Está en la página 1de 6

Génesis

Génesis significa 'principio.' Trata de la creación y la vida, entregando las


semillas de todo lo que es desarrollado después a través de la Biblia entera.
Génesis retrata, de manera hermosa, la simplicidad de la vida temprana en
la tierra; pero el comienzo del pecado y de la corrupción también se ven allí
junto con el aborrecimiento de Dios y el juicio del mal. Génesis simboliza
la obra dadora de vida de Dios comenzada en un alma - nuevo nacimiento -
con la promesa del fruto por venir.
El libro gira en torno a las vidas de siete destacados patriarcas:
1. En Adán se ven lecciones de vida y muerte. Él es figura de Cristo,
porque él fue la cabeza de una raza; pero, en contraste con Cristo, él fue
reclamado por la muerte, mientras que Cristo es una Cabeza Viviente.
2. Enoc nos enseña acerca del caminar y del traslado. Él caminó con Dios,
y "por fe Enoc fue trasladado," (Hebreos 11:5 - VM), un tipo de los santos
que serán arrebatados a la venida del Señor.
3. Noé ilustra las obras y la salvación. Su obra fue una obra de fe, y su
salvación fue entrar a un mundo nuevo, un tipo de aquellos creyentes
salvados durante la Tribulación para la tierra del milenio.
4. Abraham nos habla de la fe y la separación. Su altar habla de lo
primero, su tienda de lo segundo. Él llegó a ser un peregrino por
llamamiento de Dios.
5. Isaac muestra los principios de la sumisión y la perseverancia, porque,
en general, la suya fue una vida obediente y consecuente.
6. Jacob ilustra la disciplina y la previsión. Los tratos de Dios son vistos
en su vida al asegurar el sometimiento de Jacob y llevándole a la adoración
mientras se acercaba la muerte.
7. José: sufrimiento y exaltación son los temas de su vida. Un precioso
ejemplo para la fe en todas las épocas.
Éxodo
Éxodo significa 'salida'. Su gran tema es la liberación. Aquí encontramos a
Israel que ha llegado a ser una gran nación, pero en servidumbre de los
Egipcios, como esclavos. Después de muchos problemas y angustias, y
después que Dios envió muchas plagas terribles sobre Egipto, Israel es
liberado.
Primero, en el capítulo 12, la sangre del cordero rociada en los postes y
dinteles de las casas tipifica nuestra redención de la culpa de nuestros
pecados por medio de la sangre de Cristo.
En segundo lugar, la división del Mar Rojo e Israel cruzando a salvo antes
de que los egipcios fueran atrapados y ahogados, son un tipo de nuestra
redención, por medio del poder de Dios, de la esclavitud del pecado y del
mundo, una redención llevada a cabo por medio de la muerte y resurrección
de Cristo.
Una segunda sección del libro, comenzando en el capítulo 19, trata de la
promulgación de la ley y la construcción del tabernáculo, junto con la
institución de un sacerdocio especial en Israel. Mientras los creyentes de
hoy no están en ningún sentido bajo la ley, con todo, la promulgación de la
ley simboliza la autoridad de Dios siendo establecida entre un pueblo
redimido. El sumo sacerdote es un tipo de Cristo, unido con la familia de
sacerdotes, quienes tipifican a todos los santos de ahora - la Iglesia de Dios,
creyentes-sacerdotes- que adoran a Dios por medio del Espíritu, más bien
que en formas carnales. Pero el servicio del tabernáculo también ilustra de
manera hermosa la gracia por medio de la cual Dios se ocupa
continuamente de Su pueblo, deleitándose en tenerlos cerca de Él sobre la
base del sacrificio de Cristo.
Levítico

