, a los
hábitos de miedo, inadecuación, culpa y juicio. Pedir poder cuando no
estás preparado es extremadamente costoso; no pedir poder cuando
estás preparado es perder oportunidades.

REGLA 5

El poder sólo puede manifestarse cuando enfocas tu atención y


tu intención en el ahora
Esta verdad es crítica para conseguir poder. El poder es producto
de la intención y sólo está completamente a tu disposición cuando
pones tu atención en el aquí y ahora. Te darás cuenta de que sólo
puedes influir en un resultado en función de lo que hagas en el
presente. Por tanto, si enfocas toda tu atención en el presente, tu
intención será mucho más poderosa.
Lo que impide a un individuo o a un negocio enfocarse al 100 por
100 en el ahora es la no aceptación o la resistencia al presente por
tener, por ejemplo, expectativas poco realistas o estar preocupado por
antiguos errores.
Una de las lecciones más valiosas que aprendimos de nuestros
amigos indígenas fue la necesidad de aceptar plenamente lo que es,
sin juicio. Sólo entonces puedes enfocarte plenamente en el presente,
y a partir de ahí introducir cambios mediante tu intención.

REGLA 6

El poder puede ser cazado y conseguido siguiendo reglas muy


similares a las de la caza en el entorno natural

Para recorrer el camino del poder en el mundo empresarial debes


aprender a acechar el poder, es decir, a observarlo, a entenderlo, a
conocer sus hábitos, y después a abalanzarte sobre él con
sincronización perfecta. Esto requiere preparación, paciencia, buena
disposición y la capacidad de actuar en el momento oportuno con la
velocidad y precisión del rayo. No caben obsesiones, segundas
oportunidades, preocupaciones o expectativas, porque entonces la
caza no tendrá éxito.

REGLA 7

El poder debe ser cabalgado como el surfista cabalga una ola: el


equilibrio lo es todo en el camino del poder
La capacidad de gestionar, entender y tener el poder viene
parcialmente determinada por lo flexible que esté dispuesto a ser un
individuo o empresa. Los altibajos, las temporadas productivas e
improductivas, las expansiones y contracciones son algunos de los
aspectos que requieren equilibrio para mantenerse en el camino de
poder y no ser expulsado de él.

REGLA 8

Todo poder se manifiesta a través de cuatro aspectos: aliento,


luz, sonido e intención; estos cuatro aspectos forman la base de
la comunicación

La comunicación es un componente esencial en cualquier negocio o


grupo de personas que aspire al éxito. La comunicación es mucho
más que las palabras que dices; tiene que ver con tu actitud,
sentimientos, pensamientos, acciones y, en último término, con la
esencia de tu ser. Necesitas una base de comunicación más poderosa
y chamánica para alimentar tus intenciones.

REGLA 9

Todo poder real tiene su verdadera fuente en la luz; el camino de


poder que manifiesta luz es el sendero del amor, el camino con
corazón

En el entorno empresarial este sendero de amor o camino con


corazón se manifiesta como el poder de manifestar tu verdadero
trabajo y tu verdadera esencia, y como el reconocimiento de tu
individualidad, servicio, valor, carácter y espíritu. Cumplir esta regla
exige expresar reconocimiento, respeto y gratitud en el puesto de
trabajo.

REGLA 10
Cuanto menor sea el grado de separación, mayor será el poder
disponible

Esta regla está relacionada con la comprensión de las paradojas. Si


miras la naturaleza, verás muchas formas individuales: plantas, rocas,
árboles, volúmenes de agua, montañas y valles. Cada forma tiene su
propio carácter, espíritu, personalidad y relación potencial contigo. La
paradoja es que todas las formas están interconectadas y son parte
inseparable del vasto organismo total que llamamos naturaleza.
Además, cada forma y sistema natural es interdependiente; lo que
ocurra a un elemento afecta a todos los demás. Esto es cierto en
todos los aspectos de la vida, y no lo es menos en el mundo
corporativo. Ciertamente existe la individualidad y la especialidad de
los individuos y los negocios, y estas particularidades son lo que
hacen la vida interesante; pero también es necesario ver la
interconexión con la totalidad, porque la totalidad es la mayor fuente
de poder para el individuo.
Mientras leías estas diez reglas quizá hayas sentido
instantáneamente su verdad y su profundo significado sin saber con
precisión cómo o por qué. El hecho de que te ocurra esto sugiere que,
en parte, ya estás percibiendo la vida de una manera más chamánica.
Lo cierto es que hablamos de verdades universales, y aunque es más
evidente que forman la base de las culturas indígenas y chamánicas,
ciertamente no se limitan a ese mundo. La verdad es la verdad y
siempre lo será, independientemente de quien la perciba y actúe a
partir de ella. En cualquier caso, si sigues leyendo podrás refinar tu
comprensión, incrementar tu capacidad de percepción chamánica y
aprender a hacerte más poderoso.
Por otra parte, si estas reglas te confunden o no comprendes qué
podrían tener que ver contigo como persona del mundo empresarial,
entonces este libro puede ayudarte a ir más lejos de lo que has
llegado hasta ahora. Nuestro propósito al escribirlo es abrirte las
puertas de la comprensión y animarte a atravesarlas en tu camino
hacia la acumulación del verdadero poder.

RESUMEN

Conceptos que es importante recordar

Existen diez reglas del poder chamánico:

Regla 1. Todas las cosas siguen el camino del poder.


Regla 2. Las cuatro fuentes del camino del poder son:
inspiración, simplicidad, intercambio y concepción.
Regla 3. El poder es neutral, ni bueno ni malo.
Regla 4. Siempre hay un precio que pagar por tener más
poder.
Regla 5. El poder descansa en la intención y en la
atención al momento presente.
Regla 6. El poder puede ser acechado, cazado y
conseguido.
Regla 7. El poder debe ser equilibrado.
Regla 8. El poder se manifiesta a través de cuatro
aspectos: aliento, luz, sonido e intención.
Regla 9. El camino de poder es el sendero con corazón.
Regla 10. Cuanto menor sea el grado de separación,
mayor será el poder disponible.
Capítulo 3

LA VISIÓN CHAMÁNICA DEL MUNDO

Ver no es difícil. Lo difícil es romper el muro de


contención mental que mantiene nuestra percepción en su
lugar.
Carlos CASTANEDA, El arte de ensoñar
A veces se producen esos raros y preciosos momentos
en los que parece como si se abriera una ventana a
nuestra alma y vislumbrásemos formas de conocer y
comunicar de las que no teníamos conocimiento previo.
David KORTEN, The Post-Corporate World:
Life After Capitalism

EL JUEGO DE LA VIDA Y DE LOS NEGOCIOS

Hemos visto brevemente lo importante que es el poder para los


chamanes de todo el mundo, y también hemos explorado cómo
entienden la naturaleza del poder revisando las diez reglas del poder
chamánico. Veamos ahora otro aspecto importante del juego de la
vida: cómo ven el mundo los chamanes y cuál es el planteamiento de
vida que les permite conseguir salud, bienestar y unas excelentes
dotes de liderazgo.
Para entender este aspecto de la vida chamánica, tenemos que
saber cómo cultivan el poder los chamanes y cómo lo usan para sus
propósitos e intenciones específicos. Necesitamos saber cómo
generan equilibrio y ritmo, cómo agarran con firmeza la realidad
externa y cómo entienden en profundidad los mitos, metáforas y los
asombrosos mundos internos. Hemos de saber cómo se apartan de la
neurosis y de la depresión sin dejar de afrontar los desafíos de la vida,
al tiempo que se responsabilizan de la salud y bienestar de sus
semejantes. ¿Por qué es útil este conocimiento? Porque durante
siglos estos individuos han abordado con éxito las mismas cuestiones
que ahora afrontan los hombres de negocio modernos, cuestiones
como la resolución de problemas, la gestión de los recursos humanos,
la competición, la resolución de las crisis y la integración de los
cambios.
PRINCIPIOS SIMPLES DEL JUEGO DE LA VIDA

Los siguientes principios simples del juego de la vida son una


interpretación aproximada de la comprensión chamánica de la
naturaleza de la existencia.
Recuerda que estamos sacrificando la exactitud técnica en aras de
la simplicidad y de la accesibilidad a estos importantes conocimientos.
Si definimos la vida como un juego con unas reglas simples que
establecen la diferencia entre ganar o perder, entonces podemos
decir que ganar es ser feliz, tener libertad de elección, estar
satisfecho, hacer contribuciones valiosas, sentirse útil y caminar el
sendero del poder. Perder sería no llegar a conseguir ninguno de
estos objetivos y sentirse impotente y atrapado, con baja autoestima y
sin dirección. Como has visto, ganar en este juego de la vida requiere
poder y energía. Las fuentes de poder y de energía no suelen venir
de una fachada elegante, sino de ciertos tesoros ocultos que a
menudo olvidamos o dejamos de lado. De acuerdo con la tradición
chamánica, si no tienes el poder y la energía que necesitas para
ganar, perderás el juego y te quedarás a la altura del barro mientras
otros sobreviven y vencen.
Cuando pierdes, puedes aprender lo que no tienes que hacer, lo
que no te proporciona poder ni energía; así, aunque pierdas, puedes
seguir aprendiendo y avanzando por el camino del poder. Este
proceso de aprendizaje te llevará finalmente a ganar, suponiendo que
aprendas de tus fracasos. Eres libre de elegir el tiempo que
necesitarás y las veces que repetirás los mismos errores. Como en
todos los juegos interesantes, en el camino hacia la victoria te
encontrarás con obstáculos y oponentes. Tu manera de afrontar
dichos obstáculos está muy vinculada con el tipo de poder que has
acumulado y con el hecho de que sepas usarlo o no.
El poder externo o visible es fácil de reconocer en la vida cotidiana
del mundo empresarial, y estamos sugiriendo que las formas invisibles
del poder pasan muy inadvertidas, e incluso son desconocidas, en
dicho mundo. La búsqueda de este poder invisible es una operación
de alto riesgo con muchos escollos potenciales. Los chamanes saben
que el mismo poder que buscan puede destruirles si no tienen la
suficiente disciplina y conciencia para manejarlo. Esto no es muy
diferente del desafío que afronta un actor o una joven estrella del rock
cuyo éxito y fortuna prematuros pueden acabar alimentando su
autodestrucción.
Comentaremos ampliamente los tipos de poder visibles e invisibles
en un capítulo posterior. De momento, concentrémonos más en los
paralelismos existentes entre el mundo del chamán y el moderno
mundo de los negocios.
EL EXIGENTE JUEGO DEL MUNDO EMPRESARIAL

El juego empresarial es uno de los más interesantes del planeta;


están en lo más alto, junto con el encuentro romántico, la competición
atlética, la creación de una familia, el poder político y la maestría
espiritual. De hecho, el juego empresarial es un excelente
microcosmos del gran juego de la vida. Todo lo que contienen las
reglas de la vida chamánica es aplicable al mundo de los negocios.
Así, el éxito empresarial también depende de cómo afrontes los
obstáculos y del tipo de poder que eliges usar en tu búsqueda de la
excelencia.
Los obstáculos pueden derrotarte o fortalecerte. Tus puntos débiles
pueden hacer de ti una presa o pueden mostrarte dónde reside tu
potencial por realizar. Nada podría ser más cierto en el mundo de los
negocios, donde la competencia explota fácilmente los puntos débiles
del oponente, pero donde uno también puede poner riendas a sus
debilidades para lograr el éxito.
La empresa Avis, por ejemplo, sabía que no podía arrebatar a Hertz
el primer puesto de las compañías de alquiler de coches, de modo
que convirtieron su debilidad en fuerza anunciándose como la número
dos. Ser la número dos se convirtió en una poderosa estrategia de
ventas, algo que iba a su favor y no podía ser usado en su contra.
En la dura pugna del juego corporativo, ¿qué podría ser más
excitante que construir un negocio de éxito, producir estupendos
productos, venderlos en todas partes, saber negociar, tener
excelentes empleados y hacer mucho dinero a lo largo del proceso?
Éste, por supuesto, es el ideal, pero muchos negocios fracasan
económicamente, e incluso aquellos que tienen éxito muchas veces
no hacen felices a sus dueños y empleados. ¿Cuántos negocios
cumplen con nuestra definición de lo que implica ganar el juego de la
vida para todos los participantes? Quizá no tantos como nos gustaría
ver. Entonces, ¿dónde está la dificultad fundamental? El problema es
que la mayoría de los negocios juegan usando un manual al que le
faltan algunos capítulos fundamentales; es como intentar poner en
marcha un programa informático de séptima generación usando el
manual creado para la primera versión.
Lo que hace falta es un manual que exponga la verdad, evidente en
sí misma, aunque a menudo olvidada. Los chamanes indígenas
triunfan porque prestan atención a lo evidente y nunca lo pierden de
vista. En las empresas, muchas veces se llama a especialistas para
arreglar ordenadores y otros equipos para acabar descubriendo que la
unidad no estaba enchufada o se había aflojado un cable. Cuando no
tenemos en cuenta los pequeños pero fundamentales detalles que
tenemos delante de los ojos porque estamos pensando en grandes
complejidades, trabajamos muy por debajo del óptimo y corremos el
peligro de arruinar toda la operación.
Los formadores corporativos ganan fortunas enseñando una
miríada de estrategias para conseguir el éxito en este arriesgado
juego. Enseñan una serie de conceptos fundamentales como el
establecimiento de un orden de prioridades o la gestión del tiempo
disponible, y también a aliviar el estrés, generar valor, crear equipos
inteligentes, y diseñar y motivar un plan de acción. Si bien son
conceptos muy valiosos, la medida de su eficacia viene determinada
por los fundamentos desde los que se ponen en práctica. Si no sabes
cuál es la fuente del verdadero poder, serás incapaz de usar estas
herramientas eficazmente; seguirán siendo buenas ideas, pero no
soluciones eficaces.
¿Estás disfrutando del juego y ganándolo desde el marco de
referencia chamánico? ¿Estás teniendo éxito externamente sin
disfrutar del proceso que te ha llevado a entrar en ese negocio u
organización?
Si ya no disfrutas del juego, ¿qué necesitarías para recuperar tu
poder? ¿Vender el negocio? ¿Cambiar de planteamiento?
¿Reestructurar tu relación con él? ¿Cambiar de perspectiva y
reencuadrarlo? Tómate un momento para tratar de responderte a
estas preguntas. Descubrirás que las respuestas te vienen de manera
inmediata, sin suposiciones ni conjeturas. Después de anotar las
respuestas, dedica algún tiempo a considerarlas. Si sientes que has
perdido la pista, ¿cómo puedes recuperarla?

RESUMEN

Conceptos que es importante recordar

La vida es un juego de poder.


Los negocios son un juego de poder.
Ganar el juego de la vida y de los negocios es ser feliz,
tener libertad de elección y sentirse pleno.
Perder es sentirse frustrado y no conseguir los objetivos
que uno se ha marcado.
Para tener éxito hay que tener el poder y la energía
necesarios para manifestarlo.
Este poder suele estar oculto y no es fácil de ver.
Capítulo 4

EL FLUJO DE PODER CHAMÁNICO

El buen cazador reconoce que en el universo hay


fuerzas superiores que le guían y que también guían a
todas las demás criaturas. Estas fuerzas dictan las
circunstancias de la vida y de la muerte.
Theun MARES, Return of the Warriors: The Toltec
Teachings
Comprender los misterios de la vida altera nuestra forma
de pensar en las organizaciones, en el gobierno
corporativo y en el cambio social. Resulta que el mundo de
los negocios puede aprender mucho de la naturaleza.
Richard PASCALE, Mark MILLEMANN y Linda GIOJA,
Surfing the Edge of Chaos

REGLA 1

Todos los objetos del universo siguen el camino del poder

A)Todas las cosas del universo manifiestan la cantidad de poder


adquirido hasta ese momento.
B)Los objetos con más poder hacen posible que los objetos con
menos poder se hagan más poderosos.
Decir que no puedes manifestar más poder que el que has logrado
hasta este momento es enunciar lo evidente, pero quienes quieren
manifestar más poder no suelen tener en cuenta esta verdad. Un
árbol es todo lo grande que se ha hecho hasta este momento y un
oso no es más fuerte de lo que ha conseguido ser. En este momento
sólo tienes el poder que has logrado acumular, ni más ni menos.
Todos tus deseos, esperanzas o pretensiones no cambiarán este
hecho tan simple y neutral. Por tanto, debes comparar tu nivel de
poder actual con el poder necesario para lograr lo que deseas a fin de
averiguar si eres capaz de asumir esa tarea. Sobrevalorar tu poder te
causará problemas, e incluso podría resultar catastrófico;
subestimarlo te impedirá avanzar de la manera más positiva.
Los chamanes son muy conscientes de esta ley natural y saben que
deben actuar de acuerdo a ella si quieren sobrevivir. Si tratan de
afrontar un desafío que requiere más poder del que poseen, pueden
hacerse mucho daño —podrían incluso morir—, de modo que tienen
que ser muy realistas y claros respecto a su verdadera capacidad. Si
un trabajo es demasiado grande o avanzado para ellos, lo remiten a
otro chamán más experto.
Un chamán con el que tuvimos un breve encuentro en la región
amazónica tuvo la oportunidad de ir a Estados Unidos para presidir
ceremonias y hacer trabajo de sanación. Este viaje le ofrecía la
posibilidad de ampliar su trabajo a otro país, incrementando
notablemente su éxito y su reputación. Pero su trabajo se vio
comprometido porque tenía un problema con la bebida que no había
logrado atajar. El viaje a Estados Unidos, que ponía a prueba su
poder, acabó siendo un desastre por sus excesos con la bebida. Bajo
la influencia del alcohol, tuvo encuentros sexuales con mujeres que
eran pacientes suyas, y fue obligado a regresar a casa en la
ignominia. Lo cierto es que aún no había acumulado suficiente poder
para vencer su problema, y eso le impidió superar el desafío que
había asumido.
Así como los estudiantes sobresalen cuando afrontan tareas
difíciles que no superan su nivel de competencia, tu eficacia es
máxima cuando usas el poder acumulado hasta la fecha; forzarse
demasiado es garantía de fracaso. Esta regla es igualmente aplicable
al mundo de los negocios, y aunque parece evidente, muchos
negocios fracasan diariamente por ignorarla. Un anuncio televisivo de
un servicio a través de internet mostraba al personal de una nueva
empresa observando ansiosamente los primeros pedidos de su
producto llegando a través de la red. Mientras observaban sin
contener su entusiasmo y deleite, los pedidos empezaron a entrar
más rápidamente y a acumularse. De repente se sintieron saturados,
y la expresión de sus rostros fue pasando de la alegría a la
preocupación, y después a la incredulidad. Evidentemente no estaban
preparados para servir tantos pedidos y la nueva crisis en la que
están sumidos les estaba hundiendo en la desesperación. El anuncio
nos muestra el éxito del servicio ofrecido, pero también nos advierte
de la necesidad de estar preparados para los dramáticos resultados
de manejar poder.
El chamán comprende que la regla que dice que cada cosa sólo
manifiesta el poder acumulado hasta ese momento contiene un par de
lecciones importantes. La primera es que más grande no significa
necesariamente mejor. Una empresa que quiera crecer
probablemente descubrirá que no le conviene expandirse en todas las
direcciones y ofrecer productos muy diversos. Tal vez sea mejor
quedarse con las líneas de productos más conocidas e ir
desarrollándolas paulatinamente con todo cuidado. La segunda lección
es que la impaciencia es un obstáculo insuperable para conseguir
poder. Tratar de crecer demasiado deprisa y de hacer demasiadas
cosas a la vez te hará tropezar e incluso puede precipitar tu caída.
Debemos seguir el camino de poder de manera constante y gradual,
en incrementos que puedan ser asimilados e integrados
productivamente.
La segunda subregla dice que los objetos con más poder hacen
posible que los objetos con menos poder se vuelvan más poderosos.
Sabemos que el sol irradia su energía sobre la tierra en forma de luz y
calor, y que la tierra necesita del sol para sustentar la vida, pero el sol
no necesita la tierra. La supervivencia de un pelo corporal depende de
tu cuerpo, pero tú no necesitas de ese pelo para sobrevivir. Esta
relación entre lo más y lo menos poderoso existe en todo el universo,
entre los objetos grandes y los pequeños, entre los grandes campos
de energía y los campos menores, entre las frecuencias más
elevadas y las inferiores.
Desde nuestro punto de vista, hacerse más poderoso es algo
bastante simple. Para hacerte más poderoso, debes descubrir qué es
más poderoso que tú y después pasar tiempo a su lado, absorbiendo
parte de su luz, energía y poder. Tienes varias opciones.
OPCIONES PARA CONSEGUIR PODER

La primera opción es mirar a tu alrededor y darte cuenta de quién


tiene poder y quién no. Mira quién tiene verdadero poder, no sólo
poder aparente. Pasa tiempo con alguna de esas personas
poderosas, a las que tradicionalmente se les ha dado nombres como
mentor, profesor, guía, etc.
Las corporaciones deberían buscar dónde reside su verdadero
poder. Ninguna corporación ni organización está aislada de las demás.
La producción de una empresa depende de sus proveedores y
clientes. Si tiene pocos proveedores, el crecimiento del negocio estará
limitado; si dispone de muchos proveedores, la empresa puede
fortalecer su posición. Si el mercado es pequeño o limitado, el
crecimiento de la empresa estará restringido; si el mercado es
extenso, la empresa puede hacerse poderosa.
Esto debería ser evidente, pero muchos hombres de negocios no
llegan a darse cuenta de que es en el mercado donde está el poder.
La base de clientes tiene que ser mayor y más poderosa que el
negocio mismo, y si lo es, la regla chamánica podrá manifestarse: los
objetos con más poder posibilitan que los objetos con menos poder se
hagan más poderosos.
La segunda opción para acumular poder es mirar a tu alrededor y
darte cuenta de las cosas que necesitas para vivir. Lo cierto es que tu
vida depende de la naturaleza. Es importante pasar tiempo en parajes
naturales, junto a imponentes cascadas, bosques, ríos, mares,
costas, vientos, desiertos, animales, plantas, atardeceres,
amaneceres, etc. No decimos esto porque seamos ecologistas
sentimentales. Las antiguas tradiciones, el misticismo, las enseñanzas
espirituales, las culturas indígenas y los chamanes de todas partes
enseñan lo mismo: el poder está en la naturaleza. Sin ella los
humanos no sobreviviríamos.
Sin duda, la naturaleza es más poderosa que tú: ella puede existir
sin ti, pero tú no puedes existir sin ella. Puedes elegir ignorar este
hecho, pero, si lo haces, te estarás negando el acceso a una
poderosa fuente de energía. Por eso los chamanes, que reconocen el
gran poder de la naturaleza, pasan mucho tiempo al aire libre,
sentados o caminando, absorbiendo, aprendiendo y haciéndose más
poderosos. A los chamanes les gusta ver amanecer, absorber el sol
de mediodía, observar el atardecer, bañarse en la luz de la luna y de
las estrellas, subir a los árboles y pasar muchas horas entre sus
ramas, sentarse junto a cascadas de agua, tumbarse sobre rocas
calientes y sentir la naturaleza de muchas otras maneras.
Hay muchas organizaciones en las que los empleados trabajan todo
el día en espacios cerrados, sin ventanas y carentes de belleza
natural, y se espera de ellos que rindan y actúen con energía. Aunque
la compañía parezca próspera en cuanto a los beneficios a corto
plazo, desde nuestro punto de vista chamánico los empleados están
siendo sacrificados lentamente porque se les priva del gran poder del
entorno natural, lo que a su vez dará al traste con la compañía. Las
empresas que reconozcan la importancia del poder de la naturaleza
crecerán a largo plazo.
Ésta es la tercera opción para conseguir poder: todas las
tradiciones chamánicas enseñan que el mundo físico depende de las
dimensiones invisibles, de lo que ellas llaman el mundo del espíritu.
Ese mundo espiritual, compuesto por muchas dimensiones y
frecuencias, está dentro de cada cosa, incluyéndonos a cada uno de
nosotros. Para hacerte más poderoso, te sugerimos que pases más
tiempo mirando profundamente dentro de ti, porque es ahí donde está
el verdadero poder. Las personas que se niegan a mirar dentro de sí
mismas o que no saben cómo hacerlo son los primeros candidatos a
caer en la impotencia y en la ilusión. Son los más inclinados a usar el
poder externo de manera inapropiada, generando consecuencias
terribles para sí mismos y para otros.
Si deseas empezar a mirar profundamente dentro de ti, elige un tipo
de meditación o contemplación. No es necesario que la forma y el
estilo estén sancionados oficialmente, porque la contemplación puede
ocurrir en cualquier momento y situación, mientras corres, andas,
estás sentado o tumbado. La meditación es eficaz cuando aquieta la
mente durante algún tiempo, dejándola en silencio.
El poder te espera en el silencio si puedes llegar allí; tan sólo
necesitas tiempo y práctica.
Podemos decir sin temor a equivocarnos que un negocio que
ofrezca a sus empleados la oportunidad de entrar dentro de sí
mismos tendrá acceso a los mayores poderes del universo.
Comentaremos este concepto mucho más extensamente en los
capítulos siguientes.
EJERCICIO

Ahora tómate un momento para hacer unas cuantas listas y


responder unas preguntas.
En primer lugar, haz una lista de las personas que son fuentes de
poder para ti o que lo han sido a lo largo de tu vida.
En segundo lugar, haz una lista de los lugares y cosas que te
alimentan y te hacen más poderoso cuando pasas tiempo en ellos o
con ellos. Mantente en silencio durante cinco o diez minutos
identificando cuáles son tus fuentes de poder en este momento de tu
vida: ¿Tu familia? ¿Los amigos? ¿Los compañeros de trabajo? ¿Tu
hogar? ¿Una filosofía? ¿La vida espiritual? Esto te ayudará a tomar
conciencia de las fuentes de poder externas.
Finalmente, explora dónde sientes el poder en tu cuerpo: ¿En el
corazón? ¿En la cabeza? ¿En la garganta? ¿En el vientre? ¿En los
brazos y manos? Esto te ayudará a tomar conciencia de tus fuentes
de poder internas.

RESUMEN

Conceptos que es importante recordar

No puedes manifestar más poder del que has


conseguido hasta este momento.
Debes comparar el nivel de tu poder actual con el poder
necesario para conseguir tus metas a fin de averiguar si
eres suficientemente poderoso para esa tarea.
Sobreestimar tu poder puede resultar catastrófico y
subestimarlo impedirá tu progreso.
En el mundo de los negocios, mayor no significa
necesariamente mejor.
La impaciencia es un obstáculo insuperable para
conseguir poder.
Los objetos más poderosos hacen posible que los
objetos con menos poder se vuelvan más poderosos.
Para hacerte más poderoso debes descubrir qué es más
poderoso que tú y pasar tiempo a su lado.
Existen tres opciones para adquirir poder: 1) observar
quién tiene verdadero poder; 2) sentir de qué cosas
depende tu vida, y 3) dedicar tiempo a mirar
profundamente dentro de ti, porque es ahí donde está el
poder real.
Capítulo 5

LAS CUATRO FUENTES DE PODER

Parte de la magia de la experiencia está en la belleza


esencial de los parajes: las asombrosas vistas de las
montañas nevadas, la extensión del cielo, el panorama de
un gran valle. Esa belleza te saca del cascarón; por un
momento, el yo deja de ser. Es ese indescriptible
sentimiento de unificación, de que el tiempo queda
suspendido, de estar ligado al universo.
Joseph JAWORSKI, Synchronicity:
The Inner Path of
Leadership
Tu conciencia magistral silenciosa nació de la fuerza de
vida infinita que crea y anima el universo. Existes como
parte del universo; por eso, la fuerza de vida es lo que te
crea y anima. Es el poder que hace latir tu corazón. Como
tú eres esa conciencia, las cualidades de la fuerza de vida
también son tus cualidades.
Tae-Yun KIM,
The Silent Master

REGLA 2

El poder surge de cuatro fuentes primarias: 1) inspiración; 2)


simplicidad; 3) intercambio, y 4) concepción
MÓNICA: Hola, Harry, ¡bienvenido! ¿Qué tal tus vacaciones?
HARRY: ¡Ha sido genial! ¡Fabuloso! Las necesitaba desde hacía
mucho tiempo.
MÓNICA: Tienes un aspecto estupendo, pareces muy relajado.
Esto me hace pensar que yo también debería tomarme unas
vacaciones.
HARRY: Sí; lo cierto es que no sabes cuánto las necesitas hasta
que estás allí. Tardé tres días enteros en relajarme y ponerme en
situación hasta que, por fin, me di cuenta de que estaba de
vacaciones. Cuando me fui estaba hecho una ruina. ¡Estaba agotado!
MÓNICA: Sé que es difícil relajarse después de haber trabajado tan
duro. Es increíble lo cambiado que estás. Seguro que no querías
volver. ¿Ha sido duro regresar a la oficina?
HARRY: No, en absoluto. Hacia el final ya tenía ganas de volver.
Me siento con mucha energía y con ganas de entrar en acción. He
tenido justo lo que necesitaba.
MÓNICA: ¿Dónde has ido esta vez, al Caribe?
HARRY: No, he estado en la gran isla de Hawai. Hemos ascendido
al volcán y hemos pasado algún tiempo en las playas. ¡Qué lugar tan
perfecto! ¡Es tan bonito! La naturaleza me ha encantado, y a Helen
también. El paisaje tiene mucha fuerza. Y bien, ¿cómo han ido las
cosas por aquí, Mónica?
MÓNICA: Bien; lo cierto es que la semana pasada estuvimos un
poco bajos de moral y perdimos concentración. Me di cuenta de que
mucha gente se tomaba días de baja por enfermedad o se iba
temprano. Eso siempre es una mala señal. El viernes, la presidenta
decidió hacer un pequeño encuentro, ya sabes, algo muy simple, pero
resultó muy productivo. Hicimos un breve repaso de la producción de
este mes y nos dio una charla sobre sus primeros días en el negocio.
También anunció algunos cambios. Ya te pondré al día. Creo que
ahora todos nos sentimos un poco mejor. Parece que después del
encuentro, el grupo se ha revitalizado. Esta semana todo el mundo
está animado, no hay ausencias visibles y los teléfonos no paran de
sonar.
HARRY: Bien, parece que las aguas han vuelto a su cauce por
aquí. Me alegro. Me costó mucho irme, pero parece que las cosas
mejoran cuando me tomo unos días de descanso.
MÓNICA: Cierto. Siempre pienso que no puedo permitirme
tomarme unos días, que si me voy todo se vendrá abajo, pero eso no
ocurre nunca. La última vez que me tomé unas vacaciones, a la vuelta
me encontré con el mayor cheque por comisiones que he tenido
nunca. A propósito, ¿recuerdas ese nuevo papel de diseño que
estábamos intentando introducir en el mercado? Pensaba que no era
una buena apuesta y aún tenía el proyecto a medias. Pues bueno, los
de arriba decidieron ponerlo en la reserva por el momento; no le
vamos a dedicar más tiempo ni energía porque es un producto que no
tiene mucho que ver con nosotros. La noticia es que hemos decidido
seguir adelante con la nueva operación de impresión, que promete ser
todo un éxito.
HARRY: ¡Muy bien! Esto facilitará mucho las cosas. Es una noticia
estupenda.
Harry y Mónica son directores del departamento de
comercialización de una empresa de papel que cuenta con más de
quinientos empleados tan sólo en su ciudad. Su diálogo nos indica lo
importante que es para cualquiera entender cuáles son sus fuentes de
poder en un momento dado; esta comprensión puede generar más
armonía y productividad en el puesto de trabajo.

¿DE DÓNDE VIENE EL PODER?

Desde nuestra perspectiva chamánica, el universo es un vasto


campo de poder, un océano de luz, la fuente primaria de toda
energía. Esta luz crea estructuras y campos específicos, unos visibles
y otros invisibles para el ojo humano. Reconociendo que el
conocimiento en el universo es ilimitado y que la ciencia sólo ha
descifrado una pequeña parte de él, el chamán entiende que, en lugar
de haber una única realidad fija, existen muchas dimensiones
superpuestas que coexisten en el mismo espacio. Dichas dimensiones
son frecuencias específicas de luz con las que es posible sintonizar,
como si fueran canales de televisión.
Hemos observado que la mayor parte de la gente sólo sintoniza con
una frecuencia o con un canal determinado de los muchos
disponibles. Si bien esto puede tener valor práctico para algunos
propósitos, limitar la experiencia de vida a un solo canal nos impide
idear soluciones, tener experiencias y acceder al poder de las otras
frecuencias. Por tanto, los chamanes se liberan de este enfoque
unilateral y aprenden a acceder a otras frecuencias, consiguiendo así
más poder. Un chamán puede recurrir a realidades paralelas para
encontrar soluciones a sus problemas, respuestas a sus preguntas y
disponer de recursos en la realidad comúnmente acordada.
Heráclito, Leonardo da Vinci, Galileo, Sócrates, Buda, Jesús, Nikola
Tesla e incluso Thomas Edison eran maestros de la conexión con las
realidades alternativas que dan acceso a poderosas verdades y
capacidades. Todos ellos resaltaron la importancia de los sueños, el
principal método para entrar en otras frecuencias.
Según la sabiduría indígena, el poder universal no conoce límites.
Seas quien seas y estés donde estés, en cualquier momento puedes
tener acceso a este recurso estupendo, infinito. Si quieres conectar
con una fuente de poder particular debes empezar por cambiar tu
forma de pensar y tus percepciones limitadas para poder reconocerla;
a continuación, tendrás hacer lo que sea necesario para acceder a
ella, y eso puede incluir cambiar de canal de conciencia. Saber para
qué usarás tu poder también es una clave importante dentro de este
proceso.
En cualquier momento puedes acceder a muchas de las fuentes de
poder que te rodean. Podemos agruparlas en estas cuatro categorías:
inspiración, simplicidad, intercambio y concepción. Algunas de ellas,
como la naturaleza, pertenecen a más de una categoría. Descubrirás
que cualquier persona, proyecto o negocio con poder y éxito accede
con regularidad a estos cuatro recursos. En un capítulo posterior, en
el que hablaremos de catalizadores y fugas de energía, estudiaremos
estas cuatro categorías con mucho más detalle y describiremos cómo
usar los recursos productivos y evitar las actividades que agotan tu
poder básico.
1. INSPIRACIÓN

El significado que damos a la palabra inspiración es «elevar y hacer


accesible». Elevarse y acceder a nuevos niveles de conciencia es una
de las actividades más importantes para los chamanes, que dedican
buena parte de su tiempo a ascender por encima de la confusión, del
caos, de la disfunción y de la falta de poder para descubrir la claridad,
la comprensión, el conocimiento y el poder. Naturalmente, ellos deben
elevarse primero para poder ayudar a otros a acceder a los poderes
superiores.
Las fuentes de poder incluidas bajo el epígrafe inspiración son las
siguientes: belleza, verdad, coraje, humor, potencial, completitud y
cambio. Todos los chamanes que conocemos y los pueblos indígenas
del mundo ensalzan el valor de estas facetas de la inspiración y
practican activamente ejercicios y disciplinas para dominar cada una
de ellas. Son vitales para cualquiera que quiera tener éxito en los
negocios y en los demás aspectos de la vida.
La falta de inspiración puede causar depresión, letargo, falta de
motivación y de visión, y, por supuesto, un sentimiento de impotencia
que constituye una sentencia de muerte para cualquier posibilidad de
éxito. La imposibilidad de elevarse para acceder a la sabiduría y al
poder hace que nos estanquemos en el cenagal de los problemas sin
resolver. Emular la búsqueda de inspiración del chamán es una
obligación para cualquiera que desee ser verdaderamente poderoso y
eficaz en el mundo empresarial.
2. SIMPLICIDAD

Ser simples significa «estar libres de complejidad y engaño», un


estado que los chamanes consideran fundamental en el camino que
les llevará a ser unos líderes poderosos. En el mundo chamánico,
cuanto más simple es algo, más poderoso, y esto mismo es lo que
dijo el gran chamán Jesús cuando afirmó: «Para entrar en el reino de
los cielos tenéis que volver a ser como niños.» La búsqueda de la
simplicidad es un verdadero desafío en el contexto de las modernas
prácticas empresariales, que parecen complicarse más cada día que
pasa. Para los chamanes, simplicidad significa ir directo al grano en
cada asunto, dejar de lado lo no esencial y prestar atención a la
calidad de la información más que a su cantidad.
Las fuentes de poder incluidas en el grupo de la simplicidad son:
silencio, enfoque, claridad, inocencia, presencia, decisión y,
curiosamente, muerte, porque morir por algo implica que no estás
apegado a ello y que no te lo llevas contigo.
La falta de simplicidad implica la ausencia de una fuente de poder
muy importante, y tiende a producir caos, confusión y ambivalencia,
entre otros efectos indeseables. Cuando algo se complica demasiado,
ya se trate de planes, objetivos, metodologías o procesos, el
resultado, más que una ganancia, es una pérdida de poder.
3. INTERCAMBIO

Intercambiar significa «dar y tomar recíprocamente, comerciar,


hacer trueques o canjear». Todos estos procesos están orientados
hacia la acción y exigen mantenerse en contacto con el mundo. Los
chamanes valoran el intercambio porque sin él no puede haber
aprendizaje, enseñanza ni acceso al poder que está disponible por
doquier en nuestro entorno. No puedes conseguir poder ni ejercitarlo
sin que se produzca algún tipo de intercambio.
El intercambio es la tercera gran fuente de poder para los
chamanes, una extensa categoría en la que se incluye cualquier cosa
que mantenga un intercambio con cualquier otra, dos partes
cualesquiera que estén en relación mutua. Algunas fuentes de poder
importantes, dentro de esta categoría, son: el servicio, las
configuraciones de trabajo adecuadas o grupos de poder, y todo tipo
de relaciones, desde las parejas hasta los acuerdos profesor-alumno,
las amistades protectoras e incluso las enemistades. El área de las
relaciones incluye los aspectos siguientes: atención, reconocimiento,
generosidad, confianza, vulnerabilidad, amor y expresión.
Una falta de intercambio en tu vida puede llevarte a un lugar oscuro,
solitario y sin poder, caracterizado por la desesperación, la inercia y la
retirada. Un negocio boyante debe mantener un intercambio constante
y activo, tanto dentro de la organización como con los proveedores y
los mercados que están más allá de sus muros.
4. CONCEPCIÓN

Los chamanes nos enseñan que, cuando somos concebidos, se


produce una explosión, un cegador destello de luz que se convierte en
el fundamento, en el depósito básico de poder con el que hemos de
trabajar para desarrollarnos y llegar a ser personas plenamente
maduras. La concepción es una línea directa de poder surgida de la
fuente universal. Imagina que estás esperando en fila para entrar en
otro país. Un empleado mete la mano en una bolsa de dinero y va
sacando puñados de billetes que da a cada persona entrante como
dotación inicial. Aunque el dinero que contiene cada puñado es
diferente, en cualquier caso se trata de una cantidad abundante y
suficiente para ponerse en marcha. De entre los receptores de esa
asignación inicial, unos se gastan el dinero inmediatamente, otros lo
guardan celosamente, algunos lo regalan y los últimos lo invierten
sabiamente.
Así, hablando en términos chamánicos, algunas personas empiezan
con más poder y otras con menos, dependiendo de las circunstancias
que rodean cada concepción. Pero, independientemente de con
cuanto empieces, siempre tienes abundante poder a tu disposición.
Incluso la concepción menos poderosa genera más energía de la que
puede llegar a usarse nunca. Lo más importante en la vida es cómo
usamos el poder. Por desgracia, como en el ejemplo anterior, mucha
gente elige derrocharlo en adicciones, resentimiento, actitud de
víctima, arrogancia, impaciencia y avaricia; algunos tratan de
aferrarse a él sin invertirlo, y otros lo ponen a trabajar y van
construyendo unos cimientos cada vez más sólidos desde los que
funcionar en la vida.
Hemos observado que la cualidad de la concepción de cualquier
cosa —un ser humano, un proyecto, un negocio o una comunidad—
determina la cantidad de poder que esa cosa generará. Las fuentes
de poder incluidas en esta categoría son: nacimiento, origen,
imaginación e idea.
CÓMO OPERAN
LAS CUATRO FUENTES DE PODER

En el ejemplo anterior de Harry y Mónica, éste estaba falto de


inspiración antes de irse de vacaciones. Por la razón que fuera, no
podía conectar con sus fuentes de poder. Al tomarse tiempo libre,
cambiar de lugar y contemplar la belleza del entorno natural, Harry
conectó con la fuente de poder que hemos llamado inspiración y sintió
que su vigor se renovaba. El silencio de la montaña permitió a Harry
conectar con otra fuente de poder, la simplicidad, y así pudo
enfocarse en la tarea que tenía por delante e ir dando un paso detrás
de otro hasta llegar a la cima.
Mientras tanto, en la oficina, Mónica describe las acciones
emprendidas para conectar con la fuente de poder, que hemos
llamado intercambio, mediante: 1) el reconocimiento de la labor
realizada por el personal durante la reunión, y 2) una mejora de la
comunicación. La decisión de detener el proyecto del papel de diseño
que estaba siendo sometido a pruebas de mercado implica el uso de
otra fuente de poder, la simplicidad. La inspiración entró en escena
mediante: 1) el coraje necesario para tomar esa decisión, y 2) la visión
que llevó a impulsar la nueva operación de impresión. El desarrollo de
un nuevo producto nos conecta con la fuente de poder llamada
concepción y con el nacimiento.
En un capítulo posterior entraremos a considerar más
profundamente la gestión de estos recursos de poder y
comentaremos cómo y cuándo recurrir a ellos. También
examinaremos detenidamente las distintas formas de perder poder y
las experiencias, situaciones y aspectos que contribuyen a una
pérdida de poder.
EJERCICIO

— ¿Qué actividades te inspiran más en este momento de tu vida?


