Está en la página 1de 11

25-1 (Objetivo 25-1) Defina qué significan las normas de atestiguamiento.

Distinga entre las


normas de atestiguamiento y las normas de auditoría.

Las normas para atestiguar son una extensión natural de las Normas Internacionales de


Auditoría y, al igual que éstas, las normas para atestiguar tratan acerca de la necesidad de
competencia técnica, actitud de independencia mental, cuidado y diligencia profesionales,
planeación y supervisión, obtención de evidencia

25-2 (Objetivo 25-2) Indique los cinco principios de Trust Services y explique si un contador
público autorizado por WebTrust puede emitir un dictamen sobre el cumplimiento de una
entidad con esos principios en forma individual o en combinación.

1. Entrenamiento y capacidad profesional


“La auditoría debe ser efectuada por personal que tiene entrenamiento
técnico y pericia como auditor[1]”

Esta norma refiere, que aparte de ser profesional, el auditor debe poseer un
entrenamiento especializado, esto implica la adquisición continua de conocimientos
teóricos, técnicos y habilidades necesarias para desarrollar su trabajo.

El entrenamiento y capacidad profesional exige que el auditor se mantenga en una


constante actualización y capacitación de los avances e innovaciones vinculadas con la
auditoria y su profesión. Además de poseer una adecuada formación y experiencia
especializada en el campo de la auditoría.

La experiencia profesional práctica es necesaria para acceder al ejercicio de la auditoría,


se obtendrá mediante la ejecución de trabajos de auditoría bajo la supervisión y
revisión de un auditor en ejercicio.

En tanto, la competencia profesional se deriva de una mezcla de educación y


experiencia, que no es necesariamente medida por años de trabajo en el campo de la
auditoría, ya que esta medición cuantitativa no podría reflejar con precisión el tipo de
habilidades o aprendizajes adquiridos por el auditor en un tiempo determinado. El
mantenimiento de la competencia profesional del auditor implica un compromiso de
aprendizaje y formación continua como un elemento fundamental en la especialización
de la carrera del auditor. La competencia y capacidad profesional le permitirá al auditor
emitir un juicio profesional sólido.
2. Independencia
“En todos los asuntos relacionados con la Auditoria, el auditor debe
mantener independencia de criterio”

Esta norma prescribe que el auditor debe mantener una actitud mental independiente,
libre de influencias y presiones sean estas de índoles políticas, religiosas, familiares o
de cualquier otra, que comprometan su juicio profesional, la independencia puede
concebirse como la libertad profesional que le asiste al auditor para expresar su opinión
con objetividad e imparcialidad.

La independencia de criterio es una actitud mental al punto que garantice la


consistencia e integridad de sus actuaciones a fin que sus opiniones y conclusiones no
sean cuestionadas por terceras personas; para ello se exige que los auditores deben
permanecer exentos de incompatibilidad e impedimentos personales, externos u
organizacionales que pudieran interferir en la emisión de su juicio profesional que
deterioren su independencia.

Recogiendo lo que dijo el filósofo Sócrates[2], el auditor no solo


debe ser independiente también debe parecer independiente[3], esto es, que aparte
de ser, el auditor también debe transmitir no tener intereses ajenos a los profesionales,
ni estar sujeto a influencias susceptibles que comprometan su profesionalismo y
honorabilidad. Por tanto, se debe evitar los conflictos que pueden de hecho o en
apariencia afectar la objetividad y el profesionalismo de los auditores durante su
desempeño y con ello la credibilidad e independencia.

La credibilidad de la auditoría, se basa en la objetividad con que los auditores


desempeñan sus labores profesionales; ser objetivo incluye mantener una actitud
independiente de hecho y de apariencia en la ejecución de la auditoría, también implica
imparcialidad, honestidad intelectual y sobre todo, no tener conflicto de intereses[4].

