Está en la página 1de 21

Cantidad de Movimiento

Al aplicar la Ley de Newton, se puede hacer en forma diferencial y en forma integral. El


presente desarrollo adopta el llamado método integral o de volumen de control, su
importancia radica en el campo de la ingeniería ya que permite encontrar la fuerza y los
momentos que actúan sobre cierta masa dada de fluido, sin que haya que compenetrarse,
detalladamente en el conocimiento del movimiento del fluido.

Por esta razón se comienza el estudio de los fluidos reales con el concepto de la cantidad de
movimiento de una masa de fluido y de las fuerzas que la generan: se trata de leyes
generales que no requieren la especificación del tipo de fluido, viscoso o no, newtoniano o
no, al cual se refieren, ya que se no son otra cosa sino enunciados modificados de las leyes
de Newton, aplicables a un sistema material cualquiera.

Antes de empezar, sin embargo, convendrá ampliar la definición de presión en un fluido,


hasta ahora tan sólo en la hipótesis que no existen esfuerzos cortantes, ya sea porque el
fluido está en reposo o bien porque es ideal. Hecho esto se podrá evaluar debidamente las
fuerzas que actúan sobre el volumen de fluido dado.

Presión en un fluido viscoso

Si un fluido viscoso, newtoniano o no, se está moviendo, se generan en su seno esfuerzos


normales y cortantes. Estos esfuerzos, descritos para un elemento de fluido, se pueden
representar por nueve componentes σxx, τxy, σyy, τyx, σzz etc.
Si estas componentes se agrupan en forma de matriz, se puede hablar de la matriz de los
esfuerzos σ́ , dada por

σ xx τ xy τ xz

[
σ́ = τ yx σ yy τ yz
τ zx τ zy σ zz ]
Como se puede observar, los esfuerzos normales que actúan sobre las tres caras del
elemento ya no son iguales, de manera que la noción de presión pierde aparentemente su
significado.

Puede observarse, sin embargo que la suma de los tres esfuerzos normales es invariante
cuando se reorienta al elemento de fluido mediante una rotación cualquiera. Esto es, se
tiene

σ xx +σ xx +σ xx =σ x x +σ y y + σ z z
, , , , , ,

donde los ejes 0x,y,z, permanecen ortogonales entre sí pero han girado con respecto a al
sistema 0xyz . De tal manera, se puede definir la presión como

σ xx +σ yy + σ zz
p=
3

ya tiene sentido entonces hablar de la presión en un punto.

De esta manera se salva el obstáculo de la diferencia de esfuerzos normales en la caras de


un elemento de fluido real en movimiento.

El análisis diferencial de los fluidos viscosos newtonianos, completará este estudio de los
esfuerzos internos. Basta saber por el momento que el concepto de presión puede seguir
siendo utilizado sin temor a contradicción.
Fuerza y cantidad de movimiento

Se va a considerar ahora la aplicación de la ley de Newton a un volumen finito en


movimiento. Por ejemplo puede tratarse de averiguar la resultante de todas las fuerzas que
actúan sobre un volumen determinado de fluido que pasa por el codo de una tubería. Y
recíprocamente, si se aplica la tercera ley de Newton, de ahí se podrá deducir la fuerza que
actúa sobre el codo debido al flujo.

Ahora bien, en vez de razonar sobre el ejemplo concreto que se acaba de mencionar,
considérese un volumen de control fijo V0 limitado por una superficie de control A0 , y
tratemos de aplicar la ley de Newton al fluido contenido en V0 .

La cantidad de movimiento el fluido contenido en V0 posee es

Ṕ=∫ ρ ú ∙ dV
(V )
Por otra parte, el caudal neto en masa del fluido que sale del volumen de control es dado
por

ṁ=∫ ρ ú ∙ d Á
( A)

y el flujo de la cantidad de movimiento del fluido que atraviesa la superficie de control se


puerde expresar como

Ṕf =∫ ú ρ ú d Á
(A)

de manera que

d Ṕf =ú d ṁ

La ecuación de la cantidad de movimiento es otra manera de enunciar la ley de Newton:

dm ú d Ṕ
F́= =
dt dt

Esta ley se refiere a una masa bien definida de materia. Si se la quiere aplicar al fluido en
movimiento, en necesario seguir una masa dada del fluido, que en un instante t0 se
encontraba en V0 , cuando ésta se mueve y pasa a una posición vecina en el instante t0+∆t.

