Está en la página 1de 2

Manejo defensivo

Para evitar una gran cantidad de accidentes de tránsito, los conductores no deben
dejar de lado el manejo defensivo aprendido al momento de tramitar la primera
licencia de conducir
En la actualidad vemos en las calles una inmensa cantidad de conductores que
manejan de forma imprudente sin respetar ninguna señalización y regla de
tránsito, olvidando o dejando de lado el manejo defensivo aplicado al momento de
tramitar la licencia de conducir.
Pero, ¿qué es el manejo defensivo?
Se trata de una estrategia para reducir los accidentes de tránsito y su impacto.
Otro de los principios del manejo defensivo es respetar todas las reglas de tránsito,
entre ellas:
 Conducir por debajo de los límites de velocidad
 Respetar todas las señales de tránsito
 Cambiar de carril correctamente
 Usar de forma correcta las luces direccionales
 Prestar el 100% de tu atención a la ruta

¿Cómo aplicarlo?
Producto de la gran congestión vehicular en el país, gran parte de los conductores
logran padecer niveles altos de aburrimiento o estrés, aquellos síntomas que
pueden ocasionar accidentes.
Por ello, es importante conducir con prudencia y aplicar los siguientes consejos
sobre manejo defensivo:
1. Conocimiento

Uno de los errores más comunes que cometen algunos conductores es pensar que
otras personas conducen igual que ellos, lo cual lleva a un estado de relajación y
no de concentración.
El manejo defensivo consiste en manejar de manera prudente, estando atento a
los errores que cometan los demás.
2. Cuidado con los actos inseguros del conductor

En este punto, es importante estar atento a la conducción de los choferes del


entorno, ya que puede que uno atraviese alguna enfermedad, problemas de
visibilidad o distracciones que complique su manejo defensivo.
Esto puede originar que el conductor de a lado realice maniobras
peligrosas como cambios bruscos de carril, no mantener la distancia adecuada entre
vehículos o realizar frenadas en seco.
Recuerda que, si sientes malestar, es mejor descansar y pedir apoyo.
3. Tiempo de decisiones

Cada acción que realices al conducir debe dejar un margen de tiempo de


reacción en caso que otros conductores hagan movimientos atípicos. Por este
motivo, se suele guardar una distancia importante entre carros para evitar chocar ante
un frenado intempestivo.

4. Señales

Parte del manejo defensivo es mostrar la mayor cantidad de señales posibles ante
la acción que realizaremos. No olvides utilizar tus luces bajas, altas y de largo
alcance, o las direccionales antes de doblar.
En caso de alguna avería en tu vehículo, recuerda que también es importante el uso
de implementos como los triángulos en caso tengas que detenerte o las luces
de emergencia. Esto hará que los otros conductores sientan la presencia de tu
vehículo.
5. Vehículos grandes y motos

Evita ponerte en algún punto ciego de vehículos grandes y recuerda que las
motos, al ser más pequeñas que los automóviles, pueden no ser identificadas tan
rápido por nosotros a través de los espejos. Ten especial cuidado con estos
vehículos.
6. Condiciones del vehículo

Si tu vehículo no anda en excelentes condiciones, estarás más propenso a cometer


errores y a no aplicar el manejo defensivo. Revisa siempre el nivel de aceite, el
líquido de frenos, la presión de las llantas, las luces, el sistema eléctrico y que tus
limpiaparabrisas funcionen a la perfección.

También podría gustarte