Está en la página 1de 88

[portada]

LIC. BLAS E. RODRIGUEZ

CULTURAS
HUAXTECA y OLMECA

EDITORA INTERCONTINENTAL, A. C.
MÉXICO, D. F.
[CONTAPORTADA]

Edición hecha bajo el patrocinio de:

CONSEJO CULTURAL DE ARTE Y LETRAS.


(S. G. C. T.)
Para todo lo relacionado con su distribución, dirigirse a:
DISTRIBUIDORA EDITORA INTERCONTINENTAL, A. C.
Apartado Postal 90 Bis. - Calle Leandro Valle 20-D.
MÉXICO, D. F.

[3]
LIC. BLAS E. RODRIGUEZ

CULTURAS
HUAXTECA y OLMECA

EDITORA INTERCONTINENTAL, A. C.
MÉXICO, D. F.
[5]
PROLOGO

La producción histórica que sigue a este prólogo espontáneo, nacido


del conocimiento accidental de las páginas que la forman, y cuyo autor
respetable es personalmente desconocido del prologuísta, es trabajo histórico
valiosísimo. Y lo es por el método e igualmente por la doctrina. Si por la garra
se conoce al león, del opúsculo del Lic. Rodríguez se infiere que tiene quien lo
escribió prendas de historiador acabado.
Desde la lectura del capítulo preliminar que se designa propiamente o
con acierto Generalidades, se nota que Rodríguez entra con paso seguro en
los senderos de la Historia; pues hay en el criterio firme, nacido de disciplina
mental severa y de conocimientos apoyados en la observación que se anudan
debidamente. Ese criterio esplende en el espíritu de justicia con que juzga don
Blas a cada uno de quienes allegaron materiales para el conocimiento del
caso.
La tradición se ha estudiado con todas las reglas del discernimiento.
Sigue a ésta el precioso punto del estudio denominado Tamoanchán:
nombre carísimo a quienes somos devotos del libro de ese nombre que
escribió el historiador y obispo Plancarte y Navarrete.
Como natural del Estado de Morelos, el autor de aquestas líneas, le
interesó el punto; y ha aumentado sus conocimientos relativos a la comarca
designada Tamoanchán en el ensayo hístórico del culto letrado don Blas E.
Rodríguez la reposada lectura de las páginas correspondientes.
[6]
Tan exquisita o deleitosa es la parte que se llama Quetzalcóatl, o lo
ha sido para mi, que me trajo a la memoria a mi inolvidable mentor Alfredo
Chavero, a quien le estremecía de gozo oír el nombre dulcemente pronunciado
de ese dios.
Una Nueva Cultura es la exposición de conjunto de sociológicos
conceptos; y El Idioma, que va en seguida, vale por los muchos quilates que de
él surgen en feliz encadenamiento.
Las Migraciones y el Contenido de la cultura olmeca, son de lo muy
bueno del libro; y las Muestras de la propia cultura Huaxteca, abundan en
verdaderas maravillas. Aquí debe sentarse que las estampas son primorosas y
por demás instructivas; y que la 1 y la número 2 se acrecientan en atracción
por contener la fotografía de la gloria nacional que tenemos en Primo Feliciano
Velázquez.
De notarse son los temas que conciernen a Cerámica e Idolos de
Barro; a Objetos de Piedra, Concha y Cobre, y a Grabados y Escultura de
Piedra.
La parte de la Obra del título El Tamuín y la que describe Una
Escultura Huaxteca, con las Ideas Generales, la Exposición, los Glifos de la
Pierna, los Signos en el Abdomen y Costado Derecho, el Lado Posterior de la
Escultura, y los Hombros, Brazos y Manos, ilustran y convencen; y la
Conclusión es lógica.
Quetzalcóatl, en opinión de Rodríquez fue un personaje huaxteco; que
bien pudo llamarse Moanchán en el idioma de los suyos. Y la estatua o
escultura estudiada representa al primero en su carácter de hombre y de
sacerdote creador de la vida agrícola.
Lo escrito sobre la Antigüedad de esa Escultura tiene mucha miga,
pues nos pone en relación estrecha con Centro América.
El Resumen es un modelo de síntesis del fundado estudio; y las
proposiciones que lo forman condensan las verdades a que el docto abogado
llega con apoyo en su saber e interpretación de lo que nos describe y presenta.
[7]
Debe notarse que son buenas lecturas de escritores de seso las que
ha comprendido en su disertación el padre de ésta.
La parte que trata de la culminación de la cultura estudiada, es
adecuado remate de todo lo antecedente; y el Homenaje es muy digno del
esfuerzo del autor y de su entusiasmo desbordante y sincero. Breve y conciso,
elevado y sentido, es himno a grandes civilizadores.
Por mera curiosidad empecé a leer las 55 páginas del original; y de tal
manera me atrajo todo éste, que lo releí. Al concluir tuve por acto de justicia
esta cordial loa a quien me ilustró deleitándome.
Esta es la impresión que en mí produjo conocer Culturas Huaxteca y
Olmeca del Lic. Blas E. Rodríguez; del culto abogado que por amor a lo
castizo y muy castizo que tenemos, sin quitar nada a nadie, hace por su país,
en el estudio de sus monumentos arqueológicos, tarea civilizadora de realidad
viva.
Hablen los arqueólogos e historiadores competentes de la producción
aquí juzgada; y aunque infirmen mis juicios, quedarán éstos en pie cual
manifestación desinteresada de patriótico entusiasmo que secunda el vibrante
del dicho letrado.

20 de agosto de 1945, en México


Agustín ARAGON
CULTURAS HUAXTECA Y OLMECA

GENERALIDADES

Es verdad que tierras y hombres de América habían sido descubiertos


siglos antes de que Colón encontrara otros en este Hemisferio; pero no fué
sino después del descubrimiento de ese ilustre navegante - en el año de 1492-,
cuando se empezó a hablar del hombre americano en el Viejo Mundo.
Desde entonces la vida y la cultura del indio comenzaron a llamar la
atención de los hombres de ciencia, tanto porque el origen de aquél estaba y
sigue rodeado de misterio, cuanto porque su vida y el maravilloso contenido de
su cultura fueron y son temas inagotables.
Grandes regiones de América están siendo exploradas
arqueológicamente; pero los antropólogos de todo el mundo conceden
importancia capital a las de México y de Centroamérica, por la asombrosa
cultura prehispánica que en ellas se ha descubierto.
Mención especial debe hacerse de los trabajos de exploración y
estudios hechos por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, con la
cooperación de sabios e instituciones científicas de otros países, en relación
con la llamada cultura OLMECA o ULMECA, que germinó y alcanzó
extraordinario desarrollo en tierras del México actual, y cuyos restos se hallan
desde la porción meridional de Tamaulipas y la oriental de San Luis Potosí,
pasan por el centro del país y la costa del Golfo de México y llegan hasta la
América Central.
[10] Trataremos de estudiar esa cultura, apoyando nuestras opiniones
en las fuentes de la Historia, en los descubrimientos arqueológicos y en el
juicio de los maestros en estas graves disciplinas.
Mas antes de entrar en materia, recordaremos que nuestros
aborígenes conservaron su historia mediante la tradición y que ésta era
transmitida de generación en generación por los dedicados a esa labor,
ancianos y sacerdotes, y contaba en su auxilio con los cantos profanos y
religiosos, la escritura jeroglífica y los monumentos rupestres.
Corresponde a los beneméritos frailes que acompañaron a los
primeros colonizadores del Nuevo Mundo la gloria de haber estudiado, antes
que nadie, a los nativos de estas tierras; debiéndose a su ímproba labor buena
parte de los materiales que han servido para el estudio de los problemas de la
antropología en América. Ellos se dedicaron con noble empeño al estudio de
los idiomas, de las costumbres, de la religión, de las artes y de la ciencia de los
aborígenes, y para ese efecto se pusieron en contacto con los que eran peritos
en las lenguas, en las artes y en las ciencias, así como en el conocimiento de
las tradiciones, en la escritura jeroglífica y su interpretación, en Códices y
Monumentos.
Fue Fray Andrés de Olmos - que llegó a la Nueva España con el
Obispo electo D. Fray Juan de Zumárraga el año de 1528- el primero en buscar
y aprovechar esos contactos; pues el año de 1533 don Sebastián Ramírez de
Fuenleal, Presidente de la Real Audiencia y el Custodio Franciscano Fray
Martín de Valencia, teniendo en consideración que Fray Andrés, era ... "la
mejor lengua mexicana que había en esta tierra y hombre docto y discreto", le
encomendaron ... "sacase en un libro las antigüedades de estos naturales
indios", y así lo hizo, después de haber ... "visto todas las pinturas que los
caciques principales de estas provincias tenían de sus antiguallas" y de haber
obtenido ..."de los más ancianos respuesta de todo lo que les quiso
preguntar".(1) Siguieron a Fray Andrés en su labor meritísima: Fray Toribio de
Benavente, "Motolinía", Fray Diego Durán, Fray Bernardino de Sahagún, Fray
Bartolomé [11] de las Casas, Fray Gerónimo de Mendieta, Fray Juan de
Torquemada y otros, que tuvieron a su disposición materiales de primera mano
y la cooperación de los más entendidos aborígenes para escribir las
estupendas obras que nos legaron.
LA TRADICION

De esas fuentes de nuestra historia sólo invocaremos las que, a


nuestro juicio, se refieren directamente al tema que motiva estos apuntes;
principiando por mencionar la tradición que recogiera y nos transmitiera Fray
Bernardino de Sahagún en los términos siguientes:
"Según afirman los viejos en cuyo poder estaban las pinturas y
memorias de las cosas antiguas, los que primeramente vinieron a poblar esta
tierra... vinieron de hacia el Norte en demanda del paraíso terrenal; traían por
apellido TAMOANCHAN..."(2 ) y complementando su relación, nos dice: "Del
origen de esta gente, la relación que dan los viejos es que por la mar vinieron
de hacia el Norte... Y DESEMBARCARON EN EL PUERTO DE PANUCO...
Esta gente venía en demanda del Paraíso terrenal y POBLABAN CERCA DE
LOS MAS ALTOS MONTES QUE HALLABAN".(3)
El propio Sahagún nos explica el origen de la palabra "Pánuco", usada
desde principios de la conquista por los españoles para designar la región así
nombrada, diciendo... "propiamente se llama Pantlan o Panotlan, quasi
Panoayan, que quiere decir lugar por donde pasan, que es a orillas o riberas de
la mar;... le pusieron el nombre de Panoayan es que dizque porque los
primeros pobladores que vinieron a poblar esta tierra... llegaron a aquel puerto
con navíos con que pasaron aquella mar, y por llegar allí y pasar de allí le
pusieron el nombre de Pantlan...".(4 ) Y fueron a poblar en TAMOANCHAN,
donde estuvieron mucho tiempo, y nunca dejaron de tener sus sabios o
amoxoaque, que quiere decir hombres entendidos en las pinturas
antiguas...".(5 )
[12] Describiendo el territorio a donde habían llegado los que vinieron en
navíos por la mar, el mismo historiador dice: ..."en este lugar hacen
grandísimos calores, y se dan muy bien todos los basamentos y muchas frutas
que por acá no se hallan... Hay también todo género de algodón y árboles de
flores o rosas, por lo cual le llaman TONACATLALPAN, lugar de basamentos y
por otro nombre XOCHITLALPAN, lugar de rosas". Dice que a esa provincia
también le llamaban CUEXTLAN, "donde los que están poblados se llaman
CUEXTECA... y por otro nombre toueyome".
"La manera de su traje y la disposición de su cuerpo, es que son de la
frente ancha y las cabezas chatas...; tienen los dientes todos agudos, porque
los aguzaban a posta; tenían por ornamento brazaletes de oro en los brazos, y
en las piernas unas medias-calzas de plumas... y en las manos una muñecas
de chalchihuites, y en la cabeza, junto a la oreja, poníanse plumajes redondos,
a manera de aventadorcicos, y a las espaldas unos plumajes redondos a
manera de grandes moscadores de hojas de palmas o de plumas coloradas,
largas, puestas a manera de rueda..."(6)
"Tienen muchas joyas, esmeraldas y turquesas finas y todo género de
piedras preciosas; las mujeres se galanean mucho y pónense bien sus trajes;...
traen sus trenzas, con que se tocan, de colores diferentes y retorcidas con
pluma. Los defectos de los cuextecas son, que los hombres no traen maxtles...
traen las narices agujeradas... y en el agujero de ellas ponían un cañuto de
oro..."(7 )
La misma tradición fue recogida en parte por el conquistador Don
Hernando Cortés, a quien dijo Moctezuma Xocoyotzin, según aquél lo informó
a Carlos V en su segunda Carta de Relación: "Muchos días ha que por
nuestras escrituras tenemos de nuestros antepasados noticia que yo y todos
los que esta tierra habitamos no somos naturales de ella, sino extranjeros y
venidos a ella de partes muy extrañas; e tenemos así mismo que a estas parte
trajo nuestra generación un señor cuyos vasallos todos eran, el cual volvió a su
naturaleza y después tornó en venir, desde en mucho tiempo y tanto, que ya
estaban [13] casados los que habían quedado, con las mujeres naturales de la
tierra, y tenían mucha generación y hechos pueblos donde vivían; y
queriéndolos llevar consigo, no quisieron ir... y así se volvió. E siempre hemos
tenido que los que de él descendiesen habían de venir a sojuzgar esta tierra...
E según la parte que vos decís que venís, que es a do sale el sol... creemos y
tenemos por cierto el ser nuestro señor natural..."(8 )
Esta relación de Cortés nos permite identificar al personaje que traían
los extranjeros que vinieron de "partes muy extrañas", pues bien sabido es que
esperaban la vuelta de QUETZALCOATL, el dios que trajeron a Tula... "ciertas
Naciones de Gentes que aportaron por la parte de Pánuco... Estas gentes...
traían consigo una persona muy principal por Caudillo que los gobernaba, a la
cual llamaban QUETZALCOHUATL..."(9) Y Sahagún nos dice que "Adoraban a
un solo señor que tenían por dios, el cual le llamaban QUETZALCOATL, cuyo
sacerdote tenía el mismo nombre, que también le llamaban Quetzalcoatl..."(10)
Los Anales de Cuauhtitlán confirman esa identificación al referir que
Quetzalcoatl "Vino a salir por Cuextlán (la Huaxteca) pasando el agua sobre un
madero". (Transcripción del señor Chavero en la p. 70 del Apéndice a la
"Historia de las Indias" por Durán).
Alba Ixtlilxochitl, que dispuso de muy valiosos elementos en tradición
y jeroglíficos, como trasnieto que fue de Netzahualcóyotl, dice que ésos
emigrantes... "vinieron en navíos o barcas por la parte del Oriente hasta la
tierra de PAPUHA, desde donde comenzaron a poblarla..."(11) Braseur de
Bourbourg afirma que la palabra "papuha" es de origen maya y significa en
quiché: sobre el agua turbia; concepto que bien puede aplicarse a las aguas
del Pánuco, que son frecuentemente turbias. (Cartas al Duque). A mi juicio, la
palabra "papuha" es huaxteca y se deriva de PAI, bajar PUEL, avenida y HA,
agua: donde baja la avenida, la gran corriente de agua; como [14] en efecto,
por el Pánuco salen las abundantes aguas de la región donde primeramente se
asentaron esos inmigrantes.
De acuerdo con la tradición y datos mencionados, podemos concluir:
que los que arribaron al Pánuco empezaron a poblar cerca de los más altos
montes que hallaban; montes que, a partir de la desembocadura del mismo río,
son las eminencias bien conocidas de Andonequi, Tampico y Las Flores, a la
margen izquierda, y la sierra de Pueblo Viejo a la margen derecha;
propagándose la invasión por las riberas del citado río, del Tamesí y de las
lagunas adyacentes de "Chairel" y Pueblo Viejo", hasta la sierra de "La Costa"
y lugares circunvecinos, para extenderse lentamente por el territorio que
conocemos con el nombre de HUAXTECA, o sea el TAMOANCHAN, donde
permanecieron por mucho tiempo.

