Está en la página 1de 14

Capítulo 1

DISCUSIÓN HISTORIOGRÁFICA

Los resultados de una investigación histórica con rigurosa metodología cuantitativa


y cualitativa como ésta, en un tema inédito en su conjunto como es La exportación
minera en Chile 1800-1840, ha permitido comprobar algunas de nuestras hipótesis y
plantear nuevas interrogantes, como se verá en los análisis, en los estudios y en las
tesis que se realizaron durante el transcurso de su desarrollo.
Las conclusiones, los gráficos y las estadísticas elaboradas permiten discutir con
fundamento científico muchos conceptos plasmados por historiadores y sociólogos
que, sin una base empírica como ésta, han plagado nuestra historiografía de ideas que
han resultado erróneas, confusas o han sido sólo proposiciones.
La pregunta fundamental es cómo los historiadores y otros estudiosos han
abordado el análisis de este período y si sus planteamientos mantienen validez
enfrentados a nuestros resultados.
La discusión en materia de la política global del período iniciada por los historia-
dores del siglo XIX aún mantiene vigencia y ha estado en revisión en los últimos años.
No hay duda ya que nuestros próceres quisieron cambiar el ordenamiento monárquico
por uno republicano y que su pensamiento político fue más bien liberaP.
Para este estudio también es necesario considerar el pensamiento político-eco-
nómico que los animaba, sobre todo para determinar si la política económica del
Estado era de carácter proteccionista o liberal.
Sergio Villalobos, basado sobre todo en los planteamientos de Claudia V éliz, so-
bre la política proteccionista adoptada para la marina mercante chilena, proyectó sin
un cuidadoso estudio e investigación previa la idea de una política proteccionista del

Ana María Stuven, "Republicanismo y liberalismo en la primer a mitad del siglo XIX", ensayo de
interés que muestra una buena bibliografía sobre el terna para América Latina, en Revista Libertador
O 'Higgins, N° 19, Santiago, 2002, págs. 259 a 272.

21
Estado; y años después, con Rafael Sagredo trató de sostener ese concepto publicando
los escritos de unos cuantos personajes decirnonónicos2 • Posteriormente, este autor
ha continuado estudiando esos planteamientos en el pensamiento de los ministros
de Hacienda del inicio de la República y en la reglamentación aduanera insistiendo
en la tendencia proteccionista. Discutimos en esos autores una adecuada elección
de las fuentes documentales para sostener dicha reflexión3 •
En todo caso la validez del liberalismo versus proteccionismo en la política
económica, ya la analizamos previamente con otra extensa investigación acerca de
la "Política minera de Chile entre 1770-1963", donde comprobamos una continua
política pragmática de corte liberal para la minería chilena al menos hasta 1930.
Los resultados y análisis fueron editados en estudios monográficos hechos por Luz
María Méndez y Sergio Vergara Quiroz, basados en una indagación rigurosa de las
fuentes, que permitió el proyecto FONDECYT No 1970754 4 .
También es posible comprender que Chile fue un caso de excepción en el
continente americano en esos años iniciales de nuestras repúblicas, porque precisa-
mente adoptó una política económica liberal y no una política proteccionista como
lo hicieron casi todos los países vecinos, los cuales además se vieron envue).tos en
revoluciones internas de estilo caudillista, como fueron los casos del Perú, Ecuador,
Colombia, Bolivia, Argentina y Paraguay, mientras Chile, saliendo de la pugna
política, se ordenó estatalmente. Este proceso político lo ha demostrado bien el his-
toriador inglés John Lynch, citado en la bibliografía.

Claudio Véliz, Historia de la marina mercante de Chile, Ediciones de la Universidad de Chile, Santiago,
1961, págs. 32 y 33. Critica la política inicial del Estado como una política proteccionista deficiente
que dejó los puertos de(norte sin un abastecimiento adecuado, al excluir a las naves extranjeras del
comercio de cabotaje . Asunto que fue reformado por una política más liberal a partir de la dictación
del Reglamento de 1822, que abre el comercio de cabotaje a todas las naciones en Jos puertos de Val-
paraíso, Coquimbo, Talcahuano y San Carlos de Chiloé, con exclusión de los otros que se reservaron
al cabotaje nacional. Modalidad que tornó t~ engorroso el comercio que se tuvo que cambiar con
el Reglamento de 1828, dejando libre el comercio.
Sergio Villalobos y Rafael Sagredo B., El proteccionismo económico en Chile, siglo XIX, Instituto Blas
Cañas, Santiago, 1987. Sergio Villalobos R. y Rafael Sagredo Baeza (recopiladores), Ensayistas protec-
cionistas del siglo XIX, Fuentes para la Historia de fa República, volumen VI, Centro de Investigaciones
Barros Arana, Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (DIBAM), Santiago, 1993. Rafael Sagredo
Baeza, "Pragmatismo proteccionista en los orígenes de la república", en Historia, N ° 24, Instituto de
Historia, PUC, Santiago, 1989, págs. 267 a 286. Rafael Sagredo, "Manuel Rengifo: un proteccionista
del siglo XIX", en revista Pensamiento Iberoamericane, N ° 14, Madrili, 1988, págs. 321 a 328; "Chile:
1823-1831. El desafío de la administración y organización de la Hacienda Pública", en Historia N ° 30,
Instituto de Historia, Pontificia Universidad de Chile.
Sergio Vergara, '!El liberalismo temprano: Legislación minera en Chile (1818-1855)", en Boletín de la Acade-
mia Chilena de la Historia, N° 106, Santiago, 1997, págs.169-184. Luz María Méndez, "La política minera
de Chile 1770-1818", en Revista de Historia, Año VII, vol. 7, Universidad de Concepción, Concepción,
1997, págs. 49-61. Luz María Méndez y Sergio Vergara, "¿liberalismo o estatismo? Política minera en Chile
(1850-1930)", en Revista Chilena de Historia y Geografía, N ° 165, Santiago, 1999-2000, págs. 143-159.

