Está en la página 1de 4

DOC COMPARATO

EL GUIÓN

Reflexiones sobre el guión

Existen diferentes modos de definir un guión. Uno, de forma sencilla y directa, sería: como la forma
escrita de cualquier proyecto audiovisual. Actualmente lo audiovisual abarca el teatro, el cine, el video, la
televisión y la radio. Syd Field lo define como una "historia contada en imágenes, diálogo y descripción,
dentro del contexto de una estructura dramática”. 1 Para otros es simplemente la "elaboración del
tratamiento”, donde "los elementos agregados son el diálogo y la descripción, en el drama; y la narración, en
el documental”.2
La singularidad del guión con respecto a otros tipos de escritura es la referencia diferenciada a
distintos códigos que en el producto final comunicarán el mensaje de manera simultánea o alternada. En
este aspecto tiene puntos en común con la escritura dramática --que también combina códigos--, en cuanto
que no alcanza su plena funcionalidad hasta que ha sido representado. No obstante, la “representación” del
guión será perdurable en función de la tecnología de grabación.
Se asemeja también a la novela en la posibilidad de manipular la fantasía en la narración; no ya en
su capacidad para jugar con el espacio y el tiempo de forma más fidedigna, sino, incluso, en la no
dependencia de la representación humana.
Para Jean-Claude Carrière --cuya postura comparto-- el guión, o mejor aún, el guionista está mucho
más cerca del director, de la imagen, que del escritor. El guión es el principio de un proceso visual y no el
final de un proceso literario. "Escribir un guión es mucho más que escribir. En todo caso, es escribir de otro
modo; con miradas y silencios, con movimientos e inmovilidades, con conjuntos increíblemente complejos de
imágenes y de sonidos que pueden tener mil relaciones entre sí, que pueden ser nítidos o ambiguos,
violentos para unos y dulces para otros, que pueden impresionar a la inteligencia o alcanzar el inconsciente,
que se entrelazan, que se mezclan, que a veces incluso se rechazan, que hacen surgir las cosas
invisibles...”3

"El novelista escribe, mientras que el guionista trama, narra y describe.”4

El campo de trabajo de un guionista es cada vez más amplio. En realidad, un padre de familia que
enseña sus cintas grabadas en video y narra sus vacaciones, está ejerciendo de guionista. En mi trayectoria,
desde bandas animadas hasta ballet, creo haber tocado todas las especialidades. Los productores tienen
cada vez más claro que sin material escrito no se puede hacer nada. Lo que queda bien en el papel, queda
bien en la pantalla.
Un buen guión no garantiza una buena película, pero sin un buen guión, seguro que no la habrá.
Un guión debe tener tres aspectos esenciales.

Logos Pathos Ethos

La herramienta de trabajo es la palabra, que dará forma al guión y lo estructurará. Esa palabra es el
logos, el discurso, la organización verbal de un guión, su estructura general.
Un guión, su historia, provoca identificación, dolor, tristeza. Pathos es el drama, lo dramático de una
anécdota humana. Es, pues, la vida, la acción, el conflicto cotidiano que va generando acontecimientos. El
pathos afecta a las personas que, arrastradas por su propia historia, no son apenas responsables ni de lo
que les pasa --su drama--, ni de lo que les destruye --su tragedia--, convirtiéndose incluso en motivo de
distracción --su comedia-- para los demás.
El mensaje llevará siempre una intención. Es inútil inhibirse de la responsabilidad de su enunciación.
Se escribe para producir una influencia. Estamos frente al ethos, la ética, la moral, el significado último de la
historia, sus implicaciones sociales, políticas, existenciales y anémicas. El ethos es aquello que se quiere
decir, la razón por la cual se escribe. No es imprescindible que sea una respuesta, puede ser una simple
pregunta.

1
S. Field, The Screen Writer’s Book, New York, Dell Publishing, 1984, p. 8.
2
K. Dancyger, Broadcasting Writing, Electronic Media.
3
J.C. Carrière, Práctica del guión cinematográfico, Barcelona, Paidós, 1991, p. 15.
4
Op. cit. , p. 101.

