Está en la página 1de 5

Un navegante afortunado

Los humanistas
No hay tutfa
Volar es para los pájaros
El martillo de las brujas
El prestigio del demonio

De la Edad Media al Renacimiento


B
ueno, me COStÓ bastante -y no dencia del Papado y el Imperio, los dos de las fuerzas que ya se manifestaban en
sé si lo conseguí- tratar de sinte- principales actores políticos medievales, siglos anteriores, o hay una ruptura más
tizar el desarrollo de las ideas en favor de las monarquías nacionales, o menos radical?
científicas medievales, con sus sutilezas las signorias y los principados italianos Si nos pusiéramos en la cabeza de los
teológicas, con el realismo y el nomina- y alemanes; por el otro, la emergencia y renacentistas, la respuesta carecería de
lismo, con la famosa navaja que final- consolidación de una nueva vida ciuda- cualquier tipo de ambigüedad: así co-
mente iba a cortar el vinculo vicioso dana y una nueva clase, la burguesía, mo les decía que los medievales no sa-
entre Razón y Fe, con palabras por mo- por ahora más mercantil que industrial. bían que lo eran, los hombres de! Rena-
mentos parecidas a las que más tarde Ambos favorecieron la ruptura del or- cimiento fueron muy conscientes (y se
usará Galileo: palabras que, de alguna den socialfeudal, en el que cada perso- esforzaron para dejarlo en claro) de que
manera, comenzaron a establecer,ya en na ocupaba un lugar fijo e inamovible estaban viviendo una nueva etapa del
el siglo XIV, un nuevo clima basado en en un sistema toral, y permitieron que pensamiento y la cultura, una etapa que
la combinación de racionalismo y men- se fuera gestando una perspectiva que chocaba de manera radical con las co-
talidad experimental, las dos herra- otorgaba más elasticidad, movilidad, rrientes filosóficasy científicas de los si-
mientas de! pensamiento que acompa- protagonismo y libertad al individuo. glos medievales.
ñarían e! crecimiento de Europa, y la Noten que no digo "el sujeto". En rigor de verdad, la fama de la
conducirían a la Revolución Científica. Así es como nos aproximamos al Re- Edad Media como un período negro
Ojo: no es que Guillermo de Oc- nacimiento (un período que podemos para la historia de la humanidad (fama
kham inventara e! mundo moderno, si- ubicar más o menos entre la segunda que, si se cortara en el siglo XI, estaría
no que, al revés, creó su navaja, porque mitad del siglo XIV y finales del siglo sensatamente ganada) nace con el Re-
el mundo moderno ya estaba invenrado XV), con alegría, rotundamente. Aun- nacimiento, cuando los intelectuales, en
o, mejor dicho, estaba inventándose en que sé que no fue así, no puedo dejar especial los italianos, deciden que entre
e! corazón de! orden medieval. No de imaginar a la Edad Media iluminada la antigüedad clásicay ellos se interpu-
quiero caer en el reduccionismo econo- por la luz mortecina del atardecer de so una etapa de oscuridad y retroceso.
rnicista o sociologista, pero es obvio, invierno, y a la Florencia renacentista, ¿Era esto cierto? ¿Estaban los renacen-
creo, que las ideas se fraguan y fructifi- pletórica por el sol de un mediodía pri- tistas forjando una revolución cultural?
can solamente -¿solamente?- cuando el maveral. Insisto en que no fue así, y En realidad, es muy difícil saber
terreno es fértil. Ockham puso, a dispo- que es sólo producto de mi imagina- cuándo se está viviendo una verdadera
sición de los científicos por venir, el es- ción, o de la del volátil autor de estas revolución cultural: pensemos en noso-
calpelo con el que cortar definirivarnen- páginas, que también soy yo, que ni si- tros mismos, que hoy percibimos la
te con una época en la que la religión quiera vuela por su cuenta, sino que se aparición de Internet y las nuevas tec-
se entrometía constantemente en la ob- deja llevar por la imagen que forjaron nologías como una ruptura radical,
servación del mundo. los propios renacentistas. En realidad, aunque acaso algunos historiadores,
Naturalmente, los factores que con- al abordar este período, nos vemos en- dentro de 200 años, lo vean como un
tribuyeron a la aparición de una nueva frentados al eterno problema de la rup- eslabón más del proceso de expansión
cultura fueron muchos, pero me gusta- tura y la continuidad: ¿es el Renaci- de las comunicaciones iniciado con el
da destacar dos: por un lado, la deca- miento una continuación y desarrollo telégrafo en el siglo X1X.
131
La Universalis Cosmographia,
del cartógrafo alemán Wal-
desmüller. Se trata del primer
mapa que incluye el nombre
de América para denominar
el continente recién descu-
bierto para Europa por Cris-
tóbal Colón. El autor creía
que había sido Américo Ves-
pucio el primer europeo en
pisar el "Nuevo Mundo".