TAMOANCHAN

Hemos dicho que Tamoanchán estuvo en la Huaxteca y con profundo


respeto para los historiadores y arqueólogos que sitúan en otras partes ese
lugar legendario, nos permitiremos expresar los fundamentos de nuestra
opinión.
I.- La palabra Tamoanchán, es "huaxteca". Puede derivarse de Tam,
lugar donde hay, y Tzan, culebra, serpiente. Significaría, por tanto, lugar donde
hay culebras o serpientes; concepto que conviene al territorio llamado
Huaxteca, ya que en él abundan esos reptiles. También pudiera decirse que la
segunda raíz de esa palabra es MOAN, con la acepción, de neblina, llovizna y,
en tal caso, Tamoanchán, significaría: lugar donde llovizna, o donde hay niebla
y hay serpientes; concepto que también está de acuerdo con las características
de la región. O bien y esta parece la verdadera etimología: tam, lugar; moan,
pájaro, y tzan, serpiente. LUGAR DEL PAJARO SERPIENTE, o de la culebra
emplumada.
Además, es lógico pensar que el idioma "huaxteco" se usó para
designar una región huaxteca.
II.- Dice la tradición mencionada que los inmigrantes que aportaron al
Pánuco empezaron a poblar cerca de los más altos [15] montes que hallaban,
que poblaron en Tamoanchán, donde permanecieron mucho tiempo. Como en
el caso no se trató de una expedición militar que hubiera podido trasladarse
rápidamente a zonas distantes del lugar de desembarque, debemos pensar
que fué en la Huaxteca donde primeramente poblaron y que allí fué
Tamoanchán.
III.- Y es bien sabido que muchos de los dioses del panteón azteca
fueron de origen huaxteco. De manera especial lo confirman algunos de los
cantos nahuas que señalan la Huaxteca como Tamoanchán.
a).- En el canto dedicado a la madre de los dioses, TETEOINAN,
decían los aztecas:

"La rosa amarilla se ha abierto,


ella, nuestra madre,
vino de Tamoanchán...

YO, vuestra madre, que me he abierto aquí como flor,


vine de TAMOANCHAN..."(12)

b).- Cada ocho años celebraban los aztecas una fiesta en honra del
dios del maíz y de TLAZOLTEOTL, diosa de la Tierra y cantaban:

"Ha venido nuestra madre,


ha venido la diosa Tlazolteotl.
Ha nacido el dios del maíz
en la casa del nacimiento.
en el lugar donde están las flores,
el dios "uno flor".
Ha nacido el dios del maíz,
en el lugar de la lluvia y de la niebla,
donde se hace a los hijos de los hombres,
en el lugar donde se pescan los peces de piedra preciosa".(13)

Esta diosa, madre del dios del maíz, vino de la Huaxteca, "la casa del
nacimiento, el lugar donde están las flores", Xochi [16] tlalpan; "en el lugar de la
lluvia y de la niebla", Tamoanchán; de "donde se pescan los peces de piedra
preciosa", que según una leyenda se encontraban en los ríos de la Huaxteca;
pues se afirmaba que tenían una piedra preciosa en la cabeza.
c).- Y para no hacer otras citas, nos referiremos, por último al canto en
honor de XOCHIQUETZAL, la diosa de las flores y del amor, de origen
huaxteco, que decía:

"Del país de la lluvia y de la niebla


Vengo yo, Xochiquetzal, de... TAMOANCHAN.
"Yo, Xochiquetzal, vengo de Tamoanchán".(14)

Por tanto, TAMOANCHAN estuvo en la HUAXTECA y ésta fue el


primer asiento de la gran cultura prehispánica del Nuevo Mundo.

QUETZALCOATL

El Jefe de los inmigra ntes que llegaron al Pánuco, Quetzalcóatl, era


hombre... "blanco, crecido de cuerpo, ancha la frente, los ojos grandes, los
cabellos largos, la barba grande y redonda. A éste canonizaron por sumo dios
y le tuvieron grandísimo amor, reverencia y devoción.. .; porque les enseñó el
oficio de la platería, el cual nunca hasta entonces se había sabido ni visto en
aquella tierra...; nunca quiso ni admitió sacrificios... y vedaba y prohibía las
guerras, robos y muertes". (Así lo dicen, en semejantes palabras, Fray
Bartolomé de las Casas (Historia de las Indias, T. III p. 352) y Fray Gerónimo
de Mendieta (Historia Eclesiástica Indiana, p. 92); porque ambos, seguramente,
lo supieron por Fray Andrés de Olmos.
Los vasallos de Quetzalcóatl... "eran oficiales de artes mecánicas y
diestros para labrar las piedras que llaman chalchihuites, y también para fundir
plata y hacer otras cosas, y estas artes, todas tuvieron origen del dicho
Quetzalcóatl",(15 ) y "sábese muy de cierto que después que llegó a esta tierra y
empezó a juntar discípulos y a edificar iglesias y altares, que él [17] y sus
discípulos salían a predicar por los pueblos y se subían a los cerros...;
predicaban en los valles y hacían algunas cosas maravillosas... que admirada
la gente, les puso este nombre de Toltecas".(16)
En el territorio que después se llamó Nueva España había astrólogos
y adivinos, y éstos... "no se regían por los signos y planetas del cielo, sino por
una instrucción que según ellos dicen les dejó Quetzalcóatl, la cual contiene
veinte caracteres multiplicados por trece veces..."(17) Y "...la cuenta de los años
es cosa antiquísima. Dicen que el inventor de ella fue Quetzalcóatl".(18)
Después de muerto Quetzalcóatl, teníanle por dios y decían que
barría el camino a los dioses del agua..."(19) y los "atavíos con que le
aderezaban eran los siguientes: una mitra en la cabeza, con un penacho de
plumas que se llaman quetzalli;... una camisa como sobrepelliz, labrada, que
no le llegaba más que hasta la cinta; tenía unas orejeras de turquesas de labor
mosaica;... un collar de oro de que colgaban unos caracolillos mariscos;... unas
sandalias teñidas de negro;... en la mano izquierda una rodela con una pintura
con cinco ángulos que llamaban joyel del viento. En la mano derecha un cetro
a manera de báculo..."(20)
Durán dice que vió una pintura de Quetzalcóatl... "en un papel viejo y
antiguo, en la Ciudad de México, con una venerable presencia; demostraba ser
hombre de edad, la barba larga, entrecana y roja; la nariz algo larga con unas
ronchas en ella o algo comida; alto de cuerpo, de cabello largo, muy llano,
sentado con mucha mesura".(21) Y en el Códice Ramírez (p. 117) se dice que
le representaban con una cara... "de pájaro, con un pico, y sobre él una cresta
y verrugas, con unas rengleras de dientes e la lengua de fuera... Tenía en la
cabeza una mitra de papel, puntiaguda..."
El idioma de Quetzalcóatl es desconocido, lo mismo que [18] su
origen; pero es indudable que su nombre no fue QUETZALCOATL, que es una
palabra del idioma nahua. Los nahuas llamaban Quetzaltótotl al ave que
conocemos por Quetzal, de la cual dice Sahagún: "Las plumas que cría el
Quetzaltótotl en la cola, se llaman Quetzalli; son muy verdes y
resplandecientes; anchas como unas hojas de espadaña, dobléganse cuando
las toca el aire y resplandecen muy hermosamente".(22) En efecto, estas
plumas son justamente admiradas y con razón se les llamó "preciosas". Es
indudable que cuando el quetzal se agita o vuela, sus plumas ondulan como
serpientes luminosas y esta bella apariencia, asociada al amor y veneración
que profesaban al gran sacerdote de los "tzanes", al gran "tzan", pudo haber
sido el motivo para que los nahuas, interpretando el nombre huaxteco llamaran
a esa deidad Quetzalcóatl.
Dijimos que Tamoanchán tiene entre otros significados el de "lugar de
serpientes"; concepto que, por extensión debe haberse aplicado a los que
habitaban ese territorio y se les llamó TZANES o CHANES, los serpientes, y al
caudillo de éstos, deificado, se le consideró como el "serpiente" más valioso,
como el serpiente de "pluma preciosa" que los nahuas, siglos después,
llamaron QUETZALCOATL, y los huaxtecos tal vez desde un principio
TZINTZINTZAN o MONANTZAN: pájaro serpiente, o serpiente emplumada.
La idea de pluma está de tal manera asociada a la de pájaro, y la de
"pluma preciosa" a la de serpiente, en aquella teogonía y ambas ideas a la del
dios nombrado, que el ilustre Orozco y Berra dice -"Que pájaro y culebra no
representan otra cosa que el nombre de Quetzalcóatl".(23)
El cronista Burgoa, citado por el Ilmo. Plancarte y Navarrete
(Prehistoria, p. 556), dice que los mixtecas tenían un idolillo que... "era una
esmeralda grande, como un grueso pimiento de esta tierra, tenía labrada
encima una avecilla o pajarillo... y de arriba a bajo, enroscada una culebra...; la
piedra era tan transparente, que brillaba desde el fondo, donde parecía una
vela ardiendo". Esa preciosa joya representaba a Votán, "Corazón del Pueblo",
deidad equivalente a Quet [19] zalcóatl, y tenía un templo en la Sierra de la
Mixteca. El citado Burgoa cuenta que Fr. Benito Fernández logró que los
indios le entregaran la joya y no obstante que un español le ofrecía por ella tres
mil pesos, la destruyó en presencia de gran número de aborígenes.
En la Huaxteca no son raras las estelas de piedra en que aparecen
asociados ambos elementos: ave y serpiente; puede verse una de ellas en las
figuras, 43 y 44.
Es indudable que la labor de Quetzalcóatl y de sus compañeros en las
Primeras tierras habitadas que encontraron no fué sencilla; la diferencia de
idiomas, el desconocimiento del medio, a la vez que la necesidad moral y aun
el interés propio de imponerse con su religión y cultura, deben haber requerido
un esfuerzo tan extraordinario como prolongado y hábil, más aún, teniendo en
cuenta que fue un reducido grupo de personas el que tuvo que asumir esa
tarea. La vida útil de esas personas parece insuficiente para lograr la
implantación de las nuevas ideas, así como la formación de una clase social
que fuera, como lo fué, capaz de continuar la obra cultural emprendida; pero el
hecho fue que nunca les faltaron, como dice Sahagún, sabios y adivinos y una
casta sacerdotal que, como seno fecundo siguiera produciéndolos. Sólo para
indicar la gravedad de la situación en que pudieron haberse encontrado los
inmigrantes citados, recordaremos el catastrófico recibimiento que los
huaxtecos dispensaron a la primera expedición española que se presentó en
aguas del Pánuco, a las órdenes de Alvárez de Pineda, y la belicosidad y
enérgica resistencia que los mismos huaxtecos opusieron a Cortés, cuando
este vino a conquistarlos a fines de 1522.
Habiéndose quedado Quetzalcóatl y sus compañeros por largo tiempo
en la Huaxteca, es probable que hayan muerto en ese territorio.
Fueron tales el respeto, el cariño y veneración que el sacerdocio y el
pueblo tuvieron a aquel gran señor, que lo deificaron, cubriendo de leyenda y
de poesía su desaparición la vez que lo simbolizaban con el planeta VENUS.
Es por otra parte, probable que escogieran a Venus para ese objeto,
por la importancia especial que tenía para la ciencia [20] de aquellas gentes;
pues los movimientos de ese planeta les servían para precisar sus cálculos
calendáricos. Descubrieron que ocho años solares coinciden con cinco
períodos sinódicos de Venus; coincidencia que se verifica en el término de
2,920 (8 x 365 = 2,920 y 5 x 584 = 2,920), poniendo de este modo en acuerdo
el Tonalámatl de 260 días con el gran ciclo de 104 años solares, o sean 37,960
días, equivalentes a 65 traslaciones de Venus. El Dr. Ernest Forstemann, al
estudiar el Códice de Dresden hace notar: que fue tal la importancia
astronómica de Venus para los sabios prehispánicos de América, que las
revoluciones de la luna, el año ritual y las revoluciones aparentes de Mercurio
son tratadas como temas secundarios en ese Códice. Es verdad que no todos
los pueblos de la antigüedad precolombiana usaron siempre el mismo
calendario; pero el de Venus fue uno de los principales.
Por cuanto a la deificación de Quatzalcóatl, cuenta la leyenda que los
cronistas aztecas nos dejaron -y que seguramente fue transmitida a los
"Toltecas" por los "olmecas" o "huaxtecos"-, leyenda embellecida por el insigne
historiador Chavero: que cuando Quetzalcóatl se fue hacia el Oriente, al llegar
a la orilla del mar vió en el agua su imagen y se adornó muy ricamente; que al
aproximarse la aurora, el sol convirtió las nubes en una roja hoguera y
Quetzalcóatl se arrojó en ella, convirtiéndose en la estrella de la mañana. De
la misma hoguera salieron entonces los pájaros más hermosos, las aves de los
bosques que saludan al nuevo día; Quetzalcóatl muere, deja de ser la estrella
de la mañana, pero de las cenizas de su corazón brota el lucero; más este
lucero no brilla en el firmamento sino ocho días después de haberse quedado
entre los fuegos del sol, que es el tiempo que tarda en pasar de estrella de la
mañana a estrella de la tarde.
El mito astronómico de Quetzalcóatl ocupó un lugar prominente en la
imaginación de los pueblos aborígenes. De Tamoanchán fue llevado a los
pueblos de la mesa central, del sur y sureste del México actual y
Centroamérica; tomando, según los idiomas de esos pueblos, nombres
distintos; pero con igual significación. Conserva su origen huaxteco entre los
Mayas, donde se llamó Kukulcán, y Gucumatz, entre los Quichés.
[21]
UNA NUEVA CULTURA

