Está en la página 1de 10

SUBJETIVIDAD CONFINADA

Subjetividad confinada.indd 3 23/9/2021 11:39:31


Pujó, Sacha
Subjetividad confinada : la pandemia como hecho social catalizador de transforma-
ciones / Sacha Pujó. - 1a ed. - Ciudad Autónoma de Buenos Aires : Fundación CICCUS,
2021.
112 p. ; 23 x 16 cm.

ISBN 978-987-693-875-4

1. Pandemias. 2. Ciencias Sociales. I. Título.


CDD 303.49

© Ediciones CICCUS - 2021


Medrano 288 (C1179AAD)
(54 11) 4981-6318 / (54 11) 2127-0135
ciccus@ciccus.org.ar
www.ciccus.org.ar

Diseño de tapa: Andrea Hamid


Imagen de tapa: Congerdesign en Pixabay
Corrección: Ana María Marconi
Coordinación: Alejandra Teijido
Diseño y producción gráfica: Andrea Hamid

Hecho el depósito que marca la ley 11.723.


Prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este libro en cualquier
tipo de soporte o formato sin la autorización previa del editor.

Impreso en Argentina
Printed in Argentina

Ediciones CICCUS re- Ediciones CICCUS ha sido


cibió el Diploma de merecedora del recono-
Honor Suramericano cimiento Embajada de
que otorga la Fundación Paz, en el marco del Pro-
Democracia desde su yecto-Campaña “Desper-
Programa “Formación en Valores en tando Conciencia de Paz”, auspiciado
el Mercosur y la Unasur”. por la Organización de las Naciones
Círculo de Legisladores, Unidas para la Ciencia y la Cultura
Honorable Congreso de la Nación. (UNESCO).

Subjetividad confinada.indd 4 23/9/2021 11:39:31


SUBJETIVIDAD CONFINADA

La pandemia como hecho social


catalizador de transformaciones

SACHA PUJÓ

Subjetividad confinada.indd 5 23/9/2021 11:39:31


Índice

Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9

1. La pandemia como hecho social y las
nuevas prácticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
Normativas y rutinas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
Crisis de las instituciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
Las epidemias en la historia y en un mundo
hiperconectado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20

2. Las respuestas políticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23


El rol de los Estados y la supervigilancia masiva . . . . . . . . . . . 26
La calidad democrática frente a los usos de los
dispositivos tecnológicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
Tecnologías de poder . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
Escenarios a futuro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36

3. El individuo y la libertad en el capitalismo . . . . . . . . . . 41


El sentido común y la naturalización del orden social . . . . . . . 46
Individualismo, meritocracia y nuevas desigualdades
en la sociedad líquida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
Fragmentación social y sujeto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
La extinción del sujeto histórico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55
Diversidades identitarias y nuevas derechas . . . . . . . . . . . . . . . 58

4. La subjetividad en las redes sociales . . . . . . . . . . . . . . . . 63


Redes sociales y la aspiración de reconocimiento . . . . . . . . . . . 63
El comportamiento en las redes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
La sociedad del entretenimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
La cultura del conformismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
La música en los nuevos entornos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76
Las fake news en la economía de la atención . . . . . . . . . . . . . . . 78

Subjetividad confinada.indd 7 23/9/2021 11:39:31


5. Del Estado de bienestar al globalismo financiero . . . . 81
Geopolítica y economía mundial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82
Capitalismo de plataformas y economía digital . . . . . . . . . . . . 85
El procesamiento de la crisis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91
Digitalización del trabajo, precarización y desempleo . . . . . . . 94
Esenciales y precarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97

Reflexiones finales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101

Referencias bibliográficas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105

Subjetividad confinada.indd 8 23/9/2021 11:39:31


Subjetividad confinada - Sacha Pujó

Introducción

El presente libro, escrito en gran parte durante el aislamiento mo-


tivado por la pandemia, se plantea como un análisis, a partir de ob-
servaciones y lecturas, del momento histórico actual en que nos en-
contramos atravesados por acontecimientos y procesos que afectan
a nuestras vidas. También hay que remarcar que la producción inte-
lectual de conocimiento y las ideas siempre son un hecho colectivo, y
este ensayo justamente dialoga con todas las lecturas, investigaciones
y producciones desarrolladas que, lógicamente, han sido una selec-
ción personal. Al mismo tiempo, todo escrito es fruto de un contexto
histórico, en este caso uno muy peculiar. Es innegable que luego de
más de un año de convivencia con el coronavirus,1 en el que se tran-
sitaron diversos grados de confinamiento, se alteraron los modos de
vivir produciendo nuevas sensaciones, pensamientos y percepciones
que marcan novedosos registros en el cuerpo y en la mente. En este
marco es que podemos enfocar varios ejes para intentar abordar ana-
líticamente los efectos en las relaciones sociales.
El uso obligatorio de mascarillas, el certificado de vacunación
como un pasaporte sanitario, la constitución de burbujas y la demar-
cación espacial de distancia social segura, los habitáculos y espacios
exclusivos separados cada uno, las oficinas vacías y el teletrabajo, el
transporte público paralizado o solo disponible para aquellos consi-
derados esenciales, los hoteles, bares y restaurantes cerrados o a su
mínima capacidad, clientes en las veredas haciendo fila, la implemen-
tación de la atención médica virtual y las recetas electrónicas, se su-

