Está en la página 1de 11

PEREGRINACIONES DE UNA PARIA

Flora Celestina Teresa Enriqueta Tristán nació en París un 7 de abril de 1803, su


madre la francesa Anne Piere Laisnay y su padre fue el peruano Mariano Tristán y
Moscoso que muere en 1807 por tal razón Flora queda en la bastardía toda su vida
ya que su padre al casarse con Anne, lo hicieron clandestinamente por los
obstáculos que se oponían a esa unión, él no legalizó su situación matrimonial.

Flora vivió en el campo hasta los 15 años pasando posteriormente a uno de los
barrios más pobres de París y en febrero de 1821 su madre la obliga a casarse con
el pintor André Chazal y tuvo 3 hijos de los cuales sólo sobrevivieron Ernes y
Aline, quien luego fue madre de Paul Gauguin.

Luego de conseguir la separación legal de su marido, se publica Peregrinaciones


de una Paria en 1838. André Chazal fue condenado a trabajos forzados por intentar
asesinar a Flora y por haber intentado violar a su hija Aline. En 1843 Flora publica
Paseos por Londres y la Unión Obrera, convirtiéndose en la primera mujer en
hablar del socialismo y la lucha de los proletarios.

André Chazal la perseguía, lo cual la obligaba a huir de París, él insistió en tener a


su hijo a su lado con la condición de que ya no la molestaría y ella aceptó con
mucha pena, pero luego siguió atormentándola queriendo también quitarle a su
hija. Y huyó nuevamente de París.

En 1829 cuando se encontraba en una pensión, conoció a un capitán de un navío


que llegaba de Lima, el Capitán Chabrié, al verla y encontrarle semejanza de su
apellido con los Tristán de Perú le preguntó si eran parientes, a lo cual Flora
respondió que no, pero tras una larga conversación Flora pudo escribir a su Tío

-1-
Juan Pío Tristán y Moscoso, le escribe con el gran deseo de poder refugiarse cerca
de esa familia, en ese momento estaba con su hija.

Flora deja a su hija en la pensión Mlle Bourzac, le dijeron que cuidarían de su hija
y si algo le pasara a Flora, aún la seguirían cuidando. También se la encomendó a
su buen amigo M. Bertera. Así que teniendo quien cuide de su hija decidió viajar
al Perú.

Ella fue a Burdeos y se encuentra con Pedro Mariano de Goyeneche pariente de


los Tristán, exactamente primo de su padre. Gracia a él Flora viaja a Perú para
cobrar la herencia de su padre y a tener un puesto digno en a sociedad. Ella
permanece dos meses en Burdeos, mientras tanto se hospedó cerca de la casa de
M. Goyeneche.

El 7 de abril de 1833 cumplió 30 años era el día de su partida, M. Bertera la llevó


al barco, ella sentía mucho miedo y angustia, pero igual se embarcó hacia el Perú
en el Mexican, este barco lo comandaba el capitán Chabrié, ella conversó con él y
le pidió el favor de que olvide que la conoció como señora y con hija, él acepto
ofreciéndole su amistad. Ella recuerda con mucho cariño esa amistad. El barco
pertenecía a M. Chabrié, M. Briet y a M. David. El barco tenía una tripulación de
15 hombres, cuatro camarotes pequeños y uno grande para el capitán, en la toldilla
había jaulas de gallinas y abundantes provisiones para el viaje. Eran 5 pasajeros,
uno era un viejo español, don José y su sobrino Cesáreo, un cusqueño llamado
Fermín Miota y su primo don Fernando y finalmente Flora.