Ya hemos dicho que los inmigrantes que llegaron al Pánuco poblaron


en Tamoanchán, o sea el territorio que llamamos HUAXTECA. La influencia de
su sangre, al mezclarse con la de los nativos, debe haber sido insignificante; no
así su influencia cultural. Pero siglos y más siglos deben haber pasado antes
de que esas influencias dieran a los huaxtecos la fuerza moral y material
necesaria para iniciar sus movimientos de expansión.
La arqueología comprueba que sobre los restos de una cultura
primitiva en esa región, se hallan los de otra muy diversa y avanzada. La
cerámica, los objetos de concha, de piedra, de jade y de cobre, así como los
monumentos arqueológicos que se encuentran a partir de la desembocadura
del Río Pánuco en el Golfo, siguen encontrándose en abundancia por las
zonas adyacentes de ese río, del Tamesí y de las lagunas circunvecinas, en
Tamaulipas y Veracruz; suben por las márgenes del Pánuco y de sus afluentes,
a territorios de San Luis Potosí y de la Mesa Central; extendiéndose por los
estados de Hidalgo, Querétaro, Tlaxcala Puebla, México, Morelos, Oaxaca y
Chiapas. Y por la Costa del Golfo de México, sigue hacia el Sureste y entra a
Centroamérica hasta la región de Copán en Honduras.
Desde nuestra juventud conocimos numerosas ruinas arqueológicas
en la porción oriental del Estado de San Luis Potosí, y después tuvimos
oportunidad de visitar varias veces la misma zona, así como la de las
Huaxtecas de Tamaulipas, Veracruz y parte de Hidalgo. Por valles y
montañas, cerca de los arroyos, de los ríos y las lagunas, por todas partes en
aquellas fértiles tierras, se encuentran monumentos prehispánicos, muchos de
ellos de singular importancia por su magnitud, por los conocimientos
arquitectónicos que denuncian, por su arte exquisito o por su simbolismo; obras
que sorprenden el espíritu por su valor intrínseco, o por la inmensidad de
tiempo y de trabajo que requirieron para ser construidas. Y si esto nos
asombra al presente ¿cómo impresionarían esas mismas obras, más notorias y
menos destruídas hace cuatro siglos, a Fray Nicolás de Witte que después de
visitar la Huaxteca escribió al Emperador de España informándole que aquella
región estaba per [22] dida; pero que, por los edificios antiguos que encontró
en ella, había sido "la más poblada que cubre el sol"? Y el Arzobispo Moya y
Contreras, al informar al mismo Emperador de su visita a la Huaxteca el año de
1579 le decía: que..."da lástima ver sus superbas ruinas y su notable
disminución".(24)
Sobrados motivos tiene, en verdad el maestro D. Enrique Juan
Palacios para opinar que a la Huaxteca se le llamó "Cuextlan" por el gran
número de CUES que en su territorio se encuentran.
Se han hecho exploraciones arqueológicas en el Centro y Sureste de
nuestra República y en Centroamérica, y es preciso a nuestro juicio, que se
hagan de manera sistemática en la Huaxteca, para que se conozca con más
detalle y verdad esa gran cultura prehispánica de nuestro país, en sus
orígenes, desarrollo y rutas de difusión.
A esta cultura se le conoce con el nombre de OLMECA o ULMECA;
pues ulmecas llamaron los nahuas a los que la difundieron, porque procedían
de la Costa del Golfo, donde se produce el hule (ulli).

EL IDIOMA

Probablemente el idioma que se hablaba en Tamoanchán al llegar los


inmigrantes encabezados por Quetzalcóatl, fue el que hoy llamamos
"huaxteco"; quizás algunas palabras del idioma de esos inmigrantes se
incorporaron a aquel; éste debe haber desaparecido y el "hua xteco" fue
probablemente el idioma que hablaron los grupos migratorios que transmitieron
la nueva cultura. La supervivencia de la lengua "huaxteca" en los diferentes
grupos humanos que fué conquistando esa cultura, no siempre tuvo igual
fortuna; fue nula en casi todo el centro del país, pero es notoria entre los
pueblos del Sureste.
El "huaxteco" tiene un gran número de palabras iguales y semejantes
a las del "maya"; habiendo sido aquél considerado siempre por los filólogos
como idioma "mayanse". Los modestos estudios que hemos hecho de ambos
idiomas nos han dado [23] la convicción de que, las diferencias entre ellos, se
deben solamente a la evolución del "huaxteco", bajo el influjo de los diferentes
medios raciales y de los progresos alcanzados por la cultura "olmeca" al
difundirse, y que, por lo mismo, el "maya" y otras lenguas "mayanses" del
Sureste de México y Centro América, no son sino el "huaxteco", con las
modificaciones impuestas por la influencia indicada.
Años hace que el señor Rudolf Schuller nos había dicho en su trabajo
"La posición etnológica y lingüística de los "huaxtecos": "Lingüísticamente...
forman parte de la gran familia Maya-Quiché... Los huaxtecos representan la
fracción más Septentrional de aquella gran familia lingüísticamente unida en un
remoto pasado..." Cita las palabras huaxtecas TZINIJA (agua tranquila). TZAN
(víbora) TE (palo) y PAZEL (cabaña), equivalentes a CHIJA en "tzendal",
CHAN y CHE en "maya" y PASH o PATZ en "name", para indicar que la T
interdental es probablemente el tipo más arcáico de los dialectos Maya-Quiché,
que en ellos se convierte en una paladial fricativa.
Hace más de diez años, al visitar la zona arqueológica de Chichen-
Itzá, nos interesamos, cerca del Dr. D. Slyvanus Morley, representante allí de la
Cargenie Institution of Washington, porque se hiciera un estudio comparativo
de los idiomas "huaxteco" y "maya" y aun informamos después a los profesores
comisionados para ese estudio, de los pueblos de la Huaxteca Potosina donde
se hablaba el "huaxteco" más puro. Hasta la fecha no se han publicado los
trabajos hechos por esos filólogos, debido a la muerte del principal
comisionado, Sr. Dr. M. J. Andrade y a que la guerra actual ha distraído de sus
actividades culturales a quienes continuaban la labor de aquél. Sin embargo,
el filólogo de esa Institución, Dr. A. M. Halpern, ha adelantado un estudio
preliminar que se publicó con fecha 20 de diciembre de 1942, en el cual
analiza, comparativamente, varios fonemas y palabras del huaxteco, maya
primitivo, maya actual, quiché, name, tzotzil, tzendal, etc., y propone que se
divida el estudio de las primitivas comunidades de habla maya en tres grupos
que designa con los nombres de "Proto-Huaxtec". "Proto-Chiapas", y "Proto-
Yucatán-Guatemala"; emitiendo desde luego la opinión de que el "proto-
huaxteco", [24] se desenvolvió aisladamente hasta convertirse en el "huaxteco"
moderno. Este estudio preliminar parece confirmar las opiniones antes
expuestas.
Por el gran valor que tienen las opiniones del citado mayista Dr.
Morley, nos permitimos transcribir lo que, en relación con ese idioma, se ha
servido decirnos: ..."no cabe duda que una vez, tal vez dos mil años más o
menos, la raza maya se extendió sin interrupción lingüística desde la región de
la Huaxteca en el Noroeste, hasta la región de Copán, Honduras, en el
Sureste...; ésto pasó antes del desarrollo de la cultura maya bien conocida.
Pero la raza maya ocupó todo el terreno entre estos dos extremos. Más tarde,
una cuña de tribus que hablaban dialectos Nahualtecos, que venía del
Poniente o del Noroeste, penetró hasta la playa del Golfo y dividió el grupo
maya en dos partes: la parte mucho más grande quedó al Sureste de esa
cuña... y la parte más pequeña quedó al Noroeste...; los huaxtecos modernos
son los descendientes de éste último grupo".
Apoyándonos en esa autorizada opinión podemos decir: que habiendo
partido de la Huasteca, las migraciones que llevaron la cultura "olmeca" hasta
el Sureste y Centro América, fueron los "huaxtecos" los que se extendieron
desde la región de la Huaxteca hasta la región de Copán, y que fue el idioma
"huaxteco" el que se habló en la Costa del Golfo y Centro América. Como los
huaxtecos permanecieron en su primitivo hábitat, siguieron hablando su propio
idioma; pero a causa del aislamiento en que quedaron y otros motivos
desconocidos, la cultura que recibieron de los repetidos : "inmigrantes" no tuvo
los grandes progresos que alcanzó entre los pueblos que siguieron unidos.

MIGRACIONES

Sólo para dar una idea de la forma en que se hicieron algunos de los
movimientos migratorios de los "olmecas" (huaxtecos), recordaré lo que el
propio Sahagún nos dice al respecto: "Y desde aquel puerto (Pánuco)
comenzaron a caminar por la ribera de la mar... hasta que llegaron a la
provincia de Guatemala, siendo guiados por su sacerdote que llevaban
con[25]sigo, a su Dios de ellos..." Esta noticia se corrobora y concuerda con
otra que el mismo historiador nos da en los siguientes términos: ... "Y estando
todos en Tamoanchán (Huaxteca) ciertas familias fueron a poblar a las
provincias que ahora se llaman Olmeca-Uixtote..." Esta fue la migración que
tuvo lugar por la Costa del Golfo de México.
El mismo historiador nos dice en otro lugar: "Y como por largos
tiempos se había tenido señorío y mando en Tamoanchán, después se
traspasó al pueblo de Xomiltepec, donde estando los que eran señores y
ancianos y sacerdotes de ídolos, se hablaron unos a otros, diciendo que su
dios había dicho: ...que habían de ir más adelante para descubrir más tierras;
porque su dios... quería pasar adelante, y así todos los muchachos, viejos y
viejas, mujeres y hombres comenzaron a caminar y fuéronse poco a poco,
hasta que llegaron al pueblo de Teotihuacan...; se eligieron los que habían de
regir y gobernar a los demás y se eligieron los que eran sabios y adivinos...
después fueron a Tulancingo y de allí a Xocotitlán, que es el pueblo de
Tula..."(25 )
Así fueron invadiendo los portadores de la cultura "olmeca" el centro
del México actual, y produjeron las manifestaciones culturales ("teotihuacana",
"tolteca" "cholulteca", "mixteca" "zapoteca", "maya", etc.).