1
Generalizando, podemos decir que esta forma escrita que llamamos guión es algo substancialmente
efímero: vive el tiempo que tarda en convertirse en un producto audiovisual. Si bien es cierto que algunos
guiones son editados en forma de libros --hay colecciones enteramente dedicadas a ello--, el guión
propiamente dicho se asemeja a la crisálida que se convierte en mariposa, en imagen propuesta por Susso
d'Amico, la gran escritora italiana.

Etapas de un guión

La escritura de guiones exige una disciplina específica. Debe avanzarse por partes. Se trata de una
construcción que obedece a una estructura lógica. La personalidad del escritor puede, sin duda, matizar
esas partes. Así, para Field:

"Escribir un guión es un proceso paso a paso. Cada vez un paso. Primero encuentra un tema,
después estructura la idea, luego define los personajes, más tarde busca datos que hagan falta,
seguidamente estructura el primer acto en fichas de 3 x 5; entonces escribe el guión, día a día; primero el
acto primero, luego el acto segundo y el acto tercero, Cuando el primer borrador esté listo, haz una revisión
profunda y realiza los cambios que lo ajusten a la dimensión adecuada. Por último, púlelo hasta que esté
listo para que lo vean por ahí." 5

La propia subjetividad de la explicación anterior refleja lo aleatorio de la fragmentación del proceso.


En realidad, las fases que se siguen en la composición del guión provienen de una experiencia o bien de un
autor o bien de una empresa productora. No existen las recetas magistrales; sólo el talento y el trabajo. Aquí
vamos a proponernos cubrir seis etapas en este proceso que nos lleva al guión final:

 idea
 conflicto
 personajes
 acción dramática
 tiempo dramático
 unidad dramática

Primera etapa: Idea

Un guión siempre tiene su génesis en una idea, un hecho, un suceso que origina en el escritor la
necesidad de relatar. La búsqueda de la idea, o su descubrimiento, son actividades no siempre fáciles. Las
ideas son a menudo sutiles y difíciles de abarcar. Sin embargo, han de convertirse en el fundamento del
guión, y eso exige el mayor cuidado para descubrirlas, aislarlas y definirlas. Nos extenderemos sobre esto y
la filosofía de la idea en el capítulo 3.

Segunda etapa: Conflicto

La idea audiovisual y dramática debe ser definida a través de un conflicto esencial. Por ser éste la
base del trabajo del guionista, lo llamaremos conflicto matriz. Si bien la idea es algo abstracto, el conflicto
matriz debe ser concretado por medio de palabras. Aquí es donde empieza el trabajo de escribir: hacernos
un esbozo y empezamos a imaginar la historia teniendo como punto de partida una frase, a la que llamamos
story line. Así, el story line es la condensación de nuestro conflicto básico cristalizado en palabras. Por
ejemplo: "La historia cuenta el drama de una mujer que mata a sus cuatro hijos y después enloquece". Esta
frase contiene, sugiere ya el enredo, la intriga. Dicen que, como las buenas obras de teatro, un buen guión
puede resumiese en una única frase.
Supongamos que Hamlet de Shakespeare, se resume como sigue.

“Había una vez un príncipe cuyo padre, el rey, fue asesinado por su propio hermano con el fin de
usurpar el trono. Ese crimen llevó al joven a una crisis existencial, que desembocó en una ola de muertes
incluyendo la suya propia.”