Como función del tiempo, la cantidad de movimiento de aquella masa de fluido que en t0 se
encontraba en V0 es

Ṕ= ∫ ρ ú dV
(V´)

siendo V´ el volumen ocupado en un instante cualquiera por una masa del fluido. La ley de
Newton se traduce en
Ahora bien, se puede escribir

∂ ( ρ ú )
( ρ ú )t +∆ t =( ρ ú )t + ∆ t +∙∙ ∙
0 0
∂t

de donde sucesivamente,

∫ [ ( ρ ú )t +∆ t −( ρ ú )t ]+ ∫ ( ρ ú )t +∆ t dV
0 0 0
( V 0) (∆ V )
F́= lim
∆ t →0 ∆t

¿ lim
∆ t →0
1
∆t [ ∫
( V 0)
∂ ρ ú
∂t
∆tdV + ∫ ( ρ ú )t +∆ t dV
(∆V)
0
]
∂ ρ ú 1 ∂ ρ ú
¿∫
( V 0)
∂t
dV + lim ∫
∆ t →0 ∆t ( ∆ V )
( ρ ú )t + [
∂t
∆ t dV
0 ]
Si se observa que en la zona de ∆V el volumen se puede expresar como

dV =ú ∆ t ∙ ń dA

se tiene
∂ ρ ú 1 ∂ ρ ú
F́= ∫
( V 0)
∂t
dV + lim
∆ t →0 ∆t A

( ) 0
[
( ρ ú )t +
0
∂t ]
∆ t ú ∆ td Á

de donde simplificando por ∆t primero, y pasando al límite después


F́= ∫ ρ ú dV + ∫ ú ρ ú∙ d Á
∂ t (V ) 0 (A ) 0

Así, de esta manera, se puede enunciar esta propiedad como: La suma de todas las fuerzas
que actúan sobre un volumen cualquiera V0 de fluido en movimiento es igual a la tasa de
cambio de la cantidad de movimiento del fluido en V0 , más el flujo de la cantidad de
movimiento del fluido que atraviesa el contorno A0 de V0.

Más brevemente,

∂ Ṕ
F́= + Ṕf
∂t

Si se quiere escribir esta ley en términos de sus componentes sobre tres ejes cartesianos se
tiene


F x= ∫ ρ u dV + ∫ u x ρ ú d Á
∂ t (V ) x 0 (A ) 0


F y= ∫ ρu y dV + ∫ u y ρ ú d Á
∂t ( V ) 0 (A ) 0


Fz= ∫ ρ u dV + ∫ u z ρ ú d Á
∂ t (V ) z 0 (A ) 0

donde además ρ ú ∙ d Á=dm es, simplemente la diferencial del caudal en masa.

Estas leyes habrán de permitir la evaluación de las fuerzas que actúan sobre sistemas
mecánicos por los cuales circulan fluidos en movimiento,
Ejemplo 1:

Un codo reductor de 60° está colocado horizontalmente. Sus características y otros datos de
funcionamiento son los siguientes:

Entrada: Diámetro D1 = 0.6 m, velocidad u1= 5 m/s

presión p1= 1.5 bar

Salida: Diámetro D2 = 0.5 m

Determinar las componentes según los ejes 0x, 0y, de la fuerza que el fluido (H2O) que
circula por la tubería, ejerce sobre el codo.

Se trata, de un flujo permanente. La ecuación de la cantidad de movimiento se escribe pues

F́= ∫ ú ρ ú ∙ d Á
( A 0)
F́= ∫ ρ ú ∙ d Á+ ∫ ú ρ ú ∙ d Á
( A 2) ( A1 )

Dado que ρ es constante y que el enunciado implica que la distribución de velocidades en


cada sección es uniforme, se tiene

F́=ρ V̇ ( ú2−ú1 )

donde

V̇ =U 1 A1 =U 2 A 2

es el caudal en volumen

Expresada sobre los ejes de coordenadas esta fórmula se escribe:

F x =ρ V̇ ( u2 x −u1 x )

F y =ρ V̇ ( u2 y −u1 y )

a) Determinación de u2: De la ecuación de continuidad se tiene

π ( )2 m3
V̇ =u 1 A1 =5× × 0.6 =1.42
4 seg

de donde

V̇ 1.42 m
u2 = = =7.25
A2 π seg
( 0.5 )2
4

b) Determinación de p2: A partir del teorema de Bernoulli, suponiendo que no hay pérdidas

U 21 p1 U 22 p2
+ = +
2 ρ 2 ρ
52 1.5× 102 7.25 2 p 2
+ = +
2 1000 2 ρ

de donde

p2 N∙m J
=12.5+ 150−26.3=136.2 =136.2
ρ kg kg

N
p2=1.362 ×105 =1.362 ¯¿
m2

Hecho esto y dibujando un diagrama de cuerpo libre de las fuerzas que actúan sobre el fluido
contenido en el codo, se tiene

p1 A 1−R x −p 2 A 2 cos θ=1000 ×1.42 (7.25 cos θ−5 )