CONTENIDO DE ESA CULTURA

El respetable historiador y arqueólogo, D. Enrique Juan Palacios, en


su magnífica obra "El Totonacapan" dice: que hay que distinguir dos grandes
grupos culturales y raciales: el de las gentes de filiación nahua, con
procedencia del Norte, de los que con anterioridad habían ocupado el país...
"de habla que a los cronistas aztecas debió parecerles extraña,... entre los que
figuran gentes de procedencia en la Costa Atlántica (el Golfo), generalmente
llamados ULMECAS..., quienes aportaron a la Mesa Central una civilización
que incluía el calendario, parte de la religión y aspectos de las artes,
fuertemente vinculados con los países "huaxteco" y "maya-quiché", [26] desde
tiempos anteriores... "según la arqueología lo comprueba con demostraciones
irrefutables".
El mismo Sr. Palacios, en la Reunión de Mesa Redonda sobre
problemas antropológicos de México y Centroamérica, celebrada en la Capital
de Chiapas en 1942, dijo: "...la conclusión que parece admisible es que no hay
sino un gran tronco cultural en México, formado desde un principio, a través de
los "beby-faces" y pasando por las cabecitas hendidas de Teotihuacan, al que
sigue la culminación de la cultura OLMECA en esa urbe, cuando allí no se
conocía por ese nombre... Viene después el florecimiento tolteca antiguo y
luego el subsecuente, de que los aztecas nada más son derivados. A su vez y
por intermedio de las cabecitas tipo "A", el arcáico mexicano se enlaza a la
Huaxteca primordial y a la región del Pánuco... Ramas segregadas de ese
tronco fueron la civilización maya y la zapoteca... Otra rama es la cultura de la
Costa; pero también fué brote del tronco primordial..."
El arqueólogo don Wigberto Jiménez Moreno, en la citada Reunión de
Mesa Redonda sustentó la tesis de que el grupo que llamó "preolmeca" estuvo
formado por individuos de la familia mayance que incluía a los huaxteca, y que
las tribus de este grupo estuvieron..." conectadas desde su actual hábitat,
Yucatán, Tabasco, Chiapas, Campeche y Centroamérica, con el miembro
desprendido de esa familia, el huaxteco, a través de la Costa de Veracruz".
Por su parte, el maestro, Dr. Alfonso Caso, dijo en la misma Reunión
de Mesa Redonda: "La Cultura Olmeca no es en ningún sentido primitiva; más
bien debe llamarse una cultura clásica, de gran finura, que implica siglos de
preparación y formación, y que influye esencialmente en las culturas
posteriores. Esta gran cultura, que encontramos en niveles antiguos, es sin
duda madre de otras culturas, como la maya, la de Teotihuacan, el Tajín y
otras..."
Como una de las grandes manifestaciones de esa cultura, está la de
los llamados toltecas, cuyo contenido revela el mismo origen. Es indudable
que así como los "olmecas" no pertenecían a una raza especial, sin que sólo
fueron los portadores de la cultura así apellidada, los "toltecas" no fueron más
que los [27] mismos olmecas y nahuas civilizados por aquéllos. Los cronistas
aztecas, para distinguir y calificar a quienes desarrollaron esa cultura en Tollan,
los llamaron "toltecas" y se preciaban de ser sucesores de éstos.
Sahagún dice que les llamaron así, por... "la curiosidad y primor de las
obras que hacían..., porque eran sutiles y primos en cuanto ponían la mano,
que todo era muy bueno, curioso y gracioso... sabían y conocían las cualidades
y virtudes de las yerbas... hallaron y descubrieron las piedras preciosas y las
usaron ellos primero, como son las esmeraldas y turquesas finas... y todo
género de piedras preciosas...; eran pintores, lapidarios, carpinteros, albañiles,
encaladores, oficiales de pluma, oficiales de loza, hilanderos y tejedores. Ellos
descubrieron las minas de plata y oro, de metales de cobre y plomo, de oropel
natural, y estaño y otros metales, que todo lo sacaron y labraron y dejaron
señales y memoria de ello. Y lo mismo el ámbar y el cristal, y las piedras
llamadas amatistas; y perlas... y todas las demás que traían por joyas". "Eran
tan hábiles en Astrología Natural... que ellos fueron los primeros que tuvieron
cuenta, y la compusieron, de los días que tiene el año y las noches, y sus
horas y la diferencia de tiempos... y eran tan entendidos y sabios que conocían
las estrellas de los cielos y las tenían puestos nombres... y sabían los
movimientos de los cielos, y ésto por la estrellas".
"Y estos dichos toltecas eran buenos hombres y allegados a la virtud.
Eran buenos cantores, y mientras cantaban o danzaban usaban tambores y
sonajas de palo...; tañían y componían y ordenaban de su cabeza cantares
curiosos; eran muy devotos y grandes oradores. Adoraban a un solo señor que
traían por dios el cual le llamaban Quetzalcóatl..."(26)
Muchos siglos habían transcurrido, sin duda, desde la llegada de los
civilizadores a Tamoanchán y, por consiguiente, ya el Jefe de éstos,
Quetzalcóatl, había sido deificado.
[28]
CARACTERISTICAS DE ESA CULTURA

Observado así el panorama podemos decir: que del cruzamiento de


esos "inmigrantes" con las tribus sedentarias que encontraron en la Huaxteca,
resultó un mestizaje que tuvo influencia trascendental en las ideas, en las
costumbres, en la religión, en la vida entera de los nativos, y que las huellas de
su incubación y desarrollo las podemos sintetizar, de acuerdo con los estudios
de historiadores y arqueólogos, señalando, como distintivos de esa cultura, los
siguientes: achatamiento del cráneo; perforación del septum de la nariz; uso de
la nariguera (para significar la transmisión de la cultura olmeca); dientes
tallados en punta; tatuaje en la cara y en el cuerpo; labio superior levantado,
mostrando la encía; figuras con pico de pato o de piedra representando seres
gordos y chaparros, con cabezas deformadas de manera especial; siendo uno
de los... "tipos más característicos de objetos olmecas... una especie de niño o
enano, con la cabeza bulbosa, ventrudo, con las piernas cortas, casi siempre
flexionadas y con los brazos sobre el pecho, en puño..."; cabezas con
depresión en forma de "V"; objetos dedicados al culto fálico; ollas con cabezas
de deidades; cabezas con tocado en espiral; hachas y cinceles de cobre;
objetos de concha, de piedra y de jade, grabados en un estilo... que no tiene
otro paralelo en el arte mexicano, sino en la cerámica arcaica y entre los
elementos de los glifos mayas" (Dr. Alfonso Caso); yugos, estelas, esculturas
magníficas, etc. etc.; todo un conjunto que evidencia costumbres, creencias,
conceptos teogónicos y cosmogónicos, artísticos y científicos, que al
desarrollarse culminaron en las maravillosas concepciones y obras
prehispánicas del Centro y Sureste de México y de Centroamérica.
[29]
MUESTRAS DE LAS CULTURAS
HUAXTECA Y OLMECA

CÚES

CERCA de la desembocadura del Pánuco en el Golfo, en las partes


altas no pobladas aún, pueden verse algunos cúes, muchos lamentablemente
destruidos siendo de particu-

FIG 1.- Cúe de base circular, semidestruido. (Colonia "Las Flores", en


Tampico, Tam.)

[30] lar importancia los situados en la colonia "Las Flores", al Norte de la


ciudad de Tampico. En las figuras 1 y 2 aparece uno de esos cúes
semidestruído, cuando fué visitado por el historiador potosino D. Primo
Feliciano Velázquez.
En las figuras 3, 4 y 5 se vé el mismo cúe, semiexplorado el año de
1942, por el Instituto Nacional de Antropología y por el Museo de Historia
Natural de Nueva York. El cúe es

FIG. 2.- El mismo Cúe de la Fig. 1 en el que pueden apreciarse las


capas de concreto nativo. (En la foto del historiador Lic. Primo F. Velázquez).

redondo, con escalinata principal hacia el Poniente. En su interior


pueden apreciarse varias construcciones análogas, concéntricas. Está
revestido de concreto nativo; es un templo típicamente huaxteco. Al pie de ese
monumento y en lugares circunvecinos donde habla numerosos cúes, se han
encontrado entierros con objetos de concha, jade, cobre, barro, mosaico,
algunas esculturas de piedra y abundante cerámica.
Cerca de la desembocadura del estero del Camalote, en la laguna del
Chairel, al Noroeste de Tampico, está el "Pueblo muy hermoso", con
numerosos cúes, donde dió Cortés una

[31]
FIG. 3.- Lado poniente del Cué de las figuras anteriores después de
haber sido semiexplorado.
FIG. 4.- Lado norte del mismo Cué anterior.
[32] de sus más recias batallas a los huaxtecos, a fines de 1522.
Identificamos ese sitio y tomamos la foto del cúe no explorado, que aparece en
la Fig. 6.
En una y otra margen del Pánuco, lo mismo que en las del Tamesí y
lagunas del Chairel y Pueblo Viejo, hay cúes;

FIG. 5.- Lado sur del propio Cúe ant. después de la exploración.

particularmente en Tamós, Chuncá, Sacrificios, Providencia, Los


Cerritos, Chila, Topila, etc. En "Vega de Otates" está el hermoso cúe que
fotografiamos cuando a cada lado tenía un pozo que producía muchos miles
de barriles de petróleo. Fig. 7.
En la región de Tamuín, sin duda una de las más ricas y valiosas bajo
el punto de vista arqueológico, hay cúes en abundancia; llamando la atención
por sus grandes dimensiones, los de Tantoque, conocidos con los nombres de
"Tízate" y "Cubilete". Figs. 8 y 9. Se hallan a la margen derecha del río
Tamuín, entre Pujal y Guerrero, S. L. P. (Hoy Tamuín).
Otra de las regiones de importancia arqueológica es la que se
extiende al sur del mismo río Tamuín, con centros es[33]
FIG. 6.- Cúe inexplorado al N. 0. de Tampico. (En este mismo lugar
Hernán Cortés combatió con los huaxtecas el año 1522).
FIG. 7.- Gran Cúe inexplorado "Vega de Otates", en la margen izquierda
del río Pánuco.
[34] peciales en Consuelo, Tamcoy, Pataljá, Cocholjá, Tamtzán, Agua
Nueva, La Argentina, Pueblo Viejo, Tampazlaque, La Labor, Tanlajás, San
Antonio, Tancanhuitz, Oxitipa, Tampamolón, Tanquián, etc. Semidescubierta
por nosotros hace años

FIG. 8.- "El Tízate", gran Cúe inexplorado en la zona de TAMUIN.


(Huaxteca Potosina). Su base es de 350 x 350 mts. y su altura de 50 a 60.

FIG. 9.- "El Cubilete", gran Cúe inexplorado cercano a "El Tízafe" con
base de 400 x 400 mts. y altura de 50 a 60 mts.
[35] en la finca "La Argentina", es la pirámide cuadrangular con taludes
de piedra y aristas redondeadas, que estuvo revestida de concreto nativo. Se
vé en la Fig. 10.

FIG. 10.- Pirámide cuadrangular de piedra semilabrada. (Sobre la misma


se edificó la casa del rancho "La Argentina", propiedad del autor de esta obra).

CERAMICA

Es abundantísima en la colonia "Las Flores" de Tampico, y como


muestras preciosas de ella presentamos una vasija zoomorfa. Fig. 11. Es una
Rana, con la cabeza completa y el resto del cuerpo en relieve preciosamente
ejecutado. La rana, diosa del Agua, aparece en muchos objetos de piedra y de
barro en la Huaxteca. La Fig. 12 muestra la misma vasija de costado. En la
Fig. 13 se vé una vasija de barro, con vertedera, y en la anterior, una barquilla
típicamente olmeca.
La Fig. 14 es una reproducción de vasija encontrada en "Las Flores",
prolijamente esgrafiada, con glifos simbólicos.
En la Fig. 15 vemos una vasija zoomorfa, con vertedera [36]

FIG. 11.- Vasija zoomorfa de barro con una rana en relieve. (Procede de
la Colonia "Las Flores", Tampico).

y dibujos simbólicos en negro. Procede de Nuevo Morelos. Tamaulipas.


Se ven en las Figs. 16, 17, 18 y 19 respectivamente, una vasija de
barro de color crema, con pico de ave de rapiña, otra con pico de EHECATL,
dibujos en negro, simbólicos, dos asas

FIG. 12.- La misma vasija de la Figura 11. En primer término una


barquilla de barro típicamente olmeca.
[37]
FIG. 13.- Vasija del mismo material que la anterior (barro crema), con
vertedera. (De la Colonia, "las Flores").

