Está en la página 1de 3

Qué es la Psicoterapia Humanista?

Esta psicoterapia, se enfoca en tratar el malestar de los pacientes desde sí mismos,


teniendo un enfoque individual. Que comprenda lo que le hace mal, lo que es tóxico
para sí mismo y lo mucho que puede cambiar tomando consciencia de sus acciones y
cambiando las que son nocivas para su salud, su crecimiento personal y su calidad de
vida.
Es por eso que la psicoterapia humanista, a pesar de que es una de las más
cuestionadas, se ha vuelto una de las más utilizadas y practicadas por profesionales de
la salud mental. Siendo un enfoque que se contrapone al mecanicismo del
conductismo y al psicoanálisis ortodoxo, que son las otras dos corrientes terapéuticas
que también son predominantes hasta hoy en día.
Cuestiona al mismo tiempo los términos comunes referidos a la terapia, comenzando
por otorgarle una posición menos pasiva al usualmente denominado
“paciente”, dándole un papel activo dentro de su proceso psicológico con el nombre
de “cliente”.

La psicoterapia humanista trata el malestar de los pacientes desde un enfoque


individual.
Origen de la psicoterapia humanista

Lo primero que debemos de tomar en cuenta es que esta terapia psicológica crece a
través de las ideas de Carl Rogers. Un hombre que empezó siendo agricultor,
que después se interesó por la teología y la filos y que acabó postulándose como uno
de los grandes precursores de la psicología humanista. Esta terapia, formó parte de
diversas teorías y más allá de eso, fue de boca en boca, como una novedad entre
los años 50 y 60 del siglo XX. En ese entonces, se basaba en filosofías humanistas y
pretendía nacer a causa de la insatisfacción que sintió la población frente de los
conflictos de la Guerra Fría, y como reacción ante las corrientes terapéuticas que
coexistían en dicho momento. El psicoanálisis y el conductismo.  
Así es, el movimiento originado en los años 60 conocido como la contra-cultura,
caracterizado por un enfoque holístico del ser humano y la divulgación de la paz. Y a su
vez basado en los pensamientos y planteamiento de filósofos como Rousseau.
También contagió a la psicología, disciplina que estaba en búsqueda de la comprensión
de los conflictos del momento.  

Principales referentes
El humanismo se fundamenta en el pensamiento de gran diversidad de autores
pertenecientes a distintas corrientes. Nombres como Fritz Perls, Erich Fromm, Kurt
Goldstein, Karen Horney, Gordon Allport, entre otros… pero sin duda alguna, dos
profesionales son los que más destacan en esta corriente psicológica. 
Uno de ellos ya lo hemos mencionado anteriormente, Carl Rogers. Planteando su
enfoque terapéutico centrado en la persona.
Carl Rogers. Psicólogo estadounidense, iniciador, junto a Abraham Maslow, del
enfoque humanista en psicología, (1902-1987).
Enfoque, que para el momento en el que se desencadenó era necesario, ya que, en el
entorno las personas y los individuos pedían un cambio y lo exigían. Había una
ansiedad en el ambiente, y una necesidad de auto-descubrimiento que ninguna
corriente que no se enfocara en el individuo podría hacerlo.
De esta manera, este enfoque se resalta precisamente por lo que anteriormente se
había mencionado de enfatizar sobre una nueva visión del “paciente”, denominándolo
“cliente”, en un intento de colocarlo en una posición más activa, más responsable y
con más libertad dentro de su proceso psicológico, siendo la parte de la relación
terapéutica que más peso lleva. Entonces, dicha relación se caracteriza por la
presencia de la empatía, aceptación, consideración y del dialogo sincero y constructivo
entre ambas partes.
Por otro lado, las necesidades son fundamentales dentro del humanismo. El área de las
necesidades, hablemos de ese otro exponente principal del humanismo, Abraham
Maslow. Creador de la pirámide de necesidades básicas del ser humano, más conocida
como la pirámide de Maslow.

También podría gustarte