Está en la página 1de 6

SIGCMA

Rad. : 11001-02-04-000-2011-02733-00 NI. 122035


Condenado : HUGO HELIODORO AGUILAR NARANJO
Identificación : 19.320.312
Delito : CONCIERTO PARA DELINQUIR
Ley : L.600/2000
Reclusión : EJEPO

REPÚBLICA DE COLOMBIA
JUZGADO DIECISIETE DE EJECUCIÓN DE PENAS Y
MEDIDAS DE SEGURIDAD DE BOGOTÁ D.C.
Calle 11 No. 9a - 24 Teléfono (1) 2864088
Edificio Kaysser

Bogotá, D. C., veintidós (22) de Septiembre de dos mil veintiuno (2021)

1.- ASUNTO A DECIDIR

Procede el Despacho a emitir decisión frente a la LIBERTAD CONDICIONAL


del sentenciado Coronel® HUGO HELIODORO AGUILAR NARANJO
conforme con la documentación aportada por la EJEPO.

2.-ANTECEDENTE PROCESAL

En sentencia del 14 de agosto de 2013 la Corte Suprema de Justicia – Sala


de Casación Penal condenó al señor HUGO HELIODO AGUILAR NARANJO
a la pena de 108 meses de prisión y multa de 10.750 smmlv así como a la
inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas por el
mismo lapso, luego de encontrarlo penalmente responsable del delito de
Concierto para Promover Grupos Armados al Margen de la Ley, quien no fue
favorecido con la suspensión condicional de la ejecución de la pena ni la
prisión domiciliaria.

El 4 de mayo de 2015, el Juzgado 1° de Ejecución de Penas y Medidas de


Seguridad de San Gil (Santander) concedió al señor AGUILAR NARANJO el
sustituto de la Libertad Condicional, quien se comprometió al cumplimiento
de las obligaciones contenidas en el artículo 65 del C.P..

En decisión de la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia de


calenda 9 de diciembre de 2019 se revocó el sustituto de la Libertad
Condicional al penado HUGO HELIODORO AGUILAR NARANJO,
Corporación que libró la orden de captura No. 0007551 con radicado No.
CTI-GIE- No. 20192610011003 del 10 de diciembre de 2019, la que fue
materializada el 11 de diciembre de 2019 por efectivos del CTI de la Fiscalía
General de la Nación.

Con miras a legalizar la situación de detención este Despacho en auto del


12 de diciembre de 2019 libró la correspondiente boleta de encarcelación
con destino a la dirección de la Complejo Carcelario y Penitenciario
Metropolitano de Bogotá – COMEB.
SIGCMA

3.- DE LA LIBERTAD CONDICIONAL

Prima facie ha de indicarse que la presente actuación surtida respecto del


Coronel ® HUGO HELIODORO AGUILAR NARANJO se rige conforme las
previsiones de la Ley 600 de 2000, por ende el sustituto de la libertad
condicional que prevé se encuentra consagrada en el artículo 64 de la Ley
599 de 2000, disposición que reza:

“el juez concederá la libertad condicional al condenado a pena privativa de la


libertad, cuando haya cumplido las tres quintas (3/5) partes de la condena,
siempre que de su buena conducta en el establecimiento carcelario pueda el
juez deducir, motivadamente, que no existe necesidad para continuar con la
ejecución de la pena…1”

Dada la dinámica de la ejecución de la pena en esta actuación, se tiene que


el Coronel ® HUGO HELIODORO AGUILAR NARANJO fue favorecido por el
Juzgado 1° de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de San Gil
(Santander) con el sustituto de la Libertad Condicional, en virtud a ello, el 5
de mayo de 2015 suscribió diligencia de compromiso para el cumplimiento
de las obligaciones contenidas en el artículo 65 del C.P..

En providencia de la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de


Justicia de calenda 9 de diciembre de 2019 fue revocado el sustituto de la
libertad condicional bajo la prédica de la incursión del sentenciado en
comportamiento contrario a la buena conducta.