Anota algunas de ellas.
—¿Qué cosas o aspectos funcionan bien en tu vida y en tu
trabajo gracias a su simplicidad?
— ¿Qué podrías simplificar?
—¿Cuáles son las principales fuentes de intercambio que te dan
fuerza y vigor en este momento de tu vida?
—¿Qué está siendo concebido dentro de ti ahora mismo? ¿Qué
es lo que está creciendo y desarrollándose? ¿Dónde quiere ir
esta visión emergente? ¿Cómo quiere expresarse?

RESUMEN

Conceptos que es importante recordar

Un chamán puede conectar con realidades paralelas


para obtener soluciones a sus problemas, respuestas a
sus preguntas y recursos que no están disponibles en la
realidad consensuada.
Según la sabiduría indígena, no hay restricciones de
poder en el universo.
Siempre puedes acceder a este recurso estupendo e
infinito.
Conectar con una fuente de poder particular requiere
cambiar tu forma de pensar y tu percepción limitada de
la realidad para, en primer lugar, reconocer el poder y,
en segundo lugar, hacer lo que sea necesario para
acceder a él, sabiendo que esto podría requerir cambiar
de canal de conciencia.
El poder surge de cuatro fuentes primarias: 1)
inspiración; 2) simplicidad; 3) intercambio, y 4)
concepción.
Capítulo 6

LA NEUTRALIDAD DEL PODER

¿Tienes una visión que guía tu vida? ¿Y cómo acumulas


poder personal para seguir esa visión hasta su realización?
Tom PINKSON,
The Flowers of Wiricuta

REGLA 3

El poder es neutral en sí mismo. No es bueno ni malo.


Simplemente es. Tu manera de gestionarlo determina las
consecuencias positivas o negativas de su utilización para ti
mismo y para los demás

Como el poder mismo es neutral, lo que hagas con él determina


que las consecuencias sean positivas o negativas para ti mismo y
para los demás. Lo que estamos sugiriendo aquí es que no puedes
alterar la naturaleza esencial del poder en función de si te gusta o no,
del mismo modo que al cielo que está sobre tu cabeza no le influye el
hecho de que a ti te parezca precioso, opresivo, amenazador o
cualquier otra cosa. El cielo es lo que es, cualquiera que sea tu voto.
Tu forma de percibir el poder determina que te guste o que lo
detestes, que te responsabilices de él y de sus efectos, y que lo uses
bien o mal.
Cuanto más te resistas a tu propio poder, más probabilidades
tendrás de que se exprese negativamente. Por ejemplo, cuando
alguien tiene miedo de su propio poder, suele tener pesadillas en las
que aparecen monstruos y figuras amenazadoras. También
percibimos el poder negativamente cuando nos resistimos a él en los
demás o en los fenómenos naturales.
Hace unos años estábamos en un remoto paraje desértico de
México Central asistiendo a una ceremonia nocturna con un grupo de
huicholes. Era el mes de noviembre, y al atardecer la temperatura
cayó por debajo de cero. Se levantó viento y empezó a soplar con
fuerza, congelándonos las manos, los pies y el rostro. Estábamos
sentados en círculo en torno a un pequeño fuego que temblaba a
merced de las corrientes de aire y dejaba nuestras espaldas
expuestas al frío del incesante viento del desierto. A las nueve de la
noche ya nos sentíamos desesperanzados, y nos preguntábamos
cómo soportaríamos toda la noche sin congelarnos mortalmente.
Nosotros estábamos tapados de la cabeza a los pies con chaquetas
de plumas, gorros de lana y botas, mientras que los huicholes iban en
sandalias sin calcetines y llevaban ropa de algodón muy fina. Nos
sorprendía que no hicieran caso de las condiciones meteorológicas y
que se rieran y siguieran con la ceremonia como si estuviéramos bajo
el cálido sol de mediodía.
Su ejemplo nos demostró que podíamos generar suficiente energía
para disfrutar de la noche y sentirnos cómodos. Estaba claro que ellos
podían hacerlo y que no se estaban resistiendo en absoluto a los
elementos que aullaban a nuestro alrededor. Aunque el suelo se llenó
de escarcha y el viento no cesó de soplar, poco a poco empezamos a
generar el calor suficiente para quitarnos las pesadas chaquetas,
relajarnos y disfrutar de la ceremonia. Por la mañana habíamos
aprendido una valiosa lección: la falta de resistencia nos permitió
conseguir algo que creía mos imposible.
La lección que aprendimos fue que, cuanto más te resistas al poder
de la naturaleza, más probable es que lo experimentes
negativamente. Lo que cambia no es el poder natural, sino tu manera
de percibirlo.
Nuestros amigos huicholes eran poderosos porque no se resistían
al mundo que les rodeaba. Observábamos una y otra vez lo animados
y felices que parecían, independientemente de las condiciones que
tuvieran que soportar. No prestaban atención a las temperaturas bajo
cero aunque caminaran muchos kilómetros en sandalias sin
calcetines. Viajar en un autobús ruidoso y abarrotado veinticuatro
horas seguidas y tener que dormir sentados no era problema para
ellos. Esperar haciendo cola frente a un edificio oficial a más de
cuarenta grados de temperatura y sin aire acondicionado no
amilanaba sus espíritus en lo más mínimo. Siempre estaban
plenamente presentes, aceptando y disfrutando de la situación que
tuvieran delante. Comparados con ellos, nosotros éramos
caprichosos, críticos y perezosos.
En el trabajo, resistirse al poder ajeno también genera impotencia y
miseria, mientras que aceptarlo y estudiarlo produce resultados muy
diferentes. La experiencia de Mandy en su empresa es un buen
ejemplo:
Mandy no soportaba trabajar con el nuevo supervisor asignado a su
división en la gran compañía farmacéutica donde estaba contratada.
Cada día se sentía más impotente e incapaz de expresarse ante
aquel jefe dominante, que cada día parecía tener más poder sobre
ella. Un día, después de una reunión particularmente agria con el
supervisor, tuvo una comprensión importante. Se dio cuenta de que a
su jefe le traía sin cuidado gustarle o no. También se dio cuenta de
que los aspectos que más detestaba de la personalidad de su jefe le
recordaban a su padre adoptivo y que, a pesar de todo, aquel hombre
sabía lo que hacía y estaba consiguiendo resultados en una división
considerada improductiva. Mandy decidió que mientras tuviera que
trabajar con él, aprendería todo lo posible observando lo que él hacía
para conseguir sus objetivos. Gracias a esta decisión y a este nuevo
planteamiento, Mandy se sintió más encajada y su rendimiento mejoró
notablemente. En breve, el supervisor fue transferido a otro
departamento problemático y ella fue promocionada al puesto de
directora de división.
A menudo descubrimos que nuestros clientes tienen un gran miedo
al poder, a pesar de tener cargos de mucho poder dentro de sus
corporaciones. Este miedo al poder que uno puede manejar
simplemente es una resistencia a lo que es.
Una de nuestras clientas era vicepresidenta de una importante
corporación y acababan de asignarle el puesto de directora del
departamento de desarrollo organizacional. Le resultaba incómodo
tener que ocupar una posición de poder e influencia. Carol quería
crear la ilusión de que todo el mundo era igual y ella no tenía más
poder que cualquier subordinado, incluyendo a los directores que le
rendían cuentas. Esta actitud le creó problemas con algunos de
dichos directores, que no le escuchaban ni seguían sus sugerencias y
directrices. Nuestra primera tarea con Carol fue hacer que
reconociera su actitud negativa hacia el poder y su gran miedo a
usarlo, y a la posibilidad de abusar de él. Ella pudo identificar
fácilmente que aquellos miedos surgían de sus experiencias infantiles
con un padre enfermo mental y abusador.
Con nuestra ayuda, Carol comprendió que el poder no es
intrínsecamente malo, sino que es una herramienta eficaz que podía
usar para relanzar el departamento y convertirlo en un valioso activo
para cientos de empleados. A medida que percibía la neutralidad
intrínseca del poder mismo, empezó a usarlo de acuerdo a su propio
sistema de valores. Finalmente llegó a ser la ayudante más eficaz del
director general de la corporación, que siempre contaba con su
opinión y sugerencias para tomar las principales decisiones de su
política empresarial.
Desear el poder desesperadamente también es una forma de
resistencia, porque cuando estás en ese estado, tienes miedo de no
tenerlo. Te estás resistiendo a no tenerlo, y por tanto no estás siendo
neutral. Das el poder a aquello a lo que te resistes, creando la ilusión
de tu propia impotencia. Si puedes reconocer tu situación presente y
aceptar que eso es lo que hay en este momento, estás abriendo la
posibilidad de que cambien las condiciones y puedas acceder a
nuevos niveles de poder.
Veamos un ejemplo: Ahmed estaba frustrado porque ascendía muy
lentamente hacia los puestos de dirección en el hotel de cuatro
estrellas donde era supervisor del personal de servicio. Cada día
llegaba a casa quejándose a su esposa de que el vicepresidente
impedía su ascenso. Cuanto más lamentaba su situación, más
impotente se sentía. Él estaba cada vez más retraído y aquella crisis
acabó afectando a la relación con su esposa, creando nuevos
problemas en el hogar, que era precisamente donde tenía su apoyo
más firme.
Cuando comentamos la situación con Ahmed, vimos que el origen
de su infelicidad eran sus expectativas poco realistas. Se había
marcado una serie de objetivos muy elevados y sus esperanzas se
frustraban diariamente. En resumen, no era en absoluto neutral
respecto a su nivel actual de poder, y sus planes le hacían
proyectarse constantemente en el futuro impidiéndole divertirse en el
presente.
Le sugerimos que olvidase todos sus planes y expectativas durante
tres meses. Durante ese tiempo tenía que olvidarse del ascenso y
concentrarse en los aspectos que más le gustaban de su puesto
actual. Después de hablarlo con él, elaboró una lista de las quince
cosas que más le gustaban de su trabajo, como entrevistar a futuros
empleados, asistir a la reunión semanal con su equipo y participar en
un programa interno para consolidar sus habilidades directivas.
Le sugerimos que dedicase su tiempo a disfrutar diariamente de los
quince elementos de su lista. Afortunadamente estaba dispuesto a
jugar y accedió a continuar el proceso. En el plazo de una semana ya
había recibido cumplidos de su supervisor y también de algunos
subordinados por ser un buen jefe. Ese mismo mes obtuvo el
ascenso.
Cuando Ahmed abandonó sus resistencias, pudo disfrutar de los
aspectos agradables de su trabajo, y ese disfrute fue clave para
cambiar su posición de poder. Desde la resistencia no podía conseguir
nada, y fue precisamente el hecho de restar importancia al poder lo
que se lo dio. La simplicidad de este proceso y sus efectos inmediatos
le dejaron perplejo.
EJERCICIO

Toma tu cuaderno y anota la afirmación siguiente: «Me siento


cómodo y relajado con todos los aspectos del poder.» Ahora anota los
primeros diez pensamientos, sentimientos y actitudes que surjan en ti
como consecuencia de haber leído esa declaración. No le des muchas
vueltas y escribe lo que primero que te venga a la cabeza.
A continuación, considera cómo te sientes cuando ejerces el poder
que se te ha dado. ¿Cómo te comportas ante las reprimendas?
¿Aceptas las críticas? ¿Cómo actúas cuando tienes que reprender a
un empleado? ¿Cuando tienes que despedir a alguien? ¿Cómo te
comportas cuando tienes que dar órdenes? ¿Y cuando tienes que
cumplirlas? ¿Cómo actúas cuando tienes que entablar una
conversación sincera pero difícil con otra persona? ¿Cómo te hace
sentir el hecho de saber que otros tienen más poder que tú en el
puesto de trabajo? ¿Cómo te sientes por tener más poder que otros
en el trabajo?

RESUMEN

Conceptos que es importante recordar

La naturaleza esencial del poder no se altera en función


de que a ti te guste o no.
Cuanto más te resistas a tu propio poder, más
probabilidades tienes de percibir expresiones negativas
del mismo.
Cuanto más te resistas al poder de los demás o de los
fenómenos naturales, más percibirás sus expresiones
negativas.
Capítulo 7

USAR EL PODER EN EL MOMENTO OPORTUNO

Si verdaderamente tenemos intención de aprender y


cambiar, necesitamos un método más lento, más exigente
y deliberado. Tenemos que valorar el esfuerzo más que la
prescripción, las preguntas más que las respuestas, la
tensión más que la comodidad, y las capacidades más que
las carencias y deficiencias.
Peter BLOCK, Flawless Consulting: A Guide to Getting
Your Expertise Used
El error del hombre es buscar explicaciones que
sustancien su visión del mundo. Lo desconocido no puede
explicarse de ese modo. Consecuentemente, todas las
explicaciones se convierten en un asunto de fe ciega o
superstición.
Theun MARES, Return of the Warriors:
The Toltec Teachings

REGLA 6

El poder puede ser cazado y conseguido siguiendo reglas muy


similares a las de la caza en el entorno natural

CUATRO MÉTODOS PARA USAR EL PODER


EN EL MOMENTO OPORTUNO
Cada día afrontamos nuevos desafíos y dificultades, y tenemos que
elegir cómo encararlos. Mucha gente tiende a tomar decisiones de
manera inconsciente, sin darse verdadera cuenta de lo que está en
juego. Ser consciente de lo que estás haciendo es el primer paso para
tomar las decisiones correctas y hacerlo desde un lugar de poder.
Como verás, para actuar desde una posición de poder tienes que
apoyarte firmemente en la capacidad de prestar atención. Si el león
de montaña no presta atención durante la cacería, no puede saber
cuándo entrar en acción, cuándo esperar un momento mejor, desde
qué dirección cargar y qué obstáculos podría encontrarse. Sin
atención, el león nunca comerá.
Retirarte ante un desafío cuando no estás preparado para
afrontarlo es una señal de sabiduría y un acto de poder con el que te
reservas la opción de luchar o danzar otro día. Con cáncer de
próstata y un divorcio difícil a sus espaldas, el alcalde Giuliani de la
ciudad de Nueva York flaqueaba en la campaña electoral para el
Senado contra la candidata demócrata Hillary Clinton. Después de
evaluar su situación, decidió sabiamente retirarse de la campaña y
prestar atención a su estado de salud general. Algunos pueden
pensar que esto equivale a admitir su derrota, pero en realidad fue un
acto de poder personal. Eligió un curso de acción que le permitiría
curarse y vivir más tiempo, en lugar de seguir un camino que le habría
planteado problemas muy difíciles y podría haber acabado con él.
Asimismo, un consultor conocido nuestro optó prudentemente por
continuar su trabajo de supervisor unos meses más antes de
establecerse por su cuenta con un nuevo método de consultoría.
Por otra parte, posponer un desafío cuando estás preparado para
afrontarlo porque te subestimas crónicamente también es una pérdida
de poder.
Jack, que a sus cuarenta años era administrador de un hospital,
detestaba su empleo y sentía en lo más profundo de sí que sería
mucho más feliz trabajando en el campo de los recursos humanos.
Aunque estaba bien preparado personal y profesionalmente para
hacer el cambio, y muchos le animaban a hacerlo, no encontraba la
confianza necesaria para asumir el riesgo. De modo que continuó en
su incómoda posición hasta que el hospital, que afrontaba tiempos
duros, empezó a reducir personal. Fue sobreviviendo a una reducción
tras otra, pero en lugar de leer las señales evidentes, se aferró a su
puesto temiendo que fuera lo único que podía conseguir. Finalmente
le llegó el turno y fue despedido. En lugar de actuar desde una
posición de poder, se fue contrayendo y alimentando sus miedos
hasta que se realizaron.
Hay un proverbio muy conocido que dice: elegir el momento
oportuno lo es todo. Es fundamental discernir el momento justo para
apostar por el siguiente nivel de poder. Un modo de saber que el
instante y las circunstancias son los adecuados es sentir el nivel de
tranquilidad y ausencia de esfuerzo que deben acompañar a cualquier
apuesta por conseguir más poder. Cuando pujas por el poder en el
momento adecuado, todo parece encajar en su lugar, las puertas se
abren y sientes apoyos procedentes de fuentes muy diversas. Es
posible que sigas experimentando cierta sensación de «tensión», de
prueba, pero lo más probable es que tu movimiento vaya acompañado
por una sensación de entusiasmo, excitación y realización, y que
cuentes con el reconocimiento y el apoyo de los demás.
Hay muchos ejemplos que ilustran el proceso de acaparar poder en
distintos ámbitos de nuestra sociedad. Analicemos el sistema
educativo, con sus cursos, exámenes, diplomas y licenciaturas.
Ascender al siguiente nivel de conocimiento y responsabilidad dentro
de este sistema es una forma reconocida de conseguir poder. Si
tomas a un niño de diez años y lo pones en una clase de secundaria,
no estará preparado emocional ni mentalmente para esa situación:
está condenado a fracasar. Por la misma razón, no puedes esperar
que un muchacho de doce o trece años esté preparado para la
responsabilidad de cuidar una familia o de vivir independientemente.
Teniendo en cuenta la gran presión existente para ganar a toda
costa y la atmósfera extremadamente competitiva que reina en buena
parte del mundo empresarial, los directivos pueden tomar decisiones
extremadamente cuestionables en sus alocados intentos de acumular
poder.
En contra del consejo de los expertos, el director general de una
pujante compañía de comunicación quería desbancar a sus
competidores abriendo un segundo centro de emisión en la costa
este. Tenía una buena cuota de mercado y excelentes cifras de venta,
y eso le volvió avaricioso e impaciente; quería más. Sin dejar que
transcurriera el tiempo necesario para que los cimientos de su negocio
se asentaran, estiró los recursos hasta el límite, racionalizando una
actitud prepotente y arrogante, y al final su arriesgada apuesta le llevó
a la quiebra. El mercado sufrió una contracción repentina, que dejó su
proyecto incompleto y falto de fondos. Todo su sistema se hundió en
el caos, y el resultado fue un desastre sin paliativos. Las acciones de
la empresa cayeron en picado y el consejo de administración le relevó
fulminantemente de su puesto.
Si este director hubiera esperado el momento oportuno, que habría
llegado de manera natural de haber sido más paciente, su proyecto
habría triunfado. Plantearse una expansión en un mal momento es
algo bastante habitual en el mundo de los negocios, y las lecciones
que enseñan los fracasos siempre son muy significativas.
Por otra parte, pedir más poder de la manera correcta, cuando
estás preparado para ello, es un acto de supremo dominio. Como un
león que acecha su presa, observas y esperas, manteniéndote en la
reserva hasta el momento exacto en que, con el menor esfuerzo y la
mayor rapidez, planteas y ganas tu batalla.
Una de nuestras clientes, dueña de una pequeña cadena de
peluquerías y salones de belleza, compartió la historia de sus
sucesivas ampliaciones a lo largo de los últimos diez años. Empezó en
un salón que era propiedad de otra persona y estuvo allí el tiempo
necesario para ganarse una reputación, formar una buena base de
clientes, aprender todo lo posible sobre el negocio y, lo más
importante, ahorrar algún dinero. Su primera apuesta fue abrir un
pequeño salón propio, un negocio unipersonal sin otro extra que la
venta de unos pocos productos de cosmética. Su segunda apuesta
fue trasladar su salón a otro local mayor; para ello esperó dos años y
amplió la clientela hasta tener clientes constantemente en la lista de
espera y reservar hora con un mes de antelación. En el nuevo local
contrató una recepcionista a tiempo parcial y alquiló parte del espacio
a otras dos peluqueras. Tras mantener su negocio es una posición
vigorosa —tres años más de una reputación estelar y una clientela en
expansión— su siguiente apuesta fue añadir otro de los servicios
solicitados por su clientela, los tratamientos de belleza. Este paso
requirió más formación, alguna remodelación, invertir más recursos,
añadir más empleados y un pequeño esfuerzo de comercialización. La
expansión fue un éxito porque reunía los requisitos y cumplía los
criterios necesarios para incrementar su poder de manera encajada.
Un año después, una de las empleadas del salón propuso a nuestra
cliente la apertura de un segundo salón en una ciudad vecina. Las dos
planearon esta expansión minuciosamente, asegurándose de que la
empleada aprendiera perfectamente la naturaleza del negocio. Tras la
apertura, esta empleada, que había sido peluquera en el primer salón,
se convirtió en directora del segundo, recibiendo un aumento de
sueldo y una participación en beneficios. Este movimiento fue un éxito
para ambas partes. Actualmente nuestra cliente tiene cinco salones
de belleza, todos ellos abiertos del mismo modo y con todos sus
empleados dispuestos a conquistar nuevas parcelas de poder.
Las sucesivas apuestas de nuestra cliente por la ampliación
siempre cumplían una serie de requisitos necesarios: conocimiento,
experiencia, recursos, integridad y apoyos. Ella buscó la formación
que necesitaba en su campo de actividad, dejó transcurrir el tiempo
necesario para adquirir experiencia, se aseguró de tener recursos
disponibles, actuó con gran integridad hacia todos los participantes y
contó con el apoyo de su clientela, que reconoció y apoyó su apuesta
por la expansión.
Con relación al poder, tienes, por tanto, cuatro opciones:
1. Puedes rechazar una apuesta para ampliar tu poder porque
valoras correctamente que aún no estás preparado, que te falta
un ingrediente clave o que no es el momento oportuno, y así
optas por mantener tu nivel de poder actual.
2. Puedes evitar los desafíos y oportunidades que te darían más
poder porque te falta autoestima, no confías en tu intuición y tus
miedos infundados te impiden realizar la apuesta, aunque cuentes
con muchos de los ingredientes necesarios. Esto hará que
pierdas parte de tu poder.
3. También puedes asumir desafíos arrogante o impacientemente
cuando aún no estás preparado para ellos, o cuando te faltan
ingredientes, y sufrir un serio revés o una importante pérdida de
poder.
4. Por último, puedes observar, aprender y esperar hasta darte
cuenta de que todo está en su lugar y estás preparado para
abordar nuevas oportunidades. De este modo incrementas tu
poder escalonadamente, aunque puedas cometer pequeños
errores a lo largo del camino.
EJERCICIO

1. Piensa en al menos una oportunidad que rechazaste porque eras


muy consciente de no estar preparado para asumir esa
responsabilidad.
2. Piensa en una oportunidad perdida de hacerte más poderoso
porque en aquel momento subestimaste tus posibilidades.
3. Piensa en una ocasión en la que asumiste demasiada
responsabilidad sin estar preparado, y como consecuencia
perdiste poder.
4. Piensa en una ocasión en la que esperaste a estar preparado
para asumir un poder mayor y obtuviste excelentes resultados.

RESUMEN

Conceptos que es importante recordar

Puedes cazar y conseguir poder siguiendo las reglas de


la caza en el mundo natural.
La base fundamental para actuar desde una posición de
poder es prestar atención.
El momento oportuno lo es todo. Es crucial reconocer el
momento oportuno para apostar por el siguiente nivel de
poder.
Existen cuatro planteamientos respecto al momento
oportuno:

1. Negarse a asumir más poder porque uno cree que no está


preparado.
2. Evitar los desafíos y oportunidades porque uno tiene miedo.
3. Asumir arrogante e impacientemente desafíos para los que aún
no estamos preparados.
4. Observar, aprender, esperar y prestar atención hasta que llegue
el momento oportuno de asumir un poder mayor.
Capítulo 8

RECLAMAR PODER

Hay una fuerza superior que guía toda la creación. Esta


fuerza es el verdadero poder o espíritu.
Ken EAGLE FEATHER, El camino tolteca
Una reputación poderosa es poder.
Thomas HOBBES, citado en Hardball,
por Christopher Matthews

REGLA 4

El camino del poder es caro: siempre hay que pagar un precio


por el verdadero poder

El verdadero poder siempre tiene un precio. Puedes reclamar poder


en cualquier momento y con tanta frecuencia como quieras, pero
serás puesto a prueba para comprobar si estás preparado y si lo
mereces. Reclamar poder es tomar la decisión personal de adquirir
más poder asumiendo un desafío, y, por definición, entraña un riesgo,
una tensión y una perspectiva interesante. El juego de la vida ofrece
infinitas oportunidades de conseguir poder; apenas podrás evitar
acumular poder diariamente si así lo deseas.
Los bebés reclaman poder cuando gritan llamando para que alguien
los coja en brazos. Los niños que andan a gatas piden poder cuando
se ponen de pie sobre sus piernas y dan sus primeros pasos
temblorosos. Un niño reivindica su poder cuando escala una
alambrada para explorar el vecindario o buscar a sus amigos. Un
adolescente reclama su poder cuando pide una cita. Un adulto
expresa su poder cuando se presenta a una entrevista de trabajo. Los
ejemplos no tienen fin.
El aspecto importante que tenemos que entender es que la petición
de poder tiene que surgir desde dentro. Si sigues el programa de otra
persona respecto a lo que es mejor para ti, si alguien te manipula o te
empuja hacia delante, no estás reclamando el poder de manera
legítima. Más bien, en esas circunstancias, quizá sientas que esa otra
persona está reclamando poder a través de ti, pero de un modo
ineficaz, inútil y quizá incluso dañino. Un buen ejemplo de este caso
son los niños actores cuyos ambiciosos padres les someten a tanta
presión para conseguir el triunfo que el niño acaba haciéndose adicto
a las drogas o al alcohol, destruyendo así cualquier posibilidad de
éxito.
Desde nuestro punto de vista, todo el mundo debería conocer unas
cuantas reglas básicas respecto a cuándo y cómo reclamar poder.
Muchas de estas reglas son evidentes, pero a menudo son ignoradas
incluso por las personas que mejor deberían conocerlas. La gente
suele ignorar estas reglas por dos razones fundamentales: 1)
nuestras vidas están llenas de distracciones que llenan nuestra mente
de pensamientos continuos e ininterrumpidos, y 2) en el puesto de
trabajo, las confidencias, murmuraciones y las políticas empresariales
a menudo nos inducen a entrar en un trance inconsciente, aun en
estado de vigilia.
El chamán se empeña en recordar estas reglas y en ser
absolutamente consciente de ellas en todo momento cuando reclama
más poder. Cuando recordamos estas reglas dejamos de
preocuparnos por posibles fracasos.

LAS REGLAS CHAMÁNICAS PARA PEDIR MÁS PODER


En el juego de la vida, cualquiera puede reclamar poder en
cualquier momento. Puede tratarse de poder del tipo externo y visible,
como un ascenso, la expansión de un negocio existente, la apertura
de un nuevo negocio, asociarse o realizar una gran adquisición. Y
también puedes reclamar más poder invisible, como desarrollar la
intuición, tener más certeza y confianza en ti mismo, o incluso una
mayor sensación de bienestar.
Apostar por cualquiera de estos desarrollos significa que estás
dispuesto a asumir las responsabilidades de un nivel de riesgo mayor.
Si eliges presentarte a un cargo público, por ejemplo, algunos de los
riesgos implicados son la vulnerabilidad al escrutinio público y a las
críticas, y el alto grado de estrés que tendrías que soportar en tu vida
personal. Cuando pides un aumento en el trabajo, estás apostando
por un nivel más alto de autoestima y confianza en ti mismo, y
probablemente también deberías estar dispuesto a ofrecer más
rendimiento o a responsabilizarte más de algún proyecto. Si inicias
una gran línea de expansión para tu empresa o abres nuevos
mercados y el proyecto no funciona, podrías perder credibilidad. Te
estás abriendo a recibir más críticas si fracasas y mayores alabanzas
si coronas tu actuación con éxito, y tienes que ser capaz de afrontar
ambos resultados. Por tanto, además de contar con los ingredientes
que antes hemos comentado, si quieres pedir más poder también
debes cumplir estas otras condiciones.
1 . Tienes que estar completamente preparado, a todos los
niveles, o tu apuesta por conseguir más poder acabará siendo un
rotundo fracaso.
Pedir más poder sin estar preparado para ello produce
consecuencias negativas para ti mismo y para tus asociados, y
podrías sufrir un efecto bumerán inesperado. En lugar de hacerte más
poderoso, podrías acabar cayéndote de la escalera.
Preguntas relativas al mundo de los negocios
¿Debes ampliar tus operaciones empresariales estando
subcapitalizado?
¿Debes anunciar un nuevo producto antes de que haya
pasado el control de calidad?
¿Debes pedir un ascenso si no estás cumpliendo
satisfactoriamente con las responsabilidades de tu actual
trabajo?

2. Tienes que ser capaz de identificar cuándo estás preparado.


Estar preparado no significa ser perfecto y no tener ningún miedo.
Estar preparado implica ser capaz de adaptarse y de aprender las
reglas del juego sobre la marcha, y seguir adaptándote cuando las
reglas cambien. Cuando un lince se lanza a cazar una presa, se
compromete a ir a cualquier parte, a saltar troncos, a entrar en
arroyos o a meterse en madrigueras. ¿Estás dispuesto a llegar hasta
el final de la cacería, te lleve donde te lleve?
Preguntas relativas al mundo de los negocios

¿Deberías pedir un aumento de sueldo si haces más


que cualquier otra persona del departamento pero temes
acudir a tu supervisor?
Si has conseguido adaptarte muy bien a tu puesto de
trabajo actual, ¿deberías pedir un ascenso al puesto de
director aunque no sepas todo lo que se te vendrá
encima?
¿Debes dirigirte a tu jefe con el diseño de un nuevo
producto aunque no estés seguro de cuál será su
reacción?

3 . Debes estar preparado física, emocional, psicológica y


espiritualmente. En primer lugar, debes ser capaz de soportar el
estrés que acompaña un aumento de poder. Un tigre enfermo no caza
adecuadamente. Tu condición psicológica debe ser razonablemente
sana. Debes tener la suficiente madurez emocional. Debes ser
adaptable. Debes haber desarrollado tu autoconciencia hasta el punto
de estar espiritualmente preparado para afrontar las consecuencias
de ganar o perder.
Preguntas relativas al mundo de los negocios

¿Debes aceptar nuevas responsabilidades directivas si


estás tomando altas dosis de tranquilizantes y de
medicación para el corazón?
¿Debes promocionar agresivamente una nueva
campaña de comercialización aunque te hayan
implantando recientemente un cuádruple by-pass?
¿Debes representar al sindicato en la reunión anual
aunque hayas estado llorando cada noche hasta
quedarte dormido a causa de tu reciente divorcio?

4 . Debes tener conocimiento, experiencia y perseverancia.


Cuando te comprometas con algo, mantén tu compromiso hasta el
final. La perseverancia te permitirá adquirir conocimiento y
experiencia.
Preguntas relativas al mundo de los negocios

¿Debes presentar la solicitud para el puesto de director


de departamento aunque no tengas experiencia previa
en ese campo?
¿Debes aceptar nuevas atribuciones aunque no te
sientas cómodo con algunos requisitos del puesto y sólo
lleves dos meses en ese trabajo?
¿Estás dispuesto a llevar adelante un proyecto difícil
hasta su conclusión aunque a veces te sientas
descorazonado?

5 . También debes entender la verdadera naturaleza de los


riesgos que corres y de los riesgos que pides a otros que corran junto
a ti. No tener en cuenta los riesgos implicados puede resultar
desastroso. El león siempre observa su presa con cuidado y calcula
los riesgos antes de saltar al ataque.
Preguntas relativas al mundo de los negocios

¿Estás dispuesto a soportar la desaprobación y las


críticas de tus colegas y compañeros de trabajo si te
ascienden al puesto de supervisor?
¿Correrá peligro la supervivencia de la empresa si se
construye esa nueva planta?
Si fracasa esa nueva idea, ¿cuántos empleos se
perderán? ¿Conservarás tu trabajo?
¿Va en beneficio de todos los implicados la fusión con
esa gran empresa o sólo parece conveniente sobre el
papel?
Si fracasas, ¿estás dispuesto a asumir las
consecuencias?

6. Paradójicamente, cuando invocas un poder mayor, debes


haber llegado a un estado interno en el que no te importe, desde
el punto de vista de tu ego, conseguirlo esta vez o no. Debes
estar preparado para reclamar poder una y otra vez hasta
conseguirlo. Si estás dominado por el ego y exiges tener éxito a la
primera, te estás metiendo en problemas. Tampoco puedes convertir
la petición de poder en una prueba personal para ver si eres lo
suficientemente inteligente, atractivo o astuto. Estas estrategias te
distraerán de tu objetivo y te llevarán directamente al fracaso.
Al zorro no le preocupa si es lo suficientemente listo para cazar su
presa. La caza tiene éxito o fracasa. El zorro come o no come. Si no
caza su presa, el zorro seguirá intentándolo una y otra vez hasta que
consiga comer. No está intentando probarse nada a sí mismo, y tú
tampoco deberías hacerlo.
Preguntas relativas al mundo de los negocios

¿Debes pedir un aumento al jefe para averiguar qué


opina de ti?
¿Qué pasará con tu autoestima si el comité no acepta tu
diseño para el nuevo producto?
¿Estás dispuesto a volver a solicitar el puesto de
dirección aunque fueras descartado la primera vez?

7. Debes actuar sin titubeos en cuanto llegues a la conclusión de


que estás preparado para invocar más poder. Debes comprometerte
totalmente, como el halcón que se lanza en picado a por su presa.
Volando a más de trescientos kilómetros por hora, no cabe duda de
que está comprometido.
Preguntas relativas al mundo de los negocios

¿Deberías decidir no ofrecer un producto después de


haber anunciado públicamente su disponibilidad
inmediata?
¿Deberías cambiar de opinión sobre el
desmantelamiento de un departamento después de
haber despedido a la mayoría del personal?
¿Puedes dudar entre despedir o no despedir a la
directora financiera cuando ya ha perdido credibilidad
ante la junta de administración?

Estas preguntas pueden parecer simplistas, y a medida que las leas


las respuestas podrían parecer evidentes, pero en el mundo real,
caracterizado por sistemas complejos, es fácil perder la perspectiva y
la claridad. Lo cierto es que muchas veces se dan respuestas necias
a preguntas como éstas, y los resultados para la empresa pueden ser
catastróficos. La solución consiste en tomar conciencia de las reglas
chamánicas para acumular poder y cumplirlas en todo momento.
Pagarás un precio por ascender un escalón en la escala de poder,
pero sufrirás consecuencias muy severas por alardear de un poder
que no te has ganado.
EL COSTE DE ANUNCIAR LA CONSECUCIÓN DEL PODER
DEMASIADO PRONTO

Anunciar arrogantemente que has conseguido una cuota específica


de poder interno o externo antes de tenerla realmente es un error
bastante común que puede tener consecuencias negativas. Reclamar
el éxito antes de tiempo ha sido el fallo de muchos jugadores del juego
del poder. En la antigua China, si el emperador enfermaba, se llamaba
a los médicos de la corte para que cuidasen de él. Si los médicos
conseguían curarlo y el emperador se recuperaba, obtenían prestigio
y recompensas económicas. Si el emperador empeoraba o moría,
podían ser ejecutados. ¡Las consecuencias no podrían ser más
drásticas! En el siglo XVIII, una serie de hombres medicina
norteamericanos fueron ejecutados por no conseguir curar a los
miembros de sus tribus que sufrían sarampión. Un chamán que
deshace el curso de acción de otro brujo más poderoso puede poner
en peligro su propia vida y la de sus familiares. En el mundo de los
chamanes y curanderos, las consecuencias del fracaso pueden ser
extremas, y por eso dan tanta importancia a estar preparados.
También por ello nos advierten contra la imprudencia de hacer
promesas que no podemos cumplir o fanfarronear egoístamente con
poderes que aún no tenemos.
En el mundo empresarial, evidentemente, las consecuencias de los
errores no son tan drásticas. Generalmente, lo peor que puede
pasarnos es que perdamos prestigio, reputación, recursos
económicos o posición. Comparadas con maldiciones y ejecuciones,
estas consecuencias son relativamente leves, y generalmente uno
puede recuperarse de ellas. Sin embargo, en el mundo de los
negocios abundan los anuncios de «tratos consumados» antes de
tiempo: una compañía o un individuo anuncia una fusión que aún no
está plenamente acordada y firmada por ambas partes; un trato
inmobiliario no es finalizado por las partes y forma la base de una
expansión del negocio; una franquicia anuncia una cuota de mercado
inflada que aún no ha sido conseguida. Estas maniobras suelen estar
impulsadas por el orgullo y pueden echar por tierra un intento de
acumular poder.
EJERCICIO 1: APUESTAS FRACASADAS

Casi todos tenemos alguna experiencia personal de haber hecho


una apuesta precipitada cuando aún no estábamos preparados. ¿Has
cometido errores de este tipo y sufrido sus consecuencias? Haz una
lista de tus errores de cálculo más vergonzosos, especialmente de
aquellos en los que anunciaste tu éxito prematuramente. Toma una
hoja de papel y anota todas las apuestas equivocadas que puedas
recordar. Estudia cuidadosamente las circunstancias y tu actitud en
aquel momento, y toma la fatídica decisión de intentar responder a
todas las preguntas siguientes: ¿Qué pensabas? ¿Qué sentías?
¿Qué creías que ibas a conseguir? ¿De dónde partía la información
que te llevó a tomar esas decisiones? ¿Qué aprendiste de anunciar tu
éxito o victoria antes de tenerlo asegurado? Como consecuencia de lo
ocurrido, ¿cómo perdiste poder? ¿Ganaste algo?
EJERCICIO 2: APUESTAS FUTURAS

Lee las preguntas siguientes y trata de responderlas con toda la


honestidad posible:
¿Cuál es la siguiente oportunidad de ampliar tu poder que se te va a
presentar en tu trabajo? ¿Estás preparado para ella? ¿Cómo sabrás
que estás preparado? ¿Cómo puedes prepararte? ¿Qué sacrificarás
para estar preparado? ¿Qué riesgos implica tu apuesta por conseguir
poder? ¿Estás preparado para asumirlos? ¿Hasta qué punto estás
implicado en el resultado? ¿Te sentirás devastado si fracasas?
¿Cuándo será el momento de actuar sin titubeos?

RESUMEN
Conceptos que es importante recordar

Reglas que debes observar cuando reclamas poder:

1. Prepárate, porque de otro modo sufrirás una derrota humillante.


2. Tienes que tener un modo de saber cuándo estás preparado.
3. Cuida tu preparación psicológica, física, emocional y
espiritualmente.
4. Demuestra conocimiento, experiencia y perseverancia.
5. Entiende la naturaleza de los riesgos.
6. No te impliques personalmente en la adquisición de poder.
7. Actúa sin titubeos.