Haya habido. una genuina revolución se publicaron 2 millones de ejemplares América fue una empresa de saqueo yi
cultural e no, le cierto. es que la época en el siglo XV. pillaje de una escala pocas veces vista
del Renacimiento. configura el ascenso. Pero. sí quisiera decir algunas cosillas en la historia (que, dicho sea de paso,
de una sociedad burguesa a cuyas nece- sobre otro de los grandes acontecimien- financió en gran medida el desarrollo
sidades hay que atender: les artistas, in- tos de la época: el "descubrimiento." de europeo), y un pavoroso. genocidio,
genieros, hidrógrafos, arquirecros, in- América, que cambió la cosmovisión que no dejó en pie nada que podamos
ventores, no. esperarían a que fraguaran eurepea de una manera radical e insos- utilizar en nuestra historia.
las grandes teorías y las poderosas he- pechada. y ya que esramos con digresiones, va-
rramienras de la Revolución Cienrííica- le la pena desarmar un mito que a ve-
del siglo XVII, que obviamente no pe- Un navegante afortunado ces, incomprensiblemente, persiste. La
dían imaginar, ya habitaban en el elusi- Hagamos una aclaración obvia: Ce- leyenda de Colón, que lo muestra co-
vo futuro, para actuar, desarrollarse y Ión y los que lo siguieron no descu- me un visionario que sostenía que la
beneficiarse con la protección de los brieron nada o, en todo caso, "descu- Tierra es esférica ante la ignerancia de
príncipes (en el caso de los italianos, brieron" algo para los europeos en el una época que la consideraba plana co-
muchas veces grandes señores banque- mismo. sentido en que uno puede con- mo un DVD, es una mentira flagrante.
ros o descendientes de banqueros, co- tarles a sus amigos que "descubrió" un Como ya hemos visto cuando viajába-
mo los Médicis de Florencia). nuevo resraurante, o que "descubrió" mos por la Antigüedad, no. sólo. se co-
A le largo del siglo XV, la multiplica- tal o cual ciudad durante un viaje. No. nocía desde entonces la forma de la
ción de los grandes trabajos civiles y tiene sentido decir que "descubrió" un Tierra, sino que incluso se había medi-
milirares reconfiguró el mapa y la teoría continente donde vivían noventa mi- do su circunferencia; consecuenternen-
militar a partir de la invención, o des- llones de personas. re, en la época de Colón la esfericidad
cubrimiento e implementación, de la . y éste es, también, el lugar de aclarar de la Tierra ya era un hecho. perfecta-
pólvora, e impuso nuevos desafíos, que otro punto: alguien me preguntó si iba mente establecido (en el mismo año
cambiaban por completo las artes y téc- a hablar de la ciencia desarrollada por 1492 ya se hizo un globo terráqueo).
nicas de la guerra; la publicación de tra- los mayas y los aztecas, y, cuando con- Todo el mundo, o por lo menos todo el
radas especializados, por otra parre, fa- testé que no, percibí un cierto disgus- mundo ilustrado, sabía perfectamente
rniliarizó a los espíritus con esas inge- to, arraigado quizás en la necesidad de que la Tierra es esférica y tenía una idea
niosas máquinas que asociamos con ser políticamente correcto: lo cierto. es aproximada de sus dimensiones. Aun-
Leonardo. da Vinci, pero que -recordé- que no sabemos demasiado sobre el que, y no deja de sorprenderme, Co-
m0510- deberíamos asociar también pensamiento astronómico y científico pérnico, en su gran libro, cree necesario
con las profecías de Roger Bacon en el en general de las grandes civilizaciones tratar el puntO y demostrar la redondez
siglo XIII sobre aviones y submarinos. americanas, entre otras cosas porque de la Tierra, unos cuantos años después;
No hay ni qué decir de la aparición los españoles se encargaron, en el del viaje de Magallanes.
de la imprenta, que multiplicó y abara- "nombre de la verdadera fe", de que- Pero hasta tal punto se confiaba en la
tó notablemente el costo de los libros: mar cuanto documento fuera combus- redondez de la Tierra, que en el año
solamente en Venecia, la ciudad con tible, y de destruir todo le que pudiera 1487 el rey Juan Il de Portugal-de
mayor "mercado editorial" de Europa, ser destruido. El "descubrimiento" de acuerdo cen una comisión de expertos-
Colón conduce la
barca de Carente.

