Está en la página 1de 5

Sistemas de Recirculación de Procesos

La corriente de recirculación es aquella mediante la cual, parte de la corriente principal de


salida de un proceso regresa a la entrada de este.

La corriente o las corrientes de materias primas no reaccionadas se devuelven al reactor


con el fin de reducir costes de alimentación, reducir impurezas en el producto, o para
mejorar el funcionamiento del proceso. Debido al elevado coste que representa el de las
materias primas, es imperativo que todos los reactivos que no se han consumido se
separen y se recirculen al proceso. De hecho, en la mayoría de los procesos químicos, se
requiere una elevada eficacia de utilización de la metería prima. Obviamente, el grado de
recirculación de os reactivos no consumidos dependerá en gran medida de la facilidad con
la que estos reactivos pueden ser separados (y purificados) de los procesos que salen del
reactor

La recirculación de corrientes fluidas en los procesos químicos es una práctica común para
incrementar rendimientos, enriquecer un producto, conservar calor, o para enmendar
operaciones. En las columnas de rectificación parte del destilado refluye a través de la
columna para enriquecer el producto. En la sostenéis del amoniaco la mezcla de gas que
sale del convertidor después de la recuperación del amoniaco se vuelve a pasar por el
convertidor. En la operación de secador, parte de la corriente de aire que sale puede
recircular para conservar calor.

El mejor humedecimiento de una columna de relleno se obtiene en torres de depuración


volviendo a recircular parte del liquido de salida. La recirculación tiene lugar en casi todas
las etapas de los procesos de petróleos.

En una operación de recirculación la alimentación total o combinada se compone de una


mezcla de carga nueva o neta con material ya tratado. Los productos brutos de la
operación son una mezcla de los productos netos, que se retiran del sistema, y del
material ya tratado. En estas operaciones son de interés dos tipos de balances de materia.
En el balance de materia total la carga neta se iguala a los productos netos. En un balance
de materia de un ciclo la carga total se iguala a los productos brutos.

La recirculación en los procesos con reacción corresponde a los reactivos cuando se ha
alcanzado el equilibrio y acompañan a los productos. Separados de éstos, posteriormente
se recirculan con el objeto de mejorar el rendimiento de la reacción, mediante el efecto
de desplazamiento favorable del equilibrio como consecuencia del Principio de Le
Chatelier al aumentar la concentración de los reactivos.

También se recurre a la recirculación (o realimentación) en los procesos sin reacción con


análogo objeto de mejorar el rendimiento. Por ejemplo, cuando un componente entre en
exceso y, previa separación de los productos a los que acompaña vuelve a formar parte de
la alimentación. Tal es el caso, del sistema formado por un evaporador y un cristalizador
en serie. En él se concentra la disolución inicial por eliminación de parte del disolvente,
mientras que el soluto cristaliza y es separado en forma de cristales.
Cuando en el flujo de recirculación van también componentes que no intervienen en el
proceso o en la reacción y por lo tanto no abandonan el sistema, hay que eliminarlos
separándolos mediante un purgado conveniente. La purga consiste en derivar parte de un
flujo hacia el exterior con el fin de eliminar determinados componentes que al acumularse
en el sistema disminuyen el rendimiento del proceso y en ocasiones puede constituir un
peligro por el riesgo de accidente.

Acumulaciones de materiales
Purgado inertes
de materiales inertes en en la recirculación
el material de recirculación

Una limitación que se encuentra a veces en la recirculación de corrientes fluidas es la


acumulación gradual de materiales inertes o impurezas en el material de recirculación. A
menos que se tenga la previsión de retirar tales impurezas, estas se irán acumulando
gradualmente hasta que el proceso alcance una parada. Este problema puede resolverse
sangrando una fracción del material de recirculación.

El material de recirculación sangrado puede pasar por algún proceso especial para separar
las impurezas y recuperar los componentes útiles o puede descartarse si tal recuperación
es demasiado costosa.

Cuando los procesos tienen lugar en un medio de un disolvente especial, el disolvente


puede circular a través de la planta en un sistema cerrado. Cuando el producto se separa
del disolvente, algunas impurezas permanecen en la disolución y gradualmente se
acumulan La acumulación se fija en una cierta concentración limite por una separación
continua de una fracción definida del disolvente de recirculación. Este tipo de control se
mantiene en el refinado electrolítico de cobre donde el electrolito recircula
continuamente mientras una porción sangra y se reemplaza por electrolito nuevo. El
electrolito agotado se trata separadamente por un proceso especial para la recuperación
del cobre residual y para la separación de impurezas acumuladas, tales como sulfato de
níquel, y el acido sulfúrico purificado vuelve al proceso. En la síntesis del amoniaco a partir
del nitrógeno atmosférico e hidrogeno el porcentaje de conversión de una mezcla 1:3 es
del 25% en un solo paso a través del reactor. El amoniaco formado es separado por
enfriamiento y condensación a alta presión, y el nitrógeno e hidrogeno no convertido son
recirculados al reactor. El argón del nitrógeno atmosférico se le permite acumularse hasta
un limite superior fijado sangrando una fracción del gas de recirculación por fufa desde el
sistema.

Identificación y definición de la estructura de recirculaciones del proceso

Hay tres maneras de reciclar las materias primas no reaccionadas en procesos continuos
1. Separar y purificar el material de alimentación no reaccionado de los productos y
posteriormente recircularlo.
2. Recircular el alimento y el producto juntos y utilizar una corriente de purga.
3. Recircular el alimento y el producto juntos y no utilizar una corriente de purga.

En cuanto a la primera de las posibilidades, existen procesos de separación técnicamente


viables para las mezclas de casi todos los productos químicos comerciales, por lo que la
decisión de utilizar una técnica u otra se debe principalmente a aspectos económicos. En
general, la facilidad con la que se puede realizar una determinada operación depende de
las condiciones de operación para realizar dicha separación, es decir, qué temperatura y
presión son necesarias para llevar a cabo el proceso. Además, también es importante para
las especies químicas que se ponen en juego en el Proceso la diferencias en sus
propiedades físicas o químicas.

Bibliografía
Carreño, R. M. (2020). Ingeniería de Procesos . Dextra .

Eugenio Muñoz Camacho, M. G. (2013). Ingeniería Química . UNED.

Olivares, A. P. (2000). Introducción a la Ingeniería Química Tomo I. Universidad Iberoamericana .

También podría gustarte