Está en la página 1de 84

UNIVERSIDAD DE MATANZAS "CAMILO CIENFUEGOS“

TESIS PRESENTADA EN OPCIÓN AL TÍTULO


DE MASTER EN ADMINISTRACIÓN DE EMPRESAS

PROPUESTA DE SISTEMA DE VIGILANCIA


TECNOLÓGICA APROPIADO PARA LA
ESTACIÓN EXPERIMENTAL “INDIO HATUEY”

Autor: Lic. Luis Cepero Casas


Estación Experimental de Pastos y Forrajes "Indio Hatuey"

Tutores:
Dr.C. Ing. Jesús Suárez Hernández
Dr.C. Ing. Giraldo J. Martín Martín
Estación Experimental de Pastos y Forrajes "Indio Hatuey"

2010
 
1

 
Resumen

Teniendo en consideración que la EEPF-IH no dispone aún de un Sistema de Vigilancia


Tecnológica (SVT), estructurado, formalizado y sistémico, que posibilite captar, procesar
y socializar información científica y tecnológica, con un enfoque estratégico, para contribuir
a la toma de decisiones de los directivos, es que en esta Tesis de Maestría se propone un
Sistema con este propósito, así como un conjunto de acciones apropiadas para logar su
implantación en esta Organización. Para la concepción del SVT, como un sistema
organizado de observación y análisis del entorno que tiene implícito la transmisión de
información útil a los decidores para evitar una gestión exclusivamente reactiva, se parte
que el mismo no debe reducirse sólo a rastrear novedades y resultados tecnológicos, sino
que implica situarlas en su contexto, detectar su valor científico, comercial/ social y
prevenir las amenazas tecnológicas y competitivas que pueden provenir del entorno, así
como tener presente que el propósito principal del SVT es proporcionar buena
información, a la persona idónea en el momento adecuado. El SVT propuesto, en el
contexto específico de la EEPF-IH, está conformado por un conjunto de elementos clave,
actividades, procesos y acciones, que constituyen los principales aportes científicos de la
Tesis de Maestría. Finalmente, mediante la propuesta de aplicación del SVT, a partir de un
conjunto de acciones que se consideran factibles y pertinentes y la valoración de la utilidad
de este Sistema en esta institución científica, como objeto de estudio práctico, fue posible
comprobar empíricamente la hipótesis general de investigación, demostrando como
solución, su capacidad explicativa, consistencia lógica, factibilidad, flexibilidad y
pertinencia.

 
2

 
Índice

Introducción ...........................................................................................................................1
Capítulo I. Marco Teórico-Referencial de la investigación .....................................................6
1.1 Gestión de la información, herramienta clave para la toma de decisiones ...................6
La Inteligencia Organizacional .........................................................................................13
1.3 La inteligencia y vigilancia competitiva como "sistema de inteligencia" en el contexto
de la inteligencia organizacional.......................................................................................18
1.4 La Inteligencia Competitiva en Cuba ..........................................................................21
1.5 Vigilancia e Inteligencia Tecnológica..........................................................................23
1.6 La Vigilancia e Inteligencia Tecnológica a escala internacional .................................27
Capítulo II. Caracterización de la Estación Experimental “Indio Hatuey”, con énfasis en la
función de I+D+i ..................................................................................................................34
2.1 La evolución de la EEPF-IH .......................................................................................34
2.2 El nuevo enfoque de gestión de la ciencia y la innovación tecnológica .....................41
Capítulo III. Propuesta de Sistema de Vigilancia Tecnológica apropiado para la Estación
Experimental “Indio Hatuey” ................................................................................................49
3.1 Estrategia seguida para la comprobación de la hipótesis general de investigación ...49
3.2 Propuesta de un Sistema de Vigilancia Tecnológica apropiado para la Estación
Experimental “Indio Hatuey” .............................................................................................49
3.3. Comprobación de la pertinencia de SVT propuesto como herramienta para la
generación de información clave para la toma de decisiones estratégicas en la EEPF-IH
.........................................................................................................................................62
Conclusiones generales ......................................................................................................64
Recomendaciones ...............................................................................................................65
Referencias bibliográficas....................................................................................................66

 3

 
 

Introducción
En la actualidad todas las organizaciones, y más aún las que basan su desempeño en
la utilización intensiva y continua del conocimiento, la tecnología y la innovación, como los
centros de investigación y las universidades, necesitan estar actualizadas en los avances
de la ciencia y la innovación tecnológica (C&IT), muy necesarios para mantener un
desempeño exitoso, lograr eficiencia y eficacia, así como una competitividad sostenible en
 
el tiempo.

Para ello se utiliza una de las seis funciones básicas para la Gestión de la Tecnología y
la Innovación (GTI), propuestas por Morin (1985) y Morin & Seurat (1991): la relativa a la
Vigilancia Tecnológica, la cual es un área incipiente, aunque hay cierta experiencia
internacional, e incluso en Cuba (un ejemplo a destacar es la consultora BioMundi, muy
vinculada al Polo Científico del Oeste de La Habana (ver Orozco Silva, 1998/a/; 1998/b/;
2000; 2001; entre otros).

Conceptualmente, la Vigilancia Tecnológica, a criterios de la Asociación Española de


Normalización y Certificación (AENOR, 2006), es “el proceso organizado, selectivo y
sistemático, para captar información del exterior y de la propia organización sobre ciencia y
tecnología, seleccionarla, analizarla, difundirla y comunicarla, para convertirla en
conocimiento, con el fin de tomar decisiones con menor riesgo y poder anticiparse a los
cambios”, en coincidencia con Morin (1985); Morin & Seurat (1991); Martinet & Marti
(1995); Asthon & Klavans (1997); Escorsa Castells & Valls Pasola (1997); Palop & Vicente
(1999); Orozco Silva (2000); Escorsa Castells & Maspons Bosch (2001); Hidalgo Nuchera
et al. (2002); Tena Millán & Comai (2005); Vargas & Castellanos (2005); Tecnociencia
(2006/a/; 2006/b/; 2006/c/; 2006/d/); Belén Bermejo (2007); Arias Pérez-Ilzarbe (2008); y
Cuellar (2009).

La Vigilancia Tecnológica se enfoca hacia el comportamiento innovador, los productos,


los procesos y las tecnologías de los competidores, así como a seguir la evolución de las
nuevas tecnologías y su posible impacto sobre la empresa, explorar las diferentes fuentes
de información y desarrollar actividades de benchmarking tecnológico, constituyendo el
soporte del denominado Sistema de Inteligencia Tecnológica (ver Escorsa Castells & Valls
Pasola, 1998; Graef, 1999; Orozco Silva, 2000; Fernández Coira, 2003; Tecnociencia,
1

 
 

2006/b/), el cual es la organización, más o menos formalizada en la empresa, que posibilita


tanto el análisis de la información tecnológica captada en el entorno que puede tener una
implicación sobre su actividad y su estrategia, como su transformación en un producto
"inteligente" de aplicación en el ámbito estratégico (Rodríguez Salvador & Escorsa
Castells, 1998).

El benchmarking (destacan, entre los autores clave: Camp, 1989; Spendolini, 1992;
Boxwell, 1994; Voss, 1999; UNU-MERIT, 2008) constituye una modalidad de vigilancia que
permite conocer los procesos y rutinas que han conducido a ciertas empresas al éxito y al
liderazgo mundial. En los últimos años han surgido dos herramientas que facilitan esta
vigilancia: la Cienciometría y los Mapas Tecnológicos (por ejemplo, Escorsa Castells &
Valls Pasola, 1997; Rodríguez Salvador & Escorsa Castells, 1998; Escorsa Castells et al.,
1998), que son potenciadas por el desarrollo que está teniendo actualmente, a partir de los
trabajos pioneros de Nonaka (1991; 1994), la Gestión del Conocimiento (Senge, 1990;
Davenport & Pusack, 1998; Benavides Velasco & Quintana García, 2003)1 y el Capital
Intelectual (por ejemplo, Brooking, 1997; Edvinsson & Malone, 1997; 1999; Bueno
Campos, 2002; European Commission, 2007).

Por otra parte, en el sector científico agropecuario cubano predominan los procesos de
toma de decisiones relativos al diseño/actualización de estrategias de I+D, implícitas o
explícitas, que se basan fundamentalmente en la experiencia, la visión y la intuición de los
directivos, así como la insuficiente o inadecuada utilización de la información existente y
pertinente en el entorno científico y tecnológico para estos procesos decisorios; y en estos
problemas ejerce notable insuficiencia el insuficiente dominio de la Tecnologías de la
Información y las Comunicaciones, así como los principios conceptuales y herramientas de
la Gestión del Conocimiento, la GTI y la Vigilancia Tecnológica, a pesar de que Acevedo
Suárez (1995); Faloh Bejerano (1996); Suárez Hernández et al. (1998); Ponjuan Dante
(1999); Orozco Silva (2000); Cuesta Santos (2002); Suárez Hernández et al. (1999);
Suárez Hernández (2003); y Hernández Olivera (2010) consideran que dichos temas son
claves para el desarrollo de Cuba, pues en muchas ocasiones el considerable potencial
científico y tecnológico existente no se explota adecuadamente, ya que se necesita de
                                                            
1
Otros autores han tratado esta área de conocimiento, por ejemplo, Malhotra (1998) y Suárez Hernández &
Escorsa Castells (2001)
2

 
 

procesos y procedimientos estratégicos y gerenciales a todos los niveles que apoyen la


toma de decisiones en los procesos de Investigación, Desarrollo e Innovación Tecnológica
(I+D+i).

En el caso de la Estación Experimental de Pastos y Forrajes “Indio Hatuey” (EEPF-IH)


se monitorea el entorno de C&IT, pero sin una estructura formalizada y sistémica para la
Vigilancia Tecnológica, desaprovechando las potencialidades de esta herramienta de
gestión.

Lo anteriormente expuesto fundamenta la situación problemática que se enfrentó con


la investigación originaria que sustenta esta Tesis de Maestría. En este contexto, y aunque
se monitorea el entorno científico y tecnológico, en la EEPF-IH aún no se dispone de un
Sistema de Vigilancia Tecnológica, estructurado y sistémico, que posibilite captar, procesar
y socializar información científica y tecnológica, con un enfoque estratégico, para contribuir
a la toma de decisiones, lo que constituye un problema científico a resolver, y a cuya
solución contribuye la presente Tesis de Maestría.

El objetivo general de la investigación consistió en desarrollar un Sistema de


Vigilancia Tecnológica, estructurado y sistémico, apropiado para la EEPF-IH, que responda
a su estrategia organizacional y contribuya a la toma de decisiones.

Este objetivo general fue desglosado en los objetivos específicos siguientes:

1. Construir el marco teórico-referencial de la investigación, en el que se identifiquen,


se precisen y, en los casos que corresponda, se contextualicen los diferentes
enfoques sobre Inteligencia y Vigilancia, tanto Competitiva como Tecnológica, así
como otros temas afines.
2. Desarrollar un Sistema de Vigilancia Tecnológica, apropiado para la EEPF-IH, que
responda a su estrategia organizacional y contribuya a la toma de decisiones.
3. Proponer un conjunto de acciones que faciliten la implantación del Sistema de
Vigilancia Tecnológica en este centro de investigación.

En correspondencia con el problema científico planteado, y a partir de la revisión de la


literatura realizada, se planteó como hipótesis de investigación la siguiente:

 
 

Si se desarrolla un Sistema de Vigilancia Tecnológica, estructurado y sistémico,


apropiado para la EEPF-IH, que responda a su estrategia organizacional, y se
proponen acciones para su implantación, entonces se dotará a la Alta Dirección y a
los líderes científicos y de las OSBT(a)2 de información clave para la toma de
decisiones estratégicas.

El objeto de estudio teórico de la investigación se centró en el contenido de la


Vigilancia Tecnológica, pero apreciándola y contextualizándola, tanto en el marco del
modelo de desarrollo del socialismo cubano, que contribuya a la construcción de una
economía cubana basada en el conocimiento, como en los centros de investigación
agropecuaria cubanos. A su vez, como objeto de estudio práctico se seleccionó la
EEPF-IH, una Entidad de Ciencia e Innovación Tecnológica representativa de la educación
superior cubana, orientada al sector agropecuario, que fue objeto de un estudio de caso
para implantar el Sistema.

La novedad científica que aporta esta Tesis de Maestría radica el desarrollo de un


sistema de vigilancia tecnológica apropiado para la EEPF-IH, el cual posibilitará captar
información relevante y pertinente a su misión y estrategia de ciencia e innovación
tecnológica, para socializarla a la Alta Dirección y a los líderes científicos y directivos de las
OSBT(a) con el propósito de perfeccionar los procesos de toma de decisiones, permitiendo
integrar fragmentos de teorías en una perspectiva teórica, además del análisis de sus
posibilidades de adaptación y aplicación en la educación superior cubana y al sector
científico, en general, contribuyendo de este modo al “estado del conocimiento y de la
práctica” en este campo.

El valor metodológico de este resultado científico se asocia a la posibilidad de


convertir el Sistema de Vigilancia Tecnológica (SVT) en un instrumental que pueda ser
aplicado al desarrollo de recursos y capacidades tecnológicas en organizaciones que
basan su desempeño en un uso intensivo del conocimiento y la tecnología en la educación
superior cubana y en el sector científico, en general, así como en otros sectores, con las
lógicas adecuaciones.

                                                            
2
Acrónimo de Organización Socialista de Base Tecnológica para el Sector Agropecuario, una concepción
organizativa desarrollada en la EEPF-IH (ver Hernández Olivera, 2010: Tesis Doctoral)
4

 
 

El valor práctico se basa en la factibilidad y pertinencia del SVT desarrollado y del


conjunto de acciones propuestas para facilitar su implantación en este centro de
investigación, así como apreciar la perspectiva de continuar su aplicación, tanto en la
Organización objeto de estudio específico como en otras de la educación superior y de
otros sectores en Cuba. Asimismo, se contribuye al objetivo 4 del Programa GUCID del
MES, relativo a la documentación de experiencias de actividades de I+D+i de los grupos de
investigación, centros de estudio y ECIT en las universidades.

Para cumplir con el objetivo general y los específicos, se llevaron a cabo las etapas de
investigación siguientes:

1. Identificación y caracterización de la situación problemática, la fundamentación del


problema científico a resolver y el diseño general de la investigación.
2. Análisis de la literatura en el ámbito internacional (estado del conocimiento), así como el
estado de la temática en Cuba (estado de la práctica). Elaboración del marco teórico-
referencial y de la hipótesis general de la investigación.
3. Desarrollo de un Sistema de Vigilancia Tecnológica apropiado para la EEPF-IH.
4. Propuesta de un conjunto de acciones que faciliten la implantación del Sistema de
Vigilancia Tecnológica en este centro de investigación.

La Tesis se estructuró en una Introducción, donde se caracteriza la situación


problemática, se fundamenta el problema científico a resolver, se formula el sistema de
objetivos, se plantea la hipótesis general de investigación a comprobar y se presentan la
novedad científica y los valores de esta Tesis, asociados a los resultados obtenidos; un
Capítulo I, en que se fundamenta y resume el Marco Teórico-Referencial de la
investigación; un Capítulo II, que expone la caracterización de la EEPF-IH, con énfasis en
la función de I+D+i; un Capítulo III, que presenta el Sistema de Vigilancia Tecnológica
desarrollado para la solución del problema científico planteado y se comprueba la hipótesis
general de investigación, en los términos en que fue planteado; un cuerpo de Conclusiones
y Recomendaciones finales; la Bibliografía consultada; así como un grupo de Anexos como
complemento necesario de los resultados expuestos. 

 
 

Capítulo I. Marco Teórico-Referencial de la investigación


La revisión de la literatura y de otras fuentes de información mostrada en este Capítulo
de la Tesis de Maestría que resume el proceso de construcción del Marco Teórico-
Referencial de la investigación originaria, se organizó de forma tal que permitiera el análisis
del estado del conocimiento y de la práctica en la temática objeto de estudio, siguiendo el
hilo conductor que se muestra en la Figura 1; ello posibilitó sentar las bases teórico-
metodológicas y prácticas de la investigación, con el fin también de reconceptualizar y
contextualizar las principales definiciones, enfoques y tendencias en el área del
conocimiento tratada, de forma tal que posibilitara su aplicación creativa.
1.1 Gestión de la información, herramienta clave para la toma de decisiones

En la nueva Sociedad de la Información en la que vivimos, es evidente el valor de la


Gestión de la Información (en lo adelante, GI) para las empresas y organizaciones, un
factor de éxito. La GI se ocupa precisamente de la identificación, captura, recuperación,
presentación y transmisión de los datos, informaciones y conocimientos de la organización;
además, la información puede captarse, tanto desde el interior como del exterior de la
organización (Sánchez Carvajal & Vega Falcón, 2006). El objetivo es que el conocimiento
que reside en la organización pueda utilizarse por aquellos que lo necesiten, para actuar
de manera adecuada en cada momento.
Gestionar la información en una organización impone retos importantes, ya que dentro
de esta se generan constantemente importantes flujos de información y de conocimiento
que se manifiestan como un recurso intangible; ellos son especialmente valiosos para la
organización, porque son difíciles de imitar, resultan difíciles de adquirir, no se encuentran
en ningún mercado y crecen, con el paso del tiempo, mediante un proceso de acumulación
interna dentro de la propia organización. Por esto, pueden sustentar ventajas competitivas
de manera sostenible en el tiempo.
Paños (1999) clasifica esta información, según la naturaleza de los datos, en:
información interna para la toma de decisiones y para la comunicación y coordinación de
los individuos, así como de las actividades de la empresa.

 
 
  “ESTADO DEL CONOCIMIENTO” “ESTADO DE LA PRÁCTICA”
 
 
Gestión de información para la toma La Gestión de la Información en
 
  de decisiones Cuba
  ‰ Conceptos fundamentales
  ‰ Información y toma de decisiones
  ‰ La Gestión de la Información
 
  La Inteligencia Competitiva en
  Cuba
La Inteligencia Organizacional
  ‰ Principales experiencias
  ‰ Conceptos
‰ El papel de BIOMUNDI y el
  ‰ Antecedentes
  ‰ Modelos de IO Taller INTEMPRES
 
 
  La Inteligencia y Vigilancia
  Competitiva como sistema de IO
  ‰ Conceptos La Vigilancia Tecnológica en
  ‰ Antecedentes y situación actual Cuba. Experiencias
 
 
  Vigilancia e Inteligencia Tecnológica
 
  ‰ Conceptos y aspectos clave
‰ Países más destacados
 
 
 
 
 
 
  MARCO TEÓRICO-REFERENCIAL PARA LA INVESTIGACIÓN
 
 
 
Fuente: Elaboración propia

Figura 1. Hilo conductor del Marco Teórico-Referencial de la investigación.

 
Por otra parte, cualquier sistema de información, sobre todo en los centros de
investigación y universidades, antes de concebir su estructura y funcionamiento, debe
estudiar con detenimiento las necesidades de sus usuarios potenciales3, establecer sus
peculiaridades y capacidades, nivel de conocimiento, fines de la información, cómo y
cuándo la desea. Con ello, entonces pueden determinarse las prioridades, concebir la
forma de organización y representación de la información, diseñar servicios a la medida,
utilizar y distribuir mejor los recursos disponibles en beneficio de sus usuarios e incidir, de
manera más efectiva, en el cumplimiento de las metas y objetivos de la organización.
La diseminación de la información es también un aspecto importante, pues se debe ser
capaz de determinar los flujos de información en la organización, las salidas de cada
proceso, los usuarios de cada salida y los requerimientos informacionales de cada uno.
Con esta visión, puede organizarse la información, administrar el acceso al conocimiento y
posibilitar que cada usuario obtenga una perspectiva personalizada de la información en
función de sus necesidades reales, sus funciones y nivel en la toma de decisiones. De
esta manera, la organización podrá administrar mejor sus activos organizacionales y será
más eficiente al diseminar mejores prácticas e información, así como generará un
ambiente de trabajo cooperativo, informado e inteligente.
Fundamentos conceptuales sobre la Gestión de la Información 
Para comprender los principales conceptos sobre GI se debe partir de la pirámide de
información de las organizaciones (FCEE-ULPGC, 2002) (ver Figura 2). Los datos se
definen como figuras o signos, sin significado, que constituyen un conjunto de hechos no
estructurados, son la materia prima para producir información; mientras que la
información representa los datos transformados, de forma significativa, para las personas
que los reciben; entonces se puede deducir que la relación entre datos e información es
equivalente a la que existe entre materia prima y producto acabado.  
Otro elemento es el conocimiento, definido como la capacidad de procesamiento e
integración de la información, para comprender un objeto o fenómeno. El último elemento
de la pirámide es la inteligencia, entendida por los hechos y circunstancias que deben ser
conocidos con anterioridad al inicio de un curso de acción.
                                                            
3
  Incluso, se debe identificar, categorizar, agrupar y estudiar a la comunidad de usuarios con el objetivo de
ofrecer productos y servicios relevantes y pertinentes, para lograr una verdadera comunicación entre
suministradores de información y destinatarios 
8

 
 

De acuerdo con la naturaleza de la información, se pueden destacar dos aspectos que


merecen consideración especial, el contenido de la información y el vehículo. El
contenido es la materia prima para las decisiones, un “activo” de las organizaciones que
las ayuda a trabajar más inteligentemente y a obtener mayores beneficios. El vehículo, por
su parte, lo constituyen los medios y mecanismos a través de los cuales se mantiene, se
utiliza y se transmite la información. En este sentido, la tecnología como vehículo es útil
para mejorar el trabajo de la organización, pero no es un fin en sí misma.

s
ic a
Inteligencia
ég
Alta
at

Dirección
tr
Es

Cuadros Conocimiento
s

Medios
ic a
ct

Especialistas Información
s
iva

Datos
at

Operadores
er
Op

Fuente: FCEE-ULPGC (2002) http://www.fcee.ulpgc.es

Figura 2. Pirámide de Información de las organizaciones.