La integridad debe entenderse como la rectitud intachable en el ejercicio profesional,


que obliga al auditor ser honesto y sincero en la realización de su trabajo y en la
emisión de su informe. En consecuencia, todas y cada una de las funciones que han de
realizar los auditores deben de estar presididas por una honradez profesional
irreprochable[5].
3. Cuidado y esmero profesional
 “Debe ejercerse el esmero profesional en la ejecución de la auditoria y en
la preparación del dictamen”

Esta norma requiere que el auditor desempeñe su trabajo con el cuidado y la diligencia
profesional debida; la diligencia profesional impone la responsabilidad de hacer las
cosas bien, estableciendo una oportuna y adecuada supervisión a todo el proceso de la
auditoría.

El cuidado profesional es aplicable para todas las profesiones, ya que cualquier servicio
que se proporcione al público debe hacerse con toda la diligencia del caso,
especialmente en el campo de la auditoría, puesto que, la mejora de sus propias
competencias, la educación continua y el control de calidad en el desarrollo de su labor,
son principalmente responsabilidad de los propios auditores en forma individual.

El esmero profesional del auditor no solamente se aplica en el trabajo de campo y


elaboración del informe, sino en todas las fases del proceso de auditoría.

4. Planeamiento y supervisión
 “La auditoría debe ser planificada apropiadamente y el trabajo de los
asistentes del auditor, si los hay, debe ser debidamente supervisado”

Bajo las Normas de Auditoria Generalmente Aceptados, Normas Internacionales de


Auditoria y Normas Generales del Control Gubernamental, el auditor debe planear y
llevar a cabo la auditoría utilizando su criterio profesional, con el objetivo de obtener
evidencia suficiente y apropiada, y disminuir los riesgos de auditoría[6] a un nivel
adecuado, de tal manera que se pueda expresar una opinión sobre los estados
financieros, los procedimientos administrativos y operativos objetiva e imparcial.

El nivel de confiabilidad que se pretende obtener de los auditores dependerá de la


adecuada planificación que se realice, a ello se suma el cumplimiento estricto de los
principios básicos de la auditoría; sin embargo, la garantía absoluta no es alcanzable
debido a la naturaleza de las pruebas, los procedimientos de auditoría y las
características de los hechos suscitados.
En consecuencia, una auditoría realizada de conformidad con las Normas de Auditoría
Generalmente Aceptadas no garantiza ni asegura la detección de los errores, fraudes y
los delitos cometidos en la entidad.

Por su parte, el planeamiento es la etapa que exige la formulación de una estrategia


institucional global para el desarrollo de la auditoría, en el Plan se determina la
naturaleza, el objetivo, la oportunidad,  el alcance y se plantean los procedimientos de
la auditoria que se desarrollarán durante el proceso en sí.

La ISSAI 400 Principios fundamentales de la auditoria de cumplimiento,  menciona:

“(…) el alcance de la auditoría es una manifestación clara del enfoque y los límites de
la auditoría en términos del cumplimiento de la materia o asunto en cuestión con los
criterios establecidos (…)”.

En tanto, el riesgo y la materialidad influyen en el alcance de la auditoría y determina


las autoridades, áreas o procesos –administrativos y operativos- de las entidades que
serán cubiertas por la auditoría. Cuando la Contraloría no establezca el alcance de la
auditoria, éste será determinado por el auditor.

La planificación se realizará con base al análisis de la información proveniente de


diversas fuentes, como pueden ser:

 Evaluación de los informes de las visitas preliminares a la entidad


 Evaluación de denuncias
 Informes de las auditorias efectuadas con anterioridad
 Evaluación de los riesgos de la entidad
 Identificación de los procesos y áreas críticas
 Evaluación de los controles internos

La ISSAI 400 Principios fundamentales de la auditoria de cumplimiento, también


expresa lo siguiente:

“(…) Los auditores deben conocer la entidad auditada a la luz de las autoridades
relevantes, la auditoría puede cubrir todos los niveles del ejecutivo y varios de los
niveles administrativos, diferentes tipos de entidades y combinación de las mismas.
El auditor debe, por lo tanto, estar familiarizado con la estructura y actividades de la
entidad auditada, así como con sus operaciones y procedimientos para lograr el
cumplimiento de los objetivos. El auditor utilizará este conocimiento para determinar
la materialidad y evaluar los riesgos de la falta de cumplimiento (…)[7]”.

