Está en la página 1de 2

MARCO TEORICO

La localidad de Usme fue fundada en 1650 bajo el nombre de San Pedro de Usme. En
1911 la Localidad fue catalogada municipio por la cercanía que tenía con Bogotá. Luego
en 1954 mediante el Decreto Legislativo 3640 se anexa el territorio de Usme al Distrito
Especial de Bogotá. En 1972 el Acuerdo 26 incorporó el municipio de Usme a Bogotá que
con el tiempo y mediante el Acuerdo 2 de 1992 se convirtió en Localidad, la cual es
administrada por un Alcalde Local y la Junta administradora Local.

Ubicada al suroccidente de la capital, Usme se erige a partir del Acuerdo 2 de de 1992


como la quinta localidad de Bogotá, con una población de 267.423 habitantes, 220
barrios y un área de 21.556 Hectáreas. La localidad limita al norte con San Cristóbal,
Rafael Uribe y Tunjuelito, al sur con la localidad de Sumapaz, y al oriente con los
municipios de Ubaque y Chipaque.

La localidad de Usme fue habitada por comunidades indígenas pertenecientes a la gran


familia Chibcha, dichos terrenos en su mayoría eran utilizados para la agricultura
costumbre que aún conservan algunos habitantes de la zona.

Hoy día la población de Usme está integrada por grupos sociales de mestizaje, indígenas,
afrocolombianos, entre otros, provenientes de todas partes del país, que hacen de esta
localidad, una de las más diversas en cuanto a culturas se refiere.

El aumento de población que se ha dado en los últimos años en la ciudad, y la


concentración de esta misma población hacia las zonas marginales causada entre otras,
por problemas de índole socioeconómico, han generado una presión en el Parque Entre
Nubes, que se visualiza en el cambio de cobertura del suelo para satisfacer necesidades
como vivienda, alimentación, etc; tanto al interior del parque propiamente dicho, como en
las áreas adyacentes definidas como bordes.

Según Paula Susana Vargas y Marcela Guerrero, El Parque Entre Nubes representa un
sitio de interés no solo por sus hermosos paisajes sino por su importante aporte al medio
ambiente capitalino, aunque desafortunadamente años atrás este sitio contaba con una
rica muestra de la fauna, pero gracias a la expansión de la ciudad su paisaje se ha visto
afectado severamente, muestra de ello es que en el año 1989 el Parque contaba con un
área estimada en 1400 hectáreas y en 1999 este número se redujo a 623 hectáreas, esto
representa una disminución de más del 55% en 12 años. Es por ello que el Parque Entre
Nubes se convierte en un sitio alta vulnerabilidad, el cual podría desaparecer en
aproximadamente 10 años si no se tienen los cuidados necesarios para protegerlo.

Desde este aspecto de la diversidad cultural, con multiplicidad de creencias, expresiones


artísticas, estructuras sociales y niveles de educación, que implican la manera de
entender y manejar la problemática del medio ambiente, desde un punto de vista muchas
veces individual y no como un aspecto social y colectivo, que brinde posibilidades reales
de manejo y equilibrio con el medio.

Hoy se vislumbran problemáticas ambientales como el deterioro de los cerros a través de


la implementación de la minería extractora de gravillas y arcillas como materiales para la
construcción; la tala de bosques, los cultivos de pancoger, el pastoreo de ganados; el uso
del suelo para viviendas; la contaminación de las fuentes de agua con residuos y basuras,
entre otros.

En el proyecto ambiental escolar Zorro de nuestra institución hemos tenido en cuenta el


Modelo pedagógico Crítico Social, pues es el enfoque pedagógico institucional para dirigir
nuestro quehacer educativo.

El Modelo Critico Social se interesa en primer lugar, en una crítica a las estructuras
sociales que afectan la vida de la escuela, particularmente situaciones relacionadas con la
cotidianidad escolar y la estructura del poder. En segundo lugar, se interesa por el
desarrollo de habilidades de pensamiento crítico-reflexivo con el fin de transformar la
sociedad. Según Peter McLaren, La pedagogía crítica examina a las escuelas tanto en su
medio histórico como en su medio social por ser parte de la hechura social y política que
caracteriza a la sociedad dominante.
Por lo tanto, nuestro PRAE tiene como propósito transformar las situaciones que afectan a
nuestra comunidad en el ámbito medio ambiental. Se cuenta con la participación de todos
los entes que conforman la comunidad educativa, por medio del gobierno escolar,
asambleas de padres de familia, el equipo docente y administrativo, que realizan una
tarea multiplicadora de las campañas lideradas por nuestro proyecto.
Los estudiantes van desarrollando habilidades de pensamiento crítico-reflexivo cuando se
les plantean problemas ambientales y se les involucra para plantear soluciones, dándoles
la oportunidad de mejorar su calidad de vida, tanto en la institución como en sus hogares,
pues es muy importante para el proyecto que lo aprendido en la institución también tenga
frutos en el lugar donde viven, no solo en sus casas sino en sus barrios y localidades.
McLaren afirma, La Pedagogía Crítica ha comenzado a proporcionar una teoría radical y
un análisis de la escuela, y al mismo tiempo añade nuevos avances en la teoría social y
desarrolla nuevas categorías de investigación y nuevas metodologías.
Con el Proyecto Ambiental Escolar ZORRO desea proveer a los estudiantes y demás
miembros de la comunidad educativa, espacios para analizar la realidad ambiental en la
que viven, por medio de la investigación e implementando diferentes metodologías que
les permitan avanzar en su deseo de transformar su entorno.