Está en la página 1de 12

Soy Nuria La MAES y hace casi 22 años cambió

mi vida
¡¡¡¡¡¡Y QUE 20 AÑOS MÁS INTENSOS!!!!!! 13 como maestra del centro de
menores Es Fusteret, algo más de 5 como coordinadora de las unidades
docentes adscritas a la Fundación Socio educativa S' Estel, (organismo
encargado de la gestión de los tres centros de privación de libertad de las Islas
Baleares: Centro SE “Es Pinaret”, Centro SE “Es Fusteret” y Centro SE “Es
Mussol, los centros donde se encuentran ubicadas dichas unidades) e iniciando
el cuarto curso como directora IES Can Balo, un IES que no representa un
edificio donde hay adolescentes correteando por su aulas si no un IES que
representa la unión y dignificación de un equipo docente muy potente y
comprometido en la búsqueda de CAMINOS DE ÉXITO

Pero el camino hasta hoy ha sido largo e intenso, puesto que estamos hablando,
como os he avanzado, de dieciocho años de mi trayectoria profesional y sobre
todo de MI VIDA.

Cuando llegue a mi nuevo escenario de trabajo (aulas en centros de menores),


1999, la realidad formativa que existía en los centros de menores de nuestra
comunidad era el Colegio Público Pinaret, ubicado en las dependencias del
centro de menores Pinaret, el cual estaba desapareciendo y pasando por un
proceso de reconversión a unidad docente externa. La ley que se avecinaba de
forma inminente, Ley Penal Juvenil (Ley Orgánica 5/2000, de 12 de enero,
reguladora de la responsabilidad penal de los menores), no permitía vincular a
los menores infractores con un centro que revelara su situación judicial. La
reconversión de un CP (colegio público) dentro de un centro de reforma en una
unidad docente que dependería de los diferentes centros escolares de referencia
asignados a los alumnos supuso un avance muy significativo dentro de la
atención de alumnos con medidas judiciales e inadaptados social y
escolarmente.

En este momento yo estaba a punto de pasar el umbral de este nuevo mundo.


Yo era una maestra semi novata que había trabajado como maestra de apoyo 4
años y que tenía ganas de cambiar el mundo…uffffffff. Sentía que la escuela
necesitaba un cambio importante y estaba dispuesta a luchar por ello.

Al inicio del curso 99/00 es el momento en el cual, después de una decisión poco
pensada y poco evaluada, decido iniciarme en el mundo de los menores con
medidas judiciales. En aquel momento, el antiguo Centro de menores Sagrada
Familia, ubicado en Palma, se convertía en un proyecto para crear un espacio
socioeducativo al alcance de chicos y chicas en libertad vigilada y con un
absentismo crónico considerable; alumnado que había desaparecido de las
aulas de manera temprana y que consecuentemente había empezado a tener
problemas serios legales y personales y que se iniciaba dentro del circuito de
justicia juvenil con una medida judicial de Centro de Día.

Esta situación, la necesidad de crear un espacio por dicha medida judicial y unas
cifras alarmantes de alumnas que iban desapareciendo de las aulas para
aparecer en los juzgados, fue analizada y valorada por representantes de las dos
D.G. implicadas. Fruto de estas valoraciones se empezó a hacer un trabajo
conjunto entre la D.G. de Menores de la Consejería de Bienestar Social y la D.G.
de Innovación y Ordenación Educativa de la Consejería de Educación, para
poder crear respuestas adecuadas a las necesidades detectadas. El primer paso
fue crear un marco teórico para el proyecto piloto que queríamos poner en
marcha. Un marco teórico (elaborado por mí misma en aquel momento) basado
en la integración y la normalización escolar, donde el objetivo principal era la
reinserción exitosa de aquellos chicos y chicas que habían salido del sistema
escolar de manera prematura. Gracias a una tarea conjunta tanto por parte de la
responsable del Programa como desde la D.G. de Innovación Educativa y DG
de Menores se empezaron a establecer contactos con diferentes centros
escolares (IES o centros concertados) para empezar a delinear un camino de
regreso de todos aquellos alumnos a quienes, de alguna manera, no se les había
dado respuesta desde el sistema educativo vigente en aquel momento. Me
pareció un reto muy atractivo y puse todo mi empeño en ello.
La experiencia fue muy interesante a la par de enriquecedora y conseguimos la
matriculación administrativa y real de 20 chicos y chicas a lo largo del curso
escolar. También iniciamos el proceso de reinserción en aquellos casos que su
edad estaba en la franja de escolaridad obligatoria. Y se dejó todo preparado
para que reiniciaran el nuevo curso desde el primer día de clase (bandas
horarias, coordinaciones pertinentes, acuerdo y pactos con los equipos de
orientación…). Había sido un buen curso, una gran experiencia y sentía que
había puesto un granito de arena en el proceso de visibilidad positiva de estos
chicos y chicas.