Por tanto el auditor debe obtener una comprensión suficiente de la entidad y su


entorno, incluido el control interno, para luego diseñar una planificación estratégica y
un adecuado programa de procedimientos de auditoria que le permitirá obtener las
evidencias suficientes y apropiadas.

Asimismo, el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua expresa que


supervisión consiste en la “acción y efecto de supervisar”, y supervisar significa “ejercer
inspección superior en trabajo realizados por otros” y “la actividad de vigilancia e
inspección superior de una actividad”.

Etimológicamente la supervisión, significa “mirara desde lo alto” o “mirar desde arriba”


(de los términos latinos super: “sobre” y videre: “visión”). Es decir supervisar es el acto
de observar o estudiar algo con una visión global o superior[8].

Consecuentemente bajo esta premisa, la supervisión consiste en realizar acciones y


actividades de control, seguimiento, evaluación, orientación y asesoramiento que deben
ser realizadas por los auditores con más experiencia que integra la comisión, respecto a
las tareas y procedimientos de auditoría efectuadas por los asistentes de auditoría, con
la finalidad de mejorar el rendimiento y la competencia de sus integrantes, para
asegurar el cumplimiento de los objetivos de la auditoría.

La supervisión debe ser efectuada de manera periódica, sistemática y oportuna,


durante todas las etapas desde el inicio de la auditoría hasta la aprobación del informe,
dejando evidencia documentada de dicha labor[9].

5. Estudio y evaluación del control interno


 “Se debe estudiar y evaluar apropiadamente la estructura del control
interno para establecer el grado de confianza que merece, y
consecuentemente, para determinar la naturaleza, el alcance y la
oportunidad de los procedimientos de auditoría”
 Es sabido que los controles internos fortalecen la confianza en los procesos y sistemas
administrativos de la entidad, estas normas regulan el funcionamiento, mantenimiento,
perfeccionamiento y evaluación del sistema de control interno en todas las
entidades[10].

Por su parte, la Ley 28716 – Ley del Control Interno lo define de la siguiente manera:

“(…) se denomina sistema de control interno al conjunto de acciones, actividades,


planes, políticas, normas, registros, organización, procedimientos y métodos,
incluyendo la actitud de las autoridades y el personal, organizados e instituidos en
cada entidad del estado, para la consecución de los objetivos (…)”

El sistema de control interno permite prevenir riesgos[11], irregularidades y actos de


corrupción[12] en las entidades del sector público.

El estudio del control interno constituye la base para confiar en la información


financiera respecto de sus actividades, operaciones y procesos de la entidad, así como
para determinar la naturaleza, alcance y oportunidad de los procedimientos y pruebas
de auditoria.

Con el propósito de cautelar y fortalecer sus sistemas administrativos y operativos, las


entidades realizan las actividades del control previo, simultáneo y posterior[13] para
asegurar que la gestión de sus recursos, bienes y operaciones se realicen con
transparencia y eficiencia, a fin de lograr sus objetivos y metas institucionales, y para
evitar que se cometan actos ilícitos o de corrupción.

Existen tres métodos para la evaluación del control interno: cuestionario, descriptivo y
gráfico, gozando cada uno de éstos con sus propias características que permitirá evaluar
concienzudamente el diseño del sistema de control interno de las diversas entidades del
estado, con la sana intención de verificar si éstos son adecuados, parcialmente
adecuados (regular) o inadecuados.
25-3 (Objetivo 25-3) Describa el propósito de un compromiso de servicios de aseguramiento
SysTrust.

25-4 (Objetivo 25-4) Explique qué significan los estados financieros prospectivos y explique la
diferencia entre pronósticos y proyecciones. ¿Cuáles son las cuatro condiciones necesarias en
un examen de estados financieros prospectivos?

