Está en la página 1de 41

LAS SUSTANCIAS PSICOACTIVAS

No ha habido grupo humano desde las culturas cazadoras recolectoras que no hayan
conocido y usado las sustancias psicoactivas con distintos fines. Hay autores que sugieren que no
podría entenderse la historia humana sin entenderla simultáneamente con la historia de las
sustancias psicotrópicas, ambas han estado desde siempre muy unidas.

En el mundo existen una gran variedad de plantas con sustancias psicoactivas. Se han
descrito cerca de 130 especies de plantas psicoactivas en América, comparadas con no más de 50
en el resto del mundo.

En Europa se emplearon el beleño, la mandrágora, la belladona y especies de daturas. En


gran parte de Asia, pero también en América, se emplea el hongo Amanita Muscaria.

En Grecia existía un complejo ritual que fue llamado Los misterios eleusinos durante los
que se consumía una bebida preparada con un hongo alucinógeno, el cornezuelo del centeno
(claviceps purpúrea). El empleo del cáñamo y opio se ha extendido por una amplia zona que
abarca desde Egipto hasta China.

Es en América donde los psicotrópicos abundan, una alta concentración de ellos se da en


México y Sudamérica. Existen cactus (peyote, San Pedro), Hongos (Psilocybe sp., llamado
teonanácatl que tiene al menos 24 especies así como muchos géneros), enredaderas (ololiuqui,
badoh o suspiro azul que crece en muchos jardines), arbustos de diverso tipo como la coca,
daturas de muchas especies (datura stramonium, chamico o miyaya entre los mapuches) y
subvariedades, brugmansias como el floripondio. Árboles como la villca o vilca y su primo el
yopo.

La importancia del uso de estas sustancias queda registrada en las complejas ceremonias
antiguas o contemporáneas. Prácticamente no hay sitio en América donde no exista alguna
ceremonia indígena que no cuente con el uso de algún psicotrópico.

De todos los psicotrópicos, el más importante desde el punto de vista de lo extensivo de


su uso es el alcohol, preparado con las más diversas frutas y semillas. En todo caso, las chichas
americanas o los brebajes alcohólicos asiáticos o europeos (vinos y cervezas) no tuvieron un
gran contenido alcohólico sino hasta el invento de la destilación a fines de la Edad Media
(atribuido a Arnaud de Vilanova c. 1300), dado que el aumento en la concentración de alcohol
destruye las levaduras que permiten la misma fermentación y producción alcohólica.

El problema de las drogas psicotrópicas se relaciona históricamente con el auge del


cristianismo en Europa desde comienzos de la Edad Media, cuando se convierte en la religión
oficial del Imperio llevando a la proscripción y persecución de las religiones naturales o
animistas. Todas ellas tenían un extensivo uso de psicotrópicos. El fenómeno llegó a su
momento más crítico con las persecuciones y quemas de brujas desde fines de la Edad Media,
fenómeno que se acentuó con la creación del Santo Oficio de la Inquisición y continuó hasta
bastante entrado el siglo XVIII, que, aunque de un modo algo más atenuado, también operaba en
América.
En esta época se crea una asociación entre el demonio y las sustancias psicoactivas que
alteran los estados psíquicos de los seres humanos. Y aunque posteriormente se pretenda
abordarlas desde perspectivas más objetivistas, nunca se pierde la relación forjada fuertemente
entre el demonio y las drogas.

Durante el siglo XIX en Europa se mantuvo una postura liberal en torno al empleo de
sustancias psicoactivas, de modo que libremente las personas consumían morfina, y opio. La
heroína por su parte, tuvo venta libre durante alrededor de 25 años, lo mismo sucedió con la
cocaína. El cambio se produjo lentamente debido a una serie de circunstancias históricas y
sociales.

Probablemente una de las situaciones que más influye es el surgimiento de


fundamentalismos religiosos en Estados Unidos e Inglaterra que consideraban cualquier
alteración artificial de la consciencia como una búsqueda deliberada de placer y, por tanto,
pecado religioso.

A lo anterior debe agregarse una necesidad de mayor control social producto de las
revoluciones e inquietud social de todo el siglo, que desembocó en el paso de un estado
benefactor a ser también un estado controlador.

Las Guerras del Opio y su solución presentan un rol destacado en la generación del
estereotipo sobre lo que significa el consumo.

Por su parte Estados Unidos y su rol cada vez más hegemónico sobre el mundo comenzó
a ver a muchos extranjeros como indeseables ya que competían por los puestos de trabajo, de ese
modo ligó a los Irlandeses al alcohol, a los mexicanos a la marihuana, a los chinos al opio, y
finalmente a los negros con la cocaína.

J. Pérez Franco (2005). Adicciones. Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la


Universidad de Chile.

CONCEPTOS BÁSICOS EN DROGODEPENDENCIAS

La terminología y los conceptos referentes al uso y abuso de drogas y la adicción suelen


ser utilizados en forma relativamente difusa. A continuación se entregan algunas definiciones
ajustadas a criterios básicamente técnicos. Cabe hacer notar algunas superposiciones en algunos
términos que se suelen emplear indistintamente. Al final de estos términos, aparecen algunos
conceptos definidos según el Manual de Diagnóstico y Estadística de Desórdenes Psiquiátricos
de la Sociedad Norteamericana de Psiquiatría (DSM-IV).

1. Droga: la OMS define la droga como “toda sustancia que introducida en un


organismo vivo, puede modificar una o más de sus funciones, pudiendo producir un estado
de dependencia física, psíquica o de ambos tipos”.

2. Drogodependencia: estado psíquico y a veces físico causado por la acción


recíproca entre un organismo vivo, una droga y el medio que lo rodea, que se caracteriza por
modificaciones del comportamiento y por otras reacciones que comprenden siempre un
impulso irreprimible a tomar la droga de forma continuada o periódica a fin de experimentar
sus efectos psíquicos y a veces para evitar el malestar producido por la privación de ésta. Por
ello la drogodependencia es una conducta, un comportamiento que desarrolla el sujeto
humano.
Según el Manual de Diagnóstico Estadístico de Enfermedades Mentales de la
Sociedad de Psiquiatría de Estados Unidos (DSM-IV) “la dependencia de sustancias consiste
en un grupo de síntomas cognoscitivos, comportamentales y fisiológicos que indican que el
individuo continúa consumiendo la sustancia, a pesar de la aparición de problemas
significativos relacionados con ella. Existe un patrón de repetida autoadmnistración que a
menudo lleva a la tolerancia, la abstinenecia y a una ingestión compulsiva de la sustancia”

2.1 Dependencia Física: Presencia de un estado fisiológico alterado que se manifiesta


cuando se suprime bruscamente el consumo de la droga, pudiendo aparecer intensos trastornos
físicos, como el llamado síndrome de abstinencia agudo, y que desaparecen cuando se reanuda el
consumo de la misma. Se usa frecuentemente como sinónimo de adicción.

2.2 Dependencia Psíquica: Al tomar una droga se produce una sensación de satisfacción y
a su vez, fuera de este estado, el sujeto experimenta una necesidad irreprimible de buscar,
obtener y reiniciar el consumo de la sustancia de forma regular o continuada para producir placer
o evitar el malestar, a pesar de los costes personales que ello conlleve. Se suele utilizar como
sinónimo de hábito, es decir, conducta repetitiva motivada en un principio por la falta de
sustancia en el cuerpo y posteriormente por la exposición a estímulos y conductas que recuerdan
el consumo.

2.3 Dependencia social: necesidad de consumir como manifestación de pertenencia a un


grupo social que proporciona signos de identidad claros. El no consumo puede generar en el
sujeto una crisis en sus relaciones sociales, que le presionan hacia el consumo para reestablecer
el equilibrio social en el que se encontraba confortable.

3. Síndrome de abstinencia: conjunto de signos y síntomas desagradables de carácter


físico y psicológico que aparecen cuando, de forma brusca, se deja de consumir la droga que
se tomaba habitualmente y de la que se es dependiente.
Según el DSM-IV la abstinencia es un cambio de comportamiento desadaptativo, con
concomitantes cognoscitivos y fisiológicos, que tiene lugar cuando la concentración en la
sangre o en los tejidos de una sustancia disminuye en un individuo que ha mantenido un
consumo prolongado de grandes cantidades de esa sustancia.
Es específico de cada droga y expresa un cuadro de carácter contrario al producido
por la droga. El síndrome de abstinencia producido por la heroína es el más evidente y
característico, aunque es sin embargo, el producido por el alcohol el que reviste más
gravedad, ya que suele requerir hospitalización y es el que provoca más muertes.

4. Tolerancia: El proceso por el cual el organismo se habitúa al uso continuado de


una sustancia, con lo que para conseguir los mismos efectos a nivel orgánico o psicológico
que se alcanzaban anteriormente con una dosis mínima, ahora el individuo tiene que tomar
una dosis mayor. De esta forma el organismo requiere cada vez y progresivamente una
mayor cantidad de la droga.
Debe distinguirse la tolerancia de la variabilidad individual en cuando a sensibilidad
inicial a los efectos de determinadas sustancias, unos sujetos beben por primera vez sin
presentar síntomas y otros presentan descoordinación motora y lenguaje farfullante siendo
de peso similar.
5. Uso u abuso (riesgo de uso): consumir una droga no significa necesariamente, que
alguien pueda convertirse en drogodependiente. Es necesario diferenciar entre los diferentes
grados de uso y abuso.

- Abstinencia: se trata de no mantener ninguna relación con las sustancias.


- Uso: utilización que se hace de una droga en un determinado momento y
por medio del cual se descubren unos efectos determinados, como consecuencia de dicho
consumo.
- Uso experimental o casual: consumo de una sustancia de modo casual y
esporádico, y tras esa experiencia no se vuelve a consumir. (Ej: el tratamiento médico
seguido por un enfermo, o el consumo por curiosidad que se suele realizar en la
adolescencia consistente en una sola dosis).
- Uso ocasional: consumir una sustancia sin una continuidad, sin que
lleguen a aparecer síntomas de tolerancia.
- Uso habitual: consumo de una droga frecuentemente, apareciendo
tolerancia pero sin llegar a la dependencia en su totalidad, aunque ya puede empezar a
observarse un cierto deterioro en el funcionamiento personal.
- Abuso: el consumo de una droga de modo reiterado e inadecuado dañino o
amenazando con dañar la salud física, mental o el bienestar social de un individuo. El uso
continuado de la sustancia produce dependencia y tolerancia y su no consumo produce el
síndrome de abstinencia. Significa mal uso o excesivo y puede ser de larga duración o
agudo.

6. Sobredosis: consumo de una sustancia en una cantidad mayor a la que tolera el


organismo en un corto espacio de tiempo (intoxicación aguda). Puede llegar a causar la
muerte en los casos en que no se atienda con rapidez. Es un hecho erróneo considerar la
sobredosis como el consumo de una dosis alta simplemente. Cuando alguien presenta una
reacción tóxica a una droga ya puede hablarse de sobredosis aunque se considere que la
cantidad tomada está dentro de los límites normales o incluso sea baja. La reacción de una
misma dosis depende de las características del consumidor.

6. Síndrome Amotivacional: se trata de un estado caracterizado por la apatía, la falta


de interés por prácticamente todo lo que no sea conseguir y consumir drogas, rediciéndose al
mínimo el resto de actividades y produciéndose un déficit en las funciones psíquicas básicas.

7. Sinergia: Es el efecto que se produce al consumir varias drogas a la vez. Este


suele ser más fuerte que la suma de los efectos de cada droga tomada individualmente y en
ocasiones el resultado puede ser tan peligroso como desconocido.