En mayo del 2000, con la aprobación de la citada Ley Penal Juvenil


(LOPRM 5/2.000), surgió la necesidad de la creación del Centro Socioeducativo
que acogiera la medida de internamiento en régimen semi abierto y abierto. En
aquel momento no había disponibilidad de centro y fue escogido Sagrada Familia
como espacio físico para desarrollar dichas medidas. En ese momento me
ofrecieron seguir en esta aventura y ser parte del nuevo proyecto.
Inauguración del centro octubre de 2.000 (nota prensa)

En octubre del 2000 fue inaugurado el Centro Socioeducativo “Es Fusteret. Este
hecho sucedió después de meses de obras y de organización del nuevo
espacio. Fui parte del diseño de este nuevo proyecto y pude vivir cada uno de
los pasos que fueron dando. En ese momento inauguramos nuestra unidad
docente, un aula escolar que partiría del modelo de trabajo implantado durante
el curso escolar pasado, es decir, una línea de intervención integradora,
normalizadora y basada en una reinserción escolar real y adecuada y con
garantías de éxito. Y a partir de la cual se tenía claro como motivar a los chicos
y chicas protagonistas de esta historia. En ese momento nos iniciamos en un
proceso donde aún no conocíamos las palabras como trabajo por proyectos o
tareas integradas, pero sí que empezaron a surgir dinámicas de aula
constructivas y sobre todo adaptadas a las necesidades de estos protagonistas,
grandes alumnos escondidos debajo del traje de menores infractores.

A partir de ese momento y fruto de un convenio entre las dos D.G. mencionadas
anteriormente, el CP Pinaret se reconvirtió en dos unidades docentes externas,
de similar línea organizativa a la del Centro Fusteret. Iniciamos nueva etapa con
toda la ilusión del mundo.

Inauguración del centro octubre de 2.000


Tanto el proyecto ideado para el Centro de Día Sagrada Familia como el
delineado para el Centro SE Fusteret fueron fruto de una reflexión continua,
basada en la práctica de cada día. El hecho de que pudiera continuar la misma
persona, yo misma, y que tuviera claro cuál era la línea: ATENCIÓN DE
CALIDAD, INSERCIÓN ESCOLAR Y ÉXITO ayudó a ir cohesionado
intervenciones dentro de un proceso de evolución hacia un camino normalizador
e inclusivo. En todo momento se intentó trabajar de manera conjunta con las
profesionales del Centro Pinaret, para establecer una misma línea de trabajo
coherente con las directrices marcadas desde ambas D.G. Era importante
trabajar a partir de los mismos principios y establecer una misma dinámica de
trabajo para asegurar un trabajo cohesionado y coherente, puesto que era un
mismo Proyecto con la única diferencia de estar ubicado en espacios físicos
diferentes. No siempre fue fácil y hubo momentos de ruptura, pero siempre
teniendo claro que la unificación tenía que ser real y nuestra meta.