J__~duS , dos navegan'''_ Fernando manejaban los que se le oponían. ubicado más o menos donde está Cuba.
Dulmo y Joáo Estreito, para que nave- Colón seleccionó mapas que favorecí- Esto era forzar demasiado la geografía
garan hacia el Oeste intentando descu- an su idea, y se basó también en afir- de la época, y no es de sorprender que
brir la isla de la Antilla, una isla que, maciones un tanto arbitrarias de Marco los cosmógrafos consultados por los re-
según se creía, estaba en medio de La Polo, el gran viajero del siglo XIII, se- yes de Portugal y Castilla consideraran
Mar Océano (como entonces se llama- gún las cuales Japón estaba a dos mil irrazonable la empresa.
ba al Atlántico). quinientos kilómetros de la costa de Naturalmente, ellos no podían adivi-
Aunque la expedición de Dulmo y China. También es posible que hubiera nar que en el medio se iba a interponer
Estreito jamás regresó, nadie se permi- oído hablar de los viajes de los vikin- la elegante figura de América. Pero
tía dudar sobre la redondez de la Tie- gos, que a partir del siglo X habían lle- tampoco lo adivinó Colón, que ade-
rra: el puntO de conflicto entre Colón gado a América por el Norte e incluso más, cuando la tuvo delante, fue inca-
y los "sabios de la época" era muy otro. establecido una colonia permanente en paz de darse cuenta de que estaba en
Colón basaba su idea en una estima- lo que ellos llamaban "la tierra de Vin- un nuevo continente y no en el Japón,
ción completamente falsa -o por lo land". A partir de comienzos del siglo como sostuvo hasta el final de su vida.
menos totalmente especulativa- sobre XIV; al bajar la temperatura, en lo que Lo cual no quita que el "descubri-
la distancia a cubrir entre Europa y las se conoce como "la pequeña edad de miento" de Colón, el haberse topado
Indias navegando hacia el Oeste: el hielo", los viajes vikingos por el norte de casualidad con una tierra nueva y
Gran Almirante sostenía que se trataba. helado se hicieron imposibles. completamente desconocida (para
a lo sumo, de 4500 kilómetros, y los Lo cierto es que Colón manipuló cál- ellos), cambiara para siempre la cosrno-
geógrafos le contestaban que esa cifra culos y mapas de Alfageno, científico visión europea: fue una ampliación de
era un disparate, en lo cual estaban musulmán del siglo IX, y logró auto- los horizontes, impulsó el desarrollo de
mucho más cerca de la verdad que Co- convencerse de que Japón se encontra- las técnicas náuticas y geográficas, que
lón. La. verdadera distancia es de dieci- ba sólo 4300 kilómetros al oeste de las ya estaban en plena evolución, y sobre
nueve mil quinientos kilómetros, que Islas Canarias, cifra. completamente ri- todo significó un descentramiento del
con algunas variantes era una cifra que dícula, porque según ella Japón estaba conocimiento que se reflejó, especial-