8. Polidrogodependencia: persona que consume varias drogas, bien sea al mismo


tiempo, mezclándolas para que los efectos sean mayores o bien que consume varias drogas
pero en distintos momentos. La mezcla de dos a más drogas suele ser más peligrosa que la
ingestión de cualquiera de ellas aisladamente.

9. Variabilidad Individual: todos los conceptos anteriormente definidos están


mediatizados por este factor, entendiendo por “variabilidad individual” que el alcance de
cualquier efecto producido por una sustancia, así como la dependencia, tolerancia y
abstinencia que pueda provocar, dependerá en cierta medida de las características bio-psico-
sociales de cada individuo, siendo por tanto necesaria la realización de programas de
tratamiento individualizados para cada persona.
10. Intoxicación: Desarrollo de un síndrome clínico reversible caracterizado por una
serie de respuestas “anormales” tanto comportamentales como psicológicas debidas a la
ingestión reciente de una droga con acciones a nivel del sistema nervioso central (DSM-IV).

11. Abuso: Autoadministración de cualquier droga de una forma culturalmente


desaprobada, que causa consecuencias adversas específicamente definidas en el DSM IV.

12. Adicción: Patrón comportamental de abuso de drogas caracterizado por la


búsqueda y uso compulsivo de una droga y una alta tendencia a la recaída después de
discontinuar el uso (DSM-IV).

13. Dependencia: Estado fisiológico de neuroadaptación producido por la


administración repetida de una droga, y que precisa de la administración continua para
prevenir la aparición del síndrome de abstinencia (DSM-IV).

14. Abstinencia: Reacciones psicológicas y fisiológicas al cese abrupto de una droga


que produce dependencia (DSM-IV)

15. Recaída: reaparición, después de terminado un tratamiento efectivo, de la


condición original de la cual el paciente sufría.

Dr. Miguel Reyes Parada (2000). Adicción a Drogas. Facultad de Ciencias Médicas:
Universidad de Santiago de Chile.
PRINCIPALES SUSTANCIAS PSICOACTIVAS

Clasificación

Tipos de sustancia Subgrupo


Depresores del sistema nervioso
Sedantes / hipnóticos
Tranquilizantes menores
Estimulantes
Alucinógenos
Modificadores del ánimo
Tranquilizantes mayores
Antidepresivos
Analgésicos narcóticos
(Modificado de Cox & Leblanc, 1983)

Depresores: los depresores del sistema nervioso también llamados calmantes o


sedantes, relajan y hacen que se esté menos consciente a lo que sucede a su alrededor. El
alcohol, los hipnóticos, los tranquilizantes, analgésicos y narcóticos como la heroína y la
morfina producen estos efectos. También algunos medicamentos contra las alergias y resfríos
también pueden producir efectos calmantes.

Estimulantes: aceleran los procesos mentales y hacen que la persona se sienta más
alerta proporcionando una sensación de euforia o mayor ánimo, entre este tipo de drogas se
cuentan la cocaína y la cafeína.

Alucinógenos: también llamados psicodélicos, son sustancias que cambian las clases
de sensaciones que se experimentan ya sea en cuanto a percepciones temporales (haciendo
transcurrir más lento o rápido el tiempo), o espaciales, distorsionando lo que se ve u oye y
generando alucinaciones muy semejantes a las que acontecen en las psicosis. Entre ellos se
encuentran la marihuana, el hashish, el LSD, la mescalina, y dosis excesivas de algunas
drogas usadas en medicina interna.

Estimulantes:
- Cafeína - Crack
- Tabaco - Anfetaminas
- Cocaína - Éxtasis
- Pasta base de cocaína - 2-CB
- -

Depresores:
- Alcohol - Benzodiacepinas
- Opio - Tonaril
- Heroína - Metadona
- Codeína - Solventes industriales
Alucinógenos:
- LSD
- Marihuana
- Hachís & Aceite

Tabaco
El tabaco procede de América, donde fue inhalado y aspirado por los indígenas por
centurias. En el siglo XVI fue introducido en Europa sólo con fines medicinales. Sin embargo, su
uso social se extendió masivamente, persistiendo elevado hasta nuestros días. Algunas colonias
norteamericanas, como Virginia y las Carolinas, se enriquecieron gracias a su exportación a
Inglaterra. En los Estados Unidos y en las colonias españolas el uso habitual del tabaco se hacía
masticándolo: sólo en la década del 20 se puso de moda el fumarlo. Su consumo llegó a adquirir
proporciones epidémicas después de la II Guerra Mundial, en la cual la mayoría de las tropas
norteamericanas volvieron de Europa fumándolo.

El ingrediente activo del cigarrillo es un alcaloide denominado nicotina. La nicotina es un


estimulante suave que genera pequeños aumentos de la frecuencia cardiaca, presión arterial,
frecuencia respiratoria y actividad motora.

La nicotina es extraída de las plantas de tabaco (Nicotiana tabacum, nicotiana rústica y


nicotiana pérsica) las hojas de estas plantas contienen entre 0.6 y 0.9% de nicotina. El producto
se absorbe a través de los pulmones o las membranas mucosas de la boca y nariz. Un cigarrillo
habitualmente contiene 15 a 20 mg. De nicotina, sin embargo al fumarlo, menos de un mg
alcanza la circulación sanguínea. La nicotina es inactivada por el hígado y eliminada por los
riñones, es fundamental en la adquisición de dependencia al tabaco y puede darse un fenómeno
de tolerancia inducida por la activación de microsomas hepáticas, sin embargo además de
razones farmacológicas, el consumo es por situaciones sociales y ambientales.

En el sistema nervioso periférico, la nicotina bloquea las sinapsis adrenérgicas y tiene


además un efecto simpático mimético a través de estimular la liberación de noradrenalina. La
nicotina es una sustancia altamente tóxica, es por ello que es frecuente entre los fumadores
novatos síntomas como mareo, náuseas, o debilidad generalizada. Las sobredosis tóxicas pueden
generar temblores, convulsiones, parálisis de las vías respiratorias e incluso la muerte.

En el sistema nervioso central, el tabaco activa el EEG, generando un registro de alerta,


sin embargo, la mayoría de quiénes fuman plantean que cuando lo hacen se sienten relajados.

Además de la nicotina los cigarrillos contienen otros componentes tóxicos, como el


monóxido de carbono que hace que los fumadores habituales tengan cantidades sobre lo normal
de carboxi – hemoglobina, ésta disminuye la capacidad de transporte de oxígeno de la sangre.

Los compuestos alquitranados y otros carcinógenos de las diferentes formas de tabaco


son también responsables de la clara asociación entre el consumo de esta sustancia y diferentes
formas de cáncer.

Un fumador de una cajetilla de cigarrillos al día incorpora en su sangre entre 1.8 y 26.8
mg de nicotina, entre 24 y 428 mg de alquitrán y entre 34 y 789 mg de monóxido de carbono. O
sea un fumador de 20 cigarrillos diarios acumula en sus pulmones una buena cantidad de
alquitrán al año, parte del cual es eliminado a través de la tos matutina típica de los fumadores.
La asociación entre el uso de tabaco y mayor mortalidad en los adultos es muy conocida:
los fumadores tienen mayor riesgo de morir de cardiopatías, enfisema y cáncer pulmonar.
Enfocaremos aquí bien las consecuencias de fumar tabaco para la salud en los niños.

El feto en el útero de una madre fumadora sufre de una falta crónica de oxígeno, lo que
lo lleva a un retardo generalizado del crecimiento. Este se traduce en un bajo peso al nacer, una
menor estatura y en menores diámetros de cabeza y tórax. Además las fumadoras tienen más
frecuentemente hijos prematuros.

Los hijos de padres fumadores presentan mayor número de infecciones respiratorias tales
como bronquitis o neumonías: los hijos de madres fumadoras son hospitalizados con mayor
frecuencia, por asma, otitis media y muerte súbita (Nichtenfeld, Rubin, Feldman, 1984). Estos
niños presentan al año de vida niveles elevados de nicotina y su metabolito nicotinita. Esto
muestra que ellos absorben pasivamente esta sustancia a través de aspirar el humo del cigarrillo
que sus padres fuman.

Alcohol
Tabla 1
Clasificación tradicional chilena de los tipos de bebedor y sus características

Tipo Cantidad Frecuencia Factor Inductor Conducta


De
bebedor

No consume Hace hasta cinco


Abstemio Sin embriaguez Rechaza el alcohol
alcohol o lo veces al año

Hasta una Ingiere por


Hasta 100 ml. de Motivación
Moderado embriaguez el mes influencia del
etanol al día sociocultural
o 12 en el año grupo

Más de una
Motivación
Más de 100 ml. embriaguez al mes Busca activamente
Excesivo sociocultural o
De etanol al día o más de doce al la ingestión
psicopatológica
año

Motivación
Variable, No puede evitar el
Embriagueces sociocultural,
Alcohólico parecido al consumo de
variables psicopatológica y
excesivo alcohol.
dependencia física
Adaptada de Dobert, Gómez & Medina (1983)
El alcohol es la sustancia sedante más antigua conocida por el hombre, su uso data de por
lo menos 6400 años antes de cristo, tiempo en el que se preparaban bebidas fermentadas a partir
de miel y luego de la cebada. La destilación del alcohol habría sido descubierta en países árabes
alrededor de 800 años antes de cristo. La palabra alcohol proviene del árabe y significa “espíritu
finamente dividido” en la China y la India también se descubrieron licores destilados muy
temprano en la historia.

Las formas más usuales del consumo de alcohol son la cerveza que contiene un 5% de
alcohol, el vino con un 15% de alcohol y los licores destilados que contienen hasta un 45%, para
elevar el grado alcohólico se requiere el proceso de destilación.

Alcohol Organismo: el alcohol se absorbe directamente por el tracto digestivo a una


velocidad que depende de la concentración del producto, la cantidad y tipo de alimento existente
en el estómago, y de si el producto es carbonatado (champaña, en este caso se absorbe más ya
que penetra a través de la mucosa gástrica). El consumo de alimentos con grasas o proteínas
lentifican la absorción del alcohol.

Efectos organismo: los efectos del alcohol se comienzan a notar a los diez minutos de la
ingesta llegando a su máximo al cabo de 40 a 60 minutos. El alcohol se excreta después de ser
oxidado en el hígado por la enzima de hidrogenasa alcohólica, el alcohol se mantendrá
circulando hasta que el hígado pueda descomponerlo. El primer producto del metabolismo
intermediario del alcohol es el acetaldehído, el cual es un producto tóxico en sí mismo. Este
hecho es aprovechado por la farmacología con el uso del disulfiram o antabus en que al tomar
este compuesto diario la persona no puede consumir alcohol por 48 horas, ya que tendría una
intensa reacción de antabus.

El consumo prolongado de alcohol induce el fenómeno de tolerancia, que se debe tanto a


la inducción de enzimas en el hígado, que permite metabolizarlo más rápido, así como a
mecanismos cerebrales y adaptación neuropsicológica. El fenómeno de dependencia con
síndrome de privación se demora más tiempo en producirse, requiriendo en general, años de
consumo prolongado para que aparezcan síndromes de abstinencia tales como el delirium
tremens. Lo anterior explica porqué los cuadros de este tipo no aparecen en adolescentes.
Marihuana
La marihuana se obtiene de la planta de cáñamo (cannabis sativa). Su efecto psicoactivo
se debe al contenido de 9 tetrahidrocanabinol (THC) y otros cannabinoles que existen en las
eflorescencias y hojas de la planta. Un derivado resinoso denominado hashish, se puede obtener
de las formas femeninas de ésta; contiene una mayor concentración del principio activo, el THC.

