Está en la página 1de 7

ESCUELA NORMAL SUPERIOR DE IBAGUÉ

Ibagué – Tolima

2021

GUIA DE TRABAJO CON ALTERNANCIA

ASIGNATURA: CASTELLANO

GRADO: 9º PERIODO: 3

EJE CURRICULARES:
• Literatura de la Independencia: Ilustración, Neoclasicismo y Romanticismo.
• Ortografía: uso de la B y la V
• Homonimia: Homofonía y Homografía
• Oración compuesta coordinada.
• Las figuras literarias
• El Realismo
• Información certificada en la red

Estándares:
 Conozco y caracterizo producciones literarias de la tradición oral latinoamericana.
 Leo con sentido crítico obras literarias de autores latinoamericanos.
 Comprendo el sentido global de cada uno de los textos que leo, la intención de quien lo produce y las
características del contexto en el que se produce.
 Utilizo estrategias para la búsqueda, organización, almacenamiento y recuperación de información que circula en
diferentes medios de comunicación masiva.

Derechos Básicos de Aprendizaje:


 Analiza el lenguaje literario como una manifestación artística que permite crear ficciones y expresar
pensamientos o emociones.
 Interpreta textos atendiendo al funcionamiento de la lengua en situaciones de comunicación, a partir del uso de
estrategias de lectura.
 Produce textos verbales y no verbales, a partir de los planes textuales que elabora, y siguiendo procedimientos
sistemáticos de corrección lingüística.

EJE CURRICULAR: LITERATURA DE LA INDEPENDENCIA: ILUSTRACIÓN, NEOCLASICISMO Y ROMANTICISMO

El periodo de la lucha por la independencia ocasionó un denso


flujo de escritos patrióticos, especialmente en el terreno de la
poesía.

La narrativa comenzó a cultivarse en 1816 cuando apareció la


primera novela escrita en Latinoamérica: “El Periquillo Sarniento”

Desde sus inicios en las obras narrativas se dan claras muestras


de preocupación por destacar los aspectos costumbristas de la
realidad, así como de su interés por los problemas de la crítica
social y moral.
1. Observa el siguiente video y responde las preguntas: https://youtu.be/EsHPM5QDzPc
a. ¿Sobre quiénes se centró la literatura romántica en Hispanoamérica y por qué?
Se centraron sobre los indígenas, el gaucho y el mestizo. Degeneraron el tema sobre la independencia
b. ¿Cuáles eran los fines de las naciones hispanoamericanas en este momento histórico?
Paz, unidad, la integridad y el enriquecimiento cultural del pueblo
c. Mencione los autores que ayudaron a consolidad la identidad latinoamericana a través de sus obras.
Autores sobresalientes: Domingo Faustino Sarmiento, Manuel Acuña, Jose Mármol, Jorge Isaac, Gertrudis
Gomes de Aveñadena, josé Hernandez, y Esteban Echeverría
d. ¿Cuáles son los principales temas del Romanticismo?
Naturaleza, indígenas, el amor, el retrato de la sociedad con sus problemáticas
e. ¿Qué géneros se cultivaron en el movimiento Romántico?
Poesía, novela (histórica, sentimental, constumbrista)

Amalia
El poeta argentino José Mármol, famoso por sus versos contra
el tirano Rosas, es el autor de esta popular novela romántica
americana. Sin ser propiamente una novela histórica, pues
describe un ambiente contemporáneo del autor (la ciudad de
Buenos Aires durante el terror de 1840), se la considera tal
porque el autor mezcló en la acción narrativa una abundante, y
quizá excesiva, crónica de los sucesos políticos y militares
contemporáneos, y también por la gran sugestión que ejerce
sobre el lector todo cuanto concierne a la época de Rosas,
eminentemente histórica por su dramatismo.
Amalia es así un idilio acabado trágicamente y a la vez un cuadro
político-social de la larga dictadura de veinte años derribada en
1852. Empezó a publicarse en folletín del periódico "La Semana"
en 1851, en Montevideo, ciudad en donde vivió expatriado el
autor; la edición completa, con supresiones y muchos agregados
de carácter documental, apareció en Buenos Aires en 1855.

