Está en la página 1de 11

Planeo

Levantar
Un
Templo
Observando
la Noche.
(PLUTON)
Trabajo final

Este es un breve resumen que refleja las ideas


de los grandes científicos y estudiosos del
universo y cómo han afectado a la humanidad
desde su concepción hasta el estado que
guarda la comunidad científica y no científica
con la reclasificación de Plutón como planeta
enano.

Ricardo Serna Rejón


4 de Marzo de 2011
PLANEO LEVANTAR UN TEMPLO OBSERVANDO LA NOCHE..........................................................................3
PRÓLOGO............................................................................................................................................................................3
INTRODUCCIÓN.....................................................................................................................................................................3
ESBOZO HISTÓRICO..............................................................................................................................................................4
Aristóteles...................................................................................................................................................................4
Copérnico...................................................................................................................................................................6
Kepler.........................................................................................................................................................................7
Galileo........................................................................................................................................................................7
Newton........................................................................................................................................................................8
Ley de la gravitación universal..................................................................................................................................8
ACTUALIDAD.......................................................................................................................................................................8
PLUTON.....................................................................................................................................................................8
Reacción pública al cambio........................................................................................................................................9
CONCLUSIONES..................................................................................................................................................................10
BIBLIOGRAFIA....................................................................................................................................................................11
Planeo Levantar Un Templo Observando la Noche
Prólogo.

Las dimensiones del Universo son desconocidos a ciencia cierta y hay quien dice que esos datos van
más allá de la comprensión humana. La raza humana es valiente, curiosa, deseosa de conocimientos
y a pesar de eso durante mucho tiempo se mantuvo estable la creencia de que la Tierra era plana y
también el centro del Universo y que todos los demás objetos en el cielo se movían a su alrededor.
Hoy sabemos que la Tierra flota en el Universo y que está formada por partículas que también nos
forman como seres humanos, así como a las plantas, animales y demás seres vivos que comparten
su vida con nosotros en este planeta. Y apenas el siglo pasado que se descubrió la presencia de
Plutón y apenas casi 40 años se descubrió su luna Caronte.

El hombre a través del tiempo ha usado su imaginación para encontrar las respuestas a las
incógnitas que se ha formulado y ha sido escéptico para dudar y preguntarse acerca de su misión en
este mundo. Actualmente conocemos los mismos planetas que se conocían en aquellos primeros
años y que se pueden ver a simple vista y aun conservan los nombres mitológicos con que fueron
bautizados hace decenas de años, la Luna, Mercurio, Venus, el Sol, Marte, Júpiter y Saturno y con
el paso del tiempo se agregaron nuevos planetas Urano y Neptuno. Plutón ya no es un planeta
oficialmente. (UAI, 2006).

Introducción.

La historia del conocimiento humano es emocionante porque en cada época ha enfrentado los
problemas y enigmas desde diferentes puntos de vista hasta que le encuentra solución o una
propuesta que le satisface por algún tiempo, hasta que llega otra idea y con un enfoque diferente y
se logra el cambio hacia la nueva solución. La física moderna es un ejemplo vívido de este modo de
enfrentar los retos. La física actual debe su origen a los cielos y ahí tiene su fuente de estudio y
considera a la Ley de la Inercia su ley más importante. Esta ley que la trajo al primer plano Galileo
Galilei sentando las bases para que Isaac Newton formulara en términos matemáticos, cambia la
percepción del movimiento que se tenía con Aristóteles, al igual que la percepción del cosmos de
aquellos días y se que se consideraba cerrado, finito inamovible y cambia por un Universo en
movimiento y abierto. (Koyré, 1997)