La concentración de THC en las plantas de marihunana oscila desde un 8% en la hoja


desecada que se vende en la calle, hasta un 15 a 60% en las preparaciones resinosas concentradas
como el hashis y el aceite de hashis respectivamente. El THC es el responsable de los efectos
neurofisiológicos, bioquímicos y conductuales de la marihuana. Su concentración es muy
variable, dependiendo de la presencia de contaminantes o diluyentes. La existencia de amplias
variaciones de potencia en los productos que se adquieren en la calle deben tomarse en cuenta
para los estudios de los efectos de esta sustancia.

Los efectos de la marihuana aparecen segundos a minutos después de su inhalación, o


entre media a una hora después de su ingestión. Al fumar la droga, ésta pasa directamente del
pulmón al cerebro, lo que hace que éste reciba su efecto muy rápidamente y prácticamente sin
dilución. Al ingerirla en forma oral, los efectos aparecen más lentamente, duran más, y son más
variables, lo que hace también más probable los efectos adversos.

Aunque los niveles de THC en la sangre comienzan a disminuir pasados treinta minutos,
la eliminación total se produce más lentamente: el nivel inicial se reduce a la mitad en 19 horas.
Si se ingieren canabinoides repetidamente, se puede producir acumulación de droga, pero los
niveles plasmáticos varían ampliamente, ya que estas sustancias se acumulan en diferentes
tejidos corporales.

En dosis altas, como por ejemplo al usar aceite de hashish, los efectos se parecen al LSD
en tipo e intensidad, aumentando la posibilidad de reacciones adversas. El uso regular de
marihuana puede producir tolerancia a los efectos psicoactivos buscados, así como una
dependencia física y psicológica. La abstinencia brusca de la droga, después de un uso
prolongado y parejo, puede producir un síndrome de privación que incluye alteraciones del
sueño, angustia, inquietud psicomotora, sudoración, pérdida del apetito y alteraciones digestivas.

Cocaína
La hoja de coca (Erythroxilon coca) ocupa desde hace alrededor de 5000 años un lugar
central en la vida ritual, social y económica de los pueblos andinos. Existen cerca de 250
especies de coca, de las cuales al menos 200 son exclusivas de Sudamérica. Entre ellas las más
conocidas son el “Huanado”, de Bolivia, el “Trujillense”, del Perú y el “Novogranatese típica”
de Colombia. En el altiplano andino el consumo de coca sigue conservando las características
ancestrales originarias: está presente en actos médicos de curación, adivinación, y en todo
ceremonial. Este uso incluye un sistema de autorregulación del consumo.
La cocaína, uno de los catorce alcaloides de la hoja de coca, fue aislada por Nieman en
1860, y consumida libremente alrededor de medio siglo. Entre sus entusiastas usuarios se
contaron Sigmund Freud, el Papa León XII,…. En 1914 el Acta Harrison la declaró ilegal en
Estados Unidos, y poco después fue puesta bajo control internacional, hasta nuestros días.

El clorhidrato de cocaína ha sido la forma más habitual de uso de esta sustancia. La


cocaína se extrae de las hojas de la planta de coca. Esta sustancia tiene tres acciones
farmacológicas principales: es un anestésico local, es un simpatico - nimético periférico, y un
potente estimulante del sistema nervioso. Estos dos últimos efectos (estimulante y euforizante)
están a la base del uso psicoactivo de la cocaína. El mecanismo de este efecto central es
complejo y poco conocido aún: su uso intermitente estimula la liberación e inhibe la recaptación
de dopamina y norepinefrina y de otros neurotransmisores. Estos efectos crónicos parecen ser la
base fisiológica del uso compulsivo y la adicción a la sustancia.

Este polvo blanco y cristalino se vende usualmente en unidades de un gramo. La


sustancia se inhala nasalmente, aunque por ser soluble en agua también puede inyectarse por vía
intravenosa. El polvo de clorhidrato de cocaína, sin embargo, no se puede fumar, porque se
descompone al aumentar la temperatura: por un procedimiento químico y barato se transforma la
sustancia en la así llamada “pasta básica” o “crack” que es susceptible de ser fumada. La pasta
básica produce una euforia instantánea y una aceleración intensa “rush”. Este efecto se debe a la
muy rápida y eficiente absorción pulmonar de la cocaína. La pasta básica es por tanto tan
peligrosa y adictiva que el tradicional clorhidrato de cocaína.

La pasta base tiene alrededor del 30% de alcaloide, y al igual que el clorhidrato, su
pureza es a veces adulterada por los traficantes que buscan mayores ganancias. Es el producto de
conversión de las hojas de coca maceradas o pulverizadas, mediante un tratamiento con solventes
del tipo alcohol, parafina o bencina más ácido sulfúrico y carbonato de sodio. La pasta base se
fuma acompañada de tabaco (“tabacazo”), u otros productos como marihuana (“marciano”).

Inhalantes hidrocarbonados
El uso de sustancias de este tipo viene desde el siglo XIX cuando era ya popular aspirar
éter, pero su aplicación frecuente sólo se ha visto en las últimas décadas. Casi todos los
inhalantes utilizados como drogas de abuso en forma frecuente son solventes hidrocarbonatos
volátiles producidos a partir de petróleo y de gas natural. Tienen ellos un número enorme de usos
industriales, comerciales o domésticos, como ser: lubricantes automotrices, líquidos de limpieza,
productos de limpieza, productos de belleza, adhesivos, solventes de pinturas, etc. Otros se
emplean en aerosoles y en procedimientos anestésicos.

Estas sustancias generalmente son inhaladas desde una bolsa de plástico, o directamente
desde la botella que contiene el líquido volátil. Las sustancias así inhaladas se absorben
rápidamente por vía pulmonar y llegan desde allí en segundos, al cerebro, produciendo un estado
mental alterado que dura de cinco a quince minutos.

Sus efectos se producen sobre el sistema nervioso central, donde actúan como depresores.
En dosis aún pequeñas pueden producir intoxicaciones semejantes a la alcohólica, acompañada
de distorsiones sensoriales y a veces delirios de grandeza. Esto puede conducir a conductas
peligrosas para el usuario o para quiénes lo rodean. En dosis mayores inducen sueño y anestesia.
El uso regular de inhalantes puede producir tolerancia y dependencia.

Anfetaminas
El nombre genérico anfetamina, corresponde a una familia amplia de sustancias entre las
que se citan la levo-anfetamina (bencedrina), dextroanfetamina (dexedrina), y meta-anfetamina.
Existen derivados más distantes, que se usan para bajar de peso, que tienen todas similares
efectos estimulantes. Entre estas están la fentermina, la fenfluramina, la fenmetrazina, etc. Bajo
el nombre de “pepas” se usan para provocar diferentes efectos: evitar el sueño y poder estudiar o
conducir por periodos prolongados, para mejorar el rendimiento atlético, o para obtener efectos
alucinógenos y contrarrestar el efecto de las drogas depresoras del sistema nervioso.

El efecto farmacológico de todas estas sustancias se hace a través de prevenir la re-


captación de catecolaminas o facilitando su re-liberación desde la neurona presináptica. Su
efecto estimulante se liga, además, a un efecto directo en los receptores adrenérgicos de los
aparatos muscular y glandular, así como a la estimulación del centro respiratorio. Las
anfetaminas se absorben bien desde el tubo digestivo, son metabolizadas en el hígado y
eliminadas por vía renal, pudiendo ser detectadas en la orina entre tres horas y tres días después
de su ingestión.

El uso regular de la droga induce tolerancia (se necesita más droga para conseguir el
mismo efecto), dependencia psicológica y física, y puede surgir síndrome de privación: fatiga,
sueño sobresaltado, irritabilidad, apetito marcado y depresión profunda al suspender la droga.

Alucinógenos
Estas sustancias parecen actuar modificando el metabolismo cerebral de los
neurotransmisores. La estructura química de varias de ellas contiene un núcleo indólico, tal como
por ejemplo lo contienen la psilocibina y el LSD. La mescalina contiene un núcleo catecólico,
similar al que existe en la noradrenalina. Otro alucinógeno, el DOM (2.5 – dimetoxi-4-
metilanfetamina), es una sustancia catecolaminérgica. Otras sustancias actúan sobre la
acetilcolina, otro neurotransmisor. Diferentes plantas que contienen atropina (como el llamado
en Chile “chamico”), pueden provocar alucinaciones y otros fenómenos tóxicos.

El LSD es un alucinógeno muy potente, y su efecto aparece con dosis microscópicas (30
a 50 microgramos). Es por tanto 100 a 200 veces más potente que la psilocibina y 4000 veces
más potente que la mescalina.

Los efectos de esta droga llegan a su clímax a las 3 o 4 horas, para luego desaparecer en 8
a 12 horas. El efecto más dramático de estas sustancias es sobre la percepción visual: los colores
se ven más brillantes y con efectos iridiscentes alrededor de ellos. La forma y el tamaño de los
objetos también se altera y sus límites se hacen borrosos y se difuminan. Son comunes también
las sinestesias, en las que se mezclan diferentes sentidos: se pude por ejemplo, “ver música”
como una serie de colores y formas. La mayoría de los usuarios se dan cuenta que están bajo los
efectos de la droga, así como de cuando el viaje ha terminado. En este sentido, estas no son
alucinaciones verdaderas sino que pseudoalucinaciones o ilusiones.

Dosis muy elevadas pueden producir, sin embargo, alucinaciones visuales francas. Estas
se pueden acompañar por cambios en el estado de ánimo, por sentimientos de despersonalización
de síntomas somáticos leves como temblor, mareo, nauseas y hormigueos. Cuando se repite el
uso de dichas sustancias puede aparecer tolerancia que generalmente dura sólo unas dos
semanas.

Los alucinógenos anti-colinérgicos producen un cuadro de intoxicación, que consta de


alucinaciones visuales terroríficas, acompañadas a veces de pánico, conducta combativa y
desorientación. Además, se pueden ver signos anticolinérgicos intensos, tales como midriasis,
congestión facial, sequedad de mucosas y taquicardia. En casos extremos surge fiebre,
hipertensión, retención urinaria y convulsiones.

8. Opiáceos
Estas sustancias pueden ser derivados naturales del opio, o bien ser compuestos
semisintéticos o sintéticos. Entre los primeros podemos mencionar la morfina y la codeína; entre
los segundos están la heroína y la hidromorfina (Diladuid); entre los últimos, la metadona, la
meperidina, el propoxifeno y la pentazocina. Todas estas sustancias se ligan a receptores
específicos en el cerebro, los receptores endorfínicos. Al ser consumidas oralmente, los opiáceos
son absorbidos rápidamente por el tubo digestivo.

La heroína es un polvo blanco, amargo y cristalino, que normalmente se vende diluido en


un envase, por lo que las concentraciones reales de heroína en las muestras son muy variables.

Al instilar la sustancia por vía nasal el efecto comienza al cabo de 30 minutos, y al


hacerlo por vía subcutánea el efecto comienza antes, habitualmente a los quince minutos. El uso
intravenoso produce un efecto intenso y prácticamente inmediato.

La heroína se transforma por hidrólisis en el hígado primero a G-mono-acetil morfina y


luego a morfina propiamente tal excretándose finalmente como morfina libre o conjugada con
ácido glucurónico. La detoxificación de esta sustancia es rápida: el 90% desaparece del cuerpo
24 horas después de la administración.

En el adicto a la heroína, aparece un síndrome de abstinencia habitualmente al cabo de 6


horas después de la última dosis. En contraste, los efectos de la metadona, que se consume por
vía oral, comienza en treinta minutos y llega a sus niveles sanguíneos máximos en 4 a 6 horas.
Su excreción asimismo es lenta: tiene una vida media plasmática de alrededor de 22 horas. El
síndrome de abstinencia por metadona no aparece sino al cabo de 24 horas después de la última
dosis.