Este viaje duró 5 meses, durante el cual ella narra todo lo que pasó con los
tripulantes y los pasajeros, los primeros quince días fueron terribles a punto de
querer morir. Hicieron una parada en las canarias a fin de arreglar algunas partes

-2-
del barco. Sintió una gran alegría cuando gritaron tierra, renaciendo en ella un
sentimiento de seguridad. Cuando se acercaron a las orillas de Praia unas personas
vinieron a recibirlos en unos botes, eran otros navíos unos del lugar y otros que
también hacían una parada ahí, Flora hace una comparación entre esos barcos y su
tripulación a la del Mexican, que tenía tres hombres muy bien vestidos. Mientras
que ellos bajaron a tierra para conseguir un mecánico y hacer la documentación
respectiva, mientras tanto los pasajeros conversaban en qué es lo que quisieran
hacer en ese momento, como el anciano que quería hospedarse en un hotel en
tierra y los jóvenes en ir de cacería y correr por los llanos, Flora quería hospedarse
en una casa de portugueses para estudiar sus costumbres. Cuando bajaron con
emoción del navío fueron hacia la casa del Cónsul, donde hacía mucho calor, tanto
así que deseaban regresar al navío. En la casa del cónsul había muebles muy
bonitos, además de la decoración, tuvieron una buena recepción con muchos frutos
y manjares del lugar y otros traídos de diferentes lugares. Luego fueron
conducidos a la casa de una dama la más rica de la ciudad, Mme. Watrin quien se
consideraba francesa por haber estado casada con el francés M. Watrin de
Burdeos, era viuda. Mme. Watrin invit a Flora a quedarse en su casa mientras su
estadía en aquel lugar, pero Flora vio la expresión enrojecidade M. Chabrié y se
negó posteriormente se retiraron agradeciendo su atención.

Mientras los jóvenes corrían pos las orillas recolectando conchas, M. Chabrié
tomó la mano de Flora apretándola afectuosamente hacia su pecho, le agradeció
que no haya aceptado la invitación de la madam y que hubiese sido una pena no
tenerla a bordo. Luego conoció a M. Tappe un hombre un tanto repugnante por su
comportamiento que trajo a bordo M. David para que Flora lo estudiara y se diera
cuenta de ciertos comportamientos negativos del hombre y sobre todo que son
malvados. En Praia el único comercio que había era el de la trata de negros, estos

-3-
se cambiaban por arroz, harina, aceite y toros comestibles u objetos
manufacturados.

Después de haber estad 10 días en Praia, partieron experimentando de nuevo los


malestares de alta mar, pero había un nauseabundo olor en el interior del barco de
modo que pasaban día y noche afuera, soportando lluvia, frío y sol.

Llegaron a Cabo de Hornos, el mar era espantoso, había vientos cruzados y hacía
mucho frío, la tripulación enfermó porque n tenían la ropa adecuada, pero el
capitán trataba de reanimarlos, lo curioso era que mientras unos estabas enfermos
otros irritados por el tiempo, pero el cocinero siempre estuvo igual a pesar del frío
y otros problemas a bordo, él era pequeño, flaco y pálido y malquiera que lo viera
pensaría que era un hombre débil, pero resultó todo lo contrario, él era de Burdeos
pero aprendió a cocinar en París adquiriendo ciertos modales.

M. Chabrié siempre era atento Con Flora, le decía cosas hermosas, ambos
compartían una buena amistad, pero M. Chabrié tal vez hubiese querido amar y ser
amado por Flora, pero ella n podía corresponderle, sólo brindarle su más sincera
amistad, lo cual la llenaba de felicidad.

M. Chabrié le propuso ofrecerle la protección de su nombre y le pidió casarse con


él y vivir en cualquier lugar que ella prefiera, pero ella se negó, ella deseaba en el
fondo decirle que también lo amaba, pero por su mente pasaba todo sobre su
marido y no le quedó nada más que llorar desconsoladamente, le pidió dos días
para pensar, pero ella sentí que no sería capaz de contarle toda la verdad de su
vida, por el temor al rechazo de M. Chabrié.

-4-
Flora también hizo amistad con M. David, quien solía aconsejarla. Luego
solucionar unos malos entendidos a bordo y después de 133 días llegaron a Piedra
Blanca, a 6 horas de Valparaíso.