Desde que el hombre hizo su aparición en este planeta e intentó entender todo lo que sucedía a su
alrededor, miró al cielo y lo encontró tachonado de puntos luminosos y se empezó a cuestionar
¿Qué eran esos objetos luminosos? Y así se inició su gran viaje a través del Universo y de la ciencia
para entender su entorno y lo que le acontecía en su diario vivir tanto en la tierra como en el cielo.
En su particular y desconocido mundo ha de haber experimentado muchas y muy diversas
emociones al descubrir lo poderoso y destructor que puede ser un ciclón, lo aterrador que puede ser
un terremoto o lo voraz que un incendio de gran magnitud puede ser. El hombre de aquellos
primeros días sobre la Tierra debe haber sufrido muchos y extraños eventos naturales mientras aún
se acomodaban las aún frescas capas de la Tierra. Esos primeros hombres le otorgaron a esos
eventos cualidades divinas a las causas y de esta manera se explicaron su mundo y su universo.
Pero hubo una época en que no fue así y los cambios de pensamiento en general afectaron la vida de
los seres humanos en la Tierra conocida hasta ese entonces y en su apreciación particular de la
esfera celeste.
Esbozo Histórico.
Comenzaremos nuestro viaje a través de los cambios en el pensamiento humano que se gestaron a
través del tiempo y como fue cambiando conforme se fue observando con mayor detenimiento los
movimientos de los cuerpos estelares. Empezaremos nuestro breve recorrido por la historia en
Alejandría, la cuna del conocimiento antiguo.
Eratóstenes (Cirene, 276 o 273 a.C.) además de ser el bibliotecario de Alejandría, era hábil en varias
ramas del conocimiento como astronomía, geografía, filosofía y poesía; se le reconoce ser el
inventor de la esfera armilar que le sirvió para calcular la oblicuidad de la eclíptica terrestre y con
ello acercarse con un error muy pequeño a la circunferencia de la Tierra y proporcionó información
que le sirvió a Claudio Ptolomeo, quien refinó el cálculo hecho por Eratóstenes que calculó con
mucha certeza la circunferencia de la Tierra en 40,000 Kms. (Wikipedia, 2009)

Aristóteles
Para Aristóteles que vivió en Grecia en los años 384 y 322 a.C., cada uno de los planetas estaba
contenido dentro de una esfera transparente y de material rígido. Espacio y materia eran lo mismo
no podía haber espacio sin materia. Esto implicaba que no podía haber vacío en ningún lugar dentro
de la esfera de las estrellas. Para Aristóteles el universo se componía de esferas con la luna como
frontera entre ambas regiones. En la región supralunar se comprenden todos los cuerpos desde la
Luna hasta la esfera de las estrellas, ahí todo es perfecto, nunca cambia y está hecho de un material
llamado éter. Los cuerpos tienen forma esférica y el movimiento es perfecto, uniforme, siempre en
el mismo sentido y a una velocidad constante. En la región sublunar nada es perfecto ni constante.
En esta región existe tierra, agua, aire y fuego, que bien se podrían acomodar en cuatro esferas
teniendo a la tierra en el centro por ser la mas pesada, luego la esfera del agua, después el aire y al
final la esfera de fuego que es la más ligera. Estos, según Aristóteles, son sus lugares naturales y
donde prefieren estar. (Biro, 2009).

Dentro de este modelo aristotélico y de acuerdo a los lugares naturales de los cuatro elementos, la
Tierra está en el centro del Universo, pues ése es su lugar natural; tiene sentido que no se mueva de
ahí y su forma esférica se moverá hacia el centro formando así una bola simétrica. Para Aristóteles
el Universo tenía un tamaño finito con la Tierra en el centro; dos regiones, una supralunar formada
por éter y una sublunar hecha de cuatro elementos que siempre estaban cambiando y se movían en
línea recta para regresar a su lugar natural.
Con base en la observación y el sentido común, Aristóteles elabora una teoría por demás coherente
y maravillosa, en la cual define que para todos los objetos existe un “lugar natural” y aplica el
sentido común para explicarla de una manera sencilla. Es muy normal que un objeto pesado caiga al
suelo o que la flama de una vela apunte hacia arriba, por eso es natural colocar los trastes para
cocinar o calentar los alimentos “sobre” el fuego y así también es natural que un cuerpo
naturalmente se enfríe y no al contrario que un cuerpo frío se caliente. Aplicando estos conceptos
terrenales a las regiones estelares, deduce que en el orden cósmico, en el Universo las cosas deben
esta distribuidas de una forma bien determinada, “Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar”
(Aristóteles, citado por Koyré, 1998).

