Está en la página 1de 15

| 

 
 
 
    
      
 
  
  !
 
  
   "   


 $
&" '

SGP: Sistema general de pensiones


E: Empleado B. de la R.
PB: Pensionado B. de la R.
PV: Pensionado por vejez #

  
$%
$
$  
 
     #

        ()*+,-.
$  
 
     #

        ()*+,-. 

  
-/    0112
$  
 
     #

        ()*+1.
$  
 
     #

        ()*+1.
   "   



 $
&" '

SGP: Sistema general de pensiones


E: Empleado B. de la R.
  
PB: Pensionado B. de la R., por
fuera del sistema (pero sí se les #
aplican todas las normas de éste).
PV: Pensionado por vejez
$%

$
3
  
$  
 
     #

   &12-4&,21

Según el Banco de la República, estos dos instrumentos legales


apuntan a que las pensiones en mención no fueron el fruto de
acuerdos válidamente celebrados o sea a la luz de la Ley
Laboral que no es otra cosa que la Ley 100/1993. Para ello vale
la diapositiva anterior.
$  
 
     #

   .  
 &# 
$  
 
     #
/
    
 -.,.
% "   

  " ' 
    
 
    
!
 
  
Como conclusiones se pueden sacar las siguientes:
De acuerdo con su propia interpretación de las normas legales, el Banco de la
República no estaba facultado para reconocer ningún tipo de pensión de carácter
vitalicio y mucho menos con las mismas garantías, condiciones y limitaciones
que tienen todas las demás pensiones otorgadas por la entidad (las de carácter
reglamentario). En otras palabras no tenía la facultad para transar ese tipo de
pensiones a la luz de la ley laboral.
Pero tampoco, por su naturaleza legal, estaba autorizado para otorgar pensiones
en calidad de temporales o indemnizatorias a voluntad exclusiva de la entidad, so
pena de incurrir sus directivos en peculado por apropiación.

Según lo anterior queda claro que de acuerdo con el ordenamiento legal el Banco
de la República estaba impedido para racionalizar su nómina con base en el
otorgamiento de pensiones diferentes a las de reglamento y la única solución que
le quedaba era optar por un plan de retiro voluntario de empleasdos mediante una
suma fija, solución que adoptó a inicios de 1994 y que fue un rotundo fracaso.
En otras palabras las pensiones que reconoció el Banco durante su plan de retiro
fueron ilegales y este fue ilícito, a menos que en efecto las sentencias C-1261/2005
y C-128/2006 hayan puesto de presente que las pensiones fruto de acuerdos
válidamente celebrados, como lo son en efecto las citadas, se encuentren
abarcadas por el sistema general de la ley laboral (Ley 100/1993), y en ese orden
de ideas ni los empleados ni el Instituto Emisor se salieron de ese sistema para
transar, obtener y otorgar esas pensiones en el marco del citado plan de retiro.
$   
   
 |4
    &12-&
&   
&  5 $   
   
 |4
    &12-&
&