FIG. 14.- Artística vasija de barro rojizo, pulimentada y esgrafiada.


(Colonia "Las Flores").
[38]
FIG. 15.- Vasija zoomorfa con vertedera y figuras simbólicas. (Procede
del Antiguo Morelos, Tam.).

FIG. 16.- Vasija de barro con una figura de ave de rapiña. (Procede de
Nuevo Morelos, Tamp.).
[39]
FIG. 17.- Vasija de barro con una cabeza de EHECATL, dibujos
simbólicos y el joyel del "Dios del Viento". (Procedente de Antiguo Morelos.
Tamp.).
FIG. 18.- Vasija de barro rosado con una cara de EHECATL al cuello.
(Procedente de Antiguo Morelos, Tamp.).
[40]

FIG. 19.- Vasijas procedentes de Nuevo Morelos, Tam. La de la


izquierda presenta una cara de Queztalcóatl.

pequeñas abajo de la parte media posterior y el pectoral de Quetzalcóatl


colgando al cuello; vasija representando una figura chaparra, de brazos y
piernas cortas, con pico de EHECATL; tres vasijas: la de la izquierda tiene al
cuello una cara de Quetzalcóatl, con la verruga sobre la nariz; la del centro, es
una urna con cara en bajorelieve, con los ojos y la boca cerrados, y la de la
derecha es una vasija que tiene la cabeza

FIG. 20.- Vasijas y platos procedentes de la Huaxteca potosina.


[41]FIG. 21.- Otras vajillas de la Huaxteca Potosina.
FIG. 22.- También son de la Huaxteca potosina estas cuatro vasijas de
barro representando diversas figuras.
FIG. 23.- Tres ejemplares de la Huaxteca potosina en los que el arte y la
técnica llagan a un alto grado de perfección.
[42] de un personaje en el cuello. Estos vasos proceden del Municipio
de Antiguo Morelos, Tamps.
Las figuras 20, 21, 22 y 23 muestran desde los platos y vasijas más
primitivos, hasta los artísticamente ejecutados, procedentes de la Huaxteca
Potosina. En la Fig. 24 aparece una

FIG. 24.- Urna en forma de zapato, de barro rojizo. Esta forma


se atribuye a los toltecas. (Procede de San Luis Potosí).

urna en forma de zapato , de barro rojo, clasificada como "tolteca", igual


a las que se encuentran en Montealbán, definida allí como "mixteca"; pero se
encuentra también en Nicaragua y está ampliamente difundida en el
Continente. Procede esta pieza del subsuelo de una casa del Sr. G.
Echenique, en el jardín Juárez, de la ciudad de San Luis Potosí.

ÍDOLOS DE BARRO

En la Fig. 25 puede verse una gran variedad de idolillos de barro,


desde los más arcaicos, hasta figuras de anatomía correcta y de grande
expresión. Proceden de Tampico, de Antiguo Morelos y de la Huaxteca
Potosina.
En la fila inferior de la Fig. 26 se ven: una cabeza con hendedura en
forma de V; dos cabecillas de sacerdotes; una máscara de barro incompleta;
una aguja de hueso, una cala[43]

FIG. 25.- Idolillos de barro procedentes de la Colonia "Las Flores" y de la


Huaxteca potosina.

vera de concha; una cabeza de jabalí del mismo material; una orejera de
barro; una aguja de hueso; una cabeza con el pelo peinado en espiral; una
cabeza de sacerdote, y una clásica cabeza de ojos mongoloides, con la frente

FIG. 26.- Figuras y objetos procedentes de "Las Flores" del municipio de


Pánuco y de la Huaxteca potosina.
achatada y gorro punteado. En la fila de arriba aparecen: una figura con el
vientre cubierto por un delantal; dos figuras sentadas con la depresión en forma
de V en la cabeza; dos figuras panzonas, de
[44]

FIG. 27.- Cabecitas de barro de la Huaxteca potosina, entre ellas


algunas con la V olmeca.

cabeza achatada y brazos y piernas cortas; una figura recta, con ojos saltones,
la boca abierta y el pelo trenzado sobre la frente, y una figura de mujer,
sentada, con brazaletes, collar, pendientes y al parecer copos de algodón en la
cabeza. (De Tampico y la Huaxteca Potosina).
Se ven en la Fig. 27 varias cabezas con la V olmeca y de boca atigrada;
tres cabezas con la cresta del cojolite y la boca

FIG. 28.- Figuras deformadas de singular expresión. (Proceden de las


márgenes de la laguna de Pueblo Viejo, Ver.).
[45] abierta mostrando los dientes - dos de ellas -; una ollita con
serpientes al exterior, y una máscara de barro. (De la Huaxteca Potosina).
En la Fig. 28 se vé, de izquierda a derecha, una figura humana
sentada, con la cabeza deformada y la V olmeca; tiene la boca abierta, muestra
las encías y tiene las manos sobre las piernas y éstas en flexión. Sigue una
figurilla de cabeza bulbosa, ventruda, con las manos sobre el pecho; luego una
figura con delantal, una cabeza de tocado cónico, pronunciado, que sirvió como
silbato, y por último una figura chata, cabeza deformada, prognosis notable,
con brazos y piernas cortas. (De las márgenes de la Laguna de Pueblo Viejo,
Ver.).

OBJETOS DE PIEDRA, CONCHA Y COBRE

Pueden verse en la Fig. 29, de izquierda a derecha: cascabel de


cobre, semidestruído, de 10 centímetros de largo, por 5 de diámetro, con el
borde superior decorado con discos; cascabel de cobre de cinco centímetros
de largo por 3 de ancho; un cincel de piedra negra; un sello de piedra que
estiliza un pájaro en la posición que aparece, y vuelto hacia arriba, un conejo;
pieza tubular de piedra verde; cabeza de piedra gris obscuro, admirablemente
tallada y pulimentada, con los ojos

FIG. 29.- En primer término cabeza de piedra gris artísticamente tallada.


A la izquierda, dos cascabeles de cobre. Otros objetos de cobre y piedra.
(Proceden de la Huaxteca potosina, de Antiguo Morelos y "Las Flores".).
[46]

FIG. 30.- Pectoral huaxteco de concha, con la figura de una deidad


guerrera sobre una serpiente emplumada.
[47] cerrados; cabecita de barro obscuro, artísticamente ejecutada,
bilobada, con la boca abierta mostrando la encía; orejeras redondas, nariz y
ojos regulares. Esta cabecita es única en su género, entre las que conocemos
de esta región. ¿Será el tipo de los "inmigrantes" que arribaron al Pánuco?
¿Será el tipo de los FANES o pahuinos, que no son negros, no tienen el
cabello ensortijado, ni la nariz aplastada, ni los labios abultados, ni la piel
negra, como otros africanos, según lo dice el Ilmo. Sr. Plancarte y
Navarrete?(27)
Se ven después: una placa cuadrangular, con pequeño agujero, de
piedra verde jaspeada de blanco: luego un sello de barro, y en seguida, dos
cinceles de cobre; uno de 6 por 2.5 centímetros y otro de 5 por 2 centímetros.
Los cascabeles, los sellos y las piedras verdes, proceden de las
colonias "El Aguila" y "Las Flores" de Tampico; la cabeza y el cincel de piedra,
de "La Argentina", S. L. P., la cabecita bilobada de barro, del Paijá, Ver., y los
cinceles de cobre, de Nuevo Morelos, Tamps.
Vemos en la Fig. 30 un precioso pectoral de concha, procedente de la
región de Tanquián, S. L. P. Aparece delicadamente esgrafiada la figura de
una deidad guerrera huaxteca.

FIG. 31.- Escultura de piedra, encontrada en un Cúe de la Colonia "Las


Flores", de Tampico.
GRABADOS Y ESCULTURAS DE PIEDRA

[FIGURA 32]

FIG. 32.- Piedras areniscas, esgrafiadas, encontradas en un solar de la


ciudad de Tampico.

[48] Entre los numerosos cúes que fueron destruídos en la Colonia "Las
Flores", de Tampico, hace más de 20 años se encontró la magnífica escultura
huaxteca que se ve en la Fig. 31.
Proceden de la Huaxteca Veracruzana las piedras esgrafiadas que se
ven en la Fig. 32; la de la izquierda es de características olmecas y la del
centro parece ser la diosa huaxteca de la tierra y la agricultura.
Las figuras 33, 34 y 35 muestran una cabeza de Quetzalcóatl con
parte de la cara desgraciadamente mutilada. Es de piedra gris muy dura y
procede de la región de Ozuluama, Ver.
FIG. 33.- Frente de una cabeza de EHECATL, en granito obscuro.
(Procedente de la región de Ozuluama, Ver.
FIG. 34.- Lado derecho de la cabeza de EHECATL, mostrando la orejera
de Quetzalcóatl.
[49]
FIG. 35.- Lado derecho de la cabeza del mismo EHECATL.

FIG. 36.- Cara Superior de un yugo de granito verde, procedente de la


región de Tamiahua, Ver.
[50]
FIG. 37.- El mismo YUGO de la figura 36. Vista exterior del arco.
[51]
De la zona de Tamiahua, Ver., procede el YUGO cuyos detalles
pueden verse en las figuras 36 a 40. Está ejecutado en piedra gris obscura.
Del Cantón de Tuxpan procede el yugo, desgraciadamen-

FIG. 38.- Lado derecho de la figura 36.

[52] te destruido en parte, cuyo frente y cara superior se ven en, las Figs.
41 y 42.
Y en las Figs. 43 y 44 puede admirarse una estela en piedra arenisca,
de la Huaxteca, que tiene en la parte superior un águila, con la cabeza
levantada, mirando al cielo, con las alas entreabiertas y medio caídas, como en
actitud defensiva. Tiene debajo, sin que la toquen sus garras, una serpiente y
de-
FIG. 39.- Lado izquierdo del yugo de la figura 36.
FIG. 40.- Extremidades del yugo de la figura 36.

[53] bajo del pecho una momia de sacerdote o deidad, con diadema
adornada con chalchíhuites y gorro huaxteco; en la oreja parece llevar la
orejera propia de Quetzalcóatl y sobre el vien-
FIG. 41.- Yugo procedente de la zona de Tuxpan, Ver., visto de frente.
FIG. 42.- Cara superior del yugo de Tuxpan.

[54] tre un delantal corto. El águila, deidad solar, parece que ampara el
cadáver de Quetzalcóatl que descansa en la tierra simbolizada por la serpiente.
Esta rápida ojeada sobre la cultura que evidencían los objetos
arqueológicos mostrados bastará para tener una idea de
FIG. 43.- Estela de piedra arenisca procedente de la región de
Ozuluama, Ver.
[55]
FIG. 44.- Porción de la estela de la figura 43, representando al
Quetzalcóatl huaxteco.

la existencia de la cultura "olmeca" en la Huaxteca; cultura que


propiamente debería llamarse "huaxteca" por la región donde se encuentra y
desde la cual se difundió, y porque "huaxtecos" fueron sin duda los que la
transmitieron a los demás pueblos donde se le halla.
[56]
El TAMUÍN

Entre las zonas huaxtecas de mayor importancia arqueológica debe


mencionarse la de Tamuín, en el Estado de San Luis Potosí, fuertemente
enlazada por los cuatro rumbos cardinales con regiones de gran interés, de la
misma cultura prehispánica. Esa gran porción de la Huaxteca, con magníficas
tierras, atravesada por grandes corrientes de agua y situada cerca de la falda
de las más altas montañas de ese territorio, estuvo densamente poblada en la
antigüedad y sus habitantes deben haber disfrutado de comodidades y
riquezas, como lo evidencia la gran cantidad y suntuosidad de sus
monumentos, entre los cuales hay algunos de magnitud comparable con la de
las pirámides de Teotihuacan. Sin duda que esa región interesó mucho a
Hernán Cortés cuando vino a conquistar la Huaxteca, porque después que él
repartió sus tierras... "señaló para su servicio e grangerías dos pueblos con su
sujeto, que el uno se llama OJETIPA (Ojitipa) y el otro TAMOHI (Tamuín)"(28) y
apreciaba tanto estos pueblos que graves disputas tuvo por ellos con el rapaz
Gobernador de Pánuco, D. Nuño de Guzmán, el año de 1527.
Tal vez desde entonces empezó a conocerse la riqueza de las tumbas
y templos aborígenes; riqueza que despertó la codicia de los conquistadores y
aún de los próceres de España; pues D. García Manrique, Conde de Osorno y
Presidente del Consejo de Indias, obtuvo una Real Cédula, fechada el siete de
Mayo de 1530, en la cual se le autorizaba... "por tiempo de veinte años, para
buscar, descubrir y abrir enterramientos en la Nueva España... en que hubiera
tesoros, joyas de oro, perlas y pedrería... y ha de haber sido tal la riqueza que
en esa forma se alcanzaba, que por Real Cédula de 4 de Septiembre de 1536
se fijaron los derechos de la Corona sobre el oro, plata, piedras y perlas que se
sacaran..." de cúes y templos".(29)
En la zona a que nos referimos se han encontrado algunos objetos de
alto valor económico y muchos de valor artístico o arqueológico; pero de las
muestras de cultura huaxteca prehis [57] pánica que conocemos, ninguna tiene
a nuestro juicio la importancia de un monolito que se encontró sepultado en un
gran cúe, a la margen derecha del río Tamuín; monolito que fué objeto de un
estudio que presentamos al último Congreso Internacional de Americanistas
celebrado en la Ciudad de México en agosto de 1939; estudio que intitulamos:
UNA ESCULTURA HUAXTECA