9. Tranquilizantes

Los avances de la química orgánica hacia los fines del siglo XIX permitieron sintetizar un
número importante de nuevas drogas. El primer barbitúrico, el barbital, fue introducido en el
mercado como Veronal en 1903. El ácido barbitúrico, el compuesto base de estos compuestos, es
un producto de la condensación del ácido masónico y la urea. Estas sustancias se prescriben para
producir sedación, inducir el sueño, y para el manejo de ciertas convulsiones epilépticas. Su uso
ha disminuido drásticamente por sus riesgos: al ser depresores respiratorios importantes y al
producir tolerancia y generar un síndrome de privación intenso, provocaron la búsqueda de
sustancias más seguras. Estas fueron las benzodiacepinas, que tienen efectos semejantes pero son
más seguras que los barbitúricos. Su uso se ha hecho cada vez más frecuente, siendo prescritos
con tanta frecuencia como los antibióticos hoy en día.

El uso de tranquilizantes en forma regular induce tolerancia y dependencia tanto física


como psicológica. Esta última se traduce en un síndrome de privación que produce temblores,
agitación, sudoración y dolores abdominales.

10. Cafeína
La cafeína es probablemente la droga más popular del mundo. Su uso se difundió en el
siglo XIX en Europa desde el África donde ha sido consumida por milenios. El café
sudamericano tiene un porcentaje de cafeína, el té tiene alrededor de un 5%. En definitiva una
taza de café tiene más cafeína porque es más concentrada que el té. El café instantáneo tiene
alrededor de 66 mg por taza, mientras que el café recién preparado contiene 112, una taza de té
contiene 27 mg de cafeína. Las bebidas de tipo “cola” contienen alrededor de 30 mg de cafeína
por botella.

Florenzano, R. Carrasco, E. Gazmuri, C. (1992). Alcoholismo y Farmacodependencias Juveniles en Chile.


Corporación de Promoción Universitaria: Santiago.

Etiopatogenia de las Drogodependencias: Aspectos Biológicos

Predisposición Biológica

Varios estudios han mostrado la existencia de algunos elementos de predisposición


biológica para distintas sustancias. Cuando esto ocurre, que es más infrecuente que frecuente,
esta predisposición pueden tener una base genética.

Miller (1997) afirma que los estudios con animales apoyan una vulnerabilidad genética,
tanto para el alcohol como para las otras drogas. Pero aun así, indica también como el ambiente
sigue constituyendo el determinante principal de la exposición a las mismas.

Dentro del alcoholismo se han realizado tanto estudios familiares como genéticos. Está
bien documentado que la prevalencia de alcoholismo familiar entre alcohólicos varones es del
50%. (Miller, 1997).

Los jóvenes alcohólicos suelen tener familiares también alcohólicos, con una edad
temprana de comienzo y una forma más severa de adicción. Además, los que tienen una historia
familiar de alcoholismo responden peor al tratamiento.

En los estudios genéticos se encuentra que los hijos de alcohólicos en adopción tienen un
mayor índice de alcoholismo que los hijos de no alcohólicos en adopción, llegándose a apuntar
una probabilidad de 3 a 4 veces mayor. (Dinwiddie, 1977; Miller, 1997).
Estudios llevados a cabo en Finlandia y Suecia con muestras representativas y muy
grandes, encontraron que los problemas de bebida eran mayores en gemelos monocigóticos que
en dicigóticos (Goodwin, 1985).

Miller (1997) apunta a que varios neurotransmisores pueden estar implicados en las
conductas adictivas, como los opioides, la dopamina, la serotonina y la norepinefrina.
Estos neurotransmisores tienen relación con el centro de la recompensa y con los estados
de conducta instintiva (Gold, 1997).

De los datos existentes la relación más importante que se ha encontrado está en el


alcoholismo de Cloninger. Las personas de este tipo se caracterizan por ser varones, tener mayor
probabilidad de tener enfermedades psiquiátricas, frecuentemente tienen una elevada
dependencia a la recompensa, elevada evitación del castigo y baja búsqueda de novedades
(Sánchez-Turet, 1992).

Los hijos de alcohólicos de tipo II son un grupo de riesgo importante tanto para el
consumo de alcohol, como para otras adicciones. Así, en estudios con hijos adoptados tienen una
probabilidad de desarrollar alcoholismo 9 veces mayor que los controles.

Otra serie de estudios de gran interés, los de adopción, realizados por Cadoret et al.
(1997), en donde incluyen tanto factores genéticos como ambientales, encontraron que la
predicción del abuso o dependencia de drogas se relacionaba con:
 Un problema de alcohol en los padres biológicos,
 Los familiares biológicos antisociales predecían la personalidad antisocial, la cual
a su vez estaba altamente correlacionada con el abuso de drogas,
 Un efecto ambiental, tal como un padre adoptivo con problemas de alcohol o de
conducta antisocial, separación o divorcio, predecía el incremento del abuso de drogas en los
adoptados.

• Los efectos ambientales eran independientes de los factores genéticos. A su vez


los autores sugieren, en función de sus resultados, dos factores genéticos en el abuso de drogas:
• Un efecto directo, desde los padres biológicos alcohólicos hacia su
descendencia.
• Un efecto indirecto, desde los padres biológicos antisociales hacia su
descendencia que son antisociales y que, como una parte de su conducta antisocial, se ven
envueltos en el uso y abuso de sustancias.

• Un buen resumen de todo lo dicho hasta aquí nos lo presenta Millar (1997) en una
formula simplificada que viene a decir que la adicción sería igual a la vulnerabilidad más la
exposición. Los factores genéticos contribuirían a la vulnerabilidad mientras que los factores
ambientales a la exposición.

Adicción a Drogas

• En años recientes las neurociencias y las ciencias comportamentales han hecho


dramáticos avances, los que han revolucionado nuestra compresión acerca de los mecanismos
subyacentes al abuso de drogas y la adicción.
• Por ejemplo, investigadores de todo el mundo han identificado los circuitos
neuronales que están relacionados con las acciones de todas las drogas de abuso y se han descrito
vías neuronales comunes que son afectadas por casi todas ellas.
• Por otro lado se han identificado y clonado prácticamente todos los receptores
cerebrales implicados en las acciones de drogas de abuso y se han descrito las cascadas
bioquímicas intracelulares que se activan luego de la estimulación de estos receptores.

• Así mismo se han comenzado a revelar cambios significativos en los cerebros de


adictos comparados con cerebros normales y se han establecido elementos comunes a todas las
adicciones.

La adicción es una enfermedad del sistema nervioso central

• La visión actual y de mayor consenso, indica que la adicción es una enfermedad


crónica cuyo órgano afectado es el cerebro y que se caracteriza por la búsqueda y uso
compulsivo de drogas.
• Otra característica fundamental es que, como otras enfermedades crónicas, la
adicción presenta, cuando es tratada, recaídas.
• Este concepto que parece relativamente simple, es muy novedoso y tiene enormes
implicancias desde el punto de vista tanto de políticas públicas como de salud. Sólo por dar
algunos ejemplos:
- Dado que muchas veces la criminalidad esta cruzada a drogas, no es suficiente ni
razonable simplemente encarcelar a los criminales. La presencia de una enfermedad mental
como ésta hará que una encarcelación sea inútil si no se trata además la adicción de la persona.
- Otro ejemplo del impacto de entender la adicción como enfermedad, tiene que ver
con las expectativas y valoraciones de un buen tratamiento. Así, expectativas razonables (al igual
que en el caso de otras enfermedades crónicas como la diabetes o la hipertensión crónica) son
una disminución significativa en el uso de drogas, con largos periodos de abstinencia y sólo
ocasionales recaídas.
– Finalmente, una de las mayores implicancias de este concepto es que, como otras
patologías, la adicción es tratable.

Los sistemas de recompensa

¿Porqué se usan las drogas?

Básicamente esto sucede debido a que producen placer, es decir, la gente utiliza
las sustancias de abuso debido a que les gusta lo que ellas hacen en el cerebro.

Virtualmente todas las drogas de abuso afectan directa o indirectamente un


circuito específico que va desde el cerebro medio a la región prefrontal de la corteza
cerebral. Esta vía es conocida como la vía mesolímbica o sistema de recompensa e
involucra particularmente las neuronas dopaminérgicas que va desde el área tegmental
ventral (VTA) al núcleo accumbens (NAC).

La activación de este sistema parece ser un elemento común a situaciones que


provocan placer y sirve como sistema de recompensa, permitiendo reforzar aquellas
acciones que son útiles para nuestra supervivencia y reproducción.

La estimulación del NAC genera sensaciones de placer y actúa como un “refuerzo


positivo”.

En términos generales los seres humanos y otras especies tendemos a repetir


aquellas acciones que nos generan placer aún cuando ellas impliquen tiempo y esfuerzo.

Todas las drogas de abuso, independientemente de su mecanismo de acción


inicial (activación de receptores colinérgicos la nicotina, o receptores opioides la morfina
o receptores dopaminérgicos, la cocaína), tienen como elemento común la estimulación
de la vía dopaminérgica que va desde la VTA al NAC y elevan los niveles de dopamina
en el NAC.

Sin embargo, si las acciones de las drogas de abuso se explicaran sólo por estos
hallazgos, todos los que hemos estado expuestos a drogas seríamos adictos y esto no es
así.

Inicialmente el uso de drogas es un acto voluntario, pero luego algo pasa en el


sistema nervioso central de los adictos (lo cual normalmente es debido al uso prolongado
de la sustancia) que cambia su cerebro del de un “usuario de la droga” a un patrón de
búsqueda y consumo compulsivo de la misma.
Algunos de estos cambios se producen a nivel intracelular (debido a una alta
disponibilidad de dopamina activando sus receptores) y se traducen en modificaciones de
“largo plazo”, generalmente relacionadas con cambios a nivel genético, que determinan
la expresión de proteínas que normalmente no se expresan o lo hacen en forma
significativamente menor.

Esto permite explicar algunos de los cambios dramáticos observados en el


comportamiento de los sujetos adictos y señala el porqué el cerebro de un adicto es
diferente del de un sujeto normal.

Sin embargo, hallazgos de los últimos dos años han indicado que estos cambios a
nivel genético, si bien son de largo plazo, en la mayoría de los casos no van más allá de
los ocho meses luego de terminar el uso de la droga.

¿Porqué entonces la adicción es una enfermedad crónica?, ¿Porque un alcohólico que no


ha bebido en cinco o más años vuelve a probar el alcohol y recae nuevamente en su adicción?

Los más interesantes avances hechos en el campo de la adicción provengan de la


colaboración entre científicos que estudian los procesos adictivos y los del aprendizaje y
memoria.

Semejanzas de la adicción con “aprender a andar en bicicleta”.

Dopamina y Motivación

El sistema de recompensa afectado por las drogas adictivas está involucrado en la


regulación de nuestras motivaciones.

A través de nuestra corteza prefrontal, los seres humanos aprendemos y conocemos el


mundo y desarrollamos comportamientos y expectativas basados en la experiencia (memoria?).

En el NAC estas expectativas son comparadas con los estímulos que nuestro cerebro
recibe a cada momento.

Si la recompensa es mayor de la esperada, se libera dopamina en el NAC y esta liberación


actúa como señal para acciones que nos lleven a tratar de continuar recibiendo el estímulo.
Creamos memorias de experiencias.

A través de un incremento en los niveles de dopamina en el NAC, las drogas de abuso


“toman control” de este sistema.

Si el uso de la sustancia continúa, el cerebro se adapta al exceso de dopamina, la


producción natural disminuye y los receptores dopaminérgicos se insensibilizan y se hacen
menos numerosos. Esto es lo que explica el fenómeno de la tolerancia.