22
Eso explica que casi sin demostrar h·ansición alguna a pesar del cambio de r gi-
men político las aduanas chilenas siguieron manteniendo su estructura y un contr 1
del comercio portuario y terrestre, lo cual permitió una recaudación constante de 1 ,
impuestos que financió al Estado. La ordenación aduanera y su acción contable com
institución estatal se mantuvo sin grandes cambios desde fines del siglo XVIII hasta 1 O
por lo menos, la cual dejó una cantidad de documentos manuscritos tan cornplet
que ha hecho posible nuestra investigación y sus detallados resultados.
El profundo estudio de Paul Gootemberg para el Perú permite comparar m LY
bien las diferencias políticas habidas entre la política económica de Chile y la de los
países vecinos, citamos: "el proteccionismo que triunfó inicialmente en el Perú paree
tan sólo una de las manifestaciones de un fenómeno de mayor amplitud que permane-
ce aún sin estudiar: la resistencia obstinada que, declarada la independencia, elites y
Estado opusieron a lo largo y ancho de Latinoamérica a una posibilidad que entonces
se inauguraba, a saber, la integración librecambista a la joven y pujante economía d l
Atlántico norte. Entre los años 1820 y 1860 podernos hallar en México, Colombia, Bo-
livia, Argentina y Paraguay, por nombrar algunos casos conocidos, evidentes réplicas
del proteccionismo peruano" 5 •
La diferencia en las políticas económicas de Chile con respecto a los otros paí-
ses americanos ya está clara, Chile adoptó el modelo liberal, se abrió al comerci
extranjero muy tempranamente en 1811. Reinstalado el modelo colonial durant 1
breve período de la Reconquista española entre 1814 y 1818, el gobierno de Bernard
O'Higgins decretó en 1822 el "comercio a todas las banderas" para los puertos prin-
cipales. Como es conocido, transformó la ordenación aduanera dando autonomía a la
de Valparaíso, instalando los almacenes francos para el depósito y redistribución d
las mercancías, pronto los suprimió, mas el reclamo de los comerciantes logró r in -
talarlos, siendo una de las medidas de mayor impacto cornercial6 •
La legislación comercial republicana inicialmente tímida liberalizó el comerci
chileno internacional y el de cabotaje definitivamente en 1828. Y a pesar de los cam-
bios políticos que instauran un gobierno conservador y autoritario en Chile después
de 1830, se mantuvo esa política económica. En este sentido el libro pionero de Clau-
dio Véliz ya citado y la tesis doctoral y varios artículos de John Rector son determi-
nantes para comprender la aplicabilidad que tuvo esa política liberal comercial.

Paul Gootemberg, Caudillos y comerciantes. La formación económica del Estado pemano. 1821J-1860, edi-
tado por Centro de Estudios Regionales Andinos "Bartolomé de las Casas", Cuzco, 1997, pág. 27.
Primera edición en inglés 1987. En un libro reciente de Carlos Contreras y Marcos Cueto,.Historia del
Perú contemporáneo, Instituto de Estudios Peruanos, Lima, 2000, se acoge como válida e interesante
la tesis de P. Gootemberg, pág. 96.
John Rector, "El impacto econÓmico de la Independencia en América Latina: el caso de Chile", en
Revista de Historia, N° 20, Santiago, 1985, Instituto de Historia, PUC, págs. 295-318. Articulo fundamental
para entender la situación política y económica chilena en los inicios de la república.