La información financiera prospectiva es aquella que se basa en el histórico de hechos


pasados de la compañía para configurar una hipótesis acerca de lo que puede ocurrir en un
futuro. Este tipo de información es altamente subjetiva y su preparación requiere un alto
componente de juicios de valor

25-5 (Objetivo 25-6) ¿Qué significa el término nivel de seguridad? ¿De qué manera difiere el
nivel de seguridad para una auditoría de estados financieros históricos, una revisión y una
compilación?

Entendemos por nivel de seguridad (Biosafety Level, BSL) las condiciones bajo las


cuales los agentes biológicos pueden comúnmente manipularse de forma segura.
Podemos describir cuatro niveles de bioseguridad según las combinaciones de
prácticas y técnicas de laboratorio, equipos de seguridad e instalaciones.

25-6 (Objetivo 25-6) ¿Qué es un aseguramiento negativo? ¿Por qué se usa en un dictamen de
compromiso de revisión?

La garantía negativa es una representación por parte de un auditor de que se cree


que hechos particulares son exactos ya que no se ha encontrado evidencia contraria.

25-7 (Objetivo 25-6) Distinga entre compilación y revisión de los estados financieros. ¿Cuál es
el nivel de seguridad para cada uno?

25-8 (Objetivo 25-6) Distinguir las tres formas de dictámenes de compilación que un contador
público puede brindar a sus clientes.

25-9 (Objetivo 25-6) Señale los cinco requisitos para una compilación que pide la SSARS a un
auditor.

25-10 (Objetivo 25-6) ¿Cuáles son los pasos que los auditores llevan a cabo para un
compromiso de compilación si caen en la cuenta de que los estados financieros son
engañosos?

a. Preparación de los estados financieros de acuerdo al marco de referencia de


información financiera aplicable. El marco de referencia proporciona los criterios que
el auditor usa para auditar los estados financieros. Así mismo el auditor determina si el
marco de referencia de información financiera es aceptable cuando este incluye
aspectos como la naturaleza de la entidad y de los estados financieros, propósito de
los estados financieros; y además la ley o regulación lo prescribe como aplicable. De
esta manera, los estados financieros deben ser de presentación razonable, es decir
que den un punto de vista verdadero y razonable de acuerdo al marco de referencia de
información financiera aplicable.
b. Control interno: La administración llevará a cabo el control interno que determine
necesario para la preparación de los estados financieros libres de representación
errónea por fraude o error; control que le da una seguridad razonable a la entidad. La
eficiencia del control interno es responsabilidad de la administración, e incluye
actividades necesarias de acuerdo a la entidad como lo son valoración del riesgo de la
entidad, actividades de control y monitoreo de controles, para descubrir errores,
ineficiencias, desviaciones de políticas establecidas o fraude.
c. Proporcionar al auditor acceso a la información relevante para la preparación de
los estados financieros como registros y documentos, información adicional que
pueda ser necesaria durante la auditoria, y acceso al personal de la entidad que el
auditor determine para obtener evidencia de auditoria. Además en caso de que sea
necesario o requerido por las normas internacionales la administración proporcionara
representaciones escritas al auditor para soportar evidencia de auditoria.

25-11 (Objetivo 25-6) ¿Qué procedimientos debe usar el auditor para obtener la información
necesaria a fin de otorgar el nivel de seguridad que requieren las revisiones de los estados
financieros?

El auditor no deberá aceptar el trabajo de auditoria, a menos que sea requerido por las leyes o
regulaciones establecidas cuando:

 No están presentes las precondiciones para la auditoria.


 La administración no proporciona la información o representaciones escritas
necesarias.
 La administración impone dentro del acuerdo una limitación al alcance del trabajo del
auditor y dicha limitación da como resultado una abstención de la opinión del auditor
sobre los estados financieros.
 El auditor establece que el marco de referencia de información financiera utilizado para
la elaboración de los estados financieros no es aceptable.
 No se obtiene un acuerdo de la administración reconociendo sus responsabilidades.