Nunca anuncies un logro antes de tenerlo confirmado.


Capítulo 9

EL PRECIO DEL PODER

El conocimiento siempre es mayor y más poderoso que


el hombre. Recorrer el sendero del conocimiento es luchar
por la supervivencia; por tanto, si emprendes este camino
para aprender, debes estar preparado para luchar como si
tu vida dependiera de ello.
Theun MARES, Return of the Warriors:
The Toltec Teachings
La incomodidad incesante afila la acción y revela nuevas
posibilidades.
Richard PASCALE, Mark MILLEMAN y Lind GIOJA,
Surfing the Edge of Chaos

REGLA 4 (continuación)

El camino del poder es caro: siempre


hay que pagar un precio por el verdadero poder

Ahora estamos preparados para ahondar más en la regla 4: el


verdadero poder siempre tiene un precio. Puedes reclamar poder en
cualquier momento y tan frecuentemente como desees, pero serás
puesto a prueba para comprobar que estás preparado y lo mereces.
Hemos aprendido repetidamente de nuestros profesores y de
nuestra propia experiencia que reclamar poder, tanto visible como
invisible, siempre tiene un precio. En términos de poder no existe tal
cosa como una comida gratuita, y así ocurre también en la naturaleza.
La consecuencia de ser un gran río es que dejas de ser un pequeño
arroyo. El resultado de ser un oso gris adulto es que ya no eres un
osezno. La tasa que la naturaleza te hace pagar por convertirte en
árbol es que dejas de ser una semilla. En el entorno natural estos
precios y costes no se cuestionan. Los aceptamos y comprendemos
al nivel más profundo.
Sin embargo, los seres humanos tenemos ideas muy particulares
respecto al intercambio natural de la vida. Sólo los humanos
pensamos que podemos hacer trampa en este proceso, conseguir
algo a cambio de nada, y obtener bienes sin pagar su precio. Mucha
gente cree que puede pedir más poder sin pagar ningún precio por
ello: quizás esto explique la enorme popularidad de las loterías, de los
concursos y de los juegos de azar, que prometen hacerle a uno
multimillonario con sólo girar una rueda o tirar los dados.
Otra gran fantasía de nuestra cultura es creer que el dinero, la
influencia, la fama y el éxito supondrán un gran descanso y traerán la
felicidad y la liberación de todo sufrimiento. La mayoría de la gente
nunca proyecta sus pensamientos más allá de lo necesario para
alcanzar su objetivo inmediato, de modo que no se dan cuenta de que
dicho objetivo lleva adosada una etiqueta con su precio.
Una vez más, la regla chamánica es que siempre hay un precio que
pagar por esas ganancias repentinas, por esos aumentos de
popularidad, por esa mayor afluencia e influencia. Es posible que el
precio no sea aparente; muchas experiencias de la vida no llevan
pegada una etiqueta evidente o fija. Parecen gratuitas, como una
manzana dorada que espera ser arrancada. De hecho, muy a
menudo, el precio del poder está oculto y es misterioso,
presentándose posteriormente como una deuda que sólo el tiempo
revela.
Tal como nosotros lo entendemos, éste es el verdadero significado
de la alegoría de Adán y Eva en el Jardín del Edén. Si los primeros
padres comían del árbol del conocimiento, tendrían que pagar un
precio. ¿Fue esto algo malo? Nosotros diríamos que no, que no fue
malo: ellos eligieron jugar el juego de la vida, y ese juego tenía un
precio. ¿Cuál era el precio? Simple: sacrificaron su nivel de
comodidad; ése es el precio que un chamán nunca debe olvidar.
Acumular poder, crecer y expandirse es un proceso incómodo que
requerirá grandes sacrificios a lo largo del camino. No hay comidas
gratuitas. Convertirse en alguien verdaderamente poderoso nunca es
un proceso cómodo.
Desde nuestro punto de vista, apostar por las formas externas de
poder, como la opulencia y la influencia pública, a menudo conlleva
pagar un precio en tiempo y dinero. La apuesta por este tipo de poder
visible está plagada de escollos a menos que uno haya acumulado
suficiente poder interno para llevarla adelante con integridad e
impecabilidad. Podemos caer en la tentación de la avaricia y hacer
trampas para conseguir más y mejores cosas más rápidamente. Si
eliges hacer trampas, entonces parte del precio que pagas es perder
tu integridad e impecabilidad. Sin integridad e impecabilidad, pierdes
tu poder invisible y te debilitas.
Nuestro profesor chamán huichol nos dijo una vez estas
estremecedoras palabras: «Si no mantenéis vuestra palabra, si
pensáis que podéis hacer lo que os venga en gana porque no hay
nadie allí para poneros la mano encima, si pensáis que podéis mentir
y engañar, entonces sois unos necios. ¡Comportarse sin integridad es
como permitir que los ladrones y asesinos campen libremente por
vuestra casa!»
Como mucha gente no sabe nada del poder interno, incurre en
grandes riesgos al pedir poder visible sin haber creado ningún
cimiento en el que apoyarse. No es de extrañar que sufran duros
reveses y acaben muy desengañados.
Mucha gente del mundo empresarial cae en desgracia a causa de la
avaricia, de la falta de integridad y de intentos de hacer trampas en el
juego. Desde la perspectiva chamánica, hacer trampas es una
estupidez, porque el juego del poder es absolutamente despiadado.
Las consecuencias serán horrendas, y sin duda habrá consecuencias.
Jugar con el poder externo sin desarrollar el poder interno es garantía
de desastre.
Apostar por el poder interno cuesta tiempo y energía, y aún es más
costoso en términos de sacrificar creencias y actitudes que nos
acompañan desde hace mucho tiempo. El poder interno aún es más
difícil de manejar que el poder externo y visible. Si apuestas por el
poder interno, siempre serás puesto a prueba para comprobar cómo
lo gestionas.

PRUEBAS E INICIACIONES

En sentido chamánico, cuando tu apuesta por el poder triunfa, su


éxito siempre es reconocido por algún tipo de iniciación. Tanto las
iniciaciones internas como las externas indican niveles crecientes de
poder. Muchas expansiones visibles del poder personal vienen de
iniciaciones formales y culturalmente aceptadas. Dichas iniciaciones
palidecen cuando se las compara con la escala de iniciaciones
internas, que nos hacen afrontar nuestros mayores miedos. Las
iniciaciones internas suelen ir acompañadas de brotes de alteración
emocional extrema.
Las iniciaciones externas adquieren la forma de ritos de tránsito
sociales, como graduaciones, licenciaturas, promociones, premios
económicos y privilegios. Estas iniciaciones son importantes porque
dan legitimidad a nuestro nuevo lugar en la sociedad y si bien
establecen el derecho individual a ascender en la escala social,
depende de la propia persona probar su capacidad a largo plazo.
Ahora, como ejemplo, veamos una prueba iniciática superada por
José:
Al completar los cursos preparatorios para el doctorado, tuve que
realizar una serie de exámenes orales y escritos antes de poder dar la
disertación final. Saqué óptimos resultados en todos los exámenes
orales, pero fallé en estadística, mi némesis. Para empeorar las
cosas, tenía un sentimiento bastante negativo hacia el profesor de
estadística, el encargado de evaluar mi examen. Desde el principio
tuvimos una relación conflictiva; él me trataba como si yo fuera un
incompetente y yo sentía muy poco respeto por él porque no me
parecía un hombre honesto.
El siguiente examen estaba programado para dentro de seis meses,
y estudié como loco para prepararlo. Tomé clases particulares y
aprendí más estadística que en toda mi vida. Por fin llegó la fecha,
hice el examen y esperé seis semanas a conocer el resultado. Había
vuelto a suspender.
Me sentí abrumado por el dolor, la ansiedad y la ira. Tuve que
esperar otros seis meses. Si no aprobaba esta tercera vez, agotaba
las convocatorias y no conseguiría el doctorado, aunque había
completado todos los cursos prácticos y tenía bien avanzado el
trabajo de la disertación doctoral. Volví a estudiar, recibí más clases
particulares y me preparé de todas las maneras posibles. Pedí a mis
amigos que rezaran por mí. Me visualicé aprobando y trabajé con
afirmaciones para mejorar mi actitud. Incluso me sometí a hipnosis
para poder estar relajado durante el examen y recordar la información
exacta.
La semana anterior al examen me fui del país durante un par de
días para estar solo en la naturaleza y relajarme. Consulté
internamente una y otra vez y siempre recibía el mensaje de que todo
estaba en orden y aprobaría el examen. A modo de confirmación
observé, mientras salía a un mirador, que un halcón volaba dibujando
varios círculos sobre mi cabeza. Me sentía confiado y seguro de
aprobar.
Llegó la fecha señalada, hice el examen y tuve la sensación de
haber respondido acertadamente. Una vez más esperé las seis
semanas y cuando, jadeando, abrí la hoja de resultados, me quedé
horrorizado. Leí con profunda conmoción que había suspendido por
tercera y última vez. La hoja estaba firmada por el abominable
profesor. No figuraban explicaciones adicionales, ni indicaciones
respecto a mis fallos y a los problemas que había hecho mal. Me
quedé sumido en la desesperación, sintiendo graves dudas respecto a
las señales y mensajes internos que había recibido. Pasé varios días
en un estado de estupor. Entonces, misteriosamente, llegó por correo
otro sobre de papel Manila; éste contenía una copia de mi examen
con la calificación de aprobado firmada por el decano. Nunca dudé de
esta segunda carta. Continué mis estudios y recibí el doctorado sin
saber exactamente qué había pasado, aunque sospechaba que el
decano había revisado mi examen y había decidido imponer su criterio
sobre el de mi profesor y enemigo.
Un año después leí en un boletín oficial que a dicho profesor le
habían retirado la licencia por fraude. La noticia no me sorprendió;
estaba convencido de que su actitud podía provocar problemas muy
serios.
¿Qué puede aprenderse de esta difícil experiencia iniciática?

1. Que las pruebas e iniciaciones pueden tomar la forma de los


sucesos más ordinarios, como exámenes académicos,
entrevistas y solicitudes de empleo.
2. Sabes que tu poder está siendo puesto a prueba cuando
encuentras obstáculos aparentemente insuperables en tu camino
y tienes que ahondar en tus propios recursos para poder
superarlos.
3. En ciertos momentos, durante una prueba de poder, es muy
probable que te sientas frustrado y descontrolado porque eres
incapaz de cambiar los sucesos que se desarrollan a tu
alrededor.
4. Durante una prueba o iniciación podrías encontrarte con un
antagonista que te complique la vida.
5. En una prueba de poder siempre contarás con un ayudante
secreto o aliado. No sabrás dónde, cómo, ni cuándo aparecerá,
pero te aconsejamos que nunca rechaces ni cuestiones su ayuda.
6. Una prueba de poder puede llevarte al límite absoluto de tu
resistencia; en otras palabras, pondrá tu ego de rodillas.
7. Durante una prueba de poder tendrás oportunidad de echar mano
de todos tus recursos y habilidades. Parte de la prueba consiste
en dudar de la eficacia de tus conocimientos.

Las iniciaciones al poder interno raras veces ocurren a la vista del


público o del entorno social. A menudo son profundos reconocimientos
personales resultantes de difíciles pruebas y desafíos internos y
externos. No suele haber indicaciones visibles de que se ha pasado la
prueba, y estas iniciaciones no pueden ser anunciadas ni escribirse
detrás de tu nombre como si fueran credenciales.
La prueba de haber superado un desafío está en tu capacidad de
asumir nuevas responsabilidades y de manejar el poder más
eficazmente. El indicador de que has pasado una iniciación es que
afluye a ti un poder reconocible.
Nuestro amigo y colega Brian Arthur, un economista de renombre
internacional, sentía un fuerte impulso interno de escribir un libro que
resumiera sus últimas teorías sobre las estructuras económicas
cambiantes y la nueva economía generada por la rápida proliferación
de la alta tecnología. Antes de empezar su obra, escuchó una voz
interna que le decía que pasase algún tiempo interiorizándose en la
naturaleza. Eso le permitiría escribir el libro.
Sin dudarlo, canceló importantes reuniones y obligaciones y se
dirigió a Baja California, México, donde pasó dos semanas en la
soledad de aquellas desoladas costas. Dedicó aquellos días a ayunar,
a contemplar, a observar la espuma y los pájaros, a sentir el viento y
a observar sus estados internos. Pasó largos periodos de
aburrimiento durante aquella estancia entre los acantilados que miran
al Pacífico.
Durante mucho tiempo no experimentó nada, ni pensamientos
profundos, ni comprensiones, ni experiencias religiosas. Y tuvo que
soportar las moscas, la arena levantada por el viento del desierto, el
calor y un grave esguince de tobillo; en muchos momentos se
preguntaba qué hacía allí. El último día —quemado por el sol y el
viento, y más delgado— recogió su equipaje y montó en su coche;
sentía que no había descubierto nada nuevo o especialmente
interesante para su libro.
Cuando volvió a Estados Unidos, se sentó frente al ordenador y las
ideas empezaron a fluir. Tenía tanta energía que escribía día y noche,
y apenas tenía tiempo de anotar todos los pensamientos que le
venían a la cabeza.
Existen varias claves importantes para entender esta poderosa
experiencia iniciática:

1. Brian escuchó una voz interna que le decía que hiciera algo
complicado y que tenía muchos inconvenientes; era costoso en
tiempo y en ingresos perdidos, además de incómodo física y
emocionalmente.
2. Nuestro colega Brian no contaba con el apoyo de ninguna
empresa o asociación que apoyara su experiencia en la
naturaleza.
3. No trajo consigo ninguna recompensa visible de la experiencia, ni
certificados, ni credenciales, ni ascensos que compensaran sus
esfuerzos.
4. Había poca gente a la que pudiera contar su experiencia con la
garantía de ser entendido.
5. No podía saber de antemano si sus esfuerzos serían fructíferos.
6. Realizó el viaje y mantuvo su empeño, a pesar de los ingresos
sacrificados, de las molestias causadas a sí mismo y a los
demás, de tener que soportar la incomodidad, el parloteo mental
y el aburrimiento.
7. Durante el tiempo que pasó Brian en la costa del desierto no
recibió ninguna revelación, aunque posteriormente pudo disfrutar
de un intenso flujo de comprensiones y claridad.
CUATRO CUALIDADES PARA TRIUNFAR UNA PRUEBA DE
PODER

Necesitarás estas cuatro cualidades si quieres crear las condiciones


necesarias para triunfar en una prueba de poder o iniciación. Aunque
se manifiesten de manera diferente, las cualidades son las mismas
tanto si se trata de una iniciación al poder interno como al poder
externo. Las cualidades son: compromiso, sacrificio, perseverancia y
fe.
El compromiso ya acompañó tu decisión original de reclamar más
poder. El objetivo, el resultado final que esperas conseguir, es un
reflejo de tu compromiso. Recordarlo te mantendrá bien encaminado y
te ayudará a entender por qué estás pasando esa iniciación.
José podría haber renunciado al sueño de ser doctor después de
suspender el examen la primera o la segunda vez, pero su
compromiso con cierto trabajo en el mundo le exigía que tuviera esa
credencial. Brian, el economista, estaba comprometido con su objetivo
de escribir un libro.
La cualidad sacrificio: ésta es una cualidad que las personas adictas
a la comodidad y a la gratificación instantánea no comprenden ni
experimentan. Lo que sacrificas durante una prueba es tu actual nivel
de comodidad, tus ideas preconcebidas, tus actitudes. Si estás
ampliando tu negocio, tus archivos y métodos de trabajo pueden ser
un caos durante algún tiempo; sin embargo, un sacrificio así conlleva
grandes beneficios potenciales. En este caso, la prueba y la iniciación
podría consistir en perder muchos de tus empleados cuyos niveles de
comodidad se han visto amenazados, o puede que tengas que
afrontar críticas inesperadas de tus competidores, o que
experimentes dificultades para obtener el crédito que necesitas para
tu negocio. José tuvo que sacrificar dos cosas: tiempo y su imagen
personal. En el caso de Brian, el sacrificio consistía en arriesgarse a
ser criticado por sus amigos y compañeros de trabajo, y soportar una
situación de aguda incomodidad física.
En el caso más típico, el sacrificio al que uno debe someterse
durante una prueba o iniciación incluye la renuncia temporal a verse y
considerarse una persona competente, experta, productiva y exitosa.
Perseverancia: es la cualidad que te hace mantenerte en la brecha
durante la iniciación. Impide que te rindas y hace que lo intentes una y
otra vez, aprendiendo de tus errores. Si los niños pequeños
renunciaran a andar después de los primeros intentos de dar unos
pasos, nadie caminaría nunca. Los escaladores tienen una
experiencia directa de esta cualidad porque sus vidas muchas veces
dependen de su perseverancia. Cualquiera que haya escalado una
montaña y coronado su cima estará de acuerdo en que ésta es una
iniciación válida que conduce a un poder mayor.
Por último, la fe es esencial. Ninguna iniciación o prueba puede
resolverse con éxito sin una gran fe. La fe es la cualidad que nos hace
perseverar cuando parece que las cosas ya no tienen sentido. La fe
hace que la revelación final se presente en el momento justo en una
iniciación relacionada con el poder interno, y garantiza el éxito en una
iniciación relacionada con el poder externo. Brian Arthur tenía fe en
que el tiempo pasado en soledad sería fructífero y le llevaría a un
notable aumento de la productividad y a un mayor flujo de
comprensión, aunque no experimentara nada de esto durante su
estancia en la soledad del desierto. José tuvo que soportar momentos
de desesperación, pero tenía fe en que el trabajo duro, el estudio, el
sacrificio y la perseverancia le garantizarían finalmente el doctorado.
Si tienes fe, no siempre tienes que saber todos los pasos que te
llevarán a superar la prueba con éxito. Podrás confiar en que lo que
no puedes ver ni entender te dirigirá a buen puerto, siempre que al
reclamar poder cuentes con todos los ingredientes adecuados.
EJERCICIO: RECLAMAR PODER

Considera algunas de las apuestas para conseguir poder que has


hecho en tu vida. ¿Cuál fue su precio? ¿Qué tipo de incomodidades
tuviste que soportar? ¿Qué iniciaciones superaste y cómo fue el
proceso? ¿Fueron iniciaciones externas o profundas iniciaciones
internas?
¿Con qué estás comprometido en tu trabajo? ¿Qué sacrificios has
tenido que hacer para llegar donde ahora estás? ¿Eran los sacrificios
demasiado exigentes para tus ambiciones? ¿Han merecido la pena?
¿Qué te ha ayudado a perseverar en los momentos difíciles? ¿Qué te
ayudó a mantener tu fe en que lo conseguirías?

RESUMEN
Conceptos que es importante recordar

Según la tradición chamánica, pedir poder, tanto visible


como invisible, siempre tiene un precio.
El precio del poder será tu propio nivel de comodidad.
Una apuesta por el poder que se resuelve con éxito
siempre es reconocida por una iniciación.
Las iniciaciones, tanto internas como externas, indican
niveles crecientes de poder.
Las cuatro cualidades necesarias para superar con éxito
una prueba o iniciación son:

1. Compromiso.
2. Sacrificio.
3. Perseverancia.
4. Fe.
SEGUNDA PARTE

Equilibrar el poder
Capítulo 10

LOS CINCO VALORES CHAMÁNICOS

No asociarse con los necios


Estar con los sabios,
Honrar a los dignos,
Ésta es la bendición suprema.
BUDA
Haz que tus acompañantes mantengan una fuerte
relación de compañía.
Harvey MACKAY, Pushing the Envelope

REGLA 3 (continuación)

El poder es neutral en sí mismo. No es ni bueno ni malo.


Simplemente es. Tu manera de gestionarlo determina las
consecuencias positivas o negativas de su utilización para ti
mismo y para los demás

Respetando esta regla, los chamanes ejercen el poder de muchas


maneras distintas. Algunos lo usan compasiva y productivamente,
mientras que otros usan el poder para fines negativos. El poder
mismo es neutral y a medida que los chamanes recorren las etapas
de su desarrollo personal, aprenden a manejarlo sin apego.
Esto, que es cierto para los chamanes, también es cierto para
cualquier otra persona. Sería muy simplista asumir que todos los
chamanes son grandes maestros, sabios profesores o personas
excepcionales. Los chamanes surgen del gran colectivo humano y,
por tanto, en ese selecto grupo de personas encontramos todos los
aspectos de la naturaleza humana. Como el resto de la gente, los
chamanes exhiben distintas habilidades, talentos, sistemas de valores
y motivos, y tienen distintos grados de evolución dentro de su
vocación.
Dentro de su colectivo, los chamanes diferencian entre el aprendiz,
el individuo promedio, el que es bueno en su labor y el verdadero
maestro. Examinando las distintas categorías de la experiencia
chamánica podemos empezar a entender también las categorías que
diferencian a la gente del mundo empresarial, porque son las mismas.

HABILIDADES

La primera categoría guarda relación con el nivel de habilidad.


Obviamente un chamán será más hábil que otro, independientemente
de sus años de experiencia. Un chamán puede ser capaz de atraer la
lluvia, puede ser un gran narrador de historias, puede tener visión
remota y un gran don de curación. Otro puede tener el «ojo fuerte», el
don de ver el futuro, puede celebrar excelentes ceremonias y tener un
gran sentido del humor.

EXPERIENCIA

En este área, un chamán puede tener cincuenta años de


experiencia y otro diez. Como todos sabemos, la experiencia no lo es
todo, aunque es muy importante. Un chamán puede tener amplia
experiencia en el uso de plantas medicinales, mientras que otro será
un aprendiz en este campo.

TALENTO

La tercera categoría es el talento. Un chamán puede tener mucho


más talento que otro, independientemente de la cantidad de
habilidades y de los años de experiencia. Un joven chamán peruano
de poco más de veinte años es muy respetado y admirado por sus
colegas, que tienen entre sesenta y setenta años; incluso acuden a él
para que les aconseje en muchos asuntos.

VALORES

La cuarta categoría, los valores, es la más importante. Los valores


están relacionados con aquello que el chamán considera significativo e
importante, y determinan lo que un chamán hará o no hará con sus
poderes, habilidades y conocimientos. Son precisamente los valores
los que motivan a los chamanes a comportarse de cierta manera con
relación a la integridad, el servicio, la brujería, la sanación, la
influencia pública, etc. Como esta cuarta categoría es la más
importante, es conveniente enfocarse en ella y tratar de entender los
sistemas de valores de los chamanes. Hecho esto, podremos analizar
el paralelismo con los valores del mundo empresarial. Hemos
comprobado que entender este aspecto de la vida chamánica es clave
para entender el poder.
Existen cinco sistemas de valores que influyen en la conducta de los
chamanes. Como los antropólogos no han conseguido diferenciarlos,
tampoco han logrado entender gran cosa de los chamanes y sus
actividades. O bien los han rodeado de un halo de romanticismo, o los
han descartado de un plumazo, considerándolos personas primitivas.
Ninguna de estas visiones extremas es exacta. La verdad es que los
chamanes son como todo en la vida: algunos mediocres y otros,
geniales. Queremos averiguar qué es lo que convierte a un chamán
en un maestro porque eso nos permitirá identificar las características
de los grandes líderes del mundo empresarial y de las organizaciones.
Estos cinco sistemas de valores permiten al chamán ascender en la
escala evolutiva, haciéndole avanzar hacia niveles superiores de
sofisticación, conocimiento y poder.
CHAMANES ORIENTADOS HACIA LA SUPERVIVENCIA

El primero y más primitivo de los sistemas de valores chamánicos


es el orientado a la supervivencia. Los chamanes orientados
principalmente hacia la supervivencia tienden a ser muy
supersticiosos, temerosos, y están dispuestos a hacer cualquier cosa
por sobrevivir. Esto puede incluir asesinar a sus oponentes, lanzar
maldiciones y practicar la magia negra para dañar a otros y conseguir
sus objetivos egoístas. Son absolutamente despiadados, no se puede
razonar con ellos y no entienden conceptos como servicio, amor,
interrelación y desinterés. Cualquiera que desee llevar una vida
pacífica y feliz debe considerarlos muy peligrosos y evitarlos. Aunque
tienen cierta clase de poder, no se les puede considerar poderosos.
Es posible encontrar individuos de esta ralea en el mundo de los
negocios: psicópatas, falsos artistas absolutamente despiadados,
personas que toman sustancias dañinas e individuos dispuestos a
sobornar, poner anzuelos y tender trampas recurriendo a trucos
sucios para llevar adelante sus planes. Siempre crean discordia y
conflicto, y acaban perdiendo su poder inevitablemente.
CHAMANES ORIENTADOS A SEGUIR LAS REGLAS

El siguiente paso evolutivo en el mundo chamánico está


representado por el chamán orientado a seguir las reglas. Este
tránsito es similar al de un niño cuando deja de ser un bebé y empieza
a gatear. Los chamanes que siguen las reglas tienden a ser rígidos,
ortodoxos e inflexibles. No se desvían de lo que se les ha enseñado y
lo hacen todo de acuerdo al conjunto de rituales exacto y
preestablecido. No son seres psicológicamente sofisticados e
intuitivos, y tienden a culpar de sus problemas a los demás y a las
fuerzas externas: un dolor de cabeza siempre es una maldición
enviada por un adversario; una desgracia o la pérdida de un objetivo
siempre están causadas por un pariente enemistado o un oponente.
Esta forma de pensar hace que justifiquen los daños causados a otros
y que perciban a los demás como enemigos. Estos chamanes suelen
batallar con otros colegas porque se adhieren a sistemas de creencias
limitados que les enfrentan a otras reglas y tradiciones.
El mundo de los negocios está lleno de burócratas de mente
estrecha y pensamiento inflexible, apegados a métodos tradicionales
trasnochados, protectores de tu terreno y proclives a culpar a los
demás de los problemas. Tratan de mantener el statu quo aunque se
produzcan grandes cambios a su alrededor. No se llevan bien con las
fuerzas del cambio, tratan de aferrarse a su seguridad y se resisten a
lo que no comprenden. El resultado, evidentemente, es una pérdida
de poder.
CHAMANES ORIENTADOS HACIA EL ÉXITO

Después de la rigidez característica del chamán orientado hacia las


reglas viene el siguiente nivel de desarrollo: la orientación hacia el
éxito; en esta etapa evolutiva podemos comparar los intereses del
chamán con los de un niño de más edad (tres a diez años). Los
chamanes orientados al éxito tienden a dar prioridad a su reputación.
Lo importante y significativo para ellos es darse a conocer, ser muy
influyentes y tener mucho éxito, independientemente de los medios
empleados para ello. Les suele gustar la guerra psicológica, sacar
partido de las debilidades ajenas y son políticamente sofisticados,
promocionando su propio éxito sin rubor. Quieren ganar a toda costa,
y están muy dispuestos a sacrificar a otros en el altar de sus deseos
de triunfo. Para estos chamanes, la apariencia lo es todo. En Filipinas,
algunos cirujanos psíquicos de gran reputación y fortuna usan
regularmente trucos de manos para engañar a sus pacientes,
haciéndoles creer que les han extirpado tumores y cánceres. No todos
los cirujanos psíquicos se comportan así, pero muchos de ellos lo
hacen.
Estos chamanes se centran principalmente en el poder visible, y
suelen ser bastante hábiles a la hora de manipular fuerzas físicas
para conseguir lo que desean.
En el mundo de los negocios, la orientación al éxito es parte
fundamental del juego, y todos los jugadores deben tener esta
motivación en cierta medida para estar dispuestos a jugar. No
obstante, hay una gran diferencia entre una persona cuya principal
motivación es ganar a toda costa y otra que cree prioritario ganar,
pero concede aún más importancia a la calidad y al servicio ofrecido.
El sistema de valores del primero de estos tipos humanos hace que el
jefe cargue de trabajo a los empleados y alargue la jornada laboral
para incrementar su margen de beneficios. La miopía de este
planteamiento se revela en una fuerza laboral exhausta y
desmoralizada, siempre temerosa de no parecer suficientemente
ocupada. Este tipo de hombre de negocios no se detiene ante nada
para ganar el juego, aunque el resultado robe al público los productos
más avanzados o de mejor calidad. Los estudios recientemente
realizados en la industria informática apuntan claramente que esta
filosofía es la principal fuerza motivadora de todos los grandes
jugadores. Desde nuestro punto de vista, esta forma de jugar siempre
se cobrará el alto precio de una pérdida de poder.
CHAMANES ORIENTADOS HACIA LA RELACIÓN

La etapa siguiente en la escala evolutiva del chamán es estar


principalmente motivado por el servicio a los demás. Aquí el niño ha
crecido y ya está en la etapa juvenil. Ahora el chamán está más
orientado hacia las relaciones, y el deseo de triunfar a toda costa da
paso al deseo de curarse y ser útil a los demás. Cuando llega a este
nivel de sofisticación, el chamán está dispuesto a renunciar
ocasionalmente a sus honorarios, a ofrecer su tiempo y a realizar un
esfuerzo extra para ayudar a los menos afortunados. Lo que estos
chamanes pierden en tiempo y dinero por dedicarse a las personas
con dificultades lo recuperan fácilmente de los que tienen más
medios. Este cambio de valores representa un importante aumento de
poder porque, en este nivel superior de comprensión, el chamán
puede operar desde una posición donde las diferencias y las
separaciones entre las personas desaparecen, y cuanto menor es la
separación, mayor es el poder curativo del chamán.
Los chamanes orientados hacia la relación tienden a mantener
relaciones estrechas entre ellos mismos y con los demás, y esto les
permite profundizar en su interior para acceder al poder y al
conocimiento que se les niega a los chamanes externamente
orientados que buscan el poder visible mediante la intimidación y la
manipulación. La energía asociada a esta conducta autocentrada se
libera para ser puesta al servicio del mundo en general.
Los chamanes orientados hacia la relación tienen una profunda
comprensión psicológica de los demás. Operan desde una posición de
flexibilidad y harán todo lo necesario para ayudar a los demás en sus
dificultades. No recurren forzosamente a la tradición para que les diga
qué hacer, y más bien se dejan llevar por su propia autoridad interna.
Una de las desventajas de esta orientación es que a veces los
chamanes no tienen en cuenta su propio bienestar y trabajan hasta la
extenuación.
En el mundo empresarial, la persona orientada hacia la relación
pertenece a una nueva generación de directivos. El mundo de los
negocios es cada vez más sensible a la influencia de esta orientación,
que trata de cambiar un estilo de dirección más vertical por otro más
horizontal. Los nuevos directivos valoran al trabajador y sienten que
los beneficios a largo plazo son mucho mayores cuando se aplican
políticas que mantienen contento y satisfecho al empleado que con
políticas que casi reproducen las condiciones de esclavitud. Los
directivos orientados hacia la relación se preocupan por sus
empleados, trabajan codo con codo con ellos y hacen de la
comunicación de calidad una de sus grandes prioridades. El resultado,
por supuesto, es un incremento del poder de todos los implicados.
LOS CHAMANES FILOSÓFICAMENTE ORIENTADOS

Los chamanes filosóficamente orientados son los maestros


chamanes, los líderes verdaderamente notables cuyos perfiles se
destacan sobre sus pares. Ahora el joven ha crecido hasta convertirse
en un anciano sabio. Estos chamanes tienen tanto poder personal que
no necesitan dedicar energía a la autodefensa ni a la autopromoción.
No crean héroes, no buscan la aprobación de las autoridades y
pueden hallar respuestas a sus preguntas mirando en lo profundo de
sí mismos para confirmar lo que creen cierto.
Los chamanes filosóficamente orientados son muy intuitivos, siendo
capaces de ver con su poderoso ojo lo que hay en los demás como si
fueran transparentes. Tienden a ser directos y despiadadamente
honestos, pero al mismo tiempo profundamente compasivos y
amorosos. No son marionetas de nadie, y provocan el respeto incluso
de quienes no están de acuerdo con ellos y de sus opositores. No
están apegados a ningún protocolo, formas fijas o rituales, siendo
siempre espontáneos y flexibles, y sorprendiendo constantemente a
los demás con soluciones imprevisibles pero brillantes. Están
desapegados de las apariencias y de los signos externos de éxito, y
completamente dedicados a la búsqueda de la verdad. Han
despertado de la hipnosis colectiva, del trance amnésico en el que
está sumido la mayoría de la gente. Su prioridad es la impecabilidad
de pensamiento, palabra y obra. Se dan cuenta de que son totalmente
responsables de lo que dicen y de cómo lo dicen, y de que culpar a
otros es pura necedad.
Su intención y atención están tan desarrolladas que pueden
suspender temporalmente el operar de las leyes físicas ordinarias
para influir en el desarrollo de los acontecimientos. Muchos de ellos
pueden incluso comunicarse con los elementos hasta el punto de
alterar el tiempo atmosférico por el bienestar de su gente.
Los chamanes filosóficamente orientados son conscientes de esta
importante verdad: para conseguir el fin deseado, deben abandonar
todo apego al resultado. Ellos no son poderosos porque quieren el
poder; son poderosos porque no están apegados a su propio poder y
están dispuestos a renunciar a él si creen que ésa es la mejor opción.
Este tipo de maestros chamanes parecen tener un sentido del
humor bastante radical, y a menudo son increíblemente irreverentes.
Simplemente no les importa lo que piensen los demás, y esto les da
una eficacia y una sabiduría enormes. Son disciplinados pero
relajados, dominantes pero sumisos, fuertes y sin embargo humildes.
Son absolutamente serios, y sin embargo tienen un destello en los
ojos; son indescriptibles e inolvidables.
Los valores de los líderes empresariales filosóficamente orientados
no son muy diferentes de los valores de los maestros chamanes;
estos sujetos son realmente maestros de sí mismos, aunque lleven
puesto otro tipo de traje. Son abrumadoramente sinceros, muy
atentos y disciplinados, y sin embargo parecen calmados y relajados,
incluso livianos. No están atados a convenciones, y siempre están
dispuestos a asumir riesgos y abandonar viejos sistemas y métodos
por otros nuevos.
Los líderes empresariales filosóficamente orientados tienen
autoridad natural, y suscitan atención y respeto aunque lo que digan
se salga de las convenciones y de la racionalidad. No tienen miedo de
estar solos, de meditar, de reflexionar y de actuar rápidamente en
nombre de su autoridad interna. Tienen acceso al verdadero poder y
son los mejores modelos que podemos emular.

RESUMEN

Conceptos que es importante recordar

El poder mismo es neutral. No es bueno ni malo.


Lo que hagas con el poder determina las consecuencias
positivas o negativas para ti y para los demás.
Examinando las distintas categorías de la experiencia
chamánica, podemos clasificar las categorías que
distinguen a los hombres de negocios.
Podemos clasificarlas por orden de significación,
poniendo en último lugar la más importante: 1)
habilidades; 2) experiencia; 3) talento, y 4) valores.
Los valores determinan lo que los chamanes eligen
hacer con sus poderes, habilidades y conocimiento; los
valores determinan lo que un chamán está dispuesto a
hacer con su poder, habilidades y conocimiento.
Cinco conjuntos de valores forman la escala ascendente
de la evolución chamánica, que avanza hacia niveles
superiores de sofisticación, conocimiento y poder.

1. Chamanes orientados hacia la supervivencia.


2. Chamanes orientados a seguir las reglas.
3. Chamanes orientados hacia el éxito.
4. Chamanes orientados hacia la relación.
5. Chamanes filosóficamente orientados.

Estos mismos cinco conjuntos de valores se encuentran también en


el mundo de los negocios.
Capítulo 11

LAS SIETE EXPRESIONES DEL PODER

En el chamanismo mongol, el estilo de vida ideal se


describe con la palabra tegsh, que significa «estar en
equilibrio» e implica actuar con moderación y consideración
por los efectos de las propias acciones sobre los demás.
SARANGEREL, chamán mongol, Riding
Windhorses: A Journey into the Heart of
Mongolian Shamanism

REGLA 7

El poder debe ser cabalgado como el surfista cabalga una ola: el


equilibrio lo es todo en el camino del poder

LAS DISTINTAS EXPRESIONES DEL PODER

El poder no se expresa de un único modo. Los chamanes que han


conseguido verdadero conocimiento lo han sabido desde siempre e
insisten en desarrollar los distintos aspectos del individuo durante sus
prolongadas formaciones y las de sus aprendices. Ellos dicen que el
poder se expresa de siete formas diferentes.
Aunque los individuos pueden mostrar más o menos talento en
distintas áreas, todas ellas deben desarrollarse en cierta medida para
generar un mayor equilibrio de capacidades y habilidades.
Las siete formas de expresar poder son las del:
1. Artista.
2. Narrador.
3. Guerrero.
4. Jefe.
5. Sacerdote.
6. Sanador.
7. Profesor.