23
La historia del comercio chileno internacional es de antigua data, desde el siglo
XIX y a través del XX, la historiografía tanto nacional como extranjera ha abordado
el tema desde distintas perspectivas. De preferen~ia se ha estudiado el intercambio
con España, Gran Bretaña y los Estados Unidos, dadas las vinculaciones que Chile
tuvo desde el período colonial o luego en el republicano con esas potencias.
Entre los autores que se preocuparon por estudiar el comercio colonial a fines
del siglo XVIII e inicios del XIX se deben mencionar por sus interesantes trabajos a Eu-
genio .Pereira Salas, que aportó una amplia comprensión del movimiento mercante
entre Estados Unidos y Chile entre 1778 y 1809; a Sergio Villalobos, que revisó las
reformas legales y los aspectos generales del comercio de Chile y el Imperio Español,
preferentemente en el siglo XVIII y hasta 18107; y recientemente a Eduardo Ca vieres,
que avanzó en un estudio de la economía y el comercio colonial, intentando situarlo
en la economía mundial, usando la tesis de Wallerstein sobre el centro-periferia8 . No
podemos dejar de mencionar las gráficas comparativas entre Chile, Perú y Charcas
para el período 1550-1824, presentes en un estudio moderno de Peter Backewell9 .
Para el período de transición de la Independencia a los inicios de la República se
han preocupado otros autores, avanzando en la comprensión del comercio general de
Chile con Gran Bretaña y Estados Unidos, y también con el oriente. Entre los cuales
cabe citar a Charles W. Centner, Eugenio Pereira Salas, John Rector, D.M. Platt, Eduardo
Cavieres, John Mayo, Gabriel Salazar, Luz María Méndez, Jacqueline Garreaud, y otros.
De ellos recogeremos en este libro, en su oportunidad, aquellos aspectos relacionados
exclusivamente con los temas que correspondan a los objetivos de nuestro estudio.
Más que en el plano ideológico consideramos que la discusión debe situarse
en la realidad del comercio chileno. Es preciso analizar el nivel de la exportación
minera chilena, base de su intercambio comercial, los precios de los minerales, el
nivel de los impuestos,· el rol productor regional y otros factores que hacían posible
la inversión extranj era y la acción privada, temas que esperamos dilucidar en este
libro. En resumen se puede concluir que la legislación aduanera antes de 1828 tiende
r proteccionista en el cabotaje, no así en el comercio internacional.
Aclaramos que nuestra investigación aporta elementos a la discusión de si el
om rcio chileno, en especial el minero, fue controlado por los nacionales o por los

Eugenio Pereira Salas, Los primeros contactos entre Chile y los Estados Unidos 1778-1809, Editorial Andrés
Bello, Santiago, 1971; y Sergio Villalobos, El comercio·y la crisis colonial, Edicion~s de la Universitlad de
Chile, Santiago, 1968.
Eduardo Cavieres, El comercio chileno en la economía mundo colonial, Ediciones Universitarias .de Val-
paraíso, Valparaíso 1996.
Leslie Bethell, Editor, Historia de América Latina, volumen 3: Backewell, Peter, América Latina Colonial:
Economía, Editorial Crítica, Barcelona, 1990, capítulo 2, págs. 83 y 84. Utiliza las estadísticas de Marcello
Carmagnani en Les mecanismes de la vie economique dans une socialité colonia/e: Le Chili (1680-1830), Paris,
1973, reeditado en español en 2001, para el caso de Chile, las que también h emos considerado.

24
extranjeros. Y si la acción de las potencias europeas, noratlánticas, efectiva m n t
fueron determinantes, en especial Gran Bretaña y Estados Unidos en el control y
succión del comercio minero.
En este sentido los autores que más elementos de análisis han proporcionado sobre el
comercio internacional de Chile son Jacqueline Garreaud para el comercio francés y británi-
co en su tesis doctoral y diversos artículos10, así como las obras de Eduardo Cavieres11 y -
Gabriel Salazar12 . En esos autores hay un esfuerzo de elaboración teórica y de medi-
ción del comercio, teniendo como fuente documental princi]:mllas estadísticas del Im-
perio Británico. Pero como bien señala D.M Platt13, deben tenerse presente los límites
de estas estadísticas británicas en lo que concierne a los métodos de clasificación del
origen y destino del tráfico comercial, tanto como en los sistemas de evaluación de los
productos del intercambio. El mayor problema en nuestra opinión es que no siempre
diferencian a Chile de la llamada West Coast, o sea toda la costa del Pacífico.
También se puede consultar el reciente libro de Luz María Méndez, sobre co-
mercio con los Estados Unidos a través de Filadelfia, que usó principalmente docu-
mentos aduaneros de Chile y Estados Unidos. Esta autora al no usar la estadística
oficial norteamericana, que sigue los mismos parámetros de las británicas, sino que
al construir una nueva metodología para emplear los documentos aduaneros, con-
sigue resultados más objetivos y precisos 14 •
Por otra parte, respecto al comercio minero no existen estudios que precedan a
éste. A Eduardo Cavieres, por ejemplo, le parece fundamental la exportación cuprí-
fera y la del salitre hacia Gran Bretaña, y en forma muy fragmentaria alude a la del
oro y la plata en Coquimbo, sólo para el primer semestre de 1831, siendo mucho más
confiables y precisas sus estadísticas para el período posterior a 185015 • Casi todo el
análisis que hace respecto al comercio minero con Inglaterra se reduce a medir la
exportación de cobre por Valparaíso.