En el puerto de Valparaíso había una gran cantidad de embarcaciones, eran


esperados por dos capitanes de otros navíos y que llegaron un mes antes que
llegara el mexicano, había mucha gente francesa, pero todos esperando la llegada
del mexicano y que los capitanes comentaron sobre a pronta llegada del mexicano
con la sobrina de Pío Tristan, y que era la única mujer a bordo con mas de 10
hombres. Y dos de ellos muy puestos, seguro se referían a M. Chabrié y a M.
David, toda la gente no se explicaba como es que tanto hombre a bordo y no se
pelearon por la simpatía de la señorita. Algunos esperaban que se inicie una peles
entre ambos hombres por la señorita Flora.

Al desembarcar Flora fue conducida por M. David a la pensión de Mme. Aubrit,


una francesa amiga de M. Chabrié. A M. Miota lo llevaron a otra pensión también
dirigido por una mujer francesa. La habitación de Flora estaba bien amoblado y
decorado, por un lado tenia estilo francés y por el otro inglés, además esta
habitación tenía una hermosa vista al mar.

Pero en una visita M. Miota le informó que su abuela había muerto justo cuando
ellos habían partid de Burdeos, este fue un golpe muy triste para Flora, pues vio su
última esperanza de protección en el mundo irse, al verla tan triste M. Miota le
dijo que llamaría a M. Chabrié, quien vino en la tarde a consolarla, peor este
después de derramar unas lagrimas con ella, le confiesa que sentía cierto bienestar
ya que si las cosas resultaban tal y como quería Flora, serpia rica y él no, así que si
se casaban parecería que lo hacia por interés y no por amor.

-5-
Flora se limitaba a escuchar todas las declaraciones de amor que le decía M.
Chabrié. Mas tarde vino a verla M. David quien le aconsejo y además comentó que
afuera todos hablaban de ella y que esperaban a que ella saliera ya que desde que
llegó ni se asomó por la ventana, todos sabían que era la sobrina de Pío Tristán,
también le contó como era la vida de Valparaíso, casi todo basado en chismes.

Flora tuvo la oportunidad de conocer mejor a Mme. Aubrit quien también tuvo la
misma mala suerte de ella, se casó a los 17 años, luego escapó, pasando por
muchas miserias y penurias, pero se encontró con M. Chabrié quien la ayudo y le
prestó dinero para que arme su pensión, ella está muy agradecida.

Un día M. David del confiesa unos planes de querer casar a M. Chabrié con la
señorita Roux, hija de una familia muy amiga y querida de M. Chabrié, a Flora le
pareció una buena idea al día siguiente le dijo a M. Chabrié que ya no podía
esperar más y que si no resuelven salir, ella emprendería cu camino hacia
Arequipa, caminando recto desde Valparaíso. M. Chabrié le sorprendió eso y no
podía creerle así que se lo hizo repetir varias veces. Flora cuenta que en el lugar la
gente era muy fría, que las mujeres carecían de gusto al vestir, en cuanto a su
amabilidad estas son inferiores a las peruanas, ya que estas son de hogar,
laboriosas y sedentarias.

Flora hizo sus preparativos para viajar con la embarcación Leonidas, M. Chabrié
rehizo prometer que sería su esposa, ella lo hizo y se dirigió triste hacia el barco
acompañada por M. David. Mientras caminaba con lágrimas en la cara, la
tripulación y compañeros de viaje del Mexicano le decían por qué nos dejas, y se
despedían con mucha tristeza.

-6-
Ya en el Leonidas, Flora se quedó mirando el puerto pero la llevaron a ubicarse en
apartado, y durmió luego despertó y quiso ver al Mexicano en Valparaíso pero lo
único que vio fue el mar y el cielo y se llenó de nuevo de tristeza. Los primeros
días ella dormía y si salía un rato observaba a sus compañeros de viaje, a bordo
estaban tres americanos un doctor y el capitán. La travesía duró 8 días y legaron a
la costa de Perú.