Estos siete modos de expresión del poder chamánico también


describen al líder ideal de un negocio u organización, que es en parte
artista, narrador de historias, guerrero, jefe, sacerdote, curandero y
profesor.
ARTISTA

Los artistas son visionarios, capaces de ver con antelación, de


penetrar en el futuro y de retratar el presente en sus obras artísticas
mediante signos y símbolos. El arte chamánico es una evidencia en
todos los continentes del mundo y nos ha dejado expresiones tan
notables como los tatuajes de los maoríes neozelandeses y de los
aborígenes de Nueva Guinea, las pinturas corporales de los
aborígenes australianos, las tallas totémicas de los inuit, el arte en
piedra de los nativos americanos, el arte rupestre de Lascaux o la
pintura de tambores de Sammi, en Finlandia.
Los chamanes tibetanos y navajos son famosos por sus elaboradas
pinturas de arena coloreada, creaciones únicas que requieren muchos
días de trabajo esforzado para ser deshechas instantáneamente en el
momento elegido. Los huicholes de México retratan sus visiones y
ceremonias en exquisitas piezas que están adquiriendo rápidamente
fama mundial. En sus trabajos con cuentas o en sus tallas de madera,
en los trabajos con plumas o esculturas, los chamanes de todo el
mundo expresan su creatividad a través del arte sagrado.
Para los chamanes, la totalidad de la vida es un flujo de creatividad
expresada de manera intensamente personal a través de la
imaginación aplicada; la vida es arte en movimiento. El chamán sabe
que el mundo es un lienzo en el que se puede pintar a voluntad. A
través de la expresión artística, los chamanes ponen riendas a las
energías creativas de la naturaleza: plantas, animales, minerales,
viento, agua y fuego. Entienden que estos elementos son canales o
vehículos de una única energía creativa procedente del mundo
espiritual.
Mediante la disciplina, los chamanes han aprendido a enfocar su
creatividad con una intención muy precisa y esa intención les lleva a
provocar sucesos en el mundo físico. Así, la talla de un pez de
madera, hecha con gratitud y conciencia, puede constituir una pesca
excelente.
Esta misma intención consciente les lleva a expresarse a través de
la danza, de la música instrumental y de la voz. Así como existen
similitudes entre las obras de arte chamánico de las diferentes
culturas, las danzas y canciones de los chamanes de todo el mundo
también comparten temas universales. Dichos temas expresan
gratitud por la ayuda recibida del mundo espiritual, la intención de que
las labores de caza o plantación sean fructíferas, o el deseo de curar
una enfermedad o remediar una dificultad. Además, las canciones y
danzas chamánicas hablan de los peligros y beneficios de interactuar
con el mundo espiritual.
Un líder magistral del mundo de los negocios también es un
visionario capaz de penetrar en el futuro y de captar las próximas
tendencias antes que nadie. Los maestros del mundo empresarial
aprecian de manera especial la belleza y la autoexpresión. Todos los
líderes visionarios del mundo corporativo que conocemos tienen un
excelente gusto para las obras de arte, y saben apreciar la música y
la buena comida. Estas tendencias artísticas no son casuales, y están
asociadas con las cualidades artístico-visionarias que los maestros
chamanes eligen cultivar.
NARRADOR

El mundo chamánico es un mundo de mitos y metáforas. En todos


los rincones del planeta los chamanes comparten mitos comunes que
describen la pérdida del paraíso: una serie de catástrofes geológicas
que separaron a los seres humanos de la gran luz celestial. Asimismo,
los mitos chamánicos hablan de un gran árbol que se eleva al cielo y
cuyas raíces rodean la tierra, dividiendo el universo en los mundos
inferior, medio y superior, cada uno de los cuales contienen las cuatro
direcciones cardinales. Estos mitos, transmitidos oralmente durante
incontables generaciones, son una especie de historia chamánica de
la evolución de la conciencia, y su preservación depende de las dotes
oratorias del chamán, dramaturgo, orador y actor.
Los chamanes confían en su carga dramática para impactar a
quienes les escuchan. Escenifican sus historias ayudándose con
danzas, canciones y expresiones coloristas. La primera forma de
teatro fue chamánica; era un método de enseñanza y una forma de
compartir con otros una intensa experiencia mística. Por tanto, los
chamanes deben cultivar la oratoria, desarrollar la capacidad de
inspirar y conmover a los miembros de sus comunidades, y practicar
el arte de la persuasión: los buenos chamanes son vendedores
magistrales.
Por supuesto, el maestro del mundo empresarial, el hombre
dinámico que debe inspirar a sus empleados para que asuman riesgos
y afronten mayores desafíos, exhibe estos mismos rasgos. Los
hombres de negocios poderosos usan metáforas, cuentan historias
visionarias e influyen, persuaden y venden sus visiones. Cuanto
mejores sean sus dotes oratorias, más poder adquieren y manifiestan.
GUERRERO

El chamanismo es reflexivo y contemplativo, pero también está


orientado a la acción. Los chamanes pasan tiempo en soledad y
meditación, pero cuando tienen que afrontar obstáculos y peligros
internos o externos también deben desarrollar el espíritu combativo y
armarse de concentración y coraje, de disciplina e intención, de
impecabilidad y confianza en sí mismos.
Un chamán necesita fuerza para soportar los rigores de la
búsqueda de la visión, del ayuno y de las largas ceremonias que
pueden requerir días y noches de cantos y tocar tambores. El chamán
lucha contra la enfermedad, la pérdida de espíritu y la nega-tividad en
nombre de la persona que viene a curarse. El chamán lucha contra la
fatiga, la distracción y la pereza en su incesante búsqueda del poder.
Los chamanes son famosos históricamente por luchar contra
demonios y espíritus malévolos. Pueden proteger a su pueblo de
espíritus negativos, de desastres naturales y de enemigos humanos o
animales. El chamán que demuestra más poder disfruta de una mayor
confianza de su pueblo.
Un gran ejemplo de guerrero-chamán fue Jerónimo, el jefe apache
que mantuvo en jaque al ejército de Estados Unidos durante años
antes de rendirse voluntariamente.
Jerónimo se ganó el mayor respeto, incluso el temor de sus
enemigos, por su total dedicación a proteger a su pueblo, por su
bravura, disciplina y por las grandes habilidades chamánicas que le
ayudaban a desaparecer con sus bravos en momentos en que la
derrota era casi segura. Incluso hoy día, Jerónimo sigue conservando
su reputación de ser el tipo de guerrero con el que no hay que
enfrentarse.
Los grandes líderes del mundo de los negocios también son buenos
guerreros. Luchan por sus empleados, luchan por preservar la
comunidad que tanto se han esforzado en crear. Luchan contra la
desmoralización, tal como los chamanes luchan contra las pérdidas de
espíritu. Luchan contra los demonios del mundo de los negocios;
batallan por sanar las profundas heridas y divisiones que surgen en
sus corporaciones.
Un gran líder del mundo de los negocios debe cultivar las mismas
virtudes que el guerrero-chamán: concentración, coraje, disciplina,
intención, impecabilidad y confianza.
JEFE

Los chamanes se esfuerzan por desarrollar sus poderes personales


y cuando lo consiguen, se convierten en líderes. Cuanto más
poderoso es un chamán, más autoridad natural tiene en su
comunidad. Los poderes chamánicos vienen de acumular aliados
animales y vegetales, y también de la maestría personal.
Los chamanes demuestran ser consumados negociadores y
comerciantes. Suelen ser los miembros más prósperos de sus
comunidades. Los chamanes poderosos consiguen atraer
magnéticamente lo que necesitan para su supervivencia personal y la
de su tribu, y a menudo proveen a los miembros menos prósperos de
su comunidad, distribuyendo sus riquezas como consideran oportuno.
Dada su capacidad de proveer y proteger a los que les rodean, los
chamanes siempre han sido los pilares de sus comunidades.
Antiguamente se esperaba que los reyes, emperadores y monarcas
también fueran chamanes, individuos que habían alcanzado la
maestría de sí mismos y habían desarrollado poderes para proteger al
reino de sus enemigos y traer prosperidad a su pueblo. La historia del
rey Arturo es un buen ejemplo del rey-chamán místico.
Los líderes empresariales más magistrales exhiben todos los
poderes del chamán-jefe: son líderes respetados y escuchados por su
sabiduría y capacidad de dirigir. Invariablemente, los líderes que
tienen este tipo de poderes saben escuchar, son buenos modelos, y
atraen riqueza y prosperidad a sus organizaciones.
SACERDOTE

Los chamanes son los sacerdotes y ministros de sus comunidades,


aunque esto no implique necesariamente que tengan autoridad sobre
nadie. Actúan como intermediarios entre el mundo de los espíritus y la
realidad ordinaria. Su gente los cree capaces de comunicarse con los
muertos, y ellos celebran ceremonias para honrar a los antepasados o
liberarles de su vinculación con la tierra. Pueden entrar a voluntad en
el mundo de la realidad no ordinaria a través de las entradas
simbólicas al mundo espiritual. Usan materiales ordinarios, como el
humo, las maracas y los tambores, para transportar su conciencia
donde deseen ir en el mundo físico o en los mundos espirituales.
Son muy respetados, y son consultores naturales para sus
comunidades.
Aunque el mundo empresarial es fundamentalmente secular y todo
lo que suene a sobrenatural le parece sospechoso, un gran líder del
mundo corporativo descubrirá que la gente muchas veces acude a él
por asuntos espirituales: inspiración, visión, comprensión e incluso
algo de ceremonial. Hemos conocido líderes empresariales que
comprendían que todo esto era parte importante de su trabajo, y
nunca perdían la oportunidad de celebrar una ceremonia en torno al
lanzamiento de un nuevo proyecto o servicio, dando un sermón
inspirado para elevar la moral, o deteniéndose a dar consejo a un
empleado que necesitaba ayuda extra.
SANADOR

El chamanismo es una tradición de curanderos y sanadores. Desde


el amanecer de los tiempos, los chamanes han sido los doctores y
curanderos de sus tribus gracias a sus conocimientos sobre hierbas,
ceremonias, oraciones y viajes al mundo de los espíritus. Tratan y
curan todo tipo de alteraciones, desde desequilibrios emocionales
hasta brotes cancerígenos y ceguera. Su conocimiento y poder ha
merecido la confianza y la fe de su gente, que confía en ellos desde la
antigüedad.
Los chamanes fueron los primeros psicoterapeutas y consejeros
matrimoniales. Su profunda comprensión del carácter y de la
personalidad, y su aguda conciencia del impacto de sus palabras,
hace que los miembros de sus comunidades acudan a ellos en busca
de terapia y consejo. A menudo se les llama para mediar en conflictos
y resolver disputas. Su disposición a soportar penurias y sacrificios
por sus comunidades inspira a sus semejantes.
Un líder magistral del mundo de los negocios también es un buen
psicólogo, cuidador y sanador, tanto de personas como de
organizaciones. Los miembros de la comunidad corporativa y
organizaciones enteras que luchan por cumplir sus misiones pueden
sufrir terribles golpes de sus competidores, de las cambiantes leyes y
de las fluctuantes condiciones. Las heridas pueden ser profundas y la
sangre puede fluir simbólicamente, tanto emocional como
financieramente. Un líder poderoso sabrá curar las heridas, levantar la
moral y encontrar soluciones a situaciones extremas. Los hombres de
negocios que también son curanderos saben diagnosticar el problema
real y abordarlo eficazmente.
PROFESOR

El profesor-chamán es un investigador del conocimiento, un


buscador de la verdad allí donde se encuentre. Conscientes del gran
poder del conocimiento y de los grandes riesgos que asumimos
cuando no lo tenemos, los chamanes dedican buena parte de su
tiempo y esfuerzo a conseguirlo. Tanto si están dando una previsión
del tiempo como prediciendo la suerte de un individuo, entran en un
mundo que otros temen hollar. Además de las dificultades propias de
su tarea, se arriesgan a perder la reputación y la confianza en ellos
depositada —a veces incluso la vida— en caso de equivocarse. Para
el chamán avanzado, el conocimiento es un gran poder que nunca
debe darse por supuesto.
Los profesores-chamanes también son ávidos estudiantes, siempre
dispuestos a aprender de sus experiencias y de sus observaciones de
todo lo que les rodea: los elementos, los mundos de las plantas y de
los animales, otros chamanes y los miembros de sus comunidades.
Los profesores magistrales siempre son buenos estudiantes,
dispuestos a aprender y a aplicar lo aprendido. Encuentran recursos
por todas partes y siempre están agradecidos a sus fuentes de
información.
Un buen líder empresarial también debe ser una persona de
conocimiento, un buen profesor, un estudiante ávido, siempre
aprendiendo de sus propios errores y también de los ajenos. Como los
buenos chamanes, los buenos líderes empresariales no confunden la
información con el conocimiento, entendiendo que la información por
sí misma es inútil, mientras que el conocimiento —saber hacer uso de
la información— es supremamente valioso.
Todas las formas de poder chamánico tienen cabida dentro de su
séptuple visión del mundo. Aunque muchas de estas formas de poder
se superponen, cada una de ellas refleja una cualidad única del
chamanismo que es esencial para el éxito. Cuando vemos el poder
resultante de desarrollar los siete aspectos del maestro chamán,
podemos entender por qué el chamanismo ha sobrevivido a las
grandes pruebas del tiempo y de los cambios culturales, y por qué
sigue sobreviviendo incluso en presencia de la ciencia moderna, de las
prácticas comerciales, y a pesar de todos los esfuerzos históricos de
las religiones organizadas por borrarlo del mapa.
El chamanismo puede coexistir con la ciencia moderna, con los
negocios y con la religión porque su contexto es tan vasto que abarca
todos los fenómenos. El chamanismo es una perspectiva y una
práctica humana equilibrada que devuelve el poder al individuo. Y lo
que es más importante, el chamanismo es un conjunto de estrategias
que están disponibles a cualquiera interesado en descubrirlas, y es
especialmente útil para la gente del mundo empresarial y del mundo
de las organizaciones.

RESUMEN

Conceptos que es importante recordar

El poder se expresa de siete formas distintas. Los siete


aspectos del poder chamánico son:

1. Artista.
2. Narrador.
3. Guerrero.
4. Jefe.
5. Sacerdote.
6. Sanador.
7. Profesor.

Aunque cada individuo puede exhibir más o menos


talento en distintas áreas, debe desarrollar todos los
aspectos.
Los líderes empresariales magistrales también exhiben
estos siete aspectos del poder.
Capítulo 12

HACER Y SER

Las preguntas que nos curan y nos dan esperanza de


que se pueda producir un verdadero cambio son las que
no podemos responder fácilmente. Los sistemas vivientes
no son controlables, a pesar del hecho de que evolucionan
hacia un mayor orden y cohesión. Para mover un sistema
viviente, tenemos que preguntarnos qué estamos haciendo
y por qué. Tenemos que elegir la profundidad frente a la
velocidad, la conciencia frente a la acción. Al menos
durante un tiempo.
Peter BLOCK, Flawless Consulting: A Guide to Getting
Your Expertise Used
El chamanismo es al mismo tiempo una epistemología,
es decir, un sistema de pensamiento contemplativo con un
conjunto de proposiciones implícitas, y un guía para la
acción, como en la localización de animales de caza o en
la recuperación de las almas secuestradas.
Jeremy NARBY y Francis HUXLEY, Shamans through
Time
: Five Hundred Years on the Path to
Knowledge

REGLA 7 (continuación)
El poder debe ser cabalgado como el surfista cabalga una ola: el
equilibrio lo es todo en el camino del poder

Hemos aprendido que el poder no es algo de lo que podamos


adueñarnos o que podamos acumular permanentemente. Un chamán
diría que el poder puede ser acumulado y conservado, pero también
puede disiparse sin no recibe el cuidado y la atención oportunos. El
poder es análogo a la electricidad, se presenta en distintos voltajes.
Cuando te haces más poderoso, no es que seas dueño de ese poder,
sino que aprendes a tener acceso y a manejar voltajes mayores
cuando lo necesitas. Puedes aprender a conectar con un poder mayor
y a usarlo sin quemarte. Algunas personas sólo pueden usar
pequeñas cantidades de poder y otras han desarrollado y se han
ganado la capacidad de usarlo en grandes cantidades.
Como en el caso de la electricidad, siempre debes manejar el poder
con mucho cuidado para no hacerte daño ni hacérselo a los demás.
Un chamán experimentado sabe que nunca puedes descuidarte ante
el poder porque lo podrías pagar caro. Los novatos tienden a olvidar
este hecho, provocando situaciones complicadas para sí mismos y
para los demás. Asimismo, muchos políticos se olvidan de manejar el
poder con tiento: para el chamán son como niños jugando con fuego,
y no tienen ni idea del daño que se hacen a sí mismos y a los demás
con su abuso.
El poder, por tanto, es como montarse en una ola que siempre está
dispuesta a llevarte de paseo. Para cabalgarla con éxito debes
conocer su grado de turbulencia, sus peculiaridades y su
imprevisibilidad, tal como el practicante de surf que aprende a
cabalgar grandes olas, potencialmente mortales, con gracia y aplomo.
La clave tanto para cabalgar una ola como para manejar poder es el
equilibrio. Sin él, indudablemente te caerás.
Para hallar este equilibrio tenemos que desarrollar la armonía
dentro de nuestra propia psique de múltiples maneras. En primer
lugar, tenemos que aprender a equilibrar nuestro lado masculino con
nuestro lado femenino. Sin este equilibrio, nos inclinaremos
excesivamente hacia un lado u otro, topándonos con dificultades en
muchas áreas de nuestras vidas. El desequilibrio podría provocar los
problemas siguientes:
Desequilibrio hacia el lado masculino o exceso de sol

Incapacidad de escucha.
Incapacidad para comunicarse con las mujeres.
Demasiada «mano dura» en los puestos de mando.
«Parálisis analítica» o permitir que el intelecto domine
obsesivamente.
Exceso de confianza en la razón deductiva.
Obsesión por los detalles.
Adicción a la acción impulsiva.
Impaciencia.
Depresión y apego a la pena.
Terquedad.
Arrogancia.
Avaricia.
Toma de decisiones autocrática.
Deseo de controlar a los demás.

Desequilibrio hacia el lado femenino o exceso de luna

Incapacidad de expresar las propias convicciones ante


los demás.
Incapacidad de comunicarse bien con los hombres.
Pasividad en los papeles de liderazgo.
Emocionalismo, o dificultades para asumir un punto de
vista objetivo.
Exceso de ansiedad en la toma de decisiones.
Tendencia a la vaguedad.
Tendencias hipercríticas hacia uno mismo y hacia los
demás.
Depreciación de uno mismo.
Actitud pasivo-agresiva.
Tendencia a tomar el papel de mártir o víctima.
Deseo de que los demás tomen las decisiones y asuman
la responsabilidad.
Exceso de ansiedad por agradar.
Sentimientos descontrolados.
EJERCICIO: SOL O LUNA

Repasa las listas anteriores y toma nota de los rasgos que te son
aplicables. Puede que tengas rasgos de las dos listas, lo que indica
que puedes caerte hacia ambos lados de la tabla de surf. Pero
probablemente te habrás identificado mucho más con los elementos
de una de las listas, lo que sugiere que sólo sueles caerte hacia un
lado de la tabla.
Para encontrar el equilibrio tendrás que avanzar hacia las
cualidades positivas del lado de ti que más hayas descuidado. Si
tiendes a ser excesivamente vago y ansioso en la toma de decisiones,
tendrás que desarrollar más confianza y tomar decisiones con
regularidad. Si tiendes a actuar impulsivamente sin apercibirte de la
situación y a ser controlador, debes tener en cuenta las necesidades
del resto y aprender a delegar más y microgestionar menos.
EQUILIBRAR EL HACER CON EL SER

Lo segundo que tienes que aprender para equilibrarte es combinar


el hacer con el ser, y esto es algo sobre lo que el mundo de los
negocios sabe muy poco. Ten en cuenta que ser es un verbo, una
palabra que expresa acción. Ser significa «vivir, existir, perdurar y
persistir». Los chamanes saben que ser es algo importantísimo en el
curso de su búsqueda del poder. También saben que el simple hacer,
sin prestar atención a ser, tiende a producir muchos errores. Hacer
las cosas bien requiere reflexión, meditación, contemplación y aquietar
la mente.
Durante la guerra del Vietnam, la política del general Westmoreland
fue atacar a los norvietnamitas con artillería pesada, tanques,
morteros y apoyo aéreo, y asolar el terreno con un gran despliegue de
acción. Los norvietnamitas simplemente desaparecían, y reaparecían
un par de días después sin el menor rasguño. Esta lección es un
clásico sobre la inadecuación de hacer demasiado y descuidar, en
este ejemplo, un escrutinio preciso de la estrategia enemiga. Ser es
observar. Debes mirar y escuchar con cuidado, entrar profundamente
dentro de ti y después golpear como un rayo. Así es como una
pequeña nación derrotó a un gigante colosal.
La clave para actuar bien, por tanto, es no actuar continuamente.
La tendencia a actuar constantemente viene de una antigua noción
puritana expresada en la frase: «Las manos desocupadas son el taller
del diablo.» Esto se traduce en empleados que tratan de parecer
ocupados en todo momento y temen estar ociosos cuando el
supervisor está cerca. El punto de vista chamánico dice que esta idea
de hacer constantemente es absurda, del mismo modo que trabajar
en exceso es desequilibrado. La acción sólo es eficaz cuando es
consecuencia de un periodo de contemplación. De modo que la clave
es golpear como el puma que ataca su presa. Un puma que pasase
todo su tiempo aparentando estar ocupado sería un depredador
completamente ineficaz. El chamán experimentado entiende que el
conocimiento viene de observar el paisaje natural; el chamán dice:
«Observa el puma. Mira cómo espera y estudia su presa. Sé y
después actúa.» La clave del éxito es un equilibrio cuidadosamente
estudiado entre el hacer y el ser. Date cuenta de que equilibrio no
significa partes iguales de cada cosa: observar suele requerir mucho
más tiempo que actuar; a menudo la acción se resuelve en unos
instantes.
Por otra parte, dedicarse mayormente a ser, sin apenas hacer,
puede ser muy eficaz para el desarrollo espiritual, pero es muy
improductivo en el mundo laboral. En cualquier caso, es suficiente con
mencionar este lado de la ecuación porque éste no suele ser el
problema de los hombres de negocios, especialmente en las
sociedades más industrializadas.
EJERCICIO: HACER Y SER

Obsérvate a lo largo del típico día de trabajo. Ten a mano un


cuaderno y anota en él los distintos momentos de hacer y de ser a lo
largo del día. ¿Cuánto tiempo dedicas a ser? Leer correos
electrónicos no es ser; leer el periódico no es ser; caminar deprisa
para llegar a una reunión no es ser. Entonces, ¿qué es ser? Ser es
asistir, contemplar, soñar, absorber, considerar, observar, notar, mirar
dentro, entender e intuir. Ser es observar tu respiración, sentir la
energía o presencia dentro de tu cuerpo y meditar. Si tienes
problemas para entender qué son estos estados, entonces necesitas
más ser en tu vida.
CONCIENCIA DEL ESPÍRITU

El tercer aspecto que tienes que desarrollar para estar equilibrado


es una conciencia de tu doble dimensión: tanto de tu cuerpo físico,
con la personalidad externa asociada a tus acciones cotidianas, como
de tu dimensión interna, menos visible, que los chamanes a veces
denominan cuerpo espiritual. La mayoría de la gente es
completamente inconsciente o sólo vagamente consciente de esta
segunda dimensión, más esencial y profundamente asociada con el
verdadero poder. La conciencia espiritual es tan vital para adquirir
poder en el camino chamánico que le hemos dedicado el capítulo
siguiente. El desarrollo de estas dos dimensiones es vital para
alcanzar el equilibrio.

RESUMEN
Conceptos que es importante recordar

Es posible cabalgar el poder como el surfista cabalga


una gran ola.
El equilibrio lo es todo en el camino del poder.
Para hallar el equilibrio, tenemos que desarrollar la
armonía aprendiendo a compensar nuestros aspectos
masculino y femenino.
Limitarse a hacer, sin ningún énfasis en ser, tiende a
producir muchos errores.
Hacer las cosas bien exige reflexión, meditación,
contemplación y aquietar la mente.
Llegar a ser verdaderamente equilibrado y poderoso
requiere tomar conciencia del espíritu.
Capítulo 13

LOS DOS ESTADOS DE ATENCIÓN

La conciencia interna del individuo siempre es accesible.


En la práctica, la mayoría de nosotros raras veces nos
comunicamos con ella porque raras veces se nos anima a
mirar dentro para buscar guía o respuestas. Así ponemos
en entredicho nuestra capacidad de acción y nuestra
disposición a asumir una responsabilidad total por nuestro
entorno laboral.
William A. GUILLORY, The Living Organization-Spirituality
in the Workplace
Existen diversas maneras de abrirse al segundo campo;
en general, requiere ir más allá de los campos de
conciencia condicionados.
Ken EAGLE FEATHER,
El camino tolteca

REGLA 7 (continuación)

El poder debe ser cabalgado como el surfista cabalga una ola: el


equilibrio lo es todo en el camino del poder

LAS DOS ATENCIONES

Los chamanes de todo el mundo identifican dos estados distintos de


atención que deben ser comprendidos con claridad y aprendidos para
adquirir verdadero poder. Los chamanes de la tradición tolteca de
América del Norte y Central usan el término «primera atención» para
describir la atención a la realidad física que tiene la mayoría de la
gente la mayor parte del tiempo. La primera atención es la que
usamos para identificar los objetos cotidianos y percibir el mundo
ordinario. En la primera atención, una cueva es un agujero en el suelo,
una silla es algo en lo que te sientas, un árbol sirve para dar sombra o
para extraer madera, y así sucesivamente. Usamos esta primera
atención tan constantemente que la mayoría de la gente no puede
imaginar ningún otro modo de percibir.
Existe otro nivel de percepción que da acceso a otro conjunto de
realidades que los chamanes toltecas llaman la «segunda atención».
Michael Harner, el antropólogo americano que dedicó su carrera
profesional a estudiar el chamanismo, llama a este conjunto de
realidades la «realidad no ordinaria». Esta realidad no ordinaria puede
ser vista con la segunda atención, un término usado para describir
una amplia variedad de estados y realidades a las que los chamanes y
visionarios de todo el mundo acceden a través de la búsqueda de la
visión, de la oración, de la meditación, de la danza y de otros muchos
medios. Para alguien que use la segunda atención, una cueva puede
ser un pasadizo hacia realidades ocultas del mundo espiritual donde
es posible hallar soluciones a los problemas; una silla podría haber
retenido los pensamientos y sentimientos de un antiguo ocupante, y
podría ser dañino sentarse en ella; un árbol puede ser un aliado, un
poderoso espíritu que nos ayuda.
PRIMACÍA DE LA PRIMERA ATENCIÓN

Como la mayoría de la gente sólo es consciente de la primera


atención, tiende a negar la existencia de la segunda diciendo que es
pura superstición, ilusión o imaginación. Un chamán podría responder
a ese rechazo planteando la siguiente pregunta: «¿Qué es lo que no
es imaginación?» Una comprensión así es difícil de entender para
quienes sólo usan la primera atención, y cuando empiezan a
entenderla pone en peligro sus creencias profundas sobre la
naturaleza de la realidad, lo que suele generar miedo y confusión.
Entonces parece que lo más seguro es cambiar de tema. Hace falta
coraje para mantener el diálogo abierto, pero, si persistes, abrirás la
puerta a la segunda atención y acabarás aprendiendo por propia
experiencia dónde está la verdad y dónde la ilusión.
Según la perspectiva chamánica, el primer estado de atención es
tan hipnótico e induce un trance tan profundo que la mayoría de la
gente se queda contenida en sus confines. Es como estar en prisión o
tener un mal sueño. Aunque a veces la primera atención nos produce
placer, e incluso nos aporta belleza, no tiene verdadero poder porque
en realidad es un fantasma, una imagen en el espejo que parece
sustancial pero sólo es un reflejo. Como descubrieron los físicos del
siglo pasado, lo que llamamos realidad concreta sólo es espacio
vacío; la solidez de los objetos es producto de nuestra imaginación. A
decir verdad, nuestra realidad ordinaria no existe.
LAS DOS ATENCIONES Y EL MUNDO DE LOS NEGOCIOS

En el mundo empresarial también puedes elegir entre mirar con los


ojos de la primera atención o mirar con los ojos de la segunda. Si
eliges mirar únicamente con los ojos de la primera atención, puedes
movilizar dinero, recursos y personas como peones sobre un tablero
de ajedrez, pero no podrás conseguir grandes cosas porque te limitas
a trabajar a nivel superficial. Es como intentar provocar un cambio
cambiando tu imagen en el espejo en lugar de cambiar tú mismo. Si
vieras a alguien intentando hacer eso, probablemente te reirías,
harías un gesto de desaprobación y pensarías que esa persona no se
entera, que es ignorante o está loca. Esto es exactamente lo que
piensan los chamanes cuando ven al ejecutivo medio intentando hacer
las cosas mediante interminables maniobras superficiales.
LAS CUALIDADES DE LA SEGUNDA ATENCIÓN

Los chamanes y muchos pueblos indígenas encuentran el


verdadero poder en la segunda atención, un reino difícil de describir,
especialmente para la gente del mundo moderno. La segunda
atención es un modo de ver, un campo de existencia. Este estado es
necesario para percibir lo que los pueblos indígenas llaman el mundo
del espíritu, el nagual, el trasfondo de todo que es invisible para la
primera atención.
Debes entender que todo lo que ves a través de la primera atención
—los objetos físicos del mundo ordinario— está contenido en el
mundo de la segunda atención, en el mundo espiritual. Por eso, si
sólo miras con la primera atención, sólo puedes ver una pequeña
parte de la realidad. Pero si ves con la segunda atención, puedes ver
esa pequeña parte y ganarte el acceso al resto de la realidad también.
Obviamente, desarrollar el acceso a la segunda atención es muy
importante para los chamanes interesados en la supervivencia y el
bienestar de su pueblo. Sin la segunda atención, los chamanes son
tan incapaces e impotentes como muchos hombres de negocios que
con cada decisión sólo se crean más problemas a sí mismos y a los
demás. Si los chamanes usaran las mismas estrategias que la
mayoría de la gente para poner en marcha un negocio,
probablemente no sobrevivirían más de tres años, que es la duración
media de las empresas de nueva creación.
Para entender mejor lo que la segunda atención hace perceptible,
lee esta lista de algunas de sus principales cualidades y trata de
aplicarlas a tu experiencia personal:

La experiencia de la segunda atención puede ocurrir en


el baño, en un avión, en un ascensor, en la iglesia, en la
oficina, en una reunión, etc. Es decir, prácticamente en
cualquier momento y lugar.
Para acceder a ella, debes estar dispuesto a soltar
brevemente la primera atención. Mucha gente siente
miedo de hacerlo.
Si estás familiarizado con la segunda atención, podría
sobrevenirte en condiciones físicas extremas. Esto se
debe a que sólo puede abrirse camino cuando desbanca
el predominio habitual de la primera atención. La
experiencia de la segunda atención puede ocurrir
espontáneamente durante un acceso de fiebre, un
accidente automovilístico, un ayuno, el frío o el calor
extremos, o cualquier otra situación que ponga en
peligro la propia vida.
Sin embargo, la segunda atención no tiene por qué
asociarse con el sufrimiento. Está disponible en cualquier
momento mediante un acto de intención. Un maestro
puede inducirla a voluntad.
En la segunda atención se hace uso del intelecto, pero
no de la racionalidad.
La segunda atención viene acompañada de sentimientos
intensos, a veces innombrables, pero no de las
emociones que nos son más familiares, como enfado,
deseo, diversión o desánimo.
Puedes experimentar la segunda atención en un estado
de gran quietud o de extrema actividad.
Puedes inducir tu entrada en la segunda atención
corriendo, a través de la hipnosis, haciendo movimientos
repetitivos, bailando, escuchando música o dejándote
abrumar por la belleza del mundo natural. Por ejemplo,
los astronautas han entrado frecuentemente en la
segunda atención mirando la Tierra desde el espacio.
Cuando predomina la segunda atención, nuestra
experiencia ordinaria del espacio y del tiempo se altera.
Durante la experiencia de la segunda atención, las
nociones habituales de separación se rompen y los
límites se disuelven.
Puedes experimentar que te mueves extremadamente
rápido, como si viajaras a toda velocidad, aunque tu
cuerpo esté inmóvil. O puede parecerte que todo se
mueve muy despacio, a paso de caracol.
Puedes tener un déjà vu, la sensación de que esa
experiencia te es muy familiar. Puedes reconocer un
paisaje interno que visitas frecuentemente en tus
sueños.
Podrías reconocer que habías olvidado algo muy
importante, y en este estado lo recordarías.
Puedes sentir un profundo alivio, alegría o comprensión.
A veces puedes tener la sensación de dar vueltas.
Puedes sentir claramente la presencia de una forma de
inteligencia elevada que influye en ti o se manifiesta a
través de ti, pero sin controlarte.
En los estados profundos de la segunda atención,
pueden venir a tu atención parientes muertos, amigos o
profesores que deseen comunicarte algo importante
para ti (como avisarte de que no montes en un avión
que después se estrella).
Puedes encontrar repentinamente la respuesta a un
dilema, respuesta que se presenta como un relámpago
de comprensión.
Puedes encontrar respuestas a los problemas de otras
personas.
Puedes ver muchas dimensiones de algo
simultáneamente. Por ejemplo, puedes ver al mismo
tiempo los aspectos físico y energético de un árbol o
planta. La dimensión energética de la planta puede tener
un aspecto radicalmente distinto de su estado físico. Y
puedes tener la misma percepción de una persona. El
chamán ve simultáneamente el cuerpo físico y otras
dimensiones del individuo, lo que le permite saber si esa
persona está sana, enferma o a punto de morir.
Con la práctica, podrás mantenerte en la segunda
atención mientras estás usando la primera atención.

EL PODER Y LA SEGUNDA ATENCIÓN

Ésta es una lista parcial del tipo de experiencias que nos brinda la
segunda atención. Como abarca un territorio mucho más vasto que la
realidad cotidiana, es imposible enumerar todas sus características y
las experiencias a que da lugar. Con tiempo y experiencia puedes
hacer un mapa del territorio de la segunda atención e incluso aprender
a maniobrar por ella, reconociendo diversos puntos de referencia,
evitando ciertas áreas y buscando lugares específicos.
El poder, desde el punto de vista chamánico, fluye directamente
desde el mundo del espíritu, desde los niveles de la realidad que sólo
pueden percibirse con la segunda atención. Si quieres que ocurra
algo, no te limites a reordenar los peones en la realidad ordinaria,
porque de ese modo fracasarás siempre. Si quieres tener acceso al
verdadero poder, caminar el sendero del poder, debes hacerlo desde
la segunda atención.
No obstante, hemos de hacerte una advertencia: debes prestar
tanta atención a la primera atención como a la segunda, porque de
otro modo sufrirás una psicosis o un desorden serio en tu capacidad
de entender lo que está ocurriendo. Debes dominar las cualidades de
la primera atención tanto como las de la segunda; entonces te
conviertes en un caminante entre los mundos, maestro de todos y
esclavo de ninguno. A esto se refieren los chamanes cuando hablan
de equilibrio.
Algunos hombres de negocios entienden muy bien el
funcionamiento de la segunda atención, lo mismo que algunos atletas
profesionales la han descubierto en condiciones de máximo esfuerzo y
rendimiento. Sin embargo, tanto unos como otros suelen ocultar sus
descubrimientos por miedo al ridículo o a no ser comprendidos. Esto
es lamentable. Ha llegado la hora de que estas experiencias tan
profundas y poderosas se consideren normales, positivas y
deseables.
Según los chamanes, en la actualidad, la evolución natural de la
raza humana está permitiendo que una cantidad de gente cada vez
mayor acceda a la segunda atención. Dicen que finalmente todo el
mundo usará la segunda atención en la vida cotidiana.
Cómo aplicar la segunda atención al mundo de los negocios

1. Ábrete a considerar otra forma de percibir que está más allá de la


perspectiva cotidiana.
2. Empieza a cultivar la segunda atención sintiendo cómo trata de
abrirse paso hasta ti, de captar tu atención mediante golpes de
intuición e ideas creativas.
3. Dedica tiempo cada día a cultivar la segunda atención; puedes
hacerlo en los descansos de tu jornada laboral, a la hora de
comer o en los traslados. Reservar regularmente tiempo para la
segunda atención incrementa la probabilidad de experimentarla.
4. Presta más atención a tus sueños; ellos son una ventana a la
segunda atención. Anótalos y dedica más tiempo a descifrar su
significado.
5. Mantente atento a la sincronicidad en tu vida diaria. La sorpresa
que provoca una sincronicidad puede abrirte la puerta de la
segunda atención.
6. En lugar de pensar en términos de una cosa o la otra, piensa de
manera más integradora (una cosa y la otra). Este proceder de
mirar el mundo te ayuda a abrirte a la segunda atención.
7. Haz que tu cuerpo realice movimientos rítmicos que inducen el
trance, como correr o tocar tambores, o escucha músicas que
induzcan el trance.
8. Rompe tus rutinas y haz las cosas siguiendo un orden totalmente
distinto, o bien haz algo que no hayas hecho nunca. Esto
favorece la apertura de la segunda atención.
EJERCICIOS

Veamos algunas poderosas técnicas chamánicas para cultivar la


segunda atención. Algunas pueden parecer poco habituales,
diferentes de lo acostumbrado, pero es conveniente ampliar tus
posibilidades aunque a veces te resulte algo incómodo.
Reflejo. Mira fijamente a tu reflejo en el espejo manteniendo el
contacto visual directo durante veinte minutos, o más tiempo si
deseas un efecto más intenso.
Sombras. Da un paseo y dirige la atención únicamente a las
sombras de las cosas.
Enfoque suave. Mientras caminas al aire libre, suaviza tu enfoque;
usa tus sentidos para absorber todo lo que te rodea —sonidos,
texturas, colores, formas, sensaciones de la piel y pensamientos— sin
enfocarte en nada específicamente.
Trasfondo. Dirige la atención únicamente al trasfondo de los objetos
que están en tu campo de visión. En lugar de ver las ramas de un
árbol, enfócate en los espacios existentes entre ellas, en los espacios
entre las nubes, en el espacio alrededor de un coche, de una persona
o de un edificio.
Masculino-femenino. Usando el poder de tu imaginación, ve la mujer
que hay en cada hombre y el hombre que hay en cada mujer con los
que interactúes. Imagínatelos brevemente como si fueran del sexo
opuesto. Diviértete; este ejercicio puede abrirte los ojos. Toma
conciencia también de tus aspectos masculino y femenino; esto puede
ayudarte a encontrar equilibrio y poder.

RESUMEN
Conceptos que es importante recordar

Usamos la primera atención para percibir el mundo


ordinario e identificar los objetos cotidianos.
La segunda atención es un modo de ver la realidad no
ordinaria.
Los chamanes y muchos pueblos indígenas encuentran
el verdadero poder en la segunda atención. También
para la gente del mundo empresarial, la fuente del
verdadero poder se encuentra en la segunda atención.
Debes dominar las cualidades de la primera atención
tanto como las de la segunda; entonces te conviertes en
un caminante entre los mundos, maestro de todos y
esclavo de ninguno.
Podemos acceder a la segunda atención incluso en los
momentos más ordinarios, haciendo nuestras labores
habituales en el puesto de trabajo o en nuestra vida
hogareña.
Según los chamanes del mundo actual, la evolución
natural de la raza humana está permitiendo que cada
vez más gente tome conciencia de la segunda atención,
la gran clave del poder y de la evolución futura.
Capítulo 14

PODER VISIBLE E INVISIBLE

Los verdaderos líderes inspiran a su pueblo a hacer


grandes cosas, y cuando el trabajo está hecho, el pueblo
dice orgullosamente: «Lo hemos hecho por nosotros
mismos.»
LAO-TSE, Tao te Ching

REGLA 7 (continuación)

El poder debe ser cabalgado como el surfista cabalga una ola: el


equilibrio lo es todo en el camino del poder

Hemos comentado que, para los chamanes, el acceso al verdadero


poder se produce más a través de la segunda atención que de la
primera. En el entorno corporativo solemos definir el poder como
influencia, control, fuerza, poderío y dinero, pero todos sabemos que
estas cosas no son garantía de éxito en el mundo.
Hemos empezado a explorar un poder oculto, un tipo de poder
diferente que actúa como base y fundamento de otros tipos de poder
más aparentes y familiares. A estos dos tipos de poder tan diferentes
se les puede llamar poder visible e invisible. Es importante conocer y
trabajar con ambos, y también debemos entender su relación mutua.
Es imprescindible aprender a equilibrarlos para tener éxito en los
negocios.
Para los chamanes, el poder externo y visible depende de tener
unos buenos cimientos en el poder invisible. El uso exclusivo del poder
visible sólo nos da acceso a un éxito limitado, si es que lo
conseguimos, y fracasará ante el objetivo último: ganar el juego de la
vida, encontrar la felicidad duradera, la realización y tomar conciencia
de nuestro verdadero propósito existencial. Aunque con gran esfuerzo
es posible manipular el poder visible, parecer poderoso a los demás y
autoengañarnos algún tiempo pensando que somos poderosos, la
perspectiva chamánica revela que ese poder no durará. A la larga, el
poder visible nunca es satisfactorio.
Cuando el poder visible descansa sobre la base del poder invisible,
el individuo puede ser verdaderamente poderoso. Esto requiere
acumular suficiente poder invisible para hacer que las cosas ocurran
en el mundo visible.
Téngase en cuenta que no todos los que han conseguido acumular
un gran poder invisible eligen manifestarlo externamente. A veces,
quienes poseen grandes depósitos de poder invisible son individuos
anónimos y oscuros, desconocidos para el gran público. Pueden servir
calladamente a sus comunidades y elegir vivir sin llamar la atención.
Cuando una persona con un gran poder invisible elige manifestarse en
el mundo visible, el impacto es monumental. Jesús, Buda, Gandhi,
John Muir, Santa Teresa, Leonardo da Vinci y Nikola Tesla son
algunos ejemplos evidentes.
Éstos son algunos ejemplos que ayudan a ilustrar las diferencias
entre el poder visible e invisible en el mundo de los negocios.
Recuerda que durante algún tiempo puedes parecer poderoso usando
únicamente las formas de poder visibles, pero ese poder será efímero
y fácilmente desbancado por quien use ambas formas.

PODER VISIBLE

El poder visible se manifiesta como capacidad de controlar e influir


en los sucesos externos, como capacidad de mandar sobre otros y de
tomar de decisiones. Las listas siguientes son limitadas y parciales.
Léelas procurando no hacer juicios; simplemente toma nota.
CÓMO SE EXPRESA EL PODER VISIBLE EN LA COMUNICACIÓN

La persona que exhibe poder visible en su estilo de comunicación


es habitualmente la que:

Introduce los temas.


Interrumpe frecuentemente la discusión.
No revela información personal pero la solicita de otras
personas.
Responde a las preguntas planteadas por otros.
Domina la conversación.
Prescinde de las normas de cortesía y educación
mientras los demás se sienten obligados a seguir el
protocolo.
Usa jerga o términos técnicos para excluir o hacer
concesiones a quienes le escuchan.
Pide información a otros.
Juzga frecuentemente a los demás.
CÓMO SE EXPRESA EL PODER VISIBLE EN LAS PAUTAS DE
ACTUACIÓN

En sus pautas de actuación, la persona con poder externo tiende a:

Conceder poco tiempo al encuentro con otras personas.


