Está en la página 1de 2

Colegio Industrial

“Vasco Núñez de Balboa”


Departamento de Castellano

Concepto de literatura

La literatura es el arte que utiliza como instrumento la palabra. Por extensión, se refiere
también al conjunto de producciones de una nación, de una época o de un género (la
literatura griega, la literatura del siglo XIX, etc) y al conjunto de obras que versan sobre un
arte o una ciencia (literatura médica, literatura jurídica, etc).

Resulta obvio que la literatura y, sobretodo, la novela y el teatro han sido y son muchas
veces “espejo de la vida”, es decir, son el reflejo de la sociedad de su tiempo. De ahí la frase
ponderativa que se dice de una obra literaria: “es como la vida misma”, y de ahí también el valor
documental que tienen muchos textos literarios.
Entre las fuentes de la historia se utilizan las obras literarias para explicar un momento
determinado. Por ejemplo:
- La Celestina, de Fernando de Rojas (ambientado en el siglo XV)
- Poema de Mío Cid, Anónimo (siglo XII)
- Sefarad, Antonio Muñoz Molina (siglo XX)
- El hereje, Miguel Delibes (siglo XVI)

Estas obras tienen un valor documental, ya que, por ejemplo, La Celestina sirve para
conocer cómo era la vida del siglo XV, o El hereje sirve para estudiar la expulsión de los judíos por
la Inquisición en el siglo XVI. De esta manera, estas obras no sólo son interesantes para los
filólogos, sino que también pueden ser muy útiles para los historiadores.

Además, el gusto literario de una época es un indicador bastante fiable de lo que es la


sociedad o un sector de ella. Podemos poner tres ejemplos:
- Novelas por entregas (siglo XIX) son leídas por un público proletario, obrero, urbano y de
mujeres de clase media. Son historias de amor cuyos personajes son prototipos, y que
hacían olvidar a sus lectores la situación que vivían en esa época.
- Libros de caballería (siglos XIV-XV), son leídas sobre todo por la mujer de clase alta (ya
que era la que tenía más tiempo), pero se intentaba prohibir su lectura porque eran historias
de héroes idealizados muy diferentes a los maridos que estas mujeres solían tener.

La literatura nace como fenómeno social dentro de la sociedad y en ella influye con su
publicación.

 ¿Para qué se escribe?. Si reflexionamos un poco nos daremos cuenta de que los autores escriben:
para un lector coetáneo, para la posteridad (hay siempre un deseo de trascender, un deseo vanidoso
de permanecer en el tiempo), para beneficiar a otros (de ahí la literatura religiosa, por ejemplo), o
bien para acallar una necesidad íntima.
No tiene objeto escribir para no ser entendido por nadie. Por lo tanto, un autor se expresa
por un sistema de lengua y de significaciones que es común a la de sus posibles lectores. Por
ejemplo, a nadie se le ocurriría escribir una novela en esperanto.

 ¿Porqué se escribe?. Son diversas las causas, desde explicaciones psicológicas como es la de
“escribir para liberar tus fantasmas”; o bien debido a un interés social, ya que la literatura puede ser
un arma de lucha social (“la poesía es un arma cargada de futuro”); o por motivos económicos, ya
que hoy día escribir se ha convertido en una actividad retribuida y el libro es un producto comercial
regido por unas leyes económicas
Toda obra de arte está en contacto y a la vez por un extremo con el hombre que la creó y
por otro extremo con el grupo de personas a quienes conmueve. Por lo tanto, se puede hablar de dos
direcciones dentro de la sociología:
El escritor existe un trabajo, un esfuerzo, un esmero, un sufrimiento al producir una obra
literaria.
Por otra parte, un escritor produce sus obras bajo determinadas circunstancias y éstas son
cualquier elemento de una situación o de un sistema. Los textos se alimentan de las relaciones del
hombre con otros hombres y de las relaciones del hombre con el mundo.
Movimientos literarios históricos: