Está en la página 1de 3
DECLARACION CONJUNTA DE LOS COMBATIENTES DE ERP, FAR Y MONTONEROS - SANTIAGO DE CHILE 25 DE AGOSTO DE 1972 Una vez més en la Argentina las Fuerzas Armadas han demostrado clara- mente su condicién de fuerzas de oenpacién sirvientes del imperialismo y sus aliados internos, su condicidn de contrarreyol ionarios, su condieién de explota- dores de nuestro pais, su condicién de salvajes asesinos y torturadores de los militantes populares, Hoy el asesinato consciente de 16 compaiieros prisioneros de guerra de nuestras organizaciones E.R.P.-F.A.R.-Montoneros, marca una nueva etapa en el camino de la guerra revolucionaria que ha iniciado nuestro pueblo. El desarrollo de toda guerra revolucignaria) que impulsan las masas, asume caracteristieas particulares de acuerdo a los lugares, experiencia politiea del pueblo, situacién del enemigo Y su accionar conereto contra Ins fuerzas revolucio- naxias; estos son algunos de los rasgos que caracterizan la guerra revolucionaria en los distintos pafses . La salvaje aceiéndel 22-8-72 en Trelew marea el comienzo de aceionar en la guerra a niveles superiores de enfrentamiento, las fuerzas arma- das han demostrado ya con sobradas ereces su verdadero papel de gendarme el imperialismo, “EL EJERCITO DEL PURBLO OPRIMIDO Ya sabemos ¢6mo reaecionan las fropas gorilas, los soldados de Lanusse, ya lo sabemos y en funeién de ello preparamos nuestro ejército del pueblo oprimido, ‘jé ‘No se equivoeé el general que respondié por el periodista herido por el miedo constante de sus tropas en Trelew, al decirles que es parte de su profesion, que en Vietnam son varios los corresponsales muertos y heridos, No se equivocd ese — militar al deciresto, el asesinato de nuestros compafieros nos muestra claramente las sangrientas garras del imperialismo en todos log procesos revolucionarios, su sed de sangre, su impunidad para accionar, su moral cuando trata de mantener su sistema de explotacién del hombre por el hombre; las garras del imperialismo Son Jas mismas en todo el mundo, en Vietnam como en Argentina, aunque snus taras o uniformes sean diferentes, por eso no se equivocs ese representante d partido militar. ts Bn la Argentina las garras del imperialismo estin disfrazadas, esendadas en nuestra propia bandera, en umformes con emblemas nacionales, en un ejército qne se lama argentino pero que de argentino no tiene nada, en un ejéreito que, ‘dice ser sanmartiniano, pero que de tal no tiene nada, Esto es un ejéreitto de oeupa- antes, el oto fue un ejéreito que El Fopo Blindadorviente de tas clases domi i representaba los intereses del pueblo, formado por ese mismo pucblo, Ellos ron de encerrar, de aprisionar las ban- eneargaron de destruirlo, ellos se enca deras de nuestra patria, en sus cuarteles de apresién donde se prep: ¥ torturadores de nuestro pueblo, en donde se concentra el respaldo y I: q jos. Ellos son la deshonra de nuestro puchlo, das en Cérdoba, Tucumén, en Comodoro, uzarlos porque hoy sus nombres, n los asesinos fuerz de las clases domimantes, de sus privil en Ins movilizaciones populares oct en Buenos Aires no pudieron aislarlos ni amo sus ideales es de miles de compaiieros que se suman a la lucha, que expresan su indignaciéu NUESTRO COMPROMISO COMBATIENTE No pudieron separarlos, no pudieron fr esa fuerza revolucionaria porque hoy son nuestro compromiso combatiente, en la construecién. del Ejéreito Popular, sin duda alguna su entrega, su sangre derramada es la expresi6n mas profunda de lx confluencia de las tuerzas revolucionarias hacia el Ejército Popular, como una de Ins necesidades més imperiosas del proceso revolucionario, Esto es lo que nos dejan los compaiieros, esto es lo que nos exigen los militantes revolucionarios caidos a lo largo de la lucha, esto es Jo que nuestro pueblo nos plantea como necesidad en sus Iuchas masivas, esto es lo que hoy en dia hace que debamos dar una respuesta consciente, consciente de nuestro objetivo, consciente de nuestra responsabilidad, conscientes como revolucionarios de nuestra subordinacién y en- trega total a la revolucién. Esto es lo que hoy los militantes revolucionarios cafdos. de muestra organizacién y lus movilizaciones del pueblo nos exige y a ello debemos responder como revolucionarios. Esta respuesta, sin duda, comprende un camino a yecorrer on la superacién de nuestras contradiciones politicas ¢ ideolégieas, comprende el encontrar Ja for- ma, el método més correcto para superarlas y resolverlas, comprende la profun- dizacién de nuestros acuerdos y objetivos que nos unen y que hoy nos permiten emprender este camino. UNA HERRAMIENTA COMPLETA zs En esa solucién correcta esta también, sin duda, el tomar plena coucieneed de ello; convirtiendo esa conciencia en una préctica revolucionaria conereta, en una herramienta coneréta para el logro de nuestros objetivos. Sabemos que esto ho es fécil ni inmediato, sabemos que nuestras diferencins en lo politics e ideo- légico son importantes, sabemos que es un camino arduo para recorrer, en el cual cometeremos errores, sin duda, pero también sabemos que nuestra subordinacion ala REVOLUCION, que hoy sélo puede lamarse socialismo nos une, que nuestra — insereién en las masas a las cuales eseuchamos y de las cuales aprendemos, en una Préctica combatiente con ellas, que es la mejor garantia para superar nnestras diferencias que nuestra prictica revolucionaria como organizaciones revoluciona-— _ Tas hace que emprendamos este camino con la solider y elementos neceacci Ja formacién de ese Ejército del Pueblo para el triunto de nuestra Revolu LA RESPUESTA ADECUADA * Sobre estas: bases debemow encontrar law formas y- reapuestag adecundas. 1 _ &s lo que nuestro enemigo mas teme en estos momentos porque es muy concies en be foncretos Jo demuestran, es por ello que a pesnr de lag matanzas, de la ¢iones, de las torturas, de la represién a las expresiones populares, de_ os estuerzos, siguen perdiendo terreno poco a poeo ante el avance dionario. En este marco se encuadra In entrega, la sangre gen 7 Por nuestros ecompaiieros en Trolewsy eat cacién vealizada a través de sus movilizaciones y luchas del pueblo ante este hecho. Este es el contexto historico que adquiere la matanza de Trelew en la Guerra Reyolncionaria en la Argentina, Esta es nuestra respuesta a los engafios y mentiras de las clases explotadoras manifestadas ahora en el G.A.N., ésta es nuestra respuesta a todos aquellos sec- ‘ores de la buroeracia polftica y sindical que se suman al engano, esta es la res- puesta de nuestro pueblo cansado ya de los engafios, de la mentira de la miseria y de la injusticia, ERP. - F.A.R. - MONTONEROS