Estrechar las manos con fuerza, incluso con la palma
hacia abajo para obligar al otro a tomar una posición
subordinada.
Hacer esperar a la otra parte antes de dar respuesta a
una pregunta o conceder una audiencia.
Mantener la distancia física, frecuentemente detrás de
una barrera.
Mostrarse reservado emocional y psicológicamente.
Asumir la posición de veterano, haciendo ver que el otro
es un novato.
PODER VISIBLE EN LA POSTURA FÍSICA

En cuanto a la postura física, la persona con poder externo tiende


a:

Sentarse mientras la otra persona permanece de pie.


Ponerse en una posición elevada con un gran sillón
detrás de un escritorio imponente.
Situarse frente a la entrada de la habitación mientras la
otra persona tiene que dar la espalda a la entrada
Sentarse presidiendo una gran mesa durante la reunión.
SÍMBOLOS DE PODER VISIBLE

En cuanto a exhibir símbolos de poder visible, la persona con poder


externo suele:

Hacer uso de credenciales, insignias, bandas,


ornamentos o vestimentas que indican su rango.
Exhibir trofeos, premios, reconocimientos y certificados.
Ocupar una gran oficina en uno de los pisos superiores
que tenga una vista impresionante.
Tener muchos asistentes y ayudantes.
Usar limusinas y aviones privados.

PODER INVISIBLE

El poder invisible está marcado por el alineamiento con el poder


inherente a una situación. Hace falta usar la segunda atención para
tomar conciencia de ese poder sutil e irradiante. Usando el poder
invisible, funcionas en el presente desde una intención fuerte y clara,
manifestando más espíritu, vitalidad e inspiración. Te ríes más, finges
menos; estás más desapegado de los resultados y no te tomas las
cosas personalmente. Asumes una mayor responsabilidad por las
cosas que pasan. Prestas atención y aprendes a observar. Cuando
actúas, procedes con la velocidad del rayo, sin titubear.
El poder invisible es interno; no se manifiesta a través de signos
externos, como el poder visible, pero puede sentirse en ciertas
cualidades:
SIGNOS DE QUE ESTÁ OPERANDO EL PODER INVISIBLE

Modales tranquilos.
Confianza serena en uno mismo.
Respeto hacia los demás.
No adherencia estricta al protocolo sin llegar a mostrarse
rudo.
Sentido del humor sano.
Ausencia de artificios.
Presencia imponente.
Liderazgo natural.
Habilidad para concluir las conversaciones o encuentros.
Simplicidad en el vestir.
Facilidad y comodidad en el contacto físico y ocular.
Comodidad en cualquier entorno.
SIGNOS DE PODER INVISIBLE EN LA COMUNICACIÓN

Hablar con autoridad pero también con compasión.


Habilidad y creatividad con las personas y sus
problemas.
Sonreír con los ojos.
Tratar a todo el mundo igualitariamente, sin reparar en
su estatus o posición.
Plantear preguntas que conducen a descubrimientos
(método socrático).
Expresión honesta y directa, aunque siempre
compasiva.
Hablar de una manera llana y con palabras que todo el
mundo puede entender.

En cuanto a la postura física, el individuo investido de poder invisible


retira los obstáculos físicos y barreras para tratar con los demás
directamente.
SÍMBOLOS DEL PODER INVISIBLE EN EL TRABAJO

En cuanto a mostrar signos de poder invisible, el poseedor de este


poder no necesita apoyos, uniformes ni entornos impresionantes, y
sólo los adoptará si el protocolo o los demás se los exigen.
No puedes fingir el poder invisible; o lo tienes o no lo tienes. Si no lo
tienes, puedes adquirirlo.
En cambio, puedes fingir que tienes poder visible, pero ese
fingimiento acabará llevándote a la ruina, de modo que nunca es
buena idea intentarlo. Las personas que se basan exclusivamente en
el poder externo siempre tienen miedo. La gente que ha adquirido
algún poder invisible puede tener miedo, pero eso no les impide
conseguir sus objetivos. Cuando has adquirido suficiente poder
invisible, dejas de tener miedo: eres libre.

RESUMEN

Conceptos que es importante recordar

El poder visible hace uso de signos y símbolos


determinados por la cultura.
Puedes parecer poderoso durante algún tiempo usando
únicamente las formas de poder visibles, pero ese poder
es efímero y serás fácilmente superado por alguien que
use ambos tipos de poder.
Los signos del poder visible son evidentes en el mundo
de los negocios.
El poder invisible se alinea con el poder inherente a una
situación.
Cuando usas poder invisible, estás usando la segunda
atención, funcionando en el momento desde una
intención fuerte y clara.
La persona que usa el poder invisible tiene muchas
cualidades identificables, como calidez, compasión y
humor.
TERCERA PARTE

Los caminos del poder


Capítulo 15

EL CAMINO CON CORAZÓN

Cuando una persona conoce el propósito de su vida,


todas las demás cosas se equilibran y se aclaran.
SARANGEREL, Riding Windhorses: A Journey into the
Heart of Mongolian Shamanism
Si observas a los grandes líderes de la historia, ves que
la conciencia de sus propias limitaciones es esencial para
su grandeza. Desde Confucio, Buda o Cristo, hasta
Lincoln, Gandhi y Martin Luther King, todos ellos tocaron
las vidas de otros más por su presencia que por su
posición. Se convirtieron en arquetipos del justo uso del
poder, y una de sus fuentes de poder era la humildad.
Peter BLOCK, Flawless Consulting: A Guide to Getting
Your Expertise Used

REGLA 9

Todo poder real tiene su verdadera fuente en la luz; el camino de


poder que manifiesta luz es el sendero del amor, el camino con
corazón

EL CAMINO CON CORAZÓN

Los chamanes distinguen entre los caminos ordinarios de la vida y


lo que ellos llaman un camino con corazón. Los caminos ordinarios se
derivan de la primera atención, el mundo de la realidad ordinaria
basada en el condicionamiento y las improntas culturales. En este
mundo ordinario tiendes a hacer lo que socialmente se espera de ti,
has de seguir los dictados de tu clase social, trabajar en las
profesiones y trabajos que te prometan un ascenso rápido y conseguir
las ventajas que te proporcionarán una «buena vida», tal como la
define la cultura. Desde el punto de vista del chamán, estos caminos
de vida ordinarios, aunque probablemente producirán buenos
resultados en términos de riqueza y estatus, son caminos de un poder
limitado. La razón por la que a estos caminos les falta poder es que
sólo tienen una pequeña cantidad de luz interna, y, según los
chamanes, la luz es la fuente de todo poder verdadero.
Los chamanes prefieren un camino diferente, el camino de la
segunda atención, el camino con una brillante luz interna y un poder
infinito, el camino con corazón: el camino del poder. Los verdaderos
chamanes nunca llaman al camino de poder «carrera profesional»
porque, según ellos, ése es un concepto social que esclaviza a quien
la posee. Una carrera profesional exige ciertos movimientos y
prácticas previsibles que aseguren su éxito; también garantizan la
esclavitud del profesional implicado. El chamán evita rutinas y hábitos,
especialmente aquellos que conducen a algún tipo de esclavitud, por
muy bellamente presentada que esté. Así, aunque el chamán hace su
trabajo, nunca lo llama carrera profesional. Los chamanes llaman a lo
que hacen el «trabajo de su elección», y quizá la mejor descripción de
sus métodos y de su vida es ésta: ellos siguen un camino con
corazón.
LA NATURALEZA DEL CAMINO CON CORAZÓN

El camino con corazón no está compuesto por una serie de


movimientos previsibles que aseguran su éxito. No es un conjunto de
rutinas o una serie de acciones a realizar paso a paso; es una
filosofía, una forma de ver y de ser en el mundo que te lleva a realizar
la tarea de tu vida, la contribución que el espíritu pide de ti.
Para descubrir el camino con corazón, tienes que estar dispuesto a
rendirte al espíritu, a permitir que sea él quien dicte tus movimientos y
decisiones espontáneamente. Esta actitud existencial es complicada y
difícil para la mayoría de la gente del mundo moderno, porque desde
que nacemos se nos enseña a valorar lo que llamamos libertad e
independencia. Se nos enseña a no rendirnos bajo ninguna
circunstancia y a luchar por lo que creemos. Y si bien estas ideas
suenan bien y tienen su mérito, desde el punto de vista del chamán la
mayoría de la gente está confusa respecto a sus creencias, e incluso
cuando están claros, la cualidad de sus creencias es tal que no
merece la pena luchar por ellas. Para el maestro chamán aquello por
lo que merece la pena luchar es la libertad de buscar el verdadero
poder interno, el camino con corazón.
Los chamanes saben que el verdadero poder tiene su precio, y que
ese precio incluye la rendición a lo que los chamanes toltecas llaman
el águila. El águila es simplemente otro nombre del espíritu, el gran
poder de la creación que está detrás de todas las cosas.
Para tener verdadero poder, el chamán debe soltar sus apegos y
expectativas personales, los deseos de comodidad y éxito tan
característicos del ego. El camino con corazón, si bien es
extremadamente satisfactorio y pleno, no es fácil de seguir porque es
exigente y requiere sacrificios; una palabra que los chamanes no usan
pero a la que hacen alusión constantemente. Su idea del sacrificio no
es la misma que describen algunas religiones que enseñan que
sacrificarse es bueno y la recompensa del sacrificio es un lugar en el
cielo. Para el chamán no tiene sentido sacrificarse por ganar un lugar
en el cielo; más bien, ellos se sacrifican para adquirir la libertad y el
poder de servir ahora, para poder hacer la mayor contribución posible.
Sacrificarse es estar dispuesto a soportar situaciones incómodas para
ganar algo valioso. Los chamanes están dispuestos a soportar
incomodidades inimaginables en su camino hacia el verdadero poder.
LOS SIETE SIGNOS DEL CAMINO CON CORAZÓN

Para reconocer tu camino con corazón, debes leer los signos que
se te presentan a lo largo del recorrido. Hay siete signos que te
ayudarán a reconocer el camino con corazón.
1. Primeros signos. Los signos que se presentan al principio de la
vida indican lo que has venido a hacer aquí. Se dan a conocer en
forma de ensoñaciones o fantasías, o como los pasatiempos
infantiles.
De niño, un gran comediante pasaba horas entreteniendo a su
audiencia de animales de peluche, contándoles chistes e historias. Un
planificador financiero jugaba a las tiendas: organizaba a todos los
niños del vecindario para que pusieran tiendas en las que comprar y
vender todo tipo de productos; naturalmente la suya era la más
próspera, y siempre acababa acumulando todo el dinero del juego,
que a continuación tenía que redistribuir para que el juego pudiera
continuar (esto contiene una gran lección para los ultraexistosos). Un
naturalista pasó su infancia coleccionando ranas y reptiles. Una
famosa diseñadora de moda hacía vestidos coloristas y únicos para
sus muñecas. Cuando era niña, una presentadora usaba algún objeto
a modo de micrófono para informar de los aconteceres de su casa.
Un médico limpiaba arañazos y hacía operaciones imaginarias a sus
amigos de la infancia. Estos ejemplos están tomados de las vidas de
personas reales que han sido clientes nuestros a lo largo de los años.
2. Talento natural. Al crecer puedes olvidar tus sueños infantiles y
tratar de adaptarte a las presiones sociales que te indican qué hacer
con tu vida. Desde el punto de vista chamánico, el individuo siempre
tiene un talento innato para hacer aquello para lo que fue creado por
el espíritu.
Un profesor de teatro sospechó que un mal estudiante que era
miembro de una banda y robaba coches y otros objetos, tenía cierto
talento para actuar. El profesor propuso al chico que hiciera uno de
los papeles protagonistas en una obra de teatro escolar, el papel de
un falso artista. El muchacho bordó el papel y continuó dedicándose al
teatro hasta llegar a ser un conocido actor.
3. Hacer lo que te gusta. Además de tener talento natural para
hacer aquello a lo que estás destinado, te gusta hacerlo cuando tienes
la oportunidad. Un joven al que de niño le encantaba discutir llegó a
ser un eminente abogado después de fracasar como cantante de
ópera. Una mujer a la que de niña le encantaba diseñar casas de
muñecas acabó siendo una arquitecta galardonada después de
abandonar la facultad de medicina.
4. Aliados. En el camino con corazón siempre hay aliados que te
ayudan a reencontrarlo cuando el terreno se pone más abrupto y
abundan los escollos. Dichos aliados toman muchas formas, y a veces
se presentan en los momentos más inesperados. El aliado podría ser
un consejero escolar que te dirige en la dirección adecuada o un
entrenador que reconoce tus habilidades. También podría ser un
pariente que te da una oportunidad o un benefactor que te elige de
entre la multitud para hacer algo especial. El profesor de teatro que
ayudó al delincuente juvenil es un ejemplo notable.
A veces los aliados se presentan para guiarte en un estadio muy
posterior de la vida, incluso después de tener una distinguida carrera
profesional en un ramo que, si bien era adecuado, no era tu auténtico
camino con corazón. Después de su triunfante carrera como
astronauta, Edgar Mitchell fundó el Instituto de Ciencias Noéticas en
California, un centro que patrocina conferencias internacionales sobre
temas relacionados con la ciencia y la espiritualidad.
5. Apoyos inesperados. Cuando estás en un camino con corazón
ocurren sucesos y situaciones inesperados que te reorientan hacia él:
un examen suspendido, una entrevista no planeada, una reunión
espontánea, extraviarse para acabar yendo a parar al lugar ideal,
perder un avión, un encuentro fortuito en el autobús, ser despedido de
un trabajo justo antes de que te salga otro mejor. Según los
chamanes, estos sucesos no son casuales. Debes esperarlos y
permitir que despejen el camino hacia tu destino, el camino con
corazón. Frecuentemente estamos tan distraídos, o nos aferramos
tan tercamente a nuestro programa, que no entendemos la
importancia de un suceso o no lo vemos tal como es: un regalo del
espíritu. A menudo nos resistimos a las obras del espíritu, y a veces
incluso nos sentimos víctimas por tener que cambiar repentinamente
de planes.
Los chamanes nos recomiendan que renunciemos al guión, a la
cuidadosa planificación que trata de controlar el futuro, porque de otro
modo no tendremos ayuda del espíritu. Para el chamán, una vida tan
controlada exuda autoimportancia. Es como si dijéramos que
sabemos más que el espíritu sobre lo que es adecuado. Si insistimos
en seguir así, estaremos ciegos a la influencia del espíritu y no
recibiremos la ayuda que necesitamos. El resultado será una vida
cuidadosamente diseñada y controlada, pero sin vigor, sin deleite, sin
poder real. En cualquier caso, un chamán diría que la ayuda siempre
está en camino, tanto si la reconocemos como si no.
6 . Sucesos sincrónicos, momentos mágicos. Los sucesos
sincrónicos o momentos mágicos que no tienen explicación racional,
acompañan el descubrimiento del camino con corazón. Desde el
punto de vista del chamán, ésta es una de las formas más
importantes de discernir el camino del poder.
A finales de la década de los setenta, un director ejecutivo de una
gran empresa papelera decidió participar en un EST (Erhard Seminars
Training), un popular programa de formación que se hacía en dos
fines de semana. Cuando llegó al aeropuerto para volar a Nueva York,
que es donde se realizaba el curso, miró hacia arriba y se quedó
sorprendido al ver un gran letrero donde se leía «NO EST». Al
acercarse más, comprobó que en realidad decía «NORTHWEST», el
nombre de unas líneas aéreas; un poste telefónico había tapado la
parte central.
Cuando llegó al seminario en Nueva York le negaron la entrada
porque no contaba con el permiso del psiquiatra que le había estado
tratando una leve depresión. Terriblemente molesto, volvió a tomar el
avión y regresó a casa, donde encontró un mensaje en el contestador
diciéndole que un viejo amigo estaba en la ciudad y quería verle.
Aquel encuentro cambió su vida completamente. Dejó su trabajo, se
trasladó a Chicago y se matriculó en unos cursos de formación para
hacerse especialista informático, una industria floreciente en aquel
momento. Finalmente se convirtió en director general de una empresa
fabricante de programas informáticos, que vendió tres años después
por trescientos millones de dólares. Actualmente dirige una fundación
dedicada a dar apoyo pedagógico por ordenador a los niños
discapacitados. Nuestro hombre encontró su camino con corazón a
través de una serie de sucesos sincrónicos.
Suele decir que si entonces hubiera sabido lo que ahora sabe,
nunca se hubiera montado en el avión a Nueva York. El simple hecho
de ver el signo «NO EST» le habría bastado para entender el
mensaje.
7. Signos que te confirman que estás en el camino. Cuando
llegues al camino con corazón, habrá signos que confirmarán que
estás en el buen camino. Cosecharás éxitos inesperados, contarás
con aliados, ocurrirán espontáneamente situaciones positivas y
recibirás apoyos para hacer aquello que el espíritu tiene designado
para ti. Los signos se presentan por todas partes cuando estás en el
camino del poder.
Durante una consulta, la directora de formación comercial de una
gran compañía inmobiliaria se lamentaba de que parecía no estar
haciendo nada para ayudar a los demás. Sentía que quizá debería
haber sido médico o dedicarse a recoger fondos para organizaciones
no gubernamentales. Se sentía culpable por trabajar en un entorno
empresarial que parecía no marcar la diferencia en el mundo.
Le preguntamos si le gustaba su trabajo de formadora y nos dijo
que sí. Le preguntamos si era una buena profesora y volvió a decir
que sí. Le preguntamos si era querida en su puesto y si la gente
valoraba su presencia allí, y respondió afirmativamente. Le
preguntamos si se le presentaban otras oportunidades regularmente,
y una vez más nos volvió a decir que sí. Le preguntamos qué era lo
que más le gustaba hacer, y nos dijo: «Inspirar a la gente y vender a
cada uno lo que él mismo es.» Cuando se dio cuenta de lo que había
dicho, su rostro reflejó una sonrisa. «Creo que estoy marcando una
diferencia, ¿cierto? Estoy ayudando a la gente en el entorno
corporativo. La verdad es que me encanta mi trabajo. Lo que ocurre
es que siempre había pensado que tendría otro aspecto.»
Desde el punto de vista del chamán, hay muchas señales evidentes
de que esta mujer estaba destinada por el espíritu para hacer el
trabajo que estaba haciendo. La culpabilidad, derivada de un
condicionamiento social, le impedía disfrutar plenamente de su
profesión.

RESUMEN

Conceptos que es importante recordar

Los chamanes distinguen entre los caminos de la vida


ordinaria y lo que ellos llaman el camino con corazón.
El camino con corazón no contiene una serie de
movimientos o rutinas previsibles que aseguren el éxito.
Para descubrir el camino con corazón tienes que estar
dispuesto a rendirte al espíritu.
Para tener verdadero poder, el chamán debe abandonar
sus apegos y expectativas personales, así como los
deseos egoístas de comodidad y éxito.
Hay siete signos que pueden ayudarte a reconocer el
camino con corazón:

1. En la infancia se presentan las primeras señales de lo que has


venido a hacer aquí.
2. Siempre tienes talento natural para hacer aquello para lo que
fuiste creado por el espíritu.
3. Disfrutas haciéndolo cuando tienes la oportunidad.
4. En el camino con corazón siempre hay aliados que te ayudan.
5. Cuando estás en el camino con corazón ocurren sucesos y
situaciones inesperados que te reconducen hacia él en momentos
difíciles.
6. El descubrimiento del camino con corazón siempre va
acompañado por eventos sincrónicos.
7. Cuando llegas a un camino con corazón, los signos confirman
que ahora estás en el buen camino, en un camino con poder.
Capítulo 16

MATENERSE EN EL CAMINO CON CORAZÓN

Escuchar la voz interna —confiar en la voz interna— es


una de las lecciones más importantes del liderazgo.
Warren BENNIS, On Becoming a Leader

REGLA 9 (continuación)

Todo poder real tiene su verdadera fuente en la luz; el camino de


poder que manifiesta luz es el sendero del amor, el camino con
corazón

OBSTÁCULOS AL CAMINO CON CORAZÓN

En el camino con corazón también hay obstáculos; ya hemos


mencionado algunos de ellos. Obviamente la culpabilidad y las
improntas sociales pueden interponerse en el camino de la verdadera
rendición al camino del poder, el camino con corazón. Y también hay
otros obstáculos.
En su libro Synchronicity: The Inner Path of Leadership, Joseph
Jaworski, presidente del Centro para el Liderazgo Generador, delinea
con candor excepcional algunos de los principales obstáculos y
trampas que descubrió en su camino con corazón. Después de
experimentar un gran éxito en la fundación del Fórum para el
Liderazgo Americano, pasó tiempos difíciles porque, como él mismo
dice, las trampas le distrajeron. Y señala las tres grandes trampas en
las que cayó:
1. La trampa de la responsabilidad. La creencia de que él era
indispensable para todo aquel proceso y proyecto. Esto hizo que
entrara en un frenesí de acción. Tal como diría un chamán, sufrió una
pérdida de poder debida a la autoimportancia.
2. La trampa de la dependencia. Confió tanto en los demás y en los
planes elaborados que se bloqueó el proceso espontáneo y natural.
Un chamán describiría esto como una pérdida de poder y un bloqueo
del espíritu debido a un exceso de confianza en una serie de
suposiciones.
3. La trampa de la hiperactividad o ansiedad. Relacionada con las
dudas y con dejar de mirar dentro para encontrar el verdadero lugar
de poder en lo profundo de sí. Un chamán lo llamaría perderse en la
primera atención y olvidarse de enfocarse en la segunda atención,
donde está el verdadero poder.
Joe fue suficientemente inteligente para aprender de sus errores y
dar los pasos necesarios para rectificarlos. En el mundo de los
negocios, donde hasta la palabra corazón es sospechosa, está claro
que él entendió muy bien el camino con corazón.
Además de estas tres trampas, hay otros obstáculos y distracciones
que se presentan en el camino con corazón:
4. La trampa de la distracción. Puedes hacerte perezoso o dejarte
distraer por las ventajas que te ofrece la primera atención, valorando
los beneficios económicos, el estatus o la influencia por encima de lo
que el espíritu quiere de ti.
5. La trampa del autoengaño. Puedes cometer el error de no decirte
la verdad a ti mismo ni a los demás. Engañarte a ti mismo hará que
pierdas el camino con corazón porque éste requiere la máxima
honestidad personal.
6. La trampa del pensamiento negativo. Puedes caer en la trampa
del pensamiento negativo y volverte suspicaz, cínico y despectivo.
7. Pérdida de visión. Puedes perder perspectiva y, en lugar de
mantener un ojo en el cuadro general y enfocarte en tu objetivo,
reducir tu campo de visión y perderte en los detalles, oscureciendo así
tu comprensión del camino con corazón.
8 . Pérdida del desapego. Puedes insistir en tomarte las cosas
personalmente, con lo que te pondrás a la defensiva y estarás
resentido y amargado en lugar de mantener una distancia saludable.
9 . « Funcionar en automático». Puedes perder tu atención de
«funcionar en automático». En cierto sentido te echas a dormir,
haciéndote vulnerable a cualquier persona o cosa que trate de
desviarte de tu visión.
10. La trampa de la torpeza y la pereza. Puedes hacerte perezoso y
dejar de esforzarte al máximo, dejar de dar lo mejor de tu poder y
energía. Entonces vas cojeando a medio gas, pierdes el camino con
corazón y entras en otro camino menos poderoso, el camino de
menor resistencia, de la pereza, de las expectativas rígidas, de las
suposiciones fijas.

MANTENERSE EN EL CAMINO CON CORAZÓN

¿Cómo arreglárselas para evitar las trampas y obstáculos y


mantenerse en el camino con corazón? Verdaderamente hay miles de
formas de hacerlo, y muchas de ellas salpican las páginas de este
libro. Veamos algunas.
Cuando Joseph Jaworski describe las trampas en las que cayó
mientras seguía su visión, también nos ofrece los antídotos que
descubrió para liberarse de ellas. Basándose en su experiencia, nos
sugiere:

1. Mantén la perspectiva.
2. Conserva la flexibilidad.
3. Entra dentro de ti mismo.
Miguel Ruiz, chamán y médico con raíces familiares en la tradición
chamánica tolteca, escribe en su libro Los cuatro acuerdos sobre
cuatro reglas o prácticas personales primarias que, si se siguen,
ayudan automáticamente a mantenerse en el camino con corazón, en
el camino del poder. Estas cuatro reglas parecen muy simples, pero
requieren muchísima disciplina. Estos cuatro acuerdos son parte de la
filosofía de los chamanes de todo el mundo:

1. Sé impecable con tu palabra.


2. No te tomes nada personalmente.
3. No hagas suposiciones.
4. Da lo mejor de ti en toda situación.

Theun Mares, un chamán africano originario de Zimbabwe, ofrece


otras sugerencias para mantenerse en el camino con corazón en su
libro Return of the Warriors. Éstas son sus observaciones:

1. La persona de conocimiento debe prestar atención a los detalles


de la vida, porque la acumulación de todas las pequenas cosas
es lo que crea nuestra visión del mundo.
2. Un chamán debe tener la intención —debe querer— de ser muy
consciente. Esta intención intensifica la percepción que
seguidamente genera un poder mucho mayor.
3. Un chamán debe cambiar su manera de pensar o de hacer
cuando lo requiere el camino de poder. A veces los cambios
deben ser radicales e inmediatos. Los cambios necesarios no
permiten demora.
4. Un cazador de poder debe observar constantemente y ser
consciente de los actos pequeños y aparentemente insignificantes
iniciados por él mismo o por la presa; estos actos menores
pueden provocar importantes cambios en la percepción y en la
conciencia.
Todos estos escritores de diversas tradiciones del mundo toman
sus datos de la misma base de conocimiento —la tradición chamánica
— al hacer sus observaciones sobre la permanencia en el camino con
corazón. Todos apuntan la importancia de mantener la flexibilidad, de
decir la verdad, de evitar falsas expectativas, de prestar atención a las
pequeñas cosas, de poner riendas al poder de la intención, de elevar
la conciencia, de ser impecable, de asumir responsabilidad, de
contribuir con el mejor de los esfuerzos, etc.

EL CAMINO CON CORAZÓN Y EL LIDERAZGO


EN EL MUNDO DE LOS NEGOCIOS

Con sus complejas organizaciones y constantes intercambios, el


mundo de los negocios es un área vasta e intensa donde puedes
aprender rápidamente las lecciones chamánicas y acumular poder
aceleradamente.
Como la caza, es un juego donde se apuesta fuerte, y donde
puedes distraerte rápidamente y perder el camino de poder sin darte
cuenta de ello. Sólo recuerdas que te has desviado del camino cuando
sufres las dolorosas consecuencias.
En este fascinante campo de juego, muchos jugadores utilizan
únicamente la primera atención. Y como ven el mundo desde este
marco de referencia, no perciben nada relacionado con otros marcos
de referencia. Generalmente se limitan a mofarse de cualquier
sugerencia de que hay otra manera de ver las cosas, y su hostilidad
puede ser formidable. A menudo ocupan las posiciones clave y
pueden determinar las reglas de juego que se aplican en el campo.
Puede parecer que tienen poder, pero en el contexto chamánico su
poder sólo es ilusorio. En realidad son jugadores débiles que sólo
están ahí para hacerte más fuerte, para ser tu pinche tirano, como
Don Juan Matus enseñó a Carlos Castaneda. Están ahí para poner a
prueba tus habilidades y ayudarte a crecer, y por tanto representan
una oportunidad, no tu derrota.
A veces, la gente que sólo usa la primera atención se las arregla
para entrar a trompicones en su camino con corazón, en su camino
de poder. Desde el punto de vista chamánico, esto ocurre porque
están recibiendo ayuda del espíritu, aunque no la registren ni la
reconozcan. Esto les permite alcanzar cierta medida de felicidad,
satisfacción e incluso algún poder real. En cualquier caso, la señal de
que la persona está usando sólo la primera atención es que nunca se
siente satisfecha, siempre se queja de su suerte y no exhibe los
rasgos de la persona que está en el camino con corazón.
Afortunadamente para todos nosotros, mucha gente del mundo
empresarial ya sabe usar la segunda atención, está descubriendo o
ha descubierto su camino de poder, y ha comenzado a acumular
algún poder real. Un chamán diría que estas personas destacan y son
identificables por el individuo capaz de «ver» porque emiten una luz
brillante y hacen gala de una intensa fuerza interna. A menudo tienen
que batallar con sistemas, políticas y directores opresivos y
extremadamente limitados en su visión y comprensión. Muchas veces
han de operar en un mundo donde los miedos determinan la toma de
decisiones y controlan la situación la mayor parte del tiempo. No
obstante, estas condiciones sólo les retienen temporalmente porque,
estando en el camino del poder, en el camino con corazón, han
probado una realidad que no puede compararse con ninguna otra y
cuando se ha hollado este camino, no hay vuelta atrás.
A medida que más gente descubre el camino del poder por un
método u otro, la proporción entre los que están en el camino con
corazón y los que no cambia cada día, y el equilibrio se está
decantando hacia los primeros. Este cambio incesante ya está siendo
sentido en todos los aspectos del mundo de los negocios y de las
organizaciones, desde los trabajadores de a pie hasta los escalones
más altos de la dirección. Como el cambio gradual de las estaciones,
es posible que este movimiento imparable no pueda percibirse hora a
hora y día a día, pero se distingue claramente desde una perspectiva
más amplia. Llegará el momento en que aquellos que se han dedicado
a dormitar serán arrastrados o se encontrarán en un mundo que cada
vez es más incomprensible e incómodo.
A medida que el equilibrio continúa reajustándose, se producen
cambios sustanciales en la manera de dirigir los negocios.
EL FUTURO DE LAS ORGANIZACIONES Y EL CAMINO CON
CORAZÓN

Éstas son algunas de las tendencias futuras que se irán


estableciendo progresivamente a medida que el camino con corazón
se vaya generalizando. Algunas de ellas ya pueden notarse en
muchas organizaciones.

1. Si bien la lógica y las estadísticas no se ignorarán, se prestará


más atención a la intuición para tomar decisiones.
2. Se prestará más atención a poner a cada persona en el trabajo
que más le potencie y que le resulte más significativo. Y sí, hay
personas para las que ser portero o cambiar las ruedas del coche
es verdaderamente significativo. La gran mayoría de los trabajos
pueden ser considerados como un camino con corazón por
algunas personas.
3. Se pondrá más énfasis en la contemplación, el ensueño, la
meditación y el descanso como potenciadores de la eficacia y la
productividad.
4. Sin caer en la superstición, se dará más credibilidad a la sabiduría
interna, a los sucesos sincrónicos, a los signos poderosos y a los
presagios.
5. Se prestará más atención a los aliados, a los lugares de poder, a
la naturaleza y a los elementos naturales para ayudar a recuperar
y fortalecer a los trabajadores agotados.
6. Se favorecerán las alianzas naturales y se desmantelarán las
relaciones abrasivas más rápidamente que ahora gracias a una
comprensión chamánica más profunda.
7. Los procesos de formación y aprendizaje para muchos trabajos
incluirán ejercicios para elevar la conciencia, entrenamiento para
«ver» y entrar en la segunda atención, y técnicas chamánicas
para cazar poder y eliminar las conductas que nos hacen
perderlo.
8. Se pondrá un mayor énfasis en crear equipos que trabajen
equilibradamente y tengan la máxima eficacia.

RESUMEN

Conceptos que es importante recordar

Entre los obstáculos al camino con corazón se incluyen


los siguientes:
1. La trampa de la responsabilidad.
2. La trampa de la dependencia.
3. La trampa del exceso de actividad o ansiedad.
4. La distracción.
5. El autoengaño.
6. El pensamiento negativo.
7. La pérdida de visión y el perderse en los detalles.
8. La pérdida del desapego.
9. «Funcionar en automático». 10. La torpeza y la
pereza.
Éstas son algunas de las herramientas para mantenerse
en el camino con corazón:
1. Mantener la perspectiva.
2. Conservar la flexibilidad.
3. Entrar dentro de uno mismo.
4. Ser impecable con la palabra dada.
5. No tomarse las cosas personalmente.
6. No hacer suposiciones.
7. Dar siempre lo mejor de uno mismo.
8. Prestar atención a los detalles de la vida.
9. Tener la intención (querer) de ser muy consciente.
10. Estar dispuesto a cambiar.
11. Observar constantemente y ser consciente de los
pequeños actos aparentemente insignificantes.
Afortundamente para todos nosotros, muchos hombres
de negocios ya saben hacer uso de la segunda atención,
están descubriendo o han descubierto su camino de
poder y han empezado a acumular algún poder real.
Capítulo 17

LOS CUATRO ASPECTOS DE LA COMUNICACIÓN

Como cree Serge Kahili King, el poder viene de dentro, y


su fuente son los valores fundamentales (Urban Shaman,
1990). Es raro que alguien tenga el coraje de hablar como
lo hicieron Kennedy o Gandhi en el mundo de los negocios.
El peligro de parecer estúpido o idealista parece tan real, y
la necesidad de sobrevivir tan enorme, que los valores
profundos de los líderes suelen estar amortiguados por las
políticas empresariales, la competición, la economía y el
deseo de dignidad en un mundo donde la realidad social
impone que lo que realmente cuenta son los números a
corto plazo.
Charles E. SMITH, The Merlin Factor: Keys
to the Corporate Kingdom

REGLA 8

Todo poder se manifiesta a través de cuatro aspectos: aliento,


luz, sonido e intención; estos cuatro aspectos forman la base de
la comunicación

Para el chamán, cada palabra pronunciada es una prueba de


impecabilidad. El chamán comprende que las palabras pueden influir
en el resultado de una situación y determinar la conciencia de la
misma. Los cuatro aspectos de la manifestación del poder: aliento,
luz, sonido e intención, forman la base de la comunicación, y nuestra
forma de comunicar determina los resultados que consigamos en el
camino del poder.
Veamos cómo estos cuatro aspectos se asocian para crear el
instrumento chamánico más poderoso, la gran herramienta de la
comunicación.
1. ALIENTO

El aliento es el principal vehículo de los sonidos humanos, y según


la tradición chamánica es lo que infunde espíritu a las palabras.
Mientras hablas, tomas aliento para dar poder al lenguaje, para hacer
que las palabras vayan donde serán oídas. El aliento es el
fundamento del lenguaje y posibilita la comunicación. Las palabras
escritas no tienen tanto poder como la palabra hablada: un mal actor
puede destrozar las palabras de Shakespeare y un buen actor puede
hacerlas sublimes. El poder está en el orador y no en las palabras
dichas, como puede testificar cualquiera que haya escuchado a un
buen conferenciante.
Lo que el orador haga con la respiración es muy importante, porque
el aliento no sólo es esencial para la vida, también es el combustible
que alimenta el motor de las palabras. Los chamanes entienden que
el aliento es el vehículo usado por el espíritu para infundir vida en la
forma humana; el aliento conecta campos energéticos superpuestos,
uniéndolos para formar el cuerpo, la mente y el espíritu. El aliento es
una de las principales herramientas curativas del chamán; él o ella lo
usa para absorber la enfermedad e irradiar bienestar. El aliento
también se usa para recobrar las cosas perdidas —incluyendo la
recuperación del alma— y para devolver la armonía y la integridad al
paciente. Los chamanes pueden usar la respiración para llevar el
poder y la energía de un lugar a otro, e incluso pueden inocular poder
y energía a otra persona con fines curativos. La respiración puede
cambiar los puntos de vista, los estados de ánimo y la salud de la
persona.
2. LUZ

Para el chamán, el aliento es portador de luz, la fuente de todo el


poder del universo. Cuanto más profunda, pura e intensa sea la luz
transportada por la respiración, mayor es el poder del chamán.
Según la tradición chamánica, en última instancia todo es luz, una
profunda luz interna que para los maestros chamanes es
indiferenciable del amor. En la tradición tolteca del conocimiento
chamánico, al espíritu se le llama águila, y la luz son las emanaciones
del águila. Las emanaciones son ondas luminosas que el espíritu usa
para generar vida en cada partícula del universo. Así, cada partícula
tiene el poder de manifestarse como elija hacerlo, por eso el universo
es tan variado.
Los seres humanos pueden tomar conciencia de este poder de
crear a voluntad, o pueden seguir siendo inconscientes de él.
Hacernos conscientes de este poder nos permite acceder al
verdadero poder.
3. SONIDO

El sonido es una serie infinita de frecuencias o vibraciones que


permiten experimentar el misterio de la canción y del discurso. El
sonido expresa pensamientos y sentimientos en una gran variedad de
intensidades que dan lugar a interminables elecciones en nuestra
manera de comunicar. El sonido cambia el significado de las palabras,
haciendo que suenen serias, ligeras, divertidas, insultantes,
sarcásticas o elogiadoras.
Para los chamanes, el sonido es mucho más que las palabras
pronunciadas. Las canciones espirituales, usadas en curaciones y
ceremonias, muchas veces no contienen palabras inteligibles, pero se
sabe que los chamanes las usan para atraer la lluvia a un terreno
reseco, para unificar un rebaño y permitir una buena caza, o para
eliminar un virus que haya enfermado a un aldeano. Los extraños y
hermosos sonidos emitidos por los chamanes crean vibraciones
armónicas que les permiten influir en el entorno de acuerdo a su
voluntad e intención.
El sonido, por tanto, es lo que transforma la luz transportada por el
aliento y manifiesta su poder en la forma. Los chamanes dicen que,
mediante el arte mágico de emitir sonidos, cualquier persona puede
tener un impacto en su entorno para bien o para mal.
4. INTENCIÓN

La intención es el anhelo o deseo que influye en el poder del aliento


para que obre y se manifieste de un modo particular. Sin intención, el
aliento se limita a mantener el cuerpo con vida. La intención lleva el
aliento a realizar su trabajo, a comunicar, a curar, a crear. La
intención dirige la luz transportada por el aliento donde el chamán
desea que vaya. Para los chamanes, éste es el proceso creativo, el
poder de realización del ser humano que el espíritu posibilita.

EL PODER DE LAS PALABRAS

Las palabras y el lenguaje refinan el proceso de manifestación.