Pero fundamentalmente afecta la capacidad de sentir placer con otras acciones y


estímulos (la dopamina está muy baja).

No sólo el placer lleva a la adicción


Tal como hemos visto, los efectos “placenteros” producidos en el sistema de recompensa
por las drogas de abuso actúan como un “refuerzo” para continuar su uso.

Pero también ciertos efectos negativos (conocidos como “procesos oponentes”) del uso
de drogas están involucrados en la generación de un cerebro adicto.

Estos procesos son básicamente tres: la tolerancia, la dependencia y el síndrome de


abstinencia.

Todos estos fenómenos están relacionados con los cambios a nivel de sistemas de
recompensa, neurotransmisores e intracelulares que hemos señalado y apoyan el concepto de que
la adicción es una patología del sistema nervioso central ya que en definitiva, un cerebro adicto
difiere en su neurobiología de un cerebro no adicto.

La Adicción no es Sólo
una Enfermedad de Nuestro Cerebro

Existen múltiples elementos que determinan que una persona utilice una droga en forma
compulsiva, y que van más allá de las acciones de una determinada sustancia a nivel de nuestro
SNC.
• La mayoría de las personas están expuestas a drogas y sin embargo no se
vuelven adictos. Incluso muchos de aquellos que usan o abusan de drogas, jamás se vuelven
adictos.
• Una multiplicidad de factores tiene que ver con al expresión final de la
enfermedad:
• Factores relacionados con las sustancias: como la disponibilidad de la misma.

• Factores del huésped: otro factor es la personalidad. Es reconocida entre los


investigadores del área, la existencia de una “drug seeking personality” (algo así como
“personalidad buscadora de droga”). La herencia o factores genéticos es otro elemento muy
importante a la hora de analizar las posibilidades de generar una adicción.

• Factores ambientales: si hay algo que caracteriza a la adicción es que es una


enfermedad para la cual el contexto social en la cual se desarrolla y expresa es críticamente
importante.
Implicancias para el Tratamiento
• Dado que se trata de una enfermedad crónica, el tratamiento está dirigido al
manejo de la patología más que a la cura. El objetivo del tratamiento es lograr una abstinencia
estable, pero en la mayoría de los casos es posible mejorar sustancialmente la calidad de vida del
enfermo si simplemente se consigue reducir significativamente el uso de la droga y obtener
pequeñas recaídas periódicas.
• Un aspecto que debe destacarse es que las terapias comportamentales suelen tener
un grado de éxito importante y de hecho pueden “producir” un cerebro funcionalmente diferente
del que se observaba antes de la terapia. Se ha demostrado que los tratamientos más efectivos
son aquellos que asisten en forma simultánea los contextos biológicos, comportamentales y
sociales.

FIN
Etiopatogenia de las Drogodependencias: Aspectos Biológicos

Predisposición Biológica:
• Varios estudios han mostrado la existencia de algunos elementos de
predisposición biológica para distintas sustancias. Cuando esto ocurre, que es más infrecuente
que frecuente, esta predisposición pueden tener una base genética.
• Miller (1997) afirma que los estudios con animales apoyan una vulnerabilidad
genética, tanto para el alcohol como para las otras drogas. Pero aun así, indica también como el
ambiente sigue constituyendo el determinante principal de la exposición a las mismas.
• Dentro del alcoholismo se han realizado tanto estudios familiares como genéticos.
Está bien documentado que la prevalencia de alcoholismo familiar entre alcohólicos varones es
del 50%. (Miller, 1997).
• Los jóvenes alcohólicos suelen tener familiares también alcohólicos, con una edad
temprana de comienzo y una forma más severa de adicción. Además, los que tienen una historia
familiar de alcoholismo responden peor al tratamiento.
• En los estudios genéticos se encuentra que los hijos de alcohólicos en adopción
tienen un mayor índice de alcoholismo que los hijos de no alcohólicos en adopción, llegándose a
apuntar una probabilidad de 3 a 4 veces mayor. (Dinwiddie, 1977; Miller, 1997).

• Estudios llevados a cabo en Finlandia y Suecia con muestras representativas y


muy grandes, encontraron que los problemas de bebida eran mayores en gemelos monocigóticos
que en dicigóticos (Goodwin, 1985).
• Miller (1997) apunta a que varios neurotransmisores pueden estar implicados en
las conductas adictivas, como los opioides, la dopamina, la serotonina y la norepinefrina.
• Estos neurotransmisores tienen relación con el centro de la recompensa y con los
estados de conducta instintiva (Gold, 1997).
• De los datos existentes la relación más importante que se ha encontrado está en el
alcoholismo de Cloninger. Las personas de este tipo se caracterizan por ser varones, tener mayor
probabilidad de tener enfermedades psiquiátricas, frecuentemente tienen una elevada
dependencia a la recompensa, elevada evitación del castigo y baja búsqueda de novedades
(Sánchez-Turet, 1992).
• Los hijos de alcohólicos de tipo II son un grupo de riesgo importante tanto para el
consumo de alcohol, como para otras adicciones. Así, en estudios con hijos adoptados tienen una
probabilidad de desarrollar alcoholismo 9 veces mayor que los controles.

• Otra serie de estudios de gran interés, los de adopción, realizados por Cadoret et
al. (1997), en donde incluyen tanto factores genéticos como ambientales, encontraron que la
predicción del abuso o dependencia de drogas se relacionaba con:
 Un problema de alcohol en los padres biológicos,
 Los familiares biológicos antisociales predecían la personalidad antisocial, la cual
a su vez estaba altamente correlacionada con el abuso de drogas,
 Un efecto ambiental, tal como un padre adoptivo con problemas de alcohol o de
conducta antisocial, separación o divorcio, predecía el incremento del abuso de drogas en los
adoptados.

• Los efectos ambientales eran independientes de los factores genéticos. A su vez


los autores sugieren, en función de sus resultados, dos factores genéticos en el abuso de drogas:
• Un efecto directo, desde los padres biológicos alcohólicos hacia su
descendencia.
• Un efecto indirecto, desde los padres biológicos antisociales hacia su
descendencia que son antisociales y que, como una parte de su conducta antisocial, se ven
envueltos en el uso y abuso de sustancias.

• Un buen resumen de todo lo dicho hasta aquí nos lo presenta Millar (1997) en una
formula simplificada que viene a decir que la adicción sería igual a la vulnerabilidad más la
exposición. Los factores genéticos contribuirían a la vulnerabilidad mientras que los factores
ambientales a la exposición.

Adicción a Drogas

• En años recientes las neurociencias y las ciencias comportamentales han hecho


dramáticos avances, los que han revolucionado nuestra compresión acerca de los mecanismos
subyacentes al abuso de drogas y la adicción.
• Por ejemplo, investigadores de todo el mundo han identificado los circuitos
neuronales que están relacionados con las acciones de todas las drogas de abuso y se han descrito
vías neuronales comunes que son afectadas por casi todas ellas.
• Por otro lado se han identificado y clonado prácticamente todos los receptores
cerebrales implicados en las acciones de drogas de abuso y se han descrito las cascadas
bioquímicas intracelulares que se activan luego de la estimulación de estos receptores.

• Así mismo se han comenzado a revelar cambios significativos en los cerebros de


adictos comparados con cerebros normales y se han establecido elementos comunes a todas las
adicciones.

La adicción es una enfermedad del sistema nervioso central


• La visión actual y de mayor consenso, indica que la adicción es una enfermedad
crónica cuyo órgano afectado es el cerebro y que se caracteriza por la búsqueda y uso
compulsivo de drogas.
• Otra característica fundamental es que, como otras enfermedades crónicas, la
adicción presenta, cuando es tratada, recaídas.
• Este concepto que parece relativamente simple, es muy novedoso y tiene enormes
implicancias desde el punto de vista tanto de políticas públicas como de salud. Sólo por dar
algunos ejemplos:
- Dado que muchas veces la criminalidad esta cruzada a drogas, no es suficiente ni
razonable simplemente encarcelar a los criminales. La presencia de una enfermedad mental
como ésta hará que una encarcelación sea inútil si no se trata además la adicción de la persona.
- Otro ejemplo del impacto de entender la adicción como enfermedad, tiene que ver
con las expectativas y valoraciones de un buen tratamiento. Así, expectativas razonables (al igual
que en el caso de otras enfermedades crónicas como la diabetes o la hipertensión crónica) son
una disminución significativa en el uso de drogas, con largos periodos de abstinencia y sólo
ocasionales recaídas.
– Finalmente, una de las mayores implicancias de este concepto es que, como otras
patologías, la adicción es tratable.

Los sistemas de recompensa


¿Porqué se usan las drogas?
Básicamente esto sucede debido a que producen placer, es decir, la gente utiliza
las sustancias de abuso debido a que les gusta lo que ellas hacen en el cerebro.

Virtualmente todas las drogas de abuso afectan directa o indirectamente un


circuito específico que va desde el cerebro medio a la región prefrontal de la corteza
cerebral. Esta vía es conocida como la vía mesolímbica o sistema de recompensa e
involucra
particularmente las neuronas dopaminérgicas que va desde el área tegmental
ventral (VTA) al núcleo accumbens (NAC).
La activación de este sistema parece ser un elemento común a situaciones que
provocan placer y sirve como sistema de recompensa, permitiendo reforzar aquellas
acciones que son útiles para nuestra supervivencia y reproducción.
La estimulación del NAC genera sensaciones de placer y actúa como un “refuerzo
positivo”.
En términos generales los seres humanos y otras especies tendemos a repetir
aquellas acciones que nos generan placer aún cuando ellas impliquen tiempo y esfuerzo.
Todas las drogas de abuso, independientemente de su mecanismo de acción inicial
(activación de receptores colinérgicos la nicotina, o receptores opioides la morfina o
receptores dopaminérgicos, la cocaína), tienen como elemento común la estimulación de
la vía dopaminérgica que va desde la VTA al NAC y elevan los niveles de dopamina en
el NAC.
Sin embargo, si las acciones de las drogas de abuso se explicaran sólo por estos
hallazgos, todos los que hemos estado expuestos a drogas seríamos adictos y esto no es
así.
Inicialmente el uso de drogas es un acto voluntario, pero luego algo pasa en el
sistema nervioso central de los adictos (lo cual normalmente es debido al uso prolongado
de la sustancia) que cambia su cerebro del de un “usuario de la droga” a un patrón de
búsqueda y consumo compulsivo de la misma.

Algunos de estos cambios se producen a nivel intracelular (debido a una alta


disponibilidad de dopamina activando sus receptores) y se traducen en modificaciones de
“largo plazo”, generalmente relacionadas con cambios a nivel genético, que determinan
la expresión de proteínas que normalmente no se expresan o lo hacen en forma
significativamente menor.
Esto permite explicar algunos de los cambios dramáticos observados en el
comportamiento de los sujetos adictos y señala el porqué el cerebro de un adicto es
diferente del de un sujeto normal.

Sin embargo, hallazgos de los últimos dos años han indicado que estos cambios a
nivel genético, si bien son de largo plazo, en la mayoría de los casos no van más allá de
los ocho meses luego de terminar el uso de la droga.

¿Porqué entonces la adicción es una enfermedad crónica?, ¿Porque un alcohólico


que no ha bebido en cinco o más años vuelve a probar el alcohol y recae nuevamente en
su adicción?
• Los más interesantes avances hechos en el campo de la adicción provengan de la
colaboración entre científicos que estudian los procesos adictivos y los del aprendizaje y
memoria.
• Semejanzas de la adicción con “aprender a andar en bicicleta”.