R y − p 2 A2 sin θ=1000 ×1.42 ( 7.25 sin θ−0 )

De donde, efectuando los cálculos

R x =31100 N

R y =3175 N
Teorema de Transporte de Reynolds

Con el análisis anterior se demostró la relación

d Ṕ ∂
= ∫ ρ ú dV +∫ ú ρ ú ∙ d Á
dt ∂ t (V ) ( A)

donde

Ṕ=∫ ρ ú dV
(V )

que da la variación de Ṕ asociada al fluido cuando éste se mueve. Como ρ ú es un vector, se obtiene
otro vector Ṕ . Una relación similar entre escalares se obtiene con escribirla para las componentes
sobre 0x:

d Px ∂
= ∫ ρ u x dV +∫ u x ρ ú ∙ d Á
dt ∂ t (V ) ( A)

donde ux es, en efecto, un escalar, y Px

Escrita de esta manera, la propiedad puede ser generalizada, obteniéndose el llamado teorema de
transporte de Reynolds: Sea η una propiedad intensiva escalar cualquiera, asociada al elemento de
volumen dV del fluido y sea N la cantidad total correspondiente, esto es

N=∫ ρηdV
(V )

El teorema de transporte de Reynolds se enuncia entonces


dN ∂ N
= +∫ η ρ ú ∙ d Á
dt ∂t ( A )

esto es, la tasa de cambio de la magnitud N asociada con una masa dada de fluido en movimiento,
es igual a la tasa de cambio de la cantidad N contenida en un instante dado dentro del volumen de
control fijo V, más el flujo en ese instante de dicha cantidad a través de la superficie de control que
limita el volumen V0 .

Este teorema ha sido demostrado en el caso en que η es una cualquiera de las componentes de la
velocidad ú , y puede ser utilizado para cualquier magnitud física asociada con un elemento de
volumen del fluido, por ejemplo la densidad, la energía interna, la entropía, etc, ya sea dicha
magnitud un escalar o una componente de un vector.

Cantidad angular de movimiento

Conviene recordad que dada una partícula material de masa m y velocidad ú, se llama cantidad
angular de movimiento de dicha partícula con respecto a un punto 0 fijo, a la cantidad

H́=r × m ú

para un sistema material discreto

n
H́=∑ ŕ i × mi úi
i=1

A partir de la ley de Newton se demuestra entonces , en Mecánica de los sistemas materiales, que se
puede escribir

d H́
T́ =
dt
donde T́ es el momento de todas las fuerzas, exteriores al sistema, que actúan sobre él.

Esta propiedad se aplicará ahora al caso de un fluido, que no es otra cosa sino un sistema material
continuo. La cantidad angular de movimiento del fluido con respecto a un punto se podrá pues
calcular según

H́=∫ t́ × ρ ú dV
(V )

luego, se habrá de tener

d H́ d
T́ = = ∫ ŕ × ρ ú dV
dt dt (V )

Dado que la cantidad ŕ × ρ ú puede ser considerada como ligada al elemento de fluido dV, se puede
aplicar aquí el teorema de transporte de Reynolds a cada componente de ŕ × ρ ú, y finalmente
agrupar las tres ecuaciones obtenidad

s en una sola, a saber

∂ H́
T́ = +∫ ŕ × ú ρ ú ∙ d Á
∂ t ( A)

Como se mostró anteriormente, esta propiedad tiene una interpretación sencilla y se puede decir
que:

El momento de las fuerzas que actúan sobre un volumen de fluido es igual a la tasa de variación de
la cantidad de movimiento angular del fluido dentro del volumen, más el flujo de la cantidad de
movimiento angular a través de la superficie de control correspondiente.

Ejemplo:

Un chorro bidimensional permanente de fluido incompresible y sin fricción, de densidad ρ, por


espesor h y velocidad U y ancho unitario, es lanzado horizontalmente contra una lámina fija en
reposo, inclinada un ángulo α. Despreciando el efecto de las fuerzas gravitacionales, se pide:
1. Los espesores a y b de las dos ramas en que se divide el chorro, y la fuerza total R que el chorro
ejerce sobre la lámina.