5
Op. cit. , p. 10.

2
Ciertamente, podría decirse que esta frase contiene, en síntesis, toda la historia de Hamlet, el
conflicto matriz. Esto es el story line: el hilo, los fundamentos de la trama.6
He observado cómo a mis alumnos no siempre les gusta escribir los ejercicios de story line que
acostumbro a encargarles. En cierta ocasión, Jean-Claude Carrière me contó que un story line inteligente da
las posibilidades de la historia y proporciona un nuevo aspecto del conflicto. Me explicó que, para adaptar
Cyrano de Bergerac al cine buscó un nuevo story line --y, por consiguiente, la nueva visión del conflicto
escrito por Edmond Rostand-- que formuló finalmente más o menos como: "Una chica hermosa y perfecta
ama a un hombre hermoso y perfecto; pero hay un gran problema: este hombre son dos y al final los dos se
mueren y ella se queda sola”.
Un story line debe ser breve, conciso y eficaz. No suele superar las cinco líneas, y debemos
encontrar en él la noción de lo que vamos a narrar. Resumiendo: el conflicto básico se expone en el story
line, y concretiza lo que vamos a desarrollar.

Tercera etapa: Personajes

Ha llegado el momento de pensar en quién va a ir viviendo este conflicto básico: debemos crear los
personajes, por supuesto. Hay quien opina que son los personajes los que originan una historia. Kit Reed,
por ejemplo, recomienda revisar los guiones partiendo de los personajes: "Comienzo (la revisión) por el
personaje, porque creo que los personajes se mueven juntos para construir un argumento”. 7 En cualquier
caso, los personajes sustentan el peso de la acción y son el centro de atención más inmediato de los
espectadores... y de los críticos. Dice Linda Seger que "los críticos adoran decir acerca de un filme que los
personajes no se desarrollan ni cambian. El desarrollo de un carácter es esencial para un buen argumento.
Conforme un personaje se mueve desde la motivación hasta el objetivo, algo necesita suceder en el
proceso. Un personaje bien diseñado gana a menudo con su participación en el argumento, y un argumento
gana algo de la implicación del personaje”.8
El desarrollo del personaje se hace a través de la elaboración del argumento o sinopsis. En esta fase
empezaremos a diseñar los personajes y a localizar la historia en el tiempo y en el espacio: la historia
comienza en Cataluña, en el año 1000. Arnau es un caballero medieval, señor de tierras, que provoca la
envidia de los otros nobles... su cuñado intenta matarlo...”, y así hasta el final. No es prudente establecer
límites a la extensión de una sinopsis. Hay sinopsis de dos hojas y también de ochenta. Los europeos suelen
preferirlas más largas y detalladas que los americanos. En el capítulo 5 hablaremos sobre ello.
Es fundamental en la sinopsis la descripción del carácter de los personajes principales. En otras
palabras: la sinopsis es el reino del personaje, él es quien va a vivir esa historia, donde y cuando la
situamos.

Cuarta etapa: Acción dramática

En la cuarta etapa construiremos la acción dramática. Esto es el cómo vamos a contar este conflicto
básico, vivido por esos seres llamados personajes. Al qué, quién, dónde y cuándo le agregamos ahora el
cómo. De qué manera vamos a contar esa historia: eso es acción dramática. Para trabajar en la acción
dramática estamos obligados a construir una estructura. La estructura es uno de los fundamentos del guión y
la tarea que mayor creatividad exige del guionista.
Así que la cuarta etapa será, en realidad, la construcción de la estructura. No es fácil definir ese
concepto y lo trataremos de forma pragmática. La película o el telefilm acabados se estructuran en
secuencias. Estas se organizan según una unidad de acción, narrativamente imprecisa, compuesta por
escenas, determinadas por los cambios del espacio y la participación de los personajes.
La estructura es, por lo tanto, la organización de la trama en escenas. Cada escena tiene una
localización en el tiempo, el espacio y la acción: algo que sucede en algún sitio, en un momento preciso. La
estructura será, en la práctica, la fragmentación del argumento en escenas. De esta forma todavía estamos
haciendo únicamente una descripción de cada escena; todavía no llegó el momento de los diálogos.
La estructura es el esqueleto formado por la secuencia de escenas. Los italianos llaman a la
estructura escaletta.
6
La nomenclatura usada en este libro oscila entre lo literario y las convencionalidades del medio. Así, el
lector puede recordar los conceptos de tema, argumento (relato cronológico), trama (relato narrado) en el
análisis literario. El concepto de story line es muy específico y equivale a un apunte de la sinopsis.
7
K. Reed, Revision¸ Londres, Robinson Publishing, 1991, p. 74.
8
L. Seger, Making a Good Script Great, Hollywood, Samuel French, 1987, p. 141. (Cómo convertir un buen
guión en un guión excelente, Madrid, Rialp