10
Jaqueline Garreaud, A dependant country: Chile 1817-1861, tesis doctoral, University of California,
San Diego, 1981. Y su interesante artículo "La formación de un mercado de tránsito. Valparaíso:
1817-1848", en Nueva Historia, vol. 3, No 11, págs. 164 a 169,donde hace un lúcido análisis de los
problemas estadísticos, y de la magnitud del comercio francés y británico con Chile, que encubren
en sus cantidades las mercancías de tránsito hacia otras naciones del Pacífico.
11 Eduardo Cavieres, Comercio chileno y comerciantes ingleses 1820-1880: Un ciclo de Historia Económica,
Instituto de Historia, Universidad Católica de Valparaíso, Valparaíso, 1988, págs. 62, 68.
12
Gabriel Salazar, "Dialéctica de la modernización mercantil: intercambio ·desigual, coacción, claudi-
cación (Chile como WestCoast, 1817-1943)", en Cuadernos de Historia, N ° 14, Departamento de Ciencias
Históricas, Facultad de Filosofía y Humanidades, Universidad de Chile, Santiago, 1994, pág.78.
13
D.C.M. Platt, "Problems in the interpretation of Foreign Trade Statistics befare 1914", en Journal oj
Latin American Studies, N ° 3,Londres, 1971, págs. 119-130.
14 Luz María Méndez, El comercio entre Chile y Filadelfia (1818-1850), editorial Puntángeles, Universidad
de Playa Ancha, Valparaíso, 2001.
15
Eduardo Cavieres, Comercio chileno ... op. cit., pág. 62.

25
Pese a la modes ta apariencia d e puertos como Coquimbo, Huasco y Caldera, su creciente capacidad
exportadora fue notable p ara la época, constituyendo lugares de atracción especialmente para las flotas
mercantes británicas como norteamericanas. Bahía n ortina, Caldera . Acuarela d e John Marx, Colección
iconográfica, Archivo Central Andrés Bello, Universidad d e Chile.

Vista General: Puerto de Chañaral, años de 1860. Su rol como punto d e salida de la producción minera de los
nlr d dores de Copiapó se vio intensificado desde 1835, cuando sus minas de cob re aumentaron su producción
o n la m a yor demanda extranjera por minerales en crudo. Cada período de auge fue reconfigurando la silueta
d este puerto en m edio del desierto costero. Para 1860, la miserable caleta había dado paso a cm establecimiento
linámico, sombreado por las columnas de humo saliendo desde los grandes hornos de fLmdición. Chai'iaral, pueblo
en 1860, grabado d e Recaredo S. Tornero (1865).
Las estadísticas que ofrece Gabriel Salazar sobre la exportación minera son aún me-
nos utilizables, porque instala la contabilidad que el Imperio Británico tuvo con la West
Coast, vale decir con todos los países ribereños del Pacífico, sin podersituar metodo-
lógicamente con precisión a Chile en ese amplio contexto, d e lo cual su explicación
resulta en extremo teórica y sin un ajuste real16 • Sin embargo, considera la importancia de
los metales preciosos y las monedas en el tráfico internacional d e Chile, y reconoce la
dificultad para determinar la producción de oro y plata y las exportaciones de moneda
en el período de nuestro estudio, expresando que la "estadística chilena, antes de 1843,
es fragmentaria y confusa" 17 • Entre las estadísticas que Salazar transcribe y analiza nos
resultan de interés aquellas referidas a "la exportación de cobre de Chile a la India"
entre 1814 y 1841, y las "ventas de cobre chileno en Swansea (U.K. ) 1829-1854", que
son más precisas y apuntan al tema de la exportación minera.
Mucho más exacto y definitivo resulta el trabajo de Luz María Méndez sobre el
comercio comparado entre Chile y Filadelfia entre 1818 y 1850. En sus conclusiones
precisas citamos: "Respecto al comercio chileno y sus vinculaciones con Filadelfia
entre 1818 y 1850, no cabe duda de la importancia del sector minero y monetario
que significó el 82,3°/o del tráfico naviero de exportación desde Chile, desglosándose
así: el cobre 38,1%, la plata 24%, el oro 4,1 %, las monedas 16,1 %. Estos guarismos
confirman la importancia de la minería en el comercio internacional de Chile, sien-
do éste con Filadelfia una muestra de un conjunto mayor que debe ser estudiado.
Aún queda por investigar el comercio con otros puertos de los Estados Unidos". La
autora tuvo conciencia de los límites de sus resultados, pero en todo caso abriendo
perspectivas logró medir todo el tráfico comerciaP 8 •
Otro aspecto de interés es comprender la incidencia portuaria y regional en
la exportación marítima e internacional de Chile . Hasta el presente, la mayoría
de los trabajos históricos consultados y citados en la bibliografía de este libro han
concentrado la atención en el rol preponderante que habría tenido Valparaíso como
centro comercial y de control de la exportación minera del país. Juntq a ello, han
dado relevancia a sus comerciantes en todo el comercio nacional en detrimento
del estudio de las realidades regionales y locales, en especial de los puertos del
norte, haciéndoles gravitar con una extrema dependencia del anterior. Este plan-
teamiento necesariamente deberá ser puesto en discusión en este libro y trataremos
de situar la exacta posición de cada uno de los puertos y regiones que estudiamos
dentro del comercio minero chileno. Una breve revisión de la historiografía indica
lo antedicho. Jacqueline Garreaud, en sus complejos y ciudadosos planteamientos,
advierte la situación de "entrepot" de Valparaíso, que después de 1820 se conviert