En apartes de esa determinación, se expuso:

“ Como se dijo, a HUGO HELIODORO AGUILAR NARANJO el 4 de mayo de


2015 se le concedió la libertad condicional, a partir del día siguiente, por
cuanto (i) había descontado en detención física 3 años, 10 meses y 2 días;
(ii) 18 meses y 21 días de redención de pena reconocidos a esa fecha; para
un total efectiva de 5 años, 4 meses y 23 días, lo cual resultaba “casi igual” a
las 3/5 parte -5 años, 4 meses y 24 días-, quedando un periodo de prueba
de 3 años, 7 meses y 6 días. Este término era el que restaba para el
cumplimiento de la pena – el cual se habría cumplido el 12 de diciembre
de 2018 en teoría-.

Por ello AGUILAR NARANJO suscribió diligencia de compromiso del artículo 65


del Código Penal el 5 de mayo de 2015, imponiéndose la obligación de « […]
SEGUNDO: Observar buena conducta […]»

Ahora bien, dentro del periodo de prueba aludido, el representante de la


sociedad elevó solicitud de revocatoria de tal subrogado en el que adujo el
incumplimiento de esa cláusula por cuanto, según información de la Revista
Semana, AGUILAR NARANJO, adquirió un «auto porshe» en julio de 2015, con
lo cual se infiere que mintió a la administración pública sobre su real
capacidad económica, es decir, a escasos dos meses de gozar del
subrogado. Tal circunstancia reveló el engaño con el cual logró un acuerdo
de pago con la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Victimas
respecto de la multa, una de las penas principales impuestas en la sentencia
condenatoria de esta Corporación.”

1 Artículo 64 Ley 599 de 2000


SIGCMA

Aun cuando el establecimiento penitenciario, en atención a la solicitud de


libertad condicional del sentenciado a través del oficio No.
2021363001788021: MDN – COGFN-COEJC-SECEJ-JEMGF –COPER –
DICER-EJEPO – 1.9 presentó la Resolución Favorable No. 127 del 1° de
septiembre de 2021, el estudio demandando es improcedente, pues claro es
que el Coronel ® HUGO HELIODORO AGUILAR NARANJO ya fue favorecido
con el sustituto de la Libertad Condicional, perdiendo el mismo en razón al
mal comportamiento conforme lo considerado por la Sala de Casación de la
Corte Suprema de Justicia, trámite que fue cumplido en guarda del derecho
a la defensa y debido proceso, siendo necesario continuar con la ejecución
de la condena en lo que se encontraba suspendida.

Tal posición es respaldada en lo expuesto por la Sala de Casación Penal de


la Honorable Corte Suprema de Justicia en decisión No. STP1013-2016 de 4
de febrero de 2016, con ponencia del MP. José Luis Barceló, al referirse al
subrogado de la suspensión condicional de la ejecución de la pena, señaló:

“…La revocatoria del subrogado no es un medio de compeler al condenado a


pagar la indemnización porque, como se anotó, ni la pena ni su ejecución
tienen por fin hacer efectiva la reparación a la víctima, quien puede exigirla
coactivamente ante la jurisdicción civil. Distinto es que, con independencia de
ello, se la vincule al factor operacional de la pena como condición para la
suspensión de su ejecución. Pero nótese: la revocatoria no se produce para
que el sentenciado pague la indemnización sino porque no lo hizo, en cuanto
ello constituye infracción a las condiciones a las cuales quedó sujeta su
liberación, que por ello puede llamarse condicional o provisional, por oposición
a definitiva.

En tal sentido véase cómo si transcurrido el plazo fijado por el inciso final del
artículo 66 del Código Penal el procesado no ha prestado la caución y suscrito
la diligencia de compromiso la sentencia debe ser ejecutada. Así mismo, si al
momento de serle concedido el subrogado el sentenciado se encuentra privado
de la libertad, la liberación no se hace efectiva hasta tanto colme esas
exigencias, pues al respecto es aplicable, por integración y analogía, el
artículo 366 de la Ley 600 de 2000, coexistente con la Ley 906 de 2004, que
reza: “Momento de la libertad bajo caución. Cuando exista detención
preventiva, la libertad provisional se hará efectiva después de otorgada la
caución prendaria y una vez suscrita la diligencia de compromiso”.