1  Según la Organización Mundial de la Salud (oms), la covid‑19 es la enfermedad infecciosa


causada por el coronavirus. Tanto este nuevo virus como la enfermedad que provoca eran
desconocidos antes de que estallara el brote en Wuhan (China) en diciembre de 2019. El
11 de marzo de 2020 la oms declaró el estado de pandemia. El sars-cov-2 se transmite a
través de las pequeñas gotas de saliva y aerosoles que se emiten simplemente al exhalar.
Actualmente la covid‑19 afecta a la mayoría de los países del mundo.

Subjetividad confinada.indd 9 23/9/2021 11:39:32


Introducción

man a una lista de muchas novedades en las costumbres que denotan


un impacto profundo en el paisaje social y en el lenguaje. Además
aquello implica cambios en el mercado, en las relaciones laborales y
en los patrones de consumo, con un costo muy alto para la calidad de
vida dada la pérdida de puestos de trabajo. Padecimientos que no ne-
cesariamente se ven reflejados en una reorientación de la economía
global a favor de la redistribución progresiva del ingreso hacia los
países y poblaciones con menos recursos, sino que por el contrario,
aumentan las brechas de desigualdad.
Inmersos en la monotonía de la temática diaria del avance del
covid-19, de la abrumadora presentación de datos estadísticos com-
parados, de la naturalización diaria de la muerte y los contagios, uno
de los ejes que atraviesa la época, y que funciona como aglutinador
de este escrito, es la imposibilidad de imaginar un mejor futuro. Es-
tamos ante la presencia de la desaparición de las visiones utópicas de
los modelos de sociedades. En ese sentido, la frase atribuida a Fredric
Jameson: “Es más fácil imaginar el fin del mundo que el fin del ca-
pitalismo” es un pensamiento ya incorporado prácticamente al sen-
tido común. Tras el colapso de la experiencia socialista de la Unión
Soviética, los proyectos de sociedades superadoras o alternativas al
capitalismo se extinguieron. En ese contexto, el capital como relación
social arrasó en muchos países con todos los obstáculos que podían
oponerse a la avaricia de la acumulación con consecuencias excluyen-
tes y expulsivas para las poblaciones.
En esta realidad la única alternativa que se bosqueja, lo máximo
a que se puede aspirar pareciera que es a regular desde el Estado los
efectos adversos en términos distributivos de un sistema que tiene
una tendencia a ampliar las desigualdades y a concentrar la riqueza.
En este sentido, según Thomas Piketty (2014), desde la década de
1970 la desigualdad y la concentración del ingreso crecieron signi-
ficativamente en los países ricos. La historia de la distribución de la
riqueza está siempre vinculada a la instrumentación de políticas pú-
blicas que son resultado a su vez de las representaciones de una época
en torno a lo que es justo y lo que no lo es, y a las relaciones de fuerza
entre los distintos actores de la sociedad.
Las representaciones que abundan en la cultura de este tiempo so-
bre el futuro son, por el contrario, distópicas. Pueden observarse las
abundantes producciones audiovisuales, series y películas que pro-
yectan escenarios catastróficos. Hay un mercado de distopías satu-

10

Subjetividad confinada.indd 10 23/9/2021 11:39:32


Subjetividad confinada - Sacha Pujó

rado, como menciona Alejandro Galliano (2020), que se incorpora


como percepción a la rutina cotidiana. La certeza del cambio climá-
tico, del agotamiento de los recursos naturales, el reemplazo de los
humanos por robots, y el control de las tecnologías y la aparición de
pestes son algunos elementos constitutivos de dicha imaginación. Si
bien no se trata de una novedad en el género de la ciencia ficción, las
representaciones que traducen desde invasiones zombies, pérdida de
libertades, autonomía y control de las tecnologías hasta colapsos cli-
máticos, son muestras del imaginario de la sociedad en un momento.
Según Google Trends, las búsquedas del término “distopía” en caste-
llano se duplicaron en todo el mundo a partir de 2020. Pero ningún
proceso histórico es natural, inevitable o espontáneo. El futuro es
abierto y está supeditado a la praxis del sujeto.
La aparición de una pandemia en el contexto histórico de un mun-
do hiperconectado en el que el desarrollo tecnológico diluye el tiempo
y el espacio, impone una aceleración de procesos que eran tenden-
cias. Las situaciones de crisis pierden su carácter excepcional para
transformarse en un estado permanente. Cabe preguntarse entonces
si esto nos introduce en un estado permanente de transición, en una
especie de situación experimental, acerca de los efectos de la pande-
mia en el mundo. A la par de los contagios y muertes, y los desarrollos
tempranos de la vacuna, se debate sobre los impactos económicos y
las perspectivas de una vuelta a la normalidad o la construcción de
una nueva.
Lo cierto es que nadie sabe hacia dónde se dirigen los cambios, o
más bien si es posible conjeturar que esos cambios se dirigen hacia
un permanente estado de crisis como característica de esta etapa del
capitalismo. Abundan los artículos, textos y comentarios periodísti-
cos de coyuntura en los que se afirma la frase “la pandemia puso de
manifiesto”, donde se relatan situaciones o hechos que estaban apa-
rentemente velados. En ese sentido, se debe distinguir claramente
entre lo que es el covid como enfermedad, y lo que sucede con los
mecanismos y procesamientos en cada sociedad y Estado.
También se abordan las transformaciones en la economía y en el
mundo laboral a partir de la digitalización del trabajo, la aplicación
de la inteligencia artificial (ia), la intensificación de los procesos de
precarización y la flexibilización en los tipos de contrataciones, que
son parte fundamental de la base material económica que provoca
la incertidumbre en la vida cotidiana. La automatización del trabajo

