Está en la página 1de 1

Aʏʟɪɴ Sᴏꜰɪᴀ Rᴏᴅʀɪɢᴜᴇᴢ Jᴜᴀʀᴇᴢ

Sᴏʙʀᴇ Lᴀ Rᴇᴘᴜʙʟɪᴄᴀ Rᴏᴍᴀɴᴀ, ᴅᴇ Isᴀᴀᴄ Asɪᴍᴏᴠ.

Isaac Asimov fue un escritor y humanista ruso nacionalizado estadounidense que redactó
diversos libros sobre divulgación científica y ciencia ficción, pero además siempre mostró
una afición e interés por la Historia, lo que le llevó a escribir diversos volúmenes con esta
temática, uno de ellos, La República Romana.
El libro abarca desde la fundación del Imperio con la famosa leyenda de la caída de Troya: El
propósito de rescatar a Helena que había sido robada por Paris, la conclusión de dicho
proceso con Rómulo y Remo, que terminaría en la institución de Roma como la gran ciudad
en sustitución a Troya.
Continúa con una amena explicación sobre el surgimiento de la civilización etrusca en Italia,
posterior a los vianovences. Es difícil conocer por completo la civilización etrusca, pues tanto
sus costumbres como su lengua pasaron por un difícil proceso de oscurecimiento debido al
contacto con otras culturas que habitaron la región paulatinamente. Sin embargo, sí que
tuvieron influencia en distintos usos romanos, como los ritos funerarios.
Después de esta introducción a Roma, Asimov comienza a explicar cómo era la función del
primer gobierno romano, constituído por un gobernante y por el senado, que era
indispensable para la toma de decisiones y no podía ser excluído. Por su papel privilegiado,
eran llamados patricios. Seguido de ello, aporta una lista sobre distintos gobernantes y
diferentes sucesos durante dicho periodo.
Para el periodo republicano, leemos con Asimov una gran explicación sobre la jerarquía del
gobierno (oligárquico) que había nacido. Los cargos más destacables podemos considerar que
eran los cónsules, diferenciados con los reyes sólo en el breve periodo de gobernanza que
tenían y en que debían rendir cuentas. También se encontraban los pretores, que se
encargaban de la urbanidad y eran elegidos por ella. El senado, por otro lado, estaba sometido
a las decisiones de los cónsules; aún debían ser consultados, pero su poder ya no era tan
limitante.
Para terminar, el tema es la Guerra, principalmente las Guerras Púnicas, resultado del
inmortal afán expansionista que el imperio tuvo hasta el final de sus días. Iniciadas en el 264
a.C con la toma de Mesina, y ganando plazas hacia el norte de África.
Las peleas entre los gladiadores significaron la no importancia de los individuos esclavos
como resultado de una necesidad de entretenimiento para el pueblo romano.
Asimov nos regala un panorama muy específico sobre el periodo, digno de ser estudiado.

También podría gustarte