Ya se tenía claro cuál era la línea que tenía que marcar la formación de los
alumnos/menores infractores, por lo cual el siguiente paso fue la firma del primer
convenio de colaboración entre la Consejería de Bienestar Social y la Consejería
de Educación para poder dar una respuesta formativa regulada y homologada al
grupo de menores infractores, usuarios de centros. Menores que a la
vez eran alumnos por edad, momento de maduración, derecho y necesidad
básica. Teníamos claro que una formación de calidad (y acreditada) era y es un
factor protector y, por lo tanto, reduce el riesgo de reincidencia delictiva, además
de favorecer una transición positiva a la vida adulta. Fruto de este convenio
fueron las unidades docentes externas adscritas en los centros de menores. En
aquel momento había dos unidades en el centro SE "Es Pinaret" y una unidad
en el centro SE "Es Fusteret".

Curso 2002-2003
Desde 2002 al 2012 pasa de manera veloz e intensa una década de grandes
cambios y crecimiento: CRECIMIENTO PERSONAL POR MI PARTE y
crecimiento de número de alumnos con medidas judiciales. Las cifras se iban
ampliando y, consecuentemente, la cantidad de alumnos, de unidades y de
diferentes modalidades formativas también, puesto que además de cambios
cuantitativos, los perfiles y las necesidades cada vez eran más diferentes y
variadas y consecuentemente nuestra meta de ofrecer una respuesta de calidad
a cada alumno/a se iba diversificando / y claro está complicando). Todo ello nos
obligó a seguir aprendiendo, a luchar por crear nuevas modalidades y en
definitiva a diversificar respuestas a todas las necesidades que se iban
detectando.
Un ejemplo que podemos destacar se dio en el año 2002 cuando se incluyen en
trabajo con los CEPA (centros de adultos donde se desarrolla secundaria para
adultos). Después de una experiencia piloto de preparar al alumnado para la
última convocatoria de graduado en EGB y tras el éxito conseguido, surge la idea
de acercar el nuevo graduado escolar en la ESPA a una bolsa de alumnos
mayores de 16 años que cada vez era más importante y que desde la estructura
de la ESO de los IES o CC no encontramos la fórmula más adaptada a sus
necesidades. Pensamos como abrir puertas de nuevo a alumnado que superaba
los 16 pero que seguía teniendo necesidad de una formación básica. Ideamos
como estos chicos y chicas mayores de 16 años (y que no encajaban en un
IES/CC en modalidad ESO) pudieran continuar su formación de manera
adaptada y pudieran finalmente titular en secundaria. Pudimos presentar un
proyecto que justificara la necesidad de la flexibilización en cuanto a edad y
maneras de enseñar, asumiendo que en ningún caso se harían adaptaciones
curriculares en cuanto al qué enseñar (puesto que no estaba permitido en esta
modalidad), pero sí una adaptación real y de calidad a las necesidades de
nuestro alumnado mediante el cómo y su secuenciación didáctica. Una vez
conseguido nuestra siguiente meta fue tener autonomía propia para poder
evaluar en ESPA y aunque fue un proceso largo y costoso, después de muchas
negativas el curso 2016/17 (12 años después) lo conseguimos esa autonomía
para evaluar y poder garantizar un proceso de evaluación continua y dotando así
a nuestros chicos y chicas las mismas oportunidades que el alumnado que va a
un centro de adultos. Otro avance en nuestro camino del cual nos sentimos muy
orgullos@s.

En el 2008 se crean el primer PCPI (Programas de cualificación profesional


inicial) interno a uno de los centros (Centre SE "Es Pinaret") y dos externos (en
dos cursos diferentes), para ir diversificando las respuestas formativas y
adaptándose a los perfiles de alumnos y necesidades que presentan. En esta
propuesta también pude participar de la elaboración del proyecto, aprendiendo
así nuevas modalidades de trabajo y nuevas maneras de entender la ESO y el
currículum. Paralelamente, también se empiezan a estructurar los talleres
ocupacionales y se comienza a abrir camino a los certificados de profesionalidad.