11

Subjetividad confinada.indd 11 23/9/2021 11:39:32


Introducción

se presenta como una catástrofe teniendo en cuenta la potencial des-


trucción de empleos. Por si fuera poco, a esta realidad llegó la pande-
mia provocando una crisis económica global que se asemeja a la de
una guerra en materia de indicadores económicos de desocupación,
pobreza y degradación de la calidad de vida.
Vivimos una época caracterizada por la incertidumbre. El “presen-
tismo” es la marca de una cultura de la inmediatez. Nos atraviesa la
imposibilidad de contar con certezas que nos afirmen en el camino,
con nuestros proyectos y sueños. La planificación a largo plazo se tor-
na imposible sin una mínima precisión. La pandemia potenció todo
aquello que puede verse reflejado en el impacto en cada individuo, en
sus emociones, en sus deseos, en su voluntad, en las representaciones
y los vínculos.
Un punto central es indagar el tipo de subjetividad emergente de la
dinámica que proponen las redes sociales y las tecnologías de comu-
nicación. Las representaciones de una época en torno al futuro y los
vínculos con el otro no están disociados de aspectos materiales como
lo son los avances tecnológicos. Se trata de entornos de socialización
que van moldeando las subjetividades y los modos de ser deseables.
Se desprende de esto último que los usos que se hacen de dichas tec-
nologías no son neutrales en sus efectos prácticos. Estas clasifican a
partir del algoritmo con etiquetas digitales a cada individuo, lo que
permite establecer predicciones de los comportamientos a la manera
de las ciencias naturales. Se deben tomar en cuenta estos fenómenos
en sus efectos de realidad.
En este sentido, el conjunto de estas transformaciones materiales
genera nuevas exigencias al sujeto y a los modos de sociabilidad. A
su vez las nuevas sociabilidades impactan en la sensibilidad. Los en-
tornos son cada vez más competitivos. La exigencia que invita a cada
uno a ser empresario de sí mismo y a dedicarse a sus negocios fomen-
ta el individualismo y la lucha de todos contra todos. Cabe preguntar-
se si eso no va en contra del ser social mismo, ya que todo ser humano
depende de los demás por su naturaleza misma, aunque justamente
el sistema económico en el que vivimos lo oculte.
El presente escrito está motivado por preguntas que se generan en
dicha coyuntura respecto a los efectos en las relaciones sociales: ¿qué
impactos duraderos en los vínculos y la manera de relacionarse ten-
drán los mecanismos implementados por los Estados para procesar la
pandemia? ¿Qué creencias, prácticas y valores cambiarán durante la

12

Subjetividad confinada.indd 12 23/9/2021 11:39:32


Subjetividad confinada - Sacha Pujó

experiencia de vivir en este contexto? ¿Cómo se reformula la interac-


ción social con el requerimiento de la distancia física? ¿Cómo se pro-
duce y consume en este contexto pandémico, o sea cómo se reproduce
la sociedad? ¿Cómo cambia la representación del otro? ¿Qué tipo de
subjetividad emerge? ¿Son tendencias que ya se venían desarrollan-
do y que en este marco se posibilitaron y aceleraron? ¿Viviremos en
un mundo donde las grandes corporaciones tecnológicas controlen
nuestras vidas en pos del orden social? ¿Qué rol cumplirá el Estado
en dicho orden y control social? ¿Se recuperarán las libertades per-
didas superada la pandemia? ¿Cuáles son las representaciones hacia
el futuro como sociedad y cómo se modifican? ¿Cómo afectan estos
procesos a la política y la calidad democrática? ¿Qué consecuencias
tienen la robotización y la automatización del proceso de producción?
No es la intención dar una respuesta certera a este tipo de preguntas,
sino utilizar dichos interrogantes como disparadores para reflexionar des-
de la sociología en pos de intentar comprender esta época de transición.

13

Subjetividad confinada.indd 13 23/9/2021 11:39:32

También podría gustarte