Dopamina y Motivación

• El sistema de recompensa afectado por las drogas adictivas está involucrado en la


regulación de nuestras motivaciones.
• A través de nuestra corteza prefrontal, los seres humanos aprendemos y
conocemos el mundo y desarrollamos comportamientos y expectativas basados en la experiencia
(memoria?).
• En el NAC estas expectativas son comparadas con los estímulos que nuestro
cerebro recibe a cada momento.
• Si la recompensa es mayor de la esperada, se libera dopamina en el NAC y esta
liberación actúa como señal para acciones que nos lleven a tratar de continuar recibiendo el
estímulo. Creamos memorias de experiencias.

• A través de un incremento en los niveles de dopamina en el NAC, las drogas de


abuso “toman control” de este sistema.
• Si el uso de la sustancia continúa, el cerebro se adapta al exceso de dopamina, la
producción natural disminuye y los receptores dopaminérgicos se insensibilizan y se hacen
menos numerosos. Esto es lo que explica el fenómeno de la tolerancia.
• Pero fundamentalmente afecta la capacidad de sentir placer con otras acciones y
estímulos (la dopamina está muy baja).

No sólo el placer lleva a la adicción


• Tal como hemos visto, los efectos “placenteros” producidos en el sistema de
recompensa por las drogas de abuso actúan como un “refuerzo” para continuar su uso.
• Pero también ciertos efectos negativos (conocidos como “procesos oponentes”)
del uso de drogas están involucrados en la generación de un cerebro adicto.
• Estos procesos son básicamente tres: la tolerancia, la dependencia y el síndrome
de abstinencia.
• Todos estos fenómenos están relacionados con los cambios a nivel de sistemas de
recompensa, neurotransmisores e intracelulares que hemos señalado y apoyan el concepto de que
la adicción es una patología del sistema nervioso central ya que en definitiva, un cerebro adicto
difiere en su neurobiología de un cerebro no adicto.

La Adicción no es Sólo
una Enfermedad de Nuestro Cerebro
• Existen múltiples elementos que determinan que una persona utilice una droga en
forma compulsiva, y que van más allá de las acciones de una determinada sustancia a nivel de
nuestro SNC.
• La mayoría de las personas están expuestas a drogas y sin embargo no se vuelven
adictos. Incluso muchos de aquellos que usan o abusan de drogas, jamás se vuelven adictos.
• Una multiplicidad de factores tiene que ver con al expresión final de la
enfermedad:
• Factores relacionados con las sustancias: como la disponibilidad de la misma.

• Factores del huésped: otro factor es la personalidad. Es reconocida entre los


investigadores del área, la existencia de una “drug seeking personality” (algo así como
“personalidad buscadora de droga”). La herencia o factores genéticos es otro elemento muy
importante a la hora de analizar las posibilidades de generar una adicción.
• Factores ambientales: si hay algo que caracteriza a la adicción es que es una
enfermedad para la cual el contexto social en la cual se desarrolla y expresa es críticamente
importante.
Implicancias para el Tratamiento
• Dado que se trata de una enfermedad crónica, el tratamiento está dirigido al
manejo de la patología más que a la cura. El objetivo del tratamiento es lograr una abstinencia
estable, pero en la mayoría de los casos es posible mejorar sustancialmente la calidad de vida del
enfermo si simplemente se consigue reducir significativamente el uso de la droga y obtener
pequeñas recaídas periódicas.
• Un aspecto que debe destacarse es que las terapias comportamentales suelen tener
un grado de éxito importante y de hecho pueden “producir” un cerebro funcionalmente diferente
del que se observaba antes de la terapia. Se ha demostrado que los tratamientos más efectivos
son aquellos que asisten en forma simultánea los contextos biológicos, comportamentales y
sociales.
FIN

ETIOPATOGENIA DE LAS DROGODEPENDENCIAS


ASPECTOS BIOLÓGICOS
EL CEREBRO Y SUS MENSAJEROS
Células Cerebrales
 Todas las drogas psicoactivas ejercen sus principales efectos sobre las células
individuales del cerebro; específicamente sobre los puntos de conexión entre ellas.
 Dos son los principales tipos de células que constituyen la masa cerebral: las
neuronas y las células de la glía.
 La mayoría de las neuronas poseen una prolongación filamentosa que las capacita
para comunicarse con otras neuronas; esas prolongaciones faltan en la mayoría de las células de
la glía.

 Las células de la glía constituyen alrededor del 85% del total de las células
cerebrales.

FUNCIONES CÉLULAS GLIALES


 Orientar la migración celular.
 Entregan soporte metabólico a las neuronas.
 Retiran los productos residuales metabólicos.

NEURONAS
 La población aproximada de neuronas en el cerebro humano es de “diez mil
millones”.
 La propiedad principal de las neuronas es su capacidad de transporte de
información desde un lugar del cerebro hacia otro más o menos distante.

 Las neuronas poseen un núcleo y en torno a él, un citoplasma; pero se diferencian


de las demás células en que poseen axones y dendritas.

Características del axón


 Es la vía conductora del impulso nervioso
 Posee gran variabilidad en su extensión.
 El final del axón puede dividirse en 10 mil o más ramas o terminaciones
nerviosas, cada una de las cuales puede entrar en contacto con una neurona receptora diferente.
Las Dendritas
 Vía receptora del impulso nervioso.
 De una neurona típica brotan hasta diez mil o más dendritas.
 Cada dendrita puede recibir el mensaje de numerosas neuronas.

EL IMPULSO NERVIOSO
En el esquema de acción nerviosa típica, un impulso que se genera en una dendrita o en el
soma celular, viaja a través del axón en virtud de un proceso que es de carácter
predominantemente electroquímico.

El Interior de neurona en reposo es eléctricamente negativo con respecto al exterior. La


concentración de sodio es mayor en el exterior.

Si la neurona es excitada el potencial eléctrico a través de la membrana se anula (y el


interior puede que incluso se haga +).

El cambio de carga entre ambos lados de la membrana promueve la entrada de iones de


sodio hacia la célula, ello genera cambios eléctricos en zonas adyacentes, se propaga la
actividad, o sea, la neurona se dispara.
A esta conducción axónica se la conoce como el proceso de “todo o nada”: el impulso o
recorre el axón o no lo recorre; no hay situaciones intermedias.

Al llegar el impulso a la terminación nerviosa se transmite el “mensaje” a la neurona


adyacente. Este suceso es la clave de la mayor parte del procesamiento de información en el
cerebro y, por supuesto, también lo es de las acciones y efectos de las drogas psicotropas.

Transmisión sináptica
El cerebro se compone de un gran número de neuronas separadas, capaces de
comunicarse unas con otras

La neurotransmisión es un proceso químico.

El impulso eléctrico que llega a la terminación nerviosa hace que se libere un


neurotransmisor, sustancia química cuya carga se difunde a través de la sinapsis,
existente entre la terminación y la adyacente célula nerviosa.

Cuando el neurotransmisor llega a la célula adyacente aumenta o disminuye la


frecuencia de disparo de esta célula- acortando o alargando los intervalos entre sus
disparos- según se trate de un neurotransmisor excitador o de uno inhibidor.

Para los fines de transmisión el neurotransmisor debe difundirse a través de la


sinapsis y unirse a determinados puntos receptores que hay en las dendritas de la
neurona situada a continuación de la sinapsis.
Los receptores son proteínas de la membrana fabricados a la medida para
reconocer las moléculas neurotransmisoras; como una cerradura que se acopla a una
llave.

Un neurotransmisor no puede influir en una célula que carezca de receptores


para él.

Drogas y Neurotransmisores

Como todos los neurotransmisores han de sintetizarse en moléculas precursoras


y en presencia de determinadas enzimas, la droga que inhibiese la actividad de una de
tales enzimas impedirá la formación de neurotransmisores.

Hay otras drogas que impiden el almacenamiento de neurotranmisores,


provocando que fluyan de las vesículas sinápticas. Una vez fuera de éstas, los
transmisores son degradados por enzimas, con lo que la terminación nerviosa queda
desprovista de moléculas mensajeras.

Otras drogas afectan la liberación de neurotransmisores desde terminaciones


nerviosas. Algunos de estos compuestos, que tienen una estructura química parecida a
la del neurotransmisor, se introducen en las vesículas en vez de las moléculas
transmisoras y desplazan éstas empujándolas hacia la hendidura sináptica.
Algunas sustancias actúan inhibiendo las enzimas que degradan las moléculas
neurotransmisoras, con el aumento consiguiente de los niveles del transmisor y la
ayuda a la transmisión sináptica.
 Ciertos antidepresivos suspenden la acción de la monoaminooxidasa, enzima que
degrada los transmisores responsables de la regulación de los estados del humor
 Cuando los científicos investigan el efecto de una droga en un neurotransmisor, se
interesan también por saber en qué lugar del cerebro actúa el fármaco en cuestión.

 Las distintas partes del cerebro desempeñan funciones diferentes, y las neuronas
están organizadas en circuitos que dirigen mensajes hacia las diversas zonas de un modo
ordenado y significativo.

Neurotransmisores cerebrales más destacados

 Acetilcolina: Interviene en las conexiones entre nervio y músculo de todos los


músculos voluntarios del cuerpo y también en muchas sinapsis del sistema nervioso involuntario
(autónomo).

 Noradrenalina: Fue el segundo transmisor conocido, caracterizado en los años


treinta. Fue descubierto como NT de los nervios simpáticos del sistema nervioso autónomo, que
intervienen en las respuestas de emergencia: aceleración del corazón, dilatación pupilar y subida
de tensión arterial.

 Dopamina: Neurotransmisor importante del cuerpo estriado, parte del cerebro que
regula la actividad motora. La destrucción de las neuronas dopamínicas del cuerpo estriado causa
rigidez y el temblor sintomáticos de la enfermedad de parkinson.

 Serotonina: Los cambios en la actividad de las neuronas serotonínicas están


relacionados con las acciones de las drogas psicodélicas.

 Encefalinas: Son sustancias neurotransmisoras que el cuerpo posee y actúan sobre


los receptores de opiáceos. Las encefalinas imitan los efectos de los opiáceos.

 Sustancia P: Importante neurotransmisor de las neuronas sensoriales que


transmiten la sensación de dolor desde la periferia, en especial desde la piel, hacia la médula
espinal. Los opiáceos alivian el dolor en parte bloqueando la sustancia P.

 GABA: Se opone a la excitación de las neuronas. Se trata, en efecto, de un


inhibidor. Entre 25 y el 40% de todas las sinapsis cerebrales lo contienen, de modo que tal vez
sea el neurotransmisor predominante del cerebro.
 Glicina: Inhibidor en pequeñas neuronas de la médula espinal y el tallo cerebral.
Abunda más que el GABA, que, a su vez, predomina en los centros superiores, tales como la
corteza cerebral.

 Ácido glutámico: Es, probablemente, el más importante de los neurotransmisores


excitadores que hay en el cerebro. Es el neurotransmisor de células granulares, que son las
neuronas más numerosas del cerebelo. Hay indicios de que el ácido glutámico es el principal
neurotransmisor de la senda visual
.
 Histamina: Se concentra en áreas del cerebro que regulan la conducta emocional
la conducta emocional; su localización es bastante afín a la de la noradrenalina.

Dentro de la neurona

La acción prolongada de un neurotransmisor como la dopamina (producto del uso


prolongado de una droga de abuso) sobre sus receptores puede en mucho casos llevar a cambios
intracelulares de largo plazo.

La dopamina liberada actúa fundamentalmente sobre dos tipos de receptores que


reconocen este neurotransmisor específicamente y que son conocidos como D1 Y D2.