2. La posición del punto de aplicación C de R, esto es, el centro de presión dinámico.

Solución:

1. De la aplicación del teorema de Bernoulli se puede concluir que U 1 = U2 = U. Aplicando el


teorema entre 0 y 1 se tiene, en efecto
2
U 2 p a U 1 pa
+ = +
2g γ 2 g γ

ya que se pesprecian los efectos de gravedad. Luego U=U1. La ecuación de continuidad, por otra
parte, da

Uh=U 1 a+U 2 b

o sea
a+ b=h

Para determinar a y b falta otra ecuación. Se escriben ahora las dos ecuaciones (escalares) de la
cantidad de movimiento, sobre los ejes 0x, 0y:

∂ Px
F x= +∫ u x ρ ú ∙ d Á=−U cos α ρUh+UρUa−UρUb=0
∂t

∂ Py
−R= +∫ u y ρ ú ∙ d Á=−U sin α ρUh
∂t

De estas ecuaciones se obtiene

a−b=h cos α

R=ρU 2 h sin α

o sea finalmente

h
a= ( 1+cos α )
2

h
b= ( 1−cos α )
2

R=ρU 2 h sin α

Centro de presión: Se toman momentos en el punto 0, aplicando la ley del momento de la cantidad
de movimiento,

∂ H́
T́ = +∫ ŕ × ú ρ ú ∙ d Á
∂ t ( A)

y usando de esta ecuación sólo la componente perpendicular al plano de la figura,

b
l R= U ρ−U ρU a
2

de donde

2 b2−a 2 −a 2−b2
l= ρU =
2R 2 h sin α
Ecuación de la Energía

La ecuación de la energía es simplemente el nombre que se le da en mecánica de los fluidos a la


primera ley de la termodinámica. Por tratarse de su aplicación a sistemas que fluyen, esto es,
esencialmente abiertos, la primera ley toma distintas formas que se considerarán sucesivamente.

El punto de partida será pues, en todo caso, la expresión sencilla de dicha ley,

dE=δQ−δW
E es la energía interna de la masa de fluido contenida, en un instante t, dentro del volumen V, que
es limitado por una superficie de control A, esto es

E=∫ eρdV
(V )

Como el fluido está en movimiento, conviene incluir la energía cinética en la expresión. Esta se
indicará, para la misma masa de fluido, por

1
K=∫ U 2 ρdV
(V ) 2

Finalmente, conviene observar que se aplica a una masa de fluido bien determinada, por lo cual, si
ésta se mueve, hay que seguirla en su movimiento, y por eso se escribirá la primera ley para una
masa de fluido en movimiento según:

d δQ δW
( E+ K )= −
dt dt dt

donde el término a la izquierda es una derivada sustancial, y los de la derecha representan tasas de
calor recibido y de trabajo efectuado por el sistema respectivamente.

Tasa de producción de trabajo

El término que representa la tasa de trabajo efectuado es el más complejo, por lo cual lo
consideramos primero. Las fuerzas que introducen trabajo termodinámico son, en efecto, de muchos
tipos, pero se pueden clasificar como sigue:

a) Fuerzas de campo, generalmente la gravedad, cuyo monto se puede evaluar mediante


∫ ρ Ǵ dV =−∫ ρ ∇ ΩdV
(V ) (V )

puesto derivan de un potencial

La tasa de trabajo que estas fuerzas efectúan sobre el sistema fluido es dado, si se toma en cuenta la
convención de signos, por


Ẇ =−∫ ρ Ǵ∙ ú dV =∫ ρ ∇ Ω ∙ ú dV =∫ ρ dV
(V ) (V ) (V )
dt

este último paso siendo obtenido de la identidad

∇ Ω∙ d ŕ=dΩ

Si se trata efectivamente de la gravedad, y si el eje y es vertical, se observa que Ω es dado


simplemente por

Ω=g y +C

b) Puede ser que en el sistema se introduzca o se retire trabajo mediante elementos activos
introducidos desde el exterior, es decir, mediante la acción de un motor (bomba o turbina), por
ejemplo. La tasa de trabajo efectuado correspondiente a este efecto será indicada mediante Ẇ m ,
trabajo motor, y entrará tal cual en las ecuaciones.

c) Finalmente, se introduce trabajo en el sistema mediante la acción de los esfuerzos que actúan
sobre la superficie de control que limita la masa de fluido considerado. Estos esfuerzos pueden
caracterizarse por el vector de esfuerzos σ n ,

σ́ n=− p ń+ τ́ n

donde ń es el vector unitario normal a la superficie de control. La tasa de trabajo realizado por este
vector es dada por