2. Lee el fragmento de la novela “Amalia” que encontrarás a continuación:

AMALIA
(Fragmento)

El coche de Agustina había partido ya, y aún duraba en el salón de Amalia el silencio que había sucedido a la
salida de ella y de su compañera.
Amalia fue la primera que lo rompió, mirando a todos, y preguntando con una verdadera admiración:
-Pero ¿qué especie de mujer es ésta?
-Es una mujer que se parece a ella misma -dijo Madama Dupasquier.
-¿Pero qué le hemos hecho? -preguntó Amalia-. ¿A qué ha venido a esta casa, si debía ser para mortificar a
cuantos en ella había, y esto cuando no me conoce, cuando no conoce a Eduardo?
-¡Ah, prima mía! ¡Todo nuestro trabajo está perdido; esta mujer ha venido intencionalmente a tu casa; ¡ha
debido tener alguna delación, alguna sospecha sobre Eduardo, y desgraciadamente acaba de descubrirlo todo!
-Pero ¿qué, qué ha descubierto?
-Todo, Amalia; ¿crees que haya sido casual el oprimir el muslo izquierdo de Eduardo?
-¡Ah! -exclamó Florencia-, ¡sí, sí, ella sabía de un herido en el muslo izquierdo!
Las señoras y Eduardo se miraron con asombro.
Daniel prosiguió tranquilo y con la misma gravedad:
-Cierto, esa era la única seña que ella tenía del escapado en los asesinatos del 4 de mayo. Ella no ha podido venir
a esta casa sin algún fin siniestro. Desde el momento de llegar ha examinado a Eduardo de pies a cabeza; sólo a él se
ha dirigido, y cuando ha comprendido que todos le cortábamos la conversación, ha querido de un solo golpe descubrir
la verdad, y ha buscado el miembro herido para descubrir en la fisonomía de Eduardo el resultado de la presión de
su mano. Sólo el demonio ha podido inspirarla tal idea, y ella va perfectísimamente convencida de que sólo habiendo
oprimido una herida mal cerrada aún, ha podido originar en Eduardo la impresión que le hizo, y que ha devorado con
placer.
-Pero ¿quién ha podido decírselo?
-No hablemos de eso, mi pobre Amalia. Yo tengo un perfecto conocimiento de lo que acabo de decir, y sé que
ahora estamos todos sobre el borde de un precipicio. Entretanto, es necesaria una cosa en el momento.
-¿Qué? -exclamaron todas las señoras, que estaban pendientes de los labios de Daniel.
-Que Eduardo deje esta casa inmediatamente y se venga conmigo.
-Oh, no -exclamó Eduardo levantándose, iluminados sus ojos por un relámpago de altivez, y parándose al lado de
su amigo junto a la chimenea.
-No -prosiguió-. Alcanzo ahora toda la malignidad de las acciones de esa mujer, pero es por lo mismo que me
creo descubierto, que debo permanecer en esta casa.
-Ni un minuto -le contestó Daniel con su aplomo habitual en las circunstancias difíciles.
-¿Y ella, Daniel? -le replicó Eduardo nerviosamente.
-Ella no podrá salvarte.
-Sí, pero yo puedo libertarla de una ofensa.
-Con cuya liberación se perderían los dos.
-No; me perdería yo solo.
-De ella me encargo yo.
-¿Pero vendrían aquí? -preguntó Amalia toda inquieta, mirando a Daniel.
-Dentro de dos horas, dentro de una quizá.
-¡Ah, Dios mío! Sí, Eduardo, al momento váyase usted, yo se lo ruego -dijo Amalia levantándose y aproximándose
al joven; acción que instintivamente imitó Florencia.
-Sí, con nosotros, con nosotros se viene usted, Eduardo -dijo la bellísima y tierna criatura.
-Mi casa es de usted, Eduardo, mi hija ha hablado por mí -agregó Madama Dupasquier.
-¡Por Dios, señoras! No, no. Cuando no fuera más que el honor, él me ordena permanecer al lado de Amalia.
-Yo no puedo asegurar -dijo Daniel- que ocurra alguna novedad esta noche, pero lo temo, y para ese caso,
Amalia no estará sola, porque dentro de una hora yo volveré a estar a su lado.
-Pero Amalia puede venir con nosotros -dijo Florencia.
-No, ella debe quedar aquí, y yo con ella -replicó Daniel-; si pasamos la noche sin ocurrencia alguna, mañana
trabajaré yo, ya que hoy ha trabajado tanto la señora Doña María Josefa. De todos modos no perdamos tiempo;
toma, Eduardo, tu capa y tu sombrero, y ven con nosotros.
-No.
-¡Eduardo! Es la primera cosa que pido a usted en este mundo; entréguese a la dirección de Daniel por esta
noche, y mañana... mañana nos volveremos a ver, cualquiera que sea la suerte que nos depare Dios.
Los ojos de Amalia al pronunciar estas palabras, húmedos por el fluido de su sensibilidad, tenían una expresión
de ruego tan tierna, tan melancólica, que la energía de Eduardo se dobló ante ella, y sus labios apenas modularon las
palabras:
-Bien, iré.
JOSE MARMOL
3. Desarrolla el taller de Lectura Crítica:
4. La Libertad guiando al pueblo es un cuadro pintado por Eugène Delacroix en 1830 y conservado en
el Museo del Louvre de París y uno de los más famosos de la historia. Observa la imagen y describe lo
que en ella aparece:
Como el título de la obra lo dice: Se refiere a la libertad de un pueblo, está reflejada en unos habitantes con un
aura tanto heroica, como de victoria, que defendieron su país de una buena manera. Esta pintura es la
representación de la Revolución Francesa