Cuando estos receptores se activan (fundamentalmente los del tipo D2) se produce la
alteración de proteínas directamente asociadas a receptores (conocidas como proteínas G) y a su
vez los procesos de fosforilación comandados por un sistema de segundos mensajeros
denominado AMPc (AMP cíclico), el que está encargado de regular la expresión de genes en el
núcleo y la posterior síntesis de proteínas en el citoplasma.

A través de este sistema las neuronas producen los productos intracelulares que son
necesarios para su actividad en funciones normales como el aprendizaje y la memoria

Ciertas conexiones neuronales se establecen con fuerza y se producen cambios a largo


plazo (por ejemplo la formación de memoria). Esto es normal y ocurre en este preciso instante en
su cerebro.

El mecanismo primario de control del sistema es la presencia del neurotransmisor (en este
caso la dopamina) en la sinapsis y frente a sus receptores. Sin embargo, cuando se consume una
droga de abuso en forma repetida este proceso se descontrola porque en presencia de la droga la
dopamina está elevada más de lo normal y por un lapso de tiempo mayor.

Bofotenina

 Las glándulas parótidas del SP contienen cierto veneno compuesto por


la bufotenina, principio venenoso para el hombre, algunos potentes esteroides y un
agente alucinógeno
Rock Hard concentrado de bufotenina y derivados tales como la bufalina y
bufagina, similares alucinógenos (biberones) .

Mandragora
 Los alcaloides que se encuentran en esta planta son la hiosciamina,
atropina y escopolamina.
 La raíz es de un aspecto antromorfo y es la única parte de la planta
que tiene efectos tóxicos.
 Es sumamente venenosa si se administra en cierta cantidad.

BELLADONA

 Todas las partes de la planta contienen diversos alcaloides


 Compuestos tales; hiosciamina, atropina y escopolamina
 El primer producto se descompone en atropina.
 Según la dosis puede llegar a ser mortal, pero si se consigue la dosis
adecuada, es un magnífico depresor del sistema nervioso
 Puede provocar muerte por anestesia y paralización de los centros vitales.

BELEÑO

 El principio contiene dos alcaloides: la hiosciamina y la atropina


escopolamina.
 Toda la planta, especialmente la raíz es narcótica.
 Para extraer las semillas del beleño, se hace una hendidura
circunferencial y se recorre un plano perpendicular al eje del fruto. De esta forma
corta una pequeña tapadera que cae, dejando en libertad las semillas.
 Sus efectos son altamente alucinógenos produce pérdida de conciencia
y estados alucinatorios durante el sueño.
Permanente sensación de suspensión

ESTRAMONIO

 El estramonio, es una fuente de alcaloides de gran aplicación en la


industria farmacéutica, sobre todo por su enérgica acción sobre el sistema nervioso.
 La escopolamina, hiosciamina y atropina son los alcaloides que
entran en la composición del estramonio.
 Una de las formas de prepararlo es, al igual que el resto de las
solanáceas, por cocción.
 Las hojas se usan para preparar cigarrillos. Se emplean las hojas
desecadas y picadas, solas o con tabaco, beleño o belladona.
 Alto poder alucinógeno y depresor con estado de sopor.  
 
• El OPIO
 Es el látex seco de la adormidera (papaver somniferum).
 Contiene sustancias tales como morfina, (en honor a morfeo), codeína,
narcotina
 El opio se fuma o come, diluido en bebidas alcohólicas o infusiones.
 Se consume mezclado con marihuana o tabaco para facilitar la
combustión.
GRADOS DE PUREZA

 Heroína nº 2 : También llamada heroína base o Tsao-ta, procedente


del sudeste asiático y fácilmente obtenible tras los procesos químicos básicos .
 Heroína nº 3 : O Brown Sugar, aparece mezclada con otras sustancias
como Cafeína, Estricnina, azucares, etc. Su contenido en heroína oscila entre un 25
y un 50%.
Heroína nº 4 : Conocida popularmente como Tailandesa, es la que tiene el
porcentaje más elevado en principio activo, superando muchas veces el 90% de riqueza en
origen

FORMAS DE CONSUMO

 Inyectarse la heroína:
La heroína se disuelve en agua y un poco de ácido cítrico en el seno de una cuchara
y con ayuda de un filtro y una jeringa se inyecta directamente en la vena.
 Inhalar la heroína
('Fumarse un chino'): La Heroína se calienta sobre un papel de aluminio y se
inhalan los vapores que desprende

COCAINA

 La elaboración del clorhidrato de cocaína pasa por la pasta base, que


se obtiene, macerando las hojas de coca secas en un pozo con agua, keroseno y ácido
sulfúrico. Se escurre el líquido y queda una pasta grisácea -el sulfato de cocaína.
 Posteriormente se añaden agua, ácido, gasolina, permanganato
potásico y amoniaco u otra sustancia volátil (éter o acetona).
 Así se obtiene el clorhidrato de cocaína que, filtrado y secado, queda
reducido a un polvo blanco.

Abuso de cocaína

 Los efectos de la cocaína difieren mucho, dependiendo del tiempo y la


cantidad consumida. En una primera etapa ejerce una acción estimulante y
euforizante.
 A medida que su consumo se acentúa y se prolonga en el tiempo, la
cocaína comienza el proceso adictivo, a notar por sus efectos.
 El cocainómano sufre tras su consumo fuertes paranoias y su sistema
nervioso se deteriora con gran rapidez.
 Su aspecto físico se altera , se producen estados de agresividad y en
ocasiones arritmias cardíacas, perforación del tabique nasal e inhibición sexual.
Tipos de pureza y efectos

 Existe una muy blanca, escamosa y brillante. Su pureza el 98%. Esta


cocaína produce efectos muy estimulantes rozando la euforia.
 Existe dentro de la variedad de las blancas, la tipo "Tiza", con una
presentación polvorienta y sin brillo que hace honor a su nombre. Sus efectos son
altamente euforizantes.
 Las amarillentas, que suelen desprender un olor característico a
Keroseno o gasolina. Sus efectos producen taquicardia angustia es quizás la más
euforizante.

Formas de consumo

 Otras formas de consumir cocaína es fumando la base (Crack), o bien,


por vía intravenosa.
 Estas formas crean una mayor adicción y un mayor deterioro físico y
psíquico.
El crack al igual que la cocaína inyectada produce un flash instantáneo y potente a
bajas dosis

MARIHUANA

Delta-9-tetrahydrocanabinol

 THC cambia la manera como la información sensora llega y es


procesada por el hipocampo.
 El hipocampo es un componente del sistema límbico del cerebro que es
crucial para la memoria del aprendizaje, y la integración de experiencias sensoriales
con emociones y motivaciones.
 Se ha encontrado un deterioro de los patrones de conducta
aprendidos, también dependientes del hipocampo.

HACHIS

 Se trata de una preparación obtenida de la resina gomosa de las flores


de las plantas hembra del cannabis, que tiene un alto contenido de THC, pudiendo
llegar éste al 43%, en el caso del aceite de hachís

 La marihuana limita la capacidad de incorporar, organizar y retener


información, por lo que en los consumidores crónicos se evidencian problemas de
memoria, falta de destreza verbal y dificultades en el aprendizaje de las
matemáticas

SAMPEDRO

 De las cactáceas, después del peyote, quizás sea esta especie la que
tenga mayor contenido en mescalina.
 La familia de las Trichocerus o sampedro está compuesta por
diferentes variedades entre las que destaca la Tricoceri peruvianus.
 Otras 10 variedades con contenido en mescalina
PEYOTE
 El peyote contiene nueve alcaloides.
 El principal es la mescalina, anhalodina, que produce somnolencia y
sensación sorda en la cabeza, mientas que otro, la peyotlina, origina una sensación
de fatiga, aversión para cualquier esfuerzo
 La anhalodina sólo produce una ligera somnolencia.
 La lofoforina es el alcaloide más tóxico del peyote .
 La intoxicación alucinógena que se divide en dos partes o fases bien
marcadas: una de sobreexcitación y otra de inmobilidad en la cual se presentan las
visiones
 El peyote parece actuar sobre el centro óptico del cerebro.
 Transformando las impresiones luminosas cromáticas y las imágenes
en sonidos, promocionando, por así decirlo, por vía bioquímica una deformación de
«luz y sonido».
Amanita muscaria

 Los dos venenos o principios activos de este hongo, son la muscarina y


la muscaridina.
 Su alcaloide activo es la fungotropina.
 La Amanita muscaria es un potente alucinógeno mortal. Los primeros
síntomas tras su ingestión son; digestivos, vómitos violentos y diarreas, paso previo
a la reacción alucinógena, acaban con un sueño profundo y con una nueva serie de
problemas gástricos cada vez más agudos y violentos.
 Este hongo produce un delirio agresivo y violento.
 Produce estados de excitación y desbordante alegría, fuerte agitación,
que puede llegar hasta ataques furiosos.
 Delirio y alucinaciones.

AYAHUASCA

 "Ayahuasca", en la selva de Bolivia, Perú y Ecuador; "Caapi", en el


noreste de Brasil y Colombia; "Yajé", al este de los Andes de Colombia y Ecuador;
"Nixi pae", por los indios cashinahua de Perú, "vinho do Jurema" en los ritos afro-
brasileños, y "Santo Daime" o "Daime", por el culto sincrético cristiano originario
en Brasil.
 La Ayahuasca en la actualidad, se obtiene principalmente de una
combinación de plantas que contengan ß-carbolinas junto con dimetiltriptamina
(DMT) u otras triptaminas. permite hacer activar y aumentar la duración y la
intensidad de los efectos de la DMT.
 La DMT es propiamente el principio activo enteógeno de la
ayahuasca. se encuentra de manera natural en el cerebro humano y en el de otros
mamíferos, considerada como un neurotransmisor.
 Es el psicodélico de acción más intensa que se conoce y de mayor
impacto visual.

FLORIPONDIO

 Datura-escopolamina: Llamada también "Hierba del diablo",


"Chamico“, "Trompeta de los ángeles” y “Floripondio”  
     Produce graves alteraciones de la percepción y fuertes estados
psicóticos cuando se la ingiere en dosis elevadas.
 Una sobredosis puede resultar fatal.
Cuando se la combina con morfina o alcohol, produce envenenamiento.