16
Gabriel Salazar, "Dialéctica ... ", op.cit ., págs. 74-80.
17
Ibídem, págs. 77-78.
18 Luz María Méndez, El Comercio ... ob. cit. p ág. 83.

27
en un centro redistribuidor de mercancías a otros países de Sud América, tales como
Perú, Bolivia y Ecuador 19 .
Eduardo Cavieres ha destacado el papel relevante de Valparaíso en el comer-
cio general, y lo comprueba estadísticamente en uno de sus últimos trabajos 20, pero
también minimiza extraordinariamente a Coquimbo, caracterizándolo así: "era un
puerto pequeño minero sin conexión directa al comercio internacional" 21 .
Por último, interesa destacar el trabajo ya mencionado de la autora citada,
donde al estudiar el comercio de Chile con Filadelfia realza la necesidad de estudiar
la espacialidad regional y su incidencia en el comercio minero, posicionando ya la
existencia de un tráfico por los puertos del norte de Chile, que ahora con este estudio
se podrá precisar mejor 22 •
Un tema que siempre ha estado presente en la elaboración histórica es la
presencia de un gran contrabando en el comercio internacional de Chile, asunto
de suyo muy complejo. Muy significativa resulta la medición del contrabando
de metales que hizo Luz María Méndez para el comercio entre Chile y Filadel-
fi a, que es la única precisión historiográfica en nuestro país y para el continente
s obre el tema; empleando datos y metodología rigurosa . Existe otro intento de
cuantificación en un trabajo de John Rector, pero lamentablemente su análisis
d escansa tanto en la producción minera calculada por Hermann, que no muestra
parámetros científicos, como en viajeros de la época e historiadores clásicos ya
por todos consultados 23 • En todo caso este tema es imposible de resolver con la
investigación que fundamenta a este libro, pues su metodología sólo permite medir
la exportación real registrada en las aduanas chilenas.
En síntesis, las obras de todos los autores mencionados constituyen intere-
santes y profundos esfuerzos para el estudio del comercio internacional de Chile,
m p ero resultan ser segmentos de esa realidad económica. Los resultados de esta
investigación en cambio permiten conocer en su conjunto la exportación minera
marí tima de los principales puertos mineros de Chile, estableciendo nuevas preci-
i n es estadísticas gracias a un enfoque distinto, porque las fuentes documentales
u sad as en esta investigación son las del país mismo, y no constituyen fuentes indi-
r tas hechas por otros funcionarios y en otras potencias. Lo cual indudablemente
ta m bién genera muchas interrogantes nuevas y precisiones diversas. Así, nuestros
r sulta dos orientados hacia la medición cuantitativa de la exportación minera ha-
n p osible una mayor interrelación con otras lecturas y otros autores. ..\
19
Garreaud, " La formación de un mercado de tránsito ... ", op. cit, p ág. 104.
°
2
C avieres, "Valparaíso. Sociedad y econorrúa ... ", op. cit. págs. 71-74.
" Cavieres, "Comercio chileno ... ", op. cit. pág. 69.
22
Lu z M aría M éndez, El Comercio ... ob. cit. págs. 21, 23, 30-84.
23
Ibídem, pág . 84; y John Rector, "El impacto económico ... ", ob cit. págs. 313 y 317.