Aunque las palabras no son imprescindibles para cambiar la realidad,
nos ayudan mucho aclarando nuestro enfoque e intención. Un
chamán puede curar sin palabras, usando simplemente el aliento, el
sonido y la intención sanadora. Pero las palabras tienen su propio
poder, el poder de definir, clarificar y centrar el significado. Cada
aspecto de la manifestación del poder —aliento, luz, sonido e intención
— tiene su propia energía, pero, cuando los cuatro aspectos se
combinan, su potencia llega a ser enorme. Según los chamanes, los
seres humanos tienen este poder a su disposición diariamente,
momento a momento, muchas veces sin llegar a darse cuenta.
Cuando nos damos verdadera cuenta del poder de nuestras palabras
para crear y precipitar los acontecimientos, no podemos volver a
sentirnos víctimas de la vida ni usar los vocablos a la ligera.
Nuestra forma de usar las palabras y el lenguaje indica cuáles son
nuestras creencias respecto al mundo, y nuestro sistema de creencias
determina si somos cazadores o presas, creadores o víctimas,
poderosos o débiles.
La comunicación es, en definitiva, luz impulsada por la intención que
usa el vehículo del aliento y adquiere forma a través del sonido. Los
chamanes dicen que la comunicación conlleva una gran
responsabilidad porque, a través de ella, ejercemos un poderoso
impacto en el mundo. A través del lenguaje determinas cómo será tu
vida: satisfactoria o dolorosa, plena o decepcionante, llena de
confianza o de suspicacia, inspirada por la integridad o impulsada por
el miedo.
DIRECTRICES CHAMÁNICAS PARA MODULAR EL DISCURSO

Como las palabras son tan poderosas —son, literalmente, una


herramienta de poder— la tradición chamánica sugiere ciertas
directrices orientativas para usarlas adecuadamente:
1. Limita lo que dices y no hables por hablar. La charla ociosa disipa
tu poder y te debilita. Llenar de charla espacios incómodos porque te
sientes nervioso o ansioso conduce a terrenos peligrosos en términos
chamánicos, como despreciar a otras personas o levantar
murmuraciones sobre ellas. Además de dañar a los demás, esto
genera una reacción recíproca que hará que una fuente desconocida
te provoque un daño similar.
2. Di solamente lo que quieres decir. Es decir, cuando hables, sé
consciente de lo que dices, y asegúrate de que lo que dices coincide
con lo que crees. El discurso impreciso tiende a producir resultados
imprecisos. Si dices: «Todos los de ese departamento son unos
inútiles», ¿es eso lo que realmente crees? ¿Te verás obligado a
retractarte posteriormente y decir que en realidad no quisiste decirlo?
A la hora de decir algo de alguien, una buena norma de conducta es
decir únicamente aquello que estás dispuesto a repetírselo a la
persona a la cara.
Si dices a un compañero de trabajo: «Tienes muy buen aspecto
para ser tan mayor», ¿qué le estás diciendo realmente? ¿Quieres
decirle que estás a gusto con él? ¿Que te disgusta y estás tratando
de ocultar tu disgusto con un chiste? ¿Estás tratando de insultarle
sugiriendo que es demasiado viejo para hacer su trabajo? ¿Qué
quieres decir realmente con esas palabras? Expresa lo que realmente
quieres decir y tu comunicación tendrá éxito.
Quizá tratas de animar a un empleado que te ha estado presentado
unos informes deficientes y en lugar de señalarle los aspectos que
debería revisar pareces aprobar su labor. Cuando un colega te
sugiere una nueva manera de gestionar las llamadas entrantes,
internamente te sientes en desacuerdo, pero externamente pareces
aprobar su idea. Dices que tienes el proyecto muy avanzado cuando
sabes que lo llevas retrasado y has perdido el control de la situación.
Todos éstos son ejemplos de comunicación imprecisa que pueden
producir resultados muy negativos.
3. Presta atención a lo que dices habitualmente y observa si es eso
lo que quieres que ocurra o si lo dices con un tono de autocompasión.
Por ejemplo, si te acostumbras a repetir: «No puedo hacerlo», pronto
serás incapaz de hacerlo. Si dices: «Siempre fracaso», entonces
fracasarás siempre. Si dices: «Parece que nunca puedo conseguir un
aumento de sueldo», no conseguirás el aumento. Por otra parte, si
dices: «He tenido algunas dificultades pero ahora estoy preparado
para triunfar», entonces conseguirás triunfar. Lo recomendable es
reconocer el antiguo estado de cosas y a continuación ir más allá,
afirmando lo que quieres que ocurra.
4. Presta atención a cómo hablas. ¿Hay un lamento o una queja en
tu voz? ¿Hablas con un tono aburrido, exhausto, aletargado? Si estás
cansado y sin entusiasmo, toma conciencia de que tu manera de
hablar podría, a pesar de tus deseos y esfuerzos, revelar tu condición
o sentimientos. Para un chamán, el sonido y la intención son más
importantes que las palabras, y debes tomar conciencia de cómo
hablas; negar el enfado o el desinterés cuando tu manera de hablar
expresa otra cosa limitará mucho el efecto de tus palabras.
Estas cuatro sencillas directrices chamánicas para regular nuestra
forma de hablar pueden, por sí mismas, revolucionar todas las
prácticas comerciales. El simple hecho de prestar atención al
discurso, de usar términos precisos y de alinear las palabras con la
intención resuelve la confusión, potencia la claridad y la eficiencia, y
energetiza a todos los que participan en la comunicación.
Observar tu propia forma de comunicar y las de los demás puede
revelar muchas intenciones ocultas. Comprobarás que muchas veces
la gente del mundo empresarial usa las palabras deliberadamente
para oscurecer, confundir y velar la verdad. Prestar atención al
discurso y a los abusos que se hacen de él en el entorno empresarial
es un ejercicio que vale su peso en oro.

RESUMEN

Conceptos que es importante recordar

Para el chamán, cada palabra pronunciada es una


prueba de impecabilidad.
Todo poder se manifiesta a través de cuatro aspectos:
aliento, luz, sonido e intención. Estos cuatro aspectos
forman la base de la comunicación.
Las palabras y el lenguaje refinan el proceso de
manifestación.
La forma de usar las palabras y el lenguaje indican tus
creencias respecto al mundo, y tu sistema de creencias
de termina si eres cazador o presa, creador o víctima,
poderoso o débil.
Las cuatro directrices chamánicas para orientar el
discurso son:

1. Limita lo que dices.


2. Di sólo lo que quieres decir.
3. Presta atención a lo que dices habitualmente.
4. Presta atención a tu manera de hablar.

Seguir estas directrices en un entorno empresarial puede ser la


clave del éxito.
Capítulo 18

LOS TRES ESTILOS PRIMARIOS DE COMUNICACIÓN

La alienación es una de las muchas caras de la


modernidad. Su cura es la comunicación y la comunidad:
un nuevo sentido de la proximidad. Abriéndonos unos a
otros reducimos la presión de estar solos y exilados.
Malidoma Patrice SOMÉ, Of Water and Spirit: Ritual Magic
in the Life of an African Shaman

REGLA 8 (continuación)

Todo poder se manifiesta a través de cuatro aspectos: aliento,


luz, sonido e intención; estos cuatro aspectos forman la base de
la comunicación

Los distintos estilos de comunicación, aunque apenas son


percibidos por la persona media, crean grandes diferencias en la
claridad y eficacia de la comunicación. Los chamanes de todo el
mundo reconocen que las personas son muy distintas en sus formas
de comunicar e interactuar unos a otros. Por eso diseñan estrategias
muy variadas para tratar con personas de distintos estilos.
Un modo simple y llano de designar los tres principales estilos de
comunicación es decir que la persona está centrada en la «cabeza»,
en el «corazón» o que es un individuo «visceral», dependiendo de si el
estilo viene caracterizado por la intelectualidad, la emocionalidad o
está orientado hacia la acción.
Don Juan, el chamán-profesor de Carlos Castaneda, reconocía que
Carlos era una persona fundamentalmente centrada en la cabeza, por
eso le permitía tomar notas; pero a menudo le frustraba
deliberadamente obligándole a usar otros estilos de comunicación
para llevarle a un mayor equilibrio.
LA PERSONA CENTRADA EN LA CABEZA

Ésta es la persona intelectual que piensa con palabras, se ocupa de


los detalles y prefiere usar la lógica y el razonamiento para resolver
los problemas. Las personas centradas en la cabeza procesan la
información más lentamente porque tienen que reflexionar las cosas
para llegar a conclusiones. Son muy buenos a la hora de separar las
ideas en sus partes componentes a fin de clasificarlas, compararlas y
ordenarlas. Este tipo de personas dirigen los sistemas educativos del
mundo occidental, controlan los medios de comunicación y, en
general, la forma de hacer las cosas en el mundo empresarial de
nuestros tiempos.
LA PERSONA DE CORAZÓN

La persona de corazón, en cambio, es el más consciente de la


totalidad del campo perceptual. Mientras que la persona centrada en
la cabeza se enfoca más en los detalles y en una cosa cada vez, la
persona de corazón entiende muchas cosas al mismo tiempo y puede
recibir una impresión general de lo que está ocurriendo. La gente de
corazón obtiene información de la sensación que le producen las
cosas y es capaz de sentir formas, texturas, colores, sonidos y
emociones. Como Einstein, muchas veces tienen la respuesta antes
de entender los pasos lógicos que llevan a ella. A menudo se sienten
en desventaja en el mundo occidental porque su estilo de
comunicación no es tan respetado como el de la gente centrada en la
cabeza. En otras partes del mundo, como Brasil, esta orientación
tiene más aceptación e influencia.
LA PERSONA VISCERAL

La persona visceral es diferente de las anteriores, y prefiere


comunicarse mediante la acción —haciendo cosas— y mediante
pequeños signos indicativos, como el jugador de baloncesto que con
un gesto informa a sus compañeros de la jugada que va a realizar. Un
movimiento con la cabeza, una acción repentina, un gesto
descendente de la mano son maneras rápidas y brillantes de
comunicar mucha información.
La gente visceral suele evitar las palabras y cree que las emociones
son un obstáculo para la acción eficaz. Otro ejemplo de este tipo
humano es el piloto de combate que, en el fragor de la batalla, no
tiene tiempo de elaborar un detallado plan de acción ni de considerar
la estética del avión enemigo: el piloto sobrevive mediante la acción
instintiva e inmediata.
COMUNICACIÓN ENTRE LOS DISTINTOS ESTILOS

Cuando personas de los tres estilos se encuentran en el lugar de


trabajo, las probabilidades de que se produzcan desencuentros son
enormes. Los malos entendidos son habituales, y cada tipo humano
tiende a pensar que su estilo de comunicación es el correcto y el de
los demás está equivocado. La persona centrada en la cabeza tiende
a pensar que la persona de corazón es demasiado sentimental y
torpe, y que al tipo visceral le falta coordinación verbal y tiene pocas
luces. La persona de corazón podría tachar a la persona más mental
de ser fría, distante y desapegada, y considerar que la persona de
acción es abrupta y desvinculada de sus sentimientos. La gente
visceral puede pensar que los tipos mentales son unos aburridos que
complican las cosas innecesariamente, y las personas de corazón son
excesivamente emocionales e impenetrables. El resultado suele ser
desacuerdos y enfrentamientos entre los estilos, lo que evidentemente
no es bueno para las empresas. Si estamos dispuestos a aprender
sobre los distintos estilos y a apreciar la validez y las complejidades de
cada uno de ellos, la comunicación y la cooperación pueden mejorar
drásticamente. Esto requiere cierta atención y un estudio objetivo de
uno mismo y de los demás.
SECUENCIA DE ESTILOS

Si bien cada individuo tiende a usar principalmente uno de los


estilos, los tres operan en todos nosotros constantemente, aunque
cada persona suele usarlos en un orden distinto. Esto significa que, de
hecho, hay seis tipos distintos de personas intentando comunicarse en
el puesto de trabajo. Examinémoslos un poco más de cerca.

Algunos de los que se centran en la cabeza pasan en segundo lugar


al corazón y, por último, a la acción, mientras que otros pasan a la
acción y, por último, al corazón. Estos dos tipos humanos son muy
diferentes entre sí, lo mismo que los tipos que forman otras
combinaciones de estilos. Para explicar las diferencias, hemos
descubierto dos leyes que determinan si un estilo particular de
comunicación es eficaz o no.
Primera ley: el segundo estilo es una trampa

Cuando la persona comunica con su segundo estilo, no consigue


afrontar los desafíos ni resolver los problemas, y se queda atrapada
en ese estilo secundario sin realizar progresos.
En función de la cultura, del condicionamiento infantil y de sus
inclinaciones naturales, las personas tienden a moverse mejor en un
estilo determinado, el que usan preferentemente; el siguiente estilo
que mejor dominan viene en segundo lugar, y el más flojo viene en
tercer y último lugar. La gente tiende a usar bien su estilo primario por
razones evidentes. Sin embargo, no suelen usar tan bien el segundo
estilo. De hecho, la persona sólo echa mano de él cuando está bajo
tensión. Una persona acostumbrada a usar la cabeza puede
emprender una acción visceral estando bajo presión. Pero, como ése
es su estilo secundario, comete errores al usarlo. El error más común
es poner el segundo estilo al servicio del primero. Por ejemplo:
digamos que una persona pensadora se siente bajo presión y pasa a
la acción. En lugar de actuar productivamente, lo más probable es que
esa persona aplique la acción a su pensamiento, y se quede dando
vueltas y vueltas en su cabeza, atrapada obsesivamente como un
hámster en una rueda. Esto es lo que en el mundo de los negocios se
llama «parálisis analítica». Lo que parece acción en realidad no lo es.
Esa persona ya no piensa con coherencia ni actúa productivamente.
Veamos un segundo ejemplo. Una persona de corazón pasa a la
cabeza cuando se siente bajo presión. Entonces intenta usar su
pensamiento para cuestionar sus sentimientos y se queda atrapada
ahí. Este proceso suele acabar en desastre, porque ahora la persona
ni tiene sentimientos definidos ni piensa con claridad. Así pues,
cuando la persona entra bajo presión en su estilo secundario, pierde la
capacidad de usar el estilo primario y también el secundario.
Recuerda que en circunstancias normales la persona puede usar
los tres estilos productiva y eficazmente, especialmente si usa los
estilos equilibradamente. En el mejor de los mundos, la persona sana
piensa cuando tiene que pensar, siente cuando lo apropiado es sentir
y actúa eficazmente cuando necesita hacerlo. El problema surge
cuando la persona se siente considerablemente más incómoda con su
estilo secundario y cuando está bajo presión.
Segunda ley: el tercer estilo es el equilibrador

El tercer estilo es el que puede devolver el equilibrio a una situación


y liberar al individuo de la trampa en que se convierte el segundo
estilo.
Si una persona centrada en la cabeza opera secundariamente
desde el corazón, recurrirá finalmente a una acción drástica que le
equilibrará y solucionará el problema. Curiosamente, el tercer estilo, el
que la persona usa en último lugar, es el que mejor suele funcionar
cuando por fin se recurre a él. Por eso funciona como elemento
equilibrador; es el estilo que vuelve a poner las cosas en su lugar.
Veamos a continuación dos ejemplos tomados de la vida real.
Cathy es directora financiera de una compañía nacional de
transporte por carretera. Hace un excelente trabajo y gestiona las
finanzas tan bien que la compañía ha tenido beneficios ocho años
seguidos. Cathy es una mujer cerebral, puede quedarse atrapada en
las emociones y se equilibra actuando. Recientemente tuvo una
disputa con el jefe de adquisiciones, que quería renovar la flota con la
compra de doce camiones nuevos. En opinión de Cathy, a la flota
actual le quedaban dos años más de vida antes de ser sustituida.
Secretamente, ella sentía que el director de adquisiciones estaba
tratando de ganar notoriedad en la empresa, arriesgando con ello el
bienestar y la seguridad de la compañía. Como Cathy no encontraba
una solución simple al juego de poder, se iba a casa noche tras noche
ansiosa y preocupada.
Después de sentirse así durante una semana se dio cuenta de que
se estaba quedando paralizada en una situación sin salida. Decidió
ponerse en acción: preparó un informe detallado y convocó a la
dirección a una reunión en la que esbozó las consecuencias
financieras de tres opciones posibles: 1) comprar los doce camiones
ahora; 2) comprar tres camiones ahora y el resto dentro de un año, o
3) esperar y comprar todos los camiones dentro de dos años.
En la reunión se decidió apostar por una combinación de las
opciones dos y tres, comprando tres camiones ahora y el resto dentro
de dos años. Esta opción obtuvo la aprobación de Cathy y dio algo
con lo que sentirse bien al director de adquisiciones. La reunión fue un
éxito porque fue informativa, objetiva y nadie fue acusado con el dedo.
Cathy usó la acción —su impulso visceral— para liberarse de la
trampa de las emociones, y eso le devolvió a lo que mejor sabe hacer:
pensar. Su historia nos muestra que una persona mental puede
quedarse atrapada en las emociones y no hacer nada, y que una
acción decidida le libera de la parálisis y ofrece una solución al
problema.
Don es director de diseño creativo en una gran cadena de tiendas
de moda. Tiene una excelente sintonía con el personal de todos los
departamentos y una gran sensibilidad hacia la moda, el diseño y las
tendencias actuales. Don está centrado en las emociones, recurre a la
acción en segundo lugar y, por último, usa su intelecto. Aunque es
muy bueno en su trabajo, sus impulsos repentinos a veces le causan
problemas.
En una ocasión diseñó una exquisita línea de ropa sin darse cuenta
de que el tejido empleado, a pesar de ser precioso, se manchaba muy
fácilmente y era difícil de lavar. Pidió grandes partidas de ese material
sin pensárselo dos veces y aunque sus diseños eran muy acertados,
no se detuvo a considerar todas las consecuencias de su elección.
Cuando se le señaló este problema, comprendió su error, canceló la
orden e inmediatamente se puso a buscar tejidos que fueran estéticos
y fáciles de lavar.
Recurriendo finalmente a un pensamiento más minucioso —al estilo
mental—, Don pudo salir de la trampa de la acción impulsiva y resolvió
el problema de inmediato, lo que le devolvió su posición privilegiada
dentro de la compañía y le permitió seguir con sus diseños.

RESUMEN

Conceptos que es importante recordar


Los tres estilos de comunicación primarios son: cabeza,
corazón y acción.
Cada persona usa los tres estilos siguiendo un orden
particular.
Las reglas que rigen estas secuencias dicen: 1)
cualquiera que sea el estilo secundario de una persona,
demostrará ser ineficaz para afrontar un desafío o
resolver un problema, y 2) el tercer estilo devolverá el
equilibrio a la situación y liberará de la trampa del
segundo estilo.
Capítulo 19

EL PODER DE LOS EQUIPOS

La transformación es el proceso de invalidar


experimentalmente y de abandonar las creencias que ya
no sirven a un propósito constructivo […]. Darse cuenta de
que el éxito de un equipo es más importante que el éxito
individual es un cambio radical para quien haya disfrutado,
valorado y practicado un individualismo feroz la mayor
parte de su vida.
William A. GUILLORY, The Living Organization-Spirituality
in the Workplace

REGLA 2 (continuación)

El poder surge de cuatro fuentes primarias: 1) inspiración; 2)


simplicidad; 3) intercambio, y 4) concepción

En el siglo XXI, el mundo de los negocios es el terreno donde la


mayoría de la gente elige jugar al juego de acumular poder. Si, en su
esfuerzo por adquirir o conservar su poder, los individuos perciben
hostilidad en el entorno, actuarán independientemente, y quizá se
enfrenten entre ellos. A menudo competirán por el poder disponible
como niños de diez años tratando de llevarse de la mesa la última
ración de pizza. Por otra parte, si sienten que el entorno les permite
congeniar, se juntarán y cooperarán para formar equipo, sabiendo que
pueden conseguir más poder y eficacia funcionando como grupo que
luchando independientemente. Los chamanes entienden que los
grupos que trabajan unidos atraen poder de manera natural. Trabajar
en equipo es más inspirador que trabajar solo, puede reducir la
cantidad de trabajo, abre vías de intercambio y favorece la puesta en
práctica de nuevas ideas y métodos.
Desde el punto de vista chamánico, una empresa de éxito creará el
entorno necesario para que sus miembros se integren en equipos
poderosos, teniendo en cuenta que ciertas configuraciones naturales
atraen más poder que otras.
EL PODER DE LOS NÚMEROS

Según la visión chamánica del mundo, el poder de un grupo viene


determinado por el número de miembros de dicho grupo elevado al
cuadrado. Así, una persona que trabaja sola tiene un poder
equivalente a uno; un grupo de dos tiene un poder de cuatro, es decir,
cuadruplica la energía, la fuerza, la inspiración, la influencia y la
habilidad de una sola persona; un grupo de tres tiene el poder de
nueve, y así sucesivamente: con cada persona añadida, la fuerza
grupal da un salto cuántico.
Los pueblos indígenas son proclives al trabajo en grupo porque
entienden el poder de los números. Los curanderos suelen invitar a
toda la familia, el clan o la tribu a participar en la ceremonia curativa
porque saben que sus efectos aumentan exponen-cialmente al añadir
participantes.
Teniendo en cuenta la fórmula chamánica de que el poder de un
grupo es equivalente al número de miembros elevado al cuadrado, es
evidente que una gran corporación con miles de empleados tiene el
potencial de acumular mucho poder. No obstante, lo habitual es que
ese poder potencial no se plasme, y se pierda a causa de las
lealtades divididas, de las políticas fragmentadoras, de la coordinación
deficiente, de la mala comunicación, de la falta de una visión común y
de una filosofía compartida, y de muchos otros factores que erosionan
el poder. Aunque no están libres de prácticas ineficaces, los
japoneses han conseguido unir grandes grupos de gente bajo una
misma filosofía, y esto ha demostrado ser ventajoso para sus
empresas.
A pesar del gran potencial que tienen los grupos grandes, los
grupos pequeños suelen conseguir mayores niveles de cohesión y
eficacia, pues tienden a moverse más rápida y ágilmente que los
grandes. Sin embargo, la verdadera fuerza y poder de los grupos
pequeños son los siete elementos de la lista siguiente. Conforme los
vayas revisando, verás por qué es mucho más complicado conseguir
que un gran grupo de gente manifieste todas estas cualidades que
hacer que un pequeño grupo trabaje de manera unificada.
ELEMENTOS CHAMÁNICOS DE COHESIÓN

Estos siete elementos son cruciales para crear un grupo altamente


eficaz:
1. Para ser poderoso, un grupo debe compartir una filosofía o
una serie de valores comunes. Debe haber algo que conecte a los
individuos con sus compañeros de equipo. Cuando las personas están
de acuerdo en lo que es importante para ellas, se sienten conectadas.
Palabras clave: acuerdo, conexión.
2. Los participantes deben entender que la intención grupal
tiene méritos suficientes para centrar su interés durante un
periodo de tiempo considerable. El objetivo debe ser
suficientemente atractivo para que la gente se comprometa a
quedarse en el grupo el tiempo necesario.
Palabras clave: intención, compromiso.
3. Los miembros del grupo deben percibir que el trabajo grupal
les fortalece más que el trabajo independiente. Cada miembro del
grupo debe tener una visión global suficientemente amplia para
entender el valor de la tarea y lo que ésta significa para él o ella
personalmente.
Palabras clave: ver el cuadro general.
4. Cada miembro debe percibir que sus compañeros tienen una
actitud amistosa y apoyan su desarrollo personal, que no son
hostiles ni competitivos. Los miembros de un grupo deben confiar
en sus compañeros y favorecer el éxito individual de cada uno de
ellos. Evidentemente, dicha confianza y apoyo no implica que los
miembros del equipo no estén en flagrante desacuerdo en algunos
puntos. El conflicto amistoso puede ser muy útil para llevar el proceso
de pensamiento grupal al límite del caos creativo. Los sistemas
autoorganizados surgen en estos contextos.
Palabras clave: confianza, apoyo.
5 . Los integrantes del grupo deben estar dispuestos a
renunciar desinteresadamente, aparte de su gratificación e
interés personal, para contribuir a un poder mayor del que todos
se beneficien. Los integrantes del grupo deben estar dispuestos a
servir a una causa superior, a dar de sí mismos, a crear algo más
poderoso que lo que cada uno puede generar individualmente.
Palabras clave: desinterés, contribución.
6. Los miembros deben venir al equipo con un nivel de poder
personal equiparable al de los demás componentes. Los
equipos tienen éxito cuando están compuestos por iguales, no
necesariamente en cuanto a habilidades o ideas, sino en capacidad de
generar y gestionar poder. Trabajar juntos como iguales crea
confianza genuina y respeto mutuo. Recuerda que la definición
chamánica de poder es ser capaz, tener el potencial, tener el vigor o
la energía de hacer las cosas.
Palabras clave: igualdad, respeto.
7. Los miembros del grupo deben ser capaces de comunicarse
eficazmente. Aunque todos los demás elementos estén presentes, si
los miembros del grupo no pueden comunicarse entre ellos, serán
ineficaces. La comunicación depende de las ganas y del compromiso
de entenderse profundamente unos a otros. Para que la comunicación
sea intensa y poderosa, deben estar presentes los otros seis
elementos.
Palabras clave: comunicación, entendimiento.

RESUMEN
Conceptos que es importante recordar

Ciertas configuraciones naturales atraen poder al equipo.


Según la visión chamánica del mundo, el poder de un
grupo viene determinado por el número de sus
miembros elevado al cuadrado.
Los grupos pequeños tienden a ser más ágiles y a estar
más cohesionados.
Los siete elementos cruciales para construir un equipo
altamente eficaz son:

1. Una filosofía o conjunto de valores comunes.


2. Un objetivo atrayente.
3. La percepción común de que el trabajo compartido fortalece
mucho más a los miembros que el trabajo independiente.
4. Un entorno favorable.
5. Los miembros deben estar dispuestos a sacrificar la acumulación
de poder y la gratificación personales en aras del beneficio grupal.
6. Los integrantes deben venir al equipo con un nivel de poder
personal equiparable al de sus compañeros.
7. Los componentes del equipo deben comunicarse eficazmente.
Capítulo 20

20 CONFIGURACIONES DE LOS EQUIPOS

Como toda la creación es una totalidad, la separatividad


es una ilusión. Nos guste o no, todos jugamos en equipo.
John HEIDER, The Tao of Leadership

REGLA 2 (continuación)

El poder surge de cuatro fuentes primarias: 1) inspiración; 2)


simplicidad; 3) intercambio, y 4) concepción

En este capítulo nos enfocaremos en la tercera y en la cuarta


fuentes de poder: el intercambio y la concepción. En cualquier
organización, el intercambio eficaz y la concepción de nuevas ideas
requieren la construcción de un equipo.
El número de componentes de un equipo determina el
funcionamiento del mismo. Los líderes indígenas saben mucho del
poder intrínseco de ciertos números, y a menudo usan esas
configuraciones deliberadamente para formar grupos de aprendices,
por ejemplo. Aquí comentaremos las propiedades y atributos de los
equipos en función de su tamaño. Analizaremos únicamente los
equipos de hasta doce personas porque todos los grupos grandes que
son eficaces están compuestos por equipos menores.
PRINCIPIOS GENERALES

Los equipos con un número par de componentes son


más estables que los equipos con un número impar de
componentes; por tanto, son recomendables para
proyectos a largo plazo y tareas permanentes.
Los equipos con un número impar de componentes
tienden a ser inestables; por tanto, suelen ser
indeseables para conseguir objetivos a largo plazo. No
obstante, un equipo con un número impar de
componentes puede ser muy eficaz cuando el objetivo
es, por ejemplo, introducirse en un campo nuevo. Los
números impares crean tensión, pero a veces esa
tensión es útil y necesaria para el crecimiento.
Aunque los miembros individuales del equipo vayan y
vengan, es importante mantener un número estable de
jugadores; para garantizar el éxito, mantén el tamaño del
equipo a lo largo del tiempo.
Un equipo puede estar compuesto por personas con
niveles muy distintos de educación y habilidades: el
recadero o el vendedor son tan importantes como el
director o el abogado.
Los grupos grandes, como departamentos enteros,
tienden a dividirse de manera natural en equipos más
pequeños.
EQUIPO DE UNO

Una sola persona no forma un equipo, a menos que haya miembros


invisibles. Los chamanes solitarios a menudo funcionan en grupo,
incluyendo en sus trabajos diversos aliados y espíritus ayudantes. En
cualquier caso, en esta exposición asumiremos que un solo individuo
no forma equipo.
EQUIPO DE DOS

Un equipo de dos es una pareja. Ésta es la configuración más


reducida posible para un equipo, pero los miembros de la pareja son
muy eficaces cuando están presentes los siete elementos de cohesión
(descritos anteriormente). Dos que trabajen juntos tienen el poder de
cuatro, y el cuatro es un número estable.
EQUIPO DE TRES

Los equipos de tres no suelen ser eficaces porque están


desequilibrados de manera natural, como las banquetas de tres patas.
Dos individuos forman una pareja natural, y al tercero que se añade a
esa pareja le podría resultar difícil sentirse incluido, e incluso podría
ser un factor disgregador si intenta formar su propia pareja con uno
de los otros miembros. El poder tiende a perderse en estas
dinámicas.
Aunque no es lo habitual, un grupo de tres puede trabajar unido y
tener éxito si la intención está clara y los miembros tienen suficiente
madurez, conciencia y compromiso. A veces el equipo de tres puede
estar equilibrado por un cuarto que tenga un papel menor, como un
investigador distante, proveedor o cliente.
Una nota cómica: a veces los humoristas trabajan en equipos de
tres porque el desequilibrio natural de esta configuración ayuda a
crear dinámicas ridículas y divertidas.
EQUIPO DE CUATRO

Los equipos de cuatro son, de manera natural, los más estables,


eficaces y poderosos para la mayoría de los proyectos y tareas. Los
problemas y la inestabilidad del equipo de tres se remedian fácilmente
añadiendo un cuarto miembro. Las ventajas del número cuatro
también son evidentes en muchos otros ámbitos. Cuando la
corporación Honda sacó al mercado el vehículo todo terreno de tres
ruedas, se hicieron inmensamente populares, pero se produjeron
tantos vuelcos con consecuencias fatales que las demandas legales
proliferaron. Finalmente, Honda retiró estos vehículos del mercado y
los sustituyó por la ATV de cuatro ruedas, con lo que la tasa de
accidentes cayó en picado.
Los equipos de cuatro se distribuyen de manera natural en cuatro
campos o posiciones. Cada posición contribuye de manera única a la
totalidad. Las cuatro posiciones están caracterizadas por las
cualidades siguientes:

1. Iniciativa.
2. Conocimiento.
3. Poder.
4. Apoyo.

Independientemente de quién componga el equipo de cuatro, cada


miembro del grupo siempre gravitará hacia una de estas cuatro
posiciones. Seleccionando a individuos de talento para cada posición
podemos incrementar enormemente la eficacia de un equipo.
Además, hemos de tener en cuenta que si en un equipo ponemos
cuatro elementos de iguales o similares características, tendrán más
dificultades que un equipo compuesto por cuatro miembros con
personalidades bien diferenciadas.
A veces los miembros rotan sus posiciones. Por ejemplo, un
miembro puede ocupar la posición de iniciativa un día y la posición de
conocimiento al siguiente. De modo que los equipos de cuatro pueden
ser flexibles, aunque tienden a adoptar una estructuración típica.
Examinemos detalladamente las cuatro posiciones.
1. Iniciativa. Éste es el lugar del iniciador, el miembro del equipo al
que se le ocurren las ideas originales, el que primero propone las
cosas, el que hace las sugerencias iniciales. El iniciador no siempre
sabe cómo poner en marcha la tarea, pero es quien la propone
originalmente. Suele tener un estilo creativo, confiado y flexible, y
frecuentemente se le ocurren más ideas de las que el grupo puede
poner en práctica.
2. Conocimiento. La persona en la posición de conocimiento es la
que investiga los méritos y posibilidades de una propuesta y estudia
qué se necesita para realizarla. Aporta información valiosa para
aprobar o rechazar la propuesta. Las personas que ocupan este lugar
tienden a ser curiosas, atentas a la información y a los detalles, y
necesitan las ideas de otros para ponerse en marcha.
3. Poder. La posición de poder es natural para las personas que
quieren resultados. La persona que ocupa este puesto está ansiosa
de pasar a la acción y tiende a crear un programa, a proponer los
pasos necesarios y motivar al equipo para poner el proyecto en
marcha. Suele tratarse de un individuo confiado y capaz. También
suele saber qué otros jugadores deben participar en el proyecto para
que la idea pueda plasmarse más rápidamente.
4. Apoyo. Finalmente, siempre habrá un miembro del equipo que
de manera natural ocupe la posición de apoyo; es la persona que
ayuda al grupo a mantenerse cohesionado e inspira a sus
compañeros. El individuo que ocupa esta posición suele hacer la
mayor parte del trabajo duro porque está dispuesto a hacer todo lo
necesario para garantizar el éxito de una iniciativa. La persona de
apoyo busca el punto de encuentro, aporta los materiales, notifica a
los demás el lugar y la hora de las reuniones, e incluso se preocupa
de preparar comida si fuera necesario. Aunque a menudo es la menos
reconocida y deseada, esta posición es vital para la eficacia del grupo;
de hecho, el grupo no podría funcionar sin esta contribución
fundamental.
Los equipos poderosos y eficaces suelen estar compuestos por
cuatro individuos, pero, a veces, cuando el equipo es el centro de un
negocio, crecen grupos en torno a esos cuatro miembros centrales y
las cuatro posiciones se convierten en departamentos. Los miembros
del equipo original pueden formar parte de un nuevo equipo de cuatro.
La persona de conocimiento puede presidir el departamento de
investigación, o tal vez el departamento legal, y consecuentemente
ocupará una posición en ese nuevo equipo. La persona de
conocimiento del equipo uno también podría ocupar la posición de
poder en el equipo dos. Las posiciones del equipo básico y los
departamentos que tienden a crecer en torno a ellas son:

1. Iniciativa: desarrollo; comercialización.


2. Conocimiento: investigación; legal; formación; ética.
3. Poder: producción; manufactura; contabilidad; financiación.
4. Apoyo: ventas; recursos humanos; eficacia organizativa general;
secretariado; portería; abastecimientos.
EQUIPO DE CINCO

Un grupo de cinco miembros está desequilibrado y es más inestable


que uno de cuatro. No obstante, un equipo compuesto por cinco
individuos puede ser muy eficaz si se le encarga una misión concreta
durante un tiempo limitado. El cinco no es un número que favorezca la
longevidad de un equipo, pero el equipo de cinco puede lograr
grandes cosas a corto plazo.
En este equipo están presentes las cuatro posiciones descritas
anteriormente y una más, la del «excéntrico». El excéntrico es la voz
original, el que discrepa y contribuye con algo único al funcionamiento
estable de los cuatro básicos. La «quinta rueda» suele ser un
personaje poco habitual que motiva al equipo introduciendo ideas poco
convencionales y métodos novedosos, además de aportar un
entusiasmo fuera de lo común. A veces, el equipo de cuatro se
resistirá a su inclusión, considerando que el excéntrico es un intruso o
un extraño, en otras esta nueva posición es recibida con los brazos
abiertos por ser el elemento necesario para iniciar nuevos caminos o
incrementar la productividad. Cuando la intención del equipo es fuerte
y el propósito claro, el quinto miembro puede dar mucho impulso para
«traspasar los límites» y dar un salto cuántico en alguna dirección.
Cuanto mayor sea el proyecto, más útil será el excéntrico.
La mayoría de los excéntricos son individuos muy creativos y
flexibles que emplean métodos no lineales para resolver los
problemas. Al principio pueden ser difíciles de entender, pero sus
ideas suelen ser auténticamente geniales.
EQUIPO DE SEIS

El equipo de seis, como el de cuatro, es estable y productivo.


Aunque no es tan rápido y eficaz como éste, compensa la falta de
movilidad con una mayor experiencia. A las cinco posiciones descritas
anteriormente, este equipo añade una posición más, la del integrador.
El integrador es un individuo con mucha confianza en sí mismo que
sabe establecer un puente con el mundo externo. Esta persona sabe
cómo tomar las ideas creadas por el equipo de cinco y conferirles
legitimidad y autoridad para hacerlas aceptables a toda la compañía,
los medios y el público. Suelen ser personas poderosas y
emprendedoras que pasan de una situación a otra haciendo tratos,
produciendo resultados y buscando inmediatamente el siguiente
desafío. A veces se incorporan a la empresa en la posición de director
general, o en otra similar, dentro de la alta dirección. Los equipos de
seis son habituales y excepcionalmente eficaces para producir
resultados.
EQUIPO DE SIETE

Los equipos de siete son escasos y pertenecen a la categoría de


grupos inestables, como los de tres y cinco miembros. El equipo de
siete no es el más indicado para iniciar proyectos que requieren
continuidad y sí para gestionar grandes iniciativas que pueden afectar
al público en general o que afectarán a todo un campo del mundo
empresarial. Como otros equipos de número impar, hace falta una
intención muy determinada y una visión clara para mantener unido al
equipo de siete y producir resultados eficaces.
La séptima posición de este equipo es la del observador, el
miembro que registra las actividades del grupo y ofrece sabios
consejos basados en la observación minuciosa. Este miembro suele
ser un consultor o consejero externo.
EQUIPO DE OCHO

Un grupo de ocho personas está compuesto por dos equipos de


cuatro trabajando coordinadamente. Tiene estabilidad y poder, y es un
equipo fuerte y eficaz para completar tareas.
EQUIPO DE NUEVE

El grupo de nueve, aunque tiene un número impar de miembros, es


diferente de otros equipos impares y es excelente para ciertas tareas,
como la creación de una junta directiva, de un grupo de inversión o de
un equipo directivo de alto nivel. Los equipos de nueve tienden a ser
igualitarios y sus miembros comparten el liderazgo y la
responsabilidad.
Como los demás equipos compuestos por un número impar de
integrantes, este grupo tiene la máxima viabilidad y es
sorprendentemente poderoso cuando hay un objetivo claro y mucha
determinación e interés. Si el nivel de interés decae o si algunos de
sus miembros se distraen, el equipo perderá eficacia con bastante
rapidez y se desmembrará. El equipo de nueve tiene la ventaja
añadida de que no cabe el empate cuando se produce una votación.
EQUIPO DE DIEZ

Generalmente, el equipo de diez es una combinación de un equipo


de cuatro y otro de seis. Ambos son estables, y si trabajan
conjuntamente con valores y objetivos comunes este equipo suele ser
estable y productivo.
EQUIPO DE ONCE

Como equipo desequilibrado, el grupo de once demostrará ser torpe


e ineficaz a largo plazo. Un equipo de este tamaño se adapta mejor a
los objetivos a corto plazo, y puede ser muy eficiente para promover
el crecimiento y poner en práctica un proyecto que requiera mucha
energía. Los miembros de este equipo relativamente grande necesitan
disciplina y madurez para conseguir sus objetivos.
EQUIPO DE DOCE

Aunque es numeroso, el equipo de doce tiene sus puntos fuertes.


Doce es el número ideal para ofrecer un sólido apoyo, siendo ésta la
principal ventaja del grupo. Veamos algunos ejemplos de equipos de
doce en funciones de apoyo: Jesús se rodeó de doce apóstoles; el
Zodíaco tiene doce signos y el calendario doce meses; en la música
moderna la octava tiene doce tonos, o las naciones tienen jurisdicción
sobre las aguas que están a doce millas de sus costas. Los equipos
de doce son estables e incluyentes; tienen todo lo que necesitan para
lograr el éxito y un alto grado de cohesión.
Un equipo de doce puede incluir dos de seis, tres de cuatro o un
equipo de seis y dos de tres; todas ellas son configuraciones muy
estables. El grupo de doce constituye un excelente sistema de apoyo
para los subequipos. De hecho, lo ideal es integrar equipos menores y
estables en un grupo de doce.
Doce es un número excelente para crear una junta directiva que
administre una organización de caridad o un proyecto artístico.