133
"Los humanistas reconocen en la
naturaleza y en sus criaturas la
revelación de la sabiduría y de la belleza
de Dios, aunque lo separan de la
naturaleza y habilitan el estudio de ella
desde una perspectiva no religiosa"
mente, en las ciencias naturales: plan- neral en disolución, y no tenían un cudio de esta última desde una pers-
tas, animales nuevos, culturas distintas, paradigma nuevo y claro con qué re- pectiva no religiosa. Al mismo tiempo
que aparte de ser explotadas hasta la emplazarlo, aWlque con sus esfuerzos que la naturaleza se emancipa relativa-
extenuación y la muerte, ampliaron la estaban contribuyendo a trazar sus lí- menre de Dios, se puebla de genios,
cosmovisión vigente... y la ampliaron neas generales: habiéndose sacado de demonios y fuerzas espirituales, con-
hasta tal punto de que las discusiones encima las cuestiones teológicas, como trolables y comprensibles por medio de
sobre si los indios tenían o no tenían los conflictos entre razón y fe, aparta- las ciencias ocultas, en especial la ma-

)
alma (es decir, en el fondo, si eran o dos de las sutiles discusiones escolásti- gia, que tuvo un enorme desarrollo
no eran humanos), moneda corriente cas entre realistas y nominalistas (y, no hasta bien entrado el siglo XVI.
entre los teólogos, recién fueron salda- lo olvidemos, mientras los habitantes Si el mundo clásico, para los medie-
das gracias a la bula "Sublimis Deus" americanos morían masivamente en las vales, era motivo de nostalgia y de con-
del papa Paulo IlI, en 1537. minas de plata del Porost), el humanis- firmación de la decadencia que veían
ta, el científico, el artista y el técnico alrededor, para los humanistas del Re-
Los humanistas renacentista, muchas veces reunidos en nacimiento resultó ser una especie de
La verdad es que al volátil y deleté- una sola persona, iniciaron en serio la energizanre que los convencía a cada
reo autor de estas páginas -o sea yo- fusión entre ciencia experimental y momento de la irreductibilidad de ese
le resulta muy diffcil dejar de ver la matemáticas, entre la einpiria y la reo- mundo al esquema construido por el
ciencia, el humanismo y el espíritu re- rfa; construyeron una nueva manera cristianismo, Desconfiaron de que pu-
nacentista como una preparación para de percibir el espacio, el tiempo y el dieran conciliarse lo medieval con lo
la Revolución Científica, en gran parte mundo, que cimentará en la filosofía moderno y descubrieron, así, la con-
porque los métodos, desarrollos y ob- mecánica del siglo XVII y la Revolu- ciencia histórica de su propia época: re-
servaciones de los científicos (y los ar- ción Cienrffica. chazaron el latín corrompido de las
tistas) de entonces no parecen estar Pero nos equivocaríamos si pensára- universidades, la lengua de expresión
tan subordinados a un esquema gene- mos en los humanistas como hombres por antonomasia de las discusiones sin
ral como aquel en que se afanaban los de ciencia hechos y derechos al estilo sentido del escolasticismo tardío, y re-
medievales. Al fin y al cabo, ellos mis- moderno. En el zigzagueante transcu- nunciaron a una restauración imposi-
mos definían su mundo como comple- rrir de la historia, y de la historia de la ble del Imperio. Aunque leyeron con
tamente nuevo y ensayaban respuestas ciencia, se mezclan lo nuevo y lo anti- aplicación a los filósofos romanos, co-
nuevas para problemas como los que guo, lo decididamente novedoso y lo mo Cicerón y Séneca, su horizonte
surgían de la aplicación de nuevas tec- tradicional, la prodigiosa anticipación y cultural es más bien griego que roma-
nologías, como por ejemplo los intro- la mera extensión de las investigaciones no: pretendieron fundar la nueva Ate-
ducidos por la pólvora, tanto en las y el pensamiento de tiempos idos. nas enFlorencia, el indiscutible epi-
técnicas de guerra como en balística, Así, por ejemplo, los humanistas re- centro de la renovación cultural (y re-
como en medicina, a raíz de las heri- conocen en la naturaleza y en sus cria- cordemos que fundar una Nueva Ate-
das de combate producidas por este turas la revelación de la sabiduría y de nas había sido el sueño irrealizable de
nuevo elemento bélico. la belleza de Dios, aunque separ:Ula Alcuino de York durante el breve rena-
Eran herederos de UD paradigma ge- Dios de la naturaleza y habilitan el es- cimiento carolingio del siglo Xl).
134
Retrato de Paracelso,
una de las figuras
centrales del
Renacimiento y de la
historia de la medicina,
del pintor holandés Jan
van Scorel (1495-1562).