Los recursos de información se dividen en: fuentes, servicios, y sistemas. Las


Fuentes es de donde la organización se nutre de información; por su origen se clasifican
en internas y externas, aunque es una clasificación relativa que depende de las fronteras
definidas para el análisis. Los Servicios son actividades que tienen que ver con la
información como primer rubro de comercialización; mientras que los Sistemas son
procesos estructurados mediante los cuales se reciben datos (información) como entrada
y se genera información como salida (FCEE-ULPGC, 2002).
La información y la toma de decisiones
La información está estrechamente relacionada con las decisiones que se deben tomar:
al respecto, por lo que cada una de las fases del proceso de dirección supone la adopción
de un conjunto de decisiones para el desempeño de las misiones. En efecto, sin
información, por mucha experiencia que se atesore y grande que sea la intuición del
9

 
 

decisor, será muy difícil que se acierte con la opción más conveniente y, en consecuencia,
se alcancen los objetivos deseados. Por otra parte, sin la información por
retroalimentación que proporciona el control, difícilmente se podrán arbitrar las medidas
correctoras.
Según Forrester (1968), la decisión es un proceso de transformación de la información
en acción. Esta concepción de la decisión permite definir la información como input de la
decisión y advertir que sin información no puede haber una decisión inteligente; además,
el grado en el cual se acierta una decisión depende en gran medida de la calidad, cantidad
y oportunidad de la información disponible. Como la dirección es un proceso global de
toma de decisiones, resulta fácil deducir el carácter vital de la información para una
organización, lo que es válido para cualquier enfoque de dirección que se adopte.
Lo analizado hasta aquí lleva al concepto de valor de la información, por lo que la
información tiene valor sí: 1) Contribuye a reducir la incertidumbre; 2) Reduce la gama de
decisiones posibles; 3) Es susceptible de afectar efectivamente la decisión considerada; y
4) Contribuye a modificar sensiblemente las consecuencias de una decisión. Además, la
información tiene valor cuando responde a una necesidad real y cuando es adquirida,
procesada y difundida de forma sistemática.
La Gestión de la Información (GI)
La GI es la función que le permite a una organización lograr que la información
necesaria esté en el momento oportuno en poder de las personas que la necesiten, para
tomar decisiones o para ejecutar las acciones derivadas de tales decisiones (Cornella,
1994). El propio Cornella considera que la principal idea de la GI consiste en determinar
cuáles son los recursos de información que más convienen a una organización, y cuando
se trata de recurso, se requiere considerar, tanto los contenidos como los equipos y
métodos para explotar esa información.
Según este autor existen dos formas básicas para iniciar la GI. La primera, la más
simple, consiste en preguntar a las personas en una organización qué información quiere
o necesita; la segunda, consiste en empezar con un retrato de la organización
Respecto a la primera forma, Cornella (1994) plantea que la misma es “una muy mal
manera de comenzar..., porque las personas acostumbran a confundir lo que desean con
lo que necesitan, es decir, que piden información por exceso y porque las personas
10

 
 

tienden a pedir la información que sus conocimientos actuales le dicen que existen; en
este sentido, se autolimitan a aquello que su actual estado de conocimiento le dice que
pueden pedir. Los dos problemas no son contradictorios. En el primero piden por exceso lo
que conocen que existe, y en el segundo no piden más que lo que saben que existe”.
Por ello, la segunda forma le parece más recomendable y se basa en tres
componentes principales, con los que se inicia la metodología propuesta por este autor:
9 Cuáles son los objetivos de la organización, y más concretamente, cuáles son los
objetivos prioritarios
9 Cuál es la estructura de la organización, tanto la formal (el organigrama), como la
informal (quién tiene verdadera influencia en los procesos y sistemas)
9 Cuál es la cultura de la organización (cómo se hacen las cosas). Una vez obtenido
este retrato, la segunda fase consiste en la “auditoría de recursos” (Cornella, 1994),
para ello debe:
ƒ Elaborarse un mapa de recursos de información, en términos de contenidos
(documentos, registros informáticos y personas) y de continentes (qué equipos se
usan, ya sean computadoras u otras máquinas informacionales).
ƒ Determinar cómo la organización estructura y distribuye la información, y
finalmente, cómo se procesa en cada unidad de la organización.
ƒ Por último, determinar los costos de contenidos y continentes, algo muy difícil en la
mayoría de las organizaciones.
Una vez hecho el retrato y la auditoría de recursos, se trata de hacer un balance de
información, que también está formado por tres partes:
9 La comparación entre los recursos de información de que se dispone, con los que
deberían tenerse para cumplir los objetivos prioritarios (información crítica).
9 El análisis de hasta qué punto la estructura y la cultura organizativa favorecen o impiden
que los recursos de información existentes sirvan para cumplir los objetivos.
9 La comparación de los costos de los recursos de información con el valor percibido.
También Horton (1979) propuso una metodología general para implementar la gestión
de los recursos de información en cualquier organización, que consta de los siguientes
pasos: Inventario de los recursos de información (auditoría), Costo, Valoración y precio,
Análisis y Síntesis. De ellos, los pasos más importantes en una primera aproximación a la
11

 
 

GI son: inventario, análisis y síntesis; el costo y la valoración cobrarán más importancia


en la medida que se avance en el establecimiento de la gestión de la información.
Para llevar a cabo el inventario, Horton define cinco roles: usuarios, suplidores/
proveedores, manipuladores, administradores y consultores de información; se deben
identificar los elementos que cumplen estos roles (dentro y fuera de la organización) y
caracterizarlos; mientras que los recursos de información se subdividen en fuentes,
servicios y sistemas, conceptos tratados con anterioridad. El inventario de los recursos de
información es el punto de partida en la determinación del estado de la organización en
cuanto a información se refiere; con el mismo se pueden detectar problemas (análisis) y
proponer acciones concretas para la gestión de la información (síntesis).
La esencia de la etapa de análisis es la determinación de la información (o sus flujos)
duplicada y la determinación de lagunas de información — los puntos de decisión cuyas
necesidades de información no están satisfechas. El objetivo final de la etapa de análisis
es la definición de los requerimientos de información de la organización.
En el paso de síntesis, se debe proveer un mecanismo de control para velar por la
satisfacción adecuada de esos requerimientos.
Las principales actividades que conciernen a la etapa de síntesis son: formulación de
políticas de GI (en algunos casos, insuficientes a corto plazo); elaboración de planes y
establecimiento de controles. Englobando estas actividades se encuentra el sistema de
información (SI), el cual según Cornella (1994) es un sistema integrado usuario-máquina,
para suministrar información y apoyar la gestión, el análisis y las funciones de toma de
decisiones en una organización; para ello el sistema utiliza: equipos y software,
procedimientos y manuales, modelos para el análisis, la planificación, el control y la toma
de decisiones, y una base de datos; también son tratados por Cash et al. (1988); Andreu
et al. (1998); Arjonilla Domínguez & Medina Garrido (2000); y Giner (2004).
Por su parte, según Sánchez Carvajal & Vega Falcón (2006), el SI es un complejo
entramado de máquinas, personas y políticas, entre otros, sujetos todos a unas relaciones
de dependencia, dirigido a recoger, procesar, almacenar y distribuir información, de
manera que pueda ser utilizada por las personas en la organización, de modo que
desempeñen sus actividades de modo eficaz y eficiente. Asimismo, estos autores
recomiendan centrar la atención en el sistema de información formal, es decir, la parte del
12

 
 

sistema de información que toda la organización conoce y sabe cómo utilizar; lo cual no
quiere decir que no se consideran importantes los sistemas de información informales.
Para que un sistema de información funcione satisfactoriamente y pueda
perfeccionarse gradualmente en una organización, debe reunir, entre otras, las siguientes
características (Sánchez Carvajal & Vega Falcón, 2006):
9 Flexibilidad, para poder adaptarse a las necesidades cambiantes de información que
tiene la organización a través del tiempo.
9 Modular, es decir, que permita su realización en módulos o partes.
9 Mecanizable en su mayor parte, aunque no tiene por qué serlo en su totalidad.
9 Integrado, es decir, que aquellas partes que se vayan logrando sean subsistemas del
sistema total.
9 Jerarquizado, existiendo diversos niveles de recepción de la información.
9 Compatibilidad entre la información que generen los agentes involucrados en el
proyecto.
La Inteligencia Organizacional
Desde el punto de vista psicológico, el término inteligencia — capacidad de adquirir
conocimiento o entendimiento y de utilizarlo en situaciones novedosas — se emplea desde
finales del siglo XIX. En el ámbito gerencial, debe su origen a las actividades militares en
las que se requiere una considerable "inteligencia" para acceder a las fuentes, obtener
información sobre el enemigo y entregarla a los mandos que deben tomar las decisiones
— los miembros de la "inteligencia" no toman las decisiones por sí mismos.
El término, aparecido en la literatura norteamericana a finales de los años '40 del siglo
XX, se introdujo en el lenguaje académico de otros países a partir del quinquenio 1975-
1980 (Philip & Davies, 2002). Richelson (1989) define la inteligencia como un "producto
resultante de la colección, evaluación, análisis, integración e interpretación de la
información disponible sobre uno o más aspectos de naciones extranjeras o de áreas de
operación que son significativas para la planificación"4.

                                                            
4
 También tratado por Lonnqvist & Pirttimaki (2006) y Pirttimaki & Karjaluoto (2006)
13

 
 

Antecedentes de los conceptos y métodos para el desarrollo de la inteligencia


organizacional
Por una parte, el nuevo paradigma de la organización que aprende — learning
organization (Cuesta Santos, 2004) sustituye la idea de la adquisición del conocimiento
por parte de los directivos y profesionales de la empresa, por el aprendizaje de la
organización; ello plantea, por tanto, las exigencias de aprender con la experiencia y de
conservar el conocimiento, requisitos imprescindibles para el éxito en las condiciones de
competitividad prevalecientes (Espín, 2001).
Más concretamente, Páez Urdaneta (1992), un autor de gran prestigio en el campo de
la información en el ámbito latinoamericano y mundial, declara que: "La idea consiste en
socializar el aprendizaje tecnológico… en aprender a modelar e implementar respuestas
tecnológicas propias y estrategias adecuadas para la asimilación de tecnologías ajenas,
para re-exportar tecnologías exógenas trasformadas o mejoradas, para abrir nuevos
nichos o competir por los existentes con nuevas tecnologías sustitutivas... La tarea de
reeducar a un país en la dirección del desarrollo tecnológico requiere... de una integración
de un sistema inteligente para la generación, flujo y posicionamiento de la información
social, científica y tecnológica... y de un mensaje social renovado que plantee el reto
tecnológico a la luz de una nueva proyección cultural de la noción de progreso".
Para Páez Urdaneta (1992), coexisten los conceptos de “inteligencia organizacional”,
como actividad más integral, con el de "sistema inteligente para la generación, flujo y
posicionamiento de la información" — para este autor, equivalente a los sistemas de
vigilancia tecnológica, inteligencia competitiva o inteligencia empresarial —, el cual se
concibe como algo que se "requiere" para el desarrollo tecnológico.
Por otro lado, está logrando un vertiginoso desarrollo la Gestión del Conocimiento5, la
que se ha definido por Rodríguez Rovira (1999) como "una nueva cultura empresarial, una
nueva manera de gestionar las organizaciones, que sitúa los recursos humanos como el
principal activo y sustenta su poder de competitividad en la capacidad de compartir la
información, las experiencias y los conocimientos individuales y colectivos…podría
resumirse en información más gestión de recursos humanos…hacer asequible, de manera

                                                            
55
 Tema muy defendido actualmente en Cuba por Quevedo Rodríguez (2009) 
14

 
 

sistemática y organizada, al conjunto de la organización, la información corporativa y los


conocimientos y opiniones de los trabajadores".
Al respecto, Más Basnuevo (2005) considera que existe actualmente un consenso con
respecto a la importancia de las personas dentro de las organizaciones, su conocimiento
disponible, habilidades, capacidades y sentimientos, sin que con esto se pretenda
"psicologizar" las organizaciones, es decir, que el conocimiento y la inteligencia, tanto de
las personas como de las organizaciones, debe también basarse en la información sobre
la situación socioeconómica, política, jurídica, científico-tecnológica, de mercado, etc.
Ello constituye un basamento importante para la gestión del conocimiento y el
desarrollo de la Inteligencia Organizacional (IO). Para el tratamiento de la IO no basta
con la aplicación de técnicas gerenciales modernas ni de TICs; lo más importante está en
la cultura organizacional, que abarca los procesos de gestión y la estructura, y que ve su
máxima expresión en la capacidad para generar un clima de confianza, que favorezca el
intercambio. Por tal motivo, el cambio debe comenzar por los aspectos de la dirección, el
cual debe conocer también los valores morales, sociales e intelectuales existentes dentro
de la organización que dirige, para usarlos, protegerlos e incrementarlos.
La dimensión organizacional de la inteligencia
Núñez Paula (2002) realiza un análisis exhaustivo de la sinonimia y polisemia
contemporáneas relativas a la IO, basado en los estudios realizados por Orozco Silva
(1998/a/; 1998/b/; 2000; 2001), con el que el autor coincide y, por lo tanto, considera válida
la propuesta de Más Basnuevo (2005) dirigida a enfatizar algunos de sus aspectos:
1. En la extrapolación del concepto de inteligencia a las organizaciones, existe una cierta
tendencia a no diferenciar la inteligencia como cualidad o capacidad de la organización,
de su correspondiente actividad de gestión.
2. No debe confundirse el concepto amplio de IO, con subsistemas de procesos más
específicos —sistemas de inteligencia competitiva, de vigilancia, etc. —, que
contribuyen a mantener la vigilancia sobre diversos aspectos del entorno de la
organización.
3. Las acciones que comprenden los sistemas de inteligencia como subsistemas,
garantizan información a sus usuarios o clientes potenciales, pero no la formación del
conocimiento o inteligencia individuales, grupales u organizacionales.
15

 
 

4. En el contexto del alcance de esta contribución es más apropiado hablar de IO, por la
amplitud de esta expresión, "…la que tal vez logre convertirse en una denominación
única aceptable por todos".
5. La formación del conocimiento e inteligencia individuales, grupales u organizacionales
depende más de la forma de comunicación interactiva, en equipo, en forma de
actividades creativas o solución de problemas, que de la información.
Por su parte, Choo (1998) define la IO como "la propiedad —capacidad— que emerge
de la red de procesos del uso de información por medio de la cual la organización
construye significados compartidos sobre sus acciones e identidad; descubre, comparte y
aplica nuevo conocimiento, e inicia patrones de acción mediante la búsqueda, evaluación
y selección de opciones".
Referente a los modelos de IO existentes, a continuación se muestra una síntesis de
los consultados por Más Basnuevo (2005), con su caracterización en cuanto a las etapas y
funciones que los componen, así como el aspecto de la IO sobre el cual realizan su mayor
énfasis (ver Cuadro 1). Otros modelos consultados han sido brindados por March & Olsen
(1976) y Meyer (1982) (citados por Choo, 1998), los cuales han enfatizado en el
aprendizaje y adaptación de la organización a su entorno.
Se observa que las diferentes funciones que componen cada modelo pueden
agruparse, de manera general, en planificación, organización, gestión, control y
evaluación. Más Basnuevo (2005) considera que un recorrido por estos modelos muestra
que el proceso de IO no puede ser espontáneo, sino dirigido; que son muy importantes las
etapas de análisis, evaluación del uso, interiorización del conocimiento generado —como
incremento en el valor del capital humano y organizacional—, el almacenamiento y la
protección de la información —para conservar e incrementar el patrimonio
organizacional—, así como la valoración de la dimensión económica dentro del proceso.
Como se aprecia en el cuadro, varios autores, como Jakobiak (1991), Rodríguez
Salvador & Escorsa Castell (1997), y Solleiro & Castañón (1998), hacen mención a la
inteligencia, tanto competitiva como tecnológica, que se tratan en próximos epígrafes.
Asimismo, en los últimos años ha surgido una derivación más específica de la IO, que
abarca la Inteligencia de Mercadotecnia (ver Decker et al., 2005; Wright & Calof, 2006;

16

 
 

Fleisher, 2008; Dishman & Calof, 2008; Trim & Lee, 2008; Micheli & Simon, 2008; Fleisher
et al., 2008).

Cuadro 1. Modelos de inteligencia organizacional.


Modelo Etapas y funciones Énfasis
Lagerstam Dirección, recopilación, procesamiento y diseminación, y Proceso de inteligen-
(1990) uso. Funciones auxiliares: planeación y supervisión cia generalizado
Planificación, recogida de información, análisis, entrega Conocimiento del
Ashton y Stacey
de información y productos, aplicación y evaluación entorno estratégico en
(1995)
ciencia y tecnología
Búsqueda, captura, difusión, tratamiento, análisis y
Proceso de
validación, utilización. Funciones auxiliares: sistema de
Jakobiak (1991) inteligencia
control sobre cada una de las etapas del proceso,
tecnológica
evaluación del impacto económico
Fases interdependientes de planeación y dirección de
Rodríguez las actividades, obtención de la información a través de Inteligencia
Salvador & fuentes formales (publicadas) e informales (basadas en competitiva o
Escorsa Castell relaciones personales), procesamiento de la información, tecnológica
(1997) análisis e interpretación de la información y difusión de
los resultados
Colección, procesamiento, distribución y protección de Inteligencia
Clérc (1997) información económica

Orozco Silva Reunir, analizar y diseminar. ¿Distintivo? aparecen la Inteligencia


(1998/b/) capacidad y función para ejecutar esas etapas corporativa
Planificación de la información, obtención, tratamiento
Martinet & Marti para crear inteligencia (evaluación, tamizado, análisis e Inteligencia
(1995) interpretación, síntesis y difusión) e incorporación en la
toma de decisiones
Establecer los objetivos del sistema en función de las Sistema de
Solleiro &
necesidades del usuario; acopiar y seleccionar informa- inteligencia
Castañón
ción; analizar ésta; diseminar los resultados; almacenar y tecnológica
(1998)
proteger la información competitiva
Uso de la información (necesidades, búsqueda y uso),
modos de usar información (percepción, nuevo conoci- Inteligencia de la
Choo (1998) miento, acción); cultura organizacional (opiniones, valo- organización
res, preferencias, normas), teoría adoptada y teoría en
uso, ciclo de inteligencia, ciclo de manejo de información
Orozco Silva Reunir y analizar datos para obtener y difundir Inteligencia
(2001) información empresarial
Fuente: Elaboración propia, a partir de Más Basnuevo (2005)

17

 
 

1.2 La inteligencia y vigilancia competitiva como "sistema de inteligencia" en el


contexto de la inteligencia organizacional
Cronin & Davenport (1994) introdujeron el término "inteligencia competitiva" (IC),
cuando abordaron la inteligencia social; también se empleó por Choo & Auster (1993), con
el reconocimiento del entorno, y por Bergeron (1996), en relación con la gerencia de
recursos de información. El concepto de IC es multifacético y difuso; Gilad & Gilad (1988)
la presentan como proceso, función, producto o una mezcla de los tres. Otras definiciones
ha recibido de Bergeron (1996); Salmon & de Linares (1999); Moon (2000); Escorsa
Castells & Maspons Bosch (2001); Tena Millán & Cornai (2005); Tecnociencia (2006/a/;
2006/d/); Ortiz Montenegro (2006); Brouard (2006); Liu & Wang (2008); y Andriole (2009)6.
En los últimos años, el estudio de la IC ha alcanzado un notable desarrollo, ejemplo son
los trabajos de Hodges (2005); Patton & McKenna (2005); Competitive Intelligence
Foundation (2006); Juhari & Stephens (2006); Market Wire (2007); Antia & Hesford (2007);
Blenkhom & Fleisher (2007); Qiu (2008); y Tanev & Bailetti (2008); mención a destacar son
las investigaciones de Knip et al. (2006) y Fleisher et al. (2007), quienes realizaron un
estudio cronológico de las publicaciones sobre IC desde sus inicios hasta 2006.
Prescott (1995), por su parte, identifica cuatro fases en la evolución de la IC: 1)
recolección de datos sobre la competencia —antes de 1980; 2) industria y análisis del
competidor —1980-1987; 3) inteligencia competitiva —desde 1988 hasta nuestros días; y
4) la inteligencia competitiva como capacidad esencial —futuro. Al respecto, el trabajo de
Michael Porter (1980; 1985; 1990) relacionado con la dirección estratégica, en la década
del '80, se considera un catalizador de la IC en la teoría y la práctica.
El extenso uso del término IC puede estar condicionado por la intensa promoción que
realizó la Society of Competitive Intelligence, después de emplear el término de
inteligencia sobre los competidores (Barndt, 2000). Asimismo, a pesar de que la IC debe
sus raíces a estrategias militares, como señalan Prescott (1995) y Cronin (2000), utiliza
técnicas y visiones de muchas otras disciplinas, como la dirección, la economía, la
sociología, el comercio y la información, las más notables son el Modelo de las cinco
fuerzas de Porter (1985), el análisis de volumen, valor y crecimiento (Davis, 1999), el

                                                            
6
Otros autores con importantes aportes son Bernhardt (1994); Rouach (1996); Davenport (1997); Fuld
(1999; 2000); Gilad (2004); Hasanali et al. (2004)
18

 
 

análisis de hipótesis de la competencia (Sawka, 1999), la planificación de escenarios (Fink