Fueron años intensos, de mucho trabajo, pero de gran satisfacción tanto


profesional como personal, ¡¡¡pero ...sólo acabábamos de empezar ...quedaba
mucho por hacer!!!
A finales del curso 2012 / 2013 ya se cuenta con un equipo docente de 10
profesionales ubicados en tres dispositivos diferentes y un nuevo centro de
Menores, Centro SE "Es Mussol", el cual no tiene profesorado para poder
atender a menores internos. Se hace evidente la necesidad de un paso más, un
paso muy importante que implicaba no solo ampliar con la creación de una nueva
unidad en el centro mencionado, sino que teníamos claro que hacía falta una
cohesión y unificación entre todos los docentes que creyeran y defendieran el
proyecto que hacía ya 13 años que tenía vida. Era imprescindible que esta
cohesión se generalizara no solo entre el equipo docente sino también entre
equipo educativo / técnico / directivo de centros y equipo de profesorado. Este
ambicioso proyecto requería la necesidad de una persona que coordinara todos
los dispositivos, así como el personal docente vinculado a las unidades docentes.
Tuve el honor y la responsabilidad de ser la persona elegida (supongo que ser
la más antigua me hacía tener muchas papeletas).
En aquel momento se crea de manera “informal” y sin regular la figura de
coordinadora educativa (figura que asumo yo como persona que lleva más años
dentro de las unidades docentes), y a partir del curso 2013/14 se trata de hacer
un giro importante hacia una atención real, inclusiva y de calidad a TODOS los
menores infractores internos al centro, independientemente de su edad,
situación judicial, familiar o personal.
Se diseñó un proyecto único para todas las unidades, el cual permitiera
diferentes itinerarios formativos para cada caso a partir de los diferentes
dispositivos, modalidades y recursos existentes; proyecto que se empezó a
hacer realidad el curso 2013-14 después de un proceso complejo de solicitudes
a los diferentes organismos o entidades implicadas. También se consigue una
cohesión entre profesionales de la Fundación SE S'Estel (equipo técnico,
educativo y de dirección) y el equipo de profesorado de las unidades docentes.
Supuso todo un reto para mí y dio pie a un proceso de cambio y crecimiento para
mí muy importante, dado que salía de mi burbuja en Fusteret, donde había vivido
profesionalmente los últimos 13 años de mi vida, para iniciarme en una nueva
aventura. Ha sido y es un camino muy intenso y complicado, a la vez que
enriquecedor y de crecimiento personal.

Al final del curso 16/17 pudimos dar un NUEVO AVANCE: IES CAN BALO.
Conseguimos poder ser reconocidos como equipo docente estructurado y con
derecho a cualquier opción que pudiera ofrecer la Consejería de Educación o las
diferentes entidades sociales que colaboraban con los centros escolares de
nuestra comunidad. Para nosotr@s en realidad suponía la visibilidad y la
dignificación de un equipo docente dispuesto a luchar día a día, sin miedo y sin
descanso, por dar oportunidades de éxito a los chicos y chicas que pasan por
los centros donde trabajamos, centro con un etiquetado muy negativo pero
donde en realidad hay grandes equipo de profesionales que hacen un trabajo
excelente. En realidad se inició una nueva carrera de numerosos obstáculos y
exigencias que a pesar de ello no nos desilusionó ni nos venció.
Nuestro último proyecto consolidado fue abrir un aula de ESPA (educación para
adultos y alfabetización, desde este nuevo curso 20-21) en el Centro Terapéutico
Proyecto Hombre, en su sección, Proyecto Joven. Dando respuesta a las
necesidades formativas de chicos y chicas con medidas judiciales que además
presentan una necesidad de una intervención terapéutica intensa.