∫ σ́ n ∙ ú dA
(A)

y por consiguiente, el trabajo efectuado por el sistema

Ẇ 3 =−∫ σ́ n ∙ ú dA=∫ p ú ∙ d Á−∫ τ́ n ∙ ú dA


( A) (A) ( A)
Este trabajo se descompone en dos sumandos, como vemos, el primero interpretándose
como trabajo de flujo

∫ p ú ∙ d Á
y el segundo como trabajo disipativo

Ẇ dis =∫ τ́ n ∙ ú dA
( A)

ya que corresponde al trabajo generado por fuerzas de origen viscoso, La tasa total de trabajo será
dada por

δW dΩ
Ẇ = =∫ ρ dV +W m−∫ σ́ n ∙ ú dA
dt ( V ) dt ( A)

y por consiguiente


Ẇ =∫ ρ dV +W m +∫ p ú ∙ d Á−W dis
(V )
dt (A)

Ecuación de la energía en forma integral

Podemos escribir la ecuación de la energía según


d U2 δQ dΩ

dt (V )(ρ e +
2) dV = −∫ ρ
dt (V ) dt
dV −W m −∫ p ú∙ d Á + Ẇ dis
( A)

Puesto que ρ d V = dm es constante cuando se sigue un elemento de fluido en su


movimiento podemos sacar la derivación sustancial de la segunda integral, y por
consiguiente escribir

d U2 δQ

dt (V )( 2 )
ρ e + + Ω dV +∫ p ú ∙d Á=
( A)
dt
+ Ẇ dis −Ẇ m

Para incorporar el trabajo del flujo a los demás términos del miembro a la izquierda, basta
con aplicar el teorema de transporte de Reynolds, obteniéndose

∂ U2 U2 δQ
∫ (
∂ t (V ) 2 ) ( A) 2( )
ρ e+ +Ω dV + ∫ ρ e + + Ω ú∙ d Á +∫ p ú ∙ d Á= + Ẇ dis −Ẇ m
(A) dt

de donde, puesto que ρ v = 1 por definición, y que la entalpía específica es dada por

p
h=e+ pv =e+
ρ

se obtiene

∂ U2 U2 δQ
∫ (
∂ t (V )
ρ e+
2
+Ω)dV + ∫
( A)
(
ρ h+
2 )
+Ω ú ∙ d Á=
dt
+ Ẇ dis −Ẇ m

Esta es pues, la expresión general de la ecuación de la energía para un fluido en


movimiento. Se observará que si el flujo es permanente, el primer término de la ecuación
desaparece. Se observará también que la entalpía ha aparecido de una manera natural como
consecuencia de la existencia del trabajo de flujo.
Una simplificación notable de la ecuación se produce en muchos casos prácticos cuando el
término Wdis desaparece. Vamos a discutir qué condiciones han de cumplirse para ello.

Un primer caso en que eso ocurre, es cuando el fluido no es viscoso, entonces

τ́ n=0 y W dis =0

En un fluido real, consideraremos un sistema abierto en el cual entra y sale mediante un


flujo con líneas de corriente rectilíneas y paralelas. Si además el fluido es incompresible, se
puede ver que también τn=0. Si el fluido es un gas compresible, el valor de τn depende de
∂ρ
∂n

Excepto en casos de densidad muy rápidamente variable, esto es una onda de choque, este
término en despreciable y se puede admitir también que τn=0.

Por consiguiente diremos en general que, para una superficie de control en el cual el fluido
entra y sale mediante líneas de corriente rectilíneas y paralelas, en dirección perpendicular a
la superficie de control, la ecuación de la energía se escribe

∂ U2 U2 δQ

∂ t (V )(ρ e+
2
+Ω )
dV + ∫
( A)
(ρ h+
2 )
+Ω ú ∙ d Á= −Ẇ m
dt

donde se recordará que el potencial Ω se escribe simplemente

Ω=g y +C

si las fuerzas de campo son la gravedad.

Observando además que

ρ ú ∙ d Á=d ṁ

representa el flujo de masa por unidad de tiempo a través del elemento de área dA, se puede
escribir también

∂ U2 U2

∂ t (V )( 2 ) (A)
2( )
ρ e+ +Ω dV + ∫ ρ h+ +Ω d ṁ=Q̇−Ẇ m

Tarea
Desarrollar completamente el capítulo 10 Fluid Turbomachinery de la 8va. Edición del
libro de texto
Fox and McDonald´s
Introduction to
Fluid Mechanics
Tópicos necesarios para desarrollar el capitulo

Ecuaciones de Navier-Stokes

Análisis Dimensional y Similitud

Flujo Turbulento

Flujo Compresible unidimensional de un gas ideal

Ecuación de la Energía

Flujo compresible de un gas real

También podría gustarte