La concepción de “lugar natural” de la física aristotélica propone una concepción de orden estático,
los objetos y cuerpos allí se quedarán quietos y opondrán resistencia a todo aquello que tratara de
moverlos de su lugar de manera tal que solo por medio de la “violencia” lo lograrían. Dentro de la
física aristotélica todo movimiento implica un “desorden” cósmico, una ruptura del equilibrio ya sea
por una fuerza exterior o por el esfuerzo que implicaría regresar a su lugar natural a reposar. Visto
desde este punto de vista no es necesario explicar el reposo de un cuerpo en su lugar natural, así
como el reposo de la Tierra en el centro del universo. Se entiende que el movimiento bajo esta
concepción es un estado pasajero y se acepta para los objetos que residen en la esfera bajo la luna
pues para el resto de los objetos que se encuentran arriba de esta esfera es un fenómeno eternamente
necesario. Según Aristóteles, el movimiento no es un estado propiamente dicho, es un proceso que
tiene como meta y fin el ser; el movimiento tiene como fin el reposo, el reposo entendido como
concepción del ser plenamente realizado, no como privación de movimiento. Todo movimiento
precisa de un motor que lo cause, necesita de una causa. El movimiento no puede existir sin causa:
se elimina la causa y se acaba el movimiento. El reposo no necesita causas. Si se trata de
“movimiento natural” esa causa es la naturaleza misma del cuerpo que trata de llevarlo nuevamente
a su lugar natural.
Aristóteles no admite la acción a distancia, toda transmisión de movimiento implica un contacto y
solo reconoce dos formas posibles: presión y tracción. En la dinámica aristotélica todos los cuerpos
ejercen su tendencia a volver a su lugar natural en que por medio de la violencia son sacados de él,
y por lo tanto, todo movimiento se realiza en línea recta y tan rápidamente como el medio ambiente
se los permite; si por el contrario el medio en el que se desenvuelve este objeto no ofrece ninguna
resistencia en su movimiento, como ocurriría en el vacío, tendría una velocidad infinita. El
movimiento natural no puede realizarse en el vacío; el vacío no puede transmitir y mantener el
movimiento. En el vacío no puede haber lugares naturales, un objeto no sabe a donde ir o dirigirse a
una dirección, no hay motivación para moverse en absoluto (Koyré, 1998).
El vacío no es compatible con la idea de un orden cósmico. Para Aristóteles la estructura principal
de este universo se basa en dos regiones: la de la Tierra que es convexa y que se encuentra fija en el
centro de todo y la esfera que lleva pegada todas las estrellas, que gira alrededor de la Tierra, que es
cóncava y representa el límite del mundo. Toda esta idea se basaba en la observación, por ejemplo
de los barcos que al alejarse de la costa daban la impresión de que se hundían en el mar y por la
noche el cielo da la sensación de una bóveda cóncava que junto con el movimiento que comparten
todas las estrellas genera una imagen de una esfera gigante que rota con velocidad constante. (Biro,
2009)
Sin embargo para algunos otros pensadores de aquellas épocas, había un aspecto que les
preocupaba, el movimiento de los planetas, pues no se mueven igual que las estrellas y tienen
movimientos curiosos; para éstos pensadores era importante predecir las posiciones del Sol y de la
Luna porque éstos astrónomos basados en esas posiciones tenían que determinar los calendarios que
regían las actividades de la sociedad. Lo que veían era que sólo las estrellas tenía el movimiento
descrito por Aristóteles. La Luna además tenía un movimiento propio que duraba 28 días, el Sol un
movimiento que dura aproximadamente 365 días, al igual que los planetas tenían movimientos más
largos y en algunos casos hasta movimientos retrógrados y algunas veces brillaban más y algunas
otras brillaban menos. Hubo pensadores que afirmaban que los planetas estaban dentro de varias
esferas que rotan con velocidades y sentidos diferentes.
Hiparco (310 a. C. - 230 a. C.) fue un astrónomo y matemático griego, propuso por su parte que los
movimientos de los planetas se explicaran por círculos en vez de esferas. La idea que Hiparco tenia
era que cada planeta gira sobre un círculo “deferente” que va montado sobre otro círculo
denominado “epiciclo” y que gira alrededor de la Tierra; con esta propuesta se siguen cumpliendo
las condiciones teóricas de los movimientos de los cuerpos supralunares y el resultado de la
combinación de estos movimientos es que los planetas pueden avanzar en trayectorias con bucles
como las trayectorias observadas; además explica los cambios observados en el brillo, pues los
planetas se acercan o se alejan de un observador en la Tierra según se encuentre dentro de su órbita.
Estas combinaciones de círculos deferentes y epiciclos permitían explicar los movimientos
predichos por Aristóteles y además permitía predecir la posición de los astros para la realización de
los calendarios.
Claudio Ptolomeo (83-161 d.C) que vivió en Alejandría, perfeccionó esta técnica y además le
agregó dos círculos más a sus herramientas astronómicas, el excéntrico y el ecuante. El excéntrico
no tiene su centro en la Tierra y el ecuante es un punto diferente del centro del círculo alrededor del
cual la velocidad si es constante. Con estos nuevos círculos se podían hacer aproximaciones más
finas a las trayectorias de los planetas.
Aristarco de Samos, fue el primero que propuso el modelo heliocéntrico del Sistema Solar
colocando al Sol en el centro del Universo conocido. En aquello días prevalecía la idea del sistema
geocéntrico pues los astrónomos de aquellos días veían al Sol, la Luna y las estrellas girar en
trayectorias circulares regulares alrededor de la Tierra y reafirmaban las observaciones hechas por
Aristóteles unos años antes. Aristarco encontró algunas inconsistencias en los movimientos de
planetas como Venus y Marte que describían movimientos errantes y diferentes a los círculos
perfectos que afirmaba Aristóteles debían seguir. Sin embargo esta teoría fue desechada por los
astrónomos de aquellos días y hubo que esperar hasta que llegara Copérnico para que fuera
aceptada la teoría heliocéntrica. (Wikipedia, 2009)