& Schlake, 2000), la bibliometría (Watts et al., 1998), y el análisis de patentes (Kline,
2000), así como el análisis de las fortalezas y debilidades de una organización a la luz de
las oportunidades y amenazas en su ambiente (DAFO), el benchmarking, y el análisis del
ambiente sociológico, tecnológico, económico, ecológico y político.
Fuld (1995) y Martinet & Martí (1995) coinciden en que los actores clave en la IC son
tres: los especialistas de IC, los que toman decisiones y los miembros de la organización,
quienes juntos forman la red de inteligencia humana, la cual, debidamente concebida,
incluye también a miembros externos de la organización, porque en ellos se halla una
buena parte de la información y los conocimientos necesarios para la acción. La
comunicación de la organización con su entorno es esencial para su funcionamiento
interno adecuado y exitoso.
Debido a la importancia que tiene medir el impacto de cualquier función dentro de una
organización, y la IC no es una excepción, Marshall (1993) y Griffiths & King (1993)
desarrollaron modelos con este fin, pero aún son insuficientes las investigaciones en este
campo. Asimismo, estudios realizados por Lesca (1994); Sawka (1996) y Bergeron
(2000/a/; 2000/b/), dirigidos a la práctica de IC, indican que muy pocas veces se
implementa como una actividad formal.
Los programas de IC varían en cada país, debido a las diferentes realidades
económicas, el posicionamiento de la industria en el escenario internacional y las
particularidades culturales, según Más Basnuevo (2005). Es importante destacar que, si
bien la mayor práctica de la IC se ha realizado en el sector empresarial, también la han
aplicado centros de investigación y universidades (Bergeron, 2000/c/; Orozco Silva, 2000)
y ello demuestra la factibilidad de su establecimiento en cualquier organización.
Otras denominaciones de la inteligencia competitiva en las empresas
A partir de la IC —que responde al sentido de "inteligencia" de origen militar— han sido
varios los "apellidos" que se le han dado a la inteligencia, sin que se pueda hablar de un
consenso. Los términos anglosajones más empleados son, además del de IC, inteligencia
para los negocios (business intelligence), inteligencia sobre los competidores (competitor
intelligence) y monitoreo del medio (environmental scanning), a criterios de Más Basnuevo
(2005). El único esfuerzo dirigido hacia la regularización es la publicación de una norma
19

 
 

experimental por la Asociación Francesa de Normas (Association Francaise de


Normalisation, 1998), que definió la palabra "veille" (vigilancia) relacionada con la IC.
Clerc (1997), sin embargo, presentó el término de `inteligencia económica´; mientras
que la escuela española concibe como `inteligencia corporativa´, lo que significaría para
los anglosajones `inteligencia para los negocios´ (Orozco Silva, 1998a). Al respecto, Choo
(1998) mostró las dificultades para mantener los diferentes conceptos, debido a su
solapamiento, y propuso un mapa conceptual de estos, basado en el alcance de
recolección de información; así, de estrecho y a corto plazo y de ancho y a largo plazo,
ubica los términos de inteligencia del competidor, inteligencia competitiva, inteligencia para
los negocios, reconocimiento del entorno e inteligencia social.
Pollard (1999) concluye que la unión de los numerosos sectores —puede entenderse
aquí como objetos— de inteligencia: competidor, tecnología, productos y servicios, medio
ambiente, economía, legislación y regulación, adquisición, cliente, proveedor, mercado,
colaborador; entorno histórico y socio-político y el ambiente interno de la organización,
identificados como partes de la IC por Baumard (1991), Vedder & Vanececk (1998) y
Fahey (1999), crea la "inteligencia total".
En la IC se presta especial atención al sector tecnológico; así han surgido algunas
aproximaciones para definir las fases del proceso o metodologías de inteligencia
tecnológica, que parten de diferentes interpretaciones tales como: vigilancia estratégica
en ciencia y tecnología, inteligencia para la I+D, inteligencia técnica e inteligencia de
ciencia y tecnología (Más Basnuevo, 2005). Autores como Dou (1997), Ashton & Klavans
(1997), Solleiro & Castañón (1998), Lichenthaler (2004) y Tanev & Bailetti (2008),
abordaron la "inteligencia tecnológica competitiva", cuyos aspectos distintivos pueden
resumirse en:
9 El enfoque en el desarrollo científico-tecnológico
9 La identificación, análisis y búsqueda de recursos técnicos y científicos o innovaciones
de los competidores
9 La evaluación de desarrollos tecnológicos y perfeccionamientos
9 La identificación de colaboradores potenciales
9 La previsión de amenazas y oportunidades tecnológicas futuras

20

 
 

1.3 La Inteligencia Competitiva en Cuba


Las condiciones para la implementación de la IO en el país están creadas sobre la base
de la esencia del régimen social establecido, que hoy aboga por una cultura general
integral; que ha fomentado valores de solidaridad, humanismo y voluntad de hacer, así
como la necesidad de competir en el mercado internacional, para sobrevivir y
desarrollarse, bajo un brutal bloqueo económico y comercial, que también prohíbe la
socialización de los conocimientos generados en el país (Simeón Negrín, 2002).
Influida por la escuela española, el término IO se introdujo en Cuba como "inteligencia
corporativa", en 1993, mediante la oferta de servicios y capacitación por el entonces
BIOTEC, hoy Consultoría BIOMUNDI (Orozco Silva, 2000). Los estudios realizados se
reflejan escasamente en Ciencias de la Información, una revista cubana especializada; sin
embargo, están mejor representados en las memorias de los eventos, entre los que se
destaca el Taller de Inteligencia Empresarial y Gestión del Conocimiento en la Empresa
INTEMPRES, que organiza BIOMUNDI desde 1999. Sectores como el biotecnológico, el
médico-farmacéutico, el petrolífero y de las comunicaciones, se han beneficiado con la
implementación o la demanda de servicios de inteligencia, satisfechos por diferentes
firmas consultoras (por ejemplo, Orozco Silva, 1998b; Más Basnuevo et al., 2000; Sosa
Porteiro, 2002; García Orozco, 2003; Reyes León & González Roblejo, 2003).
Por su parte, Bolufé (2001), en el sector petrolífero, estableció un sistema de
inteligencia empresarial, muy vinculado con la gestión del conocimiento, para desarrollar el
intercambio entre especialistas, alertar sobre nuevas tendencias tecnológicas, evaluar
posibles alianzas estratégicas, determinar el posicionamiento de la empresa, prevenir
amenazas potenciales para la organización, buscar nuevas oportunidades producidas por
cambios en el entorno e identificar oportunidades de mercado y negocios, así como crear
la memoria corporativa de la empresa.
Para ello, se consultaron bases de datos especializadas, publicaciones seriadas,
Internet y patentes, y se emplearon como métodos de análisis los estudios de tendencias,
análisis de escenarios y estadísticos, consulta a expertos, mapas tecnológicos,
benchmarking y métodos bibliométricos y patentométricos. Ello favoreció la creación de
perfiles de empresas, alertas informativas, informes estadísticos y un servicio de
referencia en línea; sin embargo, se quedó en IC, sin llegar a IO, porque el producto final
21

 
 

es informativo y no un sistema de aprendizaje y de gestión del conocimiento que conduce


al desarrollo de la IO como capacidad de la organización (Más Basnuevo, 2005).
Entre los esfuerzos que se realizan en Cuba por elevar los niveles de informatización
asociados al suministro de información dirigido al sector empresarial, se ha estructurado y
puesto en marcha la creación de la Red de Información Industrial de Cuba, que muestra
su primer producto, el Portal de la Industria Cubana, con enlace al sitio Web dedicado a La
Nueva Empresa en Cuba. Esta red está integrada por los ministerios e instituciones
relacionadas con el sector industrial, financiero y bancario (Sosa Porteiro, 2002).
En el año 2003 comenzaron a aparecer trabajos relacionados con la aplicación de la IC
en organizaciones fuera del sector empresarial. Echavarría Kindelán (2003) aplicó la IC en
una organización de base científica y tecnológica, para determinar el nivel de visibilidad de
la organización por medio de sus productos y servicios y por su nivel de aceptación;
identificar y caracterizar a los competidores para las modalidades de servicios
seleccionadas; e identificar oportunidades y amenazas para el desarrollo en el futuro; con
ello, proporcionó la información necesaria para el establecimiento de estrategias; mientras
que Fernández Coira (2003) estableció un Sistema de Vigilancia Tecnológica para el
Centro de Investigación y Desarrollo del Transporte. Asimismo, se publicó sobre la
importancia de establecer indicadores de desempeño, para evaluar los aspectos que
contiene la inteligencia empresarial (Sené, 2003) y su uso para la evaluación de proyectos
de I+D+i (Sánchez Sánchez, 2003).
El grupo GEMINIS, de la Facultad de Ingeniería Industrial del ISPJAE, visualiza en la
inteligencia empresarial una institución que actúa integrada, en función de sus objetivos
estratégicos, y presupone el aprendizaje de la organización como un todo, lo cual exige
recopilar y organizar la información para utilizar el conocimiento de la empresa y, sobre
esa base, tomar decisiones racionales y creativas (Espín Andrare, 2001).
Como señala Orozco Silva (2000), la perspectiva de las organizaciones cubanas para la
utilización de la IC es positiva, real y segura, debido a las fortalezas que representan la
apertura económica, el Sistema de Ciencia e Innovación Tecnológica, la estrategia de
Informatización de la sociedad, el Perfeccionamiento Empresarial, la Política Nacional de
Información, el perfeccionamiento de las ECIT y las bases para el desarrollo de la gestión
del conocimiento en el país, sin obviar que existen debilidades relacionadas con
22

 
 

deficiencias en la cultura y la infraestructura informacional, dificultades financieras y falta


de estrategias acertadas en materia de propiedad industrial, fundamentalmente.
A ello se añade que en Cuba, la propia esencia de su régimen socioeconómico
garantiza las condiciones para la implementación de la IO, pero las experiencias
desarrolladas alcanzan fundamentalmente sólo a los procesos de gestión de información y
del conocimiento como saber almacenado, sin que se hayan encontrado ejemplos
dirigidos hacia la creación generalizada de capacidades (Más Basnuevo, 2005).
1.4 Vigilancia e Inteligencia Tecnológica
La gran cantidad de información científica y tecnológica disponible en el entorno hace
que la Vigilancia e Inteligencia Tecnológica sean parte fundamental en los procesos de
innovación de las empresas/organizaciones, sobre todo las de base tecnológica (Cuellar,
2009), además de que tienen un papel clave en sus estrategias de crecimiento
organizacional. Asimismo, es evidente que la posesión de un portafolio sólido de
tecnologías y productos propios abre diferentes vías de negociación o explotación frente a
terceros, mediante venta o transferencia de tecnología, licenciamiento, acercamiento a
potenciales inversores, captación de socios tecnológicos cautivos (que desarrollan
tecnologías complementarias o concurrentes), expansión de mercados, así como la
entrada en nuevos mercados.
Mientras que los departamentos de I+D+i dedican la mayor parte de su tiempo a
estimular de manera fehaciente el desarrollo de tecnologías y productos que sean
fácilmente transferibles a otras organizaciones, bajo las diversas modalidades existentes,
los centros de investigación, las organizaciones especializadas en patentes y consultoras
de tecnología realizan labores de investigación sobre la base de una vigilancia
constante, y el posterior análisis de esta, la cual posteriormente se traduce en
inteligencia tecnológica, y revela a su vez las posibilidades de crecimiento y
diversificación de una determinada tecnología.
De esta forma, el desarrollo de sistemas de vigilancia y modelos de información, junto a
la inteligencia tecnológica, permiten generar un ciclo de innovación de la Propiedad
Intelectual que acompaña a las empresas, desde la etapa de investigación básica, el
diseño de la estrategia de protección, la creación de la patente, la valoración del activo
intangible y su explotación. En este sentido, tanto la vigilancia como la inteligencia
23

 
 

tecnológica contribuyen a la inteligencia competitiva, ya tratada con anterioridad, por lo


que serán aspectos clave a tratar en esta investigación; asimismo, la vigilancia es un paso
previo y necesario para implementar la inteligencia tecnológica.  
La Vigilancia Tecnológica (VT) es definida por Jakobiak (1991), con un enfoque
estratégico a criterios del autor de esta Tesis de Maestría, como “... consiste en la
observación y el análisis del entorno científico, tecnológico y de los impactos
económicos presentes y futuros para identificar las amenazas y las oportunidades del
desarrollo”. Con este mismo enfoque otros autores han brindado sus definiciones (ver
Cuadro 2), aunque Rouach (1996) y Tecnociencia (2006/a/) brindan macropasos a
ejecutar, al igual que Jacobiak.

Cuadro 2. Otras definiciones de Vigilancia Tecnológica.


Autores Definiciones
Werner & “Es el medio de hacer emerger los elementos estratégicos para la empresa
Degoul (1994) de entre la masa de información disponible”
“... incluye los esfuerzos que la empresa dedica, los medios de que se dota y
las disposiciones que toma, con el objetivo de conocer todas las evoluciones
Lesca (1994)
y novedades que se producen en los dominios de las técnicas que le
conciernen actualmente o son susceptibles de afectarle en el futuro”
“... permite a la empresa determinar los sectores de donde vendrán las
Martinet &
mayores innovaciones, tanto para los procesos como para los productos que
Martí (1995)
tienen incidencia en la empresa”
“Es el arte de descubrir, recolectar, tratar, almacenar informaciones y
señales pertinentes, débiles y fuertes, que permitirán orientar el futuro y
Rouach (1996)
proteger el presente y el futuro de los ataques de la competencia. Transfiere
conocimientos del exterior al interior de la empresa”
“Es la forma organizada, selectiva y permanente de captar información del
Tecnociencia
exterior, analizarla y convertirla en conocimiento para poder anticiparse a
(2006/a/)
los cambios y procurar la toma de decisiones con menor riesgo”
Fuente: Elaboración propia

La importancia de la VT (Escorsa Castells & Valls Pasola, 1997) radica en el hecho de


que:
9 Es imposible, actualmente, que la empresa sea tecnológicamente autosuficiente.
9 Las empresas mejor gestionadas serán aquellas que puedan asimilar creativamente
las tecnologías exitosas, con independencia del lugar donde se hayan producido.
9 Se ha demostrado lo rentable de complementar el esfuerzo innovador de la empresa
con la vigilancia de los desarrollos tecnológicos existentes en su sector de desempeño.
24

 
 

9 Constituye una herramienta de gestión estratégica de la tecnología a nivel


internacional, con independencia de su tamaño y sector donde se desempeña la
empresa, que le permite anticiparse a las oportunidades, prevenir las amenazas y,
con ello, evitar una gestión exclusivamente reactiva del recurso tecnológico.
Asimismo, la incorporación y organización de la VT como función en la empresa
moderna posibilita:
9 CONOCER ⇒ Informarse: conocer y mantenerse actualizado del “estado del arte” en su
dominio empresarial.
9 ANTICIPAR ⇒ Detectar las oportunidades antes que sus competidores, y alertar sobre
cambios o amenazas procedentes del mismo sector de actividad o de sectores
diferentes al de la empresa.
9 REDUCIR RIESGOS ⇒ Detectar amenazas, evitar barreras no arancelarias en
mercados exteriores, y comprobar si la empresa está siendo vigilada.
9 PROGRESAR ⇒ Detectar los desfases y las oportunidades de inversión y
comercialización.
9 INNOVAR ⇒ Detectar ideas y nuevas soluciones, ayudar o decidir el programa de
nuevos productos y su estrategia, y contribuir a abandonar a tiempo un proyecto.
9 COOPERAR ⇒ Identificar socios adecuados para desarrollar proyectos conjuntos,
ahorrando costos e inversiones, y facilitar la incorporación de nuevos avances
tecnológicos a los propios productos, servicios y procesos
Por su parte la Inteligencia Tecnológica (IT), a criterios de Ashton & Klavans (1997),
“…es la búsqueda, detección, análisis y comunicación a los responsables de la toma de
decisiones de la organización, de aquellas informaciones sobre oportunidades,
amenazas, tendencias o desarrollos exteriores en el ámbito de la Ciencia y la Tecnología
que pueden afectar a la situación competitiva de la empresa”, por lo cual está dirigida a la
toma de decisiones tecnológicas y a la implementación de las respectivas acciones. Sus
objetivos, según Escorsa Castells & Valls Pasola (1997), son los siguientes:
9 Proporcionar conocimiento oportuno sobre actividades en el ámbito de la Ciencia y la
Tecnología, que pueden tener algún efecto importante en el corto, medio y largo plazo.
9 Identificar y evaluar nuevos productos o procesos tecnológicos.
9 Determinar nuevas oportunidades para acceder a los avances tecnológicos.
25

 
 

9 Seguir el desarrollo de tecnologías emergentes.


9 Seguir las actividades de organizaciones específicas, como competidores, proveedores,
etcétera.
9 Proporcionar datos de carácter técnico y servicios de información.
9 Contribuir a crear una cultura tecnológica en la organización.
Este tránsito desde la VT hasta la IC —dirigida a utilizar la información clave generada
por la primera para tomar decisiones asociadas a la competitividad de la organización—, y
que incluye la IT, se muestra en el Cuadro 3.

Cuadro 3. De la vigilancia tecnológica a la inteligencia competitiva.


Actividad Naturaleza Información Dimensión Objetivo
No Fuente de
Descubridora Continua
específica información

Observación Investigadora Específica Continua Acontecimientos


VIGILANCIA
Investigadora Específica A medida Acontecimientos
TECNOLÓGICA
Oportunidades/
Análisis Evaluadora Específica A medida
Amenazas
Criterios de
Difusión Selectiva Específica A medida
decisión
INTELIGENCIA Toma de
Utilización Específica A medida Acción
COMPETITIVA decisiones
Fuente: Escorsa Castells & Valls Pasola (1997)

Escorsa Castells & Valls Pasola (1997) brindan una cclasificación genérica de la VT, la
cual la diferencia en dos tipos:
9 VT pasiva (scanning):
Consiste en escrutar, de forma rutinaria, una amplia gama de fuentes de información,
con el objetivo de encontrar datos e indicadores de interés para la empresa.
9 VT activa (monitoring):
Consiste en buscar, de forma regular, información relevante sobre las áreas objetivo
de la empresa, a efectos de proporcionar conocimientos continuos de los desarrollos
tecnológicos en vigor y de las tendencias tecnológicas emergentes.

26

 
 

1.5 La Vigilancia e Inteligencia Tecnológica a escala internacional


A partir de los años '80 del siglo XX, la VT y la IT, se han desarrollando con mayor
auge, en numerosos ámbitos empresariales. En 1986 se constituyó en EE.UU. la
Sociedad Profesional de Inteligencia Competitiva (Society of Competitive Intelligence
Professionals), con actualmente más de 5 500 miembros, entre ellos especialistas de
buena parte de las empresas del "Fortune 500" y con delegaciones en Europa y Japón.
Las principales experiencias internacionales se concentranen Francia, Japón, EE.UU.,
España (principalmente, Cataluña), Holanda, Alemania y Suecia.

Francia
En la actualidad, probablemente Francia sea el país líder mundial en materia de VT,
tanto en el desarrollo de nuevos conceptos teóricos como en la elaboración de programas
informáticos para el tratamiento de la información. Destacan tres centros de excelencia: el
Centre de Sociologie de l´Innovation, de l´Ecole de Mines de Paris, el Centre de
Recherche Retrospective de Marseille, de la Universidad de Aix-Marseille III, y el Institut
de Recherche en Informatique de Toulouse, de la Universidad Paul Sabatier.
Además, el gobierno francés ha impulsado diferentes modos para fomentar la función
de inteligencia. En 1988, el Centre National de la Recherche Scientifique creó el Institut
de l´Information Scientifique et Technique  (INIST), con la misión de recoger y tratar los
resultados de la investigación científica mundial para hacerlos accesibles a la comunidad
investigadora. Entre sus múltiples actividades, el INIST produce las bases de datos
Pascal (tiene acceso a más de 3 000 000 de registros de ciencia, tecnología y medicina) y
Francis (economía y ciencias sociales), así como presta especial atención a las
actividades de VT (Tecnociencia, 2006/c/).
El Comissariat Général du Plan (llamado "el Plan", fundado en 1946 por el General De
Gaulle) ha encomendado, en la actualidad, a la Agence pour la diffusion de l´information
technologique (ADIT) el análisis de la evolución que experimentan ciertas áreas
tecnológicas (Informática Aplicada, Medio Ambiente, Tecnologías de la Información,
Optoelectrónica, Materiales Avanzados, Energía, Medicina y Farmacia, Industria
Alimentaria) y su difusión a las empresas; con la misión de definir los temas de VT en las
diferentes administraciones y evaluar sus efectos económicos (Tecnociencia, 2006/c/).