28
Otra vertiente comparativa que es posible con este estudio, aunque no calzan
exactamente las fuentes documentales pero podrían sugerir una visión analítica más
centrada, pues permiten cálculos y conversión de valores, es coysiderar a los autores
que han intentado medir la producción minera de Chile.
Empero, si considerarnos en este sentido los estudios de Benjamín Vicuña Mackenna
y Ruggiero Romano realizados sobre lo~ libros de la Casa de Moneda24, y más reciente-
mente los cálculos de Waldo Cuadra y Marco Arenas para la producción, aurífera con
su análisis de la Real Hacienda25 , el de Eduardo Cavieres en documentos comerciales
y consulares y en diversas fuentes 26, encontrarnos que esos autores, con la excepción
de Vicuña Mackenna en sus cálculos sobre el oro, no son utilizables para nuestro
estudio por cuanto analizan el períodc;> colonial y sólo hasta fines del siglo XVIII.
Las antiguas estadísticas realizadas por Soetbeer27, recogidas y replanteadas
por el ingeniero Herrnann/ 8 y posteriormente por el profesor Sutulov29 , constituyen
datos aproximativos pues carecen de las fuentes pertinentes para conocer la proce-
dencia científica de ellos, en especial para el período que nos interesa desde 1800 a
1840. Así, aunque han sido reiteradamente usados con validez por diversos autores,
considera:o1os que no tienen sustento, pór lo cual ni siquiera se pueden tornar corno
referentes comparativos.
Más útil nos resulta el aporte del Barón Alexander von Humboldt y el esfuerzo
realizado por Benjamín Vicuña Mackenna para el oro, y sobre todo los resultados
de Marcelo Carrnagnani, que usando libros generales de contabilidad logró mejores
cálculos para la plata y el oro, no así para el cobre del que proporciona datos incom-
pletos. Su obra sienta un análisis de tendencia económica general para el país entre
1690 y 1829°. Otro estudio posible de comparar con los anteriores son los cálculos de
Luz María Méndez realizados con la información del Tribunal de Minería proporcio-

24
Benjamín Vicuña Mackenna, El oro en Chile, ed. Francisco de Aguirre, Buenos Aires, 1969, 2• edición,
pág. 216. Ruggiero Romano. Una economía colonial: Chile en el siglo XVIII, Editorial Universitaria de
Buenos Aires, Buenos Aires, 1965, págs. 15-16.
25
Waldo Cuadra y Marco Arenas, El oro de Chile: desde los tiempos prehispánicos (900 a.C) hasta nuestra
Independencia (1810), ediciones LOM, Santiago, 2001, pág. 151.
26 Eduardo Cavieres, El comercio chileno en la economía mundo colonial. Ediciones Universitarias de
Val paraíso, Universidad Católica de Valparaíso, Valparaíso, 1996, págs. 135 a 171.
27 Adolf Soetbeer, Edellmetal-Produktion und Wethwerhaltniss zwischen Gold und Si/ver seit der Entdeckung
Amerika 's bis zur Gegenwart, Gotha, 1879. Antecedente va lioso junto con Humboldt pero realizado en
una documentación no seriada.
28
Alberto Herrmann. La producción en Chile de los metales y minerales más importantes desde la conquista
hasta fines del año 1902, Imprenta Barcelona, Santiago, 1903.
29
Alexander Sutulov, El cobre chileno, Editorial Universitaria, Corporación del Cobre (CODELCO), San-
tiago, 1975, págs. 13-19.
30 Marcello Carmagnani, Les mecanismes de la vie economique ... ob. cit., págs. 363-374; Barón Alexandervon
Humboldt, Ensayo político sobre la Nueva España, Jules Renouad librero, París, 1927, volumen 3; Benjamín
Vicuña Mackenna, El oro en Chile, Ed. Francisco de Aguirre, Buenos Aires, 1962, págs. 215-216.

29
Pesca de la ballena por tma fragata estadounidense en aguas del atlántico. Fue pintada por Louis le Breton,
marino, artista que murió en 1866. En B. W. Bathes, Los grandes veleros, Editorial Blume, Barcelona, 1977.

nada por funcionarios de la Real Hacienda para la producción minera31 . Para el cobre,
resultan de gran utilidad las estadísticas entregadas por Luis Valenzuela para 1832-
1844, en toneladas inglesas construidas con las memorias de Hacienda32 .
Además, es posible considerar también informes elaborados por autoridades
de la época para algunos períodos, como el de Juan Egaña de 1803, así como las
cifras entregadas por autores de la historia regional para el norte de Chile. Todo
ello instala un complejo análisis de referencia para este estudio.
Para el conocimiento de la historia social minera, relacionada con los empresarios
exportadores de minerales, hay actualmente mejores estudios hechos por los historiadores
contemporáneos, que se han preocupado de estudiar biográficamente algunas figuras
importantes, como también la conformación de sociedades, el análisis de sus giros eco-
nómicos, sus enlaces comerciales y socios, además de las tendencias globales. Casi todos
estos trabajos empero se centran en la segunda mitad del siglo XIX, y especialmente en
los individuos y sociedades de Valparaíso, con algunas excepciones.