Pero lo que más nos importa a noso- inmediata e incomunicable, al encuen- te un programa experimental: lo que
tros es que los humanistas ayudaron a tro directo con lo real concreto. ocurrió es que el método experimental
reestablecer, como lo había empezado( Isa masiva influencia de la ciencia y la fue tomado directamente y con conti-
a hacer Tales de Milero unos dos mil lit \ura antiguas (es la época de los nuidad de la Edad Media, como vimos,
años atrás, la plena autonomía de la (les descubrimientos de los códices, mientras la fuente teórica, en cuya base
naturaleza, de modo tal que apareciera la lectura de los clásicos en su ver- estaba la marematizacién -que también,
como digna de ser estudiada no sólo sión original, y no a través de traduc- como vimos, tuvo un importante arrai-
de manera general sino también en sus ciones, o de copias de copias medievales go en el siglo XIV- necesitaba un re-
estructuras parnc. ul ares (y aqul ,/vemos corrompidas) apenas altera la convic- planteo mucho más radical.
la influencia triunfante del nominalis- ción de! sabio renacentista de que es él O sea: hubo transiciones y continui-
mo de Guillermo de Ockham). No es el único y total responsable de todo, dades. y hay dos personajes que, para
que el programa renacentista careciera dado que lo que se les pide a los anri- mí, las encarnan bastante bien: Paracel-
de un trasfondo teórico general, pero, guas son, ante roda, hechos. El sabio so (1493-1541), el científico-mago, y
cada vez más, se fue cargando con las del siglo XVI está convencido de abor- Leonardo da Vinci, el científico-técni-
demandas de lo práctico: no se trata ya dar libremente la naturaleza con las co. Hablemos un poco de ellos.
solamente de lograr una atractiva únicas fuerzas de su genio.
construcción inrelecrual que explique y sin embargo, ya pesar de lo que Paracelso: No hay tuda
las cosas, sino, más bien, de obtener puedan pensar los humanistas, el Rena- No sé-por qué me resulta tan des-
conocimientos que sirvan para la ac- cimiento debe mucho, pero mucho, a agradable este personaje, que es en ge-
ción en e! mundo. la Edad Media: de las universidades eu- neral considerado una bisagra entre la
Estos conocimientos técnicos son, ropeas medievales provienen los saberes medicina medieval y la moderna, entre
precisamente, los que el intelectual re- desde los que emergen las teorías de los la alquimia y la química: un típico re-
nacentista se sienre autorizado a valorar estudiantes del siglo XVI, aunque estos nacentista. Hay quienes lo consideran
gracias a su interpretación operativa, no saberes ya no los limitan, sino que los pintoresco (lo era); bay quienes lo
contemplativa, de! saber. El nuevo en- estimulan a profundizar en el conoci- consideran extravagante (lo era); hay
foque, que exige la experimentación, miento de la naturaleza. quienes lo consideran genial (¿lo era?),
tiende a transformar radicalmente el Por todo 10 que conté en el fascículo y hay arras que piensan, como yo, que
propio método de estudiar la naturale- anterior y estoy contando en éste, pare- sencillamente estaba loco de remate.
za, renunciando de manera definitiva a cería que yo pienso que la ciencia mo- Pero jugó su papel en esta compleja
hacer coincidir la ciencia con la investi- derna se construyó cuando e! espíritu transición.
gación de teorías generales destinadas a experimental se consolidó frente a los Ya les conté, o no les conté, no re-
explicar la totalidad del universo en un grandes sistemas teóricos, o a los gran- cuerdo bien, que la medicina medieval
sistema cerrado y completo. Detrás de des sistemas complejos y completos que se había desarrollado, si cabe el térmi-
ese nuevo método, lo que se percibe es se heredaban de la Edad Media, y tam- no, como una mezcla de saberes que
e! progreso de una visión individualista bién de la Antigüedad. combinaban la siempre presente medi-
del mundo, que concede la primada a No fue así. cina popular con el uso de oraciones,
la experiencia personal, a la intuición La ciencia moderna no es simplemen- pedido de milagros e intervención di-

135

También podría gustarte