Ese monolito representa a un varón de pie, sobre una peana y mide


1.45 metros de altura y 0.41 metros entre hombros (Fig. 45).
Tiene la cabeza achatada de adelante a atrás y, al parecer cubierta
por una especie de gorro cuyo borde inferior llega hasta el contacto superior de
la oreja con el cráneo. (Fig. 46). Del gorro emergen, sobre las sienes, dos
ganchos de curvaturas invertidas, y sobre cada frontal, un semicírculo dentro
del cual hay una figura formada por tres arcos: dos opuestos que terminan al
borde del gorro y uno hacia abajo, que limita los anteriores. En la frente,
emergiendo, también del gorro, hay dos líneas paralelas que caen
perpendicularmente, aunque sin tocarlas, sobre otras dos líneas igualmente
paralelas. Sobre cada una de las sienes, cogiendo partes de la frente y la
cuenca del ojo, hay una figura de doble marco con tres discos al centro, figura
que parece introducirse en la parte media de la oreja. Abajo de este signo está
un relieve angosto, triangular, que toca el ojo, pasando el extremo opuesto por
la parte inferior de la oreja hasta detrás de ésta. Semejante al anterior hay otro
relieve que toca tangencialmente el lóbulo de la oreja y pasa por el cuello,
hacia atrás. Estos relieves son los extremos de signos semejantes a los que
cubren las sienes. (Figs. 47 y 48).
Los ojos de la estatua están perfectamente abiertos, aunque sin
pupilas; la boca abierta deja ver la encía y los dientes tallados en punta; la
nariz muestra el agujero para la nariguera; las alas de la nariz están perforadas
de arriba a abajo; la oreja es más ancha abajo que arriba y tiene en su borde
superior una perforación de atrás hacia adelante, comunicando ese agujero
con un signo especial, y desde la parte media hacia abajo, se abre una amplia
perforación.
[58]
FIG. 45.- Frente de una escultura monolítica procedente de Tamuín, S.
L. P., representando al Quetzalcóatl huaxteco.
[59]
FIG. 46.- Lado izquierdo de la escultura de la figura 45. (Obsérvense los
dientes tallados en punta y el séptum de la nariz agujereado).
[60]
FIG. 47.- Lado derecho, de la escultura de la figura 45. (En el brazo se
ven cabezas estilizadas de EHECATL).
[61] El brazo derecho se apoya sobre el mismo lado del pecho, con la
mano empuñada, y el brazo izquierdo, con la mano en igual forma, cae a lo
largo del cuerpo. En el interior de ambas manos hay un hueco tubular. El sexo
es bien notorio.
Las Figs. 49 a 52 dan una idea general de los costados derecho e
izquierdo, parte del abdomen y el lado posterior de la escultura; mostrando el
hermoso relieve de una criatura.
El semblante y la total actitud del personaje DAN LA IMPRESION DE
UN HOMBRE JOVEN QUE ESTA HABLANDO.

FIG. 48.- Otro detalle de la escultura de la figura 45. (Las líneas que se
aprecian en la frente semejan el jeroglífico lk, segundo día del calendario
maya).
IDEAS GENERALES

El lugar donde fué encontrada esta escultura; su cabeza [62]


achatada de adelante a atrás; los dientes tallados en punta y la perforación del
septum de la nariz - para la nariguera - así como otros detalles notorios, nos
autorizan a afirmar que la estatua representa indudablemente un personaje
HUAXTECO.
Su actitud de estar hablando; la profusión de signos que adornan su
cuerpo y la circunstancia de que está parado sobre una peana, que sirvió para
fijar la estatua, tal vez en un temp lo, en forma que pudiera ser vista por todos
sus lados, nos hace pensar que se trata de un gran sacerdote o de una deidad.
Sólo el profundo interés y cariño que sentimos por estas cosas en que
palpita el espíritu humano de las más remotas edades y que tan directamente
importan a la cultura y a nuestra nacionalidad, nos hacen intentar alguna
explicación de esa magnífica escultura.
Antes de hacerlo, nos permitimos advertir que, tratándose de una
estatua huaxteca, la consideramos como una expresión genuina de la cultura
"huaxteca", y por lo mismo, antecesora de la cultura "maya"; pues hemos dicho
que fué TAMOANCHAN, la Huaxteca, el centro fecundo de donde irradió esa
gran cultura prehispánica.
Es, por consiguiente, en la Huaxteca, donde debemos buscar las
manifestaciones primitivas de esa cultura, en el arte, en la ciencia y en los
medios de expresión. Particularmente, esta última manifestación cultural debe
ser estudiada para encontrar las raíces gráficas que, evolucionando a través de
milenios, alcanzaron las formas jeroglíficas que maravillan el espíritu de los
investigadores de esas culturas en el Sureste de México y en la América
Central.
Pensando así, me parece haber identificado en esta escultura algunos
jeroglíficos con los elementos gráficos de algunos de los "mayas"; por cuyo
motivo y sin creer que hemos alcanzado toda la verdad, hacemos lo siguiente:
[63] EXPOSICIÓN

1.- Dijimos que la actitud del personaje que representa la escultura es


la de un hombre joven, que habla. Si quien habla es un sacerdote o deidad,
podemos decir que enseña o predica.

FIG. 49.- Flanco derecho de la misma escultura, dejando ver el perfil de


una cabeza de niño.
En la oreja, aparece la parte superior de la orejera del EHECATL. En
muchas partes del cuerpo, aparecen cabezas de EHECATL. En las muñecas
de ambas manos aparece el jeroglífico de VENUS (Figs. 50 y 51). La estatua
representa, por lo mismo, a QUETZALCÓATL, en sus advocaciones de dios
joven, del viento y del planeta Venus, creador del sis-[64]

FIG. 50.- Flanco izquierdo de la propia escultura destacándose el signo


del Eznab huaxteco.

tema calendárico que tuvo como base los movimientos de este astro en
relación con los movimientos aparentes del sol.
QUETZALCÓATL, por tanto, fué un personaje huaxteco, que bien
pudo llamarse como antes lo dijimos, MOANCHAN en el idioma de los suyos.
2.- En el centro de la frente está el signo que se vé en [65]
FIG. 51.- Otros detalles de la escultura del Quetzalcóatl huaxteco (En la
muñeca se aprecia el jeroglífico de Venus).

la Fig. 53, mismo que se reproduce invertido frente a las cabezas de


Ehecatl, donde quiera que éstas se ven. Este signo es quizá la forma gráfica
primitiva del jeroglífico "maya", IK, nombre del segundo día del calendario
maya, que significa VIENTO, espíritu. (Nos valemos de las interpretaciones de
los distinguidos mayistas señores Héctor Pérez Martínez y A. [66]
FIG. 52.- Parte posterior de la estatua del Quetzalcóatl huaxteco.

Mediz Bolio). El IK en los monumentos, según los arqueólogos Prof.


Palacios y Dr. Thomson, aparece en la Fig. 54.
El mismo glifo se encuentra en el jeroglífico de MANIK, séptimo día
del calendario maya, que significa "espíritu que pasa más allá, que traspasa la
muerte". (Fig. 55).
3.- En ambos frontales hay un signo que emerge del go [67] rro, con
elementos básicos del jeroglífico "AHAU" que significa calidad, deidad, que se
hace uno mismo con la divinidad. (Fig. 56). Este es el vigésimo día del
calendario maya.
4.- Los dos ganchos que emergen sobre las sienes, son elementos
gráficos principales, del AKBAL, del CHUEN y del TZEC, (Fig. 57).
Esos signos corresponden a los días 3º y 11º y quinto mes del
calendario maya, que respectivamente significan: tierno, que nace niño; que
arde sin llama, y que predica o sermonea.
Los glifos a que aluden los párrafos 2, 3 y 4 bien pudieran dar la clave
para conocer las raíces de los jeroglíficos de que después formaron parte y
cuyo significado está de acuerdo con la idea de que la escultura representa al
dios joven, del Viento y del planeta Venus, QUETZALCÓATL, cuyo espíritu
sobrevive, predica o enseña, lo que muestra en su cuerpo y cuyo conjunto fué
seguramente motivo de veneración.

GLIFOS DE LA PIERNA

5.- Es evidente que los signos que ostenta la escultura fueron el


resultado de un estudio y plan bien meditados. Las figuras 58 a 65 muestran
los glifos grabados en el interior, frente, flanco y parte posterior de la pierna
derecha.
Según puede verse en la Fig. 64, los signos se comenzaron a trazar a
partir del talón derecho, y fueron agrupados en varias secciones que
reproducimos en la Fig. 66 para mayor claridad.
a).- En el grupo inferior "A", se ven cinco "rosetones" completos y no
se indica o esboza otro hacia el interior de la pierna, sobre el tobillo. Estas
figuras están formadas por un anillo exterior, dividido en cuatro partes iguales,
un anillo interior y un disco al centro. Representan "turquesas" o
"chalchihuites"; significando "cosa preciosa".
b).- Sobre esos rosetones, de derecha a izquierda, se ven dos
cabezas estilizadas de EHECATL, una frente a otra, y entre ambas una zona
triangular (Fig. 53), con los rudimentos del IK. Detrás de cada cabeza hay una
pequeña banda curvada, que tiene parecido con el signo del quinto día del
calendarió maya, CHICCHAN, según el Chilán Balán de Kaua, [68]

FIG. 58.- Grabados en la parte antero-interna de la pierna derecha del


Quetzalcóatl huaxteco. (En la muñeca se aprecia el jeroglífico de Venus)
[69]
FIG. 59.- Desarrollo de los jeroglíficos señalados en la Fig. 58.

que significa: coger lo que se ha visto, recoger la experiencia. También


tiene parecido con una de las formas del BEN, treceavo día del calendario,
según el mismo Chilán Balán, que significa: proceder con lentitud,
trabajosamente. (Figs, 67 y 68).
[70] c).- A la izquierda de estas cabezas aparece una figura sugiriendo
construcción o casa, en cuyo centro se ve un circulito, del que parte, bajando
tangencialmente, una pequeña lí-
FIG. 60.- Cara antero-externa de la pierna de la misma escultura.

nea. Esta figurilla tiene semejanza con el jeroglífico CIB, 16º día del
citado calendario, que significa: vela, candela; que se [71] enciende luz. Unido,
a la izquierda, hay un cuadrilátero dividido en cuatro partes desiguales por
líneas que se cruzan en la forma que aparece en el ÚO, segundo mes del
calendario maya, que significa: escribir, letra. (Figs. 69 y 70). Debajo del
FIG. 61.- Signos del abdomen y costado de la estatua.

[72] cuadrete se vé un signo como flor, (Sr. Prof. Palacios), con un


disco al frente (Uno Flor?).
d).- A la izquierda del grupo, hacia arriba, hay un signo que es casi
igual al EZNAB, 18º día del calendario maya, que
FIG. 62.- Cara externa de la pierna, de la cintura y del costado de la
propia escultura.
[73]
FIG. 63.- Signos debajo del brazo, con la mano del niño sobre un siglo
en forma de herradura.

significa: asentarse sobre cimientos; que se afirma en perfección. (Fig,


71). Entre el cuadrete y el EZNAB, está una vírgula semejante al signo de la
VOZ, o la palabra. Y a la extrema izquierda, un par de signos, estilizaciones
del maíz, [74] tal vez no domesticado todavía. El extremo inferior de estos
signos toca el talón; el lado derecho del signo de la derecha no está marcado,
como para indicar que se confunde con la
FIG. 64.- Cara posterior de la pierna derecha del mismo Quetzalcóatl.
(Signos del maíz en la pantorrilla).
[75]
FIG. 65.- Ampliación de los detalles de la figura 64. (En el centro los tres
discos, Edades o Soles, con el jeroglífico de la muerte).

pierna y forma parte de ella, y de igual manera se halla el lado izquierdo


del signo de la izquierda.
Este grupo de signos, parece significar: el doble carácter de
Quetzalcóatl, de Caudillo o Gran Sacerdote y de deidad; [76] que
trabajosamente implanto la cultura; iluminando el espíritu, mejorando la vida del
pueblo y estableciéndolo sobre la firme base del conocimiento y cultivo del
maíz.
e).- En el grupo siguiente "B", se repiten los mismos signos, con la
sola diferencia de que el situado a la izquierda de la casa o construcción, se
compone de dos lados rectos y uno curvo, y que del circulillo central, emergen,
tangencialmente, las cuatro rectas que dividen en cuatro partes desiguales el
signo.
f).- El grupo "C" tiene los mismos glifos que el "B"; pero el cuadrilátero
que hay a la izquierda de la casa está dividido en cuatro partes iguales; dando
idea del jeroglífico MEN, 15º día del calendario maya, que significa: hacer una
cosa con maestría, perfeccionarse a sí mismo. (Fig. 72, tomado del Chilán
Balán de Kaua).
g).- Sobre el grupo anterior está el "D", formado por dos grandes
discos, que tienen al centro una cabeza de serpiente preciosa, Quetzalcóatl;
pareciendo significar dos grandes etapas de la vida de ese gran sacerdote, con
las cuales se ligan: una banda lisa que termina sobre la base del pene; (Fig.
51), y una banda curvada compuesta de tres cuadriláteros iguales, divididos
por líneas perpendiculares, en cuyo cruzamiento hay un circulito. Esta banda
termina en la base del pene y sus componentes son iguales al jeroglífico del
día MULUC, (9º día), como aparece en el Chilán Balán de Kaua, que significa:
cosechar, amontonar, concentrarse en si mismo. (Fig. 73). Arriba y abajo de
esta banda hay otras, lisas, que la enmarcan.