27

 
 

Por su parte, su Servicio de Ciencia y Tecnología lleva a cabo actividades de vigilancia


científica y tecnológica, en respuesta a una solicitud concreta de actores franceses o
como vigilancia de anticipación.
Japón
El caso japonés ha sido siempre uno de los paradigmas del concepto de VT; es un país
líder en este campo, ya que ha hecho de la información el motor principal de su
desarrollo; sobre el principio recogido, desde 1868, en su Constitución —"buscar el
conocimiento presente en el mundo entero a fin de fortalecer los fundamentos de un
poder imperial" (Rouach, 1996)—, se han ido construyendo las bases del sistema de
información. En Japón, la vigilancia y la asimilación de tecnologías desarrolladas por los
competidores extranjeros constituyen una de las fortalezas de la industria japonesa; su
actitud se caracteriza (Tecnociencia, 2006/a/), entre otros, por:
9 Un enfoque global y local del mercado internacional.
9 Penetración comercial adaptada al contexto económico y al modo de vida de cada
país.
9 Actitud prospectiva por parte de los directivos de los grupos industriales.
9 Estrategia a largo plazo de gestión de grandes flujos de información económica y
tecnológica.
El gobierno nipón, a finales de los años '50, creó dos organizaciones para fomentar la
adquisición tecnológica: el Japan Information Center of Science and Technology, principal
entidad gubernamental responsable de obtener y difundir información sobre tecnologías
extranjeras, mediante estudio de patentes y revistas técnicas, y el Japan External Trade
Organization, que estableció el célebre Ministry of International Trade and Industry (MITI),
para obtener y transmitir información comercial sobre empresas nacionales y extranjeras,
fomentar exportaciones, apoyar acuerdos de transferencia tecnológica e identificar los
mecanismos que emplean otras naciones para gestionar sus negocios y economía.
Por otro lado, este gobierno también ha promovido la realización de acciones de VT, IT
e IC en asociaciones industriales, firmas consultoras y grupos empresariales, donde se

28

 
 

debe resaltar su contribución a la formación y consolidación de dos importantes


estructuras empresariales privadas, como son los sogo shosha7 y los keiretsu8.
Estados Unidos 
Los EE.UU. han desarrollado muchos de los conceptos básicos que han hecho posible
la vigilancia moderna que conocemos en la actualidad. Existe una fuerte iniciativa por
parte de las propias empresas que, desde la mitad del siglo XX, ya disponen de unidades
internas que vigilan para cumplir los objetivos de cada negocio; además, la ayuda por
parte de los poderes públicos implica un mayor flujo de información hacia las empresas y
la apertura de información no confidencial del Gobierno.
Actualmente, existen dos asociaciones dedicadas a impulsar la vigilancia e inteligencia:
la Society of Competitive Intelligence Professionals (SCIP) y la Global Development
Business Association9. La SCIP es una organización no lucrativa que comenzó a actuar
en 1986, con un rápido auge a nivel internacional y actualmente tiene 8 000 miembros en
todo el mundo (Tecnociencia, 2006/a/); sus objetivos son establecer y promover este
tema como una profesión, favorecer el desarrollo profesional de sus miembros y organizar
cursos, encuentros internacionales y conferencias, así como publica cuatrimestralmente
Competitive Intelligence Review, la primera revista internacional dedicada a este tema.
España
La organización de la VT e IC resulta una asignatura pendiente para numerosas
empresas españolas, aunque algunas, especialmente de los sectores farmacéutico y
químico, realizan desde hace años actividades de este tipo; tal es así que en un estudio
multisectorial, coordinado en 1996 por la Fundación "Empresa i Ciencia" de la Universidad
Autónoma de Barcelona (Tecnociencia, 2006/d/), se confirmaba que en la empresa
menos activa en I+D+I dominan las formas burocráticas, centralizadas y jerarquizadas,
factores poco favorables para propiciar la práctica y el interés por la VT.
La situación de la vigilancia a nivel nacional ha ido pareja a la descrita para la empresa.
Una de las primeras propuestas realizadas en este ámbito que no prosperó, fue la
                                                            
7
  Compañías comerciales encargadas de la mercadotecnia y el comercio nacional e internacional de las
compañías de su grupo 
8
 Conglomerados de empresas e instituciones financieras, para lograr importantes economías de escala para
el desarrollo de sus operaciones, entre ellas las actividades científicas y tecnológicas y las relacionadas
con la obtención de información 
9
 Pertenece a la United State Agency for International Development (USAID) 
29

 
 

presentada por la Comisión Asesora de Investigación Científica y Técnica, a finales de los


años '50 del siglo XX, para introducir servicios de información técnica para empresas. En
los años '80, el Gobierno central priorizó la producción y distribución de información
electrónica, pero no como elemento dentro de una política de fortalecimiento de la
práctica de la vigilancia a nivel de país, ni dando una especial relevancia a los aspectos
tecnológicos. No es hasta la segunda mitad de la década de los '90 cuando se comienza
a percibir un incipiente aumento del interés por la VT, marcado por el proceso de
internacionalización y globalización empresarial.
En la actualidad, la mayoría de las empresas españolas no llevan a cabo VT de forma
sistemática. Postigo (citado por Tecnociencia, 2006/d/) observó en el 2000 que "tres
cuartas partes de las empresas supervisan el entorno competitivo de forma informal o
esporádica" y que "a pesar del creciente interés en el área, la Inteligencia Competitiva
entendida como una disciplina comercial no es popular en España", así como cuanto más
pequeña es la empresa más débil es el nivel de actividad de vigilancia, y que las
empresas más grandes tienden a contratar de manera externa estos servicios. Un estudio
llevado a cabo por Tena Millán & Comai (2005) revela que aproximadamente la mitad de
las multinacionales están usando programas coordinados para recuperar, clasificar,
analizar y distribuir información.
Debido a que la industria española está basada fundamentalmente en pequeñas y
medianas empresas (PYMES), ello ha dado lugar a un gran número de asociaciones
sectoriales que unen a empresas del mismo sector o industria y que proporcionan una
amplia gama de servicios de información. La Fundación ASCAMM constituye un ejemplo
de vigilancia con el objetivo de ayudar a las empresas industriales del sector de moldes y
plásticos, en particular a las PYMES, a mejorar su competitividad por la vía de la
innovación tecnológica y la transferencia del conocimiento; otro ejemplo es AIDIMA, una
asociación de I+D en la industria del mueble y afines que proporciona servicios de
información para sus más de 600 socios (Tecnociencia, 2006/d/).
También algunas Comunidades Autónomas españolas cuentan con servicios
gubernamentales de VT; un caso interesante es Zaintek, en el País Vasco, que ofrece
diversos servicios de información, como dosieres de prensa, subvenciones e informes

30

 
 

tecnológicos y sectoriales. El modelo que se sigue constituye una referencia para otros
proyectos similares a desarrollar en otras comunidades.
Merece una mención especial el papel desempeñado en este aspecto por las Oficinas
de Transferencia Tecnológica de las universidades (OTRIs), las cuales se encargan de
sistematizar y atender las demandas, tanto de universidades como de empresas y centros
tecnológicos. En las empresas se encargan de identificar las tecnologías de interés,
analizar a sus competidores y los desarrollos tecnológicos, e identificar temas de
cooperación con la universidad. Al respecto, la relación Universidad-Empresa se ha
considerado un marco de estudio e implementación de sistemas de información e
inteligencia, demostrando el interés creciente de la comunidad científica sobre este tema
(Tecnociencia, 2006/b/).
En lo que se refiere al área de la evaluación de las actividades científicas es de
obligada mención al equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC),
pionero en el uso de las técnicas bibliométricas que permiten detectar las relaciones entre
las distintas líneas de trabajo o centros técnicos y empresas entre sí; por otra parte,
diversas universidades y centros nacionales, como la Universidades Politécnica de
Valencia, Carlos III de Madrid y Pompeu Fabra, la Universitat Oberta de Catalunya, el
Instituto Superior de Marketing y el Instituto Catalán de Tecnología, imparten módulos
relativos a la VT y la IC. Recientemente, el Gobierno ha creado el Observatorio
Tecnológico, un espacio de colaboración para el profesorado basado en la observación
de la tecnología informática. También surgen más empresas consultoras en materia de
vigilancia, que se han percatado de la importancia que supone en la competencia y en la
productividad empresarial (Tecnociencia, 2006/a/).
Suecia
Es uno de los países pioneros en actividades de VT e IC, que tienen un fuerte apoyo
por parte gubernamental. Ya en el siglo XVIII, la revista escandinava "Den Göteborg
Spionen" suponía un referente importante en la introducción de los procesos de
fabricación de porcelana utilizados en el sur de Europa, por lo que esta publicación tenía
como objetivo, desde ese entonces, suministrar información sobre tecnologías
extranjeras.

31

 
 

Durante los '70, la comunidad bancaria dio un paso innovador en este campo con la
creación de la empresa Upplysnig Centralen, dedicada específicamente a la IC y que
ofrecía una amplia gama de servicios a los bancos suecos y a sus principales clientes,
desde consultas de bases de datos sobre información referente a las características
financieras de empresas o individuos, hasta servicios de obtención de información
avanzada y una red de 3 000 agentes de negocios distribuidos por todo el mundo.
A mediados de los años '70, los servicios de inteligencia estatales empezaron a poner
un énfasis especial en aspectos económicos y tecnológicos (Tecnociencia, 2006/a/). Un
aspecto clave para la capacitación en VT e IC en este país ha sido el interés mostrado
por los centros de estudio y universidades más relevantes del país, tales como la
Stockholm School of Economics o la Universidad de Lund.
Se estima que, al menos, 50 de las principales empresas suecas, como Ericsson,
Volvo o ABB, cuentan con unidades de inteligencia (Tecnociencia, 2006/a/); la mayoría
obtienen información de sus propias unidades y la complementan con los servicios de
consultoras, bancos internacionales o asociaciones industriales. Además, los programas
de inteligencia suecos gozan hoy de un significativo reconocimiento internacional.
Alemania
El concepto nacional de VT en Alemania se apoya en la existencia de un grupo al que
converge el conjunto de flujos de información. Este grupo está integrado por:
9 Bancos y grandes grupos industriales.
9 Los "Länder" –gobiernos de los estados—, que desempeñan un interesante papel en la
financiación de estudios de prospectivas comerciales.
9 El Senado, que participa en consultoras que evalúan mercados de Europa del Este.
9 Los sindicatos, activos en la defensa de intereses económicos en el extranjero.
9 Los centros técnicos y de investigación, que ponen a disposición de la empresa una
gran cantidad de información técnica altamente operativa.
Holanda
Holanda cuenta con un centro muy activo, el Centre for Science and Technology
Studies, de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Leiden, especializado
en el análisis cuantitativo avanzado del funcionamiento de la ciencia y la tecnología, y de

32

 
 

su estructura cognoscitiva y de organización. Otro centro activo es el Department of


Science and Technology Dynamics de la Universidad de Ámsterdam.
La vigilancia e inteligencia tecnológica en Cuba
La incipiente experiencia cubana tiene su origen en la labor de la consultora
BIOMUNDI, pionera en el país, y su Dirección de Inteligencia Corporativa, en lo que ha
influido notablemente la labor de su Director, el Dr.C. Eduardo Orozco; asimismo, en la
naciente escuela cubana de la VT y la IT también ha desempeñado un papel clave el
Taller de Inteligencia Empresarial y Gestión del Conocimiento en la Empresa —
INTEMPRES, organizado por BIOMUNDI y por el Instituto de Documentación e
Información Científica y Técnica (IDICT), con una frecuencia bianual, y cuya primera
edición se realizó en 1999.
En cuanto a las experiencias organizacionales relativas a la VT en Cuba, resaltan las
obtenidas en BIOMUNDI (Orozco Silva, 1998/a/: 1998/b/; 2000; 2001; Marin Llanes, 2000;
Carro Suárez, 2001; Orozco Silva & Piloto Farrucha, 2003), el Centro de Biotecnología de
Holguín (Más Basnuevo et al., 2000; Más Basnuevo, 2005), Cubapetróleo (Bolufé, 2001),
el IDICT, el ISPJAE (Espín Andrare, 2001), CUBAINDUSTRIA (Sosa Porteiro, 2002), el
Centro de Investigación y Desarrollo del Transporte (Fernández Coira, 2003), la Casa
Consultora DISAIC (Echavarría Kindelán, 2003; García Orozco, 2003), y la EEPF “Indio
Hatuey” (Suárez Hernández, 2003; Cepero Casas & Suárez Hernández, 2006; Hernández
Olivera, 2010). 

33

 
 

Capítulo II. Caracterización de la Estación Experimental “Indio Hatuey”, con


énfasis en la función de I+D+i
La Estación Experimental de Pastos y Forrajes "Indio Hatuey" (EEPF-IH) fue fundada el
8 de marzo de 1962, por lo que constituye el primer centro científico fundado por la
Revolución cubana. Actualmente, esta Entidad de Ciencia e Innovación Tecnológica está
adscrita a la Universidad de Matanzas “Camilo Cienfuegos”, se encuentra localizada en el
municipio Perico, provincia de Matanzas, y posee 330 trabajadores; de ellos, 75 graduados
universitarios (22,7%), de los cuales 45 son investigadores -24 son Dr.C. (53,3%) y 16 son
Máster en Ciencias (35,5%).

2.1 La evolución de la EEPF-IH


Desde su fundación, la EEPF-IH ha evolucionado por varias etapas de desarrollo, según
Blanco Godínez et al. (2007/a/; 2007/b/), las cuales se resumen a continuación:

” Etapa I. Constitución e institucionalización (1962-1975)


Su creación constituye la materialización de una idea seminal del Comandante en Jefe
Fidel Castro Ruz sobre la necesidad de formar un área de I+D que sentara el desarrollo
ganadero perspectivo sobre bases científicas (Blanco Godínez et al., 2007/a/). Desde su
fundación, la EEPF-IH trabajó intensamente en la introducción, evaluación y selección de
pastos y forrajes destinados a la alimentación del ganado, principalmente vacuno, con la
misión centrada en “realizar investigaciones para el desarrollo de una ganadería a base de
pastos, con atención priorizada a la búsqueda y evaluación de plantas pratenses y
forrajeras que superaran las limitaciones de los pastos naturales existentes en el país”.
La década de los '70 comenzó con nuevas perspectivas en términos organizativos, con
una mayor precisión en cuanto a líneas y objetivos de investigación. La línea general de
trabajo quedaba resumida en: “…estudiar los sistemas de alimentación y manejo del
ganado vacuno, que permitan la máxima utilización de los pastos” (EEPF-IH, 1971).

” Etapa II. Crecimiento y consolidación (1976-1989)


En este período ocurrió un hecho esencial, la celebración del I Congreso del Partido
Comunista de Cuba, en 1976, con objetivos de largo alcance para todas las esferas de la
sociedad (PCC, 1976); asimismo, la ganadería comenzaba a utilizar los resultados de la

34

 
 

investigación científica del país. En ese año sucedió un acontecimiento que se enmarcaba
en la política de la EEPF-IH, que a la luz de las reflexiones actuales se ha denominado
“institucionalización del modelo genocéntrico de investigación” (Blanco Godínez et al.,
2007b), el cual colocaba al genotipo (especie y variedad) en el centro de los objetivos
científicos. Ello produjo una cierta “fuerza de gravitación” que focalizaba la mayor parte de
los proyectos o protocolos de investigación alrededor de este objetivo principal, en
correspondencia con la misión histórica para la cual había sido fundado Indio Hatuey.
Los cambios que se desarrollaron en la agenda de investigación apuntaban a
consolidar la centralidad de los pastos y forrajes en la I+D como fuente principal de la
alimentación del ganado. No obstante, el cambio más trascendente fue que la EEPF-IH
dirigiera sus investigaciones a sistemas de bajos insumos, sin riego ni fertilizantes. Lo
más significativo del cambio fue que se comenzó a pensar seriamente en el uso de los
árboles y arbustos forrajeros como alternativa para crear la base alimentaria del ganado
bovino.
Hasta finales de la década del '80 la I+D continuaba basándose en el genotipo; sin
embargo, el paradigma del desarrollo sostenible comienza a influir en el desarrollo de
tecnologías y sistemas sostenibles con baja utilización de insumos externos en la EEPF-
IH. La búsqueda de alternativas para impulsar la introducción de resultados fue una parte
importante de las estrategias del período.

” Etapa III. Época de cambios en el cambio de época (1990-2005)


El contexto de la tercera etapa de la EEPF-IH estuvo caracterizado por grandes
acontecimientos y transformaciones que ocurrieron a nivel mundial y que afectaron de
forma notable a Cuba y a la Institución. En este contexto, la llegada de los '90 condujo al
Período Especial, con la caída del campo socialista europeo y la reducción extrema del
mercado exterior. La crisis afectó profundamente el sector ganadero e inhabilitó su base
tecnológica, debido a su alta dependencia de recursos externos.
El período se caracterizó por las transformaciones más profundas que haya sufrido la
Institución en su existencia. Las transformaciones de mayor alcance fueron tres (Blanco
Godínez et al., 2007/b/):
1. El cambio de paradigma tecnocientífico en relación con la estrategia de desarrollo de
los sistemas de producción ganadera. El uso de árboles y arbustos forrajeros, y los

35

 
 

sistemas silvopastoriles constituían algo inédito en materia de tecnología y de sistemas


de explotación.
2. La transformación de inquietudes en una profunda convicción de que el éxito de la
introducción de resultados en la producción no dependía solo de su valor intrínseco,
sino de un conjunto de factores y condicionamientos sociales. Este cambio condujo a la
aparición del Programa de Investigaciones de Socioeconomía y Gestión, a principios del
período.
3. En la EEPF-IH la necesidad de cambiar y perfeccionar el sistema de gestión
organizacional fue percibido, desde finales de los '90, como prioritario. Se produce
desde entonces y hasta nuestros días, una búsqueda incesante de conocimientos sobre
teorías y técnicas de dirección, y surgen varias iniciativas organizativas, tales como la
creación de un Grupo para el Cambio Institucional (1997), una Oficina de Transferencia
de Resultados de la I+D (2001) y una Oficina de Proyectos (2004).
Asimismo, la política científica del Centro está bien recogida en las siguientes políticas
específicas precisadas en uno de los ejercicios estratégicos realizados (Blanco Godínez et
al., 2007/b/):
9 Priorizar las investigaciones que integren sistemas de producción y potencien el
ambiente.
9 Privilegiar el uso de recursos fitogenéticos en la solución del problema ganadero.
9 Privilegiar el extensionismo para la introducción y generalización de los resultados.
9 Promover los estudios socioeconómicos en las investigaciones.
9 Privilegiar el enfoque holístico e interdisciplinario en las investigaciones.
9 Incentivar la aplicación del enfoque estratégico en la gestión de la investigación.
9 Promover la valorización de los talentos humanos de la Institución, socios y usuarios.
9 Diversificar las fuentes de financiamiento para el sostenimiento y desarrollo del Centro.
9 Promover el intercambio con la comunidad científica nacional e internacional.
En ese momento, se amplía el germoplasma de plantas arbóreas y la concepción
silvopastoril comienza a predominar en los proyectos de investigación. En este sentido, los
sistemas agroforestales pecuarios constituyeron el centro de la nueva misión: “Contribuir
al desarrollo sostenible del sector agrario cubano, a través de la generación de
conocimientos y la construcción de capacidades que propicien la eficiencia de los sistemas

36

 
 

de producción animal, sobre la base de los principios de la agroforestería pecuaria” y se


produce un viraje en la agenda de investigación del modelo Genocéntrico al
Sistemocéntrico (Suárez Hernández et al., 2009), entre 1991-1995, en el cual los dos
componentes básicos “recursos fitogenéticos” y “tecnologías” eran ingredientes para el
desarrollo y mejora de los sistemas de producción sostenibles (Blanco Godínez et al.,
2007/b/).
En el ensayo de diversos modelos para la introducción de resultados, partiendo de
tecnologías desarrolladas a partir de investigaciones aun reduccionistas, se incrementaron
las relaciones con entidades productivas y comunidades rurales cubanas, así como con
diversos centros relevantes de investigación agraria de América Latina, y se realizaron
actividades de gestión del conocimiento dirigidas a la formación de talentos humanos. Ello
permitió la construcción de conocimientos sobre el paradigma de desarrollo sostenible y se
concluyó que las investigaciones socioeconómicas y ambientales necesitaban integrarse
con las investigaciones agrícolas para que respondieran a las demandas de la sociedad,
en el nuevo ambiente que se estaba desarrollando en los años '90 en Cuba y en el mundo,
en el contexto del actual cambio de época en tránsito (Martín Martín et al., 2009).
Surge así el Programa de Investigaciones Socioeconómicas y de Gestión
Empresarial y Ambiental –más tarde denominado Programa de Desarrollo Rural y Local
Sostenible—, encargado de estudiar los aspectos socioeconómicos, ambientales y de
gestión que influyen o determinan las transformaciones que requiere el sector productivo y
el desarrollo rural y local sostenible. Muchos proyectos de I+D+i se realizan en el marco de
la entidad productiva, es decir, granjas, cooperativas, fincas campesinas; surge la
necesidad de estudiar y proyectar el desarrollo integral de un municipio agropecuario, en
lo cual el caso pionero de Martí, provincia de Matanzas, constituye un paradigma10.
En el marco de la revisión de la planificación estratégica, la misión se amplía en el 2004
y se define así: “Contribuir al desarrollo sostenible del sector agrario cubano, a través de la
generación de conocimientos y la construcción de capacidades que propicien la eficiencia
de los sistemas de producción agropecuaria”.

                                                            
10
  Desde inicios de esta década se desarrolla un programa conjunto de desarrollo local entre la EEPF-IH, el
Ministerio de Economía y Planificación, los Consejos de Administración de la provincia de Matanzas y del
municipio Martí, su Sede Universitaria Municipal y el Ministerio de la Agricultura. Esta experiencia se
extiende, gradualmente, a otros cinco municipios matanceros, desde el año 2005. 
37

 
 

Los procesos de gestión organizacional y de I+D (Suárez Hernández et al., 1998; 2003;
Blanco Godínez & Suárez Hernández, 2008), así como de transferencia de tecnologías
(Suárez Hernández et al., 1999; 2005; Suárez Hernández, 2003) se hicieron objeto de
investigación, sin dejar de abarcar los procesos de cambio institucional. La propia EEPF-
IH se convirtió en objeto de la investigación e innovación, con artículos científicos y tesis,
así como el desarrollo de talleres temáticos.
Asimismo, comenzaron a aplicarse enfoques y herramientas de gestión en el postgrado
y la capacitación (Blanco Godínez et al., 1998; Lay Ramos, 2004; Ojeda, 2008). También
fue un período en el cual se enfatizó tanto en la informatización de la mayoría de los
procesos y la creación de redes de información y bases de datos, el inicio de la Maestría
en Pastos y Forrajes (1995) y la formación de doctores en ciencias –principalmente a
partir del 2000.
En este marco, la coincidencia de una iniciativa con una oportunidad, acompañadas por
la necesidad de ampliar las fuentes de financiamiento, dio origen, en 1998, a la creación
de un programa de investigación, producción y comercialización de césped y sus
servicios para instalaciones deportivas y recreativas como un producto basado en el
conocimiento, que se convirtió en la principal fuente de moneda libremente convertible y
un importante componente de las entradas en moneda nacional. La concepción de la idea
y su evolución posterior en una actividad de investigación-producción-servicio a ciclo
completo, mostró la posibilidad de Indio Hatuey de “incubar” una organización de base
tecnológica a ciclo cerrado a partir del 2000 (Suárez Hernández et al., 2006; 2007;
Hernández Olivera et al., 2010).
Asimismo, entre 2001 y 2005 se realizaron diversas alianzas, intercambios
internacionales y capacitación dirigidas a introducir la sericultura en la EEPF-IH, y en
enero del 2006 se iniciaron las primeras crianzas de gusano de seda, después de
culminada la cuarentena.