25-12 (Objetivo 25-6) ¿Qué deben hacer los auditores si durante una revisión de los estados
financieros descubren que no se siguieron las normas de información financiera aplicables?

Para estos efectos se tiene contemplado dos normas: La identificación y evaluación de los
riesgos de errores materiales en los estados financieros a través del conocimiento y la
comprensión de la entidad y de su entorno y la respuesta del auditor a los riesgos
determinados.

En este sentido, y una vez identificados los riesgos, así como el establecimiento de los
procedimientos para dar respuesta a los mismos, reuniendo la evidencia suficiente y apropiada
de que al juicio del auditor sea necesaria, el auditor tiene la responsabilidad de evaluar el
efecto de los errores identificados en la auditoría y de los errores no corregidos, si es que
existen, en los estados financieros. 

Consideraciones generales

La NIA 700, se refiere a la responsabilidad del auditor, respecto a emitir una opinión acerca de
los estados financieros, obteniendo una seguridad razonable de que los mismos están libres de
errores materiales. La conclusión del auditor requerida por dicha NIA, toma en cuenta la
evaluación  del propio auditor sobre los  errores no corregidos, si existen, en los estados
financieros.

25-13 (Objetivos 25-6, 25-7) ¿Cuáles son las diferencias entre los dictámenes de revisión para
una compañía privada según las SSARS y para los estados financieros provisionales de una
compañía pública?
2.1 Aseguramiento en empresas privadas

En sus inicios, los servicios de aseguramiento del modelo ASB estuvieron muy asociados a información
financiera histórica, pues los compromisos definidos para este asunto implicaban trabajos de auditoría,
revisión o procedimientos acordados. Con el tiempo, la demanda de servicios de aseguramiento se
incrementó sustancialmente. Hoy, estos no están restringidos a información financiera histórica; el
espectro de asuntos potenciales de evaluación se amplío significativamente e incluye desde la
certificación de procedimientos seguidos en la selección de personal, pasando por dictámenes sobre
información financiera, servicios de aseguramiento en tecnología de información, hasta auditorías tan
especializadas como la auditoría forense o la auditoría ambiental.

Dada esta demanda de nuevos servicios de aseguramiento, el AICPA, por medio del Special Committee
on Assurance Services, SCAS, desarrolló nuevos estándares para asegurar asuntos diferentes a
información financiera. En términos generales, cuando un trabajo esté relacionado con información
financiera histórica, los estándares de referencia son los de auditoría o de revisión, otros asuntos
deberán seguir los estándares establecidos por el SCAS.

Los estándares desarrollados para los servicios de auditoría son los Statements on Audit
Standards, SAS. El más reciente SAS es el 121 de febrero de 2011 y trata sobre la auditoría a la
información financiera intermedia. Para los servicios de revisión, los estándares aplicables son
los Statements on Standards for Accounting and Review Services, SSARS. El más reciente SAS es el 125
de diciembre de 2011 y trata sobre asuntos relacionados con las comunicaciones escritas del auditor.
Los estándares para asegurar asuntos diferentes a información financiera histórica son los Statements
on Standards for Attestation Engagements, SSAE. El más reciente SSAE es el No. 17 y establece
directrices para elaborar el informe cuando se asegura información financiera prospectiva.

En el modelo también se hace referencia al compromiso denominado procedimientos acordados; de


acuerdo con el AICPA, un trabajo de procedimientos acordados:

An agreed-upon procedures attest engagement is one in which a practitioner is engaged to issue a


report of findings based on specific procedures performed on subject matter. The general, fieldwork, and
reporting standards for attest engagements set forth in this section are applicable to agreed-
upon procedures engagements (AI-CPA, 2011).

Dependiendo del asunto a evaluar, el AI-CPA tenía normas diferentes para los trabajos de
procedimientos acordados. Si era información financiera, se aplicaba el SAS 75; de lo contrario, la
norma a seguir era SSAE 10. En la actualidad, todo encargo de procedimientos convenidos se rige por lo
establecido en la sesión AT 201 del código de normas de aseguramiento.