SIGNOS EN EL ABDOMEN Y COSTADO DERECHO

Sobre la banda lisa que termina arriba del pene, hay tres grupos
superpuestos; formado cada uno de dos "rosetones", dos cabezas de Ehecatl,
una frente a otra y un signo parecido al IK entre ellas.
A la izquierda de estos grupos, aparece una cinta adornada que baja
de la muñeca de la mano; y junto a esa cinta, a la izquierda, hay otros dos
grupos: el inferior que está compuesto de dos rosetones, sobre los cuales se
levantan dos cabezas incompletas de Ehecatl. Sobre éstas hay otros dos
rosetones sobre los que descansa una gran cabeza del mismo dios, [77] la de
mayor tamaño en la escultura; perdiéndose la mayor parte de esta cabeza
debajo de la muñeca de la mano. Esta figura mira hacia el gran signo que se
vé a la izquierda. (Figs. 51 y 61 ).
Llama la atención que en estos grupos sólo se ven porciones de
cabezas de Ehecatl, que van disminuyendo en tamaño y detalles hasta parecer
truncadas en el penúltimo grupo, para sugerir, sobre ellas, una sola y gran
cabeza estilizado del propio Quetzalcóatl, en su carácter de Ehecatl.
A la izquierda de este último jeroglífico, aparece otro en forma de
herradura. Tiene al centro una oquedad cuya forma recuerda el jeroglífico del
17º día maya, CABÁN, que significa: terremoto; apartarse de sus cenizas;
deshacer la hoguera. (Fig. 74). También recuerda una de las formas del
jeroglífico del 8º día, LAMAT, que significa: sumergirse en cosa blanda y
espesa; que lucha por desprenderse de la materia. (Fig. 75).
Viene después, hacia abajo, una especie de "yugo" primitivo, cerrado.
El "yugo" servía para que, en sus sepulcros, descansara la cabeza de los
muertos ilustres, a la vez que para significar que la tierra recibía sus despojos,
velando por ellos alguna deidad celeste. Los extremos del yugo abrazan un
gran disco, al cual se une una cabeza de Ehecatl vuelta hacia abajo. (Fig. 63).
Los glifos a que me he referido, parecen hablarnos de la vida y obras
de Quetzalcóatl; de cómo se fueron desenvolviendo; cómo culminaron, y cómo
tuvo -después- algunas contrariedades que lo obligaron a aislarse, para
quedarse solo, pero engrandecido, y morir al fin, como lo indican el Cabán o
Lamat, el yugo primitivo y la cabeza vuelta hacia abajo.
Abajo de la cabeza invertida de Ehecatl, aparece un cuadrilátero
dividido en cuatro partes por dos perpendiculares que se cruzan, con un anillo
y punto central en la intersección de esas líneas, y un gancho a la izquierda,
que parte de la mitad de la figura, hacia arriba, con su extremidad unida, a la
figura superior por una pequeña recta. Este signo puede ser una variante del
jeroglífico maya KIN (Sol, Cara del Sol), como se vé en las fajas celestes del
Códice de Dresden. (Fig. 76).
A la derecha de estos signos está un grupo compuesto [78] de una
banda de doble curvatura, con seis pequeños discos y de un gran anillo, que
encierra un disco perforado en el centro y tiene una especie de ceja que
tangencialmente cae a la derecha.
Ya hemos dicho que la leyenda cuenta que, cuando Quetzalcóatl llegó
a la orilla del mar, se arrojó a las llamas del sol, de las que salió el séptimo día,
para convertirse en Estrella de la tarde. Este grupo de signos consagra y
perpetúa la hermosa leyenda. El gancho vuelto hacia arriba, unido por una
línea al campo frontero a la cabeza de Ehecatl, quizás significa las relaciones
astronómicas de Venus (Quetzalcóatl) con el sol, o sea la correspondencia, en
la relación ya dicha, entre los movimientos de ambos astros, que tanta
importancia tuvo para la exacta medida del tiempo.
En el grupo inferior de signos, aparece una urna en forma de zapato,
(pudiera ser una estilización del vaso que se ve en la Fig. 24), unida por una
recta a un anillo con punto al centro, y un gancho intencionalmente no
concluido. Quizás signifique este grupo, que seguían difundiéndose los
conocimientos agrícolas que tenían como base al aprovechamiento del maíz.

LADO POSTERIOR DE LA ESCULTURA

Hemos visto cómo, del talón derecho, emergen dos estilizaciones del
jeroglífico del maíz. Arriba y conectándose con las secciones respectivas de
signos, hay otros dos pares de glifos iguales a los anteriores (Fig. 64), entre los
cuales surge un signo, de forma análoga a aquéllos, con tres grandes discos al
centro (Fig. 65), que abarca parte de la pierna, de la nalga y la cadera. Cada
una de estas figuras centrales tiene el jeroglífico de la muerte, y un rosetón
formado por un anillo dividido en cuatro partes con un disco al centro.
Descansando sobre la parte superior de ese grupo de grandes discos,
aparece la nalga de la preciosa criatura que se abraza al personaje que la lleva
a cuestas, sostenida por el "aquil", cuya "tela" parece transparente y deja ver
las formas de este admirable relieve. (Fig. 77). La cabeza de esta criatura
tiene parecido con la de la estatua y muestra la orejera de Quetzalcoatl.
[79] A mi juicio, cada uno de estos tres grandes discos representa una
Edad o Sol, fenecidos, como lo indica el signo de la muerte. La criatura
(indicación del Sr. Prof. Palacios) puede ser el hijo de Quetzalcóátl, habido
"sin concurso de mu-

FIG. 78.- Vista posterior del QuetzaIcoatl huaxteco.


[80] jer", que se convirtió en Sol, como, lo cuenta el Códice Zumárraga.
Casi tocando la oreja izquierda del niño, se vé una porción de cabeza
de Ehecatl, de frente, y sobre ésta, otra en la misma posición, sobre dos
rosetones, con la indicación de un signo del maíz. Arriba hay dos rosetones y
una cabeza de Ehecatl, con el signo del maíz a la izquierda.
En la parte posterior del cuello se ven cuatro rosetones, sobre los
cuales descansan dos cabezas de Ehecatl, y detrás de cada una de éstas hay
un grupo de signos: el de la izquierda tiene los que hay detrás de la cabeza del
grupo "C" de la Fig. 66, y el de la derecha, los que hay detrás de la cabeza del
grupo "A" de la misma figura y ambos grupos quedan limitados por signos del
maíz, cuyos extremos inferiores bajan junto a los rosetones; pasando las
extremidades superiores debajo de la oreja. (Fig. 47).
Abajo de estos signos del maíz aparecen grupos con cabezas de
Ehecatl, que suben hasta coger parte de la mandíbula inferior (Figs. 46 y 47).

HOMBROS, BRAZOS Y MANOS

En los hombros hay dos grupos sobre cinco rosetones, con una
cabeza de Ehecatl cada grupo, y detrás de cada cabeza, los signos del grupo
"A" de la Fig. 66. Debajo de estos grupos hay otros dos, también sobre cinco
rosetones; pero inmediatamente detrás de las cabezas de Ehecatl sólo
aparecen el glifo EZNAB y el del maíz (Fig. 51).
En las muñecas de las manos hay grabadas cabezas de Ehecatl,
jeroglíficos del planeta Venus, y signos del maíz; en la muñeca izquierda,
además, un signo como el AHAU.
Es de advertir que LOS ROSETONES QUE SIRVEN DE BASE A LOS
VARIOS GRUPOS DONDE APARECEN CABEZAS DE EHECATL, SUMAN 65:
17 debajo de los grupos A, B, y C; 6, en los grupos del abdomen; 4 de los
grupos que hay a la izquierda de la cinta adornada que cuelga de la mano; 4 en
las muñecas de las manos; 20 en ambos brazos; 8 en la parte posterior del
cuello y espalda; 2 en cada lado del cuello y 1 en cada hombro.
[81] La presencia y asociación de estilizaciones de Quetzalcóatl en su
carácter de Ehecatl y del maíz, en la pierna, en el tronco, en brazos y manos,
en el cuello, y sólo del maíz en las orejas, en los ojos y en la cabeza, nos
hacen pensar, como lo han dicho los Maestros, que Quetzalcóatl fué el
descubridor del maíz y enseñó su cultivo; a la vez que en la Leyenda de los
Soles y particularmente en el POPOL -VUH, que al referirse a los antepasados,
dice: "Formaron sus carnes del producto de las mazorcas amarillas y blancas,
como alimento de los brazos y de las piernas de la gente..."
CONCLUSIÓN

La estatua que ha motivado estas consideraciones representa a


QUETZALCÓATL en su carácter de hombre huaxteco y de sacerdote, creador de
la vida agrícola, fundada en la utilización y cultivo del maíz, creador de una gran
cultura, - la más grande de la América precolombina- y en su carácter de divinidad,
como dios del Viento y del planeta Venus, que para perpetuarse tuvo un hijo sin
madre, al que convirtió en Sol.
Queda a los sabios la tarea de interpretar debidamente los glifos que
decoran esta magnífica estatua; glifos que... "son de tal manera interesantes...
que... están destinados a revelarnos una buena parte del misterio que envuelve los
conocimientos de las civilizaciones prehispánicas. El mito del maíz, con sus
extraordinarias consecuencias, en orden a los llamados soles cosmogónicos,
habrá de recibir claridad meridiana de los elementos grabados en esa maravilla,
Códice Pétreo y tesoro insuperable de la prehistoria de América" (El Totonacapan.
E. J. Palacios).

ANTIGÜEDAD DE ESTA CULTURA

Es indudable que de la Huaxteca partieron las primeras migraciones que


difundieron esa cultura, mucho tiempo después de que Quetzalcóatl y sus
compañeros habían llegado a aquel territorio. Es indudable, también, que siglos
pasaron an [82] tes de que la misma cultura alcanzara la región de Centroamérica.
Así lo comprueban las opiniones de sabios que mencionaré.
El Dr. Morley dice: que ya para principios de la Era Cristiana, la parte
meridional de Yucatán... "había venido siendo ocupada, durante centurias, por una
población agrícola que... unificada por una religión común y bajo una sabia guía,
disfrutó de una cultura homogénea..."(30). Y la vida agrícola de los aborígenes tuvo
como base el maíz, originario de México y particularmente de la Huaxteca, donde
esta planta fué domesticada según opina, entre otros, el Sr. Prof. Palacios. (En la
Huaxteca hay un pueblo que se llama TEPETZINTLA).
Esa domesticación debe haber necesitado de siglos para lograrse. El
historiador D. Pablo Martínez del Río, en su libro "Orígenes Americanos", nos dice
que en varias partes de América se han encontrado mazorcas de maíz, de hace
más de 2,000 años, iguales a las actuales, y cita al Botánico Collins, quien opina
que la domesticación del maíz requirió 20,000 años cuando menos.
El arqueólogo Dr. George C. Vaillant, en su obra "Aztecs of Mexico",
afirma: que la cultura llamada "Puebla" empezó a desarrollarse centurias antes de
Cristo y que ya se cultivaba el maíz, el algodón y otros vegetales; opinando que
esa cultura pudo desarrollarse en ocho centurias, aunque... algunos miles de años
pueden haber pasado entre la llegada de los primeros inmigrantes y el
establecimiento de los pueblos sedentarios agrícolas" (p. 24); haciendo notar que
la civilización maya... "cristalizó en los primeros siglos antes y después de Cristo."
(p. 18).
Y, nos permitimos repetirlo: esa cultura tuvo su primer asiento en la
Huaxteca, y si no hubiera otros motivos para decir ésto, bastaría con la
identificación del EZNAB, del jeroglífico del planeta Venus, y otros, usados por los
"mayas" - que aparecen en la estatua a que antes me referí -, para establecer el
origen de la cultura de éstos.
El Dr. Mathew Stirling, en sus famosas exploraciones [83] de "Tres
Zapotes", "La Venta", etc., ha encontrado huellas indudables de esa cultura. En
Tehuantepec, en el cerro Dani-Guiati, encontró el Sr. Prof. Palacios una figura
con una especie de gorro huaxteco. En Uaxactún exploró el Dr. Morley una
pirámide con las características de las huaxtecas.-(Montículo E-Vll); y por último, el
historiador guatemalteco D. Antonio Villacorta C., en su, "Prehistoria de
Guatemala" afirma: que es muy fácil "establecer la ruta seguida por esa corriente
migratoria que SALlÓ DE LA HUAXTECA... y que bordeando las costas del Golfo
Mexicano con dirección al Este, llegó a Tuxtla en el actual Estado de Veracruz...";
que de éste pasó al de Tabasco, siguió por el río Grijalva, luego por el río
Usumacinta y, pasando por Tenosique, llegó al Petén, estableciéndose en
Uaxactún, donde - dice el mismo historiador- ..."tuvo asiento por muchos años un
pueblo de origen MAYA-HUAXTECA; pues se han descubierto las pruebas
fehacientes que comprueban tal aseveración"; (p. 83), siendo evidente que los
progresos alcanzados por esas gentes, necesitaron... "el transcurso de muchos
milenios de vida plenamente cultural y civilizada". (p. 33).
Fueron tales esos progresos, que en el Sureste del México actual y en
Centroamérica, y quizás en otras partes del mismo México, habían adquirido un
conocimiento casi perfecto de la medida del tiempo; habiendo fijado como principio
de su Era, el año 3,373 antes de Cristo. Se ha discutido mucho acerca del año, del
mes y del día en que comenzó esa Era; pero de acuerdo con el arqueólogo Dr. E.
P. Dieseldorff (Cronología del Calendario Maya), fué el 22 de septiembre de dicho
año, porque ese día tuvo lugar un eclipse de sol, visible en aquella parte de
América, a la vez que el equinoccio de Otoño, que servía a los mayas para control
del año trópico. (Corresponden estas ideas al astrónomo alemán Ludendorff).
La arqueología sigue aportando datos preciosos que demuestran la
antigüedad de la cultura OLMECA-HUAXTECA, y confirman la tradición y tesis
apuntadas. Mencionaremos algunos de esos datos:

1.- El citado arqueólogo Dieseldorff, en el trabajo que presentó al 27º


Congreso Internacional de Americanistas, en 1939, dice que en los frescos
descubiertos por el Dr. Alfonso [84] Caso en Monte Albán, en las tumbas 104 y
105, encontró la fecha de 789 años antes de Jesucristo y que "los monumentos
zapotecas caían como mil años antes del tiempo en que los mayas escribieron
fechas y jeroglíficos bien desarrollados". Y para el arqueólogo J. R. Acosta...
"Monte Albán fué, si no el centro, uno de los centros de difusión de la cultura
olmeca" (Mayas y Olmecas).
2.- El mismo mayista, Dr. Dieseldorff, encontró cabecitas arcaicas en
Kaminal-juyú, Guatemala, con antigüedad de unos 300 años antes de Cristo; y en
la finca "La Providencia" - en el llano de Miraflores- estelas que datan de 462 años
antes de la Era Cristiana.
3.- La conocida estatuilla de Tuxtla registra la fecha de 98 años antes de
Cristo.
4.- La "placa de Leyden" data del año 60 después de Cristo.
5.- En el montículo E-VII, Grupo E, encontró el Dr. Morley en 1926 una
estela con la fecha de 87 años después del nacimiento de Jesucristo.
Y así pudiéramos seguir citando monumentos que revelan la antigüedad
de la cultura "huaxteca", u Olmeca, en Centro América; pero bastará esta mención
para pensar que algunos milenios pasaron desde el inicio de esa cultura en
TAMOANCHAN (la Huaxteca), hasta su apogeo en el Sureste de México y en la
América Central.
[85]
RESUMEN:

Resumiendo las ideas expuestas y sin que pretendamos haber alcanzado


toda la verdad sobre estos graves problemas, formularemos las conclusiones
siguientes:
I.- Los inmigrantes que llegaron en navíos Por el mar al río Pánuco,
fueron los introductores de la cultura llamada OLMECA o ULMECA.
II.- Esa cultura comenzó a desarrollarse desde las tierras contiguas a la
desembocadura del Pánuco en el Golfo, hasta las faldas de la Sierra Madre
Oriental.
III.- En ese territorio, que es la HUAXTECA, estuvo TAMOANCHAN,
donde los citados inmigrantes permanecieron por muchos años.
IV.- Después de haberse cimentado esa cultura en la Huaxteca, y de que
raza y cultura habían alcanzado el poder material y espiritual suficiente, empezaron
los movimientos migratorios de los "huaxtecos", que a causa de su origen y cultura,
fueron llamados OLMECAS.
V.- En dos direcciones principales se efectuaron esas migraciones: una
partió de la Huaxteca, por la costa del Golfo de México hacia el Sureste, hasta
Honduras, y otra partió de la misma Huaxteca, siguiendo por las zonas
circunvecinas del río Pánuco y sus afluentes hacia el Oeste y la Mesa Central, con
propagación hacia el Sureste.
VI.- Esos grupos migratorios estuvieron integrados por [86] individuos de
la raza conocida después con el nombre de "huaxteca".
VII.- EL idioma, llamado hoy "huaxteco", fué el vehículo de esa cultura.
Huellas de ese idioma existen en lugares invadidos por los citados emigrantes.
VIII.- EL idioma "maya" y otros "mayances" del Sureste del País y de
Centroamérica, son de origen "huaxteco".
IX.- Siglos antes de la Era Cristiana había alcanzado la cultura "Olmeca"
un desarrollo asombroso en el Sureste de México y en Centroamérica, y a esa
cultura se le ha llamado "cultura maya".
X.- La implantación y desarrollo de la cultura "olmeca" ("huaxteca") desde
Tamoanchán a Centroamérica, fué obra de milenios, y la circunstancia de que
centurias antes de Jesucristo había marcado su paso por muchos lugares, entre
esos puntos extremos, y que, ni en éstos ni en aquéllos se han encontrado indicios
de que esas gentes conocieran el uso del hierro, autoriza a pensar que, si los
inmigrantes que aportaron al Pánuco vinieron del Viejo Mundo - como parece -,
hicieron su arribo a tierras de América antes de la edad del Hierro, hace más de
7,000 años.
[87]
CULMINACION DE ESA CULTURA

Nos hemos referido ya a los grandes conocimientos que en varias


ciencias y artes habían alcanzado los llamados "Olmecas" y "Mayas". Las obras
monumentales que nos dejaron en el Centro y Sureste del país, a la vez que
evidencian sus conocimientos arquitectónicos, nos hablan de su gran habilidad de
matemáticos y del perfecto conocimiento que tuvieron acerca del empleo y
resistencia de los materiales de construcción que usaron.
El Palacio y Arco de Labná, son buenos ejemplos. Del edificio de
Chacbolay, el distinguido arquitecto D. Federico Mariscal remarca este detalle
importante: "La serie de baquetones que ornamenta el plano inclinado de los
cornizuelos que limitan el friso, al llegar a la esquina sobre la solumna de ángulo,
se transforman en esferas que permiten dar vuelta al motivo, con toda regularidad.
Este manera de resolver el ángulo, revela fina observación y talento
arquitectónico". Del edificio de Kabah, llamado Codzz-Poop, dice el mismo
Arquitecto: "Muchas fachadas hay en la arquitectura maya hechas con
mascarones; pero ésta es de lo más suntuoso que pude concebir el arquitecto y
revela gran habilidad de imaginación. En el dibujo en detalle de uno de los
mascarones ... puede apreciarse la trama o trazado regular ... que presumo sirvió
de base para la generación geométrica de este espléndido y original motivo
decorativo, prueba del gran adelanto de esa prodigiosa raza".(31)
Pero fué seguramente en astronomía donde más se distinguieron,
superando en muchos aspectos a los sabios del Viejo [88] Mundo, Calculaban - y
dejaron memoria de ello- eclipses de Sol, de Luna y de Venus, y las faces de
Marte, Mercurio y Saturno; considerando como su más alta manifestación de
cultura, de acuerdo con el astrónomo Ludendorff, el conocimiento exacto del año
sidérico de 365 días. 25636, "y las relaciones entre éste y los años sinódicos y
sidéricos de los planetas", y particularmente, el calendario del planeta Saturno, con
su año sinódico de 378 días. 0918.
Y no será por demás recordar que, cuando los conquistadores españoles
llegaron a México, encontraron que en estas tierras se llevaba una cuenta más-
exacta del tiempo que en Europa, donde después del calendario Juliano - que
empezó a regir 47 años antes de Cristo -, se adoptó el Gregoriano a fines del año
de 1582; habiendo utilizado los sabios que para hacer esta corrección convocó el
Papa Gregorio XIII, los cálculos calendáricos de los "mayas", cuyo conocimiento en
astronomía "sobrepasó al de los antiguos egipcios de la época anterior al periodo
ptolmeico; su escritura fué el único sistema gráfico original en las Américas; su
cronología exacta día por día dentro de un período de 375,000 años, fué tan
precisa como nuestro calendario gregoriano. Finalmente, su sistema vigesimal,
caracterizado por su concepto del CERO ... es uno de los descubrimientos más
significativos de toda la historia". (Dr. S. J. Morley, Hist. Antigua de Yucatán, p.
4). Y este descubrimiento lo hicieron nuestros aborígenes siglos antes de que los
sabios de la India inventaran el CERO y propagaran su uso por Europa en el siglo
VI antes de Cristo. (J. A. Mason. What we know about mayas). Descubrieron el
ciclo metónico de los griegos, que es la correspondencia entre 19 años y 235
lunaciones; pero introdujeron en ese ciclo una corrección que lo hizo mucho más
exacto... "tenían un año calendárico de 365 días, en el que no figuraban bisiestos,
sino que calculaban que 1,508 de estos años, equivalían a 1,507 tropicales... El
error que había aquí, apenas era de 52 milésimos de día, mientras que los egipcios
en su siclo de 1,460 años incurrían en un error de 12 días..." (H. J. Spinden,
Importancia de la Antigua Civilización Maya).
[LAMINA 1]
[LAMINA 2]

[89]
HOMENAJE

Con lo expuesto, creo haber dado, no a los maestros sino a los


aficionados a la historia y a la antropología, una idea general de los huaxtecos en
la obscuridad de los tiempos, de su gran capacidad para asimilar la cultura
aportada por los que arribaron al Pánuco, hace muchos milenios, y de la difusión
que hicieron de esa cultura por el Continente.
En homenaje a los huaxtecos, a quienes les son aplicables, reproduciré
las palabras del Maestro don Alfonso Caso: "El hombre americano ha creado
grandes cosas que SOLO UNA VEZ HA LOGRADO EL MUNDO; ha creado una
cultura propia, al domesticar y cultivar animales y plantas, y se ha elevado del
medroso cazador salvaje, a constructor de los grandes Imperios Aztecas, Mayas e
Incas... Muchas de nuestras grandes industrias modernas no existirían si el hombre
americano, hace muchos siglos, no hubiera descubierto la utilización de ciertas
plantas y hubiera cultivado algunas de ellas, como el cacao, el tabaco y, sobre
todo, el maíz". Y agregaré: "Ninguna planta cultivada por los indios americanos era
conocida en Asia, Europa o Africa, antes del establecimiento del hombre blanco en
América. La introducción de esas plantas aumentó, a más del doble, las materias
alimenticias del Viejo Mundo". (G. C. Vaillant. Aztecs of Mexico).
Terminamos estos apuntes, haciendo votos porque cada día se conozca
mejor nuestra historia, a fin de que se comprenda más claramente nuestro pasado
y con él los antecedentes de sangre y cultura aborigen que forman parte de los
cimientos de nuestra nacionalidad. Así nos sentiremos más satisfechos de ser
mexicanos y de nuestro espíritu brotará, como de las cenizas del corazón de
Quetzalcóatl, el astro de la luz perenne que ilumine los destinos de la Patria.

Tampico, Tamps., Octubre de 1943


NOTAS

1. G. de Mendieta, Historia Eclesiástica Indiana, p. 75.


2. Historia General de las Cosas de la Nueva España. T, II, p. 277.
3. Id. T. I, p. 9.
4. Id. T. III, p. 130.
5. Id. T. III, p. 136.
6. Id. T. III, p. 131.
7. Id. p, 132.
8. Cartas de Relación.- Calpe, T. 1, p. 77.
9. Torquemada "Monarquía indiana", T. I, p. 77.
10. T. III. p. 114.
11. "Relaciones". T. I, p. 470.
12. Sahagún, "Historia General", T. V, p. 52.
13. Id. p. 134.
14. Id. p. 99.
15. Sahagún, T. I, p. 267.
16. Durán "Historia de las Indias". T. II, p. 74.
17. Sahagún, T. III, p. 303.
18. Id. T. II, p. 274.
19. Id. T. I, p. 17.
20 . Id. T. I, p. 18.
21. Historia de las Indias de N. E., T. II, p. 73.
22. T. III, p. 163.
23. Historia Antigua, T. II, p. 182.
24. Cartas de Indias. Ministerio de Fomento.-Madrid.
25. T. III, ps. 136, 139 y 140.
26. Historia General, L.X. cap. 29, párrafo I.
27. "Tamoachán", pág. 182.
28. Boletín del Archivo General de la Nación.
29. Datos de D. Francisco A. de Icaza, en Revista Mexicana de Estudios
Históricos.
30. Historia Antigua de Yucatán, pág. 3.
31. Estudio arquitectónico de las ruinas mayas. F. E, Mariscal.