La suspensión de la ejecución de la pena, entonces, tiene como


contraprestación el compromiso del condenado de cumplir unas obligaciones
que surgen de la ley. En tal caso, se le hace un llamado a su acatamiento
mediante la firma de una diligencia de compromiso y la advertencia de las
consecuencias que su desconocimiento acarrea: revocatoria y pérdida de la
caución prestada como garantía. También se le insta, cuando es el caso, con
el traslado para que se defienda antes de proceder a la revocatoria. En ese
trámite el sentenciado tiene la posibilidad de justificar su incumplimiento.
Igualmente, antes de incurrir en él tuvo a su alcance dos alternativas: (1)
demostrar que se encontraba en imposibilidad de cumplir (art. 65-3 del C.P.)
o, (2) solicitar prórroga del plazo; pero, igual, si concedido un nuevo término
tampoco paga, se debe ejecutar la condena (art. 479 Ley 906/04).

En conclusión, una vez dispuesta la revocatoria del subrogado la


única posibilidad que prevé la ley para ese momento es la ejecución de
la pena. Es posible que posteriormente el penado pueda acceder a otro
mecanismo sustitutivo, v. gr., los previstos en los artículos 38 G y 64 del
SIGCMA

Código Penal, si se cumplen sus presupuestos….” (Subraya y Negrilla fuera


del texto).

Es de anotar que la decisión que viene de reseñarse, prevé que tratándose


de la suspensión condicional de la ejecución de la pena la única alternativa
luego de la revocatoria, es la ejecución de la condena, lo que descarta el
estudio en una segunda ocasión del mismo subrogado; aplicada en el caso
en estudio y bajo el presupuesto que la libertad condicional es también un
subrogado que por su naturaleza suspende la ejecución intramural de la
pena, con el compromiso de cumplir las obligaciones contenidas en el
artículo 65 de la Ley 599 de 2000, habiéndose revocado el mismo y
ordenado de manera consecuente la ejecución de la pena, resulta
improcedente efectuar un nuevo estudio sobre el particular.

Conforme a las anteriores precisiones, para este Despacho Judicial deviene


claro la improcedencia de la petición de libertad, pues se itera, con
antelación al Coronel ® HUGO HELIODORO AGUILAR NARANJO le fue
otorgado el subrogado deprecado el que fue revocado por el incumplimiento
de las obligaciones contenidas en el art. 65 de la Ley 599 de 2000
específicamente la establecida en el numeral 2°.

Y es que resulta del todo trascendente para el objeto de estudio, el hecho de


que AGUILAR NARANJO ya había perdido por su mal compartamiento el
sustituto que hoy reclama, que le fue revocado no para que se comportara
bien, sino, siguiendo los pasos de la jurisprudencia transcrita, “…porque no
lo hizo, en cuanto ello constituye infracción a las condiciones a las cuales
quedó sujeta su liberación, que por ello puede llamarse condicional o
provisional, por oposición a definitiva”.

Al respecto, fue enfática la la Sala de Casación de la Corte Suprema de


Justicia en determinar que “…las circunstancias que rodearon los hechos
puestos en conocimiento por el Ministerio Público, y demostrado el ardid en el
que incurrió Hugo Heliodoro Aguilar Naranjo para engañar a la Oficina
Asesora Jurídica de la Unidad para la Atención Integral y Reparación a
Víctimas, constituye la prueba de un mal comportamiento social, en el ámbito
de la relación de Aguilar Naranjo para con la administración, esta judicatura
y la misma sociedad, el cual no es intrascendente…”

Entonces, para el entendimiento de este despacho, no se compadece con las


finalidades del tratamiento penitenciario el hecho de insistir en una figura
que precisamente perdió por su mal comportamiento, como si pudiera
dejarse de lado la actitud de quien quebrantó la confianza de la judicatura
al momento de otorgarle la libertad condicional, y contrario a encausar su
vida, decide ignorar los compromisos adquiridos.