” Etapa IV. El nuevo modelo de gestión de la I+D+i (2006-Actualidad)


Según Suárez Hernández et al. (2009), esta etapa no fue concebida por Blanco
Godínez et al. (2007/a/; 2007/b/) en el desarrollo de la EEPF-IH, ya que el análisis abarcó
hasta 2005; no obstante, estos autores consideran que a partir del 2006 se han producido

38

 
 

importantes cambios en la agenda de I+D+i y su gestión, que ameritan la definición de una


nueva etapa.
Los procesos de gestión del conocimiento en el marco de entidades productivas como
base de su desarrollo socioeconómico y ambiental, el estudio del desarrollo rural y local,
así como la experiencia adquirida en el desarrollo de una organización de base
tecnológica a ciclo completo (CespIH), dio origen, en el 2006, a la reorganización del
sistema de gestión de la I+D+i en la EEPF-IH, mediante la construcción de un modelo
institucional de gestión participativa (Martín Martín et al., 2009), para contribuir al
desarrollo sostenible.
Asimismo, se continuó perfeccionando la agenda de investigación del período
precedente, que incluía temas como los recursos fitogenéticos, los sistemas agroforestales
ganaderos, el desarrollo rural y local11, el césped y sus servicios, la sericultura y la gestión
de la tecnología; sin embargo, en esta cuarta etapa se introducen áreas novedosas del
conocimiento, en el marco de un proceso de diversificación relacionada con el “saber
hacer” de la Estación y con una concepción agroecológica (Suárez Hernández et al.,
2009). Dichas nuevas áreas abarcan las siguientes:
9 Introducción y evaluación de especies de interés multipropósito para la ganadería, como
las destinadas a la producción de biodiesel.
9 Bioproductos para la alimentación y salud animal, sanidad vegetal, biorremediación y
tratamiento de residuos.
9 Desarrollo de un modelo sostenible para la producción bufalina en condiciones
silvopastoriles.
9 Alternativas locales para la alimentación porcina.
9 Tecnologías integrales para la producción y mantenimiento de césped sobre bases
orgánicas.
9 Modelo de desarrollo serícola basado en la tecnología.
9 Desarrollo de modelos que integren la producción de alimentos y energía.12
9 Procesos de Innovación Agrícola Local.
                                                            
11
Pero enfocado a promover la autogestión participativa, la adopción local de tecnologías, innovaciones y
conocimientos, el cambio y la creación de empresas locales.
12
En el marco del proyecto internacional BIOMAS-CUBA, dirigido a la generación de energía a partir de la
biomasa, integrada a la producción de alimentos y al tratamiento de residuales en sistemas agropecuarios,
con las alternativas: biogás, biodiesel y gasificación de biomasa lignocelulósica.
39

 
 

9 Gestión de la Innovación y el Conocimiento para el Desarrollo Regional y Local


En este sentido, desde el 2007 se concibió el Programa Integral de Desarrollo IH, en
el marco de los módulos, que se basa en: 1) apreciar a los sistemas productivos como
punto focal para la búsqueda y aplicación de conocimientos; 2) integrar investigación-
innovación-producción; 3) actuar en lo local –EEPF-IH— pero pensar en lo global; y 4)
sistematizar experiencias y resultados para su posterior difusión y adopción en el entorno.
Su propósito es hacer de Indio Hatuey un laboratorio en sistemas agroecológicos
(económicamente factibles, ecológicamente apropiados, energéticamente sustentables y
socialmente justos) (Martín Martín et al., 2009), y para ello, es necesario:
9 Desarrollar métodos dialécticos de preparación del capital humano, interno y externo,
donde los conocimientos deben generarse y/o reconfigurarse en el contexto de
aplicación, tener un carácter social y ser construidos y apropiados colectivamente por
los actores involucrados.
9 Incorporar nuevos métodos de trabajo que permitan lograr la independencia e
integración en el proceso de gestión de la I+D+i, donde los objetivos sociales sean
considerados como fines.
9 Crear sistemas agrícolas de bajo costo, con poco uso de insumos externos y alta
utilización de recursos locales, diversificados y eficientes en el uso de la energía,
capaces de alcanzar rendimientos sostenidos en el tiempo.
Asimismo, en la revista Pastos y Forrajes se realizan importantes cambios en su
contenido y formato, y adquiere mayor prestigio y visibilidad; actualmente está indizada en
17 bases de datos internacionales13 y se edita de manera bilingüe (español e inglés), con
ediciones en papel y digital. Además, ha aumentado significativamente la edición de libros
y la organización de eventos internacionales, incluso dos congresos captados; así como
se continúan desarrollando investigaciones asociadas a la gestión de la I+D y de la
transferencia tecnológica y al establecimiento de un sistema de vigilancia tecnológica
(Cepero Casas & Suárez Hernández, 2006).

                                                            
13
Destacan SciELO, CAB Abstracts, Ulrich's Internacional Periodical Directory, AGRIS (FAO), LATINDEX y
PERI
40

 
 

2.2 El nuevo enfoque de gestión de la ciencia y la innovación tecnológica


En el marco del Programa Integral de Desarrollo y considerando las experiencias
exitosas adquiridas en CespIH, una organización de base tecnológica a ciclo completo, se
potenció un proceso de conceptualización y sistematización de la experiencia, que generó
un modelo y sus procedimientos para crear y desarrollar estas organizaciones incubadas
en la educación superior14 (Suárez Hernández et al., 2006; Hernandez Olivera, 2010), lo
que ha motivado que se continúe actualmente con la creación de nuevas
organizaciones socialistas de base tecnológica en la Institución, que configuren la
nueva estructura de I+D+i.
En este sentido, se ha definido las Organizaciones Socialistas de Base Tecnológica
agropecuarias (OSBTa) como las “que basan su desempeño en un uso intensivo del
conocimiento y la tecnología, con ciclos cerrados –I+D, producción, comercialización-, las
cuales tienen que ser altamente innovadoras, económicamente viables, propiedad del
pueblo y dirigidas a satisfacer necesidades de la sociedad cubana, e incluso exportadoras,
y que están llamadas a constituirse entre los actores principales de la articulación entre la
ciencia y la economía, y del tránsito hacia una economía nacional basada en el
conocimiento” (Suárez Hernández et al., 2009).
Las características que distinguen dichas OSBT(a) de otras organizaciones o
empresas son las siguientes: su desempeño se basa en un desarrollo y aplicación
sistemática e intensiva del conocimiento, la tecnología y la innovación, a ciclo completo
(I+D+i-producción-comercialización); poseen una estrategia organizacional y estrategias
funcionales, dirigidas a una elevada utilización del conocimiento, la tecnología y la
innovación; invierten una apreciable parte de sus ingresos en la I+D+i; poseen una cartera
de productos y/o servicios con alto valor añadido, que pueden ser exportables; disponen
de recursos y capacidades diferenciadas, en términos de productos, servicios, procesos y
capital humano; una parte importante de su personal son profesores/investigadores e
ingenieros; su sistema de trabajo descansa en el fomento de redes de cooperación y el
aprendizaje organizacional permanente, que faciliten construir conexiones en la
generación y utilización del conocimiento; y sus miembros participan en el proceso de
gestión. Asimismo, su estructura debe estar compuesta por tres áreas funcionales: una
                                                            
14
En este libro se incluye un trabajo que trata con mayor detalle esta experiencia.
41

 
 

dedicada a la I+D+i, otra a las actividades productivas, y la restante a comercializar los


productos y servicios complementarios.
Asimismo, se concibió que la organización de la Ciencia y la Innovación Tecnológica en
la EEPF-IH se debía basar en una estructura ad hoc (Suárez Hernández et al., 2009),
conformada por los elementos clave siguientes:
9 Líneas Científicas
Es donde se proyecta el desarrollo de la I+D+i en un tema determinado; una vez
establecidas las prioridades para cinco años, se definen los proyectos y se evalúa su
marcha, semestralmente. Actualmente, son cinco: Recursos Fitogenéticos, Biotecnología,
Sistemas de Producción, Socioeconomía, y Césped y Sericultura.
9 Proyectos de I+D+i
Célula fundamental para la gestión de las actividades concebidas en la Línea
Científica (investigación, desarrollo tecnológico, innovación, servicios científicos y
tecnológicos, producciones especializadas y formación de capital humano). Dichos
proyectos se ejecutan, tanto en las Organizaciones Socialistas de Base Tecnológica
Agropecuarias –OSBT(a)— y en los Módulos de investigación-Innovación-Producción
(I+i+P), como en organizaciones productivas externas a la EEPF-IH.
9 Las OSBT(a) y los Módulos de I+i+P
Se crean para sustituir a los Programas de Investigación y son el espacio físico en la
EEPF-IH para ejecutar los proyectos, generar nuevos conocimientos, adoptar tecnologías
y realizar innovaciones en determinados procesos tecnológicos de un sistema de
producción, así como lograr un resultado productivo, eficiente y sostenible; son el lugar
para hacer realidad la I+D+i proyectada en la Línea y concebida en el Proyecto. En el año
2010 existen tres (3) OSBT(a) –CespIH, Ganadería Sostenible y Producción Integrada
Agricultura y Energía— y tres (3) Módulos —Investigaciones Básicas, Ganado Menor,
Investigaciones Agrícolas—, así como el Núcleo de Investigación-Producción Serícola.
9 Consejo Técnico Asesor
Se crea para responder por la gestión táctica y operativa de la I+D+i y su calidad; en
su seno se discuten los proyectos, protocolos y propuestas de premios, presentando
dictámenes al Consejo Científico. Está integrado por los Dr.C. y MSc. de la EEPF-IH, y se
reúne mensualmente.

42

 
 

9 Consejo Científico
Es el órgano, existente desde los '70, que define la estrategia y la política científica y
tecnológica de la Estación, así como evalúa y aprueba las propuestas del Consejo
Técnico Asesor.
Todos estos resultados han logrado compatibilizar la producción académica, la
formación de alto nivel, la articulación nacional e internacional, el intercambio de
información, la producción de innovaciones mediante la articulación con los sectores
productivos y el fomento del desarrollo rural y local, con un enfoque integrado dirigido a
satisfacer las necesidades socioeconómicas del país, pero manteniendo una búsqueda
permanente de la competitividad, el aprendizaje y el desarrollo de competencias
esenciales y distintivas. Asimismo, esta orientación a la innovación no ha afectado la
investigación y la formación, sino que se ha convertido en promotora de una I+D de
calidad y una formación de alto nivel en su personal, que posibilite satisfacer las
demandas del sector agrario cubano, mediante una amplia cartera de productos y
servicios intensivos en conocimiento y con valor agregado.
Considerando estos antecedentes, el ejercicio estratégico realizado a finales de 2008,
definió una nueva misión: Contribuir al desarrollo local sostenible a través de modelos
productivos agroecológicos, dirigidos a garantizar el bienestar humano y mejorar los
ecosistemas del sector agrario cubano.
Esta misión se complementa con tres (3) objetivos estratégicos institucionales, que
son los siguientes:
9 Generar proyectos de investigación e innovación que contribuyan al desarrollo local
sostenible en el sector agrario cubano sobre bases agroecológicas
9 Construir capacidades en los talentos humanos internos y externos para mejorar la
gestión institucional y la de sectores relevantes del entorno
9 Fortalecer los vínculos con entidades y organizaciones nacionales e internacionales
para contribuir al desarrollo institucional

Asimismo, la EEPF-IH cuenta actualmente con seis (6) líneas de investigación:

43

 
 

1. Introducción y evaluación de nuevas especies de interés para la ganadería.


Esta línea se dedica a la obtención evaluación y desarrollo de nuevos recursos
fitogenéticos con utilización multipropósito —alimento animal, agroenergía, sombra,
servicios ambientales.
2. Desarrollo y aplicación de las biotecnologías.
Esta línea se dedica a la producción local de alimento animal, así como a la utilización
de diferentes técnicas biotecnológicas dirigidas a la obtención de nuevos bioproductos
para la nutrición y sanidad, tanto animal como vegetal, y otros usos –ecomateriales,
biorremediación, tratamiento de residuos.
3. Desarrollo de sistemas sustentables para la producción de alimentos y energía.
Esta línea se centra en el desarrollo, la implementación y la implantación de ssistemas
agroforestales pecuarios que integren agricultura-ganadería, que utilicen las fuentes
renovables de energía en el medio rural y que valoricen servicios ambientales (suelos,
biodiversidad, captura de carbono).
4. Encespado de áreas deportivas y recreativas.
Esta línea está dirigida al desarrollo y evaluación de nuevas variedades y tecnologías de
césped.
5. Desarrollo y transferencia de tecnologías de la sericultura.
El enfoque de esta línea es la ejecución de investigaciones y el escalado de la
tecnología de producción de capullo del gusano de seda, en diferentes escalas en las
condiciones de Cuba.
6. Estudio de los aspectos socio-económicos, de gestión e innovación tecnológica
para propiciar el desarrollo rural y local sostenible.
Esta línea es la encargada del proceso de difusión y adopción de tecnologías e
innovaciones en el marco de redes, así como del desarrollo local, de forma integral y
sostenible.
Todas estas líneas contribuyen de cierta forma a complementar los ciclos de desarrollo
de cada una de las áreas de investigación del Centro y, a la vez, a generar diferentes
tecnologías para el sector agropecuario cubano, así como el sector turístico, donde se
puede apreciar que las tecnologías generadas por la EEPF-IH, además de tener novedad,
han sido aceptadas por los clientes, ya que se trabaja de forma colectiva y participativa en

44

 
 

grupos y con una gran retroalimentación en cada una de las tecnologías o resultados que
son aplicados en la producción.
Asimismo, el objetivo de desarrollar investigaciones multidisciplinarias con un enfoque
sistémico para fortalecer el desarrollo de las OSBT(a) e incrementar las producciones
agropecuarias sobre bases sostenibles, es una de las nuevas tendencias de la Institución
que, a la vez, funciona como un impulsor de la aplicación e innovación en el sector
científico agropecuario cubano.
Para dar cumplimiento a la misión de la EEPF-IH y a su estrategia, se concibió una
estructura “atómica” que se muestra en la Figura 3, donde la Dirección General se
encuentra en el centro, con cada una de las áreas de la institución (subdirecciones,
departamentos, OSBT(a) y módulos) en anillos cerrados a su alrededor y en interacción.
Se trata de una estructura orgánica, que se basa en equipos transfuncionales, una baja
formalización y alta descentralización, e intensos flujos de información.
Por otra parte, en la EEPF “Indio Hatuey” se cuenta con las nueve (9) áreas de
resultados clave siguientes:
9 Ciencia e Innovación Tecnológica
9 Informatización
9 Programas de la Revolución y Pregrado
9 Postgrado y Capacitación
9 Extensión Universitaria
9 Colaboración y Relaciones Interinstitucionales
9 Capital Humano y Cuadros
9 Gestión de los Recursos Materiales y Financieros
9 Defensa y Protección
De ellas, las primeras siete (7) son las que tienen mayor vinculación con la misión
institucional y la función I+D+i, por lo que se tratarán en este capítulo.

45

 
 

• Módulo de Investigación‐Producción Básicas 
• Grupo de Desarrollo Local y Vínculos con la 
Producción 
• Dpto. Docente 
• Pregrado 
• Postgrado  • Editorial IH 
• Grupo de 
Informatización 
• OSBT(a) CespIH 
• OSBT(a) Producción Ganadera 
Sostenible 
• Módulo  de Investigación ‐ 
• Finanzas 
Producción en Ganado Menor 
• Estadística 
• Módulo de Investigación  ‐ 
• Contabilidad 
Producción en Bioproductos 
• OSBT(a) Producción Integrada 
de Alimentos y Energía 
• Núcleo de Investigación –  • Dpto. de ATM 
Producción Serícola  Equipo Asesor
• Dpto. de Inversiones 
• Dpto. de Transporte 
• Grupo de Seguridad Interna 
• Sección de Servicios 

 
Fuente: Elaboración propia 

Figura 3. Organigrama estructural de la EEPF‐IH 
 
33

 
 

ARC Ciencia e Innovación Tecnológica


Este ARC se enfoca tanto al desarrollo de investigaciones multidisciplinarias, a ciclo
completo, con un enfoque sistémico para fortalecer el desarrollo de las OSBT(a) y Módulos
de Investigación-Producción e incrementar las producciones agropecuarias sobre bases
sostenibles, como a potenciar el intercambio académico, los vínculos con el sector
productivo agropecuario, así como la construcción de capacidades internas y externas,
dirigidas a lograr la sostenibilidad de la EEPF-IH y los actores claves de su entorno. Para
evaluar su desempeño se utilizan indicadores de Relevancia (premios y reconocimientos),
de Impacto científico tecnológico (tesis doctorales y de maestría, publicaciones,
comunicaciones a congresos), y de Pertinencia (ejecución de proyectos de I+D+i, ingresos
por producciones y servicios intensivos en conocimiento, transferencia de tecnologías,
impacto económico).

ARC Informatización
El propósito de este ARC es gestionar y asegurar la información científico-técnica, así
como el uso de las TIC, con el máximo posible de aplicaciones, servicios y procedimientos
para garantizar el cumplimiento de la misión de la Institución; en este sentido, el enfoque
desplegado se dirige a la automatización de los procesos, la utilización de las TIC, la
seguridad informática, la migración a software libre, la edición de publicaciones y el
aumento de su visibilidad e impacto, así como a digitalizar toda la información científica
para su comercialización y divulgación externa, en español e inglés. Para ello, se
despliegan dos programas estratégicos (seguridad informática y migración a software
libre) y tres proyectos institucionales (Bibliotecas y su virtualización: con diversas bases de
datos; Trabajo en la red: PAYFORED, tres páginas Web permanentes y la plataforma de
educación a distancia EduIH; y Editorial IH: incluye la revista Pastos y Forrajes).

ARC Programas de la Revolución y Pregrado


Dicha ARC se concentra en alcanzar niveles superiores en el cumplimiento de las
actividades de la comunidad universitaria, como resultado del perfeccionamiento de la
labor educativa y el trabajo político ideológico, y en la incorporación, permanencia y
resultados de los estudiantes en las tareas de impacto social y productivo. Su despliegue

46

 
 

se realiza en el marco de las carreras de Ingeniería Agronómica y Medicina Veterinaria,


que se imparten totalmente en la EEPF-IH, así como en las asignaturas que se imparten
en diversas carreras de los CUM en Perico, Colón y Cárdenas, con el objetivo de formar
valores, crear capacidades y transferir tecnologías e innovaciones.
ARC Postgrado y Capacitación
Este ARC se enfoca tanto a alcanzar resultados relevantes en la formación doctoral y de
maestrías, como a incrementar las actividades de postgrado y capacitación institucional y
de los actores del entorno. Componentes clave de este ARC lo constituyen el Programa de
Formación de Doctores en Ciencias –internos15 y externos-, el Programa de Maestría en
Pastos y Forrajes y el apoyo a otros programas doctorales y de maestría, destacando la
labor desempeñada en la Maestría en Administración de Empresas de la Universidad de
Matanzas.
ARC Extensión Universitaria
Dicha ARC se enfoca al desarrollo de estudios socioeconómicos y ambientales que
contribuyan al desarrollo local en el contexto rural y faciliten las transformaciones técnico-
productivas en las entidades agropecuarias, a partir del incremento de capacidades, con
visión integral y sostenible, en el marco de programas y proyectos de desarrollo agrario
local, innovación agrícola rural y vínculos con el sector productivo.
Esta área está muy vinculada con la de Ciencia e Innovación Tecnológica, por estar
encargada de cerrar parte del ciclo de I+D+i, con una gran relevancia y pertinencia por la
multidisciplinariedad e impacto en las diferentes organizaciones que demandan
tecnologías e innovaciones en el sector productivo agropecuario cubano; para ello,
establece y coordina vínculos con el Gobierno local, los Consejos de Administración
Municipales, empresas, cooperativas y el sector campesino, para promover un desarrollo
sostenible.
ARC Colaboración y Relaciones Interinstitucionales
El propósito de esta área es ffortalecer los vínculos con entidades y organizaciones
nacionales e internacionales para contribuir al desarrollo institucional, por lo que es de vital
importancia para la EEPF-IH, ya que contribuye a potenciar el intercambio académico y la
colaboración interinstitucional. En el despliegue de esta ARC destacan la ejecución de
                                                            
15
 Un resultado es que el 54% de los investigadores actuales son Dr.C.
47

 
 

proyectos internacionales y convenios, el intercambio internacional y la participación en


redes.
ARC Capital Humano y Cuadros
Esta ARC está centrada en trabajar por la excelencia del capital humano en el
cumplimiento del proyecto institucional, en un clima favorable, manteniendo el liderazgo de
los cuadros y aumentando el protagonismo de los jóvenes, la eficacia del reclutamiento,
selección, preparación integral y la atención al hombre.
Es de destacar el despliegue de un sistema integral de gestión de Capital Humano,
garantizando la calidad de los procesos que se desarrollan en la Institución, la
implementación de sistemas de pago por resultados que permiten una mayor eficiencia y
eficacia en el cumplimiento de los objetivos de trabajo, el sistema de evaluación y mejora
del desempeño del personal científico CARPI, y la estrategia de formación y desarrollo.

48

 
 

Capítulo III. Propuesta de Sistema de Vigilancia Tecnológica apropiado para


la Estación Experimental “Indio Hatuey”
Sobre las bases conceptuales, metodológicas y prácticas expuestas en el Capítulo I,
corresponde en este Capítulo exponer la solución al problema científico formulado en la
investigación originaria que sustenta esta Tesis de Maestría, consistente en la no
disponibilidad en la EEPF-IH de un Sistema de Vigilancia Tecnológica, estructurado,
formalizado y sistémico, que posibilite captar, procesar y socializar información científica y
tecnológica, con un enfoque estratégico, para contribuir a la toma de decisiones.

3.1 Estrategia seguida para la comprobación de la hipótesis general de


investigación
Con el fin de orientar la comprobación práctica de la hipótesis general de
investigación se consideró pertinente el despliegue de la estrategia que se representa
esquemáticamente en la Figura 4.

Aplicación de la propuesta de un conjunto de


FACTIBILIDAD DE
acciones apropiadas para implantar un Sistema de
APLICACIÓN DE
Vigilancia Tecnológica (SVT) en la EEPF-IH
ACCIONES 

Encuesta realizada a directivos e investigadores de


VALORACIÓN
la EEPF-IH sobre la utilidad del SVT como
DEL SVT
herramienta para la generación de información
clave para la toma de decisiones estratégicas

Fuente: Elaboración propia.

Figura 4. Estrategia seguida para la comprobación de la hipótesis general de investigación.