31
Luz María Méndez, Instituciones y problemas de la Minería en Chile 1787-1826, Editorial Universitaria, .
Santiago, 1979,pág.76.
32
Luis Valenzuela, Tres estudios sobre comercio y fundición de cobre en Chile y en el mercado mundial 1830-
1880, Librería Chile Ilustrado, Santiago, 1995, pág. 59. Libro muy intersante para entender el preces
de fundición del cobre chileno en el país y en Gran Bretaña, aporta estadísticas p ara e l br .

o
Respecto a los estudios biográficos, importan los resultados de Juan Eduard
33
Vargas Cariola , Ricardo Nazer34 y Angélica Illanes 35 . Para analizar los grupos
empresariales se cuenta con los avances pioneros de Claudia Véliz, de John Rec-
tor36, Y de Fernando Silva Vargas3 7; mientras que para los empresarios del Huasca
destacan los análisis y conclusiones Steven S. Volk3 8 .
También, se puede aludir a las investigaciones de Eduardo CaviereS39, Juan Ri-
cardo Coudjoumdjian4o, Santiago Lorenzo, Gilberto Harris y Nel~on Vásquez 41, que
han dirigido sus miradas a las sociedades comerciales del Valparaíso de la segunda
mitad del siglo XIX y de sus conexiones transatlánticas. Unas y otras nos han pro-
porcionado datos sobre comerciantes, también análisis y perspectivas para entender
su mentalidad y actividad comercial en y desde Valparaíso. Más recientemente,
destacamos por su metodología y precisión el libro de Luis Valenzuela sobre los
mineros de Ovalle42.

33
Juan Eduardo Vargas Cariola. ]osé Tomas Ramos Font. Una fortuna chilena del siglo XIX, ediciones Uni-
34 ;<~rsidad Católica de Chile, Santiago, 1988, págs. 22-23, 41-45, 81.
Ricar~o ~azer Ahumada, ]osé Tomás Urmeneta. Un entpresario del siglo XIX, editado por Centro de
35
Inve~tigacwnes Diego Barros Arana, Santiago, 1994, págs. 29-128 .
Angehca Illanes, La dominación silenciosa. Productores y prestamistas en la minería de Atacama. Chzle
86
183°-1 0, editado por Instituto Profesional de Estudios Superiores Bias Cañas, Santiago, 1992, págs.
89-121 .. ~ste valioso estudio permite proyectar nuestra investigación a los años siguientes: .fOr la m-
formacwn q~e entrega sobre algunos importantes empresarios mineros y 'sus formas creditiCia~ desde
1830
· Avru;zo además en la formulación teórica para interpretar la burguesía chilena decrmonoruca.
,. Claudw Vehz~ "Egaña, Lambert and the Chilean Minning Association of 1825", en Hzspamc Amer_zcan
Hzstonca/ ReVLew, 55: 4 (1975), págs. 645-47; John Rector, "Transformaciones comerciales produCidas
por la Independencia de Chile. El mercader y su casa comercial", en Revista Chilena de Hzstona Y
37 Geografía, n~ 143 y 144. Años 1975-1976, págs. 62-80. . ., .
Fernando Silva Vargas, "Comerciantes, habilitadores y mineros; una aproximacwn al estudio de la
mentalidad empresarial en los primeros años d e Chile Republicano 1817-1840", en Empresa Przvada,
38
Escu ela de Negocios de Valparaíso,1977. .
StevenS. Volk, "Mine Owners, Moneylenders, and the State in Mid-Nineteenth-Century Chlle:
Transitions and Conflicts", en The Hispanic American Historical Review, 73:1, pubhshed Quarterly by
the Duke University Press, February 1993, págs. 67-98. ., . .
Eduardo Cav1eres, Comercio chileno ... op.cit., págs. 111-116, 141-179; "Urbanizacwn y c~mbw social.
39

Comerciantes y artesanos de Valparaíso en la segunda mitad del siglo XIX", en Valparmso 1536-1986,
40 Instituto de Historia, Universidad Católica de Valparaíso, Valparaíso, 1987, págs. 57-75 ..
Juan Ricardo Couyoumdjian, "El Alto Comercio de Valparaíso y las grandes casas extranJeras,lBB0-
1930", en Re_vista Historia, No 33, Santiago, 2000, págs. 63-69, véase págs. 67 y 68, proporciona refe-
41 renCias al ongen de_ algunas casas comerciales antiguas. , . . _
Santiag~ Lorenzo, Gi!berto Harris y Nelson Vásquez, Vida costumbres y espmtu emp~esarzal de losportenos .
Valparazso en el szglo XIX, Instituto de Historia Universidad Católica de Valparaiso, Valparaiso, 2000.
De interés_ los capítulos 1, u y v, aunque resul~an más bien descriptivos dé la vida social empresarial
para los anos que nos interesan.
Lu~s Valenzuela Enríquez, Mineros y minería en una región del Norte Chico: Oval/e, 1830-188~. Librería
42

Chile Ilustrado, 1Inpreso por LOM Ediciones, Santiago, 2000. Interesante por la metodologia Y resul-
tados en la composición de familias y fortunas mineras.

