Está en la página 1de 6

Leamos lo que dicen las escrituras en Juan 3:19-21

19 
Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los
hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus
obras eran malas.

Observemos este pasaje en otras versiones bíblicas:


19 Y este es el juicio: que la luz vino al mundo, y los hombres
amaron más las tinieblas que la luz, pues sus acciones eran
malas. 
20 Porque todo el que hace lo malo odia la luz, y no viene a
la luz para que sus acciones no sean expuestas. 

NVI 19  Esta es la causa de la condenación: que la luz


vino al mundo, pero la humanidad prefirió las tinieblas a la
luz, porque sus hechos eran perversos. 20 Pues todo el que
hace lo malo aborrece la luz, y no se acerca a ella por temor a
que sus obras queden al descubierto. 21 En cambio, el que
practica la verdad se acerca a la luz, para que se vea
claramente que ha hecho sus obras en obediencia a Dios».

Esta condenación se basa en el siguiente hecho:


NTV. 19 

la luz de Dios llegó al mundo, pero la gente amó más la


oscuridad que la luz, porque sus acciones eran
malvadas. 20 Todos los que hacen el mal odian la luz y se
niegan a acercarse a ella porque temen que sus pecados
queden al descubierto, 21 pero los que hacen lo correcto se
acercan a la luz, para que otros puedan ver que están
haciendo lo que Dios quiere.

Interesante. ¿Verdad?
¿Por qué según el texto, el hombre
está condenado?
Por amar más…otra cosa que a Cristo.
Y el detalle aquí es que amar no es
sentir, para con Dios amar tiene que
ver con creer y obedecer, con preferir
y elegir algo o alguien. primero que.
De. O por encima de…
Obediencia a Cristo es la llave que
nos da acceso a las riquezas de su
gracia, por medio de la fe.
Si para Cristo amar es obedecerle.
Entonces NO obedecerle es
despreciarlo y aborrecerlo, por cuanto
se rechaza: su voz, su palabra, su
persona, su reino, su amada iglesia.
Jesucristo enseño:
Juan 14:21 y 23
21 
El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése
es el que me ama; y el que me ama, será amado por
mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él.
23 
Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi
palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a
él, y haremos morada con él.

Según los pasajes bíblicos leídos en


diferentes versiones, dice que la
condenación es amar.
La perdición es amar.
La salvación y la vida son por amar.
Amar según la interpretación original
dentro del contexto de la cita bíblica,
es PREFERIR. Lo que quiere decir:
Yo amo y cuando amo, prefiero, y
cuando prefiero, decido elegir y al
elegir expreso honra, valor, aprecio e
interés a lo elegido, por cuando fue
preferido. Lo que significa que es
¡Amado en realidad!
Entonces podemos hacernos un auto
análisis de nuestro nivel de amor a
Cristo.
Observando lo que preferimos.
Porque allí esta nuestro afecto,
valorización, honra. Amor.
Los hombres perdidos amaron más las
tinieblas, la oscuridad, la ignorancia.
Jesús lo enseño en otro lugar y dijo
amaron más sus propias vidas o cosas,
su vida psique.
PSIQUE: Es el estilo de vida del alma
perdida: es independiente,
desinteresada de Cristo, de lo eterno,
espiritual e invisible, de la palabra de
Dios, propósito eterno, el alma es
apática ante la vida del reino de Dios,
ahogada por conseguir sus propios
interés egoísta, el alma es soberbia y
vanidosa por naturaleza y nada que
intente privarla de su estilo y forma de
vida, le interesa. Todo lo contrario lo
resiste y rechaza.
Jesús enseñó: marcos 8.35
35 
Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y
todo el que pierda su vida por causa de mí y del
evangelio, la salvará.

El texto de Juan 3:19-21


Nos enseña que si, por el contrario de
amar las tinieblas, la Psique, lo amamos a
él, somos salvos, y seremos salvados en
nuestro ser integral.
Amen.
Oramos para que usted que está tomando estas
clases y está recibiendo el conocimiento de la
escritura, referente a lo que nos enseña de la
persona de Jesucristo y su obra de amor, de luz, a
favor de la liberación y transformación de
nuestras vidas, ORAMOS para puedas valorar y
recibir este poderoso privilegio dado por Dios; la
oportunidad de conocer a el Hijo de Dios de
forma real y personal. POR MEDIO DE LA FE, EN
ÉL. Para no estar bajo condenación. Sino bajo la
salvación y protección divina. La cual solo está en
JESUCRISTO. HIJO DE DIOS Y NUESTRO
LIBERTADOR.
AMEN.

También podría gustarte