5. Lee los conceptos y responde las siguientes preguntas:


a. ¿Qué temas trataron los autores del Neoclasicismo y el Romanticismo? ¿Por qué?
El Neoclasicismo fue un estilo inspirado de la antigüedad clásica, donde se destacaba la ilustración, que
buscaba la belleza clase mediante la sencillez y la logica
El romanticismo (alemán e inglés) se pone en contra del racionalismo del neoclasicismo y la ilustración, ya que
este se basa por medio de la fantasía, siendo libre y original

b. ¿Qué tipos de libros se prohibieron durante la época de la Colonia? ¿Por qué?


Durante la colonia de España, se prohibieron los libros de ficción y filosóficos, ya que estos podrían impulsar a
las personas de ese entonces a idealizarse con una revolución

c. ¿Por qué se dice que en esta época hubo independencia del lenguaje?
La que la libertad de expresión fue llevada a cabo, además de que el nuevo lenguaje, provocaría cambios en su
vida cotidiana: Este les abriría las puertas para que se crease un orden social

d. En cuadro sinóptico sintetice las características de la Ilustración, el Neoclasicismo y el


Romanticismo.
6. Determina si las afirmaciones son verdaderas (V) o falsas (F), según corresponda:
a. Las ideas de la Ilustración influenciaron las élites criollas que promovieron los procesos de
Independencia. V
b. La literatura latinoamericana de la Independencia buscaba un equilibrio entre el nuevo orden y el
colonial. F
c. Los autores de la Independencia latinoamericana partieron de principios neoclásicos. F
d. Las obras de la Independencia latinoamericana rechazaron los postulados neoclasicistas V

EVALUACION:

Durante este periodo en la asignatura de Castellano se evaluará:

- La participación oral en las socializaciones de los talleres durante los encuentros zoom.
- Evaluaciones escritas sobre cada eje temático.
- Presentaciones (exposiciones) sobre temáticas asignadas.

También podría gustarte