RESUMEN

Conceptos que es importante recordar

El número de integrantes de un equipo determina su


forma de operar.
Los equipos con un número par de miembros son más
estables que los equipos impares; por tanto, son
recomen dables para proyectos a largo plazo y
situaciones permanentes.
Los equipos con un número impar de miembros tienden
a ser inestables; por tanto, son indeseables para tareas
a largo plazo, pero suelen ser muy eficaces a corto plazo
y para objetivos concretos. Aunque los números impares
crean tensiones, éstas son útiles y necesarias para el
crecimiento.
Para asegurarte el éxito, haz que el tamaño del equipo
sea estable a lo largo del tiempo.
Un equipo puede estar compuesto por personas con
niveles de educación y con aptitudes muy diferentes.
Los equipos de cuatro se dividen de manera natural en
cuatro campos o posiciones. Cada uno de ellos
contribuye de manera única al conjunto:

1. Iniciativa.
2. Conocimiento.
3. Poder.
4. Apoyo.

Un equipo de seis es tan estable y productivo como un


equipo de cuatro.
Los equipos de nueve son igualitarios y productivos.
Los equipos de doce son estables e incluyentes.
CUARTA PARTE

Gestionar poder
Capítulo 21

CONECTAR PARA TENER

PODER

Un ser humano es parte de una totalidad que llamamos


«universo», una parte limitada en tiempo y espacio. Se
experimenta a sí mismo, sus pensamientos y sentimientos,
como algo separado del resto […] una especie de ilusión
óptica de su conciencia.
Albert EINSTEIN

REGLA 10

Cuanto menor sea el grado de separación, mayor será el poder


disponible
DESCONEXIÓN E IMPOTENCIA

Desde la perspectiva chamánica, cuanto más desconectado y


separado estés del objetivo de tu atención, menos poder puedes
obtener de él. Veamos un ejemplo simple: cuando ves a un grupo de
personas como enemigas y las miras con suspicacia, es poco
probable que se comporten como aliadas y te ayuden en momentos
de necesidad. Estás eligiendo un curso de acción en el que no te
harás más poderoso juntándote a ellas, porque debes dedicar energía
a defenderte y mantenerlas a raya. Cuando dos naciones luchan,
pierden toda posibilidad de comerciar entre ellas y se empeñan en su
mutua destrucción. Las dos naciones acaban perdiendo poder real a
través de la pérdida de vidas, recursos, buena voluntad y el comercio
que podría beneficiar a ambas.
CONECTAR Y HACERSE PODEROSO

En la medida en que te sientes separado de los objetos que te


rodean, no puedes beneficiarte ni obtener poder de ellos; por otra
parte, cuanto más conectado estás con los objetos que te rodean,
más poder y beneficios puedes derivar de ellos.
Para alguien que sólo mira su entorno a través de la primera
atención, parece que un petirrojo que se posa en una rama frente a la
ventana durante una reunión empresarial sólo es un pájaro posado en
una rama. Es algo accidental, externo e irrelevante para la reunión
que está teniendo lugar dentro. Se considera que ambos sucesos
están completamente separados y que ningún poder puede extraerse
de su yuxtaposición. Para quien vea el mundo a través de la segunda
atención, la aparición del pájaro en ese momento concreto podría ser
muy significativa. Podría ser un aliado con un mensaje sobre lo que
está ocurriendo o sobre los bienes que se están negociando en ese
momento de la reunión. Si escuchamos los posibles mensajes del
pájaro en ese instante, accedemos al poder, y el resultado de la
reunión puede cambiar drásticamente.
Para la mayoría de la gente, sugerir que la aparición de un petirrojo
puede ser significativa parece un pensamiento infantil, una idea
ridícula, una manera de pensar propia de la magia y de los cuentos de
hadas. La mayoría de la gente descartaría esa posibilidad
inmediatamente. Sin embargo, para el chamán, desoír ese pequeño
incidente es perder una oportunidad de acumular poder. Según la
visión chamánica del mundo, se habría perdido la presa de la cacería;
la reunión iría derivando hacia una conclusión insatisfactoria y nadie
se beneficiaría del resultado.
Digamos que alguien propone, como medida para reducir costos, la
sustitución del actual servicio de reparto por el de otro proveedor. En
ese mismo momento un petirrojo se posa en la rama y te mira
directamente. Sintonizas con la segunda atención e inmediatamente
oyes en tu mente: «No lo hagas.» El mensaje te llega de manera
simple, directa y sin explicaciones. Pero digamos que eliges ignorarlo.
Posteriormente compruebas que el nuevo servicio es problemático y
tu compañía pierde clientes porque el reparto es muy lento, lo que
reduce las ventas e incrementa los costes.
Imagina, por otra parte, que eliges escuchar al pájaro: ahora sabes
qué hacer, pero no puedes explicar por qué conviene hacerlo. En esa
posición podrías parecer un estúpido porque ignoras las razones por
las que el nuevo plan no debe recibir apoyo. De modo que vuelves a
la segunda atención, en un proceso de romper barreras, y preguntas
mentalmente al pájaro: «¿Por qué no?» Y éste te responde: «Porque
ese servicio es demasiado lento y perderías clientes. Comprueba sus
datos.» Ahora tienes una razón de peso en la que fundamentar tu
decisión. Has accedido al poder reduciendo la separación.
Entonces la mente racional dice: «Pero eso sólo es una proyección.
Estás proyectando tu opinión en el pájaro y aparentando que él te
responde. Es algo que sólo ocurre en tu cabeza.» Cuando dices eso,
el chamán sonríe y responde: «¿Y qué?» La regla sigue siendo válida:
cuanto menor sea el grado de separación, mayor es el poder
disponible. Puedes teorizar todo lo que quieras, pero la verdadera
pregunta es: «¿Quieres resultados o no?» Si los quieres, entonces
podrías al menos considerar la posibilidad de experimentar con el
método chamánico y comprobar sus resultados.
CONEXIÓN FRENTE A IDENTIFICACIÓN

Debemos clarificar un punto de esta cuestión: eliminar la separación


entre tú y el entorno o un elemento del mismo no es lo mismo que
identificarse con todo el entorno. Este tipo de identificación produce
una pérdida de poder y los chamanes nunca la recomiendan. En
cambio, conectar es un modo de ganar poder, y siempre es una
buena idea. Veamos un ejemplo simple que ilustra la diferencia. Si te
identificas con el problema de otra persona —digamos, por ejemplo,
que ha perdido un contrato— entonces sufrirás con ella como si la
pérdida fuera tuya. Pero conectar con la persona que tiene el
problema —dándole reconocimiento, escuchándole y ofreciéndole tu
presencia— te fortalece y fortifica a esa persona simultáneamente.
Cuando una persona recibe este tipo de apoyo, no se siente
problematizada por mucho tiempo, y el hecho de haber conectado con
ella te recompensa con un poder mayor. Para entender este proceso
plenamente, tienes que vivirlo en primera persona.
Conectar significa «prestar atención a lo que ocurre a tu alrededor
sin filtrar tanto las cosas que se pierda la magia». Cuando enviamos a
la gente a hacer retiros en la naturaleza les sugerimos que, por
veinticuatro horas, prescindan de la compañía humana y presten
atención a lo que ocurre a su alrededor, a la presencia de una libélula,
de una lagartija, de un ciervo, de un soplo de brisa o de una nube.
Siempre nos sorprende la profundidad de la sabiduría a la que
acceden nuestros clientes conectando con el entorno natural, aunque
sea por algunas horas. Y ellos también suelen sorprenderse.
CONEXIÓN INTERNA

Hasta ahora hemos examinado la conexión con los aspectos


externos de nuestro entorno. Hay otro tipo de conexión que también
es clave para acceder al poder: la conexión interna.
Los navajos, la mayor tribu indígena de Estados Unidos, entienden
muy bien la conexión interna y sus efectos sobre nuestra salud: dicen
que la salud es una consecuencia directa de la conexión interna, y que
la desconexión es fuente de enfermedades y una importante pérdida
de poder. Creen que el cuerpo humano es como un país donde los
órganos son las ciudades, y hay autopistas que las conectan para que
puedan trabajar armónicamente en constante comunicación. Cuando
las vías de comunicación se bloquean u obstruyen —por muy diversas
razones— la comunicación con un órgano se corta de manera similar
a como una cuarentena o un sitio aísla a una ciudad de las demás. El
órgano empieza a fallar, y las demás partes del cuerpo se resienten.
Entonces, aunque la persona afligida se recupere, el órgano puede
quedar incomunicado del resto del cuerpo hasta que vuelva a
conectarse mediante una ceremonia curativa. El camino de la salud y
la recuperación del poder implica reconectar la parte afectada con las
demás y eliminar la separación.
Los navajos nos dicen que los problemas aparecen cuando no
consigues mantener la conexión interna y te quedas desconectado
dentro de ti. Cuando tu intelecto no está conectado con tus
emociones, ni tus emociones con tus acciones, tiendes a juzgar
equivocadamente, lo que podría generar problemas mentales y
emocionales. La desconexión interna es una importante pérdida de
poder y cuanto mayor es el grado de separación, mayor la pérdida de
poder.
El mismo principio es aplicable a cualquier organización. Cuando un
departamento se queda desconectado del gran cuerpo de la
organización, el resultado es una pérdida generalizada de poder que
sólo puede recuperarse restableciendo las líneas de comunicación y
reconectando el departamento con el resto de la organización. Este
mismo principio es aplicable a cualquier área de la vida donde se
produzca una separación, tanto si es la desconexión con un cliente,
proveedor, fuente de financiación o incluso un posible competidor:
cuanto mayor es el grado de separación, mayor es la pérdida de
poder.
RECUPERAR LA CONEXIÓN EN EL POBLADO

Por lo que sabemos, los indios huicholes de México son la única


tribu del continente que retuvo completamente su cultura chamánica
después de la invasión y conquista española de los pueblos
americanos. Lo consiguieron ocultándose en las escarpadas sierras,
un terreno tan abrupto, aislado y peligroso que los españoles
renunciaron a capturarlos. Hasta el día de hoy sus vidas están regidas
por la sabiduría indígena acumulada durante miles de años.
Una de sus costumbres más sabias es la tradición de recuperar la
armonía del poblado. Esta importante tradición tiene como objetivo
mantener la interconexión de los habitantes del poblado prestando
atención periódicamente a los roces que van surgiendo entre ellos. En
ciertas ocasiones especiales se celebran ceremonias en las que
participan todos los pobladores y en las que, alrededor del fuego,
cada persona confiesa a Tatawari, el espíritu del fuego, todas las
faltas cometidas contra cualquier otro poblador. Las confesiones se
hacen en voz alta para que todo el mundo pueda oírlas.
El resultado es muy dramático, pues todo el mundo se entera de
quién robó la cabra de Juan, quién durmió con el marido de Anita o
quién deseó un mal a otra persona. Se escuchan muchos lloros y
lamentos, pero al amanecer todo queda perdonado, la gente se
abraza y canta, y todo el mundo recibe el nuevo día con gran
vitalidad. Este incómodo proceso de purga y verdad permite recuperar
el equilibrio y la conexión. Los pobladores ya no están escindidos y el
poblado vuelve a ser una totalidad.

RESUMEN
Conceptos que es importante recordar

Cuanto menor sea el grado de separación, mayor es el


poder disponible.
Cuanto mayor es la separación, menor el poder
disponible
Cualquier elemento del entorno puede convertirse en un
aliado y darte apoyo en tu camino. Para que esto ocurra,
debes conectar con dicho elemento.
Conectar significa «prestar atención a lo que ocurre a tu
alrededor sin filtrar tanto las cosas que se pierda la
magia».
Conectar es una vía directa al poder.
Cuanto más conectado te sientas con los objetos,
personas y situaciones que te rodean, más poder y
beneficios podrás obtener de ellos.
Mantenerse alerta es vital para conectar. Un petirrojo
podría tener un mensaje para ti.
La conexión interna es tan importante como la conexión
externa. Ambas son fuentes de poder.
La conexión es curativa y la desconexión crea
desarmonía.
Capítulo 22

ATENCIÓN, INTENCIÓN Y REFORMULAR LA INTENCIÓN

La intención es una fuerza que existe en el universo.


Cuando los brujos atraen la intención, ésta viene a ellos y
crea un camino de realización, lo que significa que los
brujos siempre consiguen lo que se proponen.
Carlos CASTANEDA, El lado activo del infinito

REGLA 5 (continuación)

El poder sólo puede manifestarse cuando enfocas tu atención y


tu intención en el ahora
EL PODER DEL AHORA

Todos los líderes indígenas que hemos conocido a lo largo y ancho


del mundo enseñan que el punto de mayor poder es el momento
presente. Desde este momento actual, puedes influir en los eventos
futuros realizando elecciones inteligentes, y también en el pasado
percibiendo los acontecimientos de una manera diferente.
Para los chamanes, pensar que eres poderoso porque tuviste poder
en el pasado o porque tienes grandes planes de futuro es
absolutamente ineficaz. El poder sólo existe ahora; está basado en lo
que percibes ahora, en lo que sientes ahora, en lo que piensas ahora,
en lo que eliges ahora y en lo que haces ahora. Es en el ahora donde
todas las ideas se generan, todos los planes se fraguan y todas las
acciones comienzan. Como dice el antiguo proverbio chino, el viaje de
mil kilómetros empieza con un solo paso. Pensar interminablemente
sobre ese paso no es un acto de poder. Concebir el paso es un acto
poderoso porque algo se genera en ese momento de creación. Dar el
paso es un acto de poder. La concepción y cada paso sólo pueden
ocurrir en el momento presente. El ahora requiere absoluta atención.

ATENCIÓN

La atención es un producto de la conciencia humana, es la


capacidad de atender en todo momento a lo que nos ocurre interna y
externamente. Mientras que la mayoría de nosotros damos por hecho
que estamos atentos, para los chamanes la atención es un tema de
estudio supremamente interesante. Ellos dan mucha importancia a
desarrollar las cualidades más elevadas de la atención, especialmente
la capacidad de enfocarse y concentrarse, una habilidad cultivada a lo
largo de muchos años de meticulosa práctica diaria.
Por otra parte, la mayoría de nosotros pagamos un alto precio por
nuestra falta de atención, y nuestros despistes, además de dañarnos
personalmente, también cuestan inmensas fortunas cada año a la
industria en accidentes y errores de todo tipo. La falta de atención y
las distracciones se cobran un enorme peaje en los proyectos
empresariales, en las vidas humanas perdidas en las carreteras, en la
calidad de las relaciones y en nuestra salud personal.
Los chamanes entienden que la atención no sólo guarda relación
con la concentración, también es muy importante hacia dónde la
dirigimos, porque, según creen, una parte significativa de nosotros va
donde se dirige nuestra atención. Si estás manejando maquinaria
pesada y tu mente no está en el trabajo, sino en la salida a pescar del
último fin de semana, entonces la mayor parte de ti está pescando y
sólo una pequeña parte de ti está trabajando. Esto crea unas
condiciones peligrosas en las que es muy difícil rendir a buen nivel
consistentemente. De modo que atender a lo que haces, estar donde
estás y enfocarte como un rayo láser son reglas fundamentales para
los líderes chamánicos.
Podemos dirigir la atención hacia dentro o hacia fuera, dependiendo
de lo que requiera el momento. Un buen chamán dirige la atención
hacia dentro y hacia fuera simultáneamente. A esto se le llama tener
un pie en los dos mundos. La ocupación del chamán es navegar por el
mundo externo ordinario y por el mundo interno del espíritu o mundo
de la imaginación.

INTENCIÓN

Según los pueblos indígenas, la atención no puede separarse de la


intención, ya que ambas están inseparablemente entrelazadas y son
igualmente importantes. Tu atención se dirige adonde eliges enfocarla;
la intención dirige el enfoque y guía tu atención.
Los pueblos indígenas consideran que la intención es el núcleo de la
realidad, la esencia del espíritu, el fundamento de toda percepción.
Los chamanes dicen que la intención es lo único que existe en el
universo: la intención de crear, de ser, de hacer y de tener. Sin
intención, no existiría el mundo, ni el Sol, ni la Luna, ni el sistema
solar, ni las estrellas y galaxias, ni los pensamientos, ni los sueños, ni
las creaciones, ni la imaginación; la intención es la base de cada cosa
y de todas las cosas. Para el chamán, la idea de que el universo es un
accidente aleatorio sin mayor significado es indescriptiblemente
absurda, supremamente divertida o de una lamentable ignorancia.
Los chamanes piensan que la intención es como un vasto océano
en el que todo flota. Cada objeto del universo tiene su propia intención
de ser lo que es. Una manzana tiene la intención de ser una
manzana, un cuervo de ser un cuervo y una montaña de ser una
montaña. Intención significa que cada cosa está siendo tal como fue
creada de manera activa, no pasiva. Cada cosa tiene la intención de
ser ella misma, deseando a algún nivel ser lo que es. Cada cosa está
en perfecto acuerdo con el espíritu de la creación que la produjo
originalmente, y así participa en su propia creación. Para los
chamanes, por tanto, cada cosa del universo cocrea con las fuerzas
creadoras.
Evidentemente los seres humanos también estamos aquí, en la
Tierra, haciendo lo que hacemos, porque tenemos la intención de ser
no a nivel consciente y racional, sino a un nivel de conciencia mucho
más profundo. Cuando no somos conscientes de esta profunda
intención que, de hecho, nos mantiene vivos, se reduce nuestro poder
de marcar la diferencia en el mundo con nuestra presencia. En
cualquier caso, podemos aprender a enfocarnos en nuestra intención
de estar vivos racionalmente, conscientemente y con plena atención,
y esto libera un gran poder porque nos alineamos con el poder
creativo del universo. Cuando entendemos esto, dirigir nuestra
atención a un lugar u otro se convierte en un asunto de la mayor
importancia.
TRABAJAR CON LA INTENCIÓN

Si, como dicen los chamanes, los humanos cocreamos con el


espíritu creativo del universo mediante el poder de nuestra intención,
entonces lo natural para el ser humano es trabajar con la intención. La
intención es lo que hace que las cosas ocurran; la intención extrae
sustancia de los infinitos recursos disponibles en los numerosos
niveles de la realidad. A partir de dichos recursos nosotros creamos
experiencias, pensamientos, visiones, sentimientos, elecciones,
proyectos, etc.
Para el chamán, sea cual fuere la naturaleza de la experiencia —
buena o mala, dolorosa o placentera—, los seres humanos siempre la
cocreamos con nuestra intención. Esto también es cierto en el mundo
de los negocios: siempre participamos en la creación de nuestra
experiencia mediante nuestra intención.
Si una línea de productos fracasa, su diseñador podría decir: «Ésta
nunca fue mi intención.» Ahora bien, si ese fracaso le permite
introducir una mejora que acabará produciendo un éxito importante en
el futuro, el diseñador cambiará de actitud y estará más dispuesto a
aceptar lo ocurrido. Por otra parte, a un nivel más profundo, el
diseñador tenía la intención de que el resultado fuera exactamente el
que ha sido porque, como el chamán sabe, en el universo no hay
accidentes, ni víctimas, ni sucesos casuales. Cuando el chamán tiene
esto en cuenta, presta atención a lo que ocurre y mantiene la
intención plenamente activa, se hace poderoso.
Si a un chamán no le gusta lo que experimenta, reorienta su
intención hacia algo más satisfactorio. Desde el punto de vista
chamánico, una persona que no contemple esta opción siempre se
sentirá víctima de las circunstancias, a merced de los caprichos de los
volubles dioses, del destino o de favores casuales.
Un director o ejecutivo empresarial de orientación chamánica
siempre asumirá plena responsabilidad por lo que ocurra. Si los
resultados no son buenos, no se culpará; simplemente tomará nota de
que es necesaria una intención más fuerte y concentrada para
conseguir mejores resultados la próxima vez.

REFORMULAR LA INTENCIÓN

¿Cómo cambiar de intención para producir resultados más


satisfactorios la próxima vez? El primer paso puede parecer
paradójico: consiste en aceptar la situación tal como es ahora mismo.
Aceptando lo que es, encuentras un punto de neutralidad, un lugar de
no resistencia que es esencial cultivar. Así, eliminas la culpa, la
sensación de ser una víctima, la obsesión, el miedo al futuro y todas
las fugas de energía que te impiden acumular poder.
Encontrar este estado de neutralidad y volver a él una y otra vez
para que se convierta en el punto de referencia habitual es un gran
desafío porque requiere nada menos que borrar, deshacerse de años
de hábitos acumulados en tu subconsciente. Existen muchos métodos
chamánicos para lograrlo. Uno de los más simples consiste en escribir
todas las preocupaciones, miedos y creencias negativas que crees
que te impiden cambiar la situación. Continúa escribiendo hasta
agotar el tema, hasta que no te quede nada en el tintero.
Cuando te hayas vaciado de lo que te debilita, debes acumular
poder para plasmar una nueva intención. A lo largo de este libro se
facilitan ejercicios y prácticas para acumular poder: puedes entrar en
contacto con la naturaleza, acudir a un lugar o a una persona
poderosa, tener pensamientos poderosos o practicar la meditación, la
concentración y las artes marciales. Todas estas prácticas te llevan a
tomar conciencia de la segunda atención, la fuente de todo poder.
Cuando aprendes a acceder a ese otro estado mental, puedes
examinar cómo te gustaría que fuera la situación. Después tienes que
verla de ese modo, sentirla de ese modo y, por último, llegar a creer
que puede ser tal como la has visualizado. Has de actuar como si
fuera así.
Mientras tanto, debes continuar acumulando y almacenando poder
mediante la práctica de algunas de las disciplinas mencionadas
anteriormente. La mera práctica del pensamiento positivo no será
suficiente para completar la tarea. Un coche no puede andar sin
combustible, y tú tampoco. Estos ejercicios aportan el combustible
necesario para incrementar tu poder.
Un ejercicio que hacen los chamanes salish del noroeste del
Pacífico es construir un modelo a pequeña escala de cómo les
gustaría que fuese la situación, de modo parecido a como un
arquitecto construye una maqueta del edificio planeado. Para
construirlo usan piñas, cortezas de árbol, guijarros, hierbas y cualquier
otro material que encuentren a mano. Tú puedes usar fotografías de
revistas, pegamento, tijeras y otros elementos del mundo
contemporáneo para construir tu modelo a escala o el collage de lo
que quieres. Esto da solidez a tu visión y ayuda a asentarla en esta
realidad, añadiéndole concreción.
A Sam no se le ocurría nada más. Había puesto anuncios en la
prensa, había trabajado con cazatalentos y había entrevistado a
docenas de posibles técnicos; y aunque ya había contratado a
algunos de ellos, todavía le faltaba mucho personal para dotar un
importante proyecto que estaba tratando de poner en marcha. Sólo
disponía de recursos financieros para un año, y sin personal suficiente
no podría producir el programa informático que le habían diseñado,
potencialmente una gran aplicación para millones de usuarios de
internet. En aquel momento, el mercado de técnicos competentes
estaba descompensado porque había mucha más demanda que
oferta.
Sam contactó con nosotros para que le ayudásemos y concertó una
consulta. Cuando le propusimos que, de hecho, su situación formaba
parte de su intención más profunda, se puso furioso. Se sentía
enfadado porque creía que no era culpa suya que el mercado laboral
estuviera tan saturado. Nosotros le dijimos que, evidentemente, no
era culpa suya, porque de ningún modo le queríamos culpar. Pero le
explicamos que si continuaba viéndose como una víctima, no
acumularía suficiente poder para mejorar su situación. Por tanto, tenía
que cambiar su posición por otra de mayor poder: tenía que sentarse
en el asiento del conductor de su propia experiencia.
Para ello, tenía que asumir un punto de vista más neutral, y una
buena manera de hacerlo era verse como el guionista que escribía la
obra de su propia vida. En esta escena concreta no podía encontrar
los empleados adecuados. Le sugerimos que escribiera otra escena
en la que los encontraba. Adoptando la posición de guionista, Sam
pudo distanciarse de su frustración, animarse y plantearse la situación
con más creatividad.
Hicimos que escribiera todas sus frustraciones para quitárselas de
encima. A continuación le sugerimos que se tomara cuatro días libres
en su playa favorita del norte de California para acumular poder. Le
hicimos declarar con toda claridad lo que necesitaba y le hicimos
practicar ejercicios del camino de poder para producir los resultados
deseados. De repente, aunque el mercado laboral no había cambiado
sustancialmente, las solicitudes de técnicos cualificados aumentaron.
Este primer atisbo de éxito reactivó su energía, y entonces empezó a
trabajar en serio con los principios del camino de poder. En el plazo de
un mes tenía cubiertos los puestos de trabajo de su departamento y
estaba bien encaminado hacia la consecución de su objetivo de
producción.
Los cuatro ejercicios siguientes pueden ayudarte a reorientar tu
intención, generando más energía y poder.
EJERCICIO 1: ÉXITOS

Anota tres experiencias laborales del pasado que hayan producido


resultados satisfactorios. Trata de analizar si a algún nivel tuviste la
intención de que esos resultados se produjeran. Si no puedes
distinguir tu intención en lo ocurrido, un chamán diría que no te estás
responsabilizando de tus éxitos; más bien te estás viendo como el
recipiente pasivo de los resultados positivos —como si hubieran sido
producidos por otras fuerzas— cuando en realidad fueron creados por
tu intención.
EJERCICIO 2: FRACASOS

Ahora anota otras tres experiencias que tuvieron un resultado


desfavorable y trata de ver si tenías la intención de que salieran así.
Ten cuidado de no adoptar una actitud defensiva ni rechazar esa
posibilidad. El camino del chamán es ver su intención en todo, lo
bueno y lo malo. Los chamanes aprenden a no tomarse las cosas
personalmente y a responsabilizarse de todo lo que les ocurre.
Procura adoptar esta actitud en este ejercicio. Sabrás que estás
realizando progresos cuando veas tu intención en algo por lo que es
muy difícil asumir responsabilidad, como ser despedido, degradado o
perder un contrato.
EJERCICIO 3: LAS COSAS COMO SON

Anota qué intenciones rigen tu vida en este momento. Para ello, lo


único que tienes que hacer es describir cómo es tu vida ahora mismo.
¿Concuerda con tu intención? Si no es así, entonces admite tu
participación en este estado de cosas y reorienta tu intención. Repite
este ejercicio un mes después y compara los resultados.
EJERCICIO 4: «VACIADO DEL SUBCONSCIENTE»

Vacía tu subconsciente anotando todas las preocupaciones, miedos


y creencias negativas que te hacen creer que no puedes cambiar una
situación. Continúa escribiendo hasta agotar el tema.
Otra manera de planteárselo es anotar lo que preferirías ver y
experimentar, y después hacer una lista de todas las razones por las
que sientes o crees que no puede ser así. Escribe hasta haber
anotado todos los obstáculos que te vengan a la cabeza. Repite este
ejercicio un mes después y probablemente descubrirás que la
situación ha mejorado sustancialmente.

RESUMEN
Conceptos que es importante recordar

Sólo puedes manifestar poder cuando enfocas tu


atención y tu intención en el presente.
La atención es un producto de la conciencia humana, la
capacidad de atender a lo que ocurre en todo momento,
tanto interna como externamente.
La intención dirige el enfoque y guía tu atención.
La intención hace que las cosas ocurran.
Reorientar la intención requiere adoptar antes una
posición neutral.
Para encontrar esa neutralidad, primero tienes que
aceptar el actual estado de cosas y después «vaciar» lo
que está en tu subconsciente.
La neutralidad y el vaciado del inconsciente te permiten
acumular poder y reorientar tu intención hacia algo
nuevo.
Capítulo 23

EL PODER DE VER

El poder es producto de la percepción […]. Si te sientes


inspirado mirando el amanecer, ese entusiasmo que
experimentas es el efecto del poder, o el efecto de haber
percibido.
Theun MARES, Return of the Warriors:
The Toltec Teachings

REGLA 10 (continuación)

Cuanto menor sea el grado de separación, mayor será el poder


disponible

VER

Según los chamanes, no es posible ejercer plenamente la atención


y la intención sin el concurso de una tercera cualidad que ellos
denominan universalmente ver. De hecho, la palabra chamán es un
antiguo término siberiano que significa «ver», una capacidad tenida en
la más alta estima por los chamanes de todo el mundo. Cuando usa el
término ver, el chamán se refiere a usar su sexto sentido, yendo
mucho más allá de lo que perciben los ojos.
En Australia, los pueblos aborígenes llaman a esta capacidad ver
«con el ojo fuerte», y afirman que les permite distinguir enfermedades
corporales como si tuvieran rayos X en la mirada. El «ojo fuerte»
también hace referencia a la capacidad de ver sucesos muy distantes,
sucesos que ocurren mucho más allá del campo de visión. En
Occidente, a este fenómeno se le suele llamar visión remota y ha sido
objeto de numerosos estudios científicos; además, la visión remota ha
sido empleada durante muchos años por los militares, por la policía,
por los psíquicos y muchos otros.
Cuando les falta esta capacidad de ver dentro de las cosas o de ver
a grandes distancias, los chamanes se sienten minusválidos porque
entonces tienen que confiar en la información facilitada por otros o en
diagnósticos indirectos que limitan mucho su poder y eficacia.
Consecuentemente, ver es fundamental para los chamanes, y ellos se
entrenan cerrando los ojos intencionalmente para practicar la visión
interna. El éxito conseguido depende de la cantidad de luz a la que
puedan acceder para iluminar sus visiones. «Ver», cuando se hace
adecuadamente, produce una profunda inspiración e iluminación, una
experiencia de naturaleza similar a las del científico, el erudito o el
inventor que hace un gran descubrimiento. Cuando Einstein «vio» y
entendió las formulaciones matemáticas que le condujeron a la teoría
de la relatividad, se sintió inspirado e iluminado por ese conocimiento.
Esto no es una exageración; si lees los escritos de Einstein
descubrirás una mente iluminada. En su versión más común, ver es
como tener un sueño inspirado que revela una dirección a seguir o
clarifica una opción.
CUALIDADES DEL VER

El verdadero ver va más allá de la percepción visual e incluye todos


los sentidos, incluso aquellos que, según los chamanes, los científicos
modernos no han descubierto ni reconocido. Un chamán ve cuando es
capaz de percibir en profundidad lo que alguien quiere decir, aunque
esa persona no se exprese con claridad o esté intentando enmascarar
lo que dice; viendo, el chamán siente las implicaciones de lo que su
interlocutor está diciendo, aunque éste no sea consciente de ellas. Un
buen chamán puede ver el subconsciente. Por supuesto, como
cualquier buen psicólogo o persona intuitiva, los chamanes reúnen
este conocimiento prestando mucha atención a aspectos tales como
la inflexión de la voz, el contexto y la cadencia de las palabras, así
como los gestos sutiles, los movimientos oculares y las claves
posturales. Pero el ver chamánico es mucho más que leer señales
verbales o visuales; ver está muy relacionado con la transmisión
directa de un flujo de información de un individuo a otro que se hace
posible mediante el alineamiento de sus campos energéticos. Aunque
esto pueda parecer extraño, no es algo muy diferente de la
transmisión de datos a través de un teléfono, televisión o de la
pantalla de un ordenador: una vez que seleccionas un canal, un
número o una dirección, la información puede fluir a través de esa vía.
La persona que ve recibe mucha más información que la que no
está entrenada para ver. Ver requiere habilidades similares a la del
rastreador, que leyendo las huellas puede decir qué tipo de animales
han pasado por un paraje, cuántos eran, en qué dirección iban e
incluso su probable peso y condición. El ojo no entrenado no vería las
huellas. Cuando se encuentra con otra persona, el chamán recoge
mucha información sobre ella utilizando su capacidad de ver, mientras
que el individuo no iniciado tiene que limitarse a los aspectos más
externos y evidentes, como la edad, la raza o el género.
Consideremos el escenario siguiente: una candidata está siendo
entrevistada para el puesto de vendedora en una gran tienda de
muebles. Varios miembros del equipo de dirección la entrevistan —
una mujer bien vestida de poco más de treinta años— y después se
reúnen para comparar notas, descubriendo que sus impresiones son
muy diferentes.
DIRECTIVO 1: «Parece bastante profesional, y es agresiva. Su
currículo tiene los ingredientes necesarios y tuvo un gran volumen de
ventas en su último trabajo. Propongo que la pongamos a prueba.»
DIRECTIVO 2: «Estoy de acuerdo en que se presenta muy bien y
parece ser justo lo que necesitamos, pero no me sentí cómodo con
ella. Probablemente sólo es algo personal. Le concedo el beneficio de
la duda y voto para que entre.»
DIRECTIVO 3: «Yo voto no. No confío en ella lo más mínimo, creo
que ha estado mintiendo en todo. No ha contestado ni una pregunta
con honestidad, y tiene mucho miedo. Tiene una fachada encantadora
para despistar, pero no se puede confiar en ella, y si la contratamos
será un desastre.»
DIRECTIVO 1: «Bueno, ¿y cómo has llegado a esas conclusiones?
Creo que esta vez te equivocas de lleno. Es profesional, productiva y
encantadora. Será una ganadora con nosotros.»
DIRECTIVO 3: «Bueno, no sé; lo cierto es que siento que algo está
fuera de lugar. Repasemos sus referencias y averigüemos algo más
antes de tomar la decisión final.»
DÍA SIGUIENTE

DIRECTIVO 3: «De las referencias que nos ha dado, unas son


fabricadas y todas las demás contienen alguna mentira. Las he
comprobado y resulta que fue despedida de su último trabajo hace
dos semanas por apropiación indebida de fondos. Han emprendido
acciones legales contra ella. Es una candidata de pesadilla.»
DIRECTIVO 2: «No lo entiendo. ¿Cómo lo supiste? Yo no lo vi en
absoluto. Me ha engañado completamente, parecía tan profesional y
encantadora, y con su estupendo currículo.»
DIRECTIVO 3: «No hice mucho caso de su teatro ni de sus
palabras, me fijé en lo hábilmente que evitaba responder las
preguntas que le planteaba y cómo me daba las respuestas que yo
quería oír. Vi que cuando sus labios sonreían, sus ojos no lo hacían.
Escuché algo más hondo, y ella misma me indicó que estaba
mintiendo. Sentí su engaño de maneras que ni siquiera puedo
empezar a describir.»
Obviamente, la capacidad de ver resulta muy útil en el mundo
empresarial, especialmente cuando hay que evaluar rápidamente a un
candidato o situación. Las entrevistas con futuros empleados, las
reuniones con nuevos clientes e incluso cada momento de la rutina
diaria mejora mucho cuando eres capaz de ver con agudeza. La
buena nueva es que ver es una aptitud que puede aprenderse
fácilmente, no un misterioso acto de brujería como algunos creen. En
realidad ver tiene muchos niveles, y la persona media puede aprender
a ver mucho mejor practicando una serie de ejercicios que, aunque al
principio puedan parecer un poco extraños, sin duda serán de gran
ayuda.
EJERCICIO 1: PARAR EL MUNDO

Práctica de congelar la experiencia. Toma una fotografía mental de


lo que esté ocurriendo en un momento del día y dedica unos minutos
a examinar ese fotograma congelado, percibiendo tus pensamientos,
sentimientos y percepciones en ese instante concreto. Hazlo sin juicio.
Examina la cantidad de información disponible en esa instantánea.
¿Qué pasaría si sólo dispusieras de ese momento para contratar a
alguien o decidir sobre un proyecto, un producto o una fusión? ¿Qué
te diría? Hacer este ejercicio una vez puede abrirte los ojos; si lo
haces varias veces al día, accederás a tu intuición, que es fuente de
una gran cantidad de poder
EJERCICIO 2: MIRAR LOS BORDES DE LOS OBJETOS

Éste es un ejercicio visual en el que te dedicas a mirar los bordes


de los objetos en lugar de mirarlos directamente. Por ejemplo, mira el
perfil de alguien en lugar de mirar su cuerpo. Descubrirás que
empiezas a captar conjuntos de información diferentes de los que
captabas anteriormente. Al principio, procura no exigirte demasiado
con relación a lo que ves y a cómo recibes la información. Este
ejercicio, como los demás, debe practicarse relajadamente y con
alegría. Pruébalo más de una vez; es poco probable que obtengas
resultados en la primera ocasión. Recuerda que los chamanes
experimentados pasan muchas horas, días y semanas practicando
ejercicios como éste.
EJERCICIO 3: PRESTAR ATENCIÓN A LOS SIGNIFICADOS
INSINUADOS

En una conversación con otra persona, presta atención a los


significados insinuados en lugar de al significado superficial. ¿Qué es
lo que esa persona tiene cuidado de no decir? ¿Te da la sensación de
que evita algo? ¿Qué te está comunicando detrás de sus palabras, de
sus sonrisas o de su ceño fruncido?
Es particularmente interesante hacer este ejercicio mientras
escuchas a un político porque ellos están entrenados para no decir lo
que piensan. Presta atención a sus gestos. Cuando entrevisten a un
político en televisión, por ejemplo, observa si se frota la nariz después
de una pregunta; generalmente esto indica que no le gusta esa
pregunta y que se siente incómodo, o se va a poner a la defensiva.
Observa para percibir si miente; observa si aparenta estar totalmente
tranquilo con lo que dice, aunque tú sepas perfectamente que no lo
está. Con la práctica descubrirás que puedes dejar de fijarte en los
gestos y saber qué es verdad y qué no lo es.
EJERCICIO 4: COMBINAR COLORES

Usando la imaginación, ve, percibe o siente un color sobre la


cabeza de la otra persona. Este ejercicio requiere práctica y espíritu
lúdico. Si estás dispuesto a experimentar con él, haz que lo practiquen
varias personas y después compara notas, viendo cuántos de
vosotros coincidís en el color. En cualquier caso, si veis colores
diferentes, eso no significa que alguien está equivocado; simplemente
percibís la misma cosa de manera ligeramente distinta.
Cuando hayas percibido un color, imagina otro similar pero
ligeramente diferente sobre tu propia cabeza. Procura hablar con la
persona sin dejar de visualizar los colores. ¿Puedes sentir la
diferencia entre esta conversación «potenciada por el color» y una
conversación ordinaria? Con la práctica, la técnica de combinar
colores puede generar un estado de mucha más comunicación:
percibirás más cosas de esa persona de las que percibirías
normalmente.

RESUMEN

Conceptos que es importante recordar

Para los chamanes, no es posible aplicar la atención y la


intención plenamente sin una tercera cualidad, el ver.
Cuando habla de ver, el chamán se refiere a usar su
sexto sentido, a ir más allá de lo que los ojos perciben.
El verdadero ver va más allá de la percepción visual e
incluye todos los sentidos.
Ver significa «captar los significados no evidentes en lo
que alguien está diciendo, aunque esa persona no sea
consciente de ellos».
Ver es más que leer los gestos verbales o visuales, y
está relacionado con un flujo directo de información de
una persona a otra que se hace posible alineando
campos energéticos.
Ver tiene muchos niveles y, con un poco de práctica, la
persona media puede afinar mucho esta capacidad. Así
se abre la puerta de la intuición, que es fuente de un
gran poder.
Capítulo 24

ACECHAR A LA PRESA

Los guerreros hacen inventario de su gasto energético.


Eso les permite saber, mediante la técnica del acecho,
cómo emplean su energía, y después planear una
estrategia para reconducir su uso; así es como
incrementan la energía disponible.
Víctor SÁNCHEZ; Las enseñanzas
de Don Carlos

REGLA 6 (continuación)

El poder puede ser cazado y conseguido siguiendo reglas muy


similares a las de la caza en el entorno natural

Hemos visto que la fuente del poder está dentro de nosotros.