3.2 Propuesta de un Sistema de Vigilancia Tecnológica apropiado para la Estación


Experimental “Indio Hatuey”
Para un centro científico resulta estratégico conocer las tecnologías, innovaciones,
conocimientos, productos y servicios que surgen en el entorno, ya que pueden constituir, a

49

 
 

su vez, excelentes oportunidades para nuevas investigaciones y negocios o serias


amenazas que pueden dejar obsoleta a la Organización.
Es por ello que resulta necesario concebir un Sistema de Vigilancia Tecnológica (SVT)16
apropiado para la EEPF-IH (Acción 1), el cual se base en actividades directas e indirectas
(ver Cuadro 4), cuya implementación esté dirigida a mejorar la toma de decisiones.

Cuadro 4. Elementos clave de un SVT apropiado para la EEPF-IH (SVT-IH).


Gestión de la VT
Misión de la VT
Actividades
Estructura de la VT
Indirectas
Herramientas de VT (métodos e infraestructura) Mejora en
la toma de
Procesos de VT
decisiones
Planificación de
Actividades actividades (a Utilización
Diseminación de resul- Evaluación del
Directas partir de las Captura Análisis
de la tados y/o funcionamiento
necesidades de de datos de datos
información almacena- del SVT
información)
miento
Fuente: Elaboración propia.

Las actividades indirectas del SVT-IH son las siguientes:


♣ Gestión de la VT
♣ Misión de la VT
♣ Estructura de la VT
♣ Herramientas de VT (métodos e infraestructura)
La gestión del SVT descansa en tres (3) procesos (Acción 2): diseño, dirección y
desarrollo (ver Figura 5), que posibilitan la implementación. La misión del SVT en la
EEPF-IH (Acción 3) es “brindar información clave y permanente, proveniente tanto de
Cuba como de otros países, sobre la aparición y evolución de nuevos conocimientos,
tecnologías, innovaciones, productos y servicios –sustitutivos o complementarios- que
estén disponibles en el entorno, las demandas y necesidades del mercado/sociedad actual

                                                            
16
Se hace referencia tanto a la vigilancia tecnológica como competitiva –acepción que en esta investigación
también incluye la comercial. Esta inclusión de los aspectos competitivos, solidarios y/o complementarios,
según sea el caso, le aporta un valor agregado a la vigilancia tradicional.

50

 
 

y potencial, las oportunidades y amenazas tecnológicas y de negocio, y sus posibles


impactos sobre la EEPF-IH, como base para la toma de decisiones”.
En tal sentido, la EEPF-IH debe considerar la VT como un sistema organizado de
observación y análisis del entorno, asociado a una transmisión de información útil a los
decidores; asimismo, implica una cultura que posibilita a la Organización evitar una gestión
exclusivamente reactiva, por lo que no debe reducirse sólo a rastrear novedades y
resultados tecnológicos, sino que implica situarlas en su contexto, detectar su valor
comercial/social y prevenir las amenazas tecnológicas y competitivas que pueden provenir
del entorno. Asimismo, es necesario tener presente que el propósito principal para
conformar un SVT, según Callon et al. (1993), es proporcionar buena información, a la
persona idónea en el momento adecuado.

Gestión de la VT

Diseño Dirección Desarrollo


Generar un Orienta constantemente al Realización de cambios
modelo teórico sistema a cumplir con su según los avances
misión y metas tecnológicos y sociales

IMPLEMENTACIÓN 
Fuente: Elaboración propia.

Figura 5. Los procesos de la gestión del SVT-IH

Respecto a la estructura del SVT-IH, para su concepción es necesario describir cómo


son asignadas las actividades de VT a diferentes unidades y personas y cómo son
organizadas, cuáles son las características de jerarquía de un sistema de VT y la
estructura organizacional, así como los roles y las personas involucradas.
La ejecución de esta función en la EEPF-IH no exige un numeroso equipo de analistas,
ya que es ampliamente reconocido como un error centralizar la VT en un área
51

 
 

especializada (Escorsa Castells & Valls Pasola, 1997; Suárez Hernández, 2003), sino que
es preferible descentralizarla en todos los niveles de la Organización —o sea, un sistema
desplegado en toda la estructura de I+D+i de la EEPF-IH (Acción 4); no obstante, para
lograrlo se necesita una cierta estructura y organización; su coordinación y motivación
para estos casos, así como el procesamiento integrado de datos, deben estar entre las
funciones del Equipo de Gestión de la Ciencia y la Innovación Tecnológica y del Control
Estratégico de Gestión (GESTEC), subordinado al Director General (Acción 5).
Otra opción puede ser compartir con otras organizaciones los costos y beneficios de
esta función o subcontratarla a entidades especializadas (por ejemplo, BIOMUNDI),
aunque en Cuba la oferta de servicios especializados de VT es aún muy escasa17.
Las herramientas del SVT-IH abarcan tanto los métodos de VT como la infraestructura
técnica necesaria. Los métodos de VT dependen de la estrategia tecnológica de la
organización, que en el caso de la EEPF-IH está en función de su Estrategia de Ciencia e
Innovación Tecnológica, y pueden ser cuantitativos y cualitativos, tales como análisis de
patentes, estudios cienciométricos y bibliométricos, árbol de relaciones, análisis de
literatura, método Delphi, analogías históricas, escenarios, roadmaps, lluvia de ideas,
entre otros. En la actualidad, los métodos más adecuados para implementar el SVT-IH
pueden incluir: la lluvia de ideas, los estudios cienciométricos y bibliométricos, el análisis
de literatura, el método Delphi y las analogías históricas, temas en los cuales es necesario
capacitar al personal de I+D+i de la EEPF-IH (Acción 6).
Mientras que la infraestructura técnica del SVT-IH, que permite la captura o recolección
de datos y la distribución de la información, mediante la utilización de las TIC, se basa en
la Plataforma Internet-Intranet-Extranet, soportada en las siguientes páginas Web:
♣ http://intranet.eepfih.cu
♣ http://mail.eepfih.cu
♣ http://www.ihatuey.edu.cu
♣ http://www.ihatuey.cu
♣ http://www.biomascuba.cu

                                                            
17
Una alternativa apropiada podría ser la utilización del sector científico y académico (universidades y centros de
investigación) como proveedor de servicios de alerta tecnológica, publicaciones, conocimiento experto y otras
informaciones.
52

 
 

No obstante, se hace necesario diseñar un sistema informático (Acción 7), soportado


en la mencionada Plataforma para apoyar los procesos de VT en la Organización, lo cual
será abordado en la investigación conducente a la Tesis Doctoral del autor.
Para diseñar los procesos de un SVT –que constituyen sus actividades directas—, en
primer lugar se debe identificar las áreas en que se desea estar informado y dar respuesta
a las seis preguntas básicas formuladas por Palop & Vicente (1994) y utilizadas por
Suárez Hernández (2003) y Hernández Olivera (2010):
1) ¿Cuál es el objetivo específico de la vigilancia?;
2) ¿Qué información hay que buscar?;
3) ¿Dónde localizarla?;
4) ¿De qué forma comunicarla?;
5) ¿A quién dirigirla?; y
6) ¿Qué medios se destinarán para ello?
En el caso de la EEPF-IH, el objetivo de la VT (Acción 8) se definió como: la
obtención permanente de información clave sobre las tecnologías, innovaciones y
conocimientos disponibles, los productos y servicios sustitutivos o complementarios y las
demandas y necesidades existentes, tanto en Cuba como a escala internacional, que sean
relevantes para la organización y/o la sociedad en el que actúa, debiendo considerarse las
áreas críticas de vigilancia y sus fuentes de información.
Una vez identificadas las áreas de interés o críticas es preciso, de acuerdo con Palop &
Vicente (1994), para desarrollar la función Vigilar, en el marco del procedimiento,
focalizar, sistematizar y estructurar la función de VT: focalizada hacia la selección de
las áreas críticas a vigilar18, por razones de costo, tiempo y objetivos estratégicos;
sistemática, con el fin de realizar un seguimiento organizado y una explotación regular de
la evolución de dichas áreas y los indicadores elegidos; y estructurada, pues debe estar
soportada sobre una organización interna descentralizada, basada en la creación de una
estructura en red que garantice la captación, difusión y uso participativo de la información,
así como poder reorientar la función y realizar un constante seguimiento.

                                                            
18
Estas áreas críticas de vigilancia y sus fuentes de información serán específicas para cada centro
científico.

53

 
 

El desarrollo y utilización de un SVT para la EEPF-IH —diseñado en el marco de esta


investigación en aproximación al concebido por Palop, publicado por Hidalgo Nuchera,
León & Pavón Morote (2002) — debe seguir un procedimiento específico (Acción 9), el
cual abarca seis (6) procesos que se retroalimentan mutuamente (ver Figura 6), a saber:

Necesidades 
informativas 

 
Fuente: Elaboración propia (en aproximación a Palop, publicado por Hidalgo Nuchera,
León & Pavón Morote (2002).

Figura 6. Sistema de Vigilancia Tecnológica apropiado para la EEPF-IH.

Proceso 1. Planificación de actividades (a partir de las necesidades de información).


Para la planificación de la VT en la EEPF-IH se deben establecer Niveles de
Planificación, que contribuyan a garantizar la efectividad del SVT. Estos niveles son los
siguientes:
9 Nivel 1: Identificar requisitos e intereses de los destinatarios de la información.
Para identificar dichos requisitos e intereses de los destinatarios de la información
(Acción 10), con énfasis en los decisores, se consideraron tanto la Estrategia de Ciencia e
54

 
 

Innovación Tecnológica 2010-2014 de la EEPF-IH, como los resultados de entrevistas a


directivos (ver Cuadro 5).

Cuadro 5. Destinatarios y necesidades de información.


Destinatarios Necesidades de información
Estrategias de I+D+i
Director Convocatorias de financiación de programas territoriales, sectoriales, nacionales
General e internacionales de I+D
Anuncios de alianzas estratégicas, nuevos productos y desarrollos tecnológicos
Estrategias de I+D+i
Directivos de
I+D+i (incluyen Convocatorias de financiación de programas territoriales, sectoriales, nacionales
Directores de e internacionales de I+D
OSBT(a) y Comercialización de productos y servicios intensivos en conocimiento. Precios y
Módulos, y costos
lideres de Programas de inversión
líneas de Alianzas estratégicas
investigación Contactos con profesores e investigadores
Estrategias y objetivos de I+D+i
Estrategias de concepción y diseño de productos, servicios y procesos
Investigadores/ Métodos de operaciones
Especialistas
Resultados de I+D+i
Contactos con personal técnico, investigadores y profesores
Fuente: Elaboración propia.

9 Nivel 2: Identificación de las áreas tecnológicas y competitivas que son críticas para
el éxito a largo plazo (factores críticos de éxito, FCE).
En la identificación de estas áreas críticas a largo plazo, que constituyen FCE, se parte
de que son “aquellos aspectos críticos de los que depende la buena marcha de la
organización” (Maspons, 2000). Estos factores son inherentes al sector de la actividad,
dependen de los objetivos y de la estrategia organizativa, y son variables en el tiempo.
Para detectar estos factores críticos conviene verificar aspectos tales como: la
estrategia de la empresa, los objetivos a corto y medio plazo, los medios disponibles para
alcanzarlos, las amenazas y oportunidades, los puntos fuertes y débiles; asimismo, es
conveniente que los factores críticos a vigilar no sean demasiado numerosos,
recomendándose entre 3 y 7. En este sentido, para identificar las áreas críticas de VT en
la EEPF-IH se consideraron varias fuentes, como las siguientes:
♣ La Estrategia de Ciencia e Innovación Tecnológica 2010-2014 de la EEPF-IH.
55

 
 

♣ Las líneas de investigación de la EEPF-IH.


♣ Los proyectos de I+D+i que se ejecutan actualmente en la EEPF-IH.
♣ Los resultados de entrevistas a directivos.
Algunas de las preguntas clave que deben hacerse, al respecto, son las siguientes:
♣ ¿Quiénes son los líderes –nacionales/internacionales— en las áreas de I+D+i que
aborda la EEPF-IH? (centros de investigación, departamentos universitarios, equipos,
personas…)
♣ ¿Cuáles son las principales líneas de investigación de estos líderes?
♣ ¿Qué tecnologías emergentes están apareciendo?
♣ ¿Qué hacen los competidores de estos líderes y los identificados como nuestros?
9 Nivel 3: Elección de las fuentes de información tecnológica y competitiva más
eficientes y sus vías de acceso.
Para elegir dichas fuentes se consideró la Estrategia de Ciencia e Innovación
Tecnológica 2010-2014 de la EEPF-IH y los resultados de entrevistas a directivos (ver
Cuadro 6). Como resumen, en el Cuadro 7 se muestran las áreas críticas de Vigilancia
Tecnológica y sus fuentes de información apropiadas para la EEPF-IH (Acción 11).

Cuadro 6. Principales fuentes de información tecnológica.

Fuentes de información Vías de acceso


Instalaciones y áreas de producción
Observaciones in situ Centros de I+D+i y universidades
Pruebas de productos, equipos y componentes
Contactos profesionales
Expertos Consultores
Reuniones informales

Publicaciones nacionales y extranjeras


Tesis y otros documentos no publicados
Literatura científica y tecnológica Ponencias y resúmenes de eventos
Patentes y registros
Bases de datos

Ferias comerciales
Contactos a nivel organizativo Reuniones corporativas
Asociación a organizaciones

Fuente: Elaboración propia.

56

 
 
Cuadro 7. De la vigilancia tecnológica a la inteligencia competitiva.

Actividad Naturaleza Información Dimensión Objetivo

No Fuente de
Descubridora Continua
específica información

Observación Investigadora Específica Continua Acontecimientos

VIGILANCIA
Investigadora Específica A medida Acontecimientos
TECNOLÓGICA

Oportunidades/
Análisis Evaluadora Específica A medida
Amenazas

Criterios de
Difusión Selectiva Específica A medida
decisión

INTELIGENCIA Toma de
Utilización Específica A medida Acción
COMPETITIVA decisiones
Fuente: Escorsa Castells & Maspons Bosch (2001)

Proceso 2. Captura de datos


Esta captura es un proceso permanente de recopilación de datos, en el que es clave
involucrar al personal directivo, científico y de contacto con los clientes, por lo que debe
ser lo más participativo posible; este proceso de captura de datos (Acción 12) se debe
realizar en el SVT-IH mediante:
♣ las visitas a universidades, entidades de ciencia e innovación tecnológica (ECIT),
empresas y organizaciones profesionales,
♣ la interacción con clientes y proveedores,
♣ la adquisición y consulta de literatura científico-técnica y comercial,
♣ la participación en reuniones de trabajo, congresos científicos, ferias comerciales y
acciones de superación,
♣ la información suministrada por consultores externos,
♣ el establecimiento de vínculos con cámaras de comercio y otras organizaciones que
agrupan empresas,
♣ los estudios de benchmarking tecnológico y comercial, y
♣ las facilidades que presta Internet, tales como Web, buscadores y metabuscadores (por
ejemplo, Google, Yahoo, Altavista, Vivísimo, Clusty), E-mail, listas de discusión o
57

 
 

distribución (por ejemplo, Madri+d, Delos, Ergomix, BiodieselBR, SciDev, INSEAD


Knowledge, UNU-MERIT Working Papers, Tablero de Comando), blogs, bibliotecas
virtuales, gestores bibliográficos (EndNote, Zotero), y comunidades virtuales (XING-
Neurona, YouTube).
Aunque en la actualidad no es posible la aplicación de las minerías de datos –para la
información estructurada en bases de datos— y de textos –para la información no
estructurada, que es la mayoría— (Data Mining y Text Mining) o los mapas tecnológicos,
por no disponerse de softwares especializados de captura (VIGIALE, COPERNIC) y de
tratamiento de la información (MATHÉO, TETRALOGIE, GOLDFIRE), es recomendable
enfocar algunas acciones en este sentido, tal como sugieren Escorsa Castells & Cruz
(2008), buscando aplicaciones a partir de softwares libres (Acción 13).
Asimismo, la capacidad de discriminación de la información desempeña un papel
decisivo en este paso, en lo cual es fundamental no perder de vista el objetivo, las áreas
críticas ni las fuentes de información identificadas en la Planificación de la VT, como
recomienda la UPDCR-IPN (2006).
Proceso 3. Análisis de datos
El análisis de los datos obtenidos es la fase más compleja y difícil; su objetivo principal
es procesar datos y fuentes de información para interpretar su significado, encontrar
datos relevantes, convertirlos en información útil en la toma de decisiones, realizar
comparaciones y valorar sus implicaciones para continuar las acciones en la EEPF-IH.
Además, incluye la evaluación de la veracidad de los datos utilizados y la fiabilidad de
las fuentes de información.
Para evaluar la fiabilidad de las fuentes de información, Palop & Vicente (1994)
consideran de utilidad el responder preguntas tales como:
♣ ¿Quién genera la información y cuál es su calificación?
♣ ¿Es la información de primera o de segunda mano?
♣ ¿La información es compatible con lo que se conoce hasta el momento?
Para ello, se considera apropiado la constitución de un equipo ad hoc para este
propósito (Acción 14), compuesto por integrantes de las áreas de I+D+i y el Equipo de
Gestión de la Ciencia y la Innovación Tecnológica y del Control Estratégico de Gestión

58

 
 

(GESTEC) —una nueva figura organizativa19 que se crea—, subordinado al Director


General.
Proceso 4. Diseminación de la información
Este paso busca diseminar la información procesada a la Alta Dirección y al personal
vinculado con la I+D+i y la comercialización de tecnologías, innovaciones, conocimientos y
productos/servicios en la EEPF-IH, mediante diversas formas no excluyentes, en función
de los recursos existentes (por ejemplo: informes, boletines tecnológicos, presentaciones
formales, murales, verbalmente en sesiones de trabajo o reuniones, así como por vía
telefónica, E-mail, en la Intranet o los sitio Web), utilizando un sistema de
retroalimentación para lograr mejoras (Acción 15). Dicha diseminación también puede
realizarse mediante informes o presentaciones formales, e incluso por vía oral informal.
El método de diseminación de la información dependerá de la NATURALEZA de la
información, el COSTO de distribución, la URGENCIA y las PREFERENCIAS del receptor.
Resulta crucial utilizar sistemas de retroalimentación que permitan obtener las
observaciones de los usuarios de la información entregada, para poder mejorar tanto esta
como los métodos de comunicación empleados.
Asimismo, es necesario SALVAGUARDAR la información obtenida, por lo resulta
imprescindible contar con especificaciones de protección y control de todo el proceso,
garantizando los intereses de la empresa
Proceso 5. Utilización de resultados y/o almacenamiento
Una vez que la información ha sido analizada y diseminada entre los decisores debe ser
utilizada, preferentemente, para acciones concretas; aunque su almacenamiento en
soporte electrónico o impresa, con vistas a incrementar el volumen de conocimientos de la
EEPF-IH para ser utilizada en futuras acciones, no debe ser considerado como una
práctica negativa.
Además, debe precisarse si su utilización es para ACCIONES específicas de carácter
inmediato, o simplemente para incrementar el STOCK DE CONOCIMIENTOS de la
empresa. Para cada caso su tratamiento es diferente y debe ser responsabilidad de la
Dirección General de la EEPF-IH, de su Consejo Científico, de la Subdirección de

                                                            
19
Es una especie de brooker tecnológico, en términos empleados por Hidalgo Nuchera (2000).

59

 
 

Investigaciones o de la dirección de las OSBT(a) y Módulos de Investigación-Producción,


según sea el caso específico de la información (Acción 16).
Algunos productos/servicios que brinda la VT (según Orozco Silva & Piloto Garrucha,
2003), los cuales resultan apropiados para el SVT-IH, son los siguientes:
♣ Perfiles estratégicos de: sectores, organizaciones/empresas, productos o de
personalidades de la ciencia y la innovación tecnológica.
♣ Estudios de mercado/ Estudios de la competencia.
♣ Estudios de tendencias (tecnológicas, comerciales).
♣ Estudios estratégicos.
♣ Planes estratégicos para la introducción de organizaciones/empresas o productos en un
país o área geográfica.
♣ Identificación de potencial oculto en competidores.
Proceso 6. Evaluación del funcionamiento del sistema
Por último, el SVT-IH debe ser evaluado periódicamente para conocer si cumple con
sus objetivos y, a su vez, produce flujos de retroalimentación de la información y realiza
acciones para mejorar el propio funcionamiento del sistema.
El sistema y sus mecanismos deben ser EVALUADOS periódicamente para confirmar si
cumplen con sus OBJETIVOS y, en última instancia, si proporcionan BENEFICIOS a la
empresa. El propósito de la evaluación es MEJORAR las acciones, haciendo que estén
más cerca de las necesidades reales de la empresa y con ello perfeccionar el proceso de
toma de decisiones.
Para evaluar el funcionamiento del SVT se considera que puede ser factible evaluar el
diseño, implementación e implantación de un Cuadro de Mando Integral para el control
estratégico de la gestión del sistema (Acción 16), lo cual será abordado en la
investigación conducente a la Tesis Doctoral del autor.
Por su parte, las actividades más beneficiadas por la VT en la EEPF-IH son las
siguientes:
♣ Formulación y revisión de la estrategia de Ciencia e Innovación Tecnológica.
♣ Identificación de oportunidades y amenazas tecnológicas y competitivas.
♣ Identificación de zonas de "retraso" tecnológico y competitivo.

60

 
 

♣ Análisis de los competidores, “coopetidores”20 y potenciales aliados.


♣ Diversificación de productos y servicios intensivos en conocimiento.
♣ Selección y adopción de tecnologías, innovaciones y conocimientos, así como gestión
de la cartera tecnológica.
♣ Identificación, administración y explotación del conocimiento interno y externo.
♣ Facilitación de la generación de nuevos conocimientos.
♣ Difusión de las mejores prácticas.
♣ Inversiones basadas en las nuevas tecnologías e innovaciones.

♣ Definición de alianzas estratégicas.

