Está en la página 1de 3

¿Qué es evaluar?

Si buscaos en un diccionario la palabra evaluar encontraremos términos como: valorar,


medir, fijar precio, señalar el valor de algo, estimar, apreciar. Cualquiera de estas
concepciones ciertamente se refieren a evaluar, aunque dichos términos quedan muy
cortos cuando se habla del quehacer docente pues no tratamos con objetos sino con
entes sociales.

Podríamos decir que, una concepción más cercana de lo que busca la definición es
establecer una aproximación cuantitativa y cualitativa. Adjudicar un valor o un juicio
sobre algo o alguien, en función de un determinado propósito, recoger y analizar esta
información para emitir una decisión a partir de la comparación entre lo que se esperaba
y lo que se logró.

Algunos autores la conciben de la siguiente manera:

“ (…) obtención de información rigurosa y sistemática para contar con datos válidos y
fiables acerca de una situación con objeto de formar y emitir un juicio de valor con
respecto a ella. Estas valoraciones permitirán tomar las decisiones consecuentes en
orden a corregir o mejorar la situación evaluada” (M. A. Casanova)

"La etapa del proceso educativo que tiene como finalidad comprobar, de manera
sistemática, en que medida se han logrado los objetivos propuestos con antelación.
Entendiendo a la educación como un proceso sistemático, destinado a lograr cambios
duraderos y positivos en la conducta de los sujetos, integrados a la misma, en base a
objetivos definidos en forma concreta, precisa, social e individualmente aceptables." (P.
D. Laforucade)

Podríamos pasar horas filosofando sobre qué es evaluar sin llegar a un concepto que nos
satisfaga a todos y lo más importante, que satisfaga todas las necesidades; algo es
seguro, la evaluación no sólo es el acto de medir o asignar una calificación, pero
también estamos seguros que para evaluar (en cualquier ámbito) debemos partir de un
propósito, una meta, algo que nos indique que es lo que inicialmente queríamos lograr
para así tener un punto de referencia.

Hagamos una analogía:

Fernando es un hombre de mediana edad, ingeniero en electrónica, que vive con su


esposa, sus tres hijos, su suegro, una hermana menor y Camilo, su perro; él tiene el
deseo de salir continuamente de paseo con toda su familia pero su viejo y pequeño
auto no se lo permite.

Podríamos decir que la meta o el propósito de Fernando es salir de paseo con su familia,
¿Cuál sería la alternativa o la acción necesaria para cumplir con esta meta? Bueno
supongamos que ustedes son Fernando y que tienen los recursos para comprar un auto
grande. ¿Qué tendrán que valorar para comprar el auto? ¿Cuáles serán los momentos
para valorar?

1
Si reflexionamos a fondo estas dos preguntas encontraremos por lo menos tres
momentos para evaluar, supongamos que en un primer momento, en casa, valoramos
toda una gama de vehículos y consideramos elementos como espacio, comodidad,
precio, color, etc. Esta primera evaluación nos da una idea de lo que queremos de
acuerdo a nuestras necesidades, gustos y recursos.

En un segundo momento visitaríamos varias agencias y en este proceso probaríamos


los autos que se ajusten a lo que ya una primera valoración nos arrojó, por ejemplo, no
optaríamos por un auto deportivo pues cuando mucho tienen cuatro plazas, así lo mas
conveniente sería que buscáramos una camioneta con espacio suficiente hasta para
Camilo.

En un tercer momento, ya que hemos probado las distintas camionetas que hay,
tendríamos que tomar una decisión sobre cual comprar, la evaluación final.

¿Le hubiera servido de algo a Fernando evaluar el vehículo hasta después de haberlo
comprado? ¿Por qué?
¿Sirve de algo evaluar a nuestros alumnos después de que termine el bimestre?

El asunto aquí es tomar decisiones adecuadas en el momento preciso, al igual que


Fernando toma decisiones durante el proceso, nosotros como docentes debemos ir
tomando decisiones en momentos críticos durante el proceso de enseñanza aprendizaje
con respecto a nuestra práctica docente, estas decisiones forzosamente deberán estar
sustentadas en evaluaciones sistematizadas que nos indiquen cual será nuestra mejor
opción. Para lo anterior analicemos los distintos tipos de evaluación.

Tipos de Evaluación:

María Antonia Casanova nos menciona que existen varios tipos de evaluación:

Según su función:

Evaluación Formativa: es aquella que se realiza al finalizar cada tarea de aprendizaje y


tiene por objetivo informar de los logros obtenidos, y eventualmente, advertir donde y
en que nivel existen dificultades de aprendizaje, permitiendo la búsqueda de nuevas
estrategias educativas más exitosas. Aporta una retroalimentación permanente al
desarrollo del programa educativo.

Evaluación Sumativa: es aquella que tiene la estructura de un balance, realizada


después de un período de aprendizaje en la finalización de un programa o curso.

Sus objetivos son calificar en función de un rendimiento, otorgar una certificación,


determinar e informar sobre el nivel alcanzado a todos los niveles (alumnos, padres,
institución, docentes, etc.).

Según su temporalidad:

2
Evaluación inicial o diagnóstica: se realiza para predecir un rendimiento o para
determinar el nivel de aptitud previo al proceso educativo. Busca determinar cuales son
las características del alumno previo al desarrollo del programa, con el objetivo de
ubicarlo en su nivel, clasificarlo y adecuar individualmente el nivel de partida del
proceso educativo.

Evaluación Procesual: se valora continuamente el aprendizaje del alumno así como el


desempeño del docente mediante la obtención sistemática de datos, análisis de los
mismos y toma de decisiones oportunas.

Evaluación Final: es la valoración que usualmente hacemos al finalizar el bimestre o


ciclo escolar, la relacionamos con la evaluación sumativa para asignar numéricamente
una decisión. Lo mas importante de ésta es que debe estar conformada por todos los
elementos registrados en la evaluación procesual (respaldada con registros objetivos) y
considerando los tres tipos de contenidos (Conceptuales, Procedimentales y
Actitudinales).

Según sus agentes.

Coevaluación: evaluar algo junto con tus compañeros.

Autoevaluación: cuando se evalúa a si mismo.

Heteroevaluación: cuando una persona evalúa a otra(s) linealmente.