2.2 Aseguramiento en empresas públicas

Producto de los escándalos financieros y debido a supuestas fallas de las auditorías de las empresas
declaradas en bancarrota, el Congreso de Estados Unidos expidió el 30 de julio de 2002 la ley Sarbanes-
Oxley que, a su vez, creó la Public Company Accounting Oversight Board, PCAOB, institución encargada
-entre otras funciones-4 de emitir los estándares para los trabajos de aseguramiento en empresas
públicas.

Bajo la premisa de que la crisis desatada a principios de la primera década del siglo XXI se debió, entre
otros factores, a estándares de auditoría "ineficientes", esta nueva Junta debía proferir normas que
reemplazarían las emitidas por el AICPA vigentes a esa fecha. Lo paradójico del asunto es que en abril
de 2003, la PCAOB adoptó los estándares establecidos por la Auditing Standards Board, ASB, los cuales
regirían hasta cuando el nuevo órgano desarrollara el conjunto regulatorio.

Entre 2003 y 2009, la PCAOB expidió siete estándares de auditoría conocidos como AS, y en 2010
desarrolló ocho normas nuevas; sin embargo, a la fecha se encuentran vigentes la mayoría de SAS
desarrollados por el AICPA y los cuales en su momento fueron calificados como inadecuados, razón por
la cual se deberían modificar.5

Algo similar ocurre con los estándares de certificación (aquellos empleados para asegurar asuntos
diferentes a información financiera histórica): se adoptan los estipulados por el AICPA y las
modificaciones se van introduciendo en la medida en que la junta revise la normatividad. Por ejemplo, la
junta acoge los SSAE 10, 11 y 12, y las modificaciones son introducidas en el cuerpo del texto de la
siguiente manera: (Public Company Accounting Oversight Board, AT section 101, 2001):

Professional services provided by practitioners that are not covered by this SSAE include the following:
a. Services performed in accordance with Statements on Auditing
Standards (SASs).
b. Services performed in accordance with Statements on
Standards for Accounting and Review Services (SSARSs).
c. Services performed in accordance with the Statement on
Standards for Consulting Services (SSCS), such as
engagements in which the practitioner's role is solely to assist
the client (for example, acting as the company accountant in
preparing information other than financial statements), or
engagements in which a practitioner is engaged to testify as an
expert witness in accounting, auditing, taxation, or other
matters, given certain stipulated facts.
d. Engagements in which the practitioner is engaged to advocate a
client's position for example, tax matters being reviewed by the
Internal Revenue Service.
e. Tax engagements in which a practitioner is engaged to prepare
tax returns or provide tax advice.
[The following item is added effective February 6, 2006
due to issuance of PCAOB Auditing Standard No. 4,
Reporting on Whether a Previously Recorded Material
Weakness Continues to Exist. See PCAOB Release No.
2005-015]
f. Engagements in which the practitioner is engaged to report on
whether a material weakness in internal control over financial
reporting continues to exist for any purpose other than the
company's internal use. Such engagements must be conducted
pursuant to PCAOB Auditing Standard No. 4, Reporting on
Whether a Previously Reported Material Weakness Continues to
Exist.

No ocurre lo mismo con los estándares de revisión de información financiera histórica; en principio, estos
están reservados para las compañías privadas:

...Because SSARSs are only applicable for compilation and review engagements of nonissuers, it is
important to understand whether the reporting entity is a nonissuer. A nonissuer would be considered all
entities except for those defined in Section 3 of the Securities Exchange Act of 1934 (15 U.S.C. 78c), the
securities of which are registered under Section 12 of that act (15 U.S.C. 78l), or that is required to file
reports under Section 15(d) (15 U.S.C. 78o(d)), or that files or has filed a registration statement that
has not yet become effective under the Securities Act of 1933 (15 U.S.C. 77a, et seq.), and that it has
not withdrawn (Pricewaterhouse-Coopers, 2011).