De un Sistema de Vigilancia a un Sistema de Inteligencia Tecnológica y Competitiva


Asimismo, en el caso de la investigación que se resume en esta Tesis de Maestría,
resulta pertinente hacer referencia a la necesidad de considerar dos etapas de desarrollo
de la función Vigilar en la EEPF-IH, estas son:
1. Creación de un Sistema de Vigilancia Tecnológica (SVT).
2. Creación de un Sistema de Inteligencia Tecnológica y Competitiva (SITC), como un
desarrollo de la anterior etapa en la Organización.
Este SVT y su posterior transición a un SITC (ver Cuadro 7) permite, en resumen,
cumplir dos objetivos: 1) enviar señales de aviso que permitan a la EEPF-IH identificar con
anticipación hechos de interés y tendencias tecnológicas y competitivas; y 2) servir de
soporte para la toma de decisiones, al brindar información relevante y oportuna para ello,
constituyéndose en un elemento clave de la Gestión de la Tecnología y la innovación, al
convertirse la información tecnológica y competitiva en un recurso clave para la
Organización, considerando el ciclo siguiente: Datos-Información-Conocimiento-
Decisiones-Acciones.
Se considera que las 16 acciones tomadas son apropiadas y resultan factibles y
pertinentes para implantar un SVT en la EEPF-IH, en el marco de su Sistema Integrado de
Ciencia e Innovación Tecnológica.
                                                            
20
Fue tratado, por primera vez, por Cherington (1913), y promovido internacionalmente por Brandenburger &
Nalebuff (1996)), para hacer mención a los actores de la denominada “Coopetición”, un término de la
literatura sobre estrategia empresarial que hace referencia a acciones de cooperación entre competidores
dirigidas a aumentar la competitividad y la cuota de mercado de una región o un clúster.

61

 
 

3.3. Comprobación de la pertinencia de SVT propuesto como herramienta para la


generación de información clave para la toma de decisiones estratégicas en la
EEPF-IH

Para la comprobación de la hipótesis general de investigación se trazó una estrategia que


se representó esquemáticamente en la Figura 4. Al respecto, la factibilidad y pertinencia
de aplicación de las acciones propuestas para implantar un SVT en la EEPF-IH se
muestra en el epígrafe anterior; mientras que la valoración de la utilidad del SVT por parte
de los directivos e investigadores de la EEPF-IH se expone a continuación.

Criterios de los directivos e investigadores de la EEPF-IH para valorar la utilidad del


SVT propuesto

Con el objetivo de valorar la utilidad del SVT propuesto se elaboró un cuestionario, el cual
fue sometido a la consideración de nueve (9) directivos e investigadores de la EEPF-IH,
con experiencia. En este cuestionario se utilizó una escala Likert de cinco categorías, en la
cual una valoración máxima de cinco (5) puntos representaba la total conformidad y
acuerdo con el planteamiento expuesto, y una valoración mínima de un (1) punto, lo
contrario (total desacuerdo con el planteamiento), aunque se permitían valoraciones
intermedias. Los resultados del procesamiento de las preguntas contenidas en los
cuestionarios, según tres conjuntos de cualidades, se resumen en la Tabla 1; mientras que
se detallan en la Tabla 2.

Tabla 1. Resultados del procesamiento de las preguntas contenidas en los cuestionarios.

Cualidades Promedio
Cumplimiento de los elementos clave en que se sustenta el Sistema de Vigilancia
4,87
Tecnológica
Cumplimiento del objetivo general que tiene el Sistema de Vigilancia Tecnológica 4,95
Fuente: Elaboración propia

La aplicación de este cuestionario en la EEPF-IH permitió conocer la pertinencia y


utilidad del SVT, considerando los valores obtenidos en relación con el cumplimiento del
objetivo general y de los elementos clave en los que se sustenta este Sistema en la
Organización.

62

 
 
Tabla 2. Resultados del procesamiento de las preguntas contenidas en los cuestionarios para
valorar las principales cualidades del Sistema de Vigilancia Tecnológica propuesto.
I. Cumplimiento de los elementos clave en que se sustenta el Sistema de Vigilancia Tecnológica
(promedio: 4,87)
El Sistema de Vigilancia Tecnológica propuesto para la EEPF-IH:

Ítems Promedio
Es factible de aplicación en la Organización 4,85
Contribuirá a mejorar la toma de decisiones de I+D+i apropiadas para la Organización 5,00
Posee consistencia lógica a partir de su estructura, secuencia, interrelación de aspectos
4,87
y coherencia metodológica
Puede ser extensible a otras ECIT y sectores por su capacidad a adaptabilidad,
4,50
consistencia y posibilidad de generalización
Permitirá ejecutar un complejo proceso analítico de una manera relativamente simple y
4,87
de fácil aplicación
Es flexible por su capacidad de asimilación e incorporación de mejoras en los diferentes
5,00
procesos analíticos y procedimientos específicos
Resulta pertinente para las condiciones actuales de la EEPF-IH, por lo que puede ser
5,00
adoptado integralmente

II. Cumplimiento del objetivo general que tiene el Sistema de Vigilancia Tecnológica (promedio:
4,95)
El Sistema de Vigilancia Tecnológica propuesto para la EEPF-IH, en su conjunto:

Ítems Promedio
Permite obtener y difundir información estratégica proveniente del entorno tecnológico y
5,00
competitivo
Contribuye a mejorar los procesos de formulación, implementación y control de la
5,00
Estrategia de Ciencia e Innovación Tecnológica
Permite fomentar la GTI en la EEPF-IH y mejora la percepción estratégica de esta
5,00
función, transformándola en un instrumento estratégico y competitivo
Con su adopción y aplicación consecuente, se conseguirá contribuir a la mejora integral
4,87
de la gestión de los recursos y capacidades tecnológicas y productivas de la EEPF-IH
Posibilita que la toma de decisiones se realice sobre una mezcla de informaciones
4,87
provenientes del entorno y de la organización, lo cual permite mejores decisiones
Fuente: Elaboración propia

63

 
 

Conclusiones generales
A partir de los resultados de esta investigación se logró llegar a las conclusiones generales
siguientes:
1. El problema científico planteado reveló su elevada pertinencia científica y práctica,
al no disponerse en la EEPF-IH de un Sistema de Vigilancia Tecnológica, estructurado
y sistémico, que posibilite captar, procesar y socializar información científica y
tecnológica, con un enfoque estratégico, para contribuir a la toma de decisiones.
2. El conjunto de teorías (o fragmentos de estas), otros enfoques teóricos existentes,
recomendaciones y procedimientos de carácter general, identificados en la literatura
internacional consultada sobre el tema en su conjunto, casi siempre provenientes de
contextos económico-sociales y culturales muy diferentes e incluso, en algunos casos,
incompatibles con el sistema político, la economía, la sociedad y la cultura cubana, si
bien apoyan, no permiten solucionar integralmente el problema científico planteado en
la investigación originaria que condujo a esta Tesis de Maestría; por ello, tanto el
análisis realizado del “estado del conocimiento y de la práctica” como la incorporación
de otros aportes teórico-metodológicos se constituyen, de hecho, en una perspectiva
teórica sobre la temática objeto de estudio, construida en el marco de la investigación
que sustenta la solución propuesta.
3. El Sistema de Vigilancia Tecnológica propuesto, en el contexto específico de la EEPF-
IH, a partir de un conjunto de elementos clave, actividades, procesos y acciones,
constituyen los principales aportes científicos de la presente Tesis de Maestría.
4. Mediante la propuesta de aplicación del Sistema de Vigilancia Tecnológica, a partir de
un conjunto de acciones que se consideran factibles y pertinentes y la valoración de la
utilidad de este Sistema en la EEPH-IH, como objeto de estudio práctico, fue posible
comprobar empíricamente la hipótesis general de investigación, demostrando como
solución su capacidad explicativa, consistencia lógica, factibilidad, flexibilidad y
pertinencia.

64

 
 

Recomendaciones
1. Implementar el Sistema de Vigilancia Tecnológica en la EEPF-IH, manteniendo un
seguimiento sobre el avance de los procesos de de implantación y mejora, con el fin
de que esta ECIT se convierta en una organización de referencia (benchmark) en
Cuba, e incluso a nivel internacional en este sector.
2. Continuar las investigaciones específicas asociadas al Sistema de Vigilancia
Tecnológica, que contribuyan a la Tesis Doctoral del autor en aspectos tales como: el
diseño de un sistema informático para apoyar los procesos de VT en la EEPF-IH, la
evaluación del diseño y la implementación e implantación de un Cuadro de Mando
Integral para el control estratégico de la gestión de dicho sistema, así como concebir
un Sistema de Inteligencia Tecnológica y Competitiva apropiado para la institución.
3. Continuar la divulgación de los resultados de esta investigación mediante artículos
científicos, monografías, comunicaciones a congresos, presentaciones en sesiones
científicas y cursos de formación, para lograr su consolidación teórico-práctica y la
incorporación progresiva a los documentos metodológicos, tanto del MES y del
CITMA como en poder de los CES, las ECIT y las empresas cubanas, para contribuir
a su conversión progresiva en actores principales de la articulación entre la Ciencia y
la Economía, y del tránsito hacia una economía nacional basada en el conocimiento.

65

 
 

Referencias bibliográficas
1. Acevedo Suárez, J. A. (1995) Normas de conducta de una filosofía organizacional
exitosa. Curso de Maestría en Organización de la Producción. ISPJAE, La Habana;
Cuba.
2. AENOR (2006) Gestión de la I+D+i: Sistema de VT. UNE 166006 EX. Asociación
Española de Normalización y Certificación, Madrid.
3. Andreu, R.; Valor, J. & Ricart, J. (1998) Estrategia y sistemas de información.
McGraw-Hill Interamericana, Madrid, España.
4. Andriole, S. J. (2009) Best practices in business technology management. CRC
Press, Boca Raton, FL, USA.
5. Antia, K. D. & Hesford, J. W. (2007) A process-oriented view of competitive
intelligence and its impact on organizational performance. J. Compet. Intellig. &
Manag. (USA) 4 (1): 3-31
6. Arias Pérez-Ilzarbe, Esther (2008) Ejercicio de Vigilancia Tecnológica de patentes con
herramientas gratuitas de Internet. Análisis madri+d 20-11-2008. Disponible en:
HTTP://WWW.MADRIMASD.ORG (Consulta: 25-3-2009)
7. Arjonilla Domínguez, S. J. & Medina Garrido, A. (2000) La gestión de los sistemas de
información en la empresa. Pirámide, Madrid, España.
8. Ashton, W. & Stacey, G. (1995) Technical Intelligence in Business: understanding
technology threats and opportunities. J. of Technology Management (USA) 10 (1):
79-104
9. Ashton, W. B. & Klavans, R. (1997) Keeping abreast of science and technology:
technical intelligence for business. Battelle Press, Columbus, Ohio, USA.
10. Association Francaise de Normalisation (1998) Prestations de veille et prestations de
mise en place d´un systéme de veille. Norme XPX 50-053. AFNOR, Paris, France
11. Barndt, W. D. (2000) SCIP at the crossroads: a response to the President´s message.
Competitive Intelligence Management (USA) 3 (3): 39-42.
12. Baumard, P. (1991) Stratégie er surveillance des environnements concurrentiels.
Masson, Paris, France.

66

 
 

13. Belén Bermejo, Ana (2007) Vigilancia tecnológica: factor de éxito de las spin-offs.
Madrid 22/11/2007. Disponible en: HTTP://WWW.MADRIMASD.ORG (Consulta: 25-3-
2009).
14. Benavides Velasco, C. A. & Quintana García, Cristina (2006) Inteligencia competitiva,
prospectiva e innovación. La norma UNE-166006 EX sobre el sistema de vigilancia
tecnológica. Boletín Económico del ICE (España) 2896: 47-63.
15. Bergeron, P. (1996) Information Resources Management. ARIST (USA) 31: 263-300.
16. Bergeron, P. (2000/a/) Government approaches to foster competitive intelligence
practice in SMEs: a comparative study of eight governments. In ASIS (Ed,):
Proceedings of the 63rd Annual Meeting of the American Society for Information
Science (ASIS). Nov. 13-16, Chicago, IL. USA, p. 301-308.
17. Bergeron, P. (2000/b/) Veille stratégique et PME: comparaison des politiques
gouvernementales de soutien. Presses de l´Université du Québec, Sainte-Foy,
Québec, Canada.
18. Bergeron, P. (2000/c/) Regional business intelligence: the view from Canada. Journal
of Information Science (USA) 26: 153-60.
19. Bernhardt, D. (1994) I want it fast, factual, actionable? Tailoring competitive
intelligence to executive´s needs. Long Range Planning (USA) 27 (1): 13.
20. Blanco Godínez, F. & Suárez Hernández, J. (2008) Aparición y cambios del modelo
organizativo de investigación en la EEPF “Indio Hatuey”: Algunas reflexiones. En MES
(Ed.): Memorias del VI Congreso Internacional de Educación Superior Universidad
2008, Palacio de Convenciones de La Habana, 11-15 febrero del 2008 (en CD).
21. Blanco, F.; Suárez, J. & Lay, María T. (1998) Adopción de un modelo de gestión de la
Investigación y Extensión a la actividad de postgrado de la EEPF-IH. AUIP - MES
(eds.): IV Junta Consultiva sobre Postgrado en Iberoamérica. MES, La Habana, p. 44
22. Blanco Godínez, F.; Milera Rodríguez, Milagros & Machado Castro, R. (Eds.)
(2007/a/) EEPF “Indio Hatuey”: Génesis y Evolución del Quehacer Científico. EEPF
“Indio Hatuey” y EDICA, Matanzas, Cuba.
23. Blanco Godínez, F.; Martín, Martín, G. J.; Machado Martínez, Hilda; Milera Rodríguez,
Milagros & Simón Guelmes, L. (2007/b/) La política científica en la EEPF “Indio
Hatuey”. Sus cambios en el tiempo. Pastos y Forrajes (Cuba) 30 (3): 291-301.
67

 
 

24. Blenkhorn, D. L. & Fleisher, C. S. (2007) Performance assessment in competitive


intelligence: an exploration, synthesis, and research agenda. J. Compet. Intellig. &
Manag. (USA) 4 (2): 4-22.
25. Bolufé, A. (2001) Sistema de inteligencia empresarial del conocimiento en
Cubapetróleo. Taller INTEMPRES 2001, Dic. 2-5, IDICT, La Habana, Cuba.
26. Boxwell, R. J. (1994) Benchmarking for Competitive Advantage. McGraw-Hill, New
York.
27. Brandenburger, A. & Nalebaff, B. (1996). Co-opetition: A revolution mindset that
combines competition and cooperation. Doubleday, New York, USA.
28. Brooking, Anne (1997) El Capital Intelectual. El principal activo de las empresas del
Tercer Milenio. Paidós Empresa, Barcelona, España.
29. Brouard, F. (2006) Development of an expert system on environmental scanning
practices in SME: tools as a research program. J. Compet. Intellig. & Manag. (USA)
3 (4): 37-58.
30. Buchda, S. (2007) Rulers for business intelligence and competitive intelligence: an
overview and evaluation of measurement approaches. J. Compet. Intellig. & Manag.
(USA) 4 (2): 22-54.
31. Bueno Campos, E. (2002) La dirección por el conocimiento. Documento presentado
en sesiones de trabajo en SEDIC. 30 mayo. Fundación Iberoamericana del
Conocimiento, Madrid. Disponible en: WWW.GESTIONDELCONOCIMIENTO.COM
(Consulta: 2-9-2008).
32. Callon, M.; Courtial, J. P. & Penan, H. (1993) La Scientométrie. Que sais-je? No.
2727. Presses Universitaires de France, Paris, France.
33. Camp, R. C. (1989) Benchmarking: the search for best practice that lead to superior
performance. Quality Progress (USA) 22 (1): 61-68.
34. Carro Suárez J. R. (2000) Las tecnologías de información en la inteligencia
empresarial. Taller INTEMPRES 2001, Dic. 2-5. IDICT, La Habana, Cuba.
35. Cash. J. F.; McFarlan, W. & McKenney, J. L. (1998) Gestión de los sistemas de
información de la empresa. Los problemas que afronta la alta dirección. Alianza,
Barcelona, España.

68

 
 

36. Cepero Casas, L. & Suárez Hernández, J. (2006) Sistema de vigilancia tecnológica
apropiado para centros de investigación. Seminario Iberoamericano para el
Intercambio y la Actualización en Gerencia de Ciencia y Tecnología
IBERGECYT'2006. Nov. 1-3. GECYT, La Habana, Cuba.
37. Cherington, P. T. (1913). Adventizing as a business force: A compilation of experience
records. Doubleday, New York, USA.
38. Choo, C. W. (1998) The knowing organization: how organizations use information to
construct meaning, create knowledge and make decisions. Oxford University Press,
New York, USA.
39. Choo, C. W. & Auster, E. (1993) Environmental scanning: acquisition and use of
information by managers. ARIST (USA) 28: 9-314.
40. Clerc, P. (1997) Economic Intelligence. World Information Report. 1997-98. UNESCO,
Paris, France, pp. 304-317
41. Competitive Intelligence Foundation (2006) State of the Art. Competitive Intelligence
Foundation, Alexandria, VA, USA.
42. Cornella, A. (1994) Los recursos de información. Ventajas competitivas de las
empresas. McGraw-Hill Interamericana, Madrid, España. 
43. Cronin, B. (2000) Strategic intelligence and networked business. Journal of
Information Science (USA) 26: 133-38.
44. Cronin, B. & Davenport, E. (1994) Social Intelligence. ARIST (USA) 28: 3-44.
45. Cuellar, V. (2009) La efectiva rentabilidad de las patentes: vigilancia e inteligencia
tecnológica como estrategia de crecimiento empresarial. 3-9-2009. Disponible en:
HTTP://WWW.MADRIMASD.ORG/INFORMACIONIDI/ NOTICIAS/ (Consulta: 25-3-2009).
46. Cuesta Santos, A. (2002) Gestión del Conocimiento: Análisis y proyecciones de los
recursos humanos. Editorial Academia, Ciudad de la Habana, Cuba.
47. Cuesta Santos, A. (2004) Hacia una organización que aprende: una experiencia
cubana. Ingeniería Industrial (Cuba) 25 (3): 8-12.
48. Davenport, T. H. (1997) Information ecology: mastering the information and
knowledge environment. Oxford University Press, New York, USA.
49. Davenport, T. H. & Prusak, L. Y. (1998) Working knowledge. How organizations
manage what they know. Harvard Business School Press, Cambridge, Mass., USA.
69

 
 

50. Davis, J. C. (1999) How volume, value, growth (VVG) analysis can work for you.
Competitive Intelligence Review (USA) 10: 41-54.
51. Decker, R.; Wagner, R. & Scholz, S. W. (2005) An internet-based approach to
environmental scanning in marketing planning. Marketing Intelligence and Planning
(USA) 23 (2): 189-99.
52. Dishman, P. L. & Calof, J. L. (2008) Competitive intelligence: a multiphasic precedent
to marketing strategy. European Journal of Marketing (UK) 42 (7/8): 766-85.
53. Dou, H. (1997) Technology watch and competitive intelligence: the European way.
Competitive Intelligence Review (USA) 8 (1): 78-84.
54. Echavarría Kindelán, A (2003) ¿Inteligencia competitiva en organizaciones de base
científica y tecnológica? Taller INTEMPRES 2003, Oct. 16-18, IDICT, La Habana,
Cuba.
55. Edvinsson, L. & Malone, M. (1999) El Capital Intelectual. Gestión 2000, Barcelona,
España.
56. EEPF-IH (1971) Memoria (1971) Estación Experimental de Pastos y Forrajes “Indio
Hatuey”. Matanzas, Cuba.
57. Escorsa Castells, P. y Valls Pasola, J. (1997) Tecnología e innovación en la empresa.
Dirección y gestión. Ediciones Universidad Politécnica de Cataluña, Barcelona,
España.
58. Escorsa Castells, P. & Maspons Bosch, R. (2001) De la Vigilancia Tecnológica a la
Inteligencia Tecnológica. Prentice Hall, Madrid, España
59. Escorsa Castells, P. & Cruz, Elicet (2008) Vigilancia tecnológica e Inteligencia
Competitiva. Conferencia en la Convención de la Asociación Multisectorial de
Empresas de Cataluña, 4 marzo, Barcelona, España.
60. Escorsa Castells, P.; Maspons Bosch, R. & Rodríguez Salvador, Maricela, (1998)
Mapas tecnológicos y estrategia empresarial. En Faloh, R.; Fernández de Alaíza,
María C. & García Capote, E. (Eds.): Seminario Iberoamericano sobre Tendencias
Modernas en Gerencia de la Ciencia y la Innovación Tecnológica IBERGECYT'97, 26-
29 julio, CITMA, Habana, p. 107-20

70

 
 

61. Espín Andrade, R. A. (2001) Modelos formales, gestión del conocimiento e


inteligencia empresarial: Experiencias y planes. Taller INTEMPRES 2001, Dic. 2-5.
IDICT, La Habana, Cuba.
62. European Commission (2007) INNOVA Annual Report. European Commission.
Brussels, Belgium.
63. Fernández Coira, María del C. (2003) Sistema de Vigilancia Tecnológica para un
Centro de I+D: Centro de Investigación y Desarrollo del Transporte CETRA. Taller
INTEMPRES 2003, Oct. 16-18. IDICT, La Habana, Cuba.
64. Fink, A, & Schlake, O. (2000) Scenario management -an approach for strategic
foresight. Competitive Intelligence Review (USA) 11 (1): 37-45.
65. Fleisher, C. S. (2008) Using open source data in developing competitive and
marketing intelligence", European Journal of Marketing (UK) 42 (7/8): 852-66.
66. Fleisher, C.S., Wright, S., Allard, H.T. (2008) The role of insight teams in integrating
diverse marketing information management techniques. European Journal of
Marketing (UK) 42 (7/8): 836-51.
67. Fleisher, C. S.; Wright, S. & Tindale, R. (2007) A chronological and categorized
bibliography of key competitive intelligence scholarship: Part 4 (2003-2006). Journal
of Competitive Intelligence and Management (USA) 4 (1): 34-107.
68. Forrester, J. W. (1968) Industrial Dynamics. MIT Press, Cambridge, Massachusetts,
USA.
69. Fuld, L. M. (1995) The new competitor intelligence: the complete resource for finding,
analyzing and using information about your competitors. Wiley, New York, USA.
70. Fuld, L. M. (1999) Competitive intelligence on the web: Finding true net worth.
Econtent 22 (4): 16-24.
71. Fuld, L. M. (2000) Foreword. In Miller, J. P. (Ed,): Millennium Intelligence. CyberAge
Books, Medford, Mass., USA, p. 1-2.
72. García Orozco, J. (2003) Utilización de herramientas de inteligencia empresarial para
la realización de estudios de fusiones y adquisiciones de compañías en la Industria
del Viaje. Casa Consultora DISAIC. Taller INTEMPRES 2003, oct. 16-18, IDICT, La
Habana, Cuba.