Cuando se acercaban a la Islay, no podían ver casi nada, estaba lloviendo y había
neblina. Cuando ella estaba en su recinto, se acerco el doctor y le preguntó si
estaba despierta esta le respondió afirmativamente y él le comento que habían
llegado a un lugar horrible y desierto sin ningún árbol, ella se asusto se arregló y
Salió, se preocupo por u rato, pero luego de conversar con el señor del correo se
tranquilizó y a medio día desembarcó, siendo bien recibida por a gente.

Sobre su tío Pío de Trista, se había casado con su sobrina y tuvieron un hijo
Florentino y tres hijas menores de 8 años, él ignoraba que Flora había llegado a
Perú. Mientras Flora estaba en Islay era invitada por diferentes personajes
importantes de la zona para cenar en sus casa, pasó dos noches durmiendo mal,
recién se acostaba en la madrugada después de una cena y de haber visto danzas y
claro ya en cama era atacada por las pulgas que abundaban en el lugar y que según
ella las veía saltar por la arena.

El 11 de Setiembre de 1833 parte hacia Arequipa pasando por el desierto


aguantando el calor y el polvo. En un momento llegó a divisar los 3 volcanes de
Arequipa y se sintió muy feliz de ver tremenda maravilla. Luego de una larga
caminata, menos de la mitad de su recorrido para llegar a Arequipa, llegaron a una
posada, ella se había sentido mal durante el camino, así que fue una gran salvación
hallar esta posada, la acomodaron en el lugar, no legó a dormir, pero si escucho

-7-
conversaciones, y supo que tal vez podía ser abandonada en medio del desierto por
su estado, así que se alistó para partir de nuevo dejando sorprendidos a sus
compañeros.

Durante el camino vio animales muertos, tuvo que pasar buen trecho de desierto,
subir y bajar montañas, en una de ellas encontró una tumba de un joven de 28
años, y se quedó aterrada de tener la misma suerte, así que pidió por su hija a Dios.

Cuando llegaron a la última cima, divisaron el río de Congata, ella no estaba en


sus cinco sentidos así que le dieron de tomar jugo de naranja, le limpiaron la cara,
le echaron ron en las sienes y en las muñecas, y pronto se recuperó y también se
quedó sorprendida de tanta belleza de la naturaleza. Descendieron media hora más
y llegaron a la casa de Manuel Najar, en ella fue bien recibida y descansó, la
esposa la llevó a una de las habitaciones, ella durmió y cuando desperto vio que
unos ojos se asomaban por la puerta con mucha curiosidad, era un gato angora,
muy hermoso, el gato decidió entrar y se acercaba a la cama, Flora pensó en
invitarle leche, se la estaba acercando de pronto el gato se movió repentinamente y
saltó sobre un altar y Flora se asusto y apunto de gritar entró un niño, el cual le
pareció un ángel muy tierno era Mariano, hijo de Manuel Najar, el cual le explicó
que el gato era bueno, que no le iba a hacer nada, peor que es arisco y se mueve
escandalosamente, ya tranquila Flora se quedó conversando con el niño que le
agradó mucho.

En la tarde vino Juan de Goyeneche su familiar y le explicó que al día siguiente


iría a la casa de u prima Carmen. A la mañana siguiente vino Manuel de Rivero de
unos 18 años, que hablaba perfectamente el francés, pues estudió un año allá. Él
era muy parecido a ella y le cayó en gracia, este le dio una carta de Doña Carmen
Piérola su prima y la invitaba a alojarse en su casa.

-8-
Su primo le contó todas sus penurias y todo lo relacionado a su Tío Pío de Tristán
con una confianza única que la hizo sentir bien a Flora, de modo que iniciaron el
camino hacia la casa de Pío donde su prima la recibió junto un grupo de
personajes importantes de la ciudad que esperaban conocerla, la mayoría eran
hombres, algunos sacerdotes de la orden dominica, pero ella sólo pudo estar un
momento allí y pidió por favor retirarse para descansar.