3
Quinta etapa: Tiempo dramático

La noción de tiempo dramático es muy compleja. Podemos decir que dentro de una escena se
desarrolla una acción dramática que recorre un tiempo determinado que puede ser lento, rápido, ágil, etc.
Paul Jackson observa que “el tiempo es el secreto, no sólo para una buena comedia, juntamente con la
acción dramática”.9 Este tiempo dramático, juntamente con la acción dramática, nos dará el sentido de la
función dramática. Esta terminología acción, tiempo, función puede parecer compleja; sin embargo, espero
que al final del libro quede clara.
A estas alturas --quinta etapa-- introducimos la noción de tiempo dramático: el cuánto, cuánto tiempo
tendrá cada escena. Esto es, colocarnos los diálogos en las escenas y, a través de ellos, empezamos a dar
forma de guión al trabajo. Así que, en esta etapa, completaremos la estructura con el diálogo. En ese
momento cada escena tendrá su tiempo dramático y su función dramática. Este trabajo ya se concreta en el
llamado primer guión.
Los personajes se desarrollan --quién es quién, cómo y por qué-- y hablan --hay diálogos--. Se abre
la escena, se desarrolla y se cierra. Pondremos las emociones, la personalidad y los problemas de cada
personaje: aquello que va a suceder detalladamente en cada escena. Es el primer borrador del guión, al que
habrá que agregar revisiones, correcciones o retoques. Los americanos lo denominan first draft treatment.
Este borrador de guión será revisado por algunas manos --las del productor, el realizador...-- y nos
proporcionará la primera visión crítica del trabajo realizado. Luego vendrán el segundo borrador, el tercero...
hasta que el guión esté listo para ser producido. Yo llamo a esta fase de múltiples revisiones "la guerra del
papel”.

Sexta etapa: Unidad dramática

Habiendo llegado a este punto, el guión suele estar listo para ser filmado o grabado. Si se trata del
guión de una película, podemos llamarlo screenplay. Si es para televisión, televisionplay, teleplay o TV
script. Este es el guión final.
Aquí el director va a trabajar con la unidad dramática del guión, esto es, con las escenas. Podrá
llamarte por teléfono y decirte: “Tengo problemas en realizar la escena 37”... o "Mañana vamos a rodar la
escena 85”. Esto quiere decir que el guión final es una guía para la construcción del producto audiovisual. Es
el momento en que la unidad dramática, la escena, se vuelve realidad. Según un dicho tradicional, hay tres
errores que se pueden cometer en un producto audiovisual: error en el guión, error en la dirección o error en
el montaje.
Existen varios formatos de guiones. Existe también una diferencia entre “guión literario” y “guión
técnico”. Estos aspectos serán desarrollados al hablar del “guión flnal". En este libro nos vamos a referir
sobre todo al guión literario, aquel que contiene todos los detalles necesarios para la descripción de la
escena, la acción dramática y los diálogos, sin incidir excesivamente en las cuestiones de planificación
técnica, como movimientos de cámara, iluminación, detalles de sonido, etc. En la producción profesional,
estas funciones suele asumirlas el equipo de realización.
Personalmente, cada día escribo menos indicaciones técnicas en mis guiones. El director lo prefiere
así. Yo también.

Doc Comparato: Fragmentos de “El guión” en El guión. Arte y técnica de la escritura para el cine y la
televisión, Oficina de Publicaciones del CBC, Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires, 1997, pp. 17 – 23.

9
P. Jackson, Debut on two. A guide to writing for TV, Londres, BBC Books, 1990, p. 56.

También podría gustarte