A día de hoy dirijo 20 GRANDES profesionales ubicados en 12 / 14 diferentes


unidades docentes o de formación, sitas entre cinco dispositivos
diferentes (Dispositivos con grandes profesionales con quien tengo el honor
de compartir proyectos cada día). Estas unidades que tratan de ser un espacio
de cariz formativo donde TODOS los menores con medidas de privación de
libertad, a la vez que alumnos (una media de 100 alumnos al día),
puedan encontrar respuesta adaptada a sus necesidades educativas
relacionadas con el mundo académico, con unas estrategias adecuadas, con
agrupamientos y secuencias de tiempo coherentes a la realidad de cada chico
y chica y sobre todo intentando garantizar el ÉXITO (concepto relativo que debe
adaptarse a cada uno de nuestros chicos y chicas). Dichas unidades desarrollan
todas las modalidades educativas posibles: alfabetización, ESO (en todas sus
versiones), ESPA, Bachiller, FPB, certificados de profesionalidad combinados
con ESPA, talleres ocupacionales combinados con ESPA, preparación a las
pruebas de acceso CFGM / CFGM, preparación por pruebas libres al Graduado
Escolar, etc.… Y por último nuestras unidades tienen un objetivo común: que
cada uno de estos menores infractores vuelvan a ser ALUMNO/AS DE
ÉXITO.
Para ello trabajamos duramente con el objetivo de empoderarlos y hacer que
crean de nuevo en unos mismos para su vuelta a la escuela con éxito. Una vuelta
que necesita de momentos de reajustes, de un acompañamiento emocional
importante y sobre todo de una mirada positiva y constructiva, sin miedo a
retrocesos o cambios…siempre tenemos un plan B… o Z
Procesos que trabajamos no solo con los profesionales de la red comunitaria o
de los mismos centros de menores si no también con sus familias como parte
esencial de este puzle. Dándoles la fortaleza y compañía que necesitan en un
momento de sus vidas complicado y sobre todo tejiendo redes de colaboración
para la búsqueda del éxito de nuestros chicos y chicas
Todo lo presentado hasta el momento es producto de casi 22 años de trabajo
donde han participado multitud de profesionales y donde se han implicado
diferentes organismos y entidades, desarrollando una tarea conjunta y
continuada con unos objetivos y unas metas claras. SIN TODOS ELLO/AS
ESTO NO HABRÍA SIDO POSIBLE ... y de cada uno de ellos y ellas aprendí
y me llevé lo mejor.
Han pasado muchos alumnos y alumnas en las diferentes unidades donde he
trabajado y creo que podría recordarlos a todo/as, porque todo/as dejaron algo
de ello/as en mí. Multitud de docentes y demás profesionales los cuales dejaron
que pudiera aprender de ellos y ellas. Y YO SOY QUIEN SOY GRACIAS A
TODOS ELLOS Y ELLAS

Claustro Junio 2017

Y ya queda poco por añadir...simplemente que no nos podemos quedar aquí, si


queremos continuar luchando por una educación de calidad para nuestro
alumnado. Tenemos que continuar avanzando y diversificando, reinventándonos
delante las dificultades que siempre son muchas pero que miramos como retos,
diseñando y creando, evaluando y evolucionando... porque no hay una meta
final sino un proceso que tiene que mejorar día a día.
Entender nuestra historia y conocer nuestro pasado ayudará a comprender el
nivel de exigencia que se hace necesario en el día a día.

Os dejo las sabias palabras de Galeano con las que me siento totalmente
identificada:

UTOPÍA. (Eduardo Galeano)

"Ella está en el horizonte.


Me acerco dos pasos,
ella se aleja dos pasos más.
Camino diez pasos
y el horizonte se corre
diez pasos más allá.
Por mucho que yo camine
nunca la voy a alcanzar.
¿Para qué sirve la utopía?
Sirve para eso:
para caminar. "

NUESTRO ALUMNADO LO MERECE Y LA SOCIEDAD DEL SIGLO XXI LO


NECESITA.
¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ADELANTE!!!!!!!!!!!!!!

También podría gustarte