Está en la página 1de 4

Ensayo de filosofía

Michelle Laviz

Colegio Nacional José Antonio Galán

Charalá, Santander

Colombia

2021

Existencialismo del “ser”.

El existencialismo es una corriente filosófica orientada hacia la vida y el "ser".

El existencialismo trata temas como el sentido de la vida, la existencia humana, la libertad

y la responsabilidad personal. Entonces se puede decir que nuestra existencia está

determinada por nuestra individualidad que vive, lucha y sufre, y no por un yo indefinido y

distante que sólo percibe sus propios pensamientos. Nosotros mismos concebimos nuestra

propia esencia en base a las elecciones que tomamos, nos definimos día a día, pero

debemos elegir la verdad, la que consideremos verdadera. Por tanto, es un llamado para

lograr comprender el verdadero significado de nuestra existencia y así hallar el sentido de

nuestro “ser”.

El término “existencialismo” describe casi exclusivamente el movimiento filosófico que

tomo lugar en Francia después de 1945, principalmente bajo el impulso de Sartre. Este

movimiento filosófico ciertamente tiene una historia; está vinculado a toda una tradición de

pensamiento filosófico, una tradición que es larga y complicada, porque trata primero sobre

la filosofía de Kierkegaard, luego, en Alemania, las filosofías como la de Husserl y

Heidegger, y en Francia, la de Sartre y la de Gabriel Marcel.


Cada uno de estos autores filosóficos dentro de sus escrituras buscaron exponer su mirada

con respecto lo general del pensamiento, así como en el control marxista. Cada escritor

existencialista buscó, a través de su obra, líneas de fuga donde las ideas obtenidas de su

individualidad ganan legitimidad, sensatez, importancia y sobre todo su finitud ante lo

absoluto, es decir, dan preeminencia a la existencia sobre la esencia, a la filosofía que trata

del hombre.

Kierkegaard en “Temor y temblor” plantea uno de los problemas más complejos que pueda

tener el individuo: su particularidad frente a lo absoluto. Para el escritor, las diversas

respuestas que puede suministrar un individuo frente a lo absoluto resultan en una ristra de

incongruencias que hace que el sujeto sobrelleve diversas crisis producto del conflicto entre

su interioridad y su exterioridad. Podemos explicar del pensamiento de Kierkegaard que la

realidad como la existencia queda por fuera de cualquier concepto que no concuerde y que

oponga resistencia a ella. Por ejemplo, para una planta o un hombre, la existencia es algo

definitivo, el hombre no tiene una existencia genéricamente conceptual como sí la tendría la

planta. Realmente, para una planta es más transcendental la especie que el individuo como

tal, pero para nosotros, el individuo no puede ser abnegado a la especie.

Kierkegaard especula que la singularidad de nuestra existencia hace de ella un modo de ser

fundamental para el hombre y este modo de ser, esto sólo se puede expresar en el

transcurrir de la existencia. La primera característica del ser humano según varios

existencialistas, es la autonomía para elegir. Dicen que los seres humanos no tienen una

naturaleza inalterable, cada ser humano hace plebiscitos que conforma su naturaleza como

tal. Los existencialistas creen que los individuos son libres de escoger su propio camino,

tomando en cuenta el riesgo y considerando la responsabilidad que recaiga sobre ellos.


Sartre, argumenta que los seres humanos necesitan una base racional para sus vidas, pero

son inhábiles de conseguirla y por ello, su existencia es “improductiva”. No obstante,

insistió en que el existencialismo es una forma de humanismo y de esa forma resaltó la

libertad, la responsabilidad humana y la elección.

La posibilidad y elección no es otra cosa que el hombre con una posibilidad abierta, libertad

de hacer lo que quiere, a esto lo nombramos como elección. Ahora, en la medida en que el

hombre está expuesto al mundo, ha de encontrar con aquello que le es ofrecido y las

situaciones que restringen sus posibilidades y su libertad. La verdad consiste en no

renunciar a la libertad bajo ninguna circunstancia, no dejarse caer entre las cosas y ser una

más de ellas. El hombre no debe esquivar su responsabilidad de obrar libremente, de lo

contrario este obrará de mala fe y llevará una vida inauténtica.

Finalmente, tenemos que la angustia y la vergüenza, son sentimientos que se parecen a la

razón y desvelan nuestra existencia y logramos tener un acercamiento con ella, de manera

más íntima y esencial que la razón. La angustia surge de un futuro indeterminado, de la

falta de esencia, de un espacio lleno de contingencias al que el hombre debe afrontar sin

ninguna garantía, y así apoderándose completamente de su libertad y de construirse como

persona.

Para concluir con lo dicho anteriormente, la existencia es lo que nunca es objeto, es el

origen del cual uno piensa y actúa sobre los pensamientos que no son conocimiento de algo.

Y así hace parecer, que nuestra existencia es el hecho de ser, y con ello la esencia de

nuestro ser.
BIBLIOGRAFIAS

SARTRE, JEAN-PAUL. EL SER Y LA NADA. BARCELONA: ALTAYA, 1993

CASTORIADIS, C. Sujeto y verdad en el mundo histórico social. México: F.C.E., 2004.  

La experiencia de la náusea y de la obra de arte como evasión: Lévinas y Sartr

https://www.google.com/url?
sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=&ved=2ahUKEwiRxoq7-
If0AhWHRTABHQIYDGgQFnoECCAQAQ&url=https%3A%2F%2Fwww.redalyc.org
%2Fpdf%2F4216%2F421652093005.pdf&usg=AOvVaw2Z2N2Ks4bZVDTYRe1WdVeW

El existencialismo es humanismo

http://www.uruguaypiensa.org.uy/imgnoticias/766.pdf

MELICH, JOAN-CARLES. FENOMENOLOGíA Y EXISTENCIALISMO. BARCELONA: EDITORIAL VICENS-


VIVES, 1989

También podría gustarte