Copérnico.
Copérnico (1473 – 1543) fue una pieza clave en el desarrollo de la Revolución Científica del
Renacimiento. Estudió leyes, medicina, matemáticas; escribió su gran obra maestra “De
revolutionibus orbium coelestium” (Sobre las revoluciones de las esferas celestes), en un período de
25 años y toma como base la teoría que hasta esos días era la más importante, la teoría de
Aristóteles y Tolomeo que combinadas explicaban el movimiento de los astros. Copérnico continuó
tratando de resolver el problema de definir con mayor precisión al movimiento de los planetas pero
lo trataba de hacer de una manera elegante y congruente. Con su propuesta Copérnico logró resolver
el problema de la elaboración más precisa de los calendarios pues con las imprecisiones de las
mediciones de Tolomeo las predicciones no coincidían con lo que se observaba en el cielo; además
planteó una solución elegante a la acumulación de círculos que se fueron agregando desde Tolomeo
y que ocasionaba que hacer una medición fuera todo una proeza y abrió el camino para que
generaciones futuras terminaran la conciliación de la astronomía con la cosmología. La cosmología
es la parte teórica del como deben ser las cosas; la astronomía es la porción práctica, que mide las
cosas estelares. Los fenómenos astronómicos deberían poder ser explicados por la cosmología.

En su obra más importante “Sobre las Revoluciones de las esferas celestes”, Copérnico planteó su
esquema general del Universo:

“El Universo es esférico, ya sea porque esta forma es la más perfecta de todas, por ser un todo
completo que no precisa uniones, ya sea porque constituye la forma que contiene mayor espacio,
siendo así la más apropiada para contener y retener todas las cosas, o bien porque todas las partes
discretas del mundo, me refiero al Sol, la Luna y los planetas, se presentan como esferas”
(Copérnico, citado por Biro, 2009)

Pero Copérnico va más allá y en su nuevo modelo agrega los movimientos de rotación y traslación a
la Tierra. Con el movimiento de rotación la esfera de las estrellas ya no se tenía que mover y con el
movimiento de traslación, colocó al Sol en el centro del Universo y desplazó a la Tierra a la
categoría de un planeta más y además explica que no habría diferencias entre la Tierra y su
atmósfera porque ambas llevan el mismo movimiento. Estas ideas dieron la pauta para que otros
pensadores tuvieran ideas interesantes.
Tycho Brahe, apoyado por el príncipe de Dinamarca construyó aparatos de medición más exactos y
precisos y propuso su propio sistema llamado geo-heliocéntrico con la Tierra al centro y el Sol y la
Luna girando alrededor de ella pero con los planetas girando alrededor del Sol. En 1572 apareció
una nueva estrella y Tycho después de realizar sus mediciones y meditar sobre ello, dedujo que
estaba más allá de la Luna. Cuando unos cometas aparecieron en el cielo nocturno, Tycho terminó
por convencerse de que las esferas de cristal no podían existir porque impedirían el paso. (Biro,
2009).