Hemos hecho diversos ejercicios, hemos tenido algunos momentos de
despertar y nos hemos dado cuenta de que algunas de las prácticas
generan mucho poder. Entre ellas están las siguientes: descubrir
lugares de poder en la naturaleza; estar con personas poderosas;
comunicar con claridad y decir la verdad; permanecer en silencio;
practicar ejercicios energéticos, como el chi kung y el tai chi; tener una
intención clara; practicar la concentración mental y potenciar la
imaginación; ser adaptables y flexibles; mostrarnos agradecidos; crear
armonía entre nuestros aspectos masculino y femenino; y ponernos al
servicio. También hemos visto que ciertas conductas dan como
resultado una pérdida de poder. De modo que ahora es muy
conveniente que nos preguntemos: ¿Qué podemos hacer para evitar
los comportamientos que reducen nuestro poder? A lo largo de los
siglos, los chamanes han creado y desarrollado muchos métodos para
deshacerse de conductas improductivas y pensamientos infructuosos.
Simplemente aplican las técnicas que mejor conocen, aprendidas en
su vida al aire libre, para eliminar las fugas de poder. Un chamán
acecha las conductas y actitudes que producen pérdidas de poder del
mismo modo que un cazador o depredador caza una presa. Hemos
observado que cuando uno se acecha y elimina sus fugas de poder,
se vuelve más poderoso. Cazar las fugas de poder genera un
incremento generalizado de poder, como cuando un depredador
acecha las debilidades de un rebaño para conseguir comer. Así es
como funciona.
ACECHAR

Los seres humanos somos cazadores y depredadores por


naturaleza, y podemos aplicar los principios de la caza para eliminar
eficazmente nuestras conductas y actitudes indeseables. Acechar
implica observar de cerca, sin juicio, ciertos hábitos recurrentes de
conducta y pensamiento. Así como un animal se convierte en presa
cuando se deja atrapar por una conducta habitual y previsible, cuanto
más previsibles sean tus rutinas, más te convertirás en víctima y
menos poder tendrás.
El depredador experimentado dedica tiempo a observar
pacientemente a su presa, estudiando sus hábitos y movimientos. La
observación cuidadosa de tu conducta y pensamientos te ayudará a
apartar los obstáculos que te impiden preservar y acumular poder.
Observa un león de montaña acechando su presa, por ejemplo. El
león está dispuesto a pasar muchas horas vigilando, observando y
estudiando los hábitos de sus presas. No hace ningún movimiento,
simplemente almacena poder y espera el momento justo para saltar.
Para el león y para cualquier depredador, el éxito de la caza depende
de elegir el momento adecuado. Cuando llega el momento de actuar,
el león pone toda su energía en el ataque. No tiene dudas, ni
ambivalencia, no se contiene. La mayoría de las veces esta estrategia
le permite comer un día más. Y cuando falla, simplemente lo vuelve a
intentar.
DEPREDADORES Y PRESAS

Los chamanes sugieren que estudiemos detenidamente la danza


entre el depredador y la presa y veamos las diferencias significativas
entre ellos. En primer lugar, los depredadores acechan, las presas no.
La conducta de los depredadores es menos previsible; son más
espontáneos, flexibles y adaptables a distintas circunstancias. Las
presas, por su parte, tienden a seguir rutinas previsibles. Un perro de
la pradera, por ejemplo, no saldrá de su madriguera hasta que el aire
haya alcanzado cierta temperatura. Su depredador, el halcón, espera
que suba la temperatura, lo que le ayuda a elevar su vuelo, y cuando
el perro de la pradera sale de su madriguera según lo previsto, el
halcón tiene una comida a su alcance.
Los seres humanos, con nuestros cuerpos de simios y nuestros
grandes cerebros, somos depredadores naturales. Los chamanes en
particular, armados con su conocimiento del entorno natural,
entienden y usan este instinto natural a su favor. Y lo que es más
importante, aplican las reglas de la caza a lo que denominan los
parásitos internos. Se convierten en depredadores de todas las
conductas negativas y de todas las formas de pensar que generan
pérdidas de poder. Estas conductas y pautas de pensamiento
negativas, las presas del chamán, se clasifican en siete categorías
primarias.
Los siete tipos de presa

1. Conducta autodestructiva.
2. Avaricia.
3. Desprecio de uno mismo.
4. Arrogancia.
5. Impaciencia.
6. Actitud de víctima o de mártir.
7. Terquedad.
1. Conducta autodestructiva. Evidentemente, ésta es la primera
conducta que hemos de rastrear para acecharla, cazarla y eliminarla.
La conducta autodestructiva se plasma en adicciones,
comportamiento errático, violencia, abuso, conducción imprudente,
consumo de drogas y actividades delictivas. Si los buscamos, todos
estos signos son evidentes.
2 . Avaricia. Esta conducta se basa en el miedo —miedo a la
carencia o a la escasez— y da como resultado un consumo excesivo
de alimentos o bebidas, acaparamiento, robo, tomar por la fuerza,
egoísmo, manipulación, engaño y tendencia a dejar a los demás sin
nada.
3. Autodesprecio. Está basado en el miedo a la inadecuación y
produce la desvalorización de uno mismo, miedo a intentar cosas
nuevas, falta de asertividad, excusas continuas, «invisibilidad»,
respiración superficial, subestimar las propias capacidades, depresión
y falta de disposición a dar lo mejor de uno mismo.
4. Arrogancia. La arrogancia o autoimportancia se basa en el miedo
a la vulnerabilidad; lleva a ocultar los propios errores, a fanfarronear, a
mantener alejados a los demás, a evitar la intimidad, a sobreestimar
las propias habilidades, a la incapacidad de pedir disculpas, a inflarse,
a exagerar, a una excesiva atención a uno mismo, a la sensación de
superioridad y a desear un tratamiento especial.
5. Impaciencia. La impaciencia se basa en el miedo a quedarse sin
tiempo; el núcleo de este miedo —como el de tantos otros— es el
temor a la escasez. La impaciencia se manifiestacomo prisa, falta de
disposición a esperar y observar, y tendencia a llegar siempre tarde, a
interrumpir, a ser intolerante o impulsivo, a pasar por encima de los
demás, a sufrir accidentes, a distraerse, a tener muchas expectativas,
a forzar las situaciones, a vivir en el caos y la desorganización.
6. Actitud de víctima o de mártir. La actitud de víctima viene del
miedo a sentirse atrapado por las personas o circunstancias; y debajo
de ella hay un profundo miedo a la impotencia. Da como resultado el
lamento, las quejas mal dirigidas, el resentimiento, la culpabilización,
la venganza, la tendencia a argumentar, la auto-conmiseración, la
falta de respeto a los límites, el sufrimiento emocional y la incapacidad
de tomar responsabilidad.
7. Terquedad. Esta conducta autodestructiva se basa en el miedo a
perder la independencia, y en el miedo a la pérdida y al cambio. La
terquedad viene caracterizada por la inflexibilidad, la falta de atención,
la resistencia, el malhumor, el retraimiento, la agresividad pasiva, la
rigidez, la tendencia a vivir en el pasado y a argumentar.
Estos siete tipos de conducta y pensamiento negativo son
responsables de casi todas las pérdidas de poder personal; por tanto,
los chamanes se proponen observarlas de cerca y eliminarlas 1.

RESUMEN
Conceptos que es importante recordar

A lo largo de los siglos, los chamanes han perfeccionado


un poderoso método para deshacerse de las acciones y
formas de pensar improductivas.
El acecho implica observar de cerca, sin juicio, ciertas
pautas de pensamiento y de comportamiento
recurrentes.
Los chamanes recomiendan hacerse más como los
depredadores. Los depredadores acechan, las presas
no.
Los depredadores tienden a tener conductas menos
previsibles que sus presas, a ser más espontáneos,
flexibles y adaptables a diversas situaciones.
El chamán acecha comportamientos y actitudes que
causan pérdidas de poder como el cazador o
depredador acecha sus presas.
Existen siete tipos de presas:
1. Conducta autodestructiva.
2. Avaricia.
3. Desprecio de uno mismo.
4. Arrogancia.
5. Impaciencia.
6. Actitud de víctima o de mártir.
7. Terquedad.

e estos siete tipos, véase Transforming Your Dragons, José Stevens (Bear and Com
Capítulo 25

REQUISITOS PARA QUE EL ACECHADOR TENGA ÉXITO

Liberándose de los condicionamientos sociales, el


aprendiz debe aprender a acecharse a sí mismo y a los
que le rodean […]. Ningún verdadero guerrero que recorra
el camino de la libertad usará jamás el acecho para obligar
a otro a hacer su voluntad. ¡Nunca!
Theun MARES, Return of the Warriors: The Toltec
Teachings

REGLA 6 (continuación)

El poder puede ser cazado y conseguido siguiendo reglas muy


similares a las de la caza en el entorno natural

Los chamanes con los que hemos estudiado habían analizado


cuidadosamente los requisitos del rastreador o acechador y los tenían
catalogados para poder estudiarlos y aplicarlos en sus vidas.
El buen acechador cumple los siete requisitos siguientes:

1. Evita la autocompasión.
2. Usa tu intuición al 100 por 100.
3. Sé paciente.
4. Sé humilde.
5. No des nada por supuesto.
6. Asume plena responsabilidad.
7. Mantente despiadadamente desapegado.
1. EVITA LA AUTOCOMPASIÓN

No puedes ser un acechador consumado si tienes sentimientos de


autocompasión. La autocompasión es una forma de autoimportancia
que el acechador no puede permitirse. El poder viene de eliminar la
autoimportancia y la autocompasión.

Traducción al mundo de los negocios

El mundo empresarial puede ser una jungla despiadadamente


competitiva y ofrece muchas oportunidades de caer en la auto-
conmiseración. Pero puedes elegir enfocarte en tus aliados, en las
personas extraordinariamente serviciales que desean tu éxito, y en las
opciones que te permiten sobrevivir y crecer frente a los mayores
obstáculos. Puedes elegir enfocarte en la mitad del vaso que está
lleno —tus puntos fuertes— en lugar de en la mitad vacío —tus
debilidades y problemas.
Frente a una pérdida de rango, una reducción salarial o la pérdida
de un proyecto, el maestro chamán no pierde el tiempo
compadeciéndose de sí mismo, y estudia inmediatamente las
estrategias posibles y las opciones disponibles para dar un giro a la
situación que le permita ganar poder en lugar de perderlo.
2. USA TU INTUICIÓN AL 100 POR 100

Un rastreador perspicaz puede ir más allá del intelecto y del


razonamiento para recurrir a la intuición. Intuir es conocer por medios
no racionales, y se accede a esta forma de conocimiento mediante la
segunda atención, tomando conciencia de las sensaciones internas.
La intuición es una gran fuente de poder porque te indica claramente
qué hacer y cuándo hacerlo. Si dudas de tu intuición y te niegas a
actuar siguiendo sus dictados, nunca serás muy poderoso.

Traducción al mundo de los negocios

Cualquier director general que se merezca su sueldo conoce las


ventajas y el poder de la intuición, porque siempre ha sido un
ingrediente esencial para garantizar la adecuada financiación de una
compañía y su éxito continuado. La lógica, el análisis de los números
y los razonamientos básicos ya son habituales —y esenciales— en la
mayoría de las organizaciones, pero la persona que recurre a la
intuición cuando tiene que tomar una decisión difícil puede ser una
rara y valiosa bendición para cualquier organización.
Un próspero fabricante de estufas eléctricas tuvo la oportunidad de
añadir bombas de agua a su línea de productos comprando una
empresa subcapitalizada que había sufrido un grave tropiezo en el
mercado. En función de los números y estadísticas, algunos
ejecutivos estaban en contra de la adquisición, pero el director general
de la empresa de estufas no podía acallar la voz interna que le
instaba a comprar la empresa de bombas de agua. Después de hacer
todas las consultas y de considerar la transacción cuidadosamente,
procedió a la compra de la compañía consiguiendo un trato muy
favorable. Para sorpresa de todos, a los seis meses la empresa de
bombas de agua equilibró sus números y al año estaba produciendo
unos beneficios del 20 por 100. Si los razonamientos lineales de los
contables y abogados se hubieran valorado un 20 por 100 más que la
intuición, el director general no habría aceptado el trato y habría
perdido la oportunidad de ampliar el poder de muchos individuos de la
organización.
3. SÉ PACIENTE

El botín es para los pacientes y los que están dispuestos a esperar


el momento adecuado. La paciencia es la mejor amiga del cazador. Le
recompensa revelándole el momento perfecto para actuar, y la
elección del momento lo es todo.

Traducción al mundo de los negocios

Angelina, una diseñadora de modas muy prometedora, trabajó


apasionadamente durante meses en una línea de ropa invernal para
un fabricante de primera línea. La empresa quería sacar la línea en
verano para beneficiarse de un rápido lanzamiento. Aunque Angelina
había completado el proyecto en lo fundamental, tenía una intensa
sensación de que su línea se perdería en medio de todas las
colecciones de moda que llegarían al mercado al mismo tiempo.
Consiguió convencer a los fabricantes para que esperaran varias
semanas antes de sacar el producto al mercado, permitiéndole así
una mayor atención de los mercados y medios publicitarios. La
estrategia demostró ser muy acertada y la línea se encontró con un
mercado muy receptivo, consiguiendo unas ventas tremendas. Éste
es un buen ejemplo de la importancia de la intuición y la paciencia.
4. SÉ HUMILDE

Ser humilde no es autodespreciarse; al contrario, es


maravillosamente liberador. Ser humilde es reírse de uno mismo
ocurra lo que ocurra, tanto cuando se triunfa como cuando se fracasa.
La humildad ataca al mayor enemigo del cazador: el fantasma de la
autoimportancia. En el contexto chamánico, la humildad no es
modestia cohibida ni un ejercicio de autodevaluación, sino renuncia al
deseo de ser el centro de atención, de que te acaricien el ego o de
recibir públicas alabanzas.
Humildad significa tomar conciencia de que también podrías haber
fracasado y sentirte agradecido al espíritu y a los que han facilitado tu
éxito.

Traducción al mundo de los negocios

Brad era el mejor vendedor de su agencia inmobiliaria. Había


ganado el premio de ventas de la división durante cinco años seguidos
y estaba regularmente entre los tres mejores vendedores del mes de
todas las sucursales del estado. Aunque era excepcio-nalmente
exitoso, remitía regularmente clientes a otros compañeros y no
dudaba en prestar ayuda a su equipo de ventas cuando un trato se
tambaleaba, por lo que llegó a ser conocido como el «salvador».
También era conocido por su gran sentido del humor y, ganara o
perdiera, nunca se tomaba a sí mismo demasiado en serio. Además,
siempre pagaba generosas comisiones por las referencias y
agradecía toda la ayuda recibida, desde la del recepcio-nista hasta la
del equipo legal. Tenía mucho éxito y muchas razones para sentirse
orgulloso, pero sabía mantener una actitud humilde y desprendida que
no le creaba problemas. Por eso, los demás hacían todos los
esfuerzos posibles por ayudarle, asegurándose así más éxitos y más
poder para sí mismos.
5. NO DES NADA POR SUPUESTO

Para el acechador, cada situación es nueva. Cada acontecimiento


debe ser afrontado desde cero, entonces uno no se pierde nada, ni el
menor detalle. Este conejo es diferente del conejo anterior: quizá sea
más grande o más rápido, quizá en este momento del día haga más
calor o el terreno sea más abrupto. Nada puede darse por supuesto,
nada debe presumirse en la cacería. Así es como el rastreador
prevalece y triunfa en la caza.

Traducción al mundo de los negocios

Cuando un gran estudio cinematográfico perdió la oportunidad de


adquirir otro estudio menor pero muy próspero, el presidente del
primero se dispuso a analizar los hechos. Después de entrevistar a los
principales implicados, determinó que la causa del fracaso había sido
la complacencia de su equipo, que dio por supuesto que el trato
llegaría a buen fin. Como el gran estudio había conseguido
anexionarse otras compañías en el pasado, pensaban que esta
adquisición era cosa hecha. Les había faltado entusiasmo, se habían
mostrado arrogantes en las reuniones y habían aparentado que
estaban haciendo un favor a la otra empresa. Para sorpresa del
estudio grande, el trato no se consumó, y no porque no se llegara a
un acuerdo respecto al precio de venta, sino porque al estudio menor
no le gustó el trato recibido. Fue vendido por el mismo precio a una
empresa de la competencia.
6. ASUMIR PLENA RESPONSABILIDAD

Para el maestro cazador no puede haber ninguna persona o cosa a


la que culpar por el fracaso. Culpar y señalar con el dedo son una
gran pérdida de energía y poder en la que no se puede caer. Y esto
incluye culparse a uno mismo. Para el acechador, la culpa es
irrelevante, y es esencial asumir toda la responsabilidad.
Responsabilizarse significa darse cuenta de que el éxito de la caza
consiste en sacar el máximo partido de las propias habilidades,
conocimientos y poder para asegurarse el mejor resultado.

Traducción al mundo de los negocios

Los japoneses tienen un dicho: «Resuelve el problema, no quién


tiene la culpa.» Éste también es el punto de vista de los chamanes.
Buscar culpables y atribuir culpas es un juego muy extendido, pero es
completamente infructuoso y destructivo.
Un ejemplo: una asesoría jurídica dejó pasar el plazo de realizar
una importante gestión, con lo que el valor de un caso se redujo
muchos millones de dólares. Entonces se inició una caza de brujas
para encontrar al responsable. Cuando encontraron al asistente que
debería haber presentado el documento, le despidieron de inmediato,
aunque varios abogados le habían dado informaciones contradictorias.
La firma pensó que esto enviaría un mensaje claro al resto del equipo
para que no se repitiera el mismo error, que sin embargo volvió a
ocurrir varias veces a lo largo de los seis meses siguientes. En cada
ocasión se halló un culpable, que fue despedido a bombo y platillo.
Entonces, la firma empezó a tener un nuevo problema. Sufrió un
éxodo de ayudantes legales y paralegales, y no podía encontrar
sustitutos porque había corrido la voz; nadie quería trabajar en un
entorno tan tenso a pesar de que la paga era generosa. Una consulta
a tiempo reveló que el problema no tenía tanto que ver con fallos
individuales como con el sistema de comunicación interno de la firma
y su confusa manera de gestionar los casos. Entonces se estableció
un nuevo sistema de trabajo en equipo y también un nuevo sistema
de calendario, con lo que el problema de cumplir los plazos de
presentación de documentos desapareció.
7. Mantente desapegado

Un acechador no puede permitirse ser sentimental. Cuando un


acechador observa que una actitud, acción o conducta particular
produce una pérdida de poder, acaba con ella despiadadamente. Uno
no puede estar apegado a su conducta. Si el apego a una emoción o
a una idea produce una pérdida de poder, el chamán se desapega y
las elimina, por mucha gratificación que pudiera derivar de ellas y por
mucho temor que le produzca dejarlas atrás.

Traducción al mundo de los negocios

Un gran almacén que también vendía al por menor recibió una serie
de quejas de sus empleadas que decían sufrir acoso sexual en uno de
los comercios. Cuando los investigadores estudiaron el asunto, vieron
que los presuntos acosos habían estado sucediendo durante meses y
que el encargado había ignorado la mayoría de las quejas
presentadas. Finalmente las empleadas habían optado por dirigir sus
quejas directamente a la sede central. Los investigadores registraron
más de cien casos de acoso sexual manifiesto a lo largo del año
pasado.
Cuando se entrevistó al encargado, éste sonrió al entrevistador y
dijo que aquello era cosa de hombres y que en todo caso las mujeres
actuaban de manera provocativa. Esperaba que, como el investigador
también era hombre, podría establecer una alianza con él que diera
carpetazo a todo el asunto. Su tentativa fracasó, y fue despedido en
el plazo de una semana junto con otros dos empleados responsables
de los acosos. La compañía consiguió evitar una importante demanda
legal.
La empresa mostró un alto grado de desapego a lo largo del
proceso: descubrieron las actitudes y acciones que producían la fuga
de energía y se libraron de los causantes.
RESUMEN

Conceptos que es importante recordar

Según los chamanes, el rastreador o acechador exitoso


debe cumplir siete requisitos:

Evitar la autocompasión.
Usar la intuición al 100 por 100.
Ser paciente.
Ser humilde (ser capaz de reírse de uno mismo).
No dar las cosas por supuestas.
Asumir plena responsabilidad.
Mantenerse desapegado.
Capítulo 26

LOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DEL ACECHO

Sin un esfuerzo concertado por rastrear y eliminar tus


puntos flacos, y por reconocer y potenciar tus puntos
fuertes, pierdes de vista el principal propósito del rastreo:
conseguir la libertad.
Ken EAGLE FEATHER, El camino tolteca

REGLA 6 (continuación)

El poder puede ser cazado y conseguido siguiendo reglas muy


similares a las de la caza en el entorno natural

Acabamos de ver los siete requisitos para que el acecho tenga


éxito. Mientras te esfuerzas por cumplirlos, debes tener en cuenta los
principios siguientes:

1. Elige tu terreno de caza.


2. Elimina lo no esencial.
3. Considera cada batalla como una lucha a vida o muerte.
4. Observa, observa, observa.
5. Integra.
6. Ataca con la velocidad del rayo.
7. Pon todo tu poder y energía en la caza.
8. Si no lo consigues a la primera, ¡relájate!

Examinemos cada uno de estos ocho principios.

1. ELIGE TU TERRENO DE CAZA

Sólo un estúpido trata de cazar en cualquier situación. Debes elegir


dónde y cuándo golpear. El acechador sabio elige su terreno de caza,
elige dónde y cuándo atacar; si permites que tu presa determine el
campo de batalla, probablemente ella ganará y tú perderás.

Traducción al mundo de los negocios

Una empresa fabricante de programas informáticos contrató a una


consultora externa muy solicitada para que les ayudase a tomar
algunas difíciles decisiones sobre una línea de productos y a superar
el estancamiento de las ventas. La consultora dio un paseo por las
instalaciones, pero, cuando la empresa le pidió que trabajase en sus
oficinas, ella se negó educadamente. Propuso un encuentro con el
vicepresidente en una librería del centro, que tenía una cafetería
adosada, a una hora en la que el local estaba prácticamente vacío. Al
principio la empresa se quejó, pero después accedió, y acabaron
produciéndose algunas charlas muy productivas en aquel lugar.
La consultora sabía que una reunión en los locales de la empresa,
con el problemático ambiente que se respiraba, sólo serviría para
ahondar en el problema. Ella pensó que sería mejor sacar al
vicepresidente de su entorno y llevarlo a un lugar neutral donde
pudieran florecer nuevas ideas. La librería era el lugar ideal.
2. ELIMINA LO NO ESENCIAL

La mayoría de los problemas son problemas porque contienen


tantos elementos enredados que resulta difícil entender la situación.
Es como cuando abres un cajón para buscar un bolígrafo y ves tal
barullo de cosas que quieres volver a cerrarlo y renunciar a la
búsqueda. La clave consiste en eliminar todo lo que no es aplicable a
la situación inmediata: elimina todo lo que no sea un bolígrafo.
Cuando acecha, el león elimina de su atención lo que no es esencial
para capturar su presa. Incluso es posible que haya otros animales
más cerca que el animal deseado, pero cuando el león apunta a la
mansa gacela ignora a todos los demás animales. El éxito de la caza
requiere concentrarse en el objetivo y eliminar lo no esencial.

Traducción al mundo de los negocios

Una empresa farmacéutica contrató a una consultora para buscar el


origen del desánimo y del descontento del personal. La consultora
entrevistó a los altos directivos, a los directivos intermedios y a los
empleados escuchando muchas historias contradictorias sobre lo que
iba mal. Los directivos medios culpaban a los altos directivos por
tomar decisiones que contribuían al desánimo. Los altos directivos
culpaban a los empleados de incompetencia. Los empleados
sugirieron que los directivos intermedios no defendían sus intereses
con suficiente energía y preferían su propia seguridad. Toda aquella
información contradictoria podía haber resultado muy confusa para
cualquiera que intentase buscar culpables. Pero como la consultora
aplicaba el método sistémico, descartando cualquier información
conducente a culpar o atacar a otros, se centraba en desvelar los
procesos que minaban la autoridad o contribuían a una mala
comunicación. Enfocándose en los puntos débiles y evitando
distracciones, diseñó cinco propuestas para corregir los problemas de
desánimo y baja productividad. Entre otros procedimientos
innovadores, introdujo un encuentro mensual en el que los altos
directivos escuchaban las quejas y sugerencias del personal para
mejorar la producción, las ventas y la comercialización. Nadie perdió
su empleo y la moral mejoró radicalmente a lo largo de los meses
siguientes.
3. CONSIDERA CADA BATALLA COMO UNA LUCHA A VIDA O
MUERTE

Este principio trata sobre el compromiso y la determinación. Cuando


te juegas la vida, dedicas absolutamente todo tu poder a sobrevivir. El
chamán considera que la mejor manera de plantearse cualquier tarea
es comprometerse absolutamente. Se da cuenta de que el predador
no tiene el éxito garantizado por tener los dientes más afilados o los
músculos más fuertes. Un predador puede salir herido de una cacería
e incluso podría morir. Si una cebra da una coz a un león en la boca,
podría incapacitarlo para cazar, condenándolo a morir de inanición.
Por tanto, en cada cacería, el cazador debe estar dispuesto a morir.
Pero esta amenaza ofrece una ventaja al cazador, pues le asegura
que dará lo mejor de sí, que su atención será total, que observará
agudamente todo el entorno y tomará plena responsabilidad en el
momento de entrar en acción.

Traducción al mundo de los negocios

En un caso de mala práctica médica, el primer abogado instruyó a


su asistente para que investigase una remota causa de incapacidad
que parecía no tener ninguna relación con el perjuicio sufrido por el
demandante. La asistente se preguntaba por qué le pedían que
estudiase un asunto tan misterioso cuando tenían un caso
absolutamente claro. El primer abogado explicó cuidadosamente:
«Cuando estoy en los tribunales, no quiero ser vulnerable a ningún
argumento remoto que diga que el perjuicio fue causado por algo que
no hemos investigado. He visto casos muy claros que se iban a pique
por no haber considerado una posibilidad remota. No sólo quiero que
nuestras pruebas sean contundentes, también quiero que todas las
posibles vías de escape estén cerradas.» Ésta es la respuesta del
cazador experimentado.
4. OBSERVA, OBSERVA, OBSERVA

El cazador acecha observando cada movimiento, cada conducta de


su presa. Observa que sus presas se reúnen en cierto lugar, a cierta
hora del día y nota el punto débil o vulnerable del rebaño. El cazador
observa al antílope que tiende a quedarse rezagado o a la cría que
tiende a alejarse de su madre y, a continuación, se lanza a una caza
segura. El cazador sabio percibe los puntos fuertes y débiles de sus
presas. Una onza nunca atacará una cría rodeada de búfalos adultos.

Traducción al mundo de los negocios

El presidente y dueño de una empresa de correduría de Nueva York


estaba considerando asociarse con un corredor de Chicago, un
acuerdo que movería una considerable cantidad de dinero.
Mantuvieron algunos encuentros que parecían ir bien y daba la
impresión de que la firma del contrato era inminente, pero el corredor
de Nueva York aún tenía algunas reticencias.
Le sugerimos que en lugar de apresurarse a firmar, tomara
distancia y observara el equipo que su futuro socio y él mismo
formaban cuando estaban juntos. Durante la siguiente reunión,
nuestro cliente observó que el corredor de Chicago recibía una
llamada de uno de sus ayudantes y vio lo mal que trataba a su
empleado por teléfono. Él mismo se sintió muy mal por haber oído
involuntariamente aquella conversación. Al acabar su cuarto
encuentro, el corredor de Nueva York había hecho una serie de
observaciones que le convencieron de que la asociación no
prosperaría por una u otra razón. Finalmente, no firmó el contrato,
con lo que probablemente se ahorró algunos problemas graves.
5. INTEGRA

Después de observar cuidadosamente durante minutos, y a veces


durante horas, sin mover ni un solo músculo, el león siente que ha
llegado el momento de atacar. Este momento de integración es muy
breve, pero extraordinariamente complejo e importante para el éxito
general de la caza. En ese momento de percepción, el cazador entra
en lo profundo de sí para integrar todas las observaciones y todos los
cálculos que ha ido almacenando con tanto esfuerzo durante la larga
espera. El león realiza innumerables cálculos en los que incluye sus
funciones corporales, la velocidad del viento, la temperatura ambiente,
la distancia que le separa de la presa, el tamaño, peso y condición de
la presa, la velocidad y el probable lugar del impacto, los posibles
obstáculos del entorno y muchas otras variables. Esta rápida
valoración integral es tan profunda que va más allá de la conciencia
habitual, y parece que el león no está haciendo nada más que
permanecer agachado con gran intensidad y anticipación. Sin esta
poderosa integración, las observaciones no servirían de nada. La
integración es el momento en el que todo se unifica y enfoca como un
rayo láser.

Traducción al mundo de los negocios

Una empresa de investigación genética participó durante varios


años en un proyecto para desarrollar órganos humanos a partir de
tejidos animales. Durante ese tiempo, y después de extensas
investigaciones, muchos experimentos y de analizar muchos
resultados, se desarrollaron dos métodos distintos para cultivar el
tejido. Ambos eran viables, y cada uno de ellos tenía pros y contras
que complicaban la elección. Cada equipo de investigadores
responsable de desarrollar los dos métodos presentó su caso al grupo
de cuatro socios, los científicos propietarios de la compañía. Después
de las presentaciones, los socios dieron las gracias a los equipos y
volvieron a reunirse para decidir qué método emplear. Tras horas de
discusión y de dar muchas vueltas a los resultados de las
investigaciones decidieron tomarse un descanso. Aún no habían
alcanzado una decisión final. Acostumbrados al proceso de toma de
decisiones, todos acordaron tomarse un respiro y tratar de alejarse de
los documentos durante un rato. Uno de los socios salió a dar un largo
paseo por una playa cercana a las instalaciones; otro eligió echarse
una siesta de un par de horas; el tercer socio decidió dar una vuelta
en bicicleta, mientras el cuarto se dedicó a realizar sus ejercicios de
tai chi y yoga en el gimnasio. Cuando volvieron a reunirse, cada uno
de ellos había tomado una decisión. A su manera, cada uno había
entrado en un profundo estado de integración donde los datos
expuestos se habían unificado, configurando una clara percepción del
paso siguiente. Todos ellos habían llegado a la misma conclusión y
tomaron la decisión fácilmente, sin conflictos ni enfrentamientos.
6. ATACAR CON LA VELOCIDAD DEL RAYO

El halcón no se detiene en medio de su vuelo en picado a pensar si


debe ir a por la ardilla gris o si debe esperar a otra roja que sea más
atractiva, y tampoco desciende flotando ociosamente hasta atrapar a
su presa. El halcón se lanza a la máxima velocidad para cazar la
presa que constituye su diana. El cazador triunfante ataca de repente,
con decisión y con toda su energía. Normalmente no tendrá una
segunda oportunidad, por eso es fundamental que su respuesta sea
rápida como el rayo. Nótese que, en este caso, la acción rápida no es
apresurada ni impaciente, sino que surge del conocimiento, la
experiencia y un cálculo cuidadoso.

Traducción al mundo de los negocios

Robert, vicepresidente de una empresa informática, recibió una


llamada de Tim, un antiguo amigo de la universidad. Su amigo había
conseguido producir un sistema de seguridad informático altamente
especializado para una empresa rival y después se había tomado un
mes de descanso para relajarse. Ahora estaba buscando un nuevo
proyecto. Robert sabía que en el trepidante entorno de la industria
informática los expertos en sistemas de seguridad deben ficharse
inmediatamente porque sus servicios están muy solicitados; también
sabía que los procedimientos de contratación habituales exigían una
serie de entrevistas con expertos, y que Tim abandonaría mucho
antes de completar ese proceso. Robert calculó que Tim sería un gran
activo para su empresa, consideró la situación y le ofreció trabajo al
instante, a pesar de no contar con la aprobación del presidente.
Conectó con el presidente a lo largo de la hora siguiente, consiguió su
aprobación y selló el trato esa misma tarde. Actuó con rapidez,
cuando sintió que era el momento adecuado, aunque su acción
entrañaba cierto riesgo personal.
7. PON TODO TU PODER Y ENERGÍA EN LA CAZA

Por sí misma, la acción veloz no garantiza que cobrarás la presa.


Junto con la velocidad, el cazador debe tener suficiente fuerza y peso
para abatir la presa. Un zorro no puede cazar un antílope y un águila
no puede atacar a un reno, aunque ambos son hábiles cazadores
capaces de cobrar grandes piezas cuando ponen todo su poder y
energía. La onza tiene la velocidad necesaria para atrapar un
antílope, pero si se queda exhausto durante la cacería podría no tener
la fuerza suficiente para tumbar a su presa y alejar a otros predadores
competidores.

Traducción al mundo de los negocios

La división de internet de una empresa estaba creciendo a grandes


saltos. Cuando los informes sugirieron que en Navidad las ventas
aumentarían espectacularmente, el encargado del almacén programó
turnos dobles y contrató un 25 por 100 más de personal desde el mes
de octubre. Cuando llegaron las vacaciones de Navidad, habían
servido todos los pedidos a tiempo y sin retrasos.
8. SI NO LO CONSIGUES ALAPRIMERA, ¡RELÁJATE!

El secreto para sobrevivir en el duro mundo de la caza es conservar


la energía cuando no estás plenamente implicado en el ataque total.
Piensa en un gato tumbado y lamiéndose perezosamente el pelo
como si no tuviera la menor preocupación; en lugar de pasearse
ansioso y frustrado después de un intento fracasado, el gato
descansa para recobrar su fuerza y energía.

Traducción al mundo de los negocios

Cuando una empresa japonesa de electrónica sufrió un duro revés


en el mercado y se vio obligada a declararse en bancarrota, el
presidente de la junta fue a su despacho y se suicidó. Desde la
perspectiva chamánica, su respuesta al problema —aunque
tradicionalmente ha sido considerada muy honorable en su cultura—
le dejó sin opción de triunfar en el futuro. Su elección hizo que,
además de perder la batalla, le fuera imposible volver a luchar. El
camino chamánico requiere ser tan flexible como el practicante de
artes marciales. Si un día fracasas, no te culpes ni reproches;
simplemente observa lo que fue mal, aprende de ello y aplica la
lección aprendida en la siguiente batalla.
Un instructor de vuelo libre no pudo abrir su paracaídas después de
saltar de un avión a gran altura. El paracaídas de reserva tampoco se
abrió. Como vio que su muerte era inminente, el instructor decidió
relajarse totalmente; se relajó y se dejó caer a lo que suponía que era
una muerte segura. Sin embargo, cayó sobre unas ramas que se
rompieron a su paso, frenando su caída. Aunque quedó herido de
gravedad, sobrevivió y pudo volver a saltar en paracaídas. Mientras
contaba esta historia, comentaba que la actitud de abandono le había
salvado la vida. Si hubiera chocado con los árboles con los músculos
tensos, habría muerto con toda seguridad. La relajación y el abandono
le habían preservado.
Este principio también contiene otra importante aplicación en el
mundo de los negocios: cuando te relajas, renuevas tu energía;
cuando estás estresado, agotas tu energía. El exceso de tensión
produce una pérdida de poder.

RESUMEN

Conceptos que es importante recordar

Desde la perspectiva chamánica, hay ocho principios del


acecho o rastreo:

1. Elige tu terreno de caza.


2. Elimina lo no esencial.
3. Considera cada batalla como una lucha a vida o muerte.
4. Observa, observa, observa.
5. Integra.
6. Ataca con la velocidad del rayo.
7. Pon todo tu poder y energía en la caza.
8. Si no lo consigues a la primera, ¡relájate!
Conclusión

EN ESTE LIBRO te hemos introducido a algunos de los conceptos


básicos del chamanismo, y hemos dado lo mejor de nosotros para
aclarar y poner sus extraordinarias enseñanzas a disposición de los
directivos empresariales y de las organizaciones. Al presentar esta
información corremos el riesgo de que algunos de los que lean este
material no comprendan todo lo que implica acumular, conservar y
dirigir poder. Por temor al abuso, las enseñanzas chamánicas han
sido transmitidas cuidadosamente a lo largo de los siglos, evitando
presentarlas al gran público. Y aunque la posibilidad de abuso es
enorme, creemos que la vida dispone de un proceso autocorrector:
cuando alguien usa el poder de manera inadecuada, el universo,
como un profesor amoroso pero exigente, produce consecuencias
dolorosas que restablecen eficazmente el equilibrio a largo plazo.
Finalmente todo el mundo acaba aprendiendo qué puede y qué no
puede manejar. Mientras tanto, por supuesto, algunas personas
sufren reveses, pero ésa es la naturaleza de la vida en este planeta.
Aprendemos a través de la experiencia.
Muchos profesores indígenas nos han dicho que ha llegado el
momento de que este tipo de conocimientos se ponga a disposición
de la gente, y que no sólo es bueno, sino necesario, que escribamos
sobre estos temas. Sabemos que, a diferencia de lo que muchos
creen, no hay nada intrínsecamente malo en hacer negocios. Los
negocios no son más que un medio de intercambio para los seres
humanos. Sin embargo, la forma de conducir los negocios puede ser
miope y nefasta, dañando a los individuos implicados y al medio
ambiente, y es esto precisamente lo que nos gustaría cambiar.
Hemos conocido a muchas personas buenas, incluso maravillosas,
que se ganan la vida haciendo negocios con otras. Por otra parte,
cada vez más corporaciones se esfuerzan por ayudar auténticamente
a la gente y por devolver el equilibrio al planeta, siendo su contribución
muy valiosa. Los obstáculos que afrontan en este desorientado
mundo son formidables, pero cada vez adquieren más peso
específico, y al final prevalecerán.
Como especie hemos llegado a un punto de elección profetizado
hace mucho tiempo que viene marcado por un gran dilema. O bien
nos unimos a las fuerzas que usan el poder para el bien común y la
armonía planetaria, o elegimos unirnos a las fuerzas de la avaricia, el
egoísmo y, en último término, de la destrucción. Cada vez habrá
menos terreno intermedio al que agarrarse. Nosotros estamos
eligiendo dar apoyo a las fuerzas con corazón, a las personas y
organizaciones que avanzan hacia la cooperación mutua, hacia la
comunicación y la conciencia planetaria, y hacia la conexión con el
espíritu por medio de la naturaleza.
Se nos ha enseñado que cuando los individuos actúan con
integridad e impecabilidad, las organizaciones que construyen
proyectan estos mismos valores. Cuando los individuos no actúan de
corazón, las organizaciones reflejan un egoísmo extraordinario. A
corto plazo, es posible que este tipo de organizaciones parezcan
tomar ventaja porque amedrentan a la gente y se alinean con políticos
sin escrúpulos para incrementar sus beneficios con prácticas
insostenibles para el planeta. Sin embargo, este estado de cosas
también proporciona muchas oportunidades para el camino con
corazón. En primer lugar, puede despertar a mucha gente de su
trance somnoliento y hacerles tomar conciencia de que la libertad se
les escapa de las manos. Afrontar formidables enemigos fortalece al
individuo y construye su carácter. Los antiguos sabios chinos creían
que uno no debía tener las cosas demasiado fáciles porque entonces
tendería a ablandarse y debilitarse. Necesitamos alguna adversidad
que nos fortalezca. Afortunadamente, en nuestro tiempo hay
abundantes pinches tiranos y formidables enemigos que superar. De
modo que o nos fortalecemos e intentamos hacer las cosas mejor, o
nos agostamos y morimos a causa de nuestra propia ignorancia.
La sabiduría y la experiencia de los pueblos indígenas del mundo
pueden ayudarnos a recuperar el equilibrio necesario para crear un
futuro sostenible. Esto no implica volver al pasado, de ninguna
manera. Más bien, lo que implica es que, frente a los grandes retos
que tenemos por delante, podemos, con gran esfuerzo, forjar un
futuro nuevo y satisfactorio usando las herramientas disponibles.
}C›iÉ - !Ï*TE\'EQNS

LENA Ù“TEI'ENS
Acerca de los autores

JOSÉ Y LENA STEVENS han completado un aprendizaje de diez años


con un chamán huichol en las sierras de México y han recibido
entrenamientos específicos de chamanes del Amazonas y de la región
andina de Perú. Además, han visitado y estudiado con chamanes de
Australia Central, Nepal, Finlandia y el sudoeste de Estados Unidos.
Lena procede del campo de la dirección de empresas y también es
artista. José obtuvo un máster de la Universidad de California, en
Berkeley, y el doctorado en psicología en la School of Integral Studies
de San Francisco.
La empresa de consultoría de José y Lena ofrece Los seminarios
del camino de poder, en los que se aplican los principios expuestos en
sus libros. Los seminarios les permiten plasmar sus veinticinco años
de experiencia en el mundo empresarial por medio de programas,
retiros, formaciones y seminarios. Además, extienden acreditaciones y
certificados a consultores y formadores.
José y Lena son autores de El poder interior (Ediciones Robin-book,
1992). Además de muchos otros libros y artículos, el doctor José
Stevens es autor de Transforming Your Dragons: Turning Fear
Patterns into Personal Power, publicado en 1994 por Bear &
Company.
Los Stevens tienen su base de operaciones en Santa Fe, Nuevo
México, y dan conferencias internacionalmente sobre los principios del
poder, la prosperidad, los tipos de personalidad, los estilos de
comunicación, el crecimiento personal y el rendimiento óptimo. José
ha trabajado en consultaría con individuos y empresas de Japón,
Canadá, Venezuela, Islandia, Inglaterra y Finlandia, y ambos han
llevado a numerosos grupos a visitar antiguos enclaves sagrados en
Egipto, Inglaterra, Yucatán y Perú.
Además, José y Lena ofrecen sus servicios de consultoría a
abogados, ejecutivos, científicos y empresarios, incluyendo entre sus
distinguidos clientes a actores, guionistas y productores de Hollywood.
Usan sus conocimientos del chamanismo y de la psicología
empresarial para ayudar a los líderes a tomar decisiones difíciles y
desarrollar sus estrategias comerciales. Sus clientes obtienen
regularmente muy buenos resultados.
Para más
1n,/ormac1án sobre
otros t1”tuJos de

vvwvr.a1faomega.es