De suerte que la obligación de aprestigiar2 la justicia, comúnmente ligada al


tema de los preacuerdos, no es ajena a la especialidad de Ejecución de
Penas y Medidas de Seguridad, pues ante la actitud desinteresada y
reunuente de quien incumple los compromisos judiciales a los que afirmó

2
SU. 479/19, SP16933-2016(47732), entre otras.
AP5297-2019 “No se trata solo de un efecto intimidatorio –prevención general negativa-, sino contribuir
al fortalecimiento de la conciencia colectiva en relación con la vigencia del ordenamiento jurídico –
prevención general positiva-, pues no se debe permitir la burla al compromiso adquirido para gozar de un
subrogado penal, que generó la comisión presuntamente de una conducta delictiva. (CSJ SP 27 feb.
2013, rad. 33254).”
SIGCMA

ceñirse luego del tratamiento penitenciario intramural, la postura de la


judiciatura debe ser inflexibe.

Y es que en en el estudio de la libertad condicional, se le exige al Juez de


Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad realizar una prognosis del
comportarmiento del condenado, “…pronóstico que debe realizarse en cada
evento particular a partir de la información obtenida sobre las condiciones en
que el penado ha venido ejecutando la pena impuesta, debiendo armonizar
básicamente sus funciones, de tal manera que la definición del asunto
responda a la idea según la cual, al tiempo que se propende por la
resocialización del sentenciado, no se impida la estabilización del
ordenamiento jurídico, por la sensación de desprotección e incertidumbre que
una errada decisión generaría en la comunidad”3

Resulta adecuado entonces, atender que la competencia de los Jueces de


Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad reviste gran importancia de
cara a la materialización de las funciones de la pena, pues si la discusión en
esta sede versara únicamente en adelantar operaciones aritméticas, no sería
necesraio “sino tan sólo de un funcionario administrativo con capacidad para
hacer los cálculos matemáticos correspondientes. Este por supuesto, no ha
sido el propósito del ordenamiento al precisar la trascendental importancia
que atribuye a la prevención general, la prevención especial, la retribución
justa, la reinserción social y la protección al condenado, no sólo con
fundamento en el interés general sino en la gravedad de las conductas
delictuales que ameritan tratamiento jurídico, judicial y penitenciario, acorde
con el grado de afectación a la convivencia social, al orden social, o a la
vigencia del Estado y sus instituciones democráticas”4

En consecuencia, sin más elucubraciones y por las condiciones resaltadas


en este asunto, el Despacho negará la libertad condicional solicitada.

4.- OTRAS DETERMINACIONES

Teniendo en cuenta que con la documentación remitida por la reclusión se


advierte que el penado elevo solicitud de libertad condicional y permiso de
salida hasta por 72 horas, así como el permiso de salida de fin de semana
conforme la Directiva No. 010 de 2012, se dispone requerir al EJEPO para
que se pronuncie al respecto, pues aun cuando fue aportada documentación
de visita al domicilio, deben ser presentadas la propuestas del beneficio
administrativo invocado. Deberá además requerirse a la reclusión para el
envío de los certificados de cómputo y conducta que eventualmente obren a
favor del penado para el estudio correspondiente de redención de pena.

En mérito de los expuesto, EL JUZGADO DIECISIETE DE EJECUCION DE


PENAS Y MEDIDAS DE SEGURIDAD DE BOGOTÁ

RESUELVE

PRIMERO: NEGAR LA LIBERTAD CONDICIONAL, al sentenciado Coronel


® HUGO HELIODORO AGUILAR NARANJO, de acuerdo con lo expuesto en
la parte motiva del presente auto.

3
Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia en auto del 11 de febrero de 2003 Exp: 17392 M.P.
Arboleda Ripoll, Fernando E.
4
Idem.
SIGCMA

SEGUNDO: DAR cumplimiento al acápite de “OTRAS


DETERMINACIONES”.

TERCERO: REMÍTASE copia de esta determinación a la reclusión para que


obre en la hoja de vida del interno.

Contra esta providencia proceden los recursos de reposición y apelación.

NOTIFÍQUESE Y CÚMPLASE

EFRAÍN ZULUAGA BOTERO


JUEZ

Smah