Durante la época vivida por Copérnico y con él como un actor sobresaliente en el cambio de
paradigma celestial que había gobernado durante cientos de años, se gestaron muchos cambios y
generó que hubiera otros tantos pensadores y que se pensaran muchas otras ideas que traerían
cambios significativos a la vida del hombre. Como un ejemplo de los cambios tan drásticos que se
vivían y de la zozobra en que se encontraban en aquellos días hasta los poetas pusieron su granito
de arena. John Donne poeta inglés, expresa así su intranquilidad:

“La nueva filosofía lo pone todo en duda,


el elemento fuego se extingue completamente;
y el sol se pierde así como a Tierra, y no hay inteligencia humana
capaz de indicar donde buscarlo”. (Donne, citado por Biro, 2009)

Kepler.
Johannes Kepler (1571-1630), desde que escribió su libro “Misterio Cosmográfico” se declaró a
favor de poner al Sol en el centro del Universo y de los movimientos terrestres. Kepler y Tycho
Brahe compartieron conocimientos pues Kepler fue alumno y ayudante de Tycho y mientras
intentaba infructuosamente calcular la órbita de Marte con los instrumentos y círculos existentes,
intentó con otras formas geométricas y al final encontró que la elipse explicaba perfectamente la
órbita marciana y la de los demás planetas colocando al Sol en uno de los focos. La primera Ley de
Movimiento de los Planetas se había descubierto. Adicionalmente y usando sus instrumentos
heredados a la muerte de Tycho Brahe, encontró su segunda ley: Los planetas en su recorrido por la
elipse, recorren áreas iguales en tiempos iguales. Y finalmente la también conocida como “Ley
Armónica” o 3ª Ley de Kepler: El cuadrado de los periodos de los planetas es proporcional al cubo
de la distancia media al Sol. Las dos primeras leyes fueron enunciadas en 1609, año en que Galileo
armaba su primer telescopio. Inicialmente las leyes se aplicaban a Marte pero después se encontró
que son válidas para cualquier sistema compuesto por un cuerpo que gira alrededor de otro más
masivo.

Con estos cambios se echó por tierra los círculos estelares sino también el movimiento con
velocidad uniforme. Con estas tres leyes ya se podía explicar, predecir y comprender todos los
movimientos de los astros.
Kepler también pondría ser considerado el primer escritor de ciencia ficción, pues con su obra
“Somnium” imaginó a los seres humanos caminando en la faz de la Luna y lanzando transportes
que permitirían ver la Tierra en el espacio.

Galileo.
Galileo Galilei, (1564-1642) recibió de su padre instrucción en música y dibujo principalmente. Por
su cuenta estudió matemáticas pues su padre deseaba que estudiara medicina y terminó dando clases
particulares de matemáticas; en 1589 obtuvo un puesto de profesor de Matemáticas en la
Universidad de Pisa, lo que le permitió estudiar astronomía pues su cátedra incluía un curso de
astronomía y esto le permitió complementar los movimientos que había propuesto Aristóteles,
además del movimiento natural y el violento, propuso el movimiento “neutral” para la rotación de
las esferas. Mantuvo correspondencia con Kepler y se manifestaba claramente a favor del sistema
propuesto por Copérnico. Por aquellos años se fabricaron los primeros telescopios; basado en sus
estudios previos, Galileo pudo perfeccionar su funcionamiento y con ello logró observar cosas que
antes no se habían podido observar y las dio a conocer en diversos libros, como “El Mensajero de
las Estrellas”. Galileo colaboró en la nueva manera de hacer astronomía ya que interpuso entre el
ojo humano y las estrellas una lente que permitía acercar esos objetos y adicionalmente sus
descubrimientos los plasmó en dibujos y diagramas. Con su telescopio mejorado pudo observar
características que contrastaban con las características propuestas por Aristóteles: los objetos
celestes no son esferas perfectas. Pudo observar la rugosidad de la Luna y además dedujo que había
objetos celestes que emitían luz propia como las estrellas y había objetos opacos que solo reflejaban
la luz de otros cuerpos, por ejemplo los planetas. Intercambió cartas con Kepler en las que el mismo
Kepler mostraba su apoyo total a Galileo en sus descubrimientos e intercambiaron sus ideas
revolucionarias y sus descubrimientos respectivamente.
Entre otras cosas Galileo y su telescopio le permitieron observar las fases de Venus y confirmar que
Venus gira alrededor del Sol; afirmó que existían manchas en la superficie solar, contrastando con
la idea que se tenía hasta ese momento que decía que la superficie del Sol estaba completamente
limpia. (Biro, 2009)