Le dieron una negrita para que le sirviera y ya en su alcoba descansando, pensaba


que estaba en la casa donde nació su padre y sentía mucha nostalgia, observaba
cada detalle del espacio. Al día siguiente su prima Carmen Piérola de Flores le dijo
que se aliste pues tendría visitas, vendrían las principales personas de la ciudad a
visitarla, pero ella estaba indispuesta, además no le interesaba ese tipo de
situaciones, peor la prima le dijo que si o si tenia que recibirlos pues eso se
acostumbra y si no ello acarrearía problemas, además que durante el primer mes n
podría salir de casa, recién al siguiente mes podía salir a visitar a los que vinieron
a visitarla.

La prima era muy fea, según Flora, pero con pies hermosos, Carmen se caso son el
sobrino del padre de Flora, pero este resultó ser un interesado ya que se caso para
gozar de la dote y la gasto en mujeres y en una vida llena de diversiones, Carmen
se quejó, pero la gente hallaba justificable el comportamiento de su esposo, ya que
él era guapo y ella fea. Después de 10 años de ese tormentoso matrimonio, el
esposo cae enfermo y fue abandonado por los amigos y esas mujeres y hasta era
objeto de burlas y no le quedó otra que regresar a casa de Carmen, quien lo cuidó
hasta que este murió, ella queda viuda con una hija.

-9-
Flora escribió cartas a su tío, este estaba en Camaná, pero este no respondía, todos
estaban preocupados, hasta se daban la molestia de escribirle también, se
rumoreaba que tal vez esté planeando algo malvado contra Flora o tal vez se
escondía de ella, por lo de la herencia.

Un día ella se encontraba descansando en su cama cuando de pronto sintio un


mecerse todo, temblor, salió al patio cuando vio que las paredes se estaban
doblando, se echo al piso junto con la negrita, que salió gritando. Regresó y tras de
ella vino Carmen y le preguntó que le parecido el temblor, se pusieron a conversar,
Flora lo comparó con estar en un navío en alta mar, pero que sintió miedo y de
pronto otro temblor, Flora pensó que las paredes se le venía encima y salió
corriendo. Carmen le comentó que en fondo quisiera irse y no aguantar tantas
cosas incluyendo los temblores, peor que no l hacia porque no tenía medios, a lo
cual Flora le dijo que no es necesario fortuna sino voluntad, que ella teniendo
menos fortuna que su prima llegó a Arequipa. Carmén se quedó pensando y al rato
le dijo que le causaba miedo y quiso irse, pero Flora le insistió en que se quedara y
siguieran conversando.

Después del temblor vinieron las visitas a saber que es lo que sintió Flora, luego se
enteró que el temblor causó muchos destrozos en Tacna y que hasta hubo muertos,
y que se sintió en Valparaíso. Durante esos días ella pudo presencias una
procesión, muy extraña para ella pues esta iniciaba con unos músicos, detrás unos
negritos y zambos con disfraces, bailando y diciendo cosas a la gente que estaba
cerca, luego hacía su aparición la virgen muy adornada y llena de perlas y
diamantes en la cabeza, cuello y manos, finalmente estaban los del clero y
autoridades.

- 10 -
En octubre recibe noticias de M. Chebrié, el Mexicano estaba en Islas y él se
disponía a venir a visitarla, ella se quedó muy nerviosa. Pero al día siguiente llegó
el Capitán cargado de emoción, se quedó unos días y él quería una respuesta de
Flora, pero ella le ponía condiciones que dejaba anonadado al capitán, finalmente
el pobre hombre parte de Arequipa sin ninguna respuesta positiva.

Flora intercambió cartas con sus demás amigos que viajaron con ella en el
Mexicano, durante la estadía de Flora en Arequipa, puedo conocer mucho acerca
de las costumbres, conoció mas familiares. Y siempre se quedaba maravillada de
la naturaleza de Arequipa. En arequipa permaneció hasta abril de 1834, luego al
serle negada la herencia por ser hija ilegítima viaja a Lima donde se queda hasta
julio se 1834 y posteriormente viajó a Liverpool desembarcando desde el Callao.

- 11 -

Intereses relacionados