Sin embargo, en empresas de interés público se pueden adelantar revisiones de información financiera
provisional, en cuyo caso se aplica lo establecido por el SAS 100 con las modificaciones introducidas por
los AS emitidos por la PCAOB. Las directrices para adelantar este trabajo se encuentran en la sesión AU
722 del código de normas de aseguramiento.

En síntesis, en la actualidad, para efectos de aseguramiento de información de empresas públicas en


Estados Unidos, hay un modelo basado en lo establecido por el AICPA para empresas privadas y
ajustado paulatinamente de acuerdo con las revisiones que realiza la PCAOB; tal vez en materia de
auditoría, los desarrollos más significativos se dieron en 2010 cuando la junta publicó ocho estándares
nuevos que modifican disposiciones vigentes hasta esa fecha.
25-14 (Objetivo 25-7) Explique por qué una revisión de los estados financieros provisionales
para una compañía pública puede proporcionar un mayor nivel de seguridad que las revisiones
SSARS.

25-15 (Objetivo 25-8) ¿Cuál es el propósito de un compromiso de elementos, cuentas o


partidas específicas? Indique los cuatro requisitos especiales para los dictámenes sobre
elementos, cuentas o partidas específicas.

El auditor debe atender las consideraciones especiales para una auditoria de un estado financiero o de un
elemento, cuenta o partida específica de un estado financieros, cuando aplica las normas internacionales de
auditoria. Al atender estas consideraciones, el auditor debe tenerlas en cuenta para la aceptación del trabajo, la
planeación y ejecución de la auditoria, y  formación y dictamen del estado financiero, o un elemento, cuenta o
partida específica de un estado financiero.

25-16 (Objetivo 25-8) Indique los requisitos que deben cumplir los dictámenes para los estados
preparados sobre una base distinta a las normas de información financiera aplicables.

REQUISITOS
Consideraciones al aceptar el trabajo: El trabajo de auditoria de un estado financiero, o un
elemento del estado financiero, el trabajo es independiente del trabajo de auditoria del juego
completo de los estados financieros, si el auditor es contratado para los dos trabajos. Si el
auditor no está contratado para la auditoria del juego completo de los estados, debe determinar
factible la auditoria de un estado financiero o uno de sus elementos.
El auditor debe determinar si la aplicación del marco de referencia de información financiera es
adecuada y permite a los usuarios entender la información presentada en el estado financiero o
su elemento. Así mismo determinar si la forma de la opinión es apropiada a las circunstancias.
Consideraciones al aplicar y realizar la auditoria: Al realizar una auditoría de un estado
financiero o uno de sus elementos, el auditor deberá aplicar las normas internacionales de
auditoria de acuerdo a las circunstancias en que se desarrolle el trabajo de auditoria.
Formación de una opinión y consideraciones del dictamen: El auditor deberá aplicar la
norma internacional de auditoria 700 para la formación de su opinión y la presentación del
dictamen, teniendo en cuenta las circunstancias del trabajo.
Entonces, cuando el auditor está encargado del desarrollo de la auditoria del juego completo de
estados financieros y de uno de los estados financieros o uno de sus elementos, debe expresar
la opinión por separado. Cuando el dictamen del juego completo de los estados financieros
contiene una opinión modificada, un párrafo de énfasis, u otro asunto, el auditor debe
determinar los efectos sobre el dictamen del estado financiero uno de sus elementos.

25-17 (Objetivo 25-8) Absco Corporation ha solicitado a Herb Germany, un contador público
certificado, elaborar un dictamen para Northern State Bank en relación con la existencia o falta
de ella de ciertas condiciones crediticias. Las condiciones que deberá incluir en el dictamen son
la razón del capital de trabajo, los dividendos pagados sobre las acciones preferentes, la
antigüedad de las cuentas por cobrar, y la competencia de la administración. Ésta es la primera
experiencia de Herb con Absco. ¿Debería aceptar Herb este compromiso? Sustente su
respuesta.

También podría gustarte