Levítico toma su nombre de Leví, cuyo nombre significa 'juntado'. Es un


libro que se ocupa de los principios santos de Dios al unir Su pueblo a Él
como adoradores. Por consiguiente, se nos pone frente a las ofrendas
necesarias para acercarse a Dios: el holocausto, la oblación, la ofrenda de
paz, la ofrenda por el pecado, la ofrenda de expiación - retratos todas de la
sola ofrenda de Cristo en sus varios aspectos.
El sacerdocio también es prominente. Aarón es un tipo de Cristo, el Gran
Sumo Sacerdote; sus hijos son un tipo de todos los creyentes de la presente
edad de la iglesia quienes son llamados "sacerdocio santo," y "real
sacerdocio" (1 Pedro 2:5, 9).
En este libro aparecen también varias otras leyes. La contaminación
incapacitaría a alguien de acercarse a Dios hasta el tiempo en que la
contaminación fuese limpiada por los medios indicados por Dios. Estaba
prohibido comer alimentos inmundos; esto simboliza el rechazo de aquello
que es moralmente inmundo. Y la lepra, un tipo de la corrupción del
pecado obrando en un individuo, lo incapacitaría para acercarse a Dios. Lo
mismo harían otras inmundicias ceremoniales, pero sólo porque son tipos
de inmundicia moral o de inmundicia espiritual. Nosotros ya no
observamos el tipo, sino la realidad que el tipo estaba destinado a imprimir
en nosotros.
El capítulo 23 enumera las siete fiestas de Jehová que debían ser guardadas
por Israel, no para el propio placer de ellos, sino en adoración a Dios. Todo
esto apunta a la grandeza de la propia obra de Dios en Sus tratos
dispensacionales. El gran tema de Levítico es el del acercamiento a Dios en
santa adoración.
Números

Este libro presenta la cuenta y el ordenamiento de Israel en su marcha a


través del desierto. Dios dio instrucciones para el servicio de ellos y para la
guerra mientras iban de camino a la tierra de Canaán.
A todo Dios le dio su propio lugar particular, ya sea cada una de las doce
tribus, de donde se eligieron los soldados; o sean los Coatitas, o Gersonitas,
o Meraritas, las familias de la tribu de Leví, quienes fueron designadas para
servir a los sacerdotes a preocuparse del tabernáculo y de su servicio.
Vemos en estos detalles, un cuadro de la gran sabiduría de Dios y su
cuidado en ordenar todos los asuntos de las vidas de Sus santos para su
historial en el mundo, un mundo que, por experiencia, encontramos que es
un desierto.
Su historia es una de casi cuarenta años de debilidad general, fracaso,
quejas, y desobediencia. Esta se ha repetido muy tristemente en la Iglesia
hoy. Con todo, el cuidado y la fidelidad de Dios que no fallan,
resplandecen maravillosamente por sobre su fracaso. Esto sobresale en la
historia de Balaán (capítulos 22 al 24), en la que Dios es visto defendiendo
a Su pueblo contra todo esfuerzo del enemigo por derribarlos.
Josué y Caleb (cap. 14:6-9) son ejemplos alentadores de inquebrantable
consagración, de cualquier modo, en contraste con la desobediencia
general; y ellos nos recuerdan fuertemente que no necesitamos ser
fracasados. Un sentido verdadero de la cuenta y el ordenamiento de Dios, y
colocarnos dónde Él considere adecuado, en cualquier servicio que a Él le
complazca, nos dará una firme resistencia, sin importar lo que otros hagan.
Deuteronomio

Deuteronomio significa 'repetición de la ley'. Es, principalmente, un


discurso de Moisés a Israel, en el cual él examina su historia, mostrando
todo en la luz de la propia gloria de Dios. Él muestra en esa historia, no
sólo la aprobación de Dios de sus actos de obediencia y Su desaprobación
de la deslealtad y la desobediencia, sino también las maravillosas gracia,
paciencia, y sabiduría de Dios en los caminos de Su gobierno.
Así ellos deben recordar que Dios los ha conducido, y toda la forma en la
cual Él los condujo. Lejos de exaltarlos en el mundo, Él los ha humillado, y
los ha puesto a prueba en cuanto a si serían obedientes o no. Él había
permitido que tuvieran hambre, y los alimentó con maná, para que pudieran
comprender su dependencia de Él y de la verdad y suficiencia de Su
Palabra.
El libro también confirma y enfatiza la responsabilidad de Israel de hacer
diligentemente la voluntad de Dios en vista de que tenían que dar cuenta a
Él. De esta forma, esto nos hace pensar en el tribunal de Cristo; y siendo un
libro de muchos detalles, nos recuerda que los detalles de nuestras vidas
son mucho más importantes de lo que nos gustaría pensar, ya que estos
recibirán cercana atención cuando comparezcamos ante el Señor en aquel
día.

También podría gustarte