31
Se debe reconocer que ha habido algunos esfuerzos similares para precisar
grupos comerciales, destacamos los estudios previos de Eugenio Pereira Salas para
los marinos estadounidenses coloniales e igualmente los avances de Jaime Cisternas Fi-
gueroa en su tesis de Licenciatura y el núo propio sobre los comerciantes de Filadelfia en
Chile; y complementarios pará los británicos y de otras nacionalidades son los de Benja-
nún Vicuña Mackenna, los datos que proporciona John Rector y los estudios de Eduardo
Cavieres y de Santiago Lorenzo para los empresarios de V alparaíso43 . Para los franceses
y alemanes destacamos los libros de Jean Pierre Blancpain y el artículo de Eduardo
Olivares 44 • Todos los cuales han ayudado a comprender a los sujetos y la operatoria del
comercio en el siglo XIX. Empero, el nuestro delimitará muy bien a los principales de
la macrorregión del norte de Chile y de Valparaíso, en el período en estudio.
Tampoco deseamos omitir la reciente preocupación historiográfica por com-
prender la burguesía chilena de la segunda mitad del siglo XIX. El tema lo han abor-
dado importantes historiadores nacionales y extranjeros como Sergio Villalobos 45 ,
Gabriel Salazar46, Paul Drake 47, Arnold J. Bauer48 , Maurice Zeitlin49 y otros.
Pero sin duda, como se verá, la documentación continua y los cálculos regionales
y generales de la exportación minera de Chile que se han logrado con esta investiga-
ción permiten conclusiones que cambian muchos aspectos y a la vez abren nuevas
interrogantes para la historia económica de Chile. Del mismo modo, los antecedentes
sociales de los exportadores que hemos reunido instalan el conocimiento de un ámbito
muy vasto de sujetos que era casi enteramente desconocido, y que muestra la forma-
ción o inicio de un grupo empresarial minero temprano, respecto del cual sólo han

43
Es complejo citar esta bibliografía, sugerimos en el caso de Pereira consultar la obra de Cristián Gue-
rrero, et al. Bibliografía de don Eugenio Pereira Salas, Academia Chilena de la Historia, Santiago, 1990; de
Benjamín Vicuña Mackenna, Va/paraíso y los ingleses en tres siglos, Imprenta Cervantes, Santiago, 1910;
para John Rector, Merchants Trade and the Comercial Policy in Chile 1810-1840 Phd, Indiana University,
USA, 1976; Jaime Cisternas Figueroa, El comercio estadoUnidense a través del puerto de Va/paraíso entre 1817 ,
y 1821, Universidad de Chile, Facultad de Filosofía y Humanidades, Santiago, 1995; Luz María M én-
dez, El comercio ... op.cit., Eduardo Cavieres, Comercio chileno ... op. cit.; Santiago Lorenzo y otros, Vida y
costumbres ... op. cit.
44
Jean Pi erre Blanc Paine, Francia y los franceses en Chile: 1700-1980, E d. Hachette, Santiago, 1987; Eduardo
Olivares, "Franceses en Osorno: los vascos del sur de Chile", en Francia Magazine No 8, noviembre
1993. págs. 18-19.
45
46
Sergio Villalobos, Origen y ascenso de la burg uesía chilena, Editorial Universitaria, Santiago, 1988. f
Gabriel Salazar V. "Estudiando -¿por fin?-los mercaderes-banqueros del siglo XIX (Chile), en Proposi- 1
ciones N° 17, Santiago, 1989, págs . 219 a 226. 'j
47
Paul W. Drake, "The Bouyant Bourgueoisie of Chile", en Latin American Research Review 21: 2, USA, J
1986, págs. 167 a 177.
48
Arnold Bauer, "lndustry and the Missing Bourgeousie: Consumtion andDevelopment in Chile, 1850-
1950", en Th e Hispanic American Historical Review (HAHR), N° 70, Duke University Press, Durham,
1975, págs. 227-253.
49
Maurice Zeitlin, The Civils Wars in Chile (Or the Bourgueoise Revolution than Never Were), Princeton
University Press, Princeton, 1984.

32
teorizado los ensayistas, o se conoce fragmentariamente. Jamás se había precisad o su
existencia con datos cuantificables y demostrables en un estudio como éste.
Sin duda esta investigación logra una cantidad de información y resultados
que conducen a valorar el análisis de diversos aspectos de la historia económica
regional y su incidencia en la nacional; y también en la profundización de los as-
pectos sociales y prosopográficos relacionados con los componentes principales de
ese incipiente grupo minero exportador, que será la base de la burguesía chilena de •
mediados del siglo XIX.

También podría gustarte