71

 
 

73. Gilad, B. (2004) Early Warning: Using Competitive Intelligence to Anticipate Market
Shifts, Control Risk, and Create Powerful Strategies. AMACOM, New York, NY, USA.
74. Gilad, B. & Gilad, T. (1988) The business intelligence system: a new toll for
competitive advantage. Amacom, New York, USA.
75. Giner, F. (2004) Los Sistemas de Información en la Sociedad del Conocimiento.
Editorial ESIC, Madrid, España.
76. Graef, J. L. (1999) Using the internet for competitive intelligence. Disponible en:
<http//:www. montagne.com> [Consulta: 18-11-2008].
77. Griffiths, J. M. & King, D. W. (1993) Special libraries: Increasing the information edge.
Special Libraries Association, Washington DC, USA.
78. Hasanali, F.; Leavitt, P.; Lemons, D. & Prescott, J. E. (2004) Competitive Intelligence:
A Guide for Your Journey to Best Practice Processes. American Productivity & Quality
Center, Houston, TX, USA.
79. Hernández Olivera, L. A. (2010) Creación y desarrollo de Organizaciones Socialistas
de Base Tecnológica para el sector agropecuario incubadas en Instituciones de la
Educación Superior cubana. Tesis en opción al grado científico de Dr.C. Técnicas.
Universidad de Matanzas, Cuba.
80. Hidalgo Nuchera, A.; León, G. & Pavón Morote, J. (2002) La Gestión de la Innovación
y de la Tecnología en las Organizaciones. Pirámide, Madrid, España.
81. Hodges, C. (2005) Competitive intelligence overview: feeding the competitive analysis
process. ASQ World Conference on Quality and Improvement Proceedings (USA)
Vol. 59: 441-45.
82. Horton, F. W. (1979) Information resources management: concepts and cases.
Association for Systems Management, Cleveland, Ohio, USA.
83. Jacobiak, F. (1991) Practique de la Veille Technologique. Les Éditions d'Organisation,
Paris
84. Juhari, A. S. & Stephens, D. P. (2006) Tracing the origins of competitive intelligence
throughout history. Journal of Competitive Intelligence and Management (USA) 3
(4): 61-82
85. Kline, D. (2000) Discovering new value in intellectual property. Harvard Business
Rev. (USA) 78: 54-66.
72

 
 

86. Lagerstam, C. (1990) The theory of business intelligence: the intelligence process. In
Blaise, C. & Tudor-Silovic, N. (Eds.): The knowledge industries: levers of economic
and social development in the 1990s. Aslib, London, UK.
87. Knip, V.; Dishman, P. & Fleisher, C. S. (2003) A chronological and categorized
bibliography of key competitive intelligence scholarship: Part 3 (the earliest writings-
1989). Journal of Competitive Intelligence and Management (USA) 1 (3): 10-79.
88. Lay Ramos, María T. (2004) Propuesta de un Modelo General para la Capacitación
de Directivos y Reservas en la Empresa Pecuaria Martí. Tesis de Maestría en
Dirección de Empresas. Universidad de Matanzas, Cuba.
89. Lesca, H. (1994) Veille stratégique pour le management stratégique. État de la
question et axes de recherche. Economie Soc. (France) 28 (5): 31-50.
90. Lichtenthaler, E. (2004) Technology intelligence processes in leading European and
North American multinationals. R&D Management (UK) 34 (2): 121-35.
91. Liu, C.-H. & Wang, C.-C. (2008) Forecast competitor service strategy with service
taxonomy and CI data. European Journal of Marketing (UK) 42 (7/8): 746-65.
92. Lönnqvist, A. & Pirttimäki, V. (2006) The measurement of business intelligence.
Information Systems Management (USA) 23 (1): 32-40.
93. Malhotra, Y. (1998) What is Knowledge Management? Disponible en:
<http//:www.brint.com/km/whatis. htm> [Consulta: 12-9-2009].
94. Marín Llanes, L. A. (2000) Solución de problemas mediante técnicas de inteligencia
empresarial. Taller INTEMPRES 2000, Nov. 16-18, IDICT, La Habana, Cuba.
95. Market Wire (2007) Corporate Spending on Competitive Intelligence Projected to Rise
Ten-fold, to $10 Billion, in Five Years. Disponible en:
WWW.MARKETWIRE.COM/MW/RELEASE.DO/ COMPETITIVE-INTELLIGENCE (Consulta:
25-3-2009).
96. Marshall, J. G. (1993) The impact of the special library on corporate decision-making.
Special Libraries Association, Washington DC, USA.
97. Martín Martín, G. J.; Machado Martínez, Hilda; Blanco Godínez, F.; Milera Rodríguez,
Milagros; Funes Monzote, F. & Suárez Hernández, J. (2009) Evolución del modelo de
gestión positivista de la ciencia a un modelo de gestión contexto céntrico, en la
Estación Experimental de Pastos y Forrajes “Indio Hatuey”. En Armengol, Nayda;
73

 
 

Funes Monzote, F.; Martín, G. & Alvarado, G. (Eds.): Memorias del II Simposio
Internacional Agrodesarrollo'2009, 26-28 mayo. EEPF-IH, Varadero, Cuba, pp. 52-55
98. Martinet, B. & Martí, Y. M. (1995) L’intelligence économique. Les yeux et les oreilles
de l’entreprise. Les Éditions d’Organisation. Paris, France.
99. Más Basnuevo, Anays (2005) Antecedentes y situación actual de los conceptos y
métodos para el desarrollo de la inteligencia organizacional. Acimed (Cuba) 13 (4).
Disponible en: http_//bvs.sld.cu/revistas/aci/vol13_4_05/aci02405.htm (Consulta: 25-
3-2009).
100. Más Basnuevo, Anays; González Guitián, M. V.; Guerra Ávila, E.; Fornet Hernández,
E.; Torres Santander, M. E. & Zayas Pérez, M. R. (2000) El proceso de inteligencia en
función de la Biotecnología Vegetal en Holguín (1997-1999). Una realidad del Sistema
de Ciencia e Innovación Tecnológica de Cuba. Ciencias de la Información (Cuba)
31 (3-4): 15-21.
101. Maspons, R. (2000) Innovación, Vigilancia e Inteligencia. De la vigilancia tecnológica a
la inteligencia competitiva. Taller Internacional INTEMPRES 2000. 16-18 Noviembre.
Hotel Meliá Cohiba, La Habana, Cuba
102. Michaeli, R. & Simon, L. (2008) An illustration of Bayes' theorem and its use as a
decision making aid for competitive intelligence and marketing analysts. European
Journal of Marketing (UK) 42 (7/8): 804-13.
103. Moon, M. D. (2000) Effective use of information and competitive intelligence. Inform.
Outlook (USA) 4 (2): 17-20.
104. Morin, J. (1985) L'Excellence Technologique. Publi Union, Paris, France.
105. Morin, J. & Seurat, R. (1991) La gestión de los recursos tecnológicos. Economía
Industrial (España) 281:109-13.
106. Nonaka, I. (1991) The Knowledge-Creating Company. Harvard Business Review
(USA), Nov.-Dec.: 27-38.
107. Nonaka, I. (1994) A dynamic theory of organizational knowledge creation.
Organization Sci. (USA) 5 (1): 14-37.
108. Núñez Paula, I. (2002) Enfoque teórico-metodológico para la determinación dinámica
de las necesidades que deben atender los sistemas de información en las
organizaciones o comunidades. Tesis en opción al título de Doctor en Ciencias de la
74

 
 

Información. Facultad de Comunicación, Universidad de La Habana, La Habana,


Cuba.
109. Ojeda, Alicia (2008) Procedimientos de autoevaluación para la mejora de la gestión
del sistema de postgrado y de sus figuras en la EEPF-IH. Tesis de Maestría en
Ciencias de la Educación Superior. Universidad de Matanzas, Cuba.
110. Orozco Silva, E. (1998/a/) Enfoque conceptual de la inteligencia organizacional en
algunas fuentes de información. Aplicación en la industria biofarmacéutica. Ciencias
de la Información (Cuba) 29 (4):36-39.
111. Orozco Silva, E. (1998/b/) La inteligencia corporativa fuera de la gran empresa.
Ciencias de la Información (Cuba) 29 (3):11-12.
112. Orozco Silva, E. (2000) La Inteligencia Corporativa en Cuba: Mito, realidad y
perspectivas. Ciencias de la Información (Cuba) 31 (1-2): 37-48.
113. Orozco Silva, E. (2001) Inteligencia empresarial: ¿Desarrollar un sistema interno o
contratar un servicio? En Memorias del II Taller de Inteligencia Empresarial y Gestión
del Conocimiento en la Empresa INTEMPRES 2001. 4-6 de octubre. IDICT, La
Habana, Cuba.
114. Orozco Silva, E. & Piloto Farrucha, M. (2003) Algunas expresiones de gestión del
conocimiento en la Consultoría BioMundi/ IDICT. Taller GESTEC'2003, CITMA, La
Habana, Cuba.
115. Ortiz Montenegro, Ivette; Cruz Jiménez, Elicet & Escorsa Castells, P. (2006)
Vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva. En Faloh Bejerano, R. (Ed.): Gestión
de la Innovación. Una visión actualizada para el contexto Iberoamericano. INNRED y
Editorial Academia, La Habana, Cuba, p. 187-97.
116. Páez Urdaneta, I. (1992) Gestión de la inteligencia, aprendizaje tecnológico y
modernización del trabajo informacional. Retos y oportunidades. Instituto de Estudios
del Conocimiento, Universidad Simón Bolívar, Caracas, Venezuela, p. 13-14.
117. Palop, F. & Vicente, J. M. (1994) Estructura de la Vigilancia. Documentos de la
Maestría en Gestión de la Ciencia y la Tecnología. Universidad Carlos III, Madrid,
España.
118. Paños, A. (1999) Reflexiones sobre el papel de la información como recurso
competitivo de la Empresa. Anales de Documentación 1 (2): 21-38
75

 
 

119. Patton, K. M. & McKenna, T. M. (2005) Scanning for competitive intelligence.


Competitive Intelligence Magazine (USA) 8 (2): 24-29.
120. PCC (Partido Comunista de Cuba) (1976) Sobre política científica nacional. Tesis y
Resolución. Departamento de Orientación Revolucionaria del Comité Central, La
Habana, Cuba.
121. Philip, H. & Davies, J. (2002) Intelligence, Information Technology and Information
Warfare. University of Malaya, Kuala Lumpur, Malasia.
122. Pirttimäki, V. & Karjaluoto, A. (2006) Measurement of business intelligence in Finnish
telecommunications company. The Electronic Journal of Knowledge Management
(USA) 4 (1): 83-90.
123. Ponjuán Dante, Gloria (1999) Gestión, Gestión de la Información, Gestión del
Conocimiento....Gestión del Futuro. Ciencias de la Información (Cuba) 30 (3): 43-
52.
124. Porter, M. (1980) Competitive Strategy. Techniques for Analysing Industries and
Competitors. The Free Press, New York, USA. Existe edición en castellano:
Estrategia Competitiva. CECSA, México D.F., 1982.
125. Porter, M. (1985) Competitive Advantage. The Free Press, New York, USA. Existe
edición en castellano: Ventaja Competitiva. CECSA, México D.F., 1990.
126. Porter, M. (1991) La Ventaja Competitiva de las Naciones. Plaza & Janes Editores,
Barcelona, España (prínceps: 1990).
127. Prescott, J. E. (1995) The evolution of competitive intelligence. International Review
of Strategy Management (USA) 5 (6): 71-90.
128. Quevedo Rodriguez, V. N. (2009) Hacia el desarrollo de sectores basados en el
conocimiento. Conferencia en TECNOGEST. CITMA, Santa Clara, Cuba.
129. Qiu, T. (2008) Scanning for competitive intelligence: a managerial perspective.
European Journal of Marketing (UK) 42 (7/8): 814-35.
130. Reyes León, G. & González Roblejo, Y. V. (2003) MIS DecisionWare, soporte para la
toma de decisiones en las empresas. Taller INTEMPRES 2003, oct. 16-18, IDICT, La
Habana, Cuba.
131. Richelson, J. T. (1989) The U.S. Intelligence Community. Ballinger, New York, USA1

76

 
 

132. Rodríguez Rovira, J. M. (1999) Relatoría de la Mesa Redonda sobre Gestión del
Conocimiento, Feria Internacional de las Tecnologías de Información. El Profesional
de la Información 8 (3):43-46.
133. Rodríguez Salvador, Maricela & Escorsa Castells, P. (1998) Transformación de la
información a la inteligencia tecnológica en la organización empresarial. Revista de
Ciencia y Tecnología (México) 2 (3): 177-202.
134. Rouach, D. (1996) La veille technologique et l´intelligence économique. Presses
Universitaires de France, Paris, France.
135. Salmon R. & de Linares, Y. (1999) Competitive intelligence: scanning the global
environment. Economica, London, UK.
136. Sánchez Sánchez, M. (2003) La inteligencia empresarial como herramienta para la
evaluación de proyectos de I+D. Taller INTEMPRES 2003, oct. 16-18, IDICT, La
Habana, Cuba.
137. Sánchez Carvajal, Heidy N. & Vega Falcón, V: (2006) Fundamentación de la gestión
de la información. Monografías 2006. Universidad de Matanzas, Cuba.
138. Sawka, K. A. (1996) Demystifying business intelligence. Management Review (USA)
85 (10): 47-51.
139. Sawka, K. A. (1999) Competiting hypothesis analysis. Competitive Intelligence
Magazine (USA) 2 (3): 37-38.
140. Sené, M. L. (2003) Aplicación de indicadores de desempeño para la inteligencia
empresarial. Taller INTEMPRES 2003, Oct. 16-18, IDICT, La Habana, Cuba.
141. Senge, P. (1998) La Quinta Disciplina. El arte y la práctica de la organización abierta
al aprendizaje. Granica, Barcelona, España (prínceps: 1990)
142. Simeón Negrín, Rosa E. (2002) La gestión del conocimiento en Cuba. En Faloh
Bejerano. R. & Fernández de Alaíza, María C. (Eds.): Gestión del Conocimiento.
Concepto, aplicaciones y experiencias. Ed. Academia, La Habana, Cuba, p. 4.
143. Solleiro, J. L. & Casas, Rosario (1998) Inteligencia tecnológica competitiva. Una visión
pragmática. Rev. de Economía de Empresa (México) 12 (34): 93-113.
144. Sosa Porteiro, M. (2002) La inteligencia empresarial en la empresa cubana:
CUBAINDUSTRIA. Taller INTEMPRES 2002, Oct. 17-19, IDICT, La Habana, Cuba.
145. Spendolini, M. J. (1992) The Benchmarking Book. Amacom, New York, USA.
77

 
 

146. Suárez Hernández, J. (2003) Modelo y procedimientos de apoyo a las decisiones


para desarrollar la Gestión de la Tecnología y la Innovación en la empresa ganadera
cubana. Tesis en opción al grado científico de Dr.C. Técnicas. Universidad Central de
Las Villas, santa Clara, Cuba.
147. Suárez Hernández, J. & Escorsa Castells, P. (2001) Consideraciones sobre la
Interrelación entre la Gestión del Conocimiento y la Gestión de la Innovación. Pastos
y Forrajes (Cuba) Vol. 24: 179-87.
148. Suárez Hernández, J.; Blanco Godínez, F. & Suárez Mella, R. (1998) Modelo de
Gestión para la Investigación y la Extensión Agropecuaria. Trabajo presentado en el
VI Encuentro Nacional de Gestión Tecnológica, 28-29 de mayo, CITMA, Matanzas,
Cuba.
149. Suárez Hernández, J.; Blanco Godínez, F.; Suárez Mella, R. & Machado Martínez,
Hilda. (1999) La Gestión de la Tecnología y la Innovación, un factor decisivo para la
competitividad. Su papel en la ganadería cubana. Pastos y Forrajes (Cuba) Vol. 22:
77-84.
150. Suárez Hernández, J.; Suárez Mella, R. & Hernández Pérez, G. (2003) Evaluación y
mejora del nivel de excelencia en un centro científico agropecuario. Resultados de
varios años de aplicación. Pastos y Forrajes 26 (3): 259-267.
151. Suárez Hernández, J.; Hernández Pérez, G. & Suárez Mella, R. (2005) Model and
procedures for decision making in management of diffusion, adoption and
improvement process of agroforestry technology. In Rosa M. Mosquera, Jim McAdam
& Antonio Rigueiro (Eds.): Silvopastoralism and Sustainable Land Management. CABI
Publishing, Wallingford – Oxfordshire -. UK & Cambridge, MA, USA, pp. 415-417
152. Suárez Hernández, J.; García Cuevas, J. L.; Martín Martín, G. J. & Jova, S. (2006)
Incubación de Organizaciones de Base Tecnológica en la Educación Superior
Cubana en el marco de un modelo de desarrollo socialista. Memorias del Seminario
Iberoamericano para el Intercambio y la Actualización en Gerencia de Ciencia y
Tecnología IBERGECYT 2006, 1-3 Noviembre. GECYT, Ciudad de la Habana (CD)
153. Suárez Hernández, J.; Hernández Olivera, L. A. & Martín Martín, G. (2007) El
Programa de Investigación-Innovación-Producción-Comercialización de Césped de la
EEPF “Indio Hatuey”: Avances en la generación de conocimientos y la
78

 
 

comercialización. En Núñez Jover, J. (Coord.): Memorias del Seminario “El papel de


la Universidad en el Sistema de Innovación”. Cátedra Ciencia, Tecnología, Sociedad
e Innovación, Universidad de la Habana, y Cátedra de Integración Convenio Andrés
Bello, MES, abril (CD)
154. Suárez Hernández, J.; Martín Martín, G. J.; Machado Martínez, Hilda; Banco Godínez,
F. & Hernández Olivera, L. A. (2009) La Estación Experimental “Indio Hatuey”:
transición de un centro de I+D en pastos y forrajes a una institución promotora del
desarrollo agrario e incubadora de organizaciones socialistas de base tecnológica. En
MES (Ed.): Educación Superior, Innovación y Desarrollo Social en Cuba: estudio de
experiencias. MES, La Habana (libro en edición)
155. Tanev, S. & Bailetti, T. (2008) Competitive intelligence information and innovation in
small Canadian firms. European Journal of Marketing (UK) 42 (7/8): 786-803.
156. Tecnociencia (2006/a/) Vigilancia Tecnológica e Inteligencia Competitiva.
Introducción. Abril. Disponible en: HTTP://WWW.TECNOCIENCIA.ES/ESPECIALES/
VIGILANCIA_TECNOLOGICA (Consulta: 5-3-2009).
157. Tecnociencia (2006/b/) Vigilancia Tecnológica e Inteligencia Empresarial. Abril.
Disponible en:
HTTP://WWW.TECNOCIENCIA.ES/ESPECIALES/VIGILANCIA_TECNOLOGICA/
INTELIGENCIA_EMPRESARIAL (Consulta: 5-3-2009).
158. Tecnociencia (2006/c/) Vigilancia Tecnológica en el Extranjero. Abril. Disponible en:
HTTP://WWW.TECNOCIENCIA.ES/ESPECIALES/VIGILANCIA_TECNOLOGICA/EXTRANJ
ERO (Consulta: 5-3-2009).
159. Tecnociencia (2006/d/) Inteligencia Competitiva en España. Abril. Disponible en:
HTTP://WWW.TECNOCIENCIA.ES/ ESPECIALES/VIGILANCIA_TECNOLOGICA/ESPANA
(Consulta: 5-3-2009).
160. Tena Millán, J. & Comai, A. (2005) El desarrollo de la Inteligencia Competitiva en
España: un recorrido bibliográfico. Puzzle Revista Hispana de la Inteligencia
Competitiva (España) 16: 4-10. Disponible en: HTTP://WWW.REVISTA-PUZZLE.COM/
(Consulta: 25-3-2009).

79

 
 

161. Trim, P. R. J. & Lee, Y. (2008) A strategic marketing intelligence and multi-
organizational resilience framework. European Journal of Marketing (UK) 42 (7/8):
731-45.
162. UNU-MERIT (2008) European Innovation Scoreboard 2007: Comparative Analysis of
Innovation Performance. PROINNO Europe, European Commission. Brussels,
Belgium.
163. UPDCE (2006) Inteligencia Competitiva. Unidad Politécnica para el Desarrollo y la
Competitividad Empresarial, Instituto Politécnico Nacional, México D.F.
164. Vargas, F. & Castellanos, O. (2005) Vigilancia como herramienta de innovación y
desarrollo tecnológico. Caso de aplicación: Sector de empaques plásticos flexibles.
Revista Ingeniería e Investigación (Colombia) 25 (2): 32-41.
165. Vedder, R. G. & Vanececk, M. T. (1998) Competitive intelligence for IT resource
planning: some lessons learned. Information Strategy (USA) 15 (1): 29-36.
166. Voss, C. (1999) Service Competitiveness: An International Benchmarking
Comparison of Services. International Journal of Service Industry Management
(USA) 10 (4): 369-79.
167. Watts, R. J.; Porter, A. L. & Newman, N. C. (1998) Innovation forecasting using
bibliometrics. Competitive Intelligence Review (USA) 9 (4): 11-19.
168. Werner, E. & Degoul, P. (1994) La Vigilancia Tecnológica: Una nueva especialidad
empresarial. Mundo Científico (España) 14 (152): 1 078-87.
169. Wright, S. & Calof, J. (2006) The quest for competitive, business and marketing
intelligence: a country comparison of current practice. European Journal of
Marketing (UK) 40 (5/6): 453-65.

80

También podría gustarte