PCP (polvo de angel)

 Es quizás la más peligrosa de todas las drogas. En un principio se usó


como anestésico veterinario llamado Sernil.
 El PCP se puede fumar, comer, inyectar o inhalar.
 Entre sus efectos más moderados se cita una desorientación general.
 Entre los peores, figuran alucinaciones, psicosis de tipo
esquizofrénico, violencia, convulsiones, coma y muerte.
Conocida como polvo de Angel, es una droga que mata e induce a matar.
El Alcohol y el Éxtasis

El consumo de sustancias es un fenómeno que no distingue nivel socioeconómico,


cultura, raza, y lo mas lamentable es que no distingue edad. El ritmo de vida en el cual
estamos inmersos, en el que cada vez somos menos humanos y mas herramientas
productivas hace del fenómeno de la drogodependencia una bola de nieve que no sabemos
como detenerla.
Las causa para dicho fenómeno son consecuencia de incontables factores, la soledad
en que se crían nuestro hijos, la falta de oportunidades, etc. Podríamos decir que son el
síntoma de una sociedad enferma y descarnada, en que la calidad de vida de las personas
no tiene mayor importancia y el fin mayor que es, que los engranajes sociales se mantengan
andando sin importar el costo que esto tenga.
Como dije anteriormente la drogodependencia es un fenómeno transversal en
nuestra sociedad, que ataca desde peón a paje, como diría mi abuelita; por lo que vemos
que en los niveles socioeconómicos bajos y medio el alcoholismo presenta mayor
prevalencia e incidencia, con mayores cifras de abuso entre los jóvenes de entre 15 a 24
años. Este fenómeno se explica por ser el alcohol una droga legal, social y culturalmente
aceptada, por lo mismo de mas fácil acceso y un punto que agudiza el problema del abuso
entre los jóvenes de estratos socio económico bajo y medio; por ser de un precio exequible .
El alcohol por ser una droga que genera dependencia a largo plazo las cifras muestran una
mayor tasa de dependientes entre los adultos de sexo masculino de entre 40 y 59 años de
edad. Por otra parte el alcoholismo refleja el machismo de la cultura popular ya que las
mujeres tienen menos tiempo para el esparcimiento ya que están a cargo de la crianza de
los hijos y de la atención del esposo el que hace las veces de solo de proveedor y sostenedor
de la familia y es el único con derecho al esparcimiento, es decir, es su derecho salir a
tomar con los amigos, ya que está exhausto con su semana laboral y necesita recrearse.
Debo mencionar que el alcohol es una droga de esparcimiento por un lado eso explica los
altos niveles de consumo de alcohol entre los jóvenes y por otro que las mujeres no
consumen sustancias para divertirse si no mas bien para evadir y es mas común entre ellas
el consumo de tranquilizantes.
Si bien no se vive la misma realidad en el estrato acomodado de nuestra sociedad, el
fenómeno de las drogas igualmente aparece, y una de las drogas de moda en nuestros
tiempos es el éxtasis, su consumo se remonta a la década los setenta en Estados Unidos, en
Chile su explosión con el fenómeno de la música electrónica. La música electrónica llego a
Chile con la clase alta, y fue traído por sus jóvenes desde Europa; cuna de este estilo
musical; y transformada en moda entre la juventud acomodada de nuestro país. Por ser
una droga estimulante encajo perfectamente con este estilo musical, ya que le permite al
consumidor bailar por horas sin sentir cansancio. Los consumidores mas habituales de esta
sustancia son personas de sexo masculino, de entre 26 y 34 años, ya que por ser una droga
cara, su valor fluctúa entre los $10000 y $15000 pesos, sus consumidores son personas con
una estabilidad económica, es decir personas que trabajan para costear la droga. Otro
factor que maraca el elitismo de esta droga es su acceso restringido ya que las personas que
la venden no son el típico traficante de esquina que se ve en la poblaciones marginales de
Santiago, si no mas bien un tipo sofisticado, también perteneciente a la clase alta, y que esta
inmerso en la escena de las fiestas electrónicas. Uno lugares comunes entre el alcohol y el
éxtasis es que se presenta en hombres, y es por la misma causa, el uso de la droga como
esparcimiento por parte de los hombres; y las mujeres buscan drogas de efecto
tranquilizante, independientemente del estrato económico el cual pertenezcan.
Dos drogas de efectos diferentes, de consumidores diferentes pero que reflejan una
sola cosa, una sociedad enferma, que busca incansablemente válvulas de escape para la
soledad, el desamparo, la injusticias, la mala calidad de vida, la falta de oportunidades

GHB gamma hidroxibutirato)

 El GHB es un depresor del sistema nervioso del que se abusa por sus
efectos estupefacientes.
 El GHB produce embriaguez seguida de profunda sedación.
 Una vez que se toma, comienza a tener efecto entre 15 minutos y una
hora, y dura entre una y tres horas.
 El GHB puede producir náusea, vómito, delirios, depresión, vértigo,
trastornos visuales, convulsiones, dificultades respiratorias, pérdida del
conocimiento, amnesia y coma.
 Cuando se combina con el alcohol y otras drogas, aumenta el peligro
de tomar una dosis mortal.
 El GHB también se usa como sedante para calmar los efectos de los
estimulantes, como, efedrina, éxstasis, speed o cocaína.

POPPERS (nitrito de amilio)

 Se caracterizan por modificar el riego sanguíneo, permitiendo un


mayor flujo de sangre hacia los órganos sexuales. Esta sustancia además produce
aceleración del ritmo cardíaco, euforia repentina, dilatación del ano, entre otros.
 Esta sustancia viene en pequeños frascos y se administra mediante la
inhalación de los vapores que esta sustancia desprende.
 Una sustancia similar y con efectos modificadores del riego sanguíneo
es el nitrito de isobutilo.
 
 
GAS DE LA RISA
 Efectos de desorientación
 Alucinaciones visuales y auditivas
 Analgesia y euforia, los efectos duran aproximadamente un minuto
 Es inhalado en un globo para evitar quemaduras frías
 METAANFETAMINA (ICE)

ICE, SPEED

 Lesión nasal cuando la droga es inhalada


 Sequedad y picazón en la piel; acné; irritación o inflamación
 Aceleración de la respiración y la presión arterial
 Lesiones del hígado, pulmones y riñones
 Náuseas y vómitos
 Agotamiento cuando se acaban los efectos de la droga (necesidad de
dormir por varios días)
 Dolor de cabeza y visión borrosa
 Movimientos bruscos e incontrolados de la cara, cuello, brazos y
manos
 Pérdida del apetito
 Se ingiere, inyecta o inhala

Drogas inteligentes

 "Herbal Drugs", aceleran la velocidad del ritmo cardíaco con efectos


muy variados, que aportan una gran cantidad de energía mental unos 30 minutos
después de la toma"Niebla
Purpurea, "te lleva antes de que tu LSD
salgas“.
 Es otro estimulante D-Dietilamida del ácido
que induce a un efecto embriagador lisérgico
mucho mayor que el conseguido por IUPAC o:
(6aR,9R)-N, N-dietil-7-metil-
otros productos 4,6,6a,7,8,9-hexahidroindolo
[4,3-fg]quinolina-9-carboxamida
 "Triple X", el más
potente afrodisíaco, cuyas
Fórmula
consecuencias son complejas química
C20H25N3O
complicaciones digestivas.
   Herbal extacy". Euforia, Masa
niveles de energía muy superiores a los 323.43 g/mol
molecular
normales, incremento de las sensaciones
sexuales y fuerte potenciación general, es Punto
100% natural 80 - 85 °C
de fusión
 La base de este
producto es el Ma-huang, su Número
50-37-3
principio activo es la efedrina, a su CAS
vez también está compuesto por
O=[C@@](N(CC)CC)[C@H]
otras hierbas estimulantes. SMILES 1CN(C)[C@](C2=C1)([H])
 "Could 9" y el CC3=CNC4=C3C2=CC=C4
"Nirvana Plus". Utilizado cada vez
más habitualmente en algunas
discotecas. De efectos euforizantes.
 Uno de los úlitimos,
el  "Ultimate Xphoria" está
compuesto de efedrina,
pseudoefedrina, fenilpropanolamina
y cafeína.

LSD
La palabra LSD es un
germanismo. Nace como acrónimo de
Lyserg Säure-Diäthylamid 25, ‘dietilamida de ácido lisérgico’.

Aunque el uso general ha optado por la forma masculina, tendría más sentido
hablar de la LSD, pues dietilamida es un vocablo femenino.

La LSD es un compuesto cristalino, relacionado estrechamente con los


alcaloides del cornezuelo del centeno, a partir de los cuales puede prepararse
semisintéticamente. Es una de las sustancia psicotrópica más potente que se
conoce (después del DMT y la Salvinorin A), e induce estados alterados de
conciencia, comparados en ocasiones con los de la esquizofrenia o la experiencia
mística.

Su fórmula es C15H15N2CON(C2H5)2. Fue sintetizado por vez primera en 1938


y en 1943 el químico suizo Albert Hofmann descubrió sus efectos por accidente
durante la recristalización de una muestra de tartrato de LSD. El número 25 (LSD-
25) alude al orden que el científico iba dando a los compuestos que sintetizaba.

Otros derivados alucinógenos del ácido lisérgico, la amida de ácido lisérgico y


la hidroxitilamida de ácido lisérgico, se obtienen a partir de las semillas de la Rivea
corymbosa y se consumen en el ritual mexica de antes de la conquista conocido
como ololiuhqui. Actualmente la flor se conoce como "ololiuhqui" en México y crece
en casi toda la ciudad de México libremente.

Dosificación [editar]
La LSD es una de las drogas de uso común más potentes, ya que es activo
en dosis extremadamente bajas; pero esto no quiere decir que sea la droga con
efectos alucinógenos más fuertes. Tanto los informes subjetivos como los métodos
farmacológicos determinan que la LSD es alrededor de 100 veces más potente que
psilocibina y psilocina y alrededor de 4000 veces más potente que la mescalina. Las
dosis de LSD se miden en microgramos (µg), o millonésimas de gramo. Por
comparación, las dosis de casi todo el resto de drogas, médicas o de ocio, se miden
en miligramos, o milésimas de gramo.

La dosis con la que se producirá un notable efecto alucinógeno en humanos


es generalmente de 25 microgramos. A finales de los noventa, la LSD obtenida
durante las operaciones antidroga en Estados Unidos varía usualmente entre los 20
y 80 microgramos por dosis. Durante los años sesenta, las dosis eran comúnmente
de 300 microgramos o más. Los efectos de la droga son marcadamente más
evidentes en dosis más altas.
Cartones troquelados, que contienen LSD
Historia [editar]
En 1943 el químico Albert Hoffman estudiaba un fármaco usado por las
comadronas desde hace siglos: el cornezuelo del centeno, cuando descubrió una
sustancia extraña: LSD.25

La LSD se utilizó inicialmente para tratar pacientes alcohólicos. Del uso


clínico se pasó paulatinamente al recreativo, al estimar algunos de los
investigadores de la sustancia (en especial, Timothy Leary) que la misma podía
servir de acicate a la imaginación artística de sujetos sanos.

La ilegalización de la LSD en la segunda mitad de los años sesenta no pudo


frenar su uso creciente entre la juventud. Buena parte del arte de esa época,
etiquetado como hippie, psiquedélico o psicodélico, se inspira en la experiencia de
la LSD o pretende evocarla. En los setenta el fármaco fue perdiendo popularidad,
desplazado por los opiáceos. Sucesivos movimientos neopsiquedélicos han
revitalizado algo su uso, como el fenómeno de la subcultura llamado rave, sin
alcanzarse en ningún caso los niveles de su época de apogeo.

Trastornos [editar]
Aunque se han achacado a la sustancia todo tipo de efectos negativos sobre
la salud, la evidencia clínica de los mismos está por aparecer. Únicamente parece
probado que en personas con enfermedades mentales latentes la experiencia
psicodélica puede sacar a la luz el problema. Un caso célebre es el de Syd Barrett,
compositor de los primeros éxitos de Pink Floyd.

Muchas personas no saben que debido a la forma de acción de la LSD (actúa


en los receptores de la serotonina, un neurotransmisor muy importante en nuestro
cerebro), su administración es muy efectiva para tratar migrañas y dolores similares;
sucede lo mismo con la psilocibina, psicoactivo encontrado en los hongos
alucinógenos. Debido a la prohibición de éstas sustancias, las investigaciónes
acerca de su efectividad para reducir el dolor no se han efectuado; pero muchos
farmacobiólogos opinan que su efectividad es muy similar a la de los opiáceos
(conocidos por su eficiencia y su poder adictivo y de crear tolerancia relativamente
rapido).

Curiosidades [editar]
Cuando los Beatles publicaron su canción Lucy in the Sky with Diamonds,
muchas personas (entre ellas, Timothy Leary) interpretaron que el título era un
acróstico intencionado de LSD. John Lennon desmintió repetidamente esta
interpretación, afirmando que tomó el personaje de un dibujo de su hijo Julian. El
álbum de exitos y remixes de Enigma, de nombre Love, Sensuality, Devotion es,
también, un acróstico de LSD

También podría gustarte