Newton.
Isaac Newton (1642 -1727) resumió las diversas relaciones y principios de esos primeros estudiosos
en 3 afirmaciones que se conocen como Leyes del Movimiento de Newton. Newton se basó en los
estudios realizados por Galileo referente a la inercia definida por como la tendencia de los cuerpos a
mantener su estado inicial del movimiento. Para llegar a esta definición Galileo se ayudó de planos
inclinados y de esferas y las dejó deslizarse por su superficie y notó que mientras mayor fuera el
ángulo entre los dos planos inclinados mayor distancia recorría la esfera. Con base en estas
observaciones dedujo que si la superficie fuera suficientemente larga y lisa, la esfera seguiría en su
movimiento rectilíneo uniforme pues no habría nada que le hiciera cambiar el movimiento. Newton
relacionó el concepto de la inercia con la masa (medida cuantitativa de la inercia) y el enunciado
quedó así:
1.- En ausencia de la aplicación de una fuerza, un cuerpo en reposo permanece en reposo y un
cuerpo en movimiento permanece en movimiento con velocidad constante.
La Segunda Ley de Newton, se basa en la aceleración que un objeto puede alcanzar y dice que
mientras más masivo sea, un objeto se acelerará mayormente. Es decir:
2.- La aceleración de un objeto es directamente proporcional a la fuerza que actúa sobre él e
inversamente proporcional a su masa.
F = ma.
La dirección de la aceleración es la de la fuerza aplicada.

3.- La tercera Ley de Newton nos indica que “a toda acción corresponde una reacción de igual
magnitud y sentido contrario. En fórmula matemática queda resumida de la siguiente manera:

F12 = -F21

Ley de la gravitación universal.


“Todos los objetos se atraen unos a otros con una fuerza directamente proporcional al producto de
sus masas e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que separa sus centros”
Con una sola Ley matemática, Newton demostró que la física terrestre y la física celeste son una
misma cosa.
Con el paso del tiempo y del avance de la tecnología hemos llegado al descubrimiento de nuevos
planetas como Neptuno y Plutón mucho muy alejados del ojo del observador y solo visibles a través
de telescopios de gran alcance. (Wilson, 2003)

Actualidad.
PLUTON
Descubierto el 18 de febrero de 1930 por el astrónomo estadounidense Clyde William Tombaugh
(1906-1997) desde el Observatorio Lowell en Flagstaff, Arizona. El nombre de Plutón fue
propuesto por una niña de 11 años aficionada a la mitología clásica que se imaginó este planeta
oscuro y frío y le pareció adecuado uno de los nombres alternativos de Hades, el Dios griego del
Inframundo. (Wikipedia, 2009)
Plutón es el segundo planeta enano más grande en el Sistema Solar, después de Eris y el décimo
objeto orbitando el Sistema Solar. Clasificado como planeta por el periodo de 1930 a 2006, ahora es
considerado el miembro mayor del “Cinturón Kuiper”. Como otros miembros del Cinturón Kuiper,
está compuesto principalmente de hielo y roca y es relativamente pequeño, aproximadamente un
quinto de la masa de la luna terrestre y un tercio de su volumen. Junto a su luna Caronte, son
tratados como un sistema binario de planetas enanos, cuya definición exacta aun queda pendiente
por parte de la UAI. Fue hasta el 24 de Agosto de 2006 que la UAI definió el término “planeta” por
vez primera; después de su reclasificación se le asignó el número 134340. (UAI, 2009)
Para que a un objeto celeste se le otorgue la categoría de planeta debe cubrir las siguientes 3
características:
1. El objeto debe estar en órbita alrededor del Sol.
2. El objeto debe ser suficientemente masivo para ser una esfera debido a su propia fuerza
gravitacional, mas específicamente su propia gravedad debe conformarlo a una forma de
equilibrio hidrostático.
3. No debe compartir su órbita con otros cuerpos celestes.
Plutón no cubre la opción 3. Dada esta nueva clasificación, Plutón pasó a ser un planeta enano.
Ha habido resistencia entre la comunidad astronómica frente a la reclasificación y sus razones
tienen bases técnicas, pues consideran que de acuerdo a la nueva definición, la Tierra, Marte,
Júpiter y Neptuno comparten sus órbitas con asteroides y por lo tanto deberían ser excluidos. (Alan
Stern,2006), Adicionalmente solo votó el 5% de la comunidad científica. El debate continúa sobre
el estatus de Plutón y del 14 al 16 de Agosto de 2008 se reunieron en el Laboratorio de Física
Aplicada de la Universidad John Hopkins, investigadores de ambos lados del debate, en un ciclo
llamado “El gran debate de los Planetas”, el comunicado posterior a la conferencia, indica que los
científicos no llegaron a un consenso en la definición de planeta. Previamente el 11 de Junio de
2008, la UAI anunció que el término “Plutoideo” se aplica a Plutón y a otros objetos similares a
Plutón que tengan un eje orbital mayor a Neptuno y masa suficiente para ser de forma casi-esférica.
(NASA, 2009)

Reacción pública al cambio.


La recepción de la noticia entre el público fue mixta; algunos aceptaron la reclasificación, otros
buscan revertir la decisión que incluía peticiones en línea urgiendo a la UAI para que considerara la
reinstalación. Y llegó a ser de tal ímpetu que incluso en algunos estados de la Unión americana se
llegó a denunciar a la UAI por “herejía científica” y en aquellos estados que revistieron una
importancia especial para Tombaugh como Nuevo México donde residió por mucho tiempo, fue
declarado el 13 de Marzo como el día de Plutón o en Illinois, su estado natal, que afirmaba que
Plutón fue injustamente degradado por la UAI (NASA, 2009)
Algunos miembros del público han rechazado el cambio citando su desacuerdo con la comunidad
científica y por razones sentimentales, manteniendo que siempre han conocido a Plutón como un
planeta y continuarán haciéndolo sin importarles la decisión de la UAI. Otros ven este rechazo
como un intento de corromper las reglas para mantener al único planeta descubierto por un
americano clasificado como tal.
Conclusiones.
Después de terminar el esbozo histórico y revisar los temas ahí tratados, hoy veo de diferente
manera los cielos. Hoy entiendo de una forma diferente las fórmulas que me tuve que aprender
durante mis estudios de bachillerato en mis clases de Física. Pareciera que una venda se ha caído de
mis ojos y me fuera permitido asomarme brevemente al estudio de Copérnico y emocionarme junto
a él al descubrir que su teoría explica mejor los movimientos celestes y sentir el desasosiego que le
causa el quitar del centro del Universo conocido a la Tierra, contraponerse a la tradición, a los
conocimientos religiosos y agitar a toda la comunidad científica. Cierro los ojos y me transporto a
las habitaciones de Kepler y descubrir junto a él que la elipse es una figura que mejor se adapta a las
órbitas planetarias; casi puedo sentir la emoción que le causa la redacción de las Leyes que llevan
su nombre y que siguen aun vigentes y que las tuve que aprender de memoria durante mis cursos de
Preparatoria y que en aquellos días con la efervescencia de la juventud no les encontraba sentido.
Casi puedo tocar los telescopios mejorados por Galileo y ayudarlo a enfocar su telescopio y admirar
la rugosidad de la Luna y ver con que dedicación dibuja sus observaciones y los da a conocer al
mundo entero conocido en aquellos días.

Mi intención era poner epistemológicamente la cuestión del nombramiento de Plutón como “planeta
enano”. Cuando este nombramiento se hizo en Agosto del 2006, causó un revuelo entre el público
en general, no mayor del triunfo del equipo favorito sobre el equipo odiado. Creo que este
nombramiento afecta mucho más a la comunidad científica que al público en general y pone en un
problema a resolver a la comunidad astrológica pues uno de los signos zodiacales occidentales,
Escorpión, está regido por el planeta Plutón. Y ahora que lo degradaron a “planeta enano”, ¿seguirá
rigiendo a los nacidos bajo el signo solar de Escorpión? Aquellas personas nacidas entre el 23 de
Octubre y el 22 de Noviembre, ¿se sentirán afectadas en su comportamiento? ¿Se sentirán
desorientados? ¿Cambiarán sus redacciones los libros especializados en la astrología?
Salgo de mi estupor y me doy cuenta de que eso es un tema para todo un tratado y una investigación
que está más allá del panorama de esta materia. Para la comunidad científica, el que Plutón ya no
sea planeta, afectará tal vez la forma como se van a tomar los resultados que se planean recibir para
el 2015 provenientes del proyecto “New Horizons” (Nave espacial robótica actualmente en ruta al
planeta enano Plutón) fue enviada el 19 de Enero de 2006 cuando todavía era planeta y que trata de
alcanzar su órbita y tomar fotografías, capturar lecturas y enviar información de su atmósfera, suelo,
estructuras geológicas, etc., e información importante de sus lunas para la investigación de nuestro
Sistema Solar. La información más reciente que tenemos se debe en gran medida al telescopio
espacial Hubble. Observo a mí alrededor y me atrevo a cuestionar: ¿Te afecta que Plutón haya sido
declarado un “planeta enano”? Las respuestas que obtengo son del orden del “¿qué?” Expresado
con estupor, hasta expresiones de extrañeza por estar preguntando cosas que no afectan en su vida
diaria en lo absoluto.
En realidad es una muestra de muchos conocimientos que se dan, no digamos fuera de nuestro
planeta sino tan solo lejos de nuestra comunidad, sentimos que no nos afectan, sin embargo, cuando
recito los planetas que tuve que aprenderme de memoria durante mi paso por la primaria, a veces
aun nombro a Plutón dentro de los 9, es decir, los 8 planetas que componen el Sistema Solar.
Considero que aún no se percibe realmente el cambio que puede significar este nombramiento para
unos, degradación para otros, del cuerpo celeste Plutón.
Es de noche, hay un apagón en mi localidad; aprovecho la oportunidad y salgo a la obscuridad de la
noche a mirar el cielo desde mi nuevo punto de vista. Como diría Kant “la noche es sublime, el día
es bello” (Kant, 2009, p.17). Yo agregaría: el cielo es bello, el Universo es sublime. Hoy veo el
cielo como si lo viera por primera vez. Levanto la mirada y unas nubes que anuncian una lluvia
pertinaz me cubren el espectáculo de los cielos y me impiden observar las estrellas que tal vez
hayan observado Copérnico y Galileo hace muchos años. La luz no regresa, el sueño me vence y
apago mi equipo, la batería está por acabarse. Hoy soñaré con las estrellas y con una nueva visión
del Universo. ¡Qué buen sueño tendré! ¡click!.
Bibliografia.

Biro, S., (2009). La Mirada de Galileo, Fondo de Cultura Económica, Primera Edición, México

Jerry D. W.; Anthony J. Buffa. (2003). Física, Pearson Educativa, Edición 5ª. México.

Kant, I. (2004). “Lo bello y lo sublime”, Editorial Tomo, 3ª Edición, México,.

Koyré, A.(1998). Estudios Galileanos, Siglo XXI, México, 7ª. Edición.

Koyré, A. (1997). Estudios de la historia del pensamiento científico, Siglo XXI, México, 14°
Edición.

Spinrad, Hyron. (2009). "Pluto." World Book Online Reference Center. 2004. World Book, Inc.
(recuperado el día 10de Octubre de 2009 de:
http://www.nasa.gov/worldbook/pluto_worldbook.html). (revisado el 6 de Octubre de 2009).

Plutón (s.f.) Recuperado el 6 de Octubre de 2009, de


http://www.nasa.gov/vision/universe/solarsystem/planetsf-20060824.html

Pluto (2009) Recuperado el 04 de octubre de 2009 de


http://en.wikipedia.org/wiki/Pluto#cite_note-iol-142.

Pluto and the Developing Landscape of Our Solar System (s.f) recuperado el 12 de octubre de 2009
de http://www.iau.org/public_press/themes/pluto/ (revisado el 12 de Octubre de 2009).

Eratostenes, (s.f.) recuperado el 09 de octubre de 2009 de


http://es.wikipedia.org/wiki/Eratostenes

Aristarco de Samos (s.f.) recuperado el 10 de octubre de 2009 de


http://es.wikipedia.org/wiki/Aristarco_de_Samos