Está en la página 1de 2

Domingo

 de  Pascua  
Becerril  de  Campos,  24  de  abril  de  2011  
 
Queridos   amigos:   hoy   es   un   día   grande   para   nosotros   los   cristianos.   Estamos   de  
enhorabuena,  porque  celebramos  que  el  Señor  es  bueno,  que  nos  ha  liberado,  que  
unidos  a  él  pasamos  de  la  muerte  a  la  vida.  Podríamos  hablar  de  la  resurrección  en  
abstracto,  pero  me  gustaría  centrarme  en  la  lectura  del  evangelio  que  acabamos  de  
escuchar.   En   ella   se   nos   cuenta   cómo   las   mujeres   fueron,   a   primera   hora,   al  
sepulcro,   para   terminar   de   limpiar   y   perfumar   el   cuerpo   de   Jesús.   Pedro   y   Juan,  
igualmente,  descubren  el  sepulcro  vacío  y  acuden  a  contar  la  noticia  a  los  demás.  
 
Os  invitaría  a  que  os  fijéis  en  la  figura  de  María  Magdalena.  Todavía  estaba  oscuro  
cuando   ella   fue   al   sepulcro.   Estaba   oscuro   porque   no   había   amanecido   aún,   pero  
estaba  oscuro  sobre  todo  en  su  corazón.  Recordemos  quién  era  María  Magdalena:  
su   vida   pasada   como   prostituta.   Pensemos   cómo   se   sentiría   esa   mujer,   su   dignidad  
pisoteada,   su   soledad.   Jesús   era   el   único   que   la   había   entendido,   que   la   había  
mirado  más  allá  de  sus  pecados,  en  su  corazón.  Era  el  único  que  la  había    mirado  
con  amor  por  lo  que  era,  no  por  el  placer  que  podía  ofrecer,  y  la  había  liberado  de  
lo  que  más  le  oprimía,  regalándole  la  posibilidad  de  un  nuevo  comienzo.  Con  este  
sentimiento  de  tristeza  y  pérdida  por  la  muerte  de  Jesús,  María  Magdalena  fue  al  
sepulcro.  Recordando,  seguramente,  la  mirada  de  aquél  que  la  había  sanado  de  sus  
heridas,  que  había  saciado  su  sed  más  profunda.    
 
Cuando  se  acerca  al  sepulcro,  se  pregunta  quién  va  a  ayudarla  a  mover  la  pesada  
piedra  que  tapa  la  entrada.  La  muerte,  la  separación,  el  pecado  son  una  gran  losa  
que  impide  al  hombre  ser  libre,  ser  feliz.  ¿Quién  nos  moverá  esa  losa?  Nosotros,  los  
hombres,   no   tenemos   fuerzas   suficientes   para   remover   las   pesadas   losas   que  
bloquean   la   humanidad.   María   descubre   que   la   piedra   está   retirada,   que   el   gran  
obstáculo   ha   desaparecido.   Jesús,   con   su   resurrección,   ha   retirado   la   pesada   losa  
que  se  abatía  sobre  el  hombre.  Ahora  somos  libres,  se  nos  ha  regalado  la  vida.    
 
Fijaos   en   el   detalle   de   que   es   precisamente   María   Magdalena,   con   su   historia  
pasada,  la  encargada  de  anunciar  a  Pedro  y  Juan  que  el  cuerpo  de  Jesús  ya  no  está  
en  el  sepulcro,  que  éste  ha  resucitado.  La  prostituta  se  convierte  en  Apóstol  de  los  
Apóstoles.   No   se   trata   de   algo   casual.   Hay   una   profunda   lección   en   este   hecho.   Y   es  
que  la  resurrección,  además  de  ser  un  hecho  histórico,  debe  ser  para  cada  uno  de  
los  cristianos  una  experiencia  personal.  La  resurrección  es  el  paso  de  la  muerte  a  la  
vida,  de  la  esclavitud  a  la  libertad,  siguiendo  el  mismo  camino  del  pueblo  de  Israel  
que   caminó,   a   través   del   desierto,   desde   Egipto   a   la   Tierra   Prometida.   ¿Y   quién  
mejor   que   la   Magdalena,   para   comprender   lo   que   significa   de   verdad   la  
resurrección?   Ella   había   vivido   la   experiencia   de   pasar   de   una   antigua   vida   de  
esclavitud,   a   una   vida   nueva   de   libertad   y   felicidad,   después   del   encuentro   con  
aquél   que   hace   nuevas   todas   las   cosas.   Nadie   mejor   que   María   Magdalena;   ella  
había  pasado  de  la  muerte  a  la  vida  y  por  eso  comprendía  el  paso  que  Jesús  había  
realizado,   y   el   paso   que   cada   uno   de   los   cristianos   estamos   llamados   a   dar,   si  
queremos   que   los   frutos   de   la   resurrección   sigan   fructificando   hoy   y   aquí.   María  
Magdalena  es  la  mujer  trasformada  por  el  amor  incondicional  del  Señor,  la  mujer  
resucitada,   la   mujer   liberada   de   la   pesada   losa   de   los   prejuicios,   las   críticas,   la   falta  
de  respeto.  Por  eso  recibe  el  privilegio  de  ser  la  primera  testigo  de  la  resurrección  
de  Jesús,  de  su  victoria  sobre  la  muerte.  Si  creemos  de  verdad  en  la  resurrección,  si  
nos  hemos  encontrado  con  el  Señor,  si  podemos,  decir,  como  María,  que  “el  Señor  
ha  hecho  en  mi  maravillas”  y  nos  ha  liberado  de  nuestras  cadenas,  nuestra  vida  no  
puede  quedar  igual.    
 
Jesús  nos  invita  a  acoger  esta  semilla  de  vida  y  a  cultivarla,  a  vivir  como  hombres  y  
mujeres  nuevos.  Como  la  Magdalena,  que  había  experimentado  que  es  posible  una  
nueva  vida.  Como  los  discípulos,  que  al  descubrir  la  tumba  vacía  de  Jesús,  corrieron  
a  anunciarlo.  No  sólo  anunciaban  una  noticia,  como  si  fuesen  reporteros,  sino  que  
ellos   mismos   se   convirtieron   en   testigos,   porque   habían   vivido   ese   encuentro  
transformador,  esa  “Pascua”  y  paso  del  hombre  viejo  al  hombre  nuevo.    
 
Gracias,   Señor,   por   regalarnos   una   vida   nueva,   por   habernos   liberado   de   las  
cadenas  de  la  esclavitud  y  de  la  muerte.  Gracias  porque  nos  das  la  esperanza  de  un  
mundo   y   una   humanidad   nuevas.   Gracias   porque   transformas   nuestro   corazón,  
como   transformaste   a   la   Magdalena,   y   abres   los   sepulcros   de   nuestra   vida.  
Ayúdanos  a  ser  buenos  testigos  de  tu  vida  nueva  en  medio  del  mundo.  Que  seamos  
pequeñas   luces   en   medio   de   la   oscuridad,   fermento   y   levadura   en   medio   de   la  
masa.   Y   sepamos   siempre   levantarnos,   creer   que   caminas   junto   a   nosotros,   y  
transmitir  la  vida  nueva  que  Tú  